Está en la página 1de 8

ESCALAS Y BASES REGULATORIAS

EN EL PROCESO CONCURSAL1

Por Guillermo Mario Pesaresi

Se proponen las siguientes reformas a la ley 24.522 en


materia de honorarios concursales, en particular, respecto de
escalas y bases regulatorias:

1. Restaurar las alícuotas anteriormente vigentes. Se


propugna duplicar las vigentes, llevándolas al mismo nivel de la ley
anterior (ley 19.551).

ART. ACTIVO PASIVO/PAGADO


MIN. MAX. MÁXIMO
QUIEBRA 267
8% 25% ----
CONCURSO 266 2% 8% 8%
PREVENTIVO 289 ---- 2%

En el VI Congreso Argentino de Derecho Concursal y IV


Congreso Iberoamericano sobre la Insolvencia, celebrado en
Rosario entre el 27 y 29 de septiembre de 2006, he tenido
oportunidad de adherir a un proyecto presentado en el Honorable
Senado en ese año, de reforma a los arts. 257, 266, 267 y 269 de la
ley 24.522, considerando que era “un importante progreso en la

1
Ponencia presentada en el VI Congreso iberoamericano sobre la Insolvencia y VIII
Congreso Argentino de Derecho Concursal, 5 al 7 de Septiembre de 2012, Tucumán,
Argentina.

PESARESI, Escalas y bases regulatorias en el proceso concursal 1


materia, que contribuye a la revalorización de la labor profesional
llevada a cabo por la sindicatura y su asesor letrado, que venía
siendo reclamado desde la reforma de 1995, y que aparece como
vindicativo del esfuerzo que implica la dedicación a los juicios
concursales por parte de tales operadores del derecho judicial,
especialmente ante las nuevas disposiciones legales vigentes (ley
26.086)”2.
Tres años atrás, en el VII Congreso Argentino de Derecho
Concursal y V Congreso Iberoamericano sobre la Insolvencia,
celebrado en Mendoza entre el 4 y el 7 de octrubre de 2009,
experimentados profesionales han tenido oportunidad de postular,
de lege ferenda, volver a los porcentajes de la ley 19.551, que ya
había morigerado los que preveía la ley 11.7193.
La reducción a la mitad de los aranceles que se hiciese en
1995 había sido duramente criticada por la doctrina vernácula,
habiéndose especulado agoreramente que podía conducir a un
futuro con una menor transparencia en el actuar de los operadores
contables y jurídicos, tal vez en la búsqueda de una retribución
económica que compense tiempo y trabajo invertido 4.
Se indicó que no resulta plausible desconocer "que un
profesional independiente es una pequeña y mediana empresa de
servicios profesionales, que tiene un capital invertido en oficina y
equipos y muebles, que emplea personal en relación de

2
Guillermo M. PESARESI, Adhesión al novísimo proyecto de reforma al régimen del
patrocinio letrado del síndico y de los honorarios concursales, Libro de Ponencias, t.
III, p. 609/616.
3
Gustavo FILIZZOLA – Juan C. ROMERO – Ricardo RUÍZ VEGA – Carlos TABASCO,
Algo más sobre honorarios, comisión nº 2, “Facultades y deberes del síndico y otros
sujetos de los concursos”.
4
Edgar J. BARACAT, Costas y honorarios en el procedimiento concursal, Juris, 1997,
p. 6.

PESARESI, Escalas y bases regulatorias en el proceso concursal 2


dependencia, que tiene costos fijos y regulares de funcionamiento,
que dedica cuantiosas horas a la capacitación permanente propia y
de sus dependientes, etcétera5.
De modo que cabe adherirse a la restauración de los
aranceles vigentes antes de la reforma6; máxime cuando las leyes
de reformas 26.086 y 26.684 ampliron notoriamente las
incumbencias profesionales de la sindicatura.
Tanto así que de lege ferenda en las Jornadas de Derecho
Concursal de Mendoza (2006) también se propusiera por las
nuevas tareas la posibilidad de perforación hacia arriba del tope
máximo del art. 266 de la ley concursal7.
En este sentido, se estima muy actual algo expresado noventa
y ocho años atrás (en 1914): “La previsión humana debe considerar
que no se puede exigir mucho del hombre mal retribuido, y si bien
es justo creer en la honestidad como condición general, mejor es no
ponerla a prueba, remunerando bien los servicios, en especial los
que traen aparejada notoria responsabilidad”8. Y precisamente, un
escritor contemporáneo –en ese sentido, en 1999- dijo que “la

