Está en la página 1de 14

Cuaderno No.

GUSTAVO PINTO MOSQUEIRA

25 TESIS DEL NACIONALISMO CAMBA

La Nación Camba es una


realidad concreta, fáctica; es
natural; es producto de una
evolución histórica,
económica, social, cultural y
política; vive asentada en un
territorio camba específico:
Santa Cruz, Beni y Pando. El
Nacionalismo camba es la
expresión filosófica,
ideológica, política y práctica
de aquella nacionalidad
camba. (Gustavo Pinto
Mosqueira)

Santa Cruz de la Sierra, diciembre de 2009

Nota: Este otro documento, el Cuaderno No. 2, expone los principios éticos, los
postulados, los desafíos sociales y económicos, la ideología política, la defensa de la

1
cultura y de la nacionalidad camba, entre otros componentes del Nacionalismo camba.
Aún antes de ser publicado en forma física, lo ponemos en circulación por este medio
para su conocimiento. El mismo ha sido elaborado con las observaciones y sugerencias
de algunos profesionales y académicos cambas.

Introducción

Hoy existe una ruptura en la evolución de las ideas del pensamiento camba
(cruceño, beniano y pandino). Lo provocó el Memorándum de 2001 del
Movimiento Autonomista Nación Camba (llamado hoy Movimiento Nación
Camba de Liberación).

Antes de este documento, las ideas políticas en Santa Cruz y el Oriente frente
al Estado boliviano, demandaban integración económica, sino también cultural.
Eso se pidió a inicios del s. XX. Sabemos también que en el último cuarto del
siglo XIX, se exigió la descentralización del poder vía la federalización de
Bolivia. En busca de este objetivo político luchó, incluso militarmente, es decir,
con las armas, Andrés Ibáñez. Esta demanda hizo eco también en el Beni.
Antonio Vaca Díez la expresa en su diario de viaje cuando en 1876 escribe: “No
hay pueblo más dispuesto al gobierno civil [léase gobierno autónomo] que el de
Santa Cruz y el Beni; pueblos que con tantos recursos...no han progresado por
las trabas que les opone el centralismo”.

En los años 40 del s. XX, las autoridades y pensadores cruceños exigieron al


Estado de Bolivia planes de desarrollo económico, así como modernización
urbana. La consecución de estas demandas se logró de alguna manera a través
de la conquista de las regalías petroleras del 11% que por ley del año 1938 se
debía otorgar al departamento de Santa Cruz. Los recursos económicos de esas
regalías que se reconocieron a partir de 1958 hicieron posible que en la
siguiente década se iniciaran las obras públicas en la ciudad de Santa Cruz de
la Sierra.

Ahora bien, todas esas ideas, seguidas de sus acciones y consecuencias, se


movieron dentro del marco ideológico del nacionalismo estatal boliviano, el
mismo que se había elaborado y difundido a partir de la primera década del s.
XX hasta la asunción al poder en 1952 del MNR, que como sabemos, actuó bajo
el paraguas ideológico del “nacionalismo revolucionario”, influenciado,
también, por el nacionalsocialismo alemán.

Ese nacionalismo estatalista altoperuano, elaborado por los pensadores andinos


o collas (tales como Carlos Montenegro, Unzaga de la Vega, Sergio Almaraz y
otros), es el que se propagó por todo el Oriente boliviano, vía MNR, es decir, a
través de su estructura partidista y militantes. Es bajo este marco ideológico
nacionalista altoperuano que los académicos, escritores e historiadores
cruceños (ej., Plácido Molina Mostajo, Humberto Vásquez Machicao, Enrique
Finot y otros como Hernando Sanabria y algunos que aún viven), hablaron de

2
Santa Cruz, o bien como una mera región, pero sin su contenido sociológico
de “pueblo”, o bien, del “pueblo cruceño”, pero como parte del pueblo
boliviano. También defendieron la integración de Santa Cruz o del Oriente
camba al occidente colla boliviano.

