Está en la página 1de 46

FELIPE Y TOMÁS

EVANGELIOS DEL CRISTO ÍNTIMO

Recopilación para
Estudio y Meditación
1
El Cristo Íntimo
En los Evangelios de Felipe y de Tomás
La biblioteca gnóstica de Nag Hammadi (NHL por sus siglas en inglés), es una
colección de 13 códices conteniendo 52 textos de variada antigüedad. La recopilación,
encontrada en 1945 en el pueblo egipcio de Nag Hammadi, antiguamente llamado
Kenobóshkion, data probablemente del siglo IV y se trata de traducciones originales del
griego al copto realizadas seguramente por los monjes del monasterio de San Pacomio,
fundado en ese lugar allá por el año 320 d.C. Se cree que a raíz del edicto de Atanasio,
obispo de Alejandría, en el año 367 d.C. prohibiendo la lectura de escritos no aprobados
por la iglesia ortodoxa; los monjes locales encuadernan estos 13 volúmenes, los sellan
en una urna y los entierran.

Solamente cuatro textos de la NHL son llamados evangelios, a saber: el Evangelio de


Tomás, el Evangelio de la Verdad, el Evangelio de los Egipcios y el Evangelio de
Felipe. A diferencia de los evangelios canónicos (Mateo, Marcos, Lucas y Juan),
ninguno de ellos conforman una narrativa sobre acontecimientos relacionados con el
ministerio público de Jesús. Más bien componen una recopilación de sus enseñanzas
secretas.

El Evangelio de Tomás, por ejemplo, contiene las palabras de Jesús, que, según se
especifica en su introducción, “son los dichos secretos que Jesús el Viviente ha dicho y
ha escrito Dídimo Judas Tomás.” 1 Este evangelio consta de 114 dichos o logión, que
generalmente inician con las palabras “Jesús dijo…”. Por su parte el Evangelio de
Felipe es considerado un trabajo gnóstico sobre los misterios sacramentales instituidos
por Jesús, principalmente sobre el sacramento de la cámara nupcial.

Estos dos textos, Felipe y Tomás, son considerados como los principales de la NHL
sobre el tema de la soteriología gnóstica, esto es, las enseñanzas gnósticas sobre el
Salvador y la salvación. El contenido de este misterio, dirá el Maestro Samael, está
encerrado en “la abertura del “Pneuma” o Espíritu Divino del hombre”. 2

El Salvador Gnóstico
El Salvador Salvandus

Será importante antes de entrar en las reflexiones de los textos considerar el significado
y la necesidad de la salvación en el contexto gnóstico, al par de la manera como fue
asimilado dentro de la estructura de la ortodoxia.

Desde su origen en los tiempos apostólicos, la ortodoxia asoció siempre la idea de la


salvación con el concepto del pecado. Según esta concepción, desde el momento de la

1
Textos Gnósticos, Tomo II, Editorial Trotta.
2
Samael Aun Weor, La Doctrina Secreta de Anáhuac, cap. X. “Autosalvarse es lo indicado y esto exige
plena identificación del que salva y de lo que es salvado. /Lo Divino, que habita en el fondo del alma, la
auténtica y legítima facultad cognoscente, aniquila al Ego y absorbe en su parusía a la Esencia y, en
total iluminación, la salva. Este es el tema del Salvator Salvandus./El gnóstico que ha sido salvado de las
aguas, ha cerrado el ciclo de las amarguras infinitas, ha franqueado el límite que separa al ámbito
inefable del Pleroma de las regiones inefables del universo, se ha escapado valientemente del Imperio del
Demiurgo porque ha reducido al Ego a polvareda cósmica.”

2
creación y los acontecimientos relacionados con el mito de Adán y Eva, el Jardín del
Edén y las circunstancias relacionadas, la humanidad es culpable de haber pecado. La
condición entonces de toda la raza humana es afectada por la naturaleza pecadora de la
primera pareja y su contravención al creador. Este será el concepto general del pecado
dentro de la ortodoxia, y será a raíz de este pecado original y por las trasgresiones
personales que Dios ha tenido que enviar a su hijo Unigénito, a quien ha debido
sacrificar en la cruz para liberar a la humanidad de la carga del error.

Los gnósticos, por su parte, no niegan las consecuencias de los errores cometidos por la
humanidad, pero reconocen en ellos la consecuencia de no atinar, esto es, de haber
errado el blanco del equilibrio, de la justa proporción, de la perfección y la acción
correcta, esto es, la norma del peso, el número y la medida. Entendían el significado del
término pecado como lo que es, fallar el blanco 3 , traducción del vocablo griego
hamartia, término que se toma del arte de la arquería. Cuando se yerra es porque se ha
fallado, y de la misma manera cuando se yerra espiritualmente, se falla espiritualmente,
lo cual genera consecuencias.

Al estudiar el mito de la creación, se entiende que más allá de las consecuencias del
pecado, aquellos gnósticos observan una equivocación existencial que se manifiesta
como una anomalía que trastoca todo el sistema. Una situación cuyo remedio proviene
de fuentes muy elevadas, mucho más allá de los designios o voluntades de la
humanidad; de una fuente trascendental, razón por la cual las enseñanzas sobre la
salvación y la restauración solamente pueden provenir a través del contexto gnóstico.
Para ellos, en el curso de la creación, serios acontecimientos produjeron consecuencias
terribles que resultarían en un estado de aprisionamiento para el alma. Al respecto dice
el M. Samael:

“Entre los límites extraordinarios del Ser y del no Ser de la Filosofía se ha producido
la multiplicidad o caída. /El mito gnóstico de la caída de Sophía (la divina Sabiduría)
alegoriza solemnemente a este terrible trastorno en el seno del Pleroma.” 4

Y para los gnósticos estará claro que el proceso de la salvación no es posible sin que
haya una toma de conciencia, una necesaria reflexión existencial sobre la situación en la
que nos encontramos. El despertar de la conciencia es de crucial importancia, y para
lograrlo será necesario ir más allá de la simple creencia, será necesario alcanzar algo
que se llama Gnosis.

En la visión gnóstica, el proceso de salvación y liberación es un esfuerzo conjunto que


reclama la necesidad de que el hombre se eleve por encima de su inconsciencia, de sus
tinieblas y de su miseria; y un esfuerzo de lo Divino, de lo Alto, representado en el
descenso de la fuerza salvífica que en repetidas ocasiones, a lo largo de la historia, se ha

3
Del griego hamartanein, errar, fallar el blanco, la marca, que se traduce como una anomalía fatal, y que
en la literatura se le reconoce como un error capital del héroe en su juicio o decisión, el que, unido a las
fuerzas exteriores, genera como resultado una catástrofe.
4
S.A.W., La Doctrina Secreta de Anáhuac, cap. X. “El deseo, la fornicación, el querer resaltar como
Ego, origina el descalabro y el desorden, produce una obra adulterada que incuestionablemente queda
fuera del ámbito divinal aunque en ella quede atrapada la Esencia, el Budhatta, el material psíquico de
la humana criatura.”

3
manifestado. Es solamente gracias a esta conjunción o coniunctio del lenguaje
alquimista, que es posible la salvación. 5

Esta conjunción, a la que el M. Samael identifica en el lenguaje gnóstico como la


integración de la gracia y la verdad (ver nota 5), es la esencia de la soteriología
gnóstica. Gracia y Cristo, dirá el Maestro, se encuentran con la Verdad que surge del
abismo, para integrarse perfectamente en el hombre etérico.

Lamentablemente en nuestros tiempos, el concepto de salvación se ha corrompido a tal


extremo que su sola mención genera desconfianza. Sin embargo, soteria, el término
griego que traducimos como salvación, liberación, del latín salvatio, significa
literalmente sanar, componer, reunificar, completar. Así, el soter, el Salvador, es aquel
que produce la reunificación, la totalidad, el que sana la grave condición del alma,
prisionera del mundo de la dualidad, una condición que genera inevitablemente una
patología 6 , un sufrimiento.

El Mesías
Su Tradición y Su Revelación

La labor salvífica en la figura de Jesús se realiza por dos vías, constituyendo cada cual
una parte del camino. Una es por vía de las enseñanzas del Mesías 7 , aquel que
poseyendo Gnosis, a través de sus enseñanzas y exhortos despierta la capacidad
reflexiva de otras conciencias, generando intuitos, el descubrimiento, la eureka, como
reflejo de las profundas realidades que el Mesías significa. La segunda es quizás más
difícil de entender, pues el mundo moderno nos ha despojado de este tipo de prácticas.
Es la experiencia de los misterios, la revelación de las verdades escondidas detrás de la
tradición mesiánica, y que eleva a esta última a la categoría de una experiencia íntima.
Ella, en sí misma, es la Gnosis 8 .

Este impulso espiritual que históricamente se relacionó siempre con los Mesías, y que
tuvo sus representantes a lo largo de la historia, muchos de ellos asociados a las luchas
por la liberación de los pueblos, a los éxodos de todos los tiempos, a los profetas, reyes
y sacerdotes del Antiguo Testamento, hasta la figura de Juan el Bautista como cabeza de
la profecía; alcanza su punto culminante, su arquetipo más elevado en la figura de Jesús.

En el Evangelio de Tomás los discípulos le comentan al Maestro sobre los profetas de


Israel que hablaron de su venida. Y Jesús les contesta: “Habéis dejado a un lado al
Viviente que está ante vosotros ¡y habláis de los muertos!” 9 En este pasaje se expresa la

5
Véase al respecto las interesantes reflexiones que hace el M. Samael en sus libros sobre la esfera de
Tiphereth, y que se pueden estudiar recopiladas en la obra “Las Partes del Ser”. Póngase atención sobre
todo al capítulo Tiphereth, El Salvador Gemelo, la sección titulada El Bodhisita, el Hombre Etérico.
6
Del griego pathos, sufrimiento.
7
Del hebreo Mesiah, aquel que ha sido ungido. El ungimiento eleva al ungido a la categoría de Rey,
costumbre que aún se conserva entre las monarquías europeas. El Mesías es ungido con el aceite o crisma,
la simbólica mezcla consagrada de aceite y bálsamo que se utiliza también en los sacramentos del
bautismo y confirmación, el santo óleo; que otorga al Mesías el poder de la deidad para cumplir con su
misión salvífica. Véanse los comentarios al Evangelio de Felipe relacionados con estos sacramentos.
8
“El gnosticismo es un proceso religioso muy íntimo, natural y profundo… El correlato de este
conocimiento es la intimidad infinita e la persona, el Ser”. S.A.W., Doctrina Secreta de Anáhuac, cap. X.
9
Evangelio de Tomás, log. 52, edición BAC.

4
necesidad de pasar de la tradición a la revelación íntima, donde el Viviente puede
verdaderamente intervenir y ejecutar su misión salvífica.

Este método de expresar la gnosis, que en sí mismo representa la naturaleza misma del
conocimiento, la revelación íntima, permite que una tradición permanezca fiel a la
enseñanza del Mesías. El M. Samael lo expresa en sus palabras:

“Si se posee la Gnosis de los grandes Misterios arcaicos es porque, al dinamismo


revelador del Ser, algunos hombres muy santos lograron aproximarse debido a su
lealtad doctrinaria.” 10

En el Evangelio de Tomás se expresa mediante el pasaje entre Tomás y Jesús, cuando


éste le eleva a la categoría de su gemelo: “Yo ya no soy tu maestro, puesto que has
bebido y te has embriagado del pozo que bulle, que yo mismo he excavado…” 11

Es el poder espiritual del Cristo-Mesías el que produce una gnosis individual, una
salvación individual o auto-gnosis, una revolución y un despertar que lleva a
convertirse a aquel que lo vive en uno como él. Es esta revelación sobre su propia
naturaleza y sobre la naturaleza misma de la creación, la que la figura del Cristo trae
consigo, una revelación que estaba ausente antes de su venida. 12

De tal manera y con tal claridad expresaron los gnósticos su posición sobre la labor
salvífica del Cristo. Para ellos, la creencia era solamente un sustituto que vino a llenar la
ausencia de conocimiento, la ausencia de Gnosis. Su conocimiento no fue el de la
literalidad, sus lecturas sobre la experiencia del Cristo jamás fueron horizontales, ese no
es el propósito de las escrituras de Nag Hammadi. Su cometido es más bien producir
una inducción a la experiencia íntima, trascendental y espiritual. La experiencia de
aquel que sabe, porque le ha sido revelado. Aquél tipo de experiencia que Judas expresa
cuando dice: “Conozco quien eres y de qué lugar procedes…” 13

Fabio Guevara
Cartagena, España
Enero del 2007

10
S.A.W., La Doctrina Secreta de Anáhuac, cap. X.
11
Evangelio de Tomás, log. 13.
12
Una referencia al respecto de esta labor mesiánica de Jesús la encontramos en Pistis Sophia, cap. 15ss
cuando el Cristo hace modificaciones a la esfera del destino y del zodíaco, revirtiendo fuerzas que
cooperan ahora en la liberación de las almas que han recibido el conocimiento.
13
El Evangelio de Judas, traducción al español de García Bazán.

5
Evangelio de Felipe
(NHL II 51,29 – 86,19)

Sobre la composición del texto

El Evangelio de Felipe constituye el tratado 3 del códice II de la colección de Nag


Hammadi (NHL), de las páginas 51,29 a las 86,18. La obra original, de la que se tradujo
al copto, sería seguramente escrita en griego. Los eruditos creen que la obra fue
compuesta en Siria, en Antioquia y Edesa, donde existieron importantes comunidades
judías y cristianas. Se cree que el códice II de Nag Hammadi data de entre la mitad del
siglo II y la segunda mitad del siglo III.

Se le llama así por ser el apóstol Felipe el único que es citado en el texto. Se le
menciona solamente una vez (73,8). El título aparece al final del texto pero se cree que
ha sido añadido posteriormente.

Este texto se halla asociado a la escuela valentiniana. Se encuentran en él características


de la doctrina de Valentín, entre otras, la idea de la salvación como la reunificación
nupcial entre la “imagen” y su contrapartida pleromática, la numerosa doctrina
sacramental, la importancia de la figura de Sofía, etc.

Uno de los aspectos más relevantes de este texto es su doctrina sacramental, que se
puede agrupar en cinco sacramentos: bautismo, unción, eucaristía, redención y cámara
nupcial. Lamentablemente los últimos dos no cuentan con suficientes elementos para
asegurar su carácter ritualístico, más allá de su valor simbólico. Según los heresiólogos,
la doctrina sacramental fue desarrollada dentro del valentinianismo principalmente por
la corriente de Marcos.

El texto en sí se considera una colección de dichos teológicos sobre los sacramentos y la


ética, expresados a través de aforismos, analogías y parábolas. El texto puede ser
dividido en secciones que, desde distintos ángulos, abordan un conjunto específico de
cuestiones. Entre esos temas podemos destacar los siguientes:

Existencia de distintas categorías de hombres, y la dignidad única del espiritual.


Lo semejante se emparenta con lo semejante. Al identificarse con lo que pertenece a lo
divino, se convierte en ello. Al identificarse con lo perteneciente al mal, se hace como
ello.
Diferenciación entre el que ha recibido el espíritu en verdad y el que lo ha recibido sólo
en apariencia. La ineficacia de los sacramentos sin gnosis.
La necesidad de experimentar la resurrección antes de la muerte.
Los arcontes y las potencias malignas y el daño que hacen al hombre para impedir su
salvación.
La “separación” de Adán y de Eva, como inicio de una decadencia que el Cristo viene a
corregir.
Los ritos del bautismo y de la unción y la importancia de uno con respecto al otro.
La cámara nupcial, es el tema principal de todo el texto. La cámara nupcial como
culminación del sistema sacramental.

La traducción que utilizamos es de la publicación de la Editorial Trotta, de Piñero,


Torrents y García Bazán. La subdivisión del texto no sigue la usual dividida en logia

6
(M. Schenke), sino de páginas y líneas tal y como aparecen en el manuscrito, además de
la subdivisión en temas. Se utilizan en ella los siguientes símbolos: […] laguna; [ ]
texto reconstruido; ( ) texto sobreentendido y añadido por el traductor.

El apóstol Felipe
Testigo de las Cosas del Reino

Es importante señalar el papel que se le otorga a Felipe dentro de los escritos gnósticos
como el depositario de la revelación secreta de Jesús. En Pistis Sophia, por ejemplo, se
le menciona junto a Tomás y a Mateo como los encargados de atestiguar por escrito las
enseñanzas del Jesús resucitado.

“Y sucedió entonces, cuando Jesús escuchó a Felipe, que le dijo: "Escucha Felipe,
bendito, con el que hablo: sois tú y Tomás y Mateo, a quienes el Primer Misterio manda
escribir todos los discursos que yo diré y todo lo que yo haré, y todas las cosas que
veréis. Mas en cuanto a ti, el número de discursos que has escrito no está aún completo.
Cuando lo esté, vendrás y proclamarás lo que te plazca. Ahora y o por tanto, vosotros
tres habréis de escribir todos los discursos que yo diré (todas las cosas que yo haré) y
que vosotros veréis, a fin de que podáis ser testigos de todas las cosas del reino de los
cielos". 14

En el mismo texto, María Magdalena interpreta las palabras de Jesús:

"Como has dicho a Felipe: "Sois tú y Tomás y Mateo a quienes el Primer Misterio
manda escribir todos los discursos del reino de la Luz y ser testigos", escucha entonces
y que yo proclame la solución de esas palabras. Son las que tu poder luz profetizó antes
a través de Moisés: "Todo asunto se establecerá mediante (dos o) tres testigos". 15 Los
tres testigos son Felipe, Tomás y Mateo". 16

Felipe, Tomás y Mateo se convierten entonces en los tres testigos de “las cosas del
Reino de los Cielos”. Felipe, las esferas de Jesod y de Hod, la cuarta y la quinta
dimensión, los misterios de la ciencia jinas y del plano astral; Tomás, la esfera de
Netzach, el plano mental; y Mateo, la ciencia pura de la esfera de Tiphereth, el plano
causal, son entonces los testigos de las obras del Cristo. Ellos pueden “ver, oír y
escribir” las cosas del Señor.

