Está en la página 1de 13

UNIDAD I

LA EMPRESA

1. Definición
2. Elementos de la empresa
Finalidades económicas y sociales de la empresa
Funciones de la empresa
3. Tipos de Empresa Clasificados Según Diversos Criterios
4. Tipos de Empresa en Economías de Mercado:
5. Bibliografía

1. Definición

Empresa es todo esfuerzo organizado que se emprende con el propósito de generar riqueza,
termino que incluye bienes y servicios.

El empresario que establece la empresa, invierte capital, terreno y potencial humano,


proporcionalmente con las actividades esenciales y necesarias para una producción
continua de bienes servicios.

Entre las razones que motivan a una persona o grupo de personas a emprender una
actividad independiente, se pueden mencionar las siguientes:

• Deseo de autonomía económica;


• Necesidad de obtener mayores ingresos para beneficio de la familia;
• Sentido de superación personal en el área empresarial.

La persona que se convierte en empresario recibe beneficios y ventajas, los cuales se


reflejan y repercuten en la sociedad, ya que:

• Al obtener ganancias puede convertirse en consumidor de los bienes y servicios que


se producen en el mercado.
• Al producir bienes o prestar servicios, satisface necesidades de la comunidad;
• Al establecer una empresa, requiere de mano de obra, por lo cual se convierte en
una fuente generadora de empleo.
• El pequeño empresario constituye una pieza importante dentro de la sociedad, ya
que contribuye al progreso, crecimiento y desarrollo nacional.

Por otro lado otros autores la definen de la siguiente manera:

La empresa se entidad conformada por personas, aspiraciones, realizaciones, bienes


materiales, capacidades técnicas y capacidad financiera. Todo ello le permite dedicarse a la
producción, transformación y/o prestación de servicios para satisfacer con sus productos
y/o servicios, las necesidades o deseos existentes en la sociedad…

Para la Real Academia de la Lengua, una empresa es, una Unidad de organización dedicada
a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos.
También podemos tomar como empresa, una tarea difícil de realizar. Pero este no es el
caso. Nosotros tomaremos la idea de una organización productiva. Ya que una empresa,
que se entiende como tal, tiene como finalidad última, el producir bienes. Los cuales son
ofertados, en el mercado. Entiéndase como mercado, el concepto intangible, de tiendas o
vitrinas, donde una persona, movida por una necesidad, va y compra aquel bien. Pero toda
empresa requiere de un capital inicial. En aquellas con fines de lucro, lo colocan los socios.
Ya sea de manera directa o por medio de la compra de acciones, en las sociedades
anónimas.

Por lo mismo, las empresas son las únicas organizaciones, que proveen de bienes, para el
consumo masivo. Claro, que también existen aquellas empresas, que prestan servicios.
Servicios, que son externalizados, por otras empresas. Como por ejemplo, el aseo del
edificio corporativo. Pero en todo caso, estamos hablando de empresas, las cuales tienen
fines de lucro. O sea, obtener una renta, al final del proceso productivo. Por lo mismo, estas
organizaciones, cuentan con una compleja administración. Por medio de la cual, logran
equilibrar, los egresos con los ingresos. Dejando un margen de ganancia, para que la
empresa sea rentable. No nos olvidemos, que estamos hablando de empresas con fines de
lucro. O sea, la idea primordial y en palabras más sencillas, es que se desea ganar dinero.
Para que una empresa tenga ganancias, aparte de gestionar una buena administración, debe
calcular bien sus costos productivos y añadirle un porcentaje al precio final, para de esa
manera tener ganancias. No se saca nada, si se tiene un costo productivo muy alto, ya que
se tendrá que fijar un precio final alto, con lo cual, gran parte del mercado no comprará los
productos. Debido a ello, la empresa irá a pérdida. Lo mismo ocurre, si este punto está
solucionado, pero la administración de la empresa es defectuosa. Ya que de la misma
manera irremediable, la empresa terminará cerrando sus faenas productivas. Con respecto
al precio que fija una empresa, no es tan sencillo como sólo dejar un porcentaje, para las
ganancias. Este dependerá de diversos factores, los cuales provienen del mercado mismo y
de la percepción de los consumidores. Aparte siempre una empresa deberá estudiar, qué
segmento de la población se atacará. Decisión que se toma, dependiendo de los atributos
del producto.

