ECR Nº 18. Publicación de la Liga de la Revolución Socialista - LRS Costa Rica - Abril 2011.

Precio ¢250

REVOLUCIONARIA

• Una situación llena de contradicciones.
Pág. 2

Wikileaks y la injerencia del imperialismo yanqui en CR

• Declaración de la FT-CI: Alto al bombardeo imperialista sobre Libia- Pág. 11 •Reino Unido: Multitudinaria marcha contra los ajustes - Pág. 12 • Obama’s Tour 2011: Una agenda imperialista con muchas pretensiones y pocas ofertas - Pág. 14 • Cuba: Raúl Castro, ajustando el ajuste
Pág. 16

• Acerca de la Reforma Fiscal : ¿Qué se esconde tras el déficit y la política fiscal del gobierno? - Pág. 3 • A propósito de los cables de Wikileaks: Basta de injerencia yanki en Costa Rica y toda Latinoamerica - Pág. 5 • Los Progres en la dirección de la FEUCR - Pág. 7 • El papel de los cuerpos represivos en la “lucha contra el narcotráfico” - Pág. 9 • Una orientación que comienza a cristalizar en programa - Pág. 10

Liga de La RevoLución SociaLiSta

En Clave Revolucionaria

Abril 201 1

que se presente un desastre natural Amenos proporciones, o que se al estilo árabe oenpolítico de desarrolle la complicada posibilidad de una insurrección Costa

Rica, el próximo mes de mayo inicia el segundo año de gobierno de Laura Chinchilla; la primera mujer presidenta del país que asumió con la misión de darle continuidad a la política de Óscar Arias y los gobiernos neoliberales del PLN y el PUSC de las últimas décadas. Aunque su victoria electoral fue aplastante y heredó un elevado nivel de estabilidad política, algunos contratiempos se han suscitado en el transcurso de su mandato, y van desde un fallido intento de aumento salarial para los Diputados y grandes presiones alrededor de la construcción de la autopista San José- Caldera, hasta los intentos por imponer la minería a cielo abierto en Crucitas; que no fue posible establecer por el repudio de la opinión pública a nivel nacional que rechazaba el desastre ambiental que podía significar la actividad minera. Aún tomando en cuenta el hecho capital de que Chinchilla es la doble heredera de la estabilidad transferida por Óscar Arias en lo inmediato, y de la hegemonía del PLN sobre el conjunto del régimen en los últimos sesenta años; no está exenta de los choques con otras fracciones burguesas de turno (como el PAC o el PUSC) o de los cuestionamientos por parte de la opinión pública sobre su mandato. Tampoco, está a salvo de las pugnas de poder dentro de su propio partido Liberación Nacional, donde se ha reanimado la lucha entre la fracción arista que le da sostén en medio de idas y venidas, y la figuerista, que apuesta a subirse a la dirección del Partido en su próxima Convención Nacional, donde podría definirse el futuro de sus precandidatos para las todavía muy lejanas elecciones de 2014: por un lado Rodrigo Arias, hermano de Óscar y dirigente del entramado cantonal que sostiene la maquinaria de votos del PLN; y José María Figueres Olsen, hijo del caudillo nacionalista fundador de la II República y del propio Partido, José Figueres Ferrer. Aunados a la creciente injerencia del imperialismo norteamericano sobre Latinoamérica y Centroamérica para recuperar el terreno que sienten disputado frente a alineamientos de países semicoloniales en la región; los anteriores elementos parecen servir para explicar por qué Chinchilla llegó a fabricar un conflicto artificial (inicialmente defensivo) con Daniel Ortega, creando en Nicaragua el enemigo común “de todos los costarricenses” y por consecuencia de todos los partidos, en una evidente campaña por la “unidad nacional” que posiblemente ha tenido como fin cerrar filas alrededor de su programa represivo y proimperialista de gobierno; aprovechando el respaldo de los intereses geopolítcos estadounidenses. Los lados filosos del programa de gobierno, a riesgo de caer en una esquematización, presentan por un lado la necesidad de una mayor incursión del imperialismo norteamericano por

medio de sus tropas bajo el argumento de la lucha contra el narcotráfico; hasta un fortalecimiento vigoroso de la policía y la imposición de nuevos impuestos a nivel nacional. En resumen, mientras los negociazos multimillonarios se desarrollan en las altas esferas gubernamentales alrededor de concesiones de obra pública y autopistas fallidas; Chinchilla y su equipo hacen todos los esfuerzos posibles para introducir al Ejército de los Estados Unidos en las costas nacionales, por convertir a la policía en la institución suprema (al calor de la defensa de la “soberanía” nacional) e imponer nuevos impuestos a los trabajadores y la clase media nacional. De manera sorpresiva la propia Defensora de los Habitantes y dirigente del PLN, Ofelia Taitelbaum, ha salido recientemente a criticar el plan de Reforma Fiscal, señalando que descargará una importante parte de la pesada situación económica actual sobre los hombros de las clases medias; y esta crítica se suma a las que la oposición burguesa del PUSC o el PAC ha hecho desde el Congreso al plan de crear o aumentar impuestos, atentando con reducir el margen de maniobra del gobierno de Chinchilla. Lo peor del caso para el personal que administra el Estado es que el pasado 10 de marzo quedó reflejada una incipiente pero importante disposición a la lucha por parte de un sector de trabajadores públicos, que salieron a denunciar no solo el miserable aumento salarial de 2.5% para los asalariados del sector público; sino a repudiar la imposición de nuevos impuestos mientras en las altas esferas del gobierno se hacen gastos exorbitantes. La Reforma Fiscal viene actuando como catalizador de fricciones en las alturas burguesas y como caldo de cultivo para el inicio de un nuevo ciclo de movilizaciones desde el campo obrero y popular. Lo anterior hace necesario el más amplio frente único de las organizaciones de trabajadores para coordinar e impulsar la movilización, lo que puede pasar con sus limitantes por fortalecer el Frente Unitario de Lucha impulsado por APSE; así como redoblar los esfuerzos por reunir bajo un programa y una estrategia revolucionaria a los más avanzados trabajadores e intelectuales, para poder influir decisivamente en los futuros alzamientos que puedan darse en la lucha de clases. Los escenarios para la burguesía son complicados, por un lado porque no aprobar la Reforma Fiscal los obligaría a pasar a la ofensiva contra los trabajadores y sectores populares vía recortes y ataques más violentos, más o menos en el sentido de los gobiernos europeos; y por otro porque un reanimamiento de la crisis económica internacional dentro de Costa Rica atentaría contra la relativa estabilidad de la que aún se beneficia el gobierno de Laura Chinchilla. Los dos escenarios planteados en principio están abiertos: habrá que ver el curso que toma la crisis de la economía capitalista internacional y la propia lucha de clases.

Podés visitarnos en: www.lrscostarica.blogspot.com y escribirnos a nuestro correo: lrscostarica@gmail.com

La LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica integra la Fracción Trotskista-Cuarta Internacional, junto con el PTS (Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil, PTR-CcC (Partido de Trabajadores Revolucionarios) de Chile, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contracorriente) de México, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LTS (Liga de Trabajadores por el Socialismo) de Venezuela; y en Europa Clase Contra Clase del Estado Español, la IK (Internationaler Klassenkampf) de Alemania y Militantes de la FT en la Plataforma 4 Revolucionaria, del NPA de Francia.

www.ft-ci.org

En Clave Revolucionaria

Abril 201 1

NACIONALES
En medio de la profundización de la crisis capitalista mundial en los últimos meses, la CEPAL publicó en diciembre pasado un informe donde señalaba a Costa Rica como el país con el déficit fiscal más alto de toda América Latina1. Según los datos publicados, el déficit del 2010 cerró en 5.36% del PIB, equivalente a ¢994 mil millones. Esta ha sido la base sobre la que el gobierno ha dado un nuevo impulso al proyecto de Reforma Fiscal que ya se venía intentando introducir desde la administración de Arias, y en el que entre otras cosas se contempla un posible aumento del IVA del 13% hasta 15% (que recae sobre el precio de cada producto o servicio adquirido), así como la reducción de productos y alimentos incluidos en la canasta básica (exentos); lo anterior al lado de medidas como el recorte de gasto público en ¢40,000 millones. Esto último le ha permitido a Chinchilla retomar con fuerza el tema del empleo público, reforzando el argumento de que esta es la principal causa del incremento en el déficit; lo que anuncia desde ya nuevos ataques a los trabajadores del sector público y la muy posible reaparición en escena de la Ley de Empleo Público. Si bien la dependiente economía costarricense como era de esperarse ha sufrido los estragos de la crisis capitalista (en parte mediante un fuerte impacto en los fondos estatales), lo cierto es que ni este ni el resto de argumentos expuestos desde la administración de Chinchilla pueden sustentar lo que podría catalogarse como uno de los mayores ataques a los trabajadores y sectores empobrecidos en años, como se intentará mostrar en las siguientes líneas.

Impuestos para los trabajadores. Subsidios y exenciones a los patrones
Sin dejar de lado la cotidiana y millonaria evasión de impuestos vía mecanismos legales y contables por parte del empresariado; resulta interesante analizar el impacto de los beneficios y subsidios que ha recibido la patronal (nacional y transnacional) mediante fondos públicos. Para empezar, en el caso de las zonas francas -donde día a día son explotados miles de trabajadores en industrias manufactureras y de servicios -, las compañías instaladas no sólo se subsidian con los precios ridículos que pagan por servicios clave como electricidad, telecomunicaciones o agua; sino que al estar en dicho régimen, se encuentran exentas de pago del impuesto sobre la renta2. Sólo durante el año 2009 y 2010 este régimen generó en exportaciones $4,701 y $4,078 millones respectivamente3; si por ejemplo la suma de estos dos años hubiera estado sujeta a la tasa habitual del 30% (igual baja y eludida por distintos medios por el resto de la patronal) lo recaudado hubiese ascendido a un monto de $2,633 millones, que convertido a colones, sobrepasaría por sí mismo el monto del déficit. De esta “evasión legal” no dicen nada el FA ni tampoco agrupaciones como el PAC o el PUSC, pues en todo momento han cerrado filas a favor del régimen de zonas francas y los beneficios de las transnacionales. Por su parte los empresarios locales no han parado de recibir por una u otra vía subsidios e inyecciones con fondos públicos,

en mayor proporción con el impacto de la crisis capitalista. Una buena muestra, fue la inyección de $117.5 millones del superávit fiscal a los bancos estatales en el 2008 para dar créditos a tasas ridículas a los empresarios del sector privado (con el respaldo de todas las fracciones del congreso). Más recientemente, el caso de Coopemontecillos ilustró nuevamente el verdadero destino de los fondos públicos, cuando recibió de parte del gobierno una inyección por ¢1,300 millones el pasado diciembre4. Por último, las exenciones de impuesto no han faltado para los empresarios tal como demuestran los datos publicados por El Financiero, donde puede observarse que las exenciones fiscales para el sector privado durante el año 2009 y los primeros 9 meses del año 2010 totalizan más de ¢80 mil millones5.

