Está en la página 1de 8

COMUNICACIÓN 3

Sesión 8.1

Estrategias de revisión, edición y presentación del artículo de opinión


Logro:

Al término de la sesión, el estudiante aplica estrategias de revisión, edición y presentación del artículo de
opinión, considerando estrictos criterios lingüísticos de corrección y pertinencia.

Antes de la entrega de la versión final de tu artículo de opinión, considera los siguientes aspectos:
a) Comprueba la corrección de la sintaxis. Ve si el artículo contiene expresiones poco claras
o que no sean pertinentes y si la estructuración de las oraciones es correcta y la relación
entre ellas es lógica.
b) Evalúa la puntuación. Determina si los signos de puntuación se encuentran
adecuadamente empleados. Procura evitar el uso excesivo de comas. Recurre al punto
seguido y al punto y coma.
c) Presta atención a la ortografía. Revisa el tildado, el uso correcto de mayúsculas y la
correcta escritura de las palabras.
d) Presta atención al uso correcto y adecuado de conectores y marcadores textuales.
e) Ve si la organización de los párrafos es conveniente.
f) Revisa la organización de las citas y el orden y correcta estructuración de las referencias
empleadas. Recuerda seguir los lineamientos establecidos por el sistema de referencias
APA.

UPN/Departamento de Humanidades 2021-1


GUIA SEMANA 8

CURSO: COMUNICACIÓN 3

PROFESOR: KATTY GIULIANA BRAVO PALMA

MODALIDAD: WORKING ADULT

CLASE: 2047

SEMESTRE: 2021-1

INTEGRANTES: FRESSIA NOELIA MEDINA GOMEZ N00212708

ROSAMARIA DEL CARMEN ALEJANDRO TAMAYO N00212873

KEVIN ALEXIS CABALLERO REJAS N00244682

EDSON ALBERTO LOPEZ ZEGARRA N00223828

UPN/Departamento de Humanidades 2021-1


“ADOLESCENTES ASESINOS, EL SICARIATO JUVENIL EN EL PERÚ”

INTRODUCCIÓN

En los últimos años, el Perú viene siendo testigo de un incremento considerable de la delincuencia
en la sociedad; el sicariato, el tráfico ilícito de drogas son algunos de los actos cometidos por la
sociedad los cuales muchas veces son perpetrados por menores de edad, esta situación causa
alarma y desconcierto, razón por la que diversos sectores de la sociedad exigen control y sanción
para quienes cometan este ilícito. No consideramos pertinente reducir la edad de responsabilidad
penal de los menores de edad. La seguridad ciudadana y el incremento de la criminalidad son
temas que siempre han llamado la atención, generando preocupación de la sociedad. Para
enfrentar este fenómeno, se debe adoptar una política criminal centrada en el incremento de
sanciones y la disminución de las garantías procesales. A continuación, en el siguiente artículo
nos referiremos al tema Datos del Encarcelamiento y Crimines Cometidos por Menores en el Perú,
para ello se a accedido a investigaciones y muestras del INPE pudiendo recolectar información
importante.

DESARROLLO

Por ningún motivo se debe reducir una condena por asesinato ya que afecta directamente a los
núcleos sociales y reduce la toma de conciencia. Las personas que suelen delinquir no solo son
adultos o gente con problemas mentales, sino también los menores edad que de igual forma
deben hacerse responsables de dichos actos de tal magnitud.

Este tipo de violencia eventualmente suelen mostrarnos los medios de comunicación, a través de
ello podemos ver que se presenta dentro y fuera del hogar, por las diferentes condiciones y
aspectos de la vida del joven homicida que lo vuelven un disocial. El grado de violencia de estos
actos está calificado como el más alto junto con la mutilación y la violación; son de tipo
interpersonal y colectivo; y es de naturaleza física.

