EL IDEALISMO COMO PROGRAMA Y COMO MÉTODO DE LAS REFORMAS ESCOLARES

Enrique Martín Criado. (Revista: El nudo en la red, nº. 3 y 4, 2004)

Idealismo es una palabra que se maneja comúnmente. Tan comúnmente que no se suelen diferenciar los diversos sentidos que la palabra adquiere en diversas situaciones. Un primer sentido, muy extendido, tiene connotaciones positivas: idealismo es querer adecuar la realidad a unos ideales, significa actuar, no por mezquinos intereses privados, sino movido por altas metas que mejorarían a la colectividad. Otro sentido, también muy común, opone “idealismo” a “realismo”: el idealista se forjaría una imagen de la realidad que tendría más que ver con sus deseos que con ningún referente externo. Un tercer sentido, más propio de los filósofos, tiene un sentido positivo o negativo según el campo en que uno se sitúe: estarían en un bando los “idealistas”, aquellos que piensan que lo fundamental en el curso del mundo son las “ideas”, entidades simbólicas, no materiales; y en el otro, los “materialistas”, para quienes serían las relaciones materiales las que determinarían el curso de los acontecimientos y las mismas ideas que los sujetos tienen de los acontecimientos. La mayor parte de las reformas escolares que se han emprendido en el último siglo adolecen en buena medida de “idealismo”, al menos en el segundo y tercer sentidos[1]. Idealismo en buena parte de los fines perseguidos e idealismo en buena parte de los métodos que se han diseñado para conseguir estos fines. Idealismo porque estas reformas pretendían mediante la inculcación de ideas cambiar las sociedades e idealismo porque no contaban con la realidad de las escuelas como sistemas burocráticos –con rutinas, personal, establecimientos, etc. difícilmente modificables, que imponían su lógica a las innovaciones- y como campos donde se producían estrategias de múltiples actores interesados en la escuela –desde las familias y los propios alumnos (con estrategias distintas en función de la clase social) hasta los múltiples gremios profesionales-. Estos idealismos en programas y métodos, a su vez, están relacionados con las premisas idealistas que estructuran la corriente mayoritaria del pensamiento pedagógico.

1

A continuación discutiremos algunas de estas premisas idealistas, en primer lugar en los objetivos –parándonos especialmente en el más famoso de las últimas décadas, la igualdad de oportunidades-, para luego pasar a los procedimientos. Estudiando hacia el paraíso Lo primero que llama la atención de los centenares –o miles- de reformas escolares que se han sucedido en prácticamente todo el mundo es la pluralidad de fines perseguidos con las reformas: hacer sociedades más justas y democráticas, formar conciencia nacional, lograr la igualdad de

oportunidades o el desarrollo económico, fomentar el pleno empleo, perpetuar o liquidar la discriminación de género, perpetuar o liquidar la discriminación racial, acabar con la superstición religiosa, perpetuar los valores religiosos, educar para la guerra o para la paz, formar sujetos autónomos y racionales... En muchos casos, los fines perseguidos han sido contradictorios entre sí: así, en la actualidad se quiere formar sujetos que sepan competir en el mercado y que sean solidarios, que sean especialistas y que conozcan de todo, que respeten las instituciones políticas y que tengan sentido crítico, que tengan un fuerte sentimiento nacional y que consideren como iguales a los extranjeros... Sin menospreciar el hecho de que las escuelas y la escolarización son hechos fundamentales de las sociedades contemporáneas sin los cuales no se podría comprender éstas, hay que constatar que las reformas emprendidas han quedado siempre muy por debajo de las expectativas generadas –cuando no han conseguido efectos nulos o contrarios a los proyectados-. Ahora bien, la constatación del fracaso de una reforma escolar tiene regularmente como resultado... otra reforma. Así, tras haber incrementado la escolarización a todos los niveles se puede llegar a la conclusión de que ello no ha solucionado el paro juvenil –o de que se ha desplazado hacia los titulados universitarios-: la solución es seguir incrementando la escolarización o reformar los programas de estudios –para adecuarlos a las demandas delmercado-. Los diagnósticos de los problemas pueden diferir de unos grupos sociales o de unos gobiernos a otros; la solución es siempre la misma: más escuela, mejor escuela.

2

por ello no se cumplió la promesa-. Este supuesto parte de una premisa que se opone a toda la tradición sociológica: las sociedades estarían compuestas de individuos. Igual que el fallo de un dios ético en cumplir los milagros esperados por los creyentes no hace sino reforzar la necesidad de adorar a ese dios –los creyentes no fueron suficientemente piadosos.o la pregonada “cultura general[2]”: de todos ellos se esperan efectos beneficiosos.o que sean tan vaporosos como el “conocimiento del medio” –la gente debería ir a la escuela para conocer su pueblo. desde el vicio de fumar hasta la falta de ética en los negociosy nadie escaparía a ser objeto potencial de un cursillo –desde el ama de casa hasta el obrero necesitado de formación permanente-. que tienen 3 . Hoy en día. los fallos de la escuela en cumplir los milagros esperados por sus creyentes no hace sino reforzar la fe en la escuela. El primero es la confusión entre posiciones e individuos. que intenta someter a jurisdicción religiosa todos los dominios de la existencia –hasta llegar al fundamentalismo-. Igual que las crisis de diversa índole pueden reforzar el poder de una casta sacerdotal. nada habría que no se podría solucionar con cursos –desde el desempleo hasta el maltrato infantil. si cambiamos los modos de actuar de los individuos. las variadas crisis imputadas a las sociedades contemporáneas han ido progresivamente escolarizando todos los problemas sociales y todos los dominios de la existencia. El segundo es la concepción de la socialización escolar como el hecho fundamental de la existencia de un individuo y de la explicación de su conducta.La fe en los conocimientos impartidos en la escuela como bienes de salvación no parece conocer refutación. La enormidad de expectativas generadas por la escuela –y que constituye hoy en día uno de los principales problemas escolares[3].se basa en dos presupuestos poco realistas. aunque no se vean ni toquen ni huelan. Más aún. Este presupuesto es idealista y voluntarista: presupone que los individuos sólo actúan a partir de los valores interiorizados. Da igual que estos conocimientos sean estrictamente técnicos –saber diseñar programas informáticos. Si la escuela puede solucionar los problemas sociales es porque cambiando a los individuos –mediante la educación escolarse podrían cambiar las sociedades. El primer supuesto está implícito en toda la retórica de la salvación social mediante la escuela. esto es. cambiaríamos las sociedades.

¿Qué ocurriría? Muy simple. etc. socialdemócratas o comunistas-. lo que queda claro es que estas reformas no serían reformas escolares –no comenzarían por educar a los 4 . presupone que la sociedad es el resultado de las acciones voluntarias de los sujetos que la componen. para que la lógica de la competencia volviera a imponer a todos los actores sus reglas de juego: para poder vender a un precio al menos tan bajo como el de los competidores. pero ya no habría empresa[5]. en otras palabras. simplemente tendría que cerrar la empresa al producir más caro que sus competidores: sería solidario. aumentar los ritmos de trabajo y pagar lo menos posible a sus trabajadores. Podemos intentar modificar la lógica del beneficio que mueve a toda empresa capitalista. se negara a reducir costes laborales. maquinizar la producción. Otra cosa sería incidir en la propia dinámica de producción de las distintas posiciones.importantes márgenes de actuación y que lo decisivo es su voluntad. fórmulas coactivas de contratación o de derechos laborales que obligaran a todos los empresarios.reducir al máximo sus costes de producción. Desde la perspectiva de modificación de las sociedades modificando los valores de los individuos. entre otras cosas. Basta con que un empresario siga reduciendo costes para empujar a los demás en la misma dinámica. estableciendo –mediante un sistema de coacciones legalesnuevas reglas de juego.no tiene prácticamente ninguna posibilidad de éxito porque la propia lógica del sistema de acumulación capitalista se impone a los actores con toda su contundencia. o. la tarea consistiría en inculcar a los sujetos – especialmente a los que pueden dirigir las empresas. aquel que. Pongamos un ejemplo. en un mercado libre de mercancías. que es el actual. el empresario capitalista. Bastaría con que un solo empresario –en el espacio de competencia económica mundial. debe –para que la empresa se mantenga. Para ello.una ética solidaria: por encima del beneficio se hallarían consideraciones humanistas. intenta. socializado en valores “no competitivos”. La respuesta idealista –educando a los empresarios para que no sean tan malos o educando a los trabajadores para que no acepten salarios bajos[4]lograríamos frenar la lógica del beneficio. límites a la pauperización de los salarios. entre ellos los costes laborales. Sin entrar en los detalles y la polémica de las múltiples formas en que se podría modificar el sistema de posiciones –y sus diversas formulaciones.no fuera solidario para que todo el invento se fuera al traste.

