Está en la página 1de 8

Sección: S-D

JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA E PROCEDIMIENTO


Proc.:
INSTRUCCIÓN Nº 1 DE HUESCA ORDINARIO
C/ Calatayud, s/n. Plta. 2. Palacio de Justicia Huesca
Huesca Nº: 0000034/2020
Teléfono: 974 29 01 14, 974 29 01 13 NIG: 2212541120190003322
Email.:mixto1huesca@justicia.aragon.es Resolución: Sentencia 000141/2021
Modelo: TX004

Puede relacionarse telemáticamente con esta Admón.


a través de la sede electrónica (personas jurídicas)
https://sedejudicial.aragon.es/

Intervención: Interviniente: Procurador: Abogado:


Demandante AYUNTAMIENTO DE LETRADO DIPUTACION
ALBERUELA DE TUBO PROVINCIAL DE
HUESCA
Demandado DIOCESIS DE HUESCA NATALIA FAÑANAS JOAQUÍN GUERRERO
MARIA TERESA PUCHOL SORIANO,

PUERTAS PEYRONA
MANUEL CALDUCH GARGALLO
Firmado por:

SENTENCIA nº 000141/2021

En Huesca, a 28 de septiembre de 2021


Fecha: 28/09/2021 12:46
Doc. garantizado con firma electrónica. URL verificación:https://psp.justicia.aragon.es/SCDD/index.html

Vistos por mí, S. Ilma. Sra. doña MARÍA TERESA


PUCHOL SORIANO, Magistrada-juez del Juzgado de Primera
instancia número 1 de Huesca los presentes autos de
juicio ORDINARIO 34/2020 promovidos por el AYUNTAMIENTO
DE ALBERUELA DEL TUBO representado y asistido
jurídicamente por la Letrado de la Diputación
Provincial de Huesca doña Ana Cristina Bescós Boltaina
CSV: 2212541001-0a8dcd734eca3d7c2f220000072b6711K1bTAA==

contra el OBISPADO DE HUESCA representado por la


procuradora doña Natalia Fañanás Puertas y asistido
por el Letrado don Joaquín Guerrero Peyrona.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- El 27 de diciembre de 2020 tuvo entrada en


este juzgado demanda de juicio ordinario promovida por
el Ayuntamiento de contra el Obispado de
Huesca ejercitando una acción declarativa de dominio.

SEGUNDO.- Admitida a trámite la demanda se dio traslado


al demandado para que alegara lo que a su derecho
conviniera en cuanto a la
pretensión ejercitada por la actora. Dentro del plazo
previsto por la ley, el Obispado presentó su
contestación en la que se oponían a lo solicitado. Tras
lo cual, se citó a las partes a la audiencia previa.

TERCERO.- Citadas las partes en legal forma para


comparecer en la sala de vista para la celebración de
la audiencia previa se propuso la prueba que consta en

1
autos, de la cual se admitió la que consta como tal en
las actuaciones.

CUARTO.- Una vez cumplidos los plazos y trámites


requeridos se convocó la celebración de la vista que
tuvo lugar el 26 de mayo de 2021, por lo que quedan los
autos vistos para dictar sentencia que pasa a
resolverse con arreglo a los siguientes

FUNDAMENTOS DE DERECHO
MARIA TERESA PUCHOL SORIANO,

PRIMERO.- El actor ha ejercitado una acción declarativa


MANUEL CALDUCH GARGALLO

de dominio, ya que sostiene que el Consistorio es el


propietario, desde que se tiene noticia, de la ermita
de Nuestra Señora del Castillo. Apoya dicha afirmación
en la posesión pública, pacífica y notoria por parte
del Ayuntamiento, al igual que el Castillo próximo, que
Firmado por:

conforma un conjunto arquitectónico de gran valor. Así


mismo, sostiene que la ermita no llegó a destruirse
gracias a las reformas y actividades llevadas a cabo
por el propio Ayuntamiento para evitarlo. Por otro
Fecha: 28/09/2021 12:46
Doc. garantizado con firma electrónica. URL verificación:https://psp.justicia.aragon.es/SCDD/index.html

lado, señala que el Obispado únicamente hace uso de la


ermita una vez al año con motivo de la romería a la
Virgen del Castillo y cuya organización la lleva a cabo
el propio consistorio junto con los vecinos.
El demandado, por su parte, alega que la ermita es
un bien eclesial y que el Obispado es quien ha
ostentado la titularidad como un bien de dominio
público y destinado al servicio público, al ir dirigido
CSV: 2212541001-0a8dcd734eca3d7c2f220000072b6711K1bTAA==

al culto religioso y a celebraciones litúrgicas.