Miles de trabajadores estatales marcharon en la jornada del pasado 10 de marzo, en la que uno de los ejes centrales fue la lucha contra la Reforma Fiscal

La reforma fiscal al servicio de los planes represivos del gobierno
Bajo la consigna de la lucha contra el narcotráfico y la “defensa de la soberanía nacional” Chinchilla ha procurado profundizar su programa de militarización y fortalecimiento del aparato represivo, para lo que requiere destinar una creciente cantidad de recursos. En este sentido vale la pena poner atención en las recientes declaraciones de Chinchilla, donde alude a la necesidad de crear un “impuesto a la defensa”, como fuente de financiamiento a la policía fronteriza recién creada a partir del conflicto con Nicaragua. El canciller René Castro ha precisado este tema diciendo que “es hora de armar un cuerpo de seguridad con entrenamiento especializado como el de Panamá, quizá parecido a los Carabineros de Chile” para lo que hay que “invertir seriamente; lo que implica recursos extrasustanciales”6. Estos recursos para financiar los objetivos de militarización planteados por Chinchilla, no sólo serían equivalentes o incluso superiores a lo destinado para educación, sino que además están sustentados en lo que percibiría el gobierno mediante la reforma fiscal, o sea con fondos públicos. Los planes citados se complementan con las obras iniciadas

www.lrscostarica.blogspot.com

En Clave Revolucionaria
en la zona norte por más de ¢1,000 millones, y que según Tijerino, tendrán carácter “permanente” como son los helipuertos, mecanismos de defensa antiaérea, sistemas de acceso en ríos de la zona norte7, y la dotación de defensas antiaéreas y marítimas al campo de entrenamiento militar de la policía en Isla Murciélago por tener “una importancia estratégica enorme” 8. En medio de todo esto, lo que no se dice es que mientras el narcotráfico, la prostitución, los asesinatos y robos se han incrementado en los últimos años, y han salido a la luz tan sólo algunos de los muchos casos donde se demuestra la profunda relación de la policía con estos delitos; el gobierno solo para el año 2009 y 2010 giró un total de ¢101 mil y ¢134 mil millones respectivamente9. Para el 2011, ya está anunciada la continuidad de esta tendencia, como ilustra el hecho de que el Ministerio de Seguridad Pública no estará sujeto a las restricciones de creación de plazas en el sector público. Toda la aparición mediática (en eventos masivos, noticieros, periódicos, etc) de entes represivos como la Fuerza Pública y el OIJ buscan legitimar este brutal despilfarro, y la “oposición” en el congreso preocupada por la “seguridad ciudadana” y “la lucha contra el narcotráfico”, se concentra más bien en dar el apoyo que el gobierno solicita. objetivo de asegurar la estabilidad que actualmente les permite el bajo nivel de movilizaciones producto de la tendencia al estancamiento posterior al 2007. Los empresarios además, lo necesitan como garantía para mantener sus negocios, subsidios y beneficios costeados por el aparato del estado y sus instituciones, y lo apoyan siempre y cuando no afecte las ganancias de sus respectivos sectores. Ante la oposición al proyecto en la asamblea legislativa ya el gobierno viene realizando algunos ajustes que por supuesto no alteran la profundidad del ataque, además de “escuchar” los planteamientos de las otras fracciones burguesas como la de Fishman de utilizar superávit de empresas estatales. Aún así, por lo menos en el ámbito legislativo Chinchilla no debe preocuparse, y sólo tendrá que colocar los parches necesarios a su plan para alcanzar el “diálogo” necesario. La disposición a colaborar con el gobierno ya la han mostrado desde el PAC hasta el Frente Amplio, como dejó ver José Ma. Villalta en la jornada del jueves 10 donde dijo que “no estamos en contra de que se cobren impuestos, pero que se cobren, en primer lugar a los más ricos”. La realidad es que los recortes incluso se han venido implementando meses atrás como muestra la reducción de presupuesto para las universidades, aprobada el año anterior y que regirá por los 5 años siguientes. No hace falta tener un presupuesto detallado para saber que los ¢40,000 millones que se esperar recortar se concentrarán en ataques a salud y educación, entre otros gastos sociales; lo que combinado con el aumento de impuestos solo traerá empeoramiento en la calidad de vida de la clase trabajadora costarricense. Por eso sería sumamente positivo avanzar en la posibilidad de abrir y ampliar un espacio como el FUL, con el objetivo central de tirar abajo la reforma fiscal y toda la serie de ataques que incluye a las condiciones de vida; fomentando además la participación y organización de estudiantes universitarios y de secundaria. La jornada del 10 de marzo fue sin duda un primer paso en ese sentido, sin embargo es clave impulsar a la lucha al grueso de los trabajadores y trabajadoras del sector privado que constituyen la mayor parte de la fuerza de trabajo del país; planteando no solo reivindicaciones del sector público sino explicando las nefastas consecuencias de los planes gubernamentales y rompiendo así en los hechos con el discurso de la “unión nacional” que se tejió con base en la xenofobia y

Abril 201 1
el conflicto con Nicaragua, lo que internamente el gobierno buscará seguir explotando para avanzar con su política. No basta con plantear la “fiscalización” y “controlar” la evasión del empresariado como lo plantean las distintas fracciones burguesas o pro burguesas de la Asamblea Legislativa. Tampoco se trata de auxiliar al gobierno en su intento de ocultar lo que décadas de derroche han provocado. En un momento como este donde se habla de déficit para justificar los ataques, es fundamental exigir la publicación de los libros contables de las distintas empresas en el país para que sea visible la creciente acumulación de millonarias ganancias, beneficios y subsidios de los patrones, mientras se intenta paliar el déficit con medidas sobre los trabajadores; lo cual plantea luchar también por el establecimiento de impuestos progresivos al conjunto del empresariado. La magnitud de esta arremetida del gobierno y los empresarios plantea sacar lecciones de las luchas que los trabajadores de países como Francia, Inglaterra, Grecia y Portugal han protagonizado, comenzando por seguir su ejemplo como única garantía para evitar que avance sobre los trabajadores y el pueblo pobre la miseria y las crecientes penurias que genera el capitalismo a nivel mundial.
1

Construir un gran Frente Único Obrero para tirar abajo los planes del Gobierno
Durante los últimos meses APSE ha venido impulsando el Frente Unitario de Lucha; una instancia donde participan varias organizaciones sindicales y populares, como la CGT, pero que no son comparables – aparte de APSE- al grueso de sectores organizados en el sector público a partir de los cuáles está planteado iniciar y extender la pelea, como por ejemplo los trabajadores organizados en ANDE y SEC (en educación) o en los sindicatos del ICE; fomentar la participación de representantes de base de estos sectores podría convertir al FUL concretamente en una base a partir de la cual constituir un gran Frente Único Obrero. Para esto, es clave luchar para que dentro de este espacio se sostenga una orientación política independiente e irreconciliable respecto al gobierno, su partido oficial o cualquier otra variante pro empresarial y colaboracionista. Tanto Chinchilla como el conjunto del empresariado han definido como prioritario todo lo relacionado a la política fiscal para este 2011, con el

Balance Preliminar de las economías de América Latina y el Caribe, CEPAL. Diciembre 2010 Durante los primeros 8 años de funcionamiento, las empresas en Zonas Francas están exentas de impuesto sobre la Renta y cada vez que al término de dicho plazo se realiza una reinversión “significante” por parte de la compañía en cuestión, es extendido el beneficio con lo que se vuelve permanente. De igual forma las importaciones, exportaciones, entre otros rubros son exentos de forma indefinida. Ver “Régimen de Zona Franca en Costa Rica”, CINDE, Julio 2010.

2

3

Datos publicados por la Promotora de Comercio Exterior, Procomer. La Nación, 22 de diciembre de 2010. El Financiero, Edición 802. La Nación, 13 de enero de 2011. “La Nación, 08 de enero de 2011. “La Nación, 10 de enero de 2011.

4 5 6 7 8 9

Informe de Evaluación anual, ejercicio económico 2009 e Informe de seguimiento de la Gestión Presupuestaria, I Semestre 2010 del Ministerio de Seguridad Pública elaborados por el Ministerio de Hacienda.

www.ft-ci.org

En Clave Revolucionaria
10 de marzo: miles de trabajadores públicos se movilizan contra la Reforma Fiscal y en exigencia de aumento salarial

Abril 201 1

El pasado 10 de marzo alrededor de 20 mil trabajadores del sector público se movilizaron en San José durante una jornada cuyos principales motores fueron la lucha contra la reforma fiscal y el repudio al mediocre 2.5% de aumento salarial decretado por el gobierno para los trabajadores estatales. En la marcha participaron principalmente trabajadores y trabajadoras del sector docente organizados en ANDE, APSE y el SEC, así como también del sector salud, de la energía y las telecomunicaciones, entre otros. La nutrida asistencia a la marcha del 10/ 3 es una muestra todavía incipiente de la tendencia a la recomposición en la actividad del movimiento masas, potenciada inicialmente por las medidas aplicadas por el gobierno mediante las restricciones salariales y el empeoramiento de las condiciones laborales en el sector público, que desde ya parecen agudizarse y agravarse con la posibilidad de despidos, eliminación de plazas vacantes y la supresión de distintos derechos laborales. Desde la LRS creemos necesario impulsar el más amplio frente único entre las organizaciones obreras y populares, en el marco de la más absoluta independencia política del gobierno, la oposición burguesa y las distintas variantes de la burocracia sindical que como Albino Vargas, apuestan a que el movimiento se mantenga pasivo y demostrativo para favorecer su “diálogo” con el gobierno de Chinchilla. Lo anterior, creemos que puede pasar por fortalecer espacios como el Frente Unitario de Lucha que impulsa APSE, potenciando la participación democrática de trabajadores de otras organizaciones gremiales como ANDE, SEC o el ICE , con la perspectiva también de lograr una alianza entre los trabajadores estatales con el grueso de asalariados del sector privado por medio de demandas comunes (como la lucha contra la reforma fiscal y el empeoramiento de las condiciones de vida) así como otras tendientes a mejorar sus condiciones laborales cotidianas evitando los despidos, enfrentando el congelamiento de aumentos salariales y los contratos de precarización y tercerización laboral. Esto sin duda sería un enorme motor para tirar abajo de forma contundente los planes del gobierno y el empresariado.

Como suele suceder cuando hay fugas de información “confidencial”, “clasificada” o “secreta”, no se puede esperar que esta permanezca por siempre desconocida para el conjunto de la opinión pública; especialmente cuando esa información hace referencia a situaciones en donde se vieron involucrados muchos actores, como fue por ejemplo el gran drama de la lucha contra el TLC, un drama que dividió especialmente durante el año 2007 a la mayor parte de la sociedad costarricense en dos bandos, unos a favor y otros en contra del convenio comercial con los Estados Unidos. Es que después de que fueran publicados en Wikileaks cientos de miles de documentos del Departamento de Estado de los Estados Unidos con información secreta de sus Embajadas alrededor del mundo -que dejaron al desnudo la hipocresía de la política imperialista- por fin el diario La Nación se ha dignado a “destapar la olla” publicando un artículo que señala que “la Embajada de EE.UU. dio entrenamiento a la policía durante las marchas contra el TLC”, además de “asesoramiento” y “financiamiento”; esto en el marco de un asesoramiento constante recibido por el gobierno de Óscar Arias desde la Embajada de Pavas (que involucró también ciertos roces que no se pueden negar).

se tensionaba alrededor de una postura, y parecían agotarse las posibilidades, por lo menos en los primeros meses de ese año, de definir pacíficamente su aprobación ante la parálisis del propio Congreso, donde finalmente había llegado el texto negociado con EE.UU. ante la imposibilidad de ser ratificado por Abel Pacheco y Óscar Arias (incluso fue necesaria la participación de personajes “notables”, que como el astronauta Franklin Chang, llegaron casi desde el espacio para intentar apagar las tensiones generadas por el “tratado” emitiendo su opinión). Tanta fue la tensión acumulada durante

Oscar Arias fue una pieza clave para profundizar la injerencia norteamericana en Costa Rica al agilizar la aprobación del TLC y estrechar lazos en materia represiva.

