Está en la página 1de 19

Oración que Sana

Claves para ministrar sanidad


Hechos 3:1-10 BLS
“Un día, Pedro y Juan fueron al templo para la
2
oración de las tres de la tarde. Allí, en el
templo, estaba un hombre paralítico de
nacimiento, al cual llevaban todos los días y lo
ponían junto a la puerta llamada la Hermosa,
para que pidiera limosna a los que entraban.
3Cuando el paralítico vio a Pedro y a Juan, que

estaban a punto de entrar en el templo, les


pidió una limosna. 4Ellos lo miraron fijamente,
y Pedro le dijo: Míranos.
5Elhombre puso atención, creyendo que le
6
iban a dar algo. Pero Pedro le dijo: No tengo
plata ni oro, pero lo que tengo te doy: en el
nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y
7
anda. Dicho esto, Pedro lo tomó por la mano
derecha y lo levantó, y en el acto cobraron
fuerzas sus pies y sus tobillos.
8 El paralítico se
puso en pie de un salto y
comenzó a andar; luego entró con ellos en el
templo, por su propio pie, brincando y
alabando a Dios
9Todos los que lo vieron andar y alabar a Dios,
10se llenaron de asombro y de temor por lo

que le había pasado, ya que conocían al


hombre y sabían que era el mismo que se
sentaba a pedir limosna en el templo, en la
puerta llamada la Hermosa”.
Aprende estas claves para
ministrar sanidad:
1.Ora creyendo que Jesucristo
llevó toda enfermedad en la cruz.
Isaías 53:4-5
“Ciertamente llevó él nuestras
enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y
nosotros le tuvimos por azotado, por
5
herido de Dios y abatido. Mas él herido
fue por nuestras rebeliones, molido por
nuestros pecados; el castigo de nuestra
paz fue sobre él, y por su llaga fuimos
nosotros curados”.
Cuando ores espera que el enfermo
sane y que Guatemala reciba sanidad
y libertad en medio de las crisis que el
país atraviesa.
1.1) La voluntad de Dios es traída a la tierra por
la oración.
Lucas 4:18: “El Espíritu del Señor está sobre
mí, Por cuanto me ha ungido para dar
buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a
sanar a lo quebrantados de corazón; a
pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los
ciegos; A poner en libertad a los oprimidos”.
Este pasaje bíblico te enseña:

•Jesús llevó todo dolor y enfermedad.


•Jesús te sana por sus llagas.
2. Ora creyendo que el Espíritu
Santo te da poder.
Hechos 1:8 “Pero recibiréis poder,
cuando haya venido sobre
vosotros el Espíritu Santo, y me
seréis testigos en Jerusalén, en
toda Judea, en Samaria, y hasta
lo último de la tierra”.
El Poder del Espíritu Santo
obrando por tus oraciones, es lo
que puede sanar a nuestra nación.
Pedir el don de sanidad.
1ª Corintios 12:8-9 BLS “Por medio del
Espíritu, a unos les concede que hablen
con sabiduría; y a otros, por el mismo
Espíritu, les concede que hablen con
9
profundo conocimiento. Unos reciben fe
por medio del mismo Espíritu, y otros
reciben el don de curar enfermos”.
Poner tus manos sobre los enfermos.
Marcos 16:17-18 BLS
“Y estas señales acompañarán a los que creen:
en mi nombre expulsarán demonios; hablarán
18
nuevas lenguas; tomarán en las manos
serpientes; y si beben algo venenoso, no les
hará daño; además pondrán las manos sobre
los enfermos, y estos sanarán”.

3. Persiste al orar por los enfermos.
Marcos 8:22-25
“Vino luego a Betsaida y le trajeron un ciego, y le
rogaron que lo tocara. 23Entonces, tomando la
mano del ciego, lo sacó fuera de la aldea; escupió
en sus ojos, puso sus manos sobre él y le preguntó
si veía algo. 24Él, mirando, dijo: Veo los hombres
como árboles, pero los veo que andan. 25Luego le
puso otra vez las manos sobre los ojos, y le hizo
que mirara; y fue restablecido, y vio de lejos y
claramente a todos”.
Conclusión:

Tus oraciones pueden sanar a nuestra


nación y al mismo tiempo rogar para
lograr libertad plena.

También podría gustarte