Está en la página 1de 3

Litros de CO2 vs.

litros de gasolina
La gasolina es una mezcla de hidrocarburos, como también lo son la hulla o carbón
mineral, el petróleo y el gas natural. Los hidrocarburos son sustancias formadas por
cadenas de átomos de carbono e hidrógeno (Fig. 1). En ellos el número de átomos de
carbono varía. Los hidrocarburos gaseosos son los de menos átomos de carbono, los
intermedios se presentan en estado líquido, y los sólidos son los que poseen cadenas muy
largas, como las que se encuentran presentes en el carbón mineral. Podemos considerar
que la gasolina es octano, o sea, tiene ocho átomos de carbono y su fórmula química es
C8H18. (En realidad es una mezcla de hidrocarburos con diferentes números de átomos
de carbono, pero tomamos ocho átomos como promedio). Consideremos una combustión
ideal, es decir, que las cadenas de átomos de carbono se rompen y cada átomo de carbono
pasa a formar una molécula de dióxido de carbono (CO2). Esto es lo que se persigue, lo
ideal, para tener la mayor eficiencia energética. En este caso, la reacción de combustión
de la gasolina (octano) será: C8H18 + 12,5O2g 8CO2 + 9H2O + energía.
Esta expresión nos dice que un mol de octano genera ocho moles de CO2 cuando la
combustión es ideal. Debemos, entonces, determinar cuántos moles hay en un litro de
gasolina (octano).

El peso molecular de C8H18 se calcula a partir de los pesos atómicos del carbono (C) y
del hidrógeno (H), y es igual a 114,23; un mol tiene 114,23 g, por lo que, teniendo en
cuenta que la densidad del octano es de 700 g/L, en un litro habrá 700/114,23 = 6,1
moles.
Si un mol de octano aporta ocho moles de CO2, entonces 6,1 moles darán 48,8 moles de
CO2. Como el CO2 es un gas, según la teoría del gas ideal cada mol ocupa 22,4 L a
temperatura ambiente y presión de una atmósfera; por lo tanto, 48,8 moles de CO2
ocupan 1 093 L.

Fig. 1. Cada átomo de carbono se asocia con oxígeno del aire para dar una molécula de
CO2. La masa del CO2, y por ende su peso, es más de tres veces la del átomo
de carbono. Debido a esto y a que la masa de los dos o tres hidrógenos por átomo
de carbono es relativamente pequeña, si calculamos la masa de CO2 que se produce
con la combustión ideal de cualquier hidrocarburo, se obtiene más de tres veces
la masa original de hidrocarburo. No se ha creado masa, ésta se
incrementa porque se retira oxígeno del aire.

¡Un litro de octano produce más de mil litros de CO2! ¡Y tengamos en cuenta la enorme
cantidad que se consume! Puede argumentarse que la combustión no es ideal, pero en
cualquier caso siempre serían más de cien litros de CO2 por uno de gasolina. Hay que
notar que el oxígeno en la ecuación química anterior proviene de la atmósfera, por lo que
siguiendo los mismos pasos se retiran también cientos de litros de oxígeno de la
atmósfera cuando se combustiona sólo un litro de gasolina.

Además, los átomos de carbono que no forman únicamente CO2, porque la combustión
no es ideal, también forman hollín, monóxido de carbono, benzopireno, peroxiacilnitrato
(PAN), que son contaminantes atmosféricos muy dañinos para la salud de personas,
animales y plantas.

Por otra parte, la ecuación química expuesta nos permite concluir que,
independientemente del largo de la cadena, en la combustión ideal cada átomo de
carbono se asocia con dos de oxígeno del aire para producir una molécula de CO2. La
masa del CO2, y por tanto su peso, es más de tres veces la del átomo de carbono. Debido
a esto y a que la masa de los dos hidrógenos por átomo de carbono (o tres para los dos
carbonos en los extremos) es relativamente muy pequeña, si calculamos la masa de CO2
que se produce con la combustión ideal de cualquier hidrocarburo se obtiene más de tres
veces la masa. Teniendo en cuenta que la combustión no es ideal, podemos inferir que
aproximadamente una masa igual a la de todo el carbón, petróleo y gas que el hombre
extrae de las entrañas de la tierra se va a la atmósfera en forma de CO2.

Por otra parte, no todo el CO2 se queda en la atmósfera porque la biomasa de las plantas,
y en última instancia la de todos los seres vivos, proviene del CO2 atmosférico a través
de la fotosíntesis. Se estima que 50 % del CO2 producido en la combustión va a
incrementar la concentración de CO2 atmosférico. Durante millones de años existió un
equilibrio, un valor prácticamente constante de CO2 atmosférico, que se ha visto
súbitamente alterado a partir de la revolución industrial con el uso de los combustibles
fósiles. La concentración de CO2 atmosférico ha aumentado desde 290 ppm a mediados
del siglo XIX, a 370 ppm a finales del siglo XX. Hoy se consumen, cada año,
aproximadamente 1010 toneladas equivalentes de petróleo (y el consumo se incrementa
de forma exponencial, pero de manera muy desigual entre los países, o sea, no aumenta
suficientemente en los países en desarrollo, a los que ese incremento les resulta
indispensable).
Esto quiere decir que anualmente El CO2 en la atmósfera provoca que la temperatura
estamos enviando a la atmósfera miles media de la superficie de la Tierra aumente. El Sol
de millones de toneladas de CO2 (más calienta la Tierra, pero la temperatura de ésta no sube
de 70 % por los países desarrollados, indefinidamente porque la Tierra también irradia
que tienen menos de 30 % de la energía. Esa energía no es percibida por el ojo porque
población mundial). está en la parte del espectro electromagnético conocido
El futuro de nuestros descendientes como infrarrojo lejano. El CO2 en la atmósfera
puede ser muy difícil debido a la forma absorbe esta radiación, no la deja escapar y la reenvía a
como el hombre utiliza los la Tierra, lo que provoca que se altere el equilibrio y
combustibles fósiles, sobre todo en los aumente la temperatura media de la superficie
países desarrollados. terrestre.

Cuando utilicemos nuestras cocinas, el servicio eléctrico, los medios de transporte, en fin,
cualquier energía o servicio proveniente en última instancia de un combustible fósil,
estemos conscientes también del costo medioambiental, y sobre todo ¡ahorremos!
Recordemos, asimismo, que todas las plantas retiran CO2 del aire y lo convierten en
biomasa mediante la fotosíntesis, por lo tanto, ¡sembremos plantas!
*