Está en la página 1de 92

Estudio

socioeconómico
de la realidad de
la barriada de Belén
Fotografía: Ivan Wong Rodenas

Enrique Grajeda Chalco (editor)

Publicidad originalmente por el Departamento de Estudios Sociológicos y


Jurídicos de la Facultad de- Ciencias
1- y Humanidades de la
Universidad Nacional de la Amazonía Peruana de Iquitos en 1966

Reeditado en Lima en el 2018


por Fernando Ríos Correa
Estudio
socioeconómico
de la realidad de
la barriada de Belén

Enrique Grajeda Chalco (editor)

Publicidad originalmente por el Departamento de Estudios Sociológicos y


Jurídicos de la Facultad de Ciencias y Humanidades de la
Universidad Nacional de la Amazonía Peruana de Iquitos en 1966

Reeditado en Lima en el 2018


por Fernando Ríos Correa
ÍNDICE
Palabras iniciales 5
Introducción 7

CAPÍTULO I 12
Identificación 12
Población de la Barriada de Belén 12
Población por edades 13
Población estudiantil 13
Población trabajadora 14
Composición familiar 15
Oficio de los jefes de familia 16
Plano de la ciudad de Iquitos con referencia de Belén 18

CAPÍTULO II 19
Ingresos y egresos 19
Ingresos mensuales por familia 21
Egresos mensuales por familia 22
Ingresos y promedios diario y mensual por familia y persona 23
Egreso global promedio 24

CAPÍTULO III 25
Gastos generales 25
Lugar donde compran sus alimentos 25
Consumo de productos alimenticios 26
Consumo de productos fescos 29
Ahorro como gasto general 29
Ahorros 30
Cooperativa de producción 31
Inversión de su dinero 31
Cómo gasta su dinero 32

CAPÍTULO IV 33
Ocupación 33
Tiene trabajo 34
Clases de trabajo 35
Lugares de trabajo 35
Caseríos donde tienen sus chacras 37
Trabajo por cuenta propia o de otros 38
Oficios 38
Ocupación adicional 39

-1-
Satisfacción con el trabajo 39
Trabaja en empresa propia o ajena 40
Preférencia de negocio 41
Pensamiento futuro 42
Proyectos para cambio de actividad 42
Negocio o ocupación a la que cambiaría 43
Mapa político de la región 44

CAPÍTULO V 45
Movilidad 45
Plano de la barriada de Belén 49
Procedencia de los moradores 50
Cómo llegaron a la barriada 50
Tiempo que vive en la barriada 51
Vivienda de origen 52
Pueblos o caseríos donde vivía por departamentos y provincias 53
Ocupación en sus pueblos de origen 55
Mapa político del departamento de Loreto 56
Ocupación al instalarse en Iquitos 57
Factores que determinan la movilidad 57
Motivo de su traslado a Iquitos 58
Factores que obligan a trasladarse de la ciudad a la barriada 58
Deseo de progreso 59

CAPÍTULO VI 61
Vivienda 61
Casa 63
Lote 63
Material de construcción de la casa 64
Descripción de la casa, paredes, etc. 65
Número de cuartos 66
Servicios: luz eléctrica, agua etc. 68
Qué servicios pagan: luz, agua, desagüe 69
Clasificación de la vivienda 69
Crianza de animales con fines económicos 70
Mejora de la casa 71
Utensilios complementarios del hogar 72
Cooperativas con fines de mejora del hogar 74
Cuota que aportarían a la Cooperativa 75

CAPÍTULO VII 76
Deseos y aspiraciones 76
Deseos y aspiraciones para los hijos 76
Aspiración de los jefes 77

-2-
CAPÍTULO VIII 79
Autoridad 79
Situación de Iquitos 79
Participación social 80
Factores determinantes para prosperar 80

CAPÍTULO IX 82
Gustos artísticos 82
Música folklórica 82
Situación actual de Belén 84

NOTAS DEL EDITOR 87

-3-
PALABRAS INICIALES
El presente trabajo contó con el esfuerzo y colaboración de muchas
personas, sin cuyo aporte no hubiera sido posible la publicación, ha-
cia quienes me siento comprometido.

Agradezco, en primer lugar, al Dr. Emilio Gordillo Angulo, rector


de la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana, quien, cuando
desempeñaba el cargo de Director de la Escuela de Estudios Genera-
les, me brindó el estímulo y la confianza necesaria.

Agradezco a los alumnos de la Escuela de Estudios Generales matri-


culados en el curso de Sociología General y Antropología, que hoy
siguen estudiando en las diferentes facultades de la Universidad
(Ciencias y Humanidades, Educación, Química Industrial y Agro-
nomía & Forestal), quienes con verdadero espíritu de entusiasmo y
deseo de observar objetivamente partes de nuestra realidad socioe-
conómica local, y como parte de las prácticas del curso, tomaron la
muestra, desafiando a la intensa lluvia y barrigal el día de la encues-
ta.

Asimismo, agradezco a los directores y personal docente de las tres


escuelas fiscales de la barriada, en especial a la normalista1 señorita
Elizabeth Souza Sánchez, y al señor Antonio Arévalo, presidente de
la Asociación de Barriadas de Iquitos, quienes me prestaron una va-
liosa colaboración al ponerme en contacto directo con los pobladores
de la barriada, gracias a lo que se pudo anular la desconfianza que
despertaba nuestra presencia.

Agradezco a John Kuhns del Instituto2 Economic of Stanford Univer-


sity, quien colaboró activamente en las tomas de pruebas necesarias
para la modificación final del formulario de la encuesta. Así mismo,
agradezco especialmente a mis alumnos Ibice Rojas, Sergio Torres,
Mauro Llerena, Ronny Valera, Selva Morey, Santiago Sandi Soto,
Oswaldo Soto Vela, Pedro Vega, José Tafur Zegarra, Santiago Rojas,
Enith Babilonia, Betty Cifuentes Olórtegui, Anatolia Valdez, Aurora

-5-
Valdivia y Elizabeth Souza, sin cuya ayuda en el periodo de planea-
miento y listado de las familias no hubiera sido posible el éxito de la
encuesta.

También va mis agradecimientos a los periodistas locales Isaias Gó-


mez Linares, jefe de la corresponsalía del periódico “La Prensa” de
Lima en esta ciudad; Tito Rodríguez Linares, director del noticiario
hablado “El Amazónico” de radio Amazonas; Manuel Tunjar Guz-
man, redactor del vespertino “El Eco”, y a los redactores del vesper-
tino “El Oriente”, quienes con sus noticias difundieron intensamente
la importancia del presente estudio, sugiriendo a los jefes de familias
contestar a las preguntas solamente con la verdad, además de no po-
ner resistencia a las preguntas del encuestador universitario.

Finalmente, mi agradecimiento más profundo a los verdaderos auto-


res de este trabajo: los jefes de familia de la barriada de Belén, por la
forma abierta y franca como resolvieron el cuestionario del estudio.

Dr. Enrique Grajeda Chalco

-6-
INTRODUCCIÓN

En 1964, dentro del desarrollo del curso de Sociología General y An-


tropología, se planeó realizar algunos trabajos de investigación con
la finalidad de conocer la realidad socioeconómica de las urbaniza-
ciones marginales de la ciudad, y además para vincular a los estu-
diantes de la Universidad con el medio social y económico donde les
va tocar actuar una vez concluidas sus carreras profesionales.

Con esta motivación, la cátedra de Sociología ha trazado un plan


de investigación en el área urbana y rural, investigación que debe
encaminarse por partes según metas trazadas, para poder intentar,
con pretensiones serias, diagnosticar la realidad social y económica
del poblador de la selva peruana, aprovechando en forma eficaz las
prácticas de la cátedra.

El presente trabajo no tiene la pretensión de ser profundo en cuanto


a sus alcances de análisis cuantitativo y cualitativo, sino solo recoger
datación descriptiva a manera de información, para estudios poste-
riores. Es muy probable que adolezca de fallas sustanciales en todas
sus faces, así como en la redacción, pero tiene la importancia necesa-
ria por ser la primera en su clase hecha en esta ciudad y por cuenta
de la Universidad, de acuerdo a la nueva orientación de la enseñanza
universitaria, en la que el profesor ya no es un expositor, sino tam-
bién un investigador científico y los alumnos ya no simples receptá-
culos, sino personas encaminadas a la especulación e investigación
científica, presupuesto necesario para encontrar el camino adecuado
para un desarrollo integral y acelerado, si el fin de la universidad,
entre otros, es combatir el subdesarrollo nacional. Por estas razones
pedimos disculpas a los interesados en su lectura de las deficiencias
que podrían encontrar, y más bien esperamos sus sugerencias para
corregir errores en próximos trabajos de investigación, de lo que es-
taré muy agradecido.

En esta primera etapa, dentro de las metas de investigación se es-


cogió a la barriada de Belén por ser la más significativa y suigéne-

-7-
ris, nervio motor y puerto mercado de panllevar de Iquitos, por lo
que tiene singular importancia socioeconómica y cultural en nuestra
Amazonía. Nuestro próximo plan será la barriada Moronacocha, o
las áreas rurales de Santa María de Nanay y San Juan, después de lo
cual podremos planear estudios en otras barriadas de las ciudades
de Pucallpa, Tarapoto, Yurimaguas, etc.

Belén es una barriada situada al sur de la ciudad y colinda con el


Mercado de Abastos Mayorista. La actividad principal del habitante
es el comercio. Parte de la población, conformada por gentes que
emigran del campo a la ciudad, vive en una ciudad flotante, la que se
encuentra enclavada en un ángulo formado entre los ríos Amazonas
e Itaya.

Belén es un gran mercado de transacciones al por menor y un puer-


to fluvial importante, donde atracan los botes de los campesinos y
comerciantes, para desembarcar los productos agrícolas y embarcar
con destino al campo productos manufacturados, también es el pun-
to de salida y llegada de pasajeros que viajan por los ríos. Es un ter-
minal fluvial de Iquitos, de allí su popularidad e importancia.

Topográficamente está dividida en tres zonas: la zona alta, que ocu-


pa un morro -la Loma de Vizcarra-, y limita con el Mercado de Abas-
tos, caracterizada por tener calles accidentadas y muy resbalosas;
la zona baja, que se llama Venecia, llana y que constantemente se
aniega cuando el río aumenta de caudal; y Pueblo Libre, que está
separada de la barriada por un brazo del río Amazonas y a la que se
llega utilizando canoas. En Venecia las casas están construidas sobre
puntales u horcones para evitar la inundación, y en Pueblo Libre son
“casas balsa” flotantes.

En Belén existen tres canales naturales que facilitan la navegación.


Cada canal entra en función a medida de que el río baja o sube de
volumen, lo que permite que durante el año cada uno funcione una
vez: cuando un canal se queda sin caudal por la vaciante del río,
inmediatamente entra en servicio el siguiente. De acuerdo a esta va-
riante, los comerciantes de Belén construyen sus casas tienda -“chin-
gana”- de forma provisional a la orilla del río, y según los casos de
aumento de volumen o vaciante de las aguas deben trasladar la vi-

-8-
vienda con la rapidez necesaria. Una chingana se construye o desar-
ma en dos días, el poblador es un técnico en esta materia.

La barriada de Belén cuenta con cuatro escuelas mixtas, las que dan
educación hasta el tercer año de primaria. De las cuatro escuelas, tres
son estatales y una, en Pueblo Libre, particular, de la Asociación de
Padres de Familia de Pueblo Libre, la que sostiene con las cuotas que
aporta cada familia para el pago de los profesores.

Cada zona tiene su propia Asociación con una Junta Directiva. Ade-
más, Belén cuenta con dos canchas de fútbol y tiene una población
aproximada de dos mil familias.

Las calles en la zona alta son completamente accidentadas y no están


asfaltadas, y para facilitar el tránsito de peatones están enmaderadas
rudimentariamente con unos troncos de la variedad “topa”. En Ve-
necia solamente hay una calle y en Pueblo Libre no hay calles.

Las casas han sido construidas por lo general de madera y palmera.


Los sostenes principales son pilares u horcones de una madera muy
dura de la región que se llama huacapú o quinilla, que también resis-
te a la humedad. Cada huacapú tiene una resistencia de siete a ocho
años y cuesta setenta soles. Para construir una casa se necesita entre
ocho y doce huacapús3. Las paredes externas e internas y el piso de
las casas son de madera (caoba, pona, topa, etc.) y el techo es de pal-
mera de la variedad irapaya y otros.

