Está en la página 1de 181

Zaida Fernández Pérez

Zaida Fernández Pérez (Bilbao, 1984) es Licenciada en Sociología por la UPV/ EHU (2006) y en 2008 obtuvo el Diploma de Estudios Avanzados (UPV/EHU) por el trabajo de investigación “Políticas e identidades de género a partir de nuevas subjetividades en el agotamiento de una lógica: el caso de la Casa de la Mujer de Ermua”. En 2009 realiza el Máster Universitario en estudios feministas y/o de género (UPV/EHU) para el cual desarrolla el trabajo de investigación “Espacio, tiempo y cuerpo. Huellas genéricas en las mujeres de Ermua”, del que surge el presente trabajo. Forma parte de Asamblea de Mujeres de Ermua y es alumna y formadora de la Escuela de Empoderamiento para Mujeres de Bizkaia.

Zaida Fernández Pérez

Índice

Agradecimientos 1. Introducción 2. El municipio de Basauri: algunos datos 3. ¿De qué hablamos cuando hablamos de huellas genéricas? 4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri 4.1. Las fábricas: la pelea por los derechos laborales y contra la discriminación específica de las mujeres y el Foro Intersindical por la Igualdad 4.2. Historia del asociacionismo de mujeres y feminista en Basauri 4.2.1. Las parroquias y las primeras asociaciones de mujeres 4.2.2. Las asociaciones de vecinas/os y la reivindicación de las guarderías 4.2.3. El Centro de Promoción de la Mujer, espacio de aprendizaje y empoderamiento 4.2.4. El Centro de Planificación Familiar y Educación Sexual (Planning): una atención sanitaria desde mujeres y para mujeres 4.2.5. Los Locales de las Asociaciones: ámbitos de reunión y pertenencia 4.2.6. Grupo de Mujeres y Centro de Información a Mujeres: las reivindicaciones feministas y el trabajo por los derechos de las mujeres 4.2.7. La futura Casa de las Mujeres como un lugar de confluencia de todo el trabajo realizado hasta ahora 4.3. Espacios culturales para la reivindicación social 4.3.1. Las Casas de Cultura, el Aula de la Mujer y las asociaciones culturales de mujeres 4.3.2. Escuela de Formación para Adultas y Adultos (EPA): la articulación de la formación y la concienciación 4.3.3. El Social Antzokia: las mujeres como consumidoras y productoras de espectáculos 4.3.4. El Gaztetxe: espacio alternativo para las más jóvenes

4 5 7 14 17 17 41 41 47 48 55 64 67 71 76 76 89 94 97

Edita: Ayuntamiento de Basauri. Área de Igualdad. Autora: Zaida Fernández Pérez. Diseño y maquetación: Marra. © Derechos de propiedad intelectual registrados.

2

Índice

4.4. Incorporación de las reivindicaciones del feminismo a la agenda política municipal 4.4.1. Área de Igualdad y Planes de Igualdad municipales: diagnósticos e impulsos institucionales para la paridad 4.4.2. La Escuela de Empoderamiento: la formación para la participación feminista 4.4.3. La Oficina de Información Sexual: por una sexualidad igualitaria 4.5. Las huellas de las mujeres: distribución desigual de roles y reparto no equitativo del cuidado entre mujeres y hombres 4.5.1. Los lavaderos, lugares de encuentro y apoyo entre mujeres 4.5.2. Las plazas, parques y otros espacios propios de las mujeres 4.5.3. Los Centros escolares: la educación para el cambio 4.6. Otros lugares de encuentro y presencia de mujeres 4.7. El espacio festivo: la diversión no se olvida de la reivindicación 4.8. El espacio del deporte: las contribuciones y las dificultades de las mujeres deportistas 4.9. Nombres de calles, monumentos, pintadas y murales: la presencia simbólica de las mujeres en el espacio público 5. Mapa de las Huellas de Género, del Feminismo y de Mujeres en Basauri 6. Conclusiones y reflexiones para un modelo urbano e histórico igualitario Bibliografía Anexo metodológico Listado de fotos

100 100 106 115 118 118 120 126 134 137 142 149 158 162 172 175 177

3

Agradecimientos
Este trabajo pretende ser un homenaje a todas aquellas generaciones anteriores de mujeres, de feministas, que a lo largo de la historia han luchado contra las desigualdades y discriminaciones sufridas y nos han facilitado el camino al lograr derechos y servicios para las mujeres. Nuestra labor es la de que su historia se conozca, rescatarla del olvido, visibilizarla para que obtenga la cuota de reconocimiento que se merece, para que las futuras generaciones de mujeres y hombres recojan el legado que nos deja su memoria. Igualmente, quiero expresar mi más sincero agradecimiento a todas las personas que me han ayudado en la realización de este trabajo de investigación. En primer lugar, deseo agradecer a Mari Luz Esteban, la dirección, el apoyo y la colaboración ofrecida, tanto en el diseño como en la organización del estudio. En segundo lugar, quisiera agradecer al Área de Igualdad del Ayuntamiento de Basauri, concretamente a Anabel Sanz del Pozo, la confianza y la ayuda facilitada. Por último, quiero dar las gracias a todas las mujeres, feministas, a las que he tenido el placer de entrevistar, por brindarme la oportunidad de ser partícipe de sus experiencias, logros, vivencias, sensaciones, opiniones... así como por el generoso trato recibido por su parte: Amaia Alonso, Asociación de Viudas de Basauri, Esperanza Barón, Mari Asun Bernaola, Isabel Bizkarguenaga Romero, Andrea Campo Muñoz, Loli Casal, Mari Paz Díaz, Francy Fonseca Linares, Conchi Gómez, Saioa Hernández Castro, Carmen Lastra Pérez, Oihane López Grande, Wendy Mina, Mª Carmen Moreno Martínez, Ángela Ortiz Garate, Susana Peña, Antonio Rodríguez y Mari Ángeles Verde Angulo.

Porque hay una historia que no está en la historia y que sólo se puede rescatar escuchando el susurro de las mujeres. Rosa Montero

4

1. Introducción
Este trabajo de investigación realiza un recorrido por la historia del movimiento feminista y de mujeres del municipio de Basauri a través de la recuperación de los lugares, fechas y acciones más importantes, todo ello con la intención de contribuir a construir la memoria colectiva de las mujeres. Para ello se recogerán aquellos espacios y momentos que éstas consideren significativos. Se parte de la idea de que recuperar y dar forma a la memoria de las mujeres permite un conocimiento que visibiliza y hace presente su participación e implicación como agentes en los diferentes tiempos y espacios, tanto materiales como simbólicos y propicia así su reconocimiento e incorporación a la historia general. Este ejercicio proporciona además una mejor comprensión del momento presente así como una proyección del futuro personal y colectivo, facilitando el aprendizaje e intercambio emocional y práctico de experiencias, ideas, opiniones y valores, forjando además lazos entre generaciones y colectivos de mujeres. Se ha procurado recoger la diversidad de significados y usos que diferentes sectores de mujeres han hecho y hacen de los lugares que han ocupado y ocupan en fechas destacadas, así como rescatar sus acciones en distintos lugares, promoviendo además la generación de nuevos espacios y el cuestionamiento y la resignificación de otros. Es necesario matizar que dado que se trata de acciones, espacios y tiempos que tienen sentidos diversos se dan entre ellos superposiciones, confluencias, separaciones e interrelaciones distintas y variables, que tienen que ver con los contextos históricos y con los cambios ocurridos en cuanto a su uso y significado. Por ello, prestaremos atención a las relaciones y conexiones entre unos y otros.

5

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Sin embargo, en este estudio no se ha alcanzado a recoger todas las huellas de mujeres posibles habidas a lo largo de la historia del municipio, como la Cárcel de Basauri, donde hubo mujeres internas durante algunos de los años del franquismo, entre otras, ya que pretende ser un trabajo abierto, en permanente construcción, en el que se puedan ir incluyendo progresivamente diferentes y diversas huellas pasadas que vengan a la memoria de las mujeres del pueblo, así como aquellas huellas que se vayan creando colectivamente. Asimismo, otra de las intenciones del trabajo es impulsar la proliferación de estudios de memorias de mujeres donde se rescaten otras experiencias, opiniones, sensaciones, aprendizajes, emociones... que visibilicen otros recorridos de mujeres, como la historia del movimiento de las trabajadoras de hogar, o la del movimiento de mujeres lesbianas... promover que las mujeres sientan la necesidad de demandar la recuperación y reconstrucción colectiva de sus memorias a partir de la puesta en marcha de procesos de negociación y reflexión conjunta, así como el desarrollo de trabajos que aborden en profundidad cada una de las huellas recopiladas en este estudio.

6

2. El municipio de Basauri: algunos datos
Debido a que este estudio se centra en la visibilización y recuperación de la participación y los usos que las mujeres de Basauri han hecho y hacen de los diferentes espacios y tiempos, se considera necesario hacer previamente una revisión de algunos datos históricos, sociales, económicos y políticos relativos al municipio. Nos basaremos para ello en la información recogida en el Plan de Acción Local para la sostenibilidad de Basauri y en la página web oficial del Ayuntamiento de Basauri. Basauri se independizó oficialmente de Arrigorriaga en 1510 y en 1858 consiguió representación en las Juntas Generales de Gernika y desde entonces mantuvo el más importante núcleo poblacional y el Ayuntamiento en lo que hoy día es el barrio de San Miguel de Basauri, hasta que en 1902 se aprobó el traslado del edificio consistorial a su sitio actual en Arizgoiti. Basauri fue hasta finales del siglo XIX un pueblo eminentemente rural, hasta que en aquellas fechas se estableció en este municipio la fábrica de Baskonia y con ella se dio el comienzo de la industrialización del municipio. Varios factores influyeron en el gran crecimiento de población experimentado por Basauri en el siglo pasado: el ser nudo de comunicaciones, junto con la cercanía de las minas de Ollargan, Morro y Miravilla y la conversión de los molinos en industria panadera. No obstante, los mayores aumentos de población se dan a partir de los años cincuenta del siglo XX con la instalación de nuevas industrias, suponiendo un crecimiento demográfico del 80%: en apenas cincuenta años, pasaba de tener pocos miles de habitantes a tener 55.000 en 1978. Miles de familias de todas las regiones del Estado nutrieron Basauri de nuevas gentes y espacios, cambiando radicalmente su imagen y urbanismo. A partir, aproximadamente, de 1984, debido al fenómeno de la reconversión industrial, comienza una disminución de población lenta pero progresiva que llega a nuestros días.

7

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Datos extraídos del Plan de Acción Local para la sostenibilidad de Basauri; documento 1: diagnóstico social, económico y ambiental. 2 Datos extraídos de la página web del Ayuntamiento de Basauri: www.basauri.net.
1

En la actualidad, el municipio de Basauri se halla situado en la comarca metropolitana del Gran Bilbao formada por Bilbao y otros pueblos a ambos lados de la ría del Nervión e Ibaizabal. Limita al norte con Bilbao, Etxebarri y Galdakao; al este con Galdakao y Zaratamo, y al sur y oeste con Arrigorriaga,1 y cuenta con una población estimada de 42.723 habitantes, de ésta, aproximadamente 20.922 son hombres y 21.801 mujeres. En el momento presente, la industria y la construcción suponen el 44% de la actividad laboral total, mientras que el sector servicios ocupa al 55,6% de la población. El tercer sector ha experimentado un notable crecimiento en las últimas décadas debido a las instalaciones de la administración pública y a la creación del Mercado Central de Bilbao (Mercabilbao) y del Centro Comercial Bilbondo. A pesar de que en la actualidad el sector servicios es el más destacado, cabe decir que Basauri ha sido sustancialmente un municipio fuertemente vinculado a la industria, caracterizado por tener un movimiento obrero muy amplio y activo en el que las mujeres han estado presentes de modos muy diferentes como: patronas que daban asilo y ofrecían servicios domésticos a los trabajadores de las fábricas, obreras en las diferentes secciones de las fábricas, sindicalistas, encargadas, escarabilleras... Esta experiencia múltiple ha condicionado y enriquecido sobremanera la forma de participación de las mujeres en el espacio público. En lo que al ámbito político se refiere, la representación política ha ido variando, caracterizada principalmente por la alternancia entre socialistas y jeltzales. Basauri ha contado a lo largo de su historia política con cinco alcaldes y una alcaldesa. En el año 20072 el PSE-EE (PSOE) fue el partido más votado y desde entonces ostenta la alcaldía una mujer, Loly de Juan de Miguel. En el pleno del Ayuntamiento están representados PSOE con 9 escaños, PNV/EAJ con 7, PP con 3 y EB-B/A con 2. En la actualidad el parlamento municipal está formado por 20 concejales/as, de todos ellos 9 son hombres y 11 mujeres. Basauri es un pueblo caracterizado por la existencia de una potente tradición asociativa conformada por asociaciones vecinales, políticas, sindicales, culturales, deportivas, de ocio... en las que las mujeres del municipio han participado y participan activamente.

8

2. El municipio de Basauri: algunos datos

Si bien en la etapa del franquismo las mujeres, fundamentalmente, formaban parte de las asociaciones de vecinos y vecinas y del movimiento sindical y de partidos políticos, es a finales de los años setenta cuando a partir de inquietudes, cuestionamientos y malestares, y la extensión del movimiento feminista por toda la geografía vasca, se desarrolla un movimiento asociativo específico que se consolidará en los años ochenta con la aparición además de asociaciones de mujeres de distinto carácter. Esto da lugar al surgimiento de espacios y locales propios que atienden las reivindicaciones y demandas de las mujeres. “Hasieran nik uste dut hurbildu ginen asko eta asko pertsonalki egonezina geneukalako. Emakume moduan kontraesan pilo bat bizi genituelako, asko etorri ginen beste mugimendu batzuetatik. Emakume bezala ere kontraesanak bizi genituen”3. “Emakume pilo bat elkar ezagutu genuen auzo mugimenduetan, langileen mugimenduen barruan, mugimenduen garaia zen, sortzen ari ziren esparruka edo sektoreka, gizartearen beharrei atenditzeko, sortu ari ziren auzoetan,ingurumenari lotutako mugimenduak baita sortzen ari ziren eta emakumeena ere orduan pizten hasi zen eta Basauri izan dute leku berezia halako mugimenduek”4. El denominado Juicio a las once mujeres de Basauri acusadas de abortar y practicar abortos, que se extiende en el tiempo desde 1976 hasta los primeros años 80, es entendido por las mujeres del municipio como una fecha clave ya que provocó el acercamiento, la solidaridad y el fortalecimiento del movimiento feminista no sólo a nivel municipal, sino en todo Euskadi y en el ámbito estatal. En este sentido, este acontecimiento se ha convertido en todo un hito que marcó e impulsó el movimiento feminista vasco. Se llevaron a cabo numerosas protestas y movilizaciones de muy distinto tipo, y se recogieron más de 1500 firmas solicitando la amnistía de las once mujeres, que en realidad eran 10 mujeres y un hombre que las había ayudado a abortar.

54 años, ha pertenecido a la Asociación de Mujeres de Basauri, es profesora en una ikastola y pertenece a “Euskarabila elkartea” (Asociación que promueve el uso del euskera). 4 Ibídem.
3

9

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Entre los firmantes, además de mujeres de todas las condiciones sociales y económicas, se encontraban representantes políticos y personas con reconocimiento social y público, además de un sin fin de personas anónimas que se posicionaron en contra. “Nik gogoratzen ditut borroka luzeak eta protestak... eta guk gehien gogoratzen duguna da guk genuen perspektiba oso argi, eta beste alde batetik, ze indar geneukan!, nik ez dakit zenbat mobilizazio egin ziren (...) Basauriko emakumeen kasua zen eta horrela agertu da leku pilo batean, baina Bilbon zentralizatu zen nahiko (...) Sinadura bilketa hori gogoan dut, izan zen herriko

10

2. El municipio de Basauri: algunos datos

etxean dagoen lekuan (...) mahaiak ipini genituen eta informazioa eman genuen miradoreetan (...) zona horretan gogoratzen dut sinadura bilketarena eta beste ekimen potente batzuk ere bai (...) Basauriko kontzentrazioak egin ziren Balentin de Berriotxoan, hori zeharkatzen zen, hori buelta ematen zen eta Bentako plazan dagoen aldean ere mugitzen ginen.”5 (Recuerdo las largas peleas y las protestas... lo que mejor recordamos es lo claras que eran nuestras ideas y por otra parte, la fuerza que teníamos. No sé cuántas movilizaciones se hicieron (...) Se trataba de un caso de mujeres de Basauri y así aparece reflejado en multitud de sitios, pero se centralizó en Bilbao (...) Recuerdo la recogida de firmas, fue en el lugar en el que se encuentra la Casa del Pueblo (...) pusimos unas mesas en los miradores y ofrecimos información (...) en esa zona concretamente recuerdo la recogida de firmas y otras acciones potentes (...) Las concentraciones en Basauri se hicieron en Belentin de Berriotxoa, se rodeaba esa zona y también nos movimos por la zona de la plaza de Benta). “Yo creo que Basauri hoy tiene un movimiento de mujeres de muchos tipos, pero los embriones del movimiento estaban ya puestos en los juicios de las once mujeres. En ese momento todo el movimiento y la fuerza que cobraron las mujeres en Basauri, fue muy importante (...) Aquello hizo que se movilizase un movimiento de mujeres que ya estaba. Ahí había algo dormido... y este tema lo despertó.”6 “El Juicio a las once mujeres acusadas de abortar en Basauri en el 76 es una fecha que no podemos olvidar porque el grupo de mujeres de Basauri se reunió muchísimo, tenía contacto con la Asamblea de Mujeres de Bizkaia y con todas las profesionales a nivel de Bizkaia, de Euskadi y a nivel estatal.”7 “Yo creo que fue importante para todo el movimiento feminista, no sólo en Basauri (...) fue todo el movimiento feminista el que se movilizó, lo defendió, ahí estábamos todas, hombres, mujeres, asociaciones... todo el movimiento”.8

54 años, ha pertenecido a la Asociación de Mujeres de Basauri, es profesora en una ikastola y pertenece a “Euskarabila elkartea” (Asociación que promueve el uso del euskera). 6 Promotora del Aula de la Mujer. 7 57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 8 62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri.
5

11

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

60 años, ex trabajadora de Firestone y sindicalista de LAB. 10 Pérez, José Antonio: Los espejos de la memoria. Historia oral de las mujeres de Basauri (1937-2003). Ayuntamiento de Basauri, Área de Igualdad, p. 198. 11 62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri.
9

“Era un momento sensible y coincidió que eran once mujeres del municipio y ellas fueron muy valientes porque salieron a luchar (...) ellas fueron las propias protagonistas, y nosotras en ese momento lo que hicimos fue apoyarlas, les dimos cobertura de abogados/as, cariño... pero fueron ellas las verdaderas protagonistas (...) y ellas también dicen que sin nosotras no lo hubieran conseguido”.9 El 16 de Marzo de 1982 se celebra el juicio por el que se absuelve a las nueve mujeres acusadas de haber abortado, principalmente, ante la falta de pruebas de que cuando abortaron estaban realmente embarazadas, y se condena a doce años a la abortera. Días más tarde, el Ministerio Fiscal recurre al supremo la sentencia dictada. “... se absuelve a nueve de las procesadas. En unos casos por falta de pruebas médicas de que estuvieran embarazadas cuando intentaron abortar y en otros por lo que llaman “estado de necesidad”, es decir, porque habían abortado por problemas económicos, mala salud, no tener acceso a métodos anticonceptivos...”.10 En 1976 también se conforma la Asociación de Mujeres de Basauri, conocida popularmente como el Grupo de Mujeres de Basauri, convirtiéndose en la primera asociación con perspectiva feminista del municipio. “Nosotras nos conformamos en el 76 porque antes era muy difícil (...) una asociación ya con una idea feminista era imposible antes de ese momento. En aquel momento todo es movilización, empezar a unirse la gente, empezar a reivindicar recursos, toda la despenalización de los anticonceptivos, del aborto... En Basauri hay que tener en cuenta que justo estaban los juicios a las once mujeres por aborto”11.

12

2. El municipio de Basauri: algunos datos

En general, podría decirse que el movimiento de mujeres en Basauri ha sido pionero ofreciendo y demandando servicios para las mujeres del municipio, (Planning, Centro de Información a Mujeres...) lo que ha generado una cultura de organización y de acción para pedir mejoras en la vida de las mujeres, así como para solicitar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. “Basauri izan da herri bat Bilbo alboan egon dena eta bere nortasun propioa ere izan duena. Hemen Basauriko emakumeen mugimenduak bizitza propia izan du eta “casi avanzadilla” moduan izan da, aintzindari moduan izan da. Hainbat mugimendu izan dira hemen, emakumeen mugimendua egin baino lehen eta emakumeek parte hartu dute guztietan”12. (Basauri ha sido un pueblo cercano a Bilbao pero que también ha tenido presencia propia. Aquí, los movimientos de las mujeres han tenido vida propia y hemos sido casi “la avanzadilla” de la zona, algo así como las pioneras. En Basauri hubo multitud de movimientos antes de que se dieran los movimientos de las mujeres y éstas participaron en todos ellos).

12

54 años, ha pertenecido a la Asociación de Mujeres de Basauri, es profesora en una ikastola y pertenece a “Euskarabila elkartea” (Asociación que promueve el uso del euskera).

13

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

13

Del Valle, Teresa: Perspectivas feministas desde la antropología social, Editorial Ariel, Barcelona, 2000, p.246.

3. ¿De qué hablamos cuando hablamos de huellas genéricas?
Este estudio ha tenido como objetivo rehacer el camino que el movimiento feminista y de mujeres ha llevado a cabo, a través de la identificación de las “huellas genéricas” inscritas en él, entendidas estas como las conjunciones de espacios y de tiempos que remiten a significados de género, materializadas en el cuerpo urbano del municipio, todo ello a partir de la recuperación de escenas que permitan elaborar la memoria histórica de las mujeres a nivel local. Basauri se podría entender como un cuerpo en el que han quedado impresas actividades, conflictos, reivindicaciones y dinámicas colectivas, huellas que nos remiten a combinaciones de acciones, tiempos y espacios con significados y sentidos genéricos y feministas que pueden ser visibilizadas y actuar así como canales de la memoria colectiva de las mujeres. Estas huellas genéricas actúan como marcas inscritas en el cuerpo de Basauri que representan y evocan la presencia y visibilidad de las mujeres en el mismo, articuladas a través de tiempos, materiales y simbólicos, concretos. Las huellas genéricas feministas son composiciones de espacios y tiempos específicos en los que se (re)crean y (re)definen identidades y subjetividades en los que “puede negociarse la desigualdad y/o reafirmarse, expresarse. Lo mismo que puede ser objeto del mismo proceso de igualdad”13. Ciertas conjunciones espacio-temporales plasman desigualdades entre mujeres y hombres y remiten a identidades de género estereotipadas, (la plaza a la hora de la merienda, las salidas/entradas de los colegios...). Pero, al mismo tiempo, son espacios que permiten mostrar los cambios gestados en los roles de género, (al ver un mayor número de hombres en las plazas realizando labores de cuidado, por ejemplo). Otras sin embargo, han sido, son o tienen la potencialidad de ser “espacios y tiempos donde se observan las fisuras incipientes de lo que más tarde puede erigirse en un cambio manifiesto”14 (El Centro de Promoción de la Mujer, las Casas de Cultura...), así como espacios femi-

14

3. ¿De qué hablamos cuando hablamos de huellas genéricas?

nistas creados con intencionalidad de cambio, (El Planning, el Centro de Información a Mujeres, la Escuela de Empoderamiento...) por ser espacios de resocialización en los que se gestan nuevas socializaciones, en el sentido de que atienden a ser socializaciones para el cambio identitario y colectivo. Son espacios creadores de nuevas identidades latentes y emergentes en los que se gestan nuevos modelos de subjetividad, a través de los que fundamentalmente las mujeres se rehacen a partir de la conciencia de su situación de género. La idea es “cambiar los aspectos culturales, es decir, de información, de sensibilización, conocimiento y formación. Se busca que las mujeres tengan conciencia”15. A partir de estos espacios promotores de nuevas socializaciones, surgen nuevos conocimientos y recursos que ayudan a redefinir sus subjetividades y prácticas ya que a través de las mismas acceden a “conocimientos, hacer análisis críticos, descubrir necesidades sentidas, discutir con apertura, crear complicidades, conseguir apoyos, expresar insatisfacciones, diseñar e identificar modelos, buscar y definir nuevas operaciones”16. Los nuevos procesos de socialización gestados en estos espacios de resocialización no sólo influyen en las identidades individuales y grupales sino que resultan ser “fundamentales para introducir cambios en el sistema de género”17, como aprendizajes singulares que afectan de modo directo al sistema de género. Algunos de estos mismos espacios, han tenido y tienen usos y significados diversos y en ocasiones contrapuestos en función del tiempo (ej., el mismo espacio de la plaza un 8 de Marzo...). Podría decirse que la construcción y reconstrucción de la identidad feminista colectiva en Basauri se ha gestado a través del habitar espacios y tiempos específicos. En este sentido, las huellas genéricas no sólo nos permiten recuperar y visibilizar aquellos espacios y tiempos en los que las mujeres han participado y participan, sino que tienen la potencialidad de ser herramientas para la transformación y la reflexión. Estas huellas genéricas además son variables y dinámicas, esto es, no tienen por qué permanecer definitivamente y del mismo modo en el cuerpo urbanístico de Basauri ya que el municipio sufre cambios, materiales y/o simbólicos, que hacen que ciertos espacios desaparezcan o cambien de significado y uso a través del tiempo. No obstante, aquellos lugares que

Del Valle, Teresa: Perspectivas feministas..., op.cit., p.246. 15 Astelarra, Judith: Veinte años de políticas de igualdad, Ediciones Cátedra, Madrid, 2005, p.208-209. 16 Del Valle, Teresa, Apaolaza, J.M., Arbé, F., Cucó, J., Díez, C., Esteban, M.L., Etxeberria, F. Y Maquieira, V.: Modelos emergentes en los sistemas y las relaciones de género, Ediciones Narcea, Madrid, 2002, p.38. 17 Del Valle, Teresa: Modelos emergentes..., op.cit., p.14.
14

15

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

tuvieron un significado relativo al movimiento de mujeres, si han desaparecido, han variado a nivel material o bien su uso y su definición han sufrido cambios, son recordados y trasmitidos a través de la memoria colectiva de las mujeres del pueblo y se entienden como elementos a partir de los cuales se han conformado identidades grupales y personales.

16

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri
A continuación se hará referencia a una serie de lugares y escenas del municipio que se entienden como marcas de género y del movimiento local de mujeres y que adquieren significados concretos en su combinación con ciertos tiempos. Si bien cabe añadir que debemos tener en cuenta que tanto los espacios como los tiempos adquieren un significado u otro en función de quién se lo atribuya. Esto es, ni los espacios, ni los tiempos tienen un sentido per se, sino que éstos se generizan y se significan de manera diversa en función de las personas que los habitan. En este sentido, los distintos lugares que se van a mencionar adquieren diferentes significados en relación, principalmente, a la edad que se tenga y a la asociación o grupo al que se pertenezca. Por último, se realizará un mapa de las huellas feministas y de mujeres de Basauri por ser una herramienta que permite visibilizar y resaltar de forma gráfica los espacios en los que las mujeres han estado y/o están presentes.

18

La patrona era la mujer que daba asilo a los obreros de las fábricas, los “pupilos”, y les prestaba sus servicios como trabajadora doméstica (hacer la comida, lavar la ropa...). Se le llamaba popularmente como “estar de patrona”.

4.1. Las fábricas: la pelea por los derechos laborales y contra la discriminación específica de las mujeres y el Foro Intersindical por la Igualdad
Tal y como se ha apuntado, Basauri ha sido y continúa siendo un municipio fuertemente vinculado a la industria, ámbito en el que las mujeres han participado de un modo activo, directa e indirectamente, y de diversas formas: escarabilleras, aguadoras, patronas18, obreras, sindicalistas, encargadas... Todas ellas han contribuido al desarrollo industrial y económico de Basauri así como a la consecución de derechos laborales, aunque a menudo su papel en este espacio no ha sido bien reconocido. “Había muchas mujeres trabajando en estas fábricas como obreras, sindicalistas... y luego había mujeres que se llamaban aguadoras porque les llevaban

17

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

65 años, pertenece a la Asociación de Mujeres “Ate Zabalik”. 20 23 años, Alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri. 21 Mujer que pertenece a la Asociación de Viudas de Basauri. 22 88 años, ha sido la responsable diocesana de la organización cristiana de acción católica obrera y animadora socio-cultural de los Centros de Promoción de la Mujer de Basauri y Bilbao.
19

agua a los obreros, sobre todo a los que estaban en los hornos (...) también había mujeres que lavaban dentro de las fábricas los buzos de los obreros y mucho pupilaje”. 19 Una de las figuras que nos recuerda la importante participación que las mujeres, principalmente en la década de los cincuenta y sesenta, han hecho tanto a la economía familiar en particular, como al sector industrial en general, es la de la patrona. Las patronas de Basauri acogían y prestaban servicios domésticos y de cuidados a trabajadores inmigrantes llegados de distintas comunidades autónomas, para hacer frente a la precariedad económica del momento. “Las patronas eran las que alquilaban sus casas. Recuerdo que mi ama me comentó que mi abuelo, que vivía en Salamanca, se vino aquí a trabajar a la Firestone y él estaba en casa de una mujer a la que le daba dinero y ella le alquilaba la habitación y le daba la comida, le limpiaba la ropa... Al haber tanta industria, mucha gente venía de fuera, sobre todo hombres... y estas mujeres fueron muy importantes”. 20 “Venían obreros que trabajaban en las fábricas de aquí y los tenías en casa de pupilos. Yo me casé y tenía mis hijos y mi marido y para sacar un dinero pues teníamos pupilos, que les dabas la comida, les limpiabas la ropa... Había que ayudar porque no llegaba con lo que ganaba el marido y en aquella época vinieron muchos de otros sitios, castellanos, gallegos...”21 “Antes la gente que tenía piso era muy privilegiada y la gente que venía de fuera no tenía donde ir. Además los hombres que vinieron a trabajar a las fábricas de la zona, en su mayoría no sabían cocinar, no hacían la colada... y no tenían dinero para comprarse una casa (...) Las mujeres cogían un par de pupilos y los atendían en casa a cambio de dinero. Era un favor, por otro favor. Ellos tenían necesidad de alojamiento y las familias de Basauri tenían necesidad de ingresos porque el sueldo del hombre en la fábrica no llegaba y de esta forma las mujeres también contribuían a la economía familiar”. 22

18

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

La imagen de la patrona está directa y estrechamente vinculada a la del pupilo que trabajaba en las fábricas, así como al proceso de industrialización, ya que a través del acogimiento y atención a los trabajadores del sector industrial, era posible que existiera y se mantuviera la ingente producción industrial que caracterizó esta época. Las patronas han sido el sostén de la industria en Basauri en calidad de productoras de condiciones y bienestar para la subsistencia de la mano de obra. 23 “Lo que más había en aquella época eran posaderos con derecho a cocina, y era que les hacías la comida, el desayuno, la cena y el bocadillo y les lavabas la ropa... y no había agua como ahora porque las tuberías explotaban porque eran antiguas (...) y se iba al lavadero, que estaba donde estuvo el matadero, a lavar muchas veces”.24 “La mayoría de los pupilos que tuve trabajaron en Firestone, en la Bazkonia, en Etxebarría (...) Recuerdo a dos que tuve que estaban en Firestone que se me quedaban las manos negras cuando les lavaba la ropa (...) Y yo a frotar como si fuera betún. ¡Eran tiempos muy difíciles!”.25 En este sentido, “el fenómeno del pupilaje ha aparecido en diferentes momentos de la historia, pero siempre ligado a la industrialización y a la emigración que ésta ha provocado”.26 Si bien el fenómeno del pupilaje se encuadra en los años cincuenta y sesenta y las protagonistas son, en su mayoría, mujeres mayores, la representación de la patrona se ha transmitido, sobre todo, a través de fuentes orales hasta nuestros días, de modo que las hijas y nietas de estas mujeres conocen el pupilaje y reconocen la importancia del papel de aquellas que prestaban estos servicios gracias a esa transmisión oral tan característica de las mujeres. Sin embargo, existe una falta de conocimiento y reconocimiento general en relación a la labor fundamental que estas mujeres llevaron a cabo. A lo largo de la década de los cuarenta y cincuenta, muchas mujeres comenzaron a participar directamente en el proceso de industrialización del municipio al incorporarse a las plan-

Además del trabajo relativo al papel de las patronas en Ermua y su incidencia en el ámbito productivo, cabe citar el realizado en Hernani en 2006, donde se analiza la experiencia diferenciada de vivir la inmigración por parte de las mujeres y su participación en el mantenimiento reproductivo y económico de sus núcleos domésticos. Gorospe Pascual, Begoña: Crónica de las mujeres en Hernani II. Estudios sobre las mujeres Inmigrantes llegadas a Hernani entre los años 1945-1980. 24 Ibídem. 25 Ibídem. 26 Aranda, Oscar; Astarloa, Alazne; Carrascosa, Francisco J.: El papel de las patronas en Ermua. La importancia del trabajo doméstico en el proceso productivo, Ayuntamiento de Ermua, Departamento de Igualdad de Oportunidades, p.21.
23

19

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 28 86 años, ha sido integrante de la HOAC, (Hermandad Obrera de Acción Católica), trabajadora de Edesa y animadora sociocultural del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri. 29 60 años, trabajadora jubilada de Firestone y sindicalista de LAB. 30 Mujer que pertenece a la Asociación de Viudas de Basauri. 31 86 años, ha sido integrante de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), trabajadora de Edesa y animadora sociocultural del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri.
27

tillas de las fábricas de la zona, como Firestone, ubicada en Gudarien Kalea 14 y 17 o en Edesa, situada en la calle Cervantes 35, debido al comienzo del desarrollo industrial que sufrió Basauri y a la demanda de mano de obra barata. “Las fábricas de Basauri tienen mucha huella de género y de mujeres porque tanto Firestone como Edesa tenían mucho personal femenino que trabajaban en producción”.27 “Yo estuve unos años trabajando en Edesa, primero trabajé en producción y luego en el laboratorio, y en aquella época, sobre el año 1944, había muchas mujeres trabajando en Edesa”.28 Las empresas, reflejo de la ideología de la época, implantaron el llamado sistema de la dote, apoyado legislativamente, que consistía en una compensación económica por abandonar el puesto de trabajo al contraer matrimonio, invitando indirectamente a que las mujeres regresasen al hogar y al desempeño de los roles de cuidado y domésticos y desincentivando y dificultando el mantenimiento del trabajo de las mujeres en el ámbito industrial. “La empresa empezó a indemnizar a mujeres que se casaron y les daban un dinero, que se llamaba la dote, para que dejaran la empresa (...) y en aquella coyuntura, la que se casaba con ese dinero casi podía pagar un piso (...) Quedamos muy poca gente, de ese 30% de mujeres que éramos, quedamos muy pocas”.29 “Yo estuve en Edesa de soltera trabajando hasta el 58 que me casé. Había muchas mujeres cuando yo estaba. Yo me casé y lo dejé, en aquella época era así”.30 “Cuando me casé, en el año 1954, dejé de trabajar en Edesa. En aquella época ya nos daban la dote para que dejásemos de trabajar al casarnos.”31

20

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“Yo entré a trabajar en 1965 y recuerdo que el sistema de la dote ya estaba implantado. Se puso a partir de que las mujeres entraron a trabajar a las fábricas para que cuando se casaran dejaran de trabajar. Era una forma de devolver a las mujeres a casa (...) Recuerdo que yo me casé en el 70 y fui de las pocas mujeres que preferí seguir en la fábrica y eras mal mirada si te quedabas a trabajar después de casarte”.32 En este momento, la mayoría de las obreras extinguieron su relación con la fábrica al casarse ya que “la participación en el trabajo asalariado de las mujeres se caracterizó por seguir un modelo de empleo que se definía por ser transitorio, previo al matrimonio o alternativo a éste, nunca o casi nunca compatible con la función que el Estado encomendó a las mujeres, ser ama de casa y madre”.33 Sin embargo, “la narración de sus vidas muestra cómo su condición de trabajadoras ha formado parte crucial de sus biografías y su identidad”.34 Finales de los sesenta y principios de los setenta se caracterizaron por ser años de reivindicaciones, de cambios legislativos y demandas laborales surgidas del propio movimiento obrero en el que las mujeres jugaron un papel muy importante. En 1965-66 se organizaron varias huelgas en empresas importantes de la zona, como Bandas, que supusieron un tiempo clave por el nivel de organización y de estructuración que el movimiento obrero de esta localidad llegó a alcanzar así como por la participación de las mujeres en el mismo. La huelga de Bandas es la semilla que impulsa la participación de las mujeres en las huelgas obreras. Se trata de una huelga en la que por primera vez en la zona, las mujeres de los obreros afectados se implican y forman parte importante del entramado organizativo del movimiento obrero. En aquellas circunstancias, la mayoría de las mujeres pensaron que era importante no solo tener información cercana, sino participar de forma activa en las distintas protestas.

68 años, ha trabajado veinte años en Firestone (1965-1984). 33 Ancizar, Arantza: Voces femeninas tras la sirena de la fábrica. Las trabajadoras de Edesa 1941-1985, p.14. 34 Ancizar, Arantza: Op.cit., p.13.
32

21

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

68 años, ha trabajado veinte años en Firestone (1965-1984). 36 68 años, ha trabajado veinte años en Firestone (1965-1984).
35

“En Bandas se empieza a hacer por primera vez un movimiento paralelo con las mujeres. Nos reunimos con las mujeres de los obreros de Bandas para informales y que tuvieran una postura activa en la huelga. La participación de las mujeres de los trabajadores fue clave en la huelga”.35 En mayo del 64 los trabajadores de Bandas comienzan una pequeña huelga de 15 días en protesta por la negativa de la empresa a firmar un nuevo convenio menos abusivo. Esta situación se agrava cuando en el mes de octubre de 1966 la empresa pone en marcha un plan general de reducción de primas a la producción. Los obreros reaccionaron con parones de producción y la empresa respondió despidiendo a dieciséis personas y la demanda de la huelga se transformó en la readmisión de los despedidos, que se encerraron a modo de protesta. En este momento surgió el lema, que años más tarde retomarían en las huelgas de Firestone: o todos o ninguno. En esta situación, mujeres trabajadoras de otras fábricas y mujeres provenientes de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), comienzan a reunirse, en algunas parroquias del pueblo, con las mujeres de los obreros de Bandas para informarles y hacerles partícipes de la huelga. “En Bandas fue cuando empezamos a reunirnos con las mujeres de los obreros y empezamos a implicarles en la huelga de sus maridos. El tipo de mujeres de la HOAC contamina a alguna mujer de Firestone y se empieza a movilizar a estas mujeres (...) Yo diría que es en la huelga de Bandas donde arranca el hecho de que las mujeres se impliquen y colaboren en las huelgas obreras”.36 Las mujeres de los obreros de Bandas fueron la base que ayudó a mantener una huelga que duró 163 días, actuando como grupo de presión hacia los directivos de la empresa, como grupo de apoyo a los trabajadores y ejerciendo de enlaces informativos. “Desde el primer momento ellas, (las mujeres de los obreros), estuvieron presentes en la lucha con su colaboración en aquellos días de ocupación de la fábrica y su

22

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

presencia decidida en el Sindicato de Basauri (...) Ellas tenían que comprender el sentido de nuestro sacrificio y participar en él, puesto que lo que estábamos defendiendo eran los derechos de toda la clase obrera, de la cual formaban parte nuestras familias. Queríamos que ellas se considerasen plenamente obreras de Bandas (...) A continuación una mujer “obrera” (...) se dirigió también a las “obreras” de Bandas: “Vuestra presencia aquí es un hecho nuevo en la historia obrera de estos últimos años. Estamos acostumbradas a que se nos ignore, a que se decida sobre nuestras vidas sin contar con nosotras (...) Nuestras voces se tienen que hacer oír cuando se está tratando de escuelas, de Universidades, de precios, salarios, viviendas etc. ¿Es que acaso somos seres inferiores? ¿Es que no somos parte interesada? Por eso es necesario que os incorporéis más a la huelga de forma que no os sintáis ajenas a ella ni a las decisiones que se tomen”.37 “En la huelga de Bandas las mujeres empezamos y empiezan a concienciarse de lo que pasaba dentro de la fábrica. No solamente para soportar la huelga de sus maridos, sino entender el porqué de la huelga, que se implicaran y participaran para mantenerla (...) En la huelga de Bandas empezó a redactarse información escrita a través de unas hojas informativas diarias y eran las mujeres las que pasaban la información a través de los bocadillos”.38 A pesar de que la huelga de Bandas acabó con despidos y deportaciones de obreros, supuso un hito en la lucha obrera de la zona a partir del cual se crea y refuerza una estructura potente de organización entre las trabajadoras y trabajadores de las fábricas cercanas, se fomenta la participación activa de las mujeres, y se vuelve un referente para las huelgas y demandas que posteriormente tendrán lugar en Firestone, entre otras. “La huelga de Bandas dura seis meses y marca un hito en relación a la organización obrera (...) Había que mantener durante seis meses a varias familias y es ahí cuando surge también la solidaridad de las mujeres que empiezan a ser un apoyo en esta huelga (...) Para las mujeres que trabajábamos en Fires-

Trabajadores de Laminación de Bandas (Echevarri): Nuestra huelga. 30 nov. 196615 mayo 1967. 163 días de lucha obrera contra el capitalismo fascista del Estado Español. 38 68 años, ha trabajado veinte años en Firestone (1965-1984).
37

23

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Ibídem. 60 años, trabajadora jubilada de Firestone y sindicalista de LAB. 41 68 años, ha trabajado veinte años en Firestone (1965-1984). 42 86 años, ha sido integrante de la, HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), trabajadora de Edesa y animadora sociocultural del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri. 43 55 años, cofundador del Foro Intersindical por la Igualdad de Basauri. Trabajador de Arcelor Mittal (Antiguo Bandas) y sindicalista de ESK.
39 40

tone la huelga de Bandas fue un referente del movimiento obrero porque nos sirvió para nuestra propia autogestión y organización. A partir de esto se creó también en el resto de las fábricas una estructura obrera muy importante (...) las mujeres de Firestone empezamos a movernos internamente para pasar información, para mantener esa estructura obrera, y para sentirnos capaces de participar. Las mujeres de Firestone perdimos el miedo con la huelga de Bandas, porque fue la semilla de la organización obrera y nos movilizó, nos animó a participar más en la fábrica y a demandar nuestros derechos. De la huelga de Bandas quedó la capacidad organizativa y el ánimo de lucha”.39 En este periodo histórico, las décadas de los sesenta y setenta, es evidente la indiscutible presencia y participación de las mujeres en las fábricas, llegando a alcanzar, en 1967, un cuarto de la plantilla, al tiempo que se manifestaron las desigualdades existentes para las mujeres, ya que la discriminación salarial que se ejercía sobre ellas llegó a suponer hasta un 40% de salario menor con respecto a los hombres que desempeñaban el mismo trabajo. “Las mujeres que trabajábamos entonces en Firestone, igual éramos más de un 30% de la plantilla y estamos hablando de una empresa que tenía 1.500 trabajadores/as”.40 “Las fábricas han sido espacios donde las mujeres han estado presentes. Trabajamos muchas mujeres porque, en aquella época, éramos mano de obra barata. Yo entré en Firestone en junio del 65 y llegamos a ser en poco tiempo más de 700 mujeres”.41 “Creo que las fábricas han sido lugares importantes para las mujeres de este pueblo, en Firestone, la Basconia, Edesa...”.42 “En la industria de la zona de Basauri ha habido muchas mujeres trabajando. Yo recuerdo con catorce años que entré a trabajar, que me las he encontrado trabajando en la fábrica y he tenido cantidad de compañeras en las fábricas”.43