Sostiene que dicha ermita se encuentra inscrita en el
Registro de la Propiedad a favor del Obispado, lo que
ya de por sí crea una presunción iuris tantum de su
titularidad. Por otro lado, afirma que las acciones de
conservación, mantenimiento o restauración de la ermita
no pueden desembocar en el reconocimiento del derecho
de propiedad, máxime cuando en estas obras ha
participado también la Iglesia y los feligreses con sus
limosnas, mecenazgo o ayudas públicas, a lo que añade
que las Administraciones Públicas tienen la obligación
legal de cooperar en la conservación del patrimonio
cultural eclesiástico aragonés. Finalmente afirma que
en el catastro aparece el Obispado como titular de la
ermita, como así constaba también en el Boletín Oficial
Eclesiástico de 30 de agosto de 1865.

SEGUNDO.- Habida cuenta que la excepción relativa a la


cuantía del procedimiento ya quedó resuelta en la
Audiencia Previa, procede entrar a valorar la acción
reivindicativa de dominio ejercitada por la actora y
basada en la posesión a título de dueño por tiempo
inmemorial. Tal y como tiene manifestado el Tribunal
Supremo en su sentencia de 9 de mayo de 1997 la acción

2
declarativa de dominio precisa, como se ha apuntado
anteriormente, de dos requisitos: el primero es el
carácter de propietario de la parte demandante; el
segundo es la identificación de la finca. En este caso
el Consistorio basa la titularidad en su posesión a
título de dueño de modo público, pacífico y no
interrumpido por tiempo inmemorial, y niega que el
actual titular registral pueda ser considerado como
tal, dado que no ha ejercido como propietario durante
todo este periodo posesorio del Ayuntamiento.
A su vez, el Obispado demandado aporta diversa
MARIA TERESA PUCHOL SORIANO,

documentación en los que aparece la ermita de Nuestra


MANUEL CALDUCH GARGALLO

Señora del Castillo como de titularidad eclesiástica.


Sobre lo anterior, destaca lo dispuesto en el Boletín
Oficial Eclesiástico del Obispado de Huesca de 30 de
agosto de 1865 (documento 9 de la contestación a la
demanda). En el que se incluía un inventario de los
Firmado por:

bienes que no debían formar parte de permuta y venta


previamente efectuada entre el Gobierno de la época y
las corporaciones eclesiásticas. En el listado aparece
como perteneciente a la parroquia “la Iglesia
Fecha: 28/09/2021 12:46
Doc. garantizado con firma electrónica. URL verificación:https://psp.justicia.aragon.es/SCDD/index.html

parroquial” así como un huerto y la “ermita de Nª Sª de


Castilla”, sic. Así mismo, también menciona su
inclusión en el catastro y en el Registro de la
Propiedad, documentos acreditativos aportados tanto por
el demandado como por el propio Ayuntamiento
demandante.
Por el contrario, el consistorio apoya su
titularidad en el hecho de haber realizado durante
CSV: 2212541001-0a8dcd734eca3d7c2f220000072b6711K1bTAA==

tiempo inmemorial actos de administración y gestión de


la ermita que únicamente podría realizar el titular. En
relación con los documentos reseñados por el demandado,
particularmente sobre el valor que tienen los Registros
a efectos de declarar el dominio ya ha tenido ocasión
de pronunciarse el Tribunal Supremo al señalar que la
inclusión de un mueble o un inmueble en un Catastro,
Amillaramiento o Registro Fiscal, no pasa de constituir
un indicio de que el objeto inscrito puede pertenecer a
quien figura como titular de él, en dicho Registro, y
lo mismo los recibos de pago de los correspondientes
impuestos; y tal indicio, unido a otras pruebas, puede
llevar al ánimo del Juzgador el convencimiento de que,
efectivamente, la propiedad pertenece a dicho titular;
pero no puede constituir por sí sola un justificante de
tal dominio, ya que tal tesis conduciría a convertir a
los órganos administrativos encargados de ese Registro
en definidores del derecho de propiedad y haría inútil
la existencia de los Tribunales de Justicia, cuya
misión es precisamente la de declarar los derechos
controvertidos; doctrina reiterada en otras sentencias
como la de fecha de 2 de diciembre de 1.998 según la
cual el Catastro afecta sólo a datos físicos
(descripción, linderos, contenido, etc.) nada más, no