Las hojas de palmeras son manufacturadas en planchas adecuada-


mente hechas para tal fin. Ciento veinte planchas del tamaño de las
láminas de zinc para el techo componen un rollo o serie, y para te-
char una vivienda se necesitan diez rollos. Cada plancha cuesta en-
tre dos y tres soles, según la calidad. Para el remachado en el arma-
zón de la casa no se utilizan clavos ni alambre, sino un mimbre muy
resistente, llamado tamishi.

En el espacio de una vivienda, el poblador de Belén no incluye el


clásico patio, este es reemplazado por un corredor para sombrearse
y descansar en su “hamaca”.

-9-
Por estos motivo, la presente investigación tiene la singular impor-
tancia de mostrar las características del hombre que habita en esta
barriada, la que esencialmente está conformada por campesinos que
se mudaron con sus características propias y con una intensa trans-
culturación y cambios violentos en su mentalidad, por el choque de
la cultura urbana, lo que en los siguientes capítulos presentaremos
en forma de cuadros.

La investigación ha sido dividida en tres partes. La primera es el


planteamiento y elaboración del plano de la barriada. La segunda
parte es la recopilación de información escrita y oral sobre el parti-
cular, para lo que se acudió a la Biblioteca Municipal, Universidad,
colegios, así como a la Junta Nacional de Vivienda - Filial de Iquitos,
oficinas de la Municipalidad de Maynas y a las asociaciones de ba-
rriadas para la búsqueda de sus registros. Simultáneamente nos vin-
culamos con los propios protagonistas de las barriadas, para ganar
más confianza, utilizando la técnica de la observación participante,
con lo que pudimos elaborar el formulario de la encuesta, al que lue-
go sometimos a sucesivas pruebas hasta enmendar ciertos defectos.

La tercera parte comprendió la selección de la macromuestra, previo


listado de 700 familias. Debido a que la barriada está conformada
por tres zonas (Zona Alta,Venecia y Pueblo Libre), la muestra se di-
vidió proporcionalmente: para la Zona Alta 250 familias, Venecia 250
y Pueblo Libre 200. En lo que respecta a Venecia, para este estudio se
tomó el área desde el puerto Bellavista, toda la ribera y ambos lados
del río Itaya hasta la quebradita de Sachachorro.

De las setecientas muestras tomadas se eliminó 37 por estar defec-


tuosamente informadas. La Junta Nacional de Vivienda, por inter-
medio de su asistenta social, señorita Luisa Cutín, empadronó a las
familias de Belén en 1962, contabilizando un total de 1 207 familias,
pero creemos que el número puede llegar hasta 2 000.

Antes de la toma de la muestra se hizo una intensa campaña publi-


citaria mediante los periódicos escritos y hablados durante quince
días, y se llevó a los estudiantes del curso para que se familiarizaran
con la población.

- 10 -
Para la encuesta final se escogió el segundo domingo del mes de oc-
tubre de 1964. Dicho día los 209 alumnos, previamente entrenados,
realizaron la entrevista final. Cada alumnos tenía a su cargo cuatro
entrevistas. Cada grupo de cuatro entrevistadores estaba vigilado
por un alumno jefe, responsable del éxito de la encuesta, el mismo
que conocía a las familias de su área plano en mano. La entrevista
estaba calculada con una durabilidad entre los tres cuartos de hora
y una hora. Los jefes de familia el día de la encuesta esperaron de
acuerdo a lo calculado.

- 11 -
CAPÍTULO I

IDENTIFICACIÓN

POBLACIÓN DE LA BARRIADA DE BELÉN

En la encuesta se tomó una muestra muy significativa de 663 fami-


lias, de las 1 207 familias registradas por la Oficina de la Junta Nacio-
nal de Vivienda. En el caso de la Zona Alta y la Zona Baja, es posible
que de la fecha en que fueron censadas por la Junta de Vivienda al
momento en que se tomó esta encuesta el número de familias haya
aumentado, además es posible que no hayan sido censadas todas las
familias, en especial las familias que viven en casas balsa de ambas
riberas del río Itaya y las casas balsa que se conectan con el puerto
Morey, motivo por el cual solo aparecen 1207 familias en la contabi-
lidad de la Junta Naciónal de Vivienda.

Las 663 familias de la muestra estaban conformadas por 4 082 perso-


nas, es decir, la cantidad de familias, que es de 1 207, equivale a un
total de 7 435 personas, que sería aproximadamente la población del
barrio de Belén. Clasificados por sexos, los resultados fueron 2 070
del sexo masculino y 2012 del sexo femenino, con un porcentaje de
50.71 % de hombres y 49.29 % de mujeres, tal como aparece en el cua-
dro 1. Este resultado es muy interesante, ya que tradicionalmente se
cree que en Iquitos predomina el sexo femenino, según la habladuría
popular de siete mujeres para cada hombre, aunque en la población
total de la ciudad ligeramente predomina el sexo femenino. Sin em-
bargo, en Belén la diferencia en favor de los hombres puede tener
su origen en el traslado masivo del campo a la ciudad en busca de
mejores posibilidades de vida4.

- 12 -
CUADRO N° 1
Población de la barriada de Belén

POBLACIÓN POR EDADES

En cuanto a la clasificación de la población por edades, teniendo en


cuenta la capacidad de trabajo de acuerdo al Código de Menores, el
que señala que desde la edad de 15 años la persona puede trabajar
con autorización de los padres, se ha obtenido los siguientes resulta-
dos: mayores de 20 años o más, 1 635 personas con el 40.05 %; de 15
a 19 años, 499 personas con el 12.22 %; y niños de un día a 14 años, 1
948 personas con el 47.72 %, de un total de 4 082, con su respectiva
proyección de 7 435 habitantes. La mayor población corresponde a la
niñez, tal como se demuestra en el cuadro N° 2.

CUADRO N° 2
Población por edades

POBLACIÓN ESTUDIANTIL

La población estudiantil en el barrio consta del 31.014 % del total.De


los 4 082 habitantes, 1266 son estudiantes, lo que se podrá observar
claramente en el cuadro N° 3. Según un estudio realizado por la cáte-

- 13 -
dra en la ciudad de Iquitos, incluyendo las zonas rurales de Nanay.y
San Juan, la población estudiantil consta de 23 138 alumnos, que co-
rresponden al 30.30 % de la población total, que consta de 70 000
habitantes para Iquitos de acuerdo al último Censo Nacional.

CUADRO N° 3
Población estudiantil

La población estudiantil1 está distribuida de la siguiente forma: pri-


maria 13 424, secundaria y especial 7 576 y colegios particulares 2
137 alumnos.

POBLACIÓN TRABAJADORA

Clasificada la muestra por la ocupación tanto fuera del hogar como


en ella, resulta que el 29.078 %, o sea 1 187 personas, trabaja en la
calle (vendedor ambulante, oficina, fábrica etc.), el 15.531 % trabaja
en su casa, es decir 634 personas, y el 55.391 %, 2 261, no trabaja (los
ancianos, inválidos, niños, esposas que solo se dedican a su casa) de
acuerdo al cuadro N° 4.

CUADRO N° 4
Población trabajadora

1 Población estudiantil de Iquitos.

- 14 -
COMPOSICIÓN FAMILIAR

En lo que respecta al número de personas que comprenden cada fa-


milia, se ha encontrado el siguiente resultado: cinco familias com-
puestas de una sola persona, 400 familias compuestas de 2 a 6 per-
sonas, 241 Familias compuestas de 7 a 11 personas y 17 Familias
compuestas de 12 a más, tal como nos muestra el cuadro N° 5 con
su porcentaje respectivo y el cálculo de 1 207 familias de la barriada.

CUADRO N° 5
Composición familiar por personas

El promedio de personas por familia es de 6.16 habitantes. Clasifica-


dos por sexo, en cada familia hay 3.12 hombres, mientras las mujeres
son 3.04. Analizando por edades, los mayores de 20 años por familia
corresponden a 2.48; los jóvenes 0.75 y niños 2.92. Las personas que
estudian por familia son 1.92; de la misma manera, se puede notar el
numero de personas que trabajan por familia según el cuadro N° 6.
Además, de las 663 familias se encontró nueve familias compuestas
solamente de mujeres.

CUADRO N° 6
Composición familiar - promedios por sexo,
edad, estudiantes y ocupación
(En la siguiente página)

- 15 -
Nota: De las 663 familias encuestadas hay 9 compuestas sólo por mujeres.

OFICIO DE LOS JEFES DE FAMILIA

Clasificados los jefes de familia por la ocupación que desempeñan y


su porcentaje respectivo (cuadro N° 7 ), el mayor porcentaje, 32.277
%, se dedica al comercio independiente. A esto se debe agregar las
declaraciones de oficios como el de viajero, industrial, vendedor y
pescador, que son actividades de comercio independiente. Conclui-
remos que la gran mayoría de los jefes de familia de la barriada de
Belén se dedica al comercio como ocupación habitual.

CUADRO N° 7
Oficios de los jefes de familia
(En la siguiente página)

- 16 -
(I) Barredor Timonel Estibador Shiringuero
Hotelera Matancero Sanitario Chupetero
Peluquero Constructor Profesor Lavandera
Lazador Tejedor Chofer Panadero
Joyero Sastre Cocinero

- 17 -
- 18 -
CAPÍTULO II

INGRESOS Y EGRESOS

En esta sección de la muestra se ha tratado de encontrar los ingre-


sos y egresos de cada familia. Esto es muy importante para hacer
cualquier clase de análisis en esta zona, por que en cada familia no
solamente quien trabaja es el jefe de familia, pues trabajan la madre
y también los hijos. Así, si el padre trabaja de obrero en la fábrica, o
de comerciante de río, por lo general la madre trabaja de lavandera,
vendiendo comestibles en el puerto, el mercado etc., mientras que
los hijos trabajan de bogas (niños que trabajan en canoa, para hacer
pasar de una orilla a otra a las personas que deseen), de lustrabotas o
vendedores ambulante de chiclets o cualquier baratija.

En la muestra, nos hemos preocupado en averiguar globalmente


cuánto de ingreso tiene cada familia. En lo que se refiere a egresos,
también se siguió el criterio anterior, es decir el gasto total por fa-
milia. Con relación al número de familias, solamente se consideran
652, en virtud de que esa cantidad contestó a las preguntas sobre el
particular, mientras que las 11 restantes se abstuvieron.

Para el presente trabajo se entiende por ingreso todas las entradas


obtenidas por las familias por cualquier motivo. Para tomar este
criterio se estudió previamente sobre el terreno las condiciones de
trabajo en diferentes familias de distinta ocupación, también si las
personas que trabajan con negocio propio como chinganeros y co-
merciantes de río llevaban de alguna forma algún libro de contabi-
lidad, llegándose a establecer que desconocían este procedimiento

- 19 -
contable. De tal manera, en el ingreso de un comerciante que tiene su
comercio propio y además trabaja en otras actividades o para otras
personas, ambas entradas de dinero se toman sin distingos. En cuan-
to a los egresos se siguió el mismo criterio.

Tanto los ingresos como los egresos, además de la pormenorización


en los presentes cuadros, se han calculado por mes. Para llegar a este
criterio se tuvo que averiguar las entradas y salidas económicas dia-
rias, semanales y mensuales, según el tiempo que dura una activi-
dad económica para percibir su haber o ganancia. Sobre esta base
se dedujo el movimiento económico mensual. Esto es así porque en
nuestros datos, en lo que se refiere a ingresos, tenemos que en cada
familia había ingresos diarios, semanales y mensuales, de la misma
manera egresos diarios, fijos, gastos semanales y mensuales.

Para calcular y deducir los ingresos y gastos medios, el camino más


adecuado era calcular por mensualidades. Sin embargo, encontra-
mos una familia que tenía ingresos anuales y gastos diarios, sema-
nales y mensuales. Se trataba de un hacendado, según sus declara-
ciones, dedicado a la cría de ganado vacuno, cebú y siembra de caña,
por lo que cada año efectuaba su negocio, luego depositaba dicho
ingreso en el banco para sus gastos cotidianos.

