Está en la página 1de 61

CANIS ET FELIS N.

° 32

PROGRAMA 1998 DIRECTOR:


o Dr. Juan José Tabar Barrios
N. 31 (Febrero) Centro Policlínico Veterinario “Raspeig“
NUTRICION CLINICA O San Vicente. Alicante
PALIATIVA CANINA Y FELINA
Dr. Jaume Camps R EDACTOR JEFE :
o
N. 32 (Abril) Elena Malmierca
ONCOLOGIA CUTANEA DIRECTORES DE LA MONOGRAFIA:
Drs. Jaume Altimira y Dr. Miquel Vilafranca Compte
Miquel Vilafranca Dr. Jaume Altimira Palau

N.o 33 (Junio) HISTOVET.


Montserrat, 9
OFTALMOLOGIA 08192 St. Quirze del Vallès (Barcelona)
Dr. Manuel Villagrasa

N.o 34 (Agosto) PRODUCCION EDITORIAL:


DERMATOLOGIA: Fernando Latorre Margolles

ALOPECIAS CANINAS TRATAMIENTO DE IMAGEN:

Dra. M .a Teresa Verde Isabel Velasco Granados


o
N. 35 (Octubre) INFOGRAFIA:

PATOLOGIA Y CIRUGIA Enrique Leiva Hidalgo

DE LA RODILLA M AQUETACION:
Dr. Juan J. Martínez Galdames Beatriz García Martín
o
N. 36 (Diciembre) Isabel Velasco Granados
COMPLICACIONES EN COORDINACION EDITORIAL:
OSTEOSINTESIS MIGUEL ANGEL GARCIA FERNANDEZ
Dr. Juan P. Zaera Polo

Pasaje Virgen de la Alegría, 14


Teléfono 405 15 95. Fax 403 49 07
e-mail: luzan@luzan5.es
http://www.luzan5.es
28027 Madrid

Publicación bimestral. Reservados todos los derechos de edición.


Se prohíbe la reproducción o transmisión total o parcial del contenido de este número, ya sea por medio electrónico o mecánico, de fotocopia,
grabación u otro sistema de reproducción, sin autorización expresa del editor.
Tarifa de suscripción anual: Mediante cheque bancario adjunto de 6.015 ptas. Mediante contra reembolso de 6.666 ptas.
Ejemplar suelto: 1.560 ptas. (IVAincluido).
Empresa periodística núm. 3.725. Depósito legal: M. 1137-1993 ISSN: 1133-2751 Imprime: EGRAF, S.A.

ONCOLOGIA CUTANEA
i
CANIS ET FELIS N.° 32

ndice
STAFF

EDITORIAL

ESTUDIO CITOLOGICO DE NEOPLASIAS CUTANEAS

CARCINOGENESIS, p53 Y NEOPLASIAS CUTANEAS

REVISION ACTUALIZADA DE TUMORES CUTANEOS


EN EL PERRO Y EL GATO

SINDROMES PARANEOPLASICOS CUTANEOS Y NEOPLASIAS


CUTANEAS SECUNDARIAS: MARCADORES DE CANCER

ESTUDIO RETROSPECTIVO DE TUMORES CUTANEOS


EN EL PERRO Y EL GATO (1997)

ÍNDICE DE COLABORADORES

ONCOLOGIA CUTANEA
CANIS ET FELIS N.° 32

ditorial
N el día a día de la consulta veterinaria, donde se exigen soluciones a todos los
problemas que se plantean, hablar de cáncer es hablar de diagnóstico, pronósti-
co y tratamiento. Y así se refleja en la mayoría de publicaciones sobre neoplasias
en animales domésticos, donde estos tres pilares básicos de la oncología se tra-
tan ampliamente. En cambio, para el patólogo que está al otro lado de la barrera
sin enfrentarse al cliente el problema del cáncer ya no se plantea de forma tan rigurosa. El
hecho de tratar con tejidos y no con mascotas acabe por inducir probablemente una visión
del cáncer diferente a la que pueda tener un veterinario clínico. De hecho, las preguntas
que muchas veces nos formulamos los patólogos sobre el cáncer tienen un enfoque distinto
al que se ofrece en las publicaciones sobre oncología clínica.
Estamos convencidos, sin embargo, que a pesar de esta discrepancia profesional, tanto la
práctica de la medicina clínica como la patología se exigen entre ambas una estrecha cola-
boración; extirpar un nódulo sin saber que se extirpa tiene el mismo sinsabor que diagnosti-
car una neoplasia sin conocer el cuadro clínico y su evolución. Desde esta perspectiva,
nuestra intención a la hora de elegir los temas de este monográfico sobre el cáncer cutáneo
ha sido la de ofrecer una serie de aspectos ligados a la patología tumoral, pero que espe-
ramos resulten de interés para el veterinario que afronta directamente el problema.
Los temas elegidos hacen referencia a aspectos prácticos y teóricos sobre las neoplasias
cutáneas en perros y gatos. En primer lugar, se ofrece una descripción sobre ejemplos prác-
ticos para interpretar citologías, una técnica diagnóstica muy práctica y sencilla cuyos pro-
blemas empiezan a la hora de interpretarla. En segundo lugar, se expone de forma muy
breve el principio de la carcinogénesis, con el fin de mostrar una explicación al motivo por
el cual aparece y cómo se desarrolla un cáncer cutáneo. Como sucede en todos los cam-
pos de la medicina, la oncología también es un área viva que se nutre continuamente de
información y nuevos datos, algunos de los cuales recogemos a modo de noticias breves en
el tercer capítulo. Aunque sin tratarse de tumores cutáneos, hacemos una revisión sobre
todos los síntomas que se manifiestan en la piel como consecuencia de neoplasias internas
(síndromes paraneoplásicos), un aspecto de la dermatología veterinaria del cual todavía no
se obtiene el partido del que disfruta en el caso de la dermatología humana para diagnosti-
car precozmente el cáncer. Finalmente, hemos creído interesante ofrecer información esta-
dística actual sobre la incidencia de las neoplasias cutáneas en España, información que
creemos puede contribuir a ampliar el grado de conocimiento sobre la epidemiología, inci-
dencia e incluso, en algunos casos, sobre la etiopatogenia de los tumores de piel en nues-
tros animales de compañía.
Dr. Miquel Vilafranca Compte
Dr. Jaume Altimira Palau
Histovet. Barcelona

ONCOLOGIA CUTANEA
i
ONCOLOGIA CUTANEA

DRS. JAUME ALTIMIRA y MIQUEL VILAFRANCA

Servicio de Diagnóstico Histopatológico Veterinario, Histovet


Montserrat, 9. 08192 Sant Quirze del Vallès (Barcelona)

L estudio citológico de aspirados o improntas de lesiones nodulares cutáneas supo-


ne un método rápido, práctico y económico de investigar la naturaleza de estas
lesiones. Este estudio va a aportar siempre información valiosa y en muchos casos
nos permitirá establecer un diagnóstico definitivo o, cuando menos, suficiente
como para conducirnos a la toma de decisiones para realizar estudios comple-
mentarios (cultivos, toma de biopsias) o procedimientos terapéuticos (quimioterapia, antibiote-
rapia, cirugía limitada o radical).

CAPITULO I ESTUDIO CITOLOGICO DE NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

INTRODUCCION material presente en nuestra extensión o encontrarse


mezclado con las células tumorales.
pesar de que son Con el fin de evitar este problema cuando se utiliza
evidentes las venta- la técnica de aspiración con aguja fina, es recomen-
jas del uso de este dable evitar la aspiración del centro de la masa
método diagnósti- (donde generalmente se produce la necrosis) y de las
co, debemos ser zonas más marginales (áreas que a menudo se encuen-
prudentes a la tran inflamadas). Además, y con el fin de conseguir
hora de interpretar una mejor colección celular y aumentar la probabili-
y establecer diag- dad de aspirar células tumorales, será conveniente reo-
nósticos definitivos basándonos única- rientar varias veces la aguja dentro de la masa reali-
mente en los criterios citológicos. A zando sucesivas aspiraciones.
menudo se espera demasiado de la
información que puede proporcionar- Criterios de malignidad/Displasia celular
nos un examen citológico. En este artí-
culo se pretende hacer una revisión crí- El estudio del grado de malignidad de la población
tica al uso e interpretación de la cito- celular no inflamatoria que predomina en la prepara-
logía aplicada al estudio de masas ción citológica se realiza mediante la identificación de
cutáneas en el perro y el gato. A con- alteraciones celulares y nucleares que se producen en
tinuación mencionamos algunas de las células que han sufrido una transformación maligna
características intrínsecas al estudio (ver más adelante). En general, se considera que la
citológico y que pueden resultar como presencia de tres de los criterios nucleares de maligni-
limitantes en su aplicación y fiabilidad. dad en una población celular es indicativa de neopla-
sia maligna, aunque son frecuentes las situaciones que
Examen parcial pueden llevar a establecer falsos diagnósticos de
malignidad por la aplicación de esta norma. Por ejem-
En una aspiración mediante aguja plo, la presencia de inflamación u otra irritación en un
fina o en una impronta, la zona estu- tejido induce alteraciones reversibles en la morfología
diada es extremadamente limitada y, normal de la población celular de éste (displasia celu-
por lo tanto, puede no ser representa- lar); estos cambios morfológicos en muchas ocasiones
tiva del proceso primario que ha lle- coinciden con algunos de los criterios de malignidad,
vado a la aparición de la masa. Es pudiendo llevar al establecimiento de un falso diag-
frecuente que en procesos neoplási- nóstico, especialmente en procesos inflamatorios cróni-
cos se produzcan áreas de necrosis cos. Se aconseja tener en cuenta este fenómeno cuan-
por su rápido crecimiento y falta de do la población celular sospechosa vaya acompaña-
vascularización, o que el crecimiento da de un número significativo de células inflamatorias.
tumoral induzca inflamación u otras
alteraciones tisulares en el tejido que Metaplasia y Tejido de Granulación
invade (ver más adelante). A menu-
do, estas alteraciones secundarias de Se trata de proliferaciones tisulares no neoplásicas que
los tejidos suponen una gran propor- con frecuencia acompañan procesos neoplásicos e infla-
ción de la masa y puede ser el único matorios, y que pueden llevarnos a falsos diagnósticos.

CAPITULO I ESTUDIO CITOLOGICO DE NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

Metaplasia consiste en la transfor-


mación de un tipo celular maduro,
bien diferenciado, a otro tipo celular
también maduro. Es una situación
reversible y que a menudo se asocia
a estímulos externos, algunos conoci-
dos: metaplasia escamosa en células
glandulares (glándulas ceruminosas
en otitis crónicas), metaplasia ósea o
cartilaginosa a partir de mioepitelio
glandular (mamario, glándulas apo-
crinas en general).

Tejido de Granulación: Consiste en Fig. 1.— Comportamiento altamente infiltrativo en un masto-


fibroblastos activos y vasos sanguí- citoma canino citológicamente bien diferenciado.
neos de nueva formación que constitu-
yen el tejido cicatricial, frecuente tanto
en procesos inflamatorios como neo- organización tisular original (indicativo de benignidad)
plásicos. La inmadurez y actividad o si por lo contrario han perdido esta capacidad (indi-
nuclear de estas células fibroblásticas cando malignidad).
pueden ser similares a las de procesos También la presencia de linfangiosis carcinomatosa
neoplásicos mesenquimatosos. (invasión de vasos linfáticos) es un indicador importante
del potencial metastático de la neoplasia y que no
Otros criterios de malignidad puede ser evaluado mediante estudio citológico (fig. 2).

Es obvio que algunos de los criterios


más importantes de malignidad en un
proceso neoplásico no pueden ser
evaluados mediante estudio citológi-
co y requieren un examen histológico
de la masa. Uno de los más impor-
tantes es la presencia de comporta -
miento infiltrativo de las células tumo-
rales, que resulta esencial en el diag-
nóstico de algunos tipos tumorales
(p.ej., carcinoma de células escamo-
sas) y va a ser indicativo de la capa-
cidad de recidivar localmente (p.ej.,
mastocitoma) (fig. 1).
Tampoco va a ser posible determi- Fig. 2.— Linfangiosis carcinomatosa. Migración de células
nar mediante citología si las células neoplásicas epiteliales malignas a través de un
tumorales conservan la capacidad de vaso linfático de la dermis.