3
sienta ninguna presunción de posesión dominical en
favor de quien en él aparece propietario; si las
certificaciones catastrales no prueban la propiedad, no
pasan de ser meros indicios que necesitan conjugarse
con otros medios probatorios (SSTS de 16 de noviembre
de 1.988 y de 2 de marzo de 1.996 y las que en ellas se
citan), con más razón no pueden ser tampoco por sí
mismas prueba de una posesión a título de dueño.
Consecuentemente, ambas partes litigantes han alegado
prescripción adquisitiva, al afirmar que ambas han
estado poseyendo a título de dueño. De hecho, en la
MARIA TERESA PUCHOL SORIANO,

inscripción del Registro de la Propiedad queda


MANUEL CALDUCH GARGALLO

constancia que el Obispado no aporta título de


adquisición.
A la vista de la acción ejercitada por el actor y
de lo alegado y aportado por el demandado, y a pesar de
que ninguno de ellos la ha ejercitado como tal, dadas
Firmado por:

las alegaciones efectuadas y los motivos expuestos,


podría llegarse a la conclusión de que nos encontramos
ante una acción publiciana, considerada
jurisprudencialmente como una subespecie de la acción
Fecha: 28/09/2021 12:46
Doc. garantizado con firma electrónica. URL verificación:https://psp.justicia.aragon.es/SCDD/index.html

reivindicatoria al tener que dilucidar, ya no solo si


procede la recuperación de la cosa, sino quién tiene
mejor derecho a ello. La acción, que tuvo su origen en
Derecho Romano, actualmente no se encuentra regulada
como tal, por lo que es de creación y desarrollo
jurisprudencial, entre la que destaca la doctrina
expuesta en la sentencia de 21 de febrero de 1941. La
característica principal, y que la distingue de la
CSV: 2212541001-0a8dcd734eca3d7c2f220000072b6711K1bTAA==

matriz acción reivindicatoria, es la relajación en


cuanto a la exigencia probatoria. Si bien para que
prospere una acción reivindicatoria es precisa la
prueba plena de la titularidad del bien que reclama, en
el caso de la acción publiciana se trata de acreditar
quién de ambos poseedores lo es con mejor derecho, por
tanto, no es que no sea preciso seguir probando los
requisitos necesarios para que prospere la acción, pero
sí que se atenúa el rigor probatorio. Tal y como
expresa el Tribunal Supremo en su sentencia de 7 de
octubre de 1982 para el supuesto excepcional de la
acción publiciana, en la tesis de la admisibilidad de
la figura, son fundamentalmente, que se trate de una
posesión exclusiva, de buena fe con justo título y en
concepto de dueño, ejercitada frente a un poseedor de
inferior derecho.
En este caso la dificultad de prueba del ejercicio
posesorio estriba en el propio carácter del bien,
puesto que nos encontramos ante una ermita, de modo que
su efectiva posesión no puede equipararse a la de un
bien de naturaleza privada. Lo anterior quedaría
corroborado por las propias alegaciones efectuadas por
las partes con el fin de acreditar la finalidad
posesoria de sus actos, puesto que ambos reconocen que

4
se trata de un bien afecto al servicio público y
dirigido a su disfrute por una generalidad
indeterminada de personas, los actores desde una
perspectiva secular, y el demandado desde uno más
ideológicamente aséptico. Es por ello que el
consistorio le resta importancia al hecho de que se
hagan eventualmente actividades destinadas al culto, en
tanto que el Obispado resalta que las reformas
efectuadas por el Ayuntamiento lo han hecho bajo los
postulados legales que imponen a las administraciones
públicas el deber de colaborar en el sostenimiento y
MARIA TERESA PUCHOL SORIANO,

