Está en la página 1de 16

H

\ (\

OM
PROMOGION DE LA SALUD
Y CAMBIO SOCIAL

.C
DD Editores

CONCHA COLOMER REVUELTA


Profesora de Promoción de la Salud,
Instituto Valenciano de Estudios en Salud Pública, Valencia
LA

CARLOS ÁLVAREZ-DARDET DÍAZ


Catedrático de Salud Pública,
Departamento de Salud Pública,
FI

Universidad de Alicante

•j)


0
I
N.
S

K
(X

m MASSON
Barcelona - Madrid - Paris - Milano - Asunción - Bogotá - Buenos Aires - Caracas - Lima - Lisboa - México
Montevideo - Panamá - Quito - Rio de Janeiro - San José de Costa Rica - San Juan de Puerto Rico
Santiago de Chile

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Capítulo 5

Educación para la salud

OM
Carlos Albar Remón

.C
RESUMEN

La educación para la salud (ES) es una de las actividades de la salud pública y de la

DD
medicina preventiva que despierta mayores expectativas entre profesionales y la
población. Si bien existen múltiples definiciones, de forma ecléctica puede definirse
como un proceso multidimensional (de comunicación y de intervención social y edu-
cativa) que tiene por finalidad la capacitación y responsabilización de las personas en
la toma de decisiones relacionadas con la salud.
Dependiendo de la metodología utilizada, la ideología subyacente y los objetivos
LA
que se persigan, pueden diferenciarse tres grandes formas de orientar las actividades
de ES: la prescriptiva, la radical y la orientada hacia la capacitación de personas y gru-
pos.
Como proceso de comunicación, la ES implica la transmisión de un mensaje de un
emisor a un receptor. Los elementos clave de este proceso de comunicación son el
educador (toda aquella persona que contribuye de forma consciente o inconsciente a
FI

que los individuos adopten una conducta en beneficio de la salud), el mensaje y las
personas o grupos a los que éste se dirige.
Dependiendo de las personas o grupos a quienes están dirigidas, las actividades de
• ES se realizan en servicios de salud, lugares de trabajo y el medio escolar. Por otra par-
te, y aunque su efectividad ha sido cuestionada, los medios de comunicación pueden
ser un recurso útil en relación con los fines de la ES.


Paradójicamente, en algunos grupos en que la necesidad de capacitación es mayor,


la escasa accesibilidad a los servicios de salud y educativos impide que se puedan rea-
lizar actividades efectivas.
La marcada influencia que ejercen factores sociales, culturales y antropológicos
(tales como la opinión pública, moda, publicidad, valores, creencias, costum-
bres, etc.) justifica la consideración de la ES como proceso de intervención social,
así como el análisis de los citados factores en la planificación de las actividades
de ES.
Finalmente, como proceso educativo, la ES requiere objetivos pedagógicos explíci-
tos adecuados a las características de las personas a las que se dirige, así como la uti-
lización de recursos didácticos que promuevan la participación de éstas en el proceso
de aprendizaje.

61

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


62 PARTE II. Métodos para la promoción de la salud

Por todo ello, para realizar este tipo de actividades son necesarias: una planificación
de actividades (basada en un diagnóstico de las necesidades de salud, educativas y
sociales) y una evaluación cualitativa y cuantitativa del proceso y los resultados conse-
guidos.
Son numerosos los manuales de medicina que destacan la importancia de la ES en

OM
la atención y el cuidado de los pacientes y, con frecuencia, aquellos programas de tele-
visión y secciones de periódicos en que se analizan los avances de la medicina o las
pautas de comportamiento beneficiosas para la salud, se hallan entre los de mayor
aceptación entre el público.
En el período comprendido desde que, en la I Conferencia Internacional sobre Pro-
moción de la Salud de Ottawa, se señalara que el desarrollo de las aptitudes persona-
les constituye una de las áreas fundamentales de la promoción de la salud,1 hasta que
en la IV Conferencia celebrada en Yakarta se destacara que «la promoción de la salud

.C
debe realizarse por y con las personas, no sobre o para ellas»,2 se han producido diver-
sos avances conceptuales y metodológicos en el papel de la ES en el campo de la pro-
moción de la salud.

DD
Concepto actual de educación Esta dificultad no debe impedir, sin
para la salud embargo, la consideración de algunas defi-
LA
niciones, que ayuden a comprender un
El cambio en la forma de entender la ES concepto tan complejo como el de ES. Así,
tiene por consecuencia que indicar aquello por ejemplo, Sepilli ha definido la ES de
que no es resulta más sencillo que dar una tres formas diferentes:4
definición precisa. En este sentido, la ES no
debería ser la mera transmisión de infor- • «Una intervención social dirigida a modi-
FI

mación, ya que por sí misma no produce ficar consciente y duraderamente el


cambios significativos en las conductas comportamiento en relación con los pro-
relacionadas con la salud, ni una sucesión blemas de salud.»
de prohibiciones y consejos moralizantes • «Un proceso de comunicación interper-
dirigidos a conservar la salud, ni tampoco sonal dirigido a facilitar la información
la vulgarización del saber médico dirigida a necesaria para un examen crítico de los


proporcionar a las personas un conoci- problemas de salud, y a responsabilizar a


miento enciclopédico sobre el organismo los individuos y grupos sociales con res-
humano y sus enfermedades. pecto al comportamiento que tiene un
La forma de entender y, por tanto, definir efecto directo o indirecto sobre la salud
la ES es variable y está influida por la forma física, psíquica y social de los individuos
de entender la educación en general y las y la comunidad.»
actividades que deben realizar los servicios • «Un proceso educativo que tiende a res-
de salud. En este sentido, Greene y ponsabilizar a los ciudadanos individual
Simons-Morton, 3 tras señalar que existen y colectivamente en la defensa de la
casi tantas definiciones de ES como profe- salud propia y de los demás.»
sionales dedicados a ella, indican la dificul-
tad de encontrar una definición comprensi- Enfatizando la dimensión educativa de la
va, ecléctica y satisfactoria. ES, en el Glosario de Promoción de la

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


CAPÍTULO 5. Educación para la salud 63

Salud patrocinado por la Oficina Regional • A pesar de que las personas están preo-
Europea de la Organización Mundial de la cupadas por su salud, no poseen los
Salud (OMS), Nutbeam la define como «las conocimientos necesarios para proteger-
oportunidades de aprendizaje creadas se de los factores de riesgo. No obstan-
conscientemente con vistas a facilitar cam- te, están predispuestas a aceptar y cum-

