Está en la página 1de 6

¿Cómo evalúa usted la Ley de Seguridad Social en la República

Dominicana? Explique ampliamente.

La Ley de Seguridad Social es una pieza moderna, coherente y flexible que permitirá al
país colocarse, en sólo una década, entre los países más avanzados de América Latina en
este campo.

Este salto cualitativo forma parte del esfuerzo nacional para asegurar la mayor protección
social a todos sus ciudadanos y ciudadanas dentro de una visión política fundamentada en
el criterio de que el desarrollo de sus recursos humanos constituye la principal riqueza de
nuestra nación. Es un paso en la dirección correcta, en un mundo dominado por el
desarrollo tecnológico y la interpretación oportuna de la información apropiada.

El Sistema Dominicano de Seguridad Social (SDSS) establecido mediante la presente


Ley, contiene una variedad de modalidades de solidaridad social, tan necesarias para la
convivencia humana, para la paz social, y muy especialmente, para fortalecer los
esfuerzos orientados a combatir la pobreza y crear mayores oportunidades de bienestar a
favor de los grupos sociales más postergados. Esta Ley se logra luego de tres décadas de
intentos fallidos por modernizar el Seguro Social Dominicano. La Ley de Seguridad
Social marca un hito en el afianzamiento de la separación de los poderes del Estado y en
la cooperación entre los mismos. Esta es la primera Ley de tanta complejidad e impacto
en el desarrollo humano sostenible que emana del Congreso Nacional. Estuvo precedida
por una consulta nacional sin precedentes durante la cual se realizaron vistas públicas en
todo el país e incluso en la ciudad de Nueva York. Además hay que reconocer la
destacada participación del pueblo dominicano y de sus expresiones organizadas en la
sociedad civil.

En materia de seguridad social en la República Dominicana existe un antes y un después


de la Ley 87-01 sobre Seguridad Social, sin duda alguna esta es una de las leyes que más
cambios ha generado en nuestra nación y que al igual que muchas otras legislaciones
cuenta con sus luces y sombras.
Sin temor a equivocarnos podemos establecer que la seguridad social es una de las
legislaciones más amplias que existe en nuestro país, basta con echar un vistazo a los
diversos reglamentos que emite el Consejo Nacional de Seguridad Social como las
resoluciones administrativas de la Superintendencia de Salud de Riesgos Laborales
(SISALRIL), organismos que gozan de plena capacidad para regularizar, fiscalizar y
auditar todos los temas que envuelven el Sistema Dominicano de Seguridad Social.

Lo más preocupante sobre esta materia es que aun con la importancia que reviste, la
población en general exhibe un desconocimiento de la misma, desde los jueces que son
los llamados a tener un mayor dominio de las leyes hasta los ciudadanos que están
llamados a prestar información sobre el tema, pues de ello dependen estamentos tan
importantes de la vida como lo son la salud y la vejez.

El desconocimiento de esta legislación da lugar a que los primeros emitan sentencias


infundadas y en franco desconocimiento a las leyes y las resoluciones emitidas por los
organismos competentes y los segundos sean objeto de estafa y se encuentren
desprotegidos en momentos de dificultades.

Para gozar de los beneficios de la Ley 87-01 es necesario estar inscrito en la Tesorería de
la Seguridad Social, en el caso de los empleados privados y públicos que conforman el
régimen contributivo, al cual pertenecemos la mayoría, la responsabilidad de la
inscripción recae sobre el empleador; el empleado como el empleador aportarán una
proporción a la seguridad social.

Según lo dispuesto por la Resolución número 72-03 emitida por el Comité Nacional de
Seguridad Social, los aportes que conforman el salario cotizable a la seguridad social se
encuentra compuesto por: salario ordinario, vacaciones y comisiones. De este salario
cotizable, el empleado hace un aporte ascendente al 3.04% y al empleador le corresponde
el 7.09%. En caso de que el empleado tenga algún dependiente, el mismo debe de asumir
el pago de este, cuya suma asciende a un pago per cápita mensual por persona de
RD$844.89.
Este es uno de los puntos más controvertidos y es que cuando se analizan los salarios
reportados a la Tesorería de la Seguridad Nacional, muchos creen que los empleadores
han incurrido en una estafa en perjuicio de sus empleados, al incurrir en una elusión, es
decir, en reportar un salario irreal, muchas veces por debajo al realmente devengado por
el empleado a los fines de pagar menos impuestos. Cuando en realidad es que no todos
los beneficios que pueda percibir un empleado como prestación de los servicios, forman
parte del salario cotizable para seguridad social.

Del salario cotizable a la Tesorería de la Seguridad Social, un porcentaje del mismo se


aporta a nuestro fondo de pensiones, aquí es donde toma mucha importancia el que
nuestros empleadores coticen nuestros salarios reales, ya que mientras más alto sea
nuestro salario, más dinero acumulará nuestro fondo de pensiones, así en el momento en
que nos toque hacer uso de este fondo, nuestra cuota será más cuantiosa y por ende
beneficiosa.

Es necesario que cada uno de nosotros asuma la responsabilidad de ser guardianes de


nuestros derechos y revisemos de manera constante los salarios que cotizan nuestros
empleadores, pues esto evita que nuestras pensiones sean por montos tan ínfimos que ni
siquiera nos ayuden a sobrevivir en los momentos en que no existen las fuerzas necesarias
para seguir laborando.

Los beneficios que brinda la seguridad social son muchos, y entre los que podemos citar
se encuentran: las estancias infantiles, los diferentes subsidios como el de lactancia y
enfermedad común, el seguro de riesgo laboral, así como las diferentes pensiones que
ofrece.

Todo ciudadano debe de revisar la cobertura de servicios del plan básico de salud, los
cuales se encuentran contenidos en el catálogo publicado por la Superintendencia de
Salud de Riesgos Laborales (SISALRIL), esto con la intención de evitar los numerosos
abusos que se presentan en los diferentes centros hospitalarios del país, donde muchas
veces se niegan a prestar los servicios médicos a los pacientes con la finalidad de obligar
a estos últimos a pagar los altos honorarios médicos y de servicios.

Otro punto importante a tomar en cuenta, es que una vez hemos pagado por un servicio
médico que debió ser cubierto en su totalidad o en parte por el plan básico de salud,
existen procedimientos de reembolso en el cual el afiliado realiza su proceso de reclamo y
le es devuelta la suma que pagara, por igual existen resoluciones que especifican las
coberturas a las que tienen derecho los afiliados cuando reciben servicios en
hospitalización, cuidados intensivos, sala de cirugía y sala de emergencias.

Por otra parte, si la Administradora de Riesgo de Salud (ARS), a la cual usted se


encuentra afiliada no le brinda un buen servicio o usted simplemente desea realizar un
cambio a otra, existen un sin número de resoluciones emitidas por la Superintendencia de
Salud de Riesgos Laborales (SISALRIL), las cuales permiten el traspaso, dependiendo de
la causa que da lugar a la misma. Dentro de las resoluciones podemos citar las siguientes:
154-2007, 167-2009, 174-2009 y la 176-2009.

Ahora bien, ¿A cuáles instituciones debemos dirigirnos para obtener informaciones y


defender nuestros derechos?

a) La Dirección de Información y Defensa de los Asegurados (DIDA), la cual se encarga


de orientar e informar a los afiliados del Sistema Dominicano de Seguridad Social, a
través de esta podemos saber si nuestros empleadores nos han inscrito en el Sistema, qué
salario cotizan los empleadores, la cobertura de los servicios médicos del plan básico de
salud, entre otros.

b) La Superintendencia de Salud de Riesgos Laborales (SISALRIL), en ella podemos


obtener información sobre el catálogo de servicios del plan básico de salud y las
informaciones que rige todo el Sistema Dominicano de Seguridad Social.
c) Administradora de Riesgos de Salud (ARS), en ella podemos obtener información
sobre la cobertura de los servicios médicos del plan básico de salud, así como el
reembolso de los gastos incurridos por el afiliado que debieron ser cubiertos por dicho
plan.

Como hemos visto, el Sistema de Seguridad Social reviste una gran importancia en
nuestras vidas, de él dependen dos grandes pilares del desarrollo humano como son: la
salud y la vejez (pensión), es por ello que es preponderante que cada una de nosotros se
convierta en un guardián constante de todo lo concerniente al tema.

Tal vez en este momento, nosotros no seamos un usuario recurrente del sistema, pero le
podemos asegurar, que en algún momento de su vida lo seremos y nos sentiríamos
desprotegido y sin rumbo, por lo que desde hoy, asumamos la responsabilidad de
informarnos al aspecto, siendo guardianes de nuestros derechos, para que vivamos una
vida plena y una vejez feliz.

 Reglas y Organizaciones que han ayudado al desarrollo de la Seguridad Social en


la República Dominicana.

 Reglamento sobre el Seguro Familiar de Salud y Plan Básico de Salud.

 Reglamento para la Organización y Regulación de las Administradoras de Riesgos


de Salud (ARS).

 Reglamento para el control de los medicamentos de Plan Básico de Salud.

 Reglamento Interno del Consejo Nacional de Seguridad Social (CNSS).

 Reglamento del Régimen Subsidiado del Sistema Dominicano de Seguridad Social


(SDSS).

 Reglamento del Comité Nacional de Honorarios Profesionales.


 Reglamento sobre el Seguro de Riesgos Laborales como Norma complementaria a
la Ley 87-01(Sistema Dominicano de Seguridad Social).

También podría gustarte