Está en la página 1de 7

CALIBRACIÓN EN LA MAGNITUD DE TEMPERATURA

La calibración de temperatura se refiere a la calibración de cualquier dispositivo que


se utilice en un sistema que mide la temperatura. Principalmente, significa el sensor
de temperatura, que normalmente es un termómetro de resistencia de platino (PRT
o PT-100), termistor o termopar. Las lecturas de estos termómetros se realizan
mediante dispositivos "lectores de temperatura" que miden la potencia eléctrica y la
convierten en temperatura según la Escala Internacional de Temperatura de 1990
(ITS-90). La calibración de los termómetros normalmente se realiza al ponerlos en
un entorno de temperatura estable (fuente de calor) y comparar su salida con la de
un "termómetro estándar" o un "termómetro de referencia" calibrado.

Calibración de temperatura primaria, en campo y en laboratorio


La calibración de temperatura en campo (o calibración de temperatura "industrial"
o "portátil") se aplica a los termómetros que se prueban fuera del entorno de un
laboratorio, normalmente con precisiones que van de 5 a 0,5 ºC. Los pozos secos,
pozos de metrología, micro baños, objetivos infrarrojos y otras fuentes de calor
portátiles brindan temperaturas estables, mientras que los indicadores de
temperatura portátiles y los patrones de temperatura pueden brindar temperaturas
de referencia que van más allá de la disponible directamente desde la fuente de
calor.
La calibración de temperatura secundaria o en campo está relacionada con la
calibración de termómetros de resistencia de platino o PT-100 de calidad de
referencia, termistores de precisión y termopares de metales nobles. Los baños de
temperatura uniforme y ultra estable y los hornos horizontales (para las altas
temperaturas que necesitan los termopares) se usan junto con termómetros de
referencia de termómetros de resistencia de platino estándar e indicadores de
temperatura de gran precisión. Dichos sistemas pueden ofrecer precisiones de
calibración de 0,5 a 0,02 °C.
La calibración de temperatura primaria o de punto fijo utiliza celdas de punto
fijo, como el punto triple de agua, que ofrece una temperatura extremadamente
precisa y repetible cuando se logra de manera adecuada, normalmente en un
laboratorio. Dichos sistemas se usan para la calibración de SPRT y termopares de
metales nobles, cuya precisión puede llegar a 0,001 °C.
EXISTEN DOS METODOS PARA CALIBRAR TERMÓMETROS
CALIBRACIÓN POR COMPARACIÓN
Este método consiste en comparar la lectura de un termómetro cuyas características
son conocidas con la lectura del termómetro que se esta calibrando. Este método
esta basado en la Ley de Zeroth que estable que si dos sistemas están en equilibrio
térmico, cada uno de ellos teniendo la misma temperatura que un tercer sistema,
los dos sistemas tienen la misma temperatura entre si. Como su nombre ya lo indica,
este tipo de calibración se lleva a cabo comparando el termómetro de resistencia
que se está probando con un termómetro de referencia de mayor calidad. Por lo
tanto, la referencia de mayor calidad debe exhibir una precisión de tres o cuatro
veces mayor que la del termómetro que se está probando. Ambos termómetros se
colocan en una única fuente de temperatura homogénea. Al colocar los
termómetros, se debe tener cuidado de asegurar una pequeña distancia entre ellos
y que los puntos sensibles (es decir, los puntos de medición) estén a la misma altura.
Como fuente de temperatura, generalmente se utilizan baños líquidos o calibradores
de pozo seco.
CALIBRACIÓN POR PUNTO FIJO
La calibración de punto fijo, en contraste con la calibración comparativa, se lleva a
cabo contra los puntos de fusión, congelación y triple definidos de la Escala
Internacional de Temperatura de 1990 (ITS-90). Los puntos fijos definen las
temperaturas a las que se altera el estado físico de las sustancias. El punto fijo más
importante del ITS-90 es el punto triple del agua. A una temperatura de 0,010 ° C,
el estado físico del agua de alta pureza cambia constantemente entre vapor, hielo y
agua líquida. Las cantidades de los estados físicos siempre son proporcionales.
Generalmente, solo los laboratorios nacionales o los laboratorios que califican para
incertidumbres de medición muy pequeñas trabajan con estas celdas de punto fijo,
ya que son costosas y están especializadas solo para esta aplicación. Los PRT
(termómetros de resistencia de platino) de alta estabilidad, que se utilizarán como
termómetros de referencia, se calibran mediante el método de punto fijo. El sensor
de referencia se inserta en una celda de punto fijo cerrada o también abierta, que
mantiene la temperatura constante durante un período prolongado.

