Está en la página 1de 7

La Guaira como sujeto y no como objeto territorial

Apuntes para un guion posible para Bienal Venecia 2020


Desde sus orígenes como territorio vinculado a la estrategia de ocupación del territorio
venezolano durante la conquista, hasta su intenso desarrollo urbano en el siglo XX; el territorio de
La Guaira, esa estrecha franja costera, constituyo un objeto territorial que nos facilitaba a los
caraqueños vínculos con el exterior (puerto y aeropuerto) y espacios para la recreación.(playas,
clubes y segunda vivienda). Asi el “objeto La Guaira” paso históricamente a ser ocupado
mayoritariamente por aquellos “sujetos en La Guaira” conformado por los habitantes ocupados en
el servicio a los visitantes modernos que ocupaban temporalmente el territorio.. Solo pocos
reconocían a La Guaira como sujeto territorial con quien dialogar y así vivir juntos pobladores y
territorio comunes: los pescadores y agricultores, pueblo productor que reconocía lo que le puede
brindar este territorio como sujeto con el cual dialogar.

Detalle del Plano de Pimental 1578

Principales cuencas del área afectada por los deslaves de 1999


La posibilidad de enfrentar la visión de La Guaira como objeto de explotación territorial en el
fondo plantea una visión anticapitalista del proceso de ocupación del territorio. La Guaira
constituye un territorio que “habla” como sujeto y “grita” en sus periódicos deslaves; mientras
oídos sordos explotan y ocupan sus vulnerables cuencas. En 1999 el sujeto territorial La Guaira
gritó.

Considero dos autores claves para entender este dialogo posible entre territorio y pobladores.
Una visión parte desde nuestro continente y otra de un autor italiano ( aprovechando ese dialogo
entre America y Europa que supone la presencia venezolana en Bienal de Venecia); La visión
nuestroamericana corresponde a Jose Balbino Bautista, escritor boliviano, Premio Libertador al
Pensamiento Crítico 2014 quien nos habla en su libro ¿Qué significa pensar desde América Latina?
de la necesaria consideración de la naturaleza como sujeto:

“La única forma que tenemos para poder salir del marco categorial del pensamiento
moderno, es cuando podemos situarnos existencialmente desde esos otros horizontes de
cosmovisión contenidos en las culturas vivas de nuestros pueblos originarios y que la
modernidad, con sus procesos de modernización, quiere seguir destruyendo. Y esto
empieza con la recuperación de la naturaleza como Pachamama, porque no es lo mismo la
naturaleza que la Pachamama. Cuando la concebimos como Pachamama la naturaleza
aparece como sujeto. En la modernidad, la naturaleza aparece como objeto…En cambio, si
afirmamos que la naturaleza es sujeto, o sea Pachamama, no solo estamos afirmando que
tiene vida, sino que también es sujeto, como lo es de hecho la humanidad y si esto es asi,
cuando nos relacionamos con ella no podemos dejar de preguntarle, consultarle o hablarle
de lo que con ella queremos o podemos hacer en comunidad.” (Bautista, Juan Jose ¿Qué
significa pensar dede America Latina, Caracas 2015)

El otro autor referencial que asume la territorialización de la naturaleza como sujeto, el cual
proponemos, es Alberto Magnaghi autor del libro PROYECTO LOCAL. HACIA UNA CONCIENCIA DEL
LUGAR . Espléndido análisis sobre cómo reintroducir un debate integral sobre la cuestión urbana y
el planeamiento territorial en clave de sostenibilidad y equidad social. Esta obra actualiza el
abordaje de las problemáticas del presente derivadas de los procesos de desterritorialización,
impulsados por una creciente desvinculación entre la organización del espacio y las
particularidades del territorio. Proceso de modernización que se enfrenta históricamente a
territorios con presencia sostenible entre los asentamientos humanos y su entorno (arquitecturas
vernáculas, identidad de paisajes reconocibles, asi como formas de producción y saberes
territoriales…), proceso además caracterizado por el predominio de la función económica a la hora
de planificar el territorio y adaptarlo para que sea funcional a las dinámicas de producción,
acumulación y consumo. Magnaghi introduce el concepto de PATRIMONIO TERRITORIAL para
enfrentar las dinámicas urbanas que provocan la pérdida de la calidad de vida en las ciudades las
cuales acentúan la erosión del valor relacional del espacio público. Esta merma del protagonismo
de los espacios públicos coincide con una progresiva pérdida de influencia de las comunidades
locales en los debates y decisiones de la esfera pública. ¿Cómo revertir estos procesos? ¿Cómo
recuperar la centralidad del territorio y de las comunidades en la puesta en marcha de estrategias
de desarrollo local autosustentable? Magnaghi propone un planteamiento integral, de la ciudad y
su entorno como un todo, vertebrado por la noción de RETERRITORIALIZACIÓN.
«La reterritorialización comienza con la restitución del territorio de su propia dimensión de
sujeto vivo de alta complejidad, a través de una larga fase de mejora, que no tiene ya el
objetivo de crear nuevas zonas cultivables o construir nuevas vías de comunicación
recuperando terrenos húmedos, sino que asume una tarea totalmente nueva: la
obligación de cuidar y reconstruir sistemas ambientales y territoriales devastados y
contaminados por la presencia humana […]. Este proceso no puede darse de forma
tecnocrática, requiere por el contrario nuevas formas de protagonismo de las
comunidades, porque rehabilitar y rehabitar los lugares significa nuevamente que el
territorio sea cuidado cotidianamente por quienes lo habitan, adquiriendo nuevos
conocimientos ambientales, técnicos y de gobierno».(Magnaghi, Alberto. El Proyecto
Local, Hacia una Conciencia del Lugar, Barcelona 2012)

Estas dos visiones referenciales tienen la virtud de proyectar las claves de una nueva forma de
habitar y gestionar el territorio en el Estado La Guaira inspirada en las prácticas de los
movimientos sociales comunales, de las redes de economía alternativa y solidaria, así como de las
instituciones que hayan realizado políticas públicas articuladas con las formas de gestión local en
los últimos veinte años.

El reto de la Bienal de Venecia 2020 implica detectar estas experiencias concretas, limitadas pero
tangibles, hayan sido construidas o no, pero que sirvan para delinear las dinámicas económicas,
sociales e institucionales de lo que sería una nueva cultura del territorio para vivir juntos

Esta visión plantea una apuesta abierta e inconclusa que incorpora premeditadamente una pizca
de utopía, de forma que se combinen el valor ejemplarizante de las referencias que se presenten,
con el carácter estimulante, sugerente y evocador del modelo de sociedad alternativa esbozado: la
sociedad comunal

La labor alrededor del modelado territorial que surge de las lecciones del deslave concretada en
las acciones de mitigación de riesgos, es una de esas experiencias concretas a mostrar,
acompañadas de las reflexiones clave que apunten a la necesidad de construir sociedad local,
recreando las relaciones virtuosas entre asentamientos humanos y entorno (alertas tempranas).

Otra experiencia concreta a mostrar es aquella que destaque el tránsito realizado en los últimos
años por la reivindicación de proyectos socio-productivos locales. Aquellas experiencia que
supongan la aproximación de las condiciones de habitante y productor, que pongan en valor la
actividad agraria y su multifuncionalidad desde una perspectiva orientada hacia la soberanía
alimentaria y la agroecología, como motor de un nuevo tejido productivo. Apuntando a
comprender el territorio como espacio de encuentro de una pluralidad de sujetos de cambio
precarizados, fragmentados y dispersados geográfica y políticamente por el desarrollo capitalista
que creo parcelas privatizadas de territorio previos al deslave (clubes privados)

Como un ejemplo a mostrar enmarcado en los criterios señalados anteriormente, anexamos un


proyecto de Tesis de Grado presentado el año 2013 en la Facultad de Arquitectura de la UCV por el
Bachiller Gabriel Paz Castillo, tutoriado por los Profesores María Teresa Novoa y Martin Padron del
Taller bambú UCV, ubicado en la localidad de Chuspa Estado La guaira y destinado al desarrollo de
una Escuela Agroecológica propuesta luego de análisis territorial basado en las tesis de Alberto
Magnahi, trabajo que obtuvo del jurado la máxima calificación.
El trabajo se desarrolló en dos semestres en el primero se realizó un análisis territorial contando
con la participación de consejos comunales locales ubicados en la parroquia Caruao al este del
Estado La guaira. Como producto de este análisis territorial se detectaron EJES TEMATICOS DE
ACTUACION (ver anexo) y posteriormente se priorizó la localidad de Chuspa para desarrollar como
tesis el proyecto de “Escuela Agroecologica” en un terreno aportado por el lider local llamado
“Galopo” y contando con el respaldo del colectivo “Escuela de trabajadores por la Comuna” que
hace vida en el estado La Guaira.

Lamina síntesis detección ejes temáticos parroquia Caruao, extremo derecho localidad de Chuspa

Analisis de potencialidades de Chuspa y propuesta de Imagen Objetivo destacando en rayado la


ubicación de la propuesta de Escuela Agroecológica
Vista aérea del conjunto Escuela Agroecologica Chuspa inspirado en la visión del Shabono que
destaca la vida en común alrededor de un patio celebratorio.

El proyecto incluye un restaurant de gastronomía local , aulas taller de trabajo, alojamiento,


locales de venta hacia carretera local y áreas productivas. Se propone su construcción en bambú
como especie existente en la zona la cual actúa como protección de cuencas y en la escuela se
desarrollarían el agrocultivo de esta especie para su uso en la protección de cuencas y en la
construcción sustentable.
La experiencia de contacto con la comunidad de Chuspa se extendió también hacia la localidad de
Osma, también perteneciente a la parroquia Caruao, donde gracias a la articulación entre el
Consejo Comunal de Osma, la experiencia académica del Taller Bambu UCV y el apoyo de una
empresa turística (Siete Mares) surgió una experiencia de construcción de un Aula Ecológica en un
Vivero local, experiencia que contó con el apoyo parcial de la Unidad Ambiental de la Gobernación
del entonces Estado Vargas (2015). La experiencia tuvo como resultado la construcción
compartida entre estudiantes y miembros de la comunidad de esta aula ecológica, proyecto que
no ha tenido un adecuado y sostenible seguimiento aunque queda como testimonio de una
estrategia posible de sensibilización del cultivo y propagación de especies forestales y del bambú
como protección de las cuencas hidrográficas del Ávila que dan sustento vital a todas las
comunidades a lo largo de la parroquia Caruao.

Siguen imagen construcción aula ecológica Osma (2015-2016)

Arq. Martin Padrón


MUSARQ – 9 de Febrero de 2020

También podría gustarte