La injerencia del imperialismo yanqui en escalada
Aunque no sorprende la información publicada por el diario La Nación, debido a que es ampliamente conocida la injerencia del imperialismo norteamericano sobre Centroamérica y Latinoamérica de conjunto; lo que no se puede negar es que semejante nota demuestra para un segmento mayor de la población la política agresiva del gobierno de los Estados Unidos en los asuntos de Costa Rica durante el 2007, en una coyuntura de alta movilización que podía complicar la avanzada imperialista en la región centroamericana por medio del TLC. Desde un ángulo medianamente histórico hay que recordar que en el 2007 alcanzaba su apogeo la lucha contra el tratado: no solo dos presidentes no pudieron aprobarlo vía Decreto como los anteriores TLC (con México o Chile por ejemplo), sino que toda la sociedad

unos cuatro años de propaganda, organización y movilizaciones que hasta grupos que se creían extintos como el Movimiento Costa Rica Libre comenzaron a hacer aparición por primera vez desde los años ’70 y ’80; denunciando a “las turbas salvajes que pretendían gobernar desde las calles”, y sentenciando que “en Costa Rica la democracia se respeta[ba]”. El país posiblemente estaba al borde de un gran enfrentamiento, ante la parálisis de las instituciones tradicionales que habían servido de válvula de escape a las divergencias de opinión en el país. La Embajada de los EE.UU., y especialmente el Ministro de Comercio Exterior de ese país –Robert Zoellicabiertamente chantajeaban sobre las implicaciones de no aprobar el TLC, amenazaban con que se terminaría la concesión unilateral de la ICC (Iniciativa para la Cuenca del Caribe) otorgada por el país del norte a ciertos países del “Caribe”, y dejaban entrever que de no aprobarse el convenio comercial Costa Rica quedaría aislada “como Cuba” y que retrocedería en el plano económico y social gravemente. Pero haciendo una necesaria pausa en

www.lrscostarica.blogspot.com

En Clave Revolucionaria
toda esta trama, lo que sorprende es el hecho de que durante las multitudinarias marchas del 23 y 24 de octubre la policía recibió cuatro autobuses financiados por la Embajada Norteamericana (y el 26 de febrero diez autobuses) con “los fondos de la lucha contra el narcotráfico”, en una clara intervención en la situación política costarricense. Con todas sus contradicciones, lo reflejado en La Nación solo ratifica la intervención que el país imperialista más poderoso del mundo ejerce sobre los asuntos y la vida política costarricense. Por eso se puede decir que no da una imagen del todo clara sobre las dimensiones de esa penetración. Esto es así porque si bien es cierto el gobierno norteamericano financió y entrenó en días puntuales del 2007 a la policía nacional, no hay que olvidar que los “boinas verdes” (especialistas militares del Comando Sur de los Estados Unidos) entrenan camada tras camada de policías en la Finca Murciélagos de Guanacaste, y tampoco hay que olvidar que en numerosas ocasiones abastecen con armamento a la Fuerza Pública y capacitan oficiales de “alto rango”, como por ejemplo Walter Navarro, que después de ser Ministro de Seguridad fue becado para estudiar durante seis años en la Escuela de las Américas (centro de adiestramiento en represión, tortura y asesinato) ubicada en Georgia, hoy conocida como WHISC. quienes no se alinearan con su política exterior después de los atentados a las torres gemelas en el 2001. Esta Ley, solo pudo ser aprobada en Costa Rica luego de que se desintegrara la polarización social desatada alrededor del TLC. Esta Ley, profundamente retrógrada y antipopular, fue aprobada en el Congreso con el apoyo de todas las fracciones legislativas, incluidas la del PAC y el FA, y significaron un avance notable de la política exterior norteamericana sobre la democrática Costa Rica. En el plano del reforzamiento propiamente militar, es necesario traer a la memoria la visita durante 2008 de Glenn F. Spears a Costa Rica. En esa ocasión, uno de los más importantes hombres del Departamento de Defensa norteamericano para Latinoamérica señalaba: “... este y el otro año el Comando Sur cuadruplicará su presupuesto aquí (...) Este año tendremos aproximadamente $2 millones (en el 2007 fue $1 millón) para mejorar la capacidad de Costa Rica, y en el 2009 nuevamente esperamos duplicar esa suma, a $4 millones”1. En resumidas cuentas, el presupuesto del Comando Sur dedicado a Costa Rica, casualmente se cuadruplicó desde 2007, ese complicado año que pasará a la historia por su convulsividad social.

Abril 201 1
mantener un control absoluto sobre Latinoamérica y Centroamérica, como ya parecía adelantarlo su actuación en Honduras, donde la política que prevaleció fue la de frenar de cuajo el incremento de la influencia del bloque del ALBA sobre Centroamérica. Ahora bien, este dispositivo está profundamente relacionado con la movilización de varios portaaviones hacia Haití bajo la excusa de la ayuda humanitaria, con la instalación de las cuatro bases militares en Panamá, y ahora con la presión por el ingreso de 40 barcos de guerra a las costas de Costa Rica; un tema que se debate en ciertos momentos de poca compresión política en el Congreso.

Abajo la injerencia imperialista en Costa Rica y toda América Latina
La injerencia del imperialismo norteamericano sobre Costa Rica, contrario a lo que muchos intelectuales “progresistas” creían con el ascenso de Barak Obama, más bien se ha incrementado. Es que amparados en las ilusiones de cambio y en el justo repudio a la política de Bush, muchos cayeron en la falsa posición de abstraerse del carácter imperialista de los dos principales partidos políticos de los Estados Unidos (Republicano y Demócrata). Pues bien, bajo la administración de Obama la injerencia sobre Latinoamérica y Costa Rica se ha incrementado como se intentó reflejar a lo largo de la nota. Aunque es cierto que han existido ciertos roces entre la diplomacia costarricense y la norteamericana, como lo prueban las diferencias alrededor de la inmunidad política que pedía la embajada de EE.UU. para sus funcionarios y soldados; lo cierto es que ni los gobiernos del PLN (con Chinchilla, los Arias u otra variante) garantizarán la soberanía del país frente a las órdenes prefabricadas para nuestros países latinoamericanos desde la Casa Blanca. Solo los trabajadores, organizados independientemente y con su movilización y acción, pueden asegurar que Costa Rica y el conjunto de Latinoamérica no sea el objeto de la injerencia de las potencias extranjeras, en este caso particular de los EE.UU., que históricamente ha impuesto su dominio en una región que considera su patio trasero.
1

La Ley Antiterrorista y el trabajo del Comando Sur como dos puntos de apoyo de la injerencia norteamericana
Esta intervención del imperialismo norteamericano en vez de ser una excepción –como podría dar a entender una nota aislada de La Nación- es más bien una constante, que incluso se ha agudizado e incrementado desde la derrota política parcial que sufrió el movimiento de masas en las urnas del Referéndum el 7/10. En este sentido existen abundantes pruebas, pero dos ejemplos bien llamativos lo constituyen la aprobación de la Ley Antiterrorista en el Congreso apenas en 2008, y el mayor financiamiento impulsado por el Comando Sur de los Estados Unidos en el país desde ese mismo año. En el caso de la Ley Antiterrorista, que no tiene otro objetivo que combatir la oposición política movilizada contra un gobierno “amigo” de los Estados Unidos, resultaba ser una medida propia de la doctrina de la “guerra contra el terrorismo” declarada por Bush a

Los alineamientos geopolíticos regionales como el telón de fondo del despliegue político militar norteamericano
Ahora bien, a pesar de semejante aumento de la injerencia estadounidense sobre Costa Rica, la misma no se desarrolla para combatir a un movimiento de masas en ascenso o para garantizar la estabilidad propiamente en el país. Como hemos dicho en otras notas, hasta el momento la maquinaria “democrática” costarricense ha pasado la prueba como herramienta para atenuar y desintegrar la intensidad de la lucha de clases nacional. El reforzamiento de la influencia norteamericana sobre Centroamérica y Costa Rica, obedece a los intentos de Estados Unidos por conservar su hegemonía sobre el conjunto de Latinoamérica, frenando todos aquellos alineamientos más o menos autónomos de su política exterior que se susciten en la región en el marco de una profunda crisis económica mundial que todavía no acaba y que podría generar profundos procesos de lucha de clases regional. Desde otro ángulo, el imperialismo norteamericano tiene necesidad de

La Nación. 17/2/2008.

www.ft-ci.org

En Clave Revolucionaria
En el pasado mes de noviembre se desarrolló la segunda ronda electoral entre Iniciativa y Progre para renovar la dirección política de la Federación de Estudiantes de la UCR (FEUCR)1. En la disputa por el control del directorio federativo resultó como ganador Progre, en medio de una contienda electoral que tuvo cerca de 10 mil sufragios en total. en el nivel de las movilizaciones callejeras, que no alcanzaron más el caudal que habían adquirido las de la lucha contra el TLC. Cuando más, se dieron importantes luchas gremiales como la de los docentes encabezados por APSE por aumento de salarios, pero no un movimiento nacional unificado y con elementos más “políticos” de cuestionamiento inclusive al régimen como había sucedido con el TLC. Es más, frente a los primeros embates

Abril 201 1
Ahora bien, aunque la lista de ejemplos que reflejan el avance del gobierno y el aporte del FA a la derechización del panorama político es amplia, hacemos este recuento para explicar las grandes fuerzas de fondo que generan el actual escenario en el país. Esto es necesario aclararlo porque la UCR no es una isla separada por una gruesa membrana de lo que sucede a nivel nacional, sino que está subordinada al conjunto de la situación costarricense.

¿Qué significa la victoria de Progre?

Es difícil entender a cabalidad la victoria de Progre con análisis fragmentarios o subjetivos, ya sea partiendo de la situación en la UCR simplemente, o por los deseos de unos “activistas” que buscan justificar por qué “los socialistas” no podían aguantar durante tanto tiempo la dirección de la FEUCR. El avance de Progre2 demuestra un proceso más profundo políticamente, que tiene que ver con la situación nacional y universitaria caracterizada por un giro a la derecha, y una serie de políticas y duros errores “tácticos” cometidos principalmente por los compañeros del MAS que dirigían la Federación de Estudiantes, como comentaremos al final de estas líneas. Haciendo un esfuerzo por valorar la situación política en su conjunto, hay que decir que desde el 2007 con la derrota en el Referéndum existe en Costa Rica una situación general de estancamiento con tendencias a la recuperación en la actividad del movimiento de masas. Es que después del Referéndum, donde los “líderes” del NO habían depositado todas las expectativas de cuatro años de ascenso, la victoria del gobierno de Arias enfrió los ánimos de movilización a escala nacional; y el conjunto de la burguesía pudo pasar a la ofensiva políticamente, aprobando no solo 14 leyes de implementación del TLC; sino leyes ultrarepresivas como la Ley Antiterrorista en el Congreso, junto a verdaderos planes antiobreros y antipopulares para volcar los recursos del Estado hacia los empresarios que gobiernan el país, como sucedió después del 2008 con el Plan Escudo y el proyecto de Banca de Desarrollo, que destinó más de 117 millones de dólares para que los bandidos que dirigen las empresas “no despidieran trabajadores” durante lo que Óscar Arias llamó “la peor crisis económica en 80 años” a nivel mundial. Este fenómeno de avanzada después de la derrota parcial en el Referéndum, se combinó con un retroceso relativo

La profunda vinculación de Progre con las autoridades universitarias ha sido evidente en estos pocos meses. Esto les ha valido desde apoyo financiero (elecciones) hasta logístico (publicación y distribución de mensajes y comunicados en las listas de los correos institucionales).

de la crisis capitalista mundial que se expresó en decenas de miles de despidos, no hubo ninguna respuesta por parte del movimiento de masas. Políticamente este retroceso a nivel nacional, llevó a partidos como el FA a renunciar a toda perspectiva de lucha seria y movilización3 , ya fuera contra las leyes de Implementación o contra otros proyectos reaccionarios. El Diputado Merino, por ejemplo, en el Congreso pasó a la defensiva absoluta, y debió guardar un silencio vergonzante mientras eran votados uno a uno los distintos proyectos complementarios al TLC (a lo sumo hacia alguna crítica para satisfacer su propia conciencia)4 . Pero los 14 proyectos de implementación apenas eran el comienzo. Con el voto del FA se aprobó la Ley Antiterrorista (impulsada por Bush) en el Congreso, que busca dotar de mayores armas legales al empresariado para combatir la movilización de masas y los grupos políticos de oposición. Y como si fuera poco, después de la Ley Antiterrorista y con “la peor crisis económica en 80 años” como excusa se votó el proyecto de Banca de Desarrollo para salvar a los grandes empresarios con fondos públicos obtenidos de la recaudación de impuestos.