Pero esa “integración” la entendieron como integración nacional, vale decir,


se buscaba que el “pueblo camba cruceño” se asimilara (mimetizara) al pueblo
boliviano andino que era visto y presentado como la expresión auténtica, el
prototipo, de la “bolivianidad”. Por tanto, los cambas tenían que asumir la
historia, la cultura, la forma de ver el mundo y la vida de los collas; los cambas
tenían que dejar de ser cambas para “ser altoperuanos”. Es por eso que más de
un cruceño, que sobre todo escribió la historia de Santa Cruz, se afanó, por
ejemplo, por mostrar que la región oriental camba o el pueblo cruceño era un
apéndice más del mundo cultural o del Estado andino colla.

Ahora bien: tampoco podemos acusar a aquellos cruceños de todas las


consecuencias negativas que tuvo ese nacionalismo altoperuano para los
cambas en general. Después de todo, esos pensadores cruceños son hijos de su
época y contexto histórico. Además, antes de los años 50 del s. XX no todas las
ciencias sociales se habían desarrollo hasta adquirir su estatus científico. La
Sociología en América Latina, por ejemplo, aún no había salido de su etapa
ensayística. La Ciencia Política seguía siendo una disciplina más del Derecho. La
Antropología recién estaba formándose como disciplina independiente y
científica. Por tanto, esos pensadores cruceños no contaban con las disciplinas
sociales para ver a Santa Cruz y al pueblo camba cruceño con otros ojos, esto
es, para estudiarlo con otros conceptos y categorías de análisis. Recién en los
años 60 vino a Santa Cruz un etnógrafo norteamericano a estudiar al camba
cruceño. Siendo que más de 100 años antes ya Alcides D’ Orbigny identificó al
pueblo cruceño como un país distinto dentro del Estado de Bolivia. Así, en
1831 escribió:

“Los cruceños, por su lenguaje, sus hábitos y llanuras húmedas que


habitan, se diferencian en todo de los otros habitantes [es de decir
de los habitantes andinos o collas] de la república [de
Bolivia]...Nada iguala el espíritu de hospitalidad que anima a unos y
a otros [campesinos, mestizos y criollos cambas], a tal punto que el
vagabundo que quiere vivir en el ocio es recibido en todas partes
meses enteros y considerado como de la casa. El viajero es recibido
allí con todas las demostraciones posibles de afecto. ...Por eso en
este dichoso país [el autor se refiere al pueblo cruceño habitando
en su territorio], el anciano y el enfermo nunca son una carga y no
tienen necesidad de recurrir a asilos públicos [estatales],
desconocidos en Santa Cruz. El sentido de humanidad suple a
todo”. (D’ Orbigny 1999) [Los corchetes y subrayados son nuestros]

3
Hoy hacer un estudio más objetivo del pueblo camba ya es posible. De ahí que
no sólo la Historia sino también otras disciplinas sociales nos llevan a describir
y explicar al pueblo camba (cruceño, beniano y pandino) como una realidad
que “está ahí”, que está presente y existe. Hay una historia, un ámbito social,
cultural, económico y político que identifica y diferencia al pueblo camba de
cualquier otro pueblo o nación que esté dentro de Bolivia o incluso en
Sudamérica. Quizás el único pueblo o nación semejante a los cambas es el
pueblo paraguayo por los vínculos históricos, étnicos y culturales que se tienen
desde los inicios de la colonia española en América y por la experiencia de las
misiones jesuíticas en Mojos y Chiquitos. Al respecto, es muy ilustrativo leer lo
que dijo de los cruceños en una carta de inicios de los años 40 del siglo XIX el
alemán M. Bach que acompañaba en su viaje por Santa Cruz a Castelneau:

“Teniendo uno en cuenta los que le rodean, uno se puede imaginar


que los cruceños actuales son una mezcla de españoles,
paraguayos, chiquitanos y chiriguanos; la lengua española, la cual
es aquí la única que se habla, contiene muchas palabras locales de
esas naciones [Bach alude a los chiquitanos, guaraníes,
chiriguanos...y por supuesto a los mestizos paraguayos que se
habían venido a vivir a Santa Cruz de la Sierra]. El carácter de los
mismos se compone, por así decirlo, de cuatro caracteres
nacionales, a saber, el español, el del Paraguay, el de Chiquitos y el
de los Chiriguanos...” (Carta publicada en 1842). [El subrayado es
nuestro]

Por esa descripción de Bach, más mestizos los cambas cruceños no podrían ser.
Y como decimos en otros escritos que tenemos y lo demuestra también H.
Sanabria en su libro En busca de ElDorado, fue ese cruceño mestizo quien
pobló con esmero, esfuerzo e inteligencia, lo que hoy llamamos el Oriente
camba (Santa Cruz, Beni y Pando).