De tal manera que será solamente a través de la cábala que podremos entender el
importante papel de estos tres testigos, y sobre todo, el de Felipe y su evangelio. Pues
por estar Felipe relacionado a las esferas de Jesod, la cuarta dimensión o mundo jinas; y
Hod, la quinta dimensión o plano astral, es especialmente la sephirah número nueve la
mediadora entre las realidades espirituales del Cristo y el plano de la forma material de
Malkuth.

14
S.A.W., Pistis Sophia Develada, cap. 42. Dice el Maestro Samael: “Felipe, Tomás y Mateo, tres
Apóstoles dentro de nosotros mismos, obedecen las órdenes del Primer Misterio y escriben los discursos
del Cristo Intimo. Las tres partes del Ser, Felipe, Tomás y Mateo, además de escribir todas las cosas que
el Cristo Intimo dice y ve, y hace, tienen también el poder de ver y oír las cosas del Señor. Felipe, Tomás
y Mateo son los tres testigos de las cosas del Reino de los Cielos. Felipe, Tomás y Mateo son realmente
tres partes de nuestro propio Ser”.
15
Ver Deuteronomio 19,15.
16
S.A.W. Op.cit., cap. 43.

7
Jesod es una sephirah considerada como receptáculo de las emanaciones de los otros
sephiroth, y el único e inmediato transmisor de esas emanaciones para Malkuth. Todo
ello gracias a esa especial sustancia que los cabalistas llaman Akasha, Éter o Luz Astral.
Por su parte Hod es concebido como el plano donde se manifiestan las representaciones
de lo alto, esto es, las imágenes, que ingresan a través de Jesod. Por ello se le considera
a la sephirah nueve como la Esfera de la Ilusión, de Maya, del Éter Reflector, que se
manifestará en el microcosmos hombre como el inconsciente de los psicólogos, el
depósito de las antiguas memorias-imágenes olvidadas y reprimidas “desde los tiempos
antiguos”.

Finalmente diremos también que Jesod es la esfera de los misterios sexuales, a la que se
asocian los órganos generadores. Estos misterios, vistos desde el plano de Jesod, se
relacionan directamente con las leyes del magnetismo. Cuando no existe una correcta
relación con Jesod, estos aspectos se traducen en el plano de Malkuth en aquellas
funciones puramente instintivas que dominan la naturaleza animal del hombre.

Si consideramos estos aspectos, relacionados todos a Felipe como una parte del Árbol
de la Vida, una parte autónoma y auto-consciente de nuestro Ser, entenderemos mejor
su relación con el papel que el Cristo le hace jugar en Pistis Sophia, el testigo de las
cosas del Reino; y entenderemos también por qué es su evangelio el que profundiza en
temas como la realidad y la imagen 17 , la reconciliación de los contrarios, y los misterios
de la cámara nupcial.

El Camino Iniciático
a través de los Sacramentos

El Cristo como administrador de los Misterios, emplea diversas formas y métodos para
cultivar los estados trascendentales de la conciencia. Varias fuentes gnósticas de la NHL
describen estas técnicas de disciplina espiritual, entre ellos Zostrianos, el Tratado de la
Ogdóada y la Enéada, y Alógenes. Pero es sobre todo en el Evangelio de Felipe donde
se mencionan los sacramentos como procesos de transformación.

En 67,29 dice Felipe: “El Señor hizo todo en un misterio, un bautismo, una unción, una
eucaristía, una redención y una cámara nupcial.” El Bautismo fue practicado por los
autores de este evangelio en dos formas: el bautismo ordinario administrado por la
ortodoxia y que para los gnósticos significaba un “bautismo psíquico” diseñado para
aquellos cuya conciencia aún estaba atrapada por los complejos emocionales-mentales.
Y una forma más elevada llamada “bautismo pneumático” que más allá de ser una mera
purificación del alma, le permitía a ésta reunirse con su Ser. Los efectos de este segundo
bautismo no podían ser borrados, como lo menciona Felipe en 61,12: “Dios es un
tintorero…”.

Solamente aquellos que han sido bautizados por las aguas, aquellos que han recibido el
bautismo de la sabiduría, han recibido el milagro de hacerse humanos, y con ello, la
posibilidad de alcanzar un día la redención. Pero antes deberán confirmar ese bautismo
por agua mediante el fuego del crisma.

17
“La verdad no vino al mundo desnuda sino a través de tipos e imágenes…”, Evangelio de Felipe 67,10.

8
La Unción, llamada en tiempos modernos la confirmación, fue el segundo sacramento
iniciatorio. Si el agua es empleada para lavar, el aceite o crisma es empleado para sellar.
Así como el bautismo se asocia al agua, el aceite se asocia al fuego. Ambos
sacramentos, como sus elementos contrarios, representan la polaridad primaria que, en
su unión, lleva a la reunificación y la totalidad. Como dice Felipe en 67,2: “De agua y
fuego han surgido el alma y el espíritu. De agua, de fuego y luz (ha surgido) el hijo de
la cámara nupcial. El fuego es la unción, la luz es el fuego…”.

Aquel que ha sido purificado por las aguas y que ha sellado su purificación con el
despertar del fuego, está listo para participar de la Eucaristía. En 63,22 dice Felipe: “La
eucaristía es Jesús. Pues él es denominado en siríaco “Pharisatha”, es decir “el
extendido”, pues Jesús vino a crucificar el mundo”. Y se extiende en explicar este acto
en 75,17: “El cáliz de la oración contiene vino y contiene agua, figurando como
símbolo de la sangre sobre la que se da gracias y se llena con el Espíritu Santo y lo que
pertenece al hombre totalmente perfecto. Cuando bebamos esto, recibiremos al hombre
perfecto”.

Con el advenimiento de este misterio que significa el descenso del Logos, el gnóstico se
encuentra listo para recibir los dos supremos sacramentos: la Redención y la Cámara
Nupcial.

La Redención, llamada también en griego apolytrosis, viene a manifestarse a través de


la gran renunciación y la entrega absoluta del Iniciado, que rompe entonces con los
vínculos que le atan al mundo y a sus gobernantes, los dioses tiranos. Encontramos en
Ireneo (Adversus Haereses), menciones a los rituales por los que atravesaban aquellos
que recibían este sacramento: “Estoy establecido, estoy redimido, y redimo mi alma
desde este aeón, y desde todo lo que proviene de él, en el nombre de IAO, quien redimió
su alma con la redención de Cristo, el Viviente”. A lo que la congregación respondía:
“La paz sea con todos aquellos sobre quienes su nombre reposa”. Siendo
posteriormente el Iniciado ungido con bálsamo.

Este sacramento le permitía al iniciado moverse “más allá de la comunidad común”


para pertenecer entonces al más selecto círculo de los espiritualmente maduros.
Maestros gnósticos como Ptolomeo 18 mencionan a Jesús enseñando un segundo
bautismo para aquellos avanzados en el camino, bautismo que “trasciende toda
imagen”. El mismo Ptolomeo lo llama apolutrosis, esto es, redención o liberación,
aludiendo al proceso a través del cual un esclavo se convierte legalmente en un hombre
libre.

Valentín por su parte contrasta a aquellos que entienden a Dios como “celoso, tirano y
molesto”, con aquellos otros que han recibido del Padre “la gracia de conocerle” 19 ,
esto es, los bautizados una vez y los dos veces bautizados. 20

18
Ptolomeo, Carta a Flora.
19
Valentín, Evangelio de la Verdad.
20
La doctora Elaine Pagels menciona en Beyond Belief que el candidato a la apolutrosis debía responder
a ciertas preguntas tales como ¿Quién eres? ¿De dónde vienes? ¿Hacia dónde vas? Preguntas, dice
Pagels, como las que haría un agente migratorio en una frontera. Preguntas que el Cristo enseña a
responder en el logión 50 del Evangelio de Tomás.

9
Finalmente adviene el decisivo sacramento de la Cámara Nupcial, a veces llamado
matrimonio espiritual, o el misterio de los syzygos (del griego, consorte), que marca la
definitiva reunificación de los elementos fragmentados: la verdadera auto-realización
íntima del Ser o proceso de la individuación. Al menos treinta referencias a este
misterio se mencionan en el Evangelio de Felipe, y se le relaciona con la necesidad de
restaurar la unidad perdida que se relata en la historia de Adán y Eva. En 68,22 dice:
“Mientras Eva estaba en Adán, no existía la muerte. Cuando ella se separó de él,
sobrevino la muerte. Si ella vuelve a entrar y la recibe, no habrá más muerte”. Y en
70,10 dice: “Si la mujer no se hubiera separado del varón no habría muerto con el
varón. Su separación significó el comienzo de la muerte. Por esto vino Cristo, para
rectificar la separación acontecida desde el principio y de nuevo unirlos a los dos, y
para dar vida y unir a los que habían muerto por la separación.”

Evangelio de Felipe
Un hebreo 21 hace a otro hebreo y un individuo así es llamado 30
“prosélito”. Pero un prosélito no hace a otro prosélito. 22 Algunos
son como […] y hacen otros, 52 [mientras que otros] sólo se con-
tentan con existir.

Heredar lo vivo

El esclavo únicamente aspira a convertirse en hombre libre, mas


no busca el patrimonio de su amo. Por el contrario, el hijo no sólo
es hijo, sino que reivindica para sí la herencia del padre. 23 Aquellos
que heredan a los muertos, ellos mismos están muertos, y heredan
cosas muertas. Aquellos que heredan lo vivo, están ellos mismos vi-
vos y heredan lo vivo y lo muerto. Los muertos no heredan nada, 10
pues, ¿cómo podrá heredar un muerto? Si un muerto hereda lo vivo
no morirá, sino que vivirá más.
Un gentil no muere, pues nunca vivió para poder morir. Quien cre-
yó en la verdad vivió, y éste corre el peligro de morir, pues vive.
Desde el día en que Cristo vino, el mundo se crea, se embellecen 20
las ciudades, lo muerto se retira. Cuando éramos hebreos, éramos
huérfanos –teníamos sólo nuestra madre-, más cuando nos
hicimos cristianos, obtuvimos padre y madre.

Cosechar en el otro mundo

Quienes siembran en el invierno cosechan en el verano 24 . El invierno


es el mundo, el verano es el otro eón. Sembremos en el mundo para
que podamos cosechar en verano. Por ello conviene que no oremos
en invierno 25 . Lo que sigue al invierno es el verano. Pero si uno 30

21
Aquí, la palabra “hebreo” designa a los cristianos no-gnósticos. En la línea siguiente, el “prosélito” es
el gentil que se ha convertido entonces al cristianismo no-gnóstico.
22
Se introduce una concepción jerárquica que más adelante reaparece como padre e hijo en 58,22-25.
23
Ver sobre la herencia, 56,33-57,3.
24
Invierno y verano como referencias a lo mundano y a lo pleromático. Ver 77,13-15.
25
Ver, Evangelio de Tomás, log. 14.

10
cosecha en invierno no cosechará sino que descuajará, de tal mane-
ra que así no obtendrá fruto; no solo (el fruto) [no] se obtiene [aho-
ra], sino que también el sábado [su campo] es estéril.
Cristo vino 53 para rescatar a unos, para salvar a otros, para
redimir a otros. A los que eran extraños los rescató y los hizo suyos;
y separó a los suyos, a los cuales dejó en prenda, según su voluntad.
No sólo al manifestarse abandonó su alma cuando lo quiso, sino
que desde que el mundo existe, voluntariamente abandonó su alma.
Entonces vino primeramente a recobrarla, puesto que había sido 10
dejada en prenda; quedó a merced de ladrones y fue hecha cautiva,
pero él la salvó, y redimió a los buenos que había en el mundo, y a
los malos.

Los opuestos

La luz y la tiniebla, la vida y la muerte, los de la derecha y los de


la izquierda son hermanos entre sí 26 ; no es posible que se separen
(unos de otros). Por tanto, ni los buenos son buenos ni los malos
malos, ni la vida es vida, ni la muerte muerte 27 . Por ello cada cual 20
se disolverá en el origen que tiene desde el comienzo; mas los que
son superiores al mundo son indisolubles, son eternos.

Nombres verdaderos y falsos

Los nombres otorgados a las realidades mundanas compor-


tan un gran error 28 , pues desvían su mente de lo estable 29 a lo ines-
table. Y así, el que escucha (el nombre) “Dios” no piensa lo estable,
sino que piensa lo inestable. Así ocurre también con (los nombres)
“Padre”, “Hijo”, “Espíritu Santo”, “Vida”, “Luz”, “Resurrec- 30
ción”, “Iglesia”, y todos los demás: no se piensa lo estable, sino que
se piensa lo inestable, salvo que (previamente) se conozca lo esta-
ble. Los [nombres que han sido escuchados] están en el mundo [para
54 eng]añar. [Si estuvieran] en el eón, no habrían sido nombrados
nunca en el mundo, ni habrían sido puestos en las cosas mundanas;
tienen su fin en el eón.
Sólo un nombre no es pronunciado en el mundo, el nombre
que el Padre dio al Hijo; (el nombre) es superior a cualquier otro 30 ,
a saber, el nombre del Padre. Pues el Hijo no se convertirá en Padre
a menos que él fuere revestido del nombre del Padre. Quienes 10
tienen este nombre, ciertamente lo conocen, pero no hablan de él.
Por su parte, los que no lo tienen no lo conocen.
La verdad, empero, produjo nombres en el mundo por causa
nuestra, pues es imposible conocerla sin nombres. La verdad es una

26
En la escuela valentiniana, “los de la derecha” designa a los psíquicos, mientras que “los de la
izquierda” a los hílicos. Ver 60,15-34.
27
Aspecto engañoso del mundo que le contrapone a la verdad y que se reitera en el apartado siguiente
sobre los “nombres”.
28
Ver Evangelio de la Verdad 17,10-18,11.
29
Lo estable, lo inmutable y eterno en contraposición con la transitoriedad de las realidades inferiores.
30
Ver Filipenses 2,6-11.

11
sola, aun siendo plural, y ello por causa nuestra, a fin de enseñarnos
amorosamente ese único (nombre) por medio de muchos.
Los arcontes quisieron engañar al hombre, pues vieron que él
tenía parentesco con los que son verdaderamente buenos 31 . (Los 20
arcontes) quitaron el nombre a los que son buenos y lo dieron a los
que no son buenos para, a través de los nombres, poder engañarle y
vincularle a los que no son buenos. Y después de esto, si se les
hace un favor, son inducidos a apartarse de los (que son) no buenos
y asociarse con los (que son) buenos. A éstos los conocían, ya que
querían tomar al libre y hacerlo esclavo para siempre. 30

Los arcontes. Cristo

Hay potencias que dan […] al hombre, por no querer que se


salve, para poder [preservar]. Pues si el hombre se [salva, no ha-
brá] sacrificios […] y no se ofrecerán animales 55 a las potencias.
Pues por lo que toca a los animales que se les ofrecían, ciertamente
se les ofrecían vivos, pero cuando se les ofrecían, morían. Por lo
que al hombre toca, fue ofrecido muerto a Dios y vivió.
Antes de que Cristo viniese no había pan en el mundo; al igual
que en el Paraíso, el lugar donde Adán estaba –había muchos ár-
boles para alimento de los animales, no había trigo para alimento 10
del hombre-. El hombre se nutría como los animales, pero cuan-
do vino Cristo, el hombre perfecto, trajo pan del cielo 32 a fin de que
el hombre se alimentase con alimento de hombre.
Los arcontes pensaban que por su poder y voluntad hacían lo
que hacían, mas era el Espíritu Santo el que operaba todo secreta-
mente, a través de ellos, como quería 33 .
La verdad, que existe desde el principio, es sembrada por do- 20
quier. Y muchos (hay que) la ven al ser sembrada, pero pocos que
la ven al ser cosechada 34 .

Evitar errores

Algunos dijeron que María concibió del Espíritu Santo. Yerran,


no saben lo que dicen. ¿Cuándo mujer concibió de mujer? 35 María
es la virgen a quien no mancilló jamás poder alguno. Ella es un gran
anatema para los hebreos, que son los apóstoles y los hombres 30
apostólicos 36 . Esta virgen a la que ninguna potencia mancilló […]
las potencias se mancillaron. Y, a no ser que tuviera otro padre, el
Señor no habría dicho: “Mi Padre que está en el cielo” 37 , sino sim-

31
El parentesco del pneumático con las realidades espirituales es propia del gnosticismo y se expresa a
través del concepto de la “consubstancialidad”.
32
Aquí el alimento que Cristo trae es la gnosis, en tanto que el alimento comido por Adán es la Ley. Ver
71,22-72,1 y 73,20-74,12.
33
Ver 54,18-22.
34
Ver Mateo 22,14.
35
De “espíritu” que en hebreo es ruah, de género femenino.
36
Los “hebreos” aquí son identificados con los apóstoles y sus seguidores, los cristianos no-gnósticos.
37
Primero de siete dichos canónicos que aparecen en este texto. Los demás en 57,4-5; 68,8-12; 68,26-27;
72,34-73,1; 84,7-9; 85,29-31.

12
plemente “mi Padre”.
El Señor dijo a los discípulos: “[…] 56 de toda casa. Introdu-
cidlo en la casa del Padre, pero no sustraigáis nada en la casa del
Padre ni os lo llevéis” 38 .
“Jesús” es un nombre oculto. “Cristo” es un nombre revelado.
Por ello “Jesús” no existe en ninguna (otra) lengua, sino que su
nombre es “Jesús”, como es denominado. Por lo que respecta a
“Cristo”, su nombre es, en siríaco, “Mesías”, y en griego Khristós.
Ciertamente todos los otros lo tienen, según la lengua de cada 10
uno 39 . El “Nazareno” es el (nombre) manifiesto de lo que está ocul-
to 40 . Cristo lo posee todo en sí mismo, ya sea hombre, ya sea ángel, ya
misterio, y (aun) el Padre.