Y Progre, hijo del FA, lamentablemente es el reflejo de este retroceso. También hay que recordar que en medio de ese pesado panorama a nivel nacional se suscitaron dos pequeñas pero importantes derrotas tácticas del movimiento universitario (principal punto de apoyo de los grupos en cuestión): la de la defensa de la autonomía y la que se libró en torno al presupuesto para las universidades estatales (FEES). La derrota parcial en estas dos coyunturas significó un corrimiento a la derecha del activismo en la UCR, que decepcionado de la política del MAS y el PRT (con responsabilidades en la FEUCR y en el Sindicato respectivamente) encontraron en el “antitrotskismo” de los dirigentes del FA y en importantes capas del estrato administrativo de la UCR la “solución” a todos los problemas de la Universidad. La victoria de Progre representa el fortalecimiento de una mediación en el giro hacia la derecha del activismo universitario, que decepcionado con el MAS por su lamentable conducción de la FEUCR durante seis años, no tuvo otra alternativa desde la izquierda para dar solución a su gran vacío. Lo que queda más claro es que para el FA fueron necesarias dos derrotas tácticas dentro de la UCR y una

www.lrscostarica.blogspot.com

En Clave Revolucionaria
dura derrota parcial a nivel nacional para colocarse en la dirección de la principal organización estudiantil universitaria del país aprovechando el descenso de la efervescencia.

Abril 201 1
Los primeros meses de los Progres en la dirección de la FEUCR
Los compañeros militantes del MAS que reflexionen honestamente probablemente lleguen a la conclusión de que no lograron “formar el partido leninista de combate” prometido con el FA, por lo menos en este período. Incluso a veces la realidad es dura: como consecuencia de que no lograron sus propósitos con el FA debieron formar un frente (Iniciativa)6 por primera vez en seis años con la JS para ver si así revertían una cadena acumulada de errores que actuaron como la caja de Pandora; desatando miles de odios amontonados desde la derecha y catalizando el surgimiento de una mediación como Progre. Ahora bien, los Progres en la dirección de la FEUCR lo primero que han hecho es golpear la imagen de la dirección política pasada (a lo que llaman vulgarmente “los troscos”) con el fin de crear un discurso y una opinión interna favorable a la nueva gestión. Aunado a lo anterior, han mantenido silencio absoluto respecto a la posición seguidista del FA y su dirección a la política chovinista de Chinchilla en su conflicto con Nicaragua. Y dentro de la UCR, han actuado cínicamente como correa de transmisión de las autoridades universitarias, que negociaron mal el FEES y que ahora intentan descargar la crisis sobre los sectores más vulnerables (trabajadores y estudiantes becados) de la UCR. La nueva dirección federativa al parecer no tiene independencia respecto a las autoridades, y esto es patente no solo con los estrechos lazos que tienen sus referentes con Decanos y Administrativos de Facultades y Escuelas; sino en que sean las propias autoridades quienes envíen masivamente los comunicados de la Federación, en una seña de total colaboración entre los estudiantes organizados y quienes administran a la UCR para los empresarios y los multimillonarios del país. En todo caso son dos elementos sintomáticos, si se quiere fragmentarios para visualizar el carácter de la nueva dirección de la FEUCR; que tienen de lejos menos peso que el rol jugado por el FA en la lucha contra el TLC, o en la Defensa de la Autonomía Universitaria o el Presupuesto Universitario, tres escenarios donde no dieron la talla, dividieron al movimiento obrero y popular, y prefirieron apostar a la negociación y las vías institucionales antes que a la movilización de masas y la lucha directa en las calles de Costa Rica. Habrá que ver hasta donde la Juventud del Frente Amplio está dispuesta a repetir los pasos de su partido nacional dentro de los límites de la UCR. Pero no solo se puede esperar y ver, sino que es necesario un verdadero agrupamiento de las fuerzas más avanzadas de la UCR no solo para enfrentar a Progre (el “antiProgresismo” a secas puede que no sirva para nada), sino para enfrentar los recortes presupuestarios de las autoridades; y que la UCR se incorpore con posición de vanguardia en las principales luchas de la clase obrera y el pueblo pobre de Costa Rica.
1

La responsabilidad del MAS y la JS en el fortalecimiento del FA
Más allá de que la victoria de Progre representa la existencia de un cambio en la situación política nacional y universitaria, y más allá del hecho de que el MAS y la JS no son grupos con influencia en el movimiento de masas o en el conjunto del movimiento estudiantil; hay que decir que estos dos grupos contribuyeron sino al fortalecimiento del FA, por lo menos contribuyeron a “no estorbarle” en su avanzada política sobre la Universidad. Es que tanto el MAS como la JS, apenas seis meses antes de las elecciones en la UCR, llamaron a votar por el partido de Merino y José María Villalta en las elecciones nacionales de 2010, embelleciendo ante el activismo de la UCR al Frente Amplio, esto más allá de sus “críticas”, que en el mejor de los casos los colocaban como candidatos para “ala izquierda” del partido de Merino y no como rivales desde el punto de vista estratégico y programático. En el caso del MAS, intentaron sellar la unidad de sus militantes bajo la idea de que llamaban a votar al FA para “formar un partido leninista de combate”, y externamente hacia la izquierda se justificaban planteando una falsa polarización entre los partidos de los empresarios y aquellos que no tenían empresarios en sus filas como el FA5. Mientras tanto la JS justificaba su capitulación bajo el argumento de que “Chema” (José María Villalta) había prometido defender las causas ambientales, el matrimonio gay, y derechos políticos para las mujeres; lo que desde un punto de vista político serio, no es suficiente para llamar a votar por un partido, en este caso la centroizquierda del FA. Pero esto no es todo, la JS con sus limitadas fuerzas llegó a lamentarse en su momento de “no haber hecho campaña con más fuerza por Chema”, ante el fracaso del FA de haber obtenido un solo diputado. Estos dos grupos, especialmente el MAS y la JS (que fueron coherentes cubriéndose la espalda en sus errores políticos frente a los activistas independientes dentro de Iniciativa) si bien no determinaron de conjunto el fortalecimiento del FA, por lo menos contribuyeron a él y dejaron todo el espacio libre frente a la centroizquierda dentro de la UCR.

2

En la primera ronda participaron en total cuatro partidos: Progre, Iniciativa, Juntos y Alerta.

3 Aunque después de la derrota en el Referéndum impulsaron movilizaciones ultra aisladas (algunas de las cuales fueron reprimidas frente al Congreso), lo hicieron con un contenido puramente demostrativo y con el objetivo supremo de colocarse como furgón de cola del Diputado Merino en los primeros días posreferéndum.

Progre es una agrupación electoral universitaria impulsada por el Frente Amplio, integrantes del PVP stalinista y simpatizantes del PAC.

5 Curiosamente este razonamiento no fue llevado hasta el final por el MAS, que debió llamar a votar también por el PASE y otros partidos minoritarios que “no tenían empresarios” en sus filas. Esto es así porque posiblemente lo que había de fondo en el llamado a votar por el FA era una táctica de congraciarse con la dirección de ese partido a costa de una capitulación abierta que buscaba ablandar al activismo estudiantil frenteamplista en la UCR, y así poder “dialogarle”. En las elecciones de la FEUNA, de la Universidad Nacional; el MAS contradictoriamente participó conjuntamente con el Frente Amplio en la coalición CRECE, que actualmente dirige esa federación; lo que demuestra que su orientación en la UCR no respondía a ningún tipo de balance acerca de actitud conciliadora hacia el FA en meses los meses anteriores.

4 No era para menos, pues Merino que había prometido un “triunfo” del NO y la apertura después del Referéndum de “una nueva Costa Rica”, ya había quedado terriblemente desprestigiado frente a la opinión pública nacional cuando se comprometió a no estorbar en la aprobación de las leyes de implementación si sucedía lo que para él era imposible: la victoria del SÍ en las urnas. Bajo la presión de un mayor repudio por parte de la opinión pública nacional, y el peligro de “embarrarla” más para cuando llegasen las elecciones de 2010, el Presidente del FA tuvo finalmente que cerrar la boca en los momentos decisivos.

La formación de Iniciativa (un agrupamiento en apariencia radicalmente “antiProgresista” y “antimerinista”) aunque correctamente planteaba ser independiente de las autoridades y reivindicaban en su discurso el ser totalmente contrarios a la política de Progre, en realidad respondían a los intentos desesperados por revertir el resultado de importantes equivocaciones políticas anteriores.

6

www.ft-ci.org

En Clave Revolucionaria

Abril 201 1

Bajo los argumentos de la lucha contra el narcotráfico e inseguridad ciudadana, y mientras se anuncian recortes de presupuesto en gastos sociales -como en el caso del FEES-, el gobierno continúa fortaleciendo con millonarias cantidades de recursos los cuerpos represivos que se utilizan directamente en contra de los intereses y la seguridad de trabajadores, estudiantes y los sectores empobrecidos.

Los profundos lazos del narcotráfico con las instituciones represivas
Aún en medio de una orientación mediática que tiene objetivo colocar a la policía, y demás instituciones como los héroes de la lucha contra el

Fernando Berrocal fue el encargado durante el gobierno de Arias de coordinar los entrenamientos y capacitaciones de la policía por parte de militares norteamericanos del Comando Sur durante el período de lucha contra el TLC, que a la fecha continúan impartiéndose.

sido detenida en Osa, Puntarenas con 480 kilos de cocaína. Para terminar, dos ejemplos bastante representativos publicados en el 2009 fueron el de los policías vinculados al robo de 320 kilos de droga de la fiscalía de Golfito, y el de un ex piloto de la Fuerza Pública con más de 15 años de ejercer en esa institución y que se estrelló mientras transportaba casi 400 kilos de cocaína en helicóptero. Sin embargo, como decíamos más arriba, esta complicidad se extiende aún más allá. Mostrándolo como un caso aislado, en varios medios quedó expuesta hace unos días la labor que redes de narcotráfico han venido realizando dentro de la Fiscalía de narcotráfico ejemplificada por un asistente jurídico que tenía más de 11 años ejerciendo funciones en ese ente, y que facilitaba toda la información que grupos de narcotraficantes requerían para sus operaciones 3. Este ejemplo junto con los casos similares en las esferas policiales y judiciales de países como México y Colombia (a los que Estados Unidos ha destinado millonarias sumas en armamento y entrenamiento); muestran lo extendido del mito de “la lucha contra el narcotráfico” y la falsedad de este argumento para justificar el fortalecimiento de la policía y el aparato represivo de conjunto.

