Está en la página 1de 4

CARACTERÍSTICAS DE LAS CONDUCTAS PSÍQUICAS DEL ADOLESCENTE CENTRADAS EN EL CUERPO

Y EN SU ALIMENTACIÓN

Durante el momento de la adolescencia1el cuerpo, naturalmente, comienza a “hacer ruido” y el A


da cuenta de esas manifestaciones que le son impuestas dandoquejas (movimientos psíquicos:
forma de pensamiento operacional formal2, sentimientos ambivalentes, inseguridad, rebeldía,
amparo en el grupo, búsqueda de límites) somáticas (cambios biológicos: caracteres sexuales
secundarios, rápido aumento de estatura y peso, distribución de la grasa y masa
muscular)⇒“ruidos del crecimiento”.

Es así que el cuerpo, como sustrato, cobra un papel fundamental en esta etapa ya que:

*es el elemento de interacción concreta con el entorno: desde allí la expresión de “ponerle el
cuerpo a todo” manifestado en la predisposición e incumbencia a realizar infinitas acciones
sociales, deportivas, comunitarias durante días y horas por causas comunes al grupo;

*muestra el “hiperdespertar”: haciendo evidente los cambios morfológicos puberales y la


irrupción de la maduración sexual desde el despliegue hormonal manifiesto, principalmente, al
comienzo de esta etapa, además se agregan en consecuencia procesos psíquicos como los duelos;

*esla dimensión que ocupa la búsqueda de sensaciones: la actuación constituye uno de los
modos de expresión preferidos en caso de conflicto o angustia. La oposición entre la conducta
realizada y la mentalizada adquiere especial relevancia en el llamado “paso al acto” favorecido por
factores medioambientales (paso de la infancia a la edad adulta –contenido de este status como la
independencia, libertad, autonomía – estereotipos sociales influyentes – interacción social,
imitación, pertenencia – exigencias extremas) e internos (excitación puberal – duelos –
reorganización del equilibrio – miedo a la pasividad que lo haría retroceder a la sumisión infantil –
modificación instrumental cuerpo/lenguaje);

*es un lugar de conflictos: los rápidos cambios en el peso, la talla, en el IMC, la aparición
repentina de los caracteres sexuales secundarios y desde esto, las manifestaciones combinadas
evidente en el morfismo del A, prosperan hacia el duelo por el cuerpo infantil.

1
A: adolescencia ó adolescente
2
Pensamiento operacional formal – Según Piaget desde los 11 años en adelante, fase final del desarrollo
cognoscitivo

Escrito de la disciplina de Salud Mental – Área: Nutrición – Autora: Dra. Daniela V. Oreggioni Página 1
Aproximación a los conceptos de Esquema e Imagen Corporal

Esquema corporal3: concepto neurofisiológico y neuropsicológico que destaca la sensibilidad


externo y propioceptiva. El EC corresponde a las diferentes proyecciones corticales de esta
sensorialidad.

Imagen corporal4: definición que pertenece al registro simbólico imaginario, de base afectiva.
Schilder lo precisa así “todo lo que las estructuras libidinosas pueden tener de específico queda
reflejado en la estructura del modelo postural del cuerpo”. La IC depende de motivaciones
dinámicas por lo que estará en constante remodelación, constituyendo un proceso simbólico de
representación de un límite. En la A el problema de los límites tiene una especial intensidad, de ahí
las frecuentes incertidumbres concernientes a la IC.

El cuerpo del A en su rol psicosocial:

 La masa corporal representa el vehículo que le permite “estar en el mundo”


 El cuerpo es el centro de los intercambios relacionales emotivos entre los individuos
 La presión de las normas sociales, en respecto al cuerpo, son muy fuertes
 El A se interroga constantemente sobre su normalidad-cambios y utiliza su cuerpo como
base de razonamiento social, con un doble objetivo…1-diferenciarse del resto (otras
generaciones) 2-buscar semejanzas (coetáneos)
 Es el medio de expresiónde hábitos y modas (vestimentas, piercing, tatuajes, tintes de
cabello, etc, etc…) “es el mensaje dirigido a los demás”
 En todos los tipos de conductas interviene el cuerpo ⇒paso al acto, evitaciones,
manifestaciones sexuales, elecciones, riesgos
 Es el lugar de emplazamiento de temores; Jeammet5 dice: “el cuerpo es el recurso de
expresión preferido por los A”
 El cuerpo constituye un punto de referencia fijo para una personalidad en plena fase de
búsqueda, es un punto de encuentro entre el interior y el exterior que marca los límites.