La resurrección

Los que dicen que el Señor primero murió y (después) resucitó,


yerran, pues él primero resucitó y (después) murió. Si uno no obtie-
ne primero la resurrección ¿(acaso) no morirá? 41 Vive Dios que 20
éste m[orirá].
Nadie esconderá un objeto grande y valioso en un gran reci-
piente, sino que muy a menudo uno habrá guardado incontables
miríadas en un recipiente de a céntimo. Es el caso del alma: es una
cosa que, siendo valiosa, vino a caer en un cuerpo despreciable 42 .
Algunos temen resucitar desnudos 43 . Por ello desean resucitar
en la carne. Y no saben que los que portan la carne son los que 30
están desnudos. Aquellos que [son capaces] de desnudarse, son
precisamente los que no están desnudos. “La carne y la sangre no
heredarán el reino de Dios” 44 . ¿Cuál es la que 57 no heredará? La
que portamos encima. ¿Y cuál es, en cambio, la que heredará? La
perteneciente a Jesús y su sangre. Por ello dijo: “El que come mi
carne y bebe mi sangre no tiene vida en él” 45 . ¿Qué (carne) es (esa)?
Su carne es la palabra, y su sangre es el Espíritu Santo 46 . Quien ha
recibido estas cosas tiene alimento, y tiene bebida y vestido.
Por mi parte, yo repruebo a los otros que dicen que (la car- 10
ne) resucitará. Así pues, ambos se equivocan. Tú dices: “La carne
no resucitará”. Pero dime qué resucitará, para que podamos hon-
rarte. Tú dices: “El espíritu (que está) en la carne” y también “Esta
luz (que está) en la carne” 47 . También es éste un lógos que está en la
carne, pues sea lo que sea lo que digas, nada nombras (que esté)

38
Uno de los ocho dichos extracanónicos del texto.
39
La verdad, aún siendo una, se hace múltiple. Ver 54,15-18.
40
Según la etimología basada en un término hebreo que significa “ocultar”.
41
Esta inversión de la relación muerte y resurrección aparece también en 66,16-23; 73,1-8.
42
Como en otros pasajes (53,6-14), la expresión “alma” se utiliza para designar la parte pneumática del
hombre. Un detalle que se encuentra en otras fuentes valentinianas.
43
Ver 2 Corintios 5,3.
44
Ver 1 Corintios 15,50.
45
Ver Juan 6,53. Por la eucaristía el hombre adquiere carne y sangre celestes, las del Cristo, con las que
podrá revestirse en la resurrección sin que dar por ello desnudo.
46
Ver Romanos 7,4.
47
Parece referirse a la opinión helenística vulgar sobre la inmortalidad del alma.

13
fuera de la carne. Es menester resucitar en esta carne, ya que todo
está en ella 48 . En este mundo los que se ponen vestidos valen más 20
que los vestidos; en el reino de los cielos los vestidos valen más que
aquellos que se los han puesto.

Bautismo y unción

Mediante agua y fuego todo lugar es purificado: lo manifiesto


mediante lo manifiesto, lo oculto mediante lo oculto. Hay algunas
cosas ocultas mediante las manifiestas. Hay agua en el agua, hay
fuego en la unción.

Cómo se formó Jesús

Jesús los llevó a todos subrepticiamente, pues él no se mostró


tal cual era (en sí), sino que se mostró tal como podía ser visto. A 30
todos ellos se reveló: se reveló a los grandes como grande, se mos-
tró a los pequeños como pequeño, se mostró 58 a los ángeles como
ángel, y a los hombres como hombre. Por esto ocultó su lógos 49 a
todos. Algunos, por cierto, lo vieron, pensando que se veían a sí
mismos. Pero cuando se reveló gloriosamente a sus discípulos en la
montaña no era pequeño; se hizo grande, pero tras haber hecho
grandes a los discípulos, a fin de que ellos pudieran verlo en su 10
grandeza.
Aquél día dijo 50 en la acción de gracias: “Tú que has unido la luz
perfecta 51 con el Espíritu Santo, une también a los ángeles con no-
sotros, (con) las imágenes” 52 .
No despreciéis al Cordero, pues sin él no es posible ver al rey 53 .
Nadie podrá, estando desnudo, acceder hasta el rey.

El hombre celestial y el terreno

En cuanto al hombre celestial, más numerosos son sus hijos que


los del hombre terreno. Si los hijos de Adán son numerosos, aun si
mueren, cuanto más los hijos del hombre perfecto 54 , aquellos que 20
no mueren sino que son continuamente engendrados 55 . El Padre
hace un hijo, y al hijo no le es posible hacer un hijo. Porque al que
ha sido engendrado no le es posible engendrar. Más bien el hijo
“engendra” hermanos, no hijos 56 . Todos los que son engendrados

48
Se entiende mejor cuando se considera que, como se dice más adelante, la Verdad no vino al mundo
desnuda, sino en símbolos e imágenes (67,9ss); y también que la carne del hombre es calificada como
“imagen” (68,36-37).
49
Su palabra.
50
Quizás se refiere a Felipe o a Jesús.
51
La “luz perfecta”, el “iluminador perfecto”, es el Salvador, quien es llamado Luz.
52
Doctrina valentiniana que habla de la reunión del Salvador con Sofía Achamot, y la correlativa de los
ángeles masculinos con los espíritus femeninos de los hombres. Ver Excerpta de Teódoto, 64.
53
El manuscrito dice “la puerta”, algo que los eruditos consideran un error y los sustituyen por “el rey”.
54
Anteriormente a Cristo se le ha denominado “hombre perfecto”: 55,12.
55
Ver Romanos 5,12ss; 1 Corintios 15,45ss.
56
La procreación espiritual consiste en engendrar hermanos.

14
en el mundo son engendrados por la naturaleza, y los otros por
[éste del que] fueron engendrados. El hombre [recibe alimento] 30
mediante la promesa del lugar superior […] por la boca. Y si el logos
hubiera salido de allí, 59 se nutriría por la boca y se haría perfecto.
Pues los perfectos conciben mediante un beso, y engendran. Por
ello nos besamos unos a otros, recibiendo la concepción por la gra-
cia mutua que hay entre nosotros.

Las discípulas

Tres (mujeres) caminaban siempre con el Señor: María, su


madre; la hermana de ésta; y Magdalena, que es denominada “su
compañera” Así, pues, María es su hermana, y su madre, y es 10
su compañera.

Aspectos del Pleroma

“El Padre” y “el Hijo” son nombre simples; “Espíritu Santo” es


un nombre doble. Pues ellos están en todas partes: están arriba,
están abajo; están en lo oculto, están en lo manifiesto. El Espíritu
Santo está en lo manifiesto –está abajo- y está en lo oculto –está
arriba 57 .
Los santos son servidos por las potencias malas; pues ellas 20
son cegadas por el Espíritu Santo para que piensen estar asistiendo
a un hombre cuando están obrando para los santos. Por esto (cuan-
do) un discípulo pidió un día al Señor algo del mundo, él le dijo:
“Pide a tu madre, y ella te dará de lo ajeno”.
Los apóstoles dijeron a los discípulos: “Que nuestra entera
ofrenda obtenga “sal”. Ellos llamaban [a Sofía] “sal” (ya que) sin 30
ella la ofrenda no es aceptable. Sofía, por su parte, es estéril, [sin]
hijo. Por ello es denominada [resto] de sal 58 . El lugar en que ellos
[…] a su modo, el Espíritu Santo […] 60 y numerosos son sus
hijos. 59
Lo que el Padre tiene pertenece al hijo, y sin embargo al hijo
mismo, en tanto es pequeño, no se le confía lo que es suyo. Cuando se
convierte en hombre, su padre le da todo lo que tiene 60 .

La Sabiduría. El Espíritu

Los que yerran, a quienes el Espíritu engendra, yerran también


por su causa. Por esto (se dice): “Mediante un mismo soplo el fuego
se enciende y se extingue” 61 .
Una cosa es “Echamot” y otra “Echmot” 62 . Echamot es la Sa- 10
57
El Espíritu Santo es doble por un lado por estar compuesto de dos palabras; pero sobre todo porque en
el mito, el personaje de Sofía es doble: hay una Sabiduría superior y una inferior. Ver 60,10-15.
58
Interesante relacionarlo con la mujer de Lot, transformada en estatua de sal por no seguir a su marido.
Algunos eruditos utilizan “rastro de sal” en lugar de “resto de sal”. Todas conjeturas pues el texto es
ilegible.
59
De Sofía.
60
Ver Gálatas 4,1ss.
61
El doble significado de “pneuma”: “espíritu” y “soplo”.

15
biduría por excelencia, mientras que Echmot es la Sabiduría de
muerte, es decir, la que conoce la muerte 63 ; es llamada “pequeña
Sabiduría”.
Hay animales sometidos al hombre, como el ternero, el asno y
otros de este tipo. Hay otros que no se someten, que habitan aisla-
dos en los desiertos. El hombre ara el campo sirviéndose de los 20
animales que se someten, y de este (campo) se nutre a sí mismo y a
los animales, tanto a los que se someten como a los que no se some-
ten. Así ocurre con el hombre perfecto: sirviéndose de las potencias
que se someten trabaja todas las cosas, cuidándose de que subsistan.
Pues por esto subsiste todo el lugar, tanto los buenos como los ma-
los, sea los de la derecha sea los de la izquierda 64 . El Espíritu
Santo pastorea a todos, y rige todas las potencias, las que se so- 30
meten y las que no se someten y están aisladas, pues él […] las aprisca
para que, [aun] queriendo, no puedan escaparse.
El que fue creado es bello, pero tu no deducirías que sus hijos
son 61 criaturas nobles. Si él no hubiera sido creado sino engendra-
do, deducirías que su semilla es noble. Mas ahora fue creado y en-
gendró. ¿Qué nobleza es ésta? Primero surgió el adulterio, después
el asesinato, y él fue engendrado del adulterio, pues era hijo de la
serpiente 65 . Por esto se hizo homicida como lo era su padre 66 ; y
mató a su hermano. Toda relación sexual habida entre quienes no 10
son semejantes constituye adulterio.
Dios es un tintorero. Como los buenos tintes, denominados “au-
ténticos”, (sólo) se desvanecen con las cosas teñidas con ellos, así ocu-
rre con los que Dios ha teñido. Puesto que sus tintes son inmortales,
ellos se vuelven inmortales gracias a sus colores. Por su parte, Dios
bautiza, a quienes bautiza, en agua 67 . 20

Lo semejante con lo semejante

No le es posible a nadie ver algo de las (realidades) estables a no


ser que se haga como ellas. No ocurre así con el hombre que está en
el mundo: él ve el sol, no siendo él sol; y ve el cielo y la tierra y
todas las otras cosas, no siendo empero tales cosas. Pero así ocu-
rre con la verdad: tú has contemplado algo de aquel lugar, te trans-
formaste en ello; contemplaste el Espíritu, te transformaste en 30
Espíritu; contemplaste a Cristo, te transformaste en Cristo; con-

62
“Achamot/Echamot”, deriva de la raíz hebrea para “sabiduría” se utiliza en la escuela valentiniana para
designar a la Sofía inferior. Aquí aparece en un doble significado: como “Echamot” designa a la Sofía
superior, reintegrada al Pleroma; y como “Echmot” a la Sofía inferior, excluida provisionalmente del
Pleroma después de la intervención de Horos, el Límite.
63
“Sabiduría de muerte” por cuanto la muerte ha surgido de la separación del hombre y de la mujer (ver
70,9-17). Es la que está separada de su paredro, el Hijo. Esta separación de la “sabiduría de muerte” de su
origen se representa en la transformación del nombre Echamot en Echmot, donde Echamot es privada de
la letra griega “alfa”, esto es, del origen.
64
Los valentinianos distinguen entre almas “buenas” y almas “malas”, que corresponderían a hílicos y
psíquicos, y que ellos hacen provenir de Caín y de Set respectivamente.
65
La serpiente (Naas) engaña a Eva, madre de Caín, y comete adulterio con ella.
66
Ver Juan 8,44; Génesis 4,8.
67
La práctica del bautismo por inmersión.

16
templaste al [Padre, te] transformaste en Padre. Por ello, [aquí] ves
todas las cosas y no [te ves] a ti mismo, pero en [aquel lugar] te ves
a ti mismo –pues lo que veas, en eso mismo te [transformarás].
La fe recibe, el amor da. Nadie podrá 62 recibir sin fe. Nadie
podrá dar sin amor. Por esto, para poder recibir, creemos, y para po-
der amar damos, puesto que si uno no da con amor, no obtiene
provecho de lo que ha dado 68 .
El que no ha recibido al Señor es todavía [un] hebreo.

Denominaciones de Cristo

Los apóstoles que hubo antes de nosotros (lo) denominaban


así: “Jesús, el Nazoreo, Mesías”, es decir, “Jesús, Nazoreo, Cristo”.
El último nombre es “Cristo”, el primero es “Jesús”, el de en medio 10
“Nazareno”. “Mesías” tiene dos sentidos: “el Cristo” y “El (que es)
medido” 69 . “Jesús”, en hebreo, es “la redención”, “Nazara” es “la ver-
dad”, “Nazareno” entonces significa “la verdad”. Cristo es el que
fue medido; el Nazareno y Jesús, los que lo midieron.
Si la perla es arrojada al fango no se vuelve menos valiosa ni se 20
volverá más valiosa si es ungida con bálsamo, sino que posee sien-
pre igual valor a los ojos de su dueño 70 . Así ocurre con los hijos de
Dios: dondequiera que se hallen, aún tienen [igual] valor a los ojos
de su Padre.
Si dices: “Soy un judío”, nadie se preocupará. Si dices: “Soy un
romano”, nadie se turbará. Si dices: “Soy un griego… un bárbaro…
un esclavo… un hombre libre”, nadie se estremecerá. Si dices: 30
“Soy un cristiano”, el [mundo] temblará. Ojalá pueda yo [llegar a
ser] como ese, cuyo nombre [los arcontes] no podrán soportar es-
cuchar.

Diversas analogías

Dios es un 63 antropófago. Por ello se le [sacrifican] hombres.


Antes de que el hombre fuera sacrificado, se sacrificaban animales,
pues no eran dioses aquellos a quienes iban dirigidos los sacrificios.
Las vasijas de vidrio y las vasijas de arcilla se hacen al fuego,
pero si las vasijas de vidrio se rompen pueden recomponerse, pues
se hicieron mediante un soplo. Las vasijas de arcilla, por el con- 10
trario, si se rompen se destruyen, pues se hicieron sin soplo 71 .
Un asno, girando en torno a una rueda de molino, recorrió cien
millas. Cuando lo soltaron, se encontró con que estaba todavía en
el mismo sitio. Hay hombres que recorren grandes trayectos y no
llegan a ningún lugar. Cuando les sorprende el atardecer no han
visto ni ciudad ni aldea, ni creación ni naturaleza, potencia o án- 20

68
Ver 1 Corintios 13,1ss.
69
De su raíz hebrea msh, “medir”.
70
De nuevo la imagen de algo muy valioso que es insertado en un elemento despreciable, representando
al pneuma caído en la materia. Ver 56,20-26.
71
De nuevo debe considerarse que el elemento divino en el hombre es designado por los gnósticos con el
termino griego pneuma, el “espíritu”, que significa “soplo”, “aliento”.

17
gel. En vano se fatigaron los desdichados 72 .
La eucaristía es Jesús. Pues él es denominado en siríaco “Pharisa
tha”, es decir “el extendido”, pues Jesús vino a crucificar el mundo.
El Señor entró en la tintorería de Leví, cogió setenta y dos colo-
res y los vertió en la tinaja; los sacó todos blancos y dijo: “De este
modo, como tintorero, vino el Hijo del hombre” 73 . 30

Jesús y María Magdalena

La sabiduría denominada “estéril” es la madre [de los] ánge-


les 74 . Y la compañera del [Salvador es] María Magdalena. El [Salva-
dor] la amaba más que a todos los discípulos, y la besaba frecuente-
mente en la [boca]. Los demás [discípulos] 64 [se acercaron a
ella para preguntar]. Ellos le dijeron: ¿Por qué la amas más que a
todos nosotros?” El Salvador respondió y les dijo: “¿Por qué no os
amo a vosotros como a ella?”
Un ciego y un vidente, estando ambos a oscuras, no se diferen-
cian entre sí. Cuando llega la luz, entonces el vidente verá la luz y el
que es ciego permanecerá a oscuras 75 .
El Señor dijo: “Bienaventurado el que es antes de llegar a ser, 10
pues el que es, ha sido y será” 76 .
La supremacía del hombre no es manifiesta, sino que yace en lo
oculto. Por eso él es señor de las fieras 77 , que son más fuertes que él,
que son grandes en lo manifiesto y en lo oculto, y él permite su
subsistencia. Pero si el hombre se aleja de ellas se matan, se muer-
den y se devoran mutuamente, y se comen mutuamente por no 20
hallar alimento. Mas ahora sí han hallado alimento, pues el hombre
cultivó la tierra.

Bautismo. Matrimonio. Cámara Nupcial

Si uno se sumerge en el agua y sale sin haber recibido nada y


dice: “soy cristiano”, ha recibido el nombre en préstamo 78 . Pero si
recibe el Espíritu Santo, posee el nombre en calidad de regalo. A
quien ha recibido un regalo no se le quita, pero a quien ha recibido
un préstamo se le exige (su restitución) 79 .
Así nos ocurre cuando uno se ve envuelto en un misterio. El 30
misterio del matrimonio es grande 80 , pues sin él el cosmos no exis-
tiría. Las subsistencia del mundo [es el hombre], mientras que la sub-
sistencia [del hombre es el] matrimonio. Pensad en la unión […] 81

72
Pasaje que puede interpretarse como la existencia del hombre hílico, cuyos esfuerzos son inútiles al no
poseer la gnosis.
73
Setenta y dos, número simbólico. Ver Lucas 10,1-17.
74
Ver 59,31.
75
Aquí se utiliza la imagen de la ceguera para referirse al que no posee la gnosis, como en el Evangelio
de la Verdad 30,15.
76
El único macarismo o bienaventuranza del texto. Ver log. 19 del Evangelio de Tomás.
77
Ver Génesis 1,28.
78
Ver Evangelio de la Verdad 40,9ss.
79
La recepción de los sacramentos sin poseer la gnosis es ineficaz. Ver 67,19-24.
80
Ver Efesios 5,32.