Por otra parte, tenemos a las empresas u organizaciones sin fines de lucro. Gran parte de la
gestión de aquellas organizaciones, es idéntica a la de cualquier empresa. Sólo que no se
buscan ganancias. Muchas de ellas, son fundaciones, que dependen de un capital inicial,
que lo dona el fundador de la misma. Asimismo, tenemos a las corporaciones. Las cuales se
forman, por medio de un capital, aportado por sus integrantes u organismos externos.
Muchas de las universidades, hoy en día, son corporaciones.
Elementos que componen una empresa

Elementos activos: empleados, propietarios, sindicatos, bancos, etc.

Elementos pasivos: materias primas, transporte, tecnología, conocimiento, contratos


financieros, etc.

Organización: coordinación y orden entre todos los factores y las áreas.

Elementos activos

Personas físicas y/o jurídicas (entre otras entidades mercantiles, cooperativa, fundaciones,
etc.) que constituyen una empresa realizando, entre otras, aportación de capital (sea
puramente monetario, sea de tipo intelectual, patentes, etc.). Estas "personas" se convierten
en accionistas de la empresa.

Participan, en sentido amplio, en el desarrollo de la empresa:

• Administradores.
• Clientes.
• Colaboradores y compañeros.
• Fuente financiera.
• Accionistas.
• Suministradores y proveedores.
• Trabajadores.

Elementos pasivos

Todos los que son usados por los elementos activos y ayudan a conseguir los objetivos de la
empresa. Como:

o materia prima e insumos, productos en proceso.


o muebles y enseres, materiales y útiles de escritorio.
o vehículos ,maquinaria y equipos, accesorios y repuestos.
o Herramientas de trabajo ligero y pesado
o Productos terminados
o Residuos y deshechos que sirven para intervenir en la elaboración de otros
productos.
o El aire , el viento y la energía solar.
1.1. Organización

Organización es la estructura de las relaciones que deben existir entre


las funciones, niveles y actividades de los elementos materiales y
humanos de un organismo social, con el fin de lograr su máxima
eficiencia dentro de los planes y objetivos señalados" Agustín Reyes
Ponce.
"Organizar es agrupar y ordenar las actividades necesarias para
alcanzar los fines establecidos creando unidades administrativas,
asignando en su caso funciones, autoridad, responsabilidad y jerarquía,
estableciendo las relaciones que entre dichas unidades debe existir."
Eugenio Sixto Velasco.

Dentro de una empresa hay varios departamentos o áreas funcionales. Una posible división
es:

• Producción y logística
• Dirección y recursos humanos
• Comercial (marketing)
• Finanzas y administración
• Sistemas de información
• Ventas

Pueden estar juntas o separadas en función del tamaño y modelo de empresa.

Finalidades económicas y sociales de la empresa


1.2. Finalidades económicas
• Finalidad económica externa, que es la producción de bienes o servicios para
satisfacer necesidades de la sociedad.

• Finalidad económica interna, que es la obtención de un valor agregado para


remunerar a los integrantes de la empresa. A unos en forma de utilidades o
dividendos y a otros en forma de sueldos, salarios y prestaciones. Esta finalidad
incluye la de abrir oportunidades de inversión para inversionistas y de empleo para
trabajadores. Se ha discutido mucho si una de estas dos finalidades está por encima
de la otra. Ambas son fundamentales, están estrechamente vinculadas y se debe
tratar de alcanzarlas simultáneamente. La empresa está para servir a los hombres de
afuera (la sociedad) y a los hombres de adentro (sus integrantes).

1.3. Finalidades sociales

• Finalidad social externa, que es contribuir al pleno desarrollo de la sociedad,


tratando que en su desempeño económico no solamente no se vulneren los valores
sociales y personales fundamentales, sino que en lo posible se promuevan.

• Finalidad social interna, que es contribuir, en el seno de la empresa, al pleno


desarrollo de sus integrantes, tratando de no vulnerar valores humanos
fundamentales, sino también promoviéndolos.

