Está en la página 1de 87

MALIK

THE KIF WARRIORS LIBRO UNO


KIKI BURRELLI
CRISTA CROWN
CONTENIDOS
1. Loshka
2. Malik
3. Loshka
4. Malik
5. Loshka
6. Malik
7. Loshka
8. Malik
9. Loshka
10. Malik
11. Loshka
12. Malik
13. Loshka
14. Malik
15. Loshka
1
LOSHKA

Las rocas ásperas rasgaron mis pies magullados cuando el aire frío y seco del desierto rozó mi
piel desnuda. Como era habitual para la presentación a un maestro potencial, no se me permitió
ni un retazo de ropa, ni siquiera una simple protección para mis pies. Mi patrón, el hombre que
me había comprado cuando era niño y había pagado mi educación, caminaba varios pies por
delante, un guía frente a él y guardias antes, entre y después de nosotros. Cada uno de ellos
estaba armado hasta los dientes y sus cabezas giraban, izquierda, derecha, arriba. El peligro venía
de todas las direcciones tan lejos de la Alianza Central.
El cañón por el que subimos era monótono y traicionero, lleno de rocas negras que ardían a la luz
del sol. Afortunadamente, caminamos a la sombra del acantilado que se elevaba sobre nosotros,
aunque mi piel estaba llena de escalofríos. Ya había perdido todo sentido de dirección. Me picaba
la piel y ansiaba un baño para enjuagarme el polvo y la suciedad de este lugar. Pero necesitaba
acostumbrarme a este nuevo entorno hostil. Si todo salía bien para mi patrón, este sería mi hogar.
Hasta que dejase de ser útil para mi maestro.
Era un ninesa, un esclavo del placer, entrenado desde la infancia para servir en todos los
sentidos, y era el mejor de mi clase. Yo era puro. Sin tocar. Uno de los activos favoritos y más
valiosos de mi patrón. Me habían entrenado para servir a reyes y generales, ya sea en una nave
espacial limpia y espartana o en un lujoso palacio planetario. Hasta ahora, había saludado a los
diplomáticos y a la realeza, sirviendo como me quisiera mi patrón. Mi propósito no cambiaría
incluso si mis circunstancias lo hicieran. Fui creado para el servicio, entrenado para la
comodidad y siempre había esperado algún día ser lo suficientemente digno de ser asignado un
maestro permanente. Tanto que nunca me había importado dónde me ubicaría finalmente mi
patrón.
Hasta ahora.
Reprimí un gemido mientras otra piedra afilada se atascaba en mi pie descalzo. Pero, mi único
deber en esta vida era complacer y servir, sin importar las circunstancias, sin importar lo que mi
patrón o maestro me pidieran. Solo a través del servicio obtendría la gloria eterna.
"Nos detenemos aquí", ronroneó el guía felino. De la conversación de los guardias deduje que
era una de las especies locales. Un pelaje grueso cubría todo su cuerpo, con orejas grandes y
puntiagudas sobre su cabeza que a veces tiraba de su cráneo. Caminaba con una cadencia extraña
y ondulante, y sus extremidades tenían un ángulo extraño. Extraño para mí, al menos.
Probablemente era completamente normal para él.
Después de eso, hizo una serie de gruñidos, pero como mi traductor interno no se activó, supuse
que el ruido era no verbal o un coloquialismo extremadamente local que ninguna base de datos
había registrado. Podría estar seguro de eso ya que mi patrón no había escatimado gastos en el
chip que me había comprado. Ninguno de los otros esclavos había sido equipado cuando recibí el
mío, otra señal más de mi valor para él.
Los guardias se pusieron a trabajar, establecieron la estación de descanso del patrón, y tomé mi
lugar a su izquierda, ignorando mi propia sed y ofreciéndole la bolsa de agua. Abrió la boca y
obedientemente vertí la cantidad justa sobre su lengua, repitiendo hasta que me rechazó.
"Hubiera sido mucho más conveniente si pudiéramos haber volado", dijo mi patrón moviendo la
mano para indicar que quería que lo admirara. No necesitaba confiar en el traductor para
entenderlo. Conocía todos sus gestos y expresiones, como lo haría con mi nuevo maestro, pero
también hablaba Universal, al igual que la mayoría de los cientos de especies de la Alianza
Central.
"Está prohibido", dijo la guía. "Si deseas jugar con los Screamers y conservar tu vida, esta es la
única regla que no debes violar".
Un repentino chillido me envió encogido al suelo. Parecía que un deslizamiento de rock hubiera
caído sobre un cantante de ópera de Bitur en su nota de apertura.
"Ellos están llegando." La guía señaló hacia el cielo, cuando una bestia grande con alas
membranosas rompió la parte superior del cañón. Se acercó más, dando vueltas sobre nosotros
con otro horrible chillido. Era un tipo de pájaro, aunque más grande y más feroz que cualquier
otro que haya visto.
Un escalofrío me recorrió. Mi patrón me estaba presentando a un alienígena aviar? ¿Podría
hablar más allá de esos horribles gritos? ¿Y cómo completaríamos los primeros derechos? Mis
entrenadores me habían preparado para muchos primeros derechos probables con una variedad
de diferentes extraterrestres. No tenía sentido ser entrenado en las formas placenteras de solo la
mitad de la galaxia. Y sabía que no debía hacer suposiciones sobre las habilidades de una
especie.
Siempre había un camino.
Pero no fue una de las aves que se acercó a nuestro grupo desde las sombras del camino que
trepó la pared del cañón delante de nosotros. El hombre era al menos la mitad de ancho que alto.
Denso y musculoso, tenía el cabello oscuro y fibroso esparcido escasamente sobre sus brazos,
pecho y estómago en forma de barril, aunque su cráneo estaba desnudo. A diferencia de mí, su
mitad inferior estaba vestida, sus caderas envueltas en una tela gruesa que pensé que podría
haber sido blanca alguna vez. Ahora, estaba manchado de tierra y algo más que se había secado
en un marrón rojizo oscuro. Palos blancos colgaban de su cintura, los pedazos repiqueteaban
juntos mientras se acercaba. No fue hasta que se detuvo a cinco pasos de mí que me di cuenta de
que eran huesos.
Lo acompañaban otros cinco, cada uno con un pájaro coriáceo gigante posado en su hombro. Mi
patrón se puso de pie.
El hombre abrió la boca revelando un agujero abierto rodeado por un círculo perfecto de dientes
puntiagudos. Aunque mi instinto era encogerse, me mantuve firme, incluso cuando un grito
terrible salió de la boca del hombre. Era como si alguien hubiera tomado un cuchillo y me lo
hubiera metido en el tímpano. Este era el sonido de un monstruo. Pero debajo del miserable
chillido, mi traductor se puso en marcha. "¿Eres el Sha Du?"
Mi patrón se aclaró la garganta y me estremecí ante la extrema muestra de disgusto. Le dio a la
monstruosa criatura un gesto de bienvenida, con la cabeza ligeramente inclinada y los brazos
abiertos. "Saludos, soy Lord Che Pa". Miró al hombre y me recordó que no estaríamos aquí si
este hombre no fuera alguien importante.
Me habían entrenado en las formas tántricas del Ged. Destacaba en los masajes eróticos
popularizados por Pashwasha. Era un regalo y una mercancía y este hombre tenía que tener algo
que mi patrón deseaba mucho para que viajara tan lejos y se separara de tal activo. "Me temo que
no pude determinar a partir de nuestra comunicación anterior cómo debería llamarte".
La risa del monstruo fue como el choque de rocas. “Mi verdadero nombre es impronunciable
para bocas suaves. Pero puedes intentar llamarme Kssh. Hizo una pausa antes de decir Kssh para
que pudiéramos diferenciar entre el terrible sonido de su discurso normal y el terrible sonido de
su nombre.
"Bueno, Kssh," mi patrón comenzó delicadamente. "Hemos recorrido un largo camino, ¿no es
habitual ofrecer a los huéspedes una bebida fría? ¿Un poco de sombra? Algunos tontos ...
"Querías hacerme una oferta", dijo Kssh. Fue una declaración, no una pregunta. No solo estaba
ignorando lo que era educado entre la sociedad refinada, sino que se saltaba por completo las
formas tradicionales de la presentación, las declaraciones de un día auspicioso, el reconocimiento
de la riqueza y el rango personal de cada uno y el compartir una comida.
Esperaba que mi patrón se diera la vuelta en ese momento, sin importar cuánto tiempo nos
hubiera tomado hacer la caminata hasta aquí. ¡Seguramente esta criatura primitiva no podría
ofrecerle nada ni siquiera cercano a mi valor! Pero mi patrón suspiró e hizo un gesto para que
diera un paso adelante. “Escuché que tu especie tiene un paladar exigente para las delicias
extranjeras. Este ninesa es uno de mis mejores. Proviene de personas flexibles y gentiles, y es
extremadamente sensible y receptivo. Tanto por placer como por otras cosas ".
Me sonrojé ante el cumplido de mi patrón.
Kssh se adelantó e hice todo lo posible por no temblar ante él. Ahora que estaba directamente
frente a mí, no podía perder el olor a rancio que emanaba de su cuerpo. Lo único con lo que
podía compararlo era con fruta que había comenzado a pudrirse. Dejada al sol. Y cubierto por el
cubo enfermo después de una fiesta de Hedon. Sus ojos me recorrieron de pies a cabeza, como si
viera algo más o menos que carne. Este fue mi momento de evaluación. Estaba destinado a
mostrarme con orgullo y, sin embargo, sus ojos no se demoraron en mis curvas de una manera
que me hizo pensar que estaba satisfecho. No sentí la euforia que había imaginado que vendría
de los ojos de mi amo vagando por mi carne por primera vez.
Me sentí violado.
Extendió una mano, con los dedos agrietados y cubiertos de polvo, sus uñas afiladas en garras
cortas. Apoyó una garra en mi pecho y me estremecí.
Él clavó la uña en mi piel y tiró hacia abajo, abriéndome la piel con un rasguño superficial. Grité
de dolor y sorpresa, cayendo al suelo cuando mis piernas cedieron e intenté recuperar el aliento.
La agonía fue tan grande que esperaba ver mi sangre derramarse de la herida y mezclarse con la
arena debajo de mis rodillas y me sorprendió ver que en realidad era un pequeño rasguño.
El monstruo volvió a reír. "Me gusta su dolor".
Me puse de pie, esperando la mirada de desaprobación de mi patrón por no aceptar
adecuadamente la prueba que me había hecho mi potencial maestro. Debería haber estado
preparado para aceptar alegremente cualquier toque que tuviera que darme. Pero mi vergüenza
estaba manchada de esperanza.
Había ninesa que prefería dar o recibir dolor, pero no había demostrado aptitud para ninguna de
las habilidades durante mi entrenamiento. Ahora que había fallado la prueba de Kssh, mi patrón
se daría cuenta de que había elegido la ninesa equivocada para este intercambio. No fue una
lástima no poder igualar a un maestro potencial la primera vez. Recibiría una oportunidad mejor
y más adecuada la próxima vez.
Pero mi patrón ni siquiera me miró. "Pensé que te complacería". Eso no fue decepción en su
tono, ni desaprobación. Fue ... satisfacción.
Mi estómago cayó al suelo. Mi patrón ... ¿destinado a que me sirva con dolor? Eso no tenía
sentido. Había mucho más que podía hacer, mucho placer que podía brindar, pero no podía
confundirse la intención de Kssh.
Kssh se alejó y se sentó en una de las muchas rocas cercanas. Mi patrón se hundió con gracia en
su propio asiento.
“¿Qué quieres a cambio? Ningún regalo se da libremente. Especialmente un regalo no tan
delicioso como este. El dolor de la voz de Kssh no me alcanzó esta vez. Estaba entumecido tanto
en expresión como en pensamiento. Este hombre era un monstruo. Solo quería lastimar. Se
suponía que este no era mi camino.
Mi patrón me indicó que lo sirviera nuevamente. Recuperé la bolsa de agua. Mi cuerpo cumplió
con su deber, pero mi mente estaba congelada por el miedo. "No deseo nada demasiado
extenuante". Su mirada desvió mi dirección. "De hecho, apenas lo llamaría un comercio justo".
Kssh gruñó. "¿Qué es?"
"Un Asraf".
"¿Vivo o muerto?" Kssh preguntó sin perder el ritmo.
Vivo, sin duda. Y uno que no ha sido contaminado. Uno que esté completo en cuerpo y mente ".
Kssh se meció en su asiento, acariciando su gran barriga. “Ustedes extranjeros son demasiado
exigentes. Tengo un Asraf en mi poder ”, dijo, torciendo su boca de pesadilla a un lado en una
expresión que tomé como una sonrisa. "Su cuerpo está intacto, pero su mente ..."
Mi patrón presionó sus palmas juntas. "Eso no servirá. Pero estoy dispuesto a esperar. Como
muestra de confianza, dejaré el ninesa contigo. Un pago por los servicios que se prestarán.
Conozco bien la fortaleza de tu gente. No tengo dudas de que entregarás rápidamente tu parte del
intercambio.
“Rápidamente es un término vago. Puede llevar tiempo adquirir lo que deseas. Los Asraf no son
personas suaves. No se someten en silencio. Son una raza demoníaca, llena de fuego y muerte.
Puede tomar varios intentos adquirir uno sin dañarlo ”.
"Soy un hombre razonable. Pero pongamos una fecha límite. Mi patrón consultó con el guía y
luego se volvió hacia Kssh. "¿Qué pasa antes de las lluvias?"
"Convenido. Sobre el requisito de que su regalo cumpla mis expectativas. Sus ojos cayeron sobre
mí, y una larga lengua salió de su boca, lamiendo sus afilados dientes.
Mi patrón se levantó y le ofreció su mano a Kssh. “Ahora es tuyo, pero no tengo dudas de que
satisfará tus deseos. Y si falla, tengo otras ofertas.
Se sacudieron, la mano cicatrizada y callosa de Kssh agarró la suave y cuidada de mi patrón. A
pesar de haber ignorado todos los demás aspectos de la tradición y la ceremonia destinados a
acompañar este tipo de momento, el significado del apretón de manos era claro. Al concluir ese
toque, Lord Che Pa dejó de ser mi patrón, y Kssh se convirtió en maestro y señor de mi cuerpo.
Las orejas del guía se presionaron cuando me dio una mirada que pensé que podría ser una pena.
Caí de rodillas, la posición tradicional de servicio. Pero por una vez no estaba siguiendo mi
entrenamiento, simplemente estaba en estado de shock. Lord Che Pa ya se había levantado y
regresó por el camino que acabábamos de recorrer. Estuve presente todo el tiempo, escuché el
intercambio, fui testigo del apretón de manos y, sin embargo, esperaba que mi patrón me
mostrara piedad.
"Párate, esclavo", dijo Kssh una vez que Lord Che Pa y su séquito se habían ido.
Luché con la orden, sabiendo que tenía que obedecer pero todavía demasiado asustada para hacer
mucho más que respirar.
"Si no te levantes, mi águila espía-mente te llevará". El traductor falló en una palabra.
Aparentemente no había correlaciones exactas para lo que sea que él hubiera dicho. Levanté la
vista a tiempo para ver un gran pájaro aterrizar en su hombro. Era del mismo tipo que me había
arrojado al suelo y también descansaba sobre el hombro de sus compañeros. Sus largas y
malvadas garras pincharon hendiduras en el hombro de Kssh, y me pregunté qué tan gruesa debía
ser su piel para que no se perforara. "No lo disfrutarías". Aunque la expresión de Kssh decía que
lo haría. Pude imaginar muy vívidamente el dolor y la lesión que me causarían si me llevara. Y
eso era si no me dejaba caer.
Me puse de pie de un salto. "Voy a caminar ... maestro". La última palabra fue dolorosa de decir
y mi lengua se atascó como en rebelión. El título de maestro, como patrón, era una señal de
respeto. Pero, ¿cómo podría respetar algo de este hombre que se burló de mi propósito? ¿Y se
suponía que debía ... unirme a este monstruo?
Mantuve la boca cerrada y los ojos bajos, lo que me permitió ver solo sus pies. Estaban cubiertos
con botas de cuero polvorientas, pero no parecían provenir de ningún animal que yo conociera.
Dio un paso, revelando un patrón en el interior de su bota de cuero. Había un dibujo, la forma de
un corazón. Me tragué el jadeo. Un tatuaje. Este hombre llevaba botas hechas de la piel de algo
que tenía un tatuaje. ¿Era demasiado esperar que marcaran su ganado con corazones? Mis
extremidades se sintieron pesadas cuando llegué a un acuerdo con el tipo de hombre que me
habían dado. Debería haber estado agradecido de que no me haya arrojado al suelo y me haya
arrancado la pureza aquí en esta roca miserable.
Kssh se volvió, pareciendo olvidarse de mí, pero sus hombres esperaron hasta que me apresuré a
seguirlo. Sentí sus ojos en mi espalda mientras me seguían. Kssh tomó un camino que nos llevó
hasta las paredes del cañón, volviendo sobre sí mismo varias veces. Aunque era el único de ellos
sin protección contra las rocas o el calor, no me atreví a preguntarle a Kssh cuánto tiempo más
tuvimos que caminar. No me atreví a preguntarle nada en absoluto.
Afortunadamente, el resto del viaje fue una fracción de lo que ya había soportado. Había tenido
miedo de aguantar varias horas más de caminata, pero resultó que Kssh había hecho que Lord
Che Pa caminara la mayor parte del camino a su ... ¿campamento?
El campamento disperso era demasiado pequeño para ser considerado un pueblo por cualquier
estándar. Carpas simples hechas de la misma muselina deslucida y cuero descolorido que
adornaban sus cuerpos salpicaban el ancho estante que abrazaba una empinada pared de
acantilado. El humo flotaba hacia nosotros, llevando un aroma cáustico y ardiente que me hizo
toser, y mis rodillas se doblaron. Los demás me ignoraron, pasándome para tomar asiento
alrededor del fuego que creaba el humo, no afectados por su desgracia.
"La escoria extranjera miente", dijo uno de los otros monstruos, sus palabras dirigidas a Kssh.
"Los Asraf son presas dignas y afirma que la tarea no será extenuante. Los demonios de fuego
son difíciles de capturar. Pero el poder que recibimos de sus cuerpos lo vale. ¿Sin embargo,
quieres arriesgar a nuestro tipo y tirar uno a cambio de esta criatura temblorosa?
Debería haber hecho lo que me pidió mi entrenamiento y mantener mi cara hacia abajo. Pero,
como una polilla a una llama, levanté la cara y encontré la mirada de Kssh sobre mí. De vuelta
en la escuela de formación, Lord Che Pa había permitido a su ninesan el libre acceso a la mayor
parte de su patrimonio. Estaba acostumbrado a las miradas de deseo que me seguían y estaba
orgulloso de la respuesta que invoqué. No estaba acostumbrado al hambre cruda y salvaje que
iluminaba los ojos de Kssh. "Me gustan asustados", dijo. Su voz todavía era un chillido, pero las
palabras traducidas parecían raspar mis entrañas.
No estaba destinado para esto. No podría pertenecer a este hombre. Tenía que encontrar a Lord
Che Pa. Tenía que convencerlo de que era un error. Tenía que hacerlo.
Me escapé.
Mis pies rasgados y magullados gritaron de agonía, pero mi miedo venció sus protestas. No
había pensamiento lógico en mi decisión. Solo base, miedo instintivo. Si me quedara, moriría.
Nadie necesitaba decirme que era algo que simplemente sabía, que la biología antigua activaba
respuestas de supervivencia antiguas. Y si morí al servicio de este monstruo, ¿cómo podría traer
placer lo suficientemente grande como para asegurar mi lugar en la gloria eterna? Me convertiría
en un sacrificio sin causa y razón, y aunque me sometería a ser un sacrificio, no lo haría sin
sentido.
Me caí, rápida y repetidamente, rasgando mis rodillas y brazos mientras trepaba por la roca. Se
me cortó el aliento en un pantalón ruidoso, por lo que no escuché al pájaro que se abalanzó sobre
mí. Grité cuando las garras perforaron mis hombros. El suelo voló lejos debajo de mí, y mi
cuerpo colgó, suspendido en el aire solo por las garras empaladas en mi piel.
La criatura me dejó caer sin ceremonias a los pies de Kssh. Me desplomé en un montón,
sangrando y sollozando.
"Bien", dijo Kssh golpeando la parte inferior de su bota contra mi cabeza. "Tenía miedo de que
fueses todo mullido sin nada de fuerza.
No quería ser nada en este momento.
Kssh se levantó y me agarró del brazo, arrastrándome por el suelo como si fuera una silla o
menos. Como si fuera una rama de un árbol, caído e inútil. Las rocas cortaron mi carne suave,
aumentando mis sollozos. Escuché el susurro de las alas cuando me arrastró a una tienda de
campaña, pero no abrí los ojos para ver dónde había ido su pájaro malvado.
Kssh me empujó hacia una esquina y se agachó, un dedo áspero levantó mi barbilla. Me sostuvo
la cara así hasta que abrí los ojos. "Pero no deberías tener demasiada fortaleza", dijo, y podría
haber confundido su tono con gentileza, hasta que giró mi cabeza hacia un lado obligándome a
mirar una joroba arrugada en el suelo. “Tenía mucha fuerza. Y míralo.
Mis ojos se ajustaron a la forma, tan retorcidos que al principio, no estaba segura de lo que
estaba mirando. Vi una joroba abultada y escamosa. Dos piernas. Dos brazos. Sangre negra.
Respiración sibilante Las heridas se abrieron tanto y se llenaron de tantas alimañas que tuvieron
que ser un milagro que la criatura aún respirara.
"Me gusta tu dolor", dijo Kssh de nuevo, sus chillidos parecían un poco más tranquilos que
antes. "Me gusta tu ... anticipación".
Me miró y se desabrochó la ropa de la cintura. Cayeron al suelo con un traqueteo de huesos y no
pude ocultar mi disgusto por lo que se reveló. Me habían enseñado las diferencias variadas y
maravillosas entre muchos tipos de genitales, así como cómo complacerlos, pero esto ... Donde
debería estar la polla de un hombre tenía una protuberancia verde viscosa, gruesa, pulsante y
cubierta de pequeñas y viciosas púas.
Claramente erecto, acarició las púas. Se apartó de mí y se sentó a horcajadas sobre la pobre
criatura que yacía muriendo en el suelo. La pobre cosa jadeó un poco más fuerte cuando Kssh
usó una de sus garras para cavar en una herida existente. Cortó un trozo de carne de la criatura,
se lo llevó a la boca de pesadilla y se lo comió. La cosa torturada gimió, un sonido bajo, débil y
miserable, pero apenas podía moverse. No tenía la fuerza.
"Mírame. Observa. Quiero ver el miedo en tus ojos mientras ves tu futuro ”, dijo Kssh doblando
las piernas en preparación para hacer lo impensable.
Quería mirar hacia otro lado, fingir que estaba en cualquier lugar menos aquí. Pero mi maestro
había dado una orden y estaba demasiado paralizada por el miedo como para mover el ancho de
un cabello en cualquier dirección. Mis ojos permanecieron congelados, bien abiertos cuando
Kssh comenzó a contaminar el cuerpo del hombre, chillando de placer.
Algo en mí se rompió y grité. Esto fue una violación de todo lo que sabía que era verdadero y
santo. El servicio era un regalo. Este hombre ... este monstruo ... era pura oscuridad. ¿Estaba
traicionando mi enseñanza y propósito inclinándome ante él?
¿O fue esta la mayor prueba que un ninesa podría enfrentar? Estábamos destinados a subsumir
nuestros propios deseos, a servir a la voluntad de nuestro maestro. Me enseñaron que me ganaría
protección mientras vivía y gloriaba en el más allá. ¿Qué pasa si no puedo contar con esa
protección? ¿Qué pasaba si mi servicio solo era en servicio de mi alma eterna? El servicio no se
trataba de un intercambio igualitario.
Kssh sonrió, riendo. Un hombre que pudiera disfrutar esto solo podría ser un sirviente del Vacío.
Me retiré a un lugar tranquilo en mi mente. El Vacío podría y me tentaría a romper mis votos.
Trataría de destruirme. Destruirme como ya que había destruido a la criatura con la que Kssh se
daba placer. Pero esta vida fue temporal. Quizás extremadamente temporal, dada la forma en que
Kssh pretendía usarme.
No podía escapar de él, y si lo intentaba otra vez, arriesgaría mi alma inmortal. Moriría
rápidamente y me entregaría al Vacío.
Aunque mi cuerpo obedeció a mi maestro, mis ojos se abrieron y miraron, mi mente comenzó a
construir una fortaleza. Me sometería y esperaría la muerte. En la muerte, viviría.
2
MALIK
Metí mis garras romas en la fachada del acantilado, tratando de encontrar un lugar para sostener
mis pies y proporcionar un poco de alivio. Mis amigos y yo habíamos estado rastreando la
manada de Screamers durante la mayor parte de la tarde. Habíamos estado escalando la fachada
vertical durante horas mientras los sonidos hedonistas de los Screamers que se entregaban a sus
viles deseos resonaron en el cañón.
Tan lejos de Asra, los Screamers no se preocupaban por la detección. Mi kif tenía solo una razón
para estar tan lejos en las tierras abandonadas: la protección de nuestra gente.
Hubo un silbido bajo, mi único indicio fue el momento antes de que una gran roca se estrellara
contra el voladizo sobre mi cabeza, rompiéndose y cayendo en pedazos hasta el suelo del cañón.
Cuando el mundo alrededor de mi cabeza dejó de desmoronarse, levanté la cara y le di a Samun,
colgando del acantilado a mi derecha, un agradecido asentimiento por la advertencia. No
respondió el gesto, pero sabía que era porque estaba muy concentrado en esta misión.
Todos habíamos visto a Strika crecer de un niño pequeño a un joven que se acercaba a su
elección. Sus padres habían sido amables con Samun en un momento en que lo necesitaba
desesperadamente y ahora, Samun quería devolverle a su hijo. Nadie quería culpar a Strika por
vagar demasiado lejos de las zonas seguras hacia las tierras abandonadas. Nuestra investigación
anterior había revelado un montón de flores secas, lo que indica el propósito de Strika de estar
tan lejos de la seguridad. Las flores de dandle crecían mejor en tierra dura y seca, y las tierras
abandonadas lo tuvieron en espadas. Había estado realizando un acto de amabilidad, recogiendo
flores de dandle para la elección de su propio hermano antes de que las lluvias hincharan la tierra
y los dandles se volvieran tóxicos, pero ese acto amable pudo haber sido el último si mi kif no
podía alcanzarlo a tiempo.
Si el tiempo hubiera estado de nuestro lado, habría ordenado a mis hombres que esperaran hasta
la oscuridad antes de infiltrarse en el campamento de Screamer, sacando provecho de la escasa
visibilidad Screamer en la noche, pero cada momento de retraso dejaba a Strika más vulnerable.
No ayudó que hubiéramos tenido que esconder nuestro hoverbug en la base del Anillo Roto, las
montañas gigantes y planas perforadas por profundos cañones que rodeaban la cuenca de las
tierras Asraf, y seguir a pie y con garras. Las naves de transporte que utilizamos para el comercio
fuera del planeta eran demasiado lentas y demasiado ruidosas para ser útiles durante una
búsqueda y rescate. Las aves de los Screamers los alertarían en unos instantes. Y los hoverbugs,
aunque rápidos, no estaban destinados a escalar un terreno tan vertical. Entonces, subimos, en
lugar de tomarnos un tiempo precioso adicional para caminar. Pero había peligro adicional. Si
uno de los Screamers no mirara por encima del borde y nos viera a los seis, uno de sus
monstruosos pájaros podría. Y aunque podía luchar contra una bestia Screamer mientras colgaba
de una mano del costado de un acantilado, no quería hacerlo.
“Samun, diles a Fazil y Trip que se extiendan. Quiero que rompamos el muro que ya está en
posición ".
Samun asintió y se volvió para transmitir la orden susurrada. A mi izquierda, les aconsejé a
Rahim y Jagher que se extendieran también. Tan lejos del puesto central del Screamer, las
probabilidades estaban a nuestro favor, siempre y cuando no nos hubiéramos agrupado y forzado
a un cuello de botella.
Nos desplegamos en posición mientras mi kif continuaba subiendo. Solo un Asraf podría haber
resistido el resplandor directo de los soles duales mientras golpeaban nuestras espaldas, pero
incluso los soles estaban bajos en el horizonte cuando nos acercamos a la cima.
Mis hombres sabían el plan. Una vez lo suficientemente cerca, teníamos que romper el borde,
incapacitar rápidamente a los guardias, aunque un pequeño campamento como este no se podía
perdonar a muchos, y luego buscar las carpas rápidamente. Seguimos las gotas de sangre hasta
que percibimos el humo aceitoso que indicaba que había un campamento Screamer cerca. Con
suerte, estos eran los bastardos que habían secuestrado Strika.
Un grito desgarrador sonó en el cañón. No tenía ninguno de los tonos guturales de un Screamer.
Este era un sonido de puro terror. Me moví rápido, algo en mí me impulsó a avanzar. Tenía que
llegar a la cima del acantilado. Tenía que llegar a ese sonido. Alcé mis pies al mismo tiempo,
cavando en la roca y lanzándome en el momento siguiente.
Me las arreglé para agarrar varios metros hacia arriba solo para repetir el proceso nuevamente,
escalando la pared en ráfagas verticales. Mi kif luchó por mantenerse a la par, pero estuvieron
allí un momento después de que subí la cima, agachándome para examinar el peligro en el que
había aterrizado.
Un Screamer gritó y me di la vuelta, lanzando un cuchillo en su dirección. La hoja se hundió en
su boca abierta y el Screamer parpadeó, confundido acerca de cómo las cosas habían ido tan mal
tan rápido. Sin embargo, no tuve tiempo de disfrutar mi asesinato. Avancé, arrancando la cuchilla
de su boca.
A lo lejos, al otro lado de la meseta, vi carpas Screamer a lo largo del borde del acantilado. Los
otros gritos desgarradores se habían detenido, pero eso no me hizo sentir aliviado. Arriba, vi a los
pájaros del Screamer dando vueltas. Le quité la seguridad a mis blasters, preparándolos para
disparar en cualquier momento.
"¡Ahí!" Samun señaló la carpa más grande. “Su líder está allí. Ahí es donde estará Strika si ... "
No necesitaba terminar la oración, había demasiados si de los que preocuparse.
Si este fuera incluso el campamento correcto.
Si Strika estaba vivo.
Si bien la lógica me dijo que el grito probablemente había sido Strika, mi instinto me exigió
reconocer que no era así. Fruncí el ceño. No me gustaba tener corazonadas o sospechas, me
gustaba saber. Y no sabría nada hasta que lleguemos a esa tienda.
Nuestro kif había crecido juntos, entrenado diariamente. De los kif guerreros que se alineaban en
el borde alrededor de Asra, el nuestro era el que la familia de Strika había pedido ayuda. Confié
en que mis hombres estarían a mi espalda como yo estaría a la suya.
Los Screamers se percataron nuestro acercamiento cuando mis pies tronaron sobre el terreno
rocoso. Los seis corrimos como uno, con las armas listas. Rahim y Jagher chocaron primero con
un par de Screamers, y el sonido de la carne desgarrada y los huesos rompiéndose siguió
rápidamente. Confiando en ellos para defenderse, seguí corriendo hacia la tienda principal con
Samun a mi lado.
Llegamos a la tienda cuando dos pájaros grandes se lanzaron hacia la cabeza de Samun, con las
garras listas. Agarré mi bláster, apuntando por una fracción de segundo antes de disparar un rayo
de energía que golpeó el amplio torso del primer pájaro, enviándolo fuera de su trayectoria y
volando hacia el cielo. El segundo se encontró con el final del arma de Samun. Ese no se movió
después de estrellarse contra el suelo.
Rápidamente revisé a mis otros hombres. Trip y Fazil estaban comprometidos con tres
Screamers. Uno, se liberó, clavando a Trip al suelo solo para que Fazil lanzara una patada bien
dirigida a las fauces abiertas del monstruo.
Tiré la solapa de la tienda a un lado, confrontada con una imagen que no olvidaría pronto. Un
Screamer, más alto que el resto de ellos y con un torso en forma de barril, estaba de espaldas a
