Está en la página 1de 10

1.1. ¿Qué es la Ética?

Definición etimológica y nominal de ética.

Etimología

Ética del griego ethika, de ethos, ‘comportamiento’, ‘costumbre’.

Nominal

Ética ciencia de las leyes más generales del desarrollo del comportamiento social.

Como todo conocimiento teórico surge de la práctica, luego se convierte en teoría y finalmente se
aplica a esta nueva realidad en un plano superior y distinto, se puede distinguir una práctica moral,
una teoría moral, una reflexión epistemológica de la ética realizada por la metaética y una reflexión
dialéctica de la moral, es decir la ética científica propiamente dicha.

1.2. ¿Qué es Moral?

Definición etimológica y nominal de moral.

Etimología

Moral del latín mores, ‘costumbre’.

Nominal

Moral son las normas que regulan las acciones o caracteres de las personas, desde el punto de vista
de la bondad o la maldad.

1.3. Características formales de la Moral:

En general las características de la moral son:

 La Moral es el hecho real que encontramos en todas las sociedades, es un conjunto de


normas a saber que se transmiten de generación en generación, evolucionan a lo largo del
tiempo y poseen fuertes diferencias con respecto a las normas de otra sociedad y de otra
época histórica, estas normas se utilizan para orientar la conducta de los integrantes de esa
sociedad.
 Se refiere a la realización de la misma humanidad. Es bueno el comportamiento que lleve al
hombre a ser verdaderamente hombre, con independencia de lo que eventualmente
determinen las leyes o las religiones, los pactos consensuados o las intuiciones del
sentimiento.
 No se identifica con el comportamiento asumido sobre el fundamento de un sentimiento o
de una institución. La pedagogía de la moralidad tiene en cuenta la resonancia subjetiva de
los valores morales.
 Se utiliza para la consideración religiosa del comportamiento humano.

1.4. Elementos esenciales de la moral:


En la moral son perfectamente delimitables dos aspectos o planos: lo fáctico y lo normativo.

En el primer aspecto, se tiene al individuo que actúa en sociedad y su comportamiento se ajusta de


modo más o menos aproximado a lo ordenado por la norma. Es el nivel fáctico o de los hechos
morales.

En el segundo aspecto se tiene el conjunto de normas y comportamientos ideales y perfectos, a los


cuales se espera que el individuo se ajuste. Es el nivel normativo o de las normas de
comportamiento.

1.5. Tipos de normas:

Todas las normas regulan conductas. Nos dicen lo que es posible o necesario hacer, o no hacer, en
determinadas circunstancias. Estas reglas son necesarias para lograr una convivencia social
armónica.

Hay distintos tipos de normas según la fuente de donde surjan (quien las creó) y las consecuencias
que acarrean.

Los usos o costumbres, también llamadas normas sociales, han surgido espontáneamente de la
práctica repetida en el tiempo de ciertas conductas, basadas en el respeto mutuo, que han creado
conciencia de obligatoriedad. Por ejemplo: saludar, comer con cubiertos, asearse, no interrumpir
conversaciones, etc. Varían a través del tiempo y en culturas diferentes. Son heterónomas, o sea
establecidas desde fuera del individuo que debe cumplirlas (por la sociedad a la que pertenece). En
caso de incumplimiento recibirá como consecuencia, el repudio o la burla social. Es probable que si
no saludan nunca a tus vecinos, ellos no hablarán bien de ti.

Las normas morales, son impuestas por la conciencia de cada uno, basadas seguramente en la moral
colectiva, que coincide en una serie de valores éticos, considerados como positivos para la
convivencia y respeto de la dignidad humana. Para ser respetadas deben estar de acuerdo con la
conciencia individual de quien debe cumplirlas, que recibe esta imposición desde su propia
conciencia. En caso de no cumplirlas la sanción es el remordimiento. Por ejemplo, ayudar a un
ciego a cruzar la calle, dar alimento a un necesitado, decir la verdad, etcétera.

Las normas religiosas, son prescriptas por la comunidad religiosa a la que cada persona pertenece, y
la sanción en caso de incumplimiento, es divina. Por ejemplo, si no rezas irás al infierno.