La empresa, además de ser una célula económica, es una célula social. Está formada por
personas y para personas. Está insertada en la sociedad a la que sirve y no puede
permanecer ajena a ella. La sociedad le proporciona la paz y el orden garantizados por la
ley y el poder público; la fuerza de trabajo y el mercado de consumidores; la educación de
sus obreros, técnicos y directivos; los medios de comunicación y la llamada infraestructura
económica. La empresa recibe mucho de la sociedad y existe entre ambas una
interdependencia inevitable. Por eso no puede decirse que las finalidades económicas de la
empresa estén por encima de sus finalidades sociales. Ambas están también
indisolublemente ligadas entre sí y se debe tratar de alcanzar unas, sin detrimento o
aplazamiento de las otras.

Esto es lo que conocemos como responsabilidad social empresarial, el rol que la empresa
tiene para con la sociedad que va más allá de la mera producción y comercialización de
bienes y servicios, sino que también implica el asumir compromisos con los grupos de
interés para solucionar problemas de la sociedad.

A continuación se muestra una enumeración de los beneficios concretos y tangibles que


significa para la empresa:
• Un incremento de la productividad, ya que el trabajador está a gusto en la empresa y
se le capacita para que lo haga cada vez mejor;
• Mejoramiento de las relaciones con los trabajadores, el gobierno y con las
comunidades a nivel regional y nacional;
• Un mejor manejo en situaciones de riesgo o de crisis, ya que se cuenta con el apoyo
social necesario;
• Sustentabilidad en el tiempo para la empresa y para la sociedad, dado que RS
fortalece el compromiso de los trabajadores, mejora su imagen corporativa y la
reputación de la empresa, entre otros.
• Imagen corporativa y reputación: frecuentemente los consumidores son llevados
hacia marcas y compañías consideradas por tener una buena reputación en áreas
relacionadas con la responsabilidad social empresarial. También importa en su
reputación entre la comunidad empresarial, incrementando así la habilidad de la
empresa para atraer capital y asociados, y también con los empleados dentro de la
empresa.
• Rentabilidad de sus negocios o perfomance financiera: se refiere a la relación entre
prácticas de negocio socialmente responsables y la actuación financiera positiva. Se
ha demostrado que las empresas fieles a sus códigos de ética resultan de una
perfomance de dos a tres veces superior respecto a aquellas que no los consideran,
de esta forma las compañías con prácticas socialmente responsables obtienen tasas
de retorno a sus inversiones muy superiores a las expectativas.
• Reducción de Costos Operativos: Son múltiples las iniciativas que logran reducir
costos a las empresas, principalmente del área ambiental, como los es el reciclaje,
que genera ingresos extras.
• Acceso al Capital: Las compañías que demuestran responsabilidades éticas,
sociales, y medioambientales tienen acceso disponible a capital, que de otro modo
no hubiese sido sencillo obtener.

2. Las funciones de la empresa

Cuando hablamos en este apartado de funciones, nos estamos refiriendo a las actividades o
tareas que pone en funcionamiento la empresa; es decir, pensamos en aquellos trabajos que
colaboran en la transformación de inputs en outputs.

Para que la organización empresarial pueda conseguir sus objetivos, ninguna de las
funciones que se reseñan a continuación puede funcionar por sí sola. La clasificación que
hacemos de las funciones de la empresa sólo se realiza con la intención de mejorar la
comprensión del tema. Es conveniente recordar siempre que todas estas funciones actúan
de forma coordinada (véase el gráfico 1).
Gráfico 1 : Funciones de la empresa

2.1. Función de dirección

La función de dirección es una de las tareas clave. Al hablar de función de dirección, nos
estamos refiriendo al proceso por el cual una o varias personas tratan de lograr los
objetivos que la organización se ha marcado. Quienes se encargan de las tareas directivas
en la empresa podrán disponer de todos los recursos, tanto humanos como técnicos y
financieros, que ésta tenga, con el fin de coordinarlos. Las tareas propias de la dirección son
la planificación, la organización, la coordinación y el control.