Como muestra verificable vemos que el INPE, en el año 2018 afirmó que existe una población de
104,643 personas en el sistema penitenciario nacional, dentro de esto, se encuentra la población
penal por delitos específicos en donde el homicidio calificado-asesinato muestra una cifra de
2,969 personas con 1.894 sentenciados y el homicidio simple de 1,539 personas con 1.043 en
sentencia. Estas cifras son un claro ejemplo del mal manejo de los delitos en el país.

UPN/Departamento de Humanidades 2021-1


Por otro lado, si observamos las estadísticas del Sistema Judicial Penal del Poder Judicial, que es
un órgano del gobierno, donde tienen más del doble de porcentaje en la pena privativa de la
libertad condicional que de la pena privativa de la libertad efectiva, esto es algo inaceptable por la
forma en como benefician a estos individuos con sentencia condenatoria.

El sicariato lo hemos visto en distintas ocasiones, como en los años 80´s donde el país vivió
atentados terroristas perpetrados por sendero luminoso o el movimiento revolucionario Tupac
Amaru – MRTA, donde existía un adoctrinamiento en los menores, preparándolos para matar. Los
sicarios nunca actúan solos, ya que deben obtener alguna recompensa o acuerdo pactado; esto
se ve en muchos sectores de la población donde habita la insania.

El origen de la palabra y el oficio “Sicariato”, se remonta al Imperio Romano, época donde era
común la producción y uso de una especie de cuchillo, a la cual se denominó “Sica”. Era un arma
perfecta para los delincuentes, ya que les permitía perpetrar los homicidios en espacios muy
reducidos y llenos de gente, pasando desapercibidos, luego de apuñalar al agraviado. Se le dio el
nombre de “Sicarius” al oficio o trabajo, y la de “Sicarium” a la persona que realizaba el homicidio,
el cual siempre tuvo un fin económico, es decir, realizaban estos actos, a cambio de una
prestación económica.

En la actualidad, entendemos por sicariato el acto por el cual el agente da muerte a su víctima
motivado por una promesa económica de un tercero, quien solicita expresamente su servicio para
la consumación del asesinato. Esta viene siendo una de las modalidades más usadas dentro de
las organizaciones criminales para poder logra su objetivo, con la finalidad de eliminar a toda
persona que se interponga a su actuar delictivo. (Yong Mendoza, Eduardo Alonso (2017). El
sicariato y los menores de edad. Tesis de maestría. Pontificia Universidad católica del Perú, Lima,
Pág. 47.)

Sobre el particular, Fernando Carrión M., señala que “es un fenómeno económico donde
se mercantiliza la muerte, en relación a los mercados-oferta y demanda- que se
desarrollan, cada uno de los cuales encierra un tipo específico de víctima y motivación del
contratante. (CARRION M. Fernando. “El sicariato: Una realidad ausente”, FLACSO
Ecuador, Programa de estudios de la ciudad, ciudad segura 24-2008, Pág. 5.)

Existe en la actualidad diversas opiniones en favor y contra de la modificación del artículo 20 del
Código Penal peruano, el cual establece que el menor de 18años está exento de responsabilidad
penal. Algunos afirman que no debe modificarse, porque los jóvenes a dicha edad no conocen ni
comprenden el hecho sancionado, y no pueden decidir su comportamiento en función a este.
UPN/Departamento de Humanidades 2021-1
Además, que el porcentaje de delitos realizados no es elevado. “Por citar unos cuantos ejemplos,
la edad de imputabilidad penal juvenil en Argentina y Bolivia es de 16 años; en Chile, Colombia,
Panamá y Paraguay es de 14 años; en Guatemala, Nicaragua y República Dominicana es de 13
años y en Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Honduras, México y Venezuela es de12 años.
(BERNINZON ARELLANO, Francisco. Revista POLEMOS, Año III, Revista6, diciembre2012)