Aquí el asunto es más escabroso. me refiero-. Esto supone. Al cambiar el nivel de estudios de los individuos no se cambia el número ni la estructura de posiciones de las empresas. aunque tiene numerosos antecedentes. fundamentalmente religiosos. Se puede pretender con la reforma disminuir el desempleo aumentando lacualificación –entendiendo ésta como los conocimientos impartidos en la escuela[6]-. El asunto de intentar mejorar a los individuos mediante la educación está presupuesto en los mismos inicios de la educación como moldeamiento total del alma: se aplicaba esta concepción a los novicios de los primeros conventos cristianos. El segundo presupuesto era que este moldeamiento total del alma solamente se 5 .individuos de otra forma-. políticas y económicas. Esta primera confusión –entre posiciones e individuos. la reforma efectiva sería una reforma en la propia dinámica de construcción de las posiciones económicas y sociales. no una reforma de los individuos que ocupan estas posiciones. la corrupción. Otro ejemplo quizás resulte más cercano –en la agenda política. que pretenden una mejora “moral” o “ética” de los individuos. a la que el niño recibiría en su medio de origen: precisamente si se trataba de formar el alma mediante la reclusión en el monasterio era porque fuera de éste reinaba el pecado. como premisa. El primero es que la educación que se pretendía inculcar era esencialmente diferente. Pero también se halla implícita en otro tipo de reformas que van más allá. se consigue que los parados estén más escolarizados. sino reformas legales. Esta mejora puede llamarse hacer buenos “demócratas” o “fascistas” o “comunistas” o “cristianos” o simplemente “ciudadanos”. Esta concepción iba unida a dos presupuestos.es la que más salta a la vista en las políticas que pretenden mejoras económicas mediante la reforma escolar. En otras palabras. Vayamos por partes. en todo caso. La cantidad de puestos a cubrir no se modifica sustancialmente por el cambio en la escolarización de los sujetos –esto sólo ocurre en casos de déficit acusado de personal cualificado y de imposibilidad de las empresas de proporcionar esta cualificación-. que aumentando el número de individuos con títulos escolares –pongamos títulos universitariosaumentan los puestos a cubrir por universitarios. Ya conocemos el desenlace de esta historia: aumentan los universitarios en paro. incluso opuesta.

Posteriormente pasó parte de esta concepción a los primeros proyectos liberales de escolarización obligatoria. 6 . o personalidad. No podía ser de otro modo: precisamente si se le confiere a la escuela la tarea de “formación moral” de los individuos es porque se supone que éstos no la recibirían fuera de ella[7]. esta nueva “educación” ya no podía asegurarse mediante la reclusión de los individuos: las familias no tolerarían este prolongado secuestro forzoso y el Estado tampoco soportaría el enorme gasto económico que esto generaría. como ahora se suele decir. Para ello había que arrancar la educación de las manos de los curas y de las supersticiosas familias de las clases bajas y ponerlas en mano de un Estado ilustrado que les impartiría la verdad de la ciencia y el progreso. El mito fundador de la pedagogía ilustrada –el Emilio de Rousseauescenifica perfectamente esta división: el maestro aleja a su alumno de la perversa civilización para poder educarle en los valores verdaderos. Ahora el moldeamiento del alma se realizaría –eso se pretendía. Ahora como antes.a los que pululaban “fuera” mediante el aislamiento. La “educación” como tarea de formar individuos completamente diferentes –mejores.conseguiría si se lograba aislar al niño de las otras influencias que pudiera sufrir en su medio de origen: de ahí la reclusión. si escuchamos a los reformadores. Esta incoherencia entre los descomunales efectos que se pretenden en el alma –o psique. Sin embargo.impartiendo una serie de materias una serie de horas a la semana a un grupo de niños. Estas comparten con los proyectos conventual e ilustrado la estricta división entre un afuera perverso e irracional y un dentro –de la escuela. si bien persistía la concepción de la escuela como reducto del bien y el conocimiento frente al mal y la ignorancia exteriores. la reclusión. la regulación rigurosa de sus actividades: éste es el antecedente directo de todos los intentos actuales de “moralización” de las poblaciones mediante la escuela. Aquí las influencias malignas exteriores habían cambiado de signo: se trataba de liberar a los niños de la esclavitud de las supersticiones religiosas a las que las castas sacerdotales los habían atado y que sus propios padres les inculcaban. El aislamiento y la reclusión prolongados se sustituyeron por reclusiones muy limitadas en el tiempo.bondadoso y racional.de los niños y los limitados medios para conseguir este efecto se ha perpetuado en las reformas escolares posteriores desde los primeros proyectos liberales.

. a partir de los cuales evalúa. aunque no consiga los otros objetivos morales. Los proyectos ilustrados pretenden este 7 . falta de referentes morales o éticos.-. En otras palabras. a partir de los cuales clasifica a la población en cultos e incultos. Lo que diferencia al proyecto ilustrado y sus sucesores del proyecto conventual es la incoherencia que existe en el proyecto ilustrado entre los fines que pretende conseguir y los medios con que cuenta para ello. el pecado –ahora se les llama individualismo. Hay que reconocer que en este aspecto la escuela contemporánea ha superado el proyecto conventual. Y no por el hecho de que haya conseguido realmente los fines propuestos –normalmente se ha quedado muy por debajo de las expectativas iniciales-.. “Tener cultura” se ha convertido. los que imparte. es en parte por el tipo de conocimientos y de disciplina que allí se imparten. pérdida de valores. La cultura consiste en los conocimientos que están adentro: los conocimientos que la escuela reconoce como superiores. la época de la siembra de una legumbre. esto es. El que tiene cultura es mejor que el que no la tiene. puede pretender que moraliza por el solo hecho de impartir los conocimientos que imparte –y a los que define como “cultura”-. de su pueblo. lograría ese moldeamiento del alma que pretendía. Ahora como antes. por el simple hecho de tenerla: es salvo. los nombres de los futbolistas: todos estos conocimientos están afuera de la escuela. Y la cultura no consiste en cualquier conocimiento: no consiste en conocer el mecanismo de un automóvil. aunque no consiga otra cosa. en inteligentes[9] y necios. ya no en un medio para otros objetivos. Así. consumismo. de sus amigos. pero también por la propia calidad de los que imparten bondad y verdad[8]. conocer las materias impartidas).fuera de la escuela reinaría la inmoralidad. como ha ocurrido comúnmente-. los reformadores y los educadores se erigirían en referentes morales de las poblaciones a moralizar: si la escuela moraliza. la sinrazón. la corrupción. sino en un fin en sí mismo. El proyecto conventual tenía claro que sólo el aislamiento de las otras influencias socializadoras podría integrar al novicio en la disciplina del convento: sólo alejándole de su familia. por el solo hecho de convertir el medio (impartir unas materias) en fin (tener una cultura. Sino porque ha conseguido impartir y difundir una nueva fe: la fe en la cultura como bien de salvación. puede pretender que consigue un fin – aunque sólo sea en algunos alumnos.