2.2. Función productiva

Esta función es conocida también como función técnica. Incluye todo el conjunto de
actividades a través de las cuales la empresa crea los productos o presta los servicios que
son el objeto de su actividad. Las empresas deben ocuparse de la Investigación, el
Desarrollo y la innovación (I+D+i), producir o prestar el servicio inherente a su propia
actividad y realizar los correspondientes controles de calidad necesarios para comprobar
que sus productos o servicios llegan al mercado en óptimas condiciones.

2.3. Función financiera

La función financiera se ocupa de conseguir los recursos financieros necesarios para que la
actividad empresarial pueda desarrollarse. Las actividades financieras en una empresa son
mucho más amplias que la imagen que puede proyectar la definición anterior. Esta función
incluiría tres actividades esenciales: la planificación de los recursos, el asesoramiento
respecto a la iabilidad de las posibles operaciones que se pretendan realizar y la toma de
decisiones respecto al uso de los recursos.

2.4. Gestión de los recursos humanos


La actividad humana es un elemento del que no se puede prescindir en el mundo de la
empresa. Ya hemos visto cómo el trabajo de los seres humanos ha sido considerado
siempre como un factor de producción básico. El interés de las empresas por sus
trabajadores ha ido evolucionando a lo largo de la historia. En la actualidad, numerosas
organizaciones empresariales consideran a sus trabajadores como la base de su éxito, por lo
que en muchas de ellas se han creado los departamentos de Recursos Humanos.

Estos departamentos asumen la gestión del personal encargándose de un conjunto de


actividades, entre las que destacamos las siguientes:

• La selección.
• Contratación.
• La formación del personal.
• Ascensos.
• El trabajo de motivación.

Fig. 1.3. Entrevista de trabajo.

2.5. Función comercial

La función comercial engloba un amplio grupo de actividades, que podemos dividir en dos:

• Las actividades de venta del producto o servicio que se realiza.

• Las actividades de compra de los materiales necesarios para la producción del bien
o servicio en cuestión.

2.6. Función administrativa


La función de administración se encarga de controlar toda la documentación de la empresa.
Es una función importante que también engloba un conjunto amplio de actividades que
suelen desarrollarse dentro del campo de la gestión de documentación y de los trámites
burocráticos.

3. Tipos de Empresa Clasificados Según Diversos Criterios:

Los criterios más habituales para establecer una tipología de las empresas [1], son los
siguientes:

• Según el Sector de Actividad:

o Empresas del Sector Primario: También denominado extractivo, ya que el


elemento básico de la actividad se obtiene directamente de la naturaleza:
agricultura, ganadería, caza, pesca, extracción de áridos, agua, minerales,
petróleo, energía eólica, etc. [1].

o Empresas del Sector Secundario o Industrial: Se refiere a aquellas que


realizan algún proceso de transformación de la materia prima. Abarca
actividades tan diversas como la construcción, la óptica, la maderera, la
textil, etc. [1].

o Empresas del Sector Terciario o de Servicios: Incluye a las empresas cuyo


principal elemento es la capacidad humana para realizar trabajos físicos o
intelectuales. Comprende también una gran variedad de empresas, como las
de transporte, bancos, comercio, seguros, hotelería, asesorías, educación,
restaurantes, etc. [1].

• Según el Tamaño: Existen diferentes criterios que se utilizan para determinar el


tamaño de las empresas, como el número de empleados, el tipo de industria, el
sector de actividad, el valor anual de ventas, etc. Sin embargo, e indistintamente el
criterio que se utilice, las empresas se clasifican según su tamaño en:

o Grandes Empresas: Se caracterizan por manejar capitales y financiamientos


grandes, por lo general tienen instalaciones propias, sus ventas son de varios
millones de dólares, tienen miles de empleados de confianza y
sindicalizados, cuentan con un sistema de administración y operación muy
avanzado y pueden obtener líneas de crédito y préstamos importantes con
instituciones financieras nacionales e internacionales [2].

o Medianas Empresas: En este tipo de empresas intervienen varios cientos de


personas y en algunos casos hasta miles, generalmente tienen sindicato, hay
áreas bien definidas con responsabilidades y funciones, tienen sistemas y
procedimientos automatizados [2].
o Pequeñas Empresas: En términos generales, las pequeñas empresas son
entidades independientes, creadas para ser rentables, que no predominan en
la industria a la que pertenecen, cuya venta anual en valores no excede un
determinado tope y el número de personas que las conforman no excede un
determinado límite [3].

o Microempresas: Por lo general, la empresa y la propiedad son de propiedad


individual, los sistemas de fabricación son prácticamente artesanales, la
maquinaria y el equipo son elementales y reducidos, los asuntos
relacionados con la administración, producción, ventas y finanzas son
elementales y reducidos y el director o propietario puede atenderlos
personalmente [2].

