Está en la página 1de 5

TINCION DE GRAM

La tinción de Gram es una prueba que busca bacterias en una parte del cuerpo donde se
sospecha una infección o en ciertos fluidos corporales, como la sangre o la orina. Esto incluye
la garganta, los pulmones, los genitales y lesiones en la piel.
Hay dos categorías principales de infecciones bacterianas, grampositivas y gramnegativas. Las
categorías se diagnostican según cómo reacciona la bacteria a la tinción de Gram. La tinción de
Gram es de color púrpura. Cuando la tinción se combina con la bacteria en una muestra, las
bacterias puede seguir de color púrpura o volverse rosadas o rojas. Si se mantienen púrpura,
son grampositivas. Si se vuelven rosadas o rojas, son gramnegativas.
Se cree que la diferencia en la coloración que adquieren los dos grupos de bacterias se debe a
la distinta composición química de la pared celular. Las bacterias Gram positivas tienen una
gruesa capa de mureina o peptidoglicano (de 20 a 80 nm de espesor) en su pared, mientras
que las bacterias Gram negativas tienen una capa de peptidoglicano (2 nm) más fina y una
capa más externa de lipopolisacáridos, lipoproteínas y lípidos.
La tinción requiere cuatro soluciones un colorante o tinte básico, un mordiente (sustancia que
incrementa la afinidad entre la célula y el tinte), un decolorante (elimina el tinte de una célula
teñida) y un segundo tinte o colorante de contraste (tinte de color diferente al inicial). Tras la
tinción con el primer colorante (Cristal violeta) se efectúa una decoloración con etanol que
arrastrará al colorante sólo en las Gram negativas, mientras que en las Gram positivas el
colorante queda retenido y las células permanecerán azules. Las células Gram negativas se
teñirán después con el colorante de contraste (safranina) para que puedan observarse.

Las dos categorías causan tipos diferentes de infecciones:


 Las infecciones grampositivas incluyen el Staphylococcus aureus resistente a la
meticilina (SARM), las infecciones por estreptococos y el shock tóxico
 Las infecciones gramnegativas incluyen salmonela, neumonía, infecciones del tracto
urinario y gonorrea
La tinción de Gram también puede usarse para diagnosticar infecciones por hongos.
El profesional de la salud necesita tomar una muestra del lugar donde se sospecha que
hay una infección o de ciertos fluidos corporales. Esto depende del tipo de infección. Los
tipos más comunes de tinción de Gram se enumeran a continuación.

Muestra de una herida


Análisis de sangre
Análisis de orina
Cultivo de garganta
Cultivo de esputo

PROCEDIMIENTO

1. Con un asa de siembra tome una colonia y extiéndala en un porta con el fin de preparar un
frotis bacteriano y fije la preparación

2. Tiña con cristal violeta durante 30 segundos.

3. Tirar el exceso de colorante

4. Añadir lugol, esperar un minuto

5. Decolorar con etanol al 95%, 20 segundos.

6. Lavar con agua.

7. Añadir el colrante de contraste, safranina, esperar 1 minuto

. 8. Lavar con agua.

9. Observar al microscopio (x40, x100).

MICOLOGICO

La infección micótica pulmonar se produce por la inhalación de las esporas fúngicas y su


posterior desarrollo en el parénquima pulmonar. Sólo aquellas esporas que sean capaces de
alcanzar los sacos alveolares pueden germinar y atravesar su pared para dar lugar a un proceso
invasor, siempre y cuando sean capaces de resistir a los mecanismos de defensa del huésped.

El tracto respiratorio funciona como una compleja red para la distribución del aire inspirado,
formada por tubos que se van ramificando y disminuyendo de diámetro progresivamente
hasta alcanzar los alvéolos, por lo que todo el tracto respiratorio actúa a modo de trampa
atrapa-esporas, filtrando y reteniendo la gran mayoría de las partículas que acompañan a los
más de 8.000 litros de aire que diariamente movilizan los pulmones. La anatomía propia del
tracto respiratorio desempeña un papel muy activo en este mecanismo de defensa
inespecífico. En el tracto respiratorio superior se retienen las partículas de gran tamaño (>10-
20 µm), que impactan en la superficie mucosa nasofaríngea; a medida que el aire avanza por el
tracto bronquial, disminuye su velocidad, lo que, junto a la reducción del diámetro de las vías
aéreas y a las turbulencias que se producen en cada bifurcación bronquial, hace poco probable
que las esporas puedan llegar a regiones muy distales sin mantener contacto con la pared
bronquial y ser atrapadas en el sistema mucociliar. Existe una zona límite de penetración en
función del diámetro de las esporas, de tal modo que sólo las esporas con un diámetro inferior
a 3-4 µm pueden alcanzar los sacos alveolares y depositarse por sedimentación (Figura 5.1). Al
igual que ocurre en otros procesos fúngicos, las micosis pulmonares invasoras pueden
clasificarse en dos grandes grupos: las causadas por hongos patógenos primarios y las
causadas por hongos oportunistas. Los hongos patógenos primarios tienen la capacidad de
vencer los mecanismos de defensa del huésped, produciendo enfermedad en los individuos
sanos y dando lugar a infecciones particularmente graves en los pacientes inmunodeprimidos.
Estos hongos se encuentran restringidos a unas áreas geográficas concretas y tienen la
capacidad genética de modificar su morfología, metabolismo, estructura y forma de
reproducción para adaptarse al ambiente hostil de los tejidos del hospedador, pasando de
hongos filamentosos, cuando crecen en su nicho ecológico natural, a levaduras o esférulas
cuando sus esporas son inhaladas y penetran en el organismo; es lo que se ha definido como
dimorfismo térmico. Puesto que su implicación como agentes de micosis invasoras pulmonares
es indudable, siempre que se aísle cualquiera de estos hongos en un enfermo con
manifestaciones clínicas compatibles, el diagnóstico de infección fúngica se considera probado.
Por el contrario, los hongos oportunistas tienen un poder patógeno escaso y sólo producen
enfermedad en pacientes con alguna enfermedad de base que condicione un defecto del
sistema inmunitario o de los mecanismos de defensa inespecíficos. Son hongos ampliamente
distribuidos por la naturaleza, siendo común el encontrar sus esporas en el aire o el suelo de
cualquier latitud. La gran ubicuIdad de estos hongos, dificulta el diagnóstico microbiológico de
las micosis invasoras oportunistas del tracto respiratorio inferior, siendo difícil diferenciar
entre un verdadero proceso invasor, una colonización o una simple contaminación. Los
criterios microbiológicos sólo proporcionan un diagnóstico de probabilidad o posibilidad de
infección fúngica invasora, requiriéndose para diagnóstico de seguridad la demostración
histopatológica del hongo invadiendo el parénquima pulmonar

PRINCIPALES AGENTES DE MICOSIS PULMONARES INVASORES


Hongos patógenos primarios
Histoplasma capsulatum var. Capsulatum
Blastomyces dermatitidis
Coccidioides immitis
Paracoccidioides brasiliensis
Penicillium marneffei
Emmonsia parva
Sporothrix schenckii
Hongos oportunistas
Aspergillus fumigatus
Aspergillus flavus
Pneumocystis carinii
Absidia corymbifera
Rhizopus oryzae (arrhizus)
Scedosporium apiospermum
Cryptococcus neoformans
Fusarium solani
Candida albicans
BACTERIOLOGICO

Las bacterias representan una causa común de infección respiratoria; sin embargo, los
principales géneros involucrados varían dependiendo de los estudios, sobre todo en función
del tipo de cuadro respiratorio y del grupo etario involucrado. En la neumonía adquirida en la
comunidad se ha reportado que los principales microorganismos asociados son: Streptococcus
pneumoniae (S. pneumoniae), Mycoplasma pneuminae (M. pneumoniae) y Legionella
sp. .  Cuando se analizan poblaciones cerradas, como campos militares y escuelas,
el Strptococcus pyogenes (S. pyogenes) es la causa más frecuente de brotes de neumonía . Por
otro lado, si bien Staphylococcus aureus (S. aureus), S. pneumoniae y Haemophilus influenzae
(H. influenzae) son causas poco frecuentes de neumonías en adultos , excepto cuando van
acompañadas de epidemias por virus Influenza, estos microorganismos se observan con mayor
frecuencia en infecciones del tracto respiratorio inferior de niños. En las poblaciones de
pacientes hospitalizados, S. aureus  y los bacilos Gram negativos aerobios son una causa común
de neumonía .
La neumonía causada por S. pneumoniae es la forma más común de infección pulmonar
bacteriana que requiere hospitalización, se presenta en cualquier grupo etario y en individuos
con antecedentes de buena salud. En los meses más fríos del año, considerada la "temporada
respiratoria", un número mayor de individuos son portadores asintomáticos de S.
pneumoniae  en la faringe. De este modo los seres humanos constituyen el reservorio más
importante para este microorganismo.

La infección viral es quizás la causa más común de bronquitis aguda y de neumonía en adultos
y niños.

Se ha demostrado que infecciones preexistentes de las vías respiratorias superiores, por lo


general de origen viral, interfieren con los mecanismos normales de defensa de estas vías
permitiendo la aspiración de S. pneumoniae hacia las vías respiratorias inferiores, y por
consiguiente el desarrollo de infecciones por este agente.

Dada la diversidad de agentes asociados con infecciones del tracto respiratorio inferior, así
como la severidad en la presentación del cuadro es esencial identificar el o los patógenos
causales, especialmente en aquellos pacientes con alto riesgo de sufrir complicaciones. En la
actualidad otra razón para un diagnóstico etiológico de estas infecciones es el aumento
constante en la resistencia a los antibióticos de varios patógenos, a saber, la resistencia a la
penicilina de S. pneumoniae, la resistencia a la meticilina de S. aureus  y la resistencia a la
ampicilina de H. influenzae y Moraxella catarrhalis (M. catarrhalis).

También podría gustarte