24

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

En 1961 entró en vigor a nivel estatal la denominada ley del 61 que supuso un impulso cualitativo ya que en ella se prohibía toda forma de discriminación laboral en función del sexo, más concretamente en lo relativo a la discriminación salarial. “El punto de inflexión que la ley del 61 dibujó, está relacionado con el hecho de que muchas empresas tuvieron que romper con anteriores políticas discriminatorias contra sus trabajadoras”.44 Sin embargo, fueron necesarias luchas y movilizaciones, en las que las mujeres de Basauri fueron parte activa, para que se cumpliera en la realidad de las fábricas dicha ley. A pesar de la entrada en vigor de la ley del 61, las mujeres de Firestone seguían sufriendo discriminación salarial, ya que en el mismo puesto de trabajo y desempeñando las mismas actividades que sus compañeros, ellas percibían una menor retribución, beneficiándose la empresa de la plusvalía de estas mujeres. “En la empresa, en el mismo libro de producción, había precio de hombres y precio de mujeres. Nosotras hacíamos las mismas piezas que ellos, pero a nosotras se nos pagaba menos dinero”.45 “En el 67-68 se hizo un convenio que renovamos en el 70 y las mujeres de Firestone teníamos una participación total pero todavía ganábamos el 60% del salario de los hombres. Había dos partes de trabajo donde se contabilizaban las piezas; un coste para hombres y otro para mujeres diferenciado. El precio de la pieza de la mujer era un 30% más barato que el del hombre”.46 En torno a 1972 los trabajadores y trabajadoras de Firestone llevaron a la empresa a juicio por incumplimiento de la ley relativa a la no discriminación salarial y lo ganaron. La empresa presentó un recurso y le fue nuevamente denegado. El fallo a favor supuso un hito para el movimiento obrero femenino. “El juicio de las mujeres de Firestone fue un hito en la lucha feminista y sindical de la comarca y de la propia fábrica, pues marcó el destino de los futuros

Ancizar, Arantza: Op.cit., p.59. 60 años, trabajadora jubilada de Firestone y sindicalista de LAB. 46 68 años, ha trabajado veinte años en Firestone (1965-1984).
44 45

25

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Ibídem. 48 60 años, trabajadora jubilada de Firestone y sindicalista de LAB. 49 68 años, ha trabajado veinte años en Firestone (1965-1984).
47

ingresos de mujeres en las secciones de producción de la empresa”,47 logrando convertirse en referente del ámbito industrial de la margen izquierda del momento y provocando, incluso, que muchas mujeres de otras comunidades autónomas se sensibilizaran y participaran de forma activa en el movimiento obrero de su zona. “Al ganar el juicio fuimos la vanguardia de la zona y animamos a todas las empresas de la zona para que se pusieran al día con ese derecho. Al ser la empresa más importante de la zona, éramos referente, incluso fuimos a Ezker Aldea y también a Erandio, a Barakaldo... por toda la zona industrial de Bizkaia”.48 “¡Fuimos y ganamos el juicio! Aquello que vivimos fue increíble. Fue un hito histórico y de ahí surgió el lema de “a trabajo igual, salario igual”. Un hito del movimiento obrero y del movimiento de mujeres. Un hito del movimiento obrero femenino. La empresa tuvo que incluir en el convenio que se les pagaría igual a las mujeres en el mismo puesto de trabajo”.49 Además, según algunas obreras del momento, uno de los logros más importantes que se consiguieron a lo largo de este proceso, fue el gestar un cambio de mentalidad en sus propios compañeros al hacerles partícipes de la situación de injusticia que estaban viviendo como trabajadoras y como mujeres. El apoyo y la lucha común con sus compañeros resultó en sí un éxito al propiciar cambios culturales. “Hay una experiencia que no podré olvidar nunca, porque no sólo nos enfrentábamos a “igual trabajo, igual sueldo”, nos enfrentábamos a algo que los hombres no entendían. Lo primero y más importante fue hacer entender a nuestros compañeros que a nosotras nos pagaban la pieza a menos que a ellos (...) para hacerles entender esa injusticia. Porque nosotras lo que no queríamos era enfrentarnos a nuestros compañeros, queríamos que lo entendie-

26

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

sen (...) Yo creo que fue una gran victoria que nuestros compañeros lo entendiesen y nos apoyasen”.50 “Nosotras trabajamos durante años con nuestros compañeros para que vieran y entendieran lo injusto de nuestra situación, que cambiaran su mentalidad, y eso lo ganamos nosotras en el día a día. Un ejemplo del apoyo de nuestros compañeros en esta lucha fue que fueron hombres a declarar al juicio para decir que efectivamente existía esa desigualdad”.51 “Las mujeres que han trabajado con nosotros también nos han hecho pensar sobre el tema de la desigualdad en las empresas”.52 “Muchos trabajadores apoyaron a sus compañeras en la huelga, otros se encargaban de recaudar dinero, con el fin de que tanto las trabajadoras como los trabajadores en huelga pudieran alimentar a sus familias en los setenta días que duró la huelga”.53 Tras el juicio, una de las estrategias discriminatorias que llevó a cabo Firestone fue la de relegar a las trabajadoras de la empresa a los niveles más duros y peor valorados de producción. Esta situación fue denunciada por los y las obreras logrando que se emitiera una sentencia judicial que obligaba a la empresa a mantener a las trabajadoras en los puestos de producción originales. “Ganamos el juicio y se entiende que nosotras teníamos que estar en el mismo puesto ganando lo mismo, entonces la empresa empieza a poner a todas las mujeres o en la limpieza o en el nivel más bajo de producción (...) El juez obligó a la empresa a que pusiera a cada mujer en el puesto en el que estaba trabajando”.54 “La empresa nos empezó a poner en los puestos más duros. Yo estaba en el puesto de inspección final que ya era bastante duro, y me pasaron, con otras dos mu-

60 años, trabajadora jubilada de Firestone y sindicalista de LAB. 51 68 años, ha trabajado veinte años en Firestone (1965-1984). 52 55 años, cofundador del Foro Intersindical por la Igualdad de Basauri. Trabajador de Arcelor Mittal (Antiguo Bandas) y sindicalista de ESK. 53 86 años, ha sido integrante de la HOAC, (Hermandad Obrera de Acción Católica), trabajadora de Edesa y animadora sociocultural del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri. 54 60 años, trabajadora jubilada de Firestone y sindicalista de LAB.
50

27

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

68 años, ha trabajado veinte años en Firestone (1965-1984). 56 60 años, trabajadora jubilada de Firestone y sindicalista de LAB. 57 68 años, ha trabajado veinte años en Firestone (1965-1984). 58 Ancizar, Arantza: Op.cit., p.93. 59 Ibíd.
55

jeres, a clasificar las cubiertas que más pesaban a un ritmo muy acelerado de producción. Alegamos que por nuestros brazos pasaban diariamente doce toneladas. La gente que trabajaba en el laboratorio nos apoyó y logramos que se humanizara ese trabajo y que se ralentizara el ritmo de producción”.55 Sin embargo, la lucha y la consecución legal de derechos laborales para las mujeres de Firestone no fueron suficientes para que la empresa cambiara de facto su política de género y a partir de ese momento se dejó de contratar personal femenino para producción directa. “Aunque ganamos el juicio, ellos seguían interpretando que nosotras teníamos que tener el nivel más bajo de todos y ganar menos”.56 “Cuando yo me fui de Firestone ya solo quedaban 300 mujeres, de las 700 que éramos cuando entré y a partir de que ganamos el juicio, la empresa no contrató a ninguna mujer más en los puestos de producción”.57 La década de los setenta se caracteriza por ser un periodo de transformaciones sociales y de reivindicaciones de derechos anulados por el régimen. “Las zonas industriales más desarrolladas fueron los focos de mayor conflictividad y donde las huelgas y la represión se vivieron con mayor intensidad”.58 En este momento, se fue desarrollando a la sombra del sistema un latente movimiento sindical y feminista en Basauri que empezó a conformarse legalmente y a adquirir fuerza a partir del año 1975, tras la muerte de Franco. A lo largo de los años setenta comenzaron a plantearse y llevarse a cabo en las fábricas reivindicaciones relacionadas con los problemas concretos que las mujeres tenían en el ámbito laboral, aunque estas cuestiones se vieron relegadas ya que “las reivindicaciones de la militancia política femenina de los años 70, en lo que respectaba a su condición de género, se vieron absorbidas por la perspectiva de clase”.59

28

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

Sin embargo, a lo largo de este periodo se reforzaron los lazos y los apoyos existentes entre las mujeres que participaban en el movimiento obrero y sindicalista y aquellas que tomaban parte en el feminista, llegando algunas a realizar una doble militancia. “Konpartitu ditugu hainbat bizipen eta egia esanda emakume horietako pilo batek parte hartzen zuten gero ekimen askotan, emakume taldeak antolatutako hainbat gauzeetan, eta alderantziz, gu joaten ginen haiek antolatutako manifestaziora, errebindikatzeko. Eta hor borroka feministak asko izan du bere lekua”.60 (Hemos compartido muchas vivencias juntas y a decir verdad, muchas de esas mujeres tomaron también parte en muchas de las acciones organizadas por los grupos de mujeres, y viceversa, nosotras íbamos a las manifestaciones que ellas organizaban para reivindicar también sus derechos. Ahí la lucha feminista también ha tenido su lugar). “Nuestro grupo, (Asociación de Mujeres de Basauri), no nace al margen de lo que está ocurriendo en las fábricas, de todas las movilizaciones, como es la huelga de Firestone, la huelga de Bandas... Nosotras hicimos una manifestación de mujeres cuando lo de Firestone (...) Entre el grupo de mujeres y las mujeres que estaban en las fábricas había conexión, y en ocasiones eran las mismas. Eran algunas mujeres que estaban en las filas de los partidos y en los sindicatos las que participaban en ambas cuestiones”.61 Además, a pesar de que las cuestiones relativas a las mujeres se vieran relegadas por las de clase en el espacio fabril, varias mujeres participaron activamente en el sindicalismo y formaron parte de los Comités de fábrica, llegando a ser potentes lideresas sindicales. “Emakumeen presentzia izan da sinestezina. Esate baterako, lider sindikalak egon dira hemen baina lider sindikal potenteak, fabrika haundienetan. Hor

54 años, ha pertenecido a la Asociación de Mujeres de Basauri, es profesora en una ikastola y pertenece a “Euskarabila elkartea” (Asociación que promueve el uso del euskera). 61 62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri.
60

29

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

54 años, ha pertenecido a la Asociación de Mujeres de Basauri, es profesora en una ikastola y pertenece a “Euskarabila elkartea” (Asociación que promueve el uso del euskera). 63 62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri.
62

egon ziren, Marian Verde, Mamen (...) Emakumeak izan zuten kriston indarra eta lider sindikalak izan direla emakumezkoak, eta egon dira enpresa komiteetan, gero ez zaio oihartzun haundia eman honi baina bai izan dira eta oso presentzia ederra eta miretsia izan dute”.62 (La presencia de las mujeres ha sido increíble. Aquí ha habido lideresas sindicales muy potentes en grandes fábricas, por ejemplo. Estuvieron Marian Verde, Mamen (...) Las mujeres tuvieron muchísima fuerza y hubo lideresas sindicales, también han estado en los comités de empresa, luego eso no ha tenido mucho eco pero han estado y han tenido una presencia importante). “También hubo lideresas sindicales, Marian Verde, Mari Carmen... sobre todo estas mujeres tuvieron un papel muy importante y llevaron a cabo una labor importante sobre todo en el mundo de las fábricas. Fueron buenas lideresas sindicales”.63 En 1975, tuvo lugar, en Firestone, una de las huelgas más duras de la zona. Las trabajadores y trabajadores de Firestone solicitaron la modificación del reglamento interior de la empresa que le otorgaba a los directivos total libertad de decisión en relación a los puestos y actividades que las obreras y los obreros debían desempeñar. Como respuesta, la empresa despidió a catorce trabajadores y dos trabajadoras, y, tal y como ocurrió en la de Bandas, la demanda de la huelga pasó a ser la readmisión de las obreras y los obreros despedidos/as. Se conforma una asamblea y en ésta se decide no acudir a los puestos de trabajo hasta que las personas despedidas no vuelvan a plantilla, retomando con ello el famoso lema de la huelga de Bandas: o todos o ninguno. “La primera reivindicación de la huelga del 75 fue la de cambiar, mejorar el reglamento de régimen interno de la empresa para que ésta no pudiera hacer lo que le diera la gana con los puestos de trabajo, ni castigar a las obreras y obreros. Queríamos la elaboración de un nuevo reglamento que acabara con los abusos de la empresa (...) Hicimos una campaña, presentamos un escrito, hicimos asambleas en el comedor de la empresa y nos reincorporamos porque nos prometieron

30

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

que iban a cambiar el reglamento, pero no lo cumplieron y entonces empezó la huelga. A las dos semanas recibimos las cartas de despido y la huelga se transformó en la reivindicación de la readmisión de los y las despedidas/os”.64 Al igual que ocurrió previamente en la huelga de Bandas, comenzaron a organizarse reuniones para informar a las mujeres de lo que ocurría, se puso en marcha la denominada “Asamblea de Mujeres”, a partir de la cual, entre otros, se encargaban de distribuir el boletín diario de noticias editado por el Comité de Huelga: idearon también diversas formas de divulgación de la información entre el personal de la fábrica, en el contexto de clandestinidad en el que se encontraban, tales como el reparto de los boletines en el mercado, envueltos en papel a modo de bocadillo. “Implicamos mucho a las mujeres de nuestros compañeros. Hacíamos asambleas con ellas para hacerles entender que necesitábamos el apoyo de nuestros compañeros”.65 “Algunas de las mujeres de los obreros no sabían mucho sobre la huelga y nosotras decíamos que les contasen a sus mujeres en casa, que las hicieran participar en las huelgas y que las informasen. Se hizo que las mujeres de los obreros también participasen en las huelgas, no solo las obreras de Firestone”.66 Esta situación pone, nuevamente, de manifiesto la solidaridad existente entre los trabajadores y las trabajadoras de Firestone que contaron, también en esta ocasión, con el apoyo del pueblo de Basauri, y evidencia la lucha constante que las mujeres han llevado a cabo por la consecución de los derechos laborales y sindicales, como obreras, como sindicalistas y también como compañeras, madres e hijas de trabajadores. “Históricamente en las huelgas las mujeres se han manifestado para apoyar a sus padres, a sus compañeros y eso les preocupa mucho a las empresas porque no lo controlan”.67

68 años, ha trabajado veinte años en Firestone (1965-1984). 65 60 años, trabajadora jubilada de Firestone y sindicalista de LAB. 66 88 años, ha sido la responsable diocesana de la organización cristiana de acción católica obrera y animadora socio-cultural de los Centros de Promoción de la Mujer de Basauri y Bilbao. 67 55 años, cofundador del Foro Intersindical por la Igualdad de Basauri. Trabajador de Arcelor Mittal (Antiguo Bandas) y sindicalista de ESK.
64

31

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

68 años, ha trabajado veinte años en Firestone (1965-1984). 69 60 años, trabajadora jubilada de Firestone y sindicalista de LAB. 70 55 años, cofundador del Foro Intersindical por la Igualdad de Basauri. Trabajador de Arcelor Mittal (Antiguo Bandas) y sindicalista de ESK. 71 86 años, ha sido integrante de la HOAC, (Hermandad Obrera de Acción Católica), trabajadora de Edesa y animadora sociocultural del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri.
68

“Allí había también mujeres de obreros que empezaban a participar en aquel momento del movimiento asociativo del pueblo. Ellas estaban en contacto con las obreras y los obreros de Firestone y empezaron a participar e implicarse. Ellas eran las que pasaban la información sobre todo lo que ocurría y ayudaron en mucho a mantener económicamente la huelga durante todo ese tiempo”.68 “No sólo eran las mujeres de los trabajadores, sino los hijos, y los cuñados y... entonces implicamos al pueblo (...) Como había muchas familias y la situación económica no era muy buena (...) abrimos un bar y la solidaridad que hubo fue increíble. Lo llevaba la gente trabajadora de Firestone y era para ayudar a la gente que tenía problemas económicos”.69 “En la huelga de Firestone se hizo, en lo que ahora es una camisería, (en la calle Doctor José Garai, 10), una especie de bar de apoyo a los y las trabajadores/as de Firestone. Ahí hicieron pinchos y las mujeres hicieron tortillas y se hizo caja porque diariamente el bar estaba a tope en apoyo a la huelga”.70 “Recuerdo la huelga de Firestone porque mi marido trabajaba allí. Yo apoyé a mi marido y a las trabajadoras y trabajadores en aquella huelga (...) Hay que tener en cuenta que en la huelga de Firestone no existían los sindicatos, pero las trabajadoras y los trabajadores tenían mucha fuerza (...) Hubo mucha solidaridad por parte del pueblo con las mujeres de Firestone, porque todas las mujeres que trabajaban en Firestone eran de Basauri”.71 Cuatro de los obreros expulsados y una obrera, fueron encarcelados y vivieron el último mes de la huelga y del juicio desde la cárcel. A la trabajadora encarcelada le negaron la asistencia al juicio. Al final, los obreros y las obreras ganaron la sentencia y la empresa los/las tuvo que readmitir en la fábrica, se organizaron elecciones internas y la modificación del reglamento interior.

32

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“El último mes de la huelga lo viví en la cárcel y el abogado me trasladaba lo que pasaba. Sacaron a los cuatro hombres encarcelados para que asistieran al juicio y a mí no me dejaron asistir. Yo no pude estar en el juicio”.72 La década de los ochenta se identificó por ser una época de contrastes. Por un lado, mujeres que trabajaban en las fábricas y lucharon por sus derechos, tomaron conciencia de su situación, fundamentalmente, a partir del ámbito laboral, como obreras y sindicalistas, y empezaron a defender su puesto de trabajo, siendo conscientes de la autonomía que les otorgaba el no depender económicamente de nadie. “Tengo que decir, que estas mujeres, que yo he sido representante del grupo de mujeres de la empresa, son unas mujeres muy luchadoras, porque tuvieron que luchar y superar toda esa cultura y la superamos solamente porque nos organizamos como mujeres y porque participábamos en los comités de fábrica y en todas las estructuras de la fábrica y en las centrales sindicales. Estábamos en todo lo que tenía que ver con la empresa para defender nuestros derechos como trabajadoras”.73 “Para mí la fábrica ha sido una escuela de aprendizaje y una parte importante en mi vida”.74 Por otro lado, a pesar de las reivindicaciones, la ideología del “servicio familiar” seguía presente al pensar que el “cabeza de familia”, es decir, el principal proveedor, debía ser el hombre. En este sentido, el trabajo de las mujeres en las empresas continuaba entendiéndose como una “ayuda” económica ya que “la actividad laboral femenina como parte de un proyecto de vida individualizado y emancipado, encaminado a lograr mayor autonomía personal, estaba socialmente penada con la incomprensión y el rechazo”.75 “En la negociación de los sindicatos con las empresas, lo que se valoraba era un puesto de trabajo por familia y eso suponía que se lo daban a los varones

68 años, ha trabajado veinte años en Firestone (1965-1984). 73 60 años, trabajadora jubilada de Firestone y sindicalista de LAB. 74 68 años, ha trabajado veinte años en Firestone (1965-1984). 75 Ancizar, Arantza: Op.cit., p.127.
72

33

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri. 77 Ancizar, Arantza: Op.cit., p.128. 78 60 años, trabajadora jubilada de Firestone y sindicalista de LAB. 79 62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri.
76

y que las mujeres se quedaban fuera. Ahí hubo un debate importante dentro del movimiento feminista con el sindicalismo de reivindicar el derecho al trabajo para las mujeres al margen de que tuvieran familia o no”.76 Esto se agudizó con la llegada de la crisis y posterior reconversión industrial que sufrió el País Vasco en esta época, la cual afectó directamente y con más fuerza a las mujeres de las fábricas. “En este contexto, empezó a fraguarse un clima hostil hacia la “ocupación” por parte de las mujeres de empleos que correspondían a los cabezas de familia en la lógica colectiva”.77 “Yo recuerdo en el año 80, cuando la empresa hizo una reestructuración, una recolocación de puestos de trabajo en la época de la reconversión... que yo era la única que estaba en el comité de fábrica y no participé en ese tema y cuando me llegaron los papeles de la empresa resulta que a todas las mujeres nos habían incluido en un criterio de disminución física, porque ellos valoraban que si la maternidad, lo de la fuerza... y nos pusieron en ese nivel (...) Tuvimos que luchar contra la empresa, contra el propio compañero, contra la mentalidad que se daba entonces (...) porque al final incluso ellos tienen la mentalidad de que a lo mejor las mujeres están mejor en casa que trabajando en las fábricas”.78 “En la Firestone, con la reconversión industrial, no solamente prohibieron que se incorporasen las mujeres, sino que fueron las primeras en salir”.79 A partir de este momento, algunas de las empresas de la zona, como Firestone o Bandas, dejaron de contratar mujeres en producción y éstas empezaron a estar presentes únicamente en puestos de limpieza y en comedores a través de empresas subcontratadas, lo que equivale a condiciones laborales precarias y poco reconocidas.

34

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“En la empresa nuestra, Arcelor mittal, que antes era Bandas, antes había un montón de mujeres en producción y ahora están sobre todo en la limpieza y en los comedores, como subcontratas y ahí es donde está el mayor problema”.80 “El número de mujeres en la década de los 70, sobre todo, fue muy importante. Pero luego es verdad que eso se ha ido perdiendo en las fábricas sobre todo a partir de la reconversión. Quitando Edesa, que ahora es el Grupo Mondragón, prácticamente han desaparecido las mujeres de las fábricas, como es el caso de Firestone”.81 “Conseguimos el derecho de quedarnos pero eso tuvo una consecuencia porque la empresa a partir de ese momento no volvió a contratar mujeres en producción”.82 En la última década, cabe destacar que Firestone ha sido demandada por el hecho de que sólo admitiese hombres en sus plantillas de producción, ya que incumple con el principio de no discriminación laboral por sexo, según contempla la ley de Igualdad de la Comunidad Autónoma del País Vasco, aprobada en el año 2000. “Hace poco se le tuvo que demandar otra vez a la empresa porque sólo contrataba hombres y con la ley de igualdad del 2000 pues les pudimos demandar”.83 A partir de esa demanda, gracias a la existencia de una ley que penaliza la discriminación laboral por sexo y sobre todo, gracias a la lucha constante de las obreras, sindicalistas y feministas, las empresas están admitiendo nuevamente a mujeres en las fábricas, desempeñando actividades de producción directa, con igual salario con respecto a sus compañeros. “Ahora en Firestone está volviendo a haber mujeres en producción (...) Sólo el conseguir que se vuelvan a contratar a mujeres es una lucha que no veas y

55 años, cofundador del Foro Intersindical por la Igualdad de Basauri. Trabajador de Arcelor Mittal (Antiguo Bandas) y sindicalista de ESK. 81 62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri. 82 60 años, trabajadora jubilada de Firestone y sindicalista de LAB. 83 Ibídem.
80

35

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

84 85

Ibídem. Aranda, Oscar; Astarloa, Alazne; Carrascosa, Francisco J.: Op.cit., p.12.

estamos en un momento en el que queremos que las mujeres jóvenes que han empezado ahora a trabajar en producción, se integren y que ellas también empiecen a estar en los comités de fábrica, en las asociaciones sindicales (...) Ahora las mujeres en Firestone cobran igual que los hombres en el mismo puesto (...) Esa fue nuestra gran lucha”.84 Además, el hecho de que la mayoría de las mujeres de la época dejasen de trabajar en las fábricas al contraer matrimonio no significa, tal y como se ha dado a entender en multitud de estudios, que no participasen en el proceso de producción. “Las mujeres han trabajado siempre: si antes de la industrialización desempeñaban una labor importante en la economía doméstica agraria, durante y después de la industrialización han trabajado tanto en las fábricas como en los servicios necesarios para el mantenimiento de los/as trabajadores/as”.85 Dentro del movimiento sindicalista de los últimos años en Basauri, cabe destacar la creación en 2003 del llamado Foro Intersindical por la Igualdad, que agrupó a un número significativo de hombres (y algunas mujeres) con representación sindical en distintas fábricas, con el fin de fomentar la igualdad de mujeres y hombres en las fábricas y empresas de la zona. Este Foro aparece como un espacio, como una huella de igualdad y ha estado constituido por representantes comarcales de los sindicatos: CNT, ELA, ESK, LAB, ELSB-USO, STEE-EILAS CCOOy UGT para llevar a cabo acciones sindicales en el ámbito socio-económico y en el tejido empresarial que impulsen la consecución de un modelo social y cultural más justo e igualitario. En este sentido, es un espacio pionero que permite y posibilita el debate sobre el grado de implicación de los hombres en la lucha por la igualdad, impulsar la toma de conciencia al interior de los sindicatos de los trabajadores y trabajadoras, así como posibilitar unidades de acción sindical en materia de igualdad. En el año 2003 tras la realización de un programa piloto de empleo y formación, en el que participaron diez chicas del municipio y en el que se trabajaron cinco temas: Hombres frente a la Violencia contra las Mujeres, Escuela de Empoderamiento, Deporte, II Plan de Igualdad de Mu-

36

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

jeres y Hombres y un estudio sobre la feminización de la pobreza, se decide dar continuidad a algunos de los contenidos tratados, como el de “Hombres frente a la Violencia contra las Mujeres”, de modo que se contrata a dos técnicos de Igualdad para trabajar dicha temática en diversos talleres y seminarios con diferentes colectivos, entre ellos, los sindicatos. “Fundamentalmente con la ayuda del Área de Igualdad de Basauri y con la contratación de dos técnicos que había por entonces trabajando, fuimos haciendo talleres durante bastante tiempo, casi un año (...) A raíz de esto nosotros fuimos socializando el Foro, lo metimos en las fábricas, en las actividades sindicales, hicimos talleres de igualdad en los sindicatos, con los trabajadores y con las diferentes empresas”.86 Durante el proceso de creación del Foro, ocurre un dramático suceso en Basauri que acelera su constitución, haciendo que éste lleve a cabo medidas de actuación específicas. A partir del asesinato el 12 de diciembre de 2004 de una vecina del municipio, María Vicenta Pérez Alonso, a manos de su marido, se genera un debate en el seno del Consejo de Igualdad y con los miembros de los sindicatos sobre la necesidad de implicación directa de los hombres en la lucha contra la violencia sexista. “A raíz de la muerte de una mujer en Basauri, que fue asesinada por un afiliado de un sindicato de Firestone, nos dimos cuenta de que era también un problema dentro del sindicalismo, porque mucho predicamos la igualdad, pero luego ocurren estas cosas”.87 El Consejo de Igualdad de Basauri reclama a las organizaciones sindicales, más concretamente a los hombres que las conforman, que se impliquen en la lucha por la igualdad, llevando a cabo acciones y medidas concretas contra la violencia hacia las mujeres, para lograr la igualdad en la empresas a través de la negociación colectiva y el cambio de valores sociales, así como para reivindicar el reparto de los cuidados y la atención a las personas dependientes.

55 años, cofundador del Foro Intersindical por la Igualdad de Basauri. Trabajador de Arcelor Mittal (Antiguo Bandas) y sindicalista de ESK. 87 Ibídem.
86

37

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

55 años, cofundador del Foro Intersindical por la Igualdad de Basauri. Trabajador de Arcelor Mittal (Antiguo Bandas) y sindicalista de ESK. 89 “Constituido el Foro Intersindical por la Igualdad de Basauri”, Revista El Social, 59 (2006), p.4.
88

“La idea del Foro surge del grupo de mujeres de Basauri, del Consejo. La idea surge de ellas, y nosotros compartíamos que había que hacer algo en relación con las agresiones a mujeres y con las discriminaciones en las empresas”.88 A partir de este suceso, los sindicatos adquieren un compromiso firme de trabajo frente a la violencia machista y se constituye el Foro Intersindical por la Igualdad, al tiempo que se convoca un paro de 10 minutos en las empresas del municipio y se hace un llamamiento a los trabajadores y trabajadoras para que se sumen a la manifestación promovida por el Consejo de Igualdad en la que destacó la participación de los hombres. En este sentido, “para el Consejo de Igualdad de Basauri, el trabajo con los sindicatos es prioritario por diversas razones; por una parte la independencia económica es esencial para el proceso de emancipación de las mujeres, y, por otra, el problema de la desigualdad no se resolverá si los hombres no se implican en buscar la solución. En ambos aspectos los sindicatos tienen especial relevancia por que son ellos los encargados de defender los derechos de las trabajadoras, y por otro, son las organizaciones que más varones aglutinan”.89 En la búsqueda de afinidades y criterios comunes de actuación entre los diferentes sindicatos a favor de la igualdad, se elabora en 2005 un documento, “Manifiesto por la igualdad del Foro Intersindical de Basauri”, al que se suscriben los sindicatos del municipio. En el manifiesto los sindicatos se comprometen a trabajar en diferentes líneas de acción, tales como, la violencia contra las mujeres, la inclusión de medidas igualitarias en los convenios colectivos, apoyar el cambio de valores sociales y reivindicar los cuidados y la atención a las personas dependientes como un derecho y una responsabilidad de la sociedad en su conjunto.

38

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“Los sindicatos no podemos obviar esta realidad repetidamente denunciada por el movimiento feminista, es por ello que recogemos la propuesta del Consejo de Igualdad de Basauri y manifestamos nuestro compromiso para luchar contra la desigualdad desde los centros de trabajo”.90 En relación a la línea de actuación contra la violencia machista, en el manifiesto se incluye un protocolo de actuación sindical en el que los sindicatos firmantes se comprometen a convocar a sus afiliados y afiliadas a un paro de 10 minutos en el caso de que asesinen a una mujer en Basauri o la comarca. De igual modo, en el manifiesto se adquiere el compromiso de apoyar las iniciativas que el Consejo de Igualdad u otras organizaciones feministas organicen para denunciar los hechos. El mencionado protocolo ha tenido que ser utilizado desgraciadamente en varias ocasiones, por los asesinatos de María Vicenta Pérez Alonso, Loredana Andriescu, Begoña Gómez y Mariví López, asesinadas por sus compañeros sentimentales. “Hicimos un protocolo para llevar a cabo en caso de agresión, que ya lo hemos hecho porque a raíz de la muerte de esta mujer de Basauri, luego mataron también a una chica rumana e hicimos concentraciones en las fábricas en la que salíamos todos y todas, trabajadores y trabajadoras, sindicalistas, grupos de mujeres con pancartas... y se paraba la producción”.91 En el manifiesto también se ofrece realizar una serie de seminarios de formación con la intención de que posteriormente sirvan para pactar medidas concretas a favor de la igualdad a nivel municipal. En esta dirección, se consideró necesario formar a los delegados y delegadas sindicales para posibilitar e impulsar su capacitación en materia de igualdad. Durante los años 2006 y 2007 se han celebrado cuatro seminarios: Introducción de las políticas de igualdad en las empresas; Acoso sexual/laboral; Acceso al empleo, formación, clasi-

Extracto del manifiesto por la igualdad del Foro Intersindical de Basauri. 91 55 años, cofundador del Foro Intersindical por la Igualdad de Basauri. Trabajador de Arcelor Mittal (Antiguo Bandas) y sindicalista de ESK.
90

39

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

92

Ibídem.

ficación profesional y valoración de puestos de trabajo; y por último, La negociación colectiva como instrumento para la igualdad. “Nosotros en los sindicatos hemos tratado el tema de la igualdad, pero nunca se habían hecho cursos en los que debatir sobre ello. Con lo del Foro, hemos hecho cursos sobre el tema de la masculinidad, de la igualdad, de la violencia...”. 92 Además, el Foro ha ideado un plan de actuación conjunta que consiste en la selección de cuatro empresas del municipio para impulsar acciones positivas y planes de igualdad. Las empresas escogidas han sido: Arcelor Mittal, Firestone, Outokumpu y Sidenor. Para la elaboración de planes de igualdad y la aplicación de medidas de acción positiva, es imprescindible realizar un diagnóstico previo que dé cuenta de la situación de mujeres y hombres en el seno de estas empresas. De esta forma, se pretende detectar las áreas prioritarias de trabajo y los aspectos en los que se divisan desigualdades y discriminaciones con la intención de orientar las líneas para una posterior acción sindical que favorezca la igualdad. El trabajo de recopilación de datos ha sido llevado a cabo por los comités de empresa, a través de unas fichas proporcionadas desde el área de igualdad. Una vez obtenidos los datos se han extraído una serie de conclusiones, emitiendo un informe relativo a cada una de las empresas. Una de las conclusiones extraídas, apunta la existencia de desigualdades de género relativas a la contratación mayoritaria de mujeres en los puestos de trabajo más precarios, menos reconocidos y con menor retribución económica, así como menor cotización, a través de empresas subcontratadas, principalmente en la limpieza y los comedores. “Ahora estamos intentando meter lo de los planes de igualdad en las empresas, queríamos hacerlo en Firestone porque es bastante referente en la zona, pero la cosa está complicada (...) Antes había un montón de mujeres en producción y

40

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

ahora sobre todo están en la limpieza y en los comedores, como subcontratas y ahí es donde está el mayor problema. Eso es lo que descubrimos antes de hacer los planes de igualdad, porque queríamos saber cuántas mujeres había en la empresa y saber dónde estaban las mujeres y en qué condiciones. Ya sabíamos que había desigualdad en las fábricas pero no lo hemos percibido hasta que hicimos el estudio para incentivar los planes de igualdad en estas empresas, porque ahí es cuando hemos contabilizado en número y lo hemos vivido de primera mano. Es muy bonito decir que tienen un plan de igualdad pero tienen que cambiar la situación de las mujeres en la empresas y nosotros ya comentamos que el tema de las subcontratas tenía que cambiar y a raíz de estas cuestiones se ha paralizado lo de los planes”.93

93

Ibídem.

4.2. Historia del asociacionismo de mujeres y feminista en Basauri
4.2.1. Las parroquias y las primeras asociaciones de mujeres Durante el periodo franquista, la parroquia actuó como uno de los pocos espacios públicos de dinamización socio-cultural del momento, en el que se gestó parte del movimiento asociativo de mujeres al utilizarse, principalmente, como espacio de reunión. “Hay que tener en cuenta que en la época del franquismo el único lugar dónde se podían hacer reuniones era en los locales de las iglesias, no había otra posibilidad (...) No sé si había mucha voluntad por parte de los curas... en algunos casos sí, como era el cura de la parroquia de Pozokoetxe, (situada en la calle Madrid 2), ahí había más espíritu de participación. De ahí también salieron asociaciones de vecinos/as y un grupo de mujeres feministas dentro de esta asociación que se reunían en la parroquia. Nosotras no teníamos otro sitio de reunión y en aquel momento tampoco había asociaciones de mujeres y nosotras nos reuníamos en Pozokoetxe pero

41

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri. 95 86 años, ha sido integrante de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), trabajadora de Edesa y animadora sociocultural del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri. 96 88 años, ha sido la responsable diocesana de la organización cristiana de acción católica obrera y animadora socio-cultural de los Centros de Promoción de la Mujer de Basauri y Bilbao.
94

fundamentalmente en unos locales de la Iglesia de San Pedro. Eso sí que fue un referente importante, no sé si tanto la iglesia como esos locales. De la iglesia sale todo en ese momento porque era el único lugar donde la gente se podía reunir. No era porque la iglesia tuviese ningún interés en promocionar el movimiento de mujeres, sino que era un espacio propio del contexto (...) el único espacio público que había era la iglesia”.94 “En aquel momento, ¿A dónde ibas si no a las parroquias? No tenías otros sitios de reunión y formación (...) Yo pertenecí a la OHAC, que era una organización cristiana obrera. Había una Comisión de hombres y otra de mujeres. Desde la Comisión de las mujeres, hacíamos lo que se podía hacer en aquella época: organizábamos charlas sobre el movimiento obrero y participábamos en todo lo que podíamos”.95 “En aquella época no había otro lugar de reunión y a nosotras en aquel momento nos sirvió de mucho, porque al reunirte en la iglesia, un sitio católico, se pasaba la censura. Si nos hubiéramos juntado en otros sitios y más siendo mujeres, no nos habrían dejado (...) Algunas parroquias de aquella época fueron importantes porque nos cedían los locales y hacíamos reuniones que no estaban permitidas. Incluso en el colegio de las monjas también solíamos tener algunas reuniones no permitidas, y nosotras estábamos agachadas y con la luz apagada para que no se viera que a esas hora había movimiento”.96 En sus inicios, el Centro de Promoción de la Mujer se situó en una de las parroquias del municipio, la del Kalero, ubicada en la calle Karmelo Torre 17, donde, al igual que ha ocurrido en otros municipios, se reunían un gran número de mujeres y se impartían charlas y cursos variados. “Promoción de la Mujer, estaba en el Kalero, en la iglesia. La iglesia del Kalero tenía aulas y entonces hacíamos allí (...) en una época las iglesias fueron sitios a los que iban muchas mujeres. Sobre todo para las mujeres que estaban

42

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

en el Centro y las que lo llevaban, que eran mujeres vinculadas a la iglesia, dábamos religión y no nos podíamos escaquear (...) además recuerdo que si no se daba religión, había gente que no venía... así que los Centros de Promoción de la época sí que se movían en torno a las iglesias y se hacían en los locales de las iglesias también porque en aquella época eran los locales que había”.97 “Los centros surgen en torno a la iglesia del momento (...) El Centro de Promoción de la Mujer lo crearon en un principio las mujeres de acción católica (...) estuvo situado en una de las parroquias del pueblo. En la del Kalero. Recuerdo que iba allí a dar charlas de educación de hijos/as y matrimonio”.98 “Los centros de promoción surgen del ambiente de las parroquias. En los centros de promoción del principio, estaban las mujeres de acción católica porque se dieron cuenta que hacía falta algo de cultura, sobre todo por la cantidad de inmigración que llegó que eran prácticamente analfabeta”.99 Además, se organizaban charlas impartidas por las propias mujeres del movimiento en las que se trataban, entre otros, temas relacionados con la sexualidad, con el trabajo, desde una perspectiva crítica, con lo que se lograba resignificar y subvertir el espacio de las iglesias. “Nosotras nos reuníamos en los locales parroquiales y dábamos charlas sobre sexualidad, sobre trabajo... de todo y era impresionante la de mujeres que iban. ¡Llenábamos los locales parroquiales!”100 Por otro lado, eran y siguen siendo mujeres las encargadas de dar catequesis y las contratadas como limpiadoras de las iglesias. De igual modo, en la década de los cincuenta, se creó Cáritas, una organización relacionada con la iglesia igualmente feminizada. “La iglesia sí que era un espacio de mujeres en la limpieza de las iglesias, como creyentes, como catequistas, en Cáritas... esas son principalmente las

62 años, antigua alumna del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, es socia cofundadora de la Asociación “Manuela Egiguren” y alumna de la Escuela de Empoderamiento y ha formado parte del grupo de teatro “Kolore”. 98 86 años, ha sido integrante de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), trabajadora de Edesa y animadora sociocultural del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri. 99 88 años, ha sido la responsable diocesana de la organización cristiana de acción católica obrera y animadora socio-cultural de los Centros de Promoción de la Mujer de Basauri y Bilbao. 100 62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri.
97

43

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Ibídem. 44 años, Presidenta de la Asociación de Mujeres de EPA (Escuela Para la Formación de Adultas y Adultos). 103 58 años, Alumna de la Escuela de Empoderamiento.
101 102

funciones reconocidas que han tenido las mujeres en las iglesias (...) No estaban como sacerdotisas”.101 “Las que han limpiado las iglesias siempre han sido mujeres, las catequistas también, las voluntarias también. En Cáritas también porque las que se han ocupado de seleccionar la ropa que se donaba y de organizar colectas, repartir alimentos... han sido mujeres. Y en la iglesia de Ariz, por ejemplo, la que toca el órgano y la que pasa el cepillo, son mujeres mayores”.102 “Yo he dado catecismo muchos años. La mayoría de las catequistas eran mujeres y hoy día ocurre lo mismo. Recuerdo que las que estaban muy metidas en la iglesia elegían siempre a las niñas y a mí siempre me ha tocado dar catequesis a los niños (...) Para nosotras dar catequesis era importante porque nos permitía reunirnos, hablar con otras mujeres. Era la formación de la época”. Con posterioridad a la etapa franquista, las parroquias también se utilizaron como aulas para impartir clases de euskera que eran impartidas en su mayoría también por mujeres, como principales transmisoras del euskera en nuestro contexto. “En la parroquia, más tarde, había mujeres pero más vinculado a las mujeres y madres de la ikastola (...) Las primeras clases de euskera se daban en la parroquia de Ariz, situada en la calle Catalunya 23, en un local de la parroquia, y las daban mujeres”.103 Asimismo, en la parroquia de San Pedro, ubicada en la calle Nagusia 1, comienza a reunirse la “Asociación de Viudas de Basauri”, fundada en 1984 por ocho mujeres del municipio, que se reunían para ofrecerse apoyo mutuo y demandar mejoras sociales y económicas para su colectivo. Hace unos años, tras un largo periodo de insistencia y solicitudes, las socias de esta asociación consiguieron el local municipal que ocupan en la actualidad, situado en los soportales de la plaza de Arizgoiti.

44

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“La asociación antes se reunía en el sótano de la iglesia de San Pedro. Yo empecé en el sótano de la iglesia. Porque yo limpiaba la iglesia los lunes y veía que entraban las viudas allí y yo dije, bueno voy a entrar y si me gusta sigo, y entré en la asociación y hasta hoy (...) hace un tiempo que nos dieron este local y nos juntamos aquí y hacemos aquí las asambleas”.104 A pesar de que empezaron únicamente ocho mujeres han llegado a contar con más de doscientas socias de las que en la actualidad permanecen alrededor de ciento cincuenta. Las socias que pertenecen a esta asociación tienen edades comprendidas entre los cincuenta y más de ochenta años. Todas son mujeres aunque no es necesario que sean viudas puesto que a ésta puede acudir cualquier mujer viuda, soltera o separada que se sienta sola. Un aspecto característico de la historia reivindicativa de esta asociación es la lucha por la mejora de las pensiones de viudedad. Desde todas las asociaciones de viudas de la Comunidad Autónoma del País Vasco y del resto del Estado, se vienen solicitando que las pensiones de viudedad aumenten del 48% al 70% de la base de cotización del marido, con el objetivo de que estas mujeres salgan de la situación de precariedad económica que las caracteriza. Las socias, realizan diferentes actividades cotidianas, tales como, gimnasia de relajación, manualidades, conferencias, café-tertulia... Sumándose a éstas, realizan otras serie de actividades puntuales, entre las que se encuentran, la realización de viajes y excursiones culturales, acudir a las asambleas regionales y nacionales de asociaciones de viudas que se realizan anualmente, celebración del día mundial de la viuda, 2 de Febrero y del día internacional de las mujeres, 8 de Marzo, así como una exposición final de curso sobre el conjunto de actividades que realizan, en el local que ocupan actualmente, a últimos de mayo. “Hacemos pintura, manualidades, gimnasia de relajación... los miércoles nos reunimos a merendar y a jugar la partida (...) y los lunes siempre Mari Carmen, que es la presidenta, nos da información sobre todo lo que se hace en Basauri y también hacemos excursiones y vamos al teatro... de todo”.105

104 105

Ibídem. Ibídem.

45

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Ibídem. Ibídem. 108 88 años, ha sido la responsable diocesana de la organización cristiana de acción católica obrera y animadora socio-cultural de los Centros de Promoción de la Mujer de Basauri y Bilbao.
106 107

En este sentido, la conformación de la asociación de viudas permite garantizar su bienestar, promocionarlas en su condición de mujer, defender sus derechos como viudas y que se sientan útiles, realizadas, que ocupen su tiempo libre y dejen de sentirse solas al compartir actividades y vínculos con otras mujeres. “Luego cuando me quedé viuda me sentí sola pero ahora me siento muy cobijada en la asociación, desde Enero que me asocié en viudas, y bueno las conocía a todas de vista y luego ya empecé en esto de la gimnasia y de la relajación que hacíamos en el sótano de la iglesia, y a mi eso me vino muy bien”.106 Se puede afirmar que las parroquias han sido lugares con gran contenido simbólico de género en combinación esencialmente con una época concreta como fue la etapa del franquismo. Las parroquias son, por tanto, una huella genérica recordatoria del movimiento de mujeres y significada como tal a través de la memoria de las mayores del municipio. “Yo echo de menos el ambiente este de las parroquias (...) muchas mujeres de la época nos reuníamos en la iglesia y nos daban charlas y era muy abrigado estar en la iglesia, porque luego vinieron las asociaciones de mujeres y eso pero es que de aquella no había nada, era todo en la iglesia”.107 “Para mí el estar en acción católica obrera en aquel momento significaba por un lado, una satisfacción muy grande porque estar ahí te permitía ayudar a las y los demás, y por otro lado, rabiabas de impotencia por las jerarquías e injusticias que también se daban (...) Creo que las parroquias que realmente han sido importantes eran las que estaban en un entorno obrero, que era lo que ocurría en Basauri”.108

46

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

4.2.2. Las asociaciones de vecinas/os y la reivindicación de las guarderías A finales de la dictadura franquista y durante la transición, los barrios fueron espacios fundamentales de participación ciudadana en Basauri, ya que, las asociaciones de vecinas y vecinos tuvieron un papel importante en la reestructuración del municipio. “En Basauri, los barrios han tenido mucha importancia porque se hacía la vida social prácticamente en los propios barrios. Nosotras/os les llamamos barriadas”. 109 En aquellos momentos de prácticas políticas clandestinas y censuras políticas ciudadanas, este movimiento vecinal supuso un espacio de aprendizaje para la participación ciudadana, convirtiéndose, fundamentalmente para las mujeres, en uno de los pocos ámbitos públicos de intervención, de encuentro y de organización. “Muchas mujeres en Basauri salieron y participaron en el movimiento vecinal, las del Kalero, las de Ariz, las de Pozokoetxe...”.110 Un ejemplo de ello, lo podemos encontrar en la Asociación de Vecinos y Vecinas del barrio de Kareaga Goikoa. Esta asociación se creó a partir de la aplicación de la Ley de Asociaciones promulgada en el 70. El objetivo de esta asociación, como del resto de asociaciones de vecinos y vecinas del momento, era la de conseguir mejoras e innovaciones en las infraestructuras que presentaba el barrio. Entre las peticiones de esta asociación, se encontraba la de que se construyera una guardería en su zona que atendiese las necesidades del entorno. Demanda esta que fue solicitada y promovida, sobre todo, por las mujeres de dicha asociación, ya que en Basauri en aquel momento únicamente existían las guarderías de las Cajas de Ahorro, con plazas limitadas, un horario reducido y una edad mínima para entrar de tres años. Estas condiciones no se adecuaban a las necesidades

109 110

Ibídem. 62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri.

