Está en la página 1de 3

Enamorarse de un hombre durante

los años 50 nunca fue algo que


Taehyung o Jungkook hubieran
imaginado. Especialmente cuando
ambos estaban casados con sus
hermosas esposas.
O, la historia de dos amantes que
nunca fueron el uno para el otro, pero
el destino encontró su camino de
todos modos.
CAPITULO 1

"¡Tenemos muchísimas! Te dije que vinieras, fue un día muy especial, ¿Verdad,
Jungkook?" Rosie le preguntó con una sonrisa, y Jungkook resopló, asintiendo. 1958
Rosie regresó a mirar a Verónica "Deben venir con nosotros en el verano,
regresaremos a Yorkshire por un mes, solo a visitar. Me gusta Londres, en Londres.170
serio, pero ya extraño mi hogar" Rosie dijo, sus hombros cayendo sutilmente.
Jungkook no sabía cómo consolarla.
Enamorarse era una fantasía.
"Londres es agradable... ¿Tú trabajas, Verónica?" Jungkook preguntó y Algo exagerado, romantizado, descabellado, bastante idealizado. Enamorarse
Verónica lo miró. era todo, menos realista. Eran cuentos de hadas que solía leer y simples
historias cortas que llegó a escuchar cuando era un niño. Era un muro de
"Que amable de tu parte. No es muy común escuchar a los hombres mostrando cristal que todo el mundo ponía enfrente de su larga relación para hacerla
interés en el trabajo de las mujeres." Ella se rio entre dientes, aunque su tono parecer perfecta.
de voz era un poco frío, casi calculador, irónicamente poco llamativo. "Soy Enamorarse era todo, menos algo perfecto.
profesora de inglés" la mujer le respondió y Jungkook asintió.
Al menos para Jungkook.
Era extraño sentirse tan intimidado por una mujer apenas unos años mayor Él creció alrededor de una familia que todos los días se desmoronaba como
que él, pero no podía evitarlo. "Jungkook es abogado" Rosie dijo con una migajas de una pared pintada con pintura barata. Su madre despreciaba a su
sonrisa. esposo, quien la detestaba también. Estuvieron juntos por años y años. Claro,
infelices. Insatisfechos. Imperfectos. ¿Por qué seguían juntos? Jungkook nunca
Jungkook se rio un poco avergonzado. "Rosie, n-no soy abogado. Voy a la lo supo, jamás les pregunto. Simplemente, lo entendía: El amor nunca dura.
escuela de Derecho. Voy a graduarme este año, por ahora soy secretario en el
"Oh, él es muy tranquilo," Jungkook escuchó "No habla demasiado, lee mucho
despacho de los Edwards Adams" le respondió y Rosie le dio una cálida
sonrisa. y casi siempre está trabajando, muy rara vez está en casa."
Jungkook se mofó de sí mismo, de pie junto a la puerta. ¿Qué tiene de malo ser
"Bueno, vas a ser abogado. Uno muy bueno." Rosie le dijo y Jungkook le tranquilo?
sonrió de vuelta.
Había escuchado esas palabras siempre, desde que era un niño: hablas muy
"Mi esposo es abogado." Verónica agregó y Jungkook la miró "Quizá él podría poco, abre la boca un poco más, deja de ser tan aburrido.
ayudarte." Fue ahí cuando los ojos de Rosie se abrieron más de lo normal,
como si estuviera olvidando algo de vital importancia.35
Y es que, leer era el único escape que tenía a todo lo que le rodeaba. Y su
"¡Tu esposo!, ¿Dónde está?" y era bastante adorable ver lo emocionada que trabajo... su trabajo lo mantenía ocupado. De -de todo a su alrededor. De sí
estaba por todo. mismo, quizá.
"¡Creo que en realidad es bastante encantador! Nunca dice malas palabras, "No, señor" Jungkook dijo, y... ¿señor? ¿Por qué le dijo señor? Ese hombre
siempre es educado. Además, es muy inteligente, por todos esos libros que lee. parece apenas un poco mayor que él. Jungkook maldijo a su subconsciente por