Por eso mismo, el pueblo camba en su devenir hoy más que nunca se viene
asumiendo como Nación camba. Los elementos que tiene esta nación (que ya
los hemos descrito y explicado en otros trabajos) son estos:

1) Está asentada en un territorio determinado que tiene su delimitación a


partir de la Gobernación de Mojos o de Santa Cruz creada en 1560. Hoy
mantienen gran parte de ese territorio los departamentos de Santa Cruz,
Beni, Pando y Tarija. Son más de 661.000 kilómetros cuadrados sumando
sólo los territorios de los tres primeros departamentos.
2) Tiene una población que se auto identifica, mayoritariamente, como
mestiza. Así, según una encuesta de auto percepción étnica realizada el
año 2004, en Beni el 55, 52% de su población mayores de 14 años se
considera mestiza, un 26, 42 % blanca y un 15,05 indígena-originaria; en
Santa Cruz, 57, 36% se percibe mestiza, 30,42% blanca y 8,3% indígena-
originaria (Fuente: Urenda 2006: 78). En el caso de Pando, según el

4
Censo de Población y Vivienda de 2001, el 83, 8% se consideraba
mestizo-criollo, y el saldo de su población tiene una identidad indígena-
originaria del lugar o del interior. Por todos los datos que hemos visto y
analizado, la cantidad de la población que se asume como camba
(mestiza, criolla e indígena-originaria) no es menor a 1’ 800.000
habitantes. Y si a esta cantidad le sumamos la gente que, venida del
interior o del exterior por emigración, se ha asimilado libremente a la
cultura camba, esa cifra con seguridad aumentaría. Por eso, urge hacer
nuevos censos departamentales en estos tres departamentos cambas.

Esta población conforma un “pueblo”, porque a lo largo de más de 400


años de historia (1561 hacia delante) desarrolló y mantiene un conjunto
de tradiciones, valores culturales y forma de ser que se manifiestan en
varias costumbres, fiestas que se celebran, juegos, forma particular de
hablar la lengua castellana, en una religión predominantemente cristiana
católica, etc.

A la conformación de este “pueblo camba”, como hemos visto, aportaron


con su sangre, costumbres, lenguas, valores y formas de ser las etnias o
pueblos indígenas como los guaraníes, los chiquitanos y con el tiempo los
movimas, mojeños, reyesanos....todos ellos pertenecientes a lo que
algunos etnógrafos llaman “raza pampeana”. Estos pueblos nativos son
subnacionalidades de la Nación camba. Y ésta no se la explica
cabalmente sin la presencia de los cambas indígenas que hay en Santa
Cruz, Beni y Pando. Por los datos estadísticos precedentes, la población
camba indígena originaria en todo el territorio camba llega alrededor de
un 12%.
3) Tiene una historia propia que está escrita. Se la puede leer, entre otras,
en la obra mencionada del cruceño Hernando Sanabria: En Busca de
ElDorado (1988) y en la más reciente del beniano José Luis Roca:
Sociedad y Economía en el Oriente Boliviano, S. XVI al XX (2001).
4) Tiene aspiraciones políticas de autonomía. Y esto desde 1561, primero
ante la administración colonial española y, después, frente a la República
de Bolivia y sus gobiernos andinos de turno. Los cabildos realizados en
los últimos 4 años demandando autonomía son otras de las expresiones
de dichas aspiraciones.
5) Hay un vínculo psicológico y cultural entre los cambas, así como un
sentimiento fuerte y profundo, de sentirse y querer seguir siendo camba.
Es una especie de simpatía y empatìa entre los cambas. Sobre todo
cuando descubrimos que la palabra “camba” significa hombre (señor o
señora), y tiene su origen etimológico en la lengua guaraní, y es una
palabra que fue registrada por primera vez en forma escrita en una
Relación sobre los Mojos de 1675 que hizo el Hno. jesuita Joseph del
Castillo. Es la palabra más universal y la que mejor contenido sociológico
y antropológico tiene. Por tanto, permite auto identificarse al cruceño,