mí. Estaba desnudo y, por la forma en que sus caderas se empujaron hacia adelante, tenía una
idea de por qué no se había dado cuenta de nuestro acercamiento, su corpulento compañero
pájaro posado al otro lado de la habitación, con los ojos muy abiertos con la sensación
compartida que recibía de la conexión psíquica que los Screamers tenían con sus criaturas.
No podía ver el objeto del afecto del Screamer, pero podía ver a un joven, acurrucado en el suelo,
desnudo de la cabeza a los pies. A pesar de su posición fetal, sus ojos estaban abiertos, fijos en el
Screamer como si hubiera sido amenazado de mirar o de lo contrario.
El miedo irradiaba del hombre y di un paso hacia él, justo cuando Samun se apresuraba detrás de
mí. Soltó un ronco grito de batalla, su desintegrador levantado listo. El Screamer se dio la vuelta,
arrancó algo del objeto que tenía delante y lo lanzó hacia Samun.
Una mano cortada se estrelló contra el desintegrador, tirándolo a un lado y fuera de la mano de
Samun. Sabía que fue el impacto del objeto lo que le hizo soltar su arma, tal como sabía que
también había notado el anillo de Strika en el dedo índice.
"Eres un pedazo de mierda", gruñó Samun. Miró la mano por una fracción de segundo, pero
incluso una fracción era demasiado larga en un momento como este.
El Screamer no fue frenado por la compasión. Se lanzó a un lado, agarrando el mango de su
hacha de batalla. Estaba intensamente consciente de la presencia del hombre desnudo, como si
una cuerda hubiera sido atada entre nosotros. No se había movido, y cuando el Screamer liberó
su arma, me di cuenta de que el hombre no estaba lo suficientemente consciente como para
ponerse a salvo. Salté, golpeando el costado del Screamer bajo el golpe de su arma. La cuerda
invisible que me conecta con el otro hombre tiró enseñado.
Chocamos contra el costado de la tienda en una bola violenta. Las manos del Screamer giraron
alrededor de mi garganta mientras chillaba y me golpeaba con su aliento rancio. Levanté la
pierna, pero estaba retorcida en el lienzo de la tienda. A nuestro alrededor, la tela cayó en
pliegues pesados. Samun gritó y me quedé sin aliento. El Screamer me rompería el cuello en un
momento. Llevé mi mano a lo largo de mi cuerpo, pasando el material de la tienda hasta su cara,
donde busqué la carne suave de su ojo con el pulgar.
Cuando lo encontré, empujé, haciendo una mueca ante el pequeño estallido y la sensación de
líquido deslizándose por mi mano. El Screamer dejó escapar un ruido que no era ni un grito ni un
gruñido. Arriba, su pájaro respondió. Escuché el aleteo de grandes alas y luego, mi enemigo se
escapó de mis manos.
Al mismo tiempo, alguien me agarró del tobillo y tiró. Me retorcí, listo para pelear, pero la cara
de Samun apareció a la vista.
"¿Dónde está?" Jadeé. El joven estaba vivo, podía sentirlo. ¿Pero estaba herido?
La expresión del rostro de Samun decayó. "Tengo su anillo".
Mis corazones se detuvieron por un momento mientras cuestionaba si mi sentido de la vida del
joven estaba equivocado, pero luego me di cuenta de que Samun se refería al anillo de Strika.
Llegamos demasiado tarde para él. "El otro, el extraterrestre, ¿dónde está?"
Samun sacudió la cabeza. El resto de nuestro kif lo rodeó. Los Screamers parecían estar muertos
o huyendo. El que había mutilado, el mismo en la tienda con Strika, cojeaba en una incómoda
carrera ayudado por su pájaro. Entre mis hombres, Rahim tenía un corte en la frente, pero esa
parecía la única lesión.
"Estaba aquí", le dije, sintiéndome frenético. Agarré la tela, sacándola del suelo, arrastrándola y
revelando los restos del interior de la tienda y los restos rotos de Strika.
Fazil maldijo.
Pero solo tenía ojos para el joven. Sus ojos estaban cerrados ahora y sostenía su cabeza entre sus
manos. Alcancé su brazo, mis dedos se envolvieron alrededor de su muñeca.
Una luz brillante brilló bajo mi toque. No tenía el naranja de una llama, pero estaba al rojo vivo,
como un rayo, y se desvaneció con la misma rapidez.
Samun jadeó. "¿Tu compañero?" preguntó.
Eso era lo que el flash debería significar, por supuesto. Pero este tembloroso alienígena no podría
ser mi compañero. Él no era Asraf, por un lado. Por otra parte, lo encontré desnudo en una tienda
Screamer. Desnudo e ileso. ¿Era un aliado de los Screamers?
Excepto que cuando lo puse de pie, vi que no estaba ileso. Sus rodillas, pies y codos estaban
cortados y ensangrentados, la extensión de los cuales había estado oculto en su posición. Los
moretones florecieron en su rostro y los cortes profundos empañaban ambos hombros, pero sus
ojos brillantes se abrieron para mirarme con cautela. No, eso solo era hablar de miedo y
confusión. No había forma de que este hombre se aliara voluntariamente con estos Screamers.
Pensé en la mirada que había usado la primera vez que irrumpí en la tienda. Era mi compañero.
Y me necesitaba.
"Está herido". La necesidad de curarlo hacía difícil pensar. La sensación que había tenido antes,
de la cuerda que nos unía, solo se había fortalecido. "Necesito curarte", dije, mi mente estaba
aturdida. Alcancé mi cinturón y ante esto, el joven se sobresaltó.
"¡No! ¡No soy tuyo!" jadeó, meciéndose en el suelo mientras se abrazaba fuertemente.
Yo fruncí el ceño. ¿No era mío? Era mi compañero.
"Estás herido. Puedo ayudarte —dije, buscando un tono suave. Estaba claramente asustado. Me
daba vergüenza incluso sospechar que era el aliado del Screamer. De nuevo, alcancé mi cinturón.
"¡No! ¡Detente!" el joven desenvolvió sus brazos, pero no para abrazarme como debía, no para
aceptar mi poder curativo, sino para alejarme.
Gruñí, confundido y cauteloso. ¿Por qué mi compañero me rechazaría?
No tenía esas respuestas, pero sabía que si seguía luchando, solo se lastimaría más. Los cortes en
sus hombros me preocuparon más. Las garras de las aves gritadoras estaban repletas de todo tipo
de gérmenes y bacterias. Un acoplamiento curativo se encargaría de cualquier enfermedad en
momentos, pero mi pareja resistente ni siquiera me miraba.
“Trip, Jagher, crea una camilla para transportar a este hombre herido. Samun, reúne los restos de
Strika. El resto de ustedes, dispersaros. Si no está muerto, mátalo. Si vale algo, tómalo ".
Los ojos del joven se movieron, lo que significaba que definitivamente podía entender lo que
había dicho. ¿Y lo desaprobó? A pesar de su estado, vi indicios de uñas cuidadas, cabello que
claramente había perdido su brillo. Me incliné, olisqueando el hedor de Screamer y sudor al
perfume con el que probablemente había adornado su piel antes de venir aquí. ¿En preparación
para ese Screamer que había mutilado? Apreté el puño. Debería haber tomado los otros ojos
también.
3
LOSHKA
El líder se arrodilló a mi lado mientras sus hombres se dispersaban para hacer su voluntad. No
debería haberlo mirado, pero no pude evitarlo. Era muy diferente de mi maestro. Era alto y
musculoso, pero cubierto de escamas brillantes. Las escamas que cubrían sus brazos y piernas
tenían una apariencia más pedregosa, mientras que su pecho parecía más parecido a la piel,
suave, pero con formas estampadas.
Me preguntaba si sería áspero al tacto o suave y sensible. Ya me había resignado a no volver a
tocar nada suave de nuevo, y ahora mis dedos hormiguearon con el deseo de tocar. Me entrené
con otras razas reptilianas y me encantó el contraste entre diferentes tipos de escamas. Los
Ithiliads eran particularmente fascinantes, con grandes placas protectoras a lo largo de su
espalda, mientras que sus colas, manos, estómagos y genitales estaban cubiertos de pequeñas y
delicadas escamas que cambiaban de color con su temperatura interna.
Algo pesado cayó al suelo, atrayendo mi atención del líder y sus atractivas escalas. Mis
pensamientos se fracturaron, enfocándome en cualquier cosa que no fuera la situación en la que
había aterrizado. Negué con la cabeza. Necesitaba averiguar qué estaba pasando y qué hacer al
respecto. Excepto ... mi primera reacción al ataque de estos alienígenas fue de gratitud. Había
visto a mi nuevo maestro brutalizar a ese joven alienígena. Estaba más allá de la ayuda, y mi
corazón me dolía por él. Sabía que no era ninesa, lo que significaba que su sufrimiento había
sido en vano.
Pero estos guerreros alienígenas no habían matado a mi maestro. Lo había visto escapar con la
ayuda de su monstruoso pájaro. Lo que significaba que todavía estaba atado a él.
Y su líder casi ... Tragué saliva, deseando tener un trozo de tela para ocultar mis vergonzosas
reacciones. No fue sorprendente que el acoplamiento con este extraño y violento alienígena fuera
más atractivo que el acoplamiento con mi brutal maestro, lo sería con casi cualquier otra criatura,
pero fue extraño cómo mi cuerpo se había enrojecido de emoción cuando el líder alienígena
había llegado para quitarse su ropa Aunque mi miedo había sido espeso, mi cuerpo había estado
listo. Nunca había tenido una reacción tan inmediata a ninguno de mis entrenadores. ¿Quizás fue
solo el alivio de retrasar lo inevitable con mi maestro?
Pero no me engañaron. Había escuchado susurros de la otros ninesa de los planetas en la frontera
y sus formas bárbaras. Nunca los había escuchado, pensando que todo era charla de la boca de
personas que nunca habían pisado un planeta fronterizo. Ahora lo sabía, la reputación de los
planetas fronterizos no era solo charla. Este alivio del dolor fue solo un retraso. Estos alienígenas
eran asesinos tanto como lo fue mi maestro. La muerte en sus manos podría ser menos terrible;
puede que no me coman vivo, pero mi muerte no sería seguida por la gloria. No si permitía que
su líder tomara mi primera unión de mí.
Si mi fin era la muerte de cualquier manera, elegiría el camino que me alejara del Vacío, sin
importar lo doloroso que fuera. Lo que significaba que necesitaba pelear, aunque no estaba bien
equipado, y tratar de volver con mi maestro.
Ese pensamiento me asustó. Mi miedo al Vacío disminuía a medida que crecía mi miedo a mi
maestro.
"¿Puedo al menos limpiar tus heridas?" preguntó el líder alienígena.
Le lancé una mirada, preguntándome qué juego era este. ¿Planeaba ofrecer amabilidad, solo para
que yo conociera su aguijón cuando se lo quitara? Al menos mi brutal maestro fue directo con lo
que era. Honesto. El líder se cernía cerca, pero no me alcanzó, ni exigió que me pusiera de
rodillas ante él. De repente me pareció extraño que se hubiera alejado cuando grité que no era
suyo. ¿No eran estos tipos bárbaros todo acerca de tomar y reclamar?
"¿Me entiendes?" preguntó más despacio.
"Sí", respondí. La segunda voz sibilante de mi traductor me sorprendió al traducir mi palabra a
su idioma.
"Si no limpio tus heridas, se infectarán y morirás. Las alimañas del Screamer pueden matar de
muchas maneras, pero la bacteria en sus garras es posiblemente la peor forma ".
No, la peor forma sería a merced de mi amo. ¿Era esta mi salida? ¿Podría dejar que la infección
elija mi fin por mí?
Eso no iría bien en el cálculo, cuando me paré frente al Vacío y la Gloria y mirasen mi alma y
pesaran mi verdad. Si permitía que una infección me alejara de mi deber, el Vacío me llevaría.
Me recuperé y me arrodillé. Si iba a cumplir mi propósito, necesitaba estar saludable. "Por favor,
límpiame".
El alienígena se acercó a mí con cautela, como si fuera un sabueso de giros salvajes con una
espina en la pata. Tomó una bolsa de su cinturón y vertió una sustancia blanca de gelatina en su
palma y luego la presionó contra las heridas en mi hombro. Siseé cuando la sustancia ardía
contra mi piel en carne viva, pero el temblor que sacudió mi cuerpo no era de dolor o miedo.
Fue de placer.
Estiré el cuello, mirando desde mi hombro y luego hacia la cara del alienígena. Sus rasgos no
eran desagradables. Tenía dos ojos oscuros y ovalados con pupilas cortadas y una nariz similar a
la mía, aunque solo un poco más plana contra su cara. Sus labios eran delgados, la parte inferior
un poco más llena que la superior y tenía dientes, no hileras de colmillos afilados.
A estas alturas, el dolor en mi hombro había disminuido un poco, haciéndome sentir más
curiosidad por este nuevo alienígena. Lord Che Pa, por supuesto, no me había dado ninguna
información sobre este planeta o los tipos de extraterrestres que lo llamaban su hogar. Ninguno
de los que había visto se contaba entre los primeros tres rangos de las razas de la Alianza Central,
y había tantas variaciones alienígenas fuera de esos tres rangos, especialmente entre los no
aliados, era imposible reconocerlos a simple vista. Sin embargo, había hecho mi propia
investigación y sabía que algunas razas estaban dotadas de potentes desencadenantes hormonales
y feromonales que podrían drogar a otros en estados mentales alterados y orgiásticos. No estaba
luchando contra un orgasmo, pero me sentía ... bien. ¿Eran una de esas razas?
"Mi nombre es Malik", dijo mientras abordaba la herida en mi otro hombro. "¿Cuál es su
nombre?"
Parpadeé sorprendido. “Soy un ninesa. No tengo nombre de uso.
La mano de Malik se congeló en mi hombro y resistí el impulso de apoyarme en su toque
curativo. Estaba siendo tan gentil, tan cuidadoso de no causarme más dolor y estaba tan seguro
de que nunca volvería a experimentar un toque gentil. “¿Qué es un ninesa? ¿Debería llamarte
así?
“Así me llamó mi antiguo patrón, por lo que sería apropiado. Un ninesa es un devoto del placer.
E iré con el nombre que decida mi maestro. Cada parte de mí le pertenece y está disponible para
servir su voluntad.
Malik hizo una expresión que le mostró los dientes. “Definitivamente no te llamaré Ninesa,
entonces. ¿Te gustaría elegir un nombre propio?
¿Escoge un nombre? Casi me reí en su cara. Qué absurdo que un extraterrestre que casi había
matado a mi maestro y ahora atendía mis heridas me decía que eligiera un nombre.
"No puedo llamarte nada".
Me senté en silencio mientras Malik pasaba a mis heridas más superficiales pero sentía menos
alivio que yo. No podía dejar de sentir que le estaba fallando a este alienígena de alguna manera
y, aunque él no tenía derecho a reclamarme, no disfrutaba de ese sentimiento. Pensé en una época
anterior a mi patrón. Había tenido un nombre de uso. Una vez. Hace mucho tiempo, apenas
recordaba nada de ese tiempo. Era muy joven entonces, pero había una persona ... un adulto con
brazos largos y fuertes que me había abrazado cuando un trueno retumbó afuera. Me cantaron y
susurraron ... "Loshka. Puedes llamarme Loshka, si es necesario.
Malik silbó, y pareció un sonido de aprobación. "Loshka. Es un buen nombre. Tengo suerte de
haber estado aquí para salvarte, Loshka ".
Sí, yo también. O no ... no, no lo estaba. Porque este breve respiro me estaba haciendo olvidar
que tenía un propósito no cumplido y terrible. No podía dejarme influenciar por manos gentiles y
un hombre intrigante.
"Tan pronto como Trip y Jagher hayan terminado con la camilla, saldremos de aquí. Tomaremos
el camino más largo para no correr el riesgo de lastimarte más ".
"No puedo ir contigo", le informé, a pesar de que quería desesperadamente. "Tengo que
encontrar a mi maestro".
Las manos de Malik se tensaron mientras frotaba la gelatina en mis rasguños. "¿Ese Screamer?"
Había deducido que "Screamer" era la palabra que usaban para referirse a la raza de mi maestro
Kssh. "Si. Es mi deber."
"No puedes volver a acercarte a él", escupió Malik. "Te matará".
"Lo sé", dije. Mi voluntad y fuerza parecían desaparecer. "Pero es mi deber".
Malik cerró la bolsa y la volvió a poner en su cinturón, sentándose sobre sus talones y
mirándome a los ojos. "Pero no puedes. Eres mi compañero."
Compañero. Mi traductor interno proporcionó muchos significados para la palabra. Amigo.
Aliado. Pareja sexual. Dadas las intenciones anteriores de Malik, estaba bastante seguro de saber
qué interpretación era la correcta. "No puedo ser. Todavía tengo que unirme a mi maestro o
recibir instrucciones de él para unirme a ti. ¿Y dado que Malik y sus hombres habían matado a
todos los compañeros de Kssh? Dudaba que estuviera interesado en compartir, si incluso
sobreviviera tanto tiempo.
"¿No sientes nuestra conexión?" Malik me apretó la mano. "¿No sentiste el rayo?"
Mi mano hormigueó en la suya, el deseo era cada vez más fuerte. Alejé mi mano. “Lo que siento
no tiene importancia. Ese no es mi propósito.
Malik apretó sus manos en puños. "¿Cual es tu propósito?"
"Servir a mi maestro". Mi voz tembló, pero logré pronunciar las palabras.
La pupila vertical de los ojos de Malik se redujo a casi nada. "Qué me condenen si dejo que ese
Screamer vuelva a ponerte un dedo encima", gruñó. "Eres mío como yo soy tuyo, y te protegeré
con mi propia vida".
La tentación de aceptar, simplemente escapar de mi maestro era fuerte. Malik había dejado en
claro sus intenciones. Me deseaba, tenía la intención de alejarme de mi maestro y tomarme para
sí mismo. Algo dentro de mí me empujaba a aceptar, a dejar que me llevara ahora mismo, a tirar
mi gloria si pudiera vivir sin sufrir el destino que malvado Kssh tenía reserbado para mí.
Mi resolución se debilitaba, especialmente cuando los ojos de Malik se suavizaron, la pupila
vertical se ensanchó de nuevo. Me habían enseñado a resistir la tentación, esta no sería la primera
vez que me hubieran propuesto, pero nunca me había enfrentado a una tentación como Malik.
Si esperaba un momento más, me rendiría.
Me puse de pie, el dolor en mis hombros ya se había desvanecido, gracias a cualquier
medicamento que Malik había usado para tratar mis heridas. Malik gritó detrás de mí, pero las
alas del terror me empujaron. En lugar de huir de mi maestro como lo había hecho ese día, ahora
corrí hacia él. Malik podría salvarme en esta vida, pero Kssh tenía mi máxima salvación.
"¡Loshka, para!" Malik gritó, su voz cada vez más cerca. Él era más fuerte que yo. Más rápido
que yo Estaba acostumbrado a este terreno rocoso. "¡Estos acantilados son peligrosos!"
No la mitad de peligroso que Malik.
Me ardían los pulmones y estaba disminuyendo la velocidad, perdiendo terreno rápidamente.
Quizás, si tuviera suerte, Malik me mataría en lugar de dejarme regresar a Kssh. Entonces podría
presentar mi caso ante el Vacío y la Gloria de que había hecho todo lo que podía y, sin embargo,
podría evitar el dolor que Kssh traería.
Me había convencido de que ese era mi futuro, y cuando Malik se lanzó hacia mí con un gruñido,
envolviendo sus brazos alrededor de mis hombros y tirándome al suelo, suspiré con doloroso
alivio. Mi lucha había terminado. Mi gloria estaba por venir.
4
MALIK
Apreté los dientes, fue la única forma de evitar que la corriente de maldiciones que se acumulan
en mi garganta se liberase. ¿Qué juego estaban jugando los fuegos, dándome un compañero que
preferiría ser violado mientras era comido vivo que estar conmigo? Metí mis brazos alrededor
del delgado cuerpo de Loshka, inclinando mi costado para llevarme la peor parte de la caída. Las
rocas irregulares se clavaron en mi hombro. Pronto, necesitaría mi propia cataplasma curativa.
En ese momento, Loshka se liberó de mis manos, arrastrándose hacia el borde del acantilado.
Detrás de mí, Fazil gritó, preguntándome si necesitaba ayuda. ¿Peleando con mi propio
compañero? No lo creía.
Le mostré a Fazil con dos dedos levantados, una clara señal de lo que podía hacer con su ayuda.
Suspiré mientras veía a Loshka luchar por el terreno irregular y llamé a mis hombres. “Cuando
terminen, regresen. Los veré en las cavernas o en el camino ". No tuve que escuchar los
murmullos de Trip para saber que se estaría quejando de hacer una camilla que no terminaríamos
usando.
Sabía que Samun los mantendría encaminados. Sería maleducado, su corazón pesado con nuestra
incapacidad para salvar a Strika y el conocimiento del dolor que había sufrido. No esperaba
presentar los restos de Strika a su familia. No descansarían bien por algún tiempo después de
enterarse de su destino. Más razones por las que no tenía tiempo de localizar a un compañero que
había dejado en claro que no quería tener nada que ver conmigo. Tenía la intención de dejarlo ir.
Esperaba que encontrara a ese Screamer y luego pudieran vivir felices durante las pocas horas
que le tomaba crecer al apetito de Screamer.
Mis corazones se apretaron cuando me arrancó un gruñido. No. Loshka era mi compañero, el
rayo era prueba de eso. Llegaría a saber lo afortunado que era. Que suerte habíamos tenido. Solo
necesitaba ser paciente.
Y mantenerlo vivo el tiempo suficiente para llegar a esas realizaciones.
Me puse en marcha, mis extremidades tan energizadas como si hubiera pasado el día
descansando. Encontrar a mi compañero había hecho eso. Me había permitido curarlo, pero solo
superficialmente. Sin embargo, con un acoplamiento curativo, emergería tan bien como había
vuelto cuando su cabello había estado brillante y su piel limpia. Estaba seguro de que mi
imaginación no le hacía justicia. Tan ansioso como parecía por el dolor, su cuerpo no mostraba
ninguno de los signos de un hombre que había vivido una vida de abandono o incluso de
dificultades.
Probablemente había vivido una vida mimada como ... ¿cómo se había llamado a sí mismo?
¿Ninesa? Mis garras se clavaron en la tierra, pateando piedras a mi paso. Nunca había escuchado
el término y estaba bastante seguro de que ya lo odiaba.
Por lo que pude ver, me habían dado un compañero mimado e infeliz que decía pertenecer a otro.
Uno con más religión que sentido. Uno que ... estaba siendo acosado por un pájaro Screamer.
Tampoco necesitaba adivinar bien para saber de quién era el pájaro. El vínculo psíquico del
Screamer que compartían con sus pájaros significaba que los Screamers podían ver a través de
los ojos de sus pájaros, viendo lo que veían. También dirigía sus movimientos, por lo que el
pájaro nunca varió de su curso.
Adelante, Loshka seguía corriendo, ajeno al peligro sobre él que probablemente lo haría pedazos
mientras lo transportaba de regreso al Screamer. Y luego, el Screamer todavía comería y
contaminaría su cuerpo.
Demasiado malo para el Screamer, Loshka era mío.
Alcancé mi blaster solo para darme cuenta se había caído antes de mi cinturón, probablemente
mientras luchaba contra el Screamer y me envolvía en carpa de la tienda. Me agaché mientras
corría, recogiendo piedras en mi mano.
"¡Loshka! ¡Detente!"
Sorprendentemente, lo hizo. Se dejó caer en el suelo, giró sobre su trasero y miró hacia el cielo.
Vio al pájaro. Tenía que haberlo visto. Excepto que, en lugar de arrastrarse fuera del camino o
mirar por un arma, se reclinó hacia atrás, con la cara hacia los soles y cerró los ojos.
No llegaría a él a tiempo. Tiré la piedra más pesada que pude agarrar, pero el pájaro era como
una estrella fugaz, volando en picado hacía suelo a una velocidad que rompería los huesos de
Loshka. Mis corazones se alojaron en mi garganta y mi intestino se retorció. Segundos después
de recibir a mi compañero, iba a verlo morir. “¡Loshka, soy tu compañero! ¡Te exijo que te
muevas!
Sus ojos se abrieron de golpe y miró al pájaro, esta vez, su boca se abrió con terror como si lo
estuviera viendo por primera vez. Rodó fuera del camino cuando el pájaro chocó contra el suelo,
agarrando grandes trozos de roca con sus garras en lugar de carne.
Salté, arrojando al pájaro con mis piedras restantes antes de aterrizar sobre su espalda. Chilló,
estirando el pico para morder y excavar en mis brazos. Gruñí, cortando mis garras a través de sus
plumas. Eran frágiles y delgadas, lo que permitía que la bestia se enfriara a un ritmo más rápido,
pero también proporcionaban poca protección.
A nuestro lado, Loshka yacía en el suelo gimiendo y abrazando sus rodillas. "Una roca, Loshka,
dame algo".
Chilló. “Ese es el pájaro de mi maestro. Él no …
El pájaro enganchó mis entrañas con su garra, abriendo una gran herida que sangraba
profusamente. Esa vez, maldije mientras agarraba su ala y tiraba la cosa en la dirección opuesta.
El ala se rompió en mi mano un momento antes de soltarla. Y el pájaro aterrizó un poco lejos,
todavía chillando, luchando por ponerse de pie. Revisé mi herida rápidamente. Solo carne. No
había llegado a mis órganos. Me apresuré a Loshka.
“Te mataría en un momento. ¿Crees que a tu Screamer le importará?
El labio inferior de Loshka tembló y, a pesar de mi furia, lo puse detrás de mí, agachándome
mientras me giraba para mirar al pájaro. Se había puesto de pie y, aunque su ala colgaba en un
ángulo antinatural, la otra podía compensarlo. No podría volar tan rápido como podría antes de
nuestra pelea, pero aún podría despegar.
Gruñí, deslizando el aire entre nosotros. Mis escamas vibraron, emitiendo un traqueteo agudo.
"Ven, déjame romperte la otra".
El pájaro levantó su cabeza arrugada, una conciencia en sus ojos brillantes que me dijo que su
amo estaba allí, observando cada momento.
Miré al pájaro hacia abajo, sin parpadear, sin moverme nunca de mi postura protectora. Si esto
fuera un desafío para mi compañero, lo cumpliría.
Pero el pájaro batió su única ala, elevándose en el aire y volando en su lugar. No me engañaron
al creer que esto había terminado, pero mi compañero resultó herido. Sentía su dolor irradiarse
de él, aunque sus gemidos eran silenciosos. Me giré para examinarlo rápidamente. Las heridas
que le había limpiado en los hombros se habían reabierto, y sus brazos y piernas estaban
magullados y sangraban.
"Se ha ido, Loshka. Ven, debo curarte. Lo levanté del suelo, sosteniéndolo con delicadeza como
lo haría con un animal asustado. Sus extremidades estaban rígidas, pero no peleó conmigo. Mis
hombres no podrían haber avanzado demasiado, pero primero tenía que atender a Loshka y a mí
mismo después de eso. La herida en mi vientre había dejado de sangrar, y mis escamas se
curaban rápidamente con el calor.
Miré a mi alrededor, mapeando mentalmente dónde estábamos en referencia a Asra. Había varios
lugares seguros entre aquí y allá, lugares que mis hombres mantenían libres de plagas y servían
de almacén en caso de que alguna vez tuviéramos que estar fuera de Asra. Mientras Loshka se
contentara con ser transportado, me alegraba tenerlo cerca. Verlo cara a cara con una muerte
segura me había afectado más de lo que me había dado cuenta en este momento.
Ahora que tenía su cuerpo blando en mis brazos, no quería dejarlo ir nunca.
Corrí a la cueva más cercana y lo dejé afuera para comprobar que todavía estaba vacante.
Además de unas pocas redes, parecía seguro, así que traje a Loshka, que aún no había dicho una
palabra, adentro, colocándolo sobre una roca plana. Había comenzado a temblar, probablemente
debido a la conmoción y sus heridas.
Recogí un poco de madera seca, apilándola en la chimenea de piedra. Usé el pedernal en mi
cinturón para crear una chispa que rápidamente encendió el fuego. "Loshka, déjame ver tus
heridas".
Loshka se mostró flexible cuando lo alcancé, estirando su cuerpo para poder examinar sus
heridas. Tocarlo era placentero y doloroso. Se sentía correcto debajo de mi toque, pero tenía que
estar en agonía. Los cortes que había notado antes eran peores de lo que pensaba, su severidad
estaba oculta por el polvo y la grava. "Déjame curarte, amigo, por favor".
Los labios de Loshka se abrieron. Lamió la parte inferior, luego la parte superior, dejando brillar
la piel suave. "Me habría matado".
Yo gruñí. “Los pájaros son guiados por sus amos. Estaba haciendo lo que se le pedía.
"Un desperdicio. Qué desperdicio ”, dijo Loshka, plegándose sobre sí mismo. "Todo lo que pude
hacer, el placer que puedo dar ..." Se estremeció, y sus siguientes palabras fueron tranquilas, más
para sí mismo que para mí. "Debo buscar la gloria eterna o someterme al vacío".
¿Le preocupaba no estar siendo utilizado en la medida de sus habilidades? Reprimí mi gruñido,
sabiendo que solo lo asustaría. "¿Cómo sabes que este Screamer es tu maestro?" Pregunté,
aprovechando cada onza de paciencia que poseía.
"Mi patrón me regaló".
Mis escamas temblaron ante todo lo que esa palabra indicaba. La lógica pura no iba a funcionar
con Loshka. De donde sea que haya venido, estaba limitado por una comprensión enferma y
controladora del mundo y para alcanzarlo, tendría que usar la lógica con la que estaba
familiarizado. Nunca había sido particularmente estudioso, pero me retorcí los sesos por los
restos de conocimiento de culturas y religiones externas que me había obligado a aprender de
niño. "¿Entonces te regaló y eso es todo? ¿No hay una ceremonia, una palabra mágica o una
cadena encantada que simbolice a quién perteneces? "
La cabeza de Loshka apareció, su rostro era una expresión de vergüenza. "Traté de presentarme
como me enseñaron, pero mi maestro no cumplió con las formas tradicionales".
“¿Entonces él es técnicamente tu maestro? Si nunca te reclamó, ¿importará el dolor que te inflige
cuando se trata de tu vida eterna?
Sus ojos se volvieron mientras pensaba en eso. Sus temblores aumentaron, aunque ahora no
estaba seguro de a qué atribuirle sus reacciones. El dolor o el dilema moral en el que creía estar.
"Yo ... no sé".
"Yo sí. Lo sé." Me arrodillé ante él para que estuviéramos a la altura de los ojos. "Porque eres mi
compañero. Cuando te toqué, nuestras energías colisionaron y se absorbieron. Se formó un
vínculo entre nosotros que me unió a ti. Sus heridas son peores ahora y tiene nuevas lesiones.
Déjame curarte, Loshka. Después, responderé cualquier pregunta que tengas.
Loshka se mordió el labio. Me miró y me pregunté qué vería. ¿Un monstruo? O un hombre?
"Vale."
No pude contener el gruñido que estalló al escuchar esa pequeña palabra que indicaba que mi
compañero había superado un obstáculo montañoso en su mente. Lo alcancé, desplegando sus
extremidades de su cuerpo, masajeando el dolor de sus músculos. Él permaneció en silencio,
observando. Cuando mis manos se hundieron en la polla entre sus muslos, jadeó, su longitud
moderada se endureció bajo mi toque.
Por la forma en que había hablado tan caballerosamente sobre el placer, no esperaba una reacción
tan intensa. Acaricié su longitud, frotando la yema carnosa de mi pulgar alrededor de la punta.
"Pensé ... ¿qué estás haciendo?" preguntó en voz baja, pero no se apartó.
"Te está curando, pareja". Mis escamas se pusieron rígidas. Alcancé mi cinturón, soltando el
cierre con una mano mientras dejaba caer mis pantalones.
Los ojos de Loshka se centraron en mi miembro, haciéndome creer que era el primero de su tipo
que había visto. Me agaché palmeando mis bolas, rodando una, la siguiente y luego la tercera en
la mano. Estaban hinchadas y listas para entregar su semilla a mi compañero. Froté mi palma a lo
largo de las pesadas crestas de mi longitud, deteniéndome al final para recoger el líquido que se
filtró desde la punta. La longitud de Loshka era muy diferente a la mía. Tan suave y simple, pero
gloriosamente suave incluso cuando estaba

