Está en la página 1de 4

EL LIDERAZGO DE LA ALTA GERENCIA Y SU INFLUENCIA EN LA

COMPETITIVIDAD DE LAS EMPRESAS


Marco Antonio Arteaga Julio
Administrador de Empresas, Estudiante de la Corporación Universitaria Remington,
Montería/Córdoba/Colombia
RESUMEN
En el presente escrito busca mostrar como desde la alta gerencia debe existir un verdadero
liderazgo es un punto de partida fundamental en el éxito de la eficiencia, eficacia y
efectividad de las empresas que influye en la competitividad de esta. El objetivo de la
investigación es analizar desde un marco reflexivo y explicativo las potencialidades del
liderazgo como fuente de ventaja competitiva para las organizaciones, a partir de estudiar
los diferentes estilos y las competencias de los directivos para enfrentar este reto.
PALABRAS CLAVE:
Alta gerencia, Competitividad, Liderazgo
1. INTRODUCCIÓN
Una de las manifestaciones en los últimos es como la alta gerencia ha mejorado sus
habilidades gerenciales, esto permite que a medida que surgen modificaciones se han
modificado a medida que las empresas se van transformando a través del tiempo, este debe
identificar cuáles son las capacidades que enmarcan el nivel de competitividad de este tipo
de gerencia para el manejo de la compañía las cuales se deben enmarcar en una
características que son esenciales para el proceso de la globalización y la competitividad
esta son habilidad para gestionar con las personas, el liderazgo y trabajo en equipo y saber
tomar las decisiones correctas en el momento de la resolución de conflictos.
Cada una de estas competencias se complementan entre si y generan habilidades para tomar
el control de cualquier empresa tanto del sector público como privado. Sin importar la
industria en la cual se encuentre clasificada la empresa, el desarrollo de competencias
gerenciales permite establecer el marco de actuación ante cualquier situación que se
pretende.
Es por ello que integrar y alinear los objetivos de la empresa y el desempeño del gerente
haciendo uso de estas habilidades pueden asegurar el éxito de una compañía.
Porter (2006), ha planteado el desarrollo de estrategias genéricas que determinan la
estrategia competitiva apropiada para el sector de negocios al que las empresas se enfocan,
y en palabras de él mismo, menciona que toda empresa que compite en un sector industrial
posee una estrategia competitiva, explícita o implícita.
las competencias del gerente, adquiridas en el trascurrir de su historia dentro de la empresa,
sean al mismo tiempo su mayor fortaleza y su mayor debilidad. La experiencia laboral
adquirida con los años fortalece el criterio, el buen juicio y la intuición del directivo para
tomar decisiones oportunas; pero al mismo tiempo, aquellos esquemas mentales que otorga
la experiencia pueden convertirse en rigidices que obstaculizan el cambio y la innovación
(Prahalad, 2004; Prahalad y Bettis, 1986).
El papel que juegan los altos gerentes al interior de las organizaciones, son determinantes a
la hora de tomar decisiones que pueden cambiar el rumbo de la compañía. Ante todo, estas
personas deben poseer una visión holística y estar totalmente informados del negocio,
comprendiendo los objetivos a mediano y largo plazo establecidos por la empresa. De igual
manera se debe tener en cuenta la administración del recurso humano y el impacto de las
decisiones que se toman.
2. DESARROLLO
La importancia del liderazgo y las estrategias competitivas para las organizaciones depende
esencialmente de la alta gerencia, su influencia sobre el comportamiento de las empresas y
sobre sus resultados, dejan ver que los elementos fundamentales de los estilos de liderazgo
transformacional y transaccional y las estrategias competitivas son clave para el desarrollo
de las empresas y el logro de sus objetivos.
El liderazgo se soporta en una serie de habilidades humanas que le facilitan el lograr que
sus colaboradores compartan objetivos comunes y estén dispuestos a dar lo mejor de cada
uno para lograr la perdurabilidad rentable, ética y socialmente responsable, de la
organización (Mintzberg, 2004). Así pues, el líder es aquel individuo que posee habilidades
humanas y debe ser identificado en su calidad moral y ética.
El comportamiento de la alta gerencia se debe destacar por ser un líder orientado hacia las
tareas proporciona dirección para lograr el cumplimiento de los objetivos que se persiguen
en el grupo. El gerente El líder con una orientación hacia las personas se preocupa por el
bienestar, las necesidades y la satisfacción de sus seguidores. Se considera que el líder será
más eficaz en la medida en que logre un balance óptimo entre ambos comportamientos
(Horton y Farnham, 2007). La vigencia de esta dicotomía se confirmó recientemente en el
sector militar del Reino Unido (Cowsill y Grint, 2008).
El liderazgo centrado en la tarea se interesa por la ejecución de tareas y por los resultados;
en el liderazgo centrado en la persona, la preocupación principal es la persona y su
bienestar.
Basado en la teoría de McGregor, cita cuatro sistemas para explicar los estilos de liderazgo:
1) autoritario explotador, 2) autoritario paternal, 3) consultivo; y, 4) participativo -
democrático. Cada uno de los estilos con sus características propias; por los efectos de cada
sistema, Likert (2009) y su grupo de colaboradores, llegaron a la conclusión de que el
sistema más eficiente era el cuarto: participativo–democrático; de esta manera, hablar de
estilos de liderazgo, es referirse al patrón de conducta. Todos los estilos varían según la
motivación, el poder o la orientación que tenga el líder hacia la tarea o las personas
(Mitzberg, 2004).
El desempeño estratégico y la planeación de las empresas se encuentran diseñados por la
alta gerencia es llegar cumplir
los objetivos corporativos y, por ende, en el crecimiento de la organización. Este tipo de
competencias a la permite que las empresas logren a través de la una excelente guía que
permite que dichas competencias organizacionales (Hernández Ortiz & Gómez Torres,
2010).
En el caso de las grandes empresas el rol de la alta gerencia es muy importante, ya que este
busca la participación de las diferentes áreas funcionales de la compañía, este debe buscar
la participación del personal administrativo y la buena participación de los recursos
financieros, este tipo de competencias permite un buen desempeño y conlleva a que la
empresa tenga una mayor probabilidad de éxito y de reconocimiento.
De igual manera la alta gerencia debe liderar con su equipo como se debe direccionar los
recursos de la organización hacia el logro de los objetivos con base criterios personales, ya
que el gerente debe ser competitivo no solo en su formación personal, académica y
profesional ya que esta influye mucho en el momento de tomar decisiones asertivas
(Carpenter, Geletkancz & Sanders, 2004).
Razón por la cual la alta gerencia se convierte en uno de los factores más importantes para
el desempeño de la empresa no solo a nivel interno sino a nivel externo, algunos definen la
competitividad y el liderazgo de la gerencia como “el arte y ciencia de trabajar con y a
través de las personas hacia los logros de objetivos de una organización (Hernández Ortiz
& Gómez Torres, 2010, p. 628).
Hay que tener presente que la alta gerencia la maneja una sola persona, pero que esta debe
saber transmitir y legitimar su equipo de trabajo en todos los niveles de mando el cual debe
tener un liderazgo y una competitividad en todos los niveles. Esto significa que el gerente
no está solo, sino que debe construir su liderazgo en base a la competitividad y esta
comienza en la relación de las personas de la organización con los objetivos propuestos.
Además de virtudes y habilidades, la alta gerencia debe requerir de una gran capacidad de
aprendizaje y conocimientos sólidos en varias disciplinas. El exigente y competitivo
mundo actual exige directivos “multi-especializados” que tengan una visión sistémica de la
organización, que aseguren el uso eficiente de todos los recursos y que sepan interpretar los
requerimientos del mercado. Gerentes integrales con conocimientos técnicos en las áreas
funcionales como contabilidad, finanzas, marketing, gestión humana y producción, entre
otros, que puedan aplicar en la toma de decisiones y en el planteamiento de estrategias.
3. CONLUSIONES
La alta gerencia tiene un papel determinante en las organizaciones se mueven en un entorno
constantemente cambiante, lo que demanda de un liderazgo que asuma la gestión de una
manera diferente, más integral, donde sea posible valorar en toda su magnitud, la
complejidad de cada una de las decisiones que debe tomar, las que impactan no solo en los
resultados de la empresa sino, en las personas que la integran que son los complementos
ideales para el liderazgo y competitividad de un buen gerente.
Considerando que la alta gerencia tiene una influencia que está caracterizada por lograr que
las personas en la organización, se alineen y motiven en función de la visión futura y de los
objetivos pactados, potenciando el compromiso, la responsabilidad y el aprendizaje
continuo, como una herramienta básica para obtener ventajas competitivas sostenibles en el
tiempo.
Bibliografía
Carpenter, M., Geletkancz, M., & Sanders, W. (2004). Upper echelons research revisited:
Antecedents, elements, and consequences of top management team composition. Jo
urnal of Management, 30(6), 749778.