OM
bios de conducta encaminados a una meta plir con precisión las indicaciones de los
determinada».5 profesionales de la salud.
Asimismo, son numerosos los autores • Los profesionales de la salud son quie-
que han reflexionado y debatido sobre las nes mejor conocen los hábitos y com-
diferentes formas de orientar las activida- portamientos que mejoran la salud; por
des de ES, dependiendo de criterios como tanto, son quienes deben aconsejarlos o
el fondo ideológico o cuestiones técnicas prescribirlos. La ES debe realizarse des-
relacionadas con la forma de plantear y de los servicios sanitarios, y tanto la

.C
desarrollar las actividades.6"13 capacidad pedagógica como la de
Resumiendo, en función de la metodolo- comunicación deben formar parte de los
gía utilizada, la ideología subyacente y los conocimientos y habilidades que debe
objetivos que se persiguen, pueden dife- poseer un profesional de la salud.

DD
renciarse tres grandes orientaciones en las
actividades de ES: la prescriptiva, la radical
y la orientada hacia la capacitación de per-
sonas y grupos.
La educación del paciente referida al
comportamiento ante la enfermedad y el
cumplimiento de las prescripciones faculta-
tivas, así como numerosas campañas infor-
mativas y de persuasión sobre hábitos salu-
Orientaciones de la educación dables y programas de divulgación sobre
LA
para la salud la salud que se realizan a través de los
medios de comunicación, pueden conside-
Orientación prescriptiva rarse incluidas en esta forma de entender
la ES.
Se trata de la forma más convencional de
orientar las actividades educativas en rela-
FI

ción con la salud. Se corresponde con el Orientación radical


lamado modelo preventivo7 y se basa en
los siguientes principios: Para los que entienden la ES desde esta
perspectiva, la realidad social, económica y
• La prevención siempre es mejor que la cultural es la raíz de los problemas de salud


curación y, dado que la conducta desem- de la población. Por tanto, los esfuerzos
peña un papel significativo en la etiolo- educativos deben dirigirse a concienciar a
gía de las enfermedades más comunes, las personas sobre la necesidad de trans-
deben realizarse esfuerzos dirigidos a formar dicha realidad.6
que las personas adopten conductas Si bien en su orientación tradicional la ES
saludables. se concibe como un proceso comunicativo
• Aunque la realidad socioeconómica y y pedagógico, en la radical se percibe, en
cultural constituye- un determinante esencia, como un proceso orientado a con-
importante de los problemas de salud, seguir un cambio social que mejore las
es difícilmente modificable; por tanto, condiciones de vida de las personas, pro-
las actividades de ES deben dirigirse a ceso en que se debe intervenir desde
los individuos, incrementando su respon- todos aquellos sectores que pueden con-
sabilidad en el cuidado de la salud per- tribuir al cambio social: desde el desarrollo
sonal y colectiva. de políticas dirigidas a reducir las desigual-

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


64 PARTE II. Métodos para la promoción de la salud

dades y a procurar un desarrollo sostenlble encuentran de gran utilidad los conoci-


hasta la acción educativa de maestros y mientos, actitudes y habilidades relacio-
familias en favor del desarrollo de una con- nados con el trabajo en equipo, las téc-
ciencia crítica.'4 nicas de consenso y la comunicación
asertiva.

OM
• En cuanto a los aspectos técnicos y en
Orientación hacia la capacitación relación con las orientaciones anterio-
res, deben destacarse la utilización de
La insuficiencia del modelo prescriptlvo técnicas de diagnóstico de salud y de téc-
para lograr cambios significativos en los nicas cualitativas para el consenso de
comportamientos y en la autorresponsabl- actividades, el empleo de métodos bl-
lización de las personas en relación con su direccionales de comunicación y la in-
salud, y las limitaciones del modelo radical terdisciplinariedad en el desarrollo de

.C
para producir un cambio social, económico actividades.
y cultural que promueva la salud, han dado
origen a una tercera orientación de las acti- Por último, debe mencionarse que, si
vidades de ES basada en dos objetivos: bien las tres orientaciones anteriores cuen-

DD
conseguir la capacitación de las personas
para hacerlas autosuficientes en la toma de
decisiones en relación con la salud, y lograr
su implicación y participación en el proce-
so educativo.
tan con valedores y detractores, ventajas y
dificultades, en la práctica todas ellas co-
existen y presentan elementos útiles y
aprovechables.

Los principios más destacables de esta


forma de orientar las actividades de ES son Objetivos
LA
los siguientes:
La ES está orientada a conseguir la capa-
• Considera la estructura socioeconómica citación y la responsabilización de las per-
como un determinante de la salud, plan- sonas en la toma de decisiones en relación
teando la capacitación de las personas con la salud propia y la colectiva. Para ello,
para su análisis. es necesario informar, estimular, persuadir
FI

• Diferencia claramente entre adoctrinar o y fomentar el juicio independiente.' 5


prescribir reglas y preceptos (para que El aporte de información es un instru-
las personas adopten determinadas acti- mento esencial (aunque no el único) de la
tudes y comportamientos) y educar ES. No debe olvidarse que su finalidad no
(entendiendo que educación consiste en es otra que su utilización por parte de


ayudar a las personas en su desarrollo aquellos a quienes está dirigida; por consi-
individual y su autonomía). guiente, debe presentarse de forma objeti-
• El papel de los educadores se centra en va, equilibrada y comprensible.
ayudar a la población en el proceso de Sin embargo, para conseguir cambios en
adquisición de conocimientos y análisis conocimientos, actitudes y conductas, así
de situaciones, proporcionándoles una como un auténtico juicio independiente, se
Información verídica, completa y sin tin- requiere, además de información, estimu-
tes dramáticos que les facilite una elec- lar el interés de las personas por el análisis
ción informada. De este modo, las per- de la información facilitada y su participa-
sonas aparecen como verdaderos prota- ción activa en el proceso de aprendizaje.
gonistas de un complejo proceso dirigi- En relación con la responsabilización,
do hacia su capacitación. debe diferenciarse entre responsabilidad
• Con esta orientación, los profesionales retrospectiva, que se refiere a la rectifica-
que desarrollan actividades de ES ción de conductas ya existentes y que se