recuperación del patrimonio cultural aragonés. Lo


MANUEL CALDUCH GARGALLO

cierto es que de las pruebas practicadas puede


extraerse que el único acto religioso que se lleva a
cabo en la ermita es la romería de la Virgen del
Castillo y ni tan siquiera puede decirse que ésta la
secunden únicamente feligreses o devotos; a su vez,
Firmado por:

todas las acciones posesorias efectuadas por el


ayuntamiento que han necesitado un soporte o respaldo
del Obispado lo han sido en relación con la Iglesia,
pero no con la ermita. De lo anterior puede colegirse
Fecha: 28/09/2021 12:46
Doc. garantizado con firma electrónica. URL verificación:https://psp.justicia.aragon.es/SCDD/index.html

una distinta intervención de ambas partes según se


tratara de la ermita o de la Iglesia, por cuanto que
las obras o las acciones realizadas en ésta sí
determinaban que el Ayuntamiento se dirigiera al
Obispado y éste se pronunciara al respecto, pero no así
con la ermita, algo que puede apreciarse tanto de los
documentos presentados por ambas partes como por lo
depuesto en juicio por el señor Penella o el Sr. Puyol,
CSV: 2212541001-0a8dcd734eca3d7c2f220000072b6711K1bTAA==

los cuales afirmaron que pedían u otorgaban permiso


para intervenir en la Iglesia, pero no para la ermita.
Por otro lado, las partes también enfocan el
esfuerzo probatorio de la posesión en cuanto a los
actos de gestión, mantenimiento y administración del
bien, pues hacen hincapié tanto en la realización de
diversas obras de restauración, adquisición de muebles,
como en el pago de tributos, limpieza o cuidado diario.
Sobre dicho particular, para que dichas acciones puedan
tener relevancia a efectos de una acción
reivindicatoria es preciso que todo ello se haya
realizado a título de dueño y no por mera tolerancia o
condescendencia del dueño. A modo ejemplificativo
podrían mencionarse los contratos o gestiones
efectuados por un arrendatario (sea para poder vivir en
ella o sea para mejorar su morada), ya que todas ellas
las hará como poseedor inmediato, pero con autorización
del dueño y sin vocación de adquirir la propiedad.
Por lo mismo, de las acciones expresadas por el
ayuntamiento en sus escritos, y de las depuestas por
los testigos en la vista, se puede apreciar que
únicamente quedaban supeditadas a la autorización del
Obispado o que se llevaran a cabo bajo su aquiescencia
cuando se trataba de la Iglesia. Por el contrario, el

5
Ayuntamiento gestionó la realización de talleres para
la recuperación y conservación de la ermita y en ella
participaron todos los vecinos, sin referencia alguna a
su condición o no de feligreses (acontecimiento 12:
documento 10 dela demanda); el Sr. Penella expuso que
la llave de acceso estaba en su casa y que era la
guardesa quien se la entregaba al párroco cuando este
deseaba acceder, por lo que la capacidad de disposición
del bien hacía muchos años que no la poseía la Iglesia.
Por otro lado, no puede obviarse la circunstancia
geográfica en la que se encuentran la Iglesia y la
MARIA TERESA PUCHOL SORIANO,

ermita, por cuanto ésta no aparece como un anexo o


MANUEL CALDUCH GARGALLO

dependencia próxima a ella, sino que se encuentra en


una loma y algo alejada del propio municipio. Lo
anterior podría haber influido en el desapego que se
aprecia en el ejercicio de acciones por parte de la
Iglesia a través de sus representantes, que no son
Firmado por:

otros que los diversos párrocos o prelados.

Por tanto, y de todo lo anterior, esta juzgadora


considera que el consistorio ha acreditado, por medio
Fecha: 28/09/2021 12:46
Doc. garantizado con firma electrónica. URL verificación:https://psp.justicia.aragon.es/SCDD/index.html

de los documentos obrantes en las actuaciones y de la


declaración de los testigos que depusieron en la vista,
que desde hace más de 30 años ha llevado a cabo actos
que reflejaban el dominio sobre la ermita de Nuestra
Señora del Castillo, como es la realización de obras de
conservación, la organización de eventos y actos
públicos o la posesión de la llave que da acceso a su
interior; así mismo, se ha probado que las acciones
CSV: 2212541001-0a8dcd734eca3d7c2f220000072b6711K1bTAA==

ejercitadas con fines seculares se han llevado a cabo


con un régimen de actuación distinto según se tratara
de la Iglesia o de la ermita. En el caso de la Iglesia
tanto las obras realizadas como las intervenciones que
allí se realizaran se acometían por disposición del
Obispado o tras obtener su autorización,
(acontecimiento 10, folio 10 correspondiente al
documento 8 de la demanda); en tanto que cuando se
trataba de la ermita el consistorio actuaba por sí
mismo y sin rendir más cuentas que las propias de un
ente público (acontecimiento 11, documento 9 de la
demanda).