”Con respecto a este punto, consideramos que cualquier posición que se quiera
tomar sobre este tema, además de revisar lo establecido en la normativa
internacional vigente, debe valorar que, en esta materia, la exigencia de
responsabilidades y deberes siempre debe ir de la mano con el otorgamiento de
derechos; siendo por ello inviable cualquier disminución de edad que solo busque
extender la responsabilidad, pero que no reconozca a los menores el derecho de
participar en otros ámbitos en los que la asunción de dicha responsabilidad, de por
sí, lo permita”. CHANG KCOMY, Romy. Revista POLEMOS, Año III, Revista 6,
diciembre 2012Consideramos que la irresponsabilidad de los menores de edad se
fundamenta en las razones de seguridad jurídica, pero también reconocemos que un
menor de edad puede comprender el carácter ilícito de su acto y adecuar su
conducta de acuerdo con esa comprensión”. (Yong Mendoza, Eduardo Alonso (2017).
El sicariato y los menores de edad. Tesis de maestría. Pontificia Universidad católica del
Perú, Lima, Pág.21-29.)

La legislación peruana protege a los menores bajo un régimen especial enunciado en el decreto
ley que presenta el código penal del adolescente.

Las naciones han optado por responder ante la delincuencia de los menores por medio de dos
caminos la prevención o la represión y castigo en tal sentido la gran mayoría ha tomado
mecanismos represivos como forma de borrar el problema de la sociedad de forma temporal o
durante la gestión de turno. Estas estrategias represivas y punitivas no consiguen disminuir los
indicadores de violencia y delincuencia de una manera sostenida y real puesto que olvidan atacar
los factores de riesgo que originan estos escenarios los cuales son el individuo y su mismo
ambiente y se requieren programas sociales, educativos y reinserción con la comunidad. Si
hablamos de los parámetros para las medidas preventivas estas las encontramos en las
directrices de las naciones unidas para la prevención de la delincuencia juvenil, donde se enfatiza
en la necesidad de reconocer y de brindar la importancia del caso a la aplicación de políticas,
progresivas y preventivas. Es evidente que tratando a los menores como adultos infringiéndoles

UPN/Departamento de Humanidades 2021-1


leyes severas o reduciéndolas sin ningún estudio o análisis serio y simplemente basados en
modos políticos populistas que lamentablemente en nuestras naciones americanas abundan no se
solucionará nada, requieren de estudios serios que nazcan apuntando al estudio de los origines y
los cambios que hay que hacer para erradicar esta problemática social y compleja.

Los sistemas penitenciarios juveniles, aunque están una jurisdicción especial estos se encuentran
en el marco de una responsabilidad penal. Al menor se le enmarca en una responsabilidad penal
espacial en tanto a derechos y obligaciones, dado que no se le puede tratar como un adulto dado
que no cuenta con el desarrollo mental, emocional y físico similar siquiera a un adulto aun cuando
su delito se igual de severo, esto implica que no tengan la capacidad de discernir de sus actos. El
sistema penal juvenil enfatiza sus esfuerzos en la inserción, la integración, la educación y
reinserción social, se establece el término de desjudilizacion y posibilidad de modificar las
medidas impuestas al menor. Los sistemas penitenciarios de adultos básicamente se enfocan en
el cumplimiento de la pena.

Las normas internacionales tienen un punto de vista subjetivo al momento de considerar la


aplicación a un menos de entre 14 a 18 años al momento de que se considere una conducta
delictiva, la capacidad de imputabilidad de un menor nunca será igual a la de un adulto ya que
este ha culminado su ciclo formativo y se tiene la idea de que el menor se podrá rencausar a la
sociedad porque su etapa formativa.

El trato al menor que delinque ha sido durante muchos años similar por no decir el mismo que un
adulto pues existía carencia de conocimiento y de alguna institución que regule estos temas. Se le
ubicaba en los mismos ambientes y esto generaba abusos sexuales y de toda índole al exponer al
menor a un ambiente no idóneo para él, llegando a hasta poder atentar con su vida. A esta etapa
Emilio García la denomina “etapa del tratamiento penal indiferenciado”, por juzga al menor como
adulto algo increíble de imaginar una sociedad que protege la vida. Se sabe que en el XIX se
crearon talleres o dependencias escolares donde el joven preso puede aprender algún tipo de
oficio, pero los menores seguían recibiendo el mismo trato de los adultos.