En la barriada de Belén el ingreso familiar no es uniforme, sino varía


según la ocupación a que se dedican. Con mayor preferencia hay
nivel de ingreso alto allí donde la familia se dedica a trabajar por
cuenta propia, como chinganeros y comerciantes de los ríos, por lo
que cuentan con capital propio de cierta consideración. Hay familias
que tienen ingresos altos, llegando hasta los NUEVE MIL NOVE-
CIENTOS5 soles y más de entrada bruta mensual. Por el contrario,
aquellas familias que obtienen ingresos bajos no cuentan con ningún
capital, ni siquiera incipiente, al mismo tiempo parecen de poco ini-
ciativa de empresa, conformándose con ganar una paga diaria o en-
trada por algún pequeño negocio, solamente aquello que necesitan
para poder subsistir de acuerdo a las exigencias del lugar.

El ingreso más bajo que se encontró es de CIENTO CINCO SOLES


ORO al mes de una familia unipersonal, cuya ocupación habitual es
cuidar las canoas de los chacareros que llegan al puerto, a vender sus

- 20 -
productos o hacer compras. Esta ocupación es adecuada al lugar de
ubicación de su casa balsa, además cabe aclarar que por el cuidado
de cada canoa gana cincuenta centavos en dinero más algún regalo
de productos -hortalizas, plátanos etc.-, el cual le sirve para su ali-
mentación diaria, teniendo en cuenta que el banano es la base de
alimentación local.

Respecto al ingreso familiar, se ha clasificado de la siguiente forma:


29 familias con un ingreso muy bajo, que tienen una entrada men-
sual de entre 105 y 600 soles de oro, lo que equivale al 4.46 % del
total; 108 familias que obtienen un ingreso entre 601 a 1000 soles, que
corresponde al 16.43 % del total; 101 familias con un ingreso entre los
1001 a 1500, que es igual al 23.17 %; 103 familias que perciben entre
1501 a 2000, equivalente al 15.81 %; 154 familias con ingresos entre
los 2001 y 3000 soles, equivalente al 23.64 %; mientras que las que
obtienen ingresos más altos a los S/. 3000 descienden notablemete,
hasta que nos encontramos que solo el 0.93 % de familias tienen un
ingreso de S/. 8000 a S/. 9900 o más.

Cabe aclarar que el porcentaje más alto corresponde a las familias


que obtienen un ingreso entre 2000 a 3000, e indudablemente si los
uniéramos, los ingresos entre S/. 1000 a S/. 3000 representan el pro-
medio de ingresos más altos.

CUADRO N° 8
Ingresos mensuales por familia

- 21 -
En lo que se refiere a los egresos familiares, se ha seguido el mismo
criterio que del rubro de ingresos. El gasto total por familia com-
prende la alimentación diaria, gastos de medicina, educación, ves-
tido, distracciones y gastos imprevistos, como son gastos en reunio-
nes, encuentros con amigos, etc. Para calcular, por ejemplo, el gasto
familiar por educación, se ha tenido en cuenta el número de hijos
que están estudiando, los gastos que representa las matrículas, úti-
les escolares, uniforme, cuotas etc. Se averiguó la inversión que se
efectúa cada año, el gasto global se dividió por doce y el resultado se
incluyó. Este mismo criterio se siguió con relación al gasto por mo-
biliario y vestido de la familia. Por el contrario, el egreso diario por
alimentación, distracción, etc.., se tuvo que sumar por 30 días, para
incluir luego el total del egreso de cada familia por mes.

De acuerdo a este criterio, el egreso familiar está clasificado como


sigue: 43 familias gastan entre S/. 53 a 600 con el 6.59 %; 165 gastan
entre S/. 601 a 1000, que equivale al 25,30 %; 183 familias tienen egre-
sos entre los S/. 1 001 a 1 500, correspondiente al 28,06 %; 127 familias
tienene egresos entre S/. 1 501 a 2 000, que corresponde al 19.47 %;
luego, las familias con más egresos disminuyen vertiginosamente,
hasta que los egresos familiares con más de S/. 3 601 solo representan
al 3.68 %.

CUADRO N° 9
Egresos mensuales por familia

En lo que se refiere al ingreso global mensual de las 652 familias,


arroja una suma total de S/. 1 364 188.16 soles oro. Si este ingreso es
calculado entre las 1 207 familias de la barriada, da un ingreso apro-

- 22 -
ximado de S/. 2 494 640.00.

El ingreso promedio por familia, tanto mensual como diario, es de 2


092.31 y 69.74 respectivamente, y por persona de 11.32 centavos por
día, conforme al cuadro N° 10.

CUADRO N° 10
Ingresos y promedios: diario y mensual por familia y persona

Con relación al egreso global, se puede observar el cuadro N° 11,


donde se ve que el gasto mensual por mes es de S/. 1 032 125.33; con
estos datos se puede calcular el egreso global de toda la barriada. El
egreso promedio por mes para cada familia es de S/. 1 583.01, de la
misma forma el egreso promedio diario es de S/. 52.77, y el promedio
por persona de S/. 0.857.

Comparando los ingresos y egresos de la muestra de 652 familias se


encuentra una diferencia de S/. 332 062.82, saldo muy significativo,
cuyo monto aumenta en la misma proporción si incluimos el total.
Pero esta diferencia no se ahorra íntegramente, sino más bien sirve
para satisfacer el rubro llamado gastos ostensibles.

Como veremos más adelante, de las 663 familias solamente 205 aho-
rran la suma de S/. 52 561 soles oro al mes.

CUADRO N° 11
Ingresos y promedios: diario y mensual por familia y persona

Asimismo, podemos ver los ingreso más bajos y los más altos en los
cuadro de notas.

- 23 -
Nota: Ingreso menual

Egresos mensuales

Los números en paréntesis hacen referencia al número de familias.

- 24 -
CAPÍTULO III

GASTOS GENERALES

En esta sección se han considerado los gastos cotidianos que una fa-
milia efectúa cada me, quiénes gastan y donde se hace el gasto prin-
cipal, el que corresponde a la ama de casa, en el mercado de abastos,
que es el lugar habitual donde adquiere sus artículos alimenticios,
sin embargo hay familias que también recurren a comprar estos
“recados” en los ríos, directamente del intermediario y productor
y muchoss de ellos van aún más allá, hasta la misma chacra en las
temporadas de cosecha. Sin embargo, siempre recurren al mercado
de abastos a hacer sus compras. Al respecto, el 98.34 % de amas gas-
ta diariamente en el Mercado de Belén, en la compra de alimentos,
mientras una minoría del 7.54 % y el 3.16 % del total, también pre-
fiere, algunas temporadas, comprar dichos artículos al por mayor en
los ríos y en la chacra.

CUADRO N° 12
Lugar donde compran los alimentos

Nota: (a) Hay familias que compran sus alimentos en dos o más sitios,
por eso la suma da más de 100 %.

- 25 -
En esta sección de gastos de consumo cotidiano se trató de vincular
a la pequeña y mediana industria de ciertos productos alimenticios
de consumo indispensable.

En primer lugar se buscó si la industria del aceite comestible tiene


mercado: la respuestas de la muestra dio como resultado (cuadro
2-a) que solamente el 21.56 % de la población consume este producto
industrial, mientras el 78.45 no. Este hecho contrasta con la preferen-
cia por el aceite de las familias de Lima.

CUADRO N° 13
Consumo: usan aceite

Sin embargo, para la industria de la manteca de chancho las condi-


ciones son muy buenas. Conviene la intensificación de la ganadería
porcina, pues según la encuesta el 84.61 % de familias gasta diaria-
mente en compra de manteca de chancho, las mismas que dijeron
que es mejor y dá sazón más agradable que el aceite vegetal. Además
manifestaron que la manteca local es superior a la extranjera.

CUADRO N° 14
Consumo: usan manteca

Empero, la ganadería porcina con carácter industrial no existe en la


zona, solamente algunas familias crían en forma doméstica (aparte).
En la región hay productos agrícolas propios en abundancia, como
la sachapapa, yuca y cocona, que bien pueden servir para alimentar
a esta clase de ganado, pero para el desarrrollo adecuado de esta in-

- 26 -
dustria es necesario que el Ministerio de Agricultura, por medio de
sus dependencias, como la Dirección de Ganadería y el SIPA, se pre-
ocupen. Del mismo modo, la Universidad Nacional de la Amazonía
debe organizar investigaciones y experimentos a través de su Facul-
tad de Agronomía, haciéndose de necesidad inmediata el estudio e
implantación de esta industria a base del ganado porcino.

CUADRO N° 15
Consumen leche condensada

Referente a la industria lechera y carnicera, en general es muy in-


teresante aclarar que en la barriada no consumen leche fresca, por
la falta absoluta de este producto; el consumo es de leche enlatada,
exclusivamente para la niñez. En este sentido, el 58.97 % de la pobla-
ción de Belén la consume, mientras el 41.02 % no. De la misma forma
solo el 5.58 % compra leche en polvo, también exclusivamente para
la niñez en estado de lactancia. En la región no existe prácticamente
ganadería vacuna, tampoco el campesino tiene este ganado, como en
la sierra, con carácter de doméstico.

Al respecto, los campesinos dicen que el alto costo del ganado y la


poca seguridad para la crianza no les permite poseerlo.

Sin embargo, cabe recalcar que el ganado vacuno criollo aclimatado


se encuentra en esta zona y es probable que con un poco más de estu-
dios se puede organizar una buena industria lechera. Al respecto, en
Leticia (Colombia), el Estado ha podido aclimatar en la selva ganado
de carne y leche de la sierra colombiana, según pudimos observar
en el mes de enero del presente año en las granjas del Comisariato
(Prefectura) y del Ejército, a cuyas organizaciones el gobierno colom-
biano ha encargado dicha misión. El ganado no necesita de pastos
especiales para la alimentación, pues según nos explica el comisario
de Leticia, Teniente Coronel de la Marina Mario Mejía, los pastos
naturales de la selva como el maicillo, llamado en Colombia imperial

- 27 -
son muy buenos para el ganado. La misma autoridad política nos
enseñó varias granjas particulares de carácter doméstico, donde el
ganado se encontraba muy gordo. En la zona peruana, a cinco horas
de viaje en motonave de Iquitos, en la isla Camaleón, observamos
ganadería de vacunos criollos muy próspera, preguntado a los cam-
pesinos, sus propietarios, si tenían ayuda del SIPA, nos manifestaron
que nunca habían escuchado ese nombre y que el cuidado del gana-
do no necesitaba de técnicos ni de medicina.

Otro ejemplo de éxito ganadero es el departamento de San Matín.


Conviene que los organismos especializados se preocupen del es-
tudio de pastos y ganado vacuno criollo para poder organizar esta
industria y abastecer de leche y carne a la ciudad. Sobre el consumo
de leche, es elocuente la muestra de los cuadros 15 y 16.

CUADRO N° 16
Consumen leche en polvo

En lo relacionado a los productos enlatados, entendiéndose como


tales a la carne y pescado procesado, solo el 12.38 % compra estos
productos y el 87.63 % no consume.

CUADRO N° 17
Consumen productos enlatados

Preguntando si hay productos comestibles frescos en tiendas espe-


cializadas, y si preferirían comprar en estos establecimientos, el 30.16
% respondió que con gusto compraría productos frescos de estas
tiendas, mientras el 69.83 % declaró que prefiere comprar en el mer-

- 28 -
cado. Así muestra el Cuadro 18.

CUADRO N° 18
Consumen productos frescos

El maní, teniendo en cuenta que es un, producto tropical con un alto valor
nutritivo, solamente es consumido por el 20 %, como aderezo de la comida
y como “bocadito para sus hijos”, mientras que el 79.03 % dijo que no lo
consume. Al respecto, nos ilustra el cuadro N° 19.

CUADRO N° 19
Maní

AHORRO COMO GASTO GENERAL

El ahorro, en realidad, se podría haber incluido en una sección inde-


pendiente y no en este capítulo de gastos, pero está aquí porque se
toma al ahorro de cuota fija como si fuera gasto cotidiano. Es decir,
se pensó que es como si cada familia estuviera desembolsando parte
de su entrada. Aún más, el ahorro doméstico que realiza la ama de
casa por lo general lo logra disminuyendo su poder de compra sin
el permiso del jefe de familia. Hablando de gastos, pudimos ganar
la confianza del encuestado, porque cuando este rubro se ensayó de
modo independientemente no se logró la confianza necesaria para
que contestara sobre el ahorro familiar, siempre eludía las preguntas.