CAPITULO I ESTUDIO CITOLOGICO DE NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

Datos clínicos

La edad del animal, la localiza-


ción de la masa, sus características
macroscópicas y su comportamiento
biológico van a ser criterios impor-
tantes a tener en cuenta para emitir
un diagnóstico final del proceso. En
el caso de existir incongruencias
entre la información proporcionada
por estos datos y las características
citológicas observadas es siempre
recomendable repetir la toma de
muestras o proceder a realizar un Fig. 3.— Técnica de preparación de un frotis.
estudio histológico mediante biop-
sia antes de establecer un diagnós-
tico definitivo.
mejora la definición celular y permite conservar la
PREPARACION DE LA muestra durante largo tiempo.
MUESTRA
ESTUDIO MICROSCOPICO DE LA CITOLOGIA
La aspiración con aguja fina es una
técnica válida en la gran mayoría de Una vez se ha conseguido una tinción óptima, pro-
situaciones. Las agujas de 20-22 g y cedemos a su examen. En muestras de grosor elevado,
jeringas de 10 cc son adecuadas puede que tan sólo los márgenes sean adecuados
para la obtención de material de una para el examen. A menudo esto es suficiente y preferi-
masa cutánea. Una vez aspirado el ble a una tinción excesiva, en la que se pierde defini-
material se deposita sobre un porta- ción celular y las células se encuentran amontonadas.
objetos y se extiende con el canto de El examen debe ser:
otro en un ángulo de 45° C (fig. 3).
Se deja secar al aire y para su tinción Completo
rutinaria se recomienda el uso de
colorantes tipo Romanowsky como el Todas las extensiones preparadas deben ser exami-
Diff-Quick®. Un minuto en el primer nadas y en su totalidad (no centrarnos en un hallazgo
líquido (metanol) es suficiente para su puntual en una de las muestras).
fijación. El fabricante especifica el
tiempo óptimo para los colorantes Sistemático
eosinófilo y basófilo, pero se sitúa en
general entre 30 segundos y 3 minu- Debemos empezar siempre examinando la prepa-
tos. Es recomendable cubrir el espé- ración a pocos aumentos (2-4x) para evaluar su celu-
cimen mediante un cubreobjetos y uti- laridad y localizar las zonas mejor extendidas y teñi-
lizando cola del tipo Eukitt®, ya que das. A estos aumentos nos será posible determinar

CAPITULO I ESTUDIO CITOLOGICO DE NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

también otras características que protocolo adecuado, metodológicamente, según la


pueden ser útiles posteriormente (tin- localización de la masa o del líquido extraído. El
ción de fondo, material mucoide, uso de un atlas de citología es esencial para pro-
material extraño, elementos infeccio- gresar en la interpretación citológica 1,2.
sos, agregados celulare s / c é l u l a s
sueltas). A 10-20x, es posible exa- OBJETIVOS DEL EXAMEN CITOLOGICO
minar la composición celular de la
extensión (inflamación, neoplasia, o La primera pregunta a responder es: “¿se trata de infla-
combinación de ambos), así como el mación o neoplasia?” Aunque parezca una pregunta
tipo celular predominante. A mayo- básica, a menudo resulta de difícil resolución, ya que
res aumentos (40-100x), examinare- ambos fenómenos se encuentran presentes o por la pre-
mos las características celulares de sencia de cambios displásicos o metaplásicos en lesio-
la población sospechosa de neopla- nes inflamatorias. Una vez identificada la presencia de
sia, centrándonos en la morfología una población celular no-inflamatoria, los principales
citoplasmática y nuclear con el fin de objetivos son identificar el tipo celular predominante y
aplicar los criterios nucleares y celu- estudiar el grado de malignidad de estas células
lares de malignidad. Raramente es mediante la identificación de criterios de malignidad.
necesario utilizar el aceite de inmer-
sión; tan sólo ocasionalmente para Tipo celular
la detección de cuerpos de inclusión
o microorgnismos. Se aplican criterios de morfología celular para deter-
minar el origen tisular del proceso neoplásico. Se
Ordenado habla, en general, de tumores de células epiteliales,
de células fusiformes y de células redondas o de tipos
Debemos aplicar en cada caso el tumorales específicos (tabla I).

TABLA I

EPITELIALES FUSIFORMES REDONDAS

Celularidad alta media-baja alta


Morfología redonda/poliédrica fusiforme/estrellada redonda
Tamaño celular medio-grande medio-pequeño medio-pequeño
Disposición agrupadas sueltas/agrupadas sueltas

CAPITULO I ESTUDIO CITOLOGICO DE NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

Asi veremos las siguientes imágenes:

Fig. 4.— Tumor de células epiteliales.


Predominan las células polié-
dricas discretamente pleomór-
ficas, con citoplasma abun-
dante y núcleo redondo u
ovoide (adenoma de glándulas
hepatoides).

Fig. 5.— Tumor de células fusiformes


(mesenquimatosas). Predomi-
nan las células alargadas con
evidentes “colas” citoplasmáti-
cas (“fusiformes”) y una de
ellas muestra morfología estre-
llada (hemangiopericitoma).

Fig. 6.— Tumor de células redondas. Las


células se encuentran sueltas y
presentan núcleo y citoplasma de
morfología redonda (Tumor vené-
reo transmisible). En esta imagen
puede también observarse gran
cantidad de eritrocitos y dos linfo-
citos –células de núcleo densa-
mente pigmentado–.

CAPITULO I ESTUDIO CITOLOGICO DE NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

Fig. 7.— Tumor de células redondas.


Células redondas sueltas, con
núcleo picnótico, muy escaso
citoplasma y marcado pleomor-
fismo celular (Linfoma).

Fig. 8.— Tumor de células redondas.


Células redondas de gran tama-
ño, abundante citoplasma y
granulación azurófila variable
del citoplasma (Mastocitoma).

Fig. 9.— Tumor de células redondas.


Células redondas monomórfi-
cas de tamaño medio, abun-
dante citoplasma claro y cro-
matina laxa (Histiocitoma).
Como excepción a las caracte-
rísticas de los tumores de célu-
las redondas, es característico
de los histiocitomas observar
algunos grupos celulares.

CAPITULO I ESTUDIO CITOLOGICO DE NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

Grado de malignidad

La presencia de un mínimo de 3 de
las siguientes alteraciones nucleares
es altamente indicativa de malignidad
(estos criterios son también aplicables
a tumores no-cutáneos)

Macrocariosis

Incremento en el tamaño nuclear (>


10 µm; como referencia, un eritrocito
mide aproximadamente 5 µm). En fig.
10, comparar el tamaño nuclear con el Fig. 10.— Carcinoma Indiferenciado
de un linfocito en contacto con su cito-
plasma.

Incremento en el índice N:C


(Núcleo: Citoplasma)

Normalmente es de 1:3 a 1:8


según el tipo celular). Si se sitúa sobre
1:2 es sugestivo de malignidad (ver
fig. 11).

Anisocariosis

Variación en el tamaño nuclear. Fig. 11.— Carcinoma Indiferenciado


Especialmente si se observa en célu-
las multinucleadas (figs. 11, 12
y 13).

Lobulación núclear

Presencia de núcleos deformados en


una misma célula o en células adya-
centes (fig. 11).

Granulación de
cromatina nuclear

Presencia de cromatina con aspecto


rugoso (figs. 12 y 13). Fig. 12.— Fibrosarcoma.

CAPITULO I ESTUDIO CITOLOGICO DE NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

Multinucleación

Presencia de múltiples núcleos en


una misma célula. Especialmente si se
observa variación en el tamaño de
dichos núcleos (figs. 12 y 14).

Mitosis

En un tejido no neoplásico las mito-


sis son infrecuentes. La presencia de
numerosas mitosis, especialmente si
presentan forma de “estrella”, es indi- Fig. 13.— Linfoma.
cativa de malignidad (fig. 13).

Anisonucleolosis

Variación en la forma y tamaño de


los nucléolos (también presente en
(figs. 11, 13 y 14).

Macronucleolosis

Nucléolos de gran tamaño. En gene-


ral, un tamaño superior a 5 µm es
indicativo de malignidad. Comparar Fig. 14.— Carcinoma indiferenciado.
los nucléolos de la célula multinuclea-
da en la fig. 14 con los neutrófilos
presentes al lado de la misma (tam-
bién se observa macronucleolosis en
las figs. 10 y 11).

También algunos cambios en la mor -


fología celular general pueden ser
indicativos de malignidad:

Anisocitosis

Variación en el tamaño celular (pre-


sente en las figs. 11, 12 y 13). Fig. 15.— Linfoma.

CAPITULO I ESTUDIO CITOLOGICO DE NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

Macrocitosis

Presencia de células de gran tama-


ño (figs. 10, 11 y 14).

Hipercelularidad

Incremento en la exfoliación debido


a la alta densidad celular en el tejido
afectado (fig. 15).

Pleomorfismo

Variación en la morfología celular


(presente en figs. 11, 12 y 16). Fig. 16.—Fibrosarcoma

BIBLIOGRAFIA

1. C OWELL, R.L. y TYLER, R.D.: «Diagnostic cytology of the dog 2. PERMAN, V.; A LSAKER, R.D. y RIIS, R.C.: «Cytology of the dog and
and cat». American Veterinary Publications, Inc., 1989. cat». AAHA, 1979.

CAPITULO I ESTUDIO CITOLOGICO DE NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

DRS. MIQUEL VILAFRANCA y JAUME ALTIMIRA

Servicio de Diagnóstico Histopatológico Veterinario, Histovet


Montserrat, 9. 080192 Sant Quirze del Vallés (Barcelona)

N el día a día de la clínica veterinaria, el cáncer representa un problema diag-


nóstico, pronóstico y terapéutico. Ya sea porque no resulta relevante desde el
punto de vista clínico, o porque todavía se ve al cáncer como un problema sin solu-
ción, es raro que nos preocupe el origen y la forma como se ha desarrollado la
enfermedad. Ahora bien, podría parecer poco ortodoxo desconocer el mecanis-
mo por el cual se ha producido la neoplasia que se está diagnósticando o tratando, en unos
tiempos en que la ciencia médica se ha popularizado hasta el extremo de divulgar sus cono-
cimientos incluso entre los que no tienen su dedicación profesional en la medicina. Conocer
el mecanismo de la carcinogénesis no sólo puede resultar enriquecedor para el que debe
afrontar el reto de tratar con tumores, sino que también puede ayudar a comprender la res-
puesta y el efecto que produce el tratamiento. En este artículo se revisa de forma muy breve
la etiopatogenia del cáncer, con especial atención a los tumores cutáneos.

CAPITULO II CARCINOGENESIS, p53 Y NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

INTRODUCCION la enfermedad y establecer un tratamiento común para


todos los tipos de neoplasia ha sido desde siempre un
A incomprensión objetivo primordial de la oncología. A partir de los
que genera el cán- años noventa, y gracias a estudios realizados en la
cer se refleja en el biología molecular y genética del cáncer, se ha llega-
ánimo del propieta- do a definir un patomecanismo para entender la etio-
rio de un animal de patogenia del cáncer, el cual es compartido de la
compañía cuando forma más mayoritaria por los diferentes tipos de neo-
se le comunica que plasia (hasta el 60% de todas las neoplasias en el
su perro o su gato hombre)8,13. En este "mecanismo universal" juega un
sufren un tumor maligno. La noticia papel fundamental el gen supresor del crecimiento
suscita cuestiones difíciles, a veces, tumoral p53. Para comprender la importancia de este
de responder explícitamente: "¿existe gen es esencial conocer primero dos aspectos relacio-
tratamiento?", "¿qué pronóstico nados: la teoría secuencial de la carcinogénesis y el
tiene?" Ahora bien, si la pregunta concepto de apoptosis.
fuera "¿por qué y cómo se ha desa-
rrollado la enfermedad?", quizás no ¿COMO SE PRODUCE LA CARCINOGENESIS?
sólo resultaría difícil de comprender
para el lego, sino incluso de explicar La teoría sobre el desarrollo del cáncer está funda-
para el propio veterinario con cono- mentada, exceptuando algunas neoplasias induci-
cimientos biomédicos. das por Retrovirus, en un modelo secuencial. 25 Este
Tratar de asimilar parte de la infor- modelo se ha desarrollado a partir de las observa-
mación que se publica acerca de la ciones registradas en estudios experimentales sobre
etiopatogenia del cáncer (carcinóge- el cáncer cutáneo. Por ejemplo, la aplicación de un
nos, oncovirus, oncogenes, trastornos hidrocarburo aromático como el DMBA (7,12-dime-
genéticos, nuevos tumores, etc.) tilbencenoantraceno) en la piel de un ratón resulta
puede acabar por transmitir una ima- prácticamente inocua. Lo mismo sucede si se aplica
gen abstracta de la enfermedad; en TPA (12-tetradecanoilforbolacetato). Ahora bien, si
lugar de simplificar, el sinnúmero de después de aplicar DMBA se administra de forma
publicaciones que aparecen diaria- repetida TPA, se desarrollan papilomas cutáneos
mente poco ayuda a reflexionar múltiples. Observaciones como ésta han dado pie a
sobre el cáncer en sentido genérico. la teoría según la cual para que aparezca el cáncer
Ahora bien, ¿es realmente el cáncer debe tener lugar más de una alteración en las célu-
un concepto tan heterogéneo y diver- las de un tejido, y esta alteración debe acontecer en
sificado, una malgama de neoplasias un orden determinado (fig. 1).
sin relación? O, ¿existe por el contra- En una primera fase de esta secuencia (iniciación), un
rio un vínculo común en la forma de carcinógeno ("inductor"; p.e., defecto genético hereda-
desarrollarse de todas las enfermeda- do, agentes biológicos, químicos o físicos) provoca una
des que se engloban bajo este con- mutación en un determinado gen. Esta mutación, aunque
cepto? es irreversible, sólo representa una lesión molecular en el
La búsqueda de este vínculo que genoma sin reflejo fisológico ni expresión morfológica (no
permita comprender la patogenia de confiere malignidad). La mayoría de estás "células inicia-

