Está en la página 1de 10

Comportamiento del gato

El comportamiento del gato comprende el comportamiento y los habitos del gato doméstico,
incluyendo el lenguaje corporal y su comunicación. Este comportamiento puede variar entre
camadas y gatos individuales. La mayoría de los comportamientos comunes incluyen técnicas de
caza y reacciones a ciertos eventos como interacciones con humanos u otros animales como
perros. La comunicación puede variar enormemente en dependencia al temperamento de cada
gato. En una familia con varios gatos, la posición social puede afectar a los patrones de conducta.
Los patrones de conducta a la hora de comer también pueden variar dependiendo de la elección de
la comida que hace el dueño o de las cantidades y momentos en los que les da de comer. En el
caso de una familia con dos gatos o más, uno de ellos, normalmente una hembra, se volverá
dominante sobre los demás.
Lenguaje corporal
Los gatos se apoyan mucho en el lenguaje corporal a la hora de comunicarse. Frotarse contra un
objeto, lamer y ronronear son muestras de afecto. El ronroneo puede ser muestra de cualquier
emoción extrema, como dolor. Un gato con dolor ronronea para mostrar a los humanos que está
preparado para ser ayudado. Un gatito ronronea desde las tres semanas de vida. La principal
forma de comunicación gatuna se hace mediante la cola. Por lo general la suelen agitar
suavemente cuando están relajados [cita  requerida] o la mueven abruptamente de lado a lado cuando
están ansiosos, muestra su actividad cerebral general, por ejemplo, cuando un gato está
disfrutando su cola se mueve solo un poco. La usan más o menos de la misma manera en la que
utilizamos nuestras manos al hablar.[cita  requerida]
Liberación de feromonas Este comportamiento se usa principalmente para reclamar la posesión
de algo, cada gato libera una combinación de feromonas diferente desde las glándulas de sus
mejillas, al lado de la boca, por lo que pueden marcar algo frotándolo con el morro. También tienen
este tipo de glándulas en la base de la cola, por lo que cuando un gato se frota contra tu pierna
también intenta frotar el final de la espalda para reclamarte como propiedad. Los gatos también
pueden marcar con sus garras. Al arañar se vuelven a liberar rastros de feromonas que se
transfieren al objeto que arañan. Al contrario que los gatos macho, las hembras y los machos
emasculados no suelen marcar con orina. El único caso en el que las hembras marcan con orina
es durante el celo, para que los machos las puedan encontrar. La esterilización también puede
hacer que las gatas actúen más como los machos debido a la falta de hormonas femeninas, pero si
empiezan a marcar con orina antes de la esterilización se debe a las hormonas femeninas y por
tanto pararán tras la esterilización.
Amasar El amasamiento es una actividad común en los gatos domésticos. Cuando están
tranquilos, presionan y tiran con sus patas delanteras, alternando la izquierda y la derecha.
Algunos gatos aparentan cuidar o mamar de la prenda o de la cama durante el amasamiento.
Como muchos de los animales domésticos, pero especialmente perros y gatos, retienen
características y recuerdos juveniles. El amasamiento es algo que hacen los gatitos a la madre
gata para estimular las glándulas mamarias y producir más leche. Al ser destetados ya no
necesitan hacerlo y tienden a hacerlo de forma contenida. Este gesto libera endorfinas ya que fue
una vez algo instintivo. El amasamiento suele darse antes de dormir. Muchas teorías intentan
explicar por qué amasan los gatos. Puede tener origen en los antecesores salvajes del gato, que
recogían hierba o follaje para hacer un nido temporal en el que descansar. También puede ser un
remanente del amasamiento de los recién nacidos a las mamas de su madre para estimular la
secreción de leche. Ya que la mayoría de los rasgos domésticos tienen neótenos o rasgos
juveniles que persisten en los adultos, el amasamiento puede ser un resto de comportamiento
juvenil que no se ha perdido en los gatos domésticos adultos modernos. El gato ejerce presión con
su pata, abriendo sus dedos para exponer sus garras y después cierra las garras a la vez que
levanta la pata. El proceso se da con patas alternativas en intervalos de uno o dos segundos.
Puede que hagan esto en el regazo de su dueño, lo que puede ser doloroso si el gato es muy
grande, fuerte o tiene las uñas afiladas. Aunque los gatos están cómodos en superficies duras, solo
amasan superficies blandas, aunque algunos gatos lo intentan en superficies duras «marchando»
en vez de amasando.
Cortejo Los gatos comparados con otros mamíferos, tienen un cortejo único. El primer paso es el
celo de la hembra. Los machos pueden oler una hembra en celo desde kilómetros y por tanto la
buscan. Los machos luchan por el derecho de ser los primeros en aparearse con la hembra. A
menudo la hembra se aparea con varios machos, por lo que es posible que aunque un macho
pierda el derecho al primer apareamiento, pueda ser el padre. De modo que es posible que se de
una camada de varios padres.
Posturas La postura de los gatos nos comunica sus emociones. Lo mejor es observar el
comportamiento natural de los gatos cuando están por sí mismos, con humanos y con otros
animales.1 Algunas de las posturas más básicas y comunes incluyen las siguientes: 2
Llamadas vocales

● Ronroneo – El ronroneo suele ser signo de satisfacción. Algunos gatos lo hacen en casos de
extremo dolor o fatiga, simplemente para tratar de calmarse a sí mismos. Por lo tanto el
ronroneo puede ser signo de placer o dolor, aunque es más usual en el primero de los casos.
Aún no se sabe a ciencia cierta cómo funciona, pero se sospecha que es causado por
diminutas vibraciones de la laringe.
● Saludo – Una particular clase de vocalización, como un maullido grave o un chirrido o un
ladrido, posiblemente con un ronroneo simultáneo.
● Ansiedad – Este maullido es una petición de ayuda que suelen hacer los gatitos. Hay dos tipos
de llamada, uno más alto y frenético, y otro de tono más bajo. En gatos mayores, es un
maullido más lleno de pánico y más repetitivo.
● Atención – Suelen ser simples maullidos, tanto en gatos jóvenes como en mayores. Pueden
ser usados para pedir atención, comida o para que les suelten.
● Protesta – Maullidos quejumbrosos.
● Frustración – Un suspiro fuerte o un resoplido exhalado.
● Felicidad – Un maullido que comienza bajo, luego sube y vuelve a bajar.