5
beniano y pandino ante los “otros”. Así, en 1938 el beniano F. Bascopé G.
escribió del Camba:

“...En el Sudeste, en el Oriente y en Noroeste [...] se formó, en una


briosa palpitación de causas mesológicas, un elemento humano de
incomparable valor social: EL CAMBA [...] El Camba es un producto
de su espacio; domina su bravía instintividad una intuición
devastadora, y fue siempre libre como el viento de la planicie [...].
Acostumbrado a vencer, rompió las trabas del mestizaje. Sin luz ni
freno, su desbordante naturaleza abonó durante centurias el campo
de su especie. De este modo, dentro de su constelación étnica, el
Camba tiene un solo valor político y una sola altura social desde el
Sur Guaranítico hasta el Norte Tacana y Mosetén [...] En su primer
periodo fue avasallador y triunfador. Las alboradas contra las
tesoneras empresas extremeñas y vizcaínas retardaron la velocidad
de la campaña conquistadora Europea. Más tarde se transformó.
Cincuenta años antes de la Intendencia de Viedma era el Camba el
auxiliar más enérgico de la civilización. Necesitó doscientos años
para florecer prodigiosamente como una fuerza nueva, con otro
carácter y con otro destino...” (en Revista Moxos, 18-XI-1938).

El etnógrafo norteamericano Heath en los años 50 del s. XX dice del Camba:

“Los Cambas constituyen un grupo de individuos que en forma


deliberada se relacionan entre sí. Para ser camba se necesita haber
sido socializado como miembro de un grupo que ha persistido
durante generaciones; un grupo cuyos miembros comparten
modalidades comunes en el pensamiento, sentimientos, creencias y
modos de comportarse” (2000: 78).

“Las artes y oficios de los Cambas hoy reflejan su herencia


indígena, a pesar de que su modo de vestir es completamente
Española [sic.]. En su arquitectura, alimentos e idioma podemos
ahora discernir elementos tanto de las tradiciones nativas como
Españolas. Sus juegos, fabricaciones caseras, cuentos folklóricos,
farmacopea, y un sinnúmero de otros aspectos de su cultura
igualmente emergen de su ancestro dual. Por consiguiente,
debemos reconocer que los Cambas no son ni indígenas ni
Andaluces pero son un pueblo nuevo que aún se halla en proceso
de formación en cuanto a sus costumbres de vida. Su cultura no es
copia de ningún molde antiguo sino una cultura nueva poseída de
una vitalidad que concuerda con su estado emergente” (Idem). [El
subrayado es nuestro]

6
“Los Cambas forman una nueva constelación en el universo de la
cultura humana. Todo parece indicar que esta constelación se
hallase en ascenso” (Idem).

A esta nacionalidad camba, los otros pueblos o naciones del Estado de Bolivia,
las NN.UU., los organismos internacionales, los otros Estados de América y las
naciones del mundo entero que aún permanecen en estado de dependencia o
dominación por parte de un Estado o de otra nación que se ha vuelto
dominante dentro de un Estado (como el caso de las naciones quechua y
aimara en el Estado boliviano, hoy llamado Estado Plurinacional) no pueden
ignorarla ni desconocerla, menos negarle su derecho de libre
autodeterminación.

Por todo aquello, el nacionalismo camba defiende la Nación camba, esto es:
defiende la historia, el territorio con todos sus recursos naturales, los derechos
humanos, los intereses, la identidad cultural, las aspiraciones políticas de
autonomía y liberación de los cambas como grupo humano o comunidad
distinto a otros.