En Belén, el 30.92% de las familias ahorra en instituciones de crédi-


to como los bancos comerciales, Cooperativa de Crédito de Fátima
y Mutual de Vivienda, mientras que el 69.08 % declaró no ahorrar
(cuadro N° 20). El 27.90 % sabe la cantidad exacta que cada mes de-

- 29 -
posita en su cuenta, lo que significa una suma de S/ 95 746.00 men-
suales, con un promedio de 284.11 por familia. El 3.01 % ahorra su-
mas variables.

La cantidad de ahorro familiar fluctúa como sigue: el 21.62 % ahorra


entre 10 y 50 soles, el 22.70 % entre 51 y 100, el 42.16 % entre 101 y
500, el 11.35 % entre 501 y 1000, y el 2.1 % entre mil a más.

CUADRO N° 20
Ahorros

CUADRO N° 20a
Ahorros

NOTA: 185 familias ahorran S/ 52.561 = S/ 284.11 en promedio.


337 familias ahorran S/ 95.746 = S/ 95 746 en promedio.

CUADRO N° 20b
Ahorros

- 30 -
Cuando se trató sobre el interés por la fundación de una cooperativa
de producción de productos de panllevar o una cooperativa de ce-
rámica - especialidad de ladrillos, el 36.65 % contestó que estaría de
acuerdo, toda vez que ya tenía dónde ahorrar. En realidad todas las
familias que dijeron ahorrar respondieron estar interesadas, más un
6 % de familias que declaró no ahorrar. Un 15 % contestó en forma
negativa, un 25.03 % dudó y un 23.23 % no sabía el significado de
cooperativa.

CUADRO N° 21
Cooperativa de producción

En esta sección era muy importante profundizar en la filosofía eco-


nómica frente a la vida, por lo que se introdujo la siguiente pregunta:
si tuviera el doble de ingresos mensuales respecto a lo que actual-
mente percibe, ¿cómo invertiría esa nueva entrada? Al respecto, el
7.39 % de familias respondió que haciéndose socia de un negocio
(negocio para ellos significa una firma comercial de prestigio), el
62.87 % formando su propio negocio -demostrando su espíritu de
libertad individual-, un 3.46 %, creando una cooperativa y el 16.13 %
poniendo su dinero en una cuenta de ahorro.

CUADRO N° 22
Si ganara el doble de lo que gana hoy, ¿cómo invertiría ese dinero?

- 31 -
En esta sección nos propusimos investigar cómo las familias dispo-
nen del dinero diferencial entre el ingreso y egreso, aparte del gasto
ostensible. Sobre el particular, el cuadro N° 23 nos muestra que el
16.74 % invierte su dinero (aumento de capital en el negocio), el 65.53
% mejora su vivienda, el 9.35 % en compra de bote motor, el 7.54 %
ahorra para viajar -esto quiere decir para viajar a Lima con fines de
quedarse a trabajar definitivamente-,’ un 15.6 % amuelba su casa, un
24.73 % come y viste mejor y un 4.37 % gasta su dinero diferencial
comprando artículos para arreglar su casa. Tenemos que a un 24.73
% de jefes de familia les interesa sobre todo la vestimenta y alimen-
tación, porque según ellos la presencia es indispensable.

CUADRO N° 23
Cómo gasta su dinero

NOTA: La suma excede el 100 % porque muchos jefes de familia declararon


dos o más preferencias de invertir.

- 32 -
CAPÍTULO IV

OCUPACIÓN
El trabajo es la fuente de vida y de progreso de los pueblos. El pobla-
dor peruano desde tiempos inmemoriables tenía que luchar contra
toda clase de dificultades para conquistar el pan de cada día.

El medio geográfico es su más grande enemigo. En la costa sólo hay


desiertos sedientos, con 52 valles regados por igual número de ríos,
donde la agricultura se practica intensamente y la vida se desarrolla
al compás de la producción de la tierra, con una creciente industria.
La Sierra está cubierta por montañas abruptas y rocosas, caracteri-
zada por la escasez de suelos, con una topografía accidentada por
demás, en cuyo medio hostil el hombre tiene que luchar contra las
heladas, la abundancia de lluvias y la altura con picachos cubiertos
de nieve perpetua. Por su parte la selva es una sabana verde con una
vegetación perjudicial, con un terreno de cochas, aguajales y fangos,
que hacen que la lucha por la existencia sea demasiado dura.

En las ciudades, la falta de industrias para la población en edad de


trabajo ha hecho que exista gran desocupación, a esto tenemos que
agregar que no existe en los colegios y escuelas la enseñanza de la
técnica, en paralela con la instrucción humanista, haciendo más di-
fícil que el poblador peruano tenga ocupación plena con un salario
adecuado. Sin embargo, el hombre debe sobrevivir, como conse-
cuencia trabajar en cualquier ocupación. Desde este punto de vista
podemos decir que no hay desocupación, porque no sólo se llama

- 33 -
trabajador al que trabaja en la oficina, fábricas o servicios del Estado,
sino al chacarero, pastor, comerciante minorista, cazador, lavandera,
aguajinera, chanchero o lustrabotas, que son trabajos independientes
y que en las estadísticas oficiales no son mencionados.

En este ensayo tratamos de presentar la ocupación en forma integral,


tanto de las personas que tienen trabajo fijo y permanete al servicio
de otro, así como de los que tienen trabajo eventual, que cambian de
acuerdo a las oportunidades y ocupaciones que encuentran.

En la muestra de 663 jefes de familia, 395 -el 59.57 %- tiene ocupación


fija, 268 -40.42 %- tiene trabajo cambiante de acuerdo a la temporada,
según se podrá ver en el cuadro N° 24.

CUADRO N° 24
Tienen trabajo

Claramente se infiere que para el 40.42 % de jefes de familias que no


tiene trabajo fijo está sometido a una inestabilidad de permanencia
en una ocupación detérminada y están sujetos a trabajos de tempora-
das y su situación socioeconómica en el hogar origina una situación
apremiante.

De estas personas, que por normas comunes tienen dos clases de tra-
bajo, también hay quienes cambian hasta tres o más ocupaciones por
año. Así, en el cuadro 25 tenemos claramente la cantidad de personas
que, teniendo una ocupación habitual, con frecuencia cambian. El
cuadro muestra que 25 jefes de familias tienen la ocupación principal
de obrero, pero si no hay trabajo en fábrica o construcción, se dedi-
can a leñar y elaborar carbón en el monte subsidiariamente.

De la misma manera, aparece en la presente relación el cuadro de


ocupaciones principales, pero que cambian de acuerdo a la estación.

- 34 -
CUADRO N° 25
Clases de trabajo

NOTA: Hay jefes de familia que cambian hasta 3 trabajos por temporada,
por eso en el cuadro tenemos el resultado de 390 y no 260 jefes como en el
cuadro 24.

Tras estimar que que una parte del sector trabajador no tiene ocupa-
ción estable, y teniendo en cuenta que la ciudad se encuentra rodea-
da de una enmarañada selva que alimenta a la población principal-
mente con combustible (leña, carbón) y otros recursos, la chacra no
ha sido dejado completamente por el poblador que se trasladó a la
barriada a radicar. Se trató de encontrar qué porcentaje de los jefes
de familia que no tienen ocupación estable siguen viviendo del cam-
po, encontrándose que el 33.75 % del total de la muestra trabaja en la
chacra o monte durante temporadas.

CUADRO N° 25
Diga si en alguna temporada trabaja en chacra o monte

De este porcentaje que trabaja en el campo se estableció que 77 per-


sonas, equivalente al 11.61 %, trabaja por un jornal y 52 personas -el
7.34 %- por pago en especies.

- 35 -
CUADRO N° 27
Diga si en alguna temporada trabaja en chacra o monte

(1) Jefes que trabajan en la ciudad o en el campo por su cuenta.

En el siguiente cuadro se establece que la mayoría de jefes que tra-


bajan en el campo lo realizan por su cuenta y riesgo, pero también
se puede observar, si comparamos los cuadros 26 y 27, que hay una
pequeña parte que trabaja para terceras personas.

CUADRO N° 28
Trabajo de monte

(1) Jefes que trabajan en la ciudad o en el campo por su cuenta.

Asímismo, se ha podido ubicar los lugares o caseríos donde trabajan o tie-


nen su chacra.

(Ver cuadro en la siguiente página)

- 36 -
CUADRO N° 29
Trabajo de monte

Total: 186 personas que declaran el sitio dónde trabajan y 20 que no.

El trabajo rural se tuvo que vincular, a la propiedad de la tierra, para estable-


cer si las personas que van al campo por temporadas son propietarias de una
chacra o solamente alquilan. Se obtuvo que 180 jefes de familia tienen chacra
propia, lo que equivale al 27.14 % de la muestra.

- 37 -
CUADRO N° 30
Tienen chacra

Finalmente se comprobó que el 71.04 % de los jefes de familia trabaja


por su cuenta, el 15.95 % labora por cuenta de otros y un 13 % no
declaró. De esto se deduce que el pequeño comercio, artesanía y el
trabajo independiente es lo que predomina en el barrio.

CUADRO N° 31
Trabajan por cuentra propia o para otro

Debido a que porcentaje muy elevado no tiene una ocupación per-


manente, presentamos los oficios alternativos a los que se acude
cuanto se agota la ocupación principal.
CUADRO N° 32
Otros oficios

(1) Representa la cantidad de jefes de familia.

- 38 -
CUADRO N° 33
Ocupación adicional

(A)

(A) Representa la cantidad de Jefes de Familias.

Satisfacción con el trabajo: en esta sección de la encuesta se trató de


averiguar si estaban satisfechos o no con su trabajo habitual. Las
respuestas son significativas, pues un 45.09 % de jefes de familia se
encuentra conforme, un 28.67 %, no lo está y prefiere cambiar su ocu-
pación por una que le dé más seguridad para el porvenir y seguridad
de su familia, mientras que un 26.23 % se encuentra medianamente
conforme, esperando mejores reajustes ocupacionales, para encon-
trar plena satisfacción.
CUADRO N° 34
Satisfacción con el trabajo

Esto es muy importante, puesto que esta realidad se encuentra con-


forme con el pensamiento general de un reajuste de las estructuras
socioeconómicas de la población peruana, y esto coordina con la pro-
blemática de la familia de la barriada, que se encuentra en trance
de cambio de su mentalidad campesina con los moldes que exige la

- 39 -
vida de la ciudad. Este cambio de mentalidad se efectúa mediante la
propaganda subliminal de la radio, prensa, etc., que utilizan los co-
merciantes en busca de clientes para sus mercaderías y la constante
moda como producto de la imitación propia de la ciudad, bases en
las que está montada la economía capitalista de tipo liberal, dentro
de cuya sociedad y filosofía vivimos.

Como consecuencia de esta filosofía demoliberal, el hombre lore-


tano ama entrañablemente su libertad e independencia, deseando
ser director y empresario de su propio negocio, así nos de muestra
claramente el cuadro N° 36. Desprendemos esa explicación de las
preferencias que han manifestado los jefes de familias, en el sentido
de que el 85.25 % prefiere traba jar en una empresa que sea de su pro-
piedad, mientras que solo el 11.31 % manifestó sus deseos de trabajar
para empresas ajenas, y un 5.43 % no sabía si desearía trabajar por su
cuenta o por cuenta ajena.
CUADRO N° 35
Trabaja en empresa propia o ajena

Pero si en los deseos y aspiraciones, en lo que respecta al trabajo, la


población se manifiesta amante de la libertad e independencia, con
fuerte tendencia a dirigir su propia empresa comercial, declina, sin
embargo, a tomar riesgos y prefiere lo seguro.

Esto corresponde al pensamiento de pueblos con economía de sub-


sistencia, donde el campesino desea la seguridad como norma. Pre-
fiere vivir pobre, sin esperanzas de mejorar su condición de vida, por
temor de arriesgar y perder el trabajo habitual al que está sometido.
En este sentido, piensa de acuerdo al refrán “más vale pájaro en
mano que cientos volando.”

Esta forma de pensar en relación a la economía es una manifestación

- 40 -
del poco espíritu de riesgo en materia de trabajo del campesino. Te-
niendo en cuenta que los recursos naturales de la selva, los fangos
y aguajales, los barriales y demás tierras de temporada son fértiles
para la agricultura y sin embargo el hom bre abandona el campo y
ya no piensa volver a la chacra o monte definitivamente. Esta secuela
continúa en sus descendientes, con sus actos, en las conversaciones,
en los consejos que da el padre, contribuyendo a la total desaparición
de los pioneros que deben incorporar a la economía nuevas tierras
y riquezas, ensanchado gracias a eso las fronteras económicas de la
nación.

