Está en la página 1de 20

Suscríbete a DeepL Pro para poder editar este documento.

Entra en www.DeepL.com/pro para más información.

Ortopedia y reumatología
Revista de acceso abierto

Revisar el artículo Ortho & Rheum Open Access J


Volumen 1 Número 5 - Noviembre de 2015 Copyright © Todos los derechos reservados por Tania Soledad Alvarado Chavez*.

A otro cuerpo con ese hueso: estado del arte


Tania Soledad Alvarado Chavez*
Directora de Flexo Centro del Movimiento, Estados Unidos
Presentación: 08 de noviembre de 2015; Publicado: 14 de diciembre de 2015
*Autor correspondiente: Tania Soledad Alvarado Chavez, Directora De Flexo Centro Del Movimiento, Traumató loga Ortopedista, Artroscopista,
Directora Banhuesos, Educació n Superior, Comunicació n y Desarrollo, Dipldo, Autoevaluació n de ED, Ecuador, USA, Tel: 0906779186; 2388289;
Email:

e proyecto rentable y se sustenta en la investigación bibliográfica descriptiva - correlacional, transversal, no experimental, retrospectiva y en la investigación de campo que utiliza la estr

Introducción crear el mejor sustituto ó seo, con una combinació n de sustancias


Los principios, indicaciones y técnicas de las intervenciones que tienen propiedades osteoconductoras, osteoinductoras y
para injertos ó seos quedaron bien establecidos antes de la era osteogénicas. Los injertos ó seos se utilizan prá cticamente en
metalú rgica o cirugía ortopédica. Debido a la necesidad de todos los aspectos [1-4].
utilizar materiales autó logos como clavijas ó seas, asado de Los injertos tienen una doble funció n: mecá nica y bioló gica.
alambres, la fijació n de los injertos era bastante sangrienta. La Dependiendo del resultado clínico que se busque, una de las
abrazadera y Sandhu introdujeron la fijació n interna; el blanco funciones puede ser má s importante que la otra. En la interfaz
de la vuelta y Kushner, Henderson, Campbell y el otro agregaron injerto hueso-huésped existe un complejo donde pueden
la osteogénesis a esto que comenzaba a desarrollar los injertos intervenir mú ltiples factores de reporte en la correcta
huesudos para el Seudoartrosis en las prá cticas de una incorporació n del injerto; en ellos técnicas de conservació n,
intervenció n. factores locales y sistémicos diversos (hormonales, uso de
Sin embargo los 2 principios, fijació n y osteogénesis, no se medicamentos, calidad ó sea, enfermedades cró nico-
combinaron eficaz y simplemente hasta que venosa y Stuck degenerativas) y las propiedades mecá nicas (que depende del
iniciaron la fijació n con á rboles de tornillos de metal inerte tamañ o, la forma, y tipo de injerto utilizado).
(vitalio). En cirugía ortopédica existe cada vez mayor demanda Un banco de huesos es una organizació n especializada en
de injertos ó seos debido al incremento en el nú mero, y la obtener, procesar, almacenar y distribuir tejido ó seo (injerto
complejidad de las cirugías. ó seo heteró logo) humanizado, tendones y cartílago, para ser
Para obtener éxito en su utilizació n, deben conocerse las utilizado en diferentes procedimientos quirú rgicos
diferentes propiedades de cada uno de estos alternantes y del reconstructivos [5-10].
entorno en el que van a ser colocados. A medida que los
sustitutos ó seos y los factores de crecimiento se conviertan en
realmente clínicos, se definirá un nuevo está ndar de oro. Las
técnicas de ingeniería de tejidos y de terapia genial tiene como
objetivo
Ortho & Rheum Open Access J 1(5): OROAJ.MS.ID.55573 (2015)001
Revista de acceso abierto de Ortopedia y
Reumatología
La historia de los bancos de huesos se remonta a los añ os transversal, longitudinal, retrospectiva, en todos los
1950, cuando comenzó a funcionar el banco de tejidos de la pacientes en los que se realizan cirugías ó seas correctivas
marina de los Estados Unidos, como respuesta a la gran demanda en el servicio de Traumatología y ortopedia del hospital
de injertos de hueso producidos para los soldados heridos clínico Alcívar desde octubre de 2011 hasta septiembre de
durante la guerra de Corea. Este primer banco para estandarizar 2012, y
las técnicas de procesamiento y almacenamiento de huesos
b. La presentació n del banco de huesos del hospital clínico
obtenidos de cadá veres, técnica aú n efectiva y en poco tiempo
Alcívar, es decir la continuidad del anterior banco de
extendió el uso de este medio a mú ltiples procedimientos
huesos, con un á rea más completa y actualizada.
reconstructivos de ortopedia y otras especialidades. En
Colombia, la fundació n Cosme y Damiá n, creada en 1988 con el c. Este trabajo sigue la secuencia del marco ló gico para la
objetivo de fomentar los trasplantes de hueso, desarrolló y puso construcció n de las variables, en su informe con el tema de
en marcha el proyecto del banco de huesos y tejidos. El banco es investigació n, el problema, los interrogantes, los objetivos,
el ente operativo de la fundació n Cosme y Damiá n. Es una la hipó tesis, el cronograma, el presupuesto, los materiales
institució n privada, sin á nimo de lucro, inaugurada en junio de y la recogida de datos.
1990, vinculada inicialmente a la Universidad Javeriana y a partir
Este trabajo es actual teniendo en cuenta el incremento de
de 1997 a la Fundació n Beata Fe de Bogotá . El banco de huesos y
las cirugías necesitando la obtenció n de injerto ó seo autologo, en
tejidos es lo ú nico en Colombia y el primero de su género en
el servicio de ortopedia y Traumatología como diagnó stico
Suramenca, por el considerable volumen de injertos que
postoperatorio, quedando experiencias felices e informació n
distribuye y por el meticuloso sistema de procesamiento [11-23].
para beneficio de la comunidad científica y de los pacientes en
Desde su creació n ha contado con la inestimable ayuda general.
científica del banco de huesos de la Universidad de Miami que
El problema
también Con 2 añ os de funcionamiento este banco de huesos
ubicado en el 5to piso del pabelló n Femandino Simonsen de Planteamiento del problema
Traumatología y ortopedia, amueblado y manejado con éxito
En la actualidad el uso de injertos ó seos ha vuelto una
bajo los está ndares de la sociedad latinoamericana de banco de
prá ctica habitual en las cirugías ortopédicas. Rozamos una
tejidos y huesos, ú nico en el país y distribuye a todo el á rbol de
realidad de la cirugía reconstructiva traumatoló gica y
brasil.
ortopédica, en los pacientes que tienen la necesidad de cubrir
Elbonebencho delInstitutoCatalán deTraumatología y defectos ó seos en revisió n de artroplastos totales, o en
Medicina del Deporte. Cataloniaspain resecciones tumorales por ejemplo. El fin es ofrecerle a los
pacientes, tejidos obtenidos y acusados por nuestro equipo de
Esta unidad se pone en marcha en 1986, conjuntamente con
profesionales y en el propio hospital, garantizando así mayor
el hospital clínico de Barcelona, y siendo la primera de estas
confiabilidad, má xima calidad y menores costos [37- 39]. El uso
características en la ciudad de Barcelona. Igualmente son
de los injertos es muy variado. Só lo por referirnos a un ejemplo,
miembros cofundadores de la Asociació n Europea de Bancos de
puede obtenerse un suelo del hueso hermano lego que se utiliza
Tejidos (asociació n europea de bancos de tejidos y huesos) [24-
como "relleno" de defectos ó seos en pacientes con tumores
36]. En la actualidad por seguir el curso de los avances
resecados a fondo o en aflojamientos protésicos. Con el tiempo,
tecnoló gicos y los nuevos descubrimientos científicos es
el hueso implantado, será sustituido por el propio hueso del
imperativo que nuestra institució n se mantenga al mismo nivel,
paciente receptor. Esto se consigue gracias a las propiedades
por lo que a través de esta tesis se quiere mantener la
bioló gicas del hueso implantado que estimula el crecimiento del
continuidad de este banco de tejidos, comenzando con tejido
hueso del propio paciente.
ó seo, y continuar con cultivo de tejidos y procesamiento y
almacenamiento de células madres, y ser una institució n de élite Los avances de la cirugía, especialmente en las á reas de
en los avances científicos de nuestro país, para que funcione trasplantes de ó rganos y procedimientos reconstructivos,
de acuerdo a las normas y está ndares vigentes y certificaciones hicieron necesario diseñ ar una serie de mecanismos para hacer
de calidad adecuadas a un centro especializado, ya que cuentan efectiva la disponibilidad para el servicio de tejido ó seo humano,
con el á rea física donde deben funcionar, para lo cual se requiere tendones y piel, de una manera fiable, segura y suficiente para
la readecuació n de la misma y los congeladores necesarios para satisfacer la creciente demanda en ortopedia y Traumatología
preservar el tejido ó seo que será utilizado en las cirugías ó seas [40-43].
reconstructivas.
Los bancos de tejidos humanos son unos recursos sanitarios,
Tesis que propone esta carta de investigació n: de relativo reciente desarrollo en todo el mundo, surgidos para
niciativa de los profesionales de cirugía ortopédica y
a. Un estudio descriptivo-Correlacional, no experimental,
Traumatología, como instrumento para suplir las necesidades
quirú rgicas de material bioló gico, obtenido de donante vivo y
utilizado para el propio servicio. a mediados de la década de los