CAPITULO II CARCINOGENESIS, p53 Y NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

das" pasan imperceptibles durante toda


la vida. Unas pocas, sin embargo, sufri-
rán una expansión clonal (fig. 2A).
En esta segunda fase (promo-
ción), una sustancia denominada
"promotor" (p.e., aditivos, alcaloides,
pesticidas, radiación, etc.) induce
durante un período prolongado de
tiempo la expansión clonal de esta
célula mutada (iniciada), alteración
que se manifiesta morfológicamente
en forma de una hiperplasia o una dis-
plasia en el tejido. Esta lesión es pre-
neoplásica (precancerosa), pero toda-
vía carece de malignidad (p.e., las
dermatosis actínicas). No necesaria-
mente evolucionará hacia un cáncer,
e incluso puede involucionar si el estí-
mulo promotor desaparece (fig. 2B).
Finalmente, en una tercera fase deno-
minada progresión, el genoma vuel-
ve a ser agredido al igual que en la
primera fase de iniciación, de manera
que la célula expandida no sólo proli-
fera (sin poder ahora hacer marcha
atrás), sino que adquiere mayor veloci-
dad de crecimiento, capacidad de
invasión y capacidad de producir
metástasis. Esta segunda agresión del
genoma ha transformado el fenotipo de
la célula expandida hacia una forma Fig. 1.— Teoría de la carcinogénesis. Para que las células
maligna. La progresión es un proceso normales evolucionen hasta células neoplásicas, el
irreversible (fig. 2C). genoma debe resultar agredido dos veces.
Es decir, para que se forme un tumor,
el genoma tiene que ser dañado dos mo podría evitar que esta mutación diese pie a una even-
veces ("multiple hit phenomenon"). La tual neoplasia. ¿Cómo puede evitarlo? Es en este punto
"supervivencia" de estas mutaciones donde adquiere relevancia el concepto de apoptosis.
genéticas producidas durante la fase
de iniciación es un aspecto fundamen- APOPTOSIS
tal para entender la génesis del cáncer.
Es importante porque, si se ha produci- Para mantener la vida de un organismo se han desa -
do un daño en el genoma, el organis- rrollado una serie de mecanismos que permiten elimi-

CAPITULO II CARCINOGENESIS, p53 Y NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

Fig. 2.B.— Displasia epidérmica (queratosis actínica). Prolifera-


ción irregular benigna de los queratinocitos.

nar aquellas células que ya no son necesarias para el


Fig. 2.A.— Piel normal. mantenimiento de las funciones vitales o aquellas que
pueden representar algun peligro. Uno de estos meca-
nismos es la apoptosis 33.
La apoptosis es una forma de muerte celular análo-
ga a la necrosis. Ahora bien, la necrosis hace refe-
rencia a una muerte celular patológica; por ejemplo,
aquella que es inducida por una isquemia o algun
daño físico-químico. La necrosis es una forma de
muerte accidental, involuntaria y, por este motivo,
induce una reacción inflamatoria para poderla repa-
rar. Por el contrario, la apoptosis representa una
forma de muerte más sutil. Se ha denominado tam-
bién a la apoptosis como una "muerte celular pro-
gramada" o un "suicidio celular", si bien esta inter-
pretación puede resultar errónea y es mejor separar
el concepto morfológico del escatológico (a veces,
en los organismos vertebrados, la muerte de las célu-
las puede ser aceptable e incluso deseable, pero no
siempre hasta el extremo de estar programada).
Resulta más apropiado interpretar la apoptosis como
Fig. 2.C.— Carcinoma de células escamo- una forma de muerte celular "motivada por razones
sas. Proliferación maligna e fisiológicas". Un ejemplo de apoptosis realmente
incontrolada de queratinocitos. programada es la autodestrucción de células como

CAPITULO II CARCINOGENESIS, p53 Y NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

los polimorfonucleados neutrófilos ¿Cómo se regula la apoptosis?


(el neutrófilo tiene un período de
vida limitado, ocurra lo que ocurra). En el caso del cáncer, el mecanismo de la apoptosis
Sin embargo, en la mayoría de oca- viene regulado a nivel genético de forma directa o
siones, la apoptosis sólo se activa a indirecta, entre otros mecanismos a través de oncoge-
través de una señal externa (no está nes y antioncogenes, que a la vez pueden interactuar
programada) como, por ejemplo, entre sí.
durante la involución del tejido Antes de seguir adelante, es preciso definir ahora el
mamario tras la lactación, o en la concepto de oncogen y antioncogen. Los oncogenes
destrucción de aquellas células T (p.e., verb, ras, myc, src, jun, fos, etc.) son aquellas
tímicas autorreactivas que han desa- secuencias normales del ADN (protooncogen), las cua-
rrollado actividad frente a antígenos les participan en la transmisión de señales que regulan
propios para los cuales no existe el crecimiento celular1. Algunos oncogenes también
tolerancia inmunológica. Estas célu- pueden formar parte del genoma de un virus (oncoge-
las sólo activarán su muerte (apop- nes víricos). La mayoría de protooncogenes codifican
tosis) si termina la fase de lactación, para desarrollar funciones análogas a las de algunas
o si aparecen autoantígenos hasta hormonas, factores de crecimiento o moléculas de
el momento celosamente escondi- adhesión. Ahora bien, si se activan de forma aberran-
dos ("crípticos"), pero nunca en te (por ejemplo, a través de una mutación), hacen que
ausencia de estos estímulos. Así la célula pierda el control de su diferenciación porque
pues, la apoptosis es un "suicidio" imitan el efecto de los factores de crecimiento, o bien
premeditado con el fin de reparar, porque inhiben mecanismos reguladores. Es decir, los
regularizar y prolongar la vida. oncogenes no aumentan el grado de división celular,
sino la capacidad de proliferar de aquella célula.
¿COMO INFLUYE LA En el otro lado de la balanza, los antioncogenes o
APOPTOSIS EN EL genes supresores del crecimiento tumoral (p.e., p53,
DESARROLLO DEL CANCER? RB-1, APC, DCC, NF-1...) limitan el grado de prolife-
ración celular 18. Los antioncogenes controlan el exce-
Una de las situaciones donde la so en la capacidad de crecimiento, regulando la trans-
apoptosis juega un papel más decisi- cripción del ADN, el ciclo celular, la activación de pro-
vo es cuando una célula sufre, por teínas, etc.
cualquier mecanismo (defecto heredi- Volviendo a la regulación de la apoptosis en el cán-
tario, sustancia carcinógena, infec- cer, en ocasiones, es la ausencia de un oncogen lo
ción, radiación, etc.), un daño en su que permite que aquellas células con mutaciones en su
ADN3. El organismo utiliza la apop- genoma se "suiciden". Este el caso por ejemplo del
tosis para eliminar estas células inde- oncogen bcl-2, un gen anti-apoptosis que se expresa
seables ("iniciadas"), ya que, como de forma muy intensa en linfomas y diversos tipos de
hemos visto anteriormente, a través carcinoma32. Si este protooncogen no se activa, las
de estas mutaciones podrían evadir células "iniciadas" podrán "suicidarse", con lo cual el
las medidas de control de su creci- organismo habrá resuelto el problema. En la mayoría
miento y diferenciación, progresando de casos, sin embargo, la apoptosis de una célula
hacia un cáncer. mutada se produce gracias a la activación de un gen,

CAPITULO II CARCINOGENESIS, p53 Y NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

y es la ausencia de este gen lo que


puede fomentar el cáncer. Esto suce-
de por ejemplo en el caso de los
genes RP-2, RP-8, TRPM-2, SGP-2,
Fas/APO-1 y p53. De entre todos
ellos, p53 es el antioncogen del cual
conocemos mejor su mecanismo de
acción.

p53

Ya en la edad adulta, las células Fig. 3.— Ciclo de división celular.


presentes en todos los tejidos pueden
distinguirse en tres grupos:

— Aquellas que se dividen conti- ¿Cómo actúa el antioncogen p53?


nuamente.
— Aquellas que no se dividen Cuando se produce un daño celular, la expresión del
pero retienen la capacidad de vol- gen p53 aumenta intensamente, uniéndose su produc-
verlo a hacer (frente a un daño o to (una fosfoproteína de 53kD) al ADN de la célula
estímulo). dañada de forma específica, provocando así el blo-
— Aquellas que están completa- queo de la célula en G1 (fig. 4B)12.
mente diferenciadas y nunca más A esta célula, que ha detenido su proliferación, se le
podrán volver a entrar en mitosis. presentan ahora dos opciones. La primera opción con-
La secuencia de acontecimientos que siste en reparar el error en su ADN y proseguir nueva-
tienen lugar durante esta división celu- mente con el ciclo celular. En este caso, p53 no sólo
lar, incluyendo la mitosis, se conoce habrá actuado deteniendo la célula para que pueda
como ciclo celular (fig. 3). reparar este error, sino que intervendrá de forma direc-
El ciclo celular está formado por ta en el proceso de reparación del ADN (escisión de
cuatro fases: G1, S, G2 y M. Las nucleótidos). Por el contrario, si el daño producido en
células que están en reposo entran el genoma es demasiado grave, la célula tiene la alter-
en el ciclo de división a través de la nativa de entrar en apoptosis y "suicidarse" ("better
fase G1, la más larga y que deter- dead than wrong phenomenon"). Así pues, el gen p53
minará el grado de proliferación obliga y ayuda a las células del organismo que han
celular. En la siguiente fase (S), se sufrido alteraciones del genoma (células iniciadas), y
sintetiza el ADN. Posteriormente, y que "gracias" a estas mutaciones podrían llegar a pro-
tras una fase de transición (G2), la mover la aparición del cáncer (ver arriba "fase de ini-
mitosis se desarrolla durante la fase ciación" en la carcinogénesis), a repararse o, en el
M. Los mecanismos moleculares que peor de los casos, a suicidarse6.
regulan este ciclo ejercen su acción Como hemos visto anteriormente, algunos tipos de
principalmente durante la fase G1 cáncer progresan gracias a que determinados onco-
(fig. 4A). genes como bcl-2 inactivan la apoptosis (bcl-2 es un

CAPITULO II CARCINOGENESIS, p53 Y NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

oncogen antiapoptosis). En estos


casos, p53 también puede promover
la apoptosis contrarrestando (repri-
miendo la expresión) la acción de
bcl-220.
Gracias a esta actividad por mante-
ner un control estricto del ciclo celular
contribuyendo a preservar el material
genético, el gen p53 se ha bautiza-
do como "guardián" o "policía" del
genoma. Pues bien, los problemas
empiezan cuando p53 deja de ejer-
cer su actividad de "guardián".

¿Cómo se inactiva el gen p53?