Los cables de Wikileaks y la amenaza de los cuerpos represivos
La Nación ha venido publicando los cables de Wikileaks relativos a Costa Rica, en los que, entre otros temas, es clave señalar el papel de los yanquis en el fortalecimiento del aparato represivo al calor de la lucha contra el TLC. Varias páginas muestran la estrecha colaboración de la embajada norteamericana y el gobierno para capacitar y dar entrenamiento a policías costarricenses en la principal academia del Comando Sur y antigua Escuela de las Américas, el Western Hemisphere Institute for Security Cooperation (WHISC), en Fort Benning, Georgia. Bajo el argumento de la lucha antiterrorista y la lucha antinarcóticos, adornado por el argumento de capacitaciones en “derechos humanos”, los represores costarricenses recibían preparación para hacer frente a las manifestaciones que se realizaban en contra del TLC y en las que participaban trabajadores, estudiantes y distintos

crimen y el narcotráfico, se han hecho visibles nuevos casos que vienen a ilustrar el rol que cumplen los cuerpos represivos y sus instituciones en el sostenimiento de las bandas de mafiosos y narcotraficantes así como el profundo grado de compenetración existente entre estos, que abarca desde los policías rasos hasta miembros de los diversos entes del aparato judicial y represivo. Por más esmero que Tijerino ponga en aparentar la limpieza y la depuración de la policía, no invisibiliza el ejemplo de los policías miembros de una banda que tras “heroicos” decomisos, redistribuía droga para su venta en los sectores de Goicoechea, Moravia, Desamparados y Heredia1. En ese mismo sentido se muestra el caso de los policías de la cárcel La Reforma que fueron capturados transportando droga en su vehículo para ingresarla al lugar2. Junto con estos, vale la pena citar al juez encargado de liberar a una banda narco que había

sectores populares . No hay que asombrarse. Hace ya varias décadas que Lenin explicaba el carácter y la función de la policía, caracterizándola como las bandas armadas de los empresarios encargadas de defenderlos frente a las luchas de los trabajadores4 esto es precisamente lo que ejemplifica concretamente lo mencionado en los cables. Una conclusión de todo esto, es que la policía y el aparato represivo de conjunto constituyen un doble peligro para los trabajadores y el pueblo pobre: por un lado son cómplices y garantes de los negocios de los delincuentes y mafiosos que día a día ganan terreno a la sombra de la descomposiciówn capitalista y la miseria que se genera por esto. Al mismo tiempo constituyen un pilar del régimen de los patrones, que se entrena y arma constantemente para reprimir eventuales luchas de los trabajadores, estudiantes y pueblo en general, como las que un retorno de la crisis capitalista mundial a América podría generar, y que son consideradas por los patrones una amenaza a su capital y su régimen. La única opción favorable a los trabajadores y el pueblo pobre es la disolución de la policía y toda la institucionalidad relacionada con la represión; y que a partir de esto sea la clase trabajadora la que tome en sus propias manos las tareas de seguridad mediante la organización de milicias obreras y populares en barrios y empresas de forma generalizada. Sería una terrible ilusión esperar que los delincuentes de cualquier tipo se ocupen de la protección y seguridad de los sectores oprimidos de la sociedad.
1 2

www.nacion.com, 1 de febrero de 2011 www.nacion.com, 24 de febrero de 2011 La Nación, 03 de marzo de 2011.

3
4

Para profundizar en la caracterización y el programa que planteamos acerca de la policía, ver Brayan Brenes: “La corrupción policial, el Estado burgués, y el programa de los revolucionarios”. http://lrscostarica.blogspot.com/2008/07/lacorrupcin-policial-el-estado-burgus.html

www.lrscostarica.blogspot.com

En Clave Revolucionaria
En medio de un ambiente explotado fuertemente para el fortalecimiento del aparato represivo, lamentablemente compañeros de algunas organizaciones que se declaran de la izquierda obrera y socialista no han podido deslindarse de la política represiva del gobierno, impulsada por Laura Chinchilla desde su campaña y ejecutada por el ministro Tijerino. Este parece ser el caso del PRT y de la JS que vienen haciéndose eco de una u otra forma, de la necesidad de mantener y “reformar” la policía, al mostrar a este cuerpo como un sector oprimido más con sus propias reivindicaciones por las que hay que luchar, y olvidando que más bien son un pilar fundamental del régimen burgués encargado de reprimir a la clase trabajadora en sus luchas (ya sea en una marcha, un bloqueo o el desalojo de una fábrica o lugar de trabajo tomado como había ocurrido hace unos meses en Limón). directo por parte de militares yanquis. Para rematar, vale acordarse que tanto en el Magreb y el Medio Oriente como en Costa Rica la burguesía comprende que calles colmadas de trabajadores, estudiantes y oprimidos equivale a a emergencia nacional y requiere labores especiales. Cuando en Egipto quienes daban la lucha contra Mubarak, detenían en El Cairo a los policías vestidos de civiles (que días antes habían sido expulsados de las calles por las manifestantes que los enfrentaron) y los interrogaban durante jornadas enteras, ¿qué posición habría tomado el PRT? ¿Exigir su liberación? ¿O plantear la lucha por una indemnización especial por “peligrosidad”? Esperaríamos que no. Esperemos también que para próximas jornadas de lucha hayan hecho balance sobre su posición y no vayan a dar algún tipo de sorpresa llevando policías a marchar al lado de los trabajadores. Por todo esto, Tijerino no pudo más que aplaudir los planteamientos al considerar “sensatas y justas” las demandas exigidas por el SIPO, mientras aseguraba que algunas “ya se están cumpliendo”. De esto no hay duda cuando se observa el millonario presupuesto del MSP.

Abril 201 1

El vuelco del PRT a organizar represores
Puede decirse que este olvido consciente se da más profundamente en los compañeros del PRT. Esta agrupación impulsa la CGT (Central General de Trabajadores) que continúa fomentando la sindicalización de “compañeras y compañeros” policías mediante el SIPO (Sindicato de Policías y Oficiales de la Seguridad Pública y Privada). Siguiendo la línea de defender mejores derechos para estos “trabajadores”, el pasado 2 de marzo llevaron a cabo una protesta frente al Ministerio de Seguridad pidiendo entre otras cosas mejores salarios e infraestructura . En la última edición de Bandera Roja, el PRT reproduce además la petición del SIPO de aumento en el pago por “peligrosidad” ya que “las o los policías ponen su vida en peligro, se enfrentan todos los días contra delincuentes comunes, el crimen organizado, e inclusive, colaboran en casos de emergencia nacional, como cuando hay un desastre o cuando es necesario defender el territorio nacional. Para muchas de las labores especiales que deben realizar no se les brinda una adecuada preparación–” (resaltados no están en el original). De este extracto a lo que transmiten los medios de comunicación para sostener la política represiva del gobierno no hay distancia. Los compañeros al tiempo que en los hechos están vinculándose a este sector del régimen, dedican este tipo de líneas en su prensa en las que se borra la complicidad de la policía y los cuerpos represivos con las bandas de criminales y mafiosos; se resalta su protagonismo en la campaña chovinista alrededor del conflicto fronterizo; e incluso se plantea la preocupación por la preparación de los represores, que pasa nada más y nada menos que por cursos del Comando Sur en el WHISC y el entrenamiento

Mujeres represoras o mujeres oprimidas
El episodio del SIPO se une al pronunciamiento del PRT respecto a los casos de acoso sexual a mujeres policías en el que prácticamente las muestran como si se tratara de mujeres trabajadoras que cotidianamente sufren la explotación y opresión cotidiana en sus lugares de trabajo, estudio y en sus propios hogares, producto de este régimen machista y patriarcal llamado capitalismo; reivindicando al paso el rol de la ex viceministra de seguridad. La agrupación Las Rojas, impulsada por la JS siguiendo la misma orientación, llamó a la solidaridad con las mujeres policías en su comunicado “¡Alto al acoso sexual en la Fuerza Pública, fuera Tijerino“ del 11 de enero de 2011. Aunque no el grado del PRT con el SIPO, llegan bastante lejos al plantear que “Sin embargo, la denuncia se queda corta si se queda en los márgenes de la “justicia” burguesa si no existe una organización de las mujeres policías para exigir un alto al acoso”. Esta posición es congruente con la consigna de que “Los policías también son explotados” que coreaban militantes de la JS el 8 de mayo de 2010, poco antes de la brutal represión y las detenciones de ese día. Así, puede decirse que las compañeras y compañeros de ambos grupos que plantean esto, terminan al final desviando la lucha por la liberación de las mujeres trabajadoras de su doble opresión, a una lucha por nuevos uniformes y mejores condiciones para las encargadas de golpear y reprimir trabajadoras y estudiantes en luchas callejeras; y en consecuencia, las

encargadas de colaborar en la defensa del régimen burgués que perpetúa la doble explotación de las mujeres. Esta política termina dirigiéndose a defender la igualdad para reprimir, tal como en Irak (con las diferencias del caso) la participación de mujeres en los asesinatos y torturas del ejército estadounidense eran considerados por algunas organizacioness feministas como signos de igualdad de condiciones . Lo peligroso de esta posición, es que al final lleva a olvidar que más en general dentro de las oprimidas también hay opresoras; una posición que peligrosamente puede comenzar por la defensa de una policía, pasando por el gesto amistoso a una ex ministra de Seguridad y que (esperemos no lleguen a ese punto) perfectamente puede, tarde o temprano, ser compatible con el respaldo a la presidenta tan solo por su condición de mujer. No está demás tomar nota de los intercambios de la embajada yanqui con el gobierno respecto al entrenamiento y mejoramiento de la policía costarricense y los profundos lazos de esta con militares estadounidenses, como se muestra en los cables de Wikileaks. A partir de todo esto los (as) invitamos a reflexionar sobre las posiciones y acciones que han venido sosteniendo.
1 “Sindicato de policías clama por mejoras en condiciones laborales”, www.nacion.com, http://www. nacion.com/2011-03-03/Sucesos/NotasSecundarias/ Sucesos2701556.aspx 2 “Sindicato de policías exige mejores condiciones laborales”. Bandera Roja Nº78, Marzo Abril 2011. 3 “Comunicado del PRT ante las graves denuncias de la Ex Viceministra de Seguridad”. 12 de enero de 2011 4 Una política distinta a la que planteaba Socialismo o Barbarie (donde se agrupa la JS- PST) alrededor del amotinamiento policial en Ecuador el año pasado. Ver “Acerca del carácter de los policías ecuatorianos ¿”Trabajadores asalariados” o “chapas vendepatrias”?. http://www.socialismo-o-barbarie.org/america_ latina/101011_ecuador_a_unaasonadagolpista.htm 5 Ver el artículo de Andrea D’Atri “Fracaso de la igualdad, fracaso de la diferencia”. Revista Estrategia Internacional Nº21. Setiembre 2004.