Los cambios que se operan en el A generan una necesidad, en defensa de sus cuerpos, de
dominio ⇒controlar el objeto. Ejemplo: los A prefieren no abrigarse, suelen rechazar
recomendaciones de alimentación, realizan rutinas de actividad física exigentes, adhieren a
patrones de sueño alejados del ciclo circadiano, etc como un intento rígido de controlar(de
ponerse límites) las pulsiones sexuales o agresivas.

La alimentación del adolescente debe acompañar y favorecerun adecuado crecimiento y


desarrollo, lo que nos implica como médicos de APS,promover hábitos de vida saludables

3
EC: Esquema Corporal
4
IC: Imagen Corporal
5
Jeammet, Phillips: psicoanalista francés

Escrito de la disciplina de Salud Mental – Área: Nutrición – Autora: Dra. Daniela V. Oreggioni Página 2
conociendo yentendiendo estas características psicobiosociales del A y prevenir así
trastornosnutricionales propios de esta etapa y del desarrollo del adulto.

Esta etapa puede ser la última oportunidadde preparar nutricionalmente al joven para
unavida adulta más sana. En esta época pueden adquirirsenuevos hábitos de consumo de
alimentos, debido a varios factores: influencias psicológicas y sociales,de los amigos y
compañeros, el hábito de comerfuera de casa, el rechazo a las normas
tradicionalesfamiliares, la búsqueda de autonomía y una mayorindependencia electiva.

Particularidades en el patrón de ingesta

La gran demanda de nutrientes, sumado a loscambios en el estilo de vida, a la percepción de sí


mismo y los hábitos dietéticos de moda, conviertena la A en una época de alto riesgonutricional.

Las conductas evaluadas muestran que el A suprime o restringe comidas, que son reemplazadas
muchas vecespor pequeñas ingestas entre las comidas principales;ésto naturalmente disminuye el
apetito, y como suelen tener bajo podernutritivo y alto valor calórico, favorecen además
problemas de obesidad, caries dental y maloshábitos dietéticos.

La asistencia frecuente a restaurantes de comidasrápidas, y la disponibilidad de alimentos


precocinadosen el propio domicilio, han contribuido tambiéna cambios de hábitos alimentarios
con mayor consumode grasa total, grasa saturada, colesterol, azúcaresy sodio, y un menor
consumo de fibra, frutas yvegetales, manifestándose incluso con déficits de
micronutrientes,vitaminas y minerales,alejándose cada vez más de ladietaadecuada.

En casa,el hábito deestar muchas horas ante la televisión y otras pantallas promueve la
inactividadfísica y el sedentarismo facilitando asimismo el picoteo. Observamos conductas muy
opuestas entre A que se rigen por estos patrones de inactividad hasta las sobre exigencias físicas
con escaso control profesional.

Un porcentaje creciente no toma nada al desayuno. En concreto 1 de cada 45 adolescentes no


desayunao hace un desayuno muy escaso,argumentandofalta de tiempo, de apetito o por falta de
costumbre, esto puede conllevar dificultades en elaprendizaje y rendimiento escolar. Diferentes
alimentos sontomados como desayunos, en general ricos enmezclas de grasas, sal y azúcares,
compradosen cantinas, cafeterías, kioscos o directamente enmáquinas
expendedoras.Proporcionan una cantidadelevada de energía con poca densidad de
nutrientes,suponiendoentre un 10-30% deltotal energético de la dieta diaria, aunquesu
consumoocasional no debería tener consecuencias nutricionalessi el conjunto de la dieta del
adolescente“compensa” dicho consumo.

Escrito de la disciplina de Salud Mental – Área: Nutrición – Autora: Dra. Daniela V. Oreggioni Página 3
La familia puede ejercer una influencia favorableen la dieta de los adolescentes, con el
desarrollode buenos hábitos alimentarios y patrones de conducta.Está demostrado que la comida
en familia favoreceun mayor consumo de vegetales y productosricos en calcio, y menor de fritos y
refrescos azucarados.

En este sentido, la adolescencia es un momento para la instauración de hábitos de vida y


alimentación saludablesideal para la promoción de la salud del adulto, responsabilidad que debe
asumir el equipo de salud de APS desde éstos conocimientos de las conductas, aptitudes,
necesidades e intereses de los A.

Bibliografía:

 Alimentación en el adolescente - José Manuel Marugán de Miguelsanz, Lydia Monasterio Corral, Mª Pilar
Pavón Belinchón - Hospital Clínico Universitario de Valladolid. Hospital Clínico UniversitarioSantiago de
Compostela.
 Psicopatología del adolescente – Daniel Marcelli, Alain Braconnier – Editorial Masson

Escrito de la disciplina de Salud Mental – Área: Nutrición – Autora: Dra. Daniela V. Oreggioni Página 4

También podría gustarte