Se debe hablar de que han existido normas discriminatorias paras los menores por mucho tiempo,
de manera que no gozan de una vida digna como un joven normal en pleno desarrollo y
formación; ni tampoco de tratarlo como tal; todo esto ha sumado a que se pierda un
reconocimiento por un sistema penal juvenil adecuado. Sin embargo, en el decreto legislativo que
aprueba el código de responsabilidad penal en adolescentes condiciona a que reciban servicios

UPN/Departamento de Humanidades 2021-1


de salud, educativos y sociales. Esto servirá de mucho para borrar ese concepto de discriminación
que retrasa la sanción respectiva.

Se debe entender por hacinamiento a la sobrepoblación crítica en un mismo lugar el cual no se


halla preparado para albergar personas. Por ello, los menores se vuelven individuos altamente
vulnerables a las condiciones infrahumanas de los penales, esto afectaría aún más el correcto
proceso penal y judicial ya que aumentaría las posibilidades de velar por su defensa. Así lo
demuestra el INPE (2018) respecto a los establecimientos penitenciarios, donde resalta que la
capacidad de albergue es de 39,187 y la población penal de 86,229; esto daría como resultado un
120% de sobrepoblación. Estas cifras nos dan a conocer la precariedad de los penales en el Perú
por el mismo abandono por parte del estado.

CIERRE

En conclusión, la reducción de las penas a los menores de edad se presenta como una gran
iniciativa, pero realmente se está solo haciendo escucha a sectores populistas que no se basan en
ciencia y evidencia. Entre los verdaderos retos que presenta esta problemática social se
encuentran crear un verdadero régimen penal juvenil que abrace a estos menores en el camino a
la reinserción social, con el apoyo de un ente estatal que tenga como tarea detectar estos focos
delincuenciales y realice acciones preventivas de intervención, pero esto como política estatal. No
creemos que la reducción de penas sea la solución, pero si ingresar a estos jóvenes bajo un
marco penal especial haciéndoles entender que están inmersos en sistema judicial con deberes y
obligaciones.
El mejoramiento de las instalaciones peniténciales juveniles es importantísimo para la reinserción,
la vida infrahumana a la que son expuestos estos menores es algo que nadie puede tolerar,
dichos espacios deben devolver al joven su humanidad y con el apoyo de profesionales
capacitados reducir las posibilidades de que estos vuelvan a delinquir. Se pide a todas las
entidades gubernamentales y sociedad civil su apoyo y mirada atenta para que estos por ahora
deseos se plasmen porque son el único camino de poder sacar a esta minoría marginada
adelante.

UPN/Departamento de Humanidades 2021-1


Referencias Bibliográficas

el grado académico de: Magíster en Derecho Penal, T. P. O. (s/f). EL SICARIATO Y LOS


MENORES DE EDAD. Recuperado el 15 de mayo de 2021, de Edu.pe website:
http://tesis.pucp.edu.pe/repositorio/bitstream/handle/20.500.12404/9972/Yong_Mendoza_Si
cariato_menores_edad1.pdf?sequence=1&isAllowed=y

El Peruano. (s/f). Recuperado el 15 de mayo de 2021, de Elperuano.pe website:


https://busquedas.elperuano.pe/normaslegales/decreto-legislativo-que-aprueba-el-codigo-
de-responsabilidad-decreto-legislativo-n-1348-1471548-8/

Pe, W. I. G. (s/f). SEGURIDAD EN PENALES. Recuperado el 15 de mayo de 2021, de Gob.pe


website: https://www.inpe.gob.pe/documentos/estad%C3%ADstica/2018/657-
febrero2018/file.html

(S/f-a). Recuperado el 15 de mayo de 2021, de Gob.pe website:


https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1534/cap05.p
df

(S/f-b). Recuperado el 15 de mayo de 2021, de Unirioja.es website:


https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/5490745.pdf

UPN/Departamento de Humanidades 2021-1