18
pues posee [un gran] poder. Su imagen 65 consiste en un mancilla-
miento.
Entre las formas del espíritu impuro las hay masculinas y feme-
ninas. Las masculinas son las que cohabitan con las almas alberga-
das en una forma femenina. Las femeninas, por su parte, son las
que se mezclan con las que (se albergan) en una forma masculina 82 ,
por mor de un desobediente. Y nadie podrá rehuir a estos (espíri-
tus) si ellos lo aferran, a no ser que reciba una fuerza masculina y
una femenina –a saber: esposo y esposa-. Se los recibe, empero, 10
en la imagen de la cámara nupcial. Cuando las mujeres necias ven
a un varón que habita solo se abalanzan sobre él, se divierten con él
y lo mancillan. Así también con los hombres necios: cuando ven a
una mujer hermosa que habita sola la seducen y la violentan, de-
seando mancillarla. Pero si ven al marido y a su esposa habitan- 20
do juntos, ni los (espíritus) femeninos penetran en el varón, ni los
masculinos penetran en la mujer. Así ocurre si la imagen y el ángel
están unidos entre sí: tampoco nadie osará penetrar en el varón o
en la mujer.

Fuera de la carne

El que sale del mundo no puede ser ya aferrado 83 , pues él estaba


en el mundo manifiestamente por encima de la pasión de […] y 30
el miedo, él es señor de […], es superior a la envidia. Cuando […]
viene, ellos lo aferran y lo oprimen. Y ¿cómo podrá él mostrarse a
las grandes potencias [que lo aferran]? ¿Cómo podrá [esconderse
de ellos]? A menudo hay algunos que dicen: “Nosotros somos cre-
yentes” [para poder escapar de 66 los espíritus impuros] y los de-
monios. Pues bien, si tuvieran el Espíritu Santo, ningún espíritu
impuro se les adheriría.
No temas a la carne ni la ames: si la temes se adueñará de ti; si
la amas te devorará y te paralizará.
O está (el hombre) en este mundo, o en la resurrección, o en los
lugares de la Mediedad -¡ojalá no sea yo hallado en ellos!-. En 10
este mundo hay bien y hay mal; sus bienes no son el bien y sus
males no son el mal. Pero hay males después de este mundo que son
verdaderos males –la que es denominada “la Mediedad” es la
muerte-. Mientras estemos en este mundo nos conviene adquirir
la resurrección 84 , a fin de que cuando nos despojemos de la carne
seamos hallados en el reposo 85 y no hayamos de deambular en la 20
Mediedad –pues numerosos son los que se extravían en el cami-
no- 86 . Pues es bueno salir del mundo antes de haber pecado.

81
Podría ser “inmaculada” o “del mancillamiento”.
82
La idea de que los espíritus impuros habitan el alma del hombre y le inclinan al mal es valentiniana.
83
Tema frecuente en los textos gnósticos, es lo que se llama psicanodias, los viajes de ascenso realizados
por las almas. En ellos, los arcontes son los controladores implacables a los que es necesario sortear. Ver
780,5-7; 7622-25; Evangelio de la Verdad 20,30-38.
84
Resurrección que se obtiene por medio de los sacramentos. Ver 67,9-18; 73,15-19; 74,12-22.
85
Anápausis, es un término gnóstico que expresa al espíritu pacificado al final de los tiempos.
86
La “Mediedad” es el lugar externo al Pleroma, en el que Sofía interior aguarda su retorno. A ella están
destinados los psíquicos en la separación escatológica, en los tiempos del fin. Es el limbo.

19
Pecado. Infierno. Resurrección

Hay algunos que ni quieren ni pueden; otros, en cambio, que


aun queriendo, no obtienen provecho, pues no obraron; [su deseo]
los convierte en pecadores. Mas si no quieren, la justicia se les
ocultará en ambos casos: el deseo es, de nuevo (lo que cuenta), no
el obrar. Un apóstol vio [en una aparición] a algunos encerrados 30
en una mansión de fuego, atados con [cadenas] de fuego, arrojados
[…] ígneo […] Y ellos les dijeron: [Éstos hubieran] podido salvar
[sus almas, pero] no han querido: recibieron [este lugar de] castigo,
que es denominado 67 “la tiniebla [exterior”] 87 , porque […]
De agua y fuego han surgido el alma y el espíritu. De agua, de
fuego y luz (ha surgido) el hijo de la cámara nupcial. El fuego es la
unción, la luz es el fuego; no hablo de este fuego, carente de for-
ma, sino del otro cuya forma, blanca, es una hermosa luz e irradia
belleza 88 .
La verdad no vino al mundo desnuda, sino que vino en sím- 10
bolos e imágenes; (el mundo,) de otra forma, no podría recibirla 89 .
Hay un renacimiento y una imagen del renacimiento. Es en verdad
necesario renacer mediante la imagen. ¿Qué es la resurrección? Y es
necesario que la imagen resucite mediante la imagen. Es necesario
que la cámara nupcial 90 y la imagen, mediante la imagen, entren en
la verdad, a saber: la restauración. Tal es necesario para aquellos
que adquieran no sólo el nombre del Padre y del Hijo y del Espí- 20
ritu Santo, sino que los obtuvieron para sí mismos. Si uno no
los obtiene para sí, también el nombre le será arrebatado. Se los
recibe, empero, en la unción del […] 91 poder de la cruz. A este
[poder] lo denominan los apóstoles “la derecha y la izquierda”, pues
tal individuo no es ya un cristiano, sino un Cristo 92 .

Sacramentos. Lo externo y lo interno

El Señor hizo todo en un misterio, un bautismo, una unción,


una eucaristía, una redención y una cámara nupcial. […] dijo: 30
“Yo he venido a hacer [lo que está abajo] como lo que está [arriba
y lo] que está fuera como lo que [está dentro 93 , a fin de reunirlos]
en el lugar” […] aquí mediante tipos [e imágenes]. Los que dicen
que hay un hombre celestial y uno por encima de él yerran, pues el
que se revela es 68 aquel hombre celestial al que ellos denominan

87
Ver Mateo 8,12; 22,13; 25,30.
88
Dos tipos de fuego que contraponen el destino del salvado –el hijo de la cámara nupcial- y del
condenado.
89
Donde se entiende por qué los sacramentos son tan importantes, pues las imágenes y los símbolos, nada
en comparación con la Verdad, son indispensables para llegar a ella. Ver adelante 84,20.
90
El término del texto es nymphón (cámara nupcial), lo que probablemente es un error el copista. Se
sustituye por nymphíos (novio) para que tenga sentido.
91
Para algunos “del bálsamo” o “del aroma”.
92
Tema de convertirse en Cristo que aparece ya en 61,30-31.
93
Ver Evangelio de Tomás, log. 22. Aparte de la relación que puede tener con la reunificación de las
oposiciones en el mundo de la dualidad, claramente se refiere a hacer de la imagen a la Verdad.

20
“el que está abajo”, y aquel de quien es lo que está oculto es el que
se halla por encima de él. Pues mejor sería decir: “Lo interior y lo
exterior, y lo que se halla fuera de lo exterior”. Por ello el Señor
denominó a la destrucción “la tiniebla exterior”; no hay nada fuera
de ella.
Él dijo: “Mi Padre que está en lo oculto” 94 ; dijo: “Entra en 10
tu habitación, cierra la puerta tras de ti y ora a tu Padre que esté en
lo oculto”, es decir: “El que está en el interior de todos ellos”;
ahora bien, lo que está entro de todos ellos es la plenitud; nada
hay más interior que ella. Es de ésta de la que se dice: “La que está
por encima de ellos”.
Antes de Cristo algunos salieron de donde ya no podían volver
a entrar, y fueron allí de donde ya no podían salir. Pero vino 20
Cristo; a los que entraron él los sacó, y a los que salieron los metió.
Mientras Eva estaba en Adán, no existía la muerte. Cuando ella
se separó de él, sobrevino la muerte. Si ella 95 vuelve a entrar y la
recibe, no habrá más muerte 96 .
“Dios mío, Dios mío, ¿por qué, Señor, me has abandonado?” 97
Esto dijo en la cruz, pues se había separado de allí […] que fue
engendrado por el que […] mediante Dios. El [Señor resucitó] de 30
entre los muertos [y volvió a ser como era], pero […] siendo perfec-
to […] carne, pero esta […] es verdaderamente carne […] no es ver-
dadera, sino […] imagen de la verdadera.

La cámara nupcial

69 Una cámara nupcial no es para animales, ni para los escla-


vos, ni para las mujeres mancilladas, sino que es para los hombres
libres y las vírgenes.
Mediante el Espíritu Santo somos ciertamente engendrados,
pero somos reengendrados mediante Cristo. En ambos (casos) so-
mos ungidos mediante el Espíritu.
Cuando fuimos engendrados fuimos reunidos.
Nadie podrá, sin luz, verse a sí mismo ni en el agua ni en un 10
espejo. Y tampoco podrás verte, a la luz, sin agua o espejo. Por
ello es necesario bautizar en ambas: en la luz y en el agua. Ahora
bien, la luz es la unción 98 .
Tres edificios había en Jerusalén dedicados a la ofrenda: uno,
de cara al oeste, denominado “el santo”; otro de cara al sur, deno-
minado “el santo del santo”; el tercero, de cara al este, denomina- 20
do: “el santo de los santos”, el lugar al que sólo entra el sumo sacer-
dote. El bautismo es el edificio “santo”; la redención “el santo del
santo”; “el santo de los santos” es la cámara nupcial. El bautismo
94
Ver Mateo 6,6.
95
En el original dice “él”, mas lo eruditos lo enmiendan entendiendo que se refiere a Eva y su
reunificación con Adán. En otras traducciones se usa “él”.
96
Este tema de la “separación” se menciona en 70,10ss. y en el Evangelio de Tomás, log. 22, 106, 114.
97
Ver Marcos 15,34.
98
Los dos bautismos eran diferenciados por los valentinianos como uno por agua, instituido por el Jesús
visible, relacionado a la remisión de los pecados, y un segundo que es una unción de luz, una
confirmación. Ver Exposición Valentiniana 41,10ss.

21
comporta la resurrección y la redención, (teniendo lugar) la reden-
ción en la cámara nupcial, pero la cámara nupcial está en lo supe-
rior a […] Tú no encontrarás su […] los que oran [en espíritu y en 30
verdad] 99 […] Jerusalén. [Hay algunos en] Jerusalén que [oran en]
Jerusalén, buscando [el reino de los cielos], los que son denomina-
dos: “el santo de los santos” […] el velo se rasgó […] cámara nup-
cial, a no ser la imagen […] 70 de arriba. Por esto su velo se rasgó de
arriba abajo. Pues era menester que algunos de abajo se dirigiesen
arriba 100 .
Las potencias no ven a los que se revisten de la luz perfecta, y no
pueden aferrarlos. Ahora bien: uno se revestirá de la luz en el mis-
terio, en la unión. Si la mujer no se hubiera separado del varón 10
no habría muerto con el varón. Su separación significó el comienzo
de la muerte. Por esto vino Cristo, para rectificar la separación acon-
tecida desde el principio 101 y de nuevo unirlos a los dos, y para dar
vida y unir a los que habían muerto por la separación. Por su parte,
la mujer se une a su esposo en la cámara nupcial. Y los que se han
unido en la cámara nupcial ya no se separarán. Por ello Eva se 20
separó de Adán, porque ella no se había unido a él en la cámara
nupcial.

Adán y Jesús

El alma de Adán surgió a través de un soplo. Su consorte es el


espíritu. Lo que le fue dado es su madre. Su alma le fue quitada, y
en su lugar le fue dado un [espíritu]. Cuando él se unió a éste pro-
nunció palabras demasiado elevadas para los poderes. Ellos lo envi-
diaron, [lo separaron de su] consorte espiritual […] la que está 30
oculta […] causa, a saber […] para ellos solos […] cámara nupcial
para que […]
Jesús reveló [a orillas del] Jordán la plenitud del reino de los
cielos. El que fue engendrado antes del Todo, 71 fue de nuevo en-
gendrado. El que antes fue ungido, fue ungido de nuevo. El que fue
redimido, redimió a su vez 102 . Ciertamente es necesario expresar un
misterio. El Padre del todo se unió a la virgen que descendió, y un
resplandor le iluminó aquél día; él reveló la gran cámara nupcial.
Por esto su cuerpo surgió aquél día; dejó la cámara nupcial como 10
quien surgió del novio y la novia. Así también Jesús estableció todo
en él mediante éstos. Y es necesario que todos y cada uno de los
discípulos se introduzcan en su reposo.
Adán surgió de dos vírgenes, del espíritu y de la tierra virgen.
Por esto, Cristo nació de una virgen, para rectificar el tropiezo 20
acontecido en el comienzo.
Dos árboles crecen en el Paraíso; uno produce animales, el otro

99
Ver Juan 4,23.
100
Sobre el velo del templo ver Mateo 27,51; Marcos 15,38. Reaparece el tema más adelante en 84,14-
85,21.
101
Se repite en 71,18-21.
102
Es la formulación del mitologema gnóstico del “Salvador salvado”. Ver Excerpta de Teódoto 22,7;
Tratado Tripartito 124,32; Apócrifo de Juan 25,14-15.

22
produce hombres. Adán [comió] del árbol que produce animales, se
tornó animal y engendró animales. Por ello los hijos de Adán vene-
ran a los [animales]. El árbol […] fruto es el […] [por] esto fueron
[numerosos los pecados. Si él hubiera] comido el [fruto del otro 30
árbol, es decir, el] fruto del [árbol de la vida, que] produce hom-
bres, [los dioses venerarían] al hombre. Dios creó al hombre […] los
hombres 72 crean a dios. Así ocurre en el mundo: los hombres crean
dioses y adoran su creación. ¡Más valdría que los dioses adorasen a
los hombres!
En verdad, las obras del hombre surgen de su potencialidad.
Por esto son denominadas “potencias”. Sus obras son sus hijos, que
surgieron del reposo. Por eso su potencia se alberga en sus obras, 10
siendo por su parte el reposo manifiesto en sus hijos. Y tú percibirás
que esto alcanza hasta la imagen. Y éste es el hombre según la ima-
gen: el que hace sus obras mediante su fuerza, pero engendra a sus
hijos mediante el reposo.

Cámara nupcial. Resurrección

En este mundo los esclavos se someten a los libres. En el reino de


los cielos los libres estarán al servicio de los esclavos 103 . Los hijos de 20
la cámara nupcial estarán al servicio de los hijos del matrimonio.
Los hijos de la cámara nupcial tienen un [único] nombre: reposo. Si
están en mutua compañía no necesitan recibir forma alguna, [pues
poseen] la contemplación […] [sensación] son numerosos […] en las
que […] las glorias de los […] no. Los […] descienden al agua […] 30
fuera, será salvado […] los que [recibieron el bautismo] en su nom-
bre. Pues él dijo: “Así cumpliremos toda 73 justicia” 104 .
Los que dicen que primero morirán y (luego) resucitarán yerran.
Si no reciben primero la resurrección estando vivos, al morir no
recibirán nada. Así también al hablar del bautismo dicen: “Grande
es el bautismo”, pues si se recibe se vivirá.

El paraíso

Felipe el apóstol dijo: “José el carpintero plantó un jardín por- 10


que necesitaba maderas para su oficio. Fue él quien hizo la cruz de
los árboles que había plantado. Y su semilla pendió de lo que había
plantado; su semilla era Jesús, mientras que lo plantado era la cruz.
Pero el árbol de la vida está en medio del paraíso, el olivo, del que
se obtiene el crisma, a través del cual (se obtiene) la resurrección.
Este mundo es un devorador de cadáveres; todo lo que en él 20
se come muere también. La verdad es una devoradora de vida. Por
ello nadie de los que se nutren de la verdad morirá 105 . Es de allí de
donde Jesús vino y trajo alimento. Y a quienes querían él les dio
[vida, para que] no murieran.
Dios […] un jardín. El hombre [habitaba en el] jardín. Hay […]

103
Para entenderlo mejor ver más adelante 77,26ss.
104
Ver Mateo 3,15.
105
Ver Evangelio de Tomás, log. 11.

23
y en […] de Dios. En […] los que están en él [comeré como] yo 30
quiera. Este jardín [es el lugar en] que me dirán: “[Adán], come esto
o no comas [esto, a tu] 74 antojo”. Éste es el lugar donde yo comeré
todo –a saber, el árbol del conocimiento-. Aquél mató a Adán,
pero aquí el árbol del conocimiento vivificó al hombre. La ley era el
árbol, en el que hay poder para otorgar el conocimiento del bien y
del mal; ni le apartó del mal ni le asentó en el bien, sino que produ-
jo muerte para quienes comieron de él. Pues cuando dijo: “Co- 10
med esto, no comáis eso” se convirtió en el origen de la muerte.

La unción. El reino de los cielos

La unción es superior al bautismo, pues es en virtud del cris-


ma por el que fuimos llamados “cristianos”, no a causa del bautis-
mo. Y Cristo fue llamado (así) a causa del “crisma”, pues el Padre
ungió al Hijo, el Hijo ungió a los apóstoles, y los apóstoles nos
ungieron a nosotros. El que ha sido ungido lo posee todo: posee
la resurrección, la luz, la cruz, el Espíritu Santo; el Padre le dio 20
esto en la cámara nupcial, él lo recibió. El Padre estaba en el Hijo y
el Hijo en el Padre. Esto es el reino de los cielos.
Acertadamente dijo el Señor: “Algunos entraron riendo en el
reino de los cielos, y salieron [riendo] […] porque un cristiano […]
de nuevo, y enseguida […] descendió al agua [ascendió, superior 30
al] todo, a causa de […] [no] porque […] una broma, sino […] des-
preciar a […] al reino de los cielos […] si lo desprecia […] y lo desde-
ña como una broma [saldrá] riendo 106 .
75 Así ocurre también con el pan, el cáliz y el aceite, aun cuan-
do hay otro superior a éstos.

Origen del mundo

El mundo surgió por un error, pues quien lo creó quiso crearlo


imperecedero e inmortal; fracasó y no obtuvo lo que esperaba, pues
no tenía el mundo carácter imperecedero, ni tenía carácter impe-
recedero el que había hecho el mundo. Pues no tienen carácter 10
imperecedero las cosas, sino los hijos. Y ninguna cosa podrá recibir
carácter imperecedero si no se convierte en hijo. Mas el que no
tiene la capacidad de recibir, menos aun podrá dar 107 .

Eucaristía. Cámara nupcial

El cáliz de la oración contiene vino y contiene agua, figurando


como símbolo de la sangre sobre la que se da gracias 108 ; y se llena
con el Espíritu Santo y lo que pertenece al hombre totalmente per-
fecto. Cuando bebamos esto, recibiremos al hombre perfecto. El 20

106
Pese a las muchas lagunas en el texto, se entiende que se refiere al bautismo y al gozo que caracteriza
al gnóstico por su condición superior a lo mundano.
107
Esta referencia al fracaso del demiurgo y su creación la encontramos también en Ireneo, Adversus
Haereses I 17,2.
108
Ver 1 Corintios 2,9.

24
agua viviente es un cuerpo. Es necesario que nos revistamos del
hombre viviente. Por ello, cuando va a bajar al agua se desviste para
revestirse de éste.
Un caballo engendra un caballo, un hombre engendra un hom-
bre, un dios engendra un dios. Así ocurre con el novio y la novia:
ellos proceden de la [cámara nupcial]. Ningún judío […] de los 30
judíos […] cristianos. [Surgió otra raza, y] fueron denominados
[“bienaventurados”], “el pueblo elegido [del Dios vivo]”, 76 y “hom-
bre verdadero” e “hijo del hombre” y “semilla del hijo del hombre”.
Esta raza verdadera es renombrada en el mundo. Aquí es donde
habitan los hijos de la cámara nupcial.
Mientras que en este mundo la unión es de varón y mujer –en
representación de la fuerza y la debilidad-, en el eón es otra la
imagen de la unión, aun denominándolos con estos nombres. Hay,
empero, otros; son superiores a todo nombre nombrado, y superio- 10
res al fuerte. Pues allí donde hay fuerza, hay los que son mejores
que la fuerza. Éstos no van cada uno por su lado, sino que ambos
son uno y el mismo. Esto es lo que no podrá llegar a entendimiento
carnal 109 .

El hombre perfecto

¿No es necesario que todo aquel que posee todo lo conozca


todo? Algunos, ciertamente, si no se conocen (a sí mismos) no se 20
beneficiarán de lo que poseen; mas los que han aprendido a cono-
cerse, se beneficiarán de ello 110 .
No sólo no podrán 111 aprehender al hombre perfecto, sino que
no podrán verlo, ya que si lo ven lo aferrarán. No hay otro modo
de obtener esta gracia mas que revistiéndose de la luz perfecta [y]
convirtiéndose uno mismo en luz perfecta. El que se revistió entra-
ra […]. Ésta es la perfecta [luz, y es necesario] que nos convirta- 30
mos [completamente en hombres perfectos] antes de que salgamos
[del mundo]. Quien reciba todo [sin ser señor] de este lugar, no
podrá [enseñorearse de] aquel lugar, sino que [irá a la] Mediedad,
en calidad de imperfecto. 77 Sólo Jesús conoce el fin de tal persona.
El hombre santo es totalmente santo, hasta en su cuerpo; pues
si cuando toma el pan lo santifica, o el cáliz, o cualquier otra cosa
que tome él la purifica, ¿cómo no purificará también el cuerpo?
Al igual que Jesús purificó el agua del bautismo, así vació
a la muerte. Por eso nosotros ciertamente bajamos al agua, pero 10
no bajamos a la muerte para no ser vaciados en el espíritu del
mundo; cuando (el espíritu del mundo) sopla, hace aparecer el in-
vierno; cuando sopla el Espíritu Santo, hace aparecer el verano.

109
Ver 1 Corintios 2,9.
110
La necesidad del autoconocimiento es clara en el pensamiento gnóstico: “Examínate para que puedas
comprender quién eres […] Y serás llamado “el que se conoce a sí mismo”. Pues el que no se ha conocido
a sí mismo no ha conocido nada; pero el que se ha conocido a sí mismo ha logrado simultáneamente el
conocimiento sobre el abismo (la profundidad) del todo” (Libro de Tomás el atleta 138,6-18). Ver
Evangelio de Tomás, log. 2,3,71,115.
111
En este caso se refiere a “las potencias”, como se puede entender en 70,5-7.

25
Quien posee el conocimiento de la verdad es un hombre libre;
pero el libre no peca, pues “el que peca es esclavo del pecado” 112 ; la
verdad es la madre, el conocimiento es el padre. A aquellos a 20
quienes no les es dado pecar el mundo les llama “libres”; a aquellos
a quienes no les es dado pecar el conocimiento de la verdad (los)
ensoberbece 113 , es decir, los hace libres; y los enaltece sobre todo el
lugar. Pero el amor edifica 114 ; el que se ha hecho libre mediante el
conocimiento es esclavo 115 , por amor, de quienes aún no han podi-
do adquirir la libertad del conocimiento. El conocimiento les ca- 30
pacita para hacerse libres. El amor de nada dice que es “suyo” 116
[incluso aunque eso] sea suyo. No [dice: “esto es tuyo”] o “esto es
mío” [sino: “todas estas cosas] son tuyas”. El amor espiritual es vino
y fragancia. 78 Todos los que se ungen con él lo disfrutan; también
lo disfrutan quienes están junto a ellos, siempre que los ungidos
estén presentes. Si los ungidos con bálsamo les dejan y se van, los
no ungidos, que sólo estaban junto a ellos, tornan a su hedor. El
samaritano no dio al herido más que vino y aceite 117 ; no es otra cosa
que el bálsamo. Y curó las heridas, pues el amor cubre una multi- 10
tud de pecados 118 .

Lo semejante con lo semejante

A quien la mujer ama se asemejarán los (hijos) que ella conciba.


Si es su marido, se asemejan a su marido; si es un adúltero, se ase-
mejan al adúltero. A menudo, si una mujer se acuesta con su marido
obligada, estando empero su corazón con el adúltero con quien ha-
bitualmente cohabita, el (hijo) que concibe se asemeja al adúltero. 20
Por lo que toca a vosotros, que estáis con el hijo de Dios, no améis
al mundo, sino amad al Señor, para que los que engendréis no se
asemejen al mundo, sino que se asemejen al Señor.
El ser humano se une con el ser humano; el caballo se une con
el caballo; el asno se une con el asno. Los miembros de un género se
unen con sus congéneres. Asimismo el espíritu se une con el espíri-
tu, y el lógos cohabita con el lógos, y la luz cohabita con la luz. Si 30
tú te haces hombre, el hombre es quien te amará; si te haces espí-
ritu, el espíritu es quien se vinculará a ti; si te haces lógos, el lógos
es quien se unirá 79 contigo; si te haces luz, la luz es la que cohabi-
tará contigo; si te haces uno de los de arriba, los de arriba reposarán
sobre ti. Si te haces caballo, o asno, o ternero, o perro, u oveja, u
otro de los animales que están fuera o que están abajo, no podrá
amarte ni el hombre ni el espíritu ni el lógos ni la luz ni los de 10
arriba ni los de dentro. No podrán reposar en ti, y tú no formas
parte de ellos. Quien es esclavo involuntariamente podrá ser libre;
112
Ver Juan 8,32-34.
113
Esto es, “les eleva los corazones”.
114
Ver 1 Corintios, 8,1.
115
En donde “esclavo” se usa con una connotación positiva que claramente contrasta con las utilizadas
anteriormente. De esta manera el exhorto es más efectivo.
116
Esto es, no reclama propiedad sobre nada.
117
Ver Lucas 10,34.
118
Ver 1 Pedro 4,8.

26
el que llegó a ser libre por la gracia de su Señor y se vendió a sí
mismo en esclavitud ya no podrá ser libre.
El cultivo del mundo (se produce) gracias a cuatro elementos:
se recoge en el granero gracias al agua, la tierra, el aire y la luz. 20
Y así también el cultivo de Dios (se produce) gracias a cuatro: la fe,
la esperanza, el amor y el conocimiento 119 . Nuestra tierra es la fe, en
la cual echamos raíces; el agua es la esperanza, a través de la cual
nos nutrimos; el aire es el amor, a través del cual crecemos; y la
luz es el conocimiento, a través del cual maduramos. La gracia 30
existe en cuatro formas: es terrestre, es celeste […] el cielo más ele-
vado […] en […] 120

El comportamiento correcto

Bienaventurado aquel que no [contristó] ningún alma. 80 Esa


persona es Jesucristo; él compareció en todo lugar y no fue una
carga para nadie. Por eso es bienaventurado aquel que es así, es un
hombre perfecto. Pues con respecto a esto la Palabra nos dice cuán
difícil es mantenerse tal: ¿Cómo podremos llevar a cabo algo tan
grande?; ¿cómo dar reposo a todos? Ante todo, se debe no con-
tristar a nadie –sea grande o pequeño, increyente o creyente-; 10
además, (se debe) dar reposo a los que huelgan en el bien. Algu-
nos sacan provecho de dar reposo a aquel que vive rectamente;
quien hace el bien, no puede dar reposo a éstos, pues no logra lo
que le agrada; no puede tampoco contristar, ya que no les causa
angustia. No obstante, aquel que vive rectamente a veces los con-
trista; no es que lo haga adrede, sino que su propia maldad 121 es 20
la que los contrista. Quien posee la naturaleza (adecuada) suscita
alegría en el bueno; algunos, empero, se contristan malévolamente
a causa de esto.
Un propietario se había provisto de todo: hijos, esclavos, gana-
do, perros, cerdos, trigo, cebada, paja, heno […], carne y bellotas.
Ahora bien, él era una persona sabia y conocía el alimento de cada
cual; a los hijos les servía pan […]; a los esclavos, por su parte, les 30
servía […] y grano; y a los animales domésticos echaba cebada, paja
y heno; a los perros les echaba huesos, y a los cerdos echaba bello-
tas 81 y […] de pan. Así ocurre con el discípulo de Dios: si es sabio
y entiende de discipulado, las formas corporales no lo engañarán,
sino que percibirá la disposición del alma de cada cual y hablará
con él. Hay muchos animales en el mundo que tienen forma huma-
na; al reconocerlas, a los cerdos echará bellotas; a los animales 10
domésticos echará cebada, paja y heno; a los perros arrojará hue-
sos; a los esclavos impartirá lo elemental, a los hijos dará lo per-
fecto 122

119
Son tres virtudes que aparecen en 1 Corintios 13,13, a la que se añade la cuarta, la gnosis.
120
En otra traducción se lee esta reconstrucción: “La gracia existe de (cuatro maneras), es decir, nace de
la tierra, es (celestial; viene de) el cielo más alto; y (reside) en (la verdad)”.
121
Esto es, la de ellos.
122
La contraposición entre esclavo e hijo aparece en la Exposición Valentiniana 42,19-20. Se puede
encontrar en Juan 8,34-36; Gálatas 4,7; Hebreos 3,5-6.

27
Matrimonio terreno y celestial

Existe el hijo del hombre., y existe el hijo del hijo del hombre. El
Señor es el hijo del hombre, y el hijo del hijo del hombre es el que
crea mediante el hijo del hombre. El hijo del hombre recibió de 20
Dios la capacidad de crear; tiene también la capacidad de engen-
drar. El que recibió la capacidad de crear es una criatura. El que
recibió la de engendrar es un engendrado. El que crea no puede
engendrar, el que engendra puede crear. Sin embargo, se dice “El
que crea, engendra”, pero su “engendrado” es una criatura. Por
[ello], los engendrados no son sus hijos sino [criaturas]. El que crea,
actúa de modo manifiesto, y él mismo es manifiesto; el que en- 30
gendra, engendra [a escondidas] y él mismo está oculto [puesto que
es superior a] la imagen. El que crea, además, [crea] visiblemente;
pero el que engendra, engendra hijos a escondidas. [Nadie podrá]
saber cuándo cohabitan [el marido] 82 y la mujer excepto ellos so-
los, pues el matrimonio del mundo es un misterio para los que han
tomado esposa. Si el matrimonio del mancillamiento es oculto,
¡cuánto más es el matrimonio inmaculado un verdadero misterio!
No es carnal, sino puro; pertenece no al deseo, sino a la volun-
tad 123 ; pertenece no a la tiniebla o a la noche, sino que pertenece
al día y a la luz. Si un matrimonio se exhibe se torna prostitu- 10
ción; y la novia se prostituye no sólo si recibe el semen de otro
varón, sino incluso si sale de su alcoba y es vista. Sólo ha de mos-
trarse a su padre y a su madre, al amigo del novio 124 , y a los hijos del
novio. Les es lícito a ellos entrar diariamente en la cámara nup-
cial, mas los otros anhelan incluso llegar a escuchar su voz y bene- 20
ficiarse de su ungüento 125 , y alimentarse de las migajas que caen de
la mesa, como los perros 126 . Los novios y las novias pertenecen a la
cámara nupcial. Nadie podrá ver al novio y a la novia a no ser que
se convierta en tal.

La carne. El mundo creado

Cuando Abrahán [se alegró] al ver lo que iba [circuncidó]


la carne del prepucio, para enseñarnos que es necesario destruir la
carne 127 .
La mayor parte de las realidades del mundo, en tanto que su 30
interior permanece oculto 128 , se mantienen y viven. Si (su interior)
es revelado, mueren, según lo muestra el ejemplo del hombre visi-
ble. En tanto que las entrañas del hombre están ocultas, el hombre
vive. 83 Si sus entrañas quedan expuestas y se le salen, el hombre
morirá. Del mismo modo que el árbol: mientras su raíz permanece
123
Contraposición entre deseo (gr. epithymía) y voluntad (gr. thélema), muy propia del valentiniano
Heracleón.
124
Ver Juan 3,29.
125
Esto es, “del olor de su ungüento”. Ver Mateo 25,1-12.
126
Ver Marcos 7,24-30.
127
Aquí el valor de la circuncisión se entiende como símbolo de la conveniencia de renunciar a lo carnal
y a lo mundano.
128
De aquí en adelante vemos toda una reflexión sobre la dialéctica entre lo oculto y lo manifiesto.

28
oculta, florece y crece; si su raíz queda expuesta, el árbol se seca.
Y así con toda criatura mundana: no sólo con las que se revelan,
sino también con las ocultas. Pues en tanto que la raíz del mal per-
manece oculta, es fuerte; mas cuando es conocida, se desvanece; 10
cuando es desvelada, se destruye. Por ello dice el Lógos: “Ya el ha-
cha está puesta a la raíz de los árboles” 129 . No se cortará –lo que es
cortado brota de nuevo-, sino que el hacha penetra hacia abajo
hasta que extrae la raíz. Jesús arrancó la raíz enteramente; otros, en
cambio, sólo en parte. Nosotros mismos, cada uno de nosotros pe-
netre hacia la raíz del mal que está dentro de él, y arránquelo de 20
raíz de su corazón. Será arrancado si es reconocido 130 . Pero si lo igno-
ramos echa raíz en nosotros y produce sus frutos en nuestro cora-
zón. Él nos domina. Nosotros somos sus esclavos. Nos hace cauti-
vos, induciéndonos a hacer lo que no queremos, y que lo que
queremos no lo hagamos 131 . Es potente porque no lo reconocimos.
Mientras existe, es operante. La ignorancia es la madre de todos los 30
males. La ignorancia desemboca en la muerte, pues lo que proce-
den de la ignorancia ni fueron, ni son, ni serán […] 84 se perfeccio-
nará cuando toda la verdad ser revelada; ya que la verdad es como
la ignorancia: al estar oculta reposa en sí misma, pero cuando es
revelada y reconocida, es glorificada, en tanto que es más potente
que la ignorancia y el error. [La verdad] da la libertad. El Lógos
dijo: “Si conocéis la verdad, la verdad os hará libres” 132 . La ig- 10
norancia es esclava, la gnosis es libertad. Si conocemos la verdad,
hallaremos los frutos de la verdad en nosotros. Si estamos unidos a
ella, nos aportará nuestra plenitud.
Ahora tenemos las realidades manifiestas de la creación. Deci-
mos que son fuertes (las que son) valiosas; las ocultas, empero, son
débiles, (las que son) despreciables. Así [no ocurre] con las realida-
des manifiestas de la verdad: son débiles y son despreciables, mien-
tras que las ocultas son fuertes y valiosas. Los misterios de la ver- 20
dad son manifiestos, empero, como tipos e imágenes; por su parte,
la cámara nupcial está oculta; es lo santo en lo santo.
El velo 133 encubría, al principio, cómo Dios regía la creación,
pero cuando el velo se rasgue y lo interior se manifieste, esta casa se
quedará desierta o, mejor dicho, será destruida; toda la divinidad
de este lugar huirá, (si bien) no al santo de los santos, pues no 30
podrá mezclarse con la [luz] sin mezcla y la plenitud sin [deficien-
cia, sino] que estará bajo las alas de la cruz [y bajo] sus brazos. Este
arca será su salvación cuando el diluvio 85 se cierna sobre ellos. Si
algunos pertenecen al estamento sacerdotal podrán entrar en el
interior del velo con el sumo sacerdote. Por ello no se rasgó el ve-
lo sólo en su parte superior, puesto que se habría abierto sólo
129
Ver Mateo 3,10.
130
El reconocimiento de aquello que hay en la profundidad es necesario para poder arrancarlo. De no ser
así, el no reconocimiento de aquello que hay en la profundidad de cada quien le hace crecer. Ver
Evangelio de Tomás Log. 70.
131
Ver Romanos 7,19; texto muy apreciado por los valentinianos.
132
Ver Juan 8,32.
133
“Velo de Silencio” se denomina al Intelecto o Unigénito –emitido junto con Límite- en la Exposición
Valentiniana 25,32-33. También ver Hipóstasis de los Arcontes 94,9.

29
para los de arriba; ni se rasgó sólo en su parte inferior, puesto que se
abría de abajo, sino que se rasgó de arriba abajo. Los de arriba nos 10
abrieron las realidades de abajo para que pudiéramos penetrar en
lo oculto de la verdad. Esto, en verdad, es lo valioso, lo fuerte.
Entraremos allí, empero, a través de símbolos despreciables y reali-
dades débiles; ciertamente son despreciables en comparación con
la gloria perfecta. Hay una gloria superior a la gloria; hay un poder
superior al poder. Por esto se nos ha abierto lo perfecto y lo oculto
de la verdad, y los santos de los santos se revelaron, y la cámara 20
nupcial nos invitó a entrar.

La entrada en la cámara nupcial

En tanto (el lecho nupcial) esté oculto, la maldad es ciertamente


insignificante, pero no ha sido eliminada de en medio de la simien-
te del Espíritu Santo; (por lo cual todavía) son esclavos del mal.
Mas cuando se revele, entonces la luz perfecta se derramará sobre
todos, y todos los que están en ella [recibirán la] unción. Entonces
los esclavos serán libres [y] serán redimidos los cautivos.
“[Toda] planta que mi Padre celestial [no haya] plantado [se- 30
rá] arrancada” 134 . Los que están separados se unirán […] 135 se col-
marán. Todo aquel que entre en la cámara nupcial encenderá la
[luz], pues […] como los matrimonios que […] 136 acontece de noche,
el fuego [ilumina] 86 de noche y se extingue, pero en cambio los
misterios de este matrimonio se consuman durante el día y a la luz;
ni ese día ni su luz se apagan. Si uno se convierte en hijo de la
cámara nupcial, recibirá la luz. Si uno no la recibe estando en este
lugar, no la recibirá en el otro. El que reciba esa luz no puede ser
visto ni detenido, y nadie podrá importunar a alguien así, incluso 10
mientras mora en el mundo. Y además, cuando sale del mundo ya
recibió la verdad en imágenes. El mundo se transformó en eón,
pues el eón es para él plenitud; y lo es de esta forma: se le revela
sólo a él, no estando oculto en la tiniebla y en la noche, sino estan-
do oculto en un día perfecto y en una luz santa.

El Evangelio de Felipe.

134
Ver Mateo 15,13.
135
Es probable que la laguna se refiera a “mutuamente se colmarán”, esto es, la reunión de las almas con
sus contrapartes angélicas.
136
Que se puede traducir como “en los matrimonios que se ocultan”.

30
Evangelio de Tomás
(NHL II 32,10 – 51,28)

El Texto

El Evangelio de Tomás es la segunda obra del códice II de Nag Hammadi. Es localizado


en 1948 tras la dispersión de los textos tres años antes. En 1957 se presenta su
reproducción fotográfica y circulan las traducciones al francés y alemán en 1958. En la
década de los 60 se realizan más estudios y se multiplican las traducciones. En 1897 y
1903 se descubren los papiros de Oxirrinco, con fragmentos desconocidos de Jesús que
gracias al Evangelio de Tomás pudieron ser identificados como una reseña griega de la
misma obra.

El Evangelio de Tomás está escrito en copto y data del siglo IV. Los fragmentos griegos
son de aproximadamente el año 150. Los eruditos norteamericanos, sobre todo, piensan
que fue compilado a mediados del siglo I. Se sabe que era un texto muy apreciado por
los gnósticos cristianos y que se habla de él en los escritos de los maniqueos. Debe
distinguirse de otros textos apócrifos atribuidos al mismo apóstol como el Evangelio del
Pseudo Tomás, que habla sobre asuntos que supuestamente Jesús hizo en su infancia.

El texto es una muestra del género literario “colección de dichos” del Señor, o lógia.
También se le considera como un diálogo gnóstico cristiano de revelación. Detrás de los
dichos de Jesús se esconde la revelación esotérica gnóstica. Muchos de estos dichos son
casi idénticos a los que aparecen en las escrituras canónicas, lo que ha llevado a muchos
eruditos a pensar que quizás el Evangelio de Tomás sea el llamado documento Q 137 , y
que se cree sería la fuente de donde fueron escritos los tres evangelios sinópticos de
Marcos, Mateo y Lucas.

En el caso de Tomás, a diferencia del formato canónico que atiende exclusivamente la


vida histórica de Jesús, éste se concentra en los dichos y enseñanzas que le identifican
como el revelador de los misterios, y por consiguiente su enseñanza va más allá del
mero racionalismo intelectual.

Tomás es llamado el “Mellizo” en Juan 11,16 y 20,24. En el texto se menciona a


Santiago, hermano del Señor (log. 12). Sin embargo se entiende que Tomás, el gemelo
de Jesús, no lo es por razón de nacimiento carnal, sino como referencia a la perfección
alcanzada por el gnóstico (log. 13).

El Conocimiento de sí mismo
como Conocimiento de Dios

Cuando los discípulos le preguntan a Jesús a dónde debían ir, él se limita a responder:
“Hay luz dentro de un hombre de luz, y él ilumina el mundo entero. Si él no ilumina,
hay tiniebla” 138 . Las directrices del Salvador en este evangelio, lejos de dirigirse hacia
institución alguna, apuntan hacia la necesidad de la búsqueda interior.

137
Llamado así por la palabra alemana Quelle, que significa fuente.
138
Evangelio de Tomás, Log. 24.

31
Es necesario entender que para los maestros gnósticos que escribieron estos textos, la
exploración del fondo psíquico se convirtió en una búsqueda religiosa. Las bases de
dicha búsqueda descansaban en su particular manera de entender la condición
humana 139 , que Valentín retrata a través de la parábola de la pesadilla, cuando dice:
“La ignorancia… produjo angustia y terror. Y la angustia se hizo sólida como una
niebla, de forma que nadie podía ver. Por esta razón el error es poderoso…” 140
Viviendo en el olvido, estos es, inconscientemente, el hombre “no tiene raíces”, y
quienes así viven experimentan “terror y confusión e inestabilidad y duda y división”,
viéndose atrapados en “muchas ilusiones”. 141

Quienquiera que viva de esta manera era considerada una “criatura del olvido”, alguien
que mora en la deficiencia, en la ignorancia. Y, “como la ignorancia de alguien,
cuando llega a tener conocimiento, su ignorancia se evapora por sí sola; del mismo
modo que la oscuridad desaparece cuando aparece la luz, también la deficiencia se
evapora con la satisfacción” 142 .

Una de las claves para entender esta fuente de conocimiento que libera al hombre de su
deficiencia, la encontramos en el logión 70 del Evangelio de Tomás: “Si sacas lo que
está dentro de ti, lo que saques te salvará. Si no sacas lo que está dentro de ti, lo que no
saques te destruirá”. Tal afirmación nos confronta con la premisa de que la psique lleva
en sí misma todo el potencial para la liberación o la destrucción. 143

La resistencia al conocimiento se manifiesta en el Evangelio de Tomás como el deseo


de dormir, de estar borracho, esto es, de continuar inconsciente. Así lo declara Jesús en
el logión 28: “Los encontré a todos ebrios, no encontré a ninguno sediento. Y mi alma
se apenaba por los hijos de los hombres, porque están ciegos en sus corazones y no ven
que vacíos han entrado en el mundo y vacíos están destinados a salir del mundo de
nuevo. Mas ahora están ebrios, cuando hayan sacudido su vino, entonces se
convertirán”.

Y advierte, en el logión 2, como este conocimiento de uno mismo puede ser, en un


principio, perturbador y hasta producir confusión interior: “Que quien busca no deje de
buscar hasta que encuentre, y cuando encuentre se turbará, y cuando haya sido turbado
se maravillará y reinará sobre el Todo”. El despertar de la conciencia puede ser
doloroso.

El Cristo como Soter


en el Evangelio de Tomás

La figura del Cristo como Redentor ocupa un papel fundamental en el texto. Su


dinámica reveladora se expresa maravillosamente en el log. 10 y en el log. 13. La
presencia del Cristo en aquellos que han obtenido el conocimiento es claramente
definida. El es Íntimo en aquellos que reciben la gnosis (log. 24 y 28) gracias a que se
han dado cuenta de su embriaguez y han logrado el arrepentimiento.

139
Véase en la introducción a este estudio, El Salvador Gnóstico.
140
El Evangelio de la Verdad.
141
Ibíd.
142
Ibíd.
143
El Evangelio de Felipe trata con gran profundidad este tema. Véase 82,30ss.

32
Pero sobre todo el Evangelio de Tomás insiste en la necesidad del conocimiento de sí
mismos como requisito indispensable para obtener la gnosis del Padre (log. 67, 70,
111). Algunos dichos se relacionan directamente con el trabajo psicológico y establecen
claramente que para sobreponerse al mundo es necesario atravesar por el proceso de la
búsqueda y el descubrimiento interior (log. 2).

El Evangelio de Tomás tiene sus propias afirmaciones sobre la salvación y la redención,


que se resumen perfectamente en el logión 22, que podemos y debemos considerar
como el mensaje medular del este texto. La unidad de la conciencia, donde todas las
oposiciones que conforman la creación son conciliadas, y trascendidas, es para el Jesús
gnóstico el verdadero objetivo espiritual. (log. 48). Aquel que ha trascendido esta
dicotomía alcanzando la unidad, se ha convertido en el verdadero vir unus, el monachós,
que puede entonces penetrar en las regiones del misterio de su verdadero origen (log.
49).

Frases similares al logión 22 las podemos encontrar en el Evangelio de los Egipcios,


mencionada por Clemente de Alejandría en su Stromata, donde Jesús le dice a Salomé,
discípula suya: “Cuando hayas pisoteado tus prendas de vergüenza, y cuando los dos
sean uno y lo masculino y lo femenino no sean ni masculino ni femenino, entonces
entrarás en el Reino”.

También en la Segunda Carta de Clemente: “Cuando al mismo maestro le preguntaron


cuándo vendría el Reino, les dijo: cuando los dos sean uno y lo de afuera como lo de
dentro y lo masculino con lo femenino no sea ni masculino ni femenino”.

Y en el Martirio de Pedro, texto no canónico pero ortodoxo, dice: “Al respecto el


Maestro dice en un misterio: si no haces lo que está a la derecha como lo que está a la
izquierda y lo que está a la izquierda como lo que está a la derecha y lo que está arriba
como lo que está abajo y lo que está detrás como lo que está delante, no reconocerás el
Reino”.

La necesidad de producir la reunificación de las partes fragmentadas, de esta condición


múltiple de la naturaleza humana, hasta producir la totalidad en uno, parece ser un
requisito indispensable para regresar al seno del Pleroma. Y es entonces cuando se habla
de uno de los papeles más mencionados del Cristo en los Evangelios: el del Soter, cuyo
significado preciso sería el de hacedor de la totalidad, el sanador de la gran herida que
significa la fragmentación de la naturaleza divina, el alma, la conciencia.

Otra indicación al respecto de este trabajo la encontramos en el logión 75: “Jesús dijo:
Hay muchos que están junto a la puerta, pero sólo los solitarios (monachós) entrarán
en la cámara nupcial”.

En el contexto del evangelio no se contempla el término monachós (de donde deriva la


palabra monjes) como un acto de abandono o de estar solos, más bien se interpreta
como significando lo que en latín sería virunnus, esto es, el hombre que es uno, el ser
humano que ha venido uno, reunificando las dicotomías. Primero era muchas personas,
luego ha venido a unificarse, a ser solitario, el unificado.

La clave de este proceso, como se ha mencionado ya, radica en el autoconocimiento, en


el despertar de la conciencia. Primero será necesario conocer la condición, pues de otra

33
manera es imposible reunificar. Entonces podrá producirse la reconciliación, cuyo
arquetipo lo encontramos a través de la alquimia. La alquimia es el gran paradigma del
proceso gnóstico.

Finalmente diremos que la figura del Redentor es el Gran Misterio. Esto lo podemos
constatar en el logión 13, cuando los discípulos son exhortados a decir quien es Jesús, y
Tomás le dice: “nunca podré decir quien eres”. Ese es el que se ha embriagado de la
fuente que fluye, y a quien en secreto, Jesús le comunica los misterios.

Este misterio, oculto tras el drama del Edén, es un arquetipo detrás de nuestro
conocimiento. Es el arquetipo de la restauración de la Totalidad.

Evangelio de Tomás
32 Estos son los dichos secretos que Jesús el Viviente ha dicho y que Dídimo Judas
Tomás ha escrito.
1. Y ha dicho: Quien encuentra la interpretación de estos dichos, no probará la muerte.
2. Jesús dijo: Que quien busca no deje de buscar hasta que encuentre, y cuando
encuentre se turbará, y cuando haya sido turbado se maravillará y reinará sobre el Todo
(y reinando alcanzará el Reposo). 144
3. Jesús dijo: Si aquellos que os guían os dijeran, "¡Ved, el Reino está en el cielo!",
entonces las aves del Cielo os precederían. Si os dijeran, "¡Está en el mar!", entonces los
peces del mar os precederían. Pero el Reino /del Padre) está dentro de vosotros y está
fuera de vosotros. Cuando os lleguéis a conocer, entonces seréis conocidos, y sabréis
que vosotros sois 33 los Hijos del Padre viviente. Pero si no os conocéis a vosotros
mismos, estáis en pobreza y sois la pobreza.
4. Jesús dijo: La persona mayor en días no vacilará en preguntar a un infante de siete
días con respecto al lugar de la vida y vivirá. Pues muchos que son primeros serán los
últimos y los últimos primeros. Y llegarán a ser uno solo. 145
5. Jesús dijo: Conoce lo que está enfrente de tu rostro y lo que se esconde de ti se te
revelará. Pues no hay nada escondido que no será revelado, y nada enterrado que no
será levantado. 146
6. Sus discípulos le preguntaron diciéndole: ¿Cómo quieres que ayunemos, y cómo
oraremos? ¿Y cómo daremos limosna, y cuál dieta mantendremos?
Jesús dijo: No mintáis, y no practiquéis lo que odiáis porque todo se revela delante del
rostro del Cielo. Pues no hay nada escondido que no será revelado, y no hay nada oculto
que quedará sin ser descubierto. 147
7. Jesús dijo: Bendito sea el león que el hombre come y el león se convertirá en hombre.
Y maldito sea el hombre a quien el león come y el león se convertirá en hombre. 148
8. Y él ha dicho: El Reino se asemeja a un pescador sabio que echó su red al mar. La
sacó del mar llena de peces. Entre ellos descubrió un pez grande y bueno. Aquel
144
El agregado entre paréntesis es de acuerdo al fragmento griego de Oxyrhynchus.
145
Según la escatología gnóstica, donde se produce el ascenso y la interrogación de los arcontes, el dios
del AT.
146
El Cristo es el gran Revelador de los Misterios, y el conocimiento del Revelador es necesario para
llegar a conocerse a sí mismo.
147
Porque el perfecto, ajeno al mundo, se revela a su autoridad, a cualquier norma establecida por el
mundo. La estructura y la normativa queda para el psíquico.
148
Presumiblemente debería leerse “el hombre llegue a hacerse león”. Es la diferente situación del
pneumático y del psíquico ante el Demiurgo, el Yaldabaoth con rostro de león.

34
pescador sabio volvió a arrojar todos los peces 34 al mar, escogió sin vacilar el pez
grande. Quien tiene oídos para oír, que oiga. 149
9. Jesús dijo: He aquí que el sembrador salió y tomó un puñado de semillas, esparció.
Algunas en verdad cayeron en el camino y vinieron los pájaros, las recogieron. Otras
cayeron sobre la roca-madre y no arraigaron abajo en el suelo y no retoñaron espigas
hacia el Cielo. Y otras cayeron entre las espinas, las cuales ahogaron las semillas y el
gusano se las comió. Y otras cayeron en la tierra buena y produjeron cosecha buena
hacia el Cielo, rindió sesenta por medida y ciento veinte por medida.
10. Jesús dijo: He arrojado fuego sobre el mundo y he aquí que lo estoy vigilando hasta
que arda en llamas.
11. Jesús dijo: Este Cielo pasará y pasará el que está más arriba. Y los muertos no están
vivos y los vivos no morirán. En los días cuando comíais los muertos, los
transformasteis a la vida. Cuando entréis en la luz, ¿qué haréis? El día en que erais uno,
llegasteis a ser dos. Pero cuando lleguéis a ser dos, ¿qué es lo que haréis?
12. Los discípulos dicen a Jesús: Sabemos que tú nos dejarás. ¿Quién será grande sobre
nosotros?
Jesús les dijo: En el lugar donde habéis venido, iréis a Santiago el Justo: este por quien
fueron hechos el cielo y la tierra.
13. Jesús dijo a sus discípulos: Comparadme con alguien y decidme a quién me
asemejo. Simón Pedro le dice: Te asemejas a un ángel justo. Mateo le dice: 35 Te
asemejas a un filósofo sabio. Tomás le dice: Maestro, mi boca es totalmente incapaz de
decir a quien te asemejas.
Jesús dice: Yo no soy tu maestro, ya que has bebido, te has embriagado del pozo que
bulle que yo mismo he excavado. 150 Y lo tomó, se separó, y le dijo tres palabras.
Cuando Tomás volvió hacia sus compañeros le preguntaron: ¿qué te ha dicho Jesús?
Tomás les dijo: Si os dijera siquiera una de las palabras que me dijo, cogeríais piedras
para arrojarlas contra mí y fuego saldría de las piedras que os consumiría. 151
14. Jesús les ha dicho: Si ayunáis, causaréis trasgresión a vosotros mismos. Y si oráis,
seréis condenados. Y si dais limosna, haréis daño a vuestros espíritus. Y cuando entréis
en cualquier país para vagar por las regiones, si os reciben comed lo que os ponen frente
a vosotros y curad a los enfermos entre ellos. Pues lo que entra en vuestra boca no os
mancillará, sino lo que sale de vuestra boca eso es lo que os mancillará.
15. Jesús dijo: Cuando veáis a quien no nació de mujer, tendeos sobre vuestros rostros y
adoradle, él es vuestro Padre.
16. Jesús dijo: Quizás la gente piense que he venido para lanzar paz sobre la tierra, y no
saben que he venido para lanzar conflictos sobre la tierra, a fuego, espada y guerra. Pues
habrá cinco 36 en una casa, estarán tres contra dos y dos contra tres, el padre contra el
hijo y el hijo contra el padre. Y estarán de pie como solitarios 152 .
17. Jesús dijo: Yo os daré lo que ningún ojo ha visto y ningún oído ha escuchado y
ninguna mano ha tocado y que no ha subido a corazón de hombre 153 .
18. Los discípulos dicen a Jesús: Dinos como será nuestro fin. Jesús dijo: ¿Así habéis
descubierto el origen, que ahora preguntáis referente al fin? Pues en el lugar donde está

149
Ver Mateo 13,47-48.
150
En otras traducciones, “del manantial burbujeante que yo mismo he medido”.
151
En este dicho, Tomás queda considerado como el “mellizo” espiritual de Jesús, puesto que ha obtenido
el fin supremo de la revelación que es la identificación con el revelador divino. Es el gnóstico por
excelencia, y ahora el transmisor de las enseñanzas secretas de Jesús.
152
Del griego monachós.
153
Ver 1Corintios 2,9.

