Está en la página 1de 2

EVALUACIÓN

Semántica de la lengua española


Curso 2020-2021
(junio y septiembre)

Estimado/a alumno/a:

La evaluación de la asignatura Semántica de la lengua española se va a llevar a cabo (tanto en


la convocatoria ordinaria de junio como en la extraordinaria de septiembre) según se describe a
continuación en la aplicación AvEx (Aula virtual de Examen):

― Fechas:
Primera semana 25/05/2021 (16:00 h)
Segunda semana 8/06/2021 (9:00 h)

― Tiempo de realización: 90 minutos.


― Descripción y características:
― La prueba consistirá, como se describe en la guía del curso, en responder 2
preguntas de las tres que se propondrán.
― Extensión: máximo 1 cara de folio por pregunta. En total, 2 páginas, una para
cada pregunta. Esto supone un máximo de 4000 caracteres con espacios en
AvEx. [AvEx tiene una capacidad de 7500 caracteres con espacios].
― Material de consulta:
― Puede consultar todos los materiales que tenga a su disposición: Manual de
semántica de la lengua española (Carriazo y Julià 2021), lecturas
complementarias de ALF, Para saber más que se han ido proporcionando en el
curso, el Glosario, etc. ES IMPORTANTE tener en cuenta que es necesario citar
todas las fuentes que se empleen o parafraseen.
― Está completamente prohibido plagiar. De hecho, si se advierte que se ha
reproducido parcial o completamente una fuente sin citarla, el alumno
suspenderá directamente. Cfr. la guía rápida sobre el Uso ético de la
información de la UNED.
― Temas que se evaluarán en el examen: 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, y 9 (no son objeto de examen,
por tanto, los temas 1 y 10).
― Ejemplo de pregunta y respuesta a continuación: adjuntamos un documento que
puede servirles de modelo para preparar el examen.

Reciba un saludo cordial,

Equipo docente
EVALUACIÓN

1. La semántica composicional [tema 1]

La semántica composicional, que debe distinguirse de la semántica léxica y del


análisis componencial ―esto es, del estudio del significado de las palabras, que es el
tema que ocupa buena parte de los estudios de la disciplina semántica desde sus
inicios en el siglo XIX hasta finales del siglo XX (Bréal, Ullmann, Baldinger)―,
constituye una parte de la semántica encargada del estudio de las expresiones
complejas que surgen de la combinación de palabras de acuerdo con las reglas de la
gramática (p. ej. sintagmas, locuciones, oraciones complejas, oraciones compuestas).
Por ello, las estructuras de las que se encarga la semántica composicional no solo
deben ser complejas, también deben ser gramaticales (siguiendo el criterio de
agramaticalidad, Escandell 2004: 18). Desde esta perspectiva, importa diferenciar la
corrección de la gramaticalidad, pues no todas las expresiones complejas gramaticales
son correctas desde el punto de vista normativo (cfr. la distinción sistema – norma de
Coseriu).
Esta rama de la semántica, cuyo objeto de estudio principal es el de las relaciones que
se establecen en el marco de la oración, pone de relieve la necesidad de ampliar la
visión del estudio del significado más allá de la palabra y del análisis componencial.
Para interpretar cualquier expresión compleja, el hablante recurre a su competencia
semántica, adquirida en su desarrollo lingüístico, cultural y social, y es esta
competencia la que le permite al hablante reconocer relaciones lógicas (paráfrasis,
contradicciones, implicaciones), ambigüedades y anomalías. Uno de los objetivos,
por tanto, de la semántica composicional es el de explicitar cuáles son los principios
que rigen nuestra competencia semántica, algo a lo que ya se han referido otros
autores (Dubois 1979: 118-119 apud Abad 2011: 164).
El máximo reto al que se enfrenta la Semántica composicional radica en el hecho de
que el número de oraciones posibles en cualquier lengua es potencialmente infinito,
por ello, para poder estudiar el significado de estas estructuras se toman como punto
de partida dos premisas. Por un lado, la productividad gramatical de la lengua ―esto
es, la capacidad de crear infinitas estructuras complejas a partir de un número limitado
de palabras y de un número limitado también de reglas combinatorias que pueden
aplicarse recursivamente―; y, por otro lado, la hipótesis de la composicionalidad
(que tiene su base en las aportaciones de Gottlob Frege) y que afirma que el sentido
de las expresiones complejas es una función del significado que tienen las palabras y
de las relaciones sintácticas que entre ellas se establecen (Escandell 2004: 29). Este
principio, que es la base sobre la que se sustenta esta rama de la semántica, sirve para
postular que el significado de las expresiones complejas está lógicamente
determinado por sus componentes, que es predecible y que cada uno de los elementos
gramaticales que lo integran contribuye al significado conjunto.
En el ámbito de los estudios sobre las expresiones complejas que define la Semántica
composicional, se ha planteado la dificultad de establecer unos límites entre lo que
debe estudiarse y lo que queda en terreno de otras disciplinas, puesto que no todo lo
que se desprende de las relaciones que se establecen entre las palabras combinadas
mediante las reglas de la gramática tiene una base semántica. En este punto es donde
se debe distinguir el significado (que procede de las relaciones que se establecen entre
las palabras) de la interpretación (abarca los aspectos de la producción lingüística y
el contexto en el que sucede). Y esto es lo que está en la base de la distinción entre
Semántica y Pragmática (Escandell 2004: 35).

También podría gustarte