El bloqueo de la actividad del gen


supresor p53 es un fenómeno consi-
derado casi universal en el desarrollo
del cáncer. Su inactivación se produ-
ce como consecuencia de un blo-
queo que afecta justamente a aquella
fracción del gen la cual le permite
unirse al ADN de la célula que ha
sufrido una alteración en el genoma,
para poderla así detener en G12. La
Fig. 4.— p53 controla la división celular.
inutilización de esta fracción del gen
consiste en una mutación puntual, es (A) Las células sin alteraciones en su genoma se dividen
decir, una sustitución de aminoácidos correctamente.
aislados (C →T o CC→TT), que pue- (B) Si el genoma es agredido, p53 detiene la división en
den afectar un alelo del gen (p53+/-) G1, de manera que si la mutación es reparada la célula
o bien a ambos (p53-/-). La importan- se divide correctamente, o en caso contrario entra en
cia de que la mutación sea heteroci- apoptosis.
gótica la veremos más adelante. (C) Si no actúa p53 deteniendo la división, la mutación
La inactivación del gen puede produ- promueve el cáncer o la necrosis de la célula.
cirse a través de dos mecanismos:
mediante la unión de esta fracción con
moléculas derivadas de oncoproteínas pia mutación de esta fracción (causas endógenas). Por
víricas (Papilomavirus, Adenovirus), ejemplo, en el caso de los Papilomavirus, estos agentes
oncogenes (MDM2) u otros carcinóge- sintetizan oncoproteínas víricas (E6 y E7) capaces de
nos exógenos (aflatoxinas, productos activar un sistema proteolítico, el cual no sólo puede inac-
físico-químicos), o bien mediante la pro- tivar el gen p53 sino incluso degradarlo34. Con ello, los

CAPITULO II CARCINOGENESIS, p53 Y NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

Papilomavirus se aseguran su replica- hecho, llegan a influir en un número muy elevado de


ción en los queratinocitos indefinida- formas de cáncer, por lo que se ha llegado a consi-
mente, sin que éstos puedan evitarlo derar estas mutaciones como la lesión genética más
mediante su "suicidio". En el caso de la importante del cáncer 6,8,13.
radiación UV, son los fotoproductos
acumulados durante la misma los que ¿Por qué es tan mutagénico el gen p53?
favorecen la mutación durante la repli-
cación del ADN35. Parece ser que las mutaciones de p53 son co-
El riesgo que conlleva esta mutación dominantes para el desarrollo de la apoptosis, es
es obvio; la célula con defectos pro- decir, la mutación de un solo alelo favorece la super-
ducidos en su genoma no se deten- vivencia del heterocigoto (células con un alelo muta-
drá a repararlos ni tomará la altruísti- do y un alelo normal, -p53 +/-) sobre el gen normal,
ca opción de suicidarse. Conservará ya que estas células heterocigóticas tienen un capa-
su mutación con el consiguiente ries- cidad intermedia para "suicidarse" entre la células
go de carcinogenésis (riesgo de ser homocigóticas (p53-/-) y las células con un gen p53
“promovida”). Por otro lado, aquellas normal (p53+/+) 9. Las células con un mutación com-
células que hayan sufrido una muta- pleta del gen (p53-/-) constituyen un grupo reducido
ción parcial (p53 +/-), si bien no esta- de células iniciadas que podrían evolucionar hasta
rán preparadas del todo ("iniciadas") desarrollar un cáncer, pero son fácilmente detecta-
para ser "promovidas" hacia un cán- das y destruidas. Sin embargo, el grupo de células
cer, verán reducida igualmente su que representa mayor riesgo son aquellas células
capacidad para poder autodestruir- con la mutación en un solo alelo del gen (p53+/-),
se, así como su capacidad para ya que no se "suicidarán" y, lo que es peor, transmi-
reparar el ADN (la sola mutación de tiran el defecto en su división. Esta codominancia
un alelo ya altera la capacidad de favorece la expansión clonal de las mutaciones par-
reparación por escisión de nucleóti- ciales, aumentando así el número de células que
dos) (fig. 4C). potencialmente pueden volver a ser agredidas y dar
Una situación límite que refleja la lugar a un tumor (se aumenta el número de células
gravedad de la inactivación de p53 que son más susceptibles a sufrir los efectos promo-
se manifiesta en personas que sufren tores (fig. 5).
el Síndrome Li-Fraumeni. Estos indivi- En un principio se suponía que esta alteración del
duos heredan una forma mutada del gen p53 sólo era determinante en las fases finales
gen, de manera que, ya a edades del desarrollo de un cáncer. Parece ser ahora, por el
juveniles, desarrollan un número ele- contrario, que p53 también puede jugar un papel
vado y variado de cánceres (rabdo- fundamental en las fases iniciales. Todo depende del
miosarcomas, fibrosarcomas, carcino- tipo concreto de neoplasia. Además, la mutación
mas mamarios, tumores cerebrales, suele ser incluso distinta, dependiendo de cada
osteosarcomas, leucemia, carcino- forma de cáncer (intestino, pulmón, mama, hígado,
mas adrenocorticales, carcinomas sistema nervioso, tejidos reticuloendoteliales, etc.).
pulmonares y melanomas). En general, el pronóstico de un tumor será peor
Resulta pues que las alteraciones cuantas más mutaciones del gen presenten las célu-
que sufre el gen p53 podrían y, de las que lo componen.

CAPITULO II CARCINOGENESIS, p53 Y NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

Fig. 5.— La mutación parcial del gen p53 favorece la expansión clonal de estas células y aumenta con
ello las posibilidades de desarrollar el cáncer.

NEOPLASIAS CUTANEAS suma de las alteraciones que producen 4 patomeca-


nismos independientes (fig. 6)11. En primer lugar, el
Dentro de los diferentes tipos de desarrollo de la neoplasia depende en gran medida
neoplasias, el cáncer de piel en sen- de la capacidad intrínseca del individuo para llevar a
tido estricto (no incluidas las neopla- cabo la reparación de las mutaciones en el ADN. Por
sias de tejidos blandos) es el grupo ejemplo, el hombre puede sufrir una trastorno heredita-
de tumores en los cuales la importan- rio (Xeroderma Pigmentosum), caracterizado por una
cia de las mutaciones del gen p53 se incapacidad en estos individuos en poder reparar el
ha demostrado de forma más contun- ADN dañado. El resultado es que la posibilidad de
dente (hasta el 90% de los tumores desarrollar cáncer cutáneo en estas personas se multi-
cutáneos en el hombre) 21. plica por 1.000.
En general, el desarrollo del cáncer Como segundo factor involucrado en el cáncer cutá-
en el tejido cutáneo se basa en la neo aparecen los eicosanoides (derivados del ácido

CAPITULO II CARCINOGENESIS, p53 Y NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

araquidónico y sus metabolitos) y pro -


teinasas. Tanto la radiación como
diversos agentes físico-químicos incre-
mentan la producción de prostaglan-
dinas, leucotrienos y enzimas cutáne-
os que favorecen la extensión e infil-
tración de las células neoplásicas.
En tercer lugar se encuentra la inmu -
nosupresión. Las alteraciones del sis-
tema inmunológico, fundamentalmen-
te celular, afectan la actividad de las
células presentadoras de antígenos y
la producción local de citoquinas
inmunomoduladoras. De hecho, el
desarrollo de las neoplasias epitelia-
les en perros se ha observado aso-
ciado a tratamientos inmunosupreso- Fig. 6.— El desarrollo del cáncer cutáneo depende de la interac-
res, así como a disfunciones de linfo - ción de 4 patomecanismos básicos. De los cuatro, las
citos T y a una producción deficiente diferentes mutaciones del gen p53 y sus distintas con-
de inmunoglobulinas en el marco de secuencias representan el elemento más determinante.
trastornos tiroideos 19,28.
Finalmente, el cuarto factor viene
representado por la mutación e inacti - ro muy elevado de mutaciones del gen p53 (fig. 2B)26.
vación del antioncogen p53 (fig. 7A y Parece pues evidente que, al igual que sucede en la
B). Como ya se ha mencionado ante- especie humana, la radiación solar también juega un
riormente, los oncogenes víricos y la papel importante en el desarrollo de tumores cutáneos en
radiación UV representan las causas perros5,14. En este sentido, resultaría interesante compa-
más frecuentes de mutación en este rar los resultados estadísticos actuales sobre la incidencia
gen. A este respecto, cabe mencionar y tipos de tumores cutáneos en perros y gatos con aque-
la relación observada en perros y en llos resultados que se puedan obtener en los próximos
gatos entre la exposición a la radiación diez o quince años.
UV solar, el desarrollo de dermatosis
solares (keratosis actínica) y la apari- P53 EN ANIMALES DE COMPAÑIA
ción de neoplasias cutáneas5,7,22. En
la especie canina, la radiación UV Presentado el antioncogen p53 y una vez mostrado su
incrementa en un 36,6% el desarrollo papel en el desarrollo del cáncer en seres humanos, la
de queratosis actínicas, dermatopatías pregunta de rigor ahora es: ¿qué relevancia tiene este
que a su vez aumentan hasta un 26% gen en las neoplasias que sufren los perros y los gatos?
las posibilidades de desarrollar un car- En primer lugar, hay que destacar que el gen p53 ya
cinoma de células escamosas o un ha sido secuenciado tanto en perros como en gatos,
hemangiosarcoma dérmico22. Estas pudiéndose determinar una homología con el gen
queratosis actínicas contienen un núme- humano cercana al 100% en el caso del perro10 y pró-

CAPITULO II CARCINOGENESIS, p53 Y NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

xima al 83% en el caso del gato23.


Entre el perro y el gato se ha deter-
minado un 87% de homología en la
secuencia del gen10. Conociendo
pues la existencia en perros y gatos
de un gen p53 análogo al humano,
¿es posible que las alteraciones de
este antioncogen influyan en las neo-
plasias que sufren los animales de
compañía de la misma forma que lo
hacen en la especie humana?
La respuesta es muy probablemente
sí. Utilizando técnicas inmunocitoquími-
cas y de hibridación, no sólo se han
podido demostrar mutaciones del gen
p53 en múltiples neoplasias caninas
(carcinomas mamarios, osteosarcomas,
carcinomas de células escamosas,
papilomas y carcinomas de tiroi-
des)4,15,29,30,31 y felinas (carcinomas
de células escamosas, fibrosarcomas,
carcinomas mamarios y linfo-
mas)16,17,24,29, sino que incluso se ha
observado una relación directa entre el
nivel de mutación del gen y la agresivi-
dad de la neoplasia. Por ejemplo, a
pesar de que la inactivación del antion-
cogen se produce en la mayoría de Fig. 7.— Mutaciones de p53 en un carcinoma de células
escamosas en un perro. Cada núcleo coloreado en
neoplasias óseas del perro, ésta es
marrón contiene numerosas mutaciones del gen
mucho más intensa en osteosarcomas inactivo, permitiendo la proliferación neoplásica
del esqueleto apendicular (84%) que de las células.
en osteosarcomas del esqueleto axial
(56%) o tumores multilobulares del crá-
neo (20%)27. El mismo fenómeno se ha el desarrollo de numerosos tipos de cáncer en animales
observado en carcinomas mamarios de compañía, de forma análoga a la especie humana:
de mayor o menor agresividad30.
Dejando aparte la posibilidad, toda- 1. El ADN de una célula resulta dañado (radia-
vía no detectada, de que los animales ción, infección vírica, agente físico-químico, defecto
domésticos también puedan desarrollar hereditario).
neoplasias asociadas a una mutación 2. Aumenta la expresión de p53.
hereditaria del gen p53, podría formu- 3.p53 detiene la replicación de esta célula para
larse la siguiente hipótesis para explicar darle tiempo y ayudarla a reparar el error.

