Está en la página 1de 9

“Año del Bicentenario del Perú: 200 años de

Independencia”

 Alumna:

Maricielo Fernández Romero

 Curso:

Religión
 Docente:

Sor Andrea Garcia Leyva

 Aula:

3ª “B”

Chiclayo, 25 de Agosoto del 2021


Código de Derecho Canónico
El Código de Derecho Canónico (en latín Codex Iuris Canonici,
representado como "CIC" en las citas bibliográficas) es el conjunto
ordenado de las normas jurídicas que regulan la organización de la
Iglesia latina, la jerarquía de gobierno, los derechos y obligaciones
de los fieles, los sacramentos y las sanciones que se establecen por
la contravención de esas normas.
El Código de Derecho Canónico vigente es el de 25 de enero de
1983, promulgado por Juan Pablo II y que entró en vigor el 27 de
noviembre.

 El Código de 1917
Hasta 1917, la Iglesia católica estaba regida por un conjunto
disperso y sin codificar de normas jurídicas, tanto espirituales
como temporales, conocido como Corpus Iuris Canonici. El
Concilio Vaticano I hizo referencia a la necesidad de realizar
una compilación en la que se agrupasen y ordenasen dichas
normas, se eliminaran las que no estaban ya en vigor, y se
codificaran, aportándoles orden y claridad.
Las ligeras compilaciones efectuadas por Pío IX y León XIII
habían resultado insuficientes. Hubo que esperar hasta que Pío
X creó en 1904 una Comisión para la redacción del Código de
Derecho Canónico. Tras doce años de trabajos, sería
Benedicto XV quien promulgase el Código el 27 de mayo de 1917, que entraría en vigor
el 19 de mayo de 1918. El Código de Derecho Canónico de 1917 es conocido, por sus
dos principales impulsores, como Código pío-benedictino.
El nuevo código pasó a formar un cuerpo único y auténtico para toda la Iglesia católica
de rito latino, creándose una comisión de interpretación en el mismo año de su
promulgación, siendo la única competente para resolver las dudas que pudieran surgir y
cuyos dictámenes tenían el valor de una interpretación auténtica sobre cualquiera de los
cánones del código.
A la vez, se continuó con el trabajo de codificación, con el objetivo de completar el
ordenamiento jurídico con un código de derecho canónico para las Iglesias sui iuris o
autónomas, de rito oriental. Estas Iglesias se encuentran en comunión con el Romano
Pontífice, y tienen una tradición disciplinar y jurídica propia desde tiempos
inmemoriales.
 El Código de 1983
Al mismo tiempo que el Papa Juan XXIII convoca el
Concilio Vaticano II, anuncia la reforma del Código,
que se retrasaría hasta la finalización del Concilio.
Muerto Juan XXIII y acabado el Concilio, Pablo VI
nombra la comisión reformadora en 1964.
El código mantuvo su naturaleza distinta para ambas
iglesias, la latina y la oriental, tal como estaba el de
1917. Los Decretos conciliares habían modificado
una parte sustancial del Código de 1917, y los
primeros trabajos se dirigieron a la adaptación y
derogación de los cánones afectados. Se hicieron
consultas a todos los Obispos del mundo y a otros
eclesiásticos, así como a todas las facultades de
derecho canónico. Se realizaron dos proyectos en 1977 y 1980 que fueron objeto de
estudio por canonistas, obispos, cardenales y superiores religiosos. Con todas las
reflexiones se efectuó el borrador de 1982. El 25 de enero de 1983, por medio de la
Constitución apostólica Sacrae disciplinae leges el Papa Juan Pablo II promulgó el
nuevo Código, que entró en vigor el 27 de noviembre del mismo año. Igualmente creó
un órgano para su interpretación, la Pontificia Comisión para la interpretación auténtica
del Código de Derecho Canónico, con las mismas funciones que tenía la anterior
comisión de interpretación. En 1988, mediante la constitución apostólica Pastor Bonus,
esta comisión se transformó en el Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, con
unas competencias más amplias y articuladas, entre las que se incluyen las reformas del
mismo.
Paralelamente, con la convocatoria del Concilio Vaticano II se abandonó la codificación
oriental y se comenzó una nueva codificación del derecho oriental, que terminó en 1991
con la promulgación del Codex Canonum Ecclesiarum Orientalium, o Código de los
cánones de las Iglesias orientales. Este Código viene a completar la codificación en la
Iglesia católica, al estar en vigor para las Iglesias sui iuris católicas de rito oriental.
El 23 de mayo de 2021 el papa Francisco promulgó la Constitución apostólica Pascite
gregem Dei con la que reformaba el Libro VI del Código de Derecho Canónico.