La mayoría gruñe, bufa, sisea o silba cuando están enfadados o en peligro. Algunos pueden
gorjear cuando observan a una presa40 o expresando interés en un objeto cercano. Cuando el
sonido es dirigido hacia una presa fuera de alcance, no se sabe si es un sonido amenazador, una
expresión de frustración o un intento de imitar la llamada de un ave (incluso imitar el sonido de la
presa de un ave, como una cigarra). Recientemente, estudiosos del comportamiento animal creen
que este sonido es un «comportamiento de ensayo» en el cual el gato anticipa o práctica cómo
matar a su presa, ya que el sonido usualmente acompaña un movimiento de la mandíbula similar al
que utilizan para matar a su presa (la «mordedura fatal» que rompe las vértebras del cuello en la
víctima).

Jadear Al contrario que en los perros, jadear es algo poco común en los gatos. Aun así algunos
gatos lo hacen cuando están estresados, por ejemplo, durante un viaje en coche. Más
frecuentemente, los gatos jadean en respuesta a cambios ambientales, como ansiedad, miedo,
excitación o celo. Sin embargo, si el jadeo es excesivo o el gato parece angustiado, es conveniente
identificar la causa subyacente, ya que puede ser un síntoma de algo más grave, como un bloqueo
nasal, parásitos en el corazón, traumatismo craneal, o intoxicación. Otros problemas, como fatiga,
pérdida de peso, de apetito, beber en exceso, vomitos y diarrea pueden darse simultáneamente. Si
el jadeo aparece en respuesta al celo o al miedo, el dueño puede apartar al gato del estímulo y
observarlo. Si el jadeo continua se debería consultar a un veterinario.En muchos casos, el jadeo
felino, especialmente si está acompañado de otros síntomas como tos o dificultades respiratorias
(disnea), se considera fuera de lo normal y es tratado como emergencia.
Reflejo de enderezamiento Animación esquemática del movimiento al caer: Este reflejo es la
habilidad que tienen los gatos para aterrizar sobre sus pies sin herirse. Pueden hacerlo más fácil
que otros animales debido a su columna vertebral flexible y a su clavícula flotante. Los gatos
también usan su visión y, o su aparato vestibular para saber hacia qué lado girar. También pueden
estirarse y relajar los músculos. No siempre caen sin dañarse. Pueden romperse huesos o morir
por excesivas caídas.6
Alimentación Las gatos son carnívoros obligados y pueden sobrevivir sin vegetación. Los felinos
salvajes suelen cazar pequeños mamíferos a lo largo del día para mantenerse alimentados. Sin
embargo, los gatos domésticos están acostumbrados a una vida relajada y por tanto comen
cantidades más pequeñas pero de manera más regular. Muchos gatos buscan y mascan pequeñas
cantidades de hierba larga, pero sin valor nutricional, solo de forma mecánica. Comer hierba
impulsa el reflejo de regurgitación y ayuda a expeler la materia indigerible, como bolas de pelo y
huesos de presas.
Socialización Un gatito persa jugando a luchar con su dueño. Cuando son separados de la madre
y su camada, un gatito pueden participar en juegos de lucha con humanos, que pueden incluir
arañazos juguetones, generalmente poco serios. Los gatitos se asustan en un primer momento de
la gente de manera natural, pero si se les cuida durante las primeras 16 semanas, desarrollan
confianza en los humanos que les han criado. Para reducir la posibilidad de que los gatitos sean
insociables u hostiles hacia los humanos, deben ser socializados a una temprana edad. Es todo un
reto intentar socializar a un gato adulto salvaje. Los gatos salvajes ya socializados tienden a confiar
solo en la gente en la que han aprendido a lo largo del tiempo que se puede confiar y puede que
sean muy miedosos con extraños. Algunas personas ven a los gatos como animales escurridizos,
tímidos o huraños. Además los gatos tienen una desconfianza innata por otros depredadores como
los humanos y suelen minimizar el contacto con gente en la que no confían.
En qué se diferencian el comportamiento de los gatos y de los perros?

● A nivel energético:
Son animales muchísimo más sensibles a la energía del entorno que el perro. Por eso les
afecta mucho más el estrés, la ira, los miedos y, en general, todos los desequilibrios
emocionales ajenos. Eso tiene varias consecuencias, entre ellas que tienen que defenderse
limitando mucho más que el perro el contacto con los demás (de ahí que los gatos tengan más
tendencia a aislarse que los perros).

● A nivel físico:
Además son más típicas en ellos enfermedades como el cáncer, relacionadas con la
incapacidad de transformar esa energía negativa y superarla. En cambio no suelen padecer
problemas en huesos y articulaciones, ya que la frecuencia vibracional de su ronroneo es justo
la idónea para estimular la regeneración de dichas partes del cuerpo.
De hecho, últimamente empieza a utilizarse el ronroneo de los gatos como herramienta médica
para acelerar sustancialmente la curación de fracturas y de otros síntomas equilibrados por esa
frecuencia vibracional concreta, como enfermedades pulmonares crónicas e infecciones.

● A nivel psicológico:

Al contrario que el perro, que es un animal jerárquico y social, el gato es asocial. Al no


necesitar una manada (ni de gatos ni de humanos) para sentirse bien, el hecho de que sus
dueños le riñan o, peor aún, le castiguen de alguna manera, provoca que les coja miedo o, en
el extremo opuesto, rencor. No se somete, como el perro, a una jerarquía que tiene como
objetivo poner orden en la manada, sino que el gato no necesita de los demás, por lo que tiene
tendencia a hacer “lo que quiere”.