Protesta del SIPO ante el Ministerio de Seguridad Pública, en la que participó el PRT

www.ft-ci.org

En Clave Revolucionaria

Abril 201 1

INTERNACIONALES
El 19 de marzo una coalición de potencias occidentales encabezada por Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, con el apoyo de los gobiernos proimperialistas de la Liga Árabe y la cobertura de la ONU, comenzó el ataque militar contra Libia anunciado en la resolución 1973 aprobado por el Consejo de Seguridad de la ONU. Una lluvia de bombas y misiles lanzados desde el aire y desde los barcos de guerra y submarinos estacionados en la costa mediterránea, ya han caído sobre objetivos militares de Kadafi en las cercanías de Trípoli, Bengasi y otras ciudades, aunque aún se desconocen las víctimas civiles de estos bombardeos. Esta intervención imperialista, llamada “Odisea al amanecer”, es presentada por Estados Unidos, Francia y sus aliados como una acción “humanitaria” que tiene el supuesto objetivo de “proteger la vida de los civiles” libios. Como venimos denunciando, esta es una gran hipocresía, los mismos que hoy atacan a Kadafi y se proclaman abanderados de la “democracia”, eran los sostenes más firmes de los regímenes dictatoriales árabes, como el de Ben Ali y Mubarak, y siguen sosteniendo a sus agentes contra la movilización popular, como hace Obama con la monarquía de Bahrein y de Arabia Saudita. Con la intervención en Libia, las potencias imperialistas buscan impedir que una eventual caída de Kadafi pueda derivar en el surgimiento de un nuevo régimen que cuestione sus intereses. Más en general, intentan ganar legitimidad apareciendo del lado de los “rebeldes” para poder intervenir más directamente y poner un límite a la oleada de levantamientos populares que viene sacudiendo a los países del Norte de África y la península arábiga y poder asegurarse “transiciones” o desvíos. Este proceso, iniciado en Túnez, se sigue extendiendo, como muestra la renovada movilización popular en Marruecos en contra de la monarquía, un régimen aliado de España, que entre otras cosas, contribuye a contener las oleadas inmigratorias hacia la UE; o como el proceso en Yemen que ha dado un salto en el intento de derribar a Saleh, uno de los principales aliados de Estados Unidos en la “guerra contra el terrorismo”. La operación militar “Odisea al amanecer” no está exenta de contradicciones y su resultado aún es incierto. Las potencias europeas se dividieron alrededor de la intervención en Libia. El gobierno de Sarkozy, por razones de política interna, para cambiar su imagen por haber sostenido al dictador tunecino Ben Ali y, de forma más importante, por sus intereses en el Mediterráneo, decidió reconocer de manera unilateral al Consejo Nacional de Transición y fue un ferviente impulsor de la intervención militar junto con Gran Bretaña, mientras que Alemania se opuso y se abstuvo en la votación del Consejo de Seguridad de la ONU. También se pusieron en evidencia las divisiones internas del gobierno norteamericano, expresión de la decadencia hegemónica de Estados Unidos. En cuestión de días, el presidente Obama cambió de posición y decidió impulsar la intervención a pesar de que los jefes del Pentágono se habían pronunciado explícitamente en contra de una nueva incursión militar en otro país musulmán, teniendo en cuenta que aún Estados Unidos está comprometido en Irak y Afganistán. Este cambio de posición se explica por una combinación de factores que van desde no dejarle a Francia el protagonismo, hasta tratar de revertir la falta de influencia norteamericana en los nuevos procesos del mundo árabe, que quedó expuesta en el reciente viaje de Hillary Clinton a Egipto, donde no logró reunirse con los sectores juveniles que fueron parte del bloque policlasista que derribó a Mubarak. La Liga Árabe, integrada por las dictaduras y monarquías proimperialistas contra las que se están levantando las masas, apoyó la resolución y le dio una importante cobertura a la acción militar evitando que los pueblos de la región la vean como otra intervención de Estados Unidos junto a otras potencias en defensa de sus intereses o en procuración del petróleo. Pero ante la perspectiva que los bombardeos terminen causando un alto número de muertos en la población civil, han comenzado a cuestionar moderadamente el alcance de los ataques de la coalición. Lo mismo que hacen Rusia y China que, si bien dejaron correr la intervención al no usar su poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, no se privan de criticar los bombardeos. Tampoco están claros cuáles son los objetivos políticos de la intervención y si los socios de la coalición imperialista que está dirigiendo la intervención los comparten. Esto abre distintos escenarios: uno es que el objetivo se limite a lograr, después de algunos días de bombardeos, que Kadafi negocie su rendición a cambio de inmunidad y establecer un gobierno de “unidad nacional” entre los “rebeldes” y los restos del aparato kadafista; otro escenario posible, aunque más traumático, es el de una división temporaria del país entre una zona controlada por los

“rebeldes” en el Este y otra bajo control de Kadafi o sus seguidores en el Oeste. Pero tampoco se puede descartar que un objetivo de “cambio de régimen” por la vía militar, si no se obtiene fácilmente, implique una escalada de la intervención imperialista, incluso con tropas terrestres, abriendo la posibilidad de una guerra de contrainsurgencia como la de Irak o Afganistán, pero en este caso frente a las costas europeas. Estas contradicciones emergieron a la luz pública a pocos días de iniciado el ataque, con una discusión sobre quién debería seguir liderando la operación, en la que se enfrentan por un lado Estados Unidos y Gran Bretaña, partidarios de que el comando de la operación recaiga sobre la OTAN, y Francia que ha presentado reservas. La dirección “rebelde” del Consejo Nacional de Transición libio, ante la superioridad militar de Kadafi, en lugar de apelar a la solidaridad activa de los trabajadores, los jóvenes y los sectores

www.lrscostarica.blogspot.com

En Clave Revolucionaria
populares que, desde Túnez hasta Yemen y desde Senegal a Marruecos, están mostrando su heroísmo para enfrentar a sus gobiernos reaccionarios, viene solicitando desde hace semanas la intervención imperialista para frenar a Kadafi, creando ilusiones en los miles que se han levantado en Bengasi y otras ciudades de que el imperialismo puede actuar a favor de los intereses de las masas populares. Peor aún, el CNT, integrado mayormente por ex funcionarios kadafistas, sectores medios acomodados y burgueses opositores, le ha dado garantías a las distintas potencias que respetarían los negocios petroleros y las inversiones imperialistas en el país. A su vez, no ha tenido la menor política hacia los cientos de miles de obreros inmigrantes que trabajan en Libia, que son la mayoría de la población laboriosa y que han sido dejados a su suerte por uno y otro bando. La izquierda reformista, entre ellos los Partidos Verdes de varios países europeos, el Partido Socialista y el Partido de Izquierda en Francia, entre otros, viene usando el argumento socialdemócrata de que la intervención militar de Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y sus aliados permitirá al pueblo libio obtener conquistas democráticas, para justificar su capitulación escandalosa a la intervención militar imperialista, como ya lo hicieron con argumentos “humanitarios” en la guerra de la ex Yugoslavia o en el Kosovo. Los marxistas revolucionarios planteamos claramente que el imperialismo no interviene para que triunfe el levantamiento popular contra Kadafi, sino para tratar de imponer un gobierno títere al servicio de sus intereses, como hizo tras la invasión en Afganistán e Irak. Tampoco la salida es, como ha planteado Chávez y otros “progresistas”, subordinarse a Kadafi que no solo se ha transformado en un dictador proimperialista, sino que está embarcado en una guerra contrarrevolucionaria para aplastar el levantamiento popular que ha puesto en cuestión su dominio, como parte de los levantamientos en la región. La única salida progresiva para el pueblo libio es luchar enérgicamente tanto contra la intervención imperialista como por derrocar a la reaccionaria dictadura de Kadafi. En esta lucha los aliados del pueblo libio son los trabajadores y los sectores populares que se han levantado en el Norte de África y en los países árabes contra los regímenes dictatoriales y las monarquías proimperialistas; los trabajadores, los jóvenes y los millones de inmigrantes que en los países imperialistas pueden boicotear la política guerrerista de Sarkozy, Zapatero y compañía; y el conjunto de los explotados de todo el mundo. Llamamos a las organizaciones obreras, estudiantiles y populares, organismos de derechos humanos y partidos de izquierda, a organizar acciones y movilizaciones para repudiar la agresión militar imperialista y en solidaridad con la lucha del pueblo libio. ¡Abajo la intervención militar imperialista en Libia!. ¡Abajo Kadafi!. ¡Por un gobierno obrero y popular!

Abril 201 1

Revista Estrategia Internacional Nº27, Marzo 2011:
Una nueva “primavera de los pueblos” Perspectivas del proceso revolucionario en Egipto Economía: Las medidas de contención devienen eslabones débiles Estados Unidos: De la “obamanía” a la emergencia del Tea Party Debates Estratégicos: En los límites de la “restauración burguesa” Francia: - Lecciones político-estratégicas del Otoño Francés 2010 - Congreso del NPA: Parálisis y crisis estratégica Entre otros artículos.. Puede encargarla con el cro. o cra. que le facilitó En Clave Revolucionaria o al correo lrscostarica@gmail.com.

El sábado 26/3 en una imponente protesta contra el plan de recortes implementado por el gobierno de la coalición conservadora-demócrata liberal, más de 400 mil personas personas marcharon por las calles de Londres. Por su magnitud y composición, se convirtió en la protesta sindical más grande de los últimos 20 años y la movilización de masas más grande desde la marcha contra la guerra en Irak en 2003. El centro londinense estuvo totalmente paralizado desde la mañana hasta altas horas de la noche por la protesta que atrajo a casi medio millón de personas. La multitudinaria convocatoria tuvo su punto de reunión a la orillas del Támesis, en la estación Embakment antes del mediodía con el propósito de marchar desde allí hasta el Hyde Park y detenerse en su trayecto en Downing Street, la casa de gobierno, y otros edificios gubernamentales. En casi un año de gobierno, el gabinete encabezado por el primer ministro del partido conservador, David Cameron, y secundado por el jefe del partido demócrata liberal, Nick Clegg, anunció una serie de medidas drásticas destinadas a reducir el déficit entre las que se incluyen el aumento de las contribuciones a la jubilación de hasta el 50%, la eliminación más de 130 mil puestos de trabajo en el sector público, el recorte del gasto público de los gobiernos locales y el ataque de conjunto al estado de bienestar con la privatización de los servicios en beneficio de capitales privados. A fines del año pasado, los estudiantes estuvieron a la vanguardia en la respuesta a los ataques cuando se movilizaron masivamente contra el aumento de los aranceles de las facultades, que en algunos casos se ha triplicado. Los universitarios estuvieron acompañados por los estudiantes secundarios y terciaros que salieron a pelear contra la abolición del subsidio de manutención que reciben los jóvenes menores de 18 años que provienen de hogares de bajos recursos a fin de poder terminar sus estudios secundarios. La marcha convocada por la TUC (Confederación Sindical del Reino

www.ft-ci.org

En Clave Revolucionaria
Unido) bajo el lema “Marcha por una Alternativa”, se viene preparando hace unos meses, pero aún así la recepción y diversidad del llamado excedió la expectativa de los organizadores que calculaban atraer unas 100 mil personas. La respuesta no se debe en absoluto a la política de la TUC, que sólo se ocupó de poner día y lugar a la marcha. A pesar de la pasividad de la burocracia sindical, el llamado fue tomado por el activismo de base que lo utilizó como una oportunidad para expresar su descontento y darle un contenido de lucha activo. Desde el inicio de los anuncios de recortes se vienen gestando decenas de organizaciones y agrupaciones contra los recortes. Estos colectivos organizados a nivel de base y por barrios o distritos surgen alrededor del cierre de una biblioteca, centros de salud, guarderías o cualquier otro tipo de servicio público afectado por los recortes, agrupan a los trabajadores y usuarios que vienen organizando reuniones, ocupaciones y marchas por la defensa de los servicios. Estas campañas locales, mantenidas con la militancia de los trabajadores y vecinos es el verdadero ‘secreto’ que explica la alta convocatoria a pesar de la pasividad de la TUC ante el mayor ataque infligido a la clase trabajadores y sectores populares desde el thatcherismo. Más de 700 autobuses de larga distancia y decenas de vagones de trenes especialmente alquilados por distintas agrupaciones, además de los servicios regulares, trasladaron a los manifestantes de los distintos puntos del país. Otros se acercaron en coches y muchos no pudieron participar debido a que el sistema de transporte no dio a vasto. La caravana de autobuses empezó a las 5 de la mañana y antes del mediodía el centro de Londres se encontraba paralizado, los contingentes se iban sumando rápidamente, portando sus pancartas hechas a mano, miles de personas con disfraces caricaturizando a los ricos y poderosos, cargando tijeras de cartón gigantes, globos de colores, cornetas y silbatos. No faltaron las caras maquilladas con colores fuertes y brillantes y las bandas de música que acompañaron a lo largo de todo el recorrido. Además de los recortes presupuestarios en las áreas de los servicios de primera línea, lo que viene generando bastante movilización y activismo es la quita de subsidios a un sinfín de proyectos locales como guarderías, centros comunitarios de apoyo a niños con problemas de aprendizajes y adultos con problemas de salud mental, proyectos comunitarios para jóvenes de bajos recursos y una decena de iniciativas por el estilo muchas de ellas gestionadas por voluntarios –que dependen del subsidio del gobierno para no desaparecer. Quizá sea importante recalcar que en el Reino Unido estos centros y proyectos comunitarios cumplen un rol de