 Contenido del Código


El Código de Derecho Canónico se ordena en cánones que cumplen funciones similares
a los artículos en los textos legislativos civiles y se divide en siete libros:
 Libro Primero: De las normas generales
 Libro Segundo: Del Pueblo de Dios
 Libro tercero: De la función de enseñar de la Iglesia
 Libro Cuarto: De la función de santificar la Iglesia
 Libro Quinto: De los bienes temporales de la Iglesia
 Libro Sexto: De las sanciones en la Iglesia
 Libro Séptimo: De los procesos

Concilio Vaticano II
El Concilio Vaticano II fue un concilio ecuménico de la Iglesia católica convocado por
el papa Juan XXIII, quien lo anunció el 25 de enero de 1959. Fue uno de los eventos
históricos que marcaron el siglo XX.
El Concilio constó de cuatro sesiones: la primera de ellas fue presidida por el mismo
papa en el otoño de 1962. Él no pudo concluir este Concilio, ya que falleció un año
después (el 3 de junio de 1963). Las otras tres etapas fueron convocadas y presididas
por su sucesor, el papa Pablo VI, hasta su clausura el 8 de diciembre de 1965. La lengua
oficial del Concilio fue el latín.
Comparativamente, fue el Concilio que contó con mayor y más diversa representación
de lenguas y etnias, con una media de asistencia de unos dos mil padres conciliares
procedentes de todas las partes del mundo. Asistieron, además, miembros de otras
confesiones religiosas cristianas.

 Objetivo
El Concilio se convocó con los fines principales de:
 Promover el desarrollo de la fe católica.
 Lograr una renovación moral de la vida cristiana de los fieles.
 Adaptar la disciplina eclesiástica a las necesidades y métodos de su tiempo.
 Lograr la mejor interrelación con las demás religiones, principalmente las
orientales.
Se pretendió que fuera una puesta al día o "actualización" (aggiornamento) de la Iglesia,
renovando los elementos que más necesidad tuvieran de ello, revisando el fondo y la
forma de todas sus actividades. En particular, propiciar una apertura al diálogo con el
mundo moderno, reconociendo las nuevas realidades; los aportes de la ciencia, el
protagonismo de la mujer, de los partidos políticos, de los medios de comunicación. No
se efectuaron declaraciones de condena o anatemas.
 Controversias
Algunos sectores dentro de la Iglesia lo consideran uno de los cinco concilios más
importantes, junto con el Niceno I, Calcedonense, Lateranense IV y Tridentino.
La manifestación más visible para los fieles fue la renovación de la liturgia, con la
aceptación de las lenguas vernáculas (de cada país), para los ritos de los sacramentos y
de la Misa. El Concilio proclamó también la libertad religiosa, entendida como la
posibilidad de que todo hombre puede acceder a la religión verdadera sin necesidad de
ser forzado o coaccionado.
Algunos sectores católicos más conservadores consideran que la valoración que hizo el
Concilio de las demás religiones (protestantes, musulmanes y judíos) puede confundirse
como una posición a favor del indiferentismo religioso, lo que limitaría la acción
misional o de predicación de la Iglesia. Mientras, otros sectores progresistas consideran
que el Concilio debió ir más allá, en ámbitos como la contracepción o el celibato
sacerdotal.
Sectores católicos tradicionalistas, como la Hermandad San Pío X, rechazan el Concilio.
Según estos grupos, los nuevos textos de la liturgia dejan opacado el carácter sacrificial
de la Misa. Se manifiestan también contrarios al ecumenismo y a cualquier valoración
positiva de las otras religiones.