Las normas jurídicas son aquellas que conforman el ordenamiento legal de un estado, dictadas por
órganos específicos del mismo, y aplicadas también por instituciones, integradas generalmente por
jueces. En el caso de estas normas, que deben necesariamente estar escritas, si el individuo no las
cumple, tienen prevista una sanción o castigo. El conjunto de estas normas conforman el Derecho.
Por ejemplo, si robas te corresponden determinados años de prisión, o si no respetas las normas de
tránsito, serás castigado con una multa. La más importante de las normas jurídicas de un estado
democrático es la Constitución. Si el resto de las leyes no la respetan, pueden ser declaradas
inconstitucionales.

Las normas mencionadas no se excluyen, sino más bien en muchos casos, coinciden. Las normas
morales dicen que matar o robar es incorrecto, las religiosas, por ejemplo, los diez mandamientos,
sancionan religiosamente esas conductas, y el Derecho les impone una sanción de cumplimiento
efectivo.

La base del Derecho según los iusnaturalistas, son las normas morales. Una norma jurídica inmoral,
debería ser rechazada. Tal como dijo el filósofo griego Aristóteles “El hombre podrá superar las
leyes escritas pero no las morales”. Coincidentemente opinó San Agustín: “La ley injusta debe ser
nula” y el romano Cicerón afirmó que “el voto del Senado no puede eliminar las normas éticas”.

En torno a la vinculación de las normas jurídicas con las morales, surge la distinción entre Derecho
Natural y Derecho Positivo.

1.5. Diferencia entre ética y moral

La ética es la teoría y la moral es la práctica.

La ética es una actividad reflexiva, la moral es un acto pensado libremente.

La ética problematiza radicalmente sobre las normas morales, la moral cumple con las normas
morales aceptadas socialmente.

Podemos decir que la ética será una teoría objetiva de la moral, mientras que ésta será un sistema
subjetivo de normas.

Se dice que la moral es subjetiva, por cuanto su validez depende de la aceptación que un sujeto haga
de ella. Su validez será un problema de creencia.

2. Actos Morales:

2.1. ¿Qué son actos humanos y actos del hombre?

Actos humanos son aquellos cuanto ejecutados por el hombre y «regulados» u «ordenados» por él.
O, dicho de otro modo, los actos humanos considerados desde el punto de vista del «fin» o «bien»,
pero tomando estas palabras en toda su indeterminación, porque vamos a considerar la moral como
estructura antes de entrar en su contenido. Son actos libres y deliberados.
Actos del hombre, son aquellos ut est natura quaedam, es decir son aquellos que no tienen
significado moral, los que no podemos elegir -respirar, hacer la digestión y cosas por el estilo-.

2.2. ¿Qué es un acto moral?

Los actos morales son actos humanos, voluntarios, que podemos elegir realizar o no, y que podemos
valorar según las normas y criterios morales que hayamos asumido previamente y según las
condiciones sociohistóricas en las que nos toca vivir.

En el acto humano se distinguen tres elementos: objeto, fin y circunstancias. El objeto es la


conducta concreta elegida por el agente: tal acción u omisión: esta llamada, aquel servicio, aquella
agresión… El fin o intención es el propósito perseguido con dicha conducta: resolver tal problema,
prestar tal servicio, ejecutar tal venganza y las circunstancias son aquellas condiciones accidentales
que modifican la moralidad substancial que sin ellas tenía ya el acto humano; se trata de elementos
a los que tiende la acción por sí pero no en primer lugar. Las circunstancias tradicionalmente se
enumeran como 7: quién, qué, dónde, con qué medios, por qué (es el fin), cómo, cuándo; pero dado
como las hemos definido no se debe incluir en ellas el fin.

2.3. Elementos del acto moral:

Pueden distinguirse los siguientes elementos que integran el acto moral:

 Sujeto moral. Es un individuo dotado de conciencia moral.


 Motivos e intenciones: se puede decir que un mismo acto se puede realizar por diferentes
motivos: buenos o malos, concientes e inconscientes.
 Conciencia del fin que se persigue: Se entiende por ello la anticipación ideal del resultado
que se pretenda alcanzar.
 Decisión: Esta es la capacidad que tiene el sujeto para actuar por si mismo, en
concordancia con lo que cree que es la mejor elección o alternativa.
 Elección: Esta implica una elección entre varios fines posibles.
 Medios: Se necesita, además, la conciencia de los medios para realizar el fin escogido, los
medios deben ser tan morales como los fines.
 Resultado: El empleo de los medios permite alcanzar, al fin, el resultado deseado.

2.4. Conciencia moral

"Conscientia" significa literalmente "con conocimiento" (del Latín: cum scientiā).La conciencia
moral se refiere al conocimiento que un ser tiene de sí mismo, de su entorno y del comportamiento
moral social, ya sea desde dimensiones normativas, teóricas, metacognitivas y dialécticas.

Las personas educadas actúan de acuerdo al nivel de interiorización de la misma. Los impulsos son
pautas de comportamiento adquiridas en la sociedad, a través del tiempo. Algunos de ellos emergen
consciente o inconscientemente en una persona, por cuestiones sociohistóricas, stress y presiones
sociales. Aún cuando algunas veces es necesario, no es correcto vivir siempre a base de gritos,
amenazas, golpes, injurias; circunstancialmente, hay que practicar la comunicación, la tolerancia y
la aceptación de nuestros errores. Todo ello es con el fin de entender y practicar las reglas, hábitos y
con actitudes sanas, moderadas, flexibles y reflexivas.

2.4 Tipos de conciencia moral:

a. por razón del momento en que se emite el juicio: antecedente, concomitante, consecuente;

b. en relación a la norma o ley: verdadera, errónea (con ignorancia vencible o invencible);

c. por razón del asentimiento del juicio: cierta, dudosa (duda positiva o negativa);

d. por el modo habitual de emitir el juicio: delicada, escrupulosa, laxa;

e. en razón de la responsabilidad con que se emite el juicio: recta (se ajusta al dictamen de la razón),
torcida (no se somete a la propia razón: hombre imprudente y temerario).

3.- El bien

Es lo que en sí mismo tiene el complemento de la perfección, o lo que es objeto de la voluntad. Lo


que es favorable, conveniente: un bien para todos.

El bien es el valor otorgado a una acción de una sociedad o de un individuo, es una inclinación
natural a fomentar lo deseable, motivado por una comprensión del entorno y de las personas con un
profundo ejercicio de la justicia social. Un conjunto de buenas acciones (acciones bien ejecutadas)
propugnan lo bueno.

Al contrario que verdad y belleza, el bien es tautológico, es lo deseable. Algunos sistemas


propugnan la verdad, otros la belleza, pero propugnar el bien es tautológico, porque el bien es lo
propugnable, lo deseable. Aunque todos aspiramos a vivir bien, sin embargo la forma de cómo nos
hemos organizado para convivir no permite alcanzar este objetivo.
3.1. El bien como fin

El actuar humano es teleológico por naturaleza. No se concibe una colectividad o un ser humano sin
fines. La colectividad y por ende los individuos sociales racionales buscan el bien tanto en la
naturaleza como en la sociedad.

Aristóteles entendía este problema del siguiente modo: “Todo arte y toda investigación científica,
así como toda acción y toda elección, parecen tender a algún bien; por eso se ha definido con razón
el bien como aquello a lo que todas las cosas aspiran. Con todo, resulta patente cierta diferencia
entre los fines de las artes y los de las ciencias, pues mientras que algunos no pasan de ser sólo
acciones, otros, además de la acción, dejan un producto; y en las artes en que a la acción sigue un
producto, éste es, lógicamente, más valioso que la acción misma. Y como, en efecto, son muchas las
acciones y las artes y ciencias, los fines serán, en consecuencia, muchos. Por ejemplo, el fin de la
medicina es la salud; el de la construcción naval, el navío; el de la estrategia, la victoria; el de la
economía, la riqueza. Pero cuando algunas de las ciencias y artes están subordinadas a alguna
ciencia práctica específica, los fines de ésta son preferibles a los de aquellas que le están sujetas,
pues es en función de dichos fines que se organizan los demás.”

El bien es entendido aquí como aquello que todas las cosas anhelan. Luego se demuestra los fines
de diferentes cosas, incluso la jerarquía de los bienes. El hombre virtuoso no puede ser desgraciado
porque la felicidad (eudaimonía) es vivir bien y obrar bien. La felicidad es un ejercicio del alma
conforme a perfecta virtud.

Es importante examinar en que consiste el buen vivir y como se lo adquiere. Las condiciones del
buen vivir son sapiencia, virtud y placer. La felicidad se encuentra en lo bueno, lo bello y lo
placentero. Existe pluralismo de bienes en Aristóteles.

Todo ser capaz de vivir según su propio proyecto, debe fijarse un fin para vivir bien en una
colectividad, trabajando con fortaleza física y mental, con honor, gloria, riqueza, cultura. No
ordenar la vida a un fin es signo de gran estupidez.

3.2. El bien como debe ser

Se concibe como la relación existente entre el bien y la voluntad libre y se define corno la
subordinación de la voluntad libre a la necesidad moral de la ley.

La ley fundamental de la razón pura práctica es: actúa de tal forma que la máxima de tu voluntad
pueda siempre valer en todo tiempo como principio de una legislación universal. La razón pura es
práctica y provee al hombre con una ley moral (Sittengesetz) universal.

Los únicos objetos de la razón pura práctica son el bien (Guten), como objeto necesario de la
facultad de desear, y el mal (Bösen), objeto necesario de la facultad de aborrecer
(Verabscheuungsvermögens). Bueno, dirá en otro lugar, es lo que, por medio de la razón y por el
simple concepto, place. Bueno para algo (lo útil) es cuando place como medio a otra clase; bueno
en sí es cuando place en sí mismo.

En ambos casos está encerrado el concepto de fin.


La moral kantiana enfatiza fuertemente el concepto del deber, identifica el bien como deber. Por
ejemplo, virtud es la disposición mental sólidamente fundada de cumplir correctamente con el
deber. Los actos humanos se dividen en trabajos y juegos. Los trabajos están bajo la ley del deber.

3.3. Bienes humanos fundamentales

Existe un grupo de bienes que responden al hecho de que las personas humanas son sustancias
orgánicas, y pueden agruparse bajo el encabezamiento “vida”. Esta categoría incluye la
preservación de la vida: los llamados “asuntos de vida o muerte”. También abarca oíros aspectos de
la vida, tales como la salud, la seguridad y la prevención o curación del dolor. Aquí se incluyen la
procreación, la generación de una nueva vida y la crianza de los niños, ya que una pareja no puede
desear tener un bebe más que por la voluntad de continuar con la vida, dando a este nuevo individuo
un punto de partida para participar en todos los demás bienes que contribuyen al florecimiento y
realización del ser humano.

Un segundo grupo de bienes reflejan el hecho de que las personas humanas son racionales; se les
puede poner como etiqueta la de “conocimiento especulativo”. Como bien humano fundamental,
este es un conocimiento que se busca por si mismo, no como medio para alcanzar un fin. Podría
decirse que buscamos este conocimiento simplemente para satisfacer la curiosidad. Por muy
grandilocuente que suene eso de “conocimiento especulativo”, no debe ser identificado con la
actividad de pensadores imparciales como los investigadores o los científicos. La demanda de
conocimiento especulativo se presenta en las situaciones más comunes: en la actividad de un niño
que desmonta un reloj para ver cómo funciona o en la de un hombre charlando con un amigo acerca
de la nueva familia que se ha trasladado a su vecindario.

En correspondencia con el carácter racional de las personas y el impacto de la inteligencia en la


sensibilidad humana, aparece un grupo de bienes relacionados con la “experiencia estética”, la
apreciación de la belleza, Esta incluye no sólo el disfrute con las obras de arte de la música y la
pintura, sino también otras experiencias, diferentes al menos superficialmente. El placer que se
siente al contemplar un paisaje bello puede constituir una experiencia estética, y también puede
serlo el placer de ver un partido de fútbol en la televisión. Aunque hay diferencias obvias entre el
ballet y el fútbol, el placer que se obtiene de cualquiera de ellas puede significar una experiencia
estética autentica. Las personas buscan este tipo de experiencias valorándolas en sí mismas.

En la experiencia estética, existe un cuarto grupo de bienes - derivados del hecho de que las
personas son a la vez racionales y animales - que se refieren a las propias habilidades. En un sentido
muy amplio, estos bienes pueden etiquetarse bajo la categoría de “juego”. El trabajo puede ser una
forma de participar en este bien, que esencialmente implica una transformación del mundo natural,
dándole valor y significado a través de una actuación hábil. Ciertamente, el “juego” se refiere
principalmente a los juegos y al deporte, pero es posible que una persona ocupada en una actividad
importante, física o mental, esté jugando realmente, aunque cualquiera diría que está trabajando.
Mientras los espectadores participan en la experiencia estética cuando ven un baile de ballet o un
partido de fútbol, los bailarines y los jugadores están participando del “juego”.

¿Qué son principios?


En ética, los principios son reglas o normas que orientan la acción de un ser humano. Se trata de
normas de carácter general, máximamente universales, como, por ejemplo: amar al prójimo, no
mentir, respetar la vida, etc. Los principios morales también se llaman máximas o preceptos.

Los principios son declaraciones propias del ser humano, que apoyan su necesidad de desarrollo y
felicidad, los principios son universales y se los puede apreciar en la mayoría de las doctrinas y
religiones a lo largo de la historia de la humanidad.

Immanuel Kant fundamenta la ética en la actividad propia de la razón práctica. Considera principios
aquellas proposiciones que contienen la idea de una determinación general de la voluntad que
abraza muchas reglas prácticas. Los clásifica como máximas si son subjetivos o leyes si son
objetivos.1

Los principios morales son una codificación de las cosas que el hombre ha descubierto que son
malas para él mismo y para los demás en algún momento de su historia, y habiendo descubierto que
estas cosas inhibían su propio bienestar, legisló entonces sobre ellos.

¿Qué es la dignidad humana?

La dignidad es la base de todos los derechos, es como un sentimiento que se inculca y se apega a
nosotros solo con el hecho de ser humanos.

La dignidad humana no es un derecho del hombre, es el fundamento de los derechos que se


conceden al hombre, por ello las constituciones provinciales, nacionales y los tratados
internacionales se refieren a ella, sobre su carácter de justificación última existe una suerte de
consenso universal, que se traduce en todos los textos legales.

Expresión que hace referencia a los derechos básicos y al respeto radical inherentes a todo ser
humano por el mero hecho de serlo, que son anteriores a su reconocimiento positivo por parte de las
leyes. Existe un consenso social casi universal de que la vida pierde esa dignidad cuando es
considerada como sólo fisiología y se mantiene por una suerte de “idolatría biológica” cuando ya
todo potencial de relación no existe. El desprecio de este concepto supone una merma inexcusable
del sentido de la vida humana para todos los sujetos implicados en dicha situación y un ataque a la
dignidad de todos. En la ética de Kant, la persona tiene valor y dignidad, y no solamente precio,
como las cosas materiales. Todo hombre posee un valor en sí mismo y no según sus circunstancias
particulares. Tomar al ser humano como un medio y no como un fin le parece a Kant algo
profundamente inmoral. En ello está el fundamento o principio de la dignidad humana. Kant nos
dice que la dignidad humana se fundamenta en la autonomía de la voluntad y en la libertad de la
persona.

¿Qué es la Libertad?

La libertad humana se puede definir como autodeterminación “axiológica”. Pues una persona libre
se convierte en el verdadero autor de su conducta, ya que él mismo la determina en base a los
valores que previamente ha asimilado.
La libertad ha sido frecuentemente mal interpretada; para algunos, libertad es la capacidad de hacer
lo que se le pegue la gana. En realidad para ser correctamente entendida tiene que ir paralela con el
sentido axiológico y el sentido de la responsabilidad.

Actuar libremente significa inclinarse, adoptar y realizar un valor, o rechazarlo. Cuando no existen
los valores, su conducta estará orientada por instintos, hábitos, presiones externas, etc.

Clasificaciones de la libertad:

✓ Libertad-de

✓ libertad-para

La expresión libertad-de significa libertad de obstáculos, de vínculos o de restricciones, sean estos


de orden físico o de orden moral. De esta libertad se distinguen dos tipos:

La libertad-para significa libertad para alcanzar un objetivo, para realizar un valor o para llegar a
una meta. En Ética es esta libertad-para, la que le interesa ya que se trata de la facultad de elegir,
decidir y autodeterminarse en función de un valor.

¿Qué es la RESPONSABILIDAD?

Se dice que una persona es responsable cuando esta obligada a responder de sus propios actos.
Aunque algunos autores mantienen que la libertad es definida por la responsabilida, la gran mayoria
de estos estan de acuerdo en que el fundamento de la responsabilidad es la libertad de la voluntad.

el sentimiento de responsabilidad es un sentimiento personal que compromete a cada persona y le


hace comprender que no puede simplemente abandonarse a sus conveniencias individuales.

Para mi, segun las investigaciones que he recopilado de diversas fuentes he llegado a la conclusion
del concepto de responsabilidad, el sentimiento de responsabilidad nace y se desarrolla a traves de
los años este sentido nos enseña la importancia de las cosas a valorarlas y cuidarlas.

todo individuo o persona lleva una responsabilidad sea personal o para otra, pero esta la lleva a cabo
dependiendo de sus criterios.

¿Qué es el deber?

El deber es la obligación moral que le afecta a cada persona y que se fundamenta en obrar según los
principios de la moral, la justicia o su propia conciencia. En ética, el deber es comúnmente asociado
con conciencia, razón, rectitud, ley moral y virtud.

También podría gustarte