¿Cuáles son los principales problemas de comportamiento en los gatos?


Curiosamente, lo que más nos molesta del comportamiento de los gatos no suelen ser trastornos
de conducta, sino actitudes totalmente naturales en ellos, como marcar territorio o afilarse las uñas.
Sin embargo, la dificultad está en que el gato es un felino, y por lo tanto a nivel conductual estamos
mucho más limitados a la hora de “educarlo” que con el perro. al ser un animal asocial suelen ser
totalmente contraproducentes las regañinas y los castigos. Además no deberemos imponerle a
nuestro gato más que las normas absolutamente imprescindibles (por ejemplo no debe impedírsele
que suba a los sitios, ya que está en su naturaleza). Al ser más sensibles que los perros, los
castigos (aunque sólo sean gritos), suelen provocar en ellos rencor o miedo, lo cual no sólo mejora
sino que puede empeorar su conducta. Por ello, para corregir problemas de conducta de origen
emocional (miedos, sobre todo a ruidos, a personas extrañas y, en general, a todo lo desconocido,
agresividad, marcaje de territorio por otras causas que no son las naturales, etc.) tendremos que
tratar las causas por las cuales se comporta así con terapia vibracional (incluida en el
Adiestramiento Emocional), así como recurrir a “trucos” conductuales para desviar su mal
comportamiento.
Por ejemplo, comprarnos un sofá de un material suave (tipo terciopelo) y poner delante de su
esquina un rascador de torre, suele ser suficiente para evitar que nuestro gato lo destroce con las
uñas.
Para evitar que se estrese y desarrolle costumbres que nos molesten, es especialmente importante
la calma en el entorno y que sufra el menor número de cambios posibles, sobre todo en “sus
cosas” (la arena de su cubeta, la comida, el lugar de residencia, etc.).
Al gato le ayuda muchísimo un entorno tranquilo, con silencio, sin ruidos fuertes, con personas
calmadas a su alrededor, que no sean ni nerviosas ni excesivamente dependientes (que no le
agobien con demasiadas caricias, cogiéndole en brazos, etc., lo cual suele gustarle mucho menos
que a los perros, aunque lo tolere).
Comportamiento Caninos
Inteligencia Los perros son apreciados por su inteligencia. La inteligencia canina se refiere a la
habilidad de un perro de procesar la información que recibe a través de sus sentidos para
aprender, adaptarse y resolver problemas. La etología cognitiva es la disciplina que se encarga de
estudiar está área dentro de la cognición animal.

Socialización También en los perros, el término socialización se utiliza para caracterizar el


proceso por el cual el animal se relaciona con su entorno, conoce sus reglas, entiende la estructura
social, y percibe los límites. Los perros jóvenes a menudo aprenden rápidamente cómo
comportarse con otros miembros del grupo, ya sean perros o humanos. Los perros adultos
modelan a sus cachorros mediante correcciones —auditivas o físicas— cuando no se comportan
de la forma esperada, y con premios si tienen comportamientos aceptables —jugando con ellos,
alimentándolos, limpiándolos, entre otros—. El proceso de socialización se lleva a cabo
especialmente de forma intensa durante los primeros meses de vida, y la primera etapa se
extiende aproximadamente desde la tercera hasta la duodécima semana de vida. Tiempo en el que
se basa la maduración de los órganos sensoriales y el desarrollo de las habilidades motoras. 44
Cuando son cachorros deberán experimentar:

● Interacción con otros perros (comunicación, aprendizaje de conductas de grupo).


● Interacción con otros animales (gatos, cobayas, pájaros, caballos).
● Interacción con seres humanos.
● Habituación a los estímulos ambientales, tales como; sirenas de automóviles, ruidos
cotidianos en el hogar, aviones, sonidos estridentes —fuegos artificiales de Año Nuevo— y
también acostumbrarse a las multitudes o tráfico pedestre.
Un perro bien socializado aprende a estar tranquilo y receptivo a la hora de hacer frente a los
extraños, los niños, otras mascotas y situaciones no previstas. El desarrollo futuro de cada perro
está determinado principalmente por su socialización y educación. Perros mal socializados tendrán
dificultades para adaptarse a su entorno y tenderán a presentar conductas y actitudes temerosas o
agresivas, junto con otros trastornos del comportamiento. Los procesos de socialización que no se
producen en las primeras catorce semanas de vida no pueden ser sustituidos. Un cachorro sin
socialización con catorce semanas de vida será muy difícil de educar y/o adiestrar. En qué medida
esto se traduce en trastornos de la conducta dependerá de la evaluación del perro de forma
individual.
Problemas de comportamiento o anormales Los trastornos de la conducta canina se clasifican
en tres tipos: 1) patologías del desarrollo, 2) sociopatías —relacionadas con el ambiente y su jauría
humana o animal—, 3) comportamientos disfuncionales que alteran la conducta normal, y que se
ajustan para hacer frente a una situación cotidiana (fobia). 45 Según la tesis de zoopsiquiatría
desarrollada por Patrick Pageat:

● Agresiones de tipo jerárquicas, territorial/maternal, por miedo, irritación, predatorias y


redirigida.
● Destructivas, orina/defecaciones indeseadas, ansiedades, miedos y fobias (a la pirotecnia,
por ejemplo),
● Trastornos compulsivos y estereotipias (persecución de cola, autolamido).
● Trastornos alimentarios y dípsicos (anorexia/bulimia, potomanía).
● Trastornos sexuales (hípersexualidad, pseudogestación), depresión de involución.