35
el origen, allí estará el fin. Bendito sea quien tome su lugar en el origen pues conocerá
el fin y no gustará la muerte.
19. Jesús dijo: Bendito el que era antes de llegar a ser. Si os hacéis mis discípulos y
atendéis mis palabras, estas piedras os servirán. Pues tenéis cinco árboles en el paraíso,
los cuales no se mueven en el verano ni caen sus hojas en el invierno. El que los
conozca no gustará la muerte.
20. Los discípulos dicen a Jesús: Dinos a qué se asemeja el Reino de los cielos. El les ha
dicho: Se asemeja a una semilla de mostaza, la más pequeña de todas las semillas, no
obstante, cuando cae en la tierra fértil, produce una planta grande y se hace albergue
para los pájaros del cielo.
21. María ha dicho a Jesús: ¿A quiénes se asemejan tus discípulos?
El ha dicho: Se asemejan 37 a niños que residen en un campo que no es suyo. Cuando
vengan los dueños del campo, dirán: ¡Devolvednos nuestro campo! Ellos se desnudan
en su presencia para cedérselo y para devolverles su campo. Por eso yo digo, si el dueño
de la casa se entera de que viene el ladrón, estará sobre aviso antes de que llegue y no le
permitirá penetrar en la casa de su dominio para quitarle sus pertenencias. En cuanto a
vosotros, cuidaos del sistema, ceñid vuestros lomos con gran fortaleza para que no
encuentren los bandidos una manera de alcanzaros, pues hallarán la ventaja que
anticipasteis. ¡Que haya entre vosotros una persona con comprensión! que cuando el
fruto madure venga de prisa teniendo su hoz en la mano, y lo corte. Quien tiene oídos
para oír, que oiga.
22. Jesús vio a unos pequeños que mamaban. Dijo a sus discípulos: Estos pequeños que
maman se asemejan a los que entran en el Reino.
Le dijeron: ¿Así al convertirnos en infantes entraremos en el Reino? Jesús les dijo:
Cuando hagáis de los dos uno, y hagáis lo de dentro como lo de fuera y lo de fuera
como lo de dentro y lo de arriba como lo de abajo, de modo que hagáis lo masculino y
lo femenino en uno solo, a fin de que lo masculino no sea masculino ni lo femenino sea
femenino, cuando hagáis ojos en el lugar de un ojo y una mano en el lugar de una mano
y un pie en el lugar de un pie y una imagen en el lugar de una imagen, entonces
entraréis en el Reino.
23. 38 Jesús dijo: Yo os escogeré, uno entre mil y dos entre diez mil y estarán de pie
como una sola unidad.
24. Sus discípulos dijeron: Muéstranos el lugar en que estás, porque es necesario que lo
busquemos. El les dijo: Quien tiene oídos, que oiga. Hay luz dentro de un hombre de
luz, y él ilumina el mundo entero. Si él no ilumina, hay tiniebla. 154
25. Jesús dijo: Ama a tu hermano como a tu alma, guárdalo como a la pupila de tu ojo.
26. Jesús dijo: Ves la mota que está en el ojo de tu hermano, mas no ves la astilla que
está en tu propio ojo. Cuando saques la astilla de tu propio ojo, entonces verás
claramente para quitar la mota del ojo de tu hermano 155 .
27. Jesús dijo: Si no ayunáis del mundo, no encontraréis el Reino de Dios 156 . Si no
hacéis del sábado un sábado, no veréis al Padre.
28. Jesús dijo: Me puse de pie en medio del mundo y encarnado me aparecía a ellos.157
Los encontré a todos ebrios, no encontré a ninguno sediento. Y mi alma se apenaba por
154
Los espirituales, que preexisten en la esfera divina (log. 19), que buscan ese lugar del comienzo, de la
luz, del reposo, y que se manifiesta como la presencia del Hijo en los pneumáticos.
155
Ver Mateo 7,3.
156
El ayuno no es solamente la mera abstención del alimento, sino el desprendimiento de lo mundano. El
mundo es identificado como un cadáver (log. 80), con el cuerpo, y el que así lo ha reconocido, el mundo
ya no es digno de él (log. 56 y 80), pues se ha encontrado a sí mismo (log. 111).
157
Concepto propio de la gnosis valentiniana, donde el Cristo encuentra a los hombres ciegos y
embriagados, esperando que despierten de su alienación y que reconozcan al revelador.

36
los hijos de los hombres, porque están ciegos en sus corazones y no ven que vacíos han
entrado en el mundo y vacíos están destinados a salir del mundo de nuevo. Mas ahora
están ebrios, cuando hayan sacudido su vino, entonces se convertirán.
29. Jesús dijo: Si la carne ha llegado a ser por el espíritu (pneuma), es una maravilla,
mas si el espíritu por el cuerpo (soma), es una maravilla de maravillas. Sin embargo yo
me maravillo 39 de esto: cómo esta gran riqueza ha morado en esta pobreza.
30. Jesús dijo: Donde hay tres dioses, allí hay algunos dioses. Donde hay dos o uno, yo
estoy con él.
31. Jesús dijo: No hay profeta aceptado en su pueblo, ni médico que cure a aquellos que
le conocen.
32. Jesús dijo: Una ciudad que se construye encima de una montaña alta y fortificada,
no puede caer ni quedar oculta.
33. Jesús dijo: Lo que escucharás en tu oído, proclámalo desde tus techos a otros oídos.
Pues nadie enciende una lámpara para ponerla debajo de un cesto ni la pone en un lugar
escondido, sino que se coloca sobre el candelero para que todos los que entran y salen
vean su resplandor.
34. Jesús dijo: Si un ciego guía a un ciego, los dos caen al fondo de un pozo.
35. Jesús dijo: Nadie puede entrar en la casa del poderoso para conquistarla con fuerza,
a menos que le ate sus manos, entonces saqueará su casa.
36. Jesús dijo: No os preocupéis de la mañana a la tarde y de la tarde a la mañana, por lo
que habéis de vestir.
37. Sus discípulos dijeron: ¿Cuándo te nos revelarás y cuándo te percibiremos? Jesús
dijo: Cuando os desnudéis y no os avergoncéis y toméis vuestros vestidos y la pongáis
bajo vuestros pies para pisar sobre ellos, como hacen los niños, entonces veréis 40 al
Hijo del Viviente y no temeréis 158 .
38. Jesús dijo: Muchas veces habéis anhelado oír estos dichos que os proclamo, y no
tenéis otro de quien oírlos. Habrá días en que me buscaréis, pero no me encontraréis.
39. Jesús dijo: Los fariseos y los escribas han recibido las llaves del conocimiento
(gnosis), pero las han escondido. No entraron ellos, ni permitían entrar a los que sí
deseaban. En cuanto a vosotros, haceos prudentes como las serpientes e inocentes como
las palomas.
40. Jesús dijo: Ha sido plantada una vid fuera 159 del Padre, y al no estar firme, será
arrancada y destruida.
41. Jesús dijo: Quien tenga en su mano, a él se dará más. Y quien no tenga, se le quitará
aún lo poco que tenga.
42. Jesús dijo: Haceos transeúntes.
43. Sus discípulos le dijeron: ¿quién eres?, por cuanto nos dices estas cosas. Jesús les
dijo: ¿Por lo que os digo no conocéis quien soy? Pero habéis llegado a ser como los
judíos, pues aman el árbol mas odian su fruto, y aman el fruto mas odian el árbol. 160
44. Jesús dijo: Quien maldice al Padre, se le perdonará. Y quien maldice al Hijo, se le
perdonará. Pero quien maldice al Espíritu Santo, no se le perdonará, ni en la tierra ni en
el Cielo.
45. Jesús dijo: No se cosechan uvas de los espinos ni se recogen higos de las zarzas,
pues no dan fruto. Una persona buena saca 41 lo bueno de su tesoro. Una persona

158
Los pneumáticos, hijos del Padre viviente, llamados a desprenderse de lo corruptible y perecedero para
reintegrarse en la unidad divina.
159
Literalmente “en el lado exterior”.
160
Los discípulos en el Evangelio de Tomás representan el proceso de asimilación de la gnosis. Tres
asuntos enfatizan la incomprensión de los discípulos: la identidad de Jesús (log. 13 y 43), la escatología
realizada (log. 3, 51 y 113) y las referencias al AT (log. 52).

37
perversa saca la maldad de su tesoro malo que está en su corazón y habla
opresivamente, pues de la abundancia del corazón saca la maldad.
46. Jesús dijo: Desde Adán hasta Juan Bautista, entre los nacidos de mujeres no hay
ninguno más exaltado que Juan Bautista, tanto que sus ojos no se romperán. No
obstante, he dicho que quienquiera entre vosotros que se convierta como niño, conocerá
el Reino y será más exaltado que Juan.
47. Jesús dijo: Una persona no puede montar dos caballos ni tensar dos arcos, y un
esclavo no puede servir a dos amos, de otra manera honrará a uno y ofenderá al otro.
Nadie bebe vino añejo e inmediatamente quiere beber vino nuevo. Y no se pone vino
nuevo en odres viejos, para que no se revienten. Y no se pone vino añejo en odres
nuevos, para que no se vuelva ácido. No se cose remiendo viejo en ropa nueva, porque
vendría un desgarrón.
48. Jesús dijo: Si dos hacen la paz entre sí dentro de esta misma casa, dirán a la
montaña, "¡Muévete!" y se moverá.
49. Jesús dijo: Benditos sois los solitarios y escogidos porque encontraréis el Reino.
Habéis procedido de él, y a él volveréis.
50. Jesús dijo: Si os preguntan: ¿De donde venís?, decidles: Hemos salido de la luz, de
donde la luz ha procedido por sí misma, se ha mantenido 42 y se ha revelado en sus
imágenes. Si os preguntan: ¿Quiénes sois?, decid: “Somos sus hijos y somos los
elegidos del Padre viviente. Si os preguntan: ¿cuál es el signo de vuestro Padre en
vosotros?, decidles: Es un movimiento y un reposo. 161
51. Sus discípulos le dicen: ¿Cuándo sucederá el reposo 162 de los muertos, y cuándo
vendrá el mundo nuevo?
El les dice: Lo que buscáis ya ha llegado, pero no lo conocéis. 163
52. Sus discípulos le dijeron: Veinticuatro profetas proclamaron en Israel, y todos
hablaron de ti. Les dijo: Habéis ignorado al viviente que está enfrente de vuestro rostro
y habéis hablado de los muertos.
53. Sus discípulos le dijeron: ¿Es provechosa la circuncisión, o no? Les dijo: Si fuera
provechosa, su padre los engendraría circuncidados de su madre, pero la verdadera
circuncisión en espíritu se ha hecho totalmente provechosa.
54. Jesús dijo: Benditos sean los pobres, pues vuestro es el Reino de los Cielos.
55. Jesús dijo: Quien no odia a su padre y a su madre, no podrá hacerse mi discípulo. Y
quien no odia a sus hermanos y a sus hermanas y no levanta su cruz a mi manera, no se
hará digno de mí 164 .
56. Jesús dijo: El que ha conocido al mundo ha encontrado un cadáver y el que ha
encontrado un cadáver, el mundo no es digno de él.
57. Jesús dijo: El Reino del Padre se asemeja a una persona que tiene semilla buena. Su
enemigo vino de noche, 43 sembró cizaña entre la semilla buena. El hombre no les
permitió arrancar la cizaña. Les dijo: No sea que vayáis a arrancar la cizaña y arranquéis
con ella el trigo. Pues en el día de la cosecha aparecerá la cizaña, se arranca y se quema.
58. Jesús dijo: Bendita el hombre que ha sufrido porque ha encontrado la vida.

161
Es una fórmula de confesión del conocimiento, que algunos autores dicen es propia del bautismo por el
fuego o apolytrosis. Estas declaraciones de aquel que conoce, son como un pasaporte en el viaje de
regreso al Padre. Así lo dicen esos autores, que estas preguntas son las que haría un oficial fronterizo a
aquel que intenta atravesar esas fronteras, siendo estos oficiales las potestades que dominan esas regiones.
162
Aunque pareciera que el cuestionamiento de los discípulos es de orden apocalíptico, el reposo
(Anápausis) corresponde a una categoría gnóstica fundamental.
163
Esta respuesta representa la posición gnóstica de llevar a cabo la escatología, puesto que en el mensaje
de Jesús va implícito que quien lo sigue y lo vive arribará al descanso. De tal manera que quien posee la
gnosis vive los tiempos del fin.
164
En donde los vínculos familiares representan básicamente los del mundo. Ver log. 72, 86 y 99.

38
59. Jesús dijo: Mirad al viviente mientras viváis, no sea que muráis y busquéis verle y
no seáis capaces de verle.
60. Vieron a un samaritano llevando un cordero, entrando en Judea. Jesús les dijo: ¿Por
qué lleva consigo el cordero? Le dijeron: Para matarlo y comerlo. El les dijo: Mientras
está vivo no lo comerá, sino solamente después que lo mate y se haya convertido en
cadáver. Dijeron: De otra manera no podrá hacerlo. El les dijo: Vosotros mismos,
buscad un lugar para vosotros en el reposo, para que no os convirtáis en cadáveres y
seáis comidos.
61. Jesús dijo: Dos descansarán en una cama, el uno morirá, el otro vivirá.
Salomé dijo: ¿Quién eres tú, hombre, y de quién procedes? Has subido a mi cama y has
comido de mi mesa. Jesús le dijo: Yo soy el que procede del que es igual. Me ha sido
dado de mi Padre. Salomé dijo: Soy tu discípula. Jesús le dijo: Por eso digo que quien
no esté dividido será colmado de luz, mientras que quien lo esté será colmado de
tiniebla.
62. Jesús dijo: Yo comunico mis misterios a quienes son dignos de 44 mis misterios. No
dejes que tu mano izquierda sepa lo que hace tu derecha.
63. Jesús dijo: Había una persona rica que tenía mucho dinero, y dijo: Voy a utilizar mi
dinero para sembrar y cosechar y resembrar, para llenar mis graneros con fruto para que
nada me falte. Así pensaba en su corazón y aquella misma noche murió. Quien tiene
oídos, que oiga.
64. Jesús dijo: Una persona tenía huéspedes. Y cuando había preparado el banquete,
envió a su esclavo para convidar a los huéspedes. Fue al primero, y le dijo: Te convida
mi señor. Él dijo: Tengo unos negocios con unos mercaderes, vienen a mí por la tarde,
iré para colocar mis órdenes con ellos, ruego ser excusado del banquete. Fue a otro, le
dijo: Mi señor te ha convidado. Él dijo: He comprado una casa y me exigen por un día,
no tendré tiempo libre. Vino a otro, y le dijo: Mi señor te convida, él le dijo: Mi amigo
va a casarse y tengo que preparar el banquete, no podré venir, ruego ser excusado de la
cena. Fue a otro, y le dijo: Mi señor te convida. Él le dijo: He comprado una villa, voy a
cobrar el alquiler, no podré venir, ruego ser excusado. Vino el siervo y dijo a su señor:
Los que usted ha convidado al banquete se han excusado. Dijo el señor a su siervo: Sal
a los caminos, trae a quienesquiera que encuentres, para que cenen. Y él ha dicho:
Comerciantes y mercaderes no entrarán en los lugares de mi Padre.
65. 45 El dijo: Una persona honrada tenía un viñedo. La arrendó a inquilinos para que la
cultivaran y recibiría su fruto. Mandó a su siervo para que los inquilinos le dieran el
fruto de la viña. Agarraron a su siervo, lo golpearon, un poco más y lo habrían matado.
El siervo fue, se lo dijo a su señor. Contestó su señor, "Quizás no le reconocían." Mandó
a otro siervo, los inquilinos lo golpearon también. Entonces el señor mandó a su hijo.
Dijo, "Tal vez respetarán a mi hijo." Ya que aquellos inquilinos sabían que era el
heredero de la viña, lo agarraron, lo mataron. Quien tiene oídos, que oiga 165 .
66. Jesús dijo: Mostradme la piedra que han rechazado los constructores. Es la piedra
angular 166 .
67. Jesús dijo: El que conoce el Todo, si está privado (del conocimiento de sí mismo),
está privado del Todo 167 .