Asimismo, el nacionalismo camba plantea la posibilidad de que la Nación


Camba se convierta en un Estado binacional confederado o asociado a Bolivia.

Este nacionalismo camba no es igual al regionalismo ni al integracionismo


cruceño del s. XX. Tampoco se reduce a exigir sólo autonomía departamental
dentro del Estado de Bolivia. Por tanto, rompe con aquellas posturas cruceñas
planteadas en el marco del nacionalismo altoperuano boliviano.

Por otra parte, el nacionalismo camba tampoco es igual al Movimiento Nación


Camba de Liberación (MNC-L), aun cuando algunos de los que han aportado a
este nacionalismo sean miembros, simpatizantes o fines a dicho movimiento. El
nacionalismo camba sí es una ideología política a la cual han aportado y están
aportando estudiosos y profesionales de todas las edades, simpatizantes o no
del MNC-L (dicho sea de paso, este movimiento no es un partido político ni una
agrupación ciudadana, menos una fundación); aunque con esta ideología,
tienen la posibilidad, los que lo deseen, de conformar un partido político que
aspire a conquistar el poder político en el Oriente boliviano.

El nacionalismo camba es el nuevo ideario político que los cambas


necesitábamos para continuar luchando por nuestro derecho humano de libre
autodeterminación como Nación frente a un Estado boliviano dirigido hasta
ahora por los collas que ejecutan un colonialismo interno (que es otra forma de
violencia) contra los cambas, vía educación pública, expoliación de los recursos
económicos que nos pertenecen, desprestigio social, político y racial.

El nacionalismo camba es la expresión filosófica e ideológica de la nacionalidad


camba. Y será el ideario con el que actuarán los actores políticos, sociales,

7
económicos, culturales e institucionales cambas que defiendan nuestra Nación
frente a cualquier intento de agresión o de negación de nuestros derechos,
intereses, bienes, identidad cultural, etc.

Este ideario que define el nacionalismo camba recoge el aporte de más de un


libro o trabajo escrito, sobre todo, por estudiosos cambas. Estamos seguros que
también recoge el sentimiento y las aspiraciones de todos los que se asumen
como cambas y como parte de la Nación Camba: realidad histórica, sociológica,
cultural y política que la explicamos en el Cuaderno No. 1.

Entre otros libros o documentos que han contribuido directa o indirectamente,


conscientemente o no, con diversos puntos y aspectos al surgimiento del
nacionalismo camba, se pueden citar estos:

- Sergio Antelo, Los cruceños y su derecho de libre determinación (2003).


- Paula Peña y otros, La permanente construcción de lo cruceño. Un
estudio sobre la identidad en Santa Cruz de la Sierra (2003)
- Gustavo Pinto Mosqueira, La Nación Camba. Fundamentos y Desafíos
(2003).
- Hugo Añez M., Santa Cruz: Una Nación subyugada (2005).
- Gustavo Pinto Mosqueira, Pueblo, Nación y Nacionalismo Camba (2008)
- Carlos Dabdoub Arrien, Iyambae (Sin dueño) (2008)
- Sergio Antelo, “Los cambas: Una Nación sin Estado”,
www.nacioncamba.net (30.06.08)
- Orlando Mercado Chávez, La nación oriental de las llanuras (Una sociedad
cautiva y colonizada en Sudamérica) (2007)

El nacionalismo camba que ahora presentamos de manera resumida en las


páginas siguientes será la “filosofía” que orientará nuestra inclaudicable lucha
por la autonomía plena, la libertad, la existencia y la autodeterminación de
nuestra Nación en la cual hemos nacido y a la cual nos debemos todos: la
Nación Camba.

El autor.

8
25 Tesis del Nacionalismo Camba (Nc)

¿Qué es el Nc?

1ª. El Nacionalismo camba (Nc) defiende la existencia real e histórica de la


Nación Camba, asentada en el territorio cruceño, beniano y pandino, que inicia
su conformación con la entrada y llegada de los españoles desde Asunción del
Paraguay (fundada el 1537) y la fundación en 1561 de Santa Cruz de la Sierra,
cabecera de la Gobernación de Mojos creada en 1560, llamada después
Gobernación de Santa Cruz. Esta Nación Camba, además, tiene una historia
propia que transcurre desde la colonia española en América, continúa hasta
hoy y continuará en el tiempo.