47

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Ibídem. 88 años, ha sido la responsable diocesana de la organización cristiana de acción católica obrera y animadora socio-cultural de los Centros de Promoción de la Mujer de Basauri y Bilbao. 113 Los Centros de Promoción de la Mujer fueron espacios dinamizados y subvencionados por la entidad financiera de la BBK, donde las mujeres adquirieron conocimientos generales, obtuvieron el graduado y realizaron conjuntamente actividades de distinta índole.
111 112

de las madres (y padres) que trabajaban en las fábricas, en aquellos momentos en los que, como hemos mencionado, aumentaba su incorporación al mercado laboral. “Las mujeres que participaban en las asociaciones de vecinos y vecinas demandaron guarderías e hicieron una gran labor con eso, también demandaron la bajada de precio de algunos productos... ese tipo de cosas. De hecho en Basozelai hicieron una guardería que dependía de la asociación de vecinos y vecinas de Basozelai. La gente se asociaba y las mujeres estábamos en todas las asociaciones y allí donde hay mujeres se empiezan a plantear las condiciones problemáticas que nos afectan como mujeres. Estas mujeres demandaban servicios también en función de las necesidades de cada barrio”.111 “Cuando no había guarderías, por la necesidad que había, las mujeres iban al Ayuntamiento a pedir que se hicieran más guarderías y colegios. Recuerdo que fuimos unas cuantas mujeres del barrio al Ayuntamiento a pedir más escuelas por solidaridad con otras mujeres que tenían a sus hijas e hijos sin escolarizar porque mi hija ya estaba en el colegio. Íbamos a apoyar y a ayudar a otras madres. Había que apoyarlas porque en aquel momento no había guarderías ni colegios suficientes”.112 Las mujeres fueron participando en este movimiento asociativo de forma paulatina, a través de los llamamientos y asambleas que se realizaban. Tras el logro de conseguir la creación de una guardería, un gran número de mujeres siguieron reuniéndose para tratar diversos temas que les afectaban, creando comisiones de mujeres dentro de las asociaciones vecinales e incorporándose, alguna de estas mujeres, al movimiento feminista de Basauri, así como participando en otras asociaciones de mujeres. 4.2.3. El Centro de Promoción de la Mujer, espacio de aprendizaje y empoderamiento Entre el año 1963 y 1964 empezaron a crearse en Bizkaia (Basauri, Barakaldo y Bilbao) los llamados Centros de Promoción de la Mujer113, impulsados por la Caja de Ahorros BBK

48

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

(Bilbao Bizkaia Kutxa). Aunque en un principio los Centros de Promoción de la Mujer nacieron a partir del entorno de la iglesia, con la intención de reforzar el papel tradicional de las mujeres, a través de cursos de cocina, de matrimonio y costura, entre otros, acabaron convirtiéndose en espacios, simbólicos y/o materiales, de aprendizaje, de encuentro y de empoderamiento personal y colectivo para muchas mujeres, como huella de asociacionismo, dando cuenta de cómo ciertos espacios creados con el propósito de consolidar los roles de género, pueden ser transformados en lugares desde los cuales se empiezan a cuestionar los patrones marcados. “En la mayoría de los pueblos los centros han surgido del ambiente de las parroquias. Los empezaron a promover las mujeres de acción católica general (...) De hecho, desde la catequesis, pasé a los centros de promoción de la mujer como animadora socio-cultural, porque nos dijeron que hacía falta personas que dieran clases a mujeres sobre educación de hijos/as y matrimonio”.114 “En el Centro de Promoción yo creo que han hecho una labor importante porque han estado allí enseñando a muchísimas mujeres a leer y a escribir, mujeres mayores que no sabían y sí, se entiende como un espacio de formación, en el sentido de habilidades para bastantes cuestiones, pero también desde el principio para dotarse de mínimos instrumentos para poderse manejar con la gente y para sí mismas. El Centro, aparece de forma más visible cuando nos empezamos a reunir como coordinadora de grupos de mujeres, cuando las empezamos a convocar. Ya a partir de ahí, hemos hecho cosas juntas, en el 8 de Marzo, o para organizar determinadas cuestiones que tenían que ver con reivindicaciones específicas...”.115 Así como en otros municipios el Centro de Promoción de la Mujer se ha ubicado en un espacio material específico, en Basauri el Centro se ha entendido más bien como un espacio simbólico al carecer de un lugar físico concreto y fijo. Al comienzo del curso 1963-1964, el Centro se ubicó en el Social, cuando éste aún pertenecía a las empresas. Tres o cuatro

86 años, ha sido integrante de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), trabajadora de Edesa y animadora sociocultural del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri. 115 57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri.
114

49

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Ibídem. 44 años, Presidenta de la Asociación de Mujeres de EPA (Escuela de Formación para Adultas y Adultos). 118 86 años, ha sido integrante de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), trabajadora de Edesa y animadora sociocultural del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri.
116 117

años más tarde, se abre otro centro o área en Ariz, en un local cedido por la BBK. En 1983 es cerrado por inundaciones y después, reconstruido, ampliado y reconvertido en guardería infantil. En este periodo, el centro estuvo situado de forma provisional en el último piso del colegio San José durante, aproximadamente, un año. En el momento en el que el Social pasa a manos del Ayuntamiento, se ceden unos locales para continuar con la labor del Centro en la parroquia del Kalero y unos años más tarde, en las aulas de la parroquia de Pozokoetxe. Tiempo después, el Ayuntamiento concede un aula situada en el Kalero y otro local en San Fausto. “El Centro de Promoción como tal no está en un sitio (...) ha estado organizándose por un lado, en las Casas de los y las jubilados/as para algunas actividades y luego tenían algunos locales prestados por el Ayuntamiento para la realización de sus actividades que tenían que ver con capacitar de recursos y de conocimientos básicos y para hacer charlas que tenían que ver con las mujeres”.116 “El Centro ha estado en diferentes sitios, cambiando de un local a otro, nunca ha tenido un sitio fijo (...) Ahora están pocas pero en una época fue muy importante”.117 “Como animadora socio-cultural tenía mi local en Ariz, pero vinieron las riadas y nos quedamos sin local. Entonces nos dieron un local en el último piso del colegio San José. Recuerdo que había sillas muy pequeñas, se oía todo de las paredes y estaba nevando y no teníamos calefacción. Más tarde estuvimos un tiempo en la parroquia del Kalero”.118 A pesar de que no se conformase una asociación como tal de antiguas alumnas del Centro, muchas de las mujeres del municipio han pasado por él y se han integrado en otras asociaciones, por ser uno de los pocos espacios de formación y de encuentro para las mujeres de la época, antes de que existiesen las EPA- Escuelas de Formación Para Adultas y Adultos y de la creación de las distintas asociaciones de mujeres.

50

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“Fui al Centro de Promoción de la Mujer, que de aquella era un local que estaba en el Kalero, eran dos años y se daba un poco de cultura general y luego íbamos a museos, las típicas salidas... y muchas, muchas mujeres hemos pasado por el Centro y yo siempre digo que a mí lo que me sacó de casa fue el Centro de Promoción de la Mujer. Luego vinieron las asociaciones y tuvieron más presencia y funcionaban de distinta manera. Aquí en el pueblo, después, se le ha dado más importancia y prioridad a las asociaciones”.119 “Las charlas que se daban en el Centro, principalmente, tenían contenido de alguna forma de salud, charlas que tenían que ver con el tema de enfermedades relacionadas con las mujeres, también con el cuidado de otras personas y también charlas que tenían que ver con el conocimiento de cuestiones generales, de cultura general”.120 “Dábamos cursos de educación de hijos/as, de matrimonios, hacíamos debates, veíamos películas, escuchábamos discos y hacíamos foros sobre las películas y los discos. Les hacíamos pensar y comprender. También dábamos cursos de psicología y autoestima”.121 Este Centro acabó convirtiéndose en un espacio de subversión y de cuestionamiento de los roles de género establecidos. “En aquella época las mujeres que empezaron en el Centro eran rompedoras porque vestían de otra manera, actuaban de otra manera y se juntaban para este tipo de cosas, para dar cursos y charlas y en aquella época estaba mal visto”.122 “Los Centros de Promoción de las Mujeres (...) resultaron claves en los procesos de cambio que vivieron muchas mujeres que pasaron de un único rol de

62 años, antigua alumna del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, es socia cofundadora de la Asociación “Manuela Egiguren” y alumna de la Escuela de Empoderamiento y ha formado parte del grupo de teatro “Kolore”. 120 57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 121 88 años, ha sido la responsable diocesana de la organización cristiana de acción católica obrera y animadora socio-cultural de los Centros de Promoción de la Mujer de Basauri y Bilbao. 122 44 años, Presidenta de la Asociación de Mujeres de EPA (Escuela de Formación para Adultas y Adultos).
119

51

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Amigot, Patricia: “Relaciones de poder, espacio subjetivo y prácticas de libertad. Análisis genealógico de un proceso de transformación de género”, Universidad Pública de Navarra, 9 noviembre 2005, en http://www.unavarra.es/info/not1580.ht m [Consulta: 29 Julio 2010]. 124 Ibídem.
123

madre y cuidadora, a un rol activo y participativo en el contexto social. Así muchas de estas mujeres fueron protagonistas y artífices (...) en movimientos como asociaciones de vecinos, APYMAS, comisiones de fiestas de los barrios... Se convirtieron en personas críticas, formadas y subversivas que lograron romper con la educación franquista”.123 Además, en las mujeres que hicieron los cursos del Centro comenzaron a generarse inquietudes y ganas de aprender y de participar, creando amistades y lazos entre mujeres y haciendo que la mayoría de ellas se implicasen posteriormente en las diferentes actividades que se llevaron a cabo desde el Aula de la Mujer, impulsada por una animadora sociocultural, físicamente situada en las Casas de Cultura, y que se conformasen diferentes asociaciones de mujeres. “La filosofía de los Centros fue clave en estos procesos de cambio. Así fue importante el propio discurso que incidía en el desarrollo del espíritu crítico y reflexivo. A ello se añade la introducción de temas novedosos para las mujeres que les permitió sintonizar con la época histórica. Se hablaba de sindicatos, de política, de huelgas... También de métodos anticonceptivos, de sexualidad o placer (...) Como un proceso de empoderamiento”. 124 “El pasar por el Centro de Promoción me ha aportado ser otra persona. Tanto es así que yo era una persona tímida, muy metida dentro de mí, pues la típica maruja, la persona que limpiaba el polvo todos los días porque era su trabajo, y entonces a mí aquello me ayudó, porque te daban charlas y cursos de educación, de matrimonios, de lectura... y a mí me aportó muchísimo, me empoderó. Creó en mí una inquietud. Hice un montón de gente conocida, de amistades. Estuvimos allí dos años, después, de los dos años venía otra profesora a darnos como un tercer año en el que se nos daba un graduado de estudios primarios.

52

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

Yo seguí todo lo que pude allí pero luego llegaba un momento que no podías repetir, los cursos se acababan y teníamos que dejar sitio para otras mujeres y de aquella no había asociaciones, pero yo a partir de ahí busqué sitios donde seguir haciendo algo porque yo no quería volver a casa. Las que habíamos salido del Centro de Promoción no queríamos volver a casa, y de hecho cuando nos hacían alguna entrevista yo decía: “Yo a casa no voy a volver””.125 “El Centro de Promoción estaba en Kalero y lo llevaba una mujer que se llamaba Begoña y muchas hacían ahí los estudios primarios y sacaban el título del graduado y luego cuando acababan en el Centro, se animaban e iban al Aula a hacer actividades culturales”.126 “Los Centros de Promoción estaban muy bien porque las mujeres crecían personalmente. Yo recuerdo haber enseñado a mujeres a leer y a escribir (...) Una mujer me comentó un día que le daba vergüenza hablar en el centro porque no sabía ni leer, ni escribir y en el centro aprendió. Otra me contaba que cuando iba a la caja de ahorros y le sacaban el tampón, ella les decía orgullosa que no necesitaba el tampón porque le habían enseñado en el centro a escribir su nombre. Para ella era un orgullo tremendo porque se sentía más valorada (...) Muchas se sacaron con profesoras el graduado escolar y algunas incluso hicieron estudios superiores después de pasar por el centro. También dábamos clases de psicología y les preguntábamos por las cualidades positivas que tenían y todas pensaban que no tenían cualidades importantes. Eran mujeres con baja autoestima porque en casa tampoco las valoraban. Entonces les decíamos los valores que tenían, lo importantes que eran y todo lo que las mujeres podemos y tenemos que aportar a la sociedad, y ellas se sentían más valoradas. Era una forma de trabajar con ellas la autoestima, que se valoraran y que se crearan buenas relaciones entre ellas como mujeres (...) Se creaban muchas relaciones de amistad entre las alumnas y también con nosotras las animadoras.

62 años, antigua alumna del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, es socia cofundadora de la Asociación “Manuela Egiguren” y alumna de la Escuela de Empoderamiento y ha formado parte del grupo de teatro “Kolore”. 126 Promotora del Aula de la Mujer.
125

53

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

86 años, ha sido integrante de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), trabajadora de Edesa y animadora sociocultural del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri. 128 88 años, ha sido la responsable diocesana de la organización cristiana de acción católica obrera y animadora socio-cultural de los Centros de Promoción de la Mujer de Basauri y Bilbao.
127

El Centro de Promoción ha marcado la vida de estas mujeres, y las de este pueblo lo recuerdan como algo muy positivo y yo me sigo sintiendo muy querida por ellas”. 127 “Era un contexto diferente. En aquel momento la mujer estaba completamente relegada. No podíamos tener una cuenta en la caja de ahorros. Si había oposiciones la mujer tenía que presentar títulos y el hombre no, y era muy difícil que las mujeres pudieran estudiar. La universidad estaba completamente cerrada para la clase trabajadora y más para las mujeres (...) Muchas se sacaron el graduado escolar en los centros y alguna entró en la universidad y sacó el título universitario. En aquella época las mujeres estaban aisladas en sus casas, y los centros de promoción les permitían encontrarse, darse cuenta de cómo más o menos todas compartían una situación común y eso les hacía sentir más importantes. Las animadoras siempre intentábamos dar mucha importancia a las palabras de aquellas mujeres que tenían problemas de autoestima y se sentían inferiores, y las valorábamos mucho delante de las demás para levantar su autoestima y su ánimo. Las antiguas alumnas continuaban reuniéndose y era muy gratificante. El centro además de ser un espacio para aprender, era un sitio de encuentro para mujeres, un lugar en el que poder llorar y reír juntas. A mí, una mujer me ha llegado a abrazar llorando, diciendo que habíamos hecho mucho por ella y sus compañeras, porque gracias a nosotras ella podía leer las cartas que le enviaba su hijo que estaba en la mili. Ella antes no sabía leer y le leía las cartas la vecina, pero cuando fue capaz de leer por sí misma las cartas de su hijo, lloraba y me abrazaba. Para ella era un orgullo y para mí una satisfacción de pensar que valía para algo, que podía ayudar y que mi trabajo merecía la pena”.128

54

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

En la actualidad, el grupo de mujeres que participaba en el Centro de Promoción se ha dividido y una de las partes reúne y recibe formación en la Escuela de Empoderamiento y participa en el Consejo de Igualdad. La otra se reúne en el Centro Cívico de Basozelai, dónde tienen una profesora, contratada por la obra social de la BBK, que les imparte clases, y no participan en el Consejo de Igualdad del municipio. “Yo creí que el Centro había desparecido, pero no. Ahora lo han subido a Basozelai, al Centro Cívico. El Centro Cívico de Basozelai debe tener un aula y todavía deben ir unas cuantas mujeres allí al Centro de Promoción. Mucha gente cree que ha desaparecido pero está ubicado ahí”.129 “Ellas se han ido repartiendo por los diferentes espacios que hay, y siguen estando y participando en el Consejo de Igualdad”.130 4.2.4. El Centro de Planificación Familiar y Educación Sexual (Planning): una atención sanitaria desde mujeres y para mujeres A finales de la década de los setenta, el movimiento feminista concentra una parte de su actividad reivindicativa en el campo de la sexualidad y la reproducción: el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos y la libertad sexual y reproductiva, así como la crítica al modelo normativo de heterosexualidad y a la obligatoriedad de la maternidad. En este contexto, en el que se están produciendo también las reivindicaciones en torno al Juicio a las once mujeres acusadas de abortar y de practicar abortos en Basauri, en diferentes barrios y pueblos las mujeres demandan la creación de los denominados Centros de Planificación Familiar y Orientación Sexual, popularmente llamados “plannings”. “Otra fecha importante es cuando creamos el Centro de Planificación (...) fechas importantes son aquellas en las que nos peleamos porque los abortos se realizaran en el Centro de Planificación, como un lugar donde se pudiesen hacer abortos, conseguir los instrumentos necesarios para poderlos hacer y pre-

62 años, antigua alumna del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, es socia cofundadora de la Asociación “Manuela Egiguren” y alumna de la Escuela de Empoderamiento y ha formado parte del grupo de teatro “Kolore”. 130 44 años, Presidenta de la Asociación de Mujeres de EPA (Escuela de Formación para Adultas y Adultos).
129

55

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 132 54 años, ha pertenecido a la Asociación de Mujeres de Basauri y pertenece a “Euskarabila elkartea” (Asociación que promueve el uso del euskera). 133 Esteban, M.L: “La atención especifica a las mujeres. 15 años de Centros de Planificación Familiar”, OP Koadernoak-Cuadernos de Salud Pública, nº 15, diciembre de 1994. En Baltar, R.: El derecho al aborto en Euskadi. Análisis de las experiencias de las mujeres en el municipio de Ermua. Trabajo de investigación para la obtención de los créditos de investigación del Master Universitario en Estudios Feministas y de Género. 2008/2009. UPV/EHU, p.5, también se hace mención a ese momento en el municipio de Ermua.
131

sentamos una batalla muy importante a Osakidetza recogiendo firmas para que el Centro fuera acreditado para hacer abortos. Del año 89 al 90 recogimos muchas firmas que enviamos a todos los entes, al Ararteko, al director de Osakidetza, a la comarca interior, que es la dirección del ambulatorio de Basauri... Hicimos una buena campaña, tuvo bastante eco mediático y fue una fecha muy importante”.131 “Hurrengo momentu inportanteena izan zen lortu genuenean hemengo planning zerbitzua. Abortatzeko eskubidea eskatzeko eta gure gorputzaren jabe izateko eskubidea. Guk erabakitzeko (...) Hemen, Basaurin, sortu zen lehengo plangintza zentroa eta arro gaude horretaz. Gai honetan eraman dugu Bizkaira era nahiko aintzindaritza”.132 (Otro momento importante fue cuando logramos el servicio de planning para pedir el derecho al aborto y el derecho a ser las dueñas de nuestros cuerpos. Aquí en Basauri, se creó el primer Centro de planning y estamos orgullosas de ello. Hemos llevado este asunto al conjunto de Bizkaia a modo de pioneras). Los Centros de Planificación Familiar, además de cubrir los vacíos que había dentro de la red sanitaria en materia de contracepción, ginecología, aborto y sexualidad, sirvieron para crear un modelo de atención centrado en las necesidades reales de las mujeres. “Estos centros querían cumplir una serie de prestaciones no recogidas en la red sanitaria en su conjunto; entre otras se ofrecía: prestación en materia anticonceptiva- se debe tener en cuenta que los anticonceptivos no fueron legalizados en el Estado hasta 1978- e información sobre aborto. Estos centros junto con el movimiento feminista canalizaban la información de las peticiones para abortar en el extranjero, además su existencia permitía el desarrollo de acciones positivas y programas activos de prevención y educación sexual y sanitaria, con la presencia de educadoras y psicólogas en los equipos, desde una orientación integral”.133

56

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

El Centro de Planificación Familiar en Basauri fue creado en 1982 por la Asociación de Mujeres de Basauri (también conocida como Grupo de Mujeres de Basauri) con la intención de dar cobertura a las mujeres del pueblo que no estaban siendo atendidas en materia de salud reproductiva, ni psico-social por parte del sistema público. Para ello, apostaron junto con otros grupos feministas por la formación de médicas y de monitoras sexológicas con el fin de constituir un equipo (formado por una médica, cuatro monitoras sexológicas y una psicóloga) capacitado para elaborar y poner en marcha un Programa Integral de Atención de la salud de las mujeres. El hecho de que estas profesionales tuvieran una doble formación, sanitaria y feminista, daba a estos centros un carácter especial y más adecuado a los objetivos perseguidos. La mayoría de estos Centros, que en muchos casos quedaron integrados en los llamados Módulos de Atención Psicosocial,134 funcionaban con subvenciones públicas, aunque se gestionaban directamente desde las asociaciones feministas. En Basauri, se consiguieron subvenciones de las Cajas de ahorros y del Gobierno Vasco. La demanda creciente por parte de las mujeres obligó al Ayuntamiento a asumir esta atención y en 1984 se creó el Centro Municipal de Salud, dependiente del Ayuntamiento, con los servicios de planificación familiar, salud mental (infantil y adulta) y drogodependencias. Sin embargo, durante unos años la Asociación de Mujeres de Basauri tuvo una implicación directa en la organización y gestión del mismo, y las mujeres de Basauri lo concibieron como un servicio “de mujeres y para mujeres”. “El planning nace con los módulos psicosociales en principio, en Rekalde, y nace de un proyecto de módulos donde estaba Salud Mental, la Asociación de Familiares de Alcohólicos, Salud Mental Infantil y nosotras. Lo que hacíamos era pedir subvenciones al Gobierno Vasco y funcionar como una cosa autónoma. Nos buscábamos los instrumentos, la formación, el montaje... Teníamos que vivir de subvenciones y entonces ahí hubo una negociación con Osakidetza y lo que ofreció a través del ayuntamiento fueron los locales del ambulatorio. Entonces pasó a ser un centro del municipio y de alguna manera dependíamos del Gobierno Vasco. Nosotras lo seguíamos llevando pero ahí empezó a ser una cosa diferente...

134

En Bizkaia había también Módulos de Atención Psicosocial en los barrios de Iralabarri, Rekaldeberri y San Inazio, en Bilbao. El Módulo de Rekalde, junto con el de Andraize (Iruñea, Nafarroa) fueron los primeros en ponerse en marcha en 1980.

57

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri. 136 Ibídem.
135

Se creó una Junta de Gobierno, como si fuese una fundación del ayuntamiento, dónde sí teníamos participación, las asociaciones de vecinos/as, políticos del ayuntamiento, los y las trabajadores/as del centro y la Asociación de Mujeres”.135 La Asociación de Mujeres de Basauri, conformada en 1976, tal y como se ha mencionado con anterioridad, estaba formada por un grupo de mujeres feministas del municipio, concienciadas política y socialmente que apostaron por trabajar para conseguir sus objetivos en el camino hacia la igualdad. Estas mujeres han reivindicado, logrado y gestionado varios de los espacios y de los recursos para las mujeres en Basauri, entre los que se encuentra el Centro de Planificación Familiar y de Orientación Sexual. Hoy día siguen conformadas como asociación y continúan luchando por los derechos de las mujeres de la localidad. El Centro de Planificación de Basauri, como el resto de Centros, ofrecía servicios que atendían las necesidades sanitarias de las mujeres en materia de sexualidad y se brindaba una atención directa, personalizada y comprometida. Se llevaban a cabo una serie de programas relativos a la anticoncepción, la detención precoz del cáncer ginecológico, la interrupción voluntaria del embarazo, la información sexual a jóvenes y la vasectomía, entre otros. Además de ofrecerse información sobre métodos anticonceptivos, se daban charlas sobre sexualidad basadas en la libertad sexual de las mujeres, distinguiéndola de la reproducción, cuestionando el modelo heterosexual... “El Centro ha sido un sitio muy importante (...) Era otra forma de entender la sexualidad, todo el trabajo con la salud, con jóvenes, desde la prevención... desde luego nosotras hicimos eso durante años con muy pocos recursos y de forma eficaz. Trabajamos desde el Centro de Planificación con los institutos, con las escuelas, con los Centros de Formación Profesional... Teníamos una consulta específica para Jóvenes y tenían un acceso directo y la confianza y la garantía y yo creo que era un lugar donde los y las jóvenes podían acudir sin ningún problema”.136

58

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“Un lugar muy importante ha sido el Centro de Planificación de Basauri. Ese sí que es un lugar que además de que lo creamos, lo creó la Asociación de Mujeres de Basauri, durante años ha sido el referente también de nuestro grupo y era un lugar de encuentro, ahí se han organizado bastantes cosas. Ha sido un planning donde se daba Educación Sexual también a los y las jóvenes del municipio, en contacto con los centros de secundaria y con los institutos. También era un espacio de reivindicación del derecho al aborto pero también de derecho a la información sexual, que se facilitase a los y las jóvenes para poder optar a los medios anticonceptivos y recibir educación sexual. “137 “Guk plangintza zentroa errebindikatu genuen gure perspektibatik (...) sexualitatearen informazioa bai, baina ez bakarrik planning “zenbat ume izan nahi dituzu” antolatzeko, baizik eta sakontasunean. Pespektiba osoa geneukan eta proiekzio batekin lan egiten genuen”.138 (Nosotras reivindicamos el centro de planning desde nuestra perspectiva (...) información sexual sí, pero no queríamos un planning solo para planificar “cuantas hijas e hijos se querían tener”, sino algo más profundo. Teníamos una perspectiva completa y trabajábamos con una proyección conjunta). Por tanto, hay que entender el Centro de Planificación Familiar como un espacio fundamental de educación sexual y sanitaria, donde se promueve una nueva socialización en la que se cuestiona el modelo de sexualidad normativo y se fomenta y demanda la libertad sexual y reproductiva de las mujeres. Por ello éstas lo significan como un espacio prioritario de cambios y aperturas, una huella feminista, como un hito en la historia del movimiento de mujeres, tanto a nivel local como general. “Argi dago planning markatu zuen hitoa hemengo emakumeentzako”.139 (Está claro que el planning supuso un hito para las mujeres de Basauri).

57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 138 54 años, ha pertenecido a la Asociación de Mujeres de Basauri y pertenece a “Euskarabila elkartea” (Asociación que promueve el uso del euskera). 139 Ibídem.
137

59

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

140

Pertenece a la Asociación “Manuela Egiguren”.

El proyecto de Planning estuvo situado en distintos espacios físicos a lo largo del periodo en el que fue gestionado por el Grupo de Mujeres de Basauri: en Benta, en la plaza Marqués de Estella y en el ambulatorio. La creación de este centro, junto con el resto de centros creados en otros municipios, no sólo fue un referente para las mujeres de Basauri sino también para mujeres y asociaciones de otros municipios donde no existía este servicio. Además, durante el funcionamiento de esta prestación se consiguió que en Basauri disminuyese el número de embarazos no deseados, que las mujeres tomaran conciencia de sus derechos y también que la administración se percatase de la necesidad de cubrir estas demandas. “Lo del planning fue maravilloso (...) Antes se tenían hijos/as pues de aquella manera y ahora, gracias a eso, se tienen como quieres. Ha sido una liberación para muchas mujeres (...) una de las mejores cosas que se ha hecho en Basauri, el tener un Centro de Planificación con revisiones correctas y que puedan estar asesoradas (...) A mí me ha parecido una liberación de las mayores, para las mujeres de Basauri ha supuesto un antes y un después. Además, Basauri fue uno de los pioneros en tener planning y luego se ha ido copiando en otros ayuntamientos”.140 En los años 90 el servicio del Centro de Planificación Familiar de Basauri, junto con el resto de Servicios del Centro Municipal de Salud, se integró en la red sanitaria de Osakidetza, tal y como ocurrió progresivamente con el resto de Centros de la CAPV, (salvo los tres de Bilbao)“un proceso que es vivido por las trabajadoras y los grupos feministas de manera ambivalente, ya que si bien suponía el reconocimiento de los planteamientos feministas y la generalización de algunos servicios a toda la población, por otra parte podía conllevar (como así sucedió en bastantes casos), la pérdida de parte de su filosofía inicial y, sobre todo el alejamiento de los grupos de mujeres (...) Este proceso es vivido por el movimiento feminista como el “cierre de los centros”, acompañado por cierta polémica entre quienes defendían las posibles ventajas de entrar en la red sanitaria pú-

60

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

blica y de aquellas que lo veían como la pérdida de la autonomía y carácter feminista de estos centros”.141 En estos momentos se vivía un proceso gradual de institucionalización de muchos de los servicios y centros gestionados hasta entonces por asociaciones ciudadanas y los Centros de Planificación no fueron una excepción. En la actualidad, la mayoría de las mujeres que vivieron ese proceso lo sienten y lo viven como una pérdida de derechos para las mujeres. Si bien en su momento y durante unos años más, en Basauri, el Centro mantuvo su filosofía inicial, con el tiempo, fue perdiendo el trato directo, personalizado y educador que caracterizó este servicio en el periodo en que fue gestionado por el Grupo de Mujeres de Basauri. “Podríamos haber resistido pero la cosa era complicada porque la integración en Osakidetza era inevitable, además en la época de los noventa todo se estaba integrando a las instituciones (...) hubiera sido difícil que las trabajadoras nos opusiéramos a ese proyecto. La Asociación de Mujeres no fuimos a esa Junta de Gobierno porque en aquel momento estábamos trabajando cinco personas y tampoco consideramos que debíamos estar presentes y eso fue un error, que no estuviera el grupo presente. Lo que ocurrió fue que nunca la Asociación de Mujeres tuvo control sobre el Centro de Planificación, funcionó a su aire y ahora lo vemos como un error (...) perdimos ese proyecto de una forma de trabajo diferente, de una conexión importante con las mujeres, con los feminismos... eso lo perdimos. Nosotras a parte de dar Educación Sexual tanto en el Centro de Planificación, como en los centros de estudio, teníamos la asistencia, con lo cual era un recurso que se complementaba porque los y las jóvenes a parte de la información, también necesitan un lugar donde les resuelvan los problemas reales y prácticos. Además, estaba abierto en cualquier momento, ante cualquier problema podían acudir, tanto a nivel individual, como en

141

Baltar, Rosa.: El derecho al aborto en Euskadi. Análisis de las experiencias de las mujeres en el municipio de Ermua .Trabajo de investigación para la obtención de los créditos de investigación del Master Universitario en Estudios Feministas y de Género. 2008/2009. UPV/EHU, p.6.

61

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri. 143 57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 144 65 años, pertenece a la Asociación de Mujeres “Ate Zabalik”.
142

parejas o grupos. Pero eso desapareció como desapareció también la asistencia del modelo sanitario. Eso se perdió con la integración, (en Osakidetza), porque lo que hicieron fue reorganizar y dosificar los recursos y el personal, cuyas funciones ya no era la Educación en Sexualidad, se dedicaron más a la asistencia y poco a poco también fueron quitando la asistencia específica de contracepción y Planificación Familiar”.142 “Durante bastantes años sí que fue un Centro que nos sirvió para todo eso, educación, asistencia... pero creo que fue un error traspasarlo a Osakidetza (...) Nosotras entendíamos que era bueno porque iba a posibilitar tener más recursos y además integrarlo dentro de la red sanitaria pública era algo muy importante, pero entregamos un centro con un buen servicio a Osakidetza, que ya tenía un número muy alto de atención en cuanto a fichas y a personas atendidas y en seguida nos dimos cuenta de que aquello iba a cambiar radicalmente. Perdimos mucho, las mujeres de Basauri perdimos mucho, mucha atención que se hacía de forma específica, atendiendo los casos de cada una, dando una buena atención... y eso se perdió”.143 “El Centro ha sido un sitio muy importante pero con fallos al pasarlo a Osakidetza, porque nos han quitado cosas, por ejemplo, nos han quitado la ginecóloga (...) era un espacio nuestro que se ha cedido y se ha perdido y tuvimos una movida muy grande, estuvimos en la puerta con unas pancartas, subimos un escrito al director, dimos a las mujeres información... porque veíamos que estaba mal, y sigue mal”.144 Es importante, por tanto, reconocer este espacio como una de las principales huellas feminista a nivel local, promovida y gestionada directamente por el movimiento feminista, y dar a conocer y valorar la trascendental labor que llevaron a cabo estas mujeres en el terreno de las libertades sexuales y en el camino hacia la igualdad.

62

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“El planning en Basauri fue un sitio muy, muy importante. Luego pasó a la red de Osakidetza pero en principio era municipal, con el Centro de Salud, y estuvo gestionado por las mujeres de la Asociación y tuvo un papel muy importante para las mujeres de aquí (...) Lo llevaron mujeres cercanas al feminismo, porque todo lo que se ha iniciado ha sido por el feminismo. Las mujeres jóvenes de hoy piensan que estamos ahí y que siempre hemos estado y siempre hemos tenido servicios, pero no ha sido así”.145 “El Centro de Planificación ha sido algo muy importante para las mujeres y también para los hombres (...) Para que yo me haya puesto un DIU, para que yo me haya podido tomar unas pastillas que me permitan elegir si quiero ser madre, para que yo pudiera abortar, si me hubiera cuadrado abortar, porque yo no quiero en ese momento una criatura, pues alguien tiene que ayudarte. Se informaba no sólo de anticonceptivos para no tener hijos/as, sino para impedir que se cogieran enfermedades venéreas y para saber disfrutar de la sexualidad. Se rompía el miedo de pensar que si tengo relaciones sexuales me quedo embarazada. Nos dieron la opción de vivir la sexualidad sin ese miedo y de poder decidir cuándo quiero, cómo quiero y cuántos hijos/as quiero tener, y de pensar que si eres madre es porque quieres y de tener relaciones sexuales tranquila. Esas mujeres de la Asociación de Mujeres de Basauri, han hecho mucho por este pueblo, por las mujeres de este pueblo, y de rebote también por los hombres. Porque gracias a lo que ellas hicieron, ellos también se pueden hacer vasectomías, decidir el número de hijos/as que quieren tener y sobre todo, vivir la sexualidad de otra manera. Ha favorecido tener unas relaciones más abiertas, más igualitarias... A ellos también les ha afectado positivamente”.146 “Todavía se denomina “planning”, aunque ahora forma parte de Osakidetza. Sé que se hizo gracias a las mujeres del movimiento. Luego Osakidetza se lo ha quedado, pero no es de ellos (...) Somos las feministas las que luchamos y luego llegan otros y se lo adjudican (...) y... ¿Lo que han hecho las mujeres?”147

Promotora del Aula de la Mujer. 44 años, Presidenta de la Asociación de Mujeres de EPA (Escuela de Formación para Adultas y Adultos). 147 23 años, Alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri.
145 146

63

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 149 58 años, Alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri. 150 65 años, pertenece a la asociación “Ate Zabalik”.
148

4.2.5 Los Locales de las Asociaciones: ámbitos de reunión y pertenencia A lo largo del municipio nos encontramos con diversidad de locales utilizados por diferentes asociaciones. Algunos son espacios habitados por asociaciones de mujeres, como el local de la “Asociación de Viudas”, ubicado en los soportales de la plaza Arizgoiti, el local que comparten y utilizan las mujeres de las asociaciones “Ate Zabalik” y “Manuela Eguiguren”, situado en la calle Torre de Ariz s/n y el “Centro de Información a Mujeres”, en la Calle León 13, que hace las veces de sede de la Asociación de Mujeres de Basauri. Las actividades que se realizan en ellos tienen un carácter muy diferente, desde las relacionadas más con la cultura y el ocio hasta las más políticas. “Hoy día, espacios importantes son las diversas asociaciones de mujeres y sus locales (...) El recorrido que hago todos los días para venir a trabajar me lleva a reunirme con otros grupos de mujeres (...) paso por los locales de las asociaciones como es “Manuela Eguiguren” y “Ate Zabalik”,(...) y luego hacia arriba el local de viudas”.148 “Las asociaciones de mujeres y los locales de las asociaciones de mujeres son espacios importantes”.149 “Se formó primero “Ate Zabalik” de un grupo de amigas formaron la asociación y pidieron al ayuntamiento un sitio y primero les dieron una lonja y luego vieron que este edificio estaba cerrado y lo pidieron. Es un edificio que antes fue parvulario. Luego ya se hizo la otra asociación que es “Manuela Eguiguren” (...) y pidieron ellas también este edificio. Entonces ellas tienen el segundo piso y nosotras el primero y luego abajo el gimnasio lo compartimos”.150 “En Basauri hay mucha inquietud por la cultura y muchas mujeres con ganas de salir de casa, y muchas asociaciones de mujeres, “Manuela Eguiguren”, “Viudas”, “Ate Zabalik”... Con las de “Ate Zabalik” compartimos el mismo edificio, (...) es un sitio que peleamos porque eran unas escuelas que querían tirar e hicimos unos escritos, nos organizamos y lo pedimos (...)

64

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

porque necesitábamos un sitio para tantas actividades, y entonces conseguimos este local”.151 “Las asociaciones de mujeres como Manuela Eguiguren y Ate Zabalik son sitios importantes para ellas. Sus locales son importantes para ellas y se concentran muchas mujeres del pueblo en estas asociaciones”.152 “Las asociaciones, como Ate Zabalik y Manuela Eguiguren, son espacios importantes para las mujeres. Las mujeres sobresalen o tienen mayor presencia en el pueblo a través de su participación en las asociaciones”.153 Para las mujeres que forman parte de estas asociaciones, sus locales son espacios y referencias esenciales; en ellos se relacionan y realizan todo tipo de actividades, así que pueden ser entendidos como lugares propios, de pertenencia y de sentido identitario, personal y grupal. “Yo he estado en sevillanas, en danza vasca y ahora estoy en bailes de salón y a mí que no me lo quiten, que no me quiten estas actividades y nuestro local, porque lo necesito y bastante me rompo la cabeza con el trabajo, con los hijos, con mi madre... y en el baile pierdes la vergüenza, mueves todo el cuerpo, estás con otras mujeres, te sube la autoestima, te abres a otros grupos y haces amigas”.154 Otros, son locales transitados por asociaciones que no tienen un carácter directo feminista, pero en los que se fomenta la participación de las mujeres y en los que se impulsan valores de igualdad entre mujeres y hombres. Es el caso del local de la asociación sociocultural “Euskarabila”, ubicado en la Calle León 3, en la se promueve el uso del euskera, al tiempo que se estimulan principios paritarios a partir de la representación de un número importante de mujeres en su sede y desde la realización de talleres, charlas y encuentros en los que éstas son las protagonistas.

62 años, antigua alumna del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, es socia cofundadora de la Asociación “Manuela Eguiguren” y alumna de la Escuela de Empoderamiento y ha formado parte del grupo de teatro “Kolore”. 152 88 años, ha sido la responsable diocesana de la organización cristiana de acción católica obrera y animadora socio-cultural de los Centros de Promoción de la Mujer de Basauri y Bilbao. 153 86 años, ha sido integrante de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica) trabajadora de Edesa y animadora sociocultural del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri. 154 Ibídem.
151

65

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

155

54 años, ha pertenecido a la Asociación de Mujeres de Basauri, es profesora en una ikastola y pertenece a “Euskarabila elkartea” (Asociación que promueve el uso del euskera).

“Hemen emakumeen presentzia badago eta gero errespetu itzela emakume eta feminismoen baloreenganako. Hemen, Euskarabilan, badaukagu errespetu itzela. Gauzak antolatzen ditugunean, genero eta feminismoaren perspektiba kontuan izaten dugu. Bada emakume aztarna, bada. Bazoaz hitzaldi batera, mahai inguru batera (...) eta gehienak emakumeak dira. Elkarteetan gauza bera. Ehun eta piku bazkide gara, 140 bazkide Euskarabilan eta nik uste dut gehienak emakumezkoak garela. Eta eguneroko ekitaldietan mugitzen diren artean ere bai. Aurkituko dituzu hemen, leku askotan emakumeekin lotuta dauden gaiak (...) eta idazle emakumeak etortzen dira ere bai, esate baterako, Karmele Jaio, Irati Jimenez... Eta epai mahaian ere kontuan hartzen dugu emakumeen presentzia eta iritzia, noski. Idazleekin eta solasean eta halako mahai inguruan ere bai egiten ditugu emakumeen presentzia nabarmentzeko. Adibidez, hemen antolatu genuen hitzaldi bat eta etorri ziren Basauriko emakume taldekoak eta emakume idazleak hitz egitera, Mari Luz Esteban, Josune Muñoz, Iratxe Erretolaza, Yolanda Arrieta... Martxoaren 26an, 2006an antolatutakoa. Euskarabilatik antolatu genuen baina emakumeekin batera. Gaia ez zen obra bera baizik eta “Emakumeak literaturan”.155 (Aquí las mujeres tienen presencia, y hay un gran respeto a los valores feministas. En Euskarabila tenemos un gran respeto a esos valores. Cuando organizamos cualquier actividad tenemos en cuenta la perspectiva de género y feminista. Creo que sí es una huella de género. Si vas a cualquier charla o mesa redonda la mayoría son mujeres, y en la asociación ocurre lo mismo. Somos ciento y pico socios, 140 socios, y creo que la mayoría somos mujeres y las que se mueven en las actividades que organizamos diariamente también son mujeres.

66

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

Aquí encontrarás en muchos sitios temas relacionados con las mujeres (...) y suelen venir mujeres escritoras, por ejemplo, Karmele Jaio, Irati Jiménez... y en las mesas de debate, por supuesto que tenemos en cuenta la presencia y la opinión de las mujeres. Solemos hacer encuentros de escritoras y este tipo de mesas para resaltar la presencia de las mujeres).