5
José ESCANDELL, Los honorarios profesionales y la problemática concursal,
Doctrina Societaria y Concursal, Errepar, t. XII, p. 117.
6
Ver ANASTASIO - VALDÉS NAVEIRO, Los aranceles concursales. Su injustificada
reducción, ponencia n° 32 en las "Jornadas de Estudio de la Ley de Aranceles", UCA,
1997; y los trabajos de MENDOZA, Honorarios: ¿son justas las nuevas escalas?, y
ARDUINO - BORFITZ - KATZ - MÉNDEZ, ¿Es justa la regulación de honorarios
prevista en la ley 24.522?, en FAVIER DUBOIS (h.) - BERGEL - NISSEN, "Derecho
concursal argentino e iberomaricano", t. II, Bs. As., Ad-Hoc, 1997, p. 664 y 665.
7
Ver especialmente las ponencias de Hugo Alfredo ARIAS: El síndico concursal:
administrador, auditor y ¿además síndico?, y de Lidia Roxana MARTÍN, La reforma de
la ley 26.086, en particular, propuestas sobre los informes especiales de los arts. 14
incs. 11 y 12; modelos.
8
Manuel F. ARMENGOL, Fundamentos y crítica de la ley de quiebras, 2ª ed., Bs. As.,
José Tragant, p. 442.

PESARESI, Escalas y bases regulatorias en el proceso concursal 3


reducción practicada, aun con el mejor espíritu, lo único que ha
conseguido, en la práctica, es fomentar mayores peligros”9.
La coherencia del plexo arancelario concursal (tuvimos
oportunidad de acotar en una ponencia presentada en el XXXIX
Encuentro de Institutos de Derecho Comercial de la Provincia de
Buenos Aires, 2004)10, se puede testear mediante la comparación
de sus espejos locales, es decir, las leyes arancelarias locales de
abogados y procuradores. Véase: por los juicios no concursales, en
general, se pueden fijar honorarios para un profesional que actuó en
todo el pleito se le fija un honorario que oscila entre el 7% y el 20%
en capital federal (art. 7°, ley 21.839), o del 8% al 25% en la
provincia de Buenos Aires (art. 21, ley 8904), o del 5% al 30% en la
provincia de Córdoba (art. 34, ley 8226).
En consonancia con dichas variables, hallamos que resulta
más equiparable lo dispuesto hasta 1995, a saber, del 2% al 8% del
activo estimado, en tanto no sea superior al pasivo del 8% del
pasivo, en el “cómputo en caso de acuerdo” (art. 289, ley 19.551),
del 2% al declararse el cumplimiento del concordato preventivo (art.
291), y del 8% al 25% del activo, en las falencias (art. 290).
Esos porcentajes, pues, deberían contener los arts. 266, 289 y
267, respectivamente, de la ley 24.522, lo que se propone de lege
ferenda.

9
Pablo BAVA BUSSALINO, Los honorarios en los pequeños concursos y un arma de
doble filo, El Derecho, t. 184, p. 1272. Dijo también (p. 1271) que la modificación legal
tan aplaudida por algunos, lo único que ha conseguido, en la práctica, es “inaugurar
una nueva forma de posible corruptela”.
10
Guillermo M. PESARESI, Honorarios concursales: Proposición de algunas reformas,
Ponencia presentada en el XXXIX Encuentro de Institutos de Derecho Comercial de la
Provincia de Buenos Aires. En homenaje al Dr. Ángel Mauricio Mazzetti. Instituto de
Derecho Comercial del Colegio de Abogados de Lomas de Zamora, en el XXX
Aniversario de su fundación, 13 y 14 de mayo de 2004. Publicado en “Libro de
Ponencias”, págs. 267 a 270.

PESARESI, Escalas y bases regulatorias en el proceso concursal 4


2. “Modificar el art. 266, párr. 2°, indicando que donde
dice pasivo verificado, debe decir pasivo insinuado”. Con base
en trabajos anteriores del suscripto11, cabe expresar cuanto sigue:
A los fines de la regulación de honorarios en caso de
homologación del acuerdo preventivo, la ley prevé como pauta
principal o primordial el activo prudencialmente estimado.
El pasivo es una pauta “que debe aplicarse de modo
subsidiario al cálculo del activo”12, y que opera como valladar: la
base regulatoria es siempre el activo, “salvo” que supere
determinado porcentaje del pasivo.
Fue introducida por el legislador de 1983 (ley 22.917), aunque
en aquel entonces fue del 8% y no del 4% como lo es hoy, desde
1995. No es una pauta que haya caído simpáticamente a la
doctrina. Ya el maestro CÁMARA había expresado que esa
“mélange” entre activo y pasivo era “conflictiva y, eventualmente,
inequitativa”13. También fue criticada duramente por ESCANDELL,
quien entre otras consideraciones apuntó que el sistema es
incongruente en tanto coloca al profesional en contradicción entre
su labor y su interés14.