• Según la Propiedad del Capital: Se refiere a si el capital está en poder de los


particulares, de organismos públicos [1] o de ambos. En sentido se clasifican en:

o Empresa Privada: La propiedad del capital está en manos privadas [1].

o Empresa Pública: Es el tipo de empresa en la que el capital le pertenece al


Estado, que puede ser Nacional, Provincial o Municipal [1].

o Empresa Mixta: Es el tipo de empresa en la que la propiedad del capital es


compartida entre el Estado y los particulares [1].

• Según el Ámbito de Actividad: Esta clasificación resulta importante cuando se


quiere analizar las posibles relaciones e interaccionesentre la empresa y su entorno
político, económico o social [1]. En este sentido las empresas se clasifican en:

o Empresas Locales: Aquellas que operan en un pueblo, ciudad o municipio


[1].

o Empresas Provinciales: Aquellas que operan en el ámbito geográfico de una


provincia o estado de un país [1].

o Empresas Regionales: Son aquellas cuyas ventas involucran a varias


provincias o regiones [1].

o Empresas Nacionales: Cuando sus ventas se realizan en prácticamente todo


el territorio de un país o nación [1].

o Empresas Multinacionales: Cuando sus actividades se extienden a varios


países y el destino de sus recursos puede ser cualquier país [1].

• Según el Destino de los Beneficios: Según el destino que la empresa decida otorgar
a los beneficios económicos (excedente entre ingresos y gastos) que obtenga,
pueden categorizarse en dos grupos:

o Empresas con Ánimo de Lucro: Cuyos excedentes pasan a poder de los


propietarios, accionistas, etc... [1].
o Empresas sin Ánimo de Lucro: En este caso los excedentes se vuelcan a la
propia empresa para permitir su desarrollo [1].

• Según la Forma Jurídica: La legislación de cada país regula las formas jurídicas
que pueden adoptar las empresas para el desarrollo de su actividad [1]. La elección
de su forma jurídica condicionará la actividad, las obligaciones, los derechos y las
responsabilidades de la empresa [1]. En ese sentido, las empresas se clasifican —en
términos generales— en:

o Unipersonal: El empresario o propietario, persona con capacidad legal para


ejercer el comercio, responde de forma ilimitada con todo su patrimonio ante
las personas que pudieran verse afectadas por el accionar de la empresa [1].

o Sociedad Colectiva: En este tipo de empresas de propiedad de más de una


persona, los socios responden también de forma ilimitada con su patrimonio,
y existe participación en la dirección o gestión de la empresa [1].

o Cooperativas: No poseen ánimo de lucro y son constituidas para satisfacer


las necesidades o intereses socioeconómicos de los cooperativistas, quienes
también son a la vez trabajadores, y en algunos casos también proveedores y
clientes de la empresa [1].

o Comanditarias: Poseen dos tipos de socios: a) los colectivos con la


característica de la responsabilidad ilimitada, y los comanditarios cuya
responsabilidad se limita a la aportación de capital efectuado [1].

o Sociedad de Responsabilidad Limitada: Los socios propietarios de éstas


empresas tienen la característica de asumir una responsabilidad de carácter
limitada, respondiendo solo por capital o patrimonio que aportan a la
empresa [1].

o Sociedad Anónima: Tienen el carácter de la responsabilidad limitada al


capital que aportan, pero poseen la alternativa de tener las puertas abiertas a
cualquier persona que desee adquirir acciones de la empresa. Por este
camino, estas empresas pueden realizar ampliaciones de capital, dentro de
las normas que las regulan [1].