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


CAPÍTULO 5. Educación para la salud 65

caracteriza con frecuencia por confundirse receptor; b) como proceso de Intervención


con una culpabilización estéril e invalidan- social, ya que la transmisión de dicho men-
te de las personas, y responsabilización saje se realiza en un contexto socioeconó-
capacitante y prospectiva, que se orienta a mico y cultural variable que determina
la búsqueda de soluciones para los proble- comportamientos y estilos de vida relacio-

OM
mas existentes (tabla 5-1). nados con la salud, y c) como un proceso
El papel de la persuasión suele ser poco educativo, ya que lleva Implícita la volun-
valorado e incluso rechazado por numero- tad de establecer o modificar determina-
sos educadores, sobre todo por aquellos das conductas. Asimismo, debe destacarse
que trabajan desde la orientación que pre- la necesidad de realizar las actividades de
tende la capacitación de las personas. Las ES de forma programada y de evaluar su
razones de este rechazo se centran en que efectividad y eficiencia.
puede conllevar cierta manipulación de los

.C
individuos y dificultar el desarrollo de un
juicio independiente. Sin embargo, su uso La educación para la salud
puede resultar útil y hasta necesario a fin como proceso de comunicación
de contrarrestar los efectos de creencias

DD
fuertemente arraigadas en determinadas
poblaciones o en campañas publicitarias
dirigidas al fomento de hábitos perjudicia-
les para la salud.16''7
Debido a su potencial persuasivo, la uti-
Como ya se ha mencionado, la ES impli-
ca la transmisión de un mensaje de un emi-
sor a un receptor. Los elementos clave de
este proceso de comunicación son el edu-
cador, el mensaje y las personas o grupos
lización del miedo es un tema controverti- a los que se dirige.
do en ES. Su empleo debería restringirse a
LA
los casos en que existan pruebas de los
riesgos con los que se relaciona y de la Educador sanitario
posibilidad de conseguir cambios de com-
portamiento fáciles y efectivos que permi- Educador sanitario es toda aquella per-
tan reducirlos.'8 Es más, en general el sona que contribuye de forma consciente o
refuerzo positivo de conductas se ha mos- inconsciente a que los individuos adopten
FI

trado más efectivo que la utilización del una conducta en beneficio de la salud. En
miedo." este sentido, debe destacarse la Importan-
Resumiendo, se puede afirmar que la ES cia que tienen al respecto la familia y los
constituye un proceso multidimensional profesionales, tanto docentes como de los
que puede ser explorado desde tres pun- servicios de salud.20


tos de vista: a) como proceso de comuni- El papel educativo y sociallzador de la


cación, dado que implica la existencia de familia es de gran importancia, particular-
un mensaje y la relación entre emisor y mente en las primeras edades de la vida y
en lo referido al desarrollo de hábitos salu-
dables.
Tabla 5-1. Responsabilización en relación
En cuanto al desarrollo de actitudes y
con la salud hábitos, los profesionales de la enseñanza
pueden ser asimismo excelentes educado-
Responsabilidad Responsabilidad
retrospectiva prospectiva res sanitarios, dada su formación pedagógi-
ca, el conocimiento de la forma de pensar y
De «lo hecho» Del «por hacer» de sentir de la población escolar y el con-
Del problema, De la solución
tacto prolongado que mantienen con ésta.
conducta, etc.
Culpabilizante Capacitante
En tercer lugar y en el ámbito de los ser-
vicios sanitarios, los profesionales sanitarios

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


66 PARTE II. Métodos para la promoción de la salud

pueden contribuir también de forma signifi- carse en dos grupos: las que se realizan en
cativa a las actividades de ES, principalmen- el contexto de la entrevista clínica por
te realizando ES de pacientes y colaboran- medio del consejo profesional, y aquellas
do con las actividades que se desarrollan en relacionadas con actividades de apoyo a
el medio educativo o laboral. otras iniciativas de ES y promoción de la

OM
Por otra parte, no debe olvidarse la cola- salud, entre las que destacan la colabora-
boración que pueden aportar personas ción con grupos de autoayuda, con activi-
con prestigio, tales como artistas, deportis- dades educativas surgidas desde la comu-
tas, periodistas y políticos.2' nidad (organizaciones no gubernamen-
Por último, no podemos olvidar que la tales, grupos juveniles, etc.) y particular-
comunicación, cuando es directa e inter- mente con aquellas desarrolladas desde el
personal, puede verse favorecida por un sector educativo y los órganos de partici-
estilo de comunicación que favorezca el pación comunitaria en los servicios de

.C
diálogo y el intercambio de ideas.22 salud (tabla 5-2).
Debe destacarse asimismo que, si bien
es cierto que la mayor parte de los esfuer-
Mensaje zos y actividades de promoción de la salud

DD
La forma de transmitir el mensaje puede
ser intencionada (a través de la palabra oral
o escrita, o bien por medio de la imagen) y
no intencionada (directamente a través del
y ES se realizan desde el primer nivel asis-
tencial,23 las actividades educativas por
medio del consejo profesional pueden ser
también relevantes en otros niveles asis-
tenciales.24,25
ejemplo que se deriva de las conductas y El consejo profesional puede dirigirse
actitudes del educador). bien a pacientes con problemas de salud
LA
El mensaje debe estar basado en la evi- que requieren cambios significativos en
dencia científica y ser adecuado a la capa- actitudes y conductas propias o de sus
cidad de aprendizaje del que lo recibe. La familiares (p. ej., diabetes, tuberculosis
existencia de mensajes contradictorios respiratoria, demencia senil, etc.) bien a
entre profesionales, medios y otras perso- personas con determinados factores de
nas, así como la utilización de un lenguaje riesgo susceptibles de intervención edu-
FI

difícilmente comprensible, pueden obsta- cativa (p. ej., tabaquismo, consumo exce-
culizar la comunicación. sivo de alcohol o vida sedentaria).