En primer lugar. este niño tiene amigos con los que aprende muchas cosas. con sus amigos. para más gente[10]. a un problema. debidamente administrada –esto es. El programa de moralización escolar de las poblaciones implica un segundo supuesto muy discutible: los sujetos actúan a lo largo de su vida a partir de los valores interiorizados en sus primeras socializaciones. con los “científicos” métodos pedagógicos al uso-. Esta propuesta es idealista: a) porque ignora el peso de las otras socializaciones anteriores y simultáneas a la escolar. con los que se socializa continuamente –y con los que puede formar una fuerte barrera grupal frente al maestro aislado en el aula-. educares ya un sujeto socializado. la misma solución: más escuela.. en la escuela. conseguiría el efecto deseado. a interpretar de una manera u otra la socialización escolar.es escolarizar a toda la sociedad en todo momento: “hay que comenzar por enseñar a los padres” es una consigna que se oye comúnmente entre los educadores. a todo el barrio. Nuevamente.moldeamiento por la sola influencia de una socialización muy limitada en el tiempo: la socialización en el aula. Por ello la escuela sólo predica a los conversos: a aquellos que en los otros medios en los que se han movido y se mueven cotidianamente reciben las mismas influencias. con sus conocidos del vecindario. Quizás así consigamos la moralización deseada. Por ello el ideal de la escuela –que ignora las socializaciones dispares en sus programas ideales. Sólo se predica a conversos: en la escuela ocurre exactamente lo mismo. pero se las encuentra cotidianamente como “obstáculos” a su acción pedagógica. más tiempo de clase. la escuela compite en la socialización de los niños con otros grupos: con la familia de origen. Además. Como no podemos meter a los niños en un convento. b) porque supone que los sujetos sólo actúan a partir de las “ideas” que han interiorizado previamente. y esta socialización previa resulta fundamental en la predisposición a asimilar o rechazar. que están expuestos a socializaciones dispares. distintas en sus métodos y objetivos de la escolar.. metamos a toda la familia. la escuela fracasa repetidamente con aquellos que proceden de otros medios. por la impartición de unas materias por un maestro a un grupo de alumnos durante unas pocas horas al día. Esta pretende oponer. El niño que la escuela recibe –y al que quiere moralizar. Sólo si 8 . Por ello. su socialización a la miríada de relaciones en las que se mueve cotidianamente el niño.

Para mostrar la falsedad de este presupuesto en la realidad de las sociedades que vivimos –y no en una sociedad ideal. sino sujetos más flexibles. un sujeto entero. másacomodaticios. el que actuaría siempre de acuerdo a un programa cultural –de normas y valores.pensamos que el adulto actuará fundamentalmente a partir de los valores aprendidos anteriormente. por la socialización que han experimentado anteriormente-. como se dice comúnmente. en la actualidad. Esta idea constituye uno de los núcleos de toda la ideología de la salvación social mediante la escuela: enseñemos a los niños a ser “morales” –por ejemplo. sin fisuras.tendríamos sujetos que podrían actuar en situaciones distintas de acuerdo a valores y normas distintos: a sujetos que activarían de manera estratégica los distintos esquemas divergentes en que han sido socializados. Ahora bien. resulta falsa si se la toma tal como se suele presentar. Sólo así podríamos postular que ese sujeto pondría en práctica esos valores y normas completamente coherentes. ese programa cultural. o eduquémoslos “para la paz”. completamente interiorizados: sería. Ya no tendríamos sujetos completamente sólidos y sin fisuras. que actuaría en cada situación siempre de acuerdo a ese conjunto coherente de normas y valores. más moldeables a las distintas situaciones y a sus exigencias.y tendremos adultos “morales”. y sin incoherencias internas.coherente? Pues haber sido 9 . a “no consumir”. menos enteros. que actuarían siempre de acuerdo a un conjunto coherente de normas. o simplemente divergentes. Habría interiorizado tan profundamente. sólido. imaginada a la vez como presupuesto y como objetivo en la imaginación de los salvadores escolares-. éstos difieren en sus acciones. En el caso contrario –el sujeto ha sido socializado en conjunto de normas y valores incoherentes entre sí. a ser igualitarios en las relaciones de género. pensemos en los requisitos que supondría tener sujetos que actuaran fundamentalmente a partir de los valores interiorizados en su socialización anterior. Esta idea. ¿cuál es el requisito para tener el primer tipo de sujeto. que tiene una apoyatura en la realidad –la socialización deja sus marcas en los individuos. podemos pensar en una moralización de la sociedad mediante la educación escolar. Primer requisito: el sujeto habría incorporado en su socialización un programa coherente de valores y de normas de comportamiento. entre otras cosas.

según sus trayectorias sociales. podríamos tener este tipo de sujeto. en múltiples instituciones y situaciones. en sus valores. Lo que se afirma explícitamente en el programa escolar de salvación –los niños están sujetos a influencias socializadoras “malas” de las que hay que alejarlos. o en una cápsula aislada –en un convento. completamente divergentes en sus objetivos. que ejercen sus presiones en sentidos opuestos al de la escuela. amigos. Precisamente este requisito es el que se niega de entrada en los programas de salvación escolar de los individuos: si se le quiere moralizar. pero en casi ningún 10 . en las normas de comportamiento que suponen.que le pueden llevar “por el mal camino”. parcialmente contradictorios. etc. El primer requisito para tener un sujeto que actúa de acuerdo a normas y valores interiorizados es completamente irreal. Las sociedades contemporáneas están estructuradas en múltiples grupos. conocidos.sometidos al mismo conjunto de influencias socializadoras. compañeros. amigos. maestros. Sólo si padres. En otras palabras. como no tenemos –salvo excepciones.es lo que se presupone al mismo tiempo en el programa de moralización –ésta tiene éxito porque los niños están sujetos a un conjunto coherente de socializaciones-. Por ello los sujetos no son “autómatas culturales” que ponen en práctica siempre el mismo conjunto de normas y valores. sin compañeros indóciles. sino que asimilan conjuntos divergentes. el requisito para tener este tipo de sujeto es que las sociedades –o partes de ellas.socializado durante su infancia y juventud en un ámbito socializador coherente e integrado. es porque se supone que está sujeto a influencias distintas de la escolar –familiar.sean uniformes. reformar. hermanos. el tipo de sujeto que actúa fundamentalmente de acuerdo a los programas culturales interiorizados supone como requisito ser educado en un ámbito completamente uniforme: en una sociedad uniforme. sin visitas externas. o a solas con Rousseau-.. Son sujetos flexibles: más o menos según los casos. ejercieran su influencia socializadora en el mismo sentido. según sus ámbitos de socialización. donde todas las influencias socializadoras inculcaran al sujeto el mismo conjunto coherente de normas y valores. de acuerdo a los mismos valores.este tipo de internados escolares donde los sujetos estén recluidos durante largos años – sin vacaciones. Ahora bien.. que compartan en todos sus ámbitos el mismo conjunto de normas y valores. de pautas de comportamiento que luego activan en función de la situación..