erecto. Mientras que el mío era duro y casi decorativo en comparación. Pero sabía que las
crestas le darían un gran placer a mi pareja cuando finalmente entrara en él.
Loshka siguió mi movimiento, y aunque no parecía estar consciente, su cuerpo comenzó a
responder al mío. Sus pupilas eran oscuras, negras de deseo y sus dulces pezones se habían
tensado hasta convertirse en dulces capullos.
Me incliné hacia adelante, chupando uno de esos brotes en mi boca. Loshka gritó, su cuerpo
doblado. Las heridas en su hombro comenzaron a encogerse.
"¿Qué me está pasando?" Preguntó Loshka, mirando sus brazos mientras los moretones y
rasguños se desvanecían.
“Compañero, este es un acoplamiento curativo. Es para lo que fuimos hechos ". Le di la vuelta y
lo puse sobre una pila de pieles que habíamos almacenado en la cueva. Pasé mi mano por su
columna vertebral, deslizando mi semen sobre su piel. Su trasero era redondo y ansiaba
morderlo, pero pensé mejor en el último momento. Habría tiempo para explorar otros tipos de
acoplamiento. Por ahora, estaba confundido, y tuve que mostrarle lo que esto significaba. Nunca
habría intentado correr si entendiera lo que significaba para mí.
Reuní más de mi semen antes de volver a su agujero codicioso. Lubricaba mi dedo y lo colocaba
en su entrada, frotando el líquido alrededor. Él respondió al instante, gimiendo y echando la
cabeza hacia atrás.
"¿Qué es esa magia?" preguntó en un gemido. "¿Esa sensación? ¿Que es esto?"
Mi respuesta para todo fue la misma. Así de bien podíamos sentirnos, lo bueno que sería nuestro
apareamiento. “Necesito preparar tu cuerpo. No quiero lastimarte ".
"Me duele", dijo, y no pensé que se refería a sus heridas. Agarré sus caderas y lo levanté de
rodillas.
“Shh, está bien. Arreglaré lo del dolor. Te sanaré ". Empujé hacia adelante suavemente,
penetrando el apretado anillo de músculos. Mis bolas se tensaron y vibraron, demostrando cuán
excitado estaba en el momento. El cuerpo de Loshka aceptó cada centímetro, ayudado por la
forma en que se resistió contra mí. Dirigí nuestros empujes, guiando sus caderas mientras tiraba
casi por completo de él antes de rodar mis caderas hacia adelante. Sus músculos internos se
apretaron y me masajearon cuando mis crestas se hicieron más pronunciadas. Solo podía
imaginar cómo se sentían, presionando contra cada terminación nerviosa.
Me senté, tirando de Loshka conmigo para que estuviera de rodillas. Nuestros cuerpos formaron
una sombra contra la pared, no de dos personas, sino de una sola forma. Mis caderas se
sacudieron. Fue más difícil mantener mi ritmo a medida que se acercaba mi orgasmo. Ahuequé
su cuello, sin aplicar presión mientras le susurraba al oído: "Esto es lo que siente tu maestro". Si
necesitaba un maestro, bien. Pero sería yo, y le daría el honor que merecía como mi compañero.
Loshka gritó y podría haber estado preocupado por la intensidad si no hubiera sido mi nombre en
sus labios. Los tentáculos rechonchos en la base de mi polla se desplegaron con mi clímax,
enganchándome dentro de él mientras masajeaba la base de mi polla y el agujero sensible de
Loshka.
Jadeó al sentir que las protuberancias trabajaban alrededor de su cuerpo, masajeando, dándole
placer mientras aseguraba que mi semilla fuera entregada por completo. Las vainas de
eyaculación corrieron por mi polla, trayendo un nuevo nivel de placer. Cuando el primer chorro
entró en Loshka, siseó, teníendo un orgasmo nuevamente en el siguiente aliento.
"¡Oh, Malik!"
Vaina tras vaina se estrujó de mi cuerpo, llenando a mi compañero hasta el borde. Su rostro se
iluminó y se limpió de marcas, aparte de las rayas de polvo. Sus hombros también se habían
curado. Bajé la vista hacia mi estómago, la herida había desaparecido hace mucho tiempo, como
cualquier indicio de fatiga provocada por los acontecimientos del día. Nuestro sexo nos había
curado tal como había dicho que lo haría.
Le mostré a mi compañero lo que nuestro vínculo podría significar, pero ¿sería suficiente para
borrar su vida de entrenamiento?
5
LOSHKA

Floté en un estado de dicha nebulosa. ¿Había muerto? ¿Era esta mi gloria?


No, no me habían pesado ni medido en presencia del Vacío y la Gloria, y el calor del hombre
desnudo a mi lado era demasiado real. Malik se acurrucaba alrededor de mi cuerpo y lo que me
envió temblores de placer.
Mis entrenadores no me habían preparado para esto. Nos habían enseñado la alegría del deber, de
la obediencia. Del placer, sí. Cómo dar placer. Cómo encontrar placer en dar placer. ¿Pero esta
sensación abrumadora de ... de todo y nada a la vez? No era parte de las enseñanzas de la gloria.
Me habían dicho que esas enseñanzas contenían todo lo que necesitaba saber en la vida. Pero no
habían incluido esto. Este sentimiento de felicidad, de unidad. ¿Cómo podría quedar algo tan
perfecto? Y si las enseñanzas habían dejado esto fuera, ¿había más cosas que me habían
ocultado?
"No huyas", murmuró Malik, apretando su brazo alrededor de mi pecho, pero sin estrecharme.
"Necesitaba curarte, y funcionó".
Bajé la vista a un hombro y luego al otro. A mis brazos. Moví los dedos de los pies y no sentí
dolor.
"No voy a huir", dije, sorprendiéndome. Podría tener. Mis dolores y molestias se habían ido, mi
energía alta. Pero no podía soportar la idea de buscar a Kssh. No después de lo que Malik me
había hecho.
Y la pregunta de Malik sonó en mis oídos: "¿Es técnicamente incluso tu maestro?"
¿Qué era exactamente lo que señalaba el verdadero intercambio entre patrón y maestro? Había
tomado el apretón de manos final como indicador, pero ¿era ese apretón de manos incluso era
válido si faltaban muchos de los otros elementos de la ceremonia?
De cualquier manera, acababa de pecar. Si Kssh no fuera mi maestro, entonces no tenía derecho
a unirme a nadie, ya que Lord Che Pa seguiría siendo mi patrón. Pero, ¿qué le había dado a Lord
Che Pa el derecho de ser mi patrón?
Nunca antes había cuestionado estas cosas. Mi propósito como ninesa había dirigido toda mi
vida. Fue la base sobre la que había crecido. Pero ahora esa base estaba temblando, y no tenía
dónde estabilizarme.
Malik pasó su mano por mis costillas y luego se levantó. “Solo tenemos un poco de tiempo antes
de que se ponga el segundo sol. Deberíamos encontrarnos con el kif antes de eso.
Me ofreció una mano y la tomé con cautela. ¿Quién era este hombre para mí? Había usado la
palabra compañero. Solo había conocido mis relaciones en el contexto de patrón, maestro o amo.
Nunca me había atrevido a usar la palabra amigo entre mis compañeros ninesa. Estaba prohibido
Había permitido que me llevara. Tomar los primeros derechos. La única persona que se suponía
que debía hacer eso era mi maestro. ¿Se opondría si lo llamara maestro? ¿Empeoraría mi pecado
si lo hiciera?
Más fácil simplemente llamarlo por su nombre. Malik. El extraño nombre se sintió incómodo en
mi lengua, pero lo disfruté.
"Deberías ponerte esto". Malik me tendió los pantalones. “Tu piel es más tierna que la mía. No
proporciona mucha protección, pero es mejor que nada ".
Tomé los pantalones y los sostuve hasta mi cintura, dándole a Malik una mirada escéptica. "No
creo que esto funcione".
"Tengo una cuerda". Malik buscó uno de los bolsillos, pero le devolví todo el asunto.
“Aprecio la oferta, pero no. Me sentiría más incómodo de lo que vale, y estarías desnudo y
desprotegido.
"Entonces déjame llevarte", dijo Malik. "Hasta que podamos equiparte con la ropa adecuada".
La idea de ser presionado contra esos músculos fuertemente cableados, las suaves escamas y aún
así ásperas ...
"¿Loshka?"
Regresé de mis pensamientos al presente.
"Viajaremos más rápido si me permites llevarte."
Asenti. Sí, más rápido. Eso era bueno.
Malik se puso los pantalones y luego se agachó e hizo un gesto hacia su espalda. "Esto será lo
más cómodo".
Me paré detrás de él, mis manos se cernían sobre sus hombros. "¿Dónde debería ...?"
"Simplemente envuelve tus brazos alrededor de mi cuello", tomó mis manos y las colocó, "y
luego lleva tus rodillas entre mis costados y mis brazos".
La vista debe haber sido ridícula, conmigo medio agachado sobre su espalda, en cuclillas como
si estuviera a punto de saltar, pero luego Malik se puso de pie, envolviendo sus brazos debajo de
mis rodillas. Cerré mis brazos alrededor de su cuello, y comenzó a caminar. Mis músculos se
aflojaron cuando me di cuenta después de los primeros pasos de que no iba a caer. La cadencia
de rebote no era cómoda, pero tampoco dolorosa.
"¿Qué es un kif?" Pregunté, esperando haber pronunciado la palabra correctamente. El traductor
no había proporcionado una explicación.
“Un kif es un kif. No sé cómo explicarlo ... algo así como la familia, pero no hay vínculo
sanguíneo. Vivimos juntos. Trabajamos juntos. Criaremos a nuestras crías juntas ”.
"Suena como una unidad militar, pero más permanente".
"Militar. Si. Eso es lo que son mis amigos. Somos protectores. Mi hermano es miembro de un kif
de maestros.
"¿No todos los kifs son militares?"
Malik sacudió la cabeza, sus escamas de barbilla se frotaron contra mis brazos. "No. Cada Asraf
pertenece a un kif, y cada kif tiene un propósito ".
Así que eran como llamamientos, pero en lugar de ser individuales, se agruparon. No podía
imaginar que ningún grupo de ninesa se mantuviera unido de esa manera. Tenía más preguntas,
pero los pulmones de Malik empezaban a tensarse, su respiración se hacía más fuerte y sus
costados se expandían con cada respiración, así que por el momento me los guardé para mí.
Los miembros de su kif nos esperaban fuera de la sombra de los cañones.
"Lo lograste", dijo el más grande. Echó un vistazo al horizonte, donde solo quedaba la más
mínima astilla del sol. “Antes del atardecer final. Jagher, paga. Rahim ganó de manera justa ".
La plata de la luz del sol desapareció entre un segundo y el siguiente. El hombre con un toque
azulado en sus escamas miró a Malik. "¿No podrías haber parado por cinco respiraciones?" Sacó
un puñado de gemas de colores de una bolsa en su cinturón y se lo entregó al hombre con la
coloración más oscura. "Ha ganado las últimas cinco apuestas. Alguien tiene que ayudarme a
romper el ciclo ".
"¿Sabes qué rompería el ciclo?" Malik dejó caer los brazos y se inclinó hacia atrás. Tomé la
indirecta y encontré mi equilibrio antes de liberar mi agarre alrededor de su cuello. "Si dejaras de
apostar sobre todo lo posible".
"¿Dónde está la diversión en eso?" Jagher se quejó.
Rahim se rio entre dientes. "No me estoy quejando. Mientras quiera ser un tonto y apostar en mi
contra, me complace ayudarlo ".
Malik apoyó una mano sobre mi espalda. Los otros hombres no parecían notar mi desnudez. No
miraron torpemente, demasiado bajo, ni demasiado ferozmente a mi cara. "Loshka, déjame
presentarte a mi kif". Nombró a Jagher y Rahim, a quienes ya había descubierto. El tipo grande
era Samun, y los otros dos eran Trip y Fazil.
"Deberíamos levantarnos del suelo", dijo Samun. Agarró una esquina del aire y tiró. Con un
brillo repentino, lo que parecía una roca común desapareció mientras tiraba de un paño grande y
gris de una nave ovalada de tamaño mediano con asientos. Samun se subió, se puso un arnés de
seguridad y giró una llave en el tablero de la nave. La nave cobró vida con un zumbido, y seis
protuberancias se elevaron desde los lados, una fuente de energía azul brillando debajo de cada
una mientras el vehículo se elevaba a varias pulgadas del suelo.
Solo había asientos para seis, así que Malik se abrochó y luego me colocó en su regazo, sus
brazos se cerraron alrededor de mi cintura tan firmemente como cualquier arnés de seguridad.
Me dio sus gafas para proteger mis ojos, y luego nos fuimos, atravesando el desierto, el polvo
arremolinándose detrás de nosotros a la pálida luz violeta de la luna.

"Loshka. Despierta." La suave voz de Malik me sacó del sueño sin sueños. "Hemos llegado a
nuestro pueblo".
Abrí los ojos justo a tiempo para ver la luna llena desaparecer en la oscuridad completa.
"No tengas miedo. Estamos debajo del volcán en las estribaciones de Asra ", dijo Malik. "En
casa."
Apenas tuve tiempo de procesar "debajo del volcán" cuando la luz nos rodeó de repente. Apreté
mis ojos con fuerza y se ajustaron después de varios momentos. Cuando los abrí de nuevo, pude
ver que la luz provenía principalmente de una fuente: una fuerte caída de lava que provenía del
centro de la caverna gigante en la que nos encontramos. Era muy blanca cerca de la fuente, pero
lentamente se volvía amarilla , naranja, rojo e incluso negra al caer en un agujero gigante y
sombrío que ocupaba la mayor parte del piso central. Un círculo elevado de roca protegía el
borde para que nadie pudiera caer accidentalmente.
No había mucha gente caminando. Quizás todavía siguían el ciclo de vigilia del sol, a pesar de
que vivían bajo tierra.
Fazil saltó del vehículo y rodeó su boca con las manos. "¡Malik ab’Tarus ha encontrado a su
compañero!" Gritó tres veces y, como por arte de magia, el suelo de la caverna se llenó de gente.
Malik nos sacó del vehículo. Con los pies firmes en el suelo, la multitud nos rodeó, felicitando a
Malik, felicitándome, mirándome con ojos grandes y curiosos.
Agarré la mano de Malik y él me atrajo entre la multitud, un hombre con un propósito. Se
disculpó cuando atravesamos el límite de las personas. “¡Volveremos para la celebración en un
momento! Solo necesitamos un momento para limpiarnos ”.
Malik me condujo a través de varios túneles oscuros y finalmente se detuvo en un agujero en la
pared. Presionó su mano contra una placa de palma casi invisible, y el agujero se abrió,
revelando una habitación simple pero cómoda.
"Estos son los cuartos del kif", dijo. La sala en la que estábamos era pequeña para los estándares
de Lord Che Pa, pero contenía cuatro bancos largos y acolchados alrededor de una mesa grande.
Las telas y alfombras de colores brillantes suavizaban la fría oscuridad de la roca que formaba la
montaña. "Y esto ..." Malik abrió otra puerta, revelando un conjunto de escaleras que subían. “Es
mi cuarto. Nuestra habitación."
Nuestra. Esa palabra tuvo un efecto extrañamente poderoso en mí. Nunca me habían permitido
poseer nada, sin embargo, las palabras mío y nuestro eran sobre posesión.
“Creo que tengo ropa vieja que te quedará bien. Y los dos necesitamos enjuagar la suciedad ”.
Malik se desnudó y me mordí el labio, disfrutando de la vista de su cuerpo fuerte y hermoso.
Mi sueño y las atenciones de Malik me habían dejado estar alerta, pero también inquieto. "¿Qué
se espera de mí esta noche?" Claramente iba a haber algún tipo de celebración. ¿Pero cuál era mi
papel? No tenía patrón ni maestro para dirigirme.
Malik entró en un receso y el silbido del agua humeante resonó desde el espacio. “No tengas
expectativas, Loshka. Deberías divertirte. Conocer a Asra.
Me asomé por la esquina para verlo frotar su piel con un paño áspero. El agua no fluía, como
solía hacerlo, sino que simplemente se ondulaba a su alrededor. Suficiente llenó el espacio que
comenzó a acumularse en gotas en mi cara. Si me hubiera dado alguna otra tarea, me habría
puesto a ello. Pero su tarea había sido sobre sentir, no actuar. ¿Disfrutar de mí mismo? De qué
manera
Malik terminó de frotarse y señaló el receso. "Tú mismo. No limpia tan a fondo como un baño de
lava, pero será suficiente hasta que podamos ir a las piscinas ".
Metí mi mano tentativamente hacia la fuente del vapor y aparté mis dedos ardientes antes de que
realmente pudiera dañarme. "No creo que este estilo de refresco sea compatible con mi biología".
Malik inclinó la cabeza hacia un lado y me pregunté si mi traductor había dicho algo más de lo
que pretendía. Pero luego asintió. "Ah. Tu piel es muy delicada. Déjame hacer un ajuste.
Golpeó algunas instrucciones en una almohadilla lisa justo afuera del receso, y el vapor comenzó
a desaparecer, una reconfortante lluvia de agua más fría tomó su lugar.
"No eres el primer extraño que ha alojado Asraf". Me agarró la mano mientras me deslizaba
junto a él. "Pero eres el primer extraño que he alojado".
Había algo significativo en la forma en que dijo eso. Algo que yacía debajo de las palabras donde
mi traductor no podía analizarlo. "Me alegro." Parecía lo correcto decir, porque Malik sonrió.
"Tendré ropa lista cuando termines".
Anteriormente, había confundido la amabilidad de Malik como un truco, pero cada acción de él
desde entonces me había convencido de lo contrario. Aún así, no estaba seguro de lo que
significaba nuestro vínculo en términos de lo que sucedería después. ¿Me entrenaría en las
formas de placer que conocía su gente? ¿Tenía que dar servicio al kif? Me tomé mi tiempo en la
ducha inusual. El agua olía ligeramente a azufre, pero finalmente me permitió eliminar los
últimos vestigios de Kssh y el aroma de su campamento, y después de todo, todo fue refrescante.
La ropa que proporcionó Malik era simple, se ajustaba mucho mejor a mi constitución que la
ropa que me había ofrecido antes. Mientras apretaba el cinturón improvisado, me di cuenta de
que Malik en realidad no me había respondido sobre lo que debía hacer cuando regresáramos a la
celebración.
"¿Qué va a pasar esta noche?" Pregunté.
Malik yacía sobre una gruesa estera que parecía suave, la forma en que su cuerpo se hundía en
ella. Ladeé la cabeza hacia un lado, sorprendido. Con lo duro que era este planeta y lo duro que
parecían Malik y su kif, esperaba que sus muebles estuvieran hechos completamente de roca, tal
vez un montón de arena para su cabeza.
"Aunque todavía tenemos noticias sombrías para entregar, después, el pueblo celebrará un
trueno".
"¿Un trueno?" El término tenía que tener más significado que el que me proporcionó mi
traductor. "¿Van a hacer mucho ruido?"
Malik se rió, pero continuó explicándose, así que no me ofendí. "De hecho, sí. Lo harán,
literalmente. Cuando encontramos un compañero, esa chispa inicial, esa chispa que me dijo que
eras mi compañero, lo llamamos relámpago. Y los truenos siempre siguen al relámpago en la
naturaleza, ¿no es así?
"Como un rayo, quieres decir".
"Eso es lo que dije."
El traductor debe estar luchando con este lenguaje oscuro. Nunca antes había tenido que jugar
tantos juegos para analizar el significado completo de alguien.
"¿Entonces vamos a tronar esta noche?" Me senté al lado de Malik. Me tiró hacia abajo, tirando
de mí en sus brazos. Mis hombros se tensaron con los restos del entrenamiento. Mi conciencia
me reprendió, diciendo que no me habían dado la orden de disfrutar de sus brazos. Contuve el
aliento pero forcé a mi cuerpo a relajarse en su abrazo.
"Sí, vamos a tener un trueno. Comeremos, beberemos, nos divertiremos ".
"Divertirme". Esa frase otra vez. ¿Qué significaba para él? No tenía contexto lo que eso
significaba para mí. La conexión más cercana que pude hacer fueron las instrucciones que nos
habían dado para que nuestro maestro nos dijera que permitiéramos que sus invitados se
divirtieran. "¿Quieres decir ... se supone que debo ofrecerme a los invitados?"
Malik se puso rígido. "¿Qué?"
"No pretendo cuestionar tu orden, pero no entiendo. ¿Cómo se supone que debo divertirme?
¿Debo preparar mi cuerpo para su uso? No se me concedió el permiso para traer ninguna de mis
herramientas de la herencia de Lord Che Pa, pero probablemente podría encontrar algo que actúe
como un plug, y así estar preparado ... "
El cuerpo de Malik se sacudió por la tensión a mi lado y sus ojos brillaron. Había dicho algo mal.
Lo sabía. Luché contra mi estremecimiento. Si le desagradaba, debería aceptar mi castigo
fácilmente. Al menos, eso es lo que debería haber hecho si él fuera mi verdadero maestro. Pero
no se movió para castigarme. Cuidadosamente, acarició mi mejilla con una mano. "¿Quieres
ofrecerte a los demás?"
No pude responderle. Debería decir que quería lo que mi maestro deseara, pero Malik no era mi
maestro, y no quería ofrecerme a nadie más que a él si podía evitarlo.
Mi silencio se prolongó y Malik finalmente dijo: “En nuestra cultura, los compañeros están
unidos solo el uno al otro. Solo se ofrecen el uno al otro ”.
La sorpresa y el alivio aflojaron mis músculos. "¿Eso te gustaría?"
Malik asintió lentamente. "Eso me agradaría mucho".
¿Ofrecerme solo a Malik? En mis pensamientos más secretos, me había atrevido a esperar un
maestro que no quisiera compartirme, pero no me había permitido esperarlo. Ahora, sin patrón,
sin amo y sin pautas, había encontrado a un hombre que decía ser mi compañero, me había
curado y quería compartir nuestros cuerpos solo entre nosotros.
Una parte de mí temía que el rescate nunca hubiera sucedido, que había tomado el lugar de ese
pobre desgraciado en la tienda de Kssh y que este era un sueño febril que facilitaba mi paso de la
vida a la gloria.
Ya fuera o no, mi creencia en mi propósito había sido sacudida, y tenía que seguir caminando,
incluso si no conocía mi destino. Me incliné hacia Malik y besé vacilante sus ásperos labios.
"También me gustaría eso".
El cuerpo de Malik se calentó bajo mi toque, y sus pantalones se movieron cuando su polla se
hinchó. Me lamí los labios y lo miré.
"¿Debería, ah, atenderlo primero?"
Malik gimió y rodó lejos de mí. “Compañero, no quiero nada más. Pero nuestra comunidad está
esperando. Quieren compartir nuestra alegría. ¿Los dejarás?
Extendió su mano una vez más. No hay comandos Solo solicitudes. Tomé su mano con creciente
confianza. "Si. Me gustaría eso."
"Tenemos el deber de atender primero, pero luego ..." Apoyó su mano en mi mejilla.
"Celebraremos."
6
MALIK
Mi compañero se demoró en algún lugar detrás de mí. Ahora que no estaba herido o tratando de
arrojarse a la merced de su dios, pude ver más de su personalidad. Era inquisitivo, pero sobre
todo, estaba confunso.
Obviamente había vivido un tipo específico de vida, un hecho que estaba muy claro. Pero no
podía juzgarlo por actuar de la manera que lo había mantenido vivo y bien toda su vida. Sin esos
momentos de obediencia, nunca me lo habrían traído.
Parecía vacilante, pero aún tenía muchas preguntas. No esperaba tantas preguntas de un hombre
al que solo se le enseñaba a servir, pero me gustaba pensar que sabía que podía confiar en que no
le haría daño, incluso cuando me preguntó si quería que se uniera a toda la aldea.
Levanté la cabeza en alto, empujando los pensamientos de mi compañero al fondo de mi mente.
La familia de Strika merecía mi atención en este momento.
Porque si bien el fuego había elegido este día para darme este regalo, llegó justo después de una
pérdida.
Samun se adelantó, tocando la interfaz de la puerta antes de caer sobre una rodilla, su cabeza
inclinada. La puerta se abrió y la familia de Strika se acurrucó al otro lado. Su madre echó un
vistazo a Samun, se inclinó sobre sus pies y se echó a llorar. Su hija, Sansa, la sostenía con
brazos tonificados que temblaban. Sus escamas brillaron en su dolor.
Me puse de rodillas y el resto del kif me siguió. Por el rabillo del ojo, noté a Loshka. Se arrodilló
con las piernas debajo del trasero, las manos cruzadas sobre el regazo y la cabeza inclinada.
¿Entendía lo que estábamos haciendo aquí? ¿O simplemente era sensible a las corrientes
emocionales de la habitación?
"Por favor entrad." El padre de Strika hizo un gesto amplio e invitador. Sus ojos brillaban con
lágrimas. No podía imaginar el dolor de no solo presenciar la angustia de su compañera, sino
también la de perder un hijo al mismo tiempo. No hubo una muerte lo suficientemente dolorosa
para el Screamer que le había quitado la vida a Strika.
Al kif le ofrecieron asientos en su mesa. Le indiqué a Loshka que tomara mi lugar, eligiendo
pararme detrás de él.
"Lo rastreamos hasta un campo al borde de las tierras abandonadas", dijo Samun como si hubiera
ensayado sus palabras de antemano. "Creemos que fue allí a recoger flores de dandle, ya que
había un montón seco de ellas en el sitio que transportaba el aroma de Strika. Desde allí,
seguimos el camino a través de los desiertos hasta los acantilados donde encontramos un
campamento Screamer ".
La madre de Strika gimió más fuerte. Sabía que esta era la información que necesitaban, tan
brutal como se sentía ahora por dar la triste noticia, más tarde, sería útil que sus preguntas fueran
respondidas.
"Estaba más allá de la ayuda cuando lo alcanzamos". Samun dejó una pequeña caja de madera
sobre la mesa.
La única vez que un Asraf podía arder era después de la muerte. Cuando la vida dejaba nuestros
cuerpos, era hora de que los fuegos nos consumieran. La caja contenía las cenizas de Strika, que
Samun habría preparado mientras Loshka y yo nos habíamos retirado a mi habitación. Más tarde,
la familia de Strika llevaría la caja al corazón de Asra y transformaría las cenizas en un diamante
de memoria que podría romperse y compartirse entre los miembros de la familia, o mantenerse
íntegro y consagrado, como prefiera la familia.
El padre de Strika alcanzó la caja, deslizándola silenciosamente frente a él. Sus ojos cansados
miraban el pequeño recipiente, probablemente preguntándose cómo su hijo alegre y amable
podría caber en un espacio tan pequeño.
"Encontramos esto también, el anillo de Strika". Samun también puso el anillo sobre la mesa.
Si bien la familia necesitaba respuestas, no necesitaban saber cómo se había encontrado el anillo
de Strika.
La madre de Strika lo deslizó en su dedo anular. Su labio se tambaleó al notar que el dedo era
demasiado grande para caber en un anillo hecho para manos más jóvenes y delgadas.
“Perdóname, creo que tenemos algo de comida para ofrecerte. Tu kif debe estar hambriento
después de buscar tanto tiempo a mi hijo.
Se apresuró a alejarse de la mesa antes de que ninguno de nosotros pudiese rechazar su
hospitalidad.
"¿Qué pasó con el Screamer responsable?" Sansa preguntó. Se había secado las lágrimas,
probablemente reprimiendo su propio dolor mientras estaba claro que su familia necesitaba su
fuerza.
Puse mi mano sobre el hombro de Loshka, con la esperanza de que no se culpara a sí mismo por
lo que había sucedido. Había sido tan incapaz de salvar a Strika como nosotros. "Él será
atrapado". Al menos ya le había quitado un ojo. Me prometí tomar más que eso.
"Aquí estamos." La madre de Strika regresó con una gran bandeja repleta de deliciosa y fragante
comida. Sus pasos eran lentos y cuidadosos y su respiración se producía en suaves escalofríos.
"Las brochetas de cordero eran las favoritas de Strika. Había planeado servirlas cuando ...
cuando ... "Los brazos de la madre temblaron antes de rendirse por completo. La bandeja cayó al
suelo y la comida se derramó junto con ella.
Loshka se puso de pie de un salto y corrió hacia la madre. Cayó de rodillas, sin preocuparse por
el desorden alimentario que manchaba su ropa. La madre de Strika le lo miró fijamente. Éramos
un pueblo poderoso, pero los rostros nuevos eran un hecho poco común.
"Por favor, madre, permíteme". La voz de Loshka era suave y gutural. Observó el desorden,
recogió los platos que podrían salvarse y los llevó a la mesa. Por lo demás, pidió un trapo y
artículos de limpieza.
La madre de Strika intentó preocuparse por Loshka, pero él se volvió hacia ella, agarrando
ambas manos escamadas entre las suyas. “No conocía bien a Strika, pero estaba con él en sus
últimos momentos. No estaba sin un amigo. Se le escapó un gemido roto y me tensé, pero la
madre de Strika se inclinó hacia adelante, presionando su frente contra la de él.
"Gracias. Había oído susurros de que se había encontrado un compañero ". Ella giró su cabeza
hacia mí. "El fuego te ha bendecido".
Asentí porque estaba orgulloso del compañero que me dieron. Malditamente orgulloso. Mientras
mi kif dudaba y dudaba, inseguro de cómo ayudar más allá de prometer la violencia que
liberaríamos a nuestros enemigos, Loshka había visto cómo hacer que este horrible momento
fuera un poco mejor.
“El pueblo está ansioso por un trueno. Ha pasado demasiado tiempo ", dijo el padre de Strika.
"¿Os mantenemos alejados de la celebración?" Preguntó la madre de Strika. Loshka la llevó a la
mesa, ayudándola a sentarse entre su pareja y su hija.
"Estamos donde tenemos que estar", respondió Loshka, mirando hacia mí como para comprobar.
Bajé la barbilla, haciéndole saber que había dicho la verdad. Regresó al desastre, limpiando
todos los signos del derrame antes de volver a sentarse en la silla. Me miró y mi corazón se
hinchó. La tristeza en su rostro era auténtica. No conocía a Strika, pero estaba claro que entendía
lo que su pérdida había causado a los que quedaban vivos. "En la finca de mi patrón, a veces
perdíamos a un ninesa durante el entrenamiento. No nos daban ni un momento para llorar, ya que
nos decían que nuestros esfuerzos se dedicarían mejor a dar placer a aquellos que mi patrón
enviaba. Pero en esas noches, nos arriesgamos a ser castigados para reunirnos y contar historias,
momentos divertidos o momentos felices que habíamos tenido con los que habíamos perdido ".
Había tanto que desempaquetar de esa historia corta. Mi ira se sentía como lava rodante,
imparable y, sin embargo, mostraba cómo, incluso mientras vivía sin derechos, Loshka se había
rebelado para hacer lo correcto. "Samun, ¿no fue Strika quien dejó ese escorpión de arena en tus
botas?" Pregunté.
Sansa sonrió. “Eso hubiera sido típico de Strika. Antes de unirme a mi kif, tenía que revisar mi
cama todas las noches para asegurarme de que no se hubiera deslizado algo espeluznante y
repulsivo. Me mantenía alerta." Sorbió y se limpió la cara. "Cuéntales sobre el momento en que
pensó que no estaba creciendo tan rápido como los demás, madre". Sansa se rio entre lágrimas.
"Estaba preocupado de ser el más bajo en la fila durante su elección de kif".
Por un momento, la cara de la madre de Strika se arrugó y me preocupaba que esto fuera
demasiado, demasiado pronto. Pero, respiró hondo y lentamente y luego abrió los ojos. "De
alguna manera, se había convencido de que unir pesas a sus piernas y colgarlo lo haría más alto.
Una noción alentada por su padre". La madre le dio a su compañero un buen codazo en las
costillas. Ella continuó su historia, lanzándose a otra inmediatamente al final.
Habíamos comido toda la comida que Loshka había rescatado y bebimos varias botellas de vino
de fuego antes de reunirnos en la puerta.
En lugar de dejar a una familia llorando mientras sufrían por su perdida, los dejamos con
sonrisas, aunque no dudaba que todavía llorarían.
Reuní a Loshka a mi lado. "Fuiste muy amable allí," susurré, mis labios presionados cerca de su
oreja.
"Debería haber ayudado a ese chico", respondió Loshka.
Entendí su sentimiento y no quise empañar su amabilidad con la verdad. Si Loshka hubiera
interferido, probablemente también estaría muerto ahora.
Mi kif nos rodeó. Samun levantó la mano y me miró para pedir permiso. Asentí y se acercó lo
suficiente como para presionar con la punta de sus dedos el hueco debajo de la garganta de
Loshka y luego dos veces más debajo, un toque para cada corazón. Uno por uno, los otros
hicieron lo mismo. Era su signo de respeto y aceptación, pero también gracias.
Bajamos por los sinuosos túneles hacia el centro de Asra, donde nos reuníamos durante las
celebraciones y fiestas. El pueblo ya había comenzado a preparar el espacio, encendiendo velas a
lo largo de la barandilla. También habían encendido las farolillos colgantes, dando al espacio un
brillo cálido y feliz donde la luz de la lava no era tan fuerte. Habían reunido mesas en el espacio
central, cada una decorada con un arreglo de flores secas y suculentas espinosas.
A primera vista de nosotros, los tambores comenzaron a sonar, golpeando al ritmo de nuestros
pasos. Mantuve a Loshka debajo del brazo mientras caminábamos hacia el centro de la
habitación. La cadencia de los tambores se aceleró, trayendo nueva energía a mis extremidades.
"Me voy a emborrachar", dijo Jagher en voz baja.
Trip estaba a su lado. "Estoy ahí contigo".
"Estamos aquí para celebrar que nuestro líder encontró a su compañero", ladró Samun, su voz
aún llena de emoción.
Jagher frunció el ceño. "A Malik no le importa, ¿verdad, Malik?"
Sabía que cada uno necesitaba manejar su dolor a su manera. Quizás hubiera estado bebiendo el
vino de fuego junto con ellos si no hubiera sido por el hombre presionado contra mi costado. No
me tenía miedo, a pesar de que teníamos diferencias tan obvias. Por mi parte, las diferencias me
parecieron interesantes. Me había fascinado la suave textura de su piel.
Me aclaré la garganta. “Esta es una celebración para todos nosotros. Un apareamiento solo puede
fortalecer a un kif. Ve, haz lo que quieras y sufre las consecuencias por tu cuenta ”, agregué
aunque solo fuera para tratar de traer algo de la normalidad bromista al momento.
Desde allí, continué hacia adelante, deteniéndome una vez que estuve en el centro, donde podía
ser escuchado y visto desde todos los lados. Me di la vuelta para enfrentar a la multitud. Los
tambores golpeaban mientras la gente pisaba fuerte y aplaudía, agregando sus sonidos a la
cacofonía que nos rodeaba.
Como un volcán en erupción, el sonido creció hasta que no quedó espacio para que resonara y la
aldea estallara en vítores. Miré a Loshka que veía todo lo que sucedía con los ojos muy abiertos.
Las comisuras de su boca se inclinaron hacia arriba. "El rayo me deja encontrarte." Hablé cerca
de su oído para que pudiera escucharme. "Y el trueno nos da la bienvenida".
Nos llevaron a una mesa en el frente y nos recibieron con carnes al vapor, frutas secas y
montones de verduras asadas. Me incliné, porque aunque todavía tenía hambre, Loshka era tan
delgado que probablemente no podría meter más comida en él. "No tienes que comer"
Cogió una uva y se la metió en la boca. Volvió su rostro hacia mí, su expresión me recordó a un
niño atrapado robando un pastel que se había dejado enfriar. "Lo siento", dijo con la boca llena
de uvas.
Acerqué la bandeja de fruta a nuestro lugar. A nuestro alrededor, la gente había comenzado a
comer, a hablar. Las conversaciones se atenuaron, probablemente a medida que la gente se enteró
del destino de Strika. Al otro lado de la mesa, Jagher se puso de pie. Parecía haber encontrado un
compañero para la noche, un joven médico de un kif curativo se sentó a su lado, su rostro era de
adoración. "Por Malik y Loshka", dijo Jagher, eligiendo levantar una botella entera en lugar de
los vasos que el resto de nosotros levantamos en el aire.
"Por Malik y Loshka", coreó la sala.
Luego, Trip y Samun se pusieron de pie para dar sus vítores. Fazil recitó un lymeric, cuya letra
hizo que muchos padres cubrieran los oídos de sus hijos, mientras que Rahim cantó una canción
sobre los peligros de mantener feliz a tu pareja. Al final, las sonrisas superaron a los ceños
fruncidos.
Cuando los platos y las botellas se vaciaron, se sacaron más. Pero para la quinta ronda de comida
y bebida, estaba ansioso por tener a mi compañero para mí otra vez. "Has estado callado,
Loshka. ¿Es todo de su agrado? Ya había olvidado lo extraño y diferente que tenía que ser para
él.
Pero él sonrió al responder. "Es perfecto."
Lo besé, tragando su pequeño jadeo. Se inclinó hacia mí y su mano se coló en mi regazo,
acariciando mi polla que despertaba. No podría estar de acuerdo con su evaluación de que todo
era perfecto ahora. Perfecto sería cuando él estuviera desnudo debajo de mí mientras gimiera de
placer, y tenía la intención de alcanzar un estado de perfección muy pronto.
7
LOSHKA
Malik dejó escapar un siseo susurrado que supe rápidamente que significaba que había hecho
algo que realmente había disfrutado. Por el momento, estaba haciendo algo que realmente
disfrutaba, pero hasta Malik, nunca lo había intentado.
Envolví la cabeza de su polla en mi boca y luego me deslicé por su longitud. Acaricié sus crestas
con la lengua y la garganta, agradecido de que mi entrenamiento me hubiera enseñado a
descartar incluso el indicio de un reflejo nauseoso. Practicamos la garganta regularmente, usando
muchas formas de práctica diferentes representativas de las muchas formas únicas que podríamos
encontrar en nuestro futuro. Por supuesto, no todos los genitales eran propicios para la garganta:
me vino a la mente la cloaca profundamente asentada de los Firlenni.
Pero la longitud larga y gruesa de Malik era perfecta para este ejercicio.
Tragué saliva, los músculos de mi garganta se apretaron con fuerza alrededor de la polla de
Malik, e hizo ese silbido de nuevo, los tentáculos que formaban solo pequeñas protuberancias
cuando no se despertaban ahora se estiraban en el aire y se estiraban para hacer cosquillas en mis
labios.
Mis labios se separaron para chupar un par en mi boca, y bromeé con mi lengua. Las caderas de
Malik se alzaron cuando gritó, mi única advertencia mientras desataba su semilla en mí. Me
aparté lo suficiente para poder saborearlo. Me había vuelto adicto a la quemadura ligeramente
picante de su primer lanzamiento. Rodé mi dedo alrededor de la punta de su polla y Malik se
apartó, riendo.
"Sabes que soy demasiado sensible para eso", protestó.
Hice girar su semen en mi boca por un momento o dos hasta que la especia me hizo sentir la
lengua entumecida y luego tragué.
Malik dio unas palmaditas en la cama junto a él y me arrastré para acurrucarme a su lado, sus
escamas todavía secas mientras estaba cubierto de sudor. "No puedo creer que hayas aprendido
eso solo de libros y muñecos".
"¿Por tontos te refieres a los maestros o las formas genitales?" Estaba aprendiendo a burlarse de
él, y cada vez que sonreía, creaba un ciclo de retroalimentación positiva que me hacía sonreír, lo
que lo hacía sonreír más, y así sucesivamente. "Pero en realidad, solo soy un estudiante
entusiasta". Especialmente ahora, cuando realmente podría poner en práctica mis conocimientos.
Con una repentina oleada de energía, Malik me dio la vuelta, sujetándome debajo de él. "¿Estás
listo para otra lección, entonces?"
Meneé las cejas. "¿Lo estás tú?"
"Uno menos, quedan dos." Malik se agachó para ahuecar los dos testículos que aún colgaban
bajos y llenos, el tercero presionó firmemente contra su cuerpo, con la semilla agotada. Cada uno
eyaculaba un tipo diferente de semen, cada uno con su propio gusto. El primero picante, el
segundo cremoso y dulce como para contrarrestar la especia, y el tercero era casi indescriptible,
y solo podía llamarlo perfección. Si realmente tenía una adicción a la semilla de Malik, era a esa
tercera eyaculación, a pesar de que amaba a cada uno por diferentes razones.
Malik frotó su polla contra la mía, el calor hizo que mis ojos rodaran de placer, y nos volvimos a
juntar para la segunda ronda.