Abril 201 1
inmigrante decía “hoy marchamos por muchas cosas, por el salario, por mejores condiciones de trabajo, pero también marchamos para que los inmigrantes seamos tratados con dignidad”. Annette, capacitadora en el servicio de extensión universitaria contaba “marchamos porque la educación es un derecho para todos, tiene que desarrollar las capacidades de las personas y no depender de la clase social a la que uno pertenece”. Ante lo masivo de la protesta los líderes de la TUC no perdieron la oportunidad

soporte que en otras sociedades lo desempeña la familia, formando parte del entramado social y de allí que calan de una manera tan profunda. Muchas de las críticas al gobierno apuntan a argumentar que los recortes tienen una motivación ideológica, ya que se ataca a los sectores más vulnerables de la sociedad y fomenta la concepción de “criminalizar” y “victimizar” a los trabajadores desempleados y al sector de la población de bajos recursos que depende de la ayuda estatal en distintos niveles. En un momento en el que el gobierno gasta millones por día en su incursión armamentística en Libia, sin considerar los gastos de las guerras en Irak y Afganistán, su política de reducción de los gastos sociales cobra un cinismo mayor y genera oposición como lo demostraban los carteles exigiendo el recorte de los gastos armamentísticos y del Tridente bajo los eslóganes: “¡Que se recorten los gastos armamentísticos, no la educación!”, “¡Guerra a los recortes!” “¡Quiero ir a la universidad, no a la guerra!” Había enfermeras y otros profesionales de la salud, estudiantes, docentes, familias comunes preocupadas por el futuro de sus servicios. Emilse, una trabajadora de la limpieza de origen

para ‘acomodarse’ al decir que se trataba del inicio de las protestas y que era ‘la punta del iceberg’ – pero lo cierto es que hasta ahora no han convocado a ningún paro nacional. En lo que va del año de gobierno conservadorliberal hubo paros por sectores, como el subte, correos y docentes. La semana anterior a la protesta los docentes universitarios y de educación de adultos protagonizaron una huelga de 48 horas por salarios y el régimen de pensiones que contó con un alto nivel de acatamiento y activismo con piquetes en las puertas de las casas de estudio. El miércoles 30/3 los docentes primarios y los empleados públicos del distrito londinense de Tower Hamlet, uno de los más pobres de la ciudad y con un alto índice de niños carenciados, salieron a una huelga conjunta en oposición a la reducción del presupuesto en los servicios públicos, el recorte de 500 puestos de trabajo y la eliminación de recursos para niños y adultos vulnerables. Escuadrones antidisturbios, unidades de policía montada y vehículos blindados se encontraban cerca, en reserva, listos para actuar si los disturbios pasaban a una escala mayor. La amplia convocatoria impidió el accionar de las fuerzas del orden de

www.lrscostarica.blogspot.com

En Clave Revolucionaria
manera discriminada, pero esto no impidió que acordonaran a un sector de jóvenes más decididos que eligió como blanco de sus pintadas y grafitos los grandes bancos y tiendas de lujo de uno de los barrios más exclusivos. Allí las escaramuzas con la policía duraron hasta las 3 de la madrugada del domingo. El grupo UK Uncut (por un Reino Unido sin recortes), creado en su mayoría por estudiantes con el objetivo de denunciar la evasión de impuestos de grandes empresas a la vez que se incrementa el arancel universitario y que emplea métodos de acción directa como la toma pacífica de los negocios, durante el acto del sábado ocuparon por unas horas una exclusiva tienda de alimentos de lujo en la cual Pinochet solía hacer sus compras. Como resultado de los disturbios y las ocupaciones más de 200 activistas fueron detenidos y hay en curso una cadena de denuncias por el accionar policial. La movilización terminó en un rally en el Hyde Park, donde la burocracia tuvo que dar cuenta de la participación, pero, como era de esperarse, en sus discursos primó el conservadurismo. Cuando el líder del partido laborista Ed Miliband en un momento dijo que ‘había que implementar algunos de los recortes’ recibió un abucheo general. Está claro que de estos dirigentes y políticos no puede venir una alternativa para el pueblo trabajador y los sectores más necesitados. La marcha del sábado mostró la gran bronca que hay frente los ataques y representó un gran golpe para el gobierno compuesto en su mayoría por ricos y millonarios, que ve crecer su impopularidad día a día. También mostró una gran disposición a la lucha y la capacidad de organización de los trabajadores y las masas de la ciudad. Luego de la marcha se han llamado a reuniones para seguir discutiendo cómo seguirla y si bien es temprano para pronosticar la dinámica del ambiente de oposición y lucha se trata de un buen comienzo para empezar a discutir un plan obrero que de una salida de fondo, para que la crisis la paguen los capitalistas y no los trabajadores.

Abril 201 1

El recorrido del presidente estadounidense por Latinoamérica, era aguardado con grandes expectativas en todos los medios burgueses de la región, pues se especulaba con grandes anuncios para relanzar las relaciones hemisféricas. Sin embargo, el desencanto fue creciendo en cada una de las escalas -Brasil, Chile y El Salvador-. “Mucho ruido y pocas nueces” terminaron reconociendo analistas burgueses y a fin de cuentas el gesto más claro y contundente en la gira del demócrata “Nobel de la paz” fue la orden de bombardear Libia impartida mientras Obama se distraía del protocolo oficial en Brasilia. Nada podía desenmascarar mejor el contenido de la melosa retórica de “derechos humanos, democracia, cooperación, libre comercio” con que envolvió la presentación de la agenda de intereses económicos y políticos de EE.UU. que vino a exponer el imperial visitante. En su escala brasileña, Obama y familia fueron recibidos por el gobierno petista en gran forma, apelando hasta a los ex presidentes para mostrar que la aspiración de Brasil a un papel de actor reconocido en los asuntos internacionales no es un capricho petista sino una “política de Estado”. Lula tuvo el prurito de disculparse de asistir para no opacar a la flamante Presidenta ni recordar el agriamiento de las relaciones bilaterales a finales de su mandato (ya que terminó teniendo varios encontronazos con el gobierno de Obama, desde el golpe en Honduras al veto norteamericano a la mediación con Irán). Sin embargo, nada de esto conmovió a Obama, que eludió cualquier apoyo a la demanda de un asiento permanente para Brasil en el Consejo de seguridad de la ONU (como sí le había prometido a la India en su reciente vista a ese país), planteó una “asociación” entre “las dos mayores democracias del hemisferio” pero sin referirse de manera concreta al liderazgo brasileño ni describir su política latinoamericana (lo que hubiera mostrado más claramente las diferencias entre la Casa Blanca y el Palacio do Planalto en temas como Honduras y Cuba a las bases en Colombia, las relaciones con Chávez y Cuba, el rol de Unasur o la “seguridad” estratégica del Amazonas). El llamado a trabajar juntos como socios, no esconde que lo que pretende Obama es subordinar más estrechamente a la diplomacia de Itamaratí a los lineamientos de la política mundial norteamericana, mostrando una vez más que considera a Brasil como un país de peso regional pero no como potencia global. Más aún, siendo que Brasilia se abstuvo en la resolución de la ONU, Obama dio la orden de iniciar los bombardeos aeronavales sobre Trípoli en plena ceremonia oficial. Dilma debió tragarse

éste y otros gruesos sapos, quedando al descubierto la sumisión de su gobierno ante Estados Unidos, incluso en gestos como que la seguridad yanqui sometiera a humillantes cacheos a ministros del gobierno brasileño en su propio país. Otro signo sugerente de que de ninguna manera las declaraciones de “igualdad” deben tomarse al pie de la letra. Fue su segunda escala la elegida por Obama para enunciar su política hacia América latina, en un gesto calculado para contraponer el “modelo chileno” de economía abierta, democracia neoliberal y alineamiento imperialista, al liderazgo regional brasileño y a los gobiernos “populistas”. Obama declaró, tomando el antecedente de la Alianza para el Progreso, que “hoy en día, en el continente americano, no hay socios principales ni socios secundarios; hay socios con igualdad de condiciones. Pero las sociedades equitativas, a su vez, exigen un sentido de responsabilidad compartida. Tenemos obligaciones recíprocas, y hoy en día, Estados Unidos trabaja con países en este hemisferio para cumplir con nuestras responsabilidades en varias esferas importantes.” Esto no significa sino la exigencia de que los países de la región acepten la agenda que quiere imponer Estados Unidos en los más diversos temas, desde la seguridad. Las políticas policiales más represivas y con mayor ingerencia yanqui en temas como el narcotráfico, las migraciones, etc., el apego al régimen de democracia en términos neoliberales, el respeto a las inversiones extranjeros y el “libre comercio”, etc. Una muestra de esto es que ni siquiera aceptó comprometer la aprobación de los TLC con Colombia y Perú, ni la ampliación del firmado con Chile, decepcionando a los neoliberales locales. Reiterando su política de imponer “apertura democrática” en Cuba, alabó a sus agentes más alineados, los regímenes de países como México o Colombia y ante todo al propio Chile, como ejemplo a seguir. La fraseología sobre DD.HH. no le impidió negarse a reconocer el rol de EE.UU. en el golpe de 1973 ni saludar la “transición a la democracia” bajo la Constitución pinochetista y con impunidad para los crímenes de la dictadura. Aquí, Obama, urgido -como a lo largo de todo su periplo- por los problemas domésticos y las operaciones en Libia, acortó la visita, dejando apenas planteada su política de migraciones (sin acceder a las preocupaciones locales por la situación de millones de emigrantes, muchos de ellos indocumentados) y seguridad para México y Centroamérica, es decir, mayor ingerencia de la justicia, el FBI y los servicios yanquis