11
Guillermo M. PESARESI, Apostillas a los casos ‘Havanna’ y ‘Great Brands’
(apalancamiento, desistimiento, homologación y honorarios concursales), Doctrina
Societaria y Concursal, Errepar, tomo XVI, n° 200, julio 2004, ejemplar del 18 de julio
de 2004, págs. 827 a 836. Fallos comentados del Juzgado Nacional de Primera
Instancia en lo Comercial, n° 16, a cargo del Dr. Alfredo A. Kölliker Frers,
pronunciamiento del 10/3/2004, in re “Havanna SA s/conc. preventivo” y “Great Brands
SA s/conc. preventivo”.
12
Guillermo M. PESARESI – Julio F. Passarón, Honorarios en concursos y quiebras,
Astrea, Bs. As., 2002, p. 139.
13
Héctor CÁMARA, El concurso preventivo y la quiebra, Depalma, Bs. As., 1989, t. III-
B, p. 1017 y 1018.
14
José ESCANDELL, Los honorarios profesionales y la problemática concursal,
Doctrina Societaria y Concursal, Errepar, t. XII, p. 121 y 122.

PESARESI, Escalas y bases regulatorias en el proceso concursal 5


Esa inequidad e incongruencia advertida por los autores se
patentizó en el caso bajo examen. Téngase presente que la ley
vigente prescribe que “las regulaciones no pueden exceder el cuatro
por ciento (4%) del pasivo verificado” (art. 266, párr. 2°, ley 24.522).
A nuestro criterio, es precisamente sobre este tópico donde
reside la más trascendental decisión del fallo dictado in re
“Havanna”, pues acude a una solución contra legem, pero
basándose en la equidad y en la doctrina.
Ello así, pues se trata de una decisión jurisdiccional pionera,
no reconociendo ningún antecedente. A lo máximo a lo que había
llegado la jurisprudencia hasta este momento fue a integrar ese
“pasivo verificado” con la suma que correspondiera al pasivo
declarado “admisible”, pero nunca acudiendo al pasivo
“inadmisible”.
En el caso, con una profunda fundamentación, y con base en
la postura doctrinal ideada por las doctoras María Mercedes
OLIVERA AGUIRRE DE PONS BEDOYA, María Fabiana ZÁRATE
y María Soledad OLIVERA AGUIRRE DE GONZÁLEZ (en el III
Congreso Argentino de Derecho Concursal y I Congreso
Iberoamericano sobre la Insolvencia, 1997), el sentenciante recurre
al cómputo del total del “pasivo insinuado”15.
El motivo para así actuar fue justificado, máxime con las
particularidades del caso: medió en la especie el mentado crédito
sindicado que fue declarado inadmisible y que implicaba el 90% del
pasivo total. Pero lo cierto es que ese crédito no fue incluido en el
“debe” concursal por aspectos atípicos y formales: “dicha

PESARESI, Escalas y bases regulatorias en el proceso concursal 6


declaración de inadmisiblidad no tuvo por sustento la inexistencia
del crédito en sí mismo”.
Si se lo hubiese quitado del cómputo a los fines regulatorios,
ello hubiera conducido a los honorarios en total no hubiesen podido
superar la suma de ochocientos mil pesos, siendo que con ese
prestamo el techo superaría los cuatro millones, techo mucho más
acorde y conectado con un concurso de envergadura, que supera
los cien millones tanto de activo como de pasivo (incluido el
conflictivo crédito).
Es destacable el pensamiento del juez, quien se resistió en el
caso a ser un “autómata o un mero aplicador de textos legales, cual
matemático que solo realiza silogismos a través de los cuales lo
único que se procura es subsumir la premisa menor (que es el caso
concreto) dentro de la mayor (que es la norma), como la postula el
„kelsenianismo‟ más ortodoxo. No es esa la misión de los jueces. Y
en este caso aplicar el límite del pasivo verificado del modo que
„prima facie‟ lo impondrían las normas legales constituiría una
verdadera iniquidad”.
No puede más que compartirse la solución del caso; y
subimos, incluso, la apuesta: hace diez años expresamos que la
postura de tomar el pasivo insinuado “parece interesante”16;
mientras que ahora derechamente se postula el cambio legislativo,
lo que fue hecho en su hora en 2004, mediante senda ponencia
presentada en el marco del XXXIX Encuentro de Institutos de

15
Ver La debatida interpretación del segundo apartado del art. 266 de la ley de
concursos, ponencia obrante en FAVIER DUBOIS (h.) - BERGEL - NISSEN, “Derecho
Concursal Argentino e Iberoamericano”, Ad-Hoc, Bs. As., 1997, t. II, p. 677/688.
16
PESARESI – PASSARÓN, Honorarios en concursos y quiebras, cit., p. 141.

PESARESI, Escalas y bases regulatorias en el proceso concursal 7


Derecho Comercial, en el Colegio de Abogados de Lomas de
Zamora.

Como corolario de todo lo expuesto, se expresa la siguiente


PONENCIA:

Se proponen las siguientes reformas a la ley 24.522 en


materia de honorarios concursales, en particular, respecto de
escalas y bases regulatorias:
1. Restaurar las alícuotas anteriormente vigentes.
2. Modificar el art. 266, párr. 2°, indicando que donde dice
pasivo verificado, debe decir pasivo insinuado.

PESARESI, Escalas y bases regulatorias en el proceso concursal 8

También podría gustarte