CAPITULO II CARCINOGENESIS, p53 Y NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

4. Si el daño es demasiado grave y estímulo suficiente para "suicidarse". Es posible incluso


no se puede reparar, p53 activa la que algunas neoplasias, que responden al principio a
apoptosis y reprime los oncogenes estos tratamientos y posteriormente se vuelvan resistentes,
antiapoptosis. consigan esta resistencia a través de la adquisición a pos -
5. Ahora bien, si p53 se ha inactiva- teriori de la inactivación de p53 (que no estaba presen-
do a través de una mutación o a través te en un inicio de la terapia). Finalmente, y quizás el
de su unión con proteínas propias o víri- hecho más importante, es que la aplicación de trata-
cas, la célula acumula el error en su mientos dirigidos a alterar el genoma de las células can-
genoma y, además, no se suicida, ya cerosas en neoplasias con un determinado grado de dis-
que puede activar oncogenes (bcl-2) función de p53 (p53+/-) podría suponer un riesgo, ya
que la protegen de la apoptosis. que acabaría por inducir mutaciones y con ello conferiría
6. La célula mutada se replica acumu- una mayor capacidad de "progresión" al tumor12.
lando mutaciones hasta seleccionar clo-
nes celulares marcadamente malignos. CONCLUSION

RADIOTERAPIA, Al conocer el mecanismo de acción del gen p53, se


QUIMIOTERAPIA Y p53 está ahora en la posición de poder averiguar el funcio-
namiento de numerosos oncogenes, quizás de otros que
La disfunción del gen p53 no sólo es todavía están por descubrir, y determinar nuevos vínculos
relevante desde el punto de vista de que puedan homogeneizar y aclarar este concepto toda-
favorecer la "inducción" de la carcino- vía tan áspero que significa el cáncer. También es posi-
génesis. p53 interviene también, como ble que ello obligue a replantear los tratamientos utiliza-
se ha visto, de forma fundamental para dos hasta ahora, teniendo en cuenta los posibles efectos
que se desarrolle la “apoptosis fisioló- contraproducentes que pueden ejercer la quimioterapia y
gica" tras una alteración del ADN. Si la radioterapia sobre las células con alteraciones en el
se tiene en cuenta que el objetivo de la gen p53. Por ejemplo, se ha propuesto un tratamiento
quimioterapia y la radioterapia en algu- alternativo basado en inducir la expresión correcta del
nas neoplasias se basa en la capaci- gen p53 mediante un fármaco no-citotóxico para detener
dad de inducir apoptosis en las células las células normales en G1, tratando posteriormente las
tumorales dañando su ADN, resulta células neoplásicas con un fármaco convencional a dosis
obvio pensar que aquellas neoplasias altas, lo cual incrementaría de forma drástica la efectivi-
que no tengan alteraciones del gen dad del tratamiento12.
serán las que muestren una respuesta Quizás algún día no muy lejano la terapia génica
más favorable a este tipo de tratamien- podrá emplearse para tratar el cáncer en nuestros ani-
tos (linfomas, tumores testiculares, etc.). males de compañía. Hasta que llegue ese momento,
Por el contrario, las neoplasias con una tendremos que estar atentos a los avances que se con -
intensa disfunción (por mutación o inac- sigan en medicina humana. Mientras tanto, los ensa-
tivación) del gen p53 (carcinomas, yos terapéuticos más recientes y esperanzadores
melanomas...) no responderán a estas empleados en seres humanos se están basando en la
formas de tratamiento, porque, aunque modulación de la actividad de determinados oncoge-
se consiga dañar su ADN, esta altera- nes (p.e., ras) encargados de transmitir señales de cre-
ción de su genoma no representará un cimiento entre algunas citoquinas y el núcleo celular.

CAPITULO II CARCINOGENESIS, p53 Y NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

BIBLIOGRAFIA

1. ANDERSON, M.W. y cols.: «Role of skin cancer association in the dog: a sors have identical p53 mutations in
proto-oncogene activation in carci- report of 3 cases» J. Cutan. Pathol. adjacent areas of clonally expanded
nogenesis». Environ. Health 8:434, 1981. non-neoplastic keratinocytes».
Perspect. 98:13, 1992. 15. M AYR, B. y cols.: «Sequence of an Oncogene 12:765, 1996.
2. BRASH, D.E. y cols.: «A role for sunlight exon of the canine p53 gene-muta- 27. SAGARTZ, J.E. y cols.: «p53 tumor
in skin cancer: UV-induced p53 tion in a papilloma». Br. Vet. J. suppresor protein overexpression in
mutations in squamous cell carcino- 150:81, 1994.
osteogenic tumors of dogs». Vet.
ma». Proc. Natl. Acad. Sci. USA 16. M AYR, B. y cols.: «Sequence of an
88:10124, 1991. exon of tumor suppresor p53 gene – Pathol. 33:213, 1996.
3. CARSON , D.A. y R IBEIRO , J.M.: a comparative study in domestic ani- 28. S UNDBERG, J.P. y cols.: «Involvement
«Apoptosis and disease». Lancet, mals: mutation in a feline solid mam- of canine oral papillomavirus in
341:1251, 1993. mary carcinoma». Br. Vet. J. generalized oral and cutaneous
4. DEVILEE, P. y cols.: «The canine p53 151:325, 1995. verrucosis in a Chinese Shar Pei
gene is subject to somatic mutations 17. MAYR, B., y cols.: «Mutations in dog». Vet. Pathol. 31:183, 1994
in thypoid carcinoma». Anticancer tumor suppressor gene p53 in two 29. T EIFKE, J.P. y L ÖHR, C.V.:
Res. 14: 2.039, 1994. feline fibrosarcomas». Br. Vet. J. «Immunohistochemical detection of
5. D ORN, C.R. y cols.: «Sunlight exposu- 151:707, 1995. p53 overexpression in paraffin wax-
re and the risk of developing cutane - 18. MARSHALL, C.J.: «Tumor suppressor embedded squamous cell carcino-
ous and oral squamous cell carcino- genes». Cell , 64:313, 1991.
mas of cattle, horses, cats and
mas in white cats». J. Natl. Cancer 19. MILL, A.B. y cols.: «Concurrent
dogs». J. Comp. Path. 114:205,
Inst. 46:1073, 1971. hypothyroidism, IgM deficiency,
6. FINLAY, C.A.: «Normal and malignant impaired T-cell mitogen response, 1996.
growth by p53». En: Benz, CC y Liu, and multifocal cutaneous squamous 30. VAN LEUWEN, I.S. y cols.: «p53 gene
ET eds. Oncogenes and tumor papillomas in a dog». Canine Pract. mutations in osteosarcomas in the
supressor genes in human malignan - 17:15, 1992. dog». Anticancer Res. 16:3737,
cies. Norwell, MA: Kluver Academic 20. M IYASHITA, T. y cols.: «Tumor supres- 1996.
Publishers, p.327, 1993. sor gene p53 is a regulator of bcl-2 31. VAN L EUWEN, I.S. y cols.: «p53 muta-
7. HARGIS, A.M. y cols.: «A retrospective and bax in gene expression in vi tro tions in mammary tumor cell lines
clinicopathological study of 212 and in vivo». Oncogene 9:1799, and corresponding tumor tissues in
dogs with cutaneous hemangiomas 1994. the dog». Cancer Lett. 111:173,
and hemangiosarcomas». Vet. 21. M OLES, J.P.: «p53 gene mutations in 1997
Pathol. 29: 316, 1992. human epithelial skin cancers».
32. V AUX, D. y cols.: «Bcl-2 gene pro-
8. HOLLSTEIN, M. y cols.: «p53 mutations Oncogene 8:853, 1993.
in human cancers». Science 22. NIKULA, K.J. y cols.: «Ultraviolet motes haemopoietic cell survival and
253:49, 1991. radiation, solar dermatosis, and cuta- cooperates with c-myc to immortalize
9. KAMB, A.: «Sun protection factor neous neoplasia in Beagle dogs». pre-B cells». Nature 335:440,
p53». Nature 372:730, 1994. Radiation Res. 129:11, 1992. 1988.
10. KRAEGEL, S.A. y cols.: «Sequence 23. O KUDA, M. y cols.: «Molecular clo- 33. WILLIAMS, G.T. y SMITH, C.A.:
analysis of canine p53 gene in the ning and chromosomal mapping of «Molecular regulation of apoptosis:
region of exons 3-8». Cancer Lett. feline p53 tumor suppressor gene». J. genetic controls on cell death». Cell
92:181, 1995. Vet. Med. Sci. 55:801, 1993. 74:777, 1993.
11. KRAEMER, K.H.: «Sunlight and skin 24. O KUDA, M. y cols.: «Cloning of feli- 34. W ONG, M. y G RUBER , J.: «Viral inte-
cancer: another link revealed». Proc. ne p53 tumor suppressor gen and its ractions with the p53 gene in human
Natl. Acad. Sci. USA 94:11, aberration in hematopoietic tumors».
cancer: NCI workshop». J. Natl.
1997. Int. J. Cancer 58:602, 1994.
Cancer Inst. 86:177, 1994.
12. LANE, D.P.: «p53, guardian of the 25. P ITOT, H.C. y DRAGAN, Y.P.: «Facts
genome». Nature 358:15, 1992. and theories concerning the mecha- 35. Z IEGLER, A. y cols.: «Mutation hots-
13. L EVINE, A.J. y cols: «The p53 tumor nisms of carcinogenesis». FASEB J. pots due to sunlight in the p53 gene
suppressor gene». Nature 351:453, 5:2280, 1993. of nonmelanoma skin cancers». Proc.
1991. 26. REN, Z.P. y cols.: «Human epidermal Natl. Acad. Sci. USA 90:4216,
14. M ADEWELL, B.R. y cols.: «Sunlight cancer and accompanying precur- 1993.

CAPITULO II CARCINOGENESIS, p53 Y NEOPLASIAS CUTANEAS

i
ONCOLOGIA CUTANEA

DRS. JAUME ALTIMIRA y MIQUEL VILAFRANCA

Servicio de Diagnóstico Histopatológico Veterinario, Histovet


Montserrat, 9. 08192 Sant Quirze del Vallès (Barcelona)

Ltérmino tumor cutáneo incluye aquellos crecimientos no necesariamente neoplási-


cos que derivan de la epidermis o de los anejos cutáneos, de células mesenqui-
matosas de soporte o de otros tipos celulares constituyentes del tejido cutáneo8.
Este artículo contiene una revisión de los procesos tumorales cutáneos más comu-
nes en el perro y el gato y en él se hace especial hincapié en las novedades más
destacables tanto a nivel de investigación como en los cambios epidemiológicos aparecidos
en los últimos años.

CAPITULO III REVISION ACTUALIZADA DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO

i
ONCOLOGIA CUTANEA

INTRODUCCION de técnicas que permiten determinar de forma más


precisa la histogénesis y el grado de malignidad de
cada neoplasia (inmunohistoquímica, citometría de
N cada uno de los
flujo, etc.).
tipos tumorales se
Actualmente se acepta que, en conjunto, son pocos
incluye información
los procesos neoplásicos cutáneos con comportamien-
práctica sobre la
to clínico maligno y muchas de las neoplasias histoló-
presentación clíni-
gicamente malignas tienen un pronóstico favorable si
ca, etiología, com-
son tratadas a tiempo y de forma adecuada6,17. Esta
portamiento del
tumor y pronóstico. evidencia ha hecho cuestionarse a numerosos grupos
No es el objetivo de esta revisión la de investigación la utilidad y validez de una clasifica-
inclusión de las pautas terapéuticas. ción histolomorfológica a menudo extremadamente
Para obtener información más deta- compleja y detallada22. Este tipo de clasificaciones
llada sobre las posibles terapias en permiten compilar información prospectiva y pueden
cada caso recomendamos remitirse a ser por lo tanto útiles desde el punto de vista acadé-
la bibliografía reseñada. mico o de investigación. Sin embargo, se sabe que
Las características macroscópicas, muchas de las divisiones y nomenclaturas utilizadas
la localización de la masa y los corresponden a menudo a distintos patrones morfoló-
hallazgos citológicos pueden ser gicos de un mismo tipo tumoral que tienen en realidad
orientativos en lo que refiere a la cla- comportamientos biológicos idénticos. En este repaso
sificación del tumor, pero es siempre queremos reflejar esta situación agrupando bajo un
en última instancia el estudio histoló- mismo apartado distintos tipos tumorales con caracte-
gico del tejido el que nos permitirá rísticas muy similares desde el punto de vista clínico y
clasificar la neoplasia de forma más de su pronóstico.
acurada y establecer un pronóstico
individualizado. NODULOS NO NEOPLASICOS
(especies canina y felina)
CLASIFICACION HISTOLOGICA
En este apartado agrupamos algunas formaciones no
La primera publicación que nor- neoplásicas derivadas de componentes cutáneos que
malizó y clasificó los procesos neo- clínicamente muestran en muchas ocasiones caracterís-
plásicos en las especies domésticas ticas macroscópicas idénticas a crecimientos neoplási-
fue, en 1974, la editada por la cos7,8,17,22.
O rganización Mundial de la
Salud18,19. Basada en criterios his- Quistes. Pueden ser de origen epitelial epidérmico o
t o m o rfológicos, algunas de las folicular. Son formaciones aisladas en la mayoría de
nomenclaturas establecidas en casos y pueden aparecer asociadas a irritaciones cró-
aquella publicación han sido modi- nicas. La extirpación quirúrgica es curativa. Los quistes
ficadas posteriormente gracias a la de origen glandular apocrino pueden originar de una
información proporcionada por estu- sola o de múltiples glándulas. Los quistes dermoides
dios prospectivos y retrospectivos son formaciones congénitas consecuencia de un desa-
amplios así como por la aplicación rrollo anómalo de la epidermis y anejos.