4.2.6. Grupo de Mujeres y Centro de Información a Mujeres: las reivindicaciones feministas y el trabajo por los derechos de las mujeres El Centro de Información a Mujeres, situado en la calle León 13, fue inaugurado el 8 de Marzo de 1989 debido al trabajo y la demanda, principalmente, de la Asociación de Mujeres de Basauri. El Centro de Información a Mujeres es un proyecto impulsado y gestionado por la Asociación de Mujeres de Basauri, cuyas profesionales prestaron el servicio casi de forma voluntaria desde 1989 hasta 2003, ya que contaban con subvenciones mínimas que les permitían subsistir difícilmente. A partir de 2003 se valoró la carga de trabajo que exigía la prestación del servicio y la Asociación de Mujeres de Basauri obtuvo la adjudicación, que ha mantenido hasta la actualidad, mediante concurso público. Hubo que esperar todavía unos años, hasta el 2005, para cometer desde el Ayuntamiento la imprescindible reforma del local tal y como está en la actualidad. “Fue una fecha muy importante cuando creamos este Centro de Información a Mujeres, en el 89, y que hace poco, el año pasado, hicimos los veinte años de aniversario de este centro. Es una fecha importante porque llevábamos ya muchos años haciendo una gran labor y la impulsora de todo esto ha sido la Asociación de Mujeres de Basauri, que es la que ha impulsado los servicios más importantes para las mujeres en Basauri”.156 “Nik uste dut, momenturik garrantzitsuenetako bat izan zen hemengo lokala lortzea, Emakumeen Arreta Zentroa, borrokatu genuen asko lokala izateko”157

57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 157 54 años, ha pertenecido a la Asociación de Mujeres de Basauri, es profesora en una ikastola y pertenece a “Euskarabila elkartea” (Asociación que promueve el uso del euskera).
156

67

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

58 años, Alumna de la Escuela de Empoderamiento 159 54 años, ha pertenecido a la Asociación de Mujeres de Basauri, es profesora en una ikastola y pertenece a “Euskarabila elkartea” (Asociación que promueve el uso del euskera).
158

(Creo que uno de los momentos más importantes ha sido conseguir este local, el Centro de Información a Mujeres. Luchamos mucho para conseguir un local). Entre las reivindicaciones feministas que tuvieron lugar, a finales de los ochenta y principios de los noventa, en general y en Basauri en particular, se encuentran el derecho al aborto, al divorcio, y sobre todo, la lucha contra las agresiones hacia las mujeres. La Asociación de Mujeres de Basauri ha considerado de gran importancia la problemática de la existencia de malos tratos a mujeres y, siendo conscientes de la falta de servicios municipales que tratasen este tipo de situaciones impulsaron la creación del Centro de Información a Mujeres con la intención de denunciar la realidad y apoyar a las mujeres que sufren cualquier tipo de agresión. Además, el centro ofrece información sobre derechos laborales y otro tipo de derechos sociales y jurídicos de las mujeres. Este Centro está organizado, gestionado y dirigido por profesionales pertenecientes al Grupo de Mujeres de Basauri conscientes de que aunque existan leyes que proclaman la igualdad de derechos entre mujeres y hombres, en la práctica cotidiana siguen existiendo situaciones de vulnerabilidad legal o social de derechos para las mujeres. “Es un espacio que conozco y también creo que es un espacio feminista y todas las que están ahí son feministas. En este sitio, sobre todo, se ofrece asesoramiento a mujeres, en relación a un montón de cosas, pero ahora están centradas en el tema de las agresiones, los malos tratos a mujeres y también dan apoyo psicológico. Además, informan de los diferentes recursos que puede haber. Por ejemplo, tienen una abogada que asesora a las mujeres”.158 “Emakumeen Arreta Zentroa, leku erreferentea da eta izan da. Emakume asko etortzen ziren tratu txarrak pairatzen zutenak, eta hemen eskeini ziren zerbitzu batzuk oso isilpean eta oraindik protokolo guztien jabe izan gabe, baina ematen ziren zerbitzu batzuk, aholkularitza, babes etxe pisu moduko batzuk... hori izan zen aurrekari moduan, eta gaur egun funzionatzen dute ere bai”.159

68

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

(El Centro de Información a Mujeres ha sido y continúa siendo un espacio referente. Han venido muchas mujeres que sufrían malos tratos, y aquí se ofertaban varios servicios de forma discreta y eso en un contexto en el que no existía un protocolo de actuación, pero se daban algunos servicios, asesoramiento, un piso de protección... eso fue a modo de precursoras y hoy día sigue funcionando). El Centro es, en la actualidad el servicio municipal especializado en acogida y atención jurídica y psicológica a mujeres víctimas de violencia sexista, un espacio en el que además, se ofrecen servicios de información, asesoría sobre separaciones y divorcios, parejas de hecho, derechos de las empleadas de hogar, discriminación laboral y acoso sexual, entre otros. “Yo creo que el Centro de Información es un sitio muy importante y necesario. Súper importante. Si la Escuela y demás, son sitios para aprender y hacer actividades, el Centro de Información a Mujeres cubre otras funciones. Yo he mandado al Centroi cantidad de mujeres que tienen sus problemas a nivel jurídico, asesoramiento... Es un recurso más que necesario (...) También informan a las mujeres sobre asuntos laborales, sus derechos y obligaciones... Lo encuentro importantísimo”.160 “Las del Centro de Información a Mujeres, asesoran a muchas mujeres y lo hacen muy bien. Son un referente en este pueblo y deberían reconocerlas más, sacarlas más en los periódicos... porque hacen cosas muy importantes, dada la lacra que tenemos con las muertes a mujeres”.161 “Es un muy buen sitio y necesario. Están ayudando a mucha gente con problemas muy serios, gente que quiere separarse y les asesoran hacia dónde dirigirse (...) Me parece que desde ahí también se está haciendo una labor fantástica porque te orientan y te asesoran, por ejemplo, para que te quede una pensión digna. Ayudan muchísimo y es un espacio muy importante y necesario para las mujeres”.162

62 años, antigua alumna del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, socia cofundadora de la Asociación “Manuela Eguiguren”, alumna de la Escuela de Empoderamiento y ha formado parte del grupo de teatro “Kolore”. 161 42 años, ha pertenecido a la Asociación de Mujeres BIEMKI. 162 Pertenece a la Asociación “Manuela Eguiguren”.
160

69

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 164 Ibídem.
163

Se trata de un lugar necesario y muy utilizado, ya que por sus oficinas han pasado más de 2.000 usuarias desde su apertura. La mayoría de ellas solicitan información o ayuda legal en asuntos de violencia sexista y cuestiones de discriminación laboral. Casi el 80% de las usuarias reside en la localidad de Basauri y la mitad tienen criaturas a su cargo. La franja de edad de la mayoría de las mujeres que acuden al Centro oscila entre 30 a 49 años, aunque en los últimos años ha incrementado el número de mujeres que tienen entre 20 y 29 años que acuden a este servicio, y también el de mujeres inmigrantes, que ha experimentado un aumento del 20%. En este espacio se hacen visibles las desigualdades de género existentes, y se palpan las dificultades y el desamparo con el que se encuentran algunas mujeres en su día a día. Sin embargo, al mismo tiempo, es un lugar de información, de apoyo, de reconocimiento y de empoderamiento. A partir del trabajo desarrollado en él las mujeres conocen sus derechos y los hacen valer, y reciben el soporte y la fuerza necesaria para superar situaciones de dependencia y subordinación. “Para mí son espacios principalmente de empoderamiento. Tanto el Centro de Información a Mujeres, como la Asamblea de Mujeres de Bizkaia y la Asociación de Mujeres de Basauri...”.163 El Centro de Información a Mujeres cumple una doble función, ya que también es el local actual de encuentro de la Asociación de Mujeres de Basauri. Con anterioridad a la construcción del Centro de Información las mujeres de esta asociación se reunían en la llamada “casa cural”, formada por cuatro pisos donde residían los curas del municipio, en la actualidad convertida en residencia de ancianas y ancianos. “Otro espacio para nosotras importante, sigue siendo este local, que es el Centro de Información a Mujeres, que inicialmente era el local de la Asociación de Mujeres de Basauri y sigue siendo el local de la Asociación y que además, cumple un doble cometido, que es ser también el Centro de Información a Mujeres”.164

70

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“Nosotras pedimos un local para una campaña a favor del aborto en la calle León, y ahí nos quedamos. Ahí es donde luego montamos el Centro de Información y es donde nos seguimos reuniendo”.165 La Asociación de Mujeres de Basauri, se creó en 1976, en un contexto en el que en el País Vasco y en el resto del Estado empiezan a surgir distintas reivindicaciones y luchas feministas. Estas mujeres trabajaron y siguen trabajando por conseguir objetivos de igualdad en el municipio. Los comienzos no fueron fáciles, ya que tuvieron que ocultar en sus estatutos su carácter de asociación feminista, debido al contexto cultural, social y político del momento. A esta asociación han estado vinculadas más de cincuenta mujeres del pueblo con edades comprendidas entre los treinta y los sesenta, aunque en estos momentos no todas se mantienen en activo o algunas de ellas colaboran puntualmente. Estas mujeres defienden los derechos de las mujeres, y trabajan para conseguir la plena integración de éstas en el municipio de Basauri, a todos los niveles y en todos los ámbitos. Además, como motor del movimiento de mujeres de Basauri y con un papel protagonista en la mayoría de las actividades feministas del pueblo, se organizan y coordinan con otras asociaciones para llevar a cabo las actividades del 8 de Marzo y del 25 de Noviembre, y ponen en marcha anualmente diversas jornadas y campañas reivindicativas. 4.2.7. La futura Casa de las Mujeres como un lugar de confluencia de todo el trabajo realizado hasta ahora “Basauri es un municipio de 43.000 habitantes que tiene una larga tradición de colaboración entre las organizaciones feministas y las asociaciones de mujeres para la reivindicación de servicios, recursos y medidas encaminadas a paliar la discriminación de las mujeres. En este momento, y después de un largo recorrido, la Casa de las Mujeres se convertirá en una herramienta estratégica que significará, en primer lugar,

165

Ibídem.

71

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

166

Párrafo extraído del “Proyecto Casa de las Mujeres”, realizado en el año 2008 por el Área de Igualdad del Ayuntamiento de Basauri. Valcárcel, A.: Meridiam nº 20. Instituto Andaluz de la Mujer 2001.

el reconocimiento a las mujeres concretas que han colaborado “codo con codo” con el Área de Igualdad desde su creación en diciembre de 2000, y también un reconocimiento y un apoyo a la causa de las mujeres, que como dice la catedrática Amelia Valcárcel “... es una HISTORIA de la JUSTICIA, del deseo de libertad”.166 La Casa de las Mujeres es una reivindicación histórica del Consejo de Igualdad de Basauri y de todas las asociaciones que lo componen. Para proponer y reflexionar sobre el espacio que se quiere construir, el Consejo ha visitado experiencias de otros lugares como la Casa de la Mujer de Zaragoza. La propia Escuela de Empoderamiento hace en la actualidad, las veces de Casa de las Mujeres en algunos aspectos aunque el local no reúne las condiciones necesarias y siempre se ha considerado un lugar provisional. Además, la propia Escuela de Empoderamiento desde la línea de intercambio con mujeres de otras culturas participa, muy activamente y desde su constitución, en la Red Vasca de Apoyo a la UNMS cuyo proyecto principal en estos años ha consistido en la construcción y acompañamiento de la puesta en marcha de una Casa de las Mujeres en los campamentos de Tinduf con la intención de vehiculizar el trabajo de la UNMS. “Organizamos muchos talleres sobre la autoestima, sobre el empoderamiento, sobre el liderazgo, sobre los nuevos conceptos del feminismo (...) Ahora las Casas de las Mujeres ya no son espacios para mujeres, realmente son espacios más amplios, espacios más profundos, sociales, culturales, jurídicos, formativos, educativos, sanitarios... y las beneficiarias no van a ser solo las mujeres porque realmente a través de esas Casas de las Mujeres se está viendo que el beneficio es para toda la sociedad. Estamos preparándonos y trabajando la conciencia y la sensibilización para las mujeres, para que conozcan sus derechos sociales, para que sepan cómo valorarlos, para que también puedan ejercer muy positivamente esos derechos y esas oportunidades que están teniendo en estos momentos.

72

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

La Casa de las Mujeres ha sido una respuesta muy positiva, a muchas demandas que tenían las mujeres, sobre todo a nivel de salud, de trabajar temas de higiene, a nivel de motivar la lectura a través de las bibliotecas que tenemos en las Casas de las Mujeres. También son espacios de intercambio entre las mujeres saharauis y muchas otras mujeres que vienen desde otros países”.167 El hecho de que las Casas de las Mujeres sean espacios utilizados, demandados y exitosos en diferentes contextos geográficos, evidencia la organización de las mujeres frente a la situación de discriminación e injusticia que comparten a nivel mundial. En la actualidad, existe un proyecto de puesta en marcha de una Casa de las Mujeres en Basauri, cuya sede sería un edificio de oficinas construido hace varios años en la calle Kareaga Goikoa, situado debajo de las casas de Kanda Landaburu y cerca del antiguo Matadero. La futura Casa de las Mujeres de Basauri es comprendida como una huella con mayúsculas para las mujeres y para el feminismo, incluso antes de su funcionamiento, una huella con carácter virtual, por tanto. Se trata de un espacio deseado que pretende, entre otras, hacer visible la presencia y la agencia de las mujeres en el urbanismo del municipio de forma tanto material, como simbólica. La Casa de las Mujeres de Basauri se concibe como el lugar desde el que impulsar y unir el conjunto de los recursos, proyectos y programas para la consecución de una igualdad efectiva entre mujeres y hombres, así como un espacio referente para las mujeres de diferentes generaciones, asociaciones y procedencias. Desde la Casa de las Mujeres se pretende intervenir, principalmente, en el fomento de la participación social y política de las mujeres, en la erradicación de la violencia machista, en la mejora de las condiciones de vida de las mujeres, en investigación y sensibilización y en el desarrollo de políticas públicas en materia de igualdad. Asimismo, en la Casa de las Mujeres se aglutinarán algunos de los espacios previamente mencionados, como el Área de Igualdad, la Escuela de Empoderamiento y el Centro de Información a

167

Secretaria General de la UNMS. Testimonio extraído del DVD realizado sobre la Escuela de Empoderamiento de Basauri, Empoderándonos, cedido por el área de igualdad del municipio.

73

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

44 años, presidenta de la Asociación de Mujeres de EPA (Escuela de Formación para Adultas y Adultos). 169 62 años, antigua alumna del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, es socia cofundadora de la Asociación “Manuela Eguiguren” y alumna de la Escuela de Empoderamiento y ha formado parte del grupo de teatro “Kolore”. 170 57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri.
168

Mujeres. Además, las diferentes asociaciones de mujeres del municipio contarán con salas propias y habrá espacios destinados a diferentes actividades formativas e informativas. Sin embargo, para la práctica totalidad de las mujeres pertenecientes a alguna asociación es importante mantener sus locales, entendidos como espacios propios, y utilizar la futura Casa de las Mujeres como un lugar conjunto, un ámbito a compartir con otros colectivos. “Que las asociaciones mantengan sus espacios y que la Casa sea un espacio de encuentro en un sentido amplio”.168 “Nosotras no queremos perder lo que tenemos, no queremos perder nuestro local”169 “Nosotras no pensamos que las asociaciones deban perder su lugar, su local de reunión, porque yo creo que está muy bien que quieran conservar espacios independientes, pero que sea un espacio donde se ubiquen, como está pensado este servicio que es el Centro de Información, que también estará integrado en ese espacio de la Casa de la Mujer, y el Área de Igualdad y luego tendría espacios para que todas las asociaciones de mujeres tuviesen su propio espacio para reunirse y a la vez, un espacio para compartir”.170 La mayoría de las entrevistadas definen la futura Casa de las Mujeres como un espacio dinámico y abierto, donde tenga cabida la diversidad de mujeres que componen la realidad del pueblo, un lugar de encuentro, un sitio de aprendizaje e información, un ámbito a partir del cual generar redes de empoderamiento y promocionar la igualdad, la libertad, la participación y la presencia de las mujeres. “No me gustaría que la Casa de las Mujeres fuera un sitio al que solo fueran las asociaciones (...) Me gustaría que fuera un sitio al que las mujeres pudieran ir a leer un rato. Que fuera también un sitio de encuentro entre mujeres,

74

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

un lugar en el que pudiéramos juntarnos a charlar, o tener la opción de tomar un café y juntarnos. Un sitio para conocer a otras mujeres, un lugar abierto. Que sea un lugar donde se hagan conferencias interesantes, que se hagan presentaciones de libros... ese tipo de cosas. Por ejemplo, que varias mujeres se puedan juntar a tomar allí un café mientras leemos unos poemas”.171 “La Casa de la Mujer que sea un lugar común en el que te puedan aconsejar sexualmente, sobre temas jurídicos, a nivel de información de las actividades de las asociaciones (...) Todo tipo de información para las mujeres. Saber qué recursos hay y puedo usar, y que dieran una información global de los recursos (...) Un sitio donde nos reuniésemos mujeres de diferentes asociaciones y que el Consejo en vez de hacerlo en el Ayuntamiento, pues hacerlo ahí. Un sitio en el que todas las mujeres hagan sus aportaciones y se informen, mujeres que estén en asociaciones o mujeres independientes. También sería importante que hubiese una guardería”.172 “Me gustaría que en la Casa se diesen muchas charlas sobre discriminación, sobre agresiones... sobre todo lo que nos afecta a las mujeres y nos hace daño. Que sea un espacio abierto, que vayan mujeres pero también que vayan hombres para que estén y nos apoyen. También me gustaría que se dieran charlas sobre mujeres y deporte. Justo el año anterior a BIEMKI, vino una chica a darnos un curso buenísimo sobre mujer y deporte. Yo salí encantada, salí con una energía... y pienso que es lo que necesitan todas las mujeres del mundo, no solamente las que hacemos deporte. Todas necesitan pasar por ese proceso”.173 “Me gustaría que se construyera la Casa de la Mujer (...) Un espacio común, y que sea un referente para el municipio de Basauri, para tener nuestro espacio visible”.174 “Creo que la Casa de las Mujeres será un espacio para mujeres y fundamentalmente para feministas. Me gustaría que fuera un espacio en el que hubiera una biblioteca feminista. También un espacio donde se pudieran ver pelícu-

44 años, presidenta de la Asociación de Mujeres de EPA (Escuela de Formación para Adultas y Adultos). 172 62 años, antigua alumna del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, es socia cofundadora de la Asociación “Manuela Eguiguren” y alumna de la Escuela de Empoderamiento y ha formado parte del grupo de teatro “Kolore”. 173 42 años, ha pertenecido a la Asociación de Mujeres Deportistas BIEMKI. 174 Promotora del Aula de la Mujer.
171

75

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

58 años, alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri. 176 Ibídem.
175

las que no fueran comerciales, donde se pudiese hacer representaciones teatrales. Pondría un espacio de juego para las niñas y niños de las mujeres que acudan allí. Algo que me encantaría, sería poner un mural donde todo el mundo pueda ir escribiendo lo que para ellas es importante y quieren decir. Y una especie de tetería o cafetería. Y luego despachos y demás, pero sobre todo el teatro y la biblioteca feminista”.175 Parece algo fundamental prestar atención a las opiniones y los deseos de las mujeres en relación a las funciones y actividades a desarrollar en la Casa de las Mujeres, para que pueda ser vivido como un espacio ajustado a sus necesidades e intereses. La Casa de las Mujeres de Basauri se prevé que sea una herramienta de transformación de la realidad social del municipio, desde la que se promuevan nuevas socializaciones de género a partir del fomento de valores feministas.

4.3. Espacios culturales para la reivindicación social
4.3.1. Las Casas de Cultura, el Aula de la Mujer y las asociaciones culturales de Mujeres Las Casas de Cultura de los distintos barrios, han sido espacios básicos de aprendizaje, de reunión y de encuentro para las mujeres de Basauri. A pesar de que en Basauri ya existía una tradición asociativa y un potente movimiento de mujeres, muchas de las cuales habían pasado por el Centro de Promoción, a través de las Casas de Cultura se ha fomentado la creación de asociaciones de mujeres de carácter socio-cultural y la participación de éstas en diversas actividades formativas, promocionando el acercamiento de las mujeres a la cultura. “La de Pozokoetxe es un centro muy vinculado al barrio y aglutina, sobre todo, gente del barrio, asociaciones de vecinos/as. La asociación de vecinos/as siempre hace y organiza actividades en la Casa de Pozokoetxe”.176

76

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

De igual modo, las Casas de Cultura han sido una especie de centros neurálgicos en los que se posibilitaban relaciones entre distintos colectivos y asociaciones de mujeres, así como durante mucho tiempo espacios de celebración en fechas como el 8 de Marzo (Día Internacional de las Mujeres). En las últimas décadas se han llevado a cabo en ellas numerosísimas actividades políticas y culturales relacionadas con las mujeres (exposiciones, teatro y cine, jornadas y conferencias, etc.). “La Kultur Etxea ha sido un espacio básico de reunión, sobre todo, la Casa de Cultura de Basauri, la de Ibaigane. La Casa de Cultura de Ibaigane sí que es una huella de género, tiene muchísima importancia. Ahí hemos organizado infinidad de actos. Ahí nos reuníamos, antes de existir el Consejo de Igualdad, como coordinadora de grupos de mujeres, la Asociación de Mujeres ya organizaba actos allí con motivo del 8 de Marzo. Hemos hecho reuniones, fiestas, charlas, jornadas... hemos organizado muchas cosas en las Casas de Cultura, en las de Pozokoetxe y en la de San Miguel también... en todas las Casas porque son municipales”.177 “Los ochos de Marzo se celebraban en Ibaigane, dónde es la cafetería, se ponía un escenario y se hacía una fiesta y se hacían varias actividades... un teatro abajo, porque todavía no existía el Social, y arriba baile, una comida, un lunch con baile... cosas variadas”.178 “Nosotras, (la Asociación de Mujeres de Basauri), nos reunimos durante años en un local de la Casa de la Cultura de Ibaigane y después, sí que la hemos utilizado para organizar los ochos de Marzo, y en algunos casos de dejarnos toda la Casa de Cultura para montar actos y hacer todas las actividades entorno al 8 de Marzo”.179 Uno de los momentos clave, relativo a las Casas de Cultura, es cuando en noviembre de 1989 surge como una más de sus actividades lo que se llamará el Aula de la Mujer, un espacio simbólico significativo para el movimiento asociativo socio-cultural de mujeres de Basauri.

57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 178 Promotora del Aula de la Mujer. 179 62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri.
177

77

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

180 181

Promotora del Aula de la Mujer. Ibídem.

“El Aula de la Mujer no es un espacio material... es una idea. Por eso en euskera lo refleja mejor porque “bilgune” es como un lugar de encuentro que puede ser en cualquier sitio. Es un espacio más bien simbólico”.180 El Aula de la Mujer es un proyecto que surge a finales de los ochenta tras la realización de un estudio sociológico sobre el perfil y la situación de las mujeres en Basauri, un estudio que se centró en el barrio de Basozelai. En aquel momento no existía el área de igualdad y las políticas de igualdad eran todavía muy incipientes en la administración, la creación del Aula de la Mujer tuvo la intención de impulsar la puesta en marcha de esas políticas públicas de igualdad, promovidas por mujeres comprometidas trabajadoras de la administración, y puestas en marcha desde áreas en las que había esta presencia, aunque cabe recordar que ya existía y estaba en marcha el Centro de Promoción de la Mujer de Basauri. El Aula de la Mujer es un proyecto que surge a finales de los ochenta tras la realización de un estudio sociológico sobre el perfil y la situación de las mujeres en Basauri, un estudio que se centró en el barrio de Basozelai. En aquel momento no existía el área de igualdad y las políticas de igualdad eran todavía muy incipientes en la administración, la creación del Aula de la Mujer tuvo la intención de impulsar la puesta en marcha de esas políticas públicas de igualdad, promovidas por mujeres comprometidas trabajadoras de la administración, y puestas en marcha desde áreas en las que había esta presencia, aunque cabe recordar que ya existía y estaba en marcha el Centro de Promoción de la Mujer de Basauri. “Iniciamos el Aula de la Mujer en el Centro Cívico de Basozelai en 1989. Fue una propuesta de crear algo para mujeres desde el Área Cultural con unos objetivos claros (...) de participación de las mujeres en el hecho cultural (...) y creando conciencia de sus derechos, de cubrir sus necesidades y una primera fase de que salieran de casa creando una oferta, y para lograr esto se contó con un pequeño presupuesto tanto de la Casa de Cultura, como del Área de Acción Social, que en aquella época se llamaba Bienestar Social, y con ese presupuesto hicimos un estudio sociológico sobre la situación del ama de casa en Basauri”.181

78

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

Este estudio posibilitó el acercamiento y el conocimiento de una realidad ciertamente invisibilizada y su vez permitió detectar las áreas de interés, aficiones y las problemáticas específicas de estas mujeres. “Una vez que está hecho el estudio sobre la mujer, se presentan los resultados y se inicia el programa con una serie de cursos y actividades para mujeres. La verdad es que participan muchas mujeres. Empezamos con tres o cuatro cursos de iniciación desde Basozelai, y desde el Centro de Salud Mental, las asistentas sociales y los grupos de mujeres, también animaron a muchas mujeres a que participasen en muchas actividades (...) Era increíble las listas de espera que hubo, se vieron las ganas de las mujeres de participar y de hacer cursos. También hicimos charlas formativas, hicimos algún curso para dar las herramientas para la búsqueda de empleo al que se apuntaron muchas mujeres...”.182 A partir de esta investigación se formó el Aula de la Mujer, en la que en el primer año se realizó un programa de cursillos y charlas y se facilitó información de utilidad, conformándose así un espacio socio-cultural intergeneracional, abierto y participativo, en el que las mujeres fueron las principales protagonistas ya que se creó también un grupo activo que actuó como dinamizador del Aula. “En la Casa Municipal de Cultura de Basauri hemos puesto en marcha el Aula de la Mujer con claras pretensiones de trabajar por la integración y participación de las mujeres en la vida cultural del municipio. Nuestra experiencia ha sido valorada y evaluada como altamente positiva consiguiendo asentar el Aula de la Mujer con una participación estable de más de doscientas mujeres en cursillos así como una alta participación en las actividades culturales como cine, charlas, viajes culturales. Resaltar el éxito de las actividades del 8 de Marzo siendo unas jornadas en las que han participado el conjunto de asociaciones de mujeres del municipio”.183

182 183

Ibídem. Texto extraído del documento “Memoria del Aula de la Mujer, Emakumeen Bilgunea” redactado por Ana Rosa González Tudanca, animadora sociocultural (1992, p.3).

79

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Promotora del Aula de la Mujer. 62 años, antigua alumna del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, es socia cofundadora de la Asociación “Manuela Eguiguren” y alumna de la Escuela de Empoderamiento y ha formado parte del grupo de teatro “Kolore”. 186 Texto extraído del documento “Memoria del Aula de la Mujer, Emakumeen Bilgunea” redactado por Ana Rosa González Tudanca, animadora sociocultural, (1992, p.3).
184 185

Estas actividades socioculturales se fueron ampliando y se extendieron a todos los Centros Culturales de cada barrio: la Casa de Cultura de San Miguel, situada en Nekazarien Plaza s/n, en la Casa de Cultura de Pozokoetxe, ubicada en Erronkari Ibarra, s/n, en la Casa de Cultura de Ibaigane, en Ibaigane 2 y en la Casa de Cultura y actual Centro Cívico de Basozelai en Basozelai 11. “En principio, el primer año no se dio en las cuatro Casas de Cultura porque hay que ver cómo funciona y crear algo. Luego al año siguiente (1990) es cuando ya empieza a funcionar Emakunde y hay subvenciones y ahí tuvimos subvenciones bastante importantes porque éramos la única Aula de la Mujer que estaba funcionando (...) Al año siguiente o dos, ya se empiezan a hacer actividades del Aula en todas las Casas de Cultura”.184 “Yo recuerdo que el local en el que estamos, (actual Escuela de Empoderamiento), lo estaban pintando y aquí empezó la Casa de Cultura a hacer talleres específicos para mujeres. Aquí yo recuerdo con olor a pintura haber hecho mi primer taller de cuero. Esto era una Casa de Cultura y arriba había un bar para los y las jubilados/as y el resto de las aulas eran para hacer talleres de cuero, de mimbre... Entonces las que veníamos del Centro de Promoción empezamos a hacer talleres en la Casa de Cultura y empezamos a hacer talleres de cuero, de trabajos manuales, de mimbre... Me metí en esa dinámica de tener algo que hacer y seguimos en la Casa de Cultura dos años más. Empezamos unas ocho mujeres y terminamos viniendo a estos talleres, unas sesenta”.185 Otro de los objetivos del Aula de la Mujer fue el de potenciar la creación artística y cultural de las mujeres. Así, por ejemplo, se creó un grupo de teatro: “Teniendo como objetivo el potenciar la participación de las mujeres, fundamentalmente “Amas de Casa” en la vida sociocultural del municipio y crear las condiciones específicas para conseguir cada vez mayores grados de participación nos encontramos en un momento tal de desarrollo, personal y de expresión cultural en el Aula de la Mujer, que hace posible la creación de un grupo de Teatro de Mujeres”.186

80

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“Una vez vino una profesora y nos propuso que hiciéramos un taller de teatro y entonces me metí en el grupo de teatro “Kolore”. Izaskun fue nuestra primera profesora de teatro (...) Iniciamos un taller de teatro y yo llevaba la asociación (“Manuela Eguiguren”) y el teatro y en la Casa de Cultura estuvimos un año ensayando porque era un taller que todavía dependía de la Casa de Cultura”.187 De esta forma surge el Grupo de Teatro “Kolore”, más tarde convertido en asociación, que inicia su andadura en Octubre de 1991. En este grupo participan 11 mujeres, dirigidas por una profesional del teatro. El grupo tiene un intervalo de edad de 40 a 62 años. Se reunían dos veces por semana, con unas dos horas por sesión de trabajo, en la Casa de Cultura de Pozokoetxe, pasando luego algunos de los ensayos al Salón de Actos de la Casa de Cultura Ibaigane. “Estuvimos unos años haciendo obras de teatro a través de la Casa de Cultura pero luego tuvimos que dejar la Casa y nos independizamos como grupo de teatro y montamos la Asociación “Kolore”, y hemos estado unos once años como grupo de teatro. Ha desparecido hace unos tres años, pero seguimos teniendo contacto y nos seguimos juntando”.188 La creación del grupo de teatro “Kolore” supuso para sus participantes un proceso de empoderamiento como mujeres, sentirse protagonistas, ser agentes y participar de forma activa en actividades culturales, lo que les facilitó un aprendizaje que incrementó su autoestima. Se demostraron a sí mismas y a los/as demás de lo que eran capaces, convirtiéndose en referente para el resto de mujeres del municipio. “Fue muy importante el grupo de teatro para Basauri, no sólo para las mujeres que participaron sino para todo Basauri. Andrea de “Manuela Eguiguren” participó, Rosa fue luego la dinamizadora... Y fue muy importante, ¡Es que no

62 años, antigua alumna del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, es socia cofundadora de la Asociación “Manuela Eguiguren” y alumna de la Escuela de Empoderamiento y ha formado parte del grupo de teatro “Kolore”. 188 Ibídem.
187

81

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Promotora del Aula de la Mujer. 62 años, antigua alumna del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, es socia cofundadora de la Asociación “Manuela Eguiguren” y alumna de la Escuela de Empoderamiento y ha formado parte del grupo de teatro “Kolore”. 191 Promotora del Aula de la Mujer.
189 190

te puedes imaginar¡ En la primera presentación que hicimos en Ibaigane, se llenó, tuvimos que hacer en Ibaigane tres sesiones y estaba llenito de mujeres hasta en la calle. El boca a boca había corrido tanto que todo el mundo lo sabía. (...) En el Aula lo más importante y que movilizó a más mujeres fue el grupo de teatro y fue una pena no tener suficientes recursos para mantenerlo desde el Aula”. 189 “Yo siempre digo: “No lo haríamos bien pero fuimos un grupo rompedor”. En ese momento llevaban un año las de Sestao, era el grupo de Sestao y nosotras. Fuimos pioneras en esto del teatro y llamábamos la atención. El de Cultura siempre decía que en aquel momento éramos el pastel de las actividades de la Casa porque que un grupo de mujeres como nosotras hiciéramos eso... Han sido vivencias... que cuando nos juntamos las de teatro decimos que han sido vivencias increíbles. Más tarde, entramos en “Caminos de Mujer” y hemos estado actuando por todos los municipios, llegamos a ir a San Sebastián, a la universidad de Logroño... Y cuando era el 8 de Marzo, ese mes, teníamos actuaciones casi todas las semanas en otros sitios. Actuamos en todas las Casas de Cultura, de Galdakao, de Cruces, de Baracaldo, Santurce, Portugalete, Getxo, Erandio...”190 Desde las Casas de Cultura también se impulsó el movimiento asociativo de carácter sociocultural de mujeres que poco a poco fue dándose en Basauri, a partir en muchos casos de mujeres que con anterioridad habían pasado por el Centro de Promoción. En principio, la idea era la de formar una asociación cultural de mujeres de Basauri y para ello se realizaron una serie de asambleas en las Casas de Cultura y se llevaron a cabo cursillos en los que se ofrecía información y recursos sobre asociacionismo. “Se asentaron las bases para el asociacionismo de mujeres en Basauri y se les ayudó a que tuvieran sus espacios en los locales de mujeres. De ahí surgió el movimiento asociativo de Basauri”.191

82

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“A nosotras nos facilitaron mucho las cosas en la Casa de Cultura y la primera oficina de la asociación fue en Ibaigane 2 (...) nos dejaron sitio para juntarnos como asociación y desde la Casa nos dieron cursos, nos facilitaron un sitio para estar, y la chica que llevaba el tema de mujeres nos ayudó con los estatutos a conformarnos como asociación... por eso hemos tenido muy buen rollo con la Casa de Cultura”.192 Sin embargo, a lo largo de la celebración de las asambleas, estas mujeres se dieron cuenta de que tenían intereses contrapuestos y que entendían de distintas formas su identidad como mujeres y su idea de asociarse. Por ello, en lugar de una asociación común, se crearon dos asociaciones diferentes, la asociación“Manuela Eguiguren” y la asociación de amas de casa “Ate Zabalik”, que en la actualidad comparten el mismo local, situado en un colegio, en la calle Torre de Ariz s/n. La asociación “Manuela Eguiguren” ocupa el 2º piso y la asociación de “Ate Zabalik” el 1º, y ambas utilizan el gimnasio para algunas actividades concretas. “Se hicieron cursos de asociacionismo y se les facilitó todo el acompañamiento para crear las asociaciones (...) Intentaron hacer una sola asociación pero vieron que eran intereses diferentes porque “Ate Zabalik” lo hacía con la Asociación de Amas de Casa de Bizkaia y las que se conformaron como “Manuela Eguiguren” tenían unos intereses diferentes y ellas no se reconocían como amas de casa (...) por eso se crean diferentes asociaciones a la vez y en las mismas fechas”.193 “Ate Zabalik empezaron con nosotras, y ellas tenían un punto de vista diferente, nos dimos cuenta de que teníamos intereses diferentes”.194 La asociación socio cultural “Manuela Eguiguren” fue formada a principios de 1994 por un grupo de mujeres que había realizado los cursos del Centro de Promoción de la Mujer y que venían realizando actividades de tipo lúdicas y formativas en el Aula de la Mujer, situada en las Casas de Cultura.

62 años, antigua alumna del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, es socia cofundadora de la Asociación “Manuela Eguiguren” y alumna de la Escuela de Empoderamiento y ha formado parte del grupo de teatro “Kolore”. 193 Promotora del Aula de la Mujer. 194 62 años, antigua alumna del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, es socia cofundadora de la Asociación “Manuela Eguiguren” y alumna de la Escuela de Empoderamiento y ha formado parte del grupo de teatro “Kolore”.
192

83

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

195 196

Ibídem. Pertenece a la asociación “Manuela Eguiguren”.

La asociación tomó el nombre de “Manuela Eguiguren”, en homenaje a una mujer relevante para el municipio de Basauri, por su labor como partera destacada y reconocida en la localidad. Manuela, fallecida el 23 de Mayo de 2003 a los 102 años, fue la primera socia oficial de la asociación. “Nos llamaron y nos dijeron que teníamos que volar solas y que se iba a hacer un curso de asociacionismo y que nos daban todo el apoyo y los papeles para hacer una asociación, y así conformamos “Manuela Eguiguren”, que lleva más de doce años funcionando. Yo fui una de las personas que pusimos mil pesetas para el libro de cuentas de la asociación. Yo fui fundadora de la asociación y se llamó así en honor a la partera de Basauri que se llamaba así y forma parte de la historia del pueblo”.195 El número de socias de esta asociación asciende a más de 700 mujeres, aunque son aproximadamente 500 las que participan de forma más o menos estable en las actividades que se organizan. El perfil de las socias que conforman dicha entidad no es fijo, son mujeres con una edad comprendida entre los 18 y más de 60 años. Sus objetivos y actividades se centran principalmente, en ofrecer actividades culturales y de ocio a las mujeres y trabajar aspectos de la salud mediante la impartición de diferentes cursos y talleres, tales como: literatura, iniciación al euskera, yoga, aeróbic, gimnasia de mantenimiento, sevillanas, pinturas al óleo, tai-chi, coro, trabajos manuales... “Hay muchas mujeres, y entonces se está potenciando para que salgan de casa y hagan actividades y se relacionen (...) Hay mucha gente que vive angustiada con el síndrome del “nido vacío”o por otros síndromes que afectan sobre todo a las mujeres y aquí lo pueden suplir bastante bien por que se relacionan, hacen salidas culturales, visitas a museos y a obras de teatro... y todo eso es enriquecedor”.196

84

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

Por su parte, la asociación de Amas de Casa de Basauri “Ate Zabalik”, surgió en 1993 a partir de un grupo de amigas que también habían participado en el Centro de Promoción y en el Aula de la Mujer. Hasta conseguir la sede que tienen en la actualidad, han sido muchos los lugares utilizados por ellas. Así, comenzaron a reunirse en bares, en la escuela de Pozokoetxe, EPA, parvularios... A lo largo de estos años han sido numerosas las incorporaciones de mujeres a esta asociación, que está actualmente constituida por 760 socias. El perfil tipo de socia es el de ama de casa con una edad media de unos 50 años. Sin embargo, entre el conjunto de socias podemos encontrar un gran abanico de edades ya que pueden participar todas aquellas mujeres mayores de edad que así lo deseen. El objetivo general que persigue esta asociación es el entretenimiento y promoción de todas sus socias a través de la realización de una gran variedad de actividades, entre las que se encuentran: gimnasia, yoga, bailes de salón, corte y confección, juegos recreativos, danza, memorización, teatro, cultura general, manualidades, frivolité, ganchillo, bolillos, coro... así como salidas culturales a museos y cursos monográficos didácticos sobre el acceso a Internet, la hostería, la autoestima... que se imparten de forma puntual. “Nosotras hacemos 17 actividades: bailes de salón, de vientre, de dantza vasca, sevillanas, y luego tenemos frivolité, que es una cosa parecida al ganchillo que se hace con una lanzadera... ahora está cultura y luego hay memorización, juegos de cartas, gimnasia, pilates, tai chi, bolillos, costura, y un coro que se llama “Ate Zabalik””.197 El Aula de la Mujer finaliza su andadura a primeros de los años noventa, pero para entonces había un potente movimiento asociativo de mujeres y se había ampliado mucho su participación en los diferentes ámbitos socioculturales.

197

65 años, pertenece a la asociación “Ate Zabalik”.

85

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

198 199

Promotora del Aula de la Mujer. Ibídem.

Otros espacios característicos de mujeres, que podemos encontrar en las Casas de Cultura y en el Centro Cívico, son las bibliotecas y ludotecas. A partir del Aula de la Mujer, comenzaron a crearse en las distintas Casas de Cultura del pueblo, bibliotecas con material específico en el que abordaban cuestiones relativas a las mujeres y libros con perspectiva de género y/o feminista. “Creamos en la Casa de Cultura de Basozelai un espacio de mujer en la biblioteca, la idea era que hubiera un fondo en la biblioteca específico de mujer. En aquella época era todo biografías, estudios... y había muy poco material, pero todo lo que se iba publicando en castellano, todas las traducciones que había, las teníamos en la biblioteca y fue importante. Todas las publicaciones se iban recogiendo y se iban sacando desde la biblioteca de Basozelai”.198 La mayoría de las usuarias de préstamo de libros son mujeres y algunas utilizan este espacio como un lugar de reunión y como un ámbito de evasión y formación, en el que a través de la lectura se genera un conocimiento que tiene la potencialidad de cuestionar el propio sistema de género. En ocasiones, esta actividad se ha convertido en todo un acto de subversión, valentía y empoderamiento, sobre todo para las mujeres mayores. “Las mayores lectoras a nivel de préstamo son mujeres. Cuando llevaba el Aula de la Mujer, (...) recuerdo que había algunas que no les dejaban los maridos venir a los cursos, ni leer, y algunas escondían los libros en la bolsa de la compra. (...) Todavía hay señoras que sacan los libros a escondidas”.199 “No hay más que ir a una biblioteca para ver el volumen de mujeres que hay. Yo estoy convencida de que para muchas mujeres anónimas, me refiero a mujeres que no estaban organizadas, ha sido para ellas un lugar de conocimiento. Además, como las bibliotecas han estado dentro de las Kultur Etxeak, eso les ha posibilitado ver in situ qué se organizaba en ellas, con lo que creo que

86

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

ha sido una vía para acercarse al feminismo y al conocimiento, al tema de la mujer desde otros ámbitos”.200 “Las bibliotecas es el lugar donde más mujeres hay. Todas estudiando. Es que está plagado de chicas. Muchas de mis amigas van a las bibliotecas y alguna vez que he ido yo, de veinte mesas que puedes encontrar, dieciocho están ocupadas por chicas”.201 “Aquí las bibliotecas están en las Casas de Cultura, la de San Miguel, la del Centro Cívico, la de Ibaigane, la de Pozokoetxe y la del Calero. La verdad es que sí que hay bastantes chicas y en general, yo creo que las mujeres leen bastante y que suelen ir mucho a por libros (...) La Casa de Cultura de Ibaigane, la central, ha sido un sitio de referencia para mucha gente. La mayoría de las veces, las bibliotecarias y las personas que han estado allí han sido y son mujeres, porque a la hora de ir a buscar libros siempre ha sido una biblioteca muy buena y tiene muchos recursos y las mujeres suelen usarlo por eso”.202 “Es un sitio en el que suele haber más mujeres. Sobre todo por las tardes, en los Centros Cívicos, y en aquellos que tienen biblioteca es verdad que hay más mujeres (...) Las bibliotecas potencialmente son un punto interesante para las mujeres que se podría aprovechar”.203 “Me parece interesante, como espacio, a nivel personal, la biblioteca de Basozelai, que está en el Centro Cívico. Suelo ir a por libros y también a ver tocar la guitarra y la batería”.204 “Es verdad que la mayoría de las que vamos a las bibliotecas somos mujeres (...) Leemos más que los hombres. Yo he utilizado mucho la Casa de Cultura para ir a estudiar y para coger libros”.205 Las ludotecas también pueden ser entendidas como huellas genéricas ya que por un lado posibilitan el encuentro entre mujeres y su formación, y por otro, es un espacio utilizado para el cuidado de las criaturas.

57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 201 23 años, Alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri. 202 58 años, Alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri. 203 33 años, pertenece a la asociación “Mujeres en la diversidad”. 204 23 años, pertenece a la asociación “Mujeres en la diversidad”. 205 44 años, presidenta de la Asociación de Mujeres de EPA (Escuela de Formación para Adultos/as).
200

87

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

33 años, pertenece a la asociación “Mujeres en la diversidad”. 207 44 años, presidenta de la Asociación de Mujeres de EPA (Escuela de Formación para Adultos/as). 208 62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri.
206

“En las Casas de Cultura también suele haber muchas mujeres porque hay ludotecas. Entonces, claro cuando hay ludotecas, hay mujeres porque hay niños/as. Es un espacio de mujeres porque cuidan allí a los/as niños/as. No sé hasta que punto las mujeres utilizan la biblioteca como tal, o a lo que van es a utilizar el espacio de la ludoteca. Porque así tienen un poco resuelto el tema de los cuidados y se pueden dedicar a otras historias”. 206 “Lo de las ludotecas está genial. El Centro Cívico y la central tienen ludoteca y está genial porque tiene un espacio para que las mujeres puedan estar y leer, mientras los/as niños/as están ahí en un ambiente de libros. Porque tienes que cuidara al niño/a y también buscas tener un rato para ti de lectura y al final es un tema de conciliación, que en general nos sigue afectando más a nosotras”.207 Hoy día, debido en parte a la creación en el año 2000 del área de igualdad y el impulso de nuevos ámbitos de participación, como la Escuela de Empoderamiento para mujeres, se ha producido una transición y las Casas de Cultura han dejado de ser el único referente donde se realizan actividades para las mujeres. Sin embargo, éstas mantienen diversas actividades, como el cine, que continúan fomentando la intervención de las mujeres. “Con el tiempo las cosas han ido cambiando, y la verdad es que las Casas de Cultura dejaron de tener esa función para las mujeres. Yo creo que desde la propia gestión de la Casa de la Cultura dejaron de gestionar temas relacionados con las mujeres. A veces ponen alguna película para mujeres o se hacen jornadas pero verlo como un espacio de reunión o de actividad... ya no. Ahora son actividades que se gestionan desde fuera y yo creo que en su mayoría no son actividades ni para las mujeres, ni para otro tipo de colectivos, eso ha desaparecido”.208

88

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

4.3.2. Escuela de Formación para Adultas y Adultos (EPA): la articulación de la formación y la concienciación La Escuela de Formación Para Adultas y Adultos de Basauri, situada en Ibaigane s/n y creada hace más de treinta años, se ha convertido, con el tiempo, en una huella de mujeres, debido a la destacada presencia y participación de éstas, así como por el empeño de algunas profesoras feministas en que se convirtiera en un lugar de y para el empoderamiento, el aprendizaje, las relaciones y el encuentro entre mujeres, ya que en el nacimiento de la EPA existe un grupo de mujeres feministas que ponen en marcha cursos de alfabetización para mujeres. La EPA es un centro educativo que permite, sobre todo a las mujeres de una generación, acceder a un espacio, el formativo, que les ha había sido vedado hasta no hace mucho tiempo, provocando además así el aumento de su autoestima y su enriquecimiento como personas. “Yo me matriculé en EPA hace unos cinco años porque no tenía graduado (...) Dejé de trabajar y pensé ¿Y ahora qué hago? Entonces pensé que era el momento de ponerme a estudiar (...) No quería estar todo el día en mi casa, ni quería limitarme a bajar a la compra y tomar café. Fui a EPA y muy bien, saqué el graduado, estuve con gente joven, y para mí ha sido una experiencia buenísima (...) Seguí haciendo inglés y a la vez hice un grado medio. En EPA hay muchísimas mujeres. Es un espacio mixto pero participan muchas más mujeres que hombres (...) Tengo una amiga de unos cincuenta que está sacando el graduado y el otro día conocí a otra de casi sesenta que también lo está sacando. EPA es un espacio en el que además de aprender, es un espacio de encuentro, para conocer gente, de empoderamiento... Hay un aula en la que está mucha gente que prácticamente no sabía ni leer, ni escribir y les daba vergüenza y allí van sin presión (...) aprenden y el ir allí les hace ver que no son las únicas que no saben, porque ellas lo viven como un estigma (...) Son señoras que de repente se han quedado viudas o los/as hijos/as se han marchado y el marido

89

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

44 años, presidenta de la Asociación de Mujeres EPA (Escuela de Formación para Adultas y Adultos). 210 59 años, pertenece a la asociación de “Mujeres en la Diversidad”. 211 62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri.
209

en casa tampoco las anima mucho y entonces se apuntan a EPA y van y están encantadas. Yo conozco un chica que por circunstancias no estudió y ahora está de baja y se ha dado cuenta que no tiene ni amigas, ni estudios (...) y se animó a ir a EPA y ha conocido gente, ocupa su tiempo en aprender (...) Me la encontré en verano y me dijo que estaba deseando que empezase la escuela (...) Es también un punto de encuentro y de conocer gente, porque si no muchas ni saldrían de casa, y de paso aprendes. Muchas han aprendido a escribir ahora. A ellas eso les supone un subidón de autoestima... Decía el otro día una señora muy mayor: “Que yo ahora no tengo que decirle a mi hijo que me lea las cartas”. Eso para ellas es un triunfo total y absoluto. Por eso te digo que es un sitio no sólo de aprender y sacar títulos sino de empoderamiento y muchas están encantadas”.209 “Muchas mujeres van a aprender de todo. Muchas también van porque se sienten solas y para no sentirse solas van a compartir con las demás (...) porque es un sitio para encontrase con otra gente y conocerse”.210 “Hace años que estuve en EPA, fui de las primeras en entrar. Creo que EPA ha sido y sigue siendo un espacio importante para las mujeres, porque la mayoría de las alumnas son mujeres, probablemente el 80% sigan siendo mujeres. A principios de los ochenta, cuando yo entré en EPA, estábamos sobre todo mujeres y yo creo que sabiendo por qué íbamos a EPA. Algunas estábamos por los estudios, dirigidas hacia la formación profesional, hacia la búsqueda de empleo y los hombres que estaban venían de la reconversión industrial y una de las cuestiones que entraba en los planes de la reconversión era el tema de la formación, y estos hombres iban con muy poca expectativa y casi obligados. En cambio las mujeres yo creo que íbamos con otro interés, con una idea de aprendizaje y sobre todo de formación, de reanudar la formación que habíamos dejado por un mundo de circunstancias, familia, hijos/as...”.211

90

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

Hoy día, algunas mujeres inmigrantes de Basauri han pasado a formar parte del movimiento de mujeres del pueblo y se implican en los diferentes espacios de aprendizaje y participación. A través de EPA, conocen a otras personas, reciben formación e intervienen en la realidad socio cultural de su municipio. “Creo que es un espacio en el que participan mujeres y van a formarse. Es un sitio como muy específico de formación, en el caso de las mujeres inmigrantes, para muchas, es el espacio para aprender castellano”.212 “Yo como no fui a la escuela, aprendí lo que pude y ahora voy a EPA a aprender lenguaje, matemáticas y sociales (...) Hay muchas de Brasil que han entrado a los primeros cursos y siguen estudiando para sacar el graduado”.213 “Ahora acuden muchas inmigrantes a aprender a hablar castellano. Hay mogollón de gente extranjera, también hombres pero mujeres cada día más. Las mujeres sudamericanas hace tiempo que vienen pero las marroquíes y musulmanas antes no se animaba a participar en estos espacios, no iban muchas, y ahora cada vez vienen más”.214 En la EPA se llevan a cabo una gran diversidad de talleres, cursos, jornadas y encuentros. “Hay talleres de todo tipo; uno de lectura en el que leen libros y luego los comentan, cursos de informática, de pintura, de idiomas, francés, inglés, euskera, castellano... puedes sacarte el graduado, hay un taller de teatro, y también un curso de estiramientos y relajación. Hacemos muchas salidas al teatro, a museos, a la ópera y excursiones, porque las excursiones también sirven para que la gente que participa en diferentes actividades, se conozca y para que conozcan sitios de interés porque si no estuvieran en la Escuela seguramente no irían a esos sitios”.215

33 años, pertenece a la asociación “Mujeres en la diversidad”. 213 59 años, pertenece a la asociación de “Mujeres en la Diversidad”. 214 44 años, presidenta de la Asociación de Mujeres de EPA (Escuela de Formación para Adultas y Adultos). 215 Ibídem.
212

91

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

216

Ibídem.

Tal y como se ha citado arriba, el Centro de Promoción ha sido el espacio formativo antecesor de EPA, por eso muchas de las mujeres que pasaron por el Centro continuaron su aprendizaje en la Escuela Para Adultos/as de Basauri. “EPA se puso después del Centro de Promoción, y los Centros de Promoción han sido como el antecedente de EPA (...) Empezó el Centro en unas entreplantas y estuvo dos años en la plaza de Marqués de Estella, que actualmente es la escuela de idiomas provisional, (...) y cuando el Centro pasó a otro local, allí mismo empezó EPA, que de aquella eran cuatro aulas. Luego esas aulas han servido de aulas de estudio (...) Es verdad que esto lo empezó el Centro de Promoción. (...) Y la primera Planificación Familiar también fue allí, fueron las primeras que empezaron.216 Las mujeres que han participado y participan como alumnas en el espacio de la EPA han tenido y continúan teniendo contacto con las asociaciones de mujeres y feministas del pueblo, perteneciendo, en algunos casos, a las mismas. Todo esto, como decíamos, no hubiera sido posible sin la sensibilidad y el compromiso con los valores igualitarios del feminismo de un puñado de profesoras del centro, que han promocionado en sus clases y fomentado la capacidad de reflexión en las mujeres y la mirada de género y han promovido en todos estos años una cantidad enorme de actividades dirigidas a mujeres. Por este motivo se creó, a partir del profesorado, un “Grupo de Mujeres” y un “Aula de Mujeres” dentro de EPA. A pesar de que llevaban tiempo en esta asociación, fue con la creación del Consejo de Igualdad del Ayuntamiento de Basauri, en diciembre de 2001, cuando vieron la oportunidad de trabajar de una forma institucionalizada y de ser una organización directamente relacionada con la igualdad de oportunidades. Las actividades que se organizan a favor de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres van dirigidas a todo el centro, sin embargo, es un grupo concreto de alumnas, unas 350, las que forman parte del Grupo de Mujeres de EPA de Basauri.

92

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“Muchas mujeres que hemos ido además teníamos contacto con el movimiento feminista, mujeres que participaban en asociaciones y en todas las campañas... siempre que necesitábamos salir a la calle por alguna reivindicación ellas también salían y trabajaban codo con codo con la Asociación de Mujeres. También crearon un “Aula para mujeres” que solamente duró un curso. Tuvieron bastantes problemas con alguna parte del profesorado masculino que no veía la necesidad de hacer un espacio para mujeres... porque la idea era enfocarlo hacia el terreno del debate, de lo que nos ocurría a las mujeres, y ese era el proyecto que querían hacer, más de cuestionamiento de la situación de las mujeres. También tienen una asociación, un grupo que participa en el Consejo como EPA. Probablemente haya sido uno de los grupos con el que el grupo de mujeres más conexión ha tenido, y las profesoras que estaban allí siempre han participado en el tema del feminismo y difundiendo su causa y defendiendo al grupo de mujeres como referente para el trabajo feminista en el pueblo”.217 Durante el curso del año 1996-1997 se realizó en la EPA un taller de teatro que ha permitido la creación de un grupo de teatro de mujeres llamado “Amets”. Desde su fundación este grupo ha representado varias obras teatrales, interpretadas con mucha ilusión y creatividad por sus protagonistas, en la Casa de Cultura de Ibaigane, en el Social Antzokia y en Bilbao, entre otros. Algunas de sus obras más conocidas son: La Casa de Bernarda Alba (19961997); Bajarse al moro (febrero de 1999); Adivínalo (diciembre de 1999); La verdad te digo (marzo de 2000) o“Casting” (en busca de nuevos talentos) (Junio de 2001). “Hay un taller de teatro que también está funcionando bien. De hecho, ha salido de EPA un grupo de teatro de mujeres que se llama “Amets”. Son poquitas, seis mujeres (...) pero funciona bien y ellas están muy contentas (...) Un día a la semana se juntan y hacen los ensayos en EPA”.218

62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri. 218 44 años, presidenta de la Asociación de Mujeres EPA (Escuela de Formación para Adultas y Adultos).
217

93

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 220 44 años, presidenta de la Asociación de Mujeres de EPA (Escuela de Formación para Adultas y Adultos).
219

Asimismo, la EPA también ha servido como lugar de reunión y de divulgación de los valores de otras asociaciones feministas, como la “Asociación de Mujeres de Basauri” o la asociación de “Mujeres en la Diversidad”, y de organismos municipales por la igualdad, como la propia área de igualdad que ha estado en varias ocasiones impartiendo charlas sobre diferentes temas o la Oficina de Información Sexual, entre otros. “Si hablamos de la Escuela de Educación Para Adultos/as, tenemos que decir que también lo hemos utilizado como espacio para dar charlas y organizar cosas”.219 “Las de “Mujeres en la Diversidad” en una ocasión nos pidieron un aula para una charla y se les ha dejado un aula de EPA para que ellas se reúnan cuando lo necesiten y ellas utilizan el espacio cuando lo necesitan porque no deja de ser una escuela pública”.220 El pasado 9 de Marzo de 2010 se llevó a cabo una charla titulada “Las mujeres en la EPA de Basauri: pasado y futuro”, en la que tomaron parte antiguas alumnas de la Escuela, las cuales hicieron un recorrido por las diferentes etapas y experiencias vividas en este espacio en el que se conjuga el pasado, el presente y el futuro formativo de las mujeres de Basauri.

4.3.3. El Social Antzokia: las mujeres como consumidoras y productoras de espectáculos El Social Antzokia, situado en la calle Nagusia 2, construido a partir de la rehabilitación del antiguo Cine Social, fue inaugurado el 29 de Mayo de 1993 como espacio para las artes escénicas y el cine, y está gestionado por la Casa Municipal de Cultura de Basauri. El Social Antzokia puede entenderse como un espacio de y para mujeres porque la mayoría de las personas usuarias son mujeres y algunas asociaciones lo utilizan para llevar a cabo sus fiestas de fin de curso, convirtiéndose así en un lugar fundamental de encuentro.

94

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“Las mujeres lo han utilizado, sobre todo, para hacer actividades de cine o cosas de ese tipo. De hecho, las diferentes asociaciones de mujeres lo utilizan para el final de fiesta de fin de curso o también para el 8 de marzo, para poner algún tipo de películas relacionadas con las mujeres”.221 “Tenemos con el Antzoki de aquí de Basauri, una especie de convenio, que nos hace un 50% de descuento en las entradas de teatro, por ser asociación y entonces vamos mucho a ver obras de teatro”.222 “El Social por ser asociación nos da bastantes entradas y tenemos descuentos para las socias (...) El Social Antzokia y las Casas de Cultura utilizamos a final de curso y para reuniones de asamblea y se venden unas entradas y la gente va y nosotras vamos por los comercios de Basauri pidiendo regalos, el año pasado fueron setenta y tres regalos, nos dan juegos de toallas, lámparas... y esos regalos se sortean entre las socias que han pagado la cuota del año y se entregan en el Social entre actuación y actuación”.223 “Solemos participar en alguna de las actividades del Social (...) La verdad es que muchas de las cosas que se hacen tienen que ver con las mujeres, desde el Área de Igualdad nos facilitan mucho las cosas, por ejemplo, tengo una entrada para ir a ver lo del “club de las mujeres invisibles”, que nos han facilitado para repartir entre las mujeres de la asociación. Se está intentando que otros colectivos se acerquen al Social, y que no sea que por el tema del dinero que no puedan ir”.224 “El Social, es un sitio al que también vamos. El otro día fuimos a ver la función de teatro de Concha Velasco y a la ópera que hay este sábado y nos hacen descuentos por ser asociación”.225 Además, desde su reinauguración, el Social Antzokia de Basauri, ha acogido la puesta en marcha de diversos espectáculos y obras teatrales realizadas por mujeres del municipio. En esos momentos, es también un espacio para el protagonismo, la presencia y el empoderamiento de las mujeres que participan.

62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri. 222 Pertenece a la asociación “Manuela Eguiguren”. 223 65 años, pertenece a la Asociación “Ate Zabalik”. 224 33 años, pertenece a la asociación “Mujeres en la diversidad”. 225 Mujer que pertenece a la Asociación de Viudas de Basauri.
221

95

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

62 años, antigua alumna del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, es socia cofundadora de la Asociación “Manuela Eguiguren” y alumna de la Escuela de Empoderamiento y ha formado parte del grupo de teatro “Kolore”. 227 Promotora del Aula de la Mujer.
226

“El Social es un espacio total de mujeres. Hicimos obras de teatro, cuando estaba en el grupo de teatro “Kolore”, y fueron muchas mujeres y siguen yendo. El Social debía ser el cine municipal y se modificó y ahora es cine y teatro (...) Actuar en el Social... pufff, ¡Es que no te lo puedes imaginar! empezamos los ensayos y decíamos “¡Qué vergüenza!”, y luego terminamos actuando en el Social delante de tanta gente. Hemos tenido vivencias increíbles (...) Recuerdo cuando hicimos aquí, en el Social, la obra y el por aquel entonces alcalde, vino a vernos y tenemos un vídeo que nos hizo el Ayuntamiento y nos llamaron de todos los periódicos, de cantidad de emisoras... Primero hicimos en la Casa de Cultura de Ibaigane, pero luego la gente de tanto pedir pues hicimos en el Social varias veces la obra, y en la última obra que hicimos, nos despedimos en el Social y vino la autora que había escrito la obra (...) Experiencias muy bonitas que hemos vivido con esto del teatro”.226 “Cuando se inauguró el Social, hubo que hacer otra presentación de la obra en el Social. Después de haber hecho en Ibaigane. Fue algo muy importante la creación del grupo de teatro, (“Kolore”), porque ellas salen al escenario, tienen presencia, ya son ellas las que participan, son las actoras, las que están dándose a conocer y yo creo que eso fue una de las cosas más importantes”.227 Principalmente en torno al 8 de marzo, cada año se organizan y realizan diversos espectáculos, obras teatrales, como Los monólogos de la vagina (2008), y películas o cortos, como El club de las mujeres invisibles (2010), relacionadas con el tema género, en colaboración con la Escuela de Empoderamiento y el Área de Igualdad, con la intención de convertirlo en esas fechas en un espacio reivindicativo, lo que lo convierte a su vez en una huella feminista. “El Social Antzokia es mi teatro (...) Se organizan un montón de obras de teatro, la Escuela de Empoderamiento hizo allí, “Los monólogos de la vagina” hace dos años en la semana del 8 de marzo. Se cobra algo por la entrada y lo que se recauda se destina a lo que esté vinculada la Escuela de Empode-

96

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

ramiento, lo destinan, por ejemplo, a las mujeres maltratadas. Este año se va a proyectar una película que es una apuesta del Ayuntamiento de Basauri y de la Escuela de Empoderamiento de un grupo de mujeres que ha hecho un curso en la Escuela y van a hacer una película (...) El grupo de teatro “Clown” al que pertenezco, salimos en la película unos minutos”.228 “En el Social Antzokia nos hemos reunido... primero a raíz de crear el Aula de la Mujer dentro de la Kultur Etxea se empiezan a organizar actividades, por ejemplo, teatro y cine con el tema del 8 de marzo, se empiezan a organizar actividades con tema de mujer específico y se hace también una semana de cine. Con el 28J que tiene que ver con la liberación lésbico-gay también se organiza una semana de maratón de cine y durante mucho tiempo el Aula empezó a organizar los últimos lunes de cada mes una película a las cinco de la tarde para mujeres u hombres, pero con el tema que tenía que ver con la problemática de las mujeres. Eso desde el Aula pero dentro de lo que es el Social”.229 4.3.4. El Gaztetxe: espacio alternativo para las más jóvenes El Gaztetxe de Basauri, Txarraska Gaztetxea, actualmente ubicado en la avenida Cervantes 1, en lo que fueron las oficinas de la fábrica La Baskonia y posteriormente la antigua ikastola municipal, tiene principalmente un significado generacional. Es uno de los lugares donde se reúne una parte de la juventud del pueblo. “Aparentemente tú ves el edificio por fuera y está un poco así, pero por dentro debe estar muy bien. Eso era la ikastola antes, eran las aulas de la ikastola, la primera y única que hubo en Basauri. Mi hijo dice que hay espacios que han debido preparar y acondicionar y que debe estar genial. Hay que tener en cuenta que la gente joven apenas tiene espacios para estar”.230 “Baskoniako izan zen lantegi batean biltzen dira, bulego leku bat zen, oso zaharkituta dago orain (...) Aurreko gaztetxea nik uste dut zegoela... Arizgoitiko plazatik dagoen kalea... ba uste dut horko leku batzuetan biltzen zirela”.231

23 años, alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri. 229 57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 230 44 años, presidenta de la Asociación de Mujeres de EPA (Escuela de Formación para Adultas y Adultos). 231 54 años, ha pertenecido a la Asociación de Mujeres de Basauri, es profesora en una ikastola y pertenece a “Euskarabila elkartea” (Asociación que promueve el uso del euskera).
228

97

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Ibídem. 44 años, presidenta de la Asociación de Mujeres de EPA (Escuela de Formación para Adultas y Adultos). 234 58 años, es alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri.
232 233

(Se reúnen en lo que fue una fábrica de la Baskonia, era un sitio de oficinas que ahora está envejecido (...) El anterior gaztetxe creo que estaba por la calle de la plaza de Arizgoiti, creo que se reunían por ahí). Se trata de un espacio mixto, ocupado en su mayoría por chicos, pero en el que las chicas también participan. Se han formado algunos grupos de mujeres jóvenes que han tenido la misma capacidad de decisión, de organización y de acción que los chicos con los que han compartido este espacio. “Bazegoen emakumeen talde bat, ez talde egituratuta, baina emakume asko ziren, neska asko mugitu ziren Gaztetxetik (...) Hemen talde oso potente sortu zen Emakume taldeekin lotura asko zuela baina momentu batean ahuldu ziren”.232 “Hacen diferentes actividades allí, a parte que hay grupos de música. Porque en el Centro Cívico hay aulas de ensayo pero no son muchas y tienen que pedir cita con antelación. También hay chicas jóvenes que participan en esos grupos, que hacen skate... las chicas jóvenes de ahora participan en esas cosas también”.233 “El Gaztetxe ha sido un espacio que para las chicas jóvenes sí que ha sido importante. De hecho tiene una buena biblioteca de libros feministas que han ido llevando unas y otras. Y hay unas chavalillas que se juntan ahí”.234 El Gaztetxe es para parte de las y los jóvenes de Basauri un espacio propio de ocio, de encuentro, de entretenimiento... pero también un lugar de aprendizaje, de activismo político y cultural y de reflexión, en el que se gestan nuevas formas de expresión, como el skate y los graffities. En este sitio podemos encontrar una tetería, una librería, una ludoteca, así como un estudio de grabación, un taller de informática y otro de serigrafía.

98

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“La tetería del Gaztetxe comenzó a funcionar a mediados del 2006 con la idea de tener un lugar de ocio y relax para la juventud basauritarra, que estuviera ligado también a la reflexión, crítica o debate sobre los problemas sociales”.235 El Gaztetxe es además un espacio a través del cual otros sectores y asociaciones pueden relacionarse con la gente joven del municipio y establecer contacto, o preparar actos, talleres y cursos, como el organizado, en colaboración con la Asociación de Mujeres de Basauri, sobre letras de música sexista, entre otros. “El único Gaztetxe que controlamos en la actualidad, es el que está en las antiguas oficinas de la Baskonia y sí que desde hace unos años tenemos vinculación. Nos llaman para bastantes cosas y yo creo que el Consejo de Igualdad les ha servido a los diferentes grupos que se reúnen allí (...) Hay de todo, graffiteras y graffiteros, skaters y grupos de música diversos. En la actualidad hay 15 grupos de música que ensayan en el Gaztetxe y también hacen camisetas, tienen un taller para hacerlo. Hay mucha gente que se reúne y conocemos ahora que ha nacido un pequeño grupo, que esperamos tener contacto con ellas, de mujeres jóvenes que se reúnen en el Gaztetxe, y sí que en los últimos años hemos tenido mucho contacto. Hay chicas más mayores que también se reúnen allí y que vienen de otros ámbitos, pues de la política y así. También hemos dejado que se reúnan con nosotras para que les demos un poco de información sobre el movimiento en Basauri. Desde que se crea, la gente más visible del Gaztetxe, ha tenido contacto con las asociaciones para hacer y organizar cosas. Ahora se va a organizar un curso sobre música sexista, letras de música sexistas con dinero de la Asociación de Mujeres de Basauri, y se va a hacer en el Gaztetxe con gente jóven, mujeres y hombres”.236 Es de destacar la capacidad de autogestión y de organización que tienen las chicas y chicos que conforman el Gaztetxe y las relaciones igualitarias que en muchos casos se promueven en el re-

Texto extraído de la página web del Gaztetxe de Basauri: www.txarraska.org 236 57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri.
235

99

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

44 años, presidenta de la Asociación de Mujeres de EPA (Escuela de Formación para Adultas y Adultos). 238 65 años, pertenece a la asociación “Ate Zabalik”.
237

parto equitativo de las tareas y en la capacidad de toma de decisión y de administración de las chicas. En este sentido, el Gaztetxe y los locales de jóvenes podrían ser espacios a utilizar para promover, a partir de los mismos, nuevas socializaciones de género entre la gente joven. “Mi hijo tiene un local en el que también hay chicas, como en el Gaztetxe, y no hacen distinciones, se reparten las tareas y hacen todas y todos turnos de limpieza y de compra, las chicas y los chicos. Hacen una lista de los turnos de trabajo y se distribuyen todo y las chicas fueron las que organizaron y dijeron para hacer turnos de limpieza y repartir los turnos entre todos. Ellas han sido las que han organizado y administrado todo”.237

4.4. Incorporación de las reivindicaciones del feminismo a la agenda política municipal
4.4.1. Área de Igualdad y Planes de Igualdad municipales: diagnósticos e impulsos institucionales para la paridad En el año 2000, tras las sucesivas reivindicaciones que los grupos de mujeres venían haciendo durante años, en relación a la mejora de condiciones de vida de las mujeres del municipio y a la creación de servicios y de espacios de participación para éstas, el Ayuntamiento crea el Área de Igualdad de Oportunidades entre mujeres y hombres, actualmente situada en el Edificio Bidearte, calle Bidearte nº10, con competencias, funciones y presupuesto propio, y con la contratación de una Técnica de Igualdad. La creación del Área de Igualdad de Basauri, es un hito ya que supone incluir la temática de la igualdad entre mujeres y hombres directamente dentro de los objetivos de la agenda política municipal. “El año en el que se creó el Área de Igualdad es una fecha importante porque es un sitio importantísimo para las mujeres de Basauri. Desde ahí, se hace el Consejo y muchas actividades para las mujeres”.238

100

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“El área de igualdad es un espacio importantísimo, eso no se cuestiona. Es un punto de encuentro porque que el hecho de que haya un área de igualdad es lo que hace que las cosas tiren hacia delante porque ahí es donde está la voluntad política de hacer cosas por la igualdad”.239 Es de destacar que el Área de Igualdad se creó por las demandas ejercidas por las asociaciones feministas y de mujeres del pueblo, concretamente, a partir de la entrada en una concejalía de una mujer perteneciente a la Asociación de Mujeres de Basauri. “El Consejo y el área de igualdad han sido y son espacios importantes. Pero hay que decir que hasta que no entró Conchi como concejala nunca se montó el área. Había mujeres en el Ayuntamiento, pero hasta que no entró una mujer que formaba parte del grupo de mujeres no se cambió eso. El tema de la coordinación con los diferentes grupos de mujeres fue un tema que empezamos antes con la coordinadora de grupos, y posteriormente, se conformó el Consejo”.240 “Otra fecha importante fue cuando se crea el área de igualdad en el Ayuntamiento de Basauri, que se crea porque de alguna forma hicimos una especie de conjuro para estar dentro del Ayuntamiento (...) porque llevábamos unos cuantos años presentando un proyecto para el Primer Plan de Igualdad para Basauri y reivindicando a los diversos partidos a los que acudíamos en representación de, por aquel entonces, la coordinadora de grupos de mujeres. El grupo de mujeres de Basauri fue el que de alguna forma impulsaba todo eso (...) Recuerdo que nos reunimos con todos los grupos políticos intentando convencerles de que teníamos que implantar en el Ayuntamiento un área de igualdad que impulsase políticas de acción positiva para las mujeres de Basauri (...) Nos tuvimos que meter en el Ayuntamiento para ello. Tuvimos que ser concejalas del Ayuntamiento (...) Lo conseguimos en el 99, desde izquierda unida, la izquierda abertzale, EA, PNV... lo que hicimos fue llevar a primer or-

33 años, pertenece a la asociación “Mujeres en la diversidad”. 240 62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri.
239

101

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 242 Promotora del Aula de la Mujer.
241

den de negociación el montar un equipo de gobierno para organizarlo y llevamos a todos los partidos como primer punto, la creación de un área específica de igualdad dentro del Ayuntamiento y llevarlo al mismo nivel que hacienda, recursos humanos o el área de acción local”.241 “Se luchó mucho porque se creara un área de igualdad (...) yo siempre he sido defensora de que había que crear una Casa de la Mujer y un área de Mujer o de Igualdad en el Ayuntamiento que perteneciera directamente a alcaldía, que no estuviera supeditada a otra área”.242 El Área aplica y asume las directrices vigentes para las políticas públicas municipales en materia de igualdad que establecen distintos organismos como el Consejo Europeo, el Instituto de la Mujer de Madrid y Emakunde. A partir de las recomendaciones de dichas instancias, se desarrolla la intervención en materia de igualdad en Basauri a través de una doble estrategia que implica, de un lado, acciones positivas destinadas a corregir la desigualdad y discriminación de las mujeres y, de otro, la incorporación de la perspectiva de género en todos los niveles, ámbitos y etapas de la vida política de Basauri, esto es, el mainstreaming o la trasversalidad de género. En este sentido, la filosofía de trabajo del Área de Igualdad se encuadra en el fomento de la participación, como objetivo y como metodología, y en el empoderamiento de las mujeres como eje transversal de los diferentes proyectos que se han llevado a cabo a partir de la creación de la misma. La participación social y política de las mujeres como objetivo supone que en todas las actividades que se desarrollen a nivel municipal, se deberá contemplar como meta el incremento de la participación de las mujeres, el fortalecimiento de las organizaciones de mujeres existentes y la incorporación del objetivo de la igualdad a las mismas, así como facilitar y promover el acceso de las mujeres a las diferentes formas de organización y participación social y política e impulsar la autonomía y la capacidad de autogestión de los grupos de mujeres.

102

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

El entendimiento de la participación como metodología implica que desde el Área de Igualdad se asume el compromiso de crear y utilizar espacios de intervención de las mujeres como herramientas participativas. Bajo estas premisas, desde el Área se han creado y fomentado espacios de participación y de empoderamiento para las mujeres, como el Consejo de Igualdad y la Escuela de Empoderamiento, y espacios para la igualdad, como el Foro Intersindical por la Igualdad y la Oficina de Información Sexual. También está proyectada y aprobada desde el Área de Igualdad la creación de la Casa de las Mujeres, comprendida como el futuro espacio principal de empoderamiento, participación e igualdad de Basauri. “Yo creo que el Ayuntamiento a partir de 1996 es una huella. Primero es una huella porque hay un área específica y un área muy dinámica porque logra crear la Escuela de Empoderamiento.”243 El Consejo de Igualdad del Ayuntamiento de Basauri, se constituye en el año 2001 y pretende ser el espacio de interlocución entre el movimiento de mujeres organizado y la institución política municipal. En este sentido, el Consejo es el órgano de participación de las mujeres encargado de intervenir en las políticas locales de igualdad. “Al Consejo de Igualdad he ido desde el Grupo de EPA y me parece que está funcionando muy bien y se hacen cosas desde ahí y es otro medio de participación para las mujeres”.244 “Otro de los espacios en los que participamos es el Consejo de Igualdad. El Consejo me parece importante porque nos reunimos, es un espacio en el que nos juntamos todas las asociaciones de mujeres de Basauri y estamos también con la alcaldesa”.245

57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 244 44 años, presidenta de la Asociación de Mujeres de EPA (Escuela de Formación para Adultos/as). 245 23 años, pertenece a la asociación “Mujeres en la diversidad”.
243

103

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

El objetivo principal del Consejo es propiciar un punto de encuentro y colaboración, que haga efectivas y democráticas las actuaciones que se pongan en marcha. Se realizan reuniones al menos una vez al mes, en las que se consulta y se informa sobre la evolución de las actuaciones que se están llevando a cabo desde el Área, se acuerdan acciones futuras y se establecen prioridades de actuación. En la actualidad, el Consejo está presidido por la Alcaldesa del municipio, la secretaria del mismo es la técnica del Área de Igualdad y lo componen las diferentes asociaciones y grupos de mujeres del pueblo: Asociación de Mujeres de Basauri, Grupo de Mujeres de EPA, ex alumnas del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, Asociación de amas de casa “Ate Zabalik”, Asociación de Viudas de Basauri, Asociación de mujeres “Manuela Eguiguren”, Mujeres en la Diversidad y Mujeres de Aquí y de Allá. Anteriormente también han participado en el Consejo, la Asociación de Mujeres Jóvenes “Ordago”, el Grupo de Teatro “Kolore”, la Asociación Rosa Luxemburgo y la Asociación de Mujeres Deportistas BIEMKI. Las actividades que se realizan desde el Área se debaten previamente en el Consejo y la campaña del 8 de Marzo (Día Internacional de las Mujeres), la campaña del 25 de Noviembre (Día Internacional frente a la Violencia contra las Mujeres), las actividades de las fiestas patronales y el proyecto de solidaridad con las mujeres saharauis son acciones impulsadas desde el Consejo. Uno de los instrumentos principales con los que cuenta el Área de Igualdad de Basauri para la consecución efectiva de la igualdad entre mujeres y hombres del municipio, son los Planes de Igualdad. Estos planes se consideran instrumentos que posibilitan una intervención planificada y sistemática a favor de la igualdad de género en los distintos ámbitos. A partir de ellos, se pretende incidir en las condiciones de vida de las mujeres y corregir la posición que éstas tienen con respecto a los hombres. Previo a la realización y puesta en marcha de las acciones recogidas en el Plan de Igualdad, se lleva a cabo un informe diagnóstico que indica y detecta las desigualdades de género existentes. Tras el diagnóstico, se elabora un Plan que se ajuste a la creación de objetivos y medidas específicas de acción, dirigidas tanto a la población como al interior de la administración, correctoras de las desigualdades detectadas.

104

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

Basauri se ha dotado hasta el momento de dos Planes de Igualdad. El primer Plan del municipio se aprobó en el año 2002 y actualmente, está en vigor el segundo Plan de Igualdad entre mujeres y hombres. Sin embargo, en la actualidad se están impulsando planes de carácter sectorial por considerar que se ajustan mejor a las demandas y necesidades, en materia de igualdad, de los diferentes ámbitos de intervención municipal: educación, violencia, salud... Igualmente, se está gestando una reflexión en torno a considerar los Planes de Igualdad generales como única herramienta de análisis y de acción. Asimismo, se han realizado diversos estudios, proyectos y programas, de apoyo a las mujeres y de promoción de valores igualitarios. Con el objetivo prioritario de combatir la violencia contra las mujeres, se ha creado una coordinación municipal para la asistencia a mujeres que sufren malos tratos, que se concreta en el desarrollo y puesta en marcha de un Protocolo Municipal de Atención a las Víctimas de Violencia contra las mujeres, en el que participan el conjunto de instituciones implicadas en la atención y asistencia: Osakidetza, Policía Municipal, Ertzaintza, Centro de Información a Mujeres, Servicios Sociales y la propia Área de Igualdad del Ayuntamiento de Basauri. A nivel de prevención, se han diseñado y puesto en marcha un número amplio de proyectos, talleres y campañas de sensibilización, denuncia y actuación contra la violencia hacia las mujeres, entre los que se encuentran, la realización del “Mapa de la ciudad prohibida”, en el año 2002, y la realización de talleres y jornadas sobre masculinidades y violencia dirigidos a hombres. También se ha elaborado, desde el Área de Igualdad y el Área de Empleo, el programa “Fomento de la igualdad en la intervención social”, entre los meses de noviembre de 2002 y Julio de 2003, enmarcado dentro del Plan de Empleo y Formación del Ayuntamiento de Basauri, con la intención de posibilitar la inserción laboral de personas jóvenes universitarias desempleadas y contribuir al cumplimiento de los objetivos previstos en el primer Plan de Igualdad del municipio. La ejecución de este programa resultó de vital importancia ya que fue el punto de arranque de proyectos posteriores como “Género y deporte”, “Hombres frente a la violencia hacia las mujeres” y “Participación política de las mujeres”.

105

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

A estos programas hay que añadir: el trabajo de investigación “Historia de las Mujeres de Basauri”, cuyo objetivo principal ha sido la recuperación de la memoria colectiva de las mujeres mayores del pueblo; el trabajo de investigación “Feminización de la pobreza en Basauri”; el proyecto 1ERA 2KAIN, comentado en el apartado relativo al espacio escolar y el Plan local de Conciliación que pretende ponerse en marcha lo antes posible. 4.4.2. La Escuela de Empoderamiento: la formación para la participación feminista La Escuela de Empoderamiento para Mujeres de Basauri, actualmente situada en los antiguos locales del hogar de jubilados/as de la calle Axular 28, es un proyecto pionero que nace en 2003 a iniciativa del Área de Igualdad del municipio. Surge con la intención de reavivar y apoyar al movimiento de mujeres en el tejido social de Basauri, acercándose tanto a las mujeres que se encuentran organizadas en asociaciones, como a las que no lo están. Los objetivos principales de la Escuela de Empoderamiento son el empoderamiento, el ejercicio de la ciudadanía activa y la participación social y política de las mujeres. Se entiende necesario impulsar la participación política y social de las mujeres para que puedan influir en las políticas públicas, de las que han estado históricamente relegadas. A través de la Escuela, las mujeres adquieren las herramientas conceptuales y prácticas adecuadas para el ejercicio de la implicación y la participación activa y directa como ciudadanas de Basauri. Para que esta intervención sea efectiva, es importante fomentar el empoderamiento de las mujeres, tanto a nivel personal como colectivo. El empoderamiento es el proceso básico, del que toma título y contenido la Escuela. Se comprende como un proceso de toma de conciencia del poder que individual y colectivamente tenemos las mujeres y que nos permite aumentar nuestra participación en los procesos de toma de decisión y acceso y ejercicio al poder y generar cambios personales y públicos. El poder que se promueve desde este espacio tiene que ver con el fomento de la capacidad y posibilidad de hacer, decidir, demandar y reflexionar sobre aspectos que guardan relación con nuestras vidas. Se trata de impulsar la agencia de las mujeres a través de cursos y talleres en los que se trabaja la solidaridad entre mujeres, la conciencia crítica y el liderazgo, entre otros.

106

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“El estar en la Escuela de Empoderamiento me ha cambiado en cómo me enfrento a muchas situaciones. Me hace sentir bien y el tipo de relación que tengo con otras mujeres es diferente. Ya no solo me enfrento a la sociedad, sino que la relación que tengo con otras mujeres es diferente (...) Ahí sabes que tienes otras actividades y gente interesante con quien compartirlas”.246 La Escuela de Empoderamiento se entiende como una huella genérica feminista referente para las mujeres de Basauri al ser un espacio de aprendizaje, igualdad, encuentro, libertad, empoderamiento, formación y reflexión para éstas. Un lugar en el que se promueven nuevas socializaciones, a partir del cuestionamiento de las identidades de género típicas. Un espacio en el que las mujeres pueden reinventarse y fortalecerse. “No hay ninguna duda de que es un espacio feminista y de mujeres (...) desde luego que hacen un trabajo feminista y que la labor de las Escuelas está claro que es un tema de formación para el empoderamiento”.247 “Para mí la Escuela es un espacio donde se da formación feminista y donde surgen muchas iniciativas que a lo mejor en otros sitios no puedes hacer porque no hay medios”.248 “Soy alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri, he participado en varios cursos (...) para mí, la Escuela es el espacio más importante que hay en Basauri, es el espacio en el que más participo (...) lo siento como un espacio propio, en el que estoy con gente que piensa como yo y es un espacio en el que puedo hablar (...) Al principio era un espacio de aprendizaje, pero luego quería sobre todo hacer cursos que fueran participativos, como el grupo de teatro, porque, la Escuela te da la oportunidad de conocer a mujeres súper interesantes y todas las profesoras que pasan por ahí, te dejan con la boca abierta (...) Para mí, desde que descubrí la Escuela es un sitio que significa mogollón (...) El espacio que más forma en feminismo en Basauri es la Escue-

23 años, es alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri. 247 62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri. 248 58 años, es alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri.
246

107

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

23 años, es alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri. 250 62 años, antigua alumna del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, es socia cofundadora de la Asociación “Manuela Eguiguren” y alumna de la Escuela de Empoderamiento y ha formado parte del grupo de teatro “Kolore”. 251 33 años, pertenece a la asociación “Mujeres en la diversidad”.
249

la, por los cursos que se hacen. Dentro de lo que hay entorno al feminismo, la Escuela de Empoderamiento se ha abierto un hueco bastante grande y es un sitio que puede llegar más a la gente joven que otros espacios”.249 “Yo estoy ahora en un curso los jueves dos horas en la Escuela de Empoderamiento, porque necesito llenar ese espacio (...) Yo estoy muy empoderada, pero reconozco que está muy bien que te lo recuerden, porque siempre nos hablan de lo poco que nos valoramos las mujeres y que tenemos que hacernos valer y nada de que somos inferiores y lo mismo que en casa, en la calle también tenemos que hacer valer nuestras ideas... Aunque estés empoderada, te gusta que te lo recuerden para que no bajes la autoestima por si vienen rachas malas. Para mí, es un espacio muy importante y necesario, porque además, te formas (...) Me siento muy a gusto en la Escuela porque también hay gente muy distinta. A otras muchas ya las conocía, pero compartir una tarde con ellas, me gusta”.250 “Para el tema de la formación, me parece un recurso súper interesante. Creo que este año, ha sido muy positivo que hayan incorporado el servicio de guardería, por ejemplo, a mí, me ha dado la posibilidad de incorporarme por primera vez a los cursos. También creo que es un espacio interesante de encuentro. Somos mujeres en un marco, el de la Escuela, que no tiene nada que ver con las diferencias, con estar pendiente de la diferencia, de dónde venimos... sino que estamos todas como en otro objetivo y tenemos la oportunidad de vernos y de compartir y de emitir opiniones válidas, de participar en ese proceso de aprendizaje y creo que eso nos pone al mismo nivel a todas. Esas son las cosas que hay que intentar fomentar”.251 “Mis intereses, en un principio, eran conocer cómo funcionaba la Escuela (...) conocer qué era eso del empoderamiento, para qué servía y para qué una escuela de las mujeres (...) la Escuela te da las herramientas para poder empoderarte y la estrategia para ello son los cursos que ofrece (...) a raíz de esos cursos, coges una concienciación, como mujer, de ti misma y adquieres ese

108

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

poder (...) Mi paso por la Escuela, en términos generales, me ha servido para ver otros puntos de vista, el conocimiento de otra gente , para hacer las cosas que yo quería, y en términos particulares, me ha aportado mucho, me ha aportado más seguridad, más conocimiento de todo, tengo más concepto de mí misma, de lo que me gusta hacer, de porqué lo tengo que hacer, he cogido más poder en mí misma (...) Soy otra, soy nueva, tengo las pilas puestas y estoy empoderada”.252 El éxito del espacio de la Escuela hace que, en el año 2004, los Ayuntamientos de Getxo, Ondarroa y Ermua se unan para crear lo que en la actualidad es la “Red de Escuelas de Empoderamiento para Mujeres de Bizkaia”. El trabajo en red entre los distintos municipios hace que sean mayores las posibilidades de intercambiar experiencias, reflexiones y conocimientos, al tiempo que refuerza relaciones y lazos entre mujeres de distintas generaciones, grupos y procedencias, amplifica la capacidad de participación y consigue que la Escuela sea una huella compartida. En este sentido, se han desarrollado varias líneas estratégicas de intervención desde la Escuela: la formación, la sistematización y el intercambio con otras culturas. La formación y reflexión feminista, impartida a través de seminarios, talleres y cursos, tiene la intención de dotar a las mujeres de herramientas de análisis de la realidad que las rodea , posibilitando la toma de conciencia sobre su situación de discriminación y, facilitando la configuración de un discurso crítico frente a la desigualdad entre mujeres y hombres, además de transferir a las mujeres tácticas y técnicas eficaces para la apropiación del espacio público, para el incremento de la participación en los procesos de toma de decisiones y para la mejora del trabajo asociativo. Dentro de las líneas formativas generales de la Escuela se hallan: Identidad y subjetividad femenina, Feminismo, Redefinir la cultura, Solidaridad con mujeres de otras culturas, Comunicando en igualdad y la Salud de las Mujeres, línea formativa de reciente creación.

252

Testimonio extraído del DVD realizado sobre la Escuela de Empoderamiento de Basauri, Empoderándonos, hecho a partir de un concurso para la obtención de una bolsa para la realización de un “Vídeo sobre la Escuela de Empoderamiento” en el año 2005, el cual fue grabado, doblado y montado durante el 2006 y publicado en el año 2007, cedido por el Área de Igualdad del municipio, en el que se explica la experiencia de la Escuela de Basauri a partir de sus protagonistas.

109

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Entre los cursos y talleres que se han venido impartiendo en el ámbito de la Escuela encontramos: identidad y subjetividad femenina, autodefensa, técnicas de hablar en público, taller del amor, literatura de mujeres del mundo, clown, historia de la teoría feminista, entre otros. A través de mencionados talleres y cursos se gesta y promueve un proceso de toma de conciencia en las mujeres para su empoderamiento y posterior capacidad de acción, esto es, para sentirse más seguras, más libres, para adquirir conocimientos, para valorarse... Desde el proyecto de la Escuela de Empoderamiento para Mujeres, la formación se entiende como un medio, no como un fin, para fomentar la toma de conciencia, el compromiso, la identificación de sus intereses estratégicos y la movilización colectiva. También se ha creado la revista “Jabetu”, realizada entre formadoras y alumnas, entendida como la voz de la Escuela de Empoderamiento, ya que a través de ella comunican colectivamente los valores que se fomentan desde la Escuela y dan a conocer las actividades y experiencias vividas en este espacio. Por su parte, la sistematización de experiencias es un proceso que viene a contrarrestar la existencia de un cierto vacío en la recogida y difusión de las experiencias desarrolladas en relación con el fomento de la igualdad entre mujeres y hombres. Por ello, se considera importante la realización de un seguimiento y evaluación del proyecto de la Escuela para poder medir el impacto real de su puesta en marcha y para saber si se cumplen los objetivos marcados y en qué medida. Desde el inicio del proyecto y en todas sus fases se destinan recursos específicos para el diseño de una metodología que permita sistematizar la experiencia, evaluar, y en su caso, corregir y extraer buenas prácticas para su posterior propagación. Así, el Consejo de Dirección de la Escuela de Empoderamiento, formado por los Ayuntamientos de Basauri, Getxo, Ermua y Ondarroa, ha iniciado un proceso de observación, recogida y análisis de las experiencias centradas en el empoderamiento de las mujeres y en la equidad de la participación entre mujeres y hombres. Por último, el intercambio con otras culturas, pretende activar la trasversalidad de género en el marco de las políticas municipales de cooperación al desarrollo y posibilitar un cambio en

110

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

la visión sostenida sobre las mujeres que residen en otras partes del mundo, con la intención de romper las imágenes y discursos estereotipados que representan a las mujeres del Sur como víctimas y sumisas. Este eje de acción, parte de reconocer el carácter, prácticamente, universal del patriarcado, la discriminación, la opresión, y la exclusión de las mujeres como una constante en el mundo. Al tiempo que pretende dar a conocer las estrategias de empoderamiento, resistencia y cambio que activan las mujeres en sus entornos, así como saber los engranajes asociativos que generan y las alternativas que proponen. En este sentido, la Escuela sirve como espacio, físico y simbólico, para buscar, contactar, conocer e intercambiar experiencias, emociones y opiniones con mujeres de diferentes culturas que enriquezcan el movimiento de mujeres de Basauri. Para su consecución, se colabora activamente con ONG y organizaciones de mujeres, a la vez que se trabaja con el área de cooperación municipal para apoyar los proyectos que persigan los mismos objetivos. En esta línea, se enmarca el proyecto de la Red Vasca de Apoyo a la UNMS (Unión Nacional de Mujeres Saharauis)253, a través del cual, entre otras iniciativas, se ha construido la Casa de las Mujeres de Smara. La Escuela de Empoderamiento, además de cumplir la función de ser un espacio para la formación y el aprendizaje, a través de la realización de diversos cursos y talleres, también es el lugar de reunión de algunas asociaciones de mujeres de Basauri, como la denominada “Mujeres en la diversidad”, y ha logrado, a partir de su creación, que alumnas de la Escuela se conformen como asociación, como “Mujeres de Aquí y de Allá”. “La Escuela de Empoderamiento, es nuestro lugar de referencia, porque es el espacio que nos han cedido desde el primer día en que se montó la asociación, con una alianza con el área de igualdad del Ayuntamiento de Basauri, y para nosotras ha sido muy importante, en el sentido de que nos han dado un voto de confianza porque tenemos una llave de este local y nos dejan venir en

253

La Red Vasca de Apoyo a la UNMS está compuesta por los Ayuntamientos de Basauri, Berriz, Getxo, Ermua, Ondarroa, Bilbao y Vitoria-Gazteiz, también forman parte de esta red, Euskal Fondoa, Emakunde y Eudel; y empresas como Fagor apoyan económicamente los proyectos impulsados por la misma. La red está dinamizada por la Asociación de Amigos y Amigas de la RASD de Gazteiz.