Cabe señalar también que muchas de las malas costumbres caninas son la muestra de
comportamientos desarrollados por razones tales como: falta de actividad —como puede ser
caminatas o deportes caninos—, ausencia de socialización, disciplina, entrenamiento o educación
irresponsable por parte de los propios dueños.
Gruñido Un estudio reciente en Budapest, Hungría, ha encontrado que los perros son capaces de
saber el tamaño que otro perro tiene con sólo escuchar su gruñido. También que un gruñido
específico es utilizado por los perros para proteger su comida. La investigación mostró que los
perros no mienten sobre su tamaño, siendo esta la primera vez que una investigación ha puesto de
manifiesto que los animales pueden determinar el tamaño de otro por el sonido que producen. La
prueba utilizó imágenes de muchos tipos de perros, mostrando un perro pequeño, después uno
grande y reproduciendo el gruñido de cada tipo. El resultado demostró que —20 de los 24 perros
del ensayo— miraban primero a la imagen del perro de tamaño apropiado durante los períodos
más largo de tiempo.
Interacción con los humanos: Los perros domésticos han heredado una jerarquía social y unos
comportamientos sociales complejos de su antepasado, el lobo. Son animales que viven en grupo,
con un conjunto complejo de comportamientos que determinan la posición de cada perro en la
jerarquía social. Los perros presentan diversas posturas y otros medios de comunicación no verbal
que revelan su estado mental. Estas formas sofisticadas de cognición social y comunicación
pueden explicar su adiestrabilidad, su gusto por el juego y su capacidad de integrarse en hogares y
situaciones sociales humanas. Estos atributos han contribuido a que los perros creen una relación
única con los humanos a pesar de ser predadores alfa potencialmente peligrosos.
El lenguaje corporal Los perros, al igual que todos los animales, incluyendo nosotros mismos,
despliegan una amplia gama de señales corporales que reflejan su estado de ánimo. El problema
es que los humanos hablamos, por lo que hemos perdido la capacidad de ver e interpretar
correctamente estas señales que conforman el lenguaje de los perros, por lo cual es usual que
ellos se sientan impotentes ante nuestra aparente falta de respuesta a sus mensajes. Este tipo de
comunicación a nivel de señales corporales, es tan importante o más para ellos que el lenguaje de
los sonidos. Aunque no nos entretendremos en las señales más sutiles, sí que haré hincapié en las
que se producen en el camino gradual hacia el ataque físico, que hay que evitar mucho antes de
que llegue.
Los ladridos En el lenguaje de los perros, suelen ser el primer escalón de la agresividad por
dominancia, aunque no hay que confundir los ladridos de exigencia o dominancia con los ladridos
por ansiedad por separación. Éstos últimos son los que emite un perro ante la sensación de
soledad y abandono que le provoca la ausencia de su dueño, para expresar su frustración, buscar
respuesta y calmarse. En cambio, con los ladridos por exigencia y dominancia el perro ya no está
suplicando con gemidos o rascándonos la pierna con su pata delantera, o retirándose ante algo
que lo incomoda. En el lenguaje de los perros, estos tres signos corporales a menudo constituyen
la primera señal de ansiedad o petición, más o menos educada, de algo, pero si el perro ladra, su
intranquilidad o súplica se ha transformado en enfado, y el animal está pidiendo de malas maneras,
normalmente mirándonos directamente a los ojos mientras ladra. Esto equivaldría a que nuestro
hijo nos gritara “¡Dame caramelos!” a voz en grito en vez de decirnos “¿me das caramelos?”. Por lo
tanto, no hay que tomarse a la ligera estos primeros signos de agresividad, porque son una falta de
respeto del perro hacia el dueño, hacia otras personas o hacia otros animales. Cuando tu perro se
cree con derecho a exigirte, seguramente no dejará que tú le exijas a él, ya que en su cabeza ya
no decides tú, sino él. Si empieza a cuestionarte como líder porque intuye debilidad en ti, puede
empezar a gruñirte e, incluso, llegar a morderte si le intentas bajar de la cama o el sofá, si le riñes
por algo o si haces cualquier cosa que le disguste. Hemos de tener en cuenta que cada vez que
exige algo y consigue de ti lo que quiere (sobre todo cuando le damos lo que pide pensando que
así se callará), su conducta sale premiada. Si esto ocurre, dicho comportamiento puede
intensificarse, subir en la escala de la agresividad. El perro que ladra por exigencia suele pedir
atención, caricias (como en el caso de los perros con ansiedad por separación), pero también
puede estar pidiendo comida, juego, que le abran la puerta de la terraza, etc. Cuanto más agudo es
el ladrido, más angustia expresa, mientras que un ladrido de tonos graves puede llevar implícita
más agresividad. En el caso de los ladridos por dominancia, el hecho de que el animal se mueva
hacia la persona, objeto, etc. al que está ladrando o, por el contrario, se vaya alejando mientras
ladra, nos indicará si su estado emocional se inclina más hacia la huida o hacia el ataque, pero
recordemos que miedo y agresividad son dos caras de la misma moneda. Ignorar, por ejemplo, los
ladridos de advertencia de un perro hacia una visita que entra en casa puede tener consecuencias
graves. Nada tiene que ver este tipo de agresividad, que puede llegar a extremos muy destructivos
por haber sido previamente reprimida, con el típico perro refunfuñón, crónicamente descontento,
que ladra a todo y a todos. Pero ninguna de las dos debe ser subestimada, ignorada o justificada
por los dueños. El tercer motivo principal que puede tener un perro para ladrar es dar la alarma
ante ruidos o personas desconocidos. Opino que cuando el perro hace esto está a la defensiva
(presuponiendo un peligro) y que no debemos permitírselo. Suelen ladrar por alarma los perros
desconfiados con todo lo que aún no han experimentado, y por lo tanto demasiado dependientes
de lo que sí conocen (sus dueños). Además, si él nos defiende a nosotros es que el que está al
mando es él, y tomará decisiones que no siempre nos convengan (por ejemplo morder al cartero
porque lo considera un intruso peligroso).
El movimiento de la cola En el lenguaje de los perros, otra señal de dominancia que suele
acompañar a los ladridos serios de advertencia es un movimiento de cola efectuado con la cola en
alto. Si este movimiento es lento indica dominancia, premeditación y, en general, un estado
emocional más frío (de menos excitación) que si es un movimiento más rápido, que puede
significar indecisión por parte del animal ¿muerdo o no muerdo?. Y puede morder, por supuesto.
Los movimientos de recorrido corto indican emociones frías, ya que se van acercando a la
inmovilidad (a la falta de emoción, a la duda, a la ira). Los movimientos de recorrido largo indican
emociones calientes, vehemencia. Me viene a la mente, como ejemplo, la imagen de un Labrador
Retriever recibiendo a su dueño cuando llega a casa. Su cola va de lado a lado, o bien en círculos,
hasta golpear sus costados, y sus caderas también se mueven. En el lenguaje de los perros, en
general la cola en alto tiene un matiz de extroversión. El perro que levanta la cola deja ir
claramente su olor corporal, es decir, le está mostrando al otro su identidad de forma clara, ya sea
por dominancia o, simplemente, porque es de una raza con la cola en alto. Lo que sí es cierto es
que conviene desmitificar otra creencia que está muy extendida (“si el perro mueve la cola es que
está contento”), ya que, en el lenguaje de los perros, el movimiento de cola de un perro equivale a
nuestras palabras: pueden significar muchas cosas.
El gruñido El siguiente paso en la escala de menos a más agresividad en el lenguaje de los perros
es el gruñido, que lleva una carga mayor de hostilidad si el perro enseña los dientes o si está
completamente inmóvil mientras lo emite (sin moverse alrededor de la persona o el animal al que
está gruñendo). Aunque no siempre gruñen en actitud hostil (a veces lo hacen por placer), y no
siempre enseñan los dientes como amenaza (en ocasiones es una señal de miedo y sometimiento,
sobre todo si el perro baja la mirada y esconde la cola), no debemos quitar importancia a estos
gestos del lenguaje de los perros. Para evitar malos entendidos con nuestra mascota sería
conveniente que consultáramos con un profesional del comportamiento que sepa interpretar
correctamente su significado.
El marcaje Si el gruñido es ignorado puede derivar en un marcaje, es decir, un simulacro de
mordisco en el que el perro no suele hacer daño grave, pero que es el predecesor inmediato del
bocado fuerte. Es el equivalente a que nuestra pareja sentimental nos pegue no un golpe fuerte,
pero sí una bofetada. Por lo tanto, en el lenguaje de los perros el marcaje debe considerarse como
una señal de agresividad grave.
Personalidad agresiva Sin lugar a dudas la genética influye en la personalidad agresiva del perro.
Es decir los perros que han sido seleccionados por su fuerte carácter para ser usados como
guardianes y protectores son más fieros y más agresivos, es el caso de razas como el doberman,
ovejero alemán o rottweiler. Un perro con una personalidad agresiva necesita un dueño con un
fuerte carácter que haga prevalecer su liderazgo frente al perro, dejando muy claro quien manda.
Es importante detectar si el perro tiene una personalidad agresiva lo más pronto posible y trabajar
para poder controlarlo, necesita una buena educación que le ayude a controlar su carácter y nos
permita disfrutar de nuestro perro sin que cause problemas. El perro con una personalidad agresiva
y dominante, suelen ir unidas, necesita hacer ejercicio regularmente y, como hemos dicho,
educación para mantenerlo en un estado de ánimo equilibrado.
Personalidad tímida e insegura Es muy posible que la personalidad del perro tímida e insegura
se de en animales que se han criado sin contacto social. Si un cachorro se cría aislado puede
convertirse en un perro tímido e inseguro. También si el cachorro convive con adultos que son
muy agresivos y con una personalidad muy dominante puede desarrollar rasgos de timidez y de
falta de confianza en sí mismos. Este tipo de animales necesitan un dueño cariñoso y paciente
que les estimule y les ayude a supera su timidez e inseguridad.
Personalidad tímida-agresiva Con los perros que tienen a la vez una personalidad tímida y
agresiva pueden generar una convivencia difícil. Estos animales suelen tener mucho miedo ante
cualquier situación por cotidiana que esta sea, pero reaccionan de haciéndole con un cierto grado
de agresividad. Es aconsejable evitar el emparejamiento de animales con un carácter fuerte y
agresivo con animales que sean tímidos e inseguros, pues este tipo de cruce puede dar lugar a
esta personalidad tímida y agresiva.
Personalidad sociable El perro que tiene una personalidad sociable suele tener un carácter muy
equilibrado y es un animal que se adapta bien a diferentes tipos de ambientes y de situaciones. Se
relacionan bien con las personas y con otros perros. Son animales ideales para tenerlos como
mascotas de la familia
Personalidad independiente Este tipo de perros no necesita no está interesado en relacionarse
con las personas. No es un animal cariñoso y no pide mimos y caricias por parte de su dueño, no
siente un apego especial hacia él y prefiere estar solo que acompañado por los miembros de la
familia. Necesita un dueño que le acepte y le deje disfrutar de su espacio.
COMPORTAMIENTO EQUINOS

