Está en la página 1de 3

El maravilloso mundo de las letras.

Pedrito era un niño al que no le gustaba hacer sus tareas, un día su mamá debió ir de compras y le
pidió a su abuela que lo retirara del colegio. La maestra le contó a ésta , la preocupación que
sentía ,pue, Pedrito no realizaba sus deberes en clase, siempre quería salir a recreo y no prestaba
suficiente atención a las explicaciones.

Camino a casa, la abuela le contó a Pedrito la siguiente historia.

Sabes Pedrito?, existe un mundo donde todo es mágico, las sorpresas ocurren a cada minuto, la
alegría florece en cada acción, un mundo que no está lejos, pero pocas veces logramos ver. Este
mundo mágico esta acá, entre nosotros, es el mágico mundo de las letras. Si Pedrito, oíste bien, es el
mundo de las letras.

Este mundo está poblado de importantes personajes, todas letras, cada una de ellas tienen una
particularidad, algunas, por ejemplo, son gorditas, otras chiquitas, unas muy altas, otras muy serias,
algunas risueñas, y otras pequeñas. Todas ellas sin embargo tienen algo en común se sienten tristes,
incluso ofendidas, cuando confundimos sus nombres o sonidos…

A este espacio mágico podemos entrar todas las personas a las que les gusta leer, la lectura
Pedrito, prosiguió la abuela, nos permite desarrollar escuchar no solo con los oídos, sino también
con la mente y el corazón; al utilizar todas nuestras capacidades no es de extrañarse que
empecemos a imaginar que volamos a este mundo maravilloso y empecemos escuchar diálogos
como:

Buenos días señora P, ¿cómo amaneció hoy?

Muy buen día señora Z, bien gracias, veo que va rapidito al colegio a dejar a su hijita zetita. ¡Que
tengan un lindo día!

¡Gracias, igualmente!

o...¿Cómo esta señora G?

Bien, gracias señora D, nos vemos pronto,..¡ que tenga una linda jornada!

Pedrito se dejó llevar por el relato de su abuela y le pareció ver como las letras se cruzaban en su
camino, se saludaban y se sonreían deseándose un buen viaje en la elaboración de palabras.
Mientras más abría su mente, más claramente las veía; todas amigables, compartiendo y trabajando
en equipo, atentas para tomarse de las manos y formar nuevas palabras.

Pedrito no podía estar más entusiasmado con lo que su corazón, mente e imaginación le estaban
mostrando. Su abuela lo dejó volar por un rato en este mundo mágico y luego agregó: Sin embargo,
hay una letra que resalta por su bella, garbosa y esbelta figura, además de su cariñoso y amable
trato con todas sus compañeras; cuando ella llega algo diferente sucede, su encanto conmueve a
quienes le rodean. ¿Saben a quién me refiero Pedrito? Este pensó un momento y dibujó con su pie
sobre la tierra la figura de una letra. Siiiiii, Pedrito, gritó su abuela con entusiasmo, la letra B.
Te he de contar que todas las letras mayúsculas y minúsculas se sienten atraídas por su amabilidad
y corren a su encuentro, pues junto con desearles una buena jornada, les ofrece caminar a su lado
con un gran abrazo y así formar nuevas palabras. Todas las letras disfrutan mucho su compañía.
Por esa razón la letra b, es querida y muyyyyy respetada en el mundo mágico de las letras.

Lo que me hace pensar, dijo la abuela, en lo que me comentó mi nueva amiga Florencia, ella me
dijo que la acción que destruye el estrés, preparándote para aprender feliz es un buen abrazo, trata
de imitar a la bella B y practica un abrazo diario con tus amigos, verás que será más agradable
aprender.

Desde aquel día Pedrito quiso conocer más sobre el mundo de las letras y las palabras, empezó a
leer .le gustaba ir al colegio, hacer sus deberes y compartir amablemente con sus compañeros.

También podría gustarte