111

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

33 años, pertenece a la asociación “Mujeres en la diversidad”. 255 Ibídem.
254

horarios en los que no está preestablecido que esté abierto, y eso a nosotras nos facilita mucho el tema de juntarnos. Luego también, la Escuela es importante por los cursos que se ofrecen. Además, en años anteriores, alguna de nuestra asociación, ha participado en algún curso ofertado por la Escuela y este año, nos hemos incorporado a una serie de talleres, y ha sido muy interesante participar en esos talleres, nos hemos fortalecido muchísimo con temas de contenidos y eso luego nos permite dar cuerpo a las actividades que vamos haciendo como asociación (...) Para nosotras la Escuela tiene como dos cosas completamente diferenciadas. Como asociación, este es nuestro punto de encuentro, que no tiene nada que ver con la programación de la Escuela. Es un espacio de reunión. Por otro lado, como mujeres, en relación a la programación de la Escuela, a mí me ha aportado un sentimiento súper bonito y se crea un vínculo importante e interesante con este espacio”.254 “Mujeres en la diversidad” se conformó como asociación en febrero de 2007 y está compuesta por un grupo de mujeres autóctonas e inmigrantes que participan conjuntamente en las actividades y espacios del municipio porque se sienten parte activa del movimiento de mujeres de Basauri. Entre sus objetivos principales se encuentra el de visibilizar a las mujeres y luchar por los derechos de las mismas, al tiempo que pretenden poner en evidencia la existencia de mujeres extranjeras en el pueblo y su interés de ser parte de la dinámica social. “En Noviembre de 2006 hicimos la primera reunión y en Febrero de 2007 nos legalizamos como asociación. A partir de ahí, hemos empezado a organizar cosas, con un número muy variable de mujeres. Mujeres que entramos y salimos en función de nuestras posibilidades, sin ningún tipo de compromiso, ni atadura”.255 Esta asociación trabaja desde la realidad de las mujeres inmigrantes buscando espacios de participación conjunta en el que ellas puedan ser las protagonistas. Su intención es la de

112

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

acercar a mujeres inmigrantes a la Escuela para fomentar el intercambio y combatir las desigualdades sociales, el racismo y la xenofobia. “Desde el inicio hemos contado con la colaboración y apoyo de la Asociación Mujeres del Mundo y, económicamente contamos con el apoyo del Área de Igualdad del Ayuntamiento de Basauri y desde el año 2008, con Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK)”.256 Las participantes de la asociación “Mujeres en la diversidad”, además de compartir y tomar parte en los lugares y las fechas simbólicas para el movimiento feminista, tienen sus propios tiempos en relación a su identidad como mujeres inmigrantes. “En el 8 de marzo, nosotras solemos participar en las historias que montamos conjuntamente a través del Consejo de Igualdad con el área y con las asociaciones de mujeres y también vamos a la marcha que suelen convocar desde la coordinadora del 8 de marzo. El 25 de Noviembre también es una fecha importante por ser el día Internacional Contra la Violencia hacia las Mujeres. Nosotras también tenemos el 21 de Marzo, que es el día de la “No Discriminación y por la Diversidad Cultural” y sobre todo tratamos de visibilizar el tema de las mujeres inmigrantes. En Mayo, también solemos tener uno sobre el tema de la diversidad cultura, y solemos hacer una fiesta intercultural para visibilizar la diversidad que hay en el pueblo e intentamos organizarla con mucha perspectiva de género, siempre tomando en cuenta que se visibilice el aporte que hacemos las mujeres o las actividades que se hacen desde las mujeres. En Diciembre, también hacemos uno que se llama “Basauri intercultural, apostando por la convivencia” e intentamos también como asociación de mujeres meter el enfoque de género. Eso lo hacemos la segunda semana de Di-

256

Extracto recogido de la página web de la asociación “Mujeres en la diversidad”: www.mujeresenladiversidad.org/descu brenos3.htm.

113

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

33 años, pertenece a la asociación “Mujeres en la diversidad”. 258 Fragmento extraído de la página web de la asociación “Mujeres de Aquí y de Allá”: www.mujeresaquiyalla.org
257

ciembre (...) Intentamos hacer cosas que tienen que ver con nuestro ser de mujeres que somos de fuera pero intentar que la mirada no sea solamente de las inmigrantes, sino meter también temas de perspectiva de género”.257 Por su parte, “Mujeres de Aquí y de Allá – Hemengo eta Hango Emakumeak”, está compuesta por mujeres, alumnas de la Escuela de Empoderamiento, la mayoría de ellas residentes en Basauri o en municipios cercanos. Si bien la constitución legal de la asociación no se produce hasta abril del 2008, el comienzo de la misma debemos situarlo en el verano de 2006. Este grupo tiene su origen en el interés y la sensibilidad por la solidaridad y el feminismo y es el resultado del impulso de la línea formativa de solidaridad e intercambio con mujeres de otras culturas, anteriormente mencionada, a través de los cursos de literatura de mujeres del mundo, educación para el desarrollo y realidades de las mujeres del sur. “Nuestras líneas de trabajo son las siguientes: reflexión sobre la situación socio-económica de las mujeres del sur, construcción de puntos de encuentro e intercambio de conocimientos, acción política para la transformación de las realidades de discriminación que sufren las mujeres en el mundo y el compromiso por los derechos humanos de las mujeres”.258 Asimismo, han organizado cine-forum a través de varias películas que trabajan la solidaridad y visibilizan la realidad de las mujeres de otras culturas, han organizado diversas charlas y mesas redondas con la presencia de mujeres procedentes de otros países (Sahara, Argentina, Cuba...), han participado en el V. Congreso de la UNMS (Unión de Mujeres Saharauis) celebrado en los campamentos del Sahara, han intercambiado experiencias y vivencias de mujeres cooperantes en países de Latinoamérica, han liderado e impulsado las dos últimas campañas de “Caravana Vasca de alimentos por el Sahara”, en colaboración con el área y el Consejo de Igualdad, han tomado parte en el taller de “Equidad de Género”, EUCOCO 2006, y han participado en la inauguración de la Casa de la Mujer en Smara (Sahara).

114

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

4.4.3. La Oficina de Información Sexual: por una sexualidad igualitaria La Oficina de Información Sexual situada en el bajo de la Escuela de Empoderamiento, en la calle axular 28, se inauguró en marzo de 2006. Se trata de un proyecto municipal, creado e impulsado desde el Área de Igualdad con la intención de continuar con la labor iniciada por los Centros de Planificación Familiar en el ámbito de la educación sexual a nivel local. “La Oficina de Información Sexual se creó porque la intervención que se hacía en las aulas era muy puntual y se creyó importante tener un espacio donde acudir para completar esa intervención. Además, permite tener un servicio para atender a más población, no solo a la población joven escolarizada (...) Un lugar físico y continuo en el tiempo donde la gente puede acudir”.259 El principal objetivo de este espacio es servir para atender dudas sobre temas de sexualidad y poder aclarar miedos y tabúes, para poder relacionarse en términos de igualdad y placer. Se trata de adquirir conocimientos básicos en torno al hecho sexual humano con el fin de cuestionar actitudes y creencias genéricamente marcadas, eliminar prejuicios, así como aclarar e informar sobre las preocupaciones que suscita la sexualidad y desarrollar una ética social donde las relaciones estén basadas en la igualdad, el respeto y la responsabilidad. “Fundamentalmente es un sitio en el que se educa y se asesora. Reeducando se superan la mayoría de las dificultades en temática sexual (...) Lo importante es promocionar ciertos valores, cambiar la forma de pensar y vivir la sexualidad. Con información y diálogo se quita ese miedo que se tiene siempre en relación a la temática sexual y los tabúes”.260 En este lugar, las demandas son atendidas de forma personalizada y principalmente se ofrece información sobre: relaciones afectivo-sexuales, orientación sexual, actitudes y conduc-

33 años, responsable de la Oficina de Información Sexual de Basauri. 260 Ibídem.
259

115

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

261

Ibídem.

tas de riesgo y métodos de prevención, además de tener un carácter más práctico y asistencial. También cuenta con una biblioteca con libros de temática sexual. Al igual que ocurría anteriormente en el Centro de Planificación Familiar y Orientación Sexual en la Oficina de Información Sexual también se fomenta la vivencia de la sexualidad desde la libertad, la responsabilidad y el placer, siendo, por tanto, un lugar de y para la educación sexual. La Oficina de Información Sexual está orientada, sustancialmente, a un trabajo con jóvenes y adolescentes, aunque a ella también acuden adultas y adultos. “La demanda en un principio ha sido, sobre todo, de gente joven. (...) A parte del colectivo de los y las jóvenes, otro de los colectivos que más acudía eran mujeres, bien porque es un espacio incluido dentro de la Escuela de Empoderamiento, y en Escuela la mayoría de las que vienen son mujeres, bien porque las mujeres se han ido cuestionando más su sexualidad (...) En este año, tres años más tarde de la apertura de la Oficina, es cuando se han ido equiparando las consultas de hombres y mujeres. Ahora vienen más hombres que antes y más gente en general”.261 Tal y como se ha comentado en el apartado relativo al espacio de los centros escolares, a partir de 2003 se realizan, desde la Oficina de Información Sexual en el marco de la programación del Área de Igualdad, en los centros de primaria y secundaria una serie de programas de educación sexual, dirigidos tanto al alumnado, como al profesorado, padres y madres. La idea principal es la de transmitir una visión positiva de la sexualidad, fomentar la comunicación y el diálogo interpersonal favoreciendo la autoestima corporal, la prevención de embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual. Igualmente, desde la Oficina, se ha trabajado el tema de la sexualidad en otros lugares como EPA o la propia Escuela de Empoderamiento.

116

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“Sí que hay la posibilidad de trabajar con grupos que están en otros espacios, por ejemplo, hemos trabajado con grupos que están en EPA, hemos tenido sesiones o hemos impartido un programa corto (...) Subimos a la Escuela de Empoderamiento a dar charlas cuando nos lo piden”.262 “Aquí abajo, (en el bajo de la Escuela de Empoderamiento), hay un centro de sexología. Un día bajamos y conocimos a la chica que está allí y nos vino a dar una charla y nos presentó aparatos de juegos eróticos (...) Yo creo que, sobre todo, para las chicas jóvenes está muy bien para que se informen de temas de sexología. Y suelen dar charlas en los colegios y también a nivel personal si tienes dudas”.263 La Oficina para Jóvenes Zirt-Zart, anteriormente situada en Lehendakari Agirre y recientemente ubicada en el Centro Cívico de Basozelai, es otra de las vías de divulgación de algunas de las actividades realizadas en los diferentes espacios municipales, entre los que se incluyen, la Oficina de Información Sexual y la Escuela de Empoderamiento. “En temas de juventud, por ejemplo, en el Zirt-Zart, suelen colgar carteles de eventos para mujeres y también eventos en general. Es un punto de encuentro para las mujeres para buscar trabajo”.264 “Es un recurso estupendo para toda la gente joven, para que conozcan temas de bolsa de trabajo o cursos a los que apuntarse. Las personas que lo llevan sí han tenido contacto con nosotras y tienen conocimiento de lo que hacemos y pueden divulgar, publicidad, propaganda... todo lo que sacamos. Yo creo que las personas que la llevan han sido personas con bastante sensibilidad con el tema de las mujeres y la igualdad. Es un espacio desde el que se reivindica la igualdad”.265 “Hacen muchas actividades dirigidas a jóvenes, pero con mucha sensibilidad con el tema de las mujeres. Ponen carteles y cuando les proponemos cosas para hacer, no hay ningún problema. Es gente muy valiosa, igual no militante feminista, pero muy conscientes del tema de las mujeres (...) Es un recurso importante”.266

Ibídem. 62 años, antigua alumna del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, es socia cofundadora de la Asociación “Manuela Eguiguren” y alumna de la Escuela de Empoderamiento y ha formado parte del grupo de teatro “Kolore”. 264 23 años, pertenece a la asociación “Mujeres en la diversidad”. 265 57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 266 58 años, es alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri.
262 263

117

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

267

Mujer que pertenece a la Asociación de Viudas de Basauri.

4.5. Las huellas de las mujeres: distribución desigual de roles y reparto no equitativo del cuidado entre mujeres y hombres
Las huellas de las mujeres representan aquellos lugares y momentos en los que éstas tienen presencia, se encuentran, intercambian experiencias y se crean vínculos, y son también aquellos espacios y tiempos usados por las mujeres para la realización de tareas socialmente infravaloradas, tanto las relacionadas con el trabajo productivo, como las relativas a labores domésticas y de cuidado. 4.5.1. Los lavaderos, lugares de encuentro y apoyo entre mujeres En la actualidad, los lavaderos no existen como espacio material, aunque están presentes en la memoria de las mujeres como lugares con sentido genérico importante, esencialmente para las mayores del pueblo que los significan como un espacio de encuentro entre mujeres en el que confluía vida social y trabajo. Basauri llegó a contar con cuatro lavaderos: uno situado en el antiguo matadero, en el lugar en el que hoy día se encuentra el Ayuntamiento; otro en el Kalero y dos más en la barriada de San Miguel. Alrededor de la década de los sesenta, los lavaderos comenzaron a desaparecer, principalmente, a causa del proceso de industrialización y de urbanización y del desarrollo tecnológico que introdujo, entre otros, el uso de electrodomésticos como la lavadora. “Ya lo creo que recuerdo los lavaderos, anda que no he ido yo veces a lavar allí. En el antiguo matadero había un lavadero (...) Yo no iba nada más que a aclararlo, lo lavaba en casa y luego iba a aclararlo, porque allí había para poner la pieza. Eran pilas de agua. Había una pila para la ropa de los enfermos, otra para la ropa de color, otra para lavar y otra para aclarar. ¡La de mujeres que nos juntábamos allí para lavar y secar la ropa!, ¡Todo mujeres!”267. Algunas, lavaban a mano la ropa de las familias pudientes de la época, en el río o en el lavadero, a cambio de un jornal a la semana, siendo éste uno de los oficios más antiguos que han desempeñado las mujeres.

118

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

En los lavaderos las mujeres se reunían para lavar y secar la ropa así como para cuidar entre todas a las hijas y los hijos y, en paralelo, a través de estas actividades que remiten a los roles de género, se creaban lazos de unión, de sociabilidad y de solidaridad entre mujeres. Se trata, por tanto, de un espacio propio de ellas que remite a unas determinadas condiciones históricas y económicas, a partir del cual se ha creado identidad individual y colectiva. “Yo nací en Basauri, en los burros (...) Había un lavadero debajo del ayuntamiento que era donde estaba el matadero y luego ya se hizo lavadero (...) y luego había otro en el Kalero y otro en San Miguel. Sobre el año 40-50 ya estaban e iban las mujeres a lavar allí. Me acuerdo que era pequeña y me enviaba mi madre al del Calero por un botijo de agua fresca (...) y había un caño que pasaba por el lavadero para que las mujeres lavaran”268. “Yo llegué en el año 55 con mis padres. Viví primero en Basauri, en Benta, pero era muy pequeña y luego recién inaugurada la barriada de San Miguel fuimos a vivir allí y yo me acuerdo perfectamente del lavadero de San Miguel dónde todas las mujeres se reunían a lavar, porque el agua se cortaba, no había una canalización como la que hay ahora. Las mujeres iban al lavadero de San Miguel, que era un lavadero cubierto, y allí los críos y las crías pasábamos mogollón de ratos con nuestras madres que tendían muchas de ellas las sábanas en una campa que había al lado y en verano íbamos a la fuente que había al lado del lavadero a por agua potable y a lavar (...) Había dos lavaderos en San Miguel, uno debajo del puente que une San Miguel con Arrigorriaga (...) y otro estaba al lado del barrio que daba hacia Uriarte (...) Si algo tiene huella de género desde hace muchos años son los lavaderos”.269 “Los lavaderos era donde las mujeres se relacionaban, hablaban de sus cosas, hacían su terapia (...) había otra solidaridad, otra relación, se ayudaban entre sí”.270

65 años, pertenece a la Asociación de Mujeres “Ate Zabalik”. 269 57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 270 Promotora del Aula de la Mujer.
268

119

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

271

86 años, ha sido integrante de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), trabajadora de Edesa y animadora sociocultural del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri.

“Me gustaba ir al lavadero de soltera (...) empezábamos a ir cuando teníamos unos 15 años, y solo íbamos mujeres. Yo siempre le decía a mi madre: “¿Por qué no me preparas un poco de ropa? Te la voy a limpiar y a aclarar”. Era un lugar donde las mujeres se reunían y hablaban de novios, y a mí eso me encantaba. Ellas iban a lavar, aclarar y tender la ropa, pero al mismo tiempo era su espacio porque allí hablaban de sus cosas y de chicos, porque los hombres no iban al lavadero. Era un espacio de mujeres (...) Podría decirse que los lavaderos eran los cafés de la época, porque entonces nadie tomaba café fuera de casa, y era el espacio donde las mujeres podían charlar”.271

4.5.2. Las plazas, parques y otros espacios propios de las mujeres Las plazas de Basauri, principalmente, la de Benta, Arizgoiti y Solobarria, son los lugares públicos por excelencia del municipio en los que se desarrolla gran parte de la vida social, cultural, de ocio y de cuidado del pueblo, por ello, las plazas actúan como espacios polisémicos y polivalentes. Las plazas son espacios que adquieren diferentes significados y usos en relación a ciertos tiempos, pero pueden entenderse también como huellas de género. Si miramos este lugar desde los conceptos de “tiempos cotidianos” y “usos del tiempo”, la plaza adquiere un simbolismo particular en el que se ponen de manifiesto adjudicaciones distintas de actividades a mujeres y hombres. Aproximadamente a la hora de la merienda, cuando los niños y las niñas han salido de los colegios, se reúnen en las plazas multitud de mujeres, ya sean madres, abuelas o cuidadoras, y criaturas, acompañadas por algunos pocos hombres.

120

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

En este tiempo, las plazas tienen un uso específico, relacionado con las actividades de cuidado. La plaza, que tiene distintos usos a lo largo del año, se convierte así en ese momento en concreto en espacio claramente genérico-generizado, como una huella de género en la que confluye el tiempo (cotidiano) y el espacio (público) en el que se realizan tareas de cuidado. “Ahora la verdad es que la plaza está bastante desangelada en general, pero históricamente la plaza sí que ha sido un lugar de encuentro de niños y niñas y de personas mayores y entonces ahí estaban las mujeres por el tema del cuidado, porque era el único espacio que había para los niños y las niñas”.272 Al igual que ocurría con los colegios, las plazas, en los momentos en los que se utilizan como lugares para cuidar, son a su vez espacios de encuentro, de reunión y de amistad entre mujeres, lugares donde se crea y se recrea la identidad compartida. “Las plazas, igual que la de Solobarría, tienen para que los niños y las niñas jueguen y entonces las mujeres van allí, y se juntan muchas mujeres sobre todo por las tardes”.273 “Las plazas y los parques son sitios donde nos hemos juntado las mujeres porque cuando las niñas y los niños eran pequeñas/os nos juntábamos todas las madres en las plazas y parques y hablábamos entre nosotras de todo lo que sucedía en ese momento. Se volvían sitios de encuentro para nosotras y muchas veces todavía hoy me saludan madres de compañeras/os de mi hija que conocí cuando ella era pequeña e íbamos a la plaza a pasear”.274 Por tanto, el espacio de las plazas nos permite visibilizar las desigualdades de género existentes en torno a la distribución diferenciada del trabajo de cuidado, y, al tiempo, evidencia

62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri. 273 65 años, pertenece a la Asociación “Ate Zabalik”. 274 86 años, ha sido integrante de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), trabajadora de Edesa y animadora sociocultural del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri.
272

121

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri. 276 57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 277 86 años, ha sido integrante de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), trabajadora de Edesa y animadora sociocultural del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri.
275

los cambios y avances hacia la igualdad y hacia el reparto equitativo del cuidado entre mujeres y hombres. A pesar de que sigan siendo mayoría las mujeres que encontramos en las plazas realizando tareas de cuidado, el número de hombres, padres y abuelos, que podemos observar en estos espacios ha aumentado de manera significativa. “Una parte importante de las mujeres se ha incorporado al trabajo fuera de casa y entonces hay menos tiempo para estar en las plazas y en la calle, pero siguen siendo espacios con madres y niños y niñas pequeños/as, pero yo creo que también hay más padres en este momento, porque antes era imposible ver un hombre con un cochecito y con el carro de bebé en las plazas. Siguen siendo la mayoría mujeres, pero es cierto que son sitios donde se ven los cambios”.275 “Las plazas son huella de género en la medida que... por ejemplo, en la de Arizgoiti hay un pequeño parque y ahí hay fundamentalmente madres, abuelas y cuidadoras con niños y niñas y si vas a la plaza de Venta, también hay (...) aunque ahora se ven muchos hombres también, principalmente, lo que se ven son mujeres, amamas, amas y cuidadoras”.276 “En la época en la que mi hija era pequeña no veías hombres cuidando en las plazas, ni en los parques, ni los veías paseando el carrito de bebé. Ahora se nota el cambio, les veo en las tiendas, en los parques con sus hijas e hijos y abuelos con sus nietas y nietos”.277 “En las plazas, hoy día, según a qué hora vayas también ves todo mujeres con crías y críos, y eso que ahora se ve algún que otro hombre, y también los ves haciendo recados, llevar el coche del bebé... Eso antes no se veía. Cuando mi hijo era pequeño recuerdo que un día lo llevaba en brazos, porque en aquella época no había dinero para comprar un coche de bebé, y me cansaba mucho y le dije a mi marido que lo llevase él un rato y me contestó:

122

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“¿Llevar el niño? Y qué va a decir la gente si me ve. Mejor descansamos un rato”. Y nos sentamos en el bordillo de la acera para que no le vieran a él con el niño. En aquella época estaba malísimamente visto un hombre con un niño o una niña en brazos o llevando un carrito de bebé. Y ahora es normal, y encima lo llevan orgullosos, sobre todo los abuelos que no llevaron a sus hijos e hijas y ahora llevan a sus nietas y nietos”.278 En otros momentos, las plazas también han adquirido un sentido de encuentro y de presencia de mujeres al margen de las actividades de cuidado. Para las más jóvenes es, en muchos casos, el lugar de reunión con la cuadrilla en tiempo de ocio, para las mayores, concretamente la plaza Arizgoiti, ha sido “la plaza del baile”, entendida como el espacio público, de presencia y ocio permitido, para las mujeres de la época, en tiempo de fiestas. Además, tal y como se ha comentado en el apartado relativo a “los locales de las asociaciones”, en los soportales de la plaza Arizgoiti se encuentra el local de la Asociación de Viudas de Basauri, siendo éste también un ámbito de mujeres. “Nosotras a la plaza de aquí, la de Arizgoiti, le llamamos “la plaza del baile”, porque antes veníamos aquí a bailar cuando eran fiestas y había baile. Para nosotras es “la plaza del baile””.279 Por último, el mismo espacio de las plazas en fechas destacadas como el 8 de Marzo (Día Internacional de las Mujeres) y el 25 de Noviembre (Día Internacional contra la violencia hacia las mujeres) y el 28 de Junio (Día por la Liberación Sexual), toma un sentido y un carácter feminista. Las plazas de Arizgoiti y la de Benta los días 8 de Marzo, 25 de Noviembre y 28 de Junio, entre otros, son huellas feministas al ser el sitio elegido para la reivindicación, la demanda y la promoción de valores feministas, de libertad, de igualdad y de presencia, protagonismo y agencia de las mujeres. Las concentraciones y actos del 8 de Marzo, del 25 de Noviembre y

88 años, ha sido la responsable diocesana de la organización cristiana de acción católica obrera y animadora socio-cultural de los Centros de Promoción de la Mujer de Basauri y Bilbao. 279 Mujer que pertenece a la Asociación de Viudas de Basauri.
278

123

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri. 281 65 años, pertenece a la Asociación “Ate Zabalik”. 282 57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 283 62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning en Basauri.
280

del 28 de Junio, convierten a estas plazas en lugares estratégicos para simbolizar la visibilidad de las mujeres, en general, y de las mujeres de Basauri, en particular, en el espacio de lo público. “La mayoría de las concentraciones, del 8 de marzo y del 25 de noviembre, se han hecho en la plaza Arizgoiti”.280 “La mayoría de las manifestaciones y reivindicaciones las hacemos en la plaza Arizgoiti, el día 8 y siempre, ahora ha estado de obras y la última que tuvimos por el 25 de noviembre, la hicimos al lado de la Iglesia de San Pedro, frente al Social, pero normalmente, donde nos ponemos es siempre en la plaza Arizgoiti (...) Las plazas para nosotras tienen esa utilización y ese simbolismo”.281 “Las concentraciones se suelen hacer en lo que es la plaza de Benta, por un lado, o la de Arizgoiti, la que está frente al Ayuntamiento (...) Allí, hemos hecho la mayoría de las concentraciones con el 25 de Noviembre o cuando ha habido una agresión o muerte en Basauri o cuando hemos tenido que estar allí por diferentes motivos, porque es un centro importante, y en la plaza de venta también estuvimos muchos ochos de marzo. En las plazas hemos organizado cosas que tienen que ver con el exterior, con lo más público”.282 Igualmente, la plaza de Benta guarda un sentido feminista, en relación a la década de los ochenta y principios de los noventa, por haber sido, por un tiempo, uno de los lugares de reunión del Grupo de Mujeres de Basauri y el espacio en el que estuvo ubicado el Centro de Planificación Familiar y de Orientación Sexual. “La Asociación de Mujeres de Basauri también estuvimos en la plaza de venta, porque pusimos allí el Centro de Planning, donde es ahora la residencia, y luego tuvimos que irnos”.283

124

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“Pasamos a otro lugar donde creamos el Centro de Planificación a Mujeres, que era un lugar que compartíamos con una asociación de familiares de alcohólicos y con una serie de profesionales, psicólogos, psiquiatras y médicos que se reunían con ellos, y compartíamos un mismo local en la plaza de venta”.284 Los parques, al igual que ocurre con las plazas y las entradas y salidas de los colegios, son también lugares en los que hallamos, en su mayoría, mujeres y criaturas, en actividades de cuidado, pero a través de las cuales éstas se relacionan y encuentran. En los últimos tiempos, son también espacios en los que se evidencian cambios acontecidos en las prácticas de género, al poder encontrar también padres y abuelos realizando tareas de cuidado. “A las tardes es muy fácil ver los parques y las terrazas llenas de mujeres que están cuidando a los críos y las crías”.285 “En las calles peatonales es dónde más mujeres hay, y en los parques con los txikis también es donde más mujeres hay porque se reúnen a cuidar y a hablar”.286 La plaza del mercado, actualmente ubicada en la calle Piru Gainza, ha sido un lugar históricamente femenino por estar relacionado con las tareas domésticas y la reproducción. Éstas acuden a este espacio para la compra cotidiana y desempeñar así quehaceres adjudicados a su rol doméstico. También los vendedores son en su mayoría mujeres y muchas de ellas tienen su propio puesto. Curiosamente, el hecho de sostener una identidad común y la realización del papel atribuido como mujeres, hace de la plaza del mercado, uno de los lugares principales en los que éstas desarrollan su vida social. Tal y como ocurre con la mayoría de los sitios en los que las mujeres han estado y están presentes, la plaza del mercado es un espacio en el que se reflejan desigualdades de género, al

57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 285 42 años, ha pertenecido a la Asociación de Mujeres Deportistas BIEMKI. 286 pertenece a la asociación “Manuela Eguiguren”.
284

125

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

86 años, ha sido integrante de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), trabajadora de Edesa y animadora sociocultural del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri. 288 88 años, ha sido la responsable diocesana de la organización cristiana de acción católica obrera y animadora socio-cultural de los Centros de Promoción de la Mujer de Basauri y Bilbao.
287

hacerse visible en él la distribución dispar de las tareas relacionadas con el hogar, como la compra. Al tiempo, se trata de un espacio en el que comienzan a expresarse cambios en las prácticas de género, al ver hombres hacer la compra así como vender productos. “En la plaza del mercado se ven más mujeres, pero ahora también se ven hombres, cosa que antes no ocurría. Aunque la plaza del mercado sigue teniendo ese sentido de encuentro para las mujeres”.287 “Ahora también ves hombres en las tiendas de compras y haciendo los recados en la plaza del mercado, y eso antes no lo veías, pero siguen siendo en su mayoría mujeres las que van. La plaza del mercado sigue siendo un espacio de encuentro para las mujeres y un lugar en el que te relacionas porque como mujeres seguimos siendo nosotras las que hacemos este tipo de tareas”.288 4.5.3. Los Centros escolares: la educación para el cambio Las escuelas, los colegios y los institutos del municipio son lugares donde quedan patentes las desigualdades pero también las reivindicaciones de las mujeres. Estos centros adquieren un significado genérico en la creación de relaciones y lazos de amistad entre mujeres (nos referimos en este caso a las mujeres en tanto que madres y acompañantes de criaturas) a través de la realización de actividades socialmente adscritas a su género. Así, las salidas y entradas de los colegios se vuelven espacios y momentos de encuentro entre mujeres en los que se evidencia la separación de roles y las desigualdades de género con respecto al reparto del cuidado. “Antes sí eran sitios donde se juntaban las mujeres a cuidar. Era una época en la que a lo mejor cambiabas de amigas porque te hacías amiga de las madres

126

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

de los/as amigos/as de tus hijos/as y terminabas siendo amiga de ellas porque te juntabas cuando ibas a buscar a los/as críos/as al colegio San José y te juntabas también en el parque y terminabas hablando y se producían amistades y nos ayudábamos a criar a los/as críos/as entre nosotras”.289 “Las salidas de los colegios, las plazas, los parques... siguen siendo en el 80%, sitios donde están más mujeres porque van a cuidar”.290 “Yo creo que las salidas y entradas de los colegios han sido un sitio, principalmente, de mujeres”.291 “En mi generación sí que te puedo decir que era el único, o algún bicho raro como yo, que iba a buscar a los/as críos/as a la guardería. Yo recuerdo que cuando íbamos a buscar a los/as críos/as a la guardería y después a la escuela, yo iba, pero en su mayoría eran mujeres”.292 “No hay más que pasarse por las escuelas a ver quiénes están llevando a las criaturas, las madres (...) El espacio escolar sí me parece un espacio de mujeres y pienso que si las mujeres tuvieran más empleo, el espacio de las escuelas sería mucho más mixto”.293 “Por supuesto que las escuelas son un punto, un espacio de mujeres, una huellas de las mujeres muy importante, y de género total porque también ahí se trasladan muchas comunicaciones y se transmiten muchas comunicaciones (...) También en ese espacio se hacen amigas, se hacen grupos, se van a tomar café y luego se forman grupos de amistad entre mujeres. Es una huella de género clarísima”.294 “Los colegios es donde muchas madres hacen la vida social (...) El ir al colegio a esperar en el puerta a que salga tu hijo/a, te hace relacionarte con esas personas y... sí, para mí es un modo, un espacio de relación de las mujeres”.295

62 años, antigua alumna del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, es socia cofundadora de la Asociación “Manuela Eguiguren” y alumna de la Escuela de Empoderamiento y ha formado parte del grupo de teatro “Kolore”. 290 44 años, presidenta de la Asociación de Mujeres de EPA (Escuela de Formación para Adultas y Adultos). 291 Promotora del Aula de la Mujer. 292 55 años, cofundador del Foro Intersindical por la Igualdad de Basauri. Trabajador de Arcelor Mittal (Antiguo Bandas) y sindicalista de ESK. 293 57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 294 Ibídem. 295 23 años, alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri.
289

127

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

62 años, antigua alumna del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, es socia cofundadora de la Asociación “Manuela Eguiguren” y alumna de la Escuela de Empoderamiento y ha formado parte del grupo de teatro “Kolore”. 297 65 años, pertenece a la asociación “Ate Zabalik”. 298 54 años, ha pertenecido a la Asociación de Mujeres de Basauri, es profesora en una ikastola y pertenece a “Euskarabila elkartea” (Asociación que promueve el uso del euskera). 299 55 años, cofundador del Foro Intersindical por la Igualdad de Basauri. Trabajador de Arcelor Mittal (Antiguo Bandas) y sindicalista de ESK.
296

Sin embargo, estos lugares y tiempos, no sólo nos muestran las desigualdades de género existentes en torno al cuidado, sino que a través de ellos también podemos vislumbrar cambios culturales y avances en relación a las mujeres, al comprobar que el número de hombres que van a recoger y a llevar a sus hijas e hijos a los colegios y parvularios se ha ido incrementado. “Ahora ves a más padres que llevan a los/as niños/as a la guardería porque antes era un sitio totalmente de mujeres, para que vieras a un hombre... veías a más de treinta mujeres”.296 “Las salidas y entradas de los colegios han sido siempre un sitio donde las mujeres estaban presentes, ahora, aunque predominan las mujeres, ya ves a algún hombre y muchos aitites”.297 “Kanpoan egoten direnak umeak itxaroten, gehienak, emakumeak dira. Batzarretara eta umeak hartzera joaten direnak emakumeak dira, baina orain gero eta gizon gehiago hurbiltzen dira”.298 (La mayoría de las que suelen estar fuera esperando a las criaturas son mujeres. Las que van a las reuniones y a buscar a las criaturas son mujeres, pero ahora cada vez se acercan más hombres). De igual modo, las desigualdades entre mujeres y hombres se manifiestan en el hecho de que la mayoría del profesorado está formado por mujeres, en el entendimiento sociocultural de la educación infantil y primaria como una prolongación de su rol de cuidadoras y educadoras en el denominado espacio privado. “Aquí la mayoría de las profesoras donde han estado mis hijos eran mujeres y han trabajado mucho el tema de la igualdad y el tema del euskera y eso ha influido mucho en los críos”.299

128

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

Hay que añadir además el hecho de que las mayores transmisoras y defensoras del euskera, en su papel de educadoras, han sido las mujeres, madres y profesoras. Como ejemplo de ello encontramos la lucha que emprendieron en el año 1984 algunas madres en Basauri por la creación de una Escuela Pública Vasca en la que se incluyera el llamado “modelo D” (en el que todas las asignaturas se imparten en euskera). En aquella época debido a que había un gran número de niñas y niños en edad escolar, treinta de éstas/os no encontraron plaza en la Escuela Pública del momento. Algunas niñas y niños se reintegraron en el resto de colegios de carácter privado, pero las madres de doce de ellas/os siguieron peleando y exigiendo la existencia de una Escuela Pública Vasca en la que se impartieran el conjunto de asignaturas en euskera. Ante esta situación las madres acudieron a la prensa escrita, radio y televisión como mecanismo de presión. En aquel momento el Ayuntamiento les concedió una escuela prefabricada en Uribarri, en condiciones precarias, sin material escolar de ningún tipo. También estuvieron en el colegio Etxegarai donde les prestaron una clase. Más tarde, se accedió al centro en mejores condiciones con la aceptación del “modelo D”, tal y como demandaban las madres. Además, el centro se integró a la red pública y se ubicó en el barrio de Pozokoetxe, aunque se sigue denominando “Arizko Ikastola”. (Escuelas de Pozokoetxe (1947). Estas mujeres lo vivieron como un proceso largo y duro pero también como una victoria y un logro que celebraron mucho, ya que gracias a su labor Basauri se convirtió en uno de los primeros pueblos en tener ese modelo público escolar. Al tiempo, destacan el apoyo recibido por las profesoras que se involucraron con las reivindicaciones y que impartieron también de forma voluntaria clases a las madres que quisieron aprender euskera.

129

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

300

54 años, ha pertenecido a la Asociación de Mujeres de Basauri, es profesora en una ikastola y pertenece a “Euskarabila elkartea” (Asociación que promueve el uso del euskera).

“Askotan euskararen arloan ere emakume asko egon dira (...) kultura eta hizkuntza transmisioarena izugarri papera betetzen, ezinbesteko rola betetzen eta anonimo hutsak izan dira (...) Ikastoletan gehienak emakumeak izan dira. Nik ikastolako irakaslea naiz eta badira emakumeak jubilatu egin behar direnak, berrogei urte egon direnak, ikastola sortu zenetik. Izan ere, irakaskuntza munduan emakume asko izan dira, gehiago lehen hezkuntzan. Nik esango nuke emakumeak daudela ikastoleen sorkuntzarekin lotuta. Hemengo ikastoletan emakumeak era izan ziren presentzia nabarmena eta askok ezagutzen ditut, basaurikoak”.300 (En el ámbito del euskera, en muchas ocasiones, ha habido muchas mujeres (...) cumpliendo el papel de transmisoras de la cultura y el lenguaje, han cumplido un papel imprescindible a ese nivel y han sido auténticas desconocidas, anónimas (...) La mayoría de las que han estado en las ikastolas han sido mujeres. Soy profesora de ikastola y conozco mujeres que se van a jubilar, que han estado cuarenta años ejerciendo, desde que se crearon las ikastolas, ya que en el ámbito de la enseñanza ha habido muchas mujeres en primaria. Yo diría que las mujeres hemos estado vinculadas a la creación de las ikastolas. En las ikastolas de por aquí las mujeres han tenido una presencia destacada y conozco a muchas basauritarras). Las escuelas y guarderías han sido y son espacios reivindicados en su mayoría por mujeres que participaban en diferentes asociaciones del movimiento vecinal. Tal y como se ha comentado, fueron las mujeres de las asociaciones de vecinos/as las que demandaron la creación de guarderías en sus barrios. Otra de las demandas y luchas de las mujeres fue la de conseguir comedores escolares públicos. Al principio las madres hacían turnos y realizaban gratuitamente esta labor, porque desde delegación no se asumía esa función. Desde las AMPAS (Asociaciones de Padres y Madres), compuestas en su gran mayoría por mujeres, se reivindicó la existencia de comedores escolares asumidos por la administración pública. Otro servicio demandado y conseguido a partir de la movilización de las mujeres del pueblo.

130

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

Asimismo, tal y como ocurre con las AMPAS, las Escuelas de Padres y Madres, son asociaciones conformadas en su mayoría por mujeres, entendidos como espacios directamente ligados al ámbito de la educación. “Yo estuve en la Escuela de Padres que hay en el instituto de Basauri (...) es una escuela de padres con una psicóloga y allí se hablan de las inquietudes de los chavales y las chavalas en la adolescencia porque es una época de cambios. Se habla de sexo, drogas, de temas académicos... y recuerdo que había un solo hombre, el resto éramos mujeres (...) Este tipo de iniciativas y asociaciones relacionadas con los colegios, están funcionando por las madres”.301 “Las mujeres están muy presentes en este tipo de cuestiones, porque más que asociaciones de padres y madres, son asociaciones de madres, fundamentalmente”.302 “En las asociaciones de padres y madres hay un porcentaje mucho mayor de mujeres que de hombres. Yo he pertenecido siempre al consejo escolar y a las asociaciones de padres y hay un porcentaje mayor de mujeres (...) porque yo creo que nosotras nos involucramos más en la enseñanza de los hijos”.303 Sin embargo, es bastante habitual que los pocos hombres que participan en ellas tienden a ocupar cargos de responsabilidad o representación. Las escuelas también han actuado como improvisados sitios de reunión para grupos y asociaciones de mujeres en los momentos en los que escaseaban los locales municipales. La asociación de amas de casa de Basauri “Ate Zabalik” ha utilizado diversos lugares de reunión, antes de conseguir su actual sede, entre los que se encuentran, la escuela de Pozokoetxe y los antiguos parvularios. “Aquí las escuelas también han sido sitios de reunión para asociaciones de mujeres”.304

44 años, presidenta de la Asociación de Mujeres de EPA (Escuela de Formación para Adultas y Adultos). 302 57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 303 pertenece a la Asociación “Manuela Eguiguren”. 304 57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri.
301

131

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

33 años, responsable de la Oficina de Información Sexual de Basauri. 306 57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 307 62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri.
305

Las escuelas, ikastola e institutos pueden ser considerados también en cierto modo como huellas feministas ya que han servido de lugares de celebración del ocho de marzo, y continúan siendo espacios para charlas formativas e informativas impartidas por asociaciones feministas como el Grupo de Mujeres de Basauri, y por organismos que impulsan valores igualitarios, como la Oficina de Información Sexual o a través del proyecto municipal 1ERA 2KAIN. “Hemos tenido una relación directa con los institutos hasta hace dos años que empezó el proyecto “1ERA 2KAIN” desde el que se empezó a trabajar el tema de igualdad de forma más integral en los colegios y en todos los institutos y uno de los temas que tratan es el de la educación sexual, que lo incluyen en el programa que dan (...) a primaria seguimos yendo y creamos un vínculo con el alumnado y luego se animan a venir a la Oficina de Información Sexual”.305 “También hemos utilizado escuelas hasta para celebrar el 8 de Marzo, en una que ya no existe que estaba cerca de las antiguas piscinas (...) Y lo que más hemos utilizado como espacio para dar charlas desde el feminismo han sido los institutos. Hemos acudido en bastantes ocasiones a dar charlas sobre cuestiones feministas o sobre lo que abarcaba en ese año como reivindicación el movimiento feminista”.306 “Yo recuerdo que trabajamos desde el Centro de Planificación Familiar con los institutos, con las escuelas y con los centros de Formación Profesional”.307 Desde el año 2001, el área de igualdad del Ayuntamiento propone intervenir en materia de educación sexual en los centros escolares y, poco a poco se van perfilando los distintos programas que llegan hasta la actualidad diez años después. Se mantiene en marcha un programa de Educación Sexual promovido por el Ayuntamiento destinado al alumnado de los centros escolares del municipio y desde el 2003 se realizan programas de Educación Sexual en

132

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

los centros escolares, tanto en secundaria como en primaria, dirigidos no sólo a alumnado, sino también a profesorado, padres y madres. La intervención en los centros escolares siempre ha sido una prioridad, por ello, a partir del proyecto“1ERA 2KAIN”, se pretende educar para la igualdad e impulsar acciones y valores igualitarios a través de la inclusión de módulos de intervención en las aulas, actividades extraescolares y la sistematización del programa. Para impulsar el cambio de valores y actitudes desde criterios de igualdad se han seleccionado cuatro ejes de trabajo: la corresponsabilidad, la educación sexual, la violencia contra las mujeres y la elección no sexista de la profesión. También se han realizado una serie de talleres en los centros escolares de Basauri, con la intención de fomentar principios feministas, como los 21 talleres sobre urbanismo y género, bajo el título “Proyectando una Ciudad Igualitaria”, o el programa “Género y deporte”, en 2004, en el que se formaron grupos de trabajo que incluían profesorado de Educación Física de los centros educativos del pueblo. En este sentido, es importante pensar los centros escolares como espacios potenciales para el cambio y es necesario llevar a cabo acciones, programas y proyectos que permitan impulsar valores igualitarios, para que dejen de ser lugares en los que se refuerzan e interiorizan principios basados en desigualdades genéricas. “Las escuelas son sitios interesantes para ir metiendo más contenidos, porque además es un punto de encuentro, principalmente, para las mujeres, y ya hay formas de participación como las AMPAS, los Consejos Escolares... lo que pasa es que son espacios que sí que ocupan las mujeres, pero muchas veces lo ocupan sin ningún tipo de enfoque, sin perspectiva igualitaria (...) Me sorprendió mucho que el 25 de noviembre pasado, en el colegio de mi hijo y de mi hija no se conmemoró el tema de la violencia contra las mujeres, y yo fui la que llevé los puntos morados y le insistí a la directora para que los pusiera (...) porque yo creo que es importante ir metiendo estos contenidos y valores desde pe-

133

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

33 años, pertenece a la asociación “Mujeres en la diversidad”. 309 88 años, ha sido la responsable diocesana de la organización cristiana de acción católica obrera y animadora socio-cultural de los Centros de Promoción de la Mujer de Basauri y Bilbao.
308

queños/as. (...) Las que están en las AMPAS son las que organizan las extra escolares de nuestros/as hijos/as y nos organizan ballet para las niñas y fútbol para los niños, y yo creo que ahí hay un espacio interesante de encuentro y de cambio que no está siendo aprovechado para promover otros valores”.308 Las escuelas, por tanto, son espacios básicos para el cambio social y cultural a partir del desarrollo de principios y capacidades que no estén constreñidas por los discursos y las prácticas de género normativas. Por ello, el avance social, cultural, económico y político, y la disolución de las injusticias de género, han de pasar por la implantación de un sistema coeducativo y por la corrección del desequilibrio en los roles de cuidado entre mujeres y hombres.