CAPITULO III REVISION ACTUALIZADA DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO

i
ONCOLOGIA CUTANEA

Nevos. Se consideran formaciones no- Especie canina


neoplásicas de aparición espontánea
que consisten en la proliferación de uno En esta especie se considera que la piel es el órga-
o más elementos cutáneos maduros. no más frecuentemente afectado por procesos neoplá-
Existen, por lo tanto nevos adnexales, sicos (un 30% del total de neoplasias)3,15. Algunas
foliculares, colagenosos, epidérmicos y razas predispuestas a desarrollar tumores cutáneos son
apocrinos. Ocasionalmente son múlti- el boxer, el scottish terrier, el bull mastiff, el basset
ples pero no recidivan y son de pro- hound, el weimaraner, el kerry blue terrier y el norwe -
nóstico muy favorable. gian elkhound17. Las neoplasias cutáneas con mayor

TABLA I Resumen-esquema de las características biológicas de algunos de


los procesos frecuentes en la especie canina (-, nula; +, baja; ++,
media; +++, alta)

Tipo tumoral Infiltración Presentación Recidivas Potencial


múltiple metastático

Histiocitoma –/+ –/+ –/+ –


Mastocitoma +/+++ +/++ +/+++ +/+++
Adenoma hepatoides + ++/+++ +/++ –
Schwann., Hemangiopericit. +/++ –/+ +/++ –/+
Lipoma –/++ –/+ –/++ –
Queratoacantoma/Epitelioma + +/++ + –
Adenoma sebáceo –/+ +/++ –/+ –/+
Melanoma benigno + –/+ – –
(melanocitoma)
Melanoma maligno ++/+++ –/+ ++/+++ +++
Tumores foliculares –/+ +/++ –/+ –
Papiloma – ++/+++ – –
Basalioma +/++ + –/+ –
Hemangioma – –/+ – –
Sarcomas de Tejidos Blandos ++/+++ –/+ ++/+++ –/+
(Fibrosarcoma, Mixosarcoma)
Carcinoma cél. Escamosas ++/+++ +/++ ++/+++ ++/+++
Hemangiosarcoma ++/+++ –/+ +++ ++/+++
Adenocarcinoma Hepatoides ++/+++ ++ ++/+++ ++/+++
Fibroma –/+ –/+ – –
Plasmacitoma –/+ +/++ –/+ –
Linfoma +/++ ++/+++ ++/+++ ++/+++

CAPITULO III REVISION ACTUALIZADA DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO

i
ONCOLOGIA CUTANEA

incidencia en esta especie son el his- pronóstico para estas neoplasias es favorable, ya que
tiocitoma, el mastocitoma, el lipoma, en la mayoría de casos desaparecen espontáneamen-
los tumores de glándulas sebáceas y el te. Estudios recientes demuestran que los animales
schwannoma. Tan sólo un tercio de los inmunosuprimidos pueden estar predispuestos a sufrir
procesos neoplásicos en el perro mues- una infección por Papillomavirus10.
tran características histológicas de
malignidad y la proporción de neo- Otras presentaciones menos frecuentes son los
plasias con comportamiento localmen- papilomas cutáneos y los papilomas invertidos.
te agresivo y elevado potencial metas- Estos se presentan de forma aislada y, aunque exis-
tático es aún menor (ver tablas I)7,17. ten descripciones puntuales en la bibliografía de
transformación maligna, la extirpación quirúrgica es
Tumores epiteliales por lo general curativa. Clásicamente se han apli-
cado autovacunas para acelerar el proceso de cura-
Tumores benignos de ción. Sin embargo, debe hacerse mención de que
células escamosas se han descrito casos de desarrollo de carcinoma
de células escamosas en puntos de aplicación de la
Papilomatosis Oral Canina es la vacuna7.
única neoplasia cutánea canina de la
que se conoce una etiología vírica. Es Epitelioma intracutáneo cornificante/queratoacanto -
transmisible por contacto y se mani- ma. Este tumor benigno puede presentarse aislado,
fiesta por la aparición de múltiples aunque frecuentemente lo hace de forma múltiple y
formaciones verrucoides afectando afecta predominantemente las zonas dorsales del cue-
mucosas (principalmente la oral). El llo y tronco. La apariencia clínica es a menudo la de

TABLA II Resumen-esquema de las características biológicas de algunos


de los procesos neoplásicos más frecuentes en la especie felina
(-, nula; +, baja; ++, media; +++, alta)

Tipo tumoral Infiltración Presentación Recidivas Potencial


múltiple metastático

Sarcomas de Tejidos Blandos ++/+++ +/++ +++ –/+


(Fibrosarcoma, HFM, etc.)
Carcinoma cél. escamosas ++/+++ +/++ ++/+++ ++
Basalioma +/++ –/+ –/+ –/+
Mastocitoma –/+ + –/+ –/+
Tumor gl. Ceruminosas +/++ –/+ ––/+++ +/+++
Linfoma ++/+++ ++/+++ ++/+++ +++

CAPITULO III REVISION ACTUALIZADA DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO

i
ONCOLOGIA CUTANEA

una masa con un poro central por el muy buen pronóstico, ya que muy raramente recidivan
que sale material pastoso (queratina tras la extirpación quirúrgica y no poseen potencial
degenerada)7,8. metastático7.

Carcinoma de células Tumores de glándulas sebáceas


escamosas
Son tumores derivados de células epiteliales especia-
Crece a partir de células epiteliales lizadas. Acostumbran a presentarse de forma solitaria
escamosas que producen queratina, preferentemente en la zona de la cabeza, aunque en
ya sea a nivel cutáneo, o en mucosas razas predispuestas como el Caniche Miniatura, el
(especialmente oral). Mediante técni- Cocker Spaniel, el Husky Siberiano y el Samoyedo no
cas de hibridación in situ, estudios es infrecuente la presentación múltiple. La gran mayoría
recientes han demostrado la presen- de los tumores sebáceos se comportan de forma benig-
cia de ADN de Papillomavirus, y se na y no recidivan tras la extirpación quirúrgica. Las for-
están realizando investigaciones para mas malignas son muy infrecuentes y, cuando apare-
determinar el papel de este virus en la cen, se comportan de forma infiltrativa, y se han des-
aparición de estas neoplasias. La crito también casos aislados de metástasis7,22.
exposición a la luz ultravioleta es un
factor causante de la aparición de Adenoma de glándulas hepatoides: estas neoplasias
estas neoplasias, por lo que los ani- se derivan de glándulas sebáceas especializadas y a
males de capa de color clara o blan - pesar de que son más frecuentes en la región perianal
ca se encuentran predispuestos7. (de ahí el misnoma "tumores de glándulas perianales"),
Pueden aparecer en cualquier área pueden en realidad aparecer en cualquier localiza-
cutánea, pero son especialmente fre- ción. Se sabe que la exposición de estas glándulas a
cuentes los derivados del epitelio los andrógenos lleva a la aparición de hiperplasias y
subungueal, pudiendo afectar múlti- posteriormente adenomas. La extirpación quirúrgica es
ples dígitos. Son tumores localmente curativa en la mayoría de casos, excepto en aquellos
infiltrativos y agresivos, aunque la en los que, en estadios avanzados, se ha producido
extirpación quirúrgica amplia, espe- infiltración en tejidos vecinos. Es frecuente que apa-
cialmente en estadios iniciales de rezcan nuevos crecimientos tras una primera extirpa-
desarrollo, puede ser curativa, ya que ción quirúrgica, por lo que es muy recomendable la
las metástasis tienden a ocurrir en castración. Ocasionalmente se detectan en machos
aquellos casos menos diferenciados y castrados y en hembras, animales que pueden estar
en estadios tardíos de crecimiento8. expuestos a hormonas endógenas (posiblemente de
origen adrenal)22.
Tumor de células basales
La forma maligna (adenocarcinoma de glándulas
Se presentan como nódulos delimi- hepatoides) de esta neoplasia se considera infrecuen-
tados o exofíticos, solitarios, típica- te. Se comportan de forma altamente infiltrativa y pue-
mente en la zona de la cabeza o cue- den metastatizar a los ganglios linfáticos sacros y
llo. A pesar de que existen distintos sublumbares. La castración no tiene efecto sobre el pro-
patrones histológicos, todos tienen nóstico de estas neoplasias 22.

CAPITULO III REVISION ACTUALIZADA DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO

i
ONCOLOGIA CUTANEA

Tumores de glándulas apocrinas zación profunda, estas neoplasias acostumbran a


detectarse en estadios avanzados de su desarrollo,
Los tumores derivados de las glán- cuando el tumor ha infiltrado profundamente. A menu-
dulas sudoríparas de los anejos cutá- do ha metastatizado ya a ganglios regionales (sublum-
neos aparecen de forma delimitada y bares, sacros) en el momento del diagnóstico, ya que
son de comportamiento benigno en la tienden a hacerlo en estadios tempranos. Pueden pro-
mayoría de casos. Existen sin embar- vocar sintomatología local por infiltración en el recto o
go formas benignas de presentación general al ser causantes de hipercalcemia como sín-
múltiple, especialmente afectando la drome paraneoplásico 22.
zona del cuello y escápula, donde
puede afectar amplias áreas de teji- Tumores foliculares
do (cistomatosis apocrina)8. Las for-
mas neoplásicas malignas (adenocar - A pesar de que existen clasificaciones histopatológi-
cinoma) evolucionan formando pla- cas detalladas de estos tumores según sus patrones
cas cutáneas duras e inflamadas que microscópicos (tricoepitelioma, tricolemmoma, piloma -
a menudo ulceran y poseen un eleva- trixoma, etc.), en nuestra opinión es preferible agru-
do potencial metastático a los gan- parlos por motivos prácticos, puesto que sus compor-
glios regionales y a los pulmones en tamientos clínicos y pronósticos son muy similares. Se
estadios iniciales del proceso7. presentan como masas aisladas, bien delimitadas y
Tumores de glándulas ceruminosas: muestran preferencia por la cabeza, cuello y rabo.
derivan de las glándulas apocrinas Ocasionalmente pueden comportarse de forma infiltra-
especializadas del canal auditivo. tiva a nivel local y, muy raramente, se han descrito
Aproximadamente 2/3 de estas neo- metástasis a ganglios regionales o pulmones22.
plasias son de carácter benigno (ade-
nomas) y aparecen como crecimien- Tumores melanocíticos
tos exofíticos que provocan una sinto-
matología clínica similar a la de las Son neoplasias derivadas de las crestas neurales y
otitis externas crónicas. Se cree que que se comportan en el perro de forma muy distinta a
la irritación crónica que provocan la especie humana, en la que tienen un grave pronós-
estas otitis puede tener un papel tico. Los criterios de clasificación de estos tumores en
importante en su aparición. Los carci- el perro se basan en la localización anatómica y las
nomas de glándulas ceruminosas se características citológicas del tumor. En general es
comportan de forma agresiva local- correcto decir que los tumores melanocíticos que apa-
mente y poseen un elevado potencial recen en las áreas cutáneas con pelo son de carácter
metastático7,8. benigno (algunos autores los denominan "melanocito -
mas"). Se presentan como nódulos aislados, con forma
Adenocarcinomas apocrinos de los y pigmentación variable, y no recidivan tras la extirpa-
sacos anales: se derivan de glándu- ción quirúrgica7.
las apocrinas asociadas a los sacos Los tumores melanocíticos malignos ("melanoma malig -
anales, se sitúan en la región ventro- no") presentan características citológicas de atipia, un
lateral de éstos y conectan directa- elevado índice mitótico, tienen comportamiento local-
mente con su luz. Debido a su locali- mente infiltrativo y agresivo y poseen un elevado poten-

