Está en la página 1de 3

Los retos de la Teología en el siglo XXI.

En “Los retos de la teología en el siglo XXI”, José Comblin distingue entre religión y
evangelio al punto de afirmar que “El cristianismo no es originalmente una religión y Jesús
no fundó ninguna religión. Más tarde los cristianos fundaron la religión cristiana, creación
humana y no divina”.

Entiende Comblin que el reino de Dios inaugurado por Jesús “no es ningún reino religioso”
sino “una renovación de toda la humanidad” que cambia el sentido de la historia humana
“abriendo una nueva época, la última”, por lo que no se trata de un discurso religioso sino de
“un mensaje y una historia meta-política”.

Dada la necesidad de que “los seres humanos no pueden vivir sin religión, los discípulos de
Cristo durante 2000 años construyeron una religión que fue como el revestimiento del
mensaje cristiano”, que en muchos casos ocultó el evangelio.

Aquí es donde Comblin remarca una de sus ideas-ejes al exponer que la tarea de la teología
es liberar al evangelio de la religión. “Es mostrar la distinción, buscar lo que es el evangelio
y todo lo que se añadió y puede o debe cambiar para ser fiel a ese evangelio” por lo que la
Teología “está al servicio del pueblo cristiano o aun no cristiano, para que conozca el
verdadero evangelio y pueda llegar a la fe verdadera y no a un sentimiento religioso”

La tarea exige revisar lo que es creer en Dios, de quien se tiene “apenas una idea común a
toda la humanidad bajo muchas formas diferentes” No se conoce a Dios, “porque a Dios
nadie jamás lo ha visto y nadie sabe lo que es. Creen que lo conocen, se equivocan y engañan
a los demás”

La afirmación básica de que “Dios se dio a conocer en Jesucristo” debe leerse con
esclarecimiento para no perder de vista que Dios se da a conocer “en la vida de Jesús” no por
medio de palabras, discursos o de doctrinas. Esa puesta a punto “hace caducar cualquier
discurso sobre Dios y cualquier teología que son construcciones humanas” Comblin dice que
“es un error” el suponer que ese discurso expresa lo que Jesús quiso decir y no dijo. Para
Comblin “Si no lo dijo, ese mismo silencio ya es una revelación”

El autor introduce una polémica variante al comentar el texto de que en Jesús “Dios se hizo
carne” ya que “no se dice hombre”. Explica que “hombre es una categoría ambigua. ¿Qué es
ser hombre?” pero “carne” “significa una vida humana con toda su debilidad, expuesta a
todos los accidentes del mundo material, una vida hecha de esperanzas, ilusiones y
desilusiones, proyectos, éxitos y fracasos, hecha de alegría y tristeza, que finalmente termina
en la muerte. La carne es todo eso y mucho más”

El espinoso tema de la “La libertad de Dios”, Comblin lo encara diciendo que es el


“abandono de todo poder” visto en la vida de Jesús que “no se impone, no condena, no
obliga” “La fuerza de Dios está en el testimonio y en el amor a los rechazados, pecadores,
víctimas, pobres en general. Esas son sus fuerzas. Es un Dios muy diferente de los dioses
imaginados por las religiones, incluso por la religión cristiana”.

Comblin alerta de que “Todas las religiones ofrecen una imagen de la humanidad como algo
fijo, estable, positivo globalmente, inmutable, creación de Dios” por lo cual “Querer cambiar
es estar contra Dios” que las lleva a “no aceptar otro conflicto que no sea conflicto de las
religiones” mientras que “Para Jesús el conflicto no es de religiones, es el conflicto de dos
clases, los dominadores y los dominados”

Si bien “Todas las religiones predican que hay que ayudar a los pobres” y que “La limosna es
sumamente estimada en todas las religiones” para Comblin “El evangelio dice otra cosa” “El
evangelio se dirige a los pobres porque ellos son los llamados a liberar a la humanidad” dado
que “No dominan y por eso pueden ser libres”

“El gran desafío es convencer a los pobres de que tienen la fuerza del Espíritu para seguir el
camino de Jesús y son capaces de construir un mundo nuevo, aun sin dinero, sin poder
político, sin poder cultural” es la tajante afirmación de Comblin

Al introducirse en el apasionante terreno de la comunicación del evangelio en los tiempos


actuales, Comblin revalora el hablar de Jesús mediante “metáforas, narraciones, parábolas,
sentencias, consejos, observaciones sobre la experiencia del momento”

Sin abandonar el eje de que “La tarea de la teología será liberar el evangelio de la rigidez del
dogma” mantiene que “En la religión la parte más importante es el culto” pero pregunta si la
forma de realizar ese culto tiene valor en el día actual. Esas palabras dirigidas hacia el
interior de la Iglesia Católica Romana, son válidas para cualquier otra iglesia que deben
preguntarse “¿Cuáles serían los gestos y las palabras que serían significativos para la nueva
generación?”

Un tratamiento similar tiene el análisis de la institución eclesial. “Todas las religiones se dan
una institución cuyo elemento básico son los sacerdotes cuya misión consiste principalmente
en el culto” por lo que la religión cristiana no podía escapar a esa expresión institucional.

Al examinar la historia de la Iglesia, especialmente la Católica Romana, Comblin observa


que hoy “El sistema es rigurosamente monárquico. Todos los poderes están en el Papa y el
Papa delega una parte de ellos a los obispos y éstos a los presbíteros y diáconos” y que “El
rechazo del clero es uno de los motivos fundamentales del abandono de la Iglesia. En las
otras Iglesias dichas históricas el problema es igual”

“Durante siglos los teólogos se han dedicado a explicar y justificar todos los elementos del
sistema. Los tiempos han cambiado. Todo lo que estaba ligado a la cultura tradicional, perdió
su sentido y su legitimidad. La teología pondrá en contacto el evangelio y el mundo actual”
finaliza Comblin su sustancioso trabajo.+ (PE)

Nota. “Los retos de la teología en el siglo XXI”, de José Comblin, fue distribuido por el
Movimiento También Somos Iglesia-Chile.

PreNot 8597.
091204.

04/12/2009 - PreNot 8597


Agencia de Noticias Prensa Ecuménica
598 2 619 2518 Espinosa 1493.
Montevideo. Uruguay
www.ecupres.com.ar
asicardi@ecupres.com.ar
Para dejar de recibir este boletín por correo electrónico de Ecupres, haga click aquí