Cómo citar este artículo: Tania S A C. A otro cuerpo con ese hueso: estado del arte. Ortho & Rheum Open Access J. 2015; 1(5): 555573. DOI:
2 10.19080/ OROAJ.2015.01.555573
Revista de acceso abierto de Ortopedia y
Reumatología
añ os 1980 y ya en pleno apogeo del trasplante, se instituye la
figura del coordinador hospitalario de planta tms, que

Cómo citar este artículo: Tania S A C. A otro cuerpo con ese hueso: estado del arte. Ortho & Rheum Open Access J. 2015; 1(5): 555573. DOI:
3 10.19080/ OROAJ.2015.01.555573
profesionalizar el proceso de donació n y mantenimiento del paciente postoperatorio. En este estudio se demostrará la
donante. Esto decide un incremento del nú mero de donantes de importancia de conocer los factores a valorar en el
ó rganos y al mismo tiempo ofrece la posibilidad de disponer de
tejidos y los avances científicos obtenidos en este excel,
transforman algunos bancos de tejidos y dimensionan como
construir complejos y profesionalizar que procesan, preservan y
distribuyen diversos tipos de tejidos a los centros de
implantació n.

Mientras que en algunos bancos se produce esta


transformació n, otros bancos de tejidos ó seos de uso interno y
con tejido razonable de un donante vivo mantiene la
funcionalidad inicial y el objetivo para el que fueron creados [44-
49]. En Europa, la normativa específica destinada por primera
vez a los bancos de tejidos data de 1994, añ o en que se publicó la
recomendació n R 94 del comité ministerial de los estados
miembros de la Europa advice on benches of human tissues,
exponiendo los criterios éticos y legales que deben observarse.

Anteriormente, las actividades relacionadas con los tejidos


humanos y con los bancos de tejidos, se orientaron por las
disposiciones europeas emitidas para las actividades relativas a
los trasplantes en general, la resolució n 29, que establece los
criterios para armonizar la Iegisalció n de los estados miembros
sobre obtenció n, implantes y trasplantes de sustancias humanas
y la recomendació n 5 relativa al transporte e intercambio
Internacional de sustancias humanas.

En ecuador, la normativa primera para la donació n de


ó rganos fue creada por la sociedad ecuatoriana de trasplante de
ó rganos y tejida en el añ o 1994: NO. LEY58 la cual no ha
terminado ni siquiera el proceso de ejecució n. En la actualidad la
LEY de DONACION y DE ORGANOS DE LA TRANSPLANTACION
CONSTITUCION DE EL
2008 es lo efectivo. Aunque inicialmente el banco se nutre de
trozos ó seos razonables de la implantació n protésica, es decir,
medias femorales, plataformas tibiales y có ndilos femorales, los
buenos resultados obtenidos han incrementado los recursos a
través de los aloinjertos, es decir, los razonables de otros seres
humanos, aumentando también las aplicaciones, como veremos a
continuació n. Un solo donante puede beneficiar hasta 250
personas que recibirá n un trasplante de hueso. Gracias a los
tejidos obtenidos de donantes altruistas se puede mejorar
enormemente la calidad de vida de los pacientes al evitar
amputaciones, principalmente en el caso de pacientes con cá ncer
de hueso.

Actualmente en el hospital Clínica Alcivar de la ciudad de


Guayaquil, se realiza en el servicio de Traumatología y ortopedia
mas de 200 cirugías en este periodo 2011-2012 y 41 pacientes
en los que se debe utilizar de injerto ó seo obtenido autó logo de
cresta iliaca. Se evita la necesidad de realizar otra herida
quirú rgica para obtener hueso del mismo paciente al evitar con
ello dolor, riesgo de infecció n, lesió n arterial y nerviosa, así como
disminució n del tiempo quirú rgico y del sangrado. Con el
objetivo de conocer nuestra propia casuística, los factores
relacionados con la morbilidad y la necesidad de evaluar mejor al
escala y estimar mediante la misma la calidad de vida en estos estimula
pacientes.

Objetivos
Objetivo general

Analizar la evolució n de las cirugías reconstructivas en el


hospital clínico Alcívar en el periodo de octubre de 2011 a
septiembre del 2012 y presentar el banco de huesos
institucional actualizado.

Objetivos específicos

1. Analizando las complicaciones presentadas por cada uno


de los
técnicas.
2. Decidir las patologías que se acostumbra a injertar de
banco de hueso.
3. Decidir la edad y el sexo de los pacientes que se
acostumbra a injertar de banco.

Justificación del problema


Esta investigació n se realiza debido a que en la actualidad,
en cirugía ortopédica se utilizan injertos ó seos para suplir la
necesidad en los pacientes que necesitan corregir defectos
ó seos para cirugías como: revisió n de artroplastias, resecció n
ó sea por tumores, etcétera, y se trata de darle uso al injerto.
Esta investigació n sirve para revisar las cirugías de
reconstrucció n ó sea y con los resultados proponer la creació n
de un banco de huesos; se va a beneficiar la institució n al crear
un banco de huesos que va a beneficiar a la comunidad con el
objetivo de disminuir la comorbilidad de la obtenció n de estos
en el paciente y se utiliza el injerto de banco de huesos. Los
pacientes será n beneficiarios por cuanto está n por tener una
recuperació n de sus defectos físicos que les va a permitir llevar
una mejor calidad de vida, al mejorar su autoestima; la
comunidad en general y el grupo ortopédico en particular son
los beneficiarios de los resultados del presente estudio. Todo
esto hace necesaria la realizació n de este estudio para mejorar
las condiciones del paciente y elegir el injerto de banco de
huesos de acuerdo a las normas establecidas para el servicio de
Traumatología y ortopedia de nuestro hospital.

Marco teórico
Injerto Oseo
De manera inicial debe decidirle cuá l es la funció n que debe
cumplir el injerto a utilizar.

Los injertos tienen diferentes propiedades:

Osteogénesis: Síntesis de hueso nuevo a partir de células


derivadas del
injerto o del huésped. Requiere células capaces de generar hueso.

Osteoinducción: Proceso por el cual las células madre


mesenquimales son reclutadas en la zona receptora y a su
alrededor para diferenciarse en condroblastos y osteoblastos.
La diferenciació n y el reclutamiento se modulan por factores de
crecimiento derivados de la matriz del injerto, cuya actividad se
al extraer el mineral ó seo. Entre los factores de crecimiento le pretensiones funcionales.
encontramos las proteínas morfogeneticas ó seas [7], y factor de
Origen de los injertos: injertos autólogos: Cuando los injertos
crecimiento por conducto de las plaquetas sanguíneas,
ó seos proceden del paciente generalmente se extraen de la tibia,
interleuquinas, factor de las colonias de granulocitos-
el peroné o el ilion. Estos tres huesos proporcionan injertos
macrofá gicos. También factores angiogénicos libres, como el
corticales, trasplantes de hueso completo y hueso esponjoso,
factor de crecimiento vascular por conducto del endotelio y la
respectivamente.
angiogenina.

Osteoconducción: Proceso en el que se produce un crecimiento


tridimensional de células madre capilares, peri tisulares y
mesenquinmatosas, desde la zona receptora del huésped hacia el
injerto. Este andamiaje permite la formació n de hueso nuevo por
medio de un propietario preconcebido, determinado por la
biología del injerto y el entorno mecá nico del huésped interfase-
injerto. De forma ideal un injerto ó seo debe tener estas tres
propiedades, además de ser biocompatible y proporcionar
estabilidad biomecá nica.

Los injertos ó seos pueden emplearse con el siguiente fin:

a. Para rellenar cavidades o defectos resultantes de quistes,


tumores o
otras causas,

b. Establecer un puente en las preguntas que provocan un


artrodesis,

c. Para cubrir defectos importantes o establecer la


continuidad de un
hueso largo.

d. Proporcionar bloques ó seos para limitar la movilidad


articular.

e. Establecimiento de la consolidació n en una


Pseudoartorsis.

f. Estimulando la consolidació n o rellena los defectos en


la consolidació n,

g. Estructura de los injertos.

Los injertos de hueso cortical se emplean principalmente


como soporte estructural y los de hueso osteoporoso para la
osteogénesis. El soporte estructural y la osteogénesis pueden
combinarse; ésta es una de las primeras ventajas del uso de un
injerto ó seo. Sin embargo, estos dos factores varían segú n la
estructura del hueso. Probablemente todos o la mayoría de los
elementos celulares de los injertos (sobre todo de los injertos
corticales) mueren y son sustituidos por elegidos nuevos
formados, actuando simplemente el injerto como marco guía
para la formació n de un nuevo hueso. En el hueso duro cortical
este proceso de sustitució n es considerablemente má s lento que
en el hueso esponjoso. Aunque el hueso esponjoso es má s
osteogénico, no es lo suficientemente resistente para ofrecer un
soporte estructural eficaz. Cuando selecciona el injerto o la
combinació n de injertos, el cirujano debe recordar que estos dos
difieren fundamentalmente en la estructura ó sea. Una vez que el
injerto se ha incorporado al huésped y es lo suficientemente
fuerte para permitir el uso no protegido de la pieza, se produce la
remodelació n de la estructura ó sea en proporció n con las
Si no se utilizan elementos de fijació n interna o externa, lo
que sin embargo, sí tiene claras ventajas la sutura del periostio
sobre el defecto. El periostio aparece como membrana limitante
para evitar un callo irregular cuando el defecto de la tibia se
llena de hueso nuevo. Las pequeñ as células ó seas que se rompen
con el periostio pueden facilitar la formació n del hueso
necesario para rellenar el defecto.

El empleo de la tibia como zona donante tiene inconvenientes:

1. Se pone en peligro a un miembro normal;

2. La obtenció n del injerto prolonga la duració n y la


magnitud de la intervenció n;

3. Prolonga la convalecencia y hay que retrasar la


marcha y

4. La tibia tiene que ser protegida durante 6-12 meses


para evitar las fracturas. Por estas razones, en la
actualidad las autoinjertos estructurales de ir tibia rara
vez se utilizan.

Los dos tercios proximales del peroné pueden extirparse sin


alterar materialmente la pierna. Pero un estudio de Core y
ademá s, indica que la mayoría de los pacientes tendrá n
molestias y debilidad muscular pesa después de extirpar una
parte del peroné. La configuració n del extremo proximal de este
hueso es una ventaja: el extremo proximal tiene una
prominencia redondeada que está cubierta parcialmente por
cartílago hialino, constituyendo así un trasplante satisfactorio
para sustituir al tercio distal del radio o al tercio distal del
peroné. Después del trasplante el cartílago hialino
probablemente degenera con rapidez en una superficie
fibrocartilaginosa; aun así, esta superficie es preferible al hueso
desnudo.

El tercero intercede del peroné también puede emplearse


como auloinjcrlo libre, vascularizado, basado en el pedú nculo
formado para la arteria y vena peronea, empleando una técnica
micro vascular. Simonis, Shiral! y Mayou recomiendan este
injerto para el tratamiento de los grandes defectos de la
seudoartrosis congénita de la tibia. También se pueden utilizar
fragmentos de cresta ilíaca como autoinjerto vascularizado
libre. El empleo de los autoinjertos libres vascularizados tiene
indicaciones limitadas, es necesario un técnico experto en
microvas

Cular y falta de patología en la zona donante.

A. Injertos alogénicos: El injerto alogénico o aíoinerfo se


obtiene de una persona diferente del paciente. Antes de
la elaboració n del banco de hueso (v. exposició n
siguiente) se emplean los aloinjertos só lo si no se
dispone de él
injertos autó logos o cuando tenía inconveniente para su Este sustituto se recomienda para defectos ó seos menores a 2
uso. En los niñ os pequeñ os los puntos habituales de cm se le encuentran en la actualidad disponibles un gran nú mero
donació n no proporcionan injertos corticales de sustitutos iglesias catedralicias osteo-inductivas y otras
suficientemente grandes para cubrir los defectos, o el muchas está n en proceso de aná lisis en diferentes ensayos
hueso esponjoso disponible puede no ser suficiente para clínicos.
henificar una gran cavidad o un quiste; además, hay que
tener en cuenta la posibilidad de lesionar una fisis. Por
ello, los injertos para niñ os pequeñ os generalmente se
obtienen del padre o de la madre. Durante muchos añ os
se han utilizado con aloinjertos estructurales de éxito en
la cirugía total de revisió n articular y en la
reconstrucció n tras la extirpació n de un tumor.
Actualmente se emplea con cierto éxito en algunos
centros los osteocondrales aloinjertos para tratar la
osteonecrosis distal femoral.

B. Injertos heterólogos: Debido a las características


indeseables de los injertos ó seos autologos y alogenicos,
el hueso heterologo, es decir, las especies ó seas libres,
ensayo al inicio del desarrollo de los injertos ó seos y se
ve que casi siempre fue insatisfactorio. El material
mantenía má s o menos su forma original, actuando como
férula interna, pero sin estimular la producció n de hueso.
Estos injertos muchas veces provocaban una reacció n
indeseable de cuerpo extrañ o. El material de injerto
heteró logo continuamente satisfactorio no está todavía
disponible comercialmente y no se le recomienda su uso.

C. Sustitutos del hueso esponjoso: La hidroxiapatita y el


fosfato de calcio, materiales sintéticos y naturales, se
está n utilizando actualmente como sustitutos de los
injertos de hueso esponjoso en determinadas
circunstancias. Estos materiales porosos son invadidos
por los vasos sanguíneos y las células osteogénicas,
proporcionan un marco guía para la formació n de nuevo
hueso y, en teoría, finalmente son sustituidos por hueso.
Su principal utilidad es rellenar los defectos esponjosos
en lugares donde la existencia del injerto no es
importante. Bucholz y cois, encontró en la hidroxiapatita
y en el material fosfato de calcio para ser
alternativamente eficaz de los injertos esponjosos
autó logos para injertar sobre las fracturas de la meseta
tibial. Se han realizado recientemente ensayos clínicos
con un sustituto sintético de hueso compuesto de
cerá mica bifá sica (60
% de hidroxiapatita y un 40% de fosfato de calcio) más
colá geno de tipo bovino, llamado de manera comercial
Collagraft (Zimmer, War-saw. Ind). Chapman y cois,
encuentran que el Collagraft puede sustituir de manera
eficaz a los injertos autó genos en el tratamiento de las
fracturas de huesos largos sometidos a estabilizació n
quirú rgica. Se le produjeron anticuerpos anticolageno
bovino en menos del 3% de los pacientes y sin
complicaciones. El Collagraft se mezcla con 2,5-5 ml de
un aspirado de médula oblonga tomada de la cresta ilíaca
justo antes de su utilizació n.
Los injertos ó seos clasifican las formas de su origen:

AUTOINJERTOOSEO

ALOINJERTO OSEO

XENOINJERTO OSEO

El proceso de incorporació n de un injerto ó seo es un


mecanismo complejo que varía dependiendo del lugar de
colocació n y del tipo de injerto utilizado.

Se divide en 3 fases:

A. Fase temprana: 1 A 3 semanas de osificació n


membranosa en la zona adyacente a la cortical ó sea y la
conversió n del post hematoma operatorio en estroma
fibroblastico sobre el injerto.

B. Fase intermedia: 4 A 5 semanas: incorporació n y


remodelació n del injerto con una zona cartilaginosa
central y osificació n endocondral sobre la misma.

C. Fase tardía: 6 A 10 semanas: mayor cantidad de


médula ó sea informació n de hueso cortical sobre la zona
central y remodelació nó sea.

Riesgos típicos del procedimiento de obtenció n del injerto


de oseo:

Toda intervenció n quirú rgica tanto por la propia técnica


operatoria, como por la situació n vital de cada paciente
(diabetes, padecer una cardiopatía hipertensió n, edad avanzada,
anemia, obesidad) lleva implícita una serie de complicaciones
comunes y potencialmente graves que pueden requerir
tratamientos complementarios, tanto médicos como
quirú rgicos, así como un mínimo porcentaje de mortalidad.

Las posibles complicaciones de la obtenció n de injerto ó seo


autó logo son:

a) Infecció n a nivel de la herida quirú rgica.

b) Lesió n vascular,

c) Lesió n o afectació n de algú n nervio que puede causar


alteraciones estafadoras o definitivas, sensitivas o
motoras, especialmente el nervio femorocutá neo
cuando se extrae de la cresta iliaca.

d) Fractura del hueso manipulado.

e) Dolor persistente en la regió n donante.

f) Cicatriz dolorosa o hipotró fica.

g) Alteració n del relieve de la cresta ilíaca.

Ventajas del Autoinjerto

A. La integració n es lo má s alto con respecto a cualquier


otro hueso.

B. No tiene riesgo de transmisió n de contagio infeccioso


enfermedades. Los aloinjertos que le encontramos disponibles para su
distribució n son congelados o liofilizados: huesos masivos,
Desventajas del Autoinjerto
fraccionados, en virutas, granulados, pulverizados,
1) La cantidad, las formas, el tamañ o y los lugares anató micos desmineralizadossed; extensos trícorticos
son limitados para que la capacitancia obtenga en el mismo
individuo una parte de su cuerpo para aplicarla en otro
lugar de lo mismo.

Aumento de la morbilidad por

i. Prolongació n del tiempo quirú rgico por los protocolos de


asepsia, antisepsia y tomas de las autoinjertos.

ii. Es necesario el uso de abordajes mú ltiples para obtener


la
autoinjertos con las inevitables cicatrices de por vida.

iii. Bled mayor.

iv. Técnicamente má s difícil para ellos es en la necesidad de


enfoque
á reas críticas.

v. Con un incremento en el tiempo quirú rgico y en la


anestesia, riesgo quirú rgico y sangrado. Se le presenta
con frecuencia el dolor como síntoma principal en los
lugares de autoinjerto, lesiones neurovasculares y
fracturas en el lugar de la entrega.

Ventajas del Aloinjerto


a) Cantidades, tamañ os, formas y lugares anató micos
ilimitados, así como la posibilidad de salvar
extremidades que antes se amputaban o realizar cirugías
que antes no eran posibles o que bien culminaban con
graves secuelas.

b) Disminució n de la morbilidad al no tener que utilizar


otros embarques.

c) Menor coste para disminuir los tiempos quirú rgicos,


material de asepsia, antisepsia, ropa, material de
consumo, material de sutura, honorarios de cirujano,
anestesista y personal de quiró fano, menor uso de
anestesia de parcela, apositos quirú rgicos

d) El paciente se beneficia de una mejor calidad de vida,


curas y retirada de material de sutura; así como una
vuelta más rá pida a sus actividades habituales o
laborales, sin depender tanto de la ayuda. Así mismo el
emplear materiales bioló gicos de costo menor que
pró tesis tumorales y prepara al paciente para recibir en
el caso de ser necesario implantes de un costo mucho
menor.

e) Disponibilidad inmediata para el servicio, puede solicitar


en
por adelantado o tenerlo en stock en el quiró fano.

f) Bioseguridad, el riesgo de transmitir una enfermedad


infectocontagiosa es de 1:1;670.000 injertos aplicados
cuando se realizan todos los protocolos establecidos.
hueso, tendó n, hueso, tendó n de Aquiles y almohadilla de la
fascia, estos es en
demanda de internet o de ruta telefó nica de cualquier ciudad del
país.

Los tipos de injertos y los usos sugeridos describen


dos categorías funcionales:
a. Los aloinjertos estructurales (masivos) tienen forma y
contornos anató micos definidos y pueden soportar una
exigencia mecá nica (compresió n, tensió n, flecció n, etc.)
desde el momento de la implantació n, siendo la
resistencia progresivamente mayor a medida que
avanza el proceso de consolidació n y osteotransporte.
Secundariamente tienen propiedades osteogénicas.
Ejemplo característico el fémur distal osteocondral,
có ndilo femoral, segmento diafisiario femoral.

b. Aloinjertos no estructurales: son preparados


principalmente osteoinductores, carecen de forma
definida por lo tanto no tienen propiedades mecá nicas.
El ejemplo típico es el suelo corticoesponjoso.

Corticoesponjoso molido: (Figura 1) presentado en


bolsas de 32 gr. Conservado para su congelació n. Usos
sugeridos: relleno de quistes o intraó seos, pseudoartrosis o
defectos de consolidació n cuando es imposible obtener
autoinjertos. Pero, ¿de qué trata en sí un banco de huesos? se
puede resumir en 5 pasos: selecció n del donante, obtenció n de
tejido, procesamiento, preservació n y aplicació n del mismo.

Figura 1: Fecha de los regalos.

Los donantes pueden ser


A. Donantes vivos: en general paciente que se somete a un
reemplazo total de cadera y cuyos middlings femorales
será n extraídos para la colocació n de una pró tesis
ortopédica esta pieza ó sea, que de otro modo es
desechada, se utiliza só lo si el paciente ha expresado su
consentimiento. al entrar al banco es procesado y
esterilizado, puede entonces ser implantado en otro
paciente

B. Cadavérico, sistema que se coordina según la


legislación sobre donación de órganos de cada país.
Ambas clases de donantes para ser aceptados como tal
deben pasar rigurosos controles seroló gicos y tener una
clínica apta.
registro. Los bancos de tejidos son organizaciones sin fin
b. Impresió n de varios borradores, proyecto e informe
de lucro, y los regalos son actos de solidaridad. Así
final con sus respectivos ejemplares.
mismo el coste para el receptor só lo incluye los gastos de
imputados y de personal que le permita al banco Universo y espectáculos
continuar con sus funciones. El banco debe contar con
A este estudio ingresaron todos los pacientes del servicio de
una sala de acusados montada en el á rea de quiró fanos
ortopedia y Traumatología del hospital Clínica Alcivar que fueron
que debe ser un á rea estéril y cuenta con congeladores
intervenidos quirú rgicamente y que requirieron de injerto ó seo
de además de baja temperatura para la preservació n de
de banco de huesos y que previamente realizaron su ingreso.
este tejido ó seo, construidos y equipados siguiendo las
normas internacionales de Calidad ISO 9000. Del universo de pacientes se elegirá la muestra para la
determinació n de datos epidemioló gicos como: edad
Indicaciones de INJERTOS EN CIRUGÍA ortopédica hospitalaria, sexo, localizació n, procedencia, patología previa,
i. La sustitució n de los defectos ó seos en las resecciones tipo de injerto ó seo utilizado y periodos de producció n
tumorales se amplía. quirú rgica así como de la comorbilidad de la misma.

ii. Relleno de defectos ó seos intracavitarios. Métodos


iii. Revisió n de artroplastias de cadera y rodilla. I. Tipo de investigación

iv. Reconstrucció n de grandes defectos ó seos por Descriptivo-correlacional.


traumatismos.
II. Diseño de la investigación
v. Osteogénesis en casos en los que los autoinjertos sean
Colateral no experimental relativo, longitudinal
insuficiente.
retrospectivo, en todos los pacientes en los que se realizan
vi. Reconstrucciones articulares, remplazando por ejemplo cirugías ó seas correctivas en el servicio de Traumatología y
unidades condíleas-tibiales en las rodillas afectadas por ortopedia del hospital Clínica Alcivar desde septiembre de 2011
artrosis o traumatismos severos. a septiembre de 2012.

Materiales y métodos Estudio y análisis de los resultados


Materiales En este trabajo se realiza un aná lisis en todos los pacientes
en los que se realiza cirugías ó seas correctivas en un Servicio de
Lugar de la investigación
Traumatología y ortopedia del hospital regional IESS o Dr.
Hospital clínico Alcivar de la ciudad de Guayaquil Ecuador, Teodoro Maldonado, desde enero de 2006 a octubre de 2007.
servicio de Traumatología y ortopedia, consulta externa, Como conclusió n en base al estudio de la casuística y "Teodoro
quiró fano y hospitalizació n de Traumatología y ortopedia. Maldonado Garbo" se ha obtenido lo siguiente:

Período de la investigación Debate


Estudio a realizar durante el periodo de octubre de 2011 El presente estudio ha tenido como objetivo bá sico el
hasta septiembre de 2012. mostrar los resultados obtenidos en la epidemiología de la
cirugía de reconstrucció n ó sea como de injerto ó seo de banco de
Recursos humanos
huesos, segú n el tipo de técnica empleada, al tiempo quirú rgico, y
Dra.Tania Alvarado Chá vez a la existencia de comorbilidad que haya sido del 0%. Con el
injerto de banco se le evita la necesidad de realizar otra herida
Recursos físicos
quirú rgica para obtener hueso del mismo paciente por evitar con
a. Ordenador personal. ello dolor, riesgo de infecció n, lesió n arterial y nerviosa, así como
disminució n del tiempo quirú rgico y del sangrado. Teniendo
b. Má quina de impresió n
claro segú n las diferentes publicaciones las ventajas e
c. Bloque de hojas de papel bond tamañ o A4. inconvenientes del injerto de edictos, es indudable que la MAYOR
VENTAJA ES
Los materiales econó micos se utilizan segú n el desarrollo de
la tesis y su suma de presupuesto es simple offs para estimar • La integració n es lo má s elevado con respecto a
segú n: 1. La cantidad de 1000 hojas de papel bond usado: cualquier otro hueso.
a. para la impresió n de cronogramas y remite a la
bibliografía
de Internet;
• No tiene riesgo de transmisió n de enfermedades indicaciones
contagiosas.

Sin embargo es decisiva la desventaja en cuanto a la


elección de injerto de banco de huesos
La cantidad, las formas, el tamañ o y los lugares anató micos
son limitados para que la capacitancia obtenga en el mismo
individuo una parte de su cuerpo para aplicarla en otro lugar de
lo mismo.

Aumento de la morbilidad por:


ȃ Prolongació n del tiempo quirú rgico por los protocolos de
asepsia, antisepsia y tomas de los injertos edictos.

ȃ Es necesario el uso de abordajes mú ltiples para obtener


la
injertos edictos con las inevitables cicatrices de por vida.

ȃ Bled mayor.

ȃ - Técnicamente má s difícil para ellos es en la necesidad de


enfoque
á reas críticas.

Con un incremento en el tiempo quirú rgico y en la anestesia,


riesgo quirú rgico y sangrado. Se le presenta con frecuencia el
dolor como síntoma principal en los lugares de autoinjerto,
lesiones neurovasculares y fracturas en el lugar de la entrega.

Con el injerto de banco eliminamos todos los inconvenientes


del injerto de edictos

Ventajas del Aloinjerto


• Cantidades, tamañ os, formas y lugares anató micos
ilimitados, así como la posibilidad de salvar
extremidades que antes se amputaban o realizar
cirugías que antes no eran posibles o que bien
culminaban con graves secuelas.

• Disminució n de la morbilidad a la que tiene que recurrir


otros embarques.

• Menor costo para disminuir tiempos quirú rgicos,


material de asepsia, antisepsia, ropa, material de
consumo, material de sutura, honorarios de cirujano,
anestesió logo y personal de quiró fano, menor uso de
anestesia de parcela, apositos quirú rgicos, curas y retiro
de material de sutura; así como un retorno más rá pido a
sus actividades habituales o laborales, sin depender
tanto de ayuda. Así mismo el emplear materiales
bioló gicos de costo menor que pró tesis tumorales y
prepara al paciente para recibir en el caso de ser
necesario menor. La disponibilidad inmediata para el
servicio, puede solicitarlo con antelació n o tenerlo
banco.

Los primeros estudios publicados en informe a los


trasplantes de huesos y tejidos para la revisió n COOR. Trasplante
de huesos y cartílagos. Abril de 1983. (4) se refiere a las
Específicamente del uso de injertos ó seos y el manejo de los
mismos en banco de tejidos siempre y cuando se cumplan los
está ndares para evitar la complicació n más frecuente que es la
infecció n. En la actualidad se obtiene una incidencia del 15% de
infecció n de la herida de obtenció n del injerto lo que
confirman los estudios publicados al respecto [5], y el 100% de
los pacientes presentó dolor en la herida relacionado con la
complicació n en todos los estudios realizados sobre injerto ó seo
autologo sin embargo la ventaja de la osteointegració n es
indudable segú n refiere Habal & Reddi. W.B. Saunders se refiere
al añ o 1992 en su artículo sobre injertos ó seos y sustitutos
ó seos. Actualmente en cirugía ortopédica la conducta a seguir
en cuanto a abordajes es la mínima invasió n y mínima
desperiostizacion es decir preservar mejor la vascularizació n
del periostio con mínimos abordajes para la fijació n interna,
resecció n ó sea etcétera. Con el uso de injerto de banco
eliminamos otra incisió n y a su vez acortamos el tiempo
quirú rgico reduciendo el tiempo de anestesia y por lo tanto el
tiempo de hospitalizació n del postoperatorio, lo que beneficia al
paciente y a su vez a la institució n.

Conclusión:
Las cirugías de reconstrucció n ó sea con uso de injerto
autologo constituyen el 1,8% del total de cirugías ortopédicas
realizadas en nuestra casuística. La presentació n de
complicaciones de una cirugía de reconstrucció n ó sea con uso
de injertos autologo en su mayor presentació n es el dolor y
posteriormente la infecció n. Las patologías en las que se utiliza
injerto ó seo autó logo am las mismas indicaciones pueden
utilizar injerto de banco de huesos. El marco legal de la ley
orgá nica sobre trasplantes de huesos y tejidos y la ONTOT, nos
ha acreditado como trasplantes y ganancia de Organoz (Figuras
1-14).

a) Cuenta con el á rea física privada para la implementació n


de The Bone Bench.

b) Contamos con los Congeladores en el Mercado Nacional,


necesarios para el Banco de Huesos.

c) Contamos con el personal de recursos humanos


necesario para activar el banco de huesos.

Figura 2: Regalos de AÑO 2011.


Figura 3: Regalos de AÑO 2012. Figura 4: Donantes por edad.

Figura 5: Mujeres vs. Hombres. Figura 6: Hombres donantes por edades.

Figura 7: Mujeres donantes por edades. Figura 8: Extracto extraído.


Figura 9: AÑO 2012. Figura 10: Recepción.

Figura 11: Tratamientos. Figura 12: Cantidades de extractos.

Figura 13: Extractos disponibles. Figura 14: Elaboración por TACH.

Cómo citar este artículo: Tania S A C. A otro cuerpo con ese hueso: estado del arte. Ortho & Rheum Open Access J. 2015; 1(5): 555573. DOI:
0010 10.19080/ OROAJ.2015.01.555573
Surgery. Springer Verlag, Nueva York -Wien 157-163.
Recomendaciones
19. Saint-Julian M, Cañ adell J (1998) Fracturas en aloinjertos ó seos
Optimizar el procedimiento adecuado para implementar en masivos
un futuro no solo la mujer infractora de banco de huesos sino
también banco de tejidos continuando el seguimiento de los
pacientes colocados bajo control gubernamental
acostumbrá ndose a injertar de banco segú n los protocolos
actuales parte del periodo calificado el á rea del banco de huesos.

Referencias
1. Turn white Fl (1983) COOR Abril Trasplante de hueso y cartílago
Miami, Estados Unidos, nº 174, p. 2-18.

2. Bucholz RW (1987) Aloinjertos ó seos CORR reconstructivos en


cirugía.
Miami, EE.UU. Editorial Panamericana pp. 2-158.

3. Campbell G (2000) A la cirugía ortopé dica, 2000, EDITORIAL


CRENSAW, Nueva York, Estados Unidos.

4. Connolly J, Marzo (1996) Simposio internacional de COOR sobre


alogrados de huesos y tejidos blandos. Miami, USA. Editorial
panamericana nº 324, p. 2-145.
5. Coventry M (1989) Al manual de procedimiento de la Universidad de
Miami de 1989
de, Banco de Tejidos Ó seos. De Miami, EE.UU., editorial Pan-
American, p. 80.

6. Czitrom A (1992) Allografts Orthopaedic in practices Miami, USA.


Pan-
American, p. 19.

7. Gary F (1991) Aloinjertos de hueso y cartílago. Simposio AAOS.


Miami,
EE.UU., editorial Pan-American, p. 90.

8. Habal R (1992) Bone grafts & Bone substitutes. Miami, USA, Editorial
Medipaf. p. 17-19.

9. Vergara S (1997) SECOT, MANUAL DEL BANCO DE HUESOS DE LA


SECOT, Bogotá , Colombia, editorial Columbian.

10. William W (1993) Press Musculoskeletal Tissue Banking. Miami, USA,


editorial Panamericana.

11. Sanchís Olmos V (1953) El banco de huesos del hospital provincial de


Madrid. Acta Ortop Traum Iberian 1: 3-12.
12. Marcove RC (1977) En el sarcoma osteogé nico para resecciones. pad J
Surg
dog 20: 521-528.

13. Yip KMH, Lin J, Kumta SM (1996) A pelvic osteosarcoma with


metá stasis en la zona donante del injerto ó seo. Int Orthop 20(6):
389- 391.
14. Monticelli G, Santori FS, Ghera S, Folliero A (1983) Resecció n y
reconstrucció n del extremo distal del fémur o del extremo proximal
de la tibia tras la escisió n radical de segmentos diafisarios y
epifisarios. Ital J Orthop Traumatol 9(4): 427-437.
15. Nilsonne V (1969) Transplante articular homó logo en el hombre.
Acta Orthop Scand 40(4): 429-447.
16. Ottolenghi CE (1972) Injertos ó seos masivos y osteo-articulares.
Clin Orthop Relat Res 87: 156-164.

17. Parrish FF (1966) Tratamiento de tumores ó seos mediante escisió n


total y sustitució n con injertos masivos autó logos y homó logos. J
Bone Joint Surg 48(5): 968-990.
18. Saint-Julian M, Amillo S, Canadell J (1996) Allografts in malignant
bone tumors. En: Czitrom y Winkler (Eds.). Orthopaedic Allograft
Cómo citar este artículo: Tania S A C. A otro cuerpo con ese hueso: estado del arte. Ortho & Rheum Open Access J. 2015; 1(5): 555573. DOI:
11 10.19080/ OROAJ.2015.01.555573
para las operaciones de conservació n de las extremidades. Int Orthop 41. Suso Vergara S, Segur Vilalta JM (1996) Metodología del hueso
22(1): 32-36. bancos. MAPFRE Medicina 7: 149-158.
20. San Juliá n Aranguren M, Leyes M, Mora G, Cañ adell J (1995) 42. Tomford WW, Mankin HJ (1993) Musculoeskeltal tissue banking.
Consolidació n de aloinjertos ó seos masivos en operaciones de
conservació n de en operaciones de preservació n de extremidades
por tumores ó seos. Int Orthop 19(6): 377-382.
21. Cañ adell J, San Juliá n M (1997) Estudio radioló gico, isotó pico e
histoló gico sobre la incorporació n de aloinjertos. Rev Mapfre
Medicina 8 (Supl. I): 267-271.
22. Cotta H, Rohe K (1984) Procedimientos de resecció n para preservar
las extremidades en los tumores ó seos primarios malignos. Z Orthop
122: 2-15.
23. Chao EY, Ivins JC (1983) Pró tesis tumorales para huesos y
articulaciones
reconstrucció n. Stuttgart -Nueva York, G Thieme Verlag.

24. Wilson PD (1972) Un estudio clínico del comportamiento


biomecá nico de trasplantes ó seos masivos utilizados para
reconstruir grandes defectos ó seos. Clin Orthop Relat Res 87: 81-
109.
25. Bö hm P, Kinner B (1996) El efecto de los campos electromagné ticos
en el patró n de curació n de los trasplantes ó seos autó genos
autoclavados. Int Orthop 4: 43-58.
26. Burwell GR, Friedlander GE, Mankin, HJ (1985) Current perspectives
and future directions: the 1983 international conference on
osteochondral allografts. Clin Orthop 197: 141-157.
27. Chalmer J (1967) Bone transplantation. Simposio Tissue Org
Trasplante. Path 1967 mane j 20: 540-550.

28. Chao EY, Ivins JC (Eds) Tumor prosthesis for bone and joint
reconstrucció n. Stuttgart -Nueva York, G Thieme Verlag.

29. Friedlaender GE (1982) Current concepts review bone banking. J


Bone Joint Surg 64(A): 307-311.
30. Leniz P (1998) Incorporació n de diferentes tipos de injerto de hueso
trabecular autoinjerto, aloinjerto congelado y liofilizado. Estudio
experimental en corderos. Tesis doctoral, Universidad de
Navarresse.
31. Actualizaciones en cirugía ortopé dica y Traumatología OKU-5
(1997) Reconstrucció n en la cadera y la pelvis. Barcelona: Masson 5:
399- 437.
32. Pod, Leó n a, pisa j, Villanueva C (1994) Aloinjerto o autoinjerto en la
artrodesis lumbosacra. Rev Ortop Traumatol 38 IB: 127-131.
33. Buttermann GR, Glazer PA, Bradford DS (1966) The use of bone
allograft en la columna vertebral. Clin Orthop Relat Res (324): 75-
85.
34. Gillquist J (1993) Reparació n y reconstrucció n del LCA: ¿es
suficiente? Artroscopia 9(1): 68-71.
35. Douglas W (1992) Reconstrucció n con aloinjertos de tejidos blandos
en la rodilla. Allog
Ortopedia 10: 197.

36. Vander Griend R (1994) El efecto de la fijació n interna en la curació n


de
grandes aloinjertos. Bone Joint Sur 76-A: 657-63.

37. Stevenson S, Horowitz M (1992) La respuesta a los aloinjertos


ó seos. J Bone Joint Surg Am 74(6): 939-950.
38. Thompson RC, Garg A, Clohisy DR, Cheng EY (1993) Fractures in
large segmento de aloinjertos. Clin Orthop Relat Res (370): 227-235.
39. Perry CR (1999) Bone repair techniques, bone graft, and bone graf
sustitutos ó seos. Clin Orthop (360): 71-86.
40. Estadísticas de trasplantes y tejidos.

Cómo citar este artículo: Tania S A C. A otro cuerpo con ese hueso: estado del arte. Ortho & Rheum Open Access J. 2015; 1(5): 555573. DOI:
12 10.19080/ OROAJ.2015.01.555573
Raven Press, Nueva York, Estados Unidos, p.33. 46. Asociació n hispanizes de bancos de tejidos (1999)
Musculoesquelé tico tejido normas VII 111-124.
43. Tomford WW, Mankin HJ (1999) Bone banking: Actualizació n de los
mé todos y materiales. Orthop Clin North Am 30(4): 565-570. 47. Tiled JI (1995) Osteogenicidad de los aloinjertos de congelados
esponjosos. Estudio
44. Johnson CA, Brown BA, Lasky Lc (1985) Inmunizació n del Rh causada experimental en corderos. Tesis doctoral, Universidad de Navarresse. 38.
por aloinjerto ó seo. N Engl J Med 312(2): 121-122.
48. Cornejo F (1988) Los injertos en el tratamiento de los defectos ó seos
45. Veen MR (1994) Bone allografts. A study into bacterial masivos. Tesis doctoral. Universidad de Navarresse 39.
contamination, sensitivity of cultures, decontamination and
contribution to postoperative (tesis) Leiden 36. 49. M leyes, Valentí JR, Schweitzer D (1994) El uso de los aloinjertos en la
cirugía de revisió n de la pró tesis total de cadera. Revista de ortopedia
y traumatología 39: 400-411.