CAPITULO III REVISION ACTUALIZADA DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO

i
ONCOLOGIA CUTANEA

cial metastático. Son frecuentes en la dan pie a recidivas locales. Este constituye el problema
mucosa oral, uniones mucocutáneas y clínico principal, ya que las metástasis (pulmonares) se
a nivel subungueal. Aproximadamente desarrollan en un bajo número de casos, y tienden a
un 10% de estas neoplasias afectan producirse solamente en los casos de crecimiento rápido
áreas cutáneas con pelo, y en esta- y características histológicas atípicas. Mientras que algu-
dios iniciales pueden presentar carac- nos de estos tipos tumorales presentan por lo general un
terísticas macroscópicas idénticas a comportamiento local moderadamente infiltrativo y no
las formas benignas7. poseen practicamente potencial metastático (hemangio -
pericitoma, neoplasias de vainas nerviosas -células de
Tumores mesenquimatosos Schwann- como el neurolemmoma, neurofibroma y el
schwannoma), otros pueden comportarse de forma más
Tumores de células fusiformes agresiva localmente, recidivan de forma rápida y pose-
en un potencial metastático discretamente superior (fibro -
Existe en la bibliografía una detalla- sarcoma, mixosarcoma, histiocitoma fibroso maligno).
da clasifición de estas neoplasias Este último grupo de neoplasias se originan a partir de
según su histomorfología y el tipo de fibroblastos y se cree que los distintos patrones histológi-
matriz extracelular que producen. La cos podrían en realidad representar manifestaciones de
mayoría de estas neoplasias son de un mismo tipo tumoral7,20.
origen fibroblástico y pueden por lo
tanto aparecer a nivel de dermis o Tumores de adipocitos
tejido subcutáneo.
La mayoría se comportan de forma benigna (lipoma),
Fibroma molle, fibroma durum y y sólo un bajo porcentaje de éstos se presentan de
mixoma: tumores de fibroblastos con forma múltiple. Algunos casos infiltran tejidos adyacen-
comportamiento benigno y muestran tes como las fascias o la musculatura estriada (lipoma
delimitación y consistencia variable infiltrativo), produciéndose recidivas locales de progre-
según las proporciones de colágeno sión lenta y sin potencial metastático. Las formas malig-
y mucina que producen. Muy rara- nas de los tumores de adipocitos (liposarcoma) crecen
mente recidivan tras la extirpación de forma rápida e invasiva hacia los tejidos vecinos,
quirúrgica8. aunque las recidivas locales tras una extirpación
amplia y las metástasis son infrecuentes7,8.
Sarcomas de tejidos blandos: neo-
plasias derivadas de células mesenqui- Tumores vasculares
matosas con características malignas.
Son tumores con comportamiento infil- Son neoplasias derivadas de las células endoteliales
trativo local, aunque su ritmo de creci- de los vasos. Se sabe que la exposición solar juega un
miento y potencial metastático son muy papel importante en la aparición y transformación
variables. En general, son tumores que maligna de estos tumores, produciéndose especialmen-
crecen de forma mal definida, infiltran- te en animales de capa de color claro, de pelo corto y
do o formando capas concéntricas, las en la piel expuesta más directamente a la luz solar. En
más externas de las cuales a menudo la forma benigna (hemangioma), estos tumores crecen
no son extirpadas quirúrgicamente y de forma aislada y delimitada y, gracias a su conteni-

CAPITULO III REVISION ACTUALIZADA DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO

i
ONCOLOGIA CUTANEA

do en sangre, son fáciles de delimitar características clínicas y el comportamiento de estos


y extirpar quirúrgicamente de forma procesos han permitido reconocer cuatro síndromes y
completa. Ocasionalmente se presen- se ha establecido una clasificación preliminar de los
tan de forma múltiple, en cuyo caso la mismos1:
tendencia a la recidiva y a la transfor-
mación a la forma maligna (heman - Histiocitoma cutáneo. Es la neoplasia cutánea más
giosarcoma) es mayor. Los hemangio- frecuente en la especie canina. Se presenta en la gran
sarcomas son tumores que crecen de mayoría de casos en forma de placa o nódulo erite-
forma mal definida, rápida e infiltrati- matoso, aislado y afecta principalmente animales de
va hacia los tejidos profundos, por lo edad inferior a 4 años. El crecimiento de estos tumores
que son difíciles de delimitar quirúrgi- se autolimita y regresan de forma espontánea. Muy
camente y frecuentemente recidivan. raramente recidivan tras la extirpación quirúrgica.
Su potencial metastático se considera
inferior al de sus equivalentes en órga- Histiocitosis. Se considera actualmente un proceso
nos internos (bazo, hígado, miocar- inflamatorio reactivo que puede ser cutáneo o sistémi -
dio), aunque esto puede deberse a co. Aunque inicialmente se describió asociado al
que su detección clínica se realiza en Boyero de Berna, puede también aparecer en otras
estadios tempranos de desarrollo. Es razas. Se desconoce el origen de este tipo de reac-
importante siempre en hemangiosar- ciones, aunque se sospecha que las infecciones bac-
comas cutáneos considerar la posibili- terianas o fúngicas pueden actuar como agentes induc-
dad de que se trate de un foco de tores. Se cree que existe en estos animales una altera-
metástasis en la piel de un tumor pri- ción en la inmunorregulación, ya que el control de la
mario en un órgano interno7. progresión de estos síndromes requiere la administra-
ción de fármacos inmunomoduladores.
Procesos histiocíticos
Sarcoma histiocítico. Se trata de un proceso neoplási-
Son derivados de las células cutá- co localmente agresivo con preferencia por las extremi-
neas dendríticas presentadoras de dades y puede infiltrar tejido articular. Se describen oca-
antígeno –de morfología histiocítica–, sionalmente crecimientos metastáticos de estas neopla-
poco estudiadas aún en la especie sias en los ganglios regionales o en órganos internos.
canina. En la patogénesis de estos
procesos juegan un papel importante Histiocitosis maligna. También inicialmente descrita
los factores genéticos, las alteracio- en el Boyero de Berna, se sabe actualmente que
nes en la respuesta inmunitaria y la puede aparecer en otras razas. Se trata de un proce-
expansión clonal de estas células. En so neoplásico maligno, agresivo y de pronóstico grave
la especie humana, aunque la mayo- a corto plazo. Su localización es multicéntrica y rara-
ría de casos pueden ser clasificados mente afecta el tejido cutáneo y subcutáneo.
como fenómenos reactivos, la clonici-
dad de algunos de ellos es claramen- Tumores de mastocitos
te indicativa de un proceso neoplási-
co. A pesar de que estos estudios no Son neoplasias extremadamente heterogéneas en su
se han realizado aún en el perro, las presentación y comportamiento; la mayoría se presen-

CAPITULO III REVISION ACTUALIZADA DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO

i
ONCOLOGIA CUTANEA

tan como nódulos o placas aisladas, que en muchos casos se comportan de forma infiltrati-
pero no es infrecuente la aparición de va y son de difícil delimitación quirúrgica. Las metásta-
múltiples crecimientos en un mismo sis tienden a producirse a los ganglios regionales y al
animal. Aunque pueden aparecer a bazo e hígado en estadios avanzados7.
cualquier edad, son más frecuentes a Se describen diversos síndromes paraneoplásicos
partir de los 4 años. En cachorros se asociados a estos tumores como consecuencia de la
observan a menudo múltiples focos liberación de sustancias biologicamente activas. Estos
de proliferación de mastocitos, aun- incluyen las ulceraciones gastroduodenales, hemorra-
que este fenómeno podría representar gias locales, retraso de cicatrización y, ocasionalmen-
un proceso no-neoplásico (hiperplási- te, shock anafiláctico 7,17.
co reactivo) similar a la urticaria pig -
mentosa de la especie humana 17. Linfoma cutáneo
Es una de las neoplasias de más fácil
diagnóstico citológico (ver artículo cito- La piel actúa como un verdadero órgano linfoide que
logías), aunque debe también realizar- participa en la defensa del organismo. Los linfomas
se un estudio histológico para poder (=linfosarcomas) cutáneos se originan a partir de las
evaluar todos los criterios de maligni- células linfoides asociadas a la piel (SALT). La presen-
dad del proceso (pleomorfismo, índice tación clínica de estas neoplasias es muy variable e
mitótico, infiltración). Existen distintas incluye la presencia de máculas, placas, nódulos, eri-
nomenclaturas en la literatura para la tema, ulceración, alopecias y proliferaciones papilo-
clasificación de los mastocitomas, matosas. Estas lesiones pueden ser aisladas, múltiples
basadas en sus características de dife- y progresan, pudiendo afectar amplias áreas cutá-
renciación citológica2,14. Aunque hay neas. En estadios más avanzados se afectan los gan-
una cierta correlación entre los distintos glios linfáticos periféricos y órganos internos como el
grados de diferenciación de estos hígado y el riñón. Algunos hallazgos hematológicos
tumores y su comportamiento clínico, (no siempre presentes) son anemia, linfopenia, linfoci-
las excepciones son frecuentes y es por tosis y neutrofilia 7.
lo tanto muy importante realizar un La presentación histopatológica es igualmente varia-
estudio clínico (localización, tamaño, ble. Actualmente se sabe que aquellas neoplasias que
delimitación, velocidad de crecimien- presentan epiteliotropismo (Mycosis Fungoides) se ori-
to, linfadenopatía regional) e histopa- ginan de linfocitos T, mientras que entre los no-epite-
tológico individualizado de cada caso liotrópicos predominan los de linfocitos T, aunque se
para establecer un tratamiento y pro- han observado también linfomas de células B4.
nóstico13,17. El pronóstico es grave a largo plazo, aunque existen
Estamos plenamente de acuerdo diferentes protocolos terapéuticos que pueden prolon-
con la afirmación de Goldschmidt y gar la vida del animal21.
Shofer: todos los tumores de mastoci -
tos deben ser considerados malignos Plasmocitoma
y todos tienen potencial, aunque
variable, para desarrollar crecimien - Se presenta en la gran mayoría de casos como un
tos multicéntricos y metastáticos. Las nódulo aislado, bien delimitado de los tejidos circun-
recidivas locales son frecuentes, ya dantes. El tumor se comporta de forma benigna y las

CAPITULO III REVISION ACTUALIZADA DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO

i
ONCOLOGIA CUTANEA

recidivas son muy infrecuentes tras la pueden ser tratadas satisfactoriamente si se detectan
extirpación quirúrgica 7,22. en estadios iniciales de crecimiento (tabla II)6,7.
Un bajo porcentaje de plasmacito-
mas (alrededor del 3%) producen Tumores epiteliales
amiloide y recidivan después de la
extirpación quirúrgica. Muy ocasio- Carcinoma de células escamosas
nalmente pueden aparecer de forma
multifocal y afectar otros órganos Se sabe que en el desarrollo de este tipo de neopla-
como la médula ósea, por lo que es sias juega un papel importante la exposición cutánea
siempre conveniente realizar un segui- a la luz solar. Esta exposición provoca, en primera ins-
miento estricto después de la cirugía. tancia, alteraciones displásicas (pre-neoplásicas) en
Este seguimiento puede realizarse queratinocitos de la epidermis que reciben el nombre
mediante proteinogramas periódicos, de queratosis actínica17. La manifestación clinica de
puesto que estas neoplasias frecuen- esta entidad puede consistir en costras, escamas, ulce-
temente se caracterizan por causar raciones o placas en las áreas cutáneas menos prote-
una hipergammaglobulinemia mono- gidas (pabellones auriculares, plano nasal y hocico).
clonal7,22. Es altamente recomendable el estudio histológico de
estas lesiones, puesto que clínicamente no pueden dife-
ESPECIE FELINA renciarse del estadio neoplásico del proceso7,8.
La queratosis actínica puede progresar a carcinoma
En la especie felina los tumores cutá- de células escamosas (CCE). Esta neoplasia se divide,
neos se consideran, en estudios reali- según el grado de desarrollo, entre las que se encuen-
zados en EE. UU., los segundos en tran a nivel más superficial, sin penetrar la membrana
frecuencia tras los procesos neoplási- basal de la epidermis (CCE in situ) y las que muestran
cos hematopoyéticos3,15. Según comportamiento infiltrativo hacia la dermis (CCE inva -
nuestros datos, sin embargo, es posi- sivo). En estos estadios la neoplasia puede metastatizar
ble que en nuestro país sean los a nivel local y a órganos distantes8,22.
segundos en frecuencia después de
los de origen mamario. Las neopla- Enfermedad de Bowen (CCE
sias cutáneas con mayor incidencia in situ multicéntrico)
en esta especie son el carcinoma de
células escamosas, los sarcomas, el El CCE in situ multicéntrico es una entidad clínica
tumor de células basales y el tumor de infrecuente consistente en la aparición multifocal de
mastocitos7. En el gato, un porcenta- lesiones costrosas en forma de placas, a menudo alo-
je superior al 65% de las neoplasias pécicas, que preferentemente afectan a cabeza, cue-
cutáneas presentan características his- llo, área escapular, extremidades anteriores y dígitos.
tológicas malignas y se comportan de Estas lesiones, contrariamente a lo que ocurre en el
forma agresiva a nivel local, por lo CCE, tienden a localizarse en zonas pigmentadas con
que cobra una importancia destaca- pelo. Se sospecha la posibilidad de una etiología víri-
da su diagnóstico precoz y la toma ca o tóxica –como ha sido reconocido en la especie
de medidas terapéuticas, puesto que humana–, aunque ésta no ha sido demostrada hasta el
la gran mayoría de estas neoplasias momento en la especie felina. Las lesiones pueden per-