Receptor: escenarios de la educación Tabla 5 - 2 . Actividades de educación para la




para la salud salud desde los servicios de salud

En la entrevista clínica
Según las personas o grupos a que van
Consejo profesional a personas sanas
dirigidas, las actividades de ES se realizan Consejo profesional sobre el tratamiento
en diferentes ámbitos: servicios de salud, de la enfermedad
lugares de trabajo, escuela y medios de Actividades de apoyo
comunicación social. Grupos de autoayuda
Colaboración con otros sectores
Escuela
La educación para la salud Órganos de participación comunitaria
Organizaciones juveniles
en los servicios de salud
Asociaciones vecinales
Organizaciones no gubernamentales
Las actividades de ES que se realizan relacionadas con la atención a la salud
desde los servicios de salud pueden clasifi-

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


CAPÍTULO 5 . Educación para la salud 67

Así pues, cuando se desarrolla de forma • A fin de evaluar la efectividad de la Inter-


programada y por profesionales entrena- vención y reforzar el aprendizaje, es con-
dos, la efectividad del consejo ha sido des- veniente el seguimiento y control del
tacada por diferentes organizaciones y proceso de cambio.

OM
sociedades científicas relacionadas con la • El objetivo final es que el paciente sea
atención a la salud.26"28 No obstante, para capaz de tomar sus propias decisiones.
que el consejo sea efectivo, además de El papel del profesional es «acompañar-
destacar la importancia del papel ejempli- le» y apoyarle en ese proceso de apren-
ficador de los profesionales sanitarios,29 dizaje.
debe llamarse la atención sobre la necesi-
dad de orientar las actividades educativas Por otro lado, los grupos de ayuda mutua
hacia la capacitación y la autonomía del están constituidos por personas que com-

.C
paciente, superando así actitudes prescrip- parten un problema de salud y que se re-
tivas y autoritarias por parte de los profe- únen para mejorar su situación e incremen-
sionales (tabla 5-3). tar las habilidades personales y la confian-
A fin de favorecer la efectividad del con- za en sí mismas.33,34 Los pacientes con
diabetes, neoplaslas, minusvalías o toxico-

DD
sejo profesional es importante tomar en
consideración los siguientes aspectos:24,30"32

• Conocer globalmente los problemas del


paciente, analizando sus creencias, acti-
tudes, opiniones, etc. Para ello es nece-
manías, por dar algunos ejemplos, pueden
verse ayudados por esta forma de educa-
ción.
El papel de los profesionales sanitarios
puede incluir la puesta en funcionamiento
sario poseer un talante dialogante y del grupo o la difusión de su existencia
LA
establecer un clima de cordialidad y res- entre los pacientes y actividades de con-
peto mutuo. sultaría y mediación, en función de la situa-
• La información sobre los objetivos de la ción.
intervención educativa y sobre los bene- La participación en iniciativas de ES sur-
ficios que se esperan de ésta debe ser gidas de la propia comunidad (escuela,
clara, completa y específica. asociaciones ciudadanas, etc.) es la situa-
FI

• Pueden utilizarse diferentes combinacio- ción en que el papel de mediador a favor


nes de recursos educativos (información de la salud, que se señalaba en la Carta de
por diversos medios, materiales didácti- Ottawa, cobra mayor importancia. 1 En
cos de apoyo, etc.) en función de la cualquier caso, para que los profesionales
capacidad de aprendizaje de la persona sanitarios asuman su papel en este sentido,


a la que van dirigidos. son necesarios cambios significativos en la

Tabla 5-3. Formas de orientar la educación para la salud de los pacientes

Tradicional Capacitante

Actitud profesional Prescriptlva Dialogante/negociadora


Papel del paciente Pasivo Activo
Dependiente Independiente
Metodología Planificada para el paciente Planificada con el paciente
Prescriptlva Partlcipativa
Centrada en necesidades objetivas Centrada en necesidades sentidas
Determinada por el profesional Consensuada con los pacientes
Objetivos Cumplimiento del mensaje Acuerdo sobre el cambio posible
Autonomía

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


68 PARTE II. Métodos para la promoción de la salud

formación que reciben, con objeto de Dada la forma en que aprenden las per-
lograr nuevos conocimientos, actitudes y sonas adultas, son preferibles aquellas téc-
habilidades.35"37 Algunas actuaciones que nicas que implican la participación activa
pueden contribuir a tal fin son las siguien- de los trabajadores, así como el autoa-

OM
tes: prendizaje.

• Desarrollar al menos un módulo de for-


mación en metodología de promoción y La educación para la salud en la escuela
ES en todas las licenciaturas y diploma-
turas relacionadas con la sanidad. La escuela es, probablemente, el ámbito
• Buscar contextos en que se pueda en el que la ES puede resultar más efectiva
demostrar la utilidad de la ES, tales y eficiente. Entre las razones que avalan la

.C
como enfermedades cardiovasculares, idoneidad de su integración en la escuela
cáncer, tumores, accidentes de tráfico, pueden destacarse las siguientes:21,42
SIDA, etc.
• Implicar a los departamentos universita- • El objetivo de la escuela es una educa-

DD
rios de Salud Pública en proyectos rela-
cionados con investigación en promo-
ción y ES, tales como los de Ciudades
saludables, ES en la escuela, etc.
ción integral, orientada al desarrollo de
capacidades que faciliten la integración
y adaptación de las personas a una
sociedad compleja y cambiante.
• Trabaja con personas que, por su edad,
están evolucionando y aún no han estable-
La educación para la salud cido hábitos perjudiciales para la salud.
LA
en los lugares de trabajo • Dispone de recursos pedagógicos, y en
particular de un pedagogo vocacional: el
La relación entre trabajo y salud tiene un maestro.
doble sentido: por un lado, el trabajo pue- • Permite una acción tan amplia como ele-
de influir sobre la salud y, por otro, el esta- vado sea el grado de escolarización de
do de salud puede influir sobre la capaci- sus alumnos. Por otra parte, el efecto de
FI

dad para realizar un trabajo. Ahora bien, el la ES puede extenderse a la familia del
trabajo no sólo presenta consecuencias escolar, convirtiéndose éste a la vez en
negativas para la salud del trabajador, sino transmisor de mensajes.
que también puede ejercer efectos benefi-
ciosos en el ámbito personal y social.38 Por otro lado, la ES en la escuela no se


El entorno laboral constituye uno de los plantea como una asignatura más en la que
espacios en los que la ES en adultos puede se «imparten» contenidos sanitarios, sino
contribuir de forma efectiva a la promoción como un conjunto de contenidos, incluidos
de la salud. Las actividades en este medio en otras materias, dirigidos al desarrollo
deben dirigirse tanto a proporcionar infor- integral de la personalidad. Desde esta
mación relacionada con las condiciones de perspectiva, los objetivos de la ES en la
trabajo como a conseguir la capacitación escuela son los siguientes:
del trabajador en la prevención y evaluación
de los riesgos. Asimismo, en este entorno • Conseguir que los escolares entiendan la
son necesarias actividades orientadas a pro- salud como una responsabilidad com-
mover el bienestar general de los trabaja- partida, desarrollando la capacidad de
dores, tales como el tratamiento del estrés, participar en la búsqueda de soluciones.
la prevención de la fatiga y el fomento de • Contextualizar la salud en las diferentes
estilos de vida saludables (alcohol, tabaco, situaciones sociales y los factores que la
dieta, ejercicio físico, etc.).3M1 determinan.