Cowsill, R. y Grint, K. (2008). Leadership, task and relationship: Orpheus, Prometheus and
Janus. Human Resource Management Journal, 18(2), 188-195.
Hernández, J., & Gómez, D. (2010). Una aproximación al concepto de gerencia y
administración aplicado a la disciplina de la enfermería.
Escola Anna Nery Revista de Enfermagem, 14(3), 625632.
Horton, S. y Farnham, D. (2007). Turning leadership into performance management. En R.
Koch y J. Dixon (Eds.), Public governance and leadership. Political and managerial
problems in making public governance changes the drive for re-constituting
leadership (pp. 429-455). Wiesbaden: Deutscher Universitäts-Verlang.
Likert, R. (2009). Administración II, Ingeniería en transporte. Teoría del clima
organizacional. http://administracion2transporte.blogspot.com/2009/02/teoría- del-
climaorganizacional-de.html
Mintzberg, H. (2004). El Trabajo del directivo: Folclore y realidad. En Harvard Business
Review (Ed), Liderazgo (pp. 1-37). Barcelona: Deusto.
Porter, M. (2006). Ventaja competitiva. 5ª reimpresión. México: CECSA.
Prahalad, C. (2004). The blinders of Dominant Logic. Long Range Planning, 37, 171-179.
Prahalad, C., y Bettis, R. (1986). The Dominant Logic: a New Linkage Between Diversity
and Performance. Strategic Management Journal, 7(6), 485-501.