Lenguaje corporal equino y sonidos

Generalmente la señal más evidente es el esquema general del cuerpo, es fácil notar la diferencia
entre lo alto, el contorno redondeado de un caballo excitado y el contorno tranquilo y plano de un
caballo relajado.

Orejas

Las orejas son buenos indicadores de la atención del caballo. Ambas orejas erguidas hacia
adelante resultan muy bonitas, pero cuando usted está montando, desea que al menos el caballo
tenga un oído atento al jinete.  Las orejas fijas hacia atrás indican ira o miedo. (al igual que en las
personas, el miedo y la ira están estrechamente relacionados.) Cuando las orejas se mueven hacia
atrás y adelante a menudo es señal de incertidumbre. Algunos principiantes malinterpretan como
señal de ira cuando las orejas están apuntando hacia atrás, pero si las orejas se encuentran en
posición recta hacia atrás, eso indica que el caballo está dispuesto a patear.

Cola

La cola es una parte del cuerpo muy expresiva también, una cola levantada es signo de emoción o
excitación. ¿Sabías que cuando el caballo agacha su cola entre las piernas al igual que los perros
se debe a que están asustados? Un caballo que se escabulle lejos con la cola metida hacia abajo
está verdaderamente asustado. Por otra parte si el caballo está dando azotes con la cola es un
signo de irritación, molestia y si la tiene enroscada es un signo de temor sumiso y generalmente
precede una sacudida.