4.6. Otros lugares de encuentro y presencia de mujeres
En Basauri existen una serie de lugares que podríamos catalogar como secundarios que son también huellas que recuerdan la presencia y participación de las mujeres en las diferentes actividades y ámbitos del municipio, al tiempo, evidencian las desigualdades y los cambios en las relaciones entre mujeres y hombres. Los bares, las cafeterías y las terrazas también se entienden como ámbitos donde las mujeres están presentes y los utilizan de diversas maneras, como espacios de cuidado, de ocio, de encuentro... Además, se comprenden como recintos conquistados, ya que históricamente han sido lugares de hombres, en los que se construía y reforzaba su identidad masculina. Hoy, son espacios que las mujeres también ocupan y por tanto, dan cuenta de los cambios ocurridos y de los logros de la lucha feminista. “En mi época, no podías ver un hombre en el lavadero, igual que no podías ver a una mujer en un bar porque ambas cosas estaban mal vistas. Tú como mujer tenías que quedarte fuera de los bares. Él podía tener sed y entrar a tomar una cerveza pero la mujer no podía entrar ni siquiera acompañada de su marido. Las mujeres nos teníamos que quedar en la puerta”.309

134

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

Precisamente, en los tiempos en que se censuraba socialmente la entrada de las mujeres a los bares, las llamadas degustaciones fueron el espacio de relación, evasión y desahogo principal de éstas. “Las mujeres se juntaban en las degustaciones porque estaba mal visto que fueran solas a los bares. La degustación fue un escape para las mujeres de la época, para juntarse y hablar de sus cosas”.310 Los hogares de jubiladas y jubilados son ámbitos de presencia mayoritaria de mujeres mayores. Por un lado, porque estadísticamente hay más mujeres mayores que hombres ya que éstas en general, tienen mayor esperanza de vida, aunque la calidad de su salud es peor que la de los hombres, y por otro lado, porque muchas de ellas han sido a lo largo de sus vidas, las cuidadoras “naturales” de las personas dependientes de su entorno, y, ahora, necesitan y merecen ser cuidadas. Además, son espacios en los que realizan actividades de todo tipo: manualidades, pintura, jugar a cartas, clases de gimnasia, idiomas... y también participan en charlas y cursos. Por ello, estos sitios se convierten, en este periodo vital, en su lugar propio, de encuentro, reunión y amistad que les permite seguir participando de la vida socio-cultural del municipio. En Basauri hay unos cinco hogares de jubiladas y jubilados: en el Centro Cívico en Basozelai, el que se encuentra al lado del Social Antzokia, en la calle Nagusia, llamado “Etxe maitia”, el de San Miguel “Hogar del jubilado/a 1 de mayo”, en Pozokoetxe y en el Kalero. “El hogar de jubiladas y jubilados también es un sitio importante para las mujeres mayores. Yo voy a pintar, otras van a hacer manualidades o a jugar a cartas, y nos relacionamos entre nosotras y se hacen amistades. Algunas veces también suelen dar charlas y cursos sobre memoria. Se hacen diferentes actividades para nosotras que están dando mucho auge al pueblo porque luego hacemos una vez al año exposiciones de nuestros cuadros y manualidades.

310

Promotora del Aula de la Mujer.

135

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

86 años, ha sido integrante de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), trabajadora de Edesa y animadora sociocultural del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri. 312 88 años, ha sido la responsable diocesana de la organización cristiana de acción católica obrera y animadora socio-cultural de los Centros de Promoción de la Mujer de Basauri y Bilbao. 313 57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri.
311

Cada una llevamos el último cuadro que ha pintado y los exponemos (...) Somos la mayoría mujeres mayores de unos ochenta años. También la mayoría de las mujeres que llevan los hogares son mujeres (...) Cuando es el cumpleaños de alguna, lo celebramos tomando café y pastas porque nos hemos hecho amigas en este lugar”.311 “Se juntan muchas más mujeres que hombres en los hogares de jubiladas y jubilados (...) Hay muchas actividades como manualidades, pintura, clases de gimnasia, de idiomas... y es una forma de que las mujeres mayores sigamos activas y nos juntemos”.312 Las calles de Basauri en general, son lugares muy frecuentados por las mujeres donde se reúnen, conversan, pasean, cuidan... son también espacios públicos utilizados para visibilizar las reivindicaciones de las feministas del municipio a través de recorridos, manifestaciones, pegadas de carteles, recogidas de firmas etc. que se han venido realizando en las últimas décadas. Además, a lo largo de los diferentes itinerarios del pueblo nos encontramos con las huellas de las que venimos dando cuenta, las cuales evidencian la presencia de las mujeres en el pasaje basauritarra. “El recorrido que hago todos los días para trabajar para mí tiene un significado especial. A la vez, ese recorrido me lleva también a reunirme con otros grupos de mujeres. Desde el Ayuntamiento hacia abajo, hasta este local, (El Centro de Información a Mujeres), y a los locales de otras asociaciones como es Manuela Eguiguren y Ate Zabalik, y otra vez arriba, Área de Igualdad, local de viudas... esa es como la calle que va unida a lo que hago diariamente”.313 También son espacios donde se observan desigualdades entre mujeres y hombres en relación al reparto no igualitario de las tareas domésticas y de cuidado a ciertas horas del día y de la noche.

136

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“A las mañanas en el paseo del mirador, al lado del Social, generalmente a esas horas está lleno de hombres mayores paseando o en los bancos, y las mujeres están en casa haciendo la comida, las camas, poniendo la lavadora, barriendo... y a la tarde ya se ve el mismo número de mujeres que de hombres, porque ellas han estado toda la mañana haciendo las tareas en casa”.314

314

88 años, ha sido la responsable diocesana de la organización cristiana de acción católica obrera y animadora socio-cultural de los Centros de Promoción de la Mujer de Basauri y Bilbao.

4.7. El espacio festivo: la diversión no se olvida de la reivindicación
El ámbito festivo es principalmente un espacio relacionado con el ocio y con la diversión, y, además, es una forma de presencia y participación en la esfera pública. En la vida colectiva del municipio, tiene, por tanto, una proyección representativa a nivel local. En este sentido es importante prestar atención a las formas en que mujeres y hombres intervienen en este ámbito con motivo de las fiestas patronales. En Basauri, la mayoría de las asociaciones participantes del Consejo de Igualdad coinciden en que las mujeres no cuentan con una representación paritaria en los actos festivos. Las fiestas patronales del municipio (San Fausto), celebradas en el mes de Octubre, tienen un programa muy variado en el que cada día se organizan actividades y eventos dirigidos a diferentes colectivos que componen la realidad del pueblo. De este modo, por ejemplo, un día está dedicado a las personas mayores del municipio, “Nagusien Eguna”, otro a las criaturas, “Umeen eguna”... Aunque en los últimos años se han llevado a cabo algunas actividades dirigidas solo a mujeres (comida popular seguida de baile) no existe un día dedicado íntegramente a las mujeres del pueblo, por lo que en los últimos años se han llevado a cabo diferentes iniciativas para reclamar que haya un “Emakumeen Eguna” en el que se organicen y desarrollen actividades de interés para éstas, en las que puedan participar de forma activa y sentirse protagonistas del ámbito festivo. Ante la negativa del grupo que actualmente organiza el programa de fiestas (Herriko Taldea, que representa a todas las Peñas (cuadrillas), en las que la participación popular es muy alta, de incluir de forma oficial y continuada un día para las mujeres dentro del calendario de fes-

137

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Consejo de Igualdad; texto extraído de la revista emitida desde la Escuela de Empoderamiento y el Area de Igualdad de Basauri Jabetu, nº 8 (2009). 316 65 años, pertenece a la Asociación “Ate Zabalik”.
315

tejos, algo que únicamente se consiguió en el año 2007 y a propuesta de la junta directiva de Herriko Taldeak , éstas suelen celebrarlo de forma informal con una comida en la carpa de Solobarria y un posterior baile, organizada entre los diferentes grupos de mujeres y el Área de Igualdad, haciendo del ámbito festivo un espacio de encuentro, diversión, participación y de presencia de mujeres, a pesar de los obstáculos con los que se encuentran año tras año. “La negativa de Herriko Taldeak de que exista un Emakumeen Eguna, es un retroceso en cuanto a contar con espacio y reconocimiento para las mujeres. Hay que tener en cuenta que lo que proponen todas las asociaciones de mujeres, todas las que existen en el municipio, nueve, y tienen absolutamente claro que hace falta la presencia de las mujeres en las fiestas (...) la única opción ofrecida para hacer la ya clásica comida de mujeres, a la que año tras año acuden más de 400 mujeres, es el mismo día que el Umeen Eguna, que es cuando las niñas y niños del municipio no tienen clase. Por esta razón, este año muchas madres y abuelas se van a quedar sin poder ir ni siquiera a la comida, único espacio de mujeres que hay en nueve días de fiesta, porque tienen que cuidar a las niñas y niños”.315 “En el programa de fiestas de este año (2009) nos han puesto el día del niño y luego en la parte pequeña, ponía “y la mujer”, en el mismo día. Pero es que la mujer tiene bastante peso en el pueblo y somos muchas y queremos que eso se tenga en cuenta, y que tenemos derecho a que se haga el día nuestro. En la carpa de Solabarría, nos juntamos a comer y luego hacemos un baile. El año pasado tuvimos un enfrentamiento porque a las seis y media estábamos en la campa y a las siete y media había un concurso de tortilla y se nos empezó a meter la gente (...) Nosotras pedimos entre los días de fiesta, un día para las mujeres”.316 “Llevamos casi tres años con un tira y afloja con la herriko taldea. Nos hemos acercado en alguna ocasión con el ejemplo de los alardes para lograr un posicionamiento de la Herriko Taldeak por el derecho a que mujeres y hombres

138

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

puedan participar en igualdad en el recinto festivo, y nos han dicho que ellos no se ocupan de temas políticos y que son apolíticos, pero no es verdad (...) Ya veníamos haciendo la comida de mujeres, que se llama así, porque no habíamos logrado con la herriko taldea el emakumeen eguna en fiestas (...) Es el día del txiki, día del mayor, y de lo que se les ocurre, y aunque había elementos y argumentos más que suficientes para demostrar porqué teníamos que seguir celebrando un emakumeen eguna, no había manera de convencerlos (...) Ya nos gustaría a nosotras que no existiese porque ya hubiéramos logrado la igualdad”.317 “Todos los años tenemos pelea con la Herriko Taldeak. Se hace una comida en la carpa y luego un baile para estar juntas y porque si hay un día del niño, del jubilado... porqué no va a haber el día de la mujer. Y el año pasado se organizó un concurso de tortillas y todas las mujeres se tuvieron que ir. Nosotras también tenemos derecho a utilizar esos espacios y a tener actividades para nosotras porque no hay (...) También debería haber grupos de música de chicas jóvenes y actividades para mujeres”.318 “En las fiestas así específicamente para mujeres no hay cosas. Las fiestas son un espacio para las cuadrillas, y en las cuadrillas hay mujeres pero no hay nada específico para las mujeres. Así como tienen el día del jubilado, el día del niño, el día de las cuadrillas, no hay el día de las mujeres. Nosotras lo celebramos de forma informal, nos juntamos, pero no está recogido en el programa”.319 “Queremos que se ponga el día de la mujer porque nos reunimos un montón de mujeres allí, el año pasado unas 500 y pico mujeres en la comida popular que hacemos en la carpa de Solobarría, al lado del ambulatorio (...) Después de la comida, hay un baile, es muy divertido, y al mismo tiempo entrañable y tiene su difusión”.320 “En la fiestas de Basauri hay tensión. Yo pertenezco a una de las cuadrillas y soy activa en ella, y una de las discusiones constantes, año tras año, en todas

57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 318 44 años, presidenta de la Asociación de Mujeres de EPA (Escuela de Formación para Adultas y Adultos). 319 58 años, es alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri. 320 pertenece a la asociación “Manuela Eguiguren”.
317

139

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

23 años, es alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri. 322 Promotora del Aula de la Mujer. 323 33 años, pertenece a la asociación “Mujeres en la diversidad”. 324 65 años, pertenece a la Asociación “Ate Zabalik”.
321

las reuniones en mi cuadrilla es: “¿Para qué quieren el día de las mujeres?” Yo participo igual en las fiestas, como el resto de las mujeres, pero si hay el día del jubilado y del niño, pues también de las mujeres.”321 “Yo creo que está bien pedir el día de la mujer, pero es más importante que en la programación haya participación y presencia femenina, que cuando se hagan los conciertos también aparezcan mujeres cantantes, que todos los días haya cosas de mujeres, para mujeres y con mujeres, que haya actividades en las que las mujeres puedan participar. Lo más importante es incidir en ese programa y ser cuidadosas y ver en las actividades que se hacen qué tipo de valores se están promoviendo”.322 “Se está intentando reivindicar, por parte de las mujeres, que las fiestas sean un espacio de participación y de reconocimiento (...) como movimiento feminista, creo que es una cuestión que hay que reivindicar, que se reconozca el espacio de las fiestas, como espacio también de y para las mujeres”.323 Otro de los modos que las basauritarras tienen para dejar huella de su paso por las fiestas, es el recorrido por los monumentos que representan a las mujeres del municipio, la Escarabillera y el busto de Manuela Eguiguren, a las que les leen un pregón y les colocan un ramo y un pañuelo de fiestas. Además, tal y como se ha mencionado con anterioridad, Manuela Eguiguren fue en el año 94, pregonera de las fiestas del pueblo. “En fiestas de Basauri (...) se va donde la escarabillera, se suelta un chapín, se le pone unas flores y un pañuelo de fiestas, y luego, de allí, se baja donde Manuela Eguiguren, se le pone también un pañuelo de fiestas y un ramo, y puedo decir que el de la escarabillera este año no sé lo que habrá durado, pero el de Manuela Eguiguren ha durado bastante tiempo, y el pañuelo igual ha estado 15 días o más puesto”.324

140

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“Se hace una ofrenda a la Escarabillera, luego otra a Manuela Eguiguren, la partera, y se hace una comida en la carpa del ambulatorio, y van muchísimas mujeres, igual 500 o más”.325 A pesar de ser un ámbito en el que las mujeres dejan patente su presencia de diferentes formas, y la reivindican, al igual que ocurre con el resto de las esferas, el espacio de las fiestas también refleja algunas desigualdades para las mujeres que no hemos mencionado hasta ahora. Por un lado, las mujeres viven las fiestas como aquel tiempo en el que, paradójicamente, su ocio se ve condicionado porque son las encargadas de la preparación de las comidas, de los trajes de fiesta, del cuidado etc. sin que esta labor obtenga, en muchas ocasiones, el reconocimiento merecido. Además, suele ser un espacio en el que aumentan las agresiones sexistas y la violencia contra las mujeres. “Respecto a disfrutar de las fiestas en igualdad, no podemos olvidar lo que pasa en fiestas. Son habituales los excesos con el alcohol, la ocupación del espacio público por parte de los chicos, las actitudes sexistas, hay más agresiones, más violencia contra las mujeres. Hay también una sobrecarga de trabajo doméstico, que las mujeres siguen asumiendo, desde preparar la comida para todo el personal de la familia que se dedica a estar de juerga, hasta poner, colgar y planchar lavadoras con los trajes de fiesta... hay una diferencia entre cómo viven las fiestas los hombres y cómo las viven las mujeres”.326 Las feministas han insistido siempre en que las fiestas han de ser uno de los escenarios utilizados para promocionar y demandar nuevas formas de relación entre mujeres y hombres, más igualitarias y respetuosas, y un ámbito para la reivindicación del derecho de disfrutarlas en condiciones de igualdad y libertad, sin miedo a las agresiones sexuales y con paridad de representación en los actos festivos.

58 años, es alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri. 326 Consejo de Igualdad; texto extraído de la revista emitida desde la Escuela de Empoderamiento y el Area de Igualdad de Basauri Jabetu, nº 8 (2009).
325

141

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

327 328

Ibídem. 42 años, ha pertenecido a la Asociación de Mujeres Deportistas BIEMKI.

“Las fiestas también son un espacio para la reivindicación. Reivindicamos nuestro derecho a disfrutar en condiciones de igualdad, a que la calle también sea nuestra, a vivir las fiestas de día y por la noche, a comportarnos con naturalidad, a pasarlo bien sin tener miedo, a no ser víctimas de las agresiones, a doblar las esquinas sin asustarnos, a ser respetadas, a tener una representación en los actos festivos, a que se visibilice nuestra aportación a la vida del pueblo, a que nos se nos relegue a los roles tradicionales secundarios... a que se nos trate como la mitad del alma de la fiesta (...) Todas las conquistas que hemos alcanzado en tantos espacios, tienen que reflejarse en la forma en que vivimos y nos dejan vivir las fiestas”.327

4.8. El espacio del deporte: las contribuciones y las dificultades de las mujeres deportistas
El deporte es otro de los ámbitos en los que las mujeres han estado y están presentes, tanto en el federado y profesional, como en prácticas deportivas cotidianas, a pesar de que su participación se haya invisibilizado e infravalorado socialmente. En Basauri, aunque siempre en menor proporción que los hombres, las mujeres han participado activamente en diversas prácticas deportivas, rompiendo con ello tabúes y miedos, tomando de este modo, un espacio ciertamente prohibido para ellas. “A nivel de deporte federado creo que Basauri tiene a muy buenas deportistas y en todos los ámbitos, porque Cristina Berasategi ha pertenecido al club en Basauri, también está Ibone Layana... hay muchas deportistas de élite que se han fraguado aquí, en Basauri (...) Hay también gente de atletismo que son veteranas y que son súper buenas (...) Para mí las mujeres que participan en el deporte en Basauri están muy bien valoradas, tanto en el pueblo como fuera (...) He hecho escalada, futbito, baloncesto... Estoy muy orgullosa de ser una mujer que hace deporte”.328

142

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

El deporte es un ámbito que las mujeres han ido conquistando, convirtiéndose en un espacio de empoderamiento, de superación y de participación: sin embargo, tal y como ocurre con otros espacios, al ser considerado un ámbito de relevancia social y de proyección pública, las contribuciones de las mujeres en el deporte y en la actividad física son menores que las de los hombres y cuenta también con un menor reconocimiento social. Además de haberse incorporado más tarde, las mujeres se encuentran también con más obstáculos sociales: trato discriminatorio en los medios de comunicación, desvalorización de los deportes practicados mayoritariamente por mujeres, invisibilización de las mujeres deportistas, escasez de recursos económicos destinados a la promoción del deporte femenino, menos apoyo social, institucional y empresarial, impedimentos para compatibilizar el deporte con la esfera familiar y doméstica y más dificultades a la hora de realizar una práctica deportiva, sobre todo en el deporte federado y de competición. “En el deporte, principalmente ves desigualdad a la hora de dar una noticia. Solamente se centran en las mujeres que son muy, muy conocidas (...) tendrían que dar más noticias de deporte femenino, muchas más porque, por ejemplo, las chicas del Athletic juegan todas las semanas, pero apenas salen en las noticias, ni sacan la gabarra cuando ganan... ese tipo de reconocimientos... es un tipo de reconocimiento que no se ve, invisible, no llegan donde tienen que llegar este tipo de noticias (...) En el tiro con arco, por ejemplo, no hay diferencia de premios entre hombres y mujeres, pero hay una pequeña trampa, como las mujeres somos menos, la cantidad que se recoge para ese premio es menor. Y en otros deportes sí hay diferencias, tú quedas campeona en triatlón o quedas campeón y no es el mismo premio para el chico que para la chica y con el taikuondo igual (...) Muchas mujeres lo van dejando porque normalmente no pueden vivir de ello y además tienen que ocuparse de la familia. Muchas tienen los logros deportivos antes de centrarse en la familia (...) Siempre tenemos que demostrar más que ellos. Tenemos que demostrar más y estar atentas a todo. Para pedir subvenciones, por ejemplo, tienes que demostrar muchísimas cosas, muchísimas más que ellos”.329

329

Ibídem.

143

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Ante esta situación, el Área de Igualdad puso en marcha en el año 2004 el proyecto “Género y deporte”, con la intención de incorporar la perspectiva de género en el ámbito deportivo y fomentar la participación de las mujeres en el deporte, a través de la colaboración entre agentes sociales y diversos organismos municipales. El éxito del programa hizo que en el primer semestre del 2004 se diera continuidad y amplitud al proyecto, para intensificar la anterior línea de trabajo, ampliando los objetivos iniciales y promocionando nuevas formas de acción a través de la utilización de la transversalidad como estrategia de intervención, y la participación como principal metodología de trabajo. En esta dirección, fue el Área de Deporte, y no el Área de Igualdad, la encargada de la contratación de la Técnica de Igualdad impulsora del proyecto, siendo compartido entre ambas áreas el presupuesto destinado a la ejecución del programa, tal y como suele ocurrir cuando el Área de Igualdad pone en marcha algún proyecto común a otras áreas: empleo, bienestar social... Asimismo, el diseño, la programación y la puesta en marcha de las diversas actividades y acciones fueron desarrolladas a partir de diferentes grupos de trabajo, que reunidos periódicamente se coordinaban para realizar los eventos, fomentando con ello la participación e intervención de los agentes sociales y las asociaciones. Estos grupos de trabajo estuvieron formados, principalmente, por las agrupaciones de mujeres que conforman el Consejo de Igualdad, con la especial implicación de la Asociación de Mujeres Deportistas BIEMKI, profesorado de Educación Física de los centros educativos de Basauri, clubes de atletismo, representantes de las secciones femeninas de clubes deportivos de Basauri, Berritzegune, el Instituto Municipal de Deporte y el Área de Igualdad. Entre las acciones que se llevaron a cabo en el marco del mencionado programa, destacan: el reparto de 3.000 calendarios sobre género y deporte: la realización del programa del 8 de marzo en torno al ámbito deportivo, bajo el lema “Ven de marcha”, que incluyó que el centro de Basauri fuera ocupado por exhibiciones femeninas de deporte rural, stands y paneles informativos: la realización de la Marcha Popular de Mujeres, en la que tomaron parte más de 250 mujeres: la puesta en marcha de unas jornadas de puertas abiertas del Instituto Mu-

144

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

nicipal de Deportes de Basauri: jornadas de deporte escolar femenino, y jornadas de deporte femenino, con exhibiciones y competiciones en seis categorías deportivas: la organización de cursos subvencionados de iniciación a nueve disciplinas deportivas en los que llegaron a participar más de 100 mujeres: y la ejecución del Primer Mitin de Atletismo Femenino, en el que se implicaron unas 250 atletas. “Hicimos una campaña de “Deporte y Mujer”, en conjunto con el Área, el Ayuntamiento y la Asociación BIEMKI (...) Hemos participado también en las jornadas sobre género y deporte. De hecho, el 8 de Marzo se solía hacer una campaña de mujer y deporte y nosotras hicimos un cursillo que era gratuito para las mujeres y se hicieron unas camisetas que se regalaban promocionando el deporte femenino y se pagaron desde las áreas de igualdad y deporte”.330 La actualmente desaparecida Asociación de Mujeres Deportistas BIEMKI -Bizkaiko Emakume Kirolariak, se creó, entre 2003 y 2004, con la intención de motivar y unir a las mujeres deportistas, ante las desigualdades de género sufridas en el espacio deportivo. La agrupación estaba formada por mujeres profesionales que procedían de diferentes prácticas deportivas: atletismo, baloncesto, tiro con arco, balonmano, natación, ciclismo, taikuondo... “En un principio la asociación fue creada para motivar a las mujeres deportistas de Basauri, para reunirnos y tener un entorno en el que estar identificadas porque sí que veíamos que había diferencias entre los hombres deportistas y las mujeres deportistas, tanto a nivel de subvenciones, como a nivel de reconocimiento de títulos y queríamos hacer hincapié en ese tipo de problemática que había en aquella época sobre el deporte y la mujer”.331 La Asociación se disolvió dos años después de su formación, en el 2006, debido, en gran parte, a las dificultades de compaginar la vida laboral, la deportiva y la familiar con las que se

330 331

Ibídem. Ibídem.

145

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

332

Ibídem.

encuentran la mayoría de las deportistas de competición, ya que, normalmente, no suelen ganar lo suficiente como deportistas y se sienten obligadas a trabajar en otro ámbito, viéndose abocadas a elegir entre la familia y el deporte, situación con la que no se topan, o no de la misma manera, los hombres deportistas. “En el deporte a muchas mujeres les pasa que llega una edad y una serie de obligaciones familiares y vamos dejándolo todo, así como los hombres no tanto, las mujeres sí que vamos relegando lo que es el deporte de competición. Es muy raro que continúen. Las mujeres que siguen son las que están en la élite, pero las que están en el medio, pocas continúan (...) Era un grupo bastante majo, lo que pasa es que al final las obligaciones te pueden. Yo estaba en la federación, en el club, y para mí, que era la presidenta de la asociación, era otro reto más y la verdad es que no podía con tantas cosas y tienes que ir dejándolo (...) La asociación desapareció al de dos años. Intentábamos hacer más cosas pero no nos juntábamos todas, cada una tenía sus cosas que hacer, algunas habían dejado de hacer deporte y era difícil volver a juntar a todas otra vez. Intentamos pasar el relevo a otra gente, pero está complicado. También pensamos en hacer estudios sobre las mujeres y el deporte, para ver el tanto por ciento de información que se le da a una noticia de deporte masculino y a una de deporte femenino... pero al final no lo pudimos hacer (...) Dos años nos duró la aventura de BIEMKI, fue corta pero bonita”.332 El deporte se convierte también en un espacio a partir del cual algunas mujeres pueden concienciarse y desarrollan lazos de amistad, por compartir la misma situación de injusticia como mujeres deportistas, así como un lugar desde el que construir identidad personal y colectiva y empoderarse conjuntamente. “Nos ayudamos entre nosotras dentro del deporte. Cuando empecé el en tiro con arco, yo iba a machacar al contrario y cuando conocí al resto de mujeres

146

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

arqueras, me di cuenta de que no era así, y me ayudaban. En el día a día me han ayudado mucho y a mí me corresponde seguir haciendo lo mismo. He hecho muchas amigas en esto y compartimos la misma situación, al final de una conversación, todas terminamos hablando de lo mismo. Hablas de las diferencias en los premios entre hombres y mujeres, o de que te han hecho una entrevista y no dicen exactamente lo que ha pasado y la noticia no aparece como tú quieres (...) Para mí el tiro con arco es una parte de equilibrio de mi vida, es una parte que necesito para abstraerme de todo lo demás, es encontrar algo para estar conmigo misma (...) El deporte es parte de mí, porque yo sé que esta afición que tengo del tiro con arco me ha hecho ser mejor mujer y luchar por otras mujeres (...) Para mí el deporte ha supuesto mucho y me ha formado también como persona, porque he conocido a mucha gente aquí, me han dado consejos, me han dado satisfacciones y también es un sitio para hacerte fuerte y demostrar lo que puedes hacer”.333 Asimismo, existen otros modos de practicar deporte y ejercicio físico, al margen de la práctica profesional o federada profesional, que forman parte de las actividades cotidianas de muchas mujeres y que hacen que éstas estén presentes en diferentes espacios públicos, como los polideportivos. Los centros deportivos municipales se vuelven espacios de relación y entretenimiento para multitud de mujeres, así como lugares vinculados con el autocuidado y el ocio. “El polideportivo yo creo que es un punto de encuentro interesante (...) ahí nos juntamos todas, y vamos a la piscina, y no importa de dónde venimos. También hay una serie de cursillos que son interesantes para la salud pero también para juntarse con otra gente y, en nuestro caso, hablar de otras cosas que no sea de inmigración”.334 Cada vez es mayor la presencia de las mujeres en las instalaciones deportivas municipales, aunque existe un uso diferente de las mismas en relación a los horarios y las actividades. Las

333 334

Ibídem. 33 años, pertenece a la asociación “Mujeres en la diversidad”.

147

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

42 años, ha pertenecido a la Asociación de Mujeres Deportistas BIEMKI. 336 23 años, alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri.
335

mujeres suelen elegir, preferentemente, horarios en los que las hijas y los hijos están en los colegios y los comercios están cerrados, nuevamente una forma de utilizar los espacios y los tiempos directamente vinculada con el cuidado y las tareas domésticas. Las actividades en las que encontramos una mayoría de mujeres son el aeróbic, el step y la gimnasia de mantenimiento, los bailes y la natación, aunque cada vez hay más mujeres en actividades de musculación u otro tipo de ejercicios clásicamente más utilizados por los hombres, lo cual indica cambios en las prácticas de género y en las experiencias corporales. “En lo de musculación hay más hombres. En aeróbic hay bastantes mujeres. En el Artunduaga, está spining, y a natación también van muchas mujeres. Hay actividades deportivas que están más vinculadas al género femenino y otras al masculino, pero luego también hay mujeres que vienen a musculación, lo que pasa es que tienen horarios diferentes. Las mujeres como tienen que compartir familia y deporte, vienen justo a horarios en los que están ya relajadas de su vida familiar. Aprovechan, por ejemplo, a la mañana para venir. En el momento en que las crías y los críos están en la escuela aprovechan para hacer deporte”.335 Sin embargo, se considera que los espacios deportivos comunitarios son lugares pensados y construidos, principalmente, para hombres. Se entiende que existe una distribución desigual entre mujeres y hombres en relación a los sitios de los que disponen para sus prácticas deportivas. “En los espacios como el polideportivo de Basauri, yo lo que veo son deportes en los que casi todo lo realizan ellos y el campo de fútbol es súper-mega grande (...) y a mí me parece que hay otros deportes en los que las mujeres también participamos y no tenemos sitios en los que hacerlos. Canchas de baloncesto comunitarias hay dos y cuando vas están plagadas de tíos (...) El polideportivo es un espacio masculinizado y no está pensado para que sea un espacio también para las mujeres”.336

148

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

El deporte tiene un gran potencial como herramienta de integración y cohesión social que es posible aprovechar para fomentar la igualdad entre mujeres y hombres. Por ello, es importante promover la participación diversa de las mujeres en el deporte a partir de diferentes ámbitos de acción, abordar la temática deportiva desde una perspectiva feminista e impulsar nuevas socializaciones de género a través del ámbito deportivo.

337

Llona, Miren: “Memoria histórica y feminismo”, ponencia de las Jornadas Feministas de Granada (2009).

4.9. Nombres de calles, monumentos, pintadas y murales: la presencia simbólica de las mujeres en el espacio público
La presencia simbólica de las mujeres y de las feministas en nuestros municipios y ciudades se manifiesta también a través de murales, monumentos, carteles y calles con nombres de mujeres que dejan su huella impronta en la memoria colectiva. “Los espacios urbanos reservan lugares valiosos para la localización de eventos/monumentos/instalaciones conmemorativas de las memoria histórica de una sociedad. En sí misma esta localización privilegiada es una forma de legitimación del hecho que se memorializa (...) Las luchas de las mujeres deberían encontrar un emplazamiento urbano que ayudara a consolidar la memoria histórica del feminismo y que sirviera, además, como punto de referencia simbólica para fortalecer las luchas de hoy en día por la liberación femenina”.337 El hecho de nombrar a las mujeres y proyectar su presencia en el espacio urbano supone una cuota de reconocimiento, de justicia, por las diversas y múltiples aportaciones que éstas han hecho a sus pueblos. Tal y como dijo la filósofa Hanna Arendt, “la ciudad es una memoria organizada”, y la distribución de los espacios y las nomenclaturas que aparecen en el mobiliario urbano son reflejo de los valores sociales existentes. En este sentido, es necesario reivindicar y fomentar la presencia real y simbólica de las mujeres en los espacios públicos de nuestras localidades para que la organización de la memoria colectiva de nuestros municipios sea genéricamente

149

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Datos extraídos del Manual de análisis urbano. Género y vida cotidiana. Manual metodológico para la realización de mapas de análisis urbanístico desde la perspectiva de género y vida cotidiana de la ciudadanía. Mapas de la Ciudad Prohibida en municipios de la CAPV, Equipo redactor: Hiria Kolektiboa; editado por el Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco, Vitoria-Gasteiz, 2010. 339 Del Valle, T.: Andamios para una nueva ciudad. Lecturas desde la antropología, Ediciones Cátedra, Madrid, 1997.
338

igualitaria y recoja, tenga en cuenta y haga visibles las contribuciones de las mujeres y del movimiento feminista. Las mujeres, en general, carecen de referentes en las calles y espacios públicos de sus municipios por lo que se refuerza la segregación sexual espacial y laboral. Hoy día, en la mayoría de nuestros pueblos, menos del 10% de los nombres de las calles están dedicados a mujeres.338 Sin embargo, han existido y existen huellas de mujeres representadas en forma de monumentos, murales, carteles, graffitis... que es necesario rescatar y visibilizar para hacer patente la presencia pública de las mujeres en el ámbito urbano, como mecanismo que favorece el empoderamiento de las mujeres y que propicia referentes para las generaciones jóvenes. Principalmente a finales de los setenta y a lo largo de los ochenta, los murales y las pintadas han sido considerados la expresión artística por excelencia, además de una práctica cultural de resistencia feminista, por lo que podemos entenderlas como huellas genéricas fundamentales a través de las cuales las mujeres ponen de manifiesto sus reivindicaciones, demandas, malestares, pensamientos... haciendo de canales de enunciación y de presencia de las mismas. “Las pintadas son importantes como manifestaciones desde fuera del sistema (...) La pintada se ha creado como una alternativa de comunicación. Allí donde no se podía comunicar un mensaje abierto se recurría a la pintada (...) es una forma directa de comunicación con objeto de llamar la atención en la mayor parte de los casos sobre algo que no nos gusta”.339 En Basauri, en las últimas décadas, las mujeres de las diferentes asociaciones, pero sobre todo las pertenecientes al Grupo de Mujeres de Basauri, han hecho multitud de murales para hacer visibles y proyectar sus reivindicaciones: el derecho al aborto, al trabajo, a la sexualidad... La mayoría de sus murales han ido desapareciendo con el tiempo porque los edificios en los que se hicieron se fueron derrumbando o porque las pintadas fueron borradas.

150

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“Si fuese por murales, pintamos muchísimos, porque hubo una época que el mural era la expresión artística y a parte que perduraba más que los papeles y los hicimos sobre el aborto, sexualidad, trabajo... hicimos muchos murales, pero todos han ido desapareciendo (...) Hicimos más murales en Pozokoetxe, en la zona de la parte del antiguo matadero... en muchos sitios en los que han ido despareciendo los murales porque se han tirado los edificios, son sitios que ya no están, han desparecido las paredes. Y llegó un momento en que se prohibían porque ponían una cola o algo que no se podía pintar y la verdad es que luego también dejamos de hacer”.340 En Marzo de 2007, con motivo del 8 de Marzo, se llevó a cabo una acción feminista en la calle Ibaigane, concretamente en la parte trasera de una escuela pública (el colegio Cervantes). En dicha pared los diferentes colectivos de Basauri, guiadas por una artista, participaron en la realización de un mural en el que aparecían representadas tres mujeres que subidas a unos electrodomésticos expresaban su malestar, con lemas como: “Aspiramos a más” y “Emakumeak edonon”. La intención de este mural era la de sacar a la luz el trabajo constante y poco valorado que realizan las mujeres en el ámbito doméstico y el hecho de que ellas pueden y deben estar en todos los ámbitos: político, económico, social, cultural... y obtener el mismo reconocimiento que los hombres. Además, la puesta en marcha de este mural fue más allá de la reivindicación que en él se hacía, ya que a partir del mismo se consiguió un encuentro entre mujeres, un empoderamiento de las mismas y el sentirse representadas y visibles, así como un espacio de participación, relación y compañerismo. “La diferencia de este mural es que éste era muy artístico y fue un mural en el que participamos todos los colectivos de mujeres, también se participó desde el Consejo (...) Aparte de lo que fue el mural, nos reunimos muchas mujeres, se convirtió en un lugar de encuentro y hubo mucha participación”.341

62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri. 341 62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri.
340

151

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

342

57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri.

“Esa pintada se realizó desde el Consejo de Igualdad. Una artista vino a ayudarnos a distribuir el dibujo. Todas colaboramos y comimos todas en el mismo sitio donde hicimos la pintada y es verdad que cuando terminamos nos sentimos súper especiales, porque habíamos hecho un mural muy bonito que expresaba también una reivindicación”.342 Sin embargo, este mural tan especial para las mujeres basauritarras que colaboraron en su realización, que fue subvencionado con dinero municipal, fue borrado poco tiempo después por los trabajadores de la brigada del Ayuntamiento, sin ningún motivo aparente (aunque posteriormente fue utilizada la pared para llevar a cabo algunas fotografías de la campaña electoral que estaba en marcha), invisibilizando e infravalorando con ello el trabajo y la ilusión de estas mujeres, así como sus demandas y reivindicaciones. Las pancartas también han sido otro modo de proyectar públicamente las peticiones de las feministas del pueblo. Aunque de forma más efímera, en la mayoría de las ocasiones, las pancartas y los carteles colocados estratégicamente en espacios significativos y visibles, como el ambulatorio, las barandillas que dan a las vías del tren (paso subterráneo de la RENFE), el edificio que en principio estaba destinado como Casa de las Mujeres (un edificio abandonado situado también al lado de este paso subterráneo), plazas, calles transitadas... han actuado como huellas de mujeres a partir de las cuales se difunden los malestares, las opiniones y las exigencias de las mismas. “El mismo día que hicimos el mural, pusimos una pancarta pidiendo la Casa de las Mujeres, era enorme y lo pusimos en el edificio que en principio iba a ser la Casa. Ese edificio ha durado bastante y la pancarta también, hasta que lo han tirado. De manera que cada vez que pasabas por el tren, o que cruzabas la vía, lo veías, era un lugar muy visible de nuestra petición, de nuestra reivindicación (...) Allí pusimos muchas pancartas porque era un lugar de paso de coches también. En la barandilla o colgadas, era un sitio donde poníamos muchas pancartas el 8 de marzo, el 25 de noviembre, el 28 de junio... ponía-

152

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

mos pancartas reivindicativas. En el ambulatorio también hemos puesto pancartas pidiendo más dotación, más recursos y más atención para las mujeres, con el tema de las revisiones ginecológicas”.343 Los monumentos, por su parte, son construcciones duraderas que poseen valor artístico, social e histórico y que recuerdan a personas o colectivos de reconocido prestigio. Son, por tanto, obras con carácter público, que sirven para rememorar acciones importantes y reconocidas. “El dar nombre a un lugar, diseñar un monumento o señalizarlo con una placa conmemorativa es constitutivo de un aspecto de la memoria social puesto que presupone una categoría acompañada de acciones concretas para rescatar a personas, objetos, acciones de olvido”.344 En Basauri encontramos solo tres monumentos que encarnan la presencia de las mujeres en el pueblo: la figura de la Escarabillera, en la calle Nagusia, en el jardín situado delante de la Iglesia de San Pedro, la de la “Mujer jugando con el niño”, en la zona peatonal de la calle Begoñako Andra Mari y el busto de Manuela Eguiguren en la llamada plaza pequeña de Benta. Estas imágenes, aunque escasas, permiten que multitud de mujeres se sientan representadas, además de ser un modo de poner de manifiesto las aportaciones históricas y los trabajos de éstas. Al tiempo, es necesario tener en cuenta qué tipo de modelos de mujer personifican, y cómo no se visibilizan las aportaciones que otras mujeres, pertenecientes a otros ámbitos: educación, ciencia, deporte, feminismo... han realizado. En este sentido, se debería promocionar la existencia en nuestros municipios, de monumentos que representen y tengan en cuenta toda la aportación y diversidad que han llevado y llevan a cabo las mujeres.

343 344

Ibídem. Del Valle, T.: Andamios para una nueva ciudad..., op.cit., p.102.

153

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

58 años, es alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri. 346 65 años, pertenece a la Asociación “Ate Zabalik”. 347 23 años, es alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri. 348 Consejo de Igualdad; texto extraído de la revista emitida desde la Escuela de Empoderamiento y el Area de Igualdad de Basauri Jabetu, nº 8 (2009).
345

La figura de la Escarabillera representa a las mujeres que en Basauri, en épocas de mayor necesidad económica, a comienzos del siglo XX, iban a las vías por donde circulaban los trenes de vapor, o a las escombreras de las empresas de fundición, como la Baskonia, en busca del carbón que no había prendido en su totalidad, denominado “escarabilla”, que luego era utilizado para cocinar en las antiguas cocinas económicas. Asimismo, se llegó a utilizar el carbón para cubrir muchas de las calles y sendas de Basauri de la época. Ha sido un oficio típico del pueblo en general y de las basauritarras en particular. Este monumento pretende homenajear y reconocer a todas las mujeres que trabajaron en la recogida de la escarabilla. Además, la Escarabillera es también la figura representativa de las Fiestas Patronales de San Fausto (13 de octubre). Una imagen que personifica la Escarabillera es enviada todos los años al aire cuando acaban las fiestas y lleva un mensaje donde se invita a la gente a venir y conocer Basauri. Para algunas la Escarabillera también representa la pobreza y la precariedad que caracteriza a las mujeres. “La escarabillera representa a las mujeres pobres y amas de casa”.345 “La escarabillera representa a las mujeres que iban a coger la escarabilla para venderla y también para sus casas”.346 “Conozco la plaza que tiene la estatua de Manuela Eguiguren, y a mí también me representa mucho en la plaza de San Pedro que han colocado a una mujer con su hija, que trabajaba en las fábricas, la escarabillera. A mí, me parece súper chula esa estatua”.347 “Nosotras siempre hemos defendido la figura de la escarabillera porque creemos que representa ese trabajo invisible realizado por las mujeres que, incluso cuando no “estaba bien visto” que trabajaran, buscaban la manera de obtener recursos para la subsistencia familiar, en este caso recogiendo carbón en las calles”.348

154

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

La figura de la “Mujer jugando con un niño”, también llamada popularmente “la cuidadora”, simboliza una imagen típica de las mujeres haciendo alusión a que, en la mayoría de las ocasiones, las mujeres han sido las encargadas de velar por las niñas y los niños. Resulta significativo, que siguiendo la calle, después de encontrarnos con ésta figura con formas femeninas que juega con un niño, aparece otra masculina en solitario, apuntando la idea de que a los hombres no se les relaciona con el cuidado. “Se hizo otro en honor a la mujer que cuida al niño, en la calle Virgen de Begoña, en la que se ve a una mujer que juega con un niño”.349 En la nombrada popularmente como la plaza pequeña de Benta, situada entre las calles Lehendakari Agirre y Nagusia, se halla el busto construido, hace unos tres años, en honor a la comadrona Manuela Eguiguren. Manuela representa al conjunto de mujeres que años atrás acompañaban y ayudaban a las parturientas antes, durante y después del parto. Muchas de ellas, como en el caso de Manuela, ejercieron como parteras o comadronas durante años, sin titulación, pero con el gran saber que otorga la experiencia, ayudando a parir a generaciones de mujeres. Manuela Eguiguren fue una comadrona reconocida que ayudó a venir al mundo a multitud de basauritarras durante cuarenta y ocho años. Nació en Etxebarri (Bizkaia) en 1901, aunque su vida transcurrió en Basauri. Como ocurría en la mayoría de las ocasiones, ésta empezó a tomar contacto con la profesión de comadrona a través de su madre Juana Madariaga. Manuela falleció el 23 de Mayo de 2003 a los 102 años. Sin embargo, participó en vida en la Asociación que lleva su nombre, como la primera socia de la misma, y el año en que se conformó la Asociación, en 1994, fue la pregonera de las fiestas de Basauri. Asimismo, tal y como se ha mencionado con anterioridad, una Asociación de Mujeres del pueblo lleva su nombre y cuenta con una calle en el barrio de Ariz, al igual que su madre, Juanita Madariaga.