 Participantes del concilio

 Padres conciliares en el Concilio Vaticano II. Foto de Lothar Wolleh.


 Teniendo en consideración las cuatro sesiones, participaron más de 2450 obispos
de la Iglesia católica. El único grupo que fue excluido fue el de los obispos del
bloque comunista chino, por lo que estuvieron ausentes unos 200 obispos.
 Teólogos invitados del papa como consultores, no como miembros
plenosteniendo como tarea guiar y escribir aquellos decretos ya discutidos en el
aula.
 Consultores de Iglesias ortodoxas e Iglesias protestantes.
 Observadores, y católicos laicos
 Periodistas. Se dio participación como observadores a periodistas de muchas
publicaciones, en especial Times.

 Documentos
Los documentos son:
Constituciones
 Dei Verbum (Constitución Dogmática sobre la Divina Revelación)
 Lumen Gentium (Constitución Dogmática sobre la Iglesia)
 Sacrosanctum Concilium (Constitución sobre la Sagrada Liturgia)
 Gaudium et Spes (Constitución Pastoral sobre la Iglesia en el mundo actual)

Decretos conciliares
 Ad Gentes (Decreto sobre la actividad misionera de la Iglesia)
 Presbyterorum Ordinis (Decreto sobre el ministerio y vida de los presbíteros)
 Apostolicam Actuositatem (Decreto sobre el apostolado de los laicos)
 Optatam Totius (Decreto sobre la formación sacerdotal)
 Perfectae Caritatis (Decreto sobre la adecuada renovación de la vida religiosa)
 Christus Dominus (Decreto sobre el ministerio pastoral de los Obispos)
 Unitatis Redintegratio (Decreto sobre el ecumenismo)
 Orientalium Ecclesiarum (Decreto sobre las Iglesias orientales católicas)
 Inter Mirifica (Decreto sobre los Medios de comunicación social)

Declaraciones conciliares
 Gravissimum Educationis (Declaración sobre la Educación Cristiana)
 Nostra Aetate (Declaración sobre las relaciones de la Iglesia con las Religiones
no cristianas)
 Dignitatis Humanae (Declaración sobre la libertad religiosa)
El papa Pablo VI presentó de manera resumida el contenido de cada uno de estos
documentos conciliares.
Las Encíclicas
Una encíclica fue originariamente una carta circular enviada a todas las iglesias de una
zona en la antigua iglesia cristiana. En ese momento, la palabra puede ser usada para
una carta enviada por cualquier obispo a sus fieles. La palabra proviene
del latín encyclia y del griego ἐγκύκλιος ("enkyklios") que significa ‘envolver en
círculo’, que es también el origen de la palabra «enciclopedia». La Iglesia católica en
general, solo utiliza este término para las encíclicas papales, pero la Iglesia
ortodoxa Oriental y de la Comunión anglicana mantienen el uso antiguo.

 Uso en la Iglesia católica


Para la Iglesia católica una encíclica papal es, en el sentido más estricto, una carta
(generalmente sobre algún aspecto de la doctrina católica) enviada por el papa y dirigida
por este a los obispos católicos de un área en particular o, más frecuentemente, a los
obispos del mundo. Sin embargo, la forma de la dirección puede variar ampliamente, y
a menudo se designa a un público más amplio. Las encíclicas papales suelen adoptar la
forma de un breve del papa debido a su carácter más personal en oposición a
la bula papal formal. Las encíclicas papales son tan famosas que el término encíclica se
usa casi exclusivamente para las enviadas por el papa. El título de la encíclica es
normalmente tomado de sus primeras palabras en latín.
En el catolicismo, en los últimos tiempos, una encíclica se utiliza generalmente para
cuestiones importantes, y es el segundo documento más relevante emitido por los papas,
después de la Constitución Apostólica. Sin embargo, la denominación «encíclica» no
siempre denota tal grado de importancia. Los archivos de la página web de la Santa
Sede actualmente tienden a clasificar ciertas encíclicas como "Exhortaciones
Apostólicas". Este término informal señala documentos con un público más amplio que
el de los pastores de las mayorías de iglesias.
Pío XII mantenía que las Encíclicas Papales, incluso cuando no son ex
cathedra (o infalibilidad papal), no obstante, puede ser lo suficientemente autorizada
para poner fin a un debate teológico sobre la cuestión en particular:
Ni puede afirmarse que las enseñanzas de las encíclicas no exijan de por sí nuestro
asentimiento, pretextando que los Romanos Pontífices no ejercen en ellas la suprema
majestad de su Magisterio.