El discurso en Santiago

Obama en Brasil

En El Salvador

www.ft-ci.org

En Clave Revolucionaria
en temas como el narcotráfico, las “maras” y las políticas represivas en general, y ningún compromiso sobre las responsabilidades norteamericanas en una “guerra” que pretende llevar a cabo fuera de su territorio y como excusa para una mayor penetración semicolonial. Como conclusión, la visita dejó pocos resultados y decepcionó a muchos de los políticos y analistas burgueses que esperaban un programa más concreto y favorable. “La visita de Obama terminó pareciéndose a esas fallidas superproducciones de Hollywood que, pese a una impresionante puesta en escena, al inmenso despliegue técnico, a los portentosos preparativos y al destacado elenco, liderado por un actor popular con un desempeño previo histórico, simplemente no cautivan al público” ironizó el diario chileno La Tercera. programa comparable. Sin embargo, en Washington se ve con preocupación el debilitamiento de su influencia política y peso económico sobre América latina, especialmente en Sudamérica, patente en la última década, habiendo crecido los márgenes de maniobra de las semicolonias latinoamericanas al calor del crecimiento económico y las relaciones de fuerza sociales que posibilitaron el ascenso de gobiernos de corte centroizquierdista y nacionalista. La región representa un quinto del mercado exterior de EE.UU. y ante la crisis capitalista internacional y las dificultades de la economía norteamericana, América latina cobra importancia como área en crecimiento, productora de materias primas, reservorio de mano de obra barata y mercado. Actualmente EE.UU. busca aumentar sus exportaciones industriales y aprovechar el peso decisivo que sus corporaciones tienen en áreas como el agrobusiness, las exportaciones de alimentos y materias primas o la industria automotriz y manufacturera local, haciendo frente a la competencia de transnacionales europeas o asiáticas. También pretende contener y desgastar al nacionalismo representado por Chávez y sus aliados del ALBA y forzar un realineamiento de los países de al región en torno a la política imperialista en aspectos decisivos (por ejemplo, frente a Irán, Libia y otros puntos candentes). Y en la misma región, en la aceptación de los temas claves para Washington como son la migración (hay unos 45 millones de personas de origen “latino” en EE.UU.) y la “guerra contra el narcotráfico” según los parámetros norteamericanos. Al servicio de esta ofensiva, ha sostenido al régimen posgolpista en Honduras y viene fortaleciendo el dispositivo militar (IV flota, facilidades aéreas y militares en Colombia y otros países, ejercicios conjuntos, etc.), cosa de la que no se habló en la visita. Si quedan bastante claros los fines, pero también la debilidad y contradicciones en los medios y la situación del imperialismo norteamericano para imponerlos. Los lamentos burgueses por la falta de una “visión estratégica hacia la región” tienen que ver con que para EE.UU., enfrentado a la crisis y declinación de su hegemonía mundial, las prioridades están en otras regiones del globo donde ha concentrado esfuerzos, como son Asia oriental donde busca contener a China, Europa y zonas claves del “Gran Medio Oriente”, metido hasta el cuello en Irak y Afganistán e interviniendo ahora contra la “primavera de los pueblos árabes” con una mezcla de contrarrevolución

Abril 201 1
democrática, sostén al estado de Israel y a las dictaduras y monarquías aliadas como en Arabia Saudita, Bahrein o Yemen e intervención militar en Libia. Es poco lo que puede ofrecer para “seducir” a las clases dominantes latinoamericanas, pese a que estas se distinguen por su entreguismo. Las corrientes “progres”, las direcciones sindicales y buena parte de la izquierda dejaron claro su abandono de las más elementales banderas antiimperialistas y no impulsaron ninguna campaña de denuncia y repudio a la visita del jefe imperialista ni a sus acciones contra la “primavera de los pueblos árabes” como el bombardeo aeronaval a Libia. En Brasil la CUT y el PT se alinearon detrás de la política de buena anfitriona de Dilma y se tragaron con ella todos los sapos. En Chile, como explican los compañeros del PTR el PC y la CUT vía su seguidismo a la Concertación, se disciplinaron al régimen que preparó un gran recibimiento para Obama. En El Salvador el FMLN con el presidente Mauricio Funes a la cabeza tendió la alfombra roja para el visitante. Esto permitió que Obama pudiera volver a EE.UU. salvando las apariencias, como una figura “popular” en la región, tras el “besamanos” de las élites en los países que visitó. Sin embargo la amenaza que la agenda imperialista enunciada por Obama representa para los pueblos latinoamericanos está clara. Más que nunca cobra importancia la lucha por la expulsión del imperialismo como clave de la liberación nacional y social del continente. No es con la política claudicante de los progresistas, “nacionales y populares” y reformistas como se enfrenta al imperialismo. Solamente los trabajadores, con sus métodos y su programa, pueden tomar en sus manos y llevar hasta el final la lucha antiimperialista a escala continental, sentando con la movilización revolucionaria las bases de la unidad económica y política del continente en una Federación de repúblicas Socialistas de América latina. Bajo esta convicción, nuestros compañeros de Brasil y Chile realizaron diversas actividades e intervinieron en acciones con otras fuerzas de izquierda, levantando las consignas de Fuera Obama y nuestro programa de apoyo a la rebelión de las masas árabes, rechazo a los bombardeos imperialistas en Libia y por el derrocamiento revolucionario de Kaddafi.

Servilismo progresista

“Alianza para el Progreso”– de los intereses imperialistas
Sin embargo, Obama mostró bastante claramente los fines que guían al imperialismo en su intento de recuperar influencia económica y política sobre América latina, fundamento de la ofensiva que viene desplegando desde el golpe en Honduras. Pero mostró también las debilidades y contradicciones de este intento, en un marco general de crisis capitalista internacional y declinación de la hegemonía imperialista norteamericana. Esto se expresó en que no pudo acompañar la agenda económica y política que planteó, con propuestas concretas para “entusiasmar” a las clases dominantes locales. Es ilustrativo de lo que queremos decir la fallida especulación, hecha por varios analistas, de que anunciaría una especie de nueva “Alianza para el progreso” para remoldar las relaciones entre EE.UU. y América latina. Aquella fue formulada por John Kennedy en 1963, como respuesta al triunfo de la revolución cubana y al creciente sentimiento antiimperialista en el subcontinente. Entonces, EE.UU. estaba en el cenit de su poder económico, político y militar y los monopolios yanquis avanzaban profundamente y casi sin rivales en la semicolonización de las economías locales. Podía entonces dictar condiciones, ofrecer cuantioso apoyo en “ayuda” y alinear a las burguesías locales a su lado de la “guerra fría”, así como encubrir la preparación de golpes de Estado y operaciones “contrainsurgentes”. Las condiciones actuales son muy distintas y no es casual que más allá de la alusión a aquella “Alianza”, no haya podido formular un

Cuba Revolución es un blog impulsado por militantes de la FT-CI desde noviembre del año pasado y que tiene como objetivo ser un instrumento en la lucha por la defensa de la revolución cubana y sus conquistas fundamentales; por medio del debate con tendencias y autores cubanos o del exterior, y tratando de brindar información sobre la historia y situación actual de Cuba en medio de la cercanía del VI Congreso del PCC y la creciente presión imperialista sobre la isla. Entrá a www.cubarevolucion.org

www.lrscostarica.blogspot.com

En Clave Revolucionaria
El 25/2/11 el Consejo de Ministros (máximo órgano de gobierno) presidido por Raúl Castro decidió “ajustar el cronograma” de la ola de despidos masivos anunciada el año pasado. La misma constaba de una primera tanda de 500.000 hasta marzo de 2011 y un total de 1.500.000 hasta 2013. Este duro golpe que quieren dar a una de las mayores conquistas sociales en Cuba (el pleno empleo) es parte de un ajuste más general (ver LVO 409), que incluye el recorte del presupuesto para el sistema de salud, universal y gratuito, y la reducción drástica de la libreta de racionamiento que cubre parte de las necesidades básicas mensuales. Ahora, la reprogramación de los despidos ha sido justificada por Raúl señalando “que la actualización de nuestro modelo no es tarea de un día ni siquiera de un año (–) Raúl señaló que el proceso de disponibilidad laboral que se ejecuta para reducir las plantillas infladas en el sector estatal no constituye un fin en sí mismo (–) Alertó que una tarea de esta magnitud que afecta, de un modo u otro, a tantos ciudadanos, no puede enmarcarse en plazos inflexibles y que su ritmo de avance dependerá de nuestra capacidad para crear las condiciones organizativas y legales que garanticen su exitoso despliegue (–) Teniendo en cuenta el retraso en el inicio de este proceso, orientó ajustar el cronograma de su ejecución, al tiempo que reiteró la voluntad de que el Estado cubano no dejará a nadie desamparado.” (Granma, 1/3). La ola de revueltas que recorre el mundo árabe contra los regímenes dictatoriales y la carestía de la vida y que siguen cientos de millones alrededor del globo, pone en guardia a la burocracia castrista, embarcada en ese ajuste sobre los trabajadores. Para peor, la primavera árabe agarró a los Castro muy “mal parados”: apoyando en Libia al dictador proimperialista Kadafi, contra la movilización popular. Por eso la burocracia cubana ahora pretende “suavizar” o “reprogramar” un severo recorte que tendrá durísimas consecuencias para las masas. Esto no cambia la dinámica restauracionista del gobierno y su objetivo de descargar la crisis sobre las masas, pero trata de dilatar en el tiempo sus efectos más catastróficos como serían cientos de miles de despidos en pocos meses. Es que teme como a la peste una posible respuesta de los trabajadores cubanos. Esta enorme fuerza social que ha resistido por casi 50 años el criminal bloqueo y demás agresiones imperialistas, aún no ha hecho oír su voz en estos años desde que Raúl anunció los “cambios estructurales y de concepto” (en otras palabras, el ajuste y la liquidación de conquistas actuales). La simple posibilidad de ver a las masas

Abril 201 1

Medidas preventivas

en lucha es la mayor pesadilla de la casta gobernante ya que una respuesta de los trabajadores podría superar rápidamente los marcos económicos y cuestionar directamente a la dictadura burocrática y a la casta dirigente cada vez más poderosos y enriquecidos. Es por eso que al tiempo que pospuso los despidos masivos (seguirán pero a cuenta gotas) el gobierno está tratando de mostrarse fuerte y unido reforzando su campaña casi permanente sobre la agresión norteamericana y gusana. Entretanto, desde octubre de 2010 se ha avanzado en la extensión del trabajo por cuenta propia. En estos pocos meses se otorgaron unas 115.000 licencias, elevando el total a 270.000. Más de 80.000 de estas nuevas licencias incluyen la posibilidad de contratar empleados. Se calcula que un 70% de estos nuevos trabajadores por cuenta propia estaba desocupado o jubilado mientras que el resto no ha hecho más que blanquear su situación. Para justificar estas

Incentivos al cuentapropismo

medidas, el gobierno se escuda en la estancada economía doméstica y su baja productividad. Pero el problema fundamental de la economía cubana no son las “plantillas infladas” o la “falta de estímulos” sino el gobierno de una casta burocrática que vive y se enriquece a costa del Estado. Lo que Cuba necesita es un plan de conjunto, democráticamente discutido por las organizaciones obreras y populares, que comience por poner fin al poder y los privilegios de la burocracia, en especial de la cúpula de las FAR que controlan el 80% de los ingresos por exportaciones y gerencian las empresas más grandes y rentables del país. Por el contrario, el impulso al cuentapropismo y la pequeña explotación capitalista, que presentan como un paliativo a los despidos y una palanca para el “esfuerzo individual”, se está haciendo en el marco de un ajuste enorme sobre las masas y con la orientación general de introducir cada vez más y mayores reformas pro mercado, aunque coyunturalmente pueda mejorar parcialmente la situación de algunos sectores, muy especialmente de aquellos que reciben dólares de familiares en EE.UU. que ahora podrán “invertir” en alguno de los 178 rubros habilitados. Contra la política de la burocracia, es necesaria la más amplia movilización de las masas, que enfrente el ajuste y luche por conquistar plenos derechos de organización y la libertad para los partidos que defiendan las conquistas de la revolución. Hay que poner en pie Consejos de obreros y campesinos plenamente democráticos que echen a la burocracia e instauren un verdadero gobierno de los trabajadores.

CICLO DE CINE REVOLUCIONARIO

Organiza:

LRS

Próximamente más información...
www.ft-ci.org

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful