Está en la página 1de 3

Introducción

Las terapias cognitivas conductuales converge del modelo conductual, y se han centrado en el
análisis de las estructuras mentales como un elemento determinante del proceso interno
(pensamiento) y la concepción del individuo como un ser activo. Dentro de este modelo el
aprendizaje no depende solamente de los elementos ambientales, sino de la interpretación que
hacemos de ellos según nuestro sistema de creencias y percepciones individuales.

A continuación se describen tres técnicas consideradas cognitivo conductuales las cuales reflejan
grandes avances tanto en procedimientos, terapias y técnicas en diversas problemáticas que
enfrentan los pacientes, por lo que se puede decir que este tipo de terapia se puede adaptar a las
características de las personas y sus problemáticas, ya que nos permiten entender cómo piensa
uno acerca de sí mismo, de otras personas y del mundo que le rodea, y cómo lo que uno hace
afecta a sus pensamientos y sentimientos. Esta tipo de terapia pueden ayudar a cambiar la forma
de pensar ("cognitivo") y actuar ("conductual") de un individuo y estos cambios le pueden ayudar
a sentirse mejor.

Por medio de este modelo terapéutico, tenemos la oportunidad de intervenir en la gran mayoría
de trastornos mentales existentes en la patología del ser humano, en virtud que engloba la triple
añadidura (pensamiento-emoción-acción) y que sirve de fundamento de la gran mayoría de otras
corrientes psicológicas.
Terapia Racional Emotiva Conductual

La Terapia Racional Emotiva fue propuesta por Albert Ellis quien enfatizo en un modelo de
intervención psicoterapéutico basado en tres aspectos: 1) las creencias, 2) emociones y 3) la
conducta. El objetivo de la TREC es modificar los núcleos cognitivos disfuncionales (patrones de
pensamiento irracionales) las cuales resultan ser el trasfondo en los trastornos o perturbaciones
psicológicas, lo cual interfiere en el bienestar de la persona. Según Ruiz, Díaz & Villalobos (2012)
los principios humanistas y éticos de la TREC son ayudar a las personas a maximizar su
individualidad, aceptación incondicional, y libertad (no siempre ilimitada), incluso poder elegir su
propio estado emocional y su compromiso social. Esta terapia considera al ser humano como un
organismo complejo y biopsicosocial en donde este se establece metas y propósitos los cuales
trata de conseguirlos. De tal forma se les considera a las personas que son más felices cuando se
proponen metas y se esfuerzan por alcanzarlas racionalmente. Dentro de las principales metas
humanas son: la supervivencia y el mayor bienestar posible.

Elementos de la Terapia Racional Emotiva

• Modelo ABC

Para poder estudiar las interrelaciones entre acontecimientos, cogniciones y consecuencias Ellis
establece el modelo ABC:

A: Acontecimientos activadores (acontecimiento externo al que la persona se expone)

B: Creencias (autoverbalizaciones implícitas que la persona crea en respuesta a “A”)

C: Respuesta cognitiva (constituyen las emociones y conductas que resultan de “B”)

De esta manera se dice que siempre habrá “A” y que dependiendo de “B” que tiene las personas
es como tendrá influencia en “C”. Además, de reconocer que la influencia de A sobre B y C, y de C
sobre A y B también afecta dentro de lo que vive la persona. Es así como hay una interrelación lo
cual la TREC se centra en resaltar que afecta las creencias racionales e irracionales, esto deriva en
que haya consecuencias emocionales y por ende en el logro de metas y propósitos (Ruiz, Díaz &
Villalobos, 2012).

• Mecanismos cognitivos del malestar

Para el ámbito psicológico la TREC está centrada en la manera en que las creencias racionales e
irracionales afectan las emociones, conducta y pensamiento tanto adecuados como
disfuncionales. Los pensamientos racionales Ellis los definía como cogniciones evaluativas
personales flexibles que ayudaban al individuo a establecer libremente sus propósitos por el
contrario los pensamientos irracionales son cogniciones evaluativas absolutistas y dogmáticas que
generan emociones negativas que obstaculizan el cumplimiento de propósitos que proporcionan
felicidad (Ruiz, Díaz & Villalobos, 2012).

Existen 3 criterios para las creencias o esquemas irracionales: 1) no responden a la lógica y son
inconsistentes con la evidencia empírica, 2) son automáticos, y no hay consciencia del papel que
ejercen sobre sus pensamientos, y 3) obstaculizan la consecución de metas. De igual manera se
resalta la importancia de cuatro formas de pensamiento irracional los cuales son: Demandas o
exigencias, Catastrofismos, Baja tolerancias a la frustración y la Depreciación o condena global de
la valía humana.

• Tendencias biológicas

La influencia social y cultural son determinantes en el pensamiento irracional, pero también se


debe considerara que una persona con educación racional puede transformar sus preferencias en
demandas absolutistas irracionales. De esta forma se reconocen dos tendencias biológicas
importantes: 1. La tendencia a pensar irracionalmente (convertir las preferencias en exigencias
absolutistas) y 2. La capacidad de elegir cambiar sus creencias o pensamiento de lo racional a lo
irracional (capacidad de los seres humanos para cambiar sus pensamientos y conducta
disfuncionales) (Ruiz, Díaz & Villalobos, 2012).

• Emociones adaptativas y desadaptativas

La TREC considera que no todas las emociones negativas son disfuncionales ni todas las
emociones positivas son saludables o adaptativas, se consideran emociones adecuadas cuando
estas no interfieren con los propósitos y metas que tenemos. Para Ellis, las emociones saludables
ya sean positivos saludables o negativos estarían asociadas a pensamiento racionales, y se
considerarían emociones positivas y negativas perturbadoras cuando estén asociadas a
pensamientos irracionales (Ruiz, Díaz & Villalobos, 2012).

• Perturbación psicológica de la ansiedad del yo

Se presenta como un malestar con sentimientos de depresión, vergüenza, o incapacidad debida al


no poder cumplir con las exigencias de sí mismo y de los otros.

• Perturbación psicológica de la ansiedad perturbadora

Implica una baja tolerancia a la frustración y esta se debe a las demandas a sí mismo y a los otros.

• Filosofía de vida y salud psicológica

Hace referencia a los valores y actitudes que son considerados como racionales, ya que ayudan al
bienestar psicológico. Dentro de los principios de filosofía de vida que favorecen el ajuste
emocional están: el Interés por uno mismo, Interés Social, Autodirección, Tolerancia a la
frustración, Flexibilidad, Aceptación de la incertidumbre, Compromiso creativo, Pensamiento
científico, Autoaceptación, Asumir riesgos, Hedonismo en sentido amplio, No utopismo y
Autorresponsabilidad por el propio malestar emocional (Ruiz, Díaz & Villalobos, 2012).

También podría gustarte