Está en la página 1de 1

Tupac amaru, rey de América (ensayo)

Este ensayo está dirigido a todo aquel que quiera tener un acercamiento hacia los dilemas,
tópicos y referencias desarrollados en “A nuestro padre creador Túpac Amaru”, poema
(himno-canción) de José María Arguedas. Esta es una de las razones por las que escribo,
rescatar lo más significativo desde mi punto de vista en la obra del literario Arguedas. Aquellas
ideas y expresiones que evidentemente con el pasar de los años han ido adquiriendo el valor e
importancia que realmente merecen. Trataré como principio fundamental la expresión de
Arguedas desde una perspectiva socio-literaria.
En “A Nuestro Padre Creador Túpac Amaru” encontramos una lírica donde prevalece la lengua
quechua. Uno de los rasgos connotativos que en los actantes de A nuestro padre creador
Túpac Amaru identificamos, es la introducción de comparativas entre el oprimido y el
poderoso. Tal tópico a su vez no nos confunda, ya que Arguedas fue mestizo, y la simbología
usada en su creación, es una mezcla de arte literario y realidad social. No hablamos
exactamente de un rechazo total al español, sino un encuentro con la justicia, un acto que va
más allá de las razas. Si bien es cierto, el abuso empezó desde la conquista española y
permaneció en la historia del Perú por largo tiempo. La principal disputa fue la desigualdad y la
injusticia, de ahí el tópico de igualdad y voz justiciera. Además del personaje revolucionario
andino Túpac Amaru como símbolo de rebelión y justicia.
Otro rasgo connotativo está situado en el protagonismo simbólico del nombre “Túpac Amaru”
que en quechua significa “serpiente resplandeciente”.
“Padre nuestro, escucha atentamente la voz de nuestros ríos; escucha a los temibles, árboles
de la gran selva; el canto endemoniado, blanquísimo del mar; escúchelos padre mío, Serpiente
Dios”
Arguedas nos da conocer en sus líneas a un Túpac Amaru como serpiente dios, pero es del
nombre mismo que parte ese fluir poético. Es decir, el autor como sujeto creativo realiza una
muy buena descripción de la deidad andina, considero que de alguna manera su papel de
traductor quechua nos estaba informando a través del arte. Su convivencia con el pueblo
andino quizá le ayudó a descubrir secretos legendarios sobre el antiguo Perú, y él a través de
su obra nos la presentaba bellamente musicalizada y llena de profundos sentimientos.
En varios momentos de la obra, se exponen artísticamente aspectos del Túpac Amaru
histórico. Por ejemplo:
Desde el día en que tú hablaste, desde el tiempo en que luchaste con el acerado
y sanguinario español, desde el instante en que le escupiste la cara… No hay sino fuego, no
hay sino odio de serpiente contra los demonios, nuestros amos.
¿En dónde estás desde que te mataron por nosotros?
Ya no le tenemos miedo al rayo de pólvora de los señores, a las balas y la metralla, ya no le
tememos tanto.
Textualmente, la obra del escritor indigenista es bilingüe. Al ser publicada tanto en español
como en quechua, infiero que representa también una realidad simbólicamente mestiza. Sin
embargo, es en la lengua quechua donde el texto mejor se configura. De ese modo nos
identificamos de manera íntima con nuestras raíces andinas. El dios serpiente, los bosques, los
ríos y las montañas se contemplan con más autenticidad. El pueblo y su mestizo vocero cantan
con libertad el himno al dios serpiente, en la lengua quechua se luce la belleza del Perú
naciente y la voz de nuestros antepasados se hace sentir libre, poderosa e independiente.

I.E.P “LIVES” – ENSAYO LITERARIO “TUPAC AMARU, REY DE AMERICA”- AUTORA: ROSY VENTURA CUBAS

También podría gustarte