CAPITULO III REVISION ACTUALIZADA DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO

i
ONCOLOGIA CUTANEA

manecer inactivas durante un largo destruir planos profundos y recidivan con mayor fre-
período de tiempo y ocasionalmente cuencia. Se ha demostrado que el pronóstico está en
se ha descrito transformación de estas función del grado de diferenciación histológica del
lesiones a CCE invasivo y aparición tumor: aquellos que muestran presencia de nidos celu-
de CCE oral asociado. En general, la lares con producción de perlas de queratina tienen un
extirpación quirúrgica completa es mejor pronóstico que los organizados en láminas y
curativa, aunque con frecuencia apa- cordones infiltrativos sin producción de queratina6.
recen nuevas lesiones 17.
Tumor de células basales
Carcinoma de células
escamosas (CCE Invasivo) Esta neoplasia se origina a partir de las células basa-
les pluripotenciales de los anejos cutáneos o de la epi-
Según el área geográfica, se consi- dermis, y tiende a aparecer en animales de 7 a 10
dera la primera o segunda neoplasia años. Algunos estudios consideran ésta la neoplasia
cutánea felina en incidencia. Consiste epitelial más frecuente en la especie felina. Se presen-
en la invasión de queratinocitos de la ta en la mayoría de casos en forma de masa aislada,
epidermis más allá de la membrana que puede ser pigmentada –a menudo contienen gran
basal, penetrando en la dermis, tejido cantidad de pigmento melánico– y alcanzar hasta 10
subcutáneo, ganglios regionales y cm de diámetro. A la palpación son masas compactas
órganos distantes como los pulmones y desplazables, no adheridas a planos profundos8,22.
en fases más avanzadas7. El comportamiento de estas neoplasias es casi siem-
Por tratarse de una neoplasia indu- pre benigno. Aunque pueden aparecer nuevos creci-
cida por la exposición solar, existe un mientos en zonas cercanas, la extirpación quirúrgica
riesgo 13 veces superior de apari- es curativa y muy raramente metastatizan. Como ocu-
ción en gatos blancos que en aque- rre en otros tipos tumorales, sin embargo, aquellos
llos con pigmentación cutánea. Las localizados en el área digital pueden comportarse de
lesiones tienden a aparecer preferen- forma más agresiva 8,22.
temente en pabellones auriculares,
hocico o plano nasal, y consisten en Tumores de glándulas ceruminosas
eritema e inflamación con costras que
p ro g resan a úlceras invasivas. Son tumores derivados de las glándulas sudoríparas
Pueden también aparecer en forma (apocrinas) especializadas del conducto auditivo exter-
de ulceraciones superficiales con bor- no y en la especie felina tienden a afectar animales de
des elevados6. edad avanzada y a comportarse de forma maligna
Aunque agresivos localmente, estos (adenocarcinoma). Se sospecha en su patogénesis del
tumores tardan en metastatizar, por lo papel de la irritación provocada por las otitis crónicas,
que en general la extirpación com- puesto que a menudo se asocia a esta patología, aun-
pleta del pabellón auricular en esta- que pueden también aparecer sin causa aparente6,22.
dios iniciales de desarrollo confiere La presentación clínica puede consistir en un cuadro
un buen pronóstico al animal. de prurito o supuración en el conducto auditivo y
Aquellos tumores invasivos localiza- puede visualizarse un crecimiento nodular, a menudo
dos en plano nasal u hocico pueden exofítico. A pesar de que los tumores benignos acos-

CAPITULO III REVISION ACTUALIZADA DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO

i
ONCOLOGIA CUTANEA

tumbran a crecer de forma peduncu- tifocal de masas de elevada consistencia, evolución


lada y los adenocarcinomas tienden rápida, mal delimitadas y con adherencias en tejidos
a hacerlo de forma infiltrativa y se vecinos. No se describe una terapia efectiva y aunque
presentan como crecimientos difusos en estadios iniciales pueden extirparse quirúrgicamen-
y ulcerados, se recomienda en todos te, son frecuentes las recidivas y la aparición de nue-
los casos una extirpación quirúrgica vas masas. El pronóstico es grave6. En nuestra expe-
amplia, ya que algunos tumores riencia, esta presentación es rara en España.
malignos pueden tener un componen-
te exofítico e infiltrar a su vez en su Fibrosarcomas aislados de gatos viejos. Tienden a
porción más profunda. presentarse de forma aislada en cualquier área cutá-
Los adenocarcinomas se comportan nea en animales de 8 a 10 años, no infectados por
de forma infiltrativa, pueden afectar virus, y son de consistencia elevada, de contorno irre-
estructuras vecinas como la glándula gular, crecimiento lento y mal delimitado. Las metásta-
salival parotídea y producir deforma- sis se consideran infrecuentes (14%) y afectan predo-
ción facial. Las metástasis al ganglio minantemente los pulmones. Se aconseja una extirpa-
regional (parotídeo o submandibular) ción quirúrgica el máximo de amplia que permitan los
se producen en estadios iniciales del tejidos vecinos, ya que son tumores con una elevada
proceso y se encuentran a menudo tendencia a las recidivas. La quimioterapia puede faci-
presentes en el momento de presenta- litar su extirpación quirúrgica ya que reduce el volumen
ción a la clínica 6,22. de la masa. El pronóstico empeora proporcionalmente
a la presencia de criterios histológicos de malignidad
Tumores mesenquimatosos (mitosis, pleomorfismo celular y anaplasia) y mejora en
aquellos tumores localizados en áreas en las que
Fibrosarcoma puede efectuarse una cirugía agresiva6.

Se trata de un tumor derivado de Fibrosarcomas asociados a vacunación. Desde los


fibroblastos del tejido dérmico o sub- primeros casos descritos en 1992, se sabe que existe
cutáneo y es la neoplasia más fre- una asociación estadística entre la administración de
cuente en esta especie. En la actuali- vacunas y la aparición de sarcomas en la especie feli-
dad se separa en tres entidades clíni- na. A pesar de que se han descrito casos asociados a
cas con características clínicas dife- la administración de vacunas de la rinotraqueítis, cali-
renciadas5, 6. civirus y panleucopenia, solamente se ha conseguido
establecer una relación estadística entre la aparición
Fibrosarcomas múltiples de gatos de sarcomas y la administración de vacunas del virus
jóvenes. Aparece con mayor frecuen- de la Leucemia Felina (FeLV) y de la Rabia.
cia en animales de edad inferior a 5 Investigaciones realizadas en EE. UU. indican que la
años, infectados a la vez con el virus incidencia de estas neoplasias es baja, describiéndo-
de la Leucemia Felina (FeLV) y el virus se en distintos estudios 10 a 20 casos por cada
del Sarcoma Felino, que se ve favo- 100.000 animales vacunados de FeLV o rabia.
recido del primero para su replica- También se conoce que el riesgo de desarrollar fibro-
ción en fibroblastos. La presentación sarcoma aumenta con el numero de vacunaciones que
clínica consiste en un crecimiento mul- ha recibido el animal en la zona afectada. Aunque se

CAPITULO III REVISION ACTUALIZADA DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO

i
ONCOLOGIA CUTANEA

desconoce aún la patogenia exacta tamos algunos consejos que esta Asociación propone
de estas neoplasias, un estudio y que creemos aplicables también a nuestro país6.
reciente ha demostrado que no se
encuentran asociadas a la presencia — Seguir los protocolos de vacunación especificados
de aluminio en el adyuvante, a la por la casa comercial.
casa comercial de la vacuna, a la vía — Realizar vacunaciones subcutáneas cuando sea
de administración (subcutánea o mus- posible. Las masas a este nivel se palpan con mayor
cular) ni a la presencia de infección facilidad y por lo tanto pueden ser detectadas en esta-
por el virus de la Inmunodeficiencia dios iniciales, facilitando la posibilidad de una extir-
Felina (FIV) o por el FeLV6,9. pación quirúrgica completa. Es preferible vacunar a
Actualmente se cree que la transfor- nivel de la extremidad. En el caso de recidivas, la
mación neoplásica puede ocurrir a amputación del miembro sería curativa.
partir de fibroblastos y miofibroblas- — Administrar las vacunaciones en áreas corporales
tos reactivos en inflamaciones cróni- distintas. Si se utiliza siempre un área para el mismo
cas locales inducidas por adyuvantes tipo vacunal, se podrá establecerse en el futuro una
vacunales, antígenos o ambos 11. relación entre tipo vacunal y aparición de sarcoma.
El intervalo entre la administración (Rabia: pierna derecha; FeLV: pierna izquierda; vacu-
de la vacuna y la aparición del tumor nas vivas modificadas: región interescapular).
oscila entre 3 meses y 3 años. — Utilizar vacunas sin adyuvantes (cuando sea posible).
Cuando aparece, crece de forma — Agitar el producto antes de la administración.
rápida, infiltrativa y muy raramente — Evitar vacunas con aluminio.
metastatiza16. A pesar de que la — Evitar vacunas combinadas.
extirpación quirúrgica puede ser cura-
tiva, son muy frecuentes las recidivas, Mastocitomas
incluso en casos en los que histológi-
camente se observa márgenes Esta neoplasia tiende a aparecer en animales de edad
amplios sin tejido tumoral. Esto puede media o avanzada (de 8 a 10 años). En la especie feli-
deberse a la presencia de distintos na existen dos presentaciones clínicas. La forma visceral
comportamientos en misma masa afecta principalmente órganos abdominales, aunque se
tumoral o al hecho de que con fre- han descrito también metástasis cutáneas y presentación
cuencia estas neoplasias presentan simultánea en órganos internos y piel. La forma cutánea
crecimientos "satélite", alejados de la se presenta afectando piel y tejido subcutáneo y se mani-
masa principal6. fiesta como una placa o nódulo que superficialmente
La Asociación Americana de puede mostrar alopecia o ulceración. En animales jóve-
Veterinarios Clínicos Felinos aconseja nes (edad inferior a 4 años) los mastocitomas cutáneos
continuar los protocolos habituales tienden a presentarse de forma aislada y pueden remitir
de vacunación de rabia y FeLV, dada espontáneamente. En animales de mayor edad se pre-
la baja incidencia de estas neopla- sentan predominantemente de forma aislada, aunque
sias en el total de la población vacu- aquellos con mayores signos histológicos de malignidad
nada y al elevado riesgo que supon- (atipia celular, mitosis) pueden aparecer distintos nódulos
dría su suspensión para la salud espaciados en el tiempo. Las recidivas locales tras la extir-
humana y felina. A continuación lis- pación quirúrgica son infrecuentes y sólo ocasionalmente

CAPITULO III REVISION ACTUALIZADA DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO

i
ONCOLOGIA CUTANEA

se han descrito casos aislados de preferentemente la zona de la cabeza, extremidades,


metástasis a ganglios regionales y a tórax y abdomen 6.
órganos internos. Aunque no ha sido Histológicamente se divide el linfoma cutáneo entre
aún suficientemente investigada, algu- aquellos que muestran epiteliotropismo (Mycosis
nos autores sugieren que puede existir Fungoides) y los que afectan únicamente dermis y/o
relación entre el mastocitoma cutáneo y tejido subcutáneo. Los primeros se componen por lin -
la presencia de infección por el FIV6,7. focitos T mientras que entre los segundos predominan
Los síndromes paraneoplásicos se los de linfocitos B 4.
consideran menos frecuentes que en El comportamiento de estas neoplasias es similar al
el perro, aunque han sido descritas de otros tipos de linfoma. En estadios avanzados pue-
las ulceraciones gastroduodenales. den afectar múltiples o amplias áreas cutáneas