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


CAPÍTULO 5. Educación para la salud 69

• Incorporar conocimientos, actitudes y Cuando los medios de comunicación se


habilidades que capaciten para el cuida- utilizan en el campo de la promoción de la
do de la salud. salud y la ES, éstos pueden contribuir a
• Adquirir un método que desarrolle una aumentar el nivel de concienciación del

OM
mentalidad critica para identificar y eli- público sobre un determinado problema,
minar los riesgos para la salud. crear una corriente de opinión favorable a
la salud y promover estilos de vida salu-
El logro de dichos objetivos requiere tra- dables.46
bajar partiendo de las siguientes bases Los medios de comunicación pueden
metodológicas: utilizarse de forma aislada o como com-
plemento a otras actividades; en cualquier
• Integración de la ES en el currículo y en caso, cuando se plantee su utilización,

.C
el proyecto educativo de cada centro deben considerarse aspectos como la
escolar. audiencia diana, la adecuación a las carac-
• Metodología docente activa y participa- terísticas del mensaje, los costes y fuerza
tiva, con trabajo interdisciplinario de del medio (niveles de audiencia, difusión,
profesionales docentes, sanitarios y prestigio), etc. 47,48
DD
otros miembros de la comunidad.
• Adaptación de la ES a cada situación
concreta, tras la realización de un análisis
previo.
La educación para la salud en poblaciones
no atendidas

Existen determinados grupos que, en


LA
La educación para la salud función de factores como el género, edad,
y los medios de comunicación cultura, hábitos, raza, situación social y
laboral, etc., pueden quedar fuera de los
A pesar de que la efectividad de los espacios en que habitualmente se desarro-
medios de comunicación en relación con la llan las actividades de ES.49 Entre otros se
ES ha sido cuestionada, e incluso valorada podrían destacar los usuarios de drogas
FI

como contraproducente debido a un plan- por vía parenteral, inmigrantes, desemplea-


teamiento impreciso de los problemas, a la dos, niños sin escolarizar, grupos étnicos
existencia de mensajes contradictorios y al escasamente integrados en la comunidad,
sensacionalismo de que suelen adolecer, prostitutas, presidiarios, etc.
no cabe duda de que los medios de comu- En estos grupos, en que la necesidad de
nicación (prensa, televisión, etc.) influyen


capacitación es mayor, la accesibilidad a


en la cultura, opiniones, actitudes y com- los servicios de salud escasa y la adopción
portamientos de la población y que, utili- de comportamientos saludables particular-
zados de forma equilibrada, pueden ser un mente difícil, se corre el riesgo de que se
instrumento valioso en la promoción de la cumpla la llamada ley de la prevención
salud.43 Así, por ejemplo, una noticia de inversa o, lo que es lo mismo, que las per-
primera plana sobre el diagnóstico precoz sonas y grupos en que la intervención
de un tumor en un personaje famoso o la resultaría más beneficiosa no puedan acce-
muerte por el SIDA del protagonista de der a ella.50
una serie de televisión con gran audiencia El desarrollo de actividades de carácter
pueden ocasionar más cambios de con- innovador como educadores de calle, edu-
ductas relacionadas con la prevención que cación por compañeros, etc., puede contri-
los obtenidos mediante programas de acti- buir a incrementar la efectividad de los
vidades de ES cuidadosamente elabora- programas en estos grupos escasamente
dos.44'45 atendidos.

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


70 PARTE II. Métodos para la promoción de la salud

La educación para la salud sión del entramado de factores que deter-


como proceso de intervención mina el comportamiento (como por ejem-
plo el llamado modelo basado en las cre-
social
encias de salud, la teoría de la acción

OM
razonada, el modelo de la comunicación
El esquema emlsor/mensaje/receptor es
persuasiva o el modelo basado en la políti-
Insuficiente para comprender el fenómeno
ca económica),6-20'51 lo cierto es que ningu-
de la ES debido a la Interacción de una serie
no de ellos explica de forma clara el resul-
de factores de índole socioeconómica, cultu-
tado de la Interacción.
ral y antropológica que influyen en el proce-
No obstante, el análisis de los factores
so de comunicación y que dan lugar a que la
citados, y de todos aquellos que integran
ES deba ser considerada también como un
la realidad, debe considerarse en la fase de
proceso de Intervención social.

.C
diagnóstico de la programación de activi-
Diferentes factores sociales como la opi-
dades de ES.
nión pública, la moda, el sistema de produc-
ción, el nivel de participación social y el aso-
ciaclonismo, la publicidad, y otros de

DD
naturaleza psicológica o antropológica como
los valores, creencias, costumbres, tabúes y
otras pautas culturales, influyen en el proce-
so de comunicación de una forma que resul-
ta en gran parte desconocida (flg. 5-1).
La educación para la salud
como proceso educativo

Considerada como fenómeno pedagógi-


co, la ES implica la existencia de dos tipos
Si bien se han producido aportaciones de actividades: de enseñanza y de apren-
conceptuales significativas a la compren- dizaje.52
LA
FI


Este archivo fue descargado de https://filadd.com


CAPÍTULO 5 . Educación para la salud 71

Las actividades de enseñanza tienen por • Controlar los cambios conseguidos.


finalidad ayudar al desarrollo de las facul- • Lograr que pongan en práctica lo apren-
tades individuales de las personas a fin de dido.
conseguir, en definitiva, su capacitación. El
aprendizaje, por su parte, es un proceso Los recursos didácticos deben promover