A esos elementos objetivos de la nacionalidad camba, se suman otros más


intangibles, más profundos, que tienen que ver con nuestros valores éticos,
culturales y sociales, y nuestra forma de ser. Los cambas, por ejemplo, nos
caracterizamos, por influencia del medio geográfico y de otros factores, por ser
hospitalarios, pragmáticos, alegres y receptivos a las influencias positivas de
otros pueblos o culturas.

2ª. El Nc, en base a la historia cruceño-mojeña, el mestizaje bio-cultural camba,


a la recuperación de nuestras tradiciones positivas cambas (la música, la
comida...), a la forma económica productiva regional –marcada por lo agro-
ganadero-industrial-forestal, complementada con un modelo comercial
exportador– a la producción literaria, académica, científica e intelectual, etc.,
defiende nuestra identidad mestizo-cultural camba, reconociendo, por tanto, el

9
aporte esencial de los pueblos indígenas de los llanos, chaco, pantanal y
amazonía (guaraníes, chiquitanos, mojeños, itonamas, movimas, etc.), su
integración y pertenencia indisoluble a nuestra nacionalidad histórica-cultural
camba.

El Nc asume que los pueblos indígenas como el Guaraní, Chiquitano, Ayoreo,


Sirionó, Guarayo, Mojeño, Itomama, Reyesano, Araona, Pacahuara, Movima y
otros del territorio camba, son subnacionalidades de la nacionalidad histórico-
cultural camba, porque todos estos pueblos han contribuido con su historia,
lengua, cultura, costumbres y forma de ser....a la historia, cultura e identidad
camba de Santa Cruz, Beni y Pando.

3ª. El Nc define la palabra “camba” según su origen etimológico que proviene


del término guaraní Cuimbae, palabra usada en la expresión de saludo
guaraní: Piama che cuimbae, donde esta última palabra significa “hombre”,
“señor o señora”, amigo de confianza, digno de ser saludado o tratado como
tal. Aunque con el tiempo se tergiversó y mal uso, hoy es el vocablo más
universal para identificarnos como personas portadoras de una historia, una
cultura y una identidad camba, en la cual “el ser camba” está por encima de
cualquier otra identidad particularista o segmentada; el “ser camba” es la
identidad primigenia o primaria que está presente en el imaginario de la Nación
Camba antes que la idea de bolivianidad. La identidad camba, base de la
nacionalidad camba, es histórica, cultural, psicosocial y subjetiva. Por tanto, es
“real” e irrefutable. Yo soy camba porque así me veo, entiendo, siento, vivo,
razono y pienso. Pero esta identidad camba, que particulariza al cruceño,
beniano y pandino, no puede quedarse en el mero particularismo. Porque el
mundo actual nos presenta el desafío de combinar nuestra particularidad con la
universalidad. Saber de otros pueblos, culturas y naciones, de sus leyes,
costumbres, formas de vida...también es importante en este mundo cada vez
más globalizado.

4ª. El Nc encuentra el fundamento de la existencia y presencia de la Nación


Camba en estos tres pilares: la historia camba, la cultura mestiza camba y los
valores cambas inseparable de la idiosincrasia y la forma de ser particular de
los cambas cruceños, benianos y pandinos.

5ª. El Nc rechaza y condena el actual centralismo estatal altoperuano


mantenido desde la fundación de Bolivia como Estado (1825). Porque en
nombre de la “unidad” y de “una sola patria” se han implementado políticas
estatales (leyes, decretos, normas administrativas...) para, sistemáticamente,
destruir, ocultar y no reconocer el pasado y la identidad de los cambas
cruceños, benianos y pandinos como Nación. Directriz que actualmente
continúa y con más perversidad, buscando que los cambas dejemos nuestra
propia identidad y asumamos la de los altoperuanos o andinos.

