Está en la página 1de 2

El Cacicazgo de Guatavita

6 años dentro de una cueva, no dejaba de pensar en todo el tiempo en el que


estuve ahí, no hacía mucho, y el tiempo que perdí lo ganó el que fuera elegido
como el sucesor de cacicazgo de guatavita. el futuro heredero no podía hacer lo
que quisiera, tenía sus limitaciones, como en la comida, por ejemplo, no podía
comer ají ni tampoco sal, en cuanto a algunas otras restricciones no tenía derecho
a estar con una mujer ni ver la luz del día, es de los peores castigos, pues los
deseos de un hombre son muy grandes, casi que incontrolables, llevando así a
posibles problemas psicológicos.

No podía creer el mandato que se aproximaba en la tribu, no era descendiente de


ningún puesto mayor en la jerarquía o eso era lo que yo pensaba, resulta que el
actual jefe de la región sería cedido por Juan, su sobrino. En ese entonces se
tenía como costumbre heredar al hijo de la hermana que se encuentre en el
mandato, hablando de costumbres había una en especial muy peculiar, lo
llamaban el ayuno de la mujer el sobrino del cacique sabía que si era posicionado
al mandato del cacicazgo, tenía la libertad y el poder de estar con cuanta mujer
quisiera y no solo eso era tanto el poder que un indio no puede mover un dedo sin
la autorización de él, analizando bien a Juan considero que no es un buen líder,
puede que sea muy agresivo en la guerra y las estrategias sean muy buenas, pero
todos nosotros teníamos la confianza en que iba a ser más humano y comprensivo
que su tío, el anterior líder, pero ser un buen mandatario debe de tener un
excelente conocimiento y bastante experiencia, que claramente Juan no tenía y no
iba a tener en un largo tiempo.

Al igual que yo, Juan estuvo un largo tiempo dentro de la cueva desarrollando de
cierta manera un alto nivel de madurez y tranquilidad la conexión con la naturaleza
y la soledad le estaba ayudando más que con la sociedad y el mundo en común.
La ceremonia continua el cacicazgo y señorío, ahora se hacen cargo del sucesor,
el lugar donde se realiza la ceremonia es nada más y nada menos que en el gran
lago de Guatavita donde se construyó una balsa gigante que estaba compuesta
por una gran cantidad de monque para quemar, para cuando el sol saliera no se
podía dejar ver, así que construyeron un barco inflamable para que cuando salga
el sol el humo negro tape toda la luz que quiera entrar.

Y así fue que el nuevo señor de guatavita desnudo y cubierto de oro molido y en
polvo iba sobre la balsa, acompañada de oro y muchísimas joyas de todos los
tamaños, estilos y colores que serán ofrecidas al dios que habitaba bajo la laguna,
eran cuatro caciques, vestidos en trajes de oro y plumas acompañando a Juan
hasta el centro de la laguna para hacer entrega de la grandiosa ofrenda.

También podría gustarte