OM
que se construye en función de las expe- al máximo la participación: a mayor partici-
riencias personales y que, además, cuando pación, mayor grado de aprendizaje (tabla
es significativo,53 produce un cambio dura- 5-4). Ahora bien, cualquier recurso debe
dero en la forma de actuar, pensar y sentir utilizarse tras analizar sus ventajas y limita-
de las personas. En este sentido, el apren- ciones, y en función de las características
dizaje no puede entenderse como un pro- del grupo.20-22
ceso acumulativo, sino como el resultado La pedagogía diferencia tres campos de
de la integración de conocimientos, senti- aprendizaje (cognitivo, afectivo y del com-

.C
mientos y habilidades que ya se poseían portamiento) para referirse a las tres for-
previamente a los aportados a través de las mas mediante las que éste se realiza (en
actividades educativas. términos coloquiales: la cabeza, el corazón
Para conseguir una enseñanza efectiva y las manos) (tabla 5-5).52'54

DD
son necesarios objetivos educativos explí-
citos, lógicos y pertinentes,54 así como
recursos educativos apropiados.
La metodología educativa debe estar
relacionada con el grado de madurez y la
El campo cognitivo implica el aprendiza-
je y la comprensión de hechos, ideas e
información. El campo afectivo comprende
actitudes, opiniones y valores acerca de
algo; así pues, implica una manera de sen-
capacidad de aprendizaje de los recepto- tir, que puede ir desde cierta sensibilidad o
res. No obstante, en cualquiera de los preocupación ante una situación determi-
LA
casos serán necesarias las siguientes activi- nada hasta la incorporación al sistema pro-
dades: pio de valores. El dominio del comporta-
miento se refiere al modo de actuar y de
• Hablar a las personas (transmisión de establecer hábitos y conductas.
conocimientos). Esta diferenciación entre los tres domi-
• Hablar con las personas (escuchando y nios es artificial, pero de gran utilidad para
FI

valorando opiniones, actitudes, etc.). indicar que cualquier proceso educativo


• Conseguir que las personas hablen en- tiene que buscar la integración del apren-
tre sí. dizaje mediante la consecución de objeti-
• Mostrarles cómo deberían actuar. vos educativos en los tres campos.


Tabla 5 - 4 . Recursos para el aprendizaje

Actividad Recursos

Escuchar Charlas, conferencias, radio, etc.


Leer Libros, folletos, periódicos, revistas, carteles, etc.
Ver Fotografías, dibujos, carteles, etc.
Oír y ver Películas, vídeos, progamas de TV, etc.
Oír y hablar Debates, coloquios, conversación informal, etc.
Oír, hablar y leer Estudio de situaciones, discusión de artículos, etc.
Oír, hablar, leer y ver Dramatlzaciones, role-playing, juegos, simulaciones, concursos, CD-ROM
interactivos, etc.
Hacer y utilizar Modelos, dibujos, esquemas, encuestas, preparación de materiales,
vídeos y folletos

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


72 PARTE II. Métodos para la promoción de la salud

Tabla 5 - 5 . Campos del aprendizaje

Dominio Forma de aprendizaje Clase de conocimiento

Cognitivo Cabeza (saber) Hechos


Información

OM
Ideas
Afectivo Corazón (sentir) Actitudes
Valores
Opiniones
Comportamiento Manos (actuar) Conductas
Habilidades
Hábitos

.C
Programación de actividades ción-acción,57 el modelo Precede3 o la guía
de educación para la salud Facile.51
En cualquier caso, debe destacarse la

DD
La variedad de ámbitos en que pueden
realizarse actividades de ES y las diferentes
características sociales y culturales de las
personas y grupos a que pueden dirigirse
esas actividades hacen necesaria una plani-
importancia de realizar un diagnóstico cui-
dadoso de la situación, analizando los
recursos disponibles, obstáculos previsi-
bles, necesidades de salud y nivel de
conocimientos, actitudes y creencias exis-
ficación cuidadosa (tabla 5-6). tentes. Asimismo, para el conocimiento de
A tal fin, además de la metodología clá- los factores que condicionan los modos de
LA
sica de la planificación,55 pueden resultar actuar, pensar y sentir de las personas,
de utilidad el márketlng social47,56 y otras puede ser de utilidad el empleo de los
técnicas específicas de programación de métodos utilizados en sociología y antro-
actividades educativas como la investiga- pología cultural, además de los clásicos
Indicadores del estado de salud.
Finalmente, el proceso de planificación
FI

Tabla 5 - 6 . Fases de un programa de educa- puede verse también favorecido si desde


ción para la salud el Inicio se-consldera la Intervención de las
personas y grupos a los que se pretende
Diagnóstico
Primera aproximación al problema capacitar y se realiza un seguimiento conti-
Implicación de la comunidad nuo de las actividades previstas.


Creación de un grupo de trabajo


Identificación de fuentes de datos
Análisis de recursos Evaluación de actividades
Análisis de los problemas (condicionantes,
consecuencias, etc.) en educación para la salud
Análisis del entorno social, cultural, etc.
Programación y evaluación La insuficiente evaluación de los progra-
Formulación de objetivos mas y actividades de ES es uno de los obs-
Sectores de intervención táculos principales con los que nos encon-
Metodología educativa tramos para intentar mejorar las inter-
Integración con otras actividades venciones en este campo y lograr un mayor
Cronograma
reconocimiento de éstas.58,59
Implementaclón
Monitorización y seguimiento En el campo de la ES, la evaluación pue-
Evaluación de definirse como el proceso de recogida
de información y argumentos que se reali-

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


CAPíTULO 5 . Educación para la salud 73

za con el fin de propiciar un debate crítico Tabla 5 - 7 . Instrumentos de evaluación en la


sobre un programa específico, tanto para educación para la salud
comprender los procesos de cambio ocu- Técnicas cualitativas
rridos como para determinar en qué grado Observación sistemática
las actividades desarrolladas han sido efi- Entrevistas estructuradas y semiestructu-

OM
cientes y efectivas. radas
El principal interés de la evaluación de Cuestionarios
los procesos de cambio es comprender el Análisis de redes
cómo y el porqué de estos. Dicha evalúa- Análisis de contenidos
t
Triangulación
ción es necesaria para conocer qué aspec-
Diarios, notas de campo
tos de un programa son mejorables e
Métodos de consenso (Delphi, grupo nomi-
imprescindibles antes de proceder a su nal)
generalización. Para ello, es necesario