4. Tipos de Empresa en Economías de Mercado:

Según Samuelson y Nordhaus, en las economías de mercado se produce una amplia


variedad de organizaciones empresariales que van desde las más pequeñas empresas de
propiedad individual hasta las gigantescas sociedades anónimas que dominan la vida
económica en las economías capitalistas [4].
Esta amplia variedad de organizaciones empresariales se divide —en términos generales—
en los siguientes tipos de empresa:

• Empresas de propiedad individual: Por lo general, este tipo de empresa se halla


constituida por el profesional, el artesano o el comerciante que opera por su cuenta
un despacho, un taller o una tienda; sin embargo, en la actualidad también se debe
considerar a los millones de teletrabajadores o emprendedores en internet que han
iniciado y mantienen un negocio en la Red o prestan servicios a través de ella.
La empresa individual tiene un inconveniente, el de no poder extenderse
generalmente más allá de cierto límite, porque depende de una sola persona; si esta
muere, envejece o enferma, la empresa puede desaparecer aún cuando su
continuación pudiera haber sido tan beneficiosa para la comunidad o sus servidores
[5].

• Sociedad colectiva: Dos o más personas cualesquiera pueden unirse y formar una
sociedad colectiva. Cada una acuerda aportar parte del trabajo y del capital,
quedarse con un porcentaje de los beneficios y compartir, desde luego, las pérdidas
o las deudas [4].

La sociedad colectiva se caracteriza por tener socios que responden solidaria e


ilimitadamente por las deudas de la sociedad [5]. Si una persona (un socio) posee un
1 por 100 de ésta y quiebra, entonces deberá pagar el 1 por 100 de la deudas y los
demás socios el 99 por 100. Pero si los demás socios no pueden pagar, esta persona
podría ser obligada a pagarlo todo, incluso aunque eso significara vender sus
apreciadas propiedades para ello [4].
El peligro de la responsabilidad ilimitada y la dificultad de obtener fondos explican
por qué las sociedades colectivas tienden a ser empresas pequeñas y personales,
como las agrícolas y el comercio al por menor. Sencillamente, son demasiado
arriesgadas en la mayoría de las situaciones [4].

• Sociedad anónima: Es una entidad jurídica independiente y, de hecho, es una —


persona— jurídica que puede comprar, vender, pedir créditos, producir bienes y
servicios y firmar contratos. Disfruta además, de responsabilidad limitada, lo que
quiere decir que la inversión y la exposición financiera de cada propietario en ella se
limita estrictamente a una cantidad específica [4].
Este tipo de empresa, se caracteriza por incorporar a muchos socios accionistas
quienes aportan dinero para formar un capital social cuyo monto posibilita realizar
operaciones que serían imposibles para el organizador en forma individual.
Las características de la sociedad anónima son: A) El capital está representado por
acciones. B) Los accionistas o socios que la forman, frente a las obligaciones
contraídas tienen una responsabilidad limitada. C) Son estrictamente sociedades de
capitales; el número de sus accionistas es ilimitado, y esto le permite reunir y
utilizar los capitales de muchas personas. D) Tiene existencia ilimitada, la muerte o
la incapacidad de algunos de sus socios no implica la disolución de la sociedad. E)
La razón social debe ser adecuada al objeto para el cual se ha constituido; no se
designa con el nombre de los socios [5].

5. Bibliografía

1]: Zuani Rafael Elio, Introducción a la Administración de Organizaciones, Segunda


Edición, Ed. Maktub, 2003, Págs. 82 al 86.
[2]: Fleitman , Jack,Negocios Exitosos, Ed. Mc Graw Hill Interamericana Editores, 2000,
Págs. 22 y 23.

[3] Del artículo publicado en la web: La Pequeña Empresa, obtenido el 27 de diciembre del
2007, en: http://www.promonegocios.net/empresa/pequena-empresa.html

[4] Samuelson Paul y Nordhaus William, Economía, Decimoséptima Edición, Ed. Mc


Graw Hill, 2002, Págs. 102 y 103.

[5]: Romero Ricardo, Marketing, Ed. Palmir E.I.R.L., 1997, Págs. 9 al 15.