Terminé en la ducha y volví la configuración a las preferencias de Malik. Al principio, intenté


cambiar mis propios hábitos, entrenar mi piel para que aceptara agua cada vez más caliente para
que coincidiera con la de Malik. El día que se enteró había sido la vez que más enojado que
había estado conmigo, perdonando el día que nos conocimos. Me explicó que causarme dolor,
incluso si eso haría que su vida fuera un poco más conveniente, era inaceptable, así que estudié
la interfaz y aprendí a cambiar la temperatura y la presión. Me tomó varios intentos, pero ahora
la extraña interfaz no me perturbaba. Todavía no podía hacer nada más que cambiarlo entre
nuestras dos preferencias, pero eso era todo lo que necesitaba.
Otro panel con otro grupo de configuraciones me permitió cambiar una pared entre roca simple,
una pantalla de entretenimiento y un espejo. Malik rara vez usaba la última configuración, pero
me habían criado para tomarme en serio mi preparación, y aunque ni a Malik ni a ninguno de los
otros miembros del kif les importaría si mi cabello tenía una raya extraña, a mí sí. No necesitaba
el elaborado proceso de cosméticos y perfumes que había sido una segunda naturaleza hace solo
unos diez días, pero me gustaba parecer aseado. Eso era más fácil ahora que Malik me había
comprado varios conjuntos de ropa que realmente me quedaban.
Cuando estaba terminando mi cabello, noté una línea oscura debajo de mi ombligo, cruzando
casi de un costado a otro. Metí vientre para examinarlo. Era de un rojo intenso, como un rasguño,
pero no había ternura. La piel era áspera, como una costra. Lo toqué desde varios ángulos, luego
me encogí de hombros. Lo único en lo que podía pensar era que Malik me había arañado
accidentalmente con sus escamas en el apogeo de la pasión, pero si no lo había sentido y no me
dolía ahora, era extraño, pero no me preocupaba.
Una vez vestido, bajé las escaleras hasta la sala de estar común. El día después de que me
recibieron en la aldea, Malik se ofreció a trasladarnos a nuestra propia morada. Explicó que era
común para las parejas apareadas, que en lugar de obligarlas a priorizar el kif de un compañero
sobre el otro, a menudo se mudaban a un hogar neutral. Como no tenía kif propio, no entendí el
punto. Estaba acostumbrado a la vida comunitaria. Era más cómodo para mí que la idea de vivir
por separado. El kif ya me había aceptado como uno de los suyos, y con tantas cosas nuevas y
extrañas en mi vida en este momento, ansiaba esa estabilidad y apoyo.
Fazil estaba en la cocina preparando la cena. Todos en el kif se turnaban para cocinar, pero todos
estaban de acuerdo en que Fazil era el mejor en eso. Me deslicé a su lado.
"¿Puedo ayudar?"
Fazil señaló la pila de raíces y suculentas que proporcionaban la mayor parte de su sustento. “Ya
expulsé a Samun por intentar cortarse los dedos. En ti, sé que puedo confiar.
"No intenté cortarme los dedos". Samun levantó las manos. Uno de sus dedos estaba envuelto en
un vendaje delgado. “Eso dificultaría la lucha. La raíz estaba resbaladiza.
Fazil agitó un cuchillo hacia el hombre más grande. "Se llama exageración. Pero se pensaría
después de tantas comidas como has preparado que podrás cortar una raíz simple sin lastimarte ".
"No es una lesión", murmuró Samun. "Simplemente un rasguño". Se quitó el vendaje y asintió,
aparentemente satisfecho con su curación hasta el momento.
"Whoa". Jagher saltó sobre el respaldo del banco acolchado y cayó sobre él. "Si Samun derramó
sangre por toda la comida, no la voy a comer".
"La sangre contiene muchos nutrientes esenciales", dijo Trip. "En una emergencia, podría
significar la diferencia entre la muerte y la supervivencia".
Jagher arrojó un cojín a la cabeza de Trip. "Entonces, cuando nos hayamos quedado sin cosas
realmente decentes para comer, avíseme, y luego consideraré filetear a Samun para la cena".
Samun frunció el ceño, considerando claramente si debía preocuparse de que Jagher pensara en
comérselo.
"Tiré la raíz contaminada", dijo Fazil, con los hombros apretados. “Ahora, ¿pueden escuchar
algo de música o pelear o algo así? Cualquier cosa para mantenerte ocupado hasta que la comida
esté lista.
Malik había estado leyendo en silencio en la esquina, pero ante la exasperación en la voz de
Fazil, se levantó y encendió la pantalla de entretenimiento, y en cuestión de minutos el resto del
kif estaba jugando algún tipo de juego violento que los hacía gritarse insultos alegremente los
unos a los otros .
Fazil probablemente estaba agradecido de que Malik interviniera, pero me gustaba ver
interactuar al kif. No eran tan formales como se nos había requerido que nos comportáramos en
la propiedad de mi patrón y la forma en que jugaban entre ellos a menudo limitaba las burlas,
pero nunca parecía ir demasiado lejos.
Con ellos distraídos, los hombros de Fazil se relajaron y comenzó a guiarme para terminar la
comida. Nunca había cocinado antes, y los alimentos básicos de Asraf eran mucho más
abundantes que cualquier cosa que nos hubieran alimentado en la finca. Allí, eramos alimentados
con carnes magras, principalmente pescado, y frutas y verduras frescas. Todavía tenía que ver un
pez en este planeta y sus verduras provenían principalmente del subsuelo. Pero lo que le faltaba a
la comida de Asraf en frescura, lo compensaba en sabor. Ni siquiera podía comenzar a nombrar
todas las extrañas especias que usaban para crear cualquier tipo de plato. Pero estaba decidido a
aprender, a tomar mi parte de las responsabilidades.
Malik me alentó activamente a ser egoísta y elegir hacer lo que quería, no lo que pensaba que
debía hacer, pero realmente disfrutaba sirviendo. Si era un subproducto de mi entrenamiento,
simplemente parte de mi personalidad o una combinación de ambos, me sentía mejor cuando
estaba contribuyendo al bienestar de los demás. Pero nunca por mi propia cuenta. Malik se
aseguró de eso.
Los hombres levantaron un gran gemido y Malik se levantó, sacudiendo la cabeza y estirándose.
"Eso es todo para mí".
Los otros muchachos lo acosaron por unos segundos, pero luego el juego se volvió intenso
nuevamente, robando su atención. Malik se escabulló y se unió a nosotros en la cocina,
acercándose detrás de mí, donde estaba agitando la olla de comida hirviendo y envolviendo sus
manos sobre mis huesos de la cadera. "Huele bien."
"Eso es gracias a Fazil". Sonreí cuando Malik presionó un beso a un lado de mi cuello. "Ahora
no me distraigas, o terminaré quemando la cena, y eso será todo culpa mía".
Malik deslizó sus pulgares debajo de mi camisa. "No nos gustaría eso. Pero solo tenía que venir a
besarte. Te veías muy feliz.
Eso me hizo sonreír aún más. Era feliz. Más feliz de lo que había sabido que era posible.
De repente noté que Malik se había quedado completamente quieto, excepto por sus dedos
frotando la costra en mi abdomen.
"¿Qué es esto?" preguntó.
"No lo sé." Dejé que la cuchara descansara contra el borde de la olla y me giré para levantar mi
camisa. "¿Pensé que tal vez me raspé contra tus escamas?"
No esperaba la respuesta de Fazil o Malik. Los ojos de Fazil se agrandaron mientras miraba la
marca, pero Malik se arrodilló, levantando mi camisa, sus manos enmarcando suavemente la
línea. Se frotó los pulgares con ternura sobre la marca.
"¿Qué es?" Su silencio era desconcertante. "¿Es malo? ¿Es algún tipo de infección?
Malik volvió su rostro hacia el mío, sus ojos dorados se iluminaron con una emoción que no
pude leer.
Los otros deben haber notado que algo estaba sucediendo, cuando detuvieron su juego y
rápidamente se apiñaron a nuestro alrededor, sus rostros reflejaban los de Fazil mientras miraban
mi vientre desnudo.
Traté de bajarme la camisa, sintiéndome incómodo y expuesto. "Alguien, por favor, que
simplemente me diga qué está pasando".
El pecho de Malik se agitó con una respiración gigante mientras sus labios se dividían en una
amplia sonrisa. "Loshka ... estás gestando a nuestro hijo".
"¿Qué?" Me tropecé con la simple palabra. "Eso es imposible."
"¿No le dijiste que era una posibilidad?" Trip preguntó incrédulo.
Fazil apoyó una mano sobre el hombro de Malik. "Quiero decir, para ser justos, no ha estado
pensando exactamente con su cerebro".
La emoción de Malik cambió rápidamente a consternación mientras me balanceaba sobre mis
pies. Me levantó y me puso en un banco, arrodillándose a mis pies mientras los demás nos
rodeaban, arrastrando los pies y tosiendo torpemente. "Lo siento mucho, Loshka. No lo pensé,
Fazil tiene razón en eso, incluso si lo expresa groseramente. Es un regalo del vínculo de pareja,
sin importar de qué especie sea nuestra pareja. Tendrías que hablar con uno de los expertos
médicos sobre la explicación técnica completa, si estás interesado, pero nuestro esperma tiene la
capacidad de cambiar el ADN de nuestra pareja para tener a nuestros hijos. Todos los Asraf
pueden gestar niños, sin importar su género. Simplemente no pensé que seríamos tan afortunados
tan pronto ... tuvimos que lidiar con tantas otras cosas ... "
Por otras cosas, sabía que se refería a mi lucha con mi entrenamiento y mi culpa en comparación
con mi vida cotidiana. En algunos momentos, estaba bien, y en otros era un desastre roto y
culpable. Pero Malik estaba constantemente a mi lado, apoyándome, escuchando cuando
necesitaba un oído, consolándome cuando necesitaba escuchar algo más que las voces en mi
cabeza.
“Si es demasiado extraño para ti, podemos transferirme al niño tan pronto como sea seguro
hacerlo. Es una práctica bastante común. Pronto, mi cuerpo se ajustará en respuesta a los
cambios hormonales en tu cuerpo, y desarrollaré la misma costura ".
"Yo ... cómo se hace eso ..." Negué con la cabeza. No quería saber qué era una costura y cómo se
usaba en este momento. Ya estaba asustado porque estaba embarazado, algo que no sabía que era
posible. Me gustaría saber más tarde, pero ahora, cuanta menos información mejor.
"Lo prometo." Malik tomó mi mano. "No necesitas soportar nada de lo que no desees. Lo siento,
no te lo dije. Esto es algo terrible con lo que sorprenderte. Pero sin importar cómo lo sienta,
tienes que saber que estoy muy contento de comenzar a construir una familia contigo”.
Su mano era mi salvavidas, y la apreté con fuerza. Paso a paso. Así es como tenía que manejar
esto, como todo lo demás que había sucedido desde que llegué a este planeta. Y tendría a Malik a
mi lado. Le dediqué una sonrisa tremula y vacilante, y su rostro se abrió como una flor al sol.
Lo superaríamos. Superaría esto. Tenía a Malik a mi lado.
8
MALIK

Examiné el concurrido mercado de Kirkith, ubicado en la capital de Girrs, Kirkith, situado al