Trabaja en un despacho de abogados. Si, el que está cerca del centro." hacerle decir eso en voz alta. Los hombres dominantes y autoritarios siempre
lo habían intimidado por razones desconocidas.
Jungkook siguió escuchando, eso lo hizo relajar los hombros un poco. Así que,
no es... el peor. Una pequeña sonrisa apareció en los labios de aquel hombre, y Jungkook no
pudo evitar sentir como las esquinas de sus propios labios se curvaban un poco
Jungkook estaba de pie en la entrada de aquella casa, de quien no estaba seguro y- se sintió nervioso "Yo solo... regresaré a la sala" Jungkook dijo,
quien era el dueño. De hecho, por el último par de semanas, no se sentía muy tartamudeando un poco, y el hombre solo asintió, con una sonrisa divertida
seguro de muchas cosas. Se mudó a Londres hace solo un mes. Apenas aún en su rostro.
comenzaba a instalarse en su nuevo hogar, y ahora había sido traído a la fuerza
a la casa de sus vecinos. La estruendosa charla se escuchaba desde la sala, Jungkook se dio la vuelta y caminó hacia la sala, preguntándose a quien
mientras Jungkook miraba alrededor, disfrutando de su estética moderna. Era acababa de ver y que estaba haciendo ahí, en esa casa. Muchas preguntas
bastante grande, lo que le hizo cuestionarse sobre el número de personas que rondaban su cabeza mientras observaba alrededor, hasta que vio a dos mujeres
vivían ahí. sentadas en un sofá, quienes parecía como si estuvieran susurrando algo una a
la otra.
Afuera llovía muy fuerte. Estaban en Londres, por supuesto. Era noche,
alrededor de las 8. Jungkook vio un tocadiscos de vinilo en una pequeña mesa "¡Jungkook!" Rosie exclamó, y sus ojos se iluminaron, su voz resonando
de madera, que estaba contra la esquina de la pared, la cual parecía bastante suavemente. Eso era lo que a Jungkook le gustaba tanto de ella, su forma de
fina. Colocó suavemente la punta de sus dedos sobre el disco, tocando despacio hablar tan suave. "No has saludado bien a Verónica"
sobre la ruleta, cuando de repente-
Verónica, Jungkook pensó mientras miraba a la otra mujer en el sofá. Rizos
"Es Little Richard" escuchó decir a una voz profunda, lo que le hizo voltear al oscuros cayendo hasta la altura de su barbilla. Usaba lápiz labial rojo intenso y
instante, un escalofrío recorriendo su espina, sobresaltándolo "Impresionante, algún tipo de sombra plateada brillante en sus párpados. Intimidante. "Mucho
¿no crees?" continuó, refiriéndose al vinilo en el tocadiscos. gusto" dijo sonriendo.

Los ojos de Jungkook se agrandaron por unos segundos, era como si de "Encantada de conocerte también, Jungkook" Verónica le respondió y
repente hubiera olvidado como articular palabras con las cuerdas vocales en su Jungkook no pudo evitar notar el contraste entre ella y su esposa, quien estaba
garganta. Habla. Jungkook por un momento olvidó como hablar. El hombre de sentada a su lado. Rosie, con su cabello largo y rubio, y sus brillantes ojos
pie frente a él era alto. No mucho más alto que Jungkook, pero se veía mucho verdes, labios rosas y contextura pequeña "Una disculpa enorme por no haber
más grande. Más ancho. Su cabello dorado caía delicadamente sobre su rostro, podido asistir a su boda, escuché que fue preciosa. Rosie, tienes que enseñarme
era ligeramente largo, con algunos mechones enredados en la parte posterior las fotos"
de su cuello. Vestía una brillante camisa roja y pantalones.

"Bueno," el hombre habló seriamente, mirando a Jungkook, quien seguía ahí,


estupefacto. "¿Se te perdió algo?