independientemente de los obstáculos que se encuentre en su camino. por no 11 . burocracias. El tipo de sujeto que se presupone así es alguien que se va a mover siempre por valores. sino sujetos que constantemente dependemos de conjuntos de relaciones sociales muy amplios. esto es. esto es. A su vez. nuestras acciones. cosas sin demasiada importancia.caso los sujetos que supone la ilimitada confianza en la socialización escolar para conformar los comportamientos de los adultos. siempre se producen en relación con otros sujetos –y con instituciones. ¿Quién podría ignorar todas estas coacciones? El sujeto perfectamente socializado en un ámbito de influencias coherentes. Sin embargo.. ¿Y el resto. Este requisito se puede enunciar de la siguiente manera: el sujeto actuará siempre de acuerdo a las normas y valores interiorizados sin tener en cuenta las coacciones a las que se verá expuesto en su vida cotidiana para que actúe de otra manera. recompensas o castigos menores a los distintos tipos de comportamiento: una sociedad compuesta fundamentalmente por las acciones voluntarias de los individuos que la integran[11]. El segundo requisito para suponer que el sujeto socializado en unos valores y normas los aplicará de forma coherente a lo largo de su vida adulta tiene profundas relaciones con el primero y con el error de confundir posiciones e individuos. por normas interiorizadas. la inmensa mayoría. más o menos difusas. Y estas coacciones no son simplemente cuestión de voluntad. que hubiera internalizado hasta el tuétano un conjunto coherente de normas y valores: el intransigente. hay estructuras de relaciones que obligan a los sujetos a comportarse de una manera si no quieren quedar fuera de juego.o simplemente del hecho de que no nos aniquilen físicamente o agredan –coacción física-. las coacciones son una cosa muy seria: nuestros comportamientos. de buenos y malos: como vimos al abordar la confusión entre posiciones e individuos.de los que dependemos: no somos robinsones en islas desiertas. pero también de los medios económicos –coacción económica. el tipo de sociedad que se presupone es una donde las coacciones serán siempre “simbólicas”. etc. más o menos contundentes. el héroe de los valores: un sujeto de película. Nos movemos cotidianamente en ámbitos de coacciones. Estas coacciones son de signo muy diverso: dependemos de la reputación que tenemos entre los próximos –que nos prestarán o nos negarán su ayuda-.

Vayamos a ello. Sociedades como conjuntos perfectamente integrados donde no existen estructuras de coacciones: ése es uno de los presupuestos implícitos en el programa de mejora social mediante la escolarización de las poblaciones. etc. Precisamente las sociedades contemporáneas no se entienden sin los Estados. La coacción es un componente cotidiano de las sociedades reales que ejerce poderosos efectos sobre los comportamientos de los individuos. esto es. en su funcionamiento conjunto –eso que llaman “el mercado”. con ellos. el principal factor de desmovilización obrera y sindical en la España del posfranquismo ha sido la precariedad laboral. la amenaza constante de ejercer la coacción económica sobre el asalariado. en función de su talento y de su mérito. El objetivo se ha aceptado de manera tan amplia. La igualdad de oportunidades supone. puedan llegar a las 12 . Coacciones que ejercen poderosos efectos: así. en su acepción más amplia. La interdependencia –todos dependemos de los demás. poder proporcionar a todos los niños las mismas oportunidades para que. a los mismos sujetos. como hemos visto. uno destaca con luz propia: la igualdad de oportunidades. un conjunto de seres más o menos flexibles. de valores. Igual que no se entienden sin todas las instituciones económicas que. para guardar un orden. que ha incorporado esquemas de acción.y la coacción – la interdependencia va unida a la posibilidad de obligar.son dos hechos mayores de toda sociedad. Un presupuesto idealista en todos los sentidos de la palabra. La igualdad de oportunidades es desigualdad Entre los objetivos que se han propuesto la escuela y las reformas escolares en las últimas décadas. instituciones que detentan –o pretenden detentarel monopolio de la violencia legítima: que tienen cuerpos de policía. Esto es. pero que han de llegar cotidianamente a componendas –más o menos morales. sujetos con una variabilidad muy grande en cuanto al tipo y grado de coacciones a que son sensibles. ejércitos. resulta tan indiscutible.imponen enormes coacciones económicas a todos los sujetos. parcialmente divergentes.con éstas. que ni siquiera se plantea lo que supone. que modifica estos comportamientos y.decir la totalidad? El resto es. cárceles.

donde todos podrían llegar por igual a las posiciones más elevadas –y a las más bajas. por sus connotaciones genetistas: supone una desigualdad de talentos que vendría determinada ya biológicamente desde el nacimiento. y más fundamentalmente.posiciones desiguales que se merecen. que curiosamente los talentos se distribuyen socialmente: a medida que bajamos por la escala social. mientras que se ha demostrado sobradamente la importancia crucial de la socialización en el tipo de talento que se desarrolla[12]. En primer lugar.son fundamentales para poder rentabilizar un título escolar. No me voy a extender en la crítica al biologicismo implícito en la teoría de la igualdad de oportunidades. punto en el que no se suele insistir-. por mucho que el Estado se empeñe en ello: las familias con más recursos utilizarán éstos de mil maneras para dar a sus vástagos mejores oportunidades escolares. legitimándola[13]. porque el sistema escolar se estructura de manera socialmente desigualitaria: no todos acceden a las mismas escuelas. La segunda. En otras palabras. una sociedad donde el origen no importaría. esta desigualdad está estructurada socialmente y el discurso de los talentos lo que hace es convertir en desigualdad biológica la desigualdad social. porque los títulos escolares son sólo uno de los recursos que se manejan para acceder a las distintas posiciones sociales: el tipo de relaciones que se manejen para colocar a los vástagos –que son muy distintas en las distintas clases sociales[14]. Estas críticas –y otras. En segundo lugar. es que jamás se ha demostrado esa desigualdad de talentos biológica –más allá de una serie de patologías específicas-. El segundo grupo de críticas que se ha dirigido a la teoría de la igualdad de oportunidades es su falta de implantación en la realidad. Simplemente señalaré que la crítica se asienta en dos afirmaciones. Así.han sido integradas por el propio discurso de la igualdad de oportunidades. hay una desigualdad social ante la escuela y ante los conocimientos que ésta valora. la diferencia de aptitudes para las habilidades 13 . En primer lugar.y el dinero que se puede empeñar en ello – que se puede invertir en estrategias de “espera” no accesibles a los que no tienen tanto dinero. que tiene que ver con la posición social de las familias –fundamentalmente. nos encontramos más fracaso escolar. Esta idea ha sido discutida durante largo tiempo por muchas razones. Una sociedad con igualdad de oportunidades sería una sociedad más justa. La primera. con su grado de escolarización-.

Demos a todos las mismas oportunidades y los mejores tendrán buenos sueldos y empleos. ¿Qué implica este planteamiento? En su versión más inocente. todos tendríamos buenos trabajos y estaríamos mejor pagados. La estructura de posiciones no se modifica aumentando el número de titulados. y todo el mundo podrá conseguir mejores empleos: ésta es la promesa más incoherente. sino simplemente una redistribución de los individuos en la estructura de desigualdad. Lo que es extraño es que se haya llegado a tal grado de incoherencia. todo el mundo estaría mejor.. Claro que esta incoherencia lógica es la contrapartida de una coherencia práctica: la promesa permite convencer a todo el mundo que se pretende modificar la estructura de posiciones sin hacer nada para modificarla. La incoherencia es patente: el aumento de cualificaciones puede aumentar la competencia por los mejores trabajos.. ya señalada. en todas estas reformas sigue presente el planteamiento de base: dar oportunidades iguales para el acceso a posiciones desiguales. manteniendo la misma estructura desigual. mientras que los peores tendrán trabajos precarios. las jerarquías organizacionales. Demos a todos la oportunidad de tener estudios de alta cualificación. de la igualdad de oportunidades. si se consigue la igualdad de oportunidades. Esto ya no suena tan bonito como la versión 14 . no tendríamos una mejora generalizada. Pero vayamos a la versión coherente de la ideología de la igualdad de oportunidades. aunque hubiera una perfecta igualdad de oportunidades. En otras palabras: si todos estudiásemos más y mejor. Que sea la más popular no es extraño: sólo se ha podido extender con esa fuerza si prometía una mejora generalizada. pero no incrementar el número de éstos. Se pretende alterar la estructura de posiciones alterando las características de los individuos. supone que. de individuos y posiciones. y más popular. esto es. Si esto no se modifica..escolares determinada por la diferencia de socializaciones familiares podría ser compensada con programas de educación compensatoria. y no podríamos hablar de mejora generalizada. las escalas de salarios. Esta tiene que ver con la confusión elemental. sino modificando la estructura productiva. Sin embargo. habría más ejecutivos y menos barrenderos. nos encontraríamos simplemente con un juego de suma cero: unos ganarían los que otros perderían. mal pagados y agotadores. que quizás es la más popular.. En ésta.