Señales faciales

Las señales faciales resultan más sutiles para los humanos. En el libro titulado La mente de un
caballo, escrito por Lucy Rees, aparece un diagrama con las señales de la boca y la nariz, por
ejemplo una nariz larga y una boca apretada significan ansiedad y miedo,  si muestra arrugas en la
zona que está por encima de los ojos significa que está preocupado. Observa a un caballo cuando
se le muestra algo nuevo, al principio su boca estará ajustada, luego, en el momento en que él
entienda, podrás ver cómo va relajando la boca y comienza a masticar.

Una nariz arrugada indica molestia o contrariedad, si el caballo amenaza con morder tendrá la
boca abierta y los dientes al descubierto. (No significa lo mismo cuando los potros están
articulando, en este caso se trata de un gesto de obediencia y sumisión). Cuando usted lo detenga
en un determinado sitio, entonces mostrará una nariz alargada, el labio inferior estirado hacia atrás
y el cuello extendido.

Sonidos del caballo

Los caballos hacen 8 sonidos básicos: bufar, chillar, saludar, sonido de cortejo, sonido maternal,
relinchar, rugir y soplar.

Ellos usan las expresiones faciales para comunicar sus emociones y estados de ánimo. Por
ejemplo si un caballo tiene las orejas hacia atrás y sus fosas nasales dilatadas, puede estar
preparándose para atacar.

Un caballo sano se mostrará lleno de energía a través de sus movimientos incansables.

Estos animales en ocasiones se mordisquean unos a otros en la región alrededor del cuello, de la
misma manera que lo hacen las yeguas con sus crías.

Los caballos se comunican frecuentemente vocalmente. El relincho de un caballo significa que está
excitado o agitado, mientras que un resoplido por lo general significa que se ha detectado algún
peligro.

Cuando un caballo tiene las orejas hacia abajo, significa que está relajado o en reposo.
Los caballos se alzan a menudo cuando se asustan, cuando juegan o se han excitado.

La conducta social del caballo


El caballo es una especie adaptada a la vida en grupo. La unidad básica en la sociedad equina es
la manada. Una manada típica está formada por 6 individuos de los cuales uno sólo es macho y el
resto son hembras que se encuentran bajo su mando. Los caballos no son animales territoriales en
el sentido literal del término, pero se mostrarán agresivos si un intruso, ya sea un caballo u otro
animal, se acerca al grupo.
El caballo es una especie con tendencia a formar grupos. Las ventajas de vivir en sociedad
incluyen la defensa común frente a depredadores o a otros caballos y el cuidado colectivo de las
crías.
Los inconvenientes se relacionan sobre todo con problemas de competitividad dentro del grupo y
con un mayor riesgo de contagio de enfermedades.
La manada de los caballos
La unidad social fundamental de los caballos es la manada. Una manada típica cuenta con unos 6
caballos, aunque no es raro encontrar grupos de hasta 20 animales. La composición de la manada
la forman varias yeguas que se hallan bajo el control de un sólo semental. Esta estructura social
recibe el nombre de harén.
Dibujo de un solitario. Durante los movimientos de la manada, el semental suele situarse detrás del
grupo, desde donde dirige los movimientos de los demás caballos. Ante un ataque, el semental
avanzará y se colocará al frente de la manada para enfrentarse al intruso agresor.
En cada manada existe un estricto orden jerárquico que coloca a cada caballo en una posición
concreta dentro de la escala de poder. La estabilidad de la jerarquía suele ser bastante elevada, si
bien puede modificarse ante eventualidades como la enfermedad o la muerte de algún caballo o la
llegada de un nuevo caballo a la manada.
Los potros nacidos dentro de la manada suelen abandonar el grupo una vez alcanzada la pubertad.
Una vez fuera del grupo familiar el potro, ya sea macho o hembra, buscará a otros animales en su
misma situación con los que constituir una manada juvenil.
Las manadas juveniles pueden estar formadas exclusivamente por machos o por machos y
hembras. En el futuro, estos grupos llegarán a convertirse en nuevas manadas.
A veces, un potro puede adoptar una vida solitaria hasta que encuentra una manada a la que
unirse.
El lider de la manada de caballos
El semental suele ser el jefe de la manada. Sin embargo, en algunos casos es la hembra más
veterana la que se convierte en líder del grupo. En este sentido, la antigüedad en el grupo parece
ser el principal determinante de dominancia en los caballos.

El territorio de los caballos.


Al contrario de lo que pueda pensarse los caballos defienden a su grupo y no un determinado
espacio. El caballo no es pues una especie territorial en el sentido estricto de la palabra. Así, si un
intruso se acerca al grupo será advertido y finalmente atacado por haberse acercado a la manada y
no por haber traspasado unos límites territoriales concretos.
Los caballos son animales de presa, y por esta causa su anatomía, fisiología y comportamiento
están perfectamente adaptados con el propósito de proteger su vida de los predadores. A
diferencia de estos últimos, los caballos son herbívoros porque se alimentan de hierbas. Lo más
importante para un caballo es sobrevivir cada día, y esto determina su modo de ser y de funcionar.
Ellos pasan la mayor parte del día, alrededor de 16 horas, pastando. Si los observamos en la
pradera, los veremos “pastando” muchas horas al día. Hay que imaginarse lo difícil que es para
ellos, pasar más de 20 horas al día encerrados en un box, siendo que su sistema digestivo está
preparado para pastar despacio y frecuentemente. Es una de las actividades más importantes de
cada día.
El que sean animales de presa además, significa que no atacan ni matan para comer, y que
dependen de su rapidez o velocidad de huida, para sobrevivir. A esta rápida y veloz reacción de
huida, se la llama FLIGHTINESS y por esto en inglés se dice que el caballo es un “FLIGHT
ANIMAL”.
¿Para qué nos sirve esta información? Nos sirve para comprender mejor a estos animales y sus
reacciones frente al medio y circunstancias que les toquen vivir.
 
ORGANIZACIÓN SOCIAL
Los caballos tienen su propia organización social: la manada o tropilla, con leyes claras y
precisas, que respetan naturalmente. En esta manada existen jerarquías y el hecho de que
exista un orden jerárquico tiene por función entre otras cosas, la de preservar la vida del grupo.
Vivir en grupo los hace sentirse más seguros, tienen más posibilidades de encontrar comida y
mejores territorios. EL PEOR CASTIGO PARA UN CABALLO ES QUEDARSE SÓLO. Esta
tendencia natural del caballo a necesitar y respetar a un líder, hace que sea tan fácil educarlos y
lograr su amistad con nosotros, pues una vez que lo sacamos de su medio natural y comienza la
vida “doméstica”, si el proceso se realiza de manera inteligente, el caballo es fácilmente dominable
y educable.
En la manada hay un líder macho, que es el que se ocupa de servir a las hembras, de cuidar que
otro macho no se las robe y de proteger al grupo. Pero, además hay una líder hembra, que
generalmente es la yegua más vieja del grupo, que conoce por donde debe ir el grupo, dónde se
puede encontrar agua y pastos frescos, y además, es la que pone orden entre los potrillos o potros
cuando estos juegan y se pasan de la raya o se ponen muy molestos con otros compañeros o
compañeras del grupo. Son las que saben cómo educar a los más jóvenes.
Las yeguas madres son muy cuidadosas con sus potrillos, los limpian, los huelen, los
acarician y los educan, además de darles de mamar; y, entre ellas también mantienen lazos de
unión para toda la vida. Las amistades son profundas, íntimas, firmes y duraderas.
 
Entre todos los caballos del grupo además existe un comportamiento de cuidado y limpieza, o
“grooming”. Este comportamiento afectivo se observa cuando se ponen cabeza de un caballo
contra la grupa del otro, y se limpian con los dientes y se masajean en distintas zonas del cuerpo.
También los pájaros se posan sobre los caballos y les quitan insectos (bichitos) de la piel. Es
interesante observar que no todos los pájaros suben a todos los caballos, sino que algún tipo de
pájaro sube a un caballo en particular.
Por ser animales de presa, necesitan del grupo para mantenerse en vida. Si son atacados, huyen
rápidamente y al predador le es más difícil cazar. En cambio, cuando alguno queda separado de su
manada, no tiene aquella protección y en solitario es presa fácil. Por esta razón, para un caballo
estar sólo es peor castigo.
 
TÍMIDOS Y PERCEPTIVOS
Los caballos son animales tímidos y muy perceptivos, el más perceptivo de los animales
domésticos, según el Dr. Robert Miller; pero además por formar parte de un grupo social, son
amistosos y curiosos. Esto lo podemos comprobar fácilmente cuando llegamos a un campo: si ya
tienen relación con el hombre se acercan para olfatear y conocer a los extraños o a saludar a
los conocidos, pero a la vez podemos ver que algunos son menos extrovertidos y se quedan
mirando desde más lejos, o atrás del más confiado; o, se acercan, huelen y se van. Entonces, es
positivo dejarse oler, pues es uno de los modos de contacto que entre ellos facilita la unión.
Como vimos, el caballo es un “flight” animal que depende de su rapidez de partida o “flightiness”
para sobrevivir frente al ataque de un predador. Los predadores naturales del caballo son los
grandes felinos como los pumas, que los atacan por arriba en la región del lomo y los grandes
cánidos como los lobos, que los atacan a la altura del vientre.
 

LOS SENTIDOS
Por ser un animal de presa ha desarrollado enormemente sus sentidos externos, sobre todo el
olfato y el oído. Sus orejas se mueven en distintos ángulos y la forma de las mismas les permiten
captar sonidos muy lejanos imperceptibles para nosotros. Esto lo subrayo pues muchas veces la
gente reta o no entiende a su caballo porque se asusta y reacciona, y lo que no se dan cuenta es
que el caballo está escuchando algún sonido que para él por ser animal de presa puede significar
peligro, y para nosotros no significa nada porque o no somos capaces de escucharlo o si lo
escucháramos no sería peligroso.
Otro sentido muy desarrollado en el caballo es el sentido del olfato, mediante el cual “huelen el
peligro” pero también huelen a sus compañeros de tropilla y amigos humanos o de otras especies.
Por medio del olfato los caballos se presentan a sí mismos entre ellos, es común verlos ollar contra
ollar, tomándose un tiempo para que la información llegue a su cerebro y luego contestándose
entre ellos con un fuerte relincho, con una patada o con un sonido muy leve, o con indiferencia,
según lo que el otro u otra signifique. También es un gusto cuando nosotros nos dejamos soplar
por ellos o les soplamos nuestro aliento para que nos conozcan.
Sumario: el caballo es un animal de presa, herbívoro, cuya primera arma de defensa es la huida a
gran velocidad. Su percepción muy fina le permite distinguir lo que es benéfico o peligroso para su
vida. Es una habilidad que desarrollaron durante millones de años, mediante la cual lograron
sobrevivir y adaptarse a los cambios ecológicos. Esta es una de las tantas habilidades que
muestran lo inteligente que el caballo es. Sus sentidos externos están altamente desarrollados para
captar la presencia de predadores en el medio ambiente.
Son animales sociales, con gran necesidad de comunicación. Entre ellos establecen lazos de
amistad muy profundos y duraderos, hasta tener dentro de la manada un amigo o amiga muy
íntimo, al cual le relinchan cuando se alejan de él. Hace poco en Corrientes en una estancia donde
estuve trabajando con unos potrillos, una mañana nos fuimos a recorrer la estancia, y me dieron
para el paseo a un zaino doradillo llamado: “Capitán”. Cuando empezamos a caminar, un tordillo
grandote que estaba del otro lado del piquete, comenzó a relinchar con mucha fuerza y Capitán
también empezó a relinchar, entonces les pregunté a los cabañeros si entre ellos había amistad, y
me confirmaron que efectivamente ellos dos eran muy amigos. Así de amistosos son, como
nosotros…