La tendencia se muestra claramente en el cuadro N° 36, en el que el


88.23 % de los jefes de familia prefiere un trabajo seguro, ganando
poco, su situación actual, el 6.03 % manifestó su deseo de cambiar su
ocupación por otro mejor, aunque insegura, y el 5.73 % prefirió no
declarar en ningún sentido.

CUADRO N° 36
Preferencia de negocio: seguro con remuneración
baja o inseguro con mayor utilidad

Por otra parte, cuando se les preguntó qué pensaban sobre la posibi-
lidad de mejorar su propio negocio o trabajo por su propia cuenta, el
59.72 % contestó que lo ha pensado, dentro de su propia capacidad y
el medio económico que lo rodea.

CUADRO N° 37

- 41 -
Pensamiento futuro

Para ahondar en el concepto de cambio de actividad, se preguntó


sobre sus proyecto futuros. El 92.42 % contestó que tenía proyectos
concretos y solo el 7.57 % que no.
CUADRO N° 38
Proyectos para cambio de actividad

En el siguiente cuadro se da respuesta de los negocios o trabajos que


preferirían emprender.

Los negocios de chinganas o bodegas son los que prefieren estable-


cer, siguiendo el rubro comercio. Este último, para la mentalidad del
barrio, se entiende como el comercio de mercaderías de panllevar en
los ríos, para revenderlos en el puerto y mercados locales al por ma-
yor y por menudeo, esto último efectuado por todos los miembros
de familia. Cabe aclarar para esta clase de empresa es indispensable
contar con un pequeño capital circulante y con una lancha o motor,
herramienta indispensable para el viaje por los ríos, caserío por ca-
serío.

Sin embargo, a pesar de que los miembros de la barriada en sus pue-


blo de origen eran agricultores, nadie mencionó el trabajo agrícola
como actividad económica de prosperidad, tal como muestra el cua-
dro N° 39. En menor escala, declararon establecer talleres artesanales
como medio de reemplazo laboral.
CUADRO N° 39

- 42 -
Negocio u ocupación a la que cambiarían

(1) Sacar madera, empresario, piladora de arroz, vender hamacas, chupete-


ría, industria, posta sanitaria, joyería, una fonda, comprar fundo, artículos
de primera necesidad, empleado, vendedor, taller de radio y dibujo, cons-
tructor de casas, exportación, oficina, panadería, estación de bicicletas, casas
de pintura.

- 43 -
- 44 -
CAPÍTULO V

MOVILIDAD
El concepto movilidad se usa en ciencias sociales en términos de as-
censo o descenso, cambio social constante a que está sometido el in-
dividuo de acuerdo a las nuevas oportunidades que se presenta en
el trabajo, de la aceptación o rechazo en un estrato social que no es
el suyo, etc.

Como consecuencia, hay varias clases de movilidad: la movilidad


económica, social, política, etc., que pueden manifestarse en forma
vertical u horizontal. Cuando se habla del cambio en las estructuras
socioeconómicas se está diciendo que la sociedad no debe permane-
cer estática o estancada sino que debe dinamizarse, ascendiendo a
situaciones económico-sociales acordes a la realidad del momento.

Pero el sentido que tomamos de movilidad en el presente trabajo


es el de cambio de lugar de residencia, del campo a la ciudad, con
todos sus beneficios o fracasos, con ánimos de permanecer definiti-
vamente.

La movilidad territorial, según la doctrina europea, se maniflesta


cuando se produce las siguientes condiciones:

1. Densidad máxima de una población, y que las condiciones de


vida se hagan completamente dificiles;
2. Falta de oportunidades de trabajo, como consecuencia de la falta
de desarrollo industrial que pueda satisfacer las demandas de
- 45 -
trabajo, y
3. Que exista otras zonas despobladas, o con población dispersa,
donde pueda mudarse la población en busca de mejores comodi-
dades. Si esto es así, en países como el nuestro estas condiciones
no se producen de esta manera, por lo contrario la movilidad
es en sentido contrario, del campo a la ciudad, de zonas despo-
bladas a zonas pobladas; aunque en esas zonas pobladas abun-
de mano de obra y muy poco desarrollo industrial, creando un
serio problema. Ese es el caso, por ejemplo do la movilidad del
campo hacia Lima, lo que también se presenta en Iquitos, dando
nacimiento a las llamadas barriadas marginales.

El fenómeno de concentración de habitantes en las ciudades por par-


te de gente del campo obedece a muchos factores, entre los que se
encuentran:

1. Factores educativos: la educación contribuye a la movilidad, en


razón de que el joven campesino, con los nuevos conocimientos
de la cultura y sabedor de que las leyes amparan por igual a to-
dos los individuos, y que esto en las ciudades se cumple, exige
mejores condiciones de vida, pero como en su pueblo existe una
estratificación social cerrada, que no le permite cambiar de situa-
ción social, su actitud es mal vista, lo que a su vez no le permite
reclamar sus derechos sociales y económicos. Por esto, no tiene
otra salida que dirigirse a la gran ciudad, donde nadie lo conoce,
donde el hombre es anónimo, para sentirse señor igual que los
demás. La educación contribuye a este traslado masivo, porque
ésta no le da herramientas de trabajo para que pueda explotar
los recursos económicos de su medio; para superarse constante-
mente hace falta que la política educativa nacional sea mejorada
profundamente, dirigiéndose con más énfasis a la enseñanza téc-
nica de acuerdo a la realidad del campo y la ciudad, con miras a
una mayor explotación de nuestros recursos naturales.

2. Factores económicos: estos influyen porque el campo en la ac-


tualidad no le atrae económicamente, porque la propiedad de
la tierra está dividida entre el llamado latifundio, con la secuela
del gamonalismo y cacicazgo, y el minifundio exagerado; que la
producción de la tierra no abastece para mantener una familia.

- 46 -
Entonces, el hombre de campo sometido a esta realidad opta por
dejar su pueblo y trasladarse a la ciudad. El fenómeno de la te-
nencia de la tierra, que es muy complejo, está emparejado con el
uso de herramientas arcaicas que el agricultor, por su economía
de subsistencia y falto de conocimientos técnicos, se siente im-
potente de usar para enfrentarse a su medio, y opta por cambiar
de domicilio.

3. La revolución del transitar: como se sabe, los pueblos pequeños


no disponen de fuerza eléctrica, pero con la aparición de los ra-
dios transistores el mensaje de la cultura y civilización propia
de la ciudad es escuchado en los lugares más apartados, y como
consecuencia invita a viajar a la ciudad.

4. Vías de comunicación: las vías de comunicación, como las ca-


rreteras, facilitan el traslado a la ciudad, donde pueden ver los
encantos de la cultura.

5. La atracción de la ciudad: la propia ciudad atrae, por las oportu-


nidades aparentes que ofrece. Ahí, el campesino se convierte en
obrero y su salario está garantizado por el sistema sindical, ade-
más de las distracciones y todo aquello que convierte al hombre
de campo en un señor al que se le respeta, porque es una fuerza
política, y tema constante para las campañas electorales de los
políticos.

La atracción de la ciudad es muy fuerte y notoria, basta que una


persona se estabilice e inmediatamente comunica a sus familia-
res para que éstos se trasladen a la ciudad. La muestra tomada
confirma esta tesis, aunque los factores que impulsaron no están
exactamente acordes a lo descrito para el Perú, por cuanto esta
zona está desprovista de carreteras, siendo el río la vía de enlace
de chacras y pueblos, que necesariamente están situados en las
riberas.

Por otra parte, el hombre del campo de la selva no posee en su sen-


timiento la agricultura ni la ganadería, mejor dicho no tiene arraigo
a la tierra, la labor en el campo es una ocupación transitoria o suple-
toria. Él es cazador, pescador, trosador (que se interna en la selva

- 47 -
para trozar árboles de pulpa para la industria maderera), leñador,
etc. Solamente en las llamadas barriadas (suelo abonado ricamente
con la crecida del río), cuando el río baja, cultiva, lo que también es
inseguro, ya que la cosecha está condicionada a la rápida o normal
crecida de aquél. Este hombre, que por la naturaleza de su ocupación
viaja constantemente, no está arraigado a la tierra como el campesi-
no serrano. No se comenta de la tribu selvícola, ya que prácticamente
tiene muy poco contacto con la civilización, sino se describe al cam-
pesino que vive en la selva.

El barrio de Belén, según la macro muestra presentada, está habitada


en un 83 % por familias que abandonaron el campo, de acuerdo al
cuadro N° 27. También se nota que muchas familias se trasladaron
de la ciudad a la barriada.

CUADRO N° 40
Procedencia de los moradores: ciudad, provincia o barrio

El cuadro N° 41 es más elocuente al respecto. Si integráramos en


un solo rubro, a las familias que siempre vivieron en la barriada y
los que vivieron en la ciudad, tendríamos que el 83 % es población
campesina.

- 48 -
- 49 -
CUADRO N° 41
Procedencia de los moradores: ciudad, provincias

Es importante aclarar que todo el traslado del campo a la barriada,


algunas veces se efectúa por metas y otras directamente. Asó, el cua-
dro N° 42 señala que el 23.68 % de las famllias primero llega a vivir
a Iquitos, y luego, ya estable, se muda a la barriada. Por el contrario,
el 59.27 % de los que vinieron del campo llegó directamente a vivir
a Belén.
CUADRO N° 42
Cómo llegaron a la barriada

Cuando se inquirió sobre el tiempo que radican en la barriada, las


respuestas fueron variadas, sin embargo un 25.79 % de la población
llegó a Belén en el lapso de estos dos últimos años últimos, el 6.84 %
radica entre 2 a 5 años y así sucesivamente, aunque un 4.07 % de la
población no sabe el tiempo que vive en dicha urbanización popular
(cuadro N° 43).

Es importante aclarar en este cuadro que todas las familias declaran

- 50 -
el tiempo que viven, en contraste con los cuadros 40, 41 y 42, donde
aparece que el 15.53 % declara que siempre vivía en dicho lugar. Lo
más probable es que toda la población de Belén esté conformada por
campesinos.

CUADRO N° 43
Tiempo que viven en la barriada

Establecido que la población del barrio de Belén no es oriunda del lu-


gar, se inquirió su domicilio anterior. El 92.36 % vivía habitualmente
en los pueblos y caseríos del departamento de Loreto y solo un 7.64
% venía de otros departamentos. Con la aclaración del domicilio de
origen (pueblo o caserío) se procedió a ubicar a qué provincias per-
tenecen dichos caseríos. Para este fin se contó con la colaboración del
Dr. Ismael Arrunátegui, director del Servicio de Erradicación de la
Malaria, quién gentilmente proporoionó un mapa del Oriente Perua-
no, donde se encuentran todos los caseríos en las respectivas provin-
cias. Gracias a éstos mapas se puede precisar el lugar de origen del
poblador de Belén.

Localizados los caseríos y chacras, de acuerdo a dicho mapa, se en-


contró que el 53.27 % de la población del barrio vino de la provincia
de Maynas, cuya capital es Iquitos, y los demás porcentajes corres-
ponden a las demás provincias de Loreto.

Conviene aclarar la teoría de la movilidad territorial, que sostiene


que la ciudad atrae con más fuerza a los pueblos más cercanos a ella,
y a medida que la población se aleja la atracción es menor. Exacta-
mente éste es el fenómeno que muestra el cuadro N° 44. Asimismo,
la barriada está poblada por capital humano de otros departamen-
tos, e incluso extranjeros.

- 51 -
CUADRO N° 44
Tiempo que viven en la barriada

CUADRO N° 44a
Vivienda de origen

Nota: En los departamentos están incluídas las familias extranjeras.


(2) Lima Amazonas Madre de Dios
Rep. de la China Áncash San Martín
Piura Trujillo Leticia (Colombia)
Rep. de Brasil

- 52 -
CUADRO N° 44b
Departamento de Loreto

Provincia de Maynas
Pueblo o caserío donde vivía

- 53 -
- 54 -
TOTAL PARCIAL: 550

NOTA: 550 personas nombran el lugar de donde han venido.


