Está en la página 1de 4

FENº 183.- COMPARECENCIA. DEL IMPUTADO Y DEL ACUSADO.

OBLIGACION Y
EXCEPCION. EXPLICACION

Artículos 23 - 33 - 123 - 131 -132 - 147 - 155 - 190 - 193 - 285 y 313

del Código Procesal Penal

En el Libro Primero, las siguientes normas dicen relación con el tema.

El artículo 23 establece el sistema de comunicación del Fiscal con los otros intervinientes
del juicio penal, lo que debe hacer por cualquier medio razonable que resulte eficaz, bajo su
responsabilidad.

Estos medios son, ordinariamente, por medio de los funcionarios habilitados a que se
refiere el artículo 24. Ver la explicación Notificación.

Los medios son, según sea del caso:

- personalmente, por Receptor, por Notario o en el Oficio del Fiscal

- personalmente, por el hecho de dictarse, en una audiencia

- por medio de facsímil (fax)

- por medio de la computación, mediante e-mail

- por medio de funcionarios del Juez de Garantía o los de la Fiscalía

- por cédula

- por teléfono, y

- por un agente de Policía.

El artículo 33 establece el sistema general de citaciones judiciales a los comparecientes, a


los testigos, a los peritos y a otras personas.
Al citado, se le debe hacer saber cuál es el tribunal al que debe comparecer -Juez de
Garantía, Fiscal de la Instrucción o Tribunal Colegiado del Juicio Oral, o Corte de Apelaciones
o Corte Suprema- haciendo saber su domicilio, la fecha y la hora de la audiencia, la
identificación del proceso de que se trata, con el número del rol respectivo, y se debe advertir
que la no comparecencia injustificada, da lugar para que sean citados compulsivamente, por
medio de la fuerza pública; quedan obligados al pago de las costas que causan con su
inasistencia y que puede imponérsele sanciones. También, se debe indicar que, en caso de
impedimento, deben comunicarlo y justificarlo ante el tribunal, con anterioridad a la fecha de la
audiencia, si es posible.

El tribunal, por otra parte, podrá ordenar que el imputado que no comparece
injustificadamente, sea detenido o sometido a prisión preventiva hasta la realización de la
actuación respectiva.

Tratándose de testigos, peritos u otras personas cuya presencia se requiere, distintos que
los intervinientes, podrán ser arrestados hasta la realización de la actuación, con un máximo
de veinticuatro horas y, por último, imponérseles, además, una multa de hasta 15 unidades
tributarias mensuales, cantidad que es, claramente elevada, debido a la importancia que tiene
el fracasar una audiencia por culpa de un incumplidor.

Por último, si citado el Abogado defensor o el Fiscal, a una audiencia, se les aplica lo
dispuesto en el artículo 287.

Cuando sea necesaria la comparecencia del imputado ante el Juez de Garantía, éste
dispondrá directamente su citación -no por medio del Fiscal- de acuerdo con lo dispuesto en el
artículo que acabamos de exponer. Artículo 123.

A la primera audiencia judicial del detenido, debe concurrir el Fiscal. La ausencia de éste
da lugar, obligatoriamente, a la liberación del detenido.

En caso de detención por una orden judicial, los agentes policiales o el encargado del
recinto de detención, deben conducir, de inmediato, al detenido a la presencia del Juez que
hubiere expedido la orden. Si ello no es posible, por no ser hora de despacho, el detenido
puede permanecer en el recinto policial o en el recinto de detención, hasta el momento de la
primera audiencia judicial, por un período que, en caso alguno, debe exceder de las
veinticuatro horas. Artículo 131. Ver, la explicación Detención.

En la audiencia, el Fiscal debe proceder, directamente, a formalizar la investigación y a


solicitar las medidas cautelares procedentes. Artículo 132.
En relación con la ejecución de las cauciones económicas del artículo 147, en los casos de
rebeldía o cuando el imputado se sustrae a la ejecución de la pena, se debe proceder a
ejecutar la garantía. Ver la explicación respectiva.

En cuanto a otras medidas cautelares, para asegurar la comparecencia del imputado a las
actuaciones del procedimiento o ejecución de la sentencia, después de formalizada la
investigación, el tribunal, a petición del Fiscal, del querellante o de la víctima, puede imponer
al imputado, una o más de las medidas enumeradas en el artículo 155. Ver explicación
Medidas Cautelares Personas. Otras.

En el Libro Segundo del Código Procesal Penal, distintas normas dicen relación con la
comparecencia del imputado.

En cuanto a la citación de los testigos y su obligación de comparecer, nos remitimos al


artículo 190 y a la explicación Testigos.

El imputado, durante la etapa de investigación, está obligado a comparecer ante el Fiscal,


cuando éste así lo disponga. Artículo 193.

Si el imputado se encuentra privado de libertad, el Fiscal debe solicitar, al Juez,


autorización para que aquél sea conducido a su presencia. Si la privación de libertad obedece
a que se ha "decretado" la prisión preventiva del imputado, será suficiente una autorización
para que el Fiscal pueda citar al imputado, cuantas veces considere necesarias.

El acusado, tiene la obligación de estar presente durante toda la audiencia del juicio oral,
según el artículo 285 del Código.

El tribunal puede autorizar la salida de la sala, del acusado, cuando éste lo solicite,
ordenando su permanencia en una sala próxima.

Asimismo, el tribunal puede disponer que el acusado abandone la sala de audiencia,


cuando su comportamiento perturbe el orden.

En ambos casos, el tribunal debe adoptar las medidas necesarias para asegurar la
oportuna comparecencia del acusado.

El Presidente de la Sala, tiene la obligación de informar al acusado de lo ocurrido en su


ausencia, en cuanto éste se reintegre a la sala.
La comparecencia del testigo, a la audiencia a la que debe concurrir (esto dice relación con
la audiencia del juicio oral, pero, parece ser una norma de carácter general), constituye
siempre, suficiente justificación cuando su presencia sea requerida, simultáneamente, para
dar cumplimiento a obligaciones laborales, educativas o de otra naturaleza y no le ocasione
consecuencias jurídicas adversas bajo circunstancia alguna.

Esta preferencia que obliga a comparecer al testigo dejando de lado otras obligaciones, es
lógica; sin embargo, es posible que el conflicto sea tan grave que una comparecencia a
declarar en un juicio signifique, por ejemplo, la pérdida del empleo o una eventual muerte de la
cónyuge o de un hijo, casos en los cuales prefieren estas circunstancias. Artículo 313.

***