la igualdad de recursos para acceder a posiciones desiguales? Pues sólo se me ocurren dos formas. Ahora bien. todo el mundo podría partir de la misma posición. Pero entonces tendríamos como presupuesto para lograr la igualdad de oportunidades lo que por otra parte se niega –se supone que es igualdad para acceder a posiciones desiguales-. Esto es. La primera es que no hubiera desigualdad de recursos entre las familias –o que éstos fueran totalmente inoperantes. más allá de todo lo que supone clasificar a la población en mejores y peores a partir de sus resultados escolares.o recursos relacionales –para colocarse en buenos trabajos-. no desigualitaria. Esto es: que la estructura de posiciones fuera igualitaria. ¿es realista esta versión? Para evaluarlo simplemente tenemos que ver qué presupone.por el resto de sus vidas: no podrían enchufarles. ni testarles sus bienes: desaparecería toda forma de herencia.con la ideología de igualdad de oportunidades. El presupuesto fundamental para que se diera esta igualdad de oportunidades es que todo el mundo dispusiera de los mismos recursos para acceder a las posiciones desiguales: recursos escolares. La segunda es que no hubiera familias. que los hijos fueran separados de los padres y adoptados por el Estado en instituciones similares para todos. y que los padres quedaran completamente desligados de sus hijos –que no serían socialmente sus hijos.incoherente. Bueno. Pero dejemos por un momento la evidencia empírica y situémonos en posición de pedagógicos salvadores sociales: ¿cómo podríamos lograr la igualdad de oportunidades. que las relaciones familiares no tuvieran ningún peso para el acceso a los trabajos. O. y no es extraño que se formule poco. para llegar a la misma posición. así que. en otras palabras. Estaríamos hablando de igualdad a secas. pero también recursos económicos –para las estrategias de espera. Este presupuesto choca con toda la evidencia empírica: las familias movilizan todos los recursos posibles para colocar a sus vástagos en la mejor de las posiciones. que estos recursos no sirvieran de nada: así.. este presupuesto es coherente –más incluso que el anterior.. dada una estructura de desigualdad previa. no de igualdad de oportunidades. las estrategias de las familias con desiguales recursos impide toda igualdad de oportunidades. pero no conozco que se haya 15 . lo que viene a ser lo mismo-. Si hay igualdad de recursos.

. niños. desencadenamiento de problemas por todas partes. Esta historia es sencilla. Vamos a discutir aquí un punto fundamental de este idealismo: la consideración voluntarista e idealista de los sujetos que participan en el proceso educativo[15]. A partir de este primer éxito. lo corriente es que los logros reales de la reforma queden muy por debajo de las expectativas. sino la contemplación de los mismos medios. de ser lo que son: reales.. los resultados no se hacen esperar: conflictos de todo tipo entre los distintos agentes implicados –maestros. su programa pedagógico. las estrategias de “reproducción social” –de mantener o mejorar la posición familiar. Los distintos agentes reales del sistema educativo real serían culpables. resultados muy inferiores a los logrados en las escuelas pioneras. los diagnósticos de los optimistas pioneros buscan culpables: maestros atrasados y reaccionarios. Si consiguen la reforma deseada. familias. Ello se debe a que el idealismo no impregna sólo los objetivos a conseguir.-. La historia se repite una y otra vez con el mismo guión. Un grupo de reformadores pone en práctica en una escuela.. o en un número limitado de escuelas. En otras palabras. Sin embargo. y volviendo a las sociedades reales. la historia de las reformas escolares nos enseña que. Ello convierte toda estrategia política de igualdad de oportunidades mediante la escuela en puro idealismo. A partir de aquí.formulado como programa político por los defensores de la igualdad de oportunidades. dada una estructura de posiciones desigualitaria.. Todos los implicados colaboran con entusiasmo y los resultados del experimento son muy esperanzadores..de las distintas familias llevan constantemente a una desigualdad de oportunidades estructurada socialmente –estructurada como lo están las posiciones sociales-. 16 . Otro idealismo más con el que llenar las aulas.. proponen que el experimento se extienda al conjunto del sistema educativo. familias incomprensivas. no ideales. Profesores y alumnos ideales Hasta aquí hemos discutido la relación entre la desmesura de los objetivos que se suelen perseguir con el sistema escolar y sus reformas y los medios con que estos objetivos se persiguen. alumnos que sólo se interesan por las notas o que pasan de todo. incluso con objetivos más limitados y realistas.

. ambiente musical. propiamente revolucionariasapelando al entusiasmo de los sujetos que ocupan los puestos. por ejemplo. beneficios materiales o simbólicos. sino a la propia situación experimental: los trabajadores se sentían por primera vez considerados.consiste en una definición impersonal de puestos y tareas a realizar organizados jerárquicamente y con una serie de recompensas – salarios. El grupo de investigadores dirigido por Elton Mayo se propone investigar en qué condiciones se puede mejorar la productividad de los trabajadores en una fábrica. una investigación sobre mejora de la productividad a través de la modificación de las condiciones laborales. suspensos. llevada a cabo por Elton Mayo en Estados Unidos. degradaciones jerárquicas. el mejor o peor cumplimiento de las tareas no puede decretarse –salvo en situaciones excepcionales. etc. Por el contrario. Las primeras modificaciones llevan al grupo investigador al entusiasmo: cambiando. nos muestra este efecto del experimento..es que el principal efecto no se debía a los distintos estímulos manejados. el color de las paredes se incrementa la productividad. Aquí tenemos una primera explicación de la enorme diferencia entre la situación experimental y su extensión a una burocracia compuesta por cientos de miles de personas[16]. La conclusión a la que llegó el equipo investigador –que había comenzado con hipótesis conductistas: tal estímulo produce una respuesta. la productividad siempre se incrementaba –en el ejemplo. tenidos en cuenta.. explicando el experimento a todos los agentes implicados. decoración. notas. En esta organización. aunque se volviera al color inicial de las paredes.para conseguir que los sujetos cumplan las tareas ligadas al puesto que ocupan. sino mediante el diseño del 17 . Pero a medida que avanza la investigación los resultados se hacen problemáticos: daba igual el cambio que se introdujese.. y era esto lo que aumentaba su implicación en el trabajo. Pero la diferencia va más allá: una organización burocrática no es un agrupamiento de personas entusiasmadas en torno a un proyecto común. Eligen secciones de la fábrica.. y comienzan a modificar distintas condiciones: color de las paredes..Podemos atribuir inicialmente la desproporción entre los éxitos experimentales y los fracasos en la extensión del experimento a la propia situación experimental. A principios del siglo XX. una organización burocrática –como lo es el sistema escolar. un color determinado estimula o inhibe la productividad.y castigos –despidos.