CÓMO CALIBRAR LOS SENSORES DE TEMPERATURA

1. Tratamiento del sensor de temperatura: Existen diversos sensores que


poseen diferentes estructuras mecánicas y diferente robustez mecánica. Los
sensores SPRT con mayor grado de exactitud (termómetro de resistencia de
platino de referencia), utilizados como sensores de referencia en laboratorios
de temperatura, son muy frágiles.
2. Preparativos: En primer lugar, se realiza una revisión o inspección visual para
comprobar que el sensor y los cables están bien y asegurar que el sensor no
esté torcido o dañado.
La contaminación externa puede suponer un problema, por lo que no está
demás saber dónde se ha usado el sensor y qué tipo de medio se ha utilizado
para medir. Es posible que se necesite limpiar el sensor antes de realizar la
calibración, especialmente si se tiene planificado emplear un baño líquido
para llevar a cabo la calibración. Para asegurarse de que el sensor no está
dañado, es recomendable medir la resistencia de aislamiento entre el sensor
y el chasis. Un aislamiento bajo es síntoma de que el sensor está dañado y
que puede causar errores en las mediciones.
3. Fuente de temperatura: Para fines industriales, es más común el uso del
bloque seco de temperatura. Es práctico y portátil y suele tener una buena
exactitud.
Para necesidades de mayor exactitud, se puede utilizar un baño líquido. En
cierto modo, no es tan fácil de transportar, pero se puede utilizar dentro de
un laboratorio. A menudo, para llegar a los cero grados centígrados se usa
un baño de hielo agitado. Es bastante simple, asequible y ofrece una buena
exactitud para el punto cero.
Para obtener temperaturas con un alto grado de exactitud se están
utilizando celdas de puntos fijos. Son muy exactas, pero también muy caras.
4. Sensor de temperatura de referencia: En cuanto a las características
termodinámicas, el sensor de referencia debe ser lo más parecido posible al
sensor a calibrar para garantizar que se comportan de la misma manera
durante los cambios de temperatura.
5. Medición de la señal de salida del sensor de temperatura: La mayoría de los
sensores de temperatura tienen una salida eléctrica (resistencia o voltaje)
que necesita ser medida y convertida a temperatura. Por ello, es necesario
tener algún dispositivo a utilizar en la medición. Algunas fuentes de
temperatura también disponen de canales de medición para los sensores,
tanto para el dispositivo bajo prueba o sensor a calibrar (DUT) como para el
sensor de referencia.
6. Profundidad de inmersión: La profundidad de inmersión (a qué profundidad
se inserta el sensor en la fuente de temperatura) es una consideración
importante a la hora de calibrar los sensores de temperatura. El sensor para
calibrar y el sensor de referencia deben sumergirse a la misma profundidad
para que los puntos medios de los elementos sensores estén a la misma
profundidad.
7. Estabilización: La temperatura cambia muy lentamente y siempre se debe
esperar lo suficiente para que todas las partes se estabilicen a la temperatura
deseada. Cuando se inserta el sensor en una fuente de temperatura, siempre
se necesita un tiempo antes de que la temperatura del sensor haya
alcanzado dicha temperatura y se haya estabilizado.
El sensor de referencia y el sensor para calibrar (DUT) pueden tener
características termodinámicas muy diferentes, especialmente si son
mecánicamente diferentes.
8. Junta de transición/mango de la sonda de temperatura: Normalmente, la
parte del mango o junta de transición tiene un límite de temperatura
determinado. Si se calienta demasiado, la sonda se puede dañar. Hay que
asegurarse de conocer las especificaciones de las sondas a calibrar. Si se
calibra a altas temperaturas, se recomienda utilizar un escudo de
temperatura para proteger el mango de la sonda.
9. Rango de temperatura calibrado: se debe tener especial cuidado con los
valores más altos del rango. Por ejemplo, un sensor RTD puede variar
constantemente si se calibra a una temperatura demasiado alta.
Del mismo modo, los puntos más fríos del rango de temperatura del sensor,
en la calibración, pueden ser difíciles de conseguir y/o caros. Por lo tanto, se
recomienda calibrar el sensor de temperatura en el rango en el que se va a
utilizar.
10. Puntos de calibración: En la calibración industrial, es necesario seleccionar
suficientes puntos de calibración para averiguar si el sensor es lineal.
Normalmente, es suficiente con 3 - 5 puntos en todo el rango.
Dependiendo del tipo de sensor o si no se tiene claro si el sensor es lineal,
puede que se necesite establecer más puntos de calibración.

Si se pretende calibrar sensores de platino calculando coeficientes basados


en los resultados de la calibración, se necesitará calibrar en puntos de
temperatura adecuados para poder calcular dichos coeficientes. Los
coeficientes más comunes para los sensores de platino son los coeficientes
ITS-90 y Callendar van Dusen. Para termistores, se pueden utilizar los
coeficientes Steinhart-Hart.
11. Ajuste / compensación de un sensor de temperatura: la mayoría de los
sensores de temperatura no se pueden ajustar o compensar. Así que, si se
encuentra un error en la calibración, no se puede ajustar. En su lugar, es
posible utilizar coeficientes para corregir la lectura del sensor.
En algunos casos, es posible compensar el error del sensor en otras partes
del lazo de medición de temperatura (en el transmisor o en el DCS).
INSTRUMENTOS PARA CALIBRAR TERMÓMETROS INDUSTRIALES

También podría gustarte