165
La parábola de los viñadores homicidas, recogida por los evangelios sinópticos: Marcos 12, 1-9;
Mateo 21, 33-41 y Lucas 20, 9-16.
166
Ver Salmo 118, 22.
167
La gnosis como conocimiento ante todo de sí mismo, pues el Reino es el conocimiento simultáneo de
sí mismos y del Creador. La frase dice literalmente: “estando privado de sí mismo, está privado del lugar
entero”.

39
68. Jesús dijo: Benditos seáis cuando sois odiados y perseguidos. No se encontrará sitio
allá donde os hayan perseguido.
69. Jesús dijo: Benditos sean los que han sido perseguidos en su corazón, estos son los
que han conocido al Padre en verdad. Jesús dijo: Benditos sean los hambrientos, pues el
vientre de quien desea se llenará.
70. Jesús dijo: Cuando saquéis lo que hay dentro de vosotros, esto que tenéis os salvará.
Si no tenéis eso dentro de vosotros, esto que no tenéis dentro de vosotros os matará.
71. Jesús dijo: Yo destruiré esta casa y nadie será capaz de reconstruirla.
72. 46 Un hombre le dijo: Diles a mis hermanos que repartan conmigo las posesiones de
mi padre. El le dice: Oh hombre, ¿quién me hizo repartidor? Se volvió a sus discípulos,
les dijo: ¿Acaso soy un repartidor?
73. Jesús dijo: La cosecha en verdad es abundante, pero los obreros son pocos. Pues
implorad al señor que mande obreros a la cosecha.
74. El dijo: Señor, hay muchos alrededor del pozo, pero ninguno en el pozo 168 .
75. Jesús dijo: Hay muchos que están junto a la puerta, pero sólo los solitarios
(monachós) entrarán en la cámara nupcial 169 .
76. Jesús dijo: El Reino del Padre se asemeja a un mercader poseedor de una fortuna,
quien encontró una perla. Aquel mercader era listo, vendió la fortuna, compró para sí
mismo la perla única. Vosotros mismos, buscad el tesoro que no perece, que perdura, el
lugar donde ni la polilla se acerca para devorar ni el gusano destruye.
77. Jesús dijo: Yo soy la Luz. La que está por encima de todos. Yo soy el Todo. El Todo
provino de mí, y el Todo vuelve a mí. Partid un pedazo de madera, allí estoy. Levantad
la piedra y allí me encontraréis.
78. Jesús dijo: ¿Qué salisteis a ver en lo silvestre, una caña sacudida por el viento y a
una persona vestida con ropa delicada? He aquí, vuestros reyes y vuestros dignatarios
47 son los que se visten en ropa delicada, y ellos no podrán conocer la verdad.
79. Una mujer de la multitud le dice: ¡Bendito sea el vientre que te llevó, y benditos los
pechos que te nutrieron!
El le dijo: Benditos sean quienes han oído la palabra (lógos) del Padre y la han
observado. Pues habrá días cuando diréis: ¡Bendito aquel vientre que no estuvo
preñado, y benditos los pechos que no han dado de mamar!
80. Jesús dijo: Quien ha conocido al mundo (kosmos), ha encontrado el cuerpo (soma) y
quien ha encontrado el cuerpo, el mundo no es digno de él.
81. Jesús dijo: Quien se enriquece, que reine. Y quien tiene poder, que renuncie.
82. Jesús dijo: Quien está cerca de mí está cerca del fuego, y quien está lejos de mí está
lejos del Reino.
83. Jesús dijo: Las imágenes (eikon) se han revelado al hombre y la luz que está dentro
de ellas se oculta en la imagen de la luz del Padre. El se manifestará y su imagen
quedará oculta por su luz.
84. Jesús dijo: Cuando veis vuestra semejanza, os alegráis. Pues cuando percibáis
vuestras imágenes que llegaron a ser en vuestro comienzo (antes que vosotros), las
cuales ni mueren ni se revelan ¿cuánto tendréis que soportar? 170

168
Aunque la mayoría de los eruditos lo traducen así, anotamos la otra forma literal: “alrededor de la
herida, pero ninguno en la dolencia”.
169
Literalmente “el lugar de la esposa”. Alude al mitologema del Pleroma, la cámara nupcial de los eones
y de aquellos elegidos que han alcanzado la culminación escatológica, el fin de los tiempos.
170
El Cristo es la imagen de la Luz del Padre (log. 83 y 84), escondida en sus imágenes. Cuando el
gnóstico perfecto reconoce su identidad crística, conoce los misterios (log. 108).

40
85. Jesús dijo: Adán entró en la existencia por un gran poder y por medio de una gran
riqueza, pero sin embargo no se hizo digno de vosotros. Pues si hubiera sido digno, no
habría saboreado la muerte.
86. Jesús dijo: Las zorras 48 tienen sus guaridas y los pájaros tienen sus nidos, pero el
Hijo del hombre no tiene ningún lugar para reclinar su cabeza y descansar.
87. Jesús dijo: Miserable es el cuerpo que depende de otro cuerpo, y miserable es el
alma (psyché) que depende de estos dos.
88. Jesús dijo: Los ángeles y los profetas vendrán a vosotros y os regalarán lo vuestro
(las cosas que tenéis). Y vosotros mismos, dadles lo que tenéis en vuestras manos y
decíos: ¿En qué día vendrán para recibir lo suyo?
89. Jesús dijo: ¿Por qué laváis el exterior de la copa? ¿No entendéis que el que fabricó
su interior, también fabricó el exterior? 171
90. Jesús dijo: Venid a mí, pues mi yugo es natural y mi dominio es manso y
encontraréis reposo para vosotros mismos.
91. Le dijeron: Dinos quien eres tú, para que podamos confiar en ti. El les dice:
¿Escudriñáis la faz del Cielo y de la tierra mas no habéis conocido a quien está frente a
vuestro rostro, y no sabéis cómo leer este tiempo (kairós)? 172
92. Jesús dijo: Buscad y encontraréis. Mas esas cosas que me preguntabais en aquellos
días, no os las dije entonces. Ahora quiero comunicarlas, pero no preguntáis de ellas.
93. Jesús dijo: No deis lo sagrado a los perros, para que no lo echen en el montón de
estiércol. No arrojéis las perlas a los cerdos, para que no lo hagan... 173
94. Jesús dijo: Quien busca encontrará, y a quien toca se le abrirá.
95. Jesús dijo: Si tenéis monedas de cobre, 49 no las prestéis a interés, sino dadlas a
ellos de quienes no recibiréis reembolso.
96. Jesús dijo: El Reino del Padre se asemeja a una mujer que ha tomado un poco de
levadura y la ha escondido en la masa, produjo panes grandes de ella. Quien tiene oídos,
que oiga.
97. Jesús dijo: El Reino del Padre se asemeja a una mujer que llevaba una jarra llena de
harina. Mientras estaba andando por un camino lejano, se rompieron las asas de la jarra,
derramó la harina detrás de ella en el camino. No lo sabía, no había notado ningún
accidente. Cuando llegó a su casa, puso la jarra en el suelo, la descubrió vacía.
98. Jesús dijo: El Reino del Padre se asemeja a una persona que deseaba asesinar a un
hombre prominente. Desenvainó su espada en su casa, la clavó en la pared para
averiguar si su mano prevalecería. Luego asesinó al hombre prominente.
99. Los discípulos le dijeron: Tus hermanos y tu madre están de pie afuera. El les dice:
Quienes están aquí, que hacen la voluntad de mi Padre, estos son mis hermanos y mi
Madre. Ellos son los que entrarán en el Reino de mi Padre.
100. Le muestran a Jesús una moneda de oro y le dicen: Los agentes de César nos
exigen tributos. El les dice: Dad a César lo de César, dad a Dios lo de Dios, y lo que es
mío, dádmelo vosotros.
101. Jesús dijo: Quien no odia a su padre y a su madre como yo, no podrá hacerse
discípulo mío. Y quien no ama a su Padre y a su Madre como yo, no podrá hacerse

171
Literalmente: “el lado exterior” y “el lado interior”. La aclaración es importante por el significado de
la copa en relación a la creación del mundo. Véase significado de la clepsidra.
172
No hay que ser como los judíos, a la espera de un tiempo que no llegará (log. 43), ni como los
cristianos no gnósticos que aspiran a salvarse por la fe dogmática.
173
Falta el texto.

41
discípulo mío. Pues mi madre me ha engendrado, 50 mas mi Madre verdadera me ha
dado la vida. 174
102. Jesús dijo: ¡Ay de los fariseos! pues se asemejan a un perro dormido en el pesebre
de los bueyes. Ya que ni come ni deja que coman los bueyes.
103. Jesús dijo: Feliz (makários) sea la persona que sabe por cuál parte invaden los
bandidos, porque se levantará y recogerá sus pertenencias y ceñirá sus lomos antes de
que entren.
104. Le dicen: ¡Ven, oremos y ayunemos hoy!
Jesús dijo: ¿Pues qué pecado he cometido yo, y en qué he sido vencido? Sólo cuando
salga el esposo de la alcoba nupcial, ¡entonces que se ayune y que se ore!
105. Jesús dijo: Al que conozca al padre y a la madre, será llamado hijo de ramera. 175
106. Jesús dijo: Cuando hagáis de los dos uno, llegaréis a ser hijos del hombre. Y si
decís a la montaña, "¡Muévete!", se moverá.
107. Jesús dijo: El Reino se asemeja a un pastor que tiene cien ovejas. Se extravió una
de ellas, que era la mayor. El dejó las noventa y nueve, buscó a la una hasta que la
encontró. Tras haberse cansado, dijo a esa oveja, "¡Te quiero más que a las noventa y
nueve!"
108. Jesús dijo: El que beba de mi boca llegará a ser como yo 176 . Yo también llegaré a
ser como él y las cosas ocultas le serán reveladas.
109. Jesús dijo: El Reino se asemeja a una persona que tiene un tesoro escondido en su
campo sin saberlo. Y después de morir, lo legó a su hijo. El hijo no lo sabía, aceptó 51
aquel campo, lo vendió. Y vino quien lo compró, aró, descubrió el tesoro. Empezó a
prestar dinero a interés a quienes quería.
110. Jesús dijo: Quien ha encontrado al mundo y se ha enriquecido, que renuncie al
mundo.
111. Jesús dijo: Ante vosotros, cielos y tierra se enroscarán; y el que está vivo salido del
Viviente, no verá la muerte, ni sabrá lo que es el miedo, pues Jesús dijo: Para quien se
encuentra a sí mismo, el propio universo no es digno de él.
112. Jesús dijo: ¡Ay de la carne que depende del alma, ay del alma que depende de la
carne!
113. Sus discípulos le dijeron: ¿Qué día llegará el Reino? (Jesús dijo:) No llegará de la
forma que se le espera; no se dirá: aquí está o allí está. Porque el Reino del Padre está
extendido por toda la Tierra, y los hombres no lo ven.
114. Simón Pedro le dijo: Que María nos deje, pues las mujeres no son dignas de la
vida. Y Jesús dijo: Yo la guiaré para hacerla varón, de manera que pueda transformarse
en un espíritu viviente, semejante a vosotros, varones. Porque toda mujer que se haga
varón entrará en el Reino de los Cielos.

El evangelio (euaggélion) según (katá) Tomás.

174
Jesús es el Hijo de su Padre, y su Madre es el Espíritu Santo (log. 44). Sin embargo en los textos
gnósticos, la Madre Divina es una díada divina original (Pistis Sophia), en otros es el Espíritu Santo, y en
otros Sofía.
175
Se reconoce el aspecto carnal del nacimiento de Jesús, mas no se le da importancia, sino más bien se
centra en su madre celestial.
176
El trasvase de la revelación que lleva hasta el reconocimiento de la identidad del Ser.

42
Anexo

Hitos Históricos que Consolidaron al


Judeo Cristianismo

Año Suceso

30-33 E.C. Misión pública de Jesucristo.


49-62 Primeras epístolas Paulinas.
65-110 Textos evangélicos de Marcos, Mateo, Lucas (sinópticos) y Juan.
66-70 Destrucción del Templo de Jerusalén.
50-100 Inicio de la composición del Evangelio de Tomás.
75-150 Composición de los Evangelios de Pedro, María Magdalena, de la
Verdad, de Judas, Apócrifo de Juan, Pistis Sophia.
180 El obispo Ireneo de Lyon publica sus 5 tomos “Adversus Haereses”.
Habla de aceptar solamente cuatro evangelios y sienta las bases de lo
que más tarde será el canon.
200… Se inician las persecuciones contra los cristianos. Época de los
mártires y los martirios. Testimonio de sangre vs. Testimonio
gnóstico. El Martyrium Gnosticum o Testimonio de la Verdad.
200… Época de la “Patrística”, de los primeros “Padres de la Iglesia”.
Orígenes: “Cada alma vuelve al mundo reforzada por las victorias o
debilitada por los fracasos de su vida anterior… Su trabajo en este
mundo determina su lugar en el mundo que le sigue…”
200-230 Segundo Tratado del Gran Seth.
230 El maestro Hipólito de Roma publica “Refutationis Omnium
Heresium”. Tertuliano escribe “Adversus Valentinianos” y sus
homilías contra las mujeres.
240-280 Se copia en copto el Evangelio de Judas (copia que será redescubierta
en 1978).
300… “In Hoc Signo Vince, Con este signo vencerás”. Con la visión del
signo de la Cruz, Constantino entra en batalla hasta proclamarse
Emperador de Roma.
311 Cesan las persecuciones del emperador Constantino contra los
cristianos en el Imperio Romano.
325 Concilio de Nicea: se formaliza el Credo y canon de los textos. Se
proclama la igualdad de Dios y Jesús: “Creo en Dios Todopoderoso y
en Jesucristo, su único Hijo…” Marción, Valentinianos y Arrianistas
son los principales opositores.
328 Atanasio se convierte en obispo de Alejandría.
330 Constantino construye la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén.
Manda asesinar a su esposa, a su hijo y a su suegro.
337 Muerte de Constantino.
350 Se copian y reúnen textos gnósticos cristianos en Kenobóshkion (Nag
Hammadi), Egipto.
367 Atanasio establece con carácter definitivo –nada se excluye, nada más
se incluye- los 27 libros del cristianismo (Nuevo Testamento). Ordena
entonces no leer y destruir todo texto “heterodoxo”. Posible
enterramiento de los textos de Nag Hammadi.

43
380 Edicto de Tesalónica: “Requerimos que aquellos que sigan nuestra
norma de fe deben ostentar el nombre de Cristianos Católicos,
considerando el resto de los hombres como herejes, condenados como
tales a sufrir castigo divino. Y así podemos ejercitar el poder que
hemos asumido por iglesia celestial”. Orden de arrasar todo templo no
cristiano (pagano). Concilio de Constantinopla: igualdad del Padre,
del Hijo y del Espíritu Santo. El cristianismo es oficialmente la
religión del estado romano.
385 La Herejía de Prisciliano en Iberia (España): Prisciliano y sus
discípulos son llevados al sur de Francia donde son juzgados y
decapitados por ser ciudadanos romanos. Caen los primeros cristianos
a manos de cristianos.
(100)-400 Período de dispersión pública de textos y filosofías gnósticas
(sincretismos Griego-Egipcio-Persa-Judío-Judío cristianizado)
430 Concilio de Efeso: Se establece el culto a María como “Madre de
Dios”.
494 Decreto del papa Gelasio que prohíbe la ordenación de mujeres
sacerdotisas.
543 Excomunión de Orígenes, considerado hace sólo tres siglos “Padre de
la Iglesia”. En el siglo XV, en el Concilio de Florencia, se destruyen
todos sus textos. Oposición de la iglesia a la postura de la
reencarnación.
553 Concilio de Constantinopla: rechazo definitivo a la doctrina del
renacimiento. Se establece el uso del “Juicio Final” como argumento
contra los desobedientes a la iglesia.
591 Homilía 33 del papa Gregorio I Magno: María Magdalena es
convertida en la prostituta arrepentida.
1054 Cisma y ruptura de las iglesias de Roma y Bizancio.
1099 Primera Cruzada a Jerusalén por el Rey Godofredo de Bouillon. Nace
la Orden de Sión.
1118 Nace la Orden del Temple. Los 9 caballeros-monjes de Jerusalén.
1139 La Iglesia decreta el celibato obligatorio. Así, los hijos de prelados no
heredarán los bienes de la Iglesia.
1140 Se inicia el declive de la Orden Templaria.
1165 Condena eclesiástica de Albi contra la herejía Cátara.
1209 Por orden del papa Inocencio III, ejércitos del norte europeo inician el
arrasamiento del Languedoc (sureste francés).
1229 Concluye la cruzada papal contra Languedoc.
Marzo 1244 Caída de la fortaleza del Montsegur. Tras más de 200 años de
actividad, el catarismo es aniquilado.
1307 Se inician las persecuciones contra los Caballeros Templarios por
parte del rey francés Felipe IV el Hermoso, y el papa Clemente V.
13 Marzo 1314 Muerte en la hoguera e Jacques de Molay. Tras 196 años de
existencia, la Orden del Temple es aniquilada totalmente (al menos su
actividad pública).
1480 Nace la Santa Inquisición en España.
1486 Los monjes alemanes Kramer y Spenger publican el Malleus
Maleficarum. Se desatan los procesos de persecución en contra de las
mujeres (brujerías).
1785 Hallazgo de Pistis Sophia en Luxor, Egipto.

44
1896 Hallazgo del Evangelio de María Magdalena.
1945 Hallazgo de los 52 textos de Nag Hammadi.
1947 Hallazgo de los Rollos del Mar Muerto.
1977 Primera publicación de los textos de Nag Hammadi.
1978 Hallazgo del Códice Tchacos (Evangelio de Judas) en El Minya,
Egipto.
2006 Se publica el Evangelio de Judas.

45