Como tales. pero no puede decretarse un entusiasmo constante y vitalicio en cientos de miles de personas que han accedido a un puesto de trabajo por oposiciones y por mil razones distintas. pero es la sociedad real[17]. tanto buenos como malos. salvo casos excepcionales.no son sujetos excepcionales: son trabajadores. Como tales. se suele exigir del profesor reformado que sea todos los días de su vida laboral a todas horas un profesor entusiasta. En otras palabras. multiplicación de los informes a realizar.de una burocracia real ha de tener esto en cuenta si no quiere fracasar estrepitosamente. empleados. procuran que su tiempo de trabajo no absorba la totalidad de sus fuerzas y su tiempo. actualización constante de métodos pedagógicos y de conocimientos en la materia. sino en sus propios intereses personales: conseguir los beneficios asociados al puesto. etc. de las reuniones de todo tipo. la mayoría de las reformas suelen exigir de él una implicación mucho mayor en su trabajo: seguimiento personalizado de alumnos.que la jornada laboral no les suponga demasiados problemas. Su trabajo cotidiano consiste en enfrentarse durante unas horas diarias a una masa de alumnos.. Y toda reforma real –no imaginada. El problema es que el entusiasmo puede lograrse en grandes masas de profesores por poco tiempo o en pequeños grupos reducidos de profesores militantes por mucho tiempo. no en el cumplimiento ideal de los objetivos de la burocracia. Limitémonos a considerar los dos tipos de sujetos directamente implicados en la situación de aula: profesores y alumnos. Una burocracia funciona mediante rutinas burocráticas. evitar excesivos problemas. En el caso del profesor. realizan un trabajo a cambio de un salario. empatía con todo tipo de alumnos..organigrama. que no mida los esfuerzos a realizar en su tarea ni los obstáculos que se encuentre en su labor cotidiana: que trabaje más por el mismo dinero –tendrá la recompensa de la satisfacción del trabajo realizado-. la definición unívoca de las tareas. Los profesores –salvo excepciones. Como tales. responsabilidades y competencias de cada puesto y un sistema de sanciones. y alimentar todo tipo de jeremiadas y coros de plañideras. sobrellevar la jornada laboral sin excesivas tensiones ni cansancio. Todo esto puede parecer muy triste. y lograr un cierto 18 . Los sujetos que ocupan los puestos están interesados. preocupación real por sus distintos problemas. reuniones con las familias. persiguen –con diferencias individuales.

etc.. tarea de por sí agotadora en muchas escuelas-.. tienen que negociar con sus compañeros. etc. ¿Y los alumnos? ¿Van a la escuela con el objetivo principal de estudiar y aprender? De oír las acusaciones de los reformadores desengañados.en la escuela. En esta situación no es extraño el resultado que se consigue con muchas reformas escolares. protegerles frente a la vigilancia de superiores o familias.aprovechamiento –o. De éstas. ¿Ocurre esto en la realidad o es una nueva confusión del deseo con la realidad? 19 . cuando construyen sus reformas están pensando en otro tipo de alumno: un alumno al que se puede entusiasmar en el conocimiento que va a adquirir. exponen su tarea a mayores controles –por ejemplo. rebajan su prestigio o suponen continuos conflictos con compañeros. si es que les interesa algo. pasando por los distintos tipos de salvadores escolares e “intelectuales” que escriben sobre la escuela[18]-. alumnos. Las instituciones educativas –éste es el presupuesto implícito. Los profesores no tienen como objetivo único y principal de sus vidas enseñar. Resulta que son trabajadores en organizaciones burocráticas. minimizar el desorden en el aula. Sin embargo.debido a las desmesuradas expectativas de todos los implicados – alumnos. se encuentran sujetos a todo tipo de acusaciones desde todos los frentes –desde los padres hasta las autoridades educativas. familias. parece que no:ahora –dicen. no santos ni beatos. el reformador idealista dispara contra los profesores: cuando la realidad choca con la sociedad ideal imaginada. Las reformas ideales son profundamente transformadas por los sujetos reales que trabajan en las burocracias escolares[19]. los profesores aplican aquellos aspectos que pueden facilitar su carga de trabajo. dar la cara delante de padres con expectativas muy diversas. mientras que oponen una obstinada resistencia –que adopta múltiples formas. A partir de esta transformación – sociológicamente comprensible y explicable-.. al menos. evitarles conflictos o elevar su prestigio.sólo les interesan las notas.a aquellos aspectos que incrementan su carga de trabajo. parece más fácil acusar a la realidad que plantearse lo irreal de la propuesta. decidir sobre notas y trayectorias escolares en un fuego cruzado de presiones. familias. lograr los materiales educativos que necesitan. Además de ello. Además de ello. de las familias-.son sitios a donde la gente va a aprender.

Centrémonos en los estudiantes. la educación es obligatoria: no importa la voluntad del alumno. se trata de personas que. sin recompensas. En el caso de la educación de adultos. simplemente. las enseñanzas regladas no obligatorias proporcionan títulos escolares que dan acceso a segmentos del mercado de trabajo. Por una parte. teorizando sobre el concepto de acción comunicativa de Habermas. una coacción[20]. Tampoco están obligados a asistir. pretenden ocupar este tiempo de una manera particular: asistiendo a clases. debe asistir a clase. Por otra parte. La situación que invariablemente se nos presenta como ejemplo real de esta “acción comunicativa” es la educación de adultos. el ponente nos muestra esta situación ideal en la realidad: un profesor comunicaría sus conocimientos de forma voluntaria. Aquí. La importancia de la escuela en este acceso pasa menos por los contenidos 20 . en los congresos de sociología de la educación es frecuente encontrar un tipo de ponencias en el que.El presupuesto de la situación educativa como un encuentro entre un sujeto deseoso de enseñar y otro ávido de aprender impregna fuertemente todo el pensamiento pedagógico. No obtienen habitualmente por esta asistencia beneficios externos en forma de títulos escolares que puedan hacer valer en el mercado de trabajo. con tiempo libre. ¿Y en el sistema de enseñanzas regladas? Aquí tenemos dos elementos totalmente ausentes de este encuentro feliz. hasta los 16 años. Una situación que dista mucho de un encuentro feliz entre profesor y alumno y que muchas reformas –como la LOGSE. que sólo asisten porque ellos o sus familias pueden verse enfrentados a la coacción estatal. Así. El profesor ha de vérselas con grupos de alumnos que simplemente no quieren estar ahí. ¿qué diferencia a esta relación educativa de la que impera en el sistema de las enseñanzas regladas? Casi todo.parecen ignorar: la confianza en la escuela como bien de salvación provoca que no se contemple la educación obligatoria como lo que es. Algunos lo querrán y valorarán. Ahora bien. Ausencia de coacción y ausencia de beneficios materiales por la asistencia: éstas son las condiciones que permiten en este caso que pueda vivirse la relación educativa como un encuentro puramente comunicativo. están coaccionados. una obligación. a un público ávido de aprender. los sujetos que irían al centro educativo sólo estarían interesados en enseñar y aprender. otros.