.C
Técnicas cuantitativas
valorar las circunstancias en que se ha rea- Encuestas
lizado un programa y la adecuación de sus Estadísticas sanitarias (mortalidad, morbi-
actividades a los objetivos planteados. lidad, etc.)
Entre los aspectos que se deben conside- Otras estadísticas (consumo de alimentos

DD
rar, pueden mencionarse la cobertura y
aceptación del programa y las relaciones
entre educadores y participantes.60
La evaluación de resultados está dirigida
a determinar la eficiencia y efectividad de
tóxicos, etc.)
Marcadores biológicos (consumo de dro-
gas, etc.)
r

las intervenciones en términos de cambios Conclusiones


LA
en conocimientos, actitudes y comporta-
mientos, así como su impacto sobre el • La ES constituye un proceso multidimen-
nivel de salud (cambios en la morbilidad, sional que puede analizarse desde tres
mortalidad, calidad de vida, etc.). puntos de vista diferentes: como proceso
La evaluación en ES presenta fundamen- de comunicación, como proceso de inter-
talmente problemas relacionados con los vención social y como proceso de tipo
FI

instrumentos de medida que utiliza y con educativo.


el diseño evaluativo (tabla 5-7).
En la evaluación de procesos se emplean • Si bien el medio escolar y los servicios de
con frecuencia técnicas cualitativas como la salud constituyen los escenarios ¡dóneos
observación sistemática, análisis de redes, para el desarrollo de actividades de ES,
triangulación y otras,61 mientras que en la deben realizarse también esfuerzos desti-


evaluación de resultados los instrumentos nados a hacer posible la capacitación de


más utilizados son cuestionarios validados, grupos de personas que, en función de
encuestas ad hoc, estadísticas sanitarias factores tales como género, cultura, situa-
rutinarias, de consumo y sobre el estilo de ción laboral, etc., tienen una reducida
vida, y marcadores biológicos. accesibilidad a los servicios educativos y
Si bien el diseño del estudio ideal es el sanitarios.
experimental, los problemas éticos y de
contaminación entre el grupo de interven- • El desarrollo efectivo de actividades,
ción y el grupo control suelen obligar a además del rigor con que deben llevarse a
recurrir a estudios observacionales y cua- cabo la programación y evaluación, requie-
siexperimentales con grupo control, lo re colaboración interdisciplinaria, imagina-
cual implica un menor rigor metodológi- ción en el diseño de actividades e incardi-
co, pero un mayor acercamiento a la reali- nación en actividades realizadas desde
dad.62 otros sectores.

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


74 PARTE II. Métodos para la promoción de la salud

BIBLIOGRAFÍA 18. Hale JL, Dillard JP. Fear appeals in health


promotion campaigns: too much, too little,
1. Organización Mundial de la Salud. Carta de or just right? En: Mailbach E, Parrot RL, eds.
Ottawa para la promoción de la salud. Rev Designing Health Messages. Thousand
Sanid Hig Pública 1987; 61: 129-133. Oaks: Sage Publications, 1995; 65-80.
2. Organización Mundial de la Salud. The 19. Soames RF. Effective and ineffective use of

OM
Jakarta Declaration on Health Promotion fear in health promotion campaigns. Am J
into the 21st Century. Ginebra: OMS, 1997. Public Health 1988; 78: 163-167.
3. Greene WH, Simons-Morton BG. Educación 20. Salieras L. Educación Sanitaria. Madrid:
para la salud. México: Interamericana, 1984. Díaz de Santos, 1985.
4. Modolo MA, Sepilli A. Educazione sanitaria. 21. Chapman S, Lupton D. The fight of public
Roma: II Pensiero Scientifico Editore, 1983. health: Principles and practice of media
5. Nutbeam D. Health promotion glossary. advocacy. Londres: British Medical Journal
Health Promot 1986; 1: 113-127. Publishing Group, 1994.

.C
6. Tones K, Tilford S. Health education: effec- 22. Ewles L, Simnett I. Promoting Health: A
tiveness, efficiency and equity. 2.' ed. Lon- Practical Guide to Health Education. Lon-
dres: Chapman and Hall, 1994. dres: Willey and Sons, 1987.
7. Tones BK. Health education and the ideo- 23. Sttot NCH. The role of health promotion in
logy of health promotion: a review of alter- primary health care. Health Promot 1986; 1:

1: 3-12. DD
native approaches. Health Educ Res 1986;

8. Briziarelli L New tendencies in health educa-


tion in Italy. Health Promot 1987; 2: 153-159.
9. Sánchez Moreno A, Ramos E, Sánchez Esté-
49-53.
24. Borrell F. Manual de entrevista clínica. Bar-
celona: Doyma, 1989.
25. Organización mundial de la salud. The
Budapest Declaration on Health promoting
Hospitals. Copenhague: OMS-Oficina Re-
vez V, Marset Campos P. Estructuras de
racionalidad en educación para la salud: gional para Europa, 1991.
LA
fundamentos y sistematización. Rev Sanid 26. US Preventive Services Task Force. Guide to
Hig Pública 1995; 69: 5-15. Clinical Preventive Services. 2." ed. Baltimo-
10. Seedhouse D. Health Promotion: Philo- re: Williams and Wilkins, 1996.
sophy, Prejudice and Practice. Chichester: 27. Departament de Sanitat i Seguretat Social.
Wiley and Sons, 1997. Llibre Blanc: Bases per a la integrado de la
11. Baudier F. Méthodologie en éducation pour prevencló a la práctica assistencial. Barcelo-
la santé: essai de classification. Hygie 1986; na: Doyma-Generalitat de Catalunya, 1993.
FI

3: 45-49. 28. Red de Centros Investigadores de la


12. Clark NM, McLeroy KR. Creating capacity SEMFyC. Programa de actividades preven-
through health education: What we know tivas y de promoción de la salud. Barcelo-
and what we don't. Health Educ Behav na: Sociedad Española de Medicina Fami-
1995; 22: 273-279. liar y Comunitaria, 1996.
13. David K, Williams T. Health Education in 29. Salieras L, Bertrán JM, Prat A. Los métodos


