Está en la página 1de 3

Pedro de Alcántara Téllez-Girón y Pimentel

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
«D. Pedro Téllez Girón (marqués de Javalquinto, príncipe de Anglona)»

Pedro de Alcántara Téllez-Girón y Pimentel, II príncipe de


Anglona (Quiruelas, Zamora, 1786-1851) fue un destacado militar durante
la Guerra de la Independencia Española. Fue director del Museo del Prado de
1820 a mediados de 1823, cuando el ejército francés invade de nuevo a España y
tiene que exiliarse en Italia.1 En 1840 fue nombrado gobernador y capitán general
de Cuba.2
Por herencia de su madre, fue II príncipe de Anglona y IX marqués de Javalquinto.
Fue asimismo director de la Real Academia de San Fernando de 1849 a 1851,3
cargo que ostentó hasta su muerte. Fue prócer del reino, senador vitalicio y
vicepresidente del Senado a partir de 1848 4. Casó con María del Rosario
Fernández de Santillán y Valdivia, hija de los marqueses de Motilla, en Cádiz, el 7
de octubre de 1811, con la que tuvo seis hijos.

Índice

 1Infancia y formación
 2Guerra de la Independencia (1808-1814)
 3Trienio Liberal (1820-1823)
 4Reinado de Isabel II
 5Antepasados
 6Véase también
 7Referencias
 8Referencias
 9Enlaces externos

Infancia y formación[editar]
Su padre, el IX duque de Osuna, retratado por Agustín Esteve y Marqués hacia 1800.
Los duques de Osuna y sus hijos, por Goya (1788). El hijo menor, Pedro, está sentado sobre un cojín a
los pies de su madre.5

Hijo menor de Pedro de Alcántara Téllez-Girón, IX duque de Osuna y María Josefa


Pimentel y Téllez-Girón, ambos importantes mecenas de las artes y las letras
españolas de la época. Francisco de Goya les hizo de la familia el retrato Los
duques de Osuna y sus hijos que se encuentra en el Museo del Prado.
Su infancia y parte de su juventud la pasó en el palacio que tenían los duques en
la Cuesta de la Vega (Madrid), residencia ducal desde mayo de 1781. Su padre
encomendó su educación al sacerdote y luego político liberal Diego Clemencín,
que posteriormente fue diputado en las Cortes de Cádiz (1813), ministro de
Ultramar y Gobernación (1822), y presidente de las Cortes (1823). Fue de las
personas que más influyeron en la formación de su pensamiento y talante liberal.

Guerra de la Independencia (1808-1814)[editar]


Bajo las órdenes del duque del Parque, estuvo luchando en Salamanca al mando
de una división de caballería durante las batallas de Tamames (1809), y Alba de
Tormes (1809) y, más tarde, bajo las órdenes de Manuel la Peña en la batalla de
Chiclana (1811).
El 30 de octubre de 1812, en plena Guerra de la Independencia, fue enviado por
las Cortes de Cádiz a arrestar al general Francisco Ballesteros, jefe del 4º Ejército,
quien, a principios de ese mes, había llamado a la rebelión en protesta por el
nombramiento del Duque de Wellington como generalísimo del Ejército de
España.6
En septiembre de 1813, al mando de una división del III Ejército, llegó para
participar en el sitio de Pamplona.7 A principios de 1814, ya estaba al mando de
ese mismo ejército,8 con 21 000 efectivos, y en abril de ese año cruzaron
los Pirineos para ocupar Pau.6
Su larga trayectoria durante la Guerra de Independencia española se tradujo en la
obtención de numerosas condecoraciones, como las Cruces de distinción de la
Batalla de Bailén, de Tamames, de Talavera, de Chiclana, y del Tercer Ejército. El
lema de esta última refleja su trayectoria militar a lo largo de toda la península
ibérica: “Vencedor desde el Estrecho al Pirineo”.

Trienio Liberal (1820-1823)[editar]


Con la llegada de Fernando VII al Trono, inició una etapa de ostracismo, al no
compartir las ideas absolutistas. Su destino cambió cuando liberales se hicieron
con el Gobierno durante el Trienio Liberal (1820-1823), pasando a tener una
destacada actuación política y militar. Fue designado coronel del Primer
Regimiento de Reales Guardias de infantería, el 22 de marzo de 1820, cargo que
dejó al ser nombrado consejero de Estado, el 1 de mayo de 1820, formando parte
de él como Grande de España, concedida a título personal ese mismo año.

Reinado de Isabel II[editar]


El 6 de abril de 1834 pasó a ser capitán general de Andalucía, cargo en el que se
mantuvo hasta el 19 de septiembre de 1835
El 18 de junio, fue nombrado miembro del Estamento de Próceres, jurando el
cargo en su primera presencia en la sesión de 30 de diciembre de 1834.
Fue vicepresidente del Senado, durante cuatro legislaturas seguidas: 1847-1848,
1848-1849, 1849-1850 y 1850-1851. Durante las cuales fue siempre presidente su
amigo y biógrafo, Manuel Pardo y Fernández- Pinedo, marqués de Miraflores.
Su dedicación a las artes le llevó a ser el segundo director del Museo del Prado, y
al fallecer era el primer director de la Real Academia de Nobles Artes de San
Fernando, y miembro honorario y de número de la Real Academia de la Historia.
Falleció el 24 de enero de 1851 en su palacio de la calle Segovia (Madrid).

También podría gustarte