 Uso de las encíclicas papales


Las encíclicas tienen una finalidad pastoral, a través de ellas los papas ejercen su munus
docente (oficio docente), proporcionan siempre orientaciones para la acción de los
católicos, en ocasiones denuncian "alguna forma frecuente de error, señalan los peligros
que amenazan la fe o la moral, exhortan a los fieles a la constancia o prescriben
remedios para los males previstos o ya existentes" 1, pero también son frecuentes
aquellas otras que exponen una devoción que desea difundir u orientar. Algunas de estas
finalidades pueden alcanzarse con otro tipo de documento pontificio: por ejemplo
mediante una carta apostólica; o bien exponerlo mediante un discurso, etc. Por este
motivo, los papas han diferido sobre la utilización de encíclicas: sobre la cuestión del
control de la natalidad y la anticoncepción, papa Pío XI emitió la Encíclica Casti
connubii, papa Pío XII, mientras que dio un discurso a las comadronas y la
profesión médica, la clarificación de la posición de la Iglesia sobre la cuestión. 2 Papa
Pablo VI publicó una encíclica Humanae Vitae sobre el mismo tema. Sobre asuntos de
la guerra y la paz, papa Pío XII emitió diez encíclicas, en su mayoría después de 1945,
tres de ellas en protesta por la invasión soviética de Hungría con el fin de la represión de
la Revolución húngara de 1956: Datis Nuperrime, Sertum Laetitiae, Luctuosissimi
Eventus. Papa Pablo VI habla sobre la guerra en Vietnam y papa Juan Pablo II, publicó
una protesta contra la guerra en Iraq mediante el medio de los discursos. Sobre
cuestiones sociales, papa León XIII promulgó la Rerum Novarum (1891), que fue
seguida por la Quadragesimo anno (1931) de Pío XI, y la Centesimus annus (1991), de
Juan Pablo II. Pío XII habló sobre el mismo tema a un consistorio de cardenales, en sus
mensajes de Navidad y de numerosas asociaciones profesionales y académicas.
 Encíclicas publicadas por los papas desde 1800
Desde Pío VII que comenzó su pontificado el 14 de marzo de 1800 hasta el presente, los
papas han escrito un conjunto de 275 encíclicas.

Años Número y relación de sus


Papa Duración
pontificado encíclicas

Pío VII 1800-1823      23 años 4 encíclicas

León XII 1823-1829 6 años 2 encíclicas

Pío VIII 1829-1830 2 años —

Gregorio XVI 1831-1846 15 años 9 encíclicas

Pío IX 1846-1878      32 años 40 encíclicas

León XIII 1878-1903      25 años 86 encíclicas

Pío X 1903-1914      11 años 16 encíclicas

Benedicto
1914-1922      8 años 13 encíclicas
XV

Pío XI 1922-1939      17 años 30 encíclicas

Pío XII 1939-1958      19 años 41 encíclicas

Juan XXIII 1959-1963      5 años 8 encíclicas

Pablo VI 1963-1978      15 años 7 encíclicas

Juan Pablo I 1978    0 (33 días) —

Juan Pablo II 1978-2005      26 años 14 encíclicas

Benedicto
2005-2013      7 años 3 encíclicas
XVI

Francisco 2013 al presente 7 años 3 encíclicas

También podría gustarte