Schools. 2a. ed. Londres: Harper, 1987. de la medicina preventiva (II). Consejo
14. Frelre P. Pedagogía del oprimido. Madrid: médico (counseling). Med Clin (Bare) 1994;
Siglo xxi, 1983. 102 (supi 1): 19-25.
15. Rose G. La estrategia de la medicina pre- 30. Guayta R, Abella X, Tresserras R, Taberner
ventiva. Barcelona: Masson, 1994. JL, Salieras L. El consejo médico en aten-
16. Witte K. Fishing for Success: Using the per- ción primaria. JANO 1995; 49: 1419-1424.
suasive health message framework to gene- 31. Simó J. Consejos del médico de cabecera y
rate effective campaign messages. En: estilos de vida saludables. Med Clin (Bare)
Mailbach E, Parrot RL, eds. Designing 1997; 109: 137-139.
Health Messages. Thousand Oaks: Sage 32. Locker D. Communication in medical prac-
Publications, 1995; 145-166. tice. En: Patrick DL, ScamblerG, eds. Socio-
17. McGuire WJ. Public Communication as a logy as Applied to Medicine. Londres: Bai-
strategy for inducing health-promoting lliere, 1986.
behavioral change. Prev Med 1984; 13: 33. Richardson A. The diversity of self-help
299-319. groups. En: Hatch S, Kickbush I, eds. Self-help

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


CAPÍTULO 5. Educación para la salud 75

and health in Europe. Copenhague: OMS- 48. Slater MD. Choosing audience segmenta-
Oficína Regional para Europa, 1983; 32. tion strategies and methods for health
34. Villalbí JR, Roca F. Un instrumento a desa- communication. En: Mailbach E, Parrot RL,
rrollar para la promoción de la salud entre eds. Designing Health Messages. Thousand
nuestros pacientes y sus allegados: los gru- Oaks: Sage Publications, 1995; 186-198.

OM
pos de ayuda mutua. Med Clin (Bare) 1989; 49. Marín G, Burhansstipanov L, Connell CM,
93: 427-430. Gielen AC, Helitzer-Alen D, Lorig K, y cols.
35. Aibar C. Multidisciplinary and community A research agenda for health education
relationships in health education training. among underserved populations. Health
En: Weare K, ed. Health education in medi- Educ Behav 1995; 22: 348-365.
cal education: supplement of further papers 50. Silvestre A, González L, Nolasco A, Colo-
to the report of a WHO Consultation at the mer C, Álvarez-Dardet C. Nivel de renta y
University of Perugia. Southampton: Univer- estilos de vida: hacia una ley de prevención
sity of Southampton, 1990; 20-30. inversa. Gac Sanit 1990; 20: 189-192.

.C
36. Weare K, ed. Developing health promotion 51. Rochon A. Educación para la salud: guía
in the undergraduate medical curriculum. práctica para realizar un proyecto. Barcelo-
Londres: Health Education Authority, 1988. na: Masson, 1991.
37. Hellstròm OW. Health promotion in general 52. Jacob MC, Pampling D. The Practice of Pri-
practice: on meanings and aims in interac- mary Dental Care. Londres: Wright, 1989.

38. DD
tion. Eur J Public Health 1994; 4: 119-124.
García García A, García Benavides F, Ruiz
Frutos C. Salud laboral. En: García Benavi-
des F, Ruiz Frutos C, García García A, eds.
Salud Laboral: conceptos y técnicas para la
53. Coll C. Significado y sentido en el aprendi-
zaje escolar: Reflexiones en torno al con-
cepto de aprendizaje significativo. Infancia
y aprendizaje 1988; 41: 131-132.
54. Guilbert JJ. Guía pedagógica para el per-
prevención de riesgos laborales. Barcelona: sonal de salud. 6a. ed. Valladolid: OMS-Uni-
Masson, 1997; 35-43. versidad de Valladolid, 1994.
LA
39. Moneada S. La promoción de la salud en el 55. Pineault R, Daveluy C. La planificación sani-
puesto de trabajo en España. Revis Salud taria. Conceptos, métodos, estrategias.
Pública 1993; 3: 107-133. Barcelona: Masson, 1987.
40. Sto ko Is D, Pelletier KR, Fielding JE. Integra- 56. Ling JC, Franklin BAK, Lindsteadt JF, Gea-
tion of medical care and worksite health ron SAN. Social marketing. Annu Rev Public
promotion. JAMA 1995; 273: 1136-1142. Health 1992; 13: 341-362.
FI

41. Weinstein MS. Health Promoting Work. Can 57. Kemmis S. The Action Research Planner.
J Public Health 1985; 76 (supl 1): 52-55. Deakin: Deakín University Press, 1981.
42. Arasa H, Argudo J, Ayuso A, y cols. Educa- 58. Nutbeam D, Smith C, Catford J. Evaluation
ción para la salud: propuestas para su inte- in health education: A review of progress,
gración en la Escuela. Zaragoza: Diputación possibilities and problems. J Epidemiol
General de Aragón, 1991. Community Health 1990; 44: 83-89.


43. Wallack L Dos métodos para promover la 59. Green LW, Lewis FM. Measurement and
salud en los medios de comunicación social. Evaluation in Health Eduation and Health
Foro Mundial de la Salud 1990; 11: 139-152. Promotion. Palo Alto: Mayfield Publishing,
44. Gellert GA, Weismuller PC, Higgins KV, 1986.
Maxwell RM. Disclosure of AIDS in celebri- 60. Israel BA, Cummings KM, Dignan MB, y
ties. N Engl J Med 1992; 327: 1389. cols. Evaluation of Health Education Pro-
45. Dubois L. Le discours sur la santé à la télé- grams: Current Assessment and Future
vision: différents types de locuteurs pour Directions. Health Educ Behav 1995; 22:
différents types de représentations. Can J 364-389.
Public Health 1996; 87: 56-61. 61. Fernández Sierra J, Santos Guerra MA. Eva-
46. Catford J. The mass media is dead: long luación cualitativa de programas de educa-
live the multimedia. Health Promotion Inter- ción para la salud. Málaga: Aljibe, 1992.
national 1995; 10: 247-251. 62. Susser M. Some principles in study design
47. Manoff RK. Social Marketing: A New Impe- for preventing HIV transmission: Rigor or
rative for Public Health. Nueva York: Prae- reality. Am J Public Health 1996; 86: 1713-
ger, 1985. 1716.

Este archivo fue descargado de https://filadd.com