349

65 años, pertenece a la Asociación “Ate Zabalik”.

155

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

58 años, alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri. 351 Promotora del Aula de la Mujer. 352 62 años, antigua alumna del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, es socia cofundadora de la Asociación “Manuela Eguiguren” y alumna de la Escuela de Empoderamiento y ha formado parte del grupo de teatro “Kolore”. 353 Pertenece a la asociación “Manuela Eguiguren”.
350

“Yo creo que Manuela Eguiguren representa la maternidad, era la partera. Es más una huella de género, de mujeres. Todo el mundo dice por aquí “A mí me trajo al mundo...” y por eso, le han hecho un busto, un monumento”.350 “Se eligió el nombre de Manuela Eguiguren para la asociación por la partera famosa, para hacerle el homenaje y la partera participó en la inauguración de la asociación y en la fiesta que se le hizo, una comida y un baile. Hace poco le hicieron un busto y tiene una calle pequeña con su nombre”.351 “La asociación tiene ese nombre en honor a la partera de Basauri, que se llamaba así y forma parte de la historia del pueblo. Ahora tiene un monolito que se puso hace unos dos o tres años y me llamaron para que fuera a la inauguración del busto. El año en que se conformó la asociación, la llamaron, a Manuela, para que fuera la pregonera de las fiestas de Basauri, además fue una mujer que vivió hasta los cien años y participó en la asociación ya muchas de las que forman parte de la asociación, las había asistido ella, o a sus madres, y se acordaba con pelos y señales de todas y de todos los partos. Tenía una memoria increíble. Debió estar ejerciendo sin título, y luego ya de mayor, tuvo que ir a sacárselo a Valladolid (...) El que estaba en la Casa de Cultura, en la época en la que estábamos pensando qué nombre ponerle a la asociación, nos dijo: “Podríais ponerle el nombre de la partera que más gente de Basauri ha ayudado a traer al mundo... la mayoría nos ha traído al mundo ella”.352 “El monumento que se le hizo a Manuela Eguiguren está en una placita que no tiene nombre y yo pienso que podrían llamarla plaza de Manuela Eguiguren. Sería un buen sitio, porque Manuela tiene una calle pequeñita en Ariz (...) La estatua la tenía un escultor en el taller y cuando la vimos, pensamos: “¿Porqué no sacarla?” Porque efectivamente, Manuela había contribuido aquí en Basauri a traer niñas y niños al mundo, en buenas condiciones, y era importante su figura, por eso cogimos también el nombre de Manuela Eguiguren para la asociación”.353

156

4. Espacio-tiempo: huellas genéricas en las mujeres de Basauri

“Cada vez que paso por la calle donde está Manuela Eguiguren, que sólo lleva dos años, me paro y sigo acercándome a la estatua a verla. A parte de que fue una mujer muy importante, tanto para mujeres como para hombres, en este municipio, ayudó a mucha gente y, además, cuando realizaba su función yo era cría. Yo tengo un recuerdo clarísimo de cómo venía al barrio de San Miguel a acompañar y a ayudar a las mujeres que iban a parir. En mi infancia, me acuerdo de verla entrar para ayudar a las mujeres”.354 Otra de las huellas que tenemos que enumerar son unas grandes velas de color morado que son colocadas en distintos sitios del municipio (el Social Antzokia, el Ayuntamiento, los locales de las mujeres, la Casa de Cultura, el IMD, la Escuela de Empoderamiento...) cada vez que una mujer es asesinada. Las velas comenzaron a colocarse tras el asesinato de una mujer hace aproximadamente dos años. Estas velas representan la protesta contra la violencia machista ejercida contra las mujeres. Se pretende con ellas homenajear a las mujeres que sufren y han sufrido malos tratos y se saca al ámbito público esta cuestión, para denunciar y hacer visible una problemática que afecta e implica al conjunto de la sociedad. Tal y como apunta la historiadora Miren Llona, es necesaria la construcción de referentes públicos que recuerden situaciones traumáticas, como ocurre en el caso de la violencia machista, para posibilitar la elaboración de un duelo, para restituir a las víctimas y para lanzar un mensaje ético a futuras generaciones. “... la necesidad de reconocer el poder de la memoria colectiva cuando ésta logra convertirse en una fuerza social capaz de exigir la revisión del pasado desde planteamientos éticos, es decir, reivindicando la realización de, en palabras de Paul Ricoeur, un trabajo de memoria, que lanza al futuro un mensaje: que nunca más vuelva a suceder un horror semejante”.355 “A nadie se le ocurre si hay que hacer un monumento a las mujeres víctimas de la violencia machista”.356

57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 355 Llona, Miren: “Memoria histórica y feminismo”, ponencia de las Jornadas Feministas de Granada (2009). 356 62 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, trabajadora jubilada del Centro de Planning de Basauri.
354

157

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Ya en el año 1991 Teresa del Valle publicó un monográfico Las mujeres en la ciudad. Estudio aplicado de Donostia, Donostia, Seminario de Estudios de la Mujer, Txostenak nº 6, en el que la autora busca averiguar quiénes ocupan los diversos espacios y cómo se representan éstos simbólicamente; especialmente cómo estos espacios reflejan las relaciones de género. 358 El proyecto del Mapa de la Ciudad Prohibida de Basauri aparece recogido en un manual de análisis urbano con perspectiva de género, publicado por el Gobierno Vasco. Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco: Manual de análisis urbano. Género y vida cotidiana, VitoriaGasteiz (2010). 359 57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri.
357

5. Mapa de las Huellas de Género, del Feminismo y de Mujeres en Basauri
En 1996 Plazandreok (plataforma política de mujeres de Donostia) publicó el Mapa de la Ciudad Prohibida de Donostia, un mapa en el que se visibilizaban las opiniones de las mujeres sobre aquellos lugares que consideraban conflictivos o de difícil acceso a la ciudad.357 Desde entonces, el mapa de la ciudad prohibida, ha sido una herramienta para trabajar temas relacionados con la seguridad, la accesibilidad o el modelo urbano, desde la perspectiva de género. En Basauri, en Mayo de 2002, se desarrolló el proyecto del Mapa de la Ciudad Prohibida, convirtiéndose en un municipio pionero, por llevar a cabo esta iniciativa desde la visión de las mujeres jóvenes. Estas chicas identificaron cuáles eran, según sus vivencias, aquellos lugares y pasajes en los que se sienten inseguras, con la intención de reflexionar sobre la relación existente entre el diseño del pueblo, desde una visión urbanística, y la situación de riesgo de violencia contra las mujeres.358 “Participamos de forma activa en temas de urbanismo. Aquí con el tema de la ciudad prohibida, ha sido un movimiento muy importante que se trajo a Basauri y donde se vio la importancia de que el Ayuntamiento tuviera en cuenta promocionar ciertas zonas y que impusiese a las constructoras y constructores que aquellos espacios fuesen de una manera determinada”.359 “Para la elaboración del Mapa de la Ciudad Prohibida para las Mujeres se ha trabajado en la identificación de aquellos puntos y tránsitos en los que las jóvenes de noche sienten inseguridad. La forma en que están construidas las ciudades y pueblos afecta a nuestra vida cotidiana. La visibilidad, la ilumina-

158

5. Mapa de las Huellas de Género, del Feminismo y de Mujeres en Basauri

ción, el que haya viviendas cerca, la posibilidad de orientarse con facilidad son factores que influyen en nuestra sensación de mayor o menor seguridad en cualquier lugar de nuestra ciudad”.360 Este trabajo sobre las huellas genéricas, feministas y de mujeres, surge a partir de un trabajo realizado en el Master de Estudios Feministas y de Género de la UPV (Universidad del País Vasco) y a partir de dicho concepto, la idea de realizar el Mapa de las Huellas Genéricas, Feministas y de Mujeres, entendido como una especie de alternativa de reverso del Mapa de la Ciudad Prohibida, con la intención, entre otras, de analizar el urbanismo desde una perspectiva empoderante para las mujeres y otros colectivos que sufren desigualdades espaciales. El Mapa de la Ciudad Prohibida para las Mujeres recoge aquellos lugares que éstas consideran conflictivos e inseguros, por temor, por barreras arquitectónicas... En definitiva, aquellas zonas que nos niegan, de un modo u otro, sitios en los que no nos ubicamos, con los que no nos identificamos, espacios que no son nuestros. Por su parte, el Mapa de las Huellas Feministas y de Mujeres, rescata, resalta y configura de forma gráfica, los espacios que nos afirman y nos unen como mujeres, lugares que habitamos y utilizamos, sitios que hemos construido colectivamente, como mujeres y como feministas, espacios con los que nos sentimos identificadas y a partir de los cuales hemos conformado identidad propia y grupal. En definitiva, se trata de construir una cartografía alternativa, plasmando en ella nuestros espacios y tiempos, los propios y los compartidos. En este sentido, el Mapa de las Huellas Genéricas, Feministas y de Mujeres es un instrumento que nos permite recuperar y visibilizar la memoria colectiva de las mujeres de nuestras localidades en el ámbito urbano, para, en palabras de Miren Llona, “garantizar la transferencia de aquello que, socialmente, creemos que merece la pena de ser recordado por las generaciones futuras”.

360

Ehizmendi Aldasoro, Idoia y Del Pozo Sanz, Anabel: Mapa de la Ciudad Prohibida para las Mujeres. Una experiencia de participación con mujeres jóvenes, Convenio con INEM-Corporaciones Locales año 2001. Área de Igualdad del Ayuntamiento de Basauri.

159

Huellas
1 Basauriko 11 emakumeen kontrako aborto-epaiketa. KAREAGA GOIKOA 52 Bake Epaitegia. Juicio por aborto contra las 11 mujeres de Basauri. KAREAGA GOIKOA 52 Juzgado de Paz. 2 Emakumeen parte hartze sozial eta politikoaren indartzea. Jabekuntza Eskola. AXULAR KALEA, 28 El fortalecimiento de la participación social y política de las mujeres. Escuela de Empoderamiento. AXULAR, 28 3 Emakumeen berdintasuna udal instituzioan. BIDEARTE KALEA, 10 Berdintasun Arloa. La igualdad de las mujeres en la institución BIDEARTE, 10 municipal. Área de igualdad 4 Plazak. Las Plazas.
ARIZGOITIKO PLAZA PLAZA DE ARIZGIOTI

8 Emakumeen elkarteratzea. El asociacionismo de las mujeres.

ARIZKO “IKASGELA” Aulario de Ariz

9 Emakumeen hezkuntza sistema publikoaren AGIRRE LENDAKARIA KALEA, 95 aldarrikapena. La reivindicación de las mujeres de un sistema público CALLE LENDAKARI AGIRRE 95 de enseñanza. 10 Emakumeak fabriketan.
BASAURIKO INDRUSTRIALDEA

Las mujeres en las fábricas. POLÍGONO INDUSTRIAL DE BASAURI 11 Indarkeria sexista ikusgai eginez. Emakumeen Informazio Leon kalea, 13 Zentroa. Haciendo visible la violencia sexista. Centro de CALLE LEÓN 13 Información a Mujeres. 12 Emakumeen sexu eta ugaltze eskubideak. Familia BENTAKO PLAZA Plangintza Zentroa. Los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Antiguo Centro de Planificación Familiar. PLAZA DE BENTA 13 Emakume emaginen omenez. JUANA MADARIAGA KALEA
CALLE JUANA MADARIAGA

5 Emakumeen lan adierazgarria. Eskarabilera. NAGUSIA KALEA Un trabajo emblemático de las mujeres. Eskarabillera
CALLE NAGUSIA

6 Emakumeen alfabetatzea. Helduentzako Hezkuntza Zentroa. IBAIGANE Z/G La alfabetización de las mujeres. Centro de Educación de personas adultas. IBAIGANE S/N 7 Kulturatik gizarte aldarrikapenetara. Ibaigane kultur IBAIGANE KALEA, 2 etxea. De la cultura a la reivindicación social. CALLE IBAIGANE 2 Casa de cultura de Ibaigane.

En homenaje a las mujeres comadronas. 14 Emakumeen lan ikusezina. El trabajo invisible de las mujeres.
MERKATU PLAZA PLAZA DEL MERCADO

15 Emakumeen arteko topaketa eta elkartasunerako Ixatsak Parkea. San Miguel guneak. Harraskak. Lugares de encuentro y solidaridad entre mujeres. PARQUE PINCELES. SAN MIGUEL Los lavaderos.

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

6. Conclusiones y reflexiones para un modelo urbano e histórico igualitario
De la realización de este trabajo se pueden extraer una serie de conclusiones y consideraciones sobre los procesos urbanísticos e históricos de nuestros municipios, en general, y de Basauri en particular, conclusiones que elaboramos a partir del concepto de huellas genéricas, del feminismo y de las mujeres. La noción misma de huella posibilita una resignificación y reflexión en torno a la memoria colectiva de las mujeres y del movimiento feminista, ya que permite rescatar, recuperar y visibilizar aquellos espacios y momentos en los que éstas han estado presentes y han participado de forma activa. Asimismo, permite evidenciar que la construcción de lo urbano no se lleva a cabo al margen de la participación de las mujeres sino que todos, mujeres y hombres, participan a la vez. Facilita el análisis de las relaciones y desigualdades de género, ya que deja entrever las desigualdades existentes entre mujeres y hombres en relación al modo diferencial de habitar los espacios y la distribución no equitativa de las actividades en los mismos, y las diferencias de poder y prestigio al tiempo que posibilita presentar los cambios en los roles de género y la conquista de lugares y tiempos anteriormente prohibidos para ellas. A su vez, permite evidenciar y demandar la acción individual y colectiva, la agencia de las mujeres en la construcción, material y simbólica, de sus pueblos y ciudades, como sujetos urbanos de pleno derecho. Además, tiene la potencialidad de convertirse en herramienta para la transformación de las prácticas sociales y de acción feminista, porque hace de hilo conductor entre el pasado, el presente y el futuro, en tanto que propicia rescatar y reescribir el pasado, para repensar el

162

6. Conclusiones y reflexiones para un modelo urbano e histórico igualitario

presente y conformar y proyectar un futuro colectivo. Así la memoria permite almacenar y reelaborar instantes o procesos de nuestra vida, personal y grupal, que nos sirven de precedente para aprender y avanzar. En este sentido, se considera importante y necesario (re)pensar lo urbano y lo histórico, en relación al hacer feminista en particular, y a las mujeres en general. Todas las entrevistadas entienden que es pertinente y precisa una recuperación, una reelaboración de la memoria colectiva de las mujeres, para dar valor a las experiencias y los logros vividos en el pasado, con la intención de dejar una herencia material y simbólica, un capital para futuras generaciones de mujeres y hombres. Es por ello que es fundamental incorporar el punto de vista de género y feminista al análisis del pasado. Rescribir la historia desde una perspectiva no androcéntrica en la que las mujeres se sientan representadas, a partir de aquellos espacios y tiempos en los que han intervenido. En general, las mujeres y el movimiento feminista se han caracterizado por un hacer constante, esto es, por llevar a cabo multitud de actividades básicas que han sostenido tanto el sistema productivo como el reproductivo, y por una transmisión de sus experiencias, sensaciones, opiniones y logros, a través, principalmente, de la oralidad, cuestión que debilita el conocimiento de las actividades realizadas por mujeres, y su valoración social. En cambio, los hombres, al haber accedido en mucha mayor medida a posiciones de poder, suelen dejar patente su memoria colectiva y sus acciones a partir de escritos, rituales convertidos en tradición y lugares urbanos privilegiados, como edificios, plazas, monumentos, calles centrales... en los que materializan su memoria grupal, la hacen visible, la difunden y la convierten en memoria histórica que perdura, que preserva sus experiencias y aportaciones como grupo. “¿Qué es lo que diferencia la memoria colectiva de la memoria histórica? (...) la memoria colectiva da cuenta de la experiencia vivida y es patrimonio de grupos no extinguidos socialmente, es decir, existe una comunidad viva que sostiene la

163

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Nora, P., en Llona, Miren: “Memoria histórica y feminismo”, ponencia de las Jornadas Feministas de Granada (2009). 362 Extracto de la entrevista realizada a la historiadora y militante feminista Miren Llona en la revista “Jabetu” difundida desde el Área de Igualdad del Ayuntamiento de Basauri. 363 Ancizar, A.: “Las fábricas de Basauri: una interpretación de sus huellas”, fragmento del artículo publicado en la revista “Jabetu”difundida desde el Área de Igualdad del Ayuntamiento de Basauri.
361

memoria colectiva y que la conserva y transmite oralmente a sus componentes. Sin embargo, la memoria histórica sería un medio de preservación de la memoria colectiva (...) La preservación de ese patrimonio se lleva a cabo, fundamentalmente, por medio de la representación escrita (...) y de los denominados lugares de la memoria (...) que hacen referencia a la dimensión rememoradora que poseen los objetos, que pueden ser materiales, monumentos, edificios, plazas; y también inmateriales, esto es, fórmulas, ritos, conmemoraciones, etc., y que configuran el sistema de representaciones de una sociedad” 361. Hablar de huellas nos permite establecer una metodología que posibilita la recuperación y creación de lugares y tiempos de memoria que sirven para la transmisión y perdurabilidad del pasado colectivo de las mujeres y del feminismo y para la configuración y re-configuración de la identidad grupal. Convertir la memoria colectiva de las mujeres en memoria histórica, así como registrar una genealogía feminista, es un proceso necesario, ya que “solamente somos capaces de transmitir a las generaciones futuras, lo que registramos como Memoria Histórica (...) Si queremos que nuestro legado, nuestras reivindicaciones y logros sean definitivamente recuperados y transmitidos para el futuro, como algo importante que se hizo en el pasado, hace falta registrarlo y plasmarlo en Memoria Histórica”.362 En este sentido, es vital que las mujeres resignifiquen los espacios urbanos, demanden sus propios espacios y registren su memoria como colectivo, para que su presencia, sus reivindicaciones y logros, a lo largo de la historia de sus municipios, sean incuestionables y palpables. “Si como dice Hannah Arendt la ciudad es una memoria organizada y en la historia las mujeres son las olvidadas, releer la ciudad en clave de huella feminista (...) nos permite conformar una memoria colectiva donde entremos todos y todas las basauritarras”.363 En Basauri, concretamente, se hace imprescindible difundir y transmitir a las nuevas generaciones, algunos acontecimientos que hemos calificado de hitos históricos, como el que supusieron las luchas a favor de las once mujeres y el derecho al aborto a finales de los años setenta y en los

164

6. Conclusiones y reflexiones para un modelo urbano e histórico igualitario

ochenta: pero no sólo a través de la transmisión oral, sino a partir de rituales de conmemoración y de creación de lugares y símbolos... como espacios y dispositivos en los que se representa el pasado del movimiento feminista y las experiencias vividas por las mujeres, desde los cuales se establecen uniones solidarias y procesos de concienciación e identificación entre ellas. “Basauri es el núcleo en el que se fragua la reivindicación de los derechos por la libertad de decisión sobre el cuerpo de las mujeres, no sólo en Bizkaia, sino de todo el Estado. La lucha de las once mujeres de Basauri por el aborto, en el 79, es importantísima. No solamente es que nadie se acuerde, es que no tiene un espacio. Las mujeres que participamos hace treinta años de aquellas luchas, lo seguimos conmemorando, pero lo importante es que esa memoria colectiva se convierta en Memoria Histórica, porque cuando el grupo social sobre el que se fundamenta la experiencia muera, nadie se acordará”.364 En esta dirección, cabe subrayar que los espacios urbanísticos no son neutros desde el punto de vista de género, y que las mujeres en general, y aquellas que tienen más conciencia de su situación en particular, no se sienten igualmente representadas en ellos, ni identificadas, ni se crean sentimientos de pertenencia. La mayoría de los espacios públicos, ya sean simbólicos o materiales, son vistos más como espacios “masculinos”, es decir, algunas mujeres tienen la sensación de sufrir una especie de colonización espacial por parte de los hombres, son perfectamente conscientes de su invisibilización, de su alienación del ámbito público, tanto en su utilización como en su ocupación, y esto puede ser más evidente también en ciertos momentos del día o cuando la presencia femenina es menor. “Además de la censura en las fiestas... también puede haber zonas peligrosas para las chicas por la noche, porque los espacios se nos niegan sobre todo de noche. En los bares, también hay formas diferentes de estar, más censurables a las mujeres. En la piscina, en el poli... sí que los tíos en la piscina hacen no-

364

Extracto de la entrevista realizada a la historiadora Miren Llona en la revista “Jabetu” difundida desde el Área de Igualdad del Ayuntamiento de Basauri.

165

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

58 años, alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri. 366 23 años, alumna de la Escuela de Empoderamiento de Basauri. 367 Llona, Miren: “Memoria histórica y feminismo”, ponencia de las Jornadas Feministas de Granada (2009).
365

tar más su presencia y salpican y... es otra forma de ocupar esos espacios. Yo me meto más tranquila en una pista si está una tía”. 365 “A mí me gustaría que los bares fueran diferentes (...) Otro tipo de espacio (...) bares en los que las mujeres nos podamos sentir a gusto. Yo es que todos los bares que conozco en Basauri los relaciono con “hombre”, los veo masculinizados (...) Casi todos los bares son para hombres”.366 Igualmente, aquellos lugares que las mujeres habitan y que han construido colectivamente, no se visibilizan socialmente como tales, esto es, no se dan a conocer como huellas de las mujeres y del feminismo, como ámbitos de presencia, empoderamiento e implicación para éstas, y no se incorporan al patrimonio común. Muchos de los lugares públicos están pensados y construidos para un prototipo de sujeto, donde las mujeres no aparecen reflejadas, ni se tiene en cuenta su percepción y vivencia de los espacios. Las mujeres participan y están presentes en los diferentes ámbitos municipales, por lo que la recuperación de sus memorias, experiencias y conocimientos, debe plasmarse en los espacios urbanísticos de nuestras ciudades y pueblos. Además, “Los espacios urbanos reservan lugares valiosos para la localización de eventos/monumentos/instalaciones conmemorativas de la memoria histórica de una sociedad. En sí misma esta localización privilegiada es una forma de legitimación del hecho que se memorializa. El 8 de marzo y las luchas de las mujeres debería encontrar un emplazamiento urbano que ayudara a consolidar la memoria histórica del feminismo, y que sirviera (...) como punto de referencia simbólica para fortalecer las luchas de hoy en día por la liberación femenina”367, así como para otorgar la merecida cuota de reconocimiento social, reflejo de las aportaciones de las mujeres a la historia de sus pueblos.

166

6. Conclusiones y reflexiones para un modelo urbano e histórico igualitario

Existe una relación directa entre espacios públicos, memoria y reconocimiento, por lo que el empoderamiento de las mujeres pasa por adueñarse, participar y estar presentes de múltiples formas en los ámbitos urbanos, además de hacer visible y difundir esa implicación a nivel social. Es necesario generar sentimientos de pertenencia a los espacios y crear identificaciones y representaciones inclusivas, no discriminatorias para las mujeres, ya que en ellos ocurren vivencias que luego recordamos, los hechos que construyen nuestra historia particular y la memoria escrita en clave colectiva. Para lograrlo hay que ejercitar la escucha activa y atender las peticiones, aportaciones, opiniones y emociones de las mujeres en relación a los lugares urbanos de sus municipios, para que sean agentes dinámicos en el proceso de construcción urbanístico de sus localidades. “En el urbanismo hemos participado y hemos pedido como coordinadoras, como asociación y como consejo. Hemos hecho alegaciones a los diferentes planes de urbanismo para que se tenga en cuenta en la construcción. En cómo se debe construir, es decir, fundamentalmente, la desaparición de barreras arquitectónicas, pero también que la construcción esté acorde con que las mujeres puedan andar tranquilas a cualquier hora del día o de la noche que no haya lugares oscuros u ocultos que imposibiliten que las mujeres vayan con tranquilidad si salen de noche y vuelven a su casa, que posibilite que las mujeres, que van la mayoría, llevando sillas de personas dependientes, que tengan espacio que no les imposibilite el caminar”.368 Las personas entrevistadas demandan espacios de encuentro, relación, presencia, cuidado, pertenencia, formación, ocio... y lugares de estancia, frente a los cada vez más numerosos lugares de tránsito, los denominados no lugares369. No es casualidad que las huellas que comparten las mujeres y entienden como espacios propios, sean lugares relacionados con valores de convivencia, sostenibilidad y proximidad, tales como, zonas verdes, sitios sin asfaltar, barrios, playas, montes, plazas, paseos... Así como las formas en las que ocupan y utilizan las calles y los diferentes espacios públicos, como ámbitos de encuentro,

57 años, pertenece a la Asociación de Mujeres de Basauri, está vinculada a la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, colabora y milita con la Asociación de Trabajadoras de Hogar y coordina el Centro de Información de Mujeres de Basauri. 369 Concepto que el antropólogo Marc Augé utiliza para referirse a aquellos espacios contemporáneos en los que el individuo pasa, espera, pero en los que no se relaciona, ni se encuentra.
368

167

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

88 años, ha sido la responsable diocesana de la organización cristiana de acción católica obrera y animadora socio-cultural de los Centros de Promoción de la Mujer de Basauri y Bilbao. 371 Castro, Isabel; Esteban, M.L; Menéndez, M.L; Fernández, A.; Otxoa, I.; Saiz, M.C.: “No habrá igualdad sin servicios públicos y reparto del cuidado. Algunas ideas para una política feminista”, Plataforma por un Sistema Público Vasco de Atención a la Dependencia.
370

diálogo, cuidado colectivo etc. hacen que éstos sean lugares activos, seguros, llenos, abiertos, vivos y cercanos. “Antes las escuelas estaban cerca y al no haber tanto tráfico, ni obstáculos, ni peligros, las crías y los críos iban solas/os a las escuelas. Muchas veces les podíamos ver desde casa. Eran más independientes. Alrededor de casa jugaban y no había que estar cuidándoles como ahora. Eran más libres y para nosotras era más fácil cuidarles”.370 Un urbanismo con perspectiva de género sería aquel que tuviese en cuenta, entre otros, cómo el diseño y la tipología de las ciudades, el planeamiento del territorio, el sistema de transporte y los usos de los espacios, están directamente relacionados con la cotidianeidad y afectan de forma desigual a las mujeres. Un planeamiento urbano más justo y equitativo facilitaría la realización de las tareas de cuidado y domésticas, que como sabemos son asumidas en mayor medida por las mujeres, e impulsaría la corresponsabilidad al tiempo que favorecería la autonomía de las personas dependientes. “Un espacio público que ayuda a la relación social, que facilita una red de vecindad, amistades y familiares, permite disponer de ayuda práctica y apoyo emocional. Y permite organizar y compartir el cuidado de las personas dependientes. Es importante disponer de lugares de encuentro ocasional y regular: tiendas de barrio, plazas, calles, bares, clubs... tienen que estar próximos a la vivienda y ser accesibles física y económicamente. Los espacios de juego al aire libre sirven también para el encuentro de quienes cuidan y posibilitan también la creación de redes de apoyo (...) La autonomía de menores y mayores se potencia con zonas peatonales con mezcla de usos y vigilancia natural del espacio”.371

168

6. Conclusiones y reflexiones para un modelo urbano e histórico igualitario

Es importante potenciar este tipo de lugares que generan relaciones más positivas e igualitarias, en los que se da valor a la vida cotidiana y que pasan por la construcción colectiva del espacio público. Asimismo, hay que destacar aquellos espacios y usos que han sido conquistados por las mujeres: los bares, las plazas, el ámbito deportivo... o aquellos construidos y puestos en marcha por las feministas, como los Centros de Planificación y Orientación Sexual, la Escuela de Empoderamiento etc. “Plaza publikoa asko aldatu da emakumeen alde, mikrofonoen aldeko emakumeen presentzia badago gaur egun, oraindik ez dago dena irabazita baina argazki bi badaukazu... edozein ekintza, gertaera, herriko bizitzan badago emakumeen presentzia”.372 (La plaza ha cambiado mucho para las mujeres. Hoy día, las mujeres tienen presencia a la hora de hablar por el micrófono en las plazas, aunque todavía no está todo conseguido, pero si tienes dos fotos para comparar... en cualquier actividad o acontecimiento público, en la vida del pueblo está la presencia de las mujeres). “Todos los espacios, la Escuela de Empoderamiento, la EPA, las Casas de Cultura, el Centro de Información a Mujeres, las Asociaciones... todos los espacios de los que hemos hablado son importantes y necesarios para las mujeres. Todos a su manera y en sus funciones aportan cosas necesarias para las mujeres, y son espacios que se usan y nos encontramos en ellos”.373 Los espacios tienen la capacidad de ser moldeables y modificables, por ello es necesario demandar, resignificar y crear espacios propios, así como nuevas formas de habitarlos, de estar en ellos, y de utilizarlos como instrumentos de expresión y reivindicación. Lugares en los que se promuevan nuevas socializaciones de género, espacios que se conviertan en huellas feministas.

54 años, ha pertenecido a la Asociación de Mujeres de Basauri, es profesora en una ikastola y pertenece a “Euskarabila elkartea” (Asociación que promueve el uso del euskera). 373 62 años, antigua alumna del Centro de Promoción de la Mujer de Basauri, es socia cofundadora de la Asociación “Manuela Eguiguren” y alumna de la Escuela de Empoderamiento y ha formado parte del grupo de teatro “Kolore”.
372

169

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Del Valle, T.: Andamios para una nueva ciudad..., op.cit., p.167. 375 El concepto de pacto entre mujeres proviene de Celia Amorós (1987) y es utilizado, entre otras personas, por Teresa del Valle en su libro Andamios para una nueva ciudad. Lecturas desde la antropología.
374

“Las mujeres para ser agentes de cambio deben ser diseñadoras de sus espacios y dentro de las ciudades de aquello que las afecta más directamente, aplicando asimismo su experiencia y talento para incidir en el proceso de ordenamiento general de la ciudad”.374 En este sentido, se plantea la realización de un proyecto, como continuación del presente trabajo, que iría en la línea de reflexión feminista sobre la planificación urbana para que se repensasen nuestras ciudades y municipios, de modo que se incluyera a las mujeres y al feminismo en la historia y el patrimonio común, se invirtiese en infraestructuras para la vida cotidiana de forma que se reconociera la importancia del trabajo reproductivo y se viera la necesidad de que los espacios urbanos contribuyan a mejorar las condiciones de este trabajo, se incluyesen referencias simbólicas y reales de mujeres y feministas en el espacio urbano, entre otros. En definitiva, la intención última es impulsar la construcción de nuevos modelos de ciudad bajo la óptica feminista a través de la incidencia en los espacios y los tiempos como principales estructuradores de la vida individual y colectiva. Para ello, se pretenden llevar a cabo una serie de acciones que potencien la capacidad de los espacios y los tiempos como instrumentos para el cambio y la creación, que permitan transformar la percepción sobre el pasado en relación a la memoria colectiva de las mujeres, difundir el conocimiento de aquellos lugares y tiempos propios de las mujeres y del feminismo e incluirlos en la historia urbanística de nuestros municipios a partir, entre otras, de la realización de mapas y guías de las huellas genéricas, itinerarios de las huellas de las mujeres y del feminismo, jornadas sobre urbanismo y feminismo, creación de blogs... La puesta en práctica de estas medidas puede impulsar la promoción del empoderamiento de las mujeres a partir del poder que supone el control de los espacios reales y simbólicos, crear genealogías feministas en el ámbito público, fomentar la presencia real y simbólica de las mujeres a través de la creación de rituales colectivos del pacto entre mujeres375, y la ocupación del espacio público, fomentar la comunicación de las asociaciones de mujeres en el es-

170

6. Conclusiones y reflexiones para un modelo urbano e histórico igualitario

pacio urbano, realizar placas conmemorativas, demandar calles con nombres de asociaciones de mujeres y feministas... “La importancia de tener referencias simbólicas a través de las cuales se orienten las mujeres en la ciudad, así como la significatividad que éstas tengan para la creación de modelos, es clave en la socialización de las niñas para que éstas superen el sesgo sexista que tiene la urbe (...) el ritual como elemento transformador y amplificador, tanto individual como colectivamente, debe ser mucho más potenciado, desarrollado y vivido por las mujeres en relación a aspectos diversos de la vida, si se aspira a que las relaciones de las mujeres adquieran tradición y peso histórico”.376

376

Del Valle, T.: Andamios para una nueva ciudad..., op.cit., p. 251.

171

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

Bibliografía
ALDASORO, I. y A. SANZ (2001), Mapa de la Ciudad Prohibida para las Mujeres, Área de Igualdad del Ayuntamiento de Basauri. AMIGOT, P.: “Relaciones de poder, espacio subjetivo y prácticas de libertad. Análisis genealógico de un proceso de transformación de género”, Universidad Pública de Navarra, 9 noviembre 2005, en www.unavarra.es/info/not1580.htm [Consulta: 29 Julio 2010]. ANCIZAR, A. Voces femeninas tras la sirena de la fábrica. Las trabajadoras de Edesa 19411985. (2010), “Las fábricas de Basauri. Una interpretación de sus huellas”, Revista Jabetu, nº 9, Área de Igualdad del Ayuntamiento de Basauri. ARANDA, O., ASTARLOA, A., CARRASCOSA, F.J., El papel de las patronas en Ermua. La importancia del trabajo doméstico en el proceso productivo, Ayuntamiento de Ermua. Departamento de Igualdad de Oportunidades. ASTELARRA, J. (2005), Veinte años de políticas de igualdad, Cátedra, Colección Feminismos, Madrid. AYUNTAMIENTO DE BASAURI en www.basauri.net, [Consulta enero de 2010]. “Plan de Acción Local para la sostenibilidad de Basauri. Diagnóstico social, económico y ambiental”. BALTAR, R. (2008/2009), El derecho al aborto en Euskadi. Análisis de las experiencias de las mujeres en el municipio de Ermua”. CASTRO, I., ESTEBAN, M.L., FERNÁNDEZ, A., MENÉNDEZ, M.L., OTXOA, I., SAINZ, M. (Plataforma por un Sistema Público Vasco de Atención a la Dependencia) “No habrá igualdad sin servicios públicos y reparto del cuidado. Algunas ideas para una política feminista”. CONSEJO DE IGUALDAD. (2009), “Las fiestas para las mujeres”, Revista Jabetu, nº 8, Área de Igualdad del Ayuntamiento de Basauri.

172

Bibliografía

DEL VALLE, T. (coord.), M. APAOLAZA, F. ARBE, J. CUCÓ, C. DÍEZ, M. L. ESTEBAN, F. ETXEBERRIA Y V. MAQUIEIRA, (2002), Modelos emergentes en los sistemas y relaciones de género, Narcea, Madrid. DEL VALLE, T. (2000), Perspectivas feministas desde la antropología social, Ariel, Barcelona. - (1991), Las mujeres en la ciudad. Estudio aplicado de Donostia, Seminario de Estudios de la Mujer, Txostenak, Donostia. - (1997), Andamios para una nueva ciudad. Lecturas desde la antropología, Cátedra, Madrid. EL SOCIAL. (2006), “Construido el Foro Intersindical por la Igualdad de Basauri”, Revista El Social, nº 59. ESTEBAN, M. L. (1994), “La atención específica a las mujeres. 15 años de Centros de Planificación Familiar”, OP Koadernoak-Cuadernos de Salud Pública, nº 15, diciembre de 1994. FORO INTERSINDICAL DE BASAURI. (2006), “Manifiesto por la Igualdad”. GATTI, G. (2003), “Las modalidades débiles de la identidad. De la identidad en los territorios vascos de sociedad (y de sociología), Política y sociedad, nº 40. GAZTETXE “TXARRASKA” DE BASAURI en http://www.txarraska.org, [Consulta, Mayo 2010]. GONZÁLEZ, A.R. (1992), “Memoria del Aula de la Mujer, Emakumeen Bilgunea”. GOROSPE, B. (2006), Crónica de las mujeres de Hernani II. Estudios sobre las mujeres Inmigrantes llegadas a Hernani entre los años 1945-1980. HIRIA KOLEKTIBOA, a través del Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco (2010), Manual de análisis urbano. Género y vida cotidiana. Manual metodológico para la realización de mapas de análisis urbanístico desde la perspectiva de género y vida cotidiana de la ciudadanía. Mapas de la Ciudad Prohibida en municipios de la CAPV. LLONA, M. (2009), “Memoria histórica y feminismo”, Jornadas Feministas de Granada. (2010), “Tenemos que demandar nuestros espacios, si no, desapareceremos”, artículo Revista Jabetu, nº 9, Área de Igualdad del Ayuntamiento de Basauri.

173

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

MUJERES DE AQUÍ Y DE ALLÁ en www.mujeresdeaquiyalla.org, [Consulta, Abril 2010]. MUJERES EN LA DIVERSIDAD (2010), en www.mujeresenladiversidad.org.descubrenos3.htm, [Consulta, Abril 2010]. PÉREZ, J.A. Los espejos de la memoria. Historia oral de las mujeres de Basauri (1937-2003), Ayuntamiento de Basauri, Área de Igualdad. RAMIREZ, E. (1991), De los jóvenes y sus identidades: socioantropología de la etnicidad en Euskadi, Siglo XXI, Madrid. TRABAJADORES DE LAMINACIÓN DE BANDAS, (1967), Nuestra huelga. 30 nov. 1966 – 15 mayo 1967. 163 días de lucha obrera contra el capitalismo fascista del Estado Español, Editado por los trabajadores de laminación de Bandas (Echevarri).

174

Anexo metodológico
Debido a que este trabajo tiene como principal objetivo rescatar aquellos lugares y tiempos importantes para las mujeres y feministas del municipio de Basauri, así como recuperar y dar voz a sus experiencias, opiniones, sensaciones y logros, se ha optado por una metodología fundamentalmente cualitativa. La aplicación de la metodología cualitativa permite captar las vivencias, sentimientos, criterios y percepciones subjetivas de las personas protagonistas del trabajo de investigación, en este caso, las mujeres y feministas de Basauri. “El método cualitativo se sostiene sin que haya que recurrir a la cuantificación para demostrarlo. La reflexión y aplicación tienen que darse dentro de los parámetros en los que se sitúa: subjetividad, experiencia, personalización, densidad, profundidad, variedad, ambigüedad, interpretación, por citar las características que me parecen más relevantes”.377 El interés principal radica en comprender la densidad y profundidad de los discursos que las mujeres y las feministas de Basauri tienen con respecto a los que consideran sus espacios y tiempos, ya que a partir de los mismos han creado identidad biográfica y colectiva. Se pretende dotar a las actoras sociales, “a sus prácticas y discursos, sus interacciones y relaciones intersubjetivas de toda relevancia conceptual y metodológica que merecen. Siendo los propios sujetos los que expliquen cómo construyen un sentido de sus vidas y relaciones”.378 La técnica cualitativa priorizada a usar ha sido la entrevista, individual y grupal, aunque también se han incluido entrevistas de carácter informal, con la obtención de datos y testimonios extraídos de fuentes secundarias, como material documental y audio-visual que ha permitido enriquecer de forma sustantiva el conocimiento sobre la historia de las mujeres y del movimiento feminista de Basauri.

Del Valle, T.: Perspectivas feministas desde la antropología social, 2000, p. 262. 378 Ramírez, E.: De jóvenes y sus identidades: socioantropología de la etnicidad en Euskadi, 1991.
377

175

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

379

Gatti, G.: “Las modalidades débiles de la identidad. De la identidad en los territorios vascos de sociedad (y de sociología)”, Política y sociedad (y de sociología)”, Política y sociedad, nº 40, 2003.

Entre otros, se ha utilizado un DVD titulado “Escuela de Empoderamiento para Mujeres de Basauri”, editado y proporcionado por el área de igualdad, en el que fundamentalmente, las alumnas y profesoras de la Escuela narran el proceso de construcción de la misma, sus objetivos y filosofía; material testimonial procedente de la revista “Jabetu”, emitida desde la Escuela de Empoderamiento y el Área de Igualdad; documentos sobre el proyecto del Aula de la Mujer, información escrita en relación a las asociaciones del municipio, el proyecto “Casa de las Mujeres” y la memoria de la “Historia de las Mujeres de Basauri”, ofrecidos por el Área de Igualdad. Igualmente, como fuentes secundarias, se ha usado información procedente de las páginas web del propio Ayuntamiento de Basauri, de la asociación de Mujeres en la Diversidad y de la asociación de Mujeres de Aquí y de Allá, y material bibliográfico de interés. También se han incluido imágenes proporcionadas, algunas de ellas, por las integrantes de la Asociación de Mujeres de Basauri y por el Área de Igualdad. En relación a las fuentes de información primarias, se han llevado a cabo un total de 21 entrevistas personales en profundidad de una hora y media de duración aproximada, grabadas y transcritas en su totalidad, como “procedimiento de estudio competente para el registro de la construcción del sentido; de la narratividad de la acción; de la producción y de la gestión del discurso”.379 Se ha procurado que las mujeres participaran del proceso de investigación, para ello se realizó en noviembre del 2010, un taller bajo el título: espacio-tiempo: las huellas de las mujeres y del feminismo en Basauri, en el que además de dar a conocer y explicar los objetivos y los conceptos centrales del trabajo, se llevó a cabo un proceso de contraste y de trasvase de conocimientos y experiencias con las mujeres participantes. La idea principal ha sido también la de recoger la pluralidad de los discursos, impresiones, vivencias y percepciones de la heterogeneidad de mujeres que componen y forman parte de la realidad de Basauri en relación a variables como: la edad, la pertenencia asociativa, la profesión, la etnia... con la finalidad de tener en cuenta la diversidad de los espacios y tiempos significativos para ellas, así como las diferentes formas de utilizarlos, vivirlos y entenderlos.

176

Listado de fotos
Panorámica de Basauri Manifestación del Juicio a las once mujeres de Basauri acusadas de abortar y practicar abortos (1976-1980) Empresa Firestone a principios del S.XX La Basconia a principios del S.XX Noticia de prensa de la creación del Foro Intersindical por la Igualdad de Basauri (2003) Iglesia de San Pedro Local que comparten las mujeres de las asociaciones “Ate Zabalik” y “Manuela Eguiguren”, en la calle Torre de Ariz s/n Centro de Información a Mujeres, Calle León 13 Inauguración de la Casa de la Mujer en Smara Espacio aprobado para ser la Casa de las Mujeres de Basauri, en la calle Kareaga Goikoa Casa de Cultura Ibaigane Edificio de EPA (Educación de las Personas Adultas), Ibaigane Edificio Bidearte, (Área de Igualdad de Basauri), calle Bidearte nº 10 Entrada de la Escuela Alumnas en cursos formativos de la Escuela de Empoderamiento para Mujeres de Basauri (curso: Historia y memoria) Oficina de Información Sexual, Calle Axular 28 Bajo Foto actual del lavadero en Basozelai, hacia el Calero, cerca del colegio “Basauri” Foto antigua de la plaza de Arizgoiti Foto actual de la plaza Arizgoiti, como espacio de cuidado Concentración contra la violencia machista del 25N, (Día Internacional contra la violencia contra las mujeres), huella feminista Concentración por el 8 de marzo, (2006), (Día Internacional de las Mujeres), huella feminista Foto Antigua de la Plaza del Mercado Foto actual de la Plaza del Mercado Foto de las Escuelas de Pozokoetxe (1947) 7 10 20 20 38 44 65 67 72 73 80 89 100 106 110 115 118 120 121 123 124 125 126 129

177

Mapa de las Huellas de las Mujeres de Basauri

- Comida popular de mujeres en las fiestas municipales de San Fausto (2008) - Ofrenda floral a la escarabillera en fiestas de San Fausto - Inauguración del busto de Manuela Eguiguren en las fiestas de San Fausto (2008) - Mujeres en soka-tira - Carrera de chicas - Marcha popular de mujeres dentro del proyecto municipal “Género y deporte” - Mural desaparecido hecho por mujeres de Basauri, realizado el 8 de marzo de 2007 - Figura de la escarabillera - Figura de “la mujer jugando con el niño” o “la cuidadora”y figura masculina en solitario - Busto de la partera Manuela Eguiguren - Calle dedicada a la partera Manuela Eguiguren - Foto de Juanita Madariaga, partera y madre de Manuela Eguiguren - Mapa de las huellas de género, del feminismo y de mujeres en Basauri

140 140 142 142 144 150 151 155 155 156 156 159 160

178