ANIMALES EN CAUTIVERIO
Ventajas del cautiverio de los animales en peligro de extinción

Conservación e investigación.
Educación pública
Programas de reproducción en cautiverio
Programas de reintroducción

Problemas de los animales en cautiverio: Cuando enjaulamos y llevamos para nuestras casas
aves, micos, tortugas o cualquier animal silvestre como mascota, surgen problemas e
inconvenientes que es bueno tener en cuenta:
● Ellos requieren de alimento variado y especializado que sólo consiguen en la naturaleza, y
en cautiverio no podemos suministrarles la dieta que habitualmente comen cuando están en
libertad. 
● A muchas aves les podemos suministrar frutas, pero no los insectos y otros animalitos que
consumen. 
● Los animales desempeñan muchas funciones para mantener el equilibrio ecológico, y
fuera de su hábitat no pueden hacerlo. Los animales requieren de un ambiente natural para
reproducirse y evitar su extinción y, generalmente, no se reproducen en cautiverio. 
● Necesitan compañía y la enseñanza de los otros miembros de su misma especie para
aprender a sobrevivir. 
● Se enferman cuando están en cautiverio, se deprimen y debilitan, y con frecuencia mueren
porque no sabemos en qué consisten ni cómo tratar las enfermedades que los atacan. 
● El estar enjaulados les ocasiona, a veces, trastornos en el comportamiento y se vuelven
agresivos y peligrosos para los seres humanos.
● Algunos son portadores de enfermedades que pueden trasmitirse a los animales domésticos,
y a los seres humanos como cólera, lepra, toxoplasmosis y herpes, entre otras. 
● Sólo sobrevive uno de cada diez animales que se capturan, transportan y
se comercializan como mascotas, y mueren los otros nueve debido al maltrato, al cambio
de alimentación y a las enfermedades.

Los animales que viven en cautividad, con independencia de si han nacido en cautiverio o en
estado salvaje, presentan una serie de trastornos como estrés, tristeza, inapetencia, claustrofobia,
etc. que se englobarían en una patología denominada Zoocosis.

Estas patologías y trastornos se presentan en todos los animales que han sido criados en
cautiverio o que viven en cautividad tras haber sidos privados de su libertad

TRASTORNOS SEXUALES:

Uno de los problemas como resultado del estado en cautiverio se manifiesta en el terreno sexual.

Los animales sufren patologías sexuales como atrofia sexual, hipersexualidad,  masturbación
obsesiva e incluso desgarros que pueden producir graves lesiones en sus órganos sexuales, como
sucede con los grandes felinos.

TRANSTORNOS ALIMENTARIOS:

Los animales que viven en cautiverio padecen transtornos alimentarios como la anorexia nerviosa
o la pica. Es muy común la anorexia que padecen los reptiles, por ejemplo.

La pica es un trastorno mental de la conducta alimentaria que consiste  en un deseo irresistible de


comer o lamer sustancias no nutritivas y poco usuales como tierra, tiza, yeso,  pegamento,  ceniza
de cigarrillo,  papel o cualquier otra sustancia sin valor alimenticio.

TRANSTORNOS DEL COMPORTAMIENTO:

1. TRANSTORNO OBSESIVO COMPULSIVO:

Los animales realizan acciones que se repiten constantemente, estereotipadas e innecesarias.


Este patrón repetitivo no se produce cuando los animales viven en su hábitat natural, de ahí que se
considere un comportamiento anormal. Las manifestaciones más comunes son los movimientos
repetitivos (deambular de un lado a otro o en círculos), balanceos, sacudir la cabeza
constantemente o doblar el cuello de forma extraña y poco habitual, autolesionarse (morderse
patas y cola, arrancarse el pelo, picotearse, golpearse la cabeza contra un muro o los barrotes,
hasta el extremo de producirse mutilaciones o heridas), morder los barrotes de la jaula,
movimientos anormales con la lengua, coprofagia, vómitos constantes, etc.

2. ADICCIONES

Algunos animales pueden llegar a tener adicciones a determinadas sustancias, como pueden ser el
azúcar o  a plantas con propiedades alucinógenas.

3. DEPRESIÓN Y BAJO ESTADO DE ÁNIMO:

Los animales muestran un estado de abatimiento y de tristeza permanente.

Algunos síntomas característicos son el decaimiento, la irritabilidad y agresividad, la disminución de


la actividad física, y la falta de interés.

En ocasiones, la depresión también se muestra de forma somática con la aparición de alguna


enfermedad.

Las consecuencias de la depresión a largo plazo pueden ser negativas: desde la autolesión en sus
distintas formas hasta el suicidio.

4. ANSIEDAD Y ESTRÉS:

Ante una situación amenazante, el organismo reacciona fisiológicamente a través de determinados


sistemas de defensa. El estrés es una respuesta natural a esa situación.

El estrés puede  desencadenar en problemas graves de salud y producir determinadas respuestas


fisiológicas que acaban generando alguna patología.

 ¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE ESTOS TRASTORNOS?

1. La pérdida de libertad y la separación de su hábitat natural.


2. La separación de su grupo de iguales.
3. Permanecer encerrado en jaulas y espacios reducidos, que son entornos ajenos a los
habituales.
4. La ociosidad forzada y falta de actividad (común en los zoológicos) o la explotación
desmesurada ( como sucede en los circos)
5. El control directo por los humanos (en el suministro de comida, por ejemplo).
6. El empleo de drogas y sedantes.
7. El aislamiento o falta de interacción con otros miembros de su especie.
8. La masificación de miembros del grupo que viven hacinados en espacios limitados.
9. El maltrato por parte de los cuidadores.
10. Falta de motivación para obtener el alimento por sus propios medios.
11. Falta de estímulos ambientales.

También podría gustarte