105 afirman que siempre han vivido en la barriada
10 no indican el lugar de procedencia
TOTAL GENERAL: 663 familias

OCUPACIÓN EN SUS PUEBLOS DE ORIGEN

La vida del hombre es una continua lucha para subsistir, y este fenó-
meno se manifiesta con el trabajo como ocupación habitual y valora-
da. En ese sentido, era una preocupación saber en qué se ocupaban
en sus pueblos.El 74.66 % del total tenía trabajo en su pueblo y solo
el 9.80 % se encontraba sin trabajo en el momento de trasladarse. La
mayoría se dedicaba a la agricultura.

CUADRO N° 45
Ocupación en su pueblo de origen

(1)

TOTAL: 49 jefes de familia.

Más adelante nos interesaba saber cuál era su ocupación cuand llegó ala
ciudad, y si esta ocupación económica era por su cuenta, o por cuenta de
otros (empresa, etc.). El 49.92 % contestó que trabajó para otras personas o

- 55 -
- 56 -
empresas y el 50.07 % trabajó por su cuenta, según el cuadro N° 46.
CUADRO N° 46
Ocupación en su pueblo de origen

(1)

FACTORES QUE DETERMINAN LA MOVILIDAD

Cuando el hombre emigra siempre obedece a la búsqueda de ciertos


objetivos, los mismos que ya no pueden ser satisfechos en la locali-
dad de origen. Toda emigración se realiza cuando las condiciones
económicas y ambientales ya no ofrece esperanzas de prosperidad,
y porque el hombre siempre busca su comodidad ambiental, para
cubrir sus necesidades básicasas y subsidiarias.

Por esto, interesa averiguar por qué motivo había dejado su pueblo,
no obstante se encontraba ambientado a su sitúación cultural. Las
respuestas fueron varias, pero fue el educar a sus hijos el motivo
poderoso que los sacó del terruño, la respuesta más categórica, pues
el 33.75 % contestó en este sentido, siguiendo en importancia la bús-
queda de trabajo, con un 11.25 %, luego predominó la motivación
económica. Pero también el cuadro N° 47 nos muestra que el 24.82

- 57 -
% vino sin saber la causa que motivó su decisión de trasladarse del
campo a la barriada.

Es interesante anotar que la falta de oportunidad de educación para


los hijos sea la causa más frecuente. Esto se debe a que el sistema
educativo en el campo está muy mal organizado. En principio, en
el caserío solo existen escuelas unidocentes para la enseñanza de las
primeras letras, los profesores son empíricos, necesitándose la pre-
paración masiva del sexo masculino para la enseñanza en los ríos y
así impartir una educación técnica paralela con la humanística. Por
falta de estas circunstancias, los padres que desean la superación de
sus hijos, para que tengan mejores oporturnidades que ellos, prefie-
ran trasladarse a la ciudad, tal como nos demuestra el cuadro N° 48.
CUADRO N° 47
Motivo de su traslado a Iquitos

(1) Enfermedad, viajero, carpintería, cobranza, derrumbe, matrimonio, vi-


vienda.
Nota: S.M.O. significa Servicio Militar Obligatorio.

FACTORES QUE OBLIGAN A TRASLADARSE


DE LA CIUDAD A LA BARRIADA

Nos interesó saber los factores que motivaron para que las familias
que ya se habían establecido en la ciudad luego se trasladaran a la
barriada. El cuadro N° 48 señala las causas determinantess, entre

- 58 -
ellas los motivos por negocios con el 22.84 %, luego la búsqueda de
trabajo con el 19.28 %, por conseguir casa propia el 17.76 %, tratando
de cubrir las necesidades económicas apremiantes el 15.22 %, ade-
más de que también ocasionó este cambio la pérdida de sus casas
(incendio) con el 7.11 %, tal como nos presenta el cuadro N° 48.

CUADRO N° 48
Motivo de su traslado a la barriada

(1)

(a) Arreglar casa, falta de servicios, motivo familiare, S.M.O., derrumbe.

DESEO DE PROGRESO

Una vez localizado el jefe de familia en su nuevo ambiente y sabien-


do las causas porque se encuentra en la barriada, se cernió un interés
especial en saber si había pensado hacer alguna obra para mejorar
su condición de vida actual. Encontramos que el 43.44 % de familias
piensa en mejorar su condición, mientras el 56.56 % piensa en una
vida de rutina diaria.

- 59 -
De los que piensan en realizar alguna obra, la gran mayoría desean
tener casa propia, tal como aparece en el cuadro N° 49.

CUADRO N° 49
Piensa en mejores obras para progresar

Total: 282 jefes de familia manifiestan un deseo expresamente.

- 60 -
CAPÍTULO VI

VIVIENDA

Una de las necesidades básicas del hombre es la casa o vivienda,


lugar o sitio donde puede guarecerse con la plena confianza y seguri-
dad, sin que nadie pueda ver su vida íntima. Es el recinto que divide
los actos privado del hombre de su actividad cotidiana pública. Fue-
ra de su domicilio es un hombre público, sus actos están sometidos
a las presiones sociales y debe actuar de acuerdo a las normas de
las costumbres públicas, pero una vez dentro de ella el secreto de
su vida es sagrado, nadie puede observarle, por eso el domicilio es
inviolable y garantizado por la Constitución del Estado.

La familia campesina que pobló la barriada de Belén, en lo que se


refiere a la vivienda vino con una psicología especial, propia del ca-
serío de la selva, su domicilio de origen. Allá, para construir su casa
buscó un lugar adecuado, siempre a la orilla del río, aprovechando
los recursos que le brinda el medio físico. El lote que ocupa con este
fin es tierra de nadie o del Estado. Lo ocupa para sí sin dar parte a
nadie, construye la casa sintiéndose propietario por cuanto le ha cos-
tado trabajo y sacrificio, como consecuencia adquiere la mentalidad
de propietario.

Al abandonar el caserío va a la ciudad con esta mentalidad, fruto de


la costumbre, la misma que trata de adoptar en su nuevo pueblo.
Como consecuencia busca el lugar apropiado en los alrededores de
la ciudad, tala el monte, diseca los fangos y construye su casa. Em-

- 61 -
pero, este es el caso de la familia que vive en tierra firme. De otra
parte en la barriada hay un gran porcentaje de familias cuyas casas
se encuentran flotando en el río, son las llamadas “casas balsas”, los
dueños de estas casas solamente arrastran las costumbres de su pue-
blo, es por eso que fabrican este tipo de vivienda, para vivir como en
su propio medio. Mejor dicho, la familia que se trasladó a la barriada
de Belén es campesina que vive en la orilla de los ríos, a lo largo de
la selva.

En cuanto al lugar de la ubicación de la barriada, esta se encuentra


aledaña al Mercado de abastos de Belén, y forma parte del puerto
fluvial del mismo nombre. La barriada misma es puerto, mercado
y río, y existe peligro de ser arrasada por el río Amazonas, a pesar
de que éste está provocando el derrumbe de la ciudad por la parte
del Malecón Tarapacá. El riesgo es motivado por la naturaleza de la
barriada, que está situada entre el ángulo del río Amazonas y el río
Itaya, éste último sirve de defensa contra el choque brutal del río
madre. Sin embargo, en época de creciente del río la barriada, en
la parte baja, se convierte en una ciudad flotante. La estructura de
las casas está fabricada para que cumplan la función de casas balsa,
adeáss de que hay casas construidas sobre puntales a cierta altura.

Referente al valor de los lotes, éstos, por la ubicación y el crecimiento


natural de la ciudad, han adquirido un precio completamente exage-
rado, fenómeno que se debe a la concentración de masas campesinas
en la ciudad.

Las tierras adyacentes a la ciudad fueron adquiridas por denuncio


por los actuales dueños, para dedicarlos a la agricultura y la explo-
tación de bosques naturales, con un precio de acuerdo a la Ley de
Denuncia de Tierras de Montaña. Las tierras adquiridas en conce-
sión nunca cumplieron este fin, entonces, de acuerdo a la misma ley
debían revertirse al Estado. Pero cuando la ciudad comienza a crecer
esas zonas abandonadas son ocupadas por aquellos que no tienen
casa, los nuevos inquilinos. En ese momento aparece el “dueño” de
la tierra -denunciante de tierras de montaña- y alquila el lote ocupa-
do al ocupante, que ya había construido su casa. Como consecuencia
de esta situación, la tierra adquiere un sobrevalor, sin que el dueño
haya invertido un centavo en ella, con fines urbanístico. Hoy los lo-

- 62 -
tes cuestan hasta 70 soles el metro cuadrado, pero el valor diferen-
cial entre el costo original como tierra de montaña y el actual, si es
que fuera cobrado por el “propietario”, se estaría convirtiendo en
un enriquecimiento indebido, teniendo en cuenta que ningún monto
ha sido invertido. El “propietario” ha sido plenamente pagado con
las entradas que obtuvo por concepto de arrendamiento. Asimismo
existe una ley que ordena a la Junta Nacional de la Vivienda para que
expropie las tierras de la barriada al precio de diez soles por metro
cuadrado, los mismos que debían ser entregados al poseedor del lote,
empero la Junta parece que no está dispuesta a tramitar de acuerdo
a dicha ley, porque el propietario es un alto directivo del partido de
Gobierno actual que no quiere saber nada de expropiación.

Esta dualidad de casa propia en lote ajeno, en el cuadro N° 50, nos


muestra elocuentemente que el 79.18 % de familias tiene casa propia
autoconstruida y solamente el 20.81 % vive en casa alquilada. Sin
embargo, en lo que se refiere a la propiedad del lote, el 88.53 % de
familias ha construido su casa en terreno alquilado y solo el 11.46 %
una vez construida su casa también adquirió el lote por compra. En
lo que respecta a las familias que alquilan la casa, estos alquilaron
de los mismos vecinos que construyeron su vivienda y por motivos
ajenos se trasladaron de domicilio o tenían dos casas construidas.

CUADRO N° 50
1. (a) casa

(b) lote

- 63 -
MATERIAL DE CONSTRUCCIÓN DE LA CASA

El hombre, para construir su vivienda en todos los tiempos, siempre


ha utilizado los recursos naturales que le rodean, de acuerdo a su
cultura. Así, el hombre loretano utiliza sus propios recursos natu-
rales para este fin, así lo confirma el material que ha sido utilizado
para la construcción de la vivienda. El cuadro N° 51 nos muestra los
materiales que se utilizan en las diversas partes de la vivienda.

Las paredes de las casas han sido construidas casi íntegránente de


madera, de diferente variedad por su calidad. Sin embargo la caoba
o el cedro son maderas de segunda y tercera calidad, que son cómo-
dos por su relativo bajo costo.

El porcentaje de familias que construyeron las paredes de sus casas


con diferentes calidades de madera son como sigue: caoba y marupa
el 49.92 %, pared de material de cedro solo un 1.20 % y de material
noble (ladrillo y cemento) el 2.71 %.

El material de construcción también es un reflejo de la capacidad


económica de la familia. El cuadro muestra que ha sido utilizada la
variedad de madera pona o palo balsa por el 31.97 % de familias en
las construcciones de sus paredes, luego sigue la topa con el 9.65 %,
la caña brava con el 9.35 % y las hojas de palmeras con el 0.15 %.

Esta variedad de maderas -pona, topa, caña, etc.- es muy económica


y el mismo constructor puede sacar del monte para utilizarla. Sin
embargo es bueno mencionar que esta variedad de madera es traída
de lugares lejanos, hasta de 15 a 20 días de navegación. Esta ma-
dera es utilizada por los agricultores y comerciantes para trasladar
sus productos a la ciudad, en balsas que ellos construyen con dicho
material, y una vez que venden el producto en el puerto de Belén,
son rematadas como material de construcción a precios sumamente
convenientes. El material en esa forma adquirida sirve para la cons-
trucción de la casa, y las mismas balsas también sirven para el piso
de las casas balsas. Mejor nos ilustra el cuadro N° 51.

- 64 -
CUADRO N° 51
Descripción de la casa
Paredes (1)

(1) La suma da más del 100 % porque hay paredes que están construídas por
más de dos clases de material.

En lo que se relaciona al piso de la casa, el material utilizado es como


sigue: el 46.90 % son de madera, el 7.98 % de cemento y el 36.91 % es
de tierra, de acuerdo al cuadro N° 52.