borde del bosque Pirti y la bahía de Kirkith. Nuestro objetivo principal era proteger a nuestros
propios comerciantes de Asraf, pero este era generalmente un viaje fácil y no éramos el único kif
guerrero que asistía, así que aunque quería dejar a Loshka a salvo, había aceptado dejarlo venir.
Mi kif estaba aquí de todos modos, y ellos serían los que habría elegido para proteger a mi pareja
en mi ausencia. Mi mirada se deslizó sobre los comerciantes que vendían sus productos. El
extenso mercado semipermanente estaba abarrotado de Girr, Asraf y extraños, extranjeros, con
casi cualquier cosa y todo a la venta, desde suministros de cocina hasta animales exóticos.
Aunque para los pocos Screamers que asistieron, probablemente eran uno y el mismo. Nunca me
sentí cómodo con la presencia de los Screamers, pero el territorio de Girr era neutral, y mientras
no nos probocaran, no teníamos razón para atacarlos.
Ninguno de ellos era el Screamer que había dañado a Strika o Loshka, así que mientras me
aseguré de permanecer cerca de Loshka, no pude hacer nada por su presencia sin incurrir en la
ira de los Girr.
Noté dónde estaban ubicados nuestros mercaderes, señalando a los hombres que los vigilaban.
La exportación más grande y más preciada de Asra era, por mucha diferencia, el obsilium que
cosechamos del volcán. Diez veces más potente y cinco veces más lento en su combustión, un
trozo de obsilium podría mantener una nave volando durante meses. Para evitar una guerra civil,
el obsilium se distribuía de manera uniforme entre los kifs y las ventas a los clientes era
monitorizada en gran medida, asegurando que ninguna entidad pudiera recolectar un excedente.
Pero finalmente, a cada kif se le permitió la soberanía de su porción asignada de obsilium.
Teníamos más de lo que necesitaríamos en Asra. No teníamos naves interestelares y aparte de
nuestras necesidades de energía relativamente bajas, no teníamos uso para él. Pero era el recurso
que mantenía a nuestra gente alimentada, proporcionaba dinero para medicamentos y era casi la
única razón por la que alguien visitaba el planeta.
Trip y Jagher se pusieron firmes al otro lado del mercado, observando a la multitud tan
intensamente como yo.
Rahim estaba a mi lado, pero no podía ver a Samun o Fazil. Habían ocupado el puesto en la
entrada del mercado, escaneando a todos los que llegaban desde el puerto de aterrizaje. Los otros
kif también se extendieron. Los que no estaban aquí para proporcionar seguridad estaban de
compras. Otros kif guerreros como el nuestro se mantenían cerca de los mercaderes Asraf. Los
Girr, a pesar de su aspecto extraño y peludo, eran una raza fácil de tratar. No se apresuraban a la
violencia, ni se vanagloriaban en ella como lo hacían los Screamers. Tampoco se entrometían en
asuntos exteriores. Los empresarios ricos a veces los contrataban como guías, pero nunca se
involucraban directamente en el conflicto, diciendo que vivían en un estado neutral. Lo que los
hacía fáciles de controlar en el caos que nos rodea.
Casi siempre eran los comerciantes extranjeros los que causaban problemas. Hasta ahora, hoy
hacía demasiado calor y humedad para que cualquiera pudiera hacer mucho más que comprar y
vender. Mis escamas se sentían viscosas, demasiado acostumbradas al aire árido del hogar.
Revisé Loshka, enclavado en un cubículo de mimbre que normalmente alquilaban los
extranjeros. Tenía una tapa sobre su cabeza para bloquear el sol. Había tres paredes de paja que
dejaban pasar una brisa. Estuve tan cerca de rechazar su solicitud de venir que me sentí un poco
culpable ahora, al ver lo encantado que estaba con cada nueva experiencia.
No podía mantenerlo escondido, encerrado donde estaba a salvo en todo momento. Esa era la
vida que le quedaba. Y no era el único no guerrero presente. Junto a nuestra casa en Asra, Kirkith
era uno de los lugares más seguros del planeta para él.
No estaba completamente satisfecho con su situación, pero me complació ver a Loshka
acurrucado en una cama de almohadas, sorbiendo su fría jarzka. El tónico era una mezcla de
hierbas, vitaminas y nutrientes que el cuerpo extraño de Loshka no podía producir de forma
natural, pero que el bebé necesitaría para crecer. La naturaleza ya estaba trabajando duro para
cambiar su cuerpo para mantener a nuestro hijo, pero a veces necesitaba un poco de ayuda.
Nosotros Asraf nacimos con la costura, cada uno de nosotros, independientemente del género. La
abertura protectora de nuestras cámaras de incubación se esconde bajo la protección de nuestras
escamas hasta que nosotros, o nuestra pareja, estamos embarazados, y luego comienza a
revelarse.
El elemento más singular del vínculo de pareja era que cuando ocurría entre un Asraf y una raza
diferente, la combinación del vínculo y el intercambio de fluidos sexuales causaba un
crecimiento fisiológico similar en la otra raza. Elimina cualquiera, el vínculo o el intercambio, y
nada sucedería.
El peligro era que la mayor parte del ADN de la pareja que no era Asraf no estaba perfectamente
preparado para soportar un embarazo, que era donde entraba el jarzka. Los médicos confiaban en
que hubiésemos detectado el embarazo lo suficientemente temprano como para que no hubiera
motivos para preocuparse por las deficiencias, no mientras Loshka bebiera su tónico. Su
abdomen inferior ya era suave y ligeramente redondeado. En este punto, nuestro pequeño no
sería más grande que el extremo de uno de mis dedos, y el saco que lo protegía podría caber
fácilmente en la palma ahuecada de mi mano.
Loshka sonrió, sintiendo mi mirada sobre él, y cada uno de mis tres corazones dio un vuelco.
Esperaba sentir cariño por mi compañero. Más tarde, pensé que la afición se convertiría en amor.
No esperaba la necesidad inmediata y dolorosa de saber que Loshka estaba a salvo en todo
momento. Tampoco estaba preparado para el ardiente deseo de tener sus ojos, su sonrisa, cada
uno de sus pensamientos sobre mí. Traté de frenar esos impulsos sugiriendo con frecuencia que
Loshka hiciera lo que quisiera cuando quisiera. Era tan generoso, dentro y fuera de la habitación,
y a menudo se me olvidaba que vivir una vida libre era algo nuevo para él.
"Ojos", advirtió Rahim, mirando hacia el brillante cielo azul.
Seguí su mirada hacia los pájaros Screamer dando vueltas sobre su cabeza. Había visto al
primero de ellos comenzando a reunirse. Cuando no estaban vinculados a un propietario, los
pájaros Screamer eran carroñeros naturales y cuando varios volaban en círculos en el aire como
lo hacían ahora, significaba que algo estaba muerto o muriendo en el suelo. Alrededor de Asra,
tan poco vivía en nuestro desierto y estaba tan seco que si algo moría allí, se quemaba y se
marchitaba antes de que los pájaros lo encontraran. Pero las selvas que rodeaban el continente
eran los principales lugares de recolección.
Mi cabeza giró, infeliz hasta que volví a ver a Loshka. ¿Había algo muriendo a las afueras del
mercado? ¿Qué veían estos pájaros?
Un fuerte golpe me llamó la atención. Había venido de unas pocas cabinas abajo, una ropa de
cama de Girr.
Algo había caído a través del delgado techo de la cabina, sobre su mesa. Del tamaño de un bebé,
era rojo, brillaba y rezumaba limo y alimañas. El Girr gruñó, mostrando sus largos dientes
blancos, y empujó el objeto desde la parte superior de sus sábanas blancas una vez al suelo.
Rahim se adelantó, cayendo sobre sus ancas, empujando el objeto con un cuchillo largo que sacó
de su bota y olisqueando. "Es carne. Carne vieja, rancia. Agarró el hueso que sobresalía de un
extremo. "Animal, definitivamente". Rahim se encogió de hombros. ¿Un pájaro chillón dejó caer
su cena? Levantó la vista cuando varios objetos más cayeron al suelo.
Algunos aterrizaron en otras cabinas, como lo había hecho el primer trozo, otros aterrizaron
sobre las personas y las arrojaron al suelo. Gire, protegiendo la parte superior del cubículo de
Loshka mientras grandes trozos de carne podrida golpeaban mi espalda. Gruñí cuando Loshka se
quejó, haciendo más preguntas de las que podía responder en ese momento.
"¿Qué es? ¿Qué esta pasando?" Loshka extendió su pie fuera del cubículo como si estuviera
tratando de salir.
"Necesito llevarte a un lugar seguro". Lo acerqué a mi pecho, encorvándome sobre su cuerpo en
caso de que cayeran más cosas del cielo. "Rahim! Busca heridos. Llamé a la primera puerta que
encontré, una de las pequeñas cabañas de almacenamiento permanente que rodeaban el mercado
al aire libre. Cuando no recibí respuesta, rompí su débil candado con una patada bien colocada.
"Quédate aquí", le dije, recibiendo un ceño fruncido de mi compañero. "Mantente a salvo."
Odiaba usar mi voz dominante con Loshka. Obedeció tan fácilmente que era innecesario tratar de
intimidarlo para que escuchara. Cerré la puerta detrás de mí, lamentando haber tenido que
destruir la cerradura para ocultarlo.
Del mercado llegó un fuerte chillido, seguido de varios más.
"Son los Screamers", susurró Loshka, con los ojos muy abiertos. "Podría ser ... mi viejo
maestro".
"Nunca fuiste suyo". Me agaché, besándolo. "Estoy seguro de que es una discusión menor sobre
un intercambio". Empujé la puerta y corrí hacia el caos. No estaba convenciendo a Loshka ni a
mí mismo con esa mentira. Un desacuerdo comercial no explicaba el ataque repentino y
coordinado de la carne podrida.
Rahim se estrelló a mis pies, levantando una nube de polvo. Se limpió la boca, limpiando un hilo
de sangre. Me guiñó un ojo antes de saltar de espaldas a sus pies. "Vamos cariño, dame otro
beso". Se lanzó hacia el Screamer frente a él, enviándolos a ambos en la dirección opuesta.
Definitivamente no es un desacuerdo comercial. Escaneé el caos del mercado interrumpido antes
de saltar ciegamente a la refriega.
Un Screamer con una gruesa cicatriz que recorría la circunferencia de su cabeza como una
corona que se alzaba sobre un par de extranjeros cortos y redondos acurrucados. El mayor, con el
pelo blanco brotando de sus orejas y mejillas, empujó a su joven asistente hacia adelante.
“Llévala, por favor. Es joven y dulce. Ella te alimentará bien.
Disparé, apuntando al hombro del Screamer. Tenía que tener cuidado de no disparar
accidentalmente a los otros dos, incluso si el mayor lo merecía. Los Girr tenían leyes estrictas
sobre el intercambio de violencia en sus ciudades. La defensa era permisible, pero tenía que ser
específica. El daño colateral no era una frase que Girr reconocía.
El Screamer agarró la muñeca de la ayudante con su brazo herido, levantándola del suelo para
que colgara de su agarre. El alienígena mayor se puso de pie.
"¡Bájate!" Grité. No podía disparar ahora, así que corrí. Estaba casi sobre ellos cuando el
Screamer deslizó un cuchillo ancho en el vientre del viejo alienígena. El asistente gritó y se
desmayó cuando mi puño chocó con la cabeza del Screamer. Gruñó, dejando caer a su víctima y
balanceándose hacia mí. Disparé y el Screamer retrocedió. Su camisa desgarrada se hizo a un
lado, revelando un plato oscuro.
"Están armados", les grité a los demás mientras buscaba mi espada, un arma mucho mejor para
los barrios cercanos del mercado con tantos inocentes a mi alrededor. Gire la hoja, quitando
cuidadosamente la cabeza del Screamer de sus hombros. Su cuerpo cayó a un lado, empapando
de sangre a la joven asistente. "Ve al borde, encuentra un lugar para esconderte". La empujé
hacia las chozas.
Encontré a Trip luchando contra tres Screamers a la vez. Blandiendo mi espada, desarmé a uno,
literalmente. Seguía corriendo, alejándose varios metros antes de que su mitad superior sin
extremidades cayera al suelo junto con el resto de él.
"Esa es una forma de echar una mano". Trip pateó uno de los brazos que yacía en el suelo ante
nosotros y sonrió. Le devolví la sonrisa, un fuego salvaje y cruel ardía en mis venas. Los
Screamers habían atacado de repente, mientras nuestras defensas estaban bajas, pero mi kif se
había reunido y rápidamente los rechazó. Varios Screamers yacían inmóviles en el suelo mientras
más huían a la distancia. No sabía cuál había sido el punto del ataque, pero un escaneo rápido del
área me dijo que habíamos neutralizado la amenaza repentina. Ni un solo Screamer viviente
permanecía en el mercado.
"¿Dónde está Jagher?"
Jagher aterrizó frente a mí como si el momento hubiera sido planeado. Se puso de pie de un salto
y sacudió la cabeza vigorosamente. "Siempre quise montar uno de esos".
Miré al pájaro Screamer, todavía chillando de la manera más ofendida posible. Sacudí mi cabeza,
luchando contra la sonrisa. Solo lo alentaría.
Me apresuré a regresar a la cabaña donde había dejado a Loshka, contento de que esto solo
hubiera sido un peligro momentáneo. "Loshka, sal ahora, es seguro"
Loshka salió de la pequeña cabaña, pero una mano con garras se apoderó de su garganta mientras
un Screamer de un solo ojo sostenía un cuchillo contra su estómago.
Mis escamas retumbaron ruidosamente, llamando la atención de mi kif. Balanceé mi espada en
una posición de ataque. "Suéltalo."
"No es tuyo, demonio. Este agujero sin valor me fue dado. Mío para rellenar con lo que quiera.
Sacó la lengua, púrpura oscuro y viscosa, lamiendo la cara de Loshka desde la barbilla hasta la
frente.
Las lágrimas brotaron de los ojos de mi compañero. "Lo siento, Malik. Lo siento mucho. No me
moví como dijiste, no ... "
"Shh, pareja".
El miedo de Loshka rechinó en mis oídos. Nunca debería tener que sonar así.
El Screamer hizo un horrible ruido de ladridos en sus fauces abiertas. Una risa. "¿Compañero?
¿Te apareaste con mi agujero? Presionó sus labios agrietados contra la oreja de Loshka. "¿Es ese
el hedor que huelo en ti?" Golpeó el cuchillo hacia adentro y me lancé hacia adelante, pero solo
había sido una puñalada de advertencia. La punta no se había alojado en el estómago de Loshka.
Mi kif me rodeó, rodeando al Screamer. No podía esperar escapar, y moriría antes de que tomara
a mi compañero como rehén.
Estiré mis brazos, reteniendo el kif. "Libéralo y te dejaré ir".
"¡Malik!" Samun gruñó. "Mató a Strika".
"Y matará a mi compañero". Intenté mantener la voz tranquila.
Las escamas de Samun se sacudieron. "La familia de Strika merece venganza".
"La tendrán", respondió Trip en voz baja. No podía apartarme de mi compañero para ver, pero
podía imaginarme a Trip deteniendo a su hermano, cauteloso pero seguro.
Me concentré en el Screamer, fijándome en su ojo bueno. “Pareces un fanático de tu ojo restante.
Si quieres conservarlo, suéltalo. En el exterior, mi voz era uniforme, relajada. En el interior, tracé
todas las formas en que iba a hacer que este Screamer doliera. Perder un ojo sería un buen
recuerdo cuando terminara con él.
"Malik, no puedes. Samun tiene razón ”, chilló Loshka, las lágrimas seguían cayendo por sus
mejillas.
"Cállate, pareja". Odié la forma en que sus ojos se atenuaron ante mi orden severa, pero
necesitaba ser capaz de concentrarme completamente en el Screamer, cómo tensó sus músculos,
la dirección en la que miró: todas estas eran pistas que podrían significar la diferencia entre la
vida y la muerte.
El ojo del Screamer se movió hacia arriba e hice mi movimiento, agarrando la mano del
estómago de Loshka cuando varios pájaros Screamer descendieron, enganchando sus garras en
los brazos y la ropa del Screamer. Agitaron sus alas coriáceas, dirigiéndose hacia el cielo,
llevando al Screamer y a mi compañero con ellos.
Me las arreglé para agarrar el pie de Loshka, pero el Screamer todavía tenía su mitad superior y
lo sacudió como si no le importara si Loshka se partía por la mitad en el proceso. El kif se
recuperó, arrojando lo que pudieron a las aves, pero nadie podía usar sus armas sin el riesgo de
disparar accidentalmente a Loshka.
"Loshka, lucha", supliqué mientras perdía el control, aterrizando en el suelo sin romper el
contacto visual.
Mi compañero se entregó con una mirada de terror antes de que comenzara a sacudirse como un
lagarto de roca en su agonía.
El Screamer gruñó cuando Loshka logró darle un rodillazo entre las piernas, y su agarre sobre mi
compañero se aflojó. Loshka sintió la entrega, incluso mientras se elevaban lentamente en el aire,
y redobló sus esfuerzos. Un brillo maligno brilló en el ojo de un Screamer. Envolvió el dorso de
la camisa de Loshka en una mano y metió la mano en la bolsa de su cintura con la otra. Tiró de
mi compañero al nivel de los ojos, enviando a los pájaros a sumergirse salvajemente con el
repentino cambio de peso, apoyó la mano frente a sus labios y sopló, bañando a Loshka con una
pizca de polvo fino. Luego soltó a Loshka de una vez, enviándolo al suelo.
Dos pasos desesperados y estaba debajo de él. Loshka tosió cuando caí al suelo bajo su peso. Mi
alivio fue de corta duración cuando comenzó a temblar.
"Loshka, pareja, ¿qué pasa?" No pudo responder, espuma burbujeando en sus labios. "¡Trip!"
Llamé a uno de nuestro kif con el conocimiento más general. "El Screamer sopló algo sobre él".
Presioné mi dedo contra la piel de Loshka, llevándome el polvo a la nariz. Olía extrañamente
familiar, pero no pude ubicarlo. “¿Qué pasa, Trip? ¿Qué le dio a mi compañero?
Trip sacudió la cabeza, examinando el polvo y luego la cara de Loshka, retorcida de dolor. "Está
herido".
"Necesita curarse". Levanté a Loshka, ignorando los ojos de mi kif mientras frotaba mis manos
sobre cualquier área desnuda de su piel. Cualquier contacto desencadena la curación, pero cuanto
más profundo es el contacto, más profunda es la curación. "Protegernos".
El kif se colocó en un círculo cerrado a nuestro alrededor, haciendo todo lo posible para
protegernos de la vista y protegernos de interferencias. Una parte extraña y separada de mi mente
reconoció que lo que estaba a punto de hacer parecería reprensible para un extraño, pero era lo
único en lo que podía pensar para salvar a mi pareja. Me acaricié con dureza, aunque fue difícil
con el miedo envenenando mis venas cuando Loshka comenzó a gritar. Le arranqué los
pantalones y le abrí los muslos, desesperado por curarlo, aterrorizado de no poder hacer lo que
necesitaba.
Loshka solo gritó más fuerte, retrocediendo de mi toque. Abrió los ojos, las líneas oscuras se
extendían desde sus ojos como redes negras debajo de su piel. Alcancé su mejilla, y el grito que
siguió calmó mi sangre. Me tambaleé hacia atrás. "Mi toque solo lo está empeorando".
Cuando el grupo de Girrs rompió el círculo del kif, supe que todo estaba perdido. No había
forma de explicarles que no estaba tratando de violar a mi pareja antes de que el veneno
terminara su trabajo y me lo quitara. Y si eso sucediera, entonces no importaba qué frase me
diera el Girr. No me gustaría vivir sin Loshka de todos modos.
9
LOSHKA
La barrera entre el sueño y la vigilia era espesa y turbia. Los zarcillos de sueños ansiosos y
aferradores amenazaban con arrastrarme de vuelta a la oscuridad mientras discernía lentamente
los sonidos de la realidad de los susurros de la imaginación.
Bip bip bip.
Los silbidos, los gruñidos y la cadencia del discurso traducido se perdieron en algún lugar de mi
mente.
Una luz brillante intermitente ante mis párpados cerrados.
"¡Se estremeció! Esa es una buena señal, ¿no? Espera ... es él, sí, está moviendo la cabeza ".
"Mmrrr ... por favor, tome un poco de espacio, señor".
Suave calidez en mi ... ¿era esa mi pierna o mi brazo? ¿Cómo podría mezclarlos? Ni siquiera
estaban cerca el uno del otro. No, brazo. Definitivamente brazo. Mis piernas estaban ahí abajo.
Estaba bastante seguro de que meneaba los dedos de los pies. Eso se sintió como dedos de los
pies.
Otra luz brillante delante de mis párpados. Eso duele. Me di la vuelta.
“¿Loshka? ¿Puedes escucharme?" Las palabras traducidas hicieron eco en mi mente varias veces
antes de darme cuenta de que alguien me estaba hablando. La luz desapareció y abrí los ojos
antes de girar hacia la voz.
Todo mi cuerpo tembló ante la cara de gato gigante que me miraba. Me había despertado de un
sueño a otro. "¿Puedes escucharme?" preguntó de nuevo. "¿Me puedes decir tu nombre?"
Me di la vuelta. No tenía sentido responder a un sueño. Pero luego otra voz, una voz familiar
dijo: "Compañero, ¿puedes decirnos tu nombre?"
Me di la vuelta hasta que lo vi. La única voz que siempre reconocería. "Malik".
Su rostro se dividió en una sonrisa, pero el gato, no, no un gato. Era uno de los otros
extraterrestres que vivían en este planeta. Un Girr. El Girr pareció fruncir el ceño. "Parece estar
confunso…"
"Mi nombre es Loshka", espeté, sintiéndome inusualmente a la defensiva. Hasta hace poco, no
había reclamado ningún nombre. Nunca le grité a nadie. Y nunca tuve ganas de echar a alguien
del camino por interponerse entre mi compañero y yo. Probablemente porque no había tenido
pareja. Todavía.
Malik pareció sentir lo que necesitaba y se deslizó pasando el Girr para poner una mano sobre mi
hombro. Inmediatamente, mis emociones se calmaron, pero me quedé con una extraña sensación
de vacío, como si todavía faltara algo.
"Hrrmmm". Girr tocó una pantalla invisible en el aire frente a él. "Me gustaría hacerle algunas
preguntas más, por favor".
Malik me palmeó el hombro alentadoramente y asentí.
"¿En que planeta estás?"
Tuve que pensar en eso por un minuto. Lord Che Pa solo había nombrado al planeta una vez, y
todas mis conversaciones con Malik habían sido sobre Asra o el continente del que era parte,
Ofsala, no el planeta en su conjunto. "Keslen", dije finalmente.
"Mrrmm. Y-"
De repente me di cuenta de lo que estaba causando la extraña sensación de vacío que había
estado explotando en el fondo de mi mente. Quité la sábana de mi cuerpo, sin importarme que
estuviera desnudo debajo de ella, y mis manos volaron hacia mi abdomen. Mi costura del
embarazo era cruda, roja y suelta, y mi estómago estaba plano. Demasiado plano. Acababa de
comenzar a ver cambios en mi cuerpo además de la costura. Me había divertido gratamente mi
creciente redondez y ahora ...
"Nuestro bebé." Agarré la mano de Malik y lo miré desesperadamente a los ojos. "¿Dónde está
nuestro bebé?"
La crudeza de la sala blanca se hundió en mí como un millón de cuchillos. Un hospital o bahía
médica de algún tipo. El pitido estaba unido a cables que se aferraban a mi cuerpo. ¿Qué había
pasado? Mi mente estaba en blanco, pero sabía que algo le había pasado a nuestro bebé.
El Girr dio un paso atrás y comenzó a gritar órdenes, pero no pude procesar las traducciones, a
pesar de que mi chip las susurró cuidadosamente en mi mente. Malik me agarró la cara con las
manos. "Detente" La orden en su voz sacudió mis huesos cansados. "Nuestro bebé está a salvo".
Me agarró la mano y se la llevó al estómago.
Su estómago no estaba duro y ondulado como solía hacerlo. Era suave, como el mío. Su otra
mano se alejó de mi mejilla y lentamente levantó su camisa. Su costura era azul, del color de su
sangre, no verde oscuro como había sido solo unos días antes. "Transferimos al bebé por su
seguridad y la suya".
Mis ojos estaban congelados en la línea de su costura. "Pero ... ¿el bebé está realmente bien?"
El Girr, el médico, me di cuenta ahora, se despidió de otros dos Girr que entraron corriendo a la
habitación. La ayuda que probablemente había solicitado cuando me había vuelto loco
temporalmente.
Mis dedos presionaron contra el estómago de Malik, enmarcando su forma desconocida,
maravillado por la magia evolutiva que permitió a ambos socios tener a sus crías. La posibilidad
había sido una breve mención en mis estudios, pero debido a que la característica era tan rara, no
habíamos gastado más de un par de oraciones y algunas risas. Nunca había esperado tener hijos,
sin importar qué tipo de maestro me hubieran dado. Hasta donde yo sabía, solo era posible con
una serie de procedimientos médicos complejos. Esta habilidad del Asraf era completamente
desconocida para el universo en general. Al menos, por lo que pude ver. Quizás tenía demasiada
confianza en mi educación, pero lo dudaba.
Revisé nuevamente, levantando la camisa de Malik como si fuera la mía. Nuestro bebé estaba a
salvo en la bolsa de Malik. Debería haberme contento con eso. Nunca había pedido quedar
embarazado. Su cuerpo estaba más preparado para cargar a nuestro hijo. No tenía que beber
jarzka para mantener a nuestro hijo creciendo y sano. Habíamos hablado de transferirle al niño
una vez que fuera lo suficientemente grande como para hacerlo de manera segura. Pero ahora ...
Todo lo que podía pensar era que nuestro hijo estaba destinado a crecer en mí. Ese era mi trabajo.
Mi propósito. Lo sentía más profunda y verdaderamente de lo que me creía dedicado a mi
propósito como ninesa.
"¿Puedo ... puedo recuperarlo?"
Malik se tensó y supe que la respuesta era no. Todo lo que había hecho para terminar en el
hospital había sido tan monumentalmente estúpido que ya no confiaba en mí para gestar a su
hijo. Me aparté, recostándome en la cama, sintiendo de repente todos los dolores y molestias que
mi adrenalina y miedo habían estado bloqueando.
"Loshka, acabas de ..."
"Está bien." No lo estaba. "Lo entiendo. El bebé probablemente esté más seguro contigo de todos
modos." No había actuado tan petulante en años. Estaba siendo un niño.
"Compañero, por favor escúchame".
Envolví mis brazos alrededor de mi pecho vacío, deseando poder recordar lo que había hecho.
“Necesitas tiempo para recuperarte. El veneno que el Screamer te echó casi te mata. Fue un
milagro que estuviéramos aquí en Kirkith y los Girr tenía instalaciones tan cerca. Incluso
entonces, casi os perdemos a ti y al bebé.
"¿El Screamer?"
"¿No te acuerdas?"
"La pérdida de memoria a menudo se asocia con un trauma", dijo el Girr. "Loshka, ¿qué es lo
último que recuerdas?"
"Nosotros ... ¿íbamos camino al mercado?"
Malik asintió alentadoramente.
Me encogí de hombros. "Eso es lo último que recuerdo".
"Afortunado", se quejó Rahim detrás de Malik. No lo había notado antes. Miré a mi alrededor
buscando a los demás, pero él era el único presente.
“Los Screamers nos atacaron en el mercado. Fueron dirigidos por el hombre del que te
rescatamos.
"Kssh". El nombre se sintió terrible en mi boca. No lo había dicho desde ese día.
"¿Lo siento?"
"Ese es su nombre". No quería repetirlo si tuviera que hacerlo. "O lo más cerca que puedo llegar
a eso, de todos modos".
“Bueno, él y sus amigos atacaron el mercado. Se las arregló para ponerte las manos encima, pero
luchaste como un lagarto salvaje. Creo que se dio cuenta de que no irías fácilmente, así que te
sopló este polvo y comenzaste a agarrarte, echando espuma por la boca ". Malik se tomó un
momento para recobrar la compostura, aunque parecía mayormente enojado por contar la
historia, sabía que la ira no estaba dirigida a mí. Cuando traté de curarte, intensificó los efectos.
"El polvo es una sustancia que los Screamers simplemente llaman" polvo de pájaro "", dijo el
Girr. "Es un componente vital para mantener la relación simbiótica que los Screamers comparten
con sus compañeros. Los investigadores creen que el polvo de las aves inicia el proceso con el
que crean y mantienen su vínculo psíquico con sus aves. Creemos que el polvo tiene otros usos,
pero los Screamers son sorprendentemente resistentes a ser estudiados ". El tono de Girr era
difícil de leer ya que no estaba familiarizado con su especie, pero eso podría haber sido
sarcasmo. "Sin embargo, cuando se usa en la mayoría de las otras especies, tiene un efecto
negativo".
"Entonces ... ¿no me equivoqué?"
Malik me acarició la cabeza con dulzura. “¿Qué podrías haber hecho mal, pareja mía? Estuviste
asombroso. Luchaste tan fuerte como cualquier guerrero."
"Aunque dudé también". Le arqueé una ceja, mis sentimientos negativos se desvanecieron.
“¿Pero podremos transferirme al niño en algún momento? ¿Me dijiste que era posible, que
algunos compañeros se turnaban en diferentes puntos?
"Por supuesto que es posible, queridísimo. Pero, ¿de verdad quieres ...?
"Quiero." Nunca había deseado nada más en mi vida, aparte de Malik.
Malik se volvió hacia el Girr expectante. El alien apretó los labios.
"Lo siento mucho, estoy siendo terriblemente grosero", dije de repente. "Pero no sé tu nombre".
Malik y Rahim se echaron a reír cuando los labios de Girr se separaron sorprendidos.
"Solo a ti te preocuparía parecer grosero justo después de despertarse de un coma de dos días
después de haber sido envenenado y casi morir". Malik sacudió la cabeza.
"¿Dos días?" Chillé.
"Mi nombre es Mrowka", dijo el Girr una vez que su risa se desvaneció. Hizo una media
reverencia. “He tenido el honor de asistir a tu recuperación. En cuanto a cuándo podría estar listo
para asumir las obligaciones de tener hijos una vez más, creo que esa puede ser una pregunta más
para sus expertos que para la mía. Me gustaría que te quedes unos días más para la observación,
para que podamos asegurarnos de que no quedan efectos del veneno, y luego serás libre de
regresar a Asra.
Dias. No me gustó, pero tenía sentido.
Malik me rodeó con el brazo. "Por supuesto, ra’Mrowka". La parte "ra" del nombre que indicó
mi traductor fue un honorífico dado a la profesión médica. "No queremos apresurar nada. Lo
importante es que Loshka y el bebé están sanos ".
"¿Debo seguir bebiendo jarzka?" Pregunté. ¿Qué pasa si dejo de beberlo pero no llevo al bebé?
¿Se cerraría la costura del embarazo y mi bolsa comenzaría a desaparecer?
Las orejas de Mrowka se movieron de un lado a otro. "Eso debería ser inofensivo, pero antes de
probar una muestra, obtengamos un ciclo solar completo de fluidos base".
De nuevo, no me gustó, pero tenía sentido.
Malik me apretó contra él. "No te preocupes, Loshka. Todo se solucionará una vez que
lleguemos a casa ".

“CAN I get you something to drink?” I asked Malik. We’d arrived home the day before—finally
—after the Girr held us for five additional days to ensure I was healing without complications.
But with each passing day, Malik had grown grumpier and grumpier as the hormones in his body
increased. I’d been confined to bed, a fate similar to torture since I was unable to do anything
about Malik’s discomfort. Now that we were home, though, I could serve my mate and our baby
the way I needed to.
“No, I still have half a glass.” Malik pulled his feet up onto a stool in front of him and sighed in
relief. His ankles were swollen, a strange side effect of the pregnancy. The skin under his scales
stretched thin, and I could see purple veins in the spacing between the scales.
"¿Puedo traerte algo de beber?" Le pregunté a Malik. Habíamos llegado a casa el día anterior,
finalmente, después de que el Girr nos retuvo durante cinco días adicionales para asegurarme de
que me estaba curando sin complicaciones. Pero con cada día que pasaba, Malik se había vuelto
más y más gruñón a medida que aumentaban las hormonas en su cuerpo. Me habían confinado
en la cama, un destino similar a la tortura ya que no podía hacer nada por la incomodidad de
Malik. Sin embargo, ahora que estábamos en casa, podía servir a mi pareja y a nuestro bebé de la
manera que necesitaba.
"No, todavía tengo medio vaso". Malik levantó los pies sobre un taburete frente a él y suspiró
aliviado. Sus tobillos estaban hinchados, un extraño efecto secundario del embarazo. La piel
debajo de sus escamas se estiraba y pude ver venas moradas en el espacio entre las escamas.
"Déjame darte un masaje". Acerqué otro taburete al suyo y puse un pie en mi regazo, mis dedos
amasando suavemente la carne hinchada. Sus escamas, que normalmente eran suaves y flexibles
en los tobillos y la parte superior del pie, eran ásperas y secas. Le torcí el pie para verlo mejor.
También estaban secos y escamosos. "Espere. Déjame sacar el aceite de tu báscula del
dormitorio.
Me fui y volví antes de que Malik pudiera protestar. Regresé a mi masaje, esta vez aplicando el
aceite de la escala generosamente. Malik gimió feliz y me instalé en una sensación de
satisfacción que solo había llegado a conocer en este extraño lugar lejos de mi hogar.
En realidad ... no es mi hogar. De donde me habían criado. El patrimonio de mi patrón nunca
había sido un hogar. Esto, con Malik y su kif, era un verdadero hogar. Mi hogar.
"Solicité una reunión con el médico más cercano especializado en embarazo", dijo Malik una vez
que se relajó bajo mis manos.
Me detuve por un momento de sorpresa. “¿Cuándo tuviste la oportunidad de hacer eso sin que
me diera cuenta? He estado contigo todo el día ".
“Cuando estabas calentando algo de comida. Fue solo una solicitud rápida. No hablé
directamente con nadie. Pero acabo de recibir una respuesta mientras estabas arriba. Enviarán a
alguien para que nos vea mañana ".
"¿Aquí?" Miré alrededor del cuarto. Fue un poco peor por el desgaste. El resto del kif había
salido por la noche, y todos nos habíamos dejado ir el último día, aliviados de estar en casa y un
poco cansados de estar fuera tanto tiempo.
"No te preocupes por el desastre. Los muchachos limpiarán a primera hora de la mañana. Malik
dio unas palmaditas en el banco vacío a su lado. "Ven aquí."
Me acurruqué a su lado y chillé cuando él me empujó a su regazo. "El bebé-"
"Está bien. Tengo un regazo los bastante amplio para los dos. Solo te necesito cerca. La última
semana en el hospital ... Extrañé estar cerca de ti.
Sabía a qué se refería. Había estado a mi lado, constantemente, pero no habíamos podido
relajarnos el uno con el otro. Abrazo. Apoyé mi cabeza sobre su hombro y descansé mi mano
sobre su estómago. "¿Crees que mañana podremos cambiar al bebé?"
"No sé sobre mañana, pero quizás pronto. Loshka, ¿estás seguro de que quieres cargar al bebé?
Estoy dispuesto a llevar al bebé a término. No me di cuenta del agotamiento constante que esto
suponía para tu energía, o lo doloroso que era. Me duelen las articulaciones. Mis piernas están
hinchadas. No puedo decidir si me muero de hambre o si la idea de la comida es repugnante.
Realmente no necesitas pasar por esto, pareja ".
Cada cosa negativa que enumeró era cierta, pero solo me hizo desear tener a nuestro hijo dentro
de mí una vez más.
"Estoy seguro."
Malik me miró con incredulidad. "¿No lo dices solo porque me estoy quejando?"
Sonreí y sacudí la cabeza, pasando mis dedos sobre su costura de embarazo. Se había vuelto a
cerrar después de la transferencia, manteniendo a nuestro bebé protegido por dentro. "No sé
cómo explicarlo realmente. No es una situación en la que me haya imaginado, pero me siento
impulsado a ser el que cargue a nuestro bebé. Como si este fuera mi propósito de ser ". Dudé.
Malik casi había perforado un agujero en la roca la última vez que había tratado de explicar las
enseñanzas de la Gloria que me habían vuelto loco. "Sé que no te gusta que hable de mis
creencias, pero creo que este es mi verdadero camino hacia la gloria".
Malik volvió la cara hacia él. "No es que me importen tus creencias, pareja. Es que no me gusta
la forma en que te hacen pensar que no vales nada como lo eres ahora. No creo que necesites
ganar ninguna gloria. Eres glorioso tal como eres.
Me mordí el labio. Lo que estaba a punto de decir era herejía, pero se sentía más cierto que
cualquier otra cosa en mi vida. "Si soy suficiente para ti, entonces no necesito nada más".
Presionamos nuestras frentes juntas, y eso fue de alguna manera tan íntimo como todo el tiempo
que pasamos desnudos en nuestra cama.

THE SMALL BOX THE MEDIC, Aisja, had set next to Malik seemed almost magical with the number
of tools and screens she pulled from it’s perfectly compact organization. She ran a scanner over
Malik’s pouch, and I snuck behind her to look at the screen. The image reminded me of lava, all
oranges and deep reds with occasional shadowy hints of black. The image settled and then froze.
La pequeña caja que el médico, Aisja, había colocado al lado de Malik parecía casi mágica con la
cantidad de herramientas y pantallas que sacó de su organización perfectamente compacta. Pasó
un escáner sobre la bolsa de Malik, y me colé detrás de ella para mirar la pantalla. La imagen me
recordó a la lava, a todos los naranjas y rojos profundos con ocasionales matices negros. La
imagen se asentó y luego se congeló.
"Es eso ..." Señalé vacilante a la pantalla. Estaba bastante seguro de que vi piernas ... cuatro de
ellas. Y una cola ... ¿Mi bebé iba a nacer con una cola? Ni siquiera había pensado preguntar si
debería esperar alguna diferencia fisiológica para nuestro bebé. Los Asraf eran lo
suficientemente humanoides en la naturaleza, si ignoraban las escamas, su sistema reproductivo
y las impresionantes diferencias en los genitales ...
De acuerdo, había suficientes diferencias que debería haber preguntado.
"Así es. ¡Ahí está tu bebé! Puedes ver los bordes del saco protector aquí. Aisja señaló una forma
oblonga amarilla brillante. "Y la cola vestigial, que es apropiada para esta etapa de desarrollo".
"¿Entonces el bebé no tendrá cola para siempre?"
Ella se rio sorprendida. "De ningún modo. La cola desaparecerá a la mitad del desarrollo del feto
".
Miré a Malik, a pesar de que no había dicho nada. Podía sentir su diversión. "Para ser claros,
amaré a nuestro bebé pase lo que pase. Incluso con una cola.
"Nunca creí lo contrario".
Aisja guardó el escáner, y volvió a caber en su caja con tanta claridad como todo lo demás.
"¿Entonces entiendo que estás interesado en transferir el saco de regreso a Loshka?"
Asentí ansiosamente.
"Bueno, hagamos que ustedes dos cambien de lugar y veremos cómo les va. Malik presentó los
informes de Girrs sobre el incidente y la recuperación. Es una lástima que no tengamos una línea
base de marcadores de salud para comparar su especie, pero ¿tal vez nos dejaría hacer algunas
pruebas una vez que nazca el bebé? Eso nos ayudará a tratarlo en el futuro, si surge algún
problema ”.
"Por supuesto." Me instalé en el lugar de Malik en el sofá y Aisja tomó mi mano y presionó un
tipo diferente de escáner en mi dedo más largo. Una leve picadura, y luego la máquina comenzó
a pitar mientras ejecutaba sus pruebas.
Ella escaneó la lectura mientras informaba sus hallazgos. "¿Has estado bebiendo jarzka?"
"Tan a menudo como cuando llevaba al niño".
"Excelente." Esperó a que la máquina señalara que había completado todas sus pruebas y se
tomó otro momento para revisar sus hallazgos. "Por lo que puedo decir, no hay ninguna razón
por la que no podamos devolverte el niño. ¿Te gustaría hacer eso ahora, o programar otra visita?
"¿Podemos hacerlo ahora?" Mis dedos se movieron hacia el dobladillo de mi camisa, listos para
estar un paso más cerca de tener a mi bebé de regreso donde se sentía bien. "¿Tenemos que ir a
una oficina o ..."
"Oh no. Podemos completar el procedimiento aquí mismo. Solo tengo que preparar algunas
cosas ... Malik, ¿por qué no te sientas al lado de tu pareja? "
Malik se acomodó a mi lado y me apretó la mano. "¿Estás nervioso?"
"¿Nervioso? Ni siquiera había pensado en estar nervioso. Solo estoy emocionado ".
Malik dejó escapar un largo suspiro, acariciando su estómago todo el tiempo. "Me siento tan
egoísta por dejarte hacer esto, pero también estoy extremadamente listo para entregar los
deberes".
“Todos tenemos nuestras fortalezas. Esto no es uno de los tuyos —bromeé.
"Si ambos están listos, quítense las camisas".
Aisja se puso un par de guantes protectores y extendió un gel verde oscuro sobre nuestras
costuras del embarazo. "Esto funciona como un antiséptico y una señal biológica para que su
cuerpo prepare la costura".
El gel tenía un fuerte aroma que me picaba la nariz. Si se parecía a las soluciones que usaron los
médicos en la Alianza Central, la fuerza era la astringente. "¿Te molesta que pregunte ...
claramente no siempre tenías un gel para esto, verdad? Quiero decir, la evolución no depende de
factores externos, ¿verdad? ¿Cómo preparó el antiguo Asraf sus cuerpos para abrir sus costuras
de embarazo?
"Escupían", dijo Aisja. Ante mi mirada de incredulidad, ella asintió con énfasis. "De verdad. Hay
una hormona producida entre una pareja apareada durante el embarazo que se excreta
principalmente a través de la saliva. Si las parejas necesitaran cambiar los roles, se lamerían las
costuras de los demás hasta que se abrieran y luego transferirían el saco ".
Me estremecí. "No me malinterpretes, Malik. Me gusta lamerte, pero ... no así.
"No estás solo en ese sentimiento". Aisja sacó una pequeña botella y la destapó, pero la dejó al
lado de su caja mágica. "Y es por eso que alguien inventó el gel. Y es mucho más higiénico y
seguro de esta manera ". Ella pasó su dedo sobre la piel debajo de la costura de mi embarazo, y
la costura se abrió suavemente. "Parece que estás listo. ¿Qué tal ... Malik también está listo? De
acuerdo, esto se verá un poco extraño, así que siéntanse libres de mirar con añoranza a los ojos
del otro o lo que sea si necesitan una distracción ".
Resoplé un poco y Aisja me señaló con el dedo. "Y haz tu mejor esfuerzo para no moverte".
Sacó dos objetos blancos y planos que se desplegaron en una cuña curva y abierta. Sacó mi
solapa de embarazo y metió la cuña, manteniendo abierta mi bolsa.
Fue tan extraño ver mi piel abrirse de esa manera. El interior de la bolsa se parecía mucho a la
piel del interior de mi labio. Estaba mojado y rosa oscuro, y pude ver las venas corriendo por mi
piel.
Aisja hizo lo mismo con Malik, y luego metió la mano en su bolsa y sacó un pequeño saco
blanco que encajaba perfectamente en la palma de su mano.
"Wow", susurré.
"Nunca me canso de esta parte", dijo Aisja. "Puedes mirar por un momento, pero cuanto más
rápido tengamos a este pequeño escondido dentro de ti, más seguro estará".
Levantó el saco para que pudiera verlo más de cerca. No era completamente blanco, tenía el
brillo iridiscente más ligero, casi como una perla, un tipo de piedra preciosa que Lord Che Pa
había apreciado.
"A medida que el bebé crece, el saco crece con él, se estira y adelgaza hasta que es casi
transparente, justo antes del nacimiento". Aisja bajó el saco lentamente y con cuidado lo metió en
mi bolsa. Luego, rápidamente quitó la cuña y agarró la botella que había abierto antes,
extendiendo una fina crema azul sobre mi costura. Entonces ella hizo lo mismo con Malik. "Eso
ayudará a que las costuras sellen rápidamente de nuevo".
"¿Eso es?" Miré a Malik con sorpresa. Ya se veía más feliz.
"Eso es. Relativamente simple, ¿no? "
"No hay nada en tener crías que sea simple para las mujeres de mi raza", dije.
"Una razón más para ser feliz, soy un Asraf, entonces", dijo Malik.
Aisja sonrió. "No dude en avisar a mi kif si necesita más ayuda".
Malik cerró la puerta detrás de ella, cuando se acomodó la razón de sentir a mi hijo dentro de mí.
"¿Es todo lo que recuerdas?" Malik preguntó con una expresión de incredulidad. Pobre Malik,
obviamente había estado ocultando algunas de sus quejas.
"Mejor." Sentía que mi estómago tenía una ligera presión, y la piel debajo de la costura de mi
embarazo parecía estirarse un poco más.
Malik me tiró de su regazo. "No puedo creer la pareja perfecta que tengo. Eres la persona más
amable y generosa que conozco. Solo prométeme una cosa, Loshka. Si comienzas a sentirse
enfermo, no intentes avanzar hasta el final del embarazo solo porque sientas que debería o
porque no me gusta gestar a nuestro hijo. Mantener a los dos a salvo es mi prioridad número uno.
Puse su mano sobre mi vientre y envolví mis dedos con los suyos. "Esa es mi prioridad número
uno también, pareja. Sé que te preocupa que me sacrifique a mí mismo y a mis necesidades por
tu bien, pero no sacrificaré a nuestro hijo ".
Malik no dijo nada, y levanté la vista para ver una expresión brillante y asombrosa en su rostro.
"¿Qué? ¿Qué es?"
"Esa es la primera vez que me llamas pareja. Como si fuera un término cariñoso, no un papel o
un título ".
Descansé mi mejilla contra su hombro. “Eres mi compañero. Mi amado. Mi protector No eres mi
maestro ni mi amo. Me has enseñado lo que es ser yo. Y ni siquiera sabía que eso era posible ".
Malik acarició mi mejilla con una mano. "¿Compañero?"
"¿Hmm?"
"Te quiero."
Mi respiración se detuvo por un momento. No había escuchado a ningún Asraf decir esas
palabras antes. Pensé que el amor podría no ser un concepto en su cultura, dada su falta de
cortejo y elección con la estructura y el énfasis que su sociedad puso en encontrar una pareja
destinada.
No me había preocupado, porque no me habían enseñado a esperar amor, y ciertamente a no
darlo. Podría producir un mimetismo de amor, si me lo hubieran pedido. Pero una ninesa no
amaba. Una ninesa servía. Estaba a punto de agregar otra herejía a mi lista.
"Yo también te quiero.
10
MALIK

Colgué un arándano seco frente a los bonitos labios rosados de Loshka. Cuando me los abrió, tiré
la baya hacia atrás y me la metí en la boca.
"Y aquí creí que eras un compañero amable y afectuoso", bromeó Loshka.
Alcancé otro puñado, metiendo el primero en su boca con una risa baja.
Loshka masticó mientras sonreía. "Eso es más como eso".
Rahim disminuyó la velocidad al pasar. ¿Cuál de ustedes lleva al niño otra vez? No puedo decir
cuál de ustedes tiene una excusa para ser tan asquerosamente dulce ".
Gruñí, reprimiendo mi impulso inicial de arrojarle las bayas, pero solo porque era comida que
podía darle a mi pareja. Fazil sacó la pierna cuando Rahim lo pasó, causando que el hombre se
tambaleara hacia adelante. Se enderezó, gruñendo mientras Samun y Fazil se reían.
Los labios de Loshka se levantaron y tuve que recuperar el aliento. Me encantaban sus sonrisas.
Pero antes de que la expresión pudiera formarse por completo, Jagher y Trip irrumpieron por la
puerta. Mientras lo hacían, podía escuchar más gritos fuera de nuestra habitación. Me puse de
pie, alcanzando mi cinturón de armas con una mano y la mano de Loshka con la otra. "¿Qué es?"
“Extranjeros. Están esperando en las estribaciones, pero expresaron a los guardias que no se
quedarían durante mucho tiempo. Los guardias reportaron aproximadamente cincuenta soldados
entrenados, todos fuertemente armados.
Nuestra gente tenía pocos enemigos. Los Screamers representaban la mayor amenaza para
nuestra vida cotidiana, y tenía pocas dudas sobre quiénes eran los extranjeros y menos para
explicar por qué Jagher y Trip se habían apresurado a decirme.
Trip se aclaró la garganta. "Exigen al ninesa".

“Mi amo no cederá, pareja. No se apresura a actuar, pero es minucioso ”. Loshka se aferró a mi
brazo, arrastrando los talones contra la piedra.
Mis gruñidos no habían cesado desde que Trip había transmitido los mensajes. Mis escamas
temblaron. “No es tu amo, Loshka. Solía serlo. No tiene derecho sobre ti. Deberías quedarte
aquí, dónde estás seguro.
"No sin ti. A donde tú vayas yo voy." Loshka tiró más fuerte y me detuve. Mi kif nos rodeó como
una piedra que desvía el río de Asraf que nos rodea. "Soy todo tuyo. Si Lord Che Pa pregunta por
mí, no es para verificar mi bienestar. Ahora sé, mejor que nunca antes, que Lord Che Pa no sentía
nada por mí, ni siquiera cuando se trataba de mi papel sagrado como ninesa. Es tenaz y cruel y ...
Loshka respiró hondo y tembloroso. El hecho de que él trató de contener sus lágrimas amenazó
tan ferozmente con partirme en dos. “Quiero transferirte a nuestro bebé. Dijiste que podía,
cuando quisiera.
Mis escamas se sacudieron tan fuerte que ahogaron mi gruñido de protesta. "Te dije si alguna vez
te sentías enfermo o si el embarazo era demasiado". Estaba de pie cara a cara, nariz con nariz con
mi compañero y podría haber estado enojado si no estuviera tan orgulloso de su capacidad de
recuperación. “No dije si tienes miedo por tu vida. Eres mío. Te protegeré." Reclamé su boca,
afirmando mi dominio en cada mordisco y lamida. Detuve el beso tan abruptamente como lo
había comenzado. "Tu seguridad, la seguridad de nuestro hijo, sacrificaré todo lo demás si debo
hacerlo. Cuando salgamos, si no te quedas aquí donde es seguro, Loshka, quédate a mi lado. No
importa qué. ¿Lo entiendes?"
Loshka asintió mientras limpiaba sus lágrimas. "Entiendo."
Nos unimos a la multitud de kifs guerreros, todos habían sido llamados para enfrentar a los
intrusos, y salimos de nuestra aldea subterránea, lejos de la protección de la torre del volcán en el
centro de Asra, hacia la superficie para encontrarnos con Lord Che Pa. estaba de pie al frente de
su séquito, su guardia armada era más cercana a setenta y cinco que a los cincuenta que los
guardias habían informado inicialmente.
"Soy Malik ab’Tarus de Asra. ¿Qué le trae hasta aquí?" Hablé lo suficientemente alto como para
ser escuchado por todos.
Che Pa dio un paso adelante. Su piel era pálida y lechosa, su larga melena naranja de cabello
trenzado y atado, cayendo hasta su cintura. Sonrió de una manera que decía que había vivido una
vida donde se habían cumplido todos sus caprichos. “No es asunto, de verdad. Simplemente
estoy aquí para recuperar mis bienes ".
Samun se acercó a mi cintura el momento antes de que me lanzara hacia adelante, evitando que
rompiera la sonrisa boba de Che Pa. "¿Qué bienes?"
"Creo que me entiendes completamente. Ser ab’Tarus. El ninesa a tu lado fue entrenado en mi
propiedad, usando mi dinero. Me perteneció hasta el día en que fue entregado a un socio
comercial como un regalo por cumplir los términos de un contrato. Ese contrato aún no se ha
cumplido, pero no veo qué incentivo tiene mi asociado cuando le roban su regalo ”.
Cada palabra que dijo el hombre solo me enfureció aún más. Mis escalas resonaron tan fuerte
que el ruido agudo resonó débilmente contra las rocas irregulares detrás de nosotros. "No me
importa tu contrato, ni me importa el dinero que gastaste lavando el cerebro a mi pareja".
Che Pa se rió tanto que tuvo que sacar un pañuelo del bolsillo para secarse las lágrimas. "¿Tu
compañero? ¿Esa palabra significa lo que creo que significa? Miró a la izquierda y luego a la
derecha, como si compartiera el momento de ligereza con los soldados. “Un Ninesa no puede ser
un compañero. No son una persona, como tú y yo. Son objetos que deberían sentirse honrados de
pertenecer a alguien mientras estén frescos y bonitos, y sean útiles ".
Me moví sin pensar. Tan rápido como el rayo que indicaba que había encontrado a mi
compañero, maniobé hábilmente alrededor de todos los obstáculos que quedaban entre mí y el
Che Pa. Vería el final de mi espada, pero no antes de que le valiera la pena. Loshka gritó algo,
pero estaba viendo cómo cambiaba la cara del señorito, evolucionando de alguien que creía que
no le importaba a un hombre que se daba cuenta de que la muerte estaba sobre él.
A centímetros de mi objetivo, mi impulso hacia adelante se detuvo con tanta fuerza, mi masa se
sacudió contra los brazos alrededor de mi cuello y pecho. Luché, sin importarme quién era el que
me retenía. Entonces me di cuenta de lo que Loshka había estado gritando: "¡No, no, detenlo!"
Alcé la vista para encontrar a Lord Che Pa detrás de dos filas de hombres, con sus armas
desenfundadas, entrenadas en mí. Si me hubiera acercado, habrían disparado.
"Lo siento hermano", dijo Samun en mi oído. "Si te hubiera permitido atacar, habría sido tu
último acto".
La ligera palmada del paso familiar de Loshka se nos acercó. Me aparté del agarre de Samun,
levantando mi brazo para permitir que Loshka se deslizara debajo. Lo hizo, envolviendo sus
brazos alrededor de mi cintura. Si no pudiéramos pelear, tendríamos que correr. No me gustaba
la idea de dejar mi kif, pero no podía pedirles que atraviesen las tierras salvajes como fugitivos.
"Si-si puedo interponerme", tartamudeó Trip, dando un paso adelante.
"¿Quien es este?" Che Pa hizo un gesto con la mano hacia Trip con un suspiro. "¿Otro de los
'compañeros' del ninesa?"
"Soy el hermano de kif de Malik ab’Tarus", Trip ab’Ulat. Si entiendo la situación correctamente,
su principal problema es la pérdida de un activo, ¿correcto? Loshka, el ninesa, ¿no ha violado
ninguna ley? ¿No se trata de un problema judicial, sino financiero? "
No podría decir que disfruté al escuchar que mi compañero era un activo, pero confiaba en Trip
lo suficiente como para permanecer en silencio.
“¿Tienes alguna idea del valor de un ninesa bien entrenado? Más de lo que vale tu pueblo, estoy
seguro. Che Pa se inclinó alrededor de Trip para mirarme a los ojos. "Si no te das cuenta de lo
bien entrenado que está, el ninesa se está refrenando".
"Pero el ninesa no ha cometido ningún delito, ¿verdad?" Repitió Trip.
“¿Se puede culpar a un cuchillo por la herida que causa? ¿O joyas para encontrar el camino hacia
la posesión de un ladrón? No. Estaría en mi derecho de presentar cargos contra Ser ab’Tarus ".
Gruñí pero luego sentí un pequeño pellizco en el estómago. Miré hacia abajo para ver a Loshka
sacudiendo la cabeza. Confié en él lo suficiente como para permanecer en silencio también.
"Eso sería cierto si también fuéramos miembros de la Alianza Central", dijo Trip. "Tal como está,
sería un proceso muy difícil y largo si intentara presentar demandas legales contra Malik
ab’Tarus".
"Lo cual no tengo intención de hacer". Che Pa hizo un gesto a sus hombres armados, un
impaciente movimiento de sus flacas muñecas. "Ya ves, que no eres parte de la Alianza Central
funciona a mi favor". Tendría la misma dificultad para presentar un reclamo legal contra mí, y
seamos muy claros, la Alianza Central tiene poco interés en las soluciones primitivas a las que
debemos recurrir para tratar con planetas atrasados como el suyo ”.
"Morirías en el intento," gruñí.
Trip me indicó que me callara. Cuanto más tiempo seguía hablando ese pedazo de estiércol de
lagarto de roca, más difícil me resultaba cumplir.
“El ninesa era parte de un intercambio, ¿sí? ¿Qué pasa si alcanzas un nuevo acuerdo comercial?
Entiendo que lo ve como una gran inversión, una que no permitirá que se desperdicie. No puedo
presumir que estaríamos cerca de poder brindarte el mismo servicio que le pediste a los
Screamers ", expresó la expresión de Trip," pero sé que el Sha Du controla una flota
considerable. Tal como sé, tienes la mayor fuerza espacial en la galaxia. Tenemos recursos que
podrían valer el valor del ninesa ".
La frente del Che Pa brillaba de sudor. "No desperdicies más de tus intrigas conmigo, serpiente".
Más de un Asraf gruñó ante el término. El traductor del señor Sha Du, como el de Loshka,
hablaba asra para que todos pudieran entenderlo. “Hablas del obsilium. Esa es la única razón por
la que a alguien en la galaxia le importa un bledo Asraf. Excepto a mí. ¿Sabes lo que le pedí al
maestro del ninesa? " No me miró cuando dijo eso, pero sentí la punta puntiaguda como él
pretendía. "A uno de ustedes. Vivo. Muy pocos saben lo poderosos que sois ... vuestra capacidad
para soportar el calor extremo es solo el comienzo. ¿Sabes cuántas otras especies en nuestra
galaxia pueden cambiar el ADN de otro? ¿Vuestros poderes curativos? ¿Has empezado a
entender cómo funciona eso? Felizmente cambiaría al ninesa por un espécimen de Asraf,
dispuesto o no. ¿Alguno de ustedes sería voluntario? ¿O entregar voluntario a otra persona?
"Eso está fuera de discusión", Trip respondió por mí. Si hubiera podido hablar a través de mi
furia, habría sido mucho menos educado.
Che Pa se encogió de hombros. "Me lo imaginé. Sin embargo, su oferta de obsilium es intrigante.
Pero las ventas están fuertemente reguladas. Los Sha Du hemod alcanzado nuestra cuota para el
trimestre. A menos que creas que puedes infringir esa regla ...
"¿Cuánto necesitarías para ver pagadas tus deudas?" Trip preguntó.
Lord Che Pa se rascó la barbilla. “¿Ver las deudas pagadas? No solo el precio de la capacitación
y el alojamiento, sino también la pérdida de los bienes, y mi forma en que esos bienes
sobresalieron durante el entrenamiento, ¿ya no recibiré de mi asociado? Cincuenta barriles.
Los jadeos resonaron entre la multitud que nos rodeaba. Cincuenta barriles eran más de lo que un
kif recibía en un año. Era más de lo que recibían diez kifs. Una orden como esa no podría
cumplirse sin el acuerdo de muchas familias, todos los que tendrían que resignarse a un año sin
los ingresos que venta de su obsilium proporcionaría.
Mi mano se levantó cuando Loshka intentó liberar su mano. Se alejó de mí, las lágrimas llenaron
sus ojos mientras se acercaba a Lord Che Pa.
"Compañero", gruñí.
"Es demasiado", susurró Loshka. “Los kifs morirán de hambre. Nada vale eso ".
Agarré su nuca, sus suaves mechones me hicieron cosquillas en los nudillos. "Lo vales. Tú vales
todo ".
Loshka sonrió, pero la expresión no me trajo alegría. Fue una mirada llena de tristeza. "Para ti."
Loshka sonrió, pero la expresión no me trajo alegría. Fue una mirada llena de tristeza. "Para ti."
Aparté mi mirada de mi compañero, desesperado por mirar cualquier cosa menos su tristeza.
Encontré la cara de Trip. Él asintió.
"Dé tiempo a nuestra gente para discutir sus demandas". Alcé a Loshka mientras volvía a nuestra
montaña. Me picaba el cuello al darle la espalda al Che Pa. "Llamo a un consejo de fuego", le
grité a mi gente.
“Sería estúpido permitir que me dejes de ver. Si tiene que tomar una decisión, se tomará aquí, en
estas estribaciones ”. Che Pa tenía una de esas voces que empeoraba con el tiempo. Encontré
cosas nuevas que odiar con cada palabra. Un rugido gigante resonó sobre las tierras abandonadas
y un barco liso y elegante aceleró sobre las dunas y se cernió sobre nosotros, bloqueando el sol.
El barco era tan grande como la caverna central de nuestro pueblo. “Si intentas alejarlo,
condenarás a toda tu gente. Mi nave está fuertemente armada y podría derretir este lado de tu
montaña en vidrio.
Le di una mirada fulminante. ¿Pensaba que comprendíamos toda la raza Asraf? Esa era una
ilusión útil, si es así, pero su ignorancia era espantosa.
"No tenemos intención de correr", dijo Trip. "Pero usted y sus hombres permanecerán donde
están mientras hacemos nuestras deliberaciones".
Nuestra gente ya se alejaba de los extranjeros. Varios corredores volvieron corriendo a la aldea
para llamar al consejo de fuego. Lentamente al principio, los aldeanos llegaron afuera y luego
una avalancha de personas. Dos kifs de construcción rápidamente construyeron un estrado con
un pozo de fuego portátil colocado en su centro. El resto del pueblo se sentó alrededor del
estrado, organizado por kifs. Mi kif permaneció de pie, a excepción de Loshka, que estaba
sentada en una silla que había puesto a nuestro lado.
Hasula, la líder del kif de gobierno más antiguo de la aldea, subió las escaleras del estrado y
levantó los brazos para llamar la atención. Los otros miembros de su kif vinieron detrás de ella,
encendieron rápidamente el fuego y luego se sentaron en un semicírculo alrededor del borde del
estrado. La voz de Hasula tembló con la edad, pero sonó claramente sobre la multitud. “Uno de
los nuestros ha llamado un consejo de fuego. Escucharemos sus palabras.
Mis escalas se negaron a calmarse, sabiendo que los resultados de esta discusión afectarían toda
mi vida. Subí las escaleras y me enfrenté a mi pueblo. “Muchos celebraron conmigo cuando
encontré a mi compañero, Loshka. Es un extranjero, nacido en una situación que la mayoría de
nosotros difícilmente podríamos entender. Fue esclavizado por un hombre llamado Che Pa del
Sha Do. Ese hombre espera nuestra decisión ahora. Quiere robarme a mi compañero, el portador
de mi hijo. Si no lo entregamos, amenaza con destruir nuestra aldea ". Los ojos se alzaron hacia
el barco que acechaba sobre Che Pa y su gente.
"He leído sobre el Sha Du". Sansa habló a la multitud. “Son ricos y poderosos, y uno de los
mayores compradores de obsilium. No podemos permitirnos hacernos enemigos de ellos ".
Sansa no estaba equivocada.
“Ha ofrecido otra solución. Liberará su reclamo a Loshka si le damos cincuenta barriles de
obsilium. Un jadeo hizo eco a través de la multitud, y mi corazón se hundió. ¿Qué haría si me
dijeran que no? ¿Sacrificaría mi pueblo por mi pareja y mi hijo? “Sé mi respuesta, pero esa es
una fortuna que no tengo. No puedo entregarle al Che Pa cincuenta barriles sin el acuerdo de la
aldea. Sé lo que eso significará para nuestro pueblo. Sé las dificultades que causaría a vuestras
familias. Eso no es algo que doy por sentado. Pero por mi bien, y por el bien de mi hijo y
compañero, os pido que aceptéis su demanda.
Nadie respondió, nadie ofreció palabras de aliento. Nadie me miró.
"Está bien, Malik. Has hecho todo lo que puedes ", susurró Loshka, y aunque habló en voz baja,
fue la voz más alta que escuché desde que me dirigí a mi gente.
"No está bien, amigo". Miré cada cara frente a mí. “Todavía no le hemos dado a mi gente la
oportunidad de votar. ¿No crees que es lo menos que pueden hacer? " Si iban a condenar a mi
compañero a la esclavitud nuevamente, al menos podrían mirarnos a los ojos mientras lo hacían.
11
LOSHKA

Estaba de pie al borde del estrado, preguntándome si debería unirme a Malik donde todos
pudieran verme. Había jurado quedarme a su lado, pero tal vez alejarme era una amabilidad. La
mandíbula de Malik estaba apretada y sus ojos duros. ¿Nos darían suficiente tiempo para
transferir al bebé antes de que me enviaran con Lord Che Pa? Tenían que hacerlo. Nuestro hijo
era uno de los suyos. ¿Seguramente no condenarían a un niño nonato?
"Se requiere más discusión, joven Malik", dijo el digno mayor Doman. “Has declarado la
situación y las consecuencias. Has presentado tu solicitud. Debes permitir que otros tengan
tiempo para pensar y hablar antes de solicitar el voto. Esta no es una decisión que se deba tomar
apresuradamente. O rogamos a nuestra gente por el bien de una vida, o sacrificamos una vida por
el bien de nuestra gente. No puedes esperar que sea una decisión rápida ".
Malik inclinó la cabeza con deferencia, pero sus hombros aún estaban altos y apretados.
"Loshka, compañero elegido de Malik, ¿no te unirás a él?"
Rahim tomó mi mano mientras subía las estrechas escaleras hacia el estrado y tomé mi lugar al
lado de Malik. Me agarró la mano y me dio una sonrisa sombría. "Hasula será justa", murmuró.
"¿Pero no crees que la aldea renunciará a su obsilium?" Susurré.
Malik sacudió brevemente la cabeza. “Sabía que estaba pidiendo mucho, pero esperaba ... puedo
ver la respuesta en sus ojos. La forma en que no nos miran. Si no nos ven, pueden fingir que
estamos hablando de sacrificar una roca, no una persona ".
Quería envolver a Malik en mis brazos y aferrarme a él con tanta fuerza que nadie podría
separarnos. Sabía cómo era ser visto como igual a una roca toda la vida, solo para encontrar a
alguien que te veía como persona. Incluso si esto terminaba mal y me veía obligado a volver con
Lord Che Pa, nadie podría quitarme eso. Era una persona, porque Malik me había hecho una.
Un hombre bajo con escamas de punta naranja se subió al estrado entre Hasula y nosotros.
Hasula asintió con la cabeza. "Jokata ab’Shur, los fuegos escucharían tus palabras".
Jokata miró al pozo de fuego en lugar de mirarnos a los ojos. “El extranjero no es uno de
nosotros. ¿Por qué deberíamos tomar comida de la boca de nuestros hijos para salvar la suya?
La mano de Malik se apretó alrededor de la mía. Jokata agarró un trozo de madera al lado del
pozo de fuego y lo arrojó.
Hasula asintió con la cabeza. "Los incendios han escuchado tus palabras".
Una mujer se acercó a continuación. "Maliam ir’Epsep, los incendios escucharían tus palabras".
Maliam frotó sus manos contra los costados de sus pantalones, sus dedos temblaron, sus hombros
encorvados. “La esclavitud es degradación, y los Asraf nunca lo han apoyado antes. Darle
Loshka al señor Sha Du iría en contra de nuestros principios. Pero no podemos pagar el costo
que pide el Sha Du. Propongo que a Malik ab’Tarus y su familia se les dé la opción de abandonar
el pueblo en el exilio, sin darle al señor ninguna razón para atacarnos, pero también dándoles la
oportunidad de escapar de sus garras ".
"Todavía no estarían a salvo", le susurré con urgencia a Malik. "Lord Che Pa escoriaría la
montaña por principio".
"Lo sé", dijo Malik, tan silenciosamente, apretando mi mano.
Maliam arrojó su pedazo de madera al fuego y se retiró.
Una persona más se acercó al estrado, esta vez, alguien a quien reconocí: la madre de Strika.
"Elisya ir'Urgon, los fuegos escucharían tus palabras".
No había sido tan malo escuchar a los demás explicar por qué no creían que yo fuera digno. Pero
a medida que la madre de Strika se movía para hablar, su esposo permanecía cerca, pero a lo
largo del borde, que alguien metiera estiércol de lagartija de roca en mis oídos para evitar este
tormento.
A diferencia de los otros dos oradores, Elisya se volvió para mirarnos, tomándose un momento
para mirarnos a los ojos, y luego se volvió hacia el fuego para mirar a la multitud. “Mi hija Sansa
tenía razón sobre el Sha Du. Son una de las principales razas de la Alianza Central, y ejercen más
poder y dinero de lo que nadie necesita. Si decidieran atacar nuestra montaña, nuestra gente
sobreviviría, aunque muchos morirían, y probablemente la mayor parte de nuestra aldea. La
única ventaja que tenemos sobre ellos es que ninguna de sus razas débiles tiene la capacidad de
cosechar el obsilium. Ese es un regalo que solo Asraf tiene. Pero sin su dinero, tendríamos que
volver a una forma de vida más primitiva. No podríamos permitirnos los suplementos, la
maquinaria, los medicamentos que han hecho que nuestra gente sea más saludable y más fuerte
que sus antepasados. Y entonces debo apoyar a aquellos que rechazan la idea de desafiarlos.
Cincuenta barriles de obsilium. Esa es casi toda la cosecha de nuestro pueblo para el año. ¿Pero
somos el único pueblo? ¿No tenemos familias dispersas por la montaña? ¿Qué dolerá pedir su
ayuda? Nada más que nuestro orgullo, ¿y qué vale eso contra el peso de la vida de un hombre? Y
no cualquier hombre cualquiera. Elisya se volvió para mirarnos de nuevo. “Loshka ab’Malik
estaba con el kif de su compañero cuando entregó los restos de mi hijo. No os podéis imaginar la
sensación de tener el corazón roto, el dolor ... Se interrumpió en un sollozo, pero se recuperó un
momento después. “Loshka tiene un don. Se acercó a mí y, con unas pocas palabras y gestos
amables, recompuso las piezas de mi corazón, uniéndolas y me lo devolvió. Es un sanador de
corazones. Es un cuidador. Estos son regalos que son difíciles de cuantificar. ¿Cuánto obsilium
vale un corazón roto en comparación con un sanador? ¿Podéis ponerle precio a eso? Se volvió
hacia el fuego y recogió un trozo de madera, sosteniéndolo sobre las llamas. “Digo que Loshka
ab’Malik es uno de nosotros. Como madre que perdió a su hijo, digo que pagaría cualquier
precio por salvar a un hijo de Asraf, y digo que él es un hijo de Asraf ".
Dejó caer la leña al fuego y se volvió para detenerse desafiante sobre la multitud.
Hasula dejó sonar el silencio durante varios momentos antes de pisar tres veces el estrado,
haciendo que retumbara como un tambor. "El pueblo votará".

Los soles se habían puesto para cuando los votos se habían reunido y contado, pero nadie rompió
a comer, aunque se reunieron en grupos, hablando en voz baja. La tenue luz de la luna le daba a
la tierra un tinte azul apagado, pero la luz del fuego brillaba contra las escamas del Asraf.
Finalmente, Hasula regresó al estrado y se quedó allí sola. Malik y yo habíamos regresado al kif,
tratando de descansar, pero ahora nos quedamos en pie, esperando nuestro destino.
La presencia de Hasula en el estrado calmó las pequeñas conversaciones ... "Los fuegos de la
gente han hablado". Cruzó las manos y se volvió para mirarnos.
Incluso con el fuego iluminando su rostro, no pude leer su expresión. ¿Era esta la última
oportunidad que tenía de sostener la mano de mi compañero? ¿Debería apretarlo con fuerza,
cementando cada línea en mi mano? ¿O debería sostenerlo sin apretar, dejando que se escapese
gradualmente? Mi corazón latía con fuerza. Este no era bastante tiempo. Necesitábamos más
tiempo.
"Malik ab’Tarus. Loshka ab’Malik. ¿Aceptais la voluntad del pueblo?
Asentí, pero Malik estaba tan quieto como una piedra. Sin embargo, Hasula no esperó a que
respondiera.
“La voluntad de la aldea es esta: Loshka ab’Malik es uno de nosotros, por derecho de su
conexión de pareja, pero lo más importante, por su servicio a la aldea. Pagaremos el rescate del
señor Sha Du, porque protegemos lo nuestro ".
Lancé mis brazos alrededor de Malik, abrumado de alegría y alivio. Le tomó tiempo procesar las
palabras de Hasula, permaneciendo en su posición quiero como una roca durante un momento
antes de dejar escapar un grito silbante de victoria y darme vueltas hasta que me mareé. A
nuestro alrededor, nuestro kif gritó su entusiasmo.
Elisya empujó a Samun y Trip. Me abrazó con fuerza. "Nos habríamos ido contigo", susurró, y
cuando se apartó, fue mi lágrima la que me limpió de la mejilla. "No más de eso Loshka
ab’Malik".
Tan rápido como se habían unido, el pueblo se dispersó. Algunos sonrieron mientras pasaban,
finalmente encontraron nuestros ojos mientras ofrecían palabras de bienvenida y apoyo. Algunos,
Jokata en particular, corría por los bordes, pero eso no importaba. Los Asraf habían votado y los
disidentes eran la minoría. Había sido aceptado
Y no solo por mi compañero, sino por el pueblo. Nunca había soñado que eso fuera posible. Por
el bien de Malik, tal vez. Pero esa no fue la única razón, ni siquiera la razón principal. Me
aceptaron por lo que tenía para ofrecer. No sentía que realmente tuviera tanto que dar, pero en
ese momento, no importaba. Pensaron que tenía algo que aportar, y no decepcionaría su fe en mí.
Hasula se acercó a nosotros cuando la multitud disminuyó. “Me alegra que la voluntad del
pueblo haya sido favorable para los dos. Estoy segura de que estás agotado, pero nos gustaría
resolver el asunto con el señor Sha Du lo antes posible. ¿Deseas ser parte del proceso? Ya he
enviado algunos kifs para reunir los barriles, y soy completamente capaz de tratar con el señor
por mi cuenta, pero si necesitas el cierre ...
Malik me miró por mi respuesta. No necesitaba pensar. Sacudí mi cabeza. “Ya terminé con ese
hombre y esa parte de mi vida. Mi vida y mi propósito están aquí ahora, con mi gente. Con
nuestra gente. Enfrentarlo nuevamente no serviría de nada. Deja que tome sus bienes y nos deje
en paz.
Hasula sonrió. "Muy bien. Ahora descansen, jóvenes. Se lo merecen."
"Te acompañaré, ¿si no te importa, Hasula?" dijo Trip.
Ella asintió. "Lo hiciste bien hoy, Trip ab’Gudtra. Debo confesar que siempre me ha sorprendido
un poco que hayas elegido un kif que siguió el camino del guerrero en lugar del camino
diplomático.
Trip miró a nuestro kif con una sonrisa perezosa en sus labios. “Creo que la elección de un kif
tiene menos que ver con el trabajo que compartimos que con el vínculo que construimos. Elegí
mi kif por las personas que lo componen, y nunca tuve una razón para lamentar esa elección ”.
"Palabras sabias", dijo Hasula. "Ahora veamos a estos bastardos blandos irse de nuestro planeta,
¿de acuerdo?"
Parpadeé sorprendido por sus repentinas palabras fuertes, pero el kif me arrastró hacia la aldea.
“Fuegos, Malik. Cuando encontraste a Loshka en el medio de ese campamento de Screamer,
pensé que era lo más loco que le pasaría a nuestro kif ”, dijo Jagher. "Pero esto realmente lo llevó
a otro nivel".
"Esta será una historia que contaré en los próximos años", acordó Rahim. "Pero por contra,
perder los ingresos del pueblo para el próximo año probablemente me dificultará mucho el tener
sexo".
Fazil golpeó la parte posterior de la cabeza de Rahim. "Es un milagro que no hayas encontrado
una pareja con tu nivel de tacto y compasión".
Rahim se giró a medias ante Fazil. "No necesito tacto ni compasión. Cuando encuentre el
correcto, los fuegos me lo dirán. Hasta entonces, ¿qué hay de malo en divertirse? "
Llegamos a nuestra casa, y el agotamiento me golpeó como una ola. Me apoyé en la fuerza de
Malik, e inmediatamente comenzó a dirigirse hacia nuestra habitación. "Podemos discutir más
sobre esto mañana, pero necesitamos descansar un poco", dijo.
"Tengo algo que decir", dijo Samun en voz baja. Inmediatamente, el kif se detuvo. Si hubiera
sido cualquiera de los otros tipos, tal declaración probablemente habría sido la causa de una
broma, pero Samun siempre quería decir lo que decía. Se aclaró la garganta y cruzó los brazos.
“Me alegra que sigas con nosotros, Loshka. Elisya puso en palabras algo que sentía, pero que no
podía describir. Eres uno de nosotros. No por Malik, sino por ti. Me alegra que el pueblo haya
visto lo que nosotros vemos. Nuestro kif solo está completo contigo en él.
Contuve las lágrimas y traté de tragarme el repentino nudo en la garganta. "Gracias, Samun".
Él asintió y se volvió, habiendo dicho todo lo que tenía que decir. Samun podría no ser el que
tuviera la personalidad más compleja en el kif, pero era más profundo de lo que muchas personas
le daban crédito.
"¿Estás bien, Loshka?" Malik preguntó suavemente.
"Mejor que bien", dije, inclinándome en sus brazos. "Siento la permanencia."
12
MALIK

Aunque el camino era traicionero, observé la cara de Loshka y no nuestros pies mientras bajaba,
frotando su barriga redondeada cuando salía de la boca de la cueva. Hubiera preferido caerme y
empalarme en la abertura irregular de la cueva antes que perder un momento de asombro de
Loshka.
Había un lugar, una cosa hermosa, que le había ocultado a mi compañero hasta este momento.
Había estado guardando los flujos de lava para un momento especial. Había considerado traerlo
al nacimiento de nuestro hijo, pero me alegré de haber esperado.
Porque su rostro era cautivador.
Sonrió ante algo que Fazil dijo. Habían estado comparando recetas hacia el final de nuestra
caminata. Pero cuando llegó al final de la cueva y miró hacia afuera, su boca se estiró en una
sonrisa deslumbrante. Sus ojos se redondearon de emoción y captó mi mirada. "¿Qué es este
lugar?"
Acurrucada contra la cara oeste de Asra, la cala solo era accesible a pie a través de los túneles,
altos muros de roca que rodeaban el santuario único. Los flujos de lava aquí chocaban con la
escorrentía helada de un glaciar subterráneo creando un paraíso tropical humeante, antes de que
cada uno desapareciera de nuevo en la tierra. Fuera de la jungla, este era el único lugar para
encontrar frondosos árboles verdes, grandes flores florecientes y una colección de piscinas
termales que iban desde cálidas hasta abrasadoras.
Jagher pasó corriendo a nuestro lado, saltando y sumergiéndose en el flujo de lava más cercano
con un arco perfecto, la roca viscosa y fundida se separó más lentamente que el agua, pero aún
así se tragó su cuerpo rápidamente.
Loshka hizo un fuerte ruido de angustia y me tensé, escaneando el cielo.
"Es solo que él ... simplemente ... saltó directamente". Loshka parecía tan angustiado que lo
acerqué.
“Solo mira, amigo. Eso podría ayudarte ... Nos enfrentamos a la corriente, Loshka frente a mí, su
trasero acurrucado tan dulcemente contra mi frente.
Jagher asomó la cabeza por la lava, sus escamas oscurecidas por el calor. Sonrió, flotando
perezosamente sobre su espalda por un segundo antes de nadar de regreso a la orilla. Cuando
salió, la lava se deslizó por sus escamas, algunas volvieron a caer en la corriente mientras que
otras salpicaron contra las rocas que alineaban las corrientes, dejando marcas de quemaduras.
Levantó la vista, probablemente sintiendo nuestros ojos. "¿Qué?" Su ropa se había quemado, por
supuesto, y parecía darse cuenta de ese hecho, levantando la pierna hacia adelante y doblando los
brazos sobre la cabeza en una pose. "¿Te gusta lo que ves?"
Giré a Loshka, sosteniendo su cuerpo tembloroso contra el mío, haciendo espacio para su
creciente bulto. “Sabía que podías soportar calores más altos, pero dulce gloria que difícil era de
ver. La próxima vez que uno de vosotros decida asustarme, ¿me avisa? ¿Por favor?" Se
estremeció de nuevo, y lo conduje hacia las piscinas más frías.
Trip nos siguió, tendiendo la manta que había llevado en un parche plano. Samun se sentó de
inmediato y tomó la canasta de picnic que Fazil colocó en el centro.
"Mejor mira hacia otro lado, Loshka", anunció Rahim, sacando su camisa sobre su cabeza y
arrojándola al suelo, sacándose por completo la ropa antes de saltar en el mismo flujo que Jagher.
Esta vez, mi compañero sonrió tentativamente. Se relajó contra mí y yo nos jalé, sentándome
contra una roca con Loshka acurrucado entre mis piernas.
Les tomó a Jagher y Rahim dos segundos antes de que estuvieran en competencia, ambos
alegando que podían contener la respiración por debajo de la capa más larga.
"Samun, eres de confianza. Cronométramos —gritó Jagher.
Samun se apoyó contra una roca con los ojos cerrados. "Solo si puedo hacerlo desde aquí, sin
moverme".
"¡Fazil!" Rahim lanzó una bola de lava a su kifmate. Chisporroteó contra su camisa,
prendiéndole fuego.
"¿Qué?" Fazil se quitó la camisa, sus profundas escamas azules brillaban a la luz del sol.
"¡Tiempo de nosotros!" Rahim y Jagher dijeron al mismo tiempo, ambos desapareciendo bajo la
superficie en un remolino naranja.
Fazil sacó tierra de debajo de una de sus uñas y la sacudió cuando Rahim y Jagher salieron a la
superficie.
"¿Cuánto tiempo?"
"Diez segundos", respondió Fazil sin perder el ritmo.
"¿Diez segundos?" La cara de Rahim se torció en una expresión de duda. “Se sintió más tiempo”.
“No, mejor inténtalo de nuevo. ¡Vamos! ¡Vamos! ¡Vamos!"
Los lo compañeros de kif se hundieron debajo de la superficie por segunda vez, haciendo reír a
Samun. "Eres malo, pero divertido, Fazil".
Fazil se encogió de hombros.
"¿Tienes hambre, amigo?" Metí la mano en la cesta, sacando las carnes secas, pero Loshka
sacudió la cabeza. Agarré las bayas en su lugar, pero Loshka giró su mitad superior y se inclinó.
"No tengo hambre de comida", susurró. Me puse de pie en un momento, levantando a Loshka en
mis brazos mientras lo llevaba a una de las piscinas más frías.
"Mejor nos quitamos la ropa", murmuré. "No quiero que se moje". Me quité la ropa y luego la de
Loshka, arrojándolas en algún lugar cerca de la manta antes de llevar a Loshka al agua humeante.
Sus piernas envolvieron mi cintura, enganchando sus talones en mis caderas mientras sus brazos
rodeaban mi cuello. El agua tibia lamió nuestra piel, haciendo que Loshka gimiera de una
manera que casi me hizo sentir celoso cuando salimos al centro de la piscina. Podría llegar al
fondo, pero si soltaba a Loshka, tendría que nadar.
"Hacer que hagas esos ruidos es mi trabajo". Mordisqueé su lóbulo de la oreja y él chirrió.
Cuando el agua aflojó sus músculos tensos, masajeé su espalda baja, recordando prestar especial
atención a la base de su columna vertebral. Ese era el lugar donde más me dolía durante los
pocos días que gesté a nuestro hijo. Loshka gimió, sus ojos se cerraron cuando presionó su rostro
contra mi pecho.
"Esto es la perfección", murmuró, y tuve que estar de acuerdo. Estábamos juntos, Loshka era un
Asraf oficialmente, y nuestro bebé nacería cualquier día. Después del incidente con el señor Sha
Du, Loshka había interactuado más abiertamente con nuestra gente. Cada día, descubría más
sobre quién era y qué tipo de cosas prefería.
Deslicé mis manos por la curva redondeada de su trasero, apoyando su peso en una mano para
poder hacerle cosquillas entre las mejillas con la otra. Pasé sobre su apretado agujero, besándolo
a tiempo para tragar su jadeo.
"¿Que tal ahora?"
Se encontró con mi mirada con ojos oscuros y necesitados. "Mejor."
Jugué con su cuerpo, sumergiendo solo la punta de mi dedo dentro de su entrada, haciendo que
Loshka se retorciera contra mí. Sin embargo, debido a su bulto embarazado, no pudo obtener la
fricción que quería.
Gimió de frustración. "Creo que hay una razón por la que estaré feliz de dar a luz".
Riendo entre dientes, busqué entre nuestros cuerpos, comprobando primero que los demás en el
kif estaban lo suficientemente distraídos. Me encantó la polla de Loshka a primera vista,
maravillándome por su diseño suave y simple. Ahora estaba duro, lo que solo hacía que
acariciarlo suavemente fuera aún más agradable. "Malik", siseó, sus ojos se movieron hacia los
otros que no nos hicieron caso.
“Tú fuiste quien me tentó, amigo. ¿Quieres que me detenga?" La pregunta era apenas lo
suficientemente fuerte como para que Loshka la escuchara y estaba a centímetros de mi cara.
"No", confesó, incitándome a golpear más rápido. Jadeó, besando mi hombro, mi clavícula y
todo mi pecho mientras hacía pequeños maullidos de desesperación.
"¿Estás seguro?" Bromeé, aumentando la frecuencia de mis golpes. Mi propia polla presionó
contra su cuerpo suave insistentemente, pero este momento era para mi compañero.
"¡Sí, pareja!" Todo su cuerpo se puso rígido y sentí los pulsos de su liberación dispararse contra
mi palma antes de desaparecer. Se desplomó contra mí y lo sostuve por largos momentos,
dejándolo caer en mis brazos. En algún momento, levantó la cabeza. "Eso fue malo", dijo,
aunque no parecía molesto por ese hecho.
“Pero es necesario. He notado lo duro que has estado trabajando ".
Loshka dio una de sus sonrisas complacidas. No requirió muchos cumplidos, pero parecía
atesorar los que le dieron.
Una figura oscura bloqueó uno de los soles y ambos miramos la silueta de Trip. "Está listo."
Loshka ladeó la cabeza hacia un lado. "¿Qué es? ¿Qué está listo? "
Las preguntas no se detuvieron durante todo el camino de regreso a la sala principal. La cascada
arrojó un cálido resplandor naranja en todo el espacio cavernoso. El pueblo esperó, con cuerdas
de lirios chamuscados tradicionales que representaban el nacimiento y la muerte alrededor y
entre cada superficie accesible. Hoy, representaron el nacimiento.
"¿Estamos teniendo una celebración?" Preguntó Loshka, mirándome.
"Lo estamos haciendo por ti". Sonreí. “Para nuestro hijo. Es nuestra tradición bendecir al bebé y
a los padres ".
Los aldeanos vitorearon al vernos. Elisya se acercó con Sansa. Cada uno presionó dos dedos
suavemente contra el estómago de Loshka y luego repitió lo mismo en mi corazón. Los otros
miembros de nuestro kif se alinearon a mi lado. Elisya se acercó a ellos, agarrando un cucharón
que colgaba de un tazón de aceite perfumado que sostenía Sansa. Llenó el cucharón, goteando el
contenido en las manos de Trip, luego Rahim y Fazil, Jagher y Samun. Cada vez, se detenía para
masajear el aceite en sus manos, deseándoles suerte y paciencia.
Cada aldeano repitió las palabras y acciones de Elisya hasta que, al final, todas las personas que
asistieron los bendijeron. Al final, Loshka y yo fuimos conducidos a dos asientos colocados en
un escenario elevado mientras los kif presentaron regalos para nuestro próximo hijo. De uno de
los kif médicos, una crema especial para aliviar el dolor de brazos y pies al transportar y
perseguir al niño. De uno de los kif comerciales, grandes mantas hechas de una tela ligera y
extraña que era suave y cálida. Otro kif de guerreros nos regaló un conjunto de bloques de
aprendizaje que podrían apilarse o usarse para enseñar.
Cuando terminó la entrega de regalos, se llevaron los regalos, lo que provocó que Loshka
preguntara qué sucedía después, mientras los demás despejaban el amplio espacio, regresando
con mantas y almohadas. "¿Qué están haciendo?"
"Después de que los padres y los familiares han sido bendecidos, todos dormimos juntos"
Los ojos de Loshka se abrieron de par en par. "Pero pensé que dijiste..."
"No es así, amigo". Agregué un gruñido juguetón. "Es un descanso simbólico, destinado a
hacernos comprender ..."
"Que pronto no dormirás mucho ", bromeó Jagher.
"Cuidado Jagher ab’Lasa, ese es tu compañero de kif. No vas a dormir tampoco ", bromeó Elysia
mientras pasaba.
Jagher cerró los labios, sus ojos se abrieron como si ese pensamiento se le hubiera ocurrido.
"No está del todo mal", le dije a Loshka, continuando con mi explicación. “Es una pequeña
broma, una pequeña ceremonia. Dormir juntos nos conecta, nos une como un pueblo. Y sí, nos
vamos a la cama temprano ahora, porque más tarde, no podremos ". Me cansaría si eso
significara tener a mi pareja y a mi hijo en mis brazos.
Para cuando terminaron, todo el piso había sido cubierto con esteras, almohadillas y catres,
mantas y almohadas. Tomamos nuestro lugar en las mantas que nuestro kif nos había
proporcionado, ya que otros hicieron lo mismo. La atención fue menor en nosotros cuando la
gente comió, habló y se rió. Algunos se acostaron de inmediato mientras que otros jugaron
juegos tranquilos. Loshka parecía contento con solo mirar, así que lo sostuve mientras el pueblo
celebraba a nuestro hijo.
13
LOSHKA

La mano de Malik se crispó en mi muslo, indicando que estaba empezando a despertar. Había
estado despierto durante un tiempo, incapaz de dormir. Cuanto más nos acercamos al día del
bebé, más común era para mí. No estaba seguro de si era porque dormir me había resultado
incómodo, lo que así había sido, o si era simplemente porque estaba ridículamente emocionado,
pero el resultado final era el mismo.
La mano de Malik repentinamente envolvió mi muslo y acarició suavemente mi cadera. "Buenos
días", murmuró.
Pasé mi mano por su cabello oscuro y erizado, mi cuerpo se relajó bajo su toque.
"¿Como te sientes?"
Froté la curva de mi estómago con mi mano libre. Se estiraba de manera extraña en el lado
derecho, luego en el izquierdo, haciéndome estremecer como un codo o dedo afilado clavado en
el hueso de la cadera. “El bebé se está moviendo mucho hoy. Más de lo habitual, creo. ¿Crees
que esto podría ser el momento?
Malik se empujó sobre un codo, parpadeando con cansancio en mi estómago desnudo. Frotó un
pulgar sobre la costura de mi embarazo. "Todavía se siente seca y apretada", dijo.
Suspire y asentí. "Probablemente solo una ilusión, entonces."
Samun gritó el nombre de Malik desde abajo, y mi gran compañero gruñó y enterró su cabeza
contra mí otra vez. "No quiero trabajar".
"¿Qué van a hacer hoy?"
“Escoltar a un grupo de Girrs al centro de la capital. No estaremos lejos. Si algo cambia, solo
tiene que llamar y volveré rápidamente. ¿Qué hay de tí? ¿Cuáles son tus planes?
"No estoy realmente seguro. Ayer, terminamos de preparar el último lote de raíces y hierbas de
los cosechadores. Si no aparece nada más urgente, probablemente limpiaremos el centro del
pueblo ". Finalmente comencé a analizar los diferentes elementos de la sociedad Asraf. Todos los
miembros se unían a un kif una vez que llegaron a la mayoría de edad, y casi siempre
permanecían con ese kif hasta su muerte, incluso cuando encontraban a su pareja. Muchos kifs
estaban especializados, como el de Malik. Guerreros, sanadores, líderes, cosechadores. Pero
algunos kifs eran más nebulosos. Como los kifs que se referían a sí mismos como cuidadores.
Parecían raramente tener un trabajo específico, pero desempeñaban varios roles dependiendo de
la temporada o simplemente de lo que la aldea necesitaba. Elisya y su hija Sansa pertenecían a
cuidadores.
Alguien volvió a llamar a Malik, pensé que tal vez era Rahim esta vez, y finalmente salió de la
cama. "Simplemente no trabajes demasiado, ¿de acuerdo?"
Me reí. "Como si Elisya me dejara". Desde que el pueblo acordó pagarle a Lord Che Pa para
poder quedarme, gracias a sus palabras, me tomó bajo su cuidado. No presumía que pensaba que
era algún tipo de reemplazo para su hijo, Strika, pero sí creí que había encontrado una manera de
aliviar su pérdida al ayudarme a encontrar mi lugar en la comunidad fuera de nuestro pequeño
kif.
"Si nuestra hija es una mujer, quizás la llamemos así por Elisya".
Jadeé de alegría. "¿Podríamos?" Era tradición de Asraf esperar para nombrar a un niño hasta que
cumpliera diez días, pero era un tema que discutíamos a menudo.
“Si se ajusta a su personalidad. Pronto lo descubriremos ".
Me encantaba como los Asraf respetaban la personalidad de los niños, incluso antes de que
nacieran.
Me removí torpemente de la cama para darle un beso a Malik antes de que se fuera durante el
día. "Estoy planeando no trabajar mucho de todos modos. Quiero ver si puedo recrear ese guiso
picante que Fazil hizo para la elección de su hermano por mi cuenta ".
"Estoy seguro de que sabrá maravilloso bien sea si lo recreas a la perfección o no".
"Adulador."
"¡Malik!" Definitivamente era Rahim, y estaba molesto.
Malik me besó una vez más. "¿Te veo esta noche? A menos que algo suceda. Entonces llámame."
"Por supuesto. Te veo esta noche."
El pequeño volteó dentro de mí otra vez y me pregunté cuándo podría sostenerlo en mis brazos.

Me limpié el sudor de la frente una vez más. Estábamos limpiando el centro del pueblo, como
había sospechado. A pesar de que la habitación estaba bien ventilada, extraía rápidamente los
gases volcánicos que emanaban de la cascada que constantemente iluminaba la caverna en un
hermoso resplandor naranja, humo y cenizas constantemente acumulados. Normalmente,
disfrutaba del trabajo, porque no se trataba del trabajo, sino de las personas con las que estaba
trabajando. En este momento, estaba adolorido, caliente y cansado.
Elisya puso una mano suave sobre mi espalda. "¿Estás listo para dejar de ser terco ahora?" Su
sonrisa era suave, pero sus ojos estaban exasperados. Había estado tratando de enviarme a casa
desde que llegué. Pero no tenía interés en rondar en nuestra casa vacía durante horas, tratando de
entretenerme. No había nada que limpiar: los miembros del kif habían hecho su misión
mantenerme sin mover un dedo, y no dejaban ni un cinturón perdido por ahí.
Me dolió la espalda y asentí con una mueca. “Quizás debería hacerlo. Necesito comenzar a
cocinar la cena de todos modos ... "
Elisya le indicó a otro miembro de su kif que les hiciera saber que me acompañaba a casa. Estaba
agradecido, aunque no le habría pedido que lo hiciera. El agotamiento acababa de caer sobre mí
y tuve que aferrarme a su brazo para lograrlo.
Me habló sobre todo y nada. Mi mente estaba demasiado lenta para procesar sus palabras, pero
su voz alegre me mantuvo poniendo un pie delante del otro hasta que llegamos a casa. Irrumpió
conmigo en lugar de dejarme en la puerta.
"Vamos a llevarte directamente a la cama", dijo.
"Pero la cena" protesté débilmente.
“Pueden hacerla de manera muy competente los demás cuando llegan a casa. Sobrevivieron
juntos durante años antes de que llegaras, Loshka. Y aunque no tengo dudas de que les ha hecho
la vida mucho más fácil, pueden arreglarse solos una noche más ".
Asentí y dejé que me acostara en la cama y se preocupara por mí durante varios minutos,
llevándome agua y bocadillos, antes de salir por la puerta en silencio. Sin embargo, no pude
dormir. Ahora sentía náuseas y no podía sentirme cómodo sin importar lo que hiciera. Intenté
acostarme a ambos lados, con y sin un cojín entre mis piernas, varios cojines entre mis piernas,
piernas abiertas, piernas juntas, todo era miserable.
El cansancio aún me pesaba, pero no podía acostarme en la cama con dolor y no hacer nada.
Realmente solo quería a Malik aquí. Podría quejarme con él, y él me envolvería en sus brazos
fuertes y cálidos y me masajearía la espalda y los pies y me haría sentir que no estaba solo.
Me había dicho que llamara si no me sentía bien ...
No. No iba a llamarlo solo porque estaba siendo un bebé. Primero me ducharía, y luego, si
todavía estaba exhausto y con dolor, llamaría al kif de Aisja y vería si tenían algún medicamento
que fuera seguro para mí y que aliviara al menos algunos de los dolores y molestias.
Desvestirse fue un proceso lento sin que nadie me ayudara. Otra cosa sobre la que le habría
gruñido a Malik. Todavía me quejé, pero no fue tan satisfactorio como cuando había alguien que
se compadeciera de mí.
Tuve que quitarme la camisa de la piel. Estaba tan sudorosa y pegajosa. Lo dejé caer al suelo,
luego comencé el proceso de moverme torpemente de mis pantalones. Ni siquiera me molestaría
en ponerme un par nuevo una vez que saliese de la ducha. Solo robaría una de las camisas de
Malik que me caería de rodillas.
El agua tibia inmediatamente alivió mi dolor, arrastrando mi suciedad por el desagüe mientras el
vapor se elevaba a mi alrededor. Me apoyé contra la cálida pared de roca y simplemente dejé que
el agua golpeara mis músculos doloridos, la energía regresó lentamente a medida que el dolor
disminuía.
Después de unos minutos, agarré una pastilla de jabón y me enjugué, lavando rápida y
suavemente mi piel sensible. Pasé la mano rápidamente sobre la costura del embarazo (siempre
cubría esa área ligeramente, porque no quería romperla accidentalmente) y me congelé. Miré
hacia abajo, pero la costura estaba oculta por mi estómago. Pensé ... ¿se había sentido un poco
más suave que esa mañana?
Volviendo a colocar el jabón en su lugar, rápidamente me enjuagué las manos para no tener
espuma y me agaché para revisar mi costura nuevamente.
No había estado imaginando cosas, ¡era más suave!
Era algo por lo que valía la pena llamar a Malik. Prácticamente me tropecé en la ducha, mis
manos jugueteando con entusiasmo en el panel de control, accidentalmente encendiendo el
espejo. Malik me había enseñado cómo hacer una llamada, pero no podía recordar los pasos. Mi
implante no funcionaba tan bien como siempre, como si mi cerebro tuviera problemas para
procesar las traducciones. Había usado el comunicador antes sin dificultad, pero había muchas
cosas que hacía fácilmente antes que ahora eran difíciles. Finalmente, la máquina emitió un
pitido tres veces, lo que indica que estaba intentando conectarse a Malik. Di dos pasos a un lado
para poder verme en el espejo. Vientre grande y redondo, estrías blancas y moradas, y la costura
del embarazo, estirada y rosa.
“¿Loshka? ¿Qué pasa? Casi estoy en casa. ¿Dónde estás?"
La voz de mi compañero estaba en alerta máxima.
"¿Ya casi estás en casa?"
“Terminamos un poco temprano. ¿Estás bien?
Corrí mis manos sobre la costura de nuevo. No estaba seguro de si eso estaba bien o no, pero
seguramente estaría bien. "¡Viene el bebé!" Exclamé
"¿Ahora?" La voz de Malik disparó varias notas. "Espera, estaré allí. ¡No te muevas! "
¿No te mueves? Sacudí la cabeza y me acerqué a nuestra cama. Me tenía que mover. No muy
lejos, pero definitivamente se requería moverme. Pero una vez que me dejé caer en la cama, eso
fue todo. Malik iba a tener que levantarme cuando llegara el momento de tener el bebé.
En cuestión de minutos, Malik subió a toda velocidad las escaleras.
"Estabas cerca", le dije, sorprendido.
"¿Estás bien? ¿Como esta el bebé?"
"Cálmate, géiser", dije, usando el nombre burlón que los chicos se llamaban cuando estaban
impacientes o ansiosos. Recordé la importancia de mantener la calma en el momento en que mi
cabeza golpeó la almohada. “La costura solo se está preparando. Todavía no está completamente
allí ". Rodé sobre mi espalda para mostrárselo.
"¿Todavía no está allí?" Malik preguntó. "¡Loshka, hay una abertura de ancho de dedo!"
"¿Qué?" Intenté salir corriendo, pero Malik me sujetó. ¡Este no era momento de estar tranquilo,
el bebé se acercaba! "Eso no estaba así cuando te llamé. qué hacemos? ¿Necesitamos llamar a los
médicos? ¿Necesito poner algo en la costura? ¿Como un gel o una loción?
Malik acarició con reverencia sus manos sobre mi cuerpo. "Ninguna de las anteriores. Por
terrible que sea, solo esperamos ".
Gruñí. "Odio esperar."
"Loshka", susurró Malik. Me detuve, incapaz de decir si esa era una voz asustada o alguna otra
voz.
"Creo que vi un par de dedos del bebé tratando de sobresalir por la abertura".
Mi aliento salió de mi pecho en un viento gigante. "Quiero ver. ¿Cómo podemos hacer que esto
funcione?
Malik terminó acercando la cama a la pared donde estaba el espejo. La distancia hacía que la
vista no fuera grandiosa, pero era mejor que nada, así que cuando una mano completa salió
repentinamente de mi abdomen, una mano verde pequeña, perfecta y escamosa, apenas podía
respirar.
"¿Cómo sabe mi cuerpo?" Extendí mis manos sobre mi estómago todavía apretado.
"Es más de lo que el bebé sabe", dijo Malik. “Se escapan del saco, se lo comen y luego
comienzan a lamer la costura. Su saliva tiene el mismo efecto que la de un adulto. Comienza a
disolver la costura.
“¿Cómo respiran? No tienen un cordón umbilical para alimentarlos con nutrientes; obtuvieron
todo lo que necesitaban del saco. ¿Pero qué pasa cuando eso se va? "
"Están bien por un rato. Creo que eso es lo que los impulsa a debilitar la costura. Tienen hambre,
necesitan respirar, no sé cómo funciona. Trip puede saberlo. No presté mucha atención durante
esas clases. No esperaba tener que saber nada sobre un bebé durante mucho tiempo ".
"Sorpresa", dije débilmente. La pequeña mano había desaparecido de nuevo en mi bolsa, pero la
costura se estaba ensanchando. “¿Va a salir solo? ¿O tenemos que esperar y sacarlo?
"Aisja dijo que cuando la costura está abierta, es completamente seguro meter la mano y
sacarlo".
Llegué a la costura, buscando con mis dedos hasta que encontré la abertura. Estaba pegajoso y
untuoso. Malik me dio una palmada en los dedos cuando comencé a deslizar un par dentro.
“Sé paciente, amigo. El bebé estará listo lo suficientemente pronto.
"Odio ser paciente", me quejé.
Nuestro pequeño debe haber tenido una fiesta dentro de mí, porque la siguiente extremidad que
intentaron sobresalir era un pie pequeño, estaba bastante seguro de que era un pie, y luego un
brazo entero, hasta el hombro.
"Alguien está ansioso por salir", se rió Malik.
"Esto está tomando una eternidad", me quejé. Mi miedo e incertidumbre se borraron cuando me
enfrenté a la posibilidad de ver a mi bebé. "¿Dónde están los otros, por cierto?"
"Abajo", dijo Malik. "Están esperando las buenas noticias. Y están en espera para llamar a uno de
los kif médicos si tenemos algún problema ".
Recé, no a la Gloria, que, si existía, probablemente me habría abandonado, sino a los fuegos de
Malik, que no necesitásemos ayuda. El nacimiento de un Asraf era uno de los procesos de parto
más naturales y no invasivos que hubiera conocido.
"¡Oh!" Malik dijo de repente. "Creo que mi mano, déjame comprobar".
Fue una sensación muy peculiar cuando deslizó su mano sobre mi vientre, a través de la costura
de mi embarazo y dentro de mi bolsa.
"Guau. Es mucho más grande de lo que esperaba ", dijo.
“No lo es. Él o ella."
Malik me guiñó un ojo. "Supongo que lo descubriremos en un segundo".
Sentí que los bordes de mi costura se separaban, abriéndose ampliamente cuando Malik con
mucho cuidado sacó a nuestro hijo al mundo.
El bebé era de un verde brillante que no sabía que pudiera existir en la naturaleza. La mucosidad
blanca y susurrante se aferró a sus escamas lisas, y sus pequeños brazos y piernas se agitaron
salvajemente mientras Malik descansaba suavemente a nuestro bebé en mi pecho. Malik
tamborileó con los dedos en la espalda del bebé de la forma en que Aisja le había enseñado, y la
pequeña forma tosió un par de semanas, dejando salir más mucosidad de su boca antes de soltar
un débil llanto.
Estaba bastante segura de que llorar era un hechizo mágico, porque en ese momento, me
enamoré total e irrevocablemente de mi hijo. No es la idea del bebé que había estado teniendo
durante todo el embarazo, sino con la realidad de él. O ella.
"¿Es un chico o una chica?" Yo pregunté. "No pensé en mirar".
Malik apartó una de las patitas del bebé, como si fuera una pequeña mascota, y declaró: "Parece
que tenemos un hijo, mi querida pareja".
Un hijo. Un mini Malik, tal vez. O tal vez sería más como yo. ¿Quién podría decirlo ahora?
Malik bajó corriendo las escaleras para anunciar las buenas noticias al kif y llamar a Aisja. Ella
llegó rápida y suavemente limpió al bebé, y tomó sus medidas antes de proclamarlo
completamente sano y bien. Sus suaves gritos se habían calmado cuando se había quedado
dormido. Lo acurrucamos entre nosotros, maravillándonos de sus pequeños dedos y garras.
"¿Está bien recortar esos?" Pregunté vacilante.
"¡Es un requisito!" Malik rio. ¿Te imaginas ser cortado por esos pequeños cuchillas? Picaría por
días.
"Gracias a dios. Por un momento me preocupó que fuera un tabú o algo así. Solo una de esas
cosas que ni siquiera sabía que necesitaba preguntar ".
Malik se robó al bebé por un momento, acurrucó la pequeña figura y besó su cabeza. Me
preguntaba si se opondría a nombrar extraoficialmente al bebé antes de que transcurrieran los
diez días. Simplemente se sentía mal constantemente llamándolo "el bebé".
"¿Por qué lo pones allí?" Protesté cuando Malik lo tumbó en la cuna que uno de los miembros
del kif nos había regalado. Sus pequeños ojos estaban cerrados, viendo el mundo por primera
vez, una tarea comprensiblemente agotadora.
"Tenemos algo de lo que ocuparnos", dijo Malik, con una mirada hambrienta en sus ojos.
Gemí ligeramente. Incluso exhausto, mi polla intentó agitarse ante el deseo de mi compañero,
pero dio un tirón flojo. "Malik, no creo que sea el momento"
Me hizo callar con un beso. "Necesitas curación, amigo". Sus dedos acariciaron mi costura
abierta del embarazo. “Lo prometo, puedes recostarte y disfrutar, pero necesito curarte. Quiero
curarte ".
¿Quién era yo para decir no a eso?
Malik comenzó besando el interior de mis muslos, haciendo que mi piel temblara y temblara. Se
movió en la dirección equivocada, bajando por mis piernas, hasta llegar a mis dedos de los pies,
dándoles a cada uno una ligera succión que me hizo saltar. Luego lamió su camino de regreso.
Mi polla finalmente estaba a la altura de las circunstancias. Malik rascó sus uñas a lo largo de la
parte exterior de mis muslos y lentamente metió la cabeza de mi polla en su boca, chupando
ligeramente, sin preguntar nunca demasiado por mi cuerpo exhausto. Pero podía sentir que mi
energía regresaba, dándome fuerzas, y no quería ser amable ahora. No quería simplemente
recostarme y disfrutarlo. Quería participar. Quería mas.
"Malik", gemí.
"¿Sí, pareja?"
"Por favor", le rogué. Agarré su cabeza, tratando de jalarlo hacia mi polla. "Más."
"¿Más que? No puedes apresurarte, Loshka ".
Gruñí de frustración. "¿Por qué no?"
Su sonrisa era positivamente salvaje. "Porque yo digo que no".
Me agarró las muñecas y las sujetó al colchón, succionando mi polla semidura en una erección
completa y furiosa. Jadeé, gemí y maldije, pero en voz baja. No me atreví a despertar al bebé. No
cuando me estaba haciendo cosas tan maravillosas. No cuando ninguno de nosotros había llegado
todavía.
Me dolía el agujero. Ni siquiera había rozado sus dedos a lo largo de mi entrada, y lo necesitaba
allí más de lo que necesitaba aire. "Malik", gemí de nuevo, y esta vez se compadeció de mí. Me
quitó la polla y me tiró hacia abajo hasta que mi trasero estuvo al borde de la cama.
"Mira, amigo". Me agarró las manos y las colocó sobre mi abdomen. Woah Estaba acostumbrado
a sentir la forma redonda de la presencia de mi hijo, pero ahora mi vientre casi se había ido.
Todavía blandito, pero la costura del embarazo se había curado y ni siquiera podía sentir una
cicatriz. “Eso es lo que hace nuestro amor. Se cura. Ese es el regalo de los compañeros.
"No creo que esté funcionando", bromeé. "Creo que debes esforzarte más, solo para asegurarte".
Malik empujó su polla junto a la mía, el calor prácticamente derritió mi piel. "¿Eso es lo
suficientemente duro para ti?"
Estaba temblando de necesidad por dentro, pero logré un encogimiento de hombros indiferente.
Malik agarró su polla y la colocó contra mi entrada. "¿O es esto más de lo que tenías en mente?"
Mis párpados revolotearon y mis ojos giraron hacia atrás mientras él se deslizaba lentamente
hacia mí, centímetro a centímetro. Sus crestas arrastraron mi piel, sintiéndose más grande de lo
normal, y sus tentáculos ya estaban extendidos, acariciando mis bolas y muslos internos.
No esperaba que los tentáculos se alargaran, agarraran mis bolas y comenzaran a masajearlas.
Solté un grito que se convirtió en un grito de placer cuando de repente me corrí, demasiado
pronto, quería llorar, pero tan perfecto.
Malik tomó eso como su señal para comenzar a embestirme. Mientras lo hacía, sus tentáculos se
aferraron a mis bolas, estirándolas y apretándolas, arrastrando mi orgasmo más tiempo que
cualquier otro que haya experimentado antes. Cuando los chorros calientes de esperma de Malik
explotaron dentro de mí, todavía estaba montando la ola de mi orgasmo, mi cuerpo apretando su
polla y ordeñando hasta la última gota de él.
"Eso debería bastar", murmuró Malik colapsando a mi lado.
Quería reír, pero mi cuerpo se crispó con sobreestimulación. "¿Eso debería bastar? Eso fue … te
has estado conteniendo, Malik. Nunca antes habías hecho esa cosa de aferrarme ".
Tenía los ojos cerrados, pero una sonrisa se extendió por su rostro. "No me atreví a hacerlo
mientras estabas embarazado. Es posible que hubieras disparado al bebé accidentalmente,
perdido en medio del éxtasis ". Se rió cuando perezosamente le di una palmada a su bíceps. "No
tengo dudas de que estás completamente curado ahora. De ninguna manera no estarías después
del sexo tan increíble ".
"¿Completamente curado?"
Malik rodó sobre su costado y pasó una mano por mi pecho y vientre. “La costura se curó. Piel
tensada. Abdominales fortalecidos.
Me froté las costillas con las manos y me senté, algo que no había podido hacer durante un
tiempo. Mi cuerpo respondió sin dudarlo y me senté cómodamente, los dolores y las molestias
desaparecieron por completo. Sentí que mi cuerpo lo recordaba antes del embarazo. "Eso es una
locura", le dije.
"No, esa es la evolución", murmuró Malik somnoliento, tirando de mí hacia abajo. "Ahora
abrázame hasta que el bebé empiece a gritar que necesitamos alimentarlo de nuevo".
Comencé a darle la espalda para acunarlo, pero él me atrajo hacia su pecho y se giró sobre su
espalda para que yo estuviera acostado sobre él. "He echado de menos esto", dijo. "Me encantó
verte gestando a nuestro hijo, y nada reemplazará esa experiencia, pero nada puede reemplazar
tenerte tan cerca".
Mi corazón se sacudió. "No puedo creer que tenga todo esto. A ti. Al bebé. Un nombre. Una casa.
Por todos los derechos, debería estar muerto. Pero me salvaste.
Malik apretó sus brazos a mi alrededor. "No me gusta pensar en ti muerto, pareja".
"A mí tampoco. Pero pensar en lo que no es, pero podría haber sido, hace que todo lo que tengo
sea mucho más brillante y sorprendente ".
"Eres increíble", Malik soltó. Se estaba quedando dormido rápidamente, como debería haberlo
estado.
Pero mi mente y mi cuerpo hormigueaban. El sexo curativo había restaurado no solo mi cuerpo,
sino mi energía. En este día, lleno de vida, no pude evitar pensar en lo diferentes que podrían
haber sido las cosas. Esperaba servicio. Esclavitud. Deber.
Había encontrado un hogar. Una familia. Amor.
Casi parecía que no podía ser real. Como si todo esto fuera un sueño elaborado que había
inventado mientras esperaba mi turno en la tienda de Kssh, y me despertaba tan aterrorizado
como había estado, pero con una vaga sensación de pérdida.
Me deslicé de los brazos de Malik y caminé de puntillas hacia la cuna del bebé. Su brillante piel
verde estaba cubierta con un atuendo que pensé que sería demasiado pequeño, y sin embargo aún
nadaba en él. Solo se asomaba su cabecita. Apoyé mi mano suavemente sobre su pecho,
sintiendo el aumento y la caída de su respiración. Miré a mi compañero y lo vi hacer lo mismo.
Esto no era un sueño. No podría haber imaginado toda la belleza y el amor que había
experimentado desde que Malik me había salvado. Era un regalo, y daría todo lo que tenía a mi
pareja y a mi hijo para demostrar que era digno.
14
MALIK
I WOKE WITH A START, jerking upright. My hearts pounded as I looked for Loshka and our son.
Both were where I’d left them. Our son, asleep in the crib and Loshka, asleep by my side, his
hand stretching off the mattress toward the crib. Why did I worry about the hearts pounding in
my chest when the only hearts that mattered slept quietly beside me?
Me desperté sobresaltado, levantándome de golpe. Mis corazones latían con fuerza mientras
buscaba a Loshka y a nuestro hijo. Ambos estaban donde los había dejado. Nuestro hijo,
durmiendo en la cuna y Loshka, durmiendo a mi lado, extendiendo la mano del colchón hacia la
cuna. ¿Por qué me preocupaba que los corazones latieran en mi pecho cuando los únicos
corazones que importaban dormían tranquilamente a mi lado?
Nuestro hijo se agitó, estirando una mano con garras en el aire. Tendríamos que recortarlas hoy.
No quería que Loshka se rascara, solo pretendía que no dolía hasta que las heridas se infectaban.
Balanceé mis pies hacia el suelo frío. Por otra parte, si Loshka ignoraba las heridas, eso me daría
la oportunidad de curarlo. Solo había comenzado a ver el placer de que mis tentáculos eran
capaces.
Sacudí mi cabeza, culpando a mi cansancio y confusión de la mañana por siquiera pensar en una
idea tan horrible. En cambio, levanté a nuestro hijo, presioné la frente contra la frente durante un
largo momento para decir buenos días. El bebé arrulló.
"Deberías haberme despertado". La voz de Loshka todavía estaba llena de sueño.
Regresé a la cama con nuestro bebé y Loshka giró para acostarse a su lado. Colocando a nuestro
hijo entre nosotros, reflejé su posición. "Entonces, ¿qué has planeado para hoy?" Pregunté. Había
sido nuestra tradición matutina desde que las cosas se resolvieron.
"Oh ya sabes. Tengo un bebé. Podría jugar con él. Loshka sonrió juguetonamente antes de que su
expresión se pusiera seria. "¿Me dirán si estoy haciendo algo incorrectamente? En el — quiero
decir antes, nunca nos enseñaron cómo cuidar a los bebés. Criar una familia, tener una pareja que
me amara, no era para lo que me entrenaron ".
Lo acerqué a él y a nuestro hijo, respirando lentamente para mantener a raya la ira. No tenía
lugar en esta habitación. “No tienes nada de qué preocuparte, Loshka. No creo que nadie esté
completamente preparado para un nuevo hijo. ¿Por qué no le presentas a nuestro hijo a Elysia y
Sansa? Pueden darle mejores consejos que yo y creo que lo ayudarán a darse cuenta de que todo
lo que siente en este momento es normal ". Tradicionalmente, los bebés Asraf se mantenían cerca
del kif en los primeros diez días, pero Aisja había declarado que el bebé estaba completamente
sano. Ella no tenía preocupaciones, atribuyendo la diligencia de Loshka con beber el jarzka como
parte de la razón.
Los ojos de Loshka brillaron, diciéndome que le gustaba la idea. "¿Y qué hay de ti?" Loshka se
inclinó y besó mi nariz. Nunca tuve que preocuparme con Loshka por mi apariencia diferente
que lo apagaba. Besó mis escamas tan a menudo como mis labios.
“Los líderes guerreros kif tienen una reunión de estrategia. Después, íbamos a escanear las
estribaciones para asegurarnos de que todos los hombres del Che Pa se fueran ".
Loshka miró a nuestro hijo que se había vuelto a dormir. Cuando nuestras miradas se
encontraron, la suya se calentó. ¿Y qué hay de ahora? ¿Tienes planes ahora?
Horas después, Loshka y el bebé estaban listos para abandonar nuestros cuartos. Elysia dijo que
lo encontraría en la caverna central, lo cual sería genial, si mi amigo lo dejara irse.
"¿No necesitas que lo lleve?" Samun preguntó. "Es un camino rocoso".
Loshka sonrió serenamente. "Puedo arreglármelas, gracias".
Samun se sentó, pero Trip ocupó su lugar. “¿Has comenzado a registrar sus evacuaciones
intestinales? Querrás hacerlo de inmediato. De esa manera, si algo cambia, tendrá un registro
escrito para consultar ".
Loshka me miró, señalando que era hora de que entrara. A decir verdad, me gustó ver a mi kif
adorar a mi pareja e hijo. “Gran idea, Trip. ¿Qué tal si estás a cargo de eso? Te enviaré todos los
pañales sucios de ahora en adelante. Ahora, deja que Loshka vaya a buscar consejos de personas
que realmente han tenido hijos antes ".

“Hay rumores de personas desaparecidas en las selvas. Los Girrs afirman que no tienen nada que
ver con las desapariciones, un reclamo que creo desde que algunos de los suyos también han
desaparecido ”. Hasula se paró al frente de la sala dirigiéndose a mí y a otros tres líderes
guerreros de los kif.
"¿Screamers?" Pregunté, cuando la gente desaparecía, normalmente eran ellos.
Hasula sacudió la cabeza. "No esta vez. Las selvas no son nuestro territorio, pero viajamos a
través de ellas. Si este problema empeora, tendremos que actuar ".
Asentí mi reconocimiento junto con los otros líderes.
El estrés desapareció de la cara de Hasula cuando se volvió hacia mí. "Ese no es el único asunto
en la agenda hoy. Para nuestro artículo final, creo que hay que felicitarlos, Malik ab’Tarus.
¡Escuché que tu pareja dio a luz un hijo!
Los otros líderes gritaron sus felicitaciones. Y aunque traté de permanecer estoico, no pude evitar
sonreír. "Ahora está en la caverna principal. No hubo complicaciones con el hijo o el padre ". No
le había hecho saber a Loshka mis incertidumbres sobre las diferencias en su biología. Era mi
compañero, y su cuerpo estaba perfectamente equipado para traer a nuestro hijo al mundo,
debería haberlo recordado.
"Me gustaría conocerlo. ¿Has decidido un nombre? Sabes que muchos Asraf creen que Hasula es
un nombre adecuado para todos los géneros ”. La cara normalmente estoica de la anciana era
positivamente traviesa.
"Lo tendré en mente." Me uní a los demás cuando salieron de la sala de reuniones y se dirigieron
por el pasillo hacia la caverna central. Vi a Loshka de inmediato, sentado en la mesa más cercana
a la cascada. Elysia y Sansa se sentaron frente a él, riéndose de algo que había dicho.
Di un paso hacia él y me detuve cuando un nuevo aroma llenó mis sentidos. Olía rancio y
podrido. El olor era inusual en nuestras cavernas secas, pero estaba familiarizado con él en las
misiones de la jungla. Ahora, más que nunca, tomamos medidas para preservar lo que teníamos.
Todos en el pueblo sentían la presión de cambiar el obsilio por la vida de Loshka. No había lugar
para el desperdicio. Si algo se echaba a perder, necesitábamos encontrarlo y eliminarlo antes de
que contaminara cualquier tienda de alimentos cerca. Estaba a punto de decirlo cuando fuertes
chillidos resonaron en las paredes.
Las personas a mi alrededor se agacharon y se taparon los oídos, pero conocía ese sonido.
Soñaba con ese sonido. Los Screamers se habían infiltrado en Asra.
Corrí hacia mi compañero, mirando la sangre abandonar de su rostro cuando se dio cuenta
exactamente de quién había hecho ese sonido. Sostuvo a nuestro bebé con fuerza. Sansa y Elysia
se pararon defensivamente frente a él, aunque no entendieron completamente el peligro.
Estaba a medio camino de Loshka cuando, de repente, no pude ver nada. Era como si un huracán
hubiera caído en medio de la caverna, levantando piedras sueltas y polvo. Pétalos de lirio
chamuscados y secos zumbaron mientras avanzaba, usando mi sentido del olfato para llegar a
Loshka.
Nuestro bebé comenzó a llorar cuando escuché el sonido de muchas alas aleteando a la vez.
¿Pájaros Screamer? ¿Muchas aves Screamer? Mantuve la cabeza baja. Cualquier pregunta sobre
cómo, quién o qué podría responderse después de que Loshka y nuestro hijo estuvieran a salvo
en mis brazos.
Un peso pesado cayó sobre mis hombros, las garras cavaron en mi piel cuando un pájaro
Screamer intentó levantarme del suelo. Agarré la cuchilla corta que mantenía en mi cintura y
empujé hacia arriba, la cuchilla se hundió en el fondo carnoso del pájaro, cubriendo mis brazos y
mi cara con sangre espesa, casi marrón. A mi alrededor, escuché los gruñidos y bramidos de más
peleas de Asraf, pero no vi más que pájaros Screamer.
Ladeé la cabeza hacia un lado. A través de la cacofonía del sonido y la violencia, había perdido
de vista a Loshka, pero en un repentino momento de aire despejado, vi a Kssh acechando en la
caverna, con una espada larga en la mano. Con esa larga cicatriz en su rostro, no podría ser nadie
más. En el momento siguiente, desapareció detrás de la pared de escombros y pájaros Screamer.
Uno vino a por mí, las garras primero, y me agaché, cortando su ala. Esto no tenía sentido. Había
cientos de pájaros. Debería haber un número igual de Screamers. Pero en ese breve momento,
solo había visto a Kssh.
Los pájaros Screamer eran carroñeros. Dejados a su suerte, mantuvieron los desiertos limpios de
pestes y alimañas. Cuando se formaba un vínculo psíquico entre Screamer y pájaro, la bestia
hacía lo que el maestro le ordenaba, pero se trataba de cientos de pájaros. Un Screamer no podía
formar un vínculo con cientos de pájaros a la vez, por lo que sabíamos. ¿Dónde estaba el
respaldo de Kssh? No pudo haber venido solo.
Como uno, los pájaros Screamer se dirigieron hacia el techo con un grito miserable. El polvo
comenzó a asentarse a nuestro alrededor, revelando cuerpos que yacían inmóviles en el suelo, y
otros Asraf agachados a la defensiva, mirando a los monstruos sobre nosotros. Un grito miserable
apartó mi atención de los pájaros justo a tiempo para ver a Kssh golpear a Sansa mientras se
abalanzaba sobre mi compañero. Elysia no se veía por ninguna parte. Loshka sostenía un
pequeño cuchillo en una mano, la otra envolvía protectoramente al bebé atado a su pecho. Me
impulsé hacia adelante con fuertes golpes de mis pies descalzos contra la piedra, pero se sentía
como si estuviera corriendo por el barro.
Como uno, los pájaros se volvieron para apuntar a Loshka y a nuestro bebé que lloraba, y mis
corazones cayeron en picado. Los destrozarían en segundos.
"Te dije que me gustaba tu dolor". Kssh sonrió y bajó la cabeza como si le estuviera contando un
secreto a Loshka, aunque habló lo suficientemente alto como para que yo lo oyera. "Esto dolerá
mucho, mucho".
Los pájaros atacaron. No había duda de que todos estaban bajo el control de Kssh con ese tipo de
acción unificada. Loshka gritó cuando rugí, saltando frente a él, girando mi corta cuchilla en el
aleteo. Tiré lejos los pájaros, sin importarme dónde aterrizaran, en mi intento de defender a mi
pareja.
"¡No!" Loshka gritó y las aves se retiraron como si realmente lo entendieran. "¡Malik!" gritó, con
la voz quebrada. Oh, fuegos, ¿lo habían herido? Le di media mirada a los pájaros que se retiraban
mientras giraba hacia mi compañero. Loshka cayó en mis brazos. Su camisa estaba destrozada,
su piel ensangrentada y cruda, pero eso no era por lo que había estado gritando.
Sus brazos estaban vacíos.
Aunque no podía imaginar cómo podía ver a través de la sangre que goteaba de los cortes en su
frente, se lanzó hacia Kssh, quien agarró a nuestro hijo de una de sus aves y lo sostuvo triunfante
en el aire con una mano. Loshka gritó cuando Kssh silbó para que sus pájaros lo llevaran.
Varios lo agarraron por los brazos y lo levantaron del suelo. A medida que lo llevaban más alto,
sus movimientos se volvieron bruscos, como si las aves no estuvieran volando en la misma
dirección. ¿Estaba perdiendo el control? Nunca había oído hablar de un vínculo Screamer con
más de un pájaro a la vez, y nunca lo había pensado. Seguramente había una razón ...
Kssh todavía sostenía a nuestro hijo con una mano, e incluso mientras los pájaros lo mantenían
suspendido sobre el estanque de lava, sonrió como si hubiera ganado, con los ojos fijos en
Loshka. No podía ver la forma en que caían cada vez más cerca de la superficie. O la forma en
que habían comenzado a picotearse, luchando contra el exiguo vínculo que Kssh había formado
con ellos.
Sin embargo, notó que la primera de las garras soltaba su brazo. Levantó la vista, sus cejas se
alzaron brevemente antes de mirar el charco de lava fundido que lo esperaba. Contuve el aliento,
temiendo que dejara caer al niño.
"¡Volad, idiotas, sácadme de aquí!" Sus chillidos sacudieron mis nervios ya harapientos.
Toda la aldea ahora estaba delante de la cascada de lava. Las otras aves Screamer parecían
haberse deshecho de su vínculo o él había perdido el control y huyeron por donde habían venido.
Las que llevaban a Kssh hicieron lo mismo, liberándolo lentamente, una garra a la vez. Kssh
miró hacia abajo, finalmente notando su posición precaria, una gota de sudor goteaba de su
rostro, evaporándose mucho antes de que alcanzara la superficie. Levantó la cara y encontró a
Loshka con su ojo bueno. Su boca se estiró en una sonrisa malvada y dentuda, y abrió la mano.
Loshka gritó cuando nuestro bebé cayó hacia la lava de abajo. Loshka se dejó caer de rodillas
como si le hubieran arrancado la capacidad de estar de pie. Salté por encima de la repisa que se
elevaba en el remolino de la piscina mientras la lava se tragaba al bebé, el naranja oscuro se
perdió debajo de él revelando un flujo amarillo más cálido.
Me abalancé, golpeando la lava con un golpe, mi ropa flameaba y se desprendía cuando tocaban
la roca fundida. Aquí, la lava se drenaba rápidamente, pero ni siquiera consideraría la idea de
caer en el abismo. Y tampoco perdería a mi hijo. Busqué a ciegas, apareciendo una vez en la
parte superior para orientarme, volviendo a calcular dónde había estado Kssh y el flujo de la
lava, luego volví a sumergirme antes de rozar un cuerpo escamoso y retorcido. Envolví mi mano
alrededor de la primera extremidad que encontré, una pierna, pensé, y acerqué su cuerpo al mío.
Empujé hacia la superficie, teniendo que patear más fuerte para evitar que siguiéramos el flujo
hacia los túneles. No hubía otra abertura en las corrientes durante mucho tiempo, no creía que
sobrevivesemos al viaje sin oxígeno. Atravesé la superficie, sorprendido de ver lo cerca que
habíamos viajado hasta el borde. En lo alto, mi kif gritó, Loshka sollozó y deseé poder decirle
que no era necesario, pero todavía estaba luchando contra la corriente, sosteniendo la cabeza del
niño sobre el flujo.
Dejaron caer una cadena, pero el calor era demasiado extremo y los eslabones se derritieron
antes de que pudiera agarrarlos. Un calambre en mi muslo hizo que dejase de patear durante un
momento y fuimos sacados de la pared hacia el resplandeciente agujero naranja donde
desaparecía la lava. Más movimiento llamó mi atención, y vi el brazo de Samun, luego sus
piernas, mientras se arrastraba hacia la superficie de la lava, alcanzándome con una mano
mientras se aferraba a la pared con su otra mano y pies.
Me agaché debajo de la superficie y pateé contra la corriente. Sosteniendo a mi hijo en una
mano, extendí ese brazo hacia Samun. Lo agarró, acunando al bebé que lloraba hacia su frente
antes de extender su mano hacia Trip, que esperaba unos metros más arriba. A unos metros por
encima de él estaban Jagher y luego Rahim, y pasaron al bebé de hombre a hombre. Finalmente,
Fazil pasó al bebé sobre la repisa y lo perdió de vista, me agarré a la mano de Samun y con mis
garras en la piedra.
Subí rápidamente, arrastrando mi peso sobre la repisa hasta donde lloraba Loshka,
arrodillándome junto a Aisja mientras examinaba a nuestro hijo, que ya no lloraba. ¿Había
llegado demasiado tarde? Había...
Loshka me vio y voló a mi lado, envolviendo sus brazos alrededor de mi cintura y presionando
su rostro contra mi estómago. “Pensé que estaba muerto tan pronto como tocó la lava. Es tan
frágil y pequeño, ¿cómo podría ese calor ...? Se estremeció.
“Es Asraf, Loshka. Los fuegos lo cuidarán. Pero mientras esperábamos a que Aisja terminara su
exploración, comencé a preocuparme. Los instintos del bebé deberían haberlo alentado a
contener la respiración. Pero, ¿y si hubiera pasado demasiado tiempo? Me llevó unos segundos
encontrarlo. ¿Demasiados segundos?
Me acerqué tanto como me atreví, mirando por encima del hombro de Aisja. Estaba despierto,
mirando al mundo como si no estuviera seguro de lo que acababa de pasar, pero hubiera sido una
experiencia interesante. Respiré profundamente de alivio, luego empujé a Loshka, instándolo a
mirar.
Jadeó, cayendo bajo su peso de tal manera que tuve que sostenerlo. Elisya y Sansa se arrodillaron
junto a Aisja, con un vendaje envuelto alrededor de la cabeza de Sansa, y me sentí aliviado al ver
que estaban vivas. No estaba seguro, después de ver a Sansa caer ante la espada del Screamer.
"Está deshidratado, pero eso es comprensible", anunció Aisja. Lo levantó y el pueblo pareció
jadear de alivio, todos a la vez. Me lo entregó y lo acuné en un brazo, Loshka me sujetó a mi
lado con el otro brazo. "Recomiendo descanso". Miró de mí a mis parientes, "Todos ustedes".
Hasula se acercó. “Tenemos al Screamer en una celda. Actuó solo. Bueno, era el único Screamer,
de todos modos. Tengo uno de los otros kif guerreros espantando al resto de las aves mientras
hablamos. Están descontentos. Es tu derecho por sangre determinar su destino.
Sacudí mi cabeza. “Hay quienes tienen un reclamo previo. Samun, encuentra a los padres de
Strika. Deberían decidir qué le sucede al Screamer. Aunque sabía cuál sería su elección, era
importante que lo hicieran.
"¿No quieres estar allí?" preguntó Samun .
Sacudí mi cabeza. Tenía mi propia venganza con el Screamer, pero la venganza era lo más
alejado de mi mente. Tenía lo que necesitaba conmigo. Nunca elegiría la violencia sobre mi
familia. "Ve tú. Lleva a los demás si lo necesitas. Nos vamos a casa."
15
LOSHKA

No podía dejar de tocar al bebé, asegurándome de que estaba vivo e ileso. Malik me lo entregó
cuando entramos en nuestra casa, y nos hizo subir las escaleras, metiéndonos a los dos en la
cama y luego acurrucándonos protectoramente.
"Sé que faltan tres días para la ceremonia de nombramiento", mi voz tembló ", pero no puedo
dejar de pensar si algo le hubiera sucedido, si él no hubiera ..." No pude terminar ese
pensamiento en voz alta. "¿Siempre me referiría a él como" el bebé "?"
"Nada le va a pasar, mi compañero", retumbó Malik contra mi pecho. "No lo dejaré".
Mi primer impulso fue aceptar su respuesta de todo corazón para poder acurrucarme en el calor
perfecto del momento. Pero ese silbido de duda en el fondo de mi mente no lo permitiría. "Lo
sé ... pero no puedo dejar de preguntarme ¿y si? Yo solo ... si algo sucede, y sé que no lo hará,
pero por si acaso ... ¿hay algo malo en nombrarlo antes de tiempo? "
¿Te sientes atraído con fuerza por algún nombre en particular? ¿Confío en que en realidad no
estás considerando llamarlo Hasula? "
La idea de nombrar a nuestro dulce y pequeño bebé después de que la formidable Hasula estirara
mis emociones ya demasiado tensas, y comencé a reír con temblores de hipo. Después de varios
intentos fallidos de contener el aliento para ahuyentarlos, Malik amenazó con hacerme cosquillas
y finalmente huyeron.
Habíamos discutido muchos nombres, todos ellos Asraf. Deseé poder recordar como llamamaba
a la voz suave que una vez me llamó Loshka, pero esos recuerdos estaban enterrados demasiado
profundamente.
Pasé un dedo sobre la suave mejilla de mi hijo. "¿Sería demasiado extraño nombrarlo Strika?"
Malik giró mi rostro hacia él y me besó suavemente. “Es el mayor honor que se le puede dar a
quien ha fallecido. Y un hermoso regalo para darle a su familia, para que la memoria de su hijo
siga viva en el nombre de nuestro hijo ".
"Strika", le susurré al bebé. "Tu nombre es Strika".
Dormía profundamente, ignorando por completo lo que me pareció una ocasión trascendental.
"¿Me equivoqué al negarme a ver el castigo de Kssh?" Malik preguntó de repente.
"Van a matarlo, ¿no?"
"Finalmente." El tono sombrío de Malik me dijo todo lo que necesitaba saber.
Me estremecí y sacudí la cabeza. "He visto suficiente violencia por su culpa. Necesita ser
asesinado, pero no siento la necesidad de presenciarlo. Solo necesito saber que se fue ".
"Los demás serán testigos por nosotros", me aseguró Malik. "Nunca volverá a ver los soles o la
luna".
"Una vida tomada, una vida devuelta", susurré.
"¿Que es eso?"
"Es un proverbio de Ged que aprendí hace mucho tiempo. No entendía lo que significaba
entonces. Creo que lo hago ahora. Porque si le quitan la vida a Kssh, entonces me devuelven la
mía. Strika se lo devuelve. Tal vez sea egoísta valorar mi vida sobre la de otro, pero ... "Una
sensación fantasmal de vergüenza amenazó con levantarse cuando recordé el tiempo que una vez
había huido de mi compañero para tratar de regresar al Screamer.
Malik empujó mis hombros hacia la cama para que lo mirara. “Te mereces ser egoísta, mi amor.
Pero elegir tu vida sobre la de Kssh no es egoísta. Tu vida es mucho más valiosa que la suya.
Donde él toma, tú das. Has creado una vida, un amor, un hogar, un lugar en este mundo. Tu
capacidad para cuidar y consolar a quienes te rodean es tan natural como respirar. Él solo
destruyó y mutiló. No te atrevas a compararte con él nunca más ".
Strika suspiró mientras dormía, y Malik lo levantó con cuidado y lo acostó en su cuna antes de
volver a la cama y tirarme a sus brazos. "Durante un minuto pensé que también iba a perderte".
Su voz se hizo profunda y áspera. “Pensé que ya era bastante difícil el primer día que te conocí y
supe que eras mi compañero. Intentaste correr, y luego ese pájaro casi te atrapó ... pero fue mil
veces peor saber lo que es tenerte en mis brazos, oírte gritar mi nombre, verte gestando a nuestro
hijo.
"No soy la persona que era cuando me encontraste", le dije. Era como si mi compañero pudiera
ver mis preocupaciones en mi cara. "Y eso es algo bueno, creo".
"Creo que eres la misma persona", dijo Malik. "Acabas de descubrir quién es. Tu entrenamiento
y creencias te tenían tan encerrado que ni siquiera sabías que podías ser tú ".
"No puedo imaginar la vida sin ti", susurré. "No sé quién soy sin ti, y nunca quiero saberlo".
Malik me echó el pelo hacia atrás y me miró a los ojos. “Tú eres mi fuego, mi amor. Me
enseñaste qué es dar y amar. Me mudaría la eternidad para estar contigo.
"Sería más feliz en una tienda de campaña en el desierto contigo que en un palacio rodeado de la
riqueza de los reyes".
Malik presionó su frente contra la mía. Mientras estábamos sentados allí en ese momento de
gratitud, sentí una herida invisible sellarse en mi alma, como si una pieza final de mi mundo
desapareciera en silencio.
Malik tenía razón: había descubierto quién era, pero fue solo gracias a él. Por su fuerza, y su
amor, y su creencia en mí. Y todo lo que quería a cambio era mi amor.
Felizmente le daría eso hasta el final de nuestros días. No podría imaginar otra forma de vivir.

También podría gustarte