que por la misma posesión del título escolar. como barreras para los que no las poseen: es la posesión o desposesión del título escolar lo que permite entrar a unos y excluir a otros. en ésta se enfrentan objetivamenteuna institución que controla el acceso a títulos escolares y sujetos que necesitan o desean esos títulos escolares en sus estrategias de reproducción social. Este es el marco real en el que se desarrolla la situación de aprendizaje. Y al igual que el profesor. de la credencial educativa. se vivirá esta relación de una forma más encantada –como una búsqueda del conocimiento como fin en sí mismo. El alumno que sólo está interesado en aprender sólo puede existir como tipo social mayoritario en una sociedad donde los títulos escolares no sean recursos. En cada caso particular. lo que llena las aulas y las salas de estudio. Si los estudiantes tratan de conseguir el máximo de nota o de títulos con un esfuerzo mínimo o moderado. Estas credenciales son tanto pasaportes que permiten ejercer determinadas profesiones a los que las poseen. es la obtención de la nota. entre las cuales una fundamental consiste en poder reducir los esfuerzos que se les exigen para la consecución del título. donde no supongan pasaportes o barreras para el acceso a posiciones sociales. en ambos casos.aprendidos –según diversos estudios el 90% de lo que se aprende en la escuela se ha olvidado un par de años después-. Esta situación objetiva conforma la relación pedagógica en primer lugar como un conflicto estructurado por la negociación del esfuerzo: los estudiantes han de conseguir el título escolar y deben de organizar su tiempo y esfuerzo para este objetivo. del título. en primer lugar. asalariado de la organización escolar. se ve en una situación objetiva en la que trata de reducir su carga de trabajo. ello no se debe a una perversión del carácter de los estudiantes. sino a la propia posición objetiva que ocupan. por tanto. recursos que se pueden hacer valer en el mercado de trabajo independientemente de los conocimientos reales que pueda haber asimilado el portador del título. los estudiantes se ven en una posición en la que deben conseguir el título escolar mediante las tácticas que tengan a mano. Esta situación objetiva es una cuestión de posiciones. Los títulos escolares son.o de una forma más instrumental. 21 . “A los estudiantes sólo les interesa la nota”: difícilmente podría ser de otro modo en una sociedad credencialista. no de deseos o voluntades de los individuos. lo que pesa al final.

y que éstos. presupuesta en buena parte del pensamiento pedagógico reformista. Estas son dos características que históricamente se han repetido en la mayoría de las reformas escolares. incapaces de distinguir posiciones e individuos. no de pequeños grupos ideales. cambios realistas –que tengan en cuenta lo que supone una escolaridad burocrática de masas. lentamente. terminen culpando del fracaso a los distintos individuos implicados. en parte por las reformas y en parte por dinámicas que nada tienen que ver con ellas. las escuelas han ido cambiando.Un maestro deseoso de enseñar y un alumno ávido de aprender: esta situación. Sin embargo. [1] No vamos a entrar en las intenciones de los reformadores. que han dado lugar a numerosas especulaciones que pasan por teoría sociológica. a buscar otro tipo de reformas que no sean escolares. desde la izquierda la postura respecto a los reformadores escolares ha estado guiada por la “lógica de la sospecha”: los 22 . dentro del campo propiamente escolar. En general. Saliendo del idealismo Desmesura idealista en los fines perseguidos y articulación irrealista de los métodos para conseguir esos fines imposibles. Para ello es preciso otro tipo de pensamiento pedagógico muy alejado de la idealista corriente mayoritaria en la actualidad. Quizás haya llegado el momento de comenzar a reducir las expectativas en torno a la salvación escolar de la sociedad –esto es. No es extraño. sólo se da en nuestras sociedades de manera excepcional: allí donde la situación de aprendizaje no supone coacción ni recompensas o allí donde profesores y alumnos están fuertemente seleccionados –profesores militantes y alumnos procedentes de familias creyentes cuando no beatas de la cultura como bien de salvación-. estos cambios han quedado muy lejos de los objetivos propuestos y en buena medida se han producido a espaldas de los salvadores escolares.y a plantearse. A pesar de ello. que la extensión burocrática de los felices experimentos conduzca a resultados frustrantes para los reformadores. por tanto.en torno a objetivos limitados.

familias. Todo el mundo considera a los otros –los maestros a las familias. [8] No me voy a extender en el descomunal sociocentrismo que todo esto supone. bajo su buena voluntad declarada.el peso de estas múltiples acciones en los efectos finales de la reforma proyectada. las reformas pueden estar guiadas por muy buenas –o muy malas.-. sino que. En todo caso. etc. Esto. [6] Que es como se suele entender. A partir de aquí se multiplican las presiones y quejas entre docentes. etc. alumnos. [5] Otra cosa es que dentro de una determinada dinámica económica. Se podrían multiplicar los ejemplos: la campaña por la seguridad laboral consiste en decirle al obrero “trabaja seguro”. psicólogos.como la habilidad superior. la cultura clásica haría a los individuos más cultos y racionales y sensibles y mil cosas más-. En todo caso. Por tanto. inferiores. sino de conocimientos adquiridos en situación escolar.. Todo el mundo debería tenerla porque se supone que mejora al individuo. no de todo tipo de conocimiento adquirido en todo tipo de situación. pero tampoco se le dice adónde debe ir si no acepta los ritmos y condiciones de la empresa. Sin entrar en detalle en la crítica de estas teorías –a las que podemos calificar de verdadero “funcionalismo crítico” muy a la moda de las teorías de sentido común propias de los círculos izquierdistas universitarios (el “sistema” lo controla todo y nos controla a todos perfectamente)-. pero no “inteligente”. amén de las megalomanías que alimenta. pero sus efectos –“no deseados”son muy distintos de los pretendidos al ser toda reforma moldeada por las acciones e intenciones de los múltiples sujetos implicados y al no tener en cuenta los reformadores –en parte porque no pueden. Y la lógica de competencia simbólica propia del campo izquierdista –“nadie a mi izquierda”. Las otras habilidades pasan así a rango inferior: uno puede ser “listo”. Cualquiera que esté habituado. aunque no se conozca muy bien el mecanismo -así. la realización de ejercicios escolares. podemos decir que adolecen en general de un error común: confundir los efectos con las causas. En otras palabras –como pretendemos mostrar en este artículo-. Lo que no se le dice es adónde debe ir si la empresa se niega a pagarle más. hacer sujetos autónomos. De ahí que cuando se hable de cualificación se suela hablar. [4] Curiosamente esta es la campaña que actualmente se está promoviendo para la “igualdad de oportunidades” de la mujer. Se le dice a la mujer trabajadora: “no aceptes un salario inferior”. tomado seriamente. Una buena prueba de ello es el hecho de que se considera la “inteligencia” –esto es. Precisamente uno de los efectos sociales más importantes de la escuela es el de definir a qué se llama “conocimiento” o “cultura”: a lo que se imparte en las aulas. la “inteligencia” a secas. [2] Se conoce como “cultura general” a la cultura que todo el mundo debería tener. [7] Hace no mucho tiempo asistí a una reunión de profesores universitarios progresistas donde se planteaba entre los “objetivos” de la universidad el siguiente (aproximadamente): “La universidad no debe limitarse a capacitar técnicamente a los estudiantes.ha llevado a convertir la “lógica de la sospecha” en verdadera “paranoia de la sospecha” –todos serían “malos”. debería prevenirnos contra todo aquel que no haya pasado por la universidad con sus morales y moralizantes profesores: estaría incapacitado moralmente..un obstáculo para la salvación del niño. estos márgenes son estrechos por la propia dinámica de competencia capitalista. a las aulas universitarias. conoce el estruendo de los salvíficos egos profesorales. por ejemplo. autoridades. Se denomina tal a la habilidad para realizar ejercicios escolares. procurarían mantener la estructura de poder predominante... [3] Buena parte de las tensiones que se generan actualmente en los espacios escolares se derivan del hecho de que todos los actores implicados consideran la escolaridad de los niños el principal determinante de su futuro. [9] Uno de los efectos más importantes de la escuela es el de imponer una definición de inteligencia. lo único que tenemos claro respecto a la cultura general es que todo el mundo debería tener los conocimientos que se enseñan en la escuela porque son los conocimientos que hay que tener para tener cultura general que es la cultura que se enseña a todos en la escuela.intenciones. lo que sí queda claro es qué conocimientos son definidos como cultura general: aquellos que se enseñan en las escuelas. supone ignorar el resto de habilidades cognitivas o relegarlas a ámbitos secundarios. pero también en buena parte porque no saben.. éstas a los maestros. la habilidad escolarcomo una habilidad “general” y las otras habilidades como parciales: como si pudiera 23 . Esta imposición de una habilidad específica –el manejo de la lectoescritura. pedagogos.reformadores no pretenderían lo que decían –igualdad de oportunidades. uno pueda ser más o menos depredador dentro de los márgenes de beneficio en que se mueve. sino que también debe capacitarlos moralmente”. orientadores. hasta los que parecen “buenos”-.