10
Pero el Nc camba jamás aceptará la continuación de aquel colonialismo estatal
andino, ya que vulnera nuestro derecho como pueblo o Nación Camba a tener,
preservar y continuar con una identidad propia y auténtica, que no es otra que
la identidad camba.

Por eso mismo, el Nc defiende y plantea una educación y escuela que responda
a nuestra identidad cultural camba, es decir, contextualizada a nuestra realidad
histórica, social, económica, cultural y política que nos distingue.

6ª. El Nc no es igual al nacionalismo estatalista andino, o sea, al nacionalismo


altoperuano boliviano difundido e impuesto por el Estado andinocentrista a los
cambas a través de los textos de la historia andina boliviana, de una escuela
“única” y de una educación centralista y uniformizadora, dirigida e
implementada por los gobiernos centralistas de turno para imponernos la
cultura andina, sin respetarnos como nacionalidad histórica camba.

Por eso, el NC rechaza toda política de colonización interna de una cultura o


nación sobre otra dentro de un Estado o de un Estado-nación frente a otra
nación o nación-Estado. Rechaza también toda política nacionalista
asimilacionista, es decir, dirigida a que una nación se asimile a otra a objeto de
que deje su identidad cultural o deje de existir como tal.

Rechaza también toda política nacionalista de eliminación de otra nación dentro


de un Estado o de un Estado-nación ante otro Estado-nación. Nada de esto
puede darse hoy dentro de un Estado como Bolivia, que tiene la presencia, por
ejemplo, de la Nación Camba, hasta cuando sus miembros quieran pertenecer
al actual Estado llamado Bolivia.

7ª. El Nc jamás aceptará que se practique racismo de Estado contra los cambas
mientras la Nación Camba sea parte del actual Estado de Bolivia.

8ª. El Nc defiende también los intereses económicos, sociales, culturales y


políticos de los cambas como Nación frente a cualquier otra Nación dentro de
Bolivia o Estado de América y de otros continentes. El interés y nuestro bien
común está y estará por encima del bien individual del camba o de los otros.

9ª. El Nc siempre defenderá y luchará por la distribución justa y equitativa de


los recursos naturales y económicos que se tengan y generen en el territorio
camba. La discriminación económica y financiera contra los cambas por parte
del actual Estado altoperuano centralista es inaceptable y condenable desde
cualquier ética humana.

10ª. El Nc defenderá y exigirá que el dinero que se recaude por medio de


cualquier tipo de impuesto directo o indirecto dentro del territorio camba se
quede en justicia para financiar el desarrollo y el progreso de la Nación Camba,
es decir, de cada uno de los cambas, sin distinción de su condición social,

11
posición social y categoría social. Porque la solidaridad comienza primero por
casa.

11ª. El Nc proclama el derecho de libre autodeterminación que tiene todo


pueblo o Nación, sea que dicha Nación, como la Nación Camba, forme parte de
un Estado, o bien que esa Nación sea ya un Estado-nación confederado a
Bolivia.

12ª. El Nc es y será solidario con pueblos y otros nacionalismos del mundo


dentro de otros Estados como el nacionalismo catalán, el nacionalismo vasco, el
nacionalismo tibetano, el nacionalismo irlandés, el nacionalismo de
Québec...cuando esos nacionalismo busquen la autodeterminación de las
naciones dentro o por separado de los respectivos Estados donde están.

13ª. El Nc ha estado y estará siempre por encima de los partidos políticos,


agrupaciones ciudadanas, movimientos sociales y políticos que busquen
consolidar y profundizar la autonomía departamental y la nacionalidad camba
frente a cualquier Estado o forma de gobierno que quiera vulnerar nuestros
intereses y derechos humanos fundamentales como Nación.

14ª. El Nc al interior de la misma Nación o Pueblo Camba luchará por la


democracia, la libertad, la justicia, los derechos humanos, la igualdad, el
bienestar material y la solidaridad entre los cambas.

15ª. El Nc opta por las actitudes pacíficas y racionales y no por la violencia


como método de lucha frente a cualquier opresor o agresor a nuestra Nación.
La razón ante todo.

16ª. El Nc defiende que el territorio camba, y sus tierras, son y siempre serán
de y para los cambas. Este territorio, donde está Santa Cruz, Beni y Pando, es
indivisible e inajenable. Nadie puede atribuirse la potestad de negociar a
cualquier otra nación e inclusive al mismo Estado de Bolivia, menos a otro
Estado vecino, un palmo de nuestro territorio camba.

17ª. El Nc defiende la democracia como la mejor forma de gobierno que hasta


ahora ha inventado el hombre a lo lago de la historia de la humanidad, con
ayuda de su racionalidad social y política. Por tanto, rechaza cualquier sistema
político autoritario y totalitario que fomente dictaduras y despotismos
premodernos o ilustrados. Por lo mismo estimula a la toma del poder político en
el Oriente boliviano por parte de los cambas para autogobernarnos en el marco
de las autonomías departamentales que cambiarán la estructura del actual
estado boliviano volviéndolo un estado autonómico.

El Nc apoya e impulsa todas las formas y mecanismos de participación


ciudadana que profundice y perfeccione la democracia directa, participativa y
representativa.

12
18ª. El Nc asume la religión cristiano-católica; por tanto, es respetuoso de la fe
religiosa de los cambas, y es tolerante con otras religiones y ritos religiosos
siempre y cuando no violenten la fe cristiana de los cambas.

19ª. El Nc plantea la lucha por la igualdad económica, como un derecho, entre


los cambas. Asimismo, luchará por la defensa, permanencia y el desarrollo de
las empresas, organizaciones e instituciones cambas, sean estas privadas o
públicas.

20ª. El Nc tiene tres fines esenciales:


20.1. Defender y proteger a la Nación Camba.
20.2. Luchar por la felicidad material, psicológica y espiritual de todos los
cambas que conforman esta nacionalidad.
20.3. Luchar contra el colonialismo interno que nos impone el actual
Estado altoperuano incaico, unitarista y aún centralista, y ante cualquier
otro intento interno y externo de dominación de nuestra Nación. Estos
tres fines son el “alma” y la filosofía esencial del Nc.

21ª. El Nc asume el desarrollo económico y social con ética.

22ª. El Nc defiende el respeto al medio ambiente y el uso racional y sostenible


de sus recursos naturales.

23ª. El nacionalista camba es:


Demócrata. Tolerante. Socialmente solidario. Éticamente responsable.
Consciente de su “ser camba”. Leal a su Nación. Altruista. Valiente. Instruido.
Educado. Comprometido y apasionado con la causa de la nacionalidad camba.
Inclaudicable en su lucha nacionalista.

24ª. El nacionalista camba:


No es Fanático. No es majadero. No es cínico. No es violento. No es traidor a su
gente, a su Nación. No es racista. No discrimina. No se deja usar ni comparar
para ir en contra de los intereses de la Nación Camba.

25ª. ¿Quién es nacionalista camba?


25.1. Todo camba que se asume como tal, es decir, el cruceño (a), el
beniano (a) y el pandino (a) que sea consciente y portador de la identidad
y nacionalidad camba.
25.2. Toda persona que en el marco del respeto, la tolerancia, la buena
voluntad y la sinceridad se integre positivamente a la Nación Camba.
25.3. Todo aquel que asuma este ideario ideológico político para luchar
en defensa y a favor de los cambas.

Santa Cruz de la Sierra, 05 de julio al 30 de noviembre


de 2008. Revisado y corregido el 5 de junio de 2009.

13
Bibliografía citada en este documento

- Urenda D., Juan Carlos, Separando la paga del trigo. Bases para construir las
autonomías departamentales, Santa Cruz de la Sierra, Academia Boliviana de
Estudios Constitucionales /La Razón /El País, 3ª. ed., 2006.
- D’ Orbigny, A., Viajes por tierras cruceñas, Santa Cruz, Centro de
Publicaciones UPSA, 1999.
- Bach, M., “Santa Cruz de la Sierra”, carta del15 de enero de 1842.
- Bascopé G., F., “El camba a la luz de la historia”, en Revista Moxos, 18-XI-
1938.

14