La zona es completamente húmeda y exige que el piso deba ser cons-


truido con material que proteja de la humedad.

CUADRO N° 52
Piso

El techado de las casas es fiel reflejo del espíritu de aprovechamien-


to de los recursos que le rodean, así muestra en forma elocuente el
cuadro N° 53, donde para el 48,86 % de techos han sido utilizadas
las hojas de palmera, y el 42.23 % se aprovechó otra variedad de pal-
mera llamado Ira— pay. El 10.25 % de las casas están techadas con
calamina y solo 25 casas tienen techo de tejas.

- 65 -
CUADRO N° 53
Techo

NOTA.- La suma da más del 100 % porque algunos techados están hechos
con más de dos variedades de material.

En lo que se refiere al armazón de las casas, es muy importante ob-


servar que en vez del clavo o alambre es utilizado una variedad de
mora o mimbre que se llama tamishy.

CUADRO N° 54
Armado

NUMERO DE CUARTOS

Respecto al número de piezas o habitaciones construidas, cada vi-


vienda muestra datos muy importantes, pero conviene aclarar el
concepto pieza o habitación que se ha tornado, que no es igual al
concepto clásico de una habitación o cuarto cerrado, con puerta y
ventana, sino que en realidad existe solo una pieza grande dividida
por tabiques bajos, sin llegar al techo, pudiéndose ver la pared final
del extremo, empinándose sobre la punta de los pies. Cada división
la tomamos corno un cuarto.

En la misma ciudad, en la mayoría de las casas, las piezas son solo di-
vididas por tabiques, lo que es conveniente, pues permite que el aire
circule libremente por la habitación para una ventilación natural, en
razón de que la naturaleza del clima es tropical.

La mayoría de las casas son compuestas de tres piezas, la sala que


hace las veces de comedor, la cocina, que por los general es una pieza

- 66 -
independiente, y el cuarto dormitorio, que sirve para todas las acti-
vidades generales.

El cuadro N° 55 nos enseña que el 83.55 % de las viviendas están


compuestas de 1 a 5 cuartos, el 15.52 % de familias no contestó el
número de piezas que poseen y solamente seis viviendas poseen más
de seis piezas.

CUADRO N° 55
Número de cuartos

La modernización de los pueblos se mide por el uso de servicios de


luz, agua y desagüe, aunque la fuerza eléctrica en los pueblos alta-
mente industrializados se utiliza intensivamente como energía mo-
triz para el funcionamiento de las fábricas, en nuestros pueblos se
consume mayormente en el alumbrado público y privado.

En este etudio se nota claramente el olvido por completo de las auto-


ridades locales y nacionales en proveer de este vital elemento a este
puerto, no obstante ser el nervio motor del comercio local, olvido
que probablemente es la causa del atraso lamentable en que está su-
mido la barriada.

En toda la barriada solo existen 12 focos de alumbrado público y en


lo que respecta a los servicios de luz eléctrica a domicilio solo el 26.69
% de familias se benefician de este elementó de la cultura moderna,
y el 73.30 % todavía utiliza la luz de mecheros a kerosene, según el
cuadro N° 56. 

- 67 -
CUADRO N° 56
Luz eléctrica

Con relación al uso de servicios de agua potable, el panorama es


igualmente desolador, pues solo el 23.68 % de casas tienen instalado
de forma rudimentaria el servicio de agua potable, mientras el 76.31
% de familias utiliza, para la cocción de sus alimentos y demás me-
nesteres higiénicos, el agua del río, lo que provoca que la mayoría,
en todas las edades, sufre de parasitismo, mientras que la población
infantil sufre este mal en su totalidad, según datos de organismos
estatales especializados en salud pública.
CUADRO N° 57
Agua

En lo realcionado a los servicios de desagüe y demás accesorios hi-


giénicos, el panorama es igualmente parejo con los anteriores ser-
vicios, siendo el desaseo norma, como consecuencia de la falta de
servicios higiénicos. Tan solo el 13.37 % de las viviendas cuentan con
servicios de desagüe, mientras el 86.72 % carecen de dichos servicios
elementales, según el cuadro N° 58.

CUADRO N° 58
Desagüe

Los pagos por luz eléctrica, agua, desagüe, reportan una entrada a

- 68 -
favor de las empresas estatales que prestan esos servicios de las fa-
milias que se benefician (13 316 soles mensuales), suma que corres-
ponde al 27.45 % de familias que gozan de estos servicios, siendo el
pago promedio por familia de 40.25 soles.
/
El pago más, bajo por estos servicios es de 4 soles y el más alto de
250. Pero la mayor frecuencia fluctúa entre once y cincuenta soles,
que representa el 73.56 % de las familias del barrio, tal como indica
el cuadro N° 59.
CUADRO N° 59
Pagan agua - luz - desagüe

Nota: Las 187 familias pagan S/ 7 327 = 40.25 promedio


Las 331 familias pagan S/ 13 316 = 40.25 promedio
La paga más baja es de S/ 4
La paga más alta es de S/ 250

(1)

CLASIFICACIÓN DE LA VIVIENDA

Referente a la clasificación de la vivienda, según la comodidad y cos-


to, se ha tomado como referencia la fachada general de la casa, los
muebles y demás implementos -sillas, mesas, cujas, roperos, etc.-,
de acuerdo a la comodidad media de una familia de la clase baja
de la ciudad de Iquitos. Entonces se ha considerado como vivienda
cómoda en Belén a aquella vivienda que se considera para la clase
media baja. La comodidad media en Belén es igual a la comodidad
del obrero medio en la ciudad y se ha coniderado pobre a la vivienda
infrahumana.

- 69 -
En este sentido el cuadro N° 60 demuestra que el 57.83 % de fami-
lias vive en una pobreza y abandono lamentable, el 38.61 % de casas
corresponden a la comodidad media y solo goza de comodidad re-
lativamente holgada el 3.50 % de la población, de acuerdo al cuadro
N° 60.

CUADRO N° 60
Clasificación por confort

Referente a la extensión del lote que ocupan, de las 663 familias solo
sabían la extensión en metros cuadrados 254, calculándose sobre esa
base para las 663 familias. El metraje del lote es el siguiente: las 254
familias ocupan 22 855 m2 y las 663 familias aproximadamente 59
655, correspondiéndole a cada familia el promedio de 90 m2.
CUADRO N° 61
Extensión del lote

CRIANZA DE ANIMALES COMUNES ECONÓMICOS



Cuando una familia emigra del campo a la ciudad lleva consigo to-
das sus costumbres, entre ellas está la crianza de animales domés-
ticos como cuyes, gallinas y chanchos, que por lo general trasladan
junto con la familia.

Este hecho se debe, a que desde muchacho vivió rodeado de anima-


les domésticos, precisamente con el choque con la cultura urbana
se produce un fenómeno de transculturación donde debe coordinar
las costumbres del campo con las urbanas. Una de las razones del
poblamiento en las zonas marginales es que la estrechez de la habi-
tapión en la ciudad no le permite la crianza de sus animalitos. Este
fenómeno ha sucedido en las barriadas de Lima.

- 70 -
Por otra parte, la crianza de estos animales es un factor económico
para la familia, que los vende en los momentos de conflicto pecunia-
rio apremiante.

Por lo general, esta es la filosofía de la economía de subsistencia. Sin


embargo, en el caso de la barriada de Belén este fenómeno no se ha
producido, pues según el cuadro N° 62 solo el 27.90 % de las familias
crían animales domésticos, mientras el 72.09 % no. De este porcenta-
je solo 100 familias crían gallinas y 85 familias crían chanchos.
CUADRO N° 62
Tienen animales domésticos en casa

MEJORA DE LA CASA

Seguidamente, existía mucho interés en inquirir si las familias de la


barriada, una vez establecidas en su vivienda, a medida que se inte-
graban a la vida de la ciudad y contagiadas por el deseo de mejorar
su propia seguridad y arreglo de la casa, habían hecho, a medida de
que sus condiciones económicas prosperaban, algunas innovaciones,
como mejoras materiales. La respuesta fué muy significativa: solo el
44.04 % de jefes de, familia había mejorado su vivienda, mientras un
55.95 % no había innovado el material con que estaba construida su
casa, así nos muestra el cuadro N° 63.
CUADRO N° 63
Ha hecho alguna mejora en casa

Sin embargo, preguntado a todas las familias si les gustaría mejorar


las estructuras de su vivienda, el 82.79 % respondió favorablemente,
mientras que el 17.20 % no. Es conveniente aclarar que la mejora de

- 71 -
la casa está condicionada al factor económico y a las condiciones cul-
turales y educacionales. Esto se pudo observar en el mismo terreno:
cuando la familia está compuesta por personas que leen y escriben
perfectamente se refleja en la construcción de la vivienda, y cuanto
más ignorante la vivienda también es más rudimentaria. De la mis-
ma forma, cuando posee una cultura urbana más refinada aparece su
preocupación de mejorar en busca de comodidad.

CUADRO N° 64
Le gustaría seguir haciendo mejoras

UTENSILIOS COMPLEMENTARIOS DEL HOGAR

En los referente a útiles necesarios que poseen cada familia, el 46.45 % tiene
radio como elemento de distracción, estos por lo general son transistoriza-
dos mientras el 53.54 % no posee.

CUADRO N° 65
Radio

Las máquinas de coser son usadas como herramientas domésticas


para confeccionar sus propios vestidos. El 54.14 % de las familias las
han adquirido por compra, mientras que el 45.85 % no dispone de
este aparato doméstico.
CUADRO N° 66
Máquina de coser

- 72 -
Solo algunas familias que tienen “chinganas” con fines comerciales
han comprado una refrigeradora, por lo que solo el 3.16 % poseen
una frente al 96.85 % que no, según el cuadro N° 67.
CUADRO N° 67
Refrigeradora

Los elementos, de cocción son las cocinas primus (a kerosene) y las


cocinas eléctricas. El 10.55 % de familias disponen de estos aparatos,
mientras que el 89.44 % solo utiliza para la cocción de sus alimentos
la leña y el carbón en fogones rústicos.

CUADRO N° 68
Cocina eléctrica o a kerosene

Solo el 1.66 % de familias posee licuadora como herramienta de trabajo,


mientras el 98.54 % no.
CUADRO N° 69
Cocina eléctrica o a kerosene

Las canoas y botes son herramientas de trabajo para trasladarse de


su casa al lugar de actividad. Los cuadros 70 y 71 muestran que el
28.05 % de familias tiene canoas como elementos de locomoción,
mientras el 71.95 % no dispone de ellas. Por otra parte, el 14.05 %
cuenta con bote motor propio.

- 73 -
Las familias que poseen bote motor son comerciantes rematistas de
artículos de panllevar, que viajan a las chacras y caseríos a comprar
productos para la reventa, mientras los que disponen de canoas tam-
bién las utilizan con el mismo fin, pero solo en los alrededores del
barrio, asimismo lo emplean para ir a sus chacras y para la traslación
diaria a la ciudad.

Las canoas también sirven para que los hijos trabajen haciendo cru-
zar a los peatones de una orilla a otra por la paga de cincuenta cen-
tavos.

CUADRO N° 70
Canoa

CUADRO N° 71
Bote motor

COOPERATIVAS CON FINES DE MEJORA DEL


HOGAR O COMPRA DE BOTE MOTOR

En este capítulo, tratando de vincular la idea de mejora general de


la casa o la adquisición de un bote motor, se preguntó si estarían
dispuestos a crear una cooperativa con tal fin, y en caso afirmativo
cuánto de cuota darían. Las respuestas fueron por lo general afirma-
tivas o incluso adelantaron la cuota mensual que darían. El 79.77 %
respondió que estaría interesado en crear una cooperativa y pondría
una cuota, y el 20.22 % respondió que no tienen idea de qué es coo-
perativa.

De los 79.77 %, el 74.05 % dijo qué cantidad de cuota mensual daría,

- 74 -
mientras el 20.22 % dijo que no sabe cuánto depositaría por mes. Es
importante anotar que el 48.87 % depositaría entre 11 y 50 soles, el
13.44 % entre 51 y 100 soles, un 13.64 % entre 101 y 500, pudiendo
ser la cuota más baja un sol y la más alta cinco mil soles. El total de
la cuota mensual entre las 894 familias predispuestas para esta em-
presa, sería aproximadamente 102 140.86 soles mensuales, con un
promedio de 114.50 soles por familia.

