Está en la página 1de 2

Múltiples en la escuela 3: razones para mantenerlos juntos.

A menos que haya una razón convincente para separarlos, la Organización


Nacional de Madres de Mellizos de Clubes y otros expertos abogan por
mantenerlos juntos, especialmente en los primeros años de primaria. Hay
cientos de pequeñas razones de por qué es beneficioso que permanezcan
juntos y un factor muy importante: la relación única y especial que comparten
los múltiples entre sí.

El vínculo
El vínculo entre múltiples es muy poderoso. Los padres de los múltiples pueden
observarlo y apreciarlo, pero a menos que ellos mismos también sean
múltiples, no pueden comprenderlo plenamente. Para un niño que nunca ha
conocido un momento de la vida sin su co-múltiple ( incluso antes de que la
vida comenzara en realidad), una separación forzada puede ser severamente
traumática.
Los no múltiples tal vez pueden relacionar esta relación con la que se tiene con
el cónyuge. Ciertamente, podría enfrentarse a los retos de a día la vida
cotidiana sin la presencia de su amada, ¿pero no es más fácil y agradable
cuando están juntos? Lo mismo sucede con los múltiples en el entorno escolar.
Los defensores de la separación argumentan que tener múltiples juntos en el
aula es una distracción, sin embargo, puede haber también distracción si se
rompe el vínculo. Los niños que se preguntan "¿Qué está haciendo mi hermano
gemelo? ¿Dónde está? ¿Por qué no estamos juntos? ¿Nos han separado porque
somos malos?” no puede centrarse en su trabajo escolar.
Twin Services, una organización sin ánimo de lucro que da servicios de
consultoría a familias con múltiples, lo explica de esta manera. "Los gemelos y
trillizos que acaban de empezar la escuela por lo general se benefician de la
ayuda social que se dan los unos a los otros cuando están en la misma clase.
Parece que es fácil llevar a cabo actividades diferentes cuando tienen la opción
de estar juntos. Cuando se ven obligados a separarse en diferentes aulas,
reciben el mensaje de que hay algo malo en ser dobles o triples. Pueden sufrir
estrés emocional por la preocupación por la ausencia de su co-gemelo y les
resulta difícil o imposible hacer sus tareas escolares. "
Empezar el colegio o la guardería puede ser una experiencia muy angustiosa
para algunos niños. El nuevo entorno, con caras desconocidas, normas,
horarios y exigencias académicas puede ser abrumador. Muchos múltiples
simplemente no son capaces de hacer la transición a la rutina de la escuela sin
la compañía de su gemelo. Algunos dicen que obligarlos a hacerlo es
discriminatorio, que ser un múltiple es una condición inherente de nacimiento
como la raza o el género. Otros dicen que es como negar el acceso niño
diabético a la insulina. En cualquier caso, en situaciones en las que es evidente
que la separación generaría un malestar real a los niños, mantenerlos juntos
está sin duda justificado. Obligar a que se separen puede tener consecuencias
para el futuro. Una experiencia desagradable en el comienzo del colegio sienta
las bases para un futuro de problemas académicos y sociales.
Mucha gente ve el vínculo entre múltiples como poco saludables, una
dependencia, una limitación que excluye las relaciones exteriores, una asfixia
de la individualidad, una fuente de celos y rivalidad. Sin embargo, la mayoría
de los múltiples, y sus padres, lo reconocen como un regalo maravilloso. Cada
gemelaridad, al igual que todos los niños, es única y tiene que ser evaluado
como tal.

Estilo de aprendizaje
Se ha puesto mucho énfasis en casar estudiantes con maestros según la forma
de aprender y enseñar de cada uno. En muchas escuelas, el personal ofrece
una excelente variedad de estilos de enseñanza y personalidades que
satisfacen las necesidades de una amplia gama de estudiantes. Debido a la
compatibilidad genética, los múltiples tienen a menudo similares estilos de
aprendizaje y aptitudes y por ello merecen ser emparejados con un profesor
que les proporcione la mejor experiencia educativa posible. Y a menudo,
especialmente en las pequeñas escuelas primarias, sólo hay un maestro que
hace que coincidan. Dividir a los múltiples en aulas distintas sería negar a uno
de los niños un ambiente óptimo de aprendizaje.
Los educadores tienden a ser muy sensibles a este problema, y para afrontarlo,
los padres deben reconocer que los maestros (como los niños) nunca debe ser
clasificados como "malos" o “buenos”, sino que los profesores tienen diferentes
estilos y cualificaciones, y casar estas características con las correspondientes
necesidades individuales de los niños hace la clase sea más productiva.

Conveniencia
Algunos pueden pensar que tomar una decisión basada en la conveniencia es
egoísta, necio o incluso hipócrita, ya que los padres acusan a los educadores
de querer que los múltiples vayan separados simplemente porque es más fácil.
Pero nadie puede negar los beneficios generados por los padres que están
totalmente comprometidos y participan en la educación de sus hijos. Participar
en el aula o en la escuela, revisar las tareas, comunicarse regularmente con los
maestros, acompañar en viajes, donr suministros ... los padres de los múltiples
pueden contribuir mucho más cuando sus esfuerzos se centran en una clase,
en lugar de dos, tres o más.

Autora: Pamela Prindle Fierro, de http://multiples.about.com


Traducido por Marisol

También podría gustarte