Está en la página 1de 16

Carrera:

Desarrollo Infantil Integral

Asignatura:
Legislación Políticas y Modelos de Atención en
Salud Materno Infantil

Tema
Norma para el Cuidado Obstétrico y Neonatal
Esencial (CONE) en el Sistema Nacional de Salud

Docente:
MARJORIE BENITES P.

1. INTRODUCCIÓN

La metodología de Cuidado Obstétrico y Neonatal Esencial (CONE)


depende de la razón por la cual una cantidad inusual de mujeres embarazadas,
parturientas y post embarazo fomenta complicaciones obstétricas que, en
general, podrían identificarse y evitarse; por lo tanto, esperan ser admitidas a
una consideración obstétrica y neonatal fundamental rápida y de calidad para
salvar sus vidas y evitar la tristeza a largo plazo. Además, una parte de los
bebés tendrán problemas identificados con prematurez, asfixia, bajo peso y
enfermedades, mientras que otros, habiendo sido concebidos sanos, fomentarán
ciclos irresistibles o metabólicos en los primeros 28 días, lo que pondrá en
peligro sus vidas. Por lo tanto, es importante que la Red Integral de Salud
Pública pueda distinguir los casos de peligro y tener una consideración neonatal
fundamental conveniente y de calidad que dependa de los principios y
convenciones dadas por la Autoridad de Salud, considerando que numerosos
fallecimientos son prevenibles si la organización de servicios públicos funciona
de manera adecuada.

El CONE es una metodología que reacciona al objetivo general del


Modelo de Atención Integral de Salud (MAIS), que articula a los prestadores de
servicios de salud obstétricos y neonanatales distribuidos por regiones:
parroquiales, cantonales y comunes o reaccionando así a las nuevas asociación
regional de la nación: circuito, área y zona, según el grado de atención,
incluyendo y organizando proveedores. Su motivación es garantizar una
atención obstétrica y neonatal de calidad fundamental a todas las mamás y
bebés que lo requieran.

La presente investigación pretende brindar información relacionada al


Cuidado Obstétrico y Neonatal Esencial (CONE), el marco legal que lo
sustenta y diversas definiciones relacionadas con el mismo, de esta forma se
pretende conocer a detalle cómo funciona este programa y como contribuye a
reducir las muertes materno-infantil

2. ANTECEDENTES Y JUSTIFICACIÓN

La mortalidad materna es un signo evidente del desequilibrio de la


orientación de género, la injusticia social y la necesidad que padecen las
mujeres del país. Es todo menos un hecho fortuito que los ritmos más elevados
de fallecimiento materno se encuentren entre mujeres de escasos recursos,
nativas, afroecuatorianas o ubicadas en regiones urbano-marginales. Esto pone
de manifiesto la necesidad de socavar las actividades institucionales y del
ámbito local para asegurar el ingreso a las administraciones de salud, con una
consideración socialmente adecuada y en una progresión de los factores
sociales que se relacionan con la eliminación de la salud.

Ecuador ocupa el cuarto lugar entre las naciones de las Américas con la
proporción de mortalidad materna más destacada, 96,30 en 2009 según lo
indicado por información del INEC. El tema se vuelve genuino en la posibilidad
de que consideremos que Ecuador tiene una población predominantemente
joven, el 45% son menores de 18 años, entre los cuales el nivel de nacimientos
es del 19,9%, en contraste con el 12,2% de los nacimientos en las mujeres de 35
y más.

La razón de mortalidad materna ha mantenido un patrón descendente


desde la década de 1990, llegando a una caída del 23% en 10 años, que, sin
embargo, no cumplió con los objetivos propuestos de disminución del 35% en el
Plan Nacional para el Buen Vivir (2009-2013) y en los Objetivos de Desarrollo
del Milenio.

La mortalidad neonatal afecta directamente al primer y más significativo


derecho del individuo, el derecho a la vida desde el nacimiento, el
establecimiento de cualquier curso de administración de salud de calidad. A esto
se suma la forma en que, independientemente de los esfuerzos en este campo,
los grados sostenidos de mortalidad neonatal perduran junto con un alto registro
de nacimientos y fallecimientos neonatales.

El período neonatal es el momento más vulnerable y crucial de la vida


cotidiana; el fallecimiento evitable de un niño antes de llegar al primer mes de
vida aborda la presencia de alguna insuficiencia o interrupción en la atención, ya
sea en el grado de administraciones recibidas previamente, durante y después
del nacimiento en la atención domiciliaria, durante el tiempo de búsqueda de
atención, durante el camino al lugar de salud o incluso por diferimiento en la
elección o búsqueda de cuidados.

Las razones inmediatas de la mortalidad neonatal son: parto prematuro (28%),


contaminaciones extremas (26%) y asfixia (23%), mientras que la principal razón
tortuosa es el bajo peso al nacer (<2500 g) que se relaciona con problemas de
embarazo, indigencia, ausencia de educación, datos y comunicación, como
factores de riesgo, lo que refleja la ausencia de equidad para llegar a
indicadores de avance de salud, así como contrarrestar y controlar
enfermedades prevenibles.

En Ecuador, la mortalidad neonatal aporta un desequilibrado 46% de la


mortalidad absoluta en menores de cinco años y participa con la mayor parte de
la mortalidad infantil neonatal.

3. OBJETIVOS

Objetivo General

 Conocer los elementos relacionados con la metodología de Cuidado


Obstétrico y Neonatal Esencial (CONE)

Objetivo Específico

 Examinar el impacto del marco legal y definiciones relacionados con la


metodología de Cuidado Obstétrico y Neonatal Esencial (CONE)

4. INVESTIGACION

1.- Marco Legal: (CREA, Plan Nacional para el Buen Vivir 2017 – 2021,
Código Orgánico de la Niñez y Adolescencia, Ley Orgánica de Salud, Plan
Nacional de Reducción Acelerada de la Mortalidad Materna y Neonatal 2008
y Plan de Acción de Salud Sexual y Reproductiva 2007)
Las Estrategias Nacionales de los Cuidados Obstétricos Neonatales
Esenciales se encuadran en la Constitución del año 2008, en los objetivos del
Plan Nacional del Buen Vivir y en la Política Nacional de Salud:

Constitución De La República Del Ecuador 2008:

Art. 32.- La salud es un derecho que garantiza el Estado, cuya


realización se vincula al ejercicio de otros derechos, entre ellos el derecho al
agua, la alimentación, la educación, la cultura física, el trabajo, la seguridad
social, los ambientes sanos y otros que sustentan el buen vivir.

El Estado garantizará este derecho mediante políticas económicas,


sociales, culturales, educativas y ambientales; y el acceso permanente,
oportuno y sin exclusión a programas, acciones y servicios de promoción y
atención integral de salud, salud sexual y salud reproductiva. La prestación
de los servicios de salud se regirá por los principios de equidad, universalidad,
solidaridad, interculturalidad, calidad, eficiencia, eficacia, precaución y
bioética, con enfoque de género y generacional.

Art. 43.- El Estado garantizará a las mujeres embarazadas y en


periodo de lactancia los derechos a:

1. No ser discriminadas por su embarazo en los ámbitos educativo,


social y laboral.
2. La gratuidad de los servicios de salud materna.
3. La protección prioritaria y cuidado de su salud integral y de su vida
durante el embarazo, parto y posparto.
4. Disponer de las facilidades necesarias para su recuperación
después del embarazo y durante el periodo de lactancia.

La ley orgánica de salud manda en los siguientes artículos:

Art. 7.- Toda persona, sin discriminación por motivo alguno, tiene en
relación a la salud, los siguientes derechos:
b) Acceso gratuito a los programas y acciones de salud pública, dando
atención preferente en los servicios de salud públicos y privados, a los
grupos vulnerables determinados en la Constitución Política de la República;

f) Tener una historia clínica única redactada en términos precisos,


comprensibles y completos; así como la confidencialidad respecto de la
información en ella contenida y a que se le entregue su epicrisis.

Art. 22.- Los servicios de salud, públicos y privados, tienen la


obligación de atender de manera prioritaria las emergencias obstétricas y
proveer de sangre segura cuando las pacientes lo requieran, sin exigencia
de compromiso económico ni trámite administrativo previo.

Art. 25.- Los integrantes del Sistema Nacional de Salud promoverán y


respetarán
el conocimiento y prácticas tradicionales de los pueblos indígenas y
afroecuatorianos, de las medicinas alternativas, con relación al embarazo,
parto, puerperio, siempre y cuando no comprometan la vida e integridad física y
mental de la persona.

Plan Nacional Para El Buen Vivir - Política Nacional de Salud, en los


Derechos Sexuales

En el Objetivo 3

“Aumentar la esperanza y calidad de vida de la población”: plantea


políticas orientadas al cuidado y promoción de la salud; a garantizar el acceso a
servicios integrales de salud: el fortalecimiento de la vigilancia epidemiológica; el
econocimiento e incorporación de las medicinas ancestrales y alternativas.

En la Política 3.5.

Garantizar el acceso efectivo a servicios integrales de salud sexual


y reproductiva, como un componente del derecho a la libertad sexual de
las personas.
El Código de la Niñez y Adolescencia (2005)

Menciona en el Cap. 2 sobre los derechos de supervivencia, Art.


25: “El poder público y las instituciones de salud y asistencia a niños,
niñas y adolescentes crearán las condiciones adecuadas para la atención
durante el embarazo y el parto a favor de la madre y del niño o niña, espe-
cialmente tratándose de madres adolescen-tes y de niños o niñas con peso
inferior a 2500 gramos”, que incluye a los neonatos.

La Política Nacional de Salud y Derechos Sexuales y Reproductivos


(2004):

Establece en su objetivo estratégico “Disminuir las brechas existentes


entre los enunciados de derechos, especialmente sobre salud sexual y
reproductiva y el ejerci-cio y goce de los mismos”.

Los transcendentales lineamientos de la política en salud sexual y


derechos sexuales y reproductivos concernientes con la disminución de la
muerte materna y neonatal ya expresan a la reducción de la muerte materna y el
em-barazo en adolescentes como inconvenientes prioritarios de salud pública.

Así mismo, insisten en la importancia de garantizar el acceso universal,


integral, intersectorial y seguro a la atención de las necesidades de salud sexual
y reproductiva en todo el proceso de vida, con alta calidad, humana, con
proporción, unión, interculturalidad y con proyección comunitaria encaminada a
las personas, parejas y al entorno, conveniente a la realidad local. Recalcan el
aseguramiento del financiamiento público, la asignación de recursos y la
calidad del gasto para las necesidades de la salud sexual y reproductiva
acorde a la Constitución y las leyes vigentes, fundamentalmente la Ley de
Maternidad Gratuita y Atención a la Infancia.

El Plan de Acción de Salud Sexual y Reproductiva (2007):


propone las consecutivas actividades tomadas en cuenta en el presente
Plan:
 Diagnóstico de factores que se relacionan con la muerte materna, el
aborto y el embarazo no deseado, a través del Sistema de Vigilancia de la
Muerte Materna,

 Creación de los comités de Vigilancia de la Muerte Materna y


generación de activida-des intersectoriales, incluyendo al Registro Civil
y participación ciudadana.

 Creación de las unidades de Cuidados Obstétricos Esenciales (COE)


incluyendo la Atención Calificada del Parto (ACP) y los Cuidados
Obstétricos Completos (COC), a las cuales hemos añadido el
componente neonatal.

2.- Definiciones y conceptos básicos de:

2.1.- Cuidado Obstétrico Neonatal Esencial (CONE)

La estrategia CONE en sus tres componentes promueve las


acciones conducentes a la reducción de la muerte materna y neonatal en
los tres niveles de atención, respondiendo a la nueva organización
territorial del país: distrito y zona, la cual debe ser aplicada en todas las
instituciones de la Red Publica Integral de Salud y la Red Complementaria.
(MSP, Guía Técnica para la Atención del Parto Culturalmente adecuado, , 2012).

En el CONE comunitario participan actores comunitarios y de la


medicina ancestral, en interacción con el personal de salud del primer
nivel de atención del Sistema Nacional de Salud, con el fin de reconocer
los riesgos y brindar solución oportuna y de calidad a los problemas que
ocasionan muerte materna y neonatal. (MSP, Guía Técnica para la Atención del
Parto Culturalmente adecuado, , 2012). El CONE básico brinda atención en
los Centros de Salud Tipo C del Primer Nivel y Hospitales Básicos del
Segundo Nivel, coordinando con los establecimientos de salud del Primer Nivel
de su jurisdicción distrital. Este nivel intermedio tiene la capacidad para
resolver casos de salud de mediana complejidad. En este contexto, puede
contrareferir al paciente al CONE comunitario y en el caso de que se presenten
mayores complicaciones refiere al paciente al CONE avanzado, dentro de
las instituciones del Sistema Nacional de Salud. (MSP, Guía Técnica para la
Atención del Parto Culturalmente adecuado, 2012)

En el CONE avanzado, los hospitales generales del Segundo Nivel


de Atención y los hospitales especializados del Tercer Nivel, proveen la
atención adecuada para complicaciones mayores disponiendo de anestesia,
cirugía, sangre y hemoderivados para las madres, así como de reanimación
avanzada, ventilación y método madre canguro para neonatos, en forma
permanente. (MSP, Guía Técnica para la Atención del Parto Culturalmente
adecuado, 2012).

La técnica CONE en sus tres partes eleva las actividades propiciando la


disminución del paso materno y neonatal en los tres grados de atención,
reaccionando a la nueva asociación regional de la nación: local y zona, que debe
aplicarse en todas las organizaciones de atención médica. la Red Integral de
Salud Pública y la Red Complementaria. (MSP, Guía técnica para el cuidado del
parto culturalmente apropiado, 2012).

2.2.- Competencia Intercultural en Salud

Por Competencia Intercultural en Salud, comprendemos la capacidad y


habilidad para conectar y negociar con grupos socialmente variadas, impartiendo
de manera consciente y exitosa según lo indiquen las diversas personalidades
de los miembros y/o clientes, fomentando perspectivas de consideración,
resiliencia, diálogo y mejora compartida, afirmando que el hecho es plural y
relativo y que la variedad puede ser fuente de abundancia.

Consideramos que todos los expertos preparados en el campo de la


cultura occidental y urbana, necesitarían crear habilidades interculturales,
entendiendo por ello una visión integral en cuanto a la trascendencia de los
componentes de la cultura en la relación de la práctica experta en colaboración
con los órdenes sociales y reuniones humanas en las que habrá una intercesión;
Sin embargo, esta propuesta recomienda la mejora de una capacidad más
explícita caracterizada como "Competencia intercultural".

2.3.- Defunción Materna

Es el fallecimiento de una mujer durante el embarazo, el parto o durante


los 42 días después del final del embarazo, prestando poca atención al área
anatomofisiológico, relacionado o irritado por la interacción del embarazo él
mismo, el parto, el puerperio o su consideración. (CIE-10, O00-O94).

El fallecimiento de la madre es una auténtica dificultad que influye


especialmente en las naciones desamparadas y tiene un efecto individual,
familiar, social y monetario extraordinario. Los fallecimientos maternos son
aproximadamente 800 mujeres todos los días a nivel internacional, según lo
indicado por la Organización Mundial de la Salud. La mayoría de los
fallecimientos maternos pueden mantenerse alejados si la mujer, su familia y el
área local descubren cómo percibir las señales de peligro a tiempo. No posponer
el reconocimiento de estos signos de peligro, no demorar en acudir a una
administración de salud y no demorar en obtener una consideración calificada e
ideal son los factores fundamentales que tienen el efecto entre la vida y la
muerte .
2.4.- Defunción materna tardía

Un fallecimiento materno tardío es el fallecimiento de una mujer por


causas obstétricas inmediatas o aberrantes después de 42 días, pero dentro de
un año del final del embarazo.

La mortalidad materna es difícil de cuantificar, especialmente en


circunstancias en las que el motivo de la muerte no se confirma
terapéuticamente y es vulnerable a errores de estimación. Por lo tanto, todas las
evaluaciones actuales de la mortalidad materna dependen de algún nivel de
subregistro (14). Hasta 2005, la observación del MM se realizaba en la biblioteca
común con la autenticación de desaparición, lo que provocó una advertencia
tardía. En 2006, se estableció el marco de reconocimiento para MM y niños,
mediante el redondeo de una historia clínica y una visita domiciliaria, sin
embargo, en 2007 solo se reconoció el 88,78% de los MM totales.

2.5.- Muerte relacionada con el embarazo

Las muertes relacionadas con el embarazo pueden ocurrir hasta un año


después de que una mujer dé a luz. Pero cuando sea que ocurran, la mayoría de
estas muertes son prevenibles, según un nuevo informe de Signos Vitales de los
CDC.

Las muertes maternas no son eventos aislados. Constituyen una


verdadera tragedia de salud pública vistas tanto cualitativa como
cuantitativamente, y como tal deben ser enfrentadas. Alrededor de 600 mil
mujeres fallecen anualmente en el mundo por causas maternas. Datos del año
2001 señalan que entre 20,000 y 30,000 ocurrieron en América Latina y el
Caribe 1 y 1,253 en México. Si bien en las décadas pasadas se observó una
tendencia decreciente en la tasa de mortalidad materna en nuestro país, en los
últimos 12 años se ha mantenido relativamente estable.

Estas muertes son altamente preocupantes, más aún porque conforme a


la Organización Mundial de la Salud (OMS), la gran mayoría de ellas es evitable
con los recursos que dispone actualmente la medicina y el grado de desarrollo
de nuestro país. La tragedia se agrava aún más por el número de mujeres que
padecen secuelas. Así, por cada muerte materna acaecida, la OMS estima que
entre 30 y 100 mujeres quedan, en menor o mayor grado discapacitadas, las
cuales en su gran mayoría, no reciben ningún tipo de atención. Es decir, además
del número de muertes, anualmente 50 millones de mujeres se ven afectadas
por las secuelas derivadas de la morbilidad materna. Esta morbilidad es
prolongada y a menudo debilitante cuando menos para 15 millones de ellas.

3.- Subdivisión de las defunciones maternas

Según la causa médica, las muertes maternas se subdividen en dos


grupos: obstétricas y no clasificables. Las causas obstétricas se subdividen en
directas e indirectas, todas ellas se pueden a su vez clasificar como evitables o
no.

Muerte materna obstétrica directa: de acuerdo con la Clasificación


Internacional de Enfermedades, de la OMS (CIE-10) (10), se refiere a las
muertes maternas que resultan de complicaciones obstétricas del embarazo,
parto y puerperio, de intervenciones, de omisiones, de tratamiento incorrecto o
de una cadena de acontecimientos originada en cualquiera de las circunstancias
mencionadas.

Muerte materna obstétrica indirecta: se refiere a las muertes maternas


que resultan de una enfermedad existente desde antes del embarazo o de una
enfermedad que evoluciona durante el mismo, no debida a causas obstétricas
directas pero si agravadas por los efectos fisiológicos del embarazo,
entendiendo embarazo como el continuo: embarazo, parto o puerperio.

En el mundo mueren anualmente 140 000 madres por hemorragia (24,8


%), 75 000 por intento de aborto, la mayoría provocados o inseguros (12,9 %),
75 000 por eclampsia y sus complicaciones (12,9 %), otras 100 000 por sepsis
(14,9 %) y alrededor de 40 000 por obstrucción del parto (6,9 %).

Muerte materna no clasificables, o sin relación con la gestación:


son aquellas debidas a una causa accidental o incidental no relacionada con el
embarazo o su atención.

Muerte materna evitable: se define como la que se pudo haber


prevenido con la aplicación de la tecnología disponible, calidad de la atención y
el patrón de uso de los servicios. Se utiliza el concepto de mortalidad evitable,
por la posibilidad de su disminución mediante el empleo oportuno de medidas
correctivas a corto plazo.

4.- Niveles del CONE, que se ajustan a los Niveles de atención del
Ministerio Salud Publica MSP.
CONE Comunitario: en el Primer Nivel de Atención, organizándose
localmente con las comunidades que se adscriban a cada Circuito de
Salud y su establecimiento de salud correspondiente.

CONE Básico: en Centros de Salud Tipo C (Atención de parto normal) y


Hospitales Básicos del Segundo Nivel de Atención, coordinando con los
establecimientos de salud del Primer Nivel de su jurisdicción distrital de salud.

CONE Avanzado: en Hospitales Generales de Segundo Nivel de Atención y


Hospitales Especializados de Tercer Nivel, en un esfuerzo conjunto con los
Hospitales Básicos de su región geográfica de atención médica.

Nivel CONE de área local: Se caracteriza por ser un modelo vecinal de


asociación y coordinación para la consideración materna y neonatal que es
impulsado por organizaciones especialistas en bienestar institucional del Primer
Nivel de Atención del MSP con la inversión de proveedores de bienestar de área
local (asistentes de partos convencionales). ) en un Pabellón o Circuito de Salud,
con el punto de Incrementar el acceso para la población más débil, asegurando
una atención CONE de calidad y sin escalas al mejor número de clientes.

5. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

Conclusiones
1.- Es importante planificar procedimientos para la mejora de la calidad
en la atención de Cuidados Obstétricos Neonatales Esenciales.

2.- El control prenatal es una de las columnas principales en las que


cada mujer debe enfocarse para dirigir un embarazo sólido tanto para ella como
para su hijo.

3.- La mortalidad materna se puede prevenir. Es un tema que incluye la


autorización de los derechos humanos, una obligación para con las mujeres y un
interés por la equidad que no puede postergarse. Como este tema es una
desgracia multifactorial, su disminución requiere posteriormente la ejecución de
proyectos duraderos y coordinados que cuenten con una ayuda satisfactoria en
los círculos administrativo, financiero, de salud y escolar.

Recomendaciones
1.- Se recomienda llevar a cabo las metodologías para optimizar aún más la
atención de Cuidados Obstétricos Neonatales Esenciales CONE, ya que es la
respuesta a los problemas encontrados en esta investigación.

2.- Se sugiere un mayor énfasis en la parte del avance constante para que las
mujeres en edad fértil conozcan localmente los peligros relacionados con el
embarazo espontáneo y descontrolado.

3.- Comunicar las interrogantes que tienen las mujeres embarazadas con el
personal de salud, en lo que respecta a las costumbres durante el embarazo,
para establecer una asociación funcional entre la fuerza laboral de la salud, los
especialistas en maternidad y las madres embarazadas, evitando problemas en
el embarazo.
6. BIBLIOGRAFÍA

Ley de Maternidad gratuita y atención a la infancia. Registro oficial de 5 de


Septiembre del 2006.

Ministerio de Salud Publica, Maternidad Gratuita y Atención a la infancia, 2010

Ministerio de Salud Pública de Ecuador . (2010). Norma y Protocolo de


planificación familiar . Quito : CONASA .
MSP. 2013. Norma para el Cuidado Obstétrico y Neonatal Esencial (CONE) en
el Sistema Nacional de Salu