CUADRO N° 72
Asociación de cooperativa para mejorar su casa o compra de motores

Nota: Las 491 lamillas dan cuota de S/ 56 097.50 = S/ 114.50 promedio.


Las 894 familias dan cuota de S/ 102 140.86 = S/ 114.50 promedio.
La cuota más baja es de S/ 1.
La cuota más alta es de S/ 5 000.00.

- 75 -
CAPÍTULO VII

DESEOS Y ASPIRACIONES

DESEOS Y ASPIRACIONES PARA LOS HIJOS

En este capítulo se pretende saber si las familias están posibilitadas


para dar una mediana educación a los hijos, teniendo en cuenta que
el hombre siempre desea que la generación que le sucede sea supe-
rior que la suya.

El impulso de buscar algo mejor para los hijos es motivado por la


idea de que sin los recursos educacionales adecuados su vida es una
constante lucha por supervivir, mientras a su vista otras personas
con instrucción profesional tienen una vida mejor, a la que en forma
consciente, pero silenciosa, envidian. Pero como quiera que no pue-
de alcanzarla, plasma todos sus esfuerzos para que sus hijos alcan-
cen la categoría que él no pudo.

El cuadro N° 74 demuestra claramente que el 48.71 % de padres


desea para sus hijos educación, para que no sean explotados como
ellos, el 22.12 % tiene la idea de darles una profesión, tan solo el 3.31
% desea un buen trabajo seguro para sus hijos, mientra que el 4.07 %
desea que sus hijos sean educadores.

- 76 -
CUADRO N° 73
Deseos y aspiraciones para sus hijos

(1) Un oficio, agricultor, sanitario, militar, mecánico, médico, otra cosa, ma-
trimonio.

Esta respuesta poría responder a un simple deseo, pero para poder asegu-
rar la capacidad económica de los padres era conveniente saber si podrían
costear los gastos de eeducación. El 66.51 % respondió afirmativamente,
mientras que el 19.15 % manifestó que no estaba capacitado para tal fin. Por
otra parte, un 2.11 % manifestó que si sus hijos demostraban aplicación en
el colegio, gustosos se sacrificarían, y un 12.21 % dio respuestas variadas,
según señala el cuadro 74.

CUADRO N° 74
Puede costear la educación de sus hijos

(A) Dudoso, Según el tiempo, Si Dios quiere, Posiblemente, Tal vez.

ASPIRACIONES DE LOS JEFES

Los jefes de familia aspiran para sí una superación general en todo


orden de cosas. Manifiestan que el costo de vida ha subido demasia-

- 77 -
do, que cada vez lo que ganan no les alcanza para subsistir y se ven
obligados a hacer trabajar a sus menores hijos.

Por otra parte, una de las causas que los obligó a emigrar fue la falta
de garantías agrícolas, porque el cultivo recién crecido se marchita,
porque “los gusanos la raíz de las plantas se las comen”, no se puede
cosechar plátanos con seguridad, porque cuando los racimos están
por recogerse para hacerlos madurar “si las lluvias los coge estas
se malogran”, y el chiclayo (variedad de fréjol) ya no produce con
satisfacción.

Asimismo, los animales de caza del monte, como el sajino, huanga-


na, venado, sachavaca, monos, etc, han desaparecido por completo
del bosque, debido a que dichas carnes tienen mucha demanda, y ni
siquiera de noche se pueden cazar. De la misma manera, la pesca es
cada vez más dificultosa por la escasez de peces como la gamitana,
palometa, paco, paiche, sungaro, carachama, dorado, etc. por la pes-
ca indiscriminada. En esas condiciones, trasladado a la barriada, el
hombre por lo general aspira una mejora en su nivel de vida. Esto
lo demuestra el cuadro N° 75, donde el 26.39 % aspira ganar más
dinero de forma inmediata, el 25.07 % tener un buen empleo, lo que
demuestra insatisfacción laboral, el 17.34 % desea construir una bue-
na casa y, un 33.18 % tener buenas oportunidades para educar a sus
hijos.
CUADRO N° 75
Aspiraciones

- 78 -
CAPÍTULO VIII

AUTORIDAD

SITUACIÓN DE IQUITOS

El adelanto o progreso de los pueblos depende esencialmente del es-


píritu de prosperidad del mismo poblador, en ese sentido un pueblo
es actor y protagonista de su destino.

El hombre que vive en Iquitos (barriada) tenía una vida de campo.


Una vez ya radicado es testigo del adelanto de la ciudad. Esto facilita
que él mismo tenga capacidad para calificar la situación de Iquitos.
A medida que tiene relativo éxito en los negocios, mejora su propia
vivienda y con este concepto compara la ciudad. De acuerdo a este
criterio el 53.54 % de jefes de familia creen que la situación general
de la ciudad está mejorando, o se encuentra en un franco camino
de prosperidad, aunque el costo de. vida también ha aumentado de
forma exagerada, el 23.85 % cree que la situación de Loreto ha em-
peorado porque no hay oportunidades para mejorar, mientras que el
22.17 % cree que la situación está igual que antes.

CUADRO N° 76
Situación de Loreto

- 79 -
PARTlCIPACIÓN SOCIAL

El hombre es un ser eminentemente social, como consecuericia crea insti-


tuciones espontáneas de control social como la coerción y la imitación den-
tro de los marcos de sus costumbres. El control social es el instrumento,
unas veces, para la fundación de centros o clubes con fines diversos de bien
común. Nosotros inquirimos solamente por los clubes deportivos, sociales,
Asociación de Barriada y los trabajos de minga. En la vida social, lo que pre-
domina con mayor énfasis son las reuniones de la Asociación de Barriada.
Sin embargo, las reuniones más importantes son para la minga, con la que
hacen mejoramiento de las calles del barrio.

Las temporadas de lluvia deterioran terriblemente las calles, ademá de que


el fango y barrizal las hacen intransitables. Por ese motivo, los vecinos los
domingos y feriados se reúnen para arreglarlas, ellos mismos ponen una
cuota determinada para comprar madera de la variedad pona, la misma que
utilizan para tender por las calles, para el tránsito de peatones. Este trabajo
es realizado por hombres, mujeres y niños al son de músicas folklóricas - tí-
picas. El cuadro N° 76, nos enseña que el 60.03 % participa activamente en
estas actividades sociales.

CUADRO N° 77
Participación social

(1) Club social, Club Deportivo, Otros, Trabajo de minga, Asociación de Ba-
rriada.

FACTORES DETERMINANTES PARA PROSPERAR

El cuadro N° 78 muestra los factores que predominan para prosperar


individualmente, sobre este particular el 12.82 % de jefes de familias
cree en tener buena suerte, el 7.54 % opinó que la influencia política
es indispensable, ya que por lo general la preparación y capacidad,
según ellos, de nada sirven, porque con la “vara” la capacidad no es
necesaria; un 36.65 % cree que la educación es necesaria para mejo-
rar, un 18.40 % expone que lo más indispensable para triunfar es te-
ner mucho dinero, ya que con ello se tiene mucho prestigio y acceso a

- 80 -
las instituciones. Es muy significativo que el 44.17 % piensa que para
prosperar no hay nada mejor que el trabajo constante, mientras que
el 45.70 % dejó a la honradez como arma indispensable.

CUADRO N° 78
Participación social

Nota: La suma da más del 100 % porque muchas personas han contestado 2
o 3 factores para mejorar de la situación.

- 81 -
CAPÍTULO IX

GUSTOS ARTÍSTICOS

En la Barriada de Belén, el hombre tiene su sentido arraigado a las


costumbres de su tierra de origen. Ese hecho es comprobado en los
siguientes cuadros relacionados a la música. El 70.18 % de la pobla-
ción gusta de la música folklórica loretana, de la que dicen tiene una
dulzura e inspiración profunda. Sobre este particular, cuando se pre-
guntó si sintonizarían las emisoras locales en caso de que estas trans-
mitiesen esa clase de música, el 82.95 % contestó afirmativamente,
y cuando se les preguntó si comprarían esta variedad de música en
caso de que estuviera grabada en discos, el 68.32 % manifestó que
con todo gusto lo haría, porque es música muy bonita, además de
que la comprenden perfectamente.

CUADRO N° 79
Gustos artísticos
Música folklórica

CUADRO N° 80
Sintonización

- 82 -
CUADRO N° 81
Compra

El incendio destruyó totalmente las viviendas construidas de made-


ra y palmera, afectando además la zona de referencia y a las barria-
das de Bagazán y José Galvez, dejando sin hogar a 842 familias, con
un total de 5 430 habitantes, los mismos que provisionalmente han
hecho sus viviendas en las calles anchas de la ciudad.

De estas 842 familias afectadas por el siniestro, 524 residían en Belén,


con un total de 3 445 personas. Además, el incencio destruyó total-
mente dos escuelas fiscales de la barriada y una blioteca popular.

No ha podido establecerse el número de viviendas destruidas por el


incendio, y en lo que respecta a Belén se cree que ha desaparecido
entre siete y ocho manzanas de casas.

El incendio se originó por la chispa de una cocina rústica de fogón o


braza que prendió un techo de palmera. Los incendios que ocurren
en Iquitos siempre son por esta causa. Introduciendo cambios en la
cocina de leña o carbón propablemente se evitaría dichos siniestros.

Los poderes públicos se han comprometido a reconstruir Belén, para


el efecto el Parlamento Nacional ha promulgado una ley autorizando
al Poder Ejecutivo el financiamiento de un crédito de cien millones
de soles con esta finalidad.

- 83 -
SITUACIÓN ACTUAL DE BELÉN

Belén, desde el día de la toma de la muestra, en octubre de 1964, a la fecha


ha sufrido una serie de cambios estructurales y un aumento acelerado de la
población, calculándose que hoy ha llegado a la de 2 400 familias.

1. El presente año ha sido estatizada la Escuela Particular de “Pueblo Li-


bre” a pedido de los moradores, que fueron sus sostenedores con cuotas
personales de veinte soles mensuales y las ganancias de los bailes po-
pulares organizados cada sábado por los dirigentes de la Asociación de
Pueblo Libre.
La escuela ha sido construida por los miembros del barrio en uno de sus
terrenos que servía de cancha de deporte. El material de construcción
para la pared es madera de la variedad topa, para el techo se usó la pal-
mera irapaya y el piso es de tierra.
Ahora, el problema de Pueblo Libre es construir un puente sobre el pri-
mer canal o brazo del río Amazonas que separa del resto de la barria-
da, para facilitar el tránsito de los peatones. Con esa finalidad y para
agenciarse de fondos han vuelto ha organizar bailes populares cada fin
de semana, y están dispuesto a aportar una cuota familiar de diez soles
mensuales.

2. En la zona baja de Belén, Venecia, ha sido remodelado un parque pú-


blico y además se ha sido instalada un pilón de agua potable para el uso
público (grifo). Los vecinos están mejorando sus viviendas con cons-
trucciones de dos pisos, siempre de madera.

3. La zona alta de la barriada de Belén ha sido afectada sustancialmente


por un incendio que consumió la mitad del área. Dicho incendio se pro-
dujo el 12 de febrero de 1966.

- 84 -
- 85 -
- 86 -
Notas del editor:

1 Normalista: se refiere a la persona egresada de una


Escuela Normal Pedagógica, las que luego se convirtieron en
Institutos Superiores Pedagógicos. Se le denominaba norma-
lista para diferenciarla de la licenciada (egresada de universi-
dad).
2 Me pareció valioso conservar algunos erorres de escri-
tura, para mostrar el proceso real de la monografía.
3 Uno de los elementos más interesantes de esta mono-
grafía es el detalle del coste de construcción de una casa. Si
bien en la época ya hay varios textos sobre nuevos asenta-
mientos urbanos en Perú, no se suele responder la pregunta de
cuánto le cuesta a un pobre construir.
4 Probablemente hace referencia al hecho de que hay
menos mujeres que hombres porque aquellas debían ir al
Cercado de Loreto para trabajar como empleadas del hogar o
desempeñar oficios relacionados.
5 9 900 soles de octubre de 1964 equivalen aproximadamente a 9
839 soles de julio de 2018.

- 87 -
Publicidad originalmente por el Departamento de Estudios Sociológicos y
Jurídicos de la Facultad de- 88 -
Ciencias y Humanidades de la
Universidad Nacional de la Amazonía Peruana de Iquitos en 1966

Reeditado en Lima en el 2018