Está en la página 1de 3

Base de Dictámenes

MUN, demolición, obras, bien nacional de uso público, sin autorización

NÚMERO DICTAMEN FECHA DOCUMENTO


025357N12 02-05-2012
NUEVO: REACTIVADO:
SI NO
RECONSIDERADO
RECONSIDERADO: PARCIAL:
NO NO
ACLARADO: ALTERADO:
NO NO
APLICADO: CONFIRMADO:
NO NO
COMPLEMENTADO: CARÁCTER:
NO NNN

DICTAMENES RELACIONADOS

aplica dictámenes 41180/2009, 62577/2011, 32230/2009


Acción Dictamen Año

FUENTES LEGALES

DFL 458/75 Vivie art/148 num/2 ley 19880 art/51 inc/2 ley 19880 art/47

MATERIA

Orden de demolición emanada de la Municipalidad de Estación Central respecto de las


instalaciones del Club Social de Rayuela Villa O’Higgins, por infracción a la Ley General de
Urbanismo y Construcciones, esto es, obras ejecutadas fuera de la línea de cierro o en
bienes nacionales de uso público, sin la autorización correspondiente, fue dictado en
cumplimiento de lo ordenado por esta Contraloría General.

DOCUMENTO COMPLETO

N° 25.357 Fecha : 02-V-2012

Se ha dirigido a esta Contraloría General don Carlos Aracena Millares, quien, en su calidad
de Secretario del Club Social de Rayuela Villa O’Higgins, solicita se disponga que la
Municipalidad de Estación Central, por una parte, deje sin efecto el acto administrativo por
el cual ordenó la demolición de las instalaciones construidas por ese club en el inmueble
que le sirve de sede -correspondiente a un bien nacional de uso público situado en esa
comuna-, por cuanto estima que no se ajustó a derecho, y, por otra, otorgue a tal entidad
un permiso transitorio de funcionamiento en dicho inmueble.

Expresa que no habría existido irregularidad en el hecho que el club levantara


construcciones en ese terreno, puesto que este le había sido entregado en comodato por
el alcalde de la época en que se fundó tal organización, como asimismo, que el acto en
cuestión no habría sido notificado a esa agrupación y que vulneraría los principios que indica
de la ley N° 19.880, que establece las Bases de los Procedimientos Administrativos que
rigen los Actos de los Órganos de la Administración del Estado.

Requerido de informe, el municipio ha precisado, en primer término, que el decreto N°


359, de 2010, mediante el cual se ordena la demolición de las referidas instalaciones -por
configurarse la causal prevista en el artículo 148, N° 2, de la Ley General de Urbanismo y
Construcciones, esto es, obras ejecutadas fuera de la línea de cierro o en bienes nacionales
de uso público, sin la autorización correspondiente-, fue dictado en cumplimiento de lo
ordenado por esta Contraloría General a través del dictamen N° 41.180, de 2009.

Enseguida, sobre la notificación del aludido decreto, señala que la entidad afectada tomó
conocimiento del mismo, toda vez que parte de su directiva se ha reunido con el Director
de Desarrollo Comunitario y con la Directora Jurídica del municipio, con el objeto de que se
les concedan plazos para el desalojo y desmantelamiento de las instalaciones de la
especie.

Al respecto, es del caso recordar que este Organismo de Control, a través del consignado
dictamen, concluyó, en lo que interesa, que la Municipalidad de Estación Central debía
adoptar las medidas tendientes a regularizar la situación del mencionado club de rayuela,
habida consideración de que este se encontraba emplazado en un bien nacional de uso
público que le había sido entregado en comodato, en circunstancias que las entidades
edilicias no están facultadas para entregar a particulares los bienes nacionales de uso
público mediante ese contrato, en cuanto supone un uso exclusivo para el comodatario,
pues aquel pertenece a todos los habitantes de la nación, sin perjuicio de que, además,
dicho bien estaba destinado a área verde.

Cabe agregar que, con posterioridad al precitado pronunciamiento, esta Contraloría


General emitió el oficio N° 62.577, de 2011, por el cual señaló, en lo que interesa, que
dicho municipio debía concluir el proceso de demolición ordenado por el decreto N° 359, de
2010, al tenor de lo resuelto en el anotado dictamen N° 41.180, de 2009.

Como puede advertirse, el aludido decreto alcaldicio fue dictado como consecuencia de lo
señalado por este Organismo de Control en el dictamen N° 41.180, de 2009, teniendo por
finalidad regularizar la situación de inobservancia legal en que se encontraba dicha entidad
edilicia, al mantener vigente el comodato de un bien nacional de uso público otorgado al
Club Social de Rayuela Villa O’Higgins, sin ser ello procedente, según las razones vertidas
previamente y en conformidad con el criterio contenido en el dictamen N° 32.230, de
2009, por lo que, a diferencia de lo sostenido por el recurrente, y atendido lo establecido
en el citado artículo 148, N° 2, de la Ley General de Urbanismo y Construcciones, forzoso
resulta concluir que dicho acto municipal se ajustó a derecho.
resulta concluir que dicho acto municipal se ajustó a derecho.

En cuanto a la infracción de los principios que indica de la referida ley N° 19.880, cumple
manifestar que esta Entidad Fiscalizadora no se pronunciará sobre el particular, puesto que
el peticionario no señala de qué manera el acto impugnado habría incurrido en tal
vulneración, limitándose sólo a mencionar ese hecho.

En lo que atañe a la falta de notificación alegada, cabe anotar que de acuerdo con lo
dispuesto en el artículo 51, inciso segundo, de este último cuerpo normativo, los decretos
y las resoluciones producen efectos jurídicos desde su notificación o publicación, cuestión
que, de los antecedentes tenidos a la vista, no consta que haya sucedido, en forma
expresa, en la especie, lo que deberá ser tenido en cuenta por el municipio en futuras
actuaciones.

Sin perjuicio de lo anterior, en la situación de que se trata habría tenido lugar la notificación
tácita a que se refiere el artículo 47 de la citada ley N° 19.880, toda vez que la
circunstancia de que el recurrente impugnara el aludido decreto N° 359, de 2010, ante
este Organismo de Control, con posterioridad a su dictación, hace suponer,
necesariamente, que tuvo conocimiento del mismo, produciéndose, en consecuencia, el
objeto del trámite de la notificación, a saber, dar a conocer a los interesados la decisión de
la administración sobre una determinada materia.

Por consiguiente, en mérito de lo expuesto, se rechazan las solicitudes formuladas por el


señor Carlos Aracena Millares.

Ramiro Mendoza Zúñiga

Contralor General de la República

También podría gustarte