esto es. Pero vayamos a sus presupuestos biologicistas. como hemos visto más arriba. Sí quisiera señalar el hecho de que el biologicismo persiste de manera pertinaz en múltiples afirmaciones sobre la escuela –así como en el funcionamiento cotidiano de ésta-. El biologicismo de base del argumento resulta así evidente. es porque se supone que el número de talentos permanece constante. se suele suponer que una enseñanza donde se le deje amplio margen de libertad al alumno es más progresista que una enseñanza más dirigista. Sin embargo. que forma parte del bagaje fundamental de la sociología de la educación. no ha de ser necesariamente escolar.desarrollarse una habilidad en el vacío. independientemente del grado de escolarización de la población general: esto es. [15] Por no extenderme demasiado. pretende clasificarlos por su “inteligencia general”. Curiosamente este argumento se suele repetir cada vez que se amplía el abanico de estudiantes. al menos. Es moneda corriente decir que ahora.o de talentos –supuesto biologicista-. dado que aumenta el nivel de escolarización de toda la población. [10] No me voy a extender aquí en un hecho que. que le deben lo fundamental de su posición social a la escuela. que hay una distribución biológica de los talentos que permanecería relativamente constante a lo largo del tiempo.. lo normal es que el número de estudiantes capacitados se fuera ampliando –los jóvenes de ahora son hijos de familias con mayores niveles de escolarización que los jóvenes de hace 20 ó 30 años-. bien a salvo de las coacciones fuertes que se sufren con tanta más violencia cuanto de menos recursos se dispone. Un titulado en económicas hijo de conserje puede contar con el “enchufe” de su padre para colocarse. [11] Podríamos extendernos más. la escuela ignora otra habilidad que no sea la lectoescritura y el manejar conocimientos escolares. alguien que esté bien “acomodado”. 24 . que inculcan en sus vástagos esta fe junto a las habilidades valoradas por la escuela.. [13] No me voy a extender en este argumento. Sin embargo.de clase. que creen en la escuela. la relación pedagógica puede adoptar formas totalmente imposibles en otros medios sociales. abarcando a poblaciones que antes apenas entraban –como las mujeres o los hijos de clases medias y populares-. En la mayoría de las escuelas-modelo. en conserjería. En otras palabras. Es obvio que con este tipo de alumnos. lo normal es que. especialistas de la escuela en general. El culmen “científico” de esta imposición son los “tests de inteligencia” que. Podemos suponer que la capacitación escolar es cuestión de socialización –supuesto sociológico. comenzando por los problemas de la escuela. mientras que deja completamente desorientados a los que proceden de familias poco escolarizadas. como la confusión entre el progresismo en la concepción de los distintos métodos pedagógicos y el progresismo de sus efectos. el nivel de ésta baja: los estudiantes de ahora estarían menos capacitados que los de generaciones anteriores. si los talentos escolares son cuestión de socialización. y habla de talentos a secas. vemos claramente qué es lo que subyace a tal argumento: un verdadero racismo – biologicista. Muy distintas son las oportunidades del titulado hijo de ejecutivo: su padre le puede colocar en puestos muy recomendables. Si a eso le añadimos el hecho de que va unido a la preocupación por el hecho de que vengan estudiantes de las clases populares. clasificando a los individuos por sus habilidades de lectoescritura y escolares. En el primer caso. de convertir sus intereses particulares en intereses generales: el hecho de que personas que trabajan en la escuela. que le deben su existencia social a la escuela conviertan la escuela en la solución a todo problema. el tipo de alumno que llega procede de unos medios sociales concretos: clases medias fuertemente escolarizadas. que viven de la escuela. dejaré de lado otros puntos del idealismo pedagógico. educadores. debería llamar la atención: la prodigiosa habilidad de pedagogos. que ya poseen por socialización familiar el tipo de habilidades exigidas por la escuela. [12] Que. ¿Qué tipo de sujeto es capaz de imaginar que este tipo de sociedad es la real? Sólo un sujeto que en su vida haya conocido pocas coacciones duras. [14] Por poner un ejemplo simple. como va más gente a la universidad. aumente el número de estudiantes con la capacitación para acceder a la universidad: los padres de ahora –en todas las capas sociales. no habría que alarmarse: dada la elevación general del nivel de escolarización generación tras generación. [16] Otro punto que suele diferenciar los experimentos exitosos de su extensión burocrática es la diferente selección de los agentes implicados.tienen mayor nivel de escolaridad y mayor familiarización con los conocimientos escolares que los de hace 30 años. este laisser-faire pedagógico beneficia más a los alumnos procedentes de familias fuertemente escolarizadas. Si se repite constantemente la cantinela de que el aumento de estudiantes hace descender el nivel. Así. esto es. Pondré un ejemplo.

Si se quiere obligar a todos los niños a permanecer en el sistema escolar hasta los 16 años hay que poner los medios para que esta obligación se imponga. ilusionado con extender un derecho. el salario) y procura sacar el máximo partido de la venta de su fuerza de trabajo.se mantenga mínimamente frente a sujetos obligados contra su voluntad a permanecer en las aulas. que evito aquí para no alargar en exceso el artículo. 25 . y los horarios necesariamente limitados dedicados a la asignatura que tiene que impartirse en condiciones reales. los mismos que tachan a los funcionarios o los maestros de perseguir sus intereses en lugar de los de la organización a la que sirven son en muchos casos los mismos que alaban todas las formas de resistencia obrera al incremento de la productividad en las fábricas. Para ver esta lógica hay que saber distinguir entre las posiciones y los individuos que las ocupan: una distinción que. normalmente no se hace. un rasgo constante que se encuentra en los estudios sociológicos sobre educación respecto a los maestros de escuela es el desprecio y acusación constante a que se ven expuestos. como vimos arriba. la idea de España como programa escolar.y las escuelas reales.[17] Curiosamente. La última reforma de las materias de humanidades es un buen ejemplo de la diferencia entre el reformador que legisla ideales –en este caso. Al reformador. en ambos casos la lógica (aunque haya diferencias en otros aspectos) es la misma: un sujeto ocupa un puesto que no ha diseñado interesado en las recompensas asociadas al puesto (en primer lugar. Sin embargo. Señalaré una crítica común que se dirige a los profesores de historia: no le dan importancia a la historia contemporánea. [18] Así. [20] Una de las críticas que más han repetido grupos de profesores contra la LOGSE va precisamente en este sentido: no hay medios para imponer disciplina.tienen por costumbre – especialmente si son críticos. no se le ha ocurrido que para obligar hay que tener elementos de coacción. [19] Podría poner numerosos ejemplos. Parece que el reformador idealista sólo podía pensar que los sujetos iban a estar encantados de ser obligados: al fin y al cabo. Este efecto estructural no es sino el resultado de la contraposición entre el programa ideal de historia – redactado por gente que quiere que los alumnos conozcan toda la historia-. se les iba a salvar. siempre se quedan en el siglo XIX o a principios del XX. Los sociólogos de la educación –profesores de universidad. para que el orden– presupuesto real de toda labor de enseñanza.sobre sus inferiores sociales.verter todo tipo de acusaciones –revestidas con conceptos sociológicos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful