Está en la página 1de 4

Cambios destacables que incluye el proyecto

* No discriminación: si bien la Mandataria había manifestado que hasta


sexto básico se aplicarían los criterios y condiciones de no discriminación y no
selección en los establecimientos educacionales, ahora se planteó que fuera
hasta octavo básico. Así se aseguraría la igualdad de oportunidades para
todos y todas. A su vez, el Estado velará por la igualdad de oportunidades y la
inclusión educativa.

* Consejo: creación del Consejo Nacional de Educación que reemplazará al


antiguo Consejo Superior de Educación, creado durante el régimen militar. El
nuevo consejo representativo (de todos los actores del sistema escolar, con
una clara vocación por escuchar la voz de la sociedad) estará a cargo de definir
el currículo, los estándares de calidad y la evaluación de los distintos sectores
educativos.

En su conformación se privilegiará la excelencia estableciendo altas exigencias


de experiencia y de profesionalismo a sus miembros. Considera la elección de
premios nacionales en distintas disciplinas aplicadas en los campos de la
educación, representantes del sistema, docentes destacados o
administradores. Es parte de una composición nueva, una mezcla de miembros
o académicos de la educación superior con miembros del sistema escolar.

* Sostenedores: sólo podrán ostentar el cargo de sostenedor aquellas


corporaciones municipales o fundaciones sin fines de lucro. Se fijará un plazo
de cuatro años para que las entidades que actualmente tienen reconocimiento
oficial puedan adecuarse a las nuevas exigencias.

* Nuevas exigencias: giro único educacional y los sostenedores deberán


demostrar que están entregando una educación de calidad, junto con rendir
una cuenta detallada (en el caso de los establecimientos subvencionados) del
uso de los fondos públicos.

Qué otras cosas hace esta nueva ley

• Regula el sistema escolar, entregando reglas claras para asegurar un


servicio educativo de calidad para todos los niños, independiente de su
condición social, económica, cultural o territorial. Establece claramente las
condiciones y requisitos para la entrega del servicio educativo.

• Establece derechos y deberes para todos los actores del sistema


educativo y genera condiciones para una participación activa de todos ellos en
el proceso educativo.
• Equilibra el derecho a la libertad de enseñanza y a recibir educación
de calidad. Los padres pueden escoger y acceder sin discriminación al
establecimiento de enseñanza para sus hijos y existe la libertad para abrir,
organizar y mantener establecimientos educacionales.

• Se generarán los mecanismos para contar con sistemas de evaluación de


calidad de la educación de acuerdo a estándares que se definan
nacionalmente. Además se deberán generar los apoyos técnicos y pedagógicos
necesarios para mantener procesos de mejora continua en los establecimientos
educaciones.

• Promueve la transparencia del sistema educativo, exigiendo la


publicación y libre acceso a la información respecto a proyectos educativos,
resultados académicos, evaluaciones docentes y recursos financieros.

Presidenta Bachelet y la validez democrática

La Presidenta Bachelet sostuvo que la reforma era un compromiso con los


sectores educacionales, pero "era además un compromiso con nuestras
profundas convicciones republicanas. En democracia una ley debe su
legitimidad a la soberanía popular y la actual LOCE claramente no cuenta con
esa legitimidad".

"Su origen autoritario (de la LOCE) y su lejanía con las necesidades y


demandas de amplios sectores de la educación reclamaban la necesidad de
reformarla. Este es un primer ajuste con la historia: dotar de validez
democrática a una ley que regula uno de los ámbitos más importantes de la
actividad humana", añadió.

La Mandataria destacó, además, que la nueva Ley General de Educación, junto


con la reforma al sistema binominal que se firmó el pasado 5 de abril,
conforma un "significativo paso en contra de la discriminación".

Con la aprobación de la nueva legislación -sostuvo la Presidenta- se eliminarán


los resabios autoritarios y se "fortalecerá la inclusión social que es uno de los
sellos de mi Gobierno".

"Nunca antes se establecieron en forma tan clara y tan amplia derechos


garantizados en educación. Nunca antes se habló tan claramente de calidad en
la educación, al menos en este nivel tan alto de la legislación", dijo la
Mandataria.

La ministra Provoste y las exigencias del proyecto

Por su parte, la Ministra Yasna Provoste recalcó que esto se inaugura un


nuevo ciclo en el desarrollo educacional chileno. “Esta parte de un
principio: que la educación es un bien público fundamental, a la vez que es un
derecho constitucional de los habitantes de este país. Su centro está en la
formación de las personas, para que puedan crecer en todos los sentidos e
interactuar entre sí. Su acento está puesto en la elevación de la calidad
educacional para todos”.

La Ministra Provoste explicó además que el texto que ahora será sometido a
discusión por el Congreso Nacional “fija un nuevo rayado de cancha, más
transparente, exigente y equitativo que vele por la calidad de los aprendizajes
de todos los niños, niñas y jóvenes del país”.

Asimismo, Provoste señaló que con este proyecto de ley se elevarán las
exigencias para ser sostenedor. “Sólo podrán ser sostenedores aquellas
corporaciones municipales o fundaciones sin fines de lucro, situación similar a
la que actualmente ocurre con la educación superior y que hace compatible la
participación de entes privados en la entrega del servicio educativo. Se
establecerá un plazo de cuatro años para que las entidades que actualmente
tienen reconocimiento oficial puedan adecuarse a las nuevas exigencias”,
manifestó la Secretaria de Estado.

Principales diferencias con el antiguo cuerpo legal, según el Ministerio de


Educación:

• La antigua LOCE carece de legitimidad democrática en su origen y objetivos.


La nueva ley recoge los avances y aspiraciones democráticas de un Chile
moderno e inclusivo.
• La LOCE fue pensada en función del problema del acceso a las escuelas. La
nueva ley responde a los actuales desafíos de lograr más calidad para todos.
• La nueva ley se hace cargo de un mundo en trasformación acelerada:
sociedad del conocimiento, globalización, nuevas tecnologías. La LOCE lo
ignora.
• La LOCE se quedaba a medio camino en el rol del Estado y la necesidad de
regulación pública. La nueva Ley, sin afectar la garantía de la libertad de
enseñanza, fortalece el rol fiscalizador del Estado, basándose en políticas e
instrumentos claros y transparentes propios del siglo XXI.
• La LOCE es una ley pragmática y parca en principios y valores. La nueva ley
tiene densidad cultural y valórica, al consagrar principios, valores y objetivos
ricos en sentidos.
• La LOCE de 1990 era simplista al tener como referente sólo los tres grandes
niveles de educación: básica, media y superior. La nueva ley supone un
sistema educativo más complejo y a la vez más flexible. Hace justicia a la
educación parvularia como nivel, a las modalidades de educación de adultos y
especial, a las formaciones diferenciadas humanístico-científica, técnico-
profesional y artística.
• La LOCE era miope respecto a la diversidad. La nueva Ley la reconoce y la
atiende.
• La ley de 1990 era una normativa relativa a la enseñanza. La nueva ley
recupera el concepto más integral de educación.

Principios en que se funda la nueva ley


• Universalidad y educación permanente. La
educación debe estar al alcance de todas las personas
a lo largo de toda la vida.
• Calidad de la educación. La educación debe
propender a que todos los alumnos, independiente
de sus condiciones y circunstancias, alcancen los
estándares de aprendizaje que se definan de acuerdo
a la ley.
• Equidad del sistema de enseñanza. El sistema
propenderá a la integración e inclusión de todos los
sectores de la sociedad, estableciendo medidas de
discriminación positiva para aquellos colectivos o
personas que requieran de protección especial.
• Participación. Los miembros de la comunidad
educativa tienen derecho a ser considerados en el
proceso educativo y en la toma de decisiones.
• Responsabilidad. Todos los actores del proceso
educativo deben ser evaluados y rendir cuenta
pública respecto de sus logros educativos.
• Articulación del sistema educativo. Las personas
pueden entrar o salir de él, o cambiarse de
modalidad, progresando en el sistema.
• Transparencia de la información del conjunto del
sistema educativo, incluyendo el de los resultados
académicos.
• Flexibilidad. El sistema debe permitir la adecuación
del proceso a la diversidad de realidades y proyectos
educativos institucionales