TERCERO.- Por otro lado, en las acciones declarativas


del dominio también se exige la identificación de la
finca objeto de debate. En este caso la descripción de
la parcela queda identificada y expresada en los
diversos documentos aportados por las partes, tanto en
el catastro aportado por ambas partes, como en el
Registro de la Propiedad. Es jurisprudencia constante
la que requiere como presupuesto ineludible para que
prospere una acción declarativa de dominio que la finca
quede claramente identificada con expresión de su
situación, cabida y linderos, así lo expresa

6
la sentencia del Tribunal Supremo de 5 febrero 1999 en
la que establece que es doctrina reiterada de esta
Sala, cuya notoriedad excusa la cita pormenorizada de
las resoluciones en que se contiene, la de que la
identificación de la finca ha de hacerse de forma que
no ofrezca duda cuál sea la que se reclama, fijando con
la debida precisión su cabida, situación y linderos, y
demostrando con cumplida probanza, que el predio
reclamado es aquél al que se refieren los títulos y
demás medios probatorios en los que el actor funde su
derecho, identificación que exige un juicio comparativo
MARIA TERESA PUCHOL SORIANO,

entre la finca real contemplada y la que consta en los


MANUEL CALDUCH GARGALLO

títulos, lo que como cuestión de hecho, es de la


soberana apreciación del Tribunal de instancia. Con los
documentos aportados queda plenamente identificada la
finca consistente en la ermita de Nuestra Señora del
Castillo situada en Alberuela del Tubo, en DS Afueras,
Firmado por:

nº 23, con una cabida de 113 m², en la Parcela 5147.

CUARTO.- Ante la estimación íntegra de las pretensiones


ejercitadas por el actor procedería la condena al
Fecha: 28/09/2021 12:46
Doc. garantizado con firma electrónica. URL verificación:https://psp.justicia.aragon.es/SCDD/index.html

Obispado de las costas causadas, no obstante, y dado


que se han apreciado seria dudas de hecho y de derecho,
no ha lugar a efectuar especial pronunciamiento en
costas.

FALLO

Estimo la demanda interpuesta por el AYUNTAMIENTO


CSV: 2212541001-0a8dcd734eca3d7c2f220000072b6711K1bTAA==

DE ALBERUELA DEL TUBO contra el OBISPADO DE HUESCA y,


en su consecuencia, se declara que la finca registral
1218, inscrita en el Registro de la Propiedad de
Sariñena, consistente en la ermita de Nuestra Señora
del Castillo situada en Alberuela del Tubo, en DS
Afueras, nº 23, con una cabida de 113 m², en la Parcela
5147, pertenece al Ayuntamiento de Alberuela del Tubo.
Sin imposición de costas.

Contra la presente sentencia, que no es firme, cabe


interponer ante este Juzgado recurso de apelación en el
plazo de veinte días siguientes a su notificación.

Así por esta sentencia, lo pronuncio, mando y firmo

7
La difusión del texto de esta resolución a partes no interesadas en el proceso en
el que ha sido dictada sólo podrá llevarse a cabo previa disociación de los datos
de carácter personal que los mismos contuvieran y con pleno respeto al derecho a
la intimidad, a los derechos de las personas que requieran un especial deber de
tutela o la garantía del anonimato de las víctimas o perjudicados, cuando proceda.
Los datos personales incluidos en esta resolución no podrán ser cedidos, ni
comunicados con fines contrarios a las leyes.
MARIA TERESA PUCHOL SORIANO,
MANUEL CALDUCH GARGALLO
Firmado por:

Fecha: 28/09/2021 12:46


Doc. garantizado con firma electrónica. URL verificación:https://psp.justicia.aragon.es/SCDD/index.html

CSV: 2212541001-0a8dcd734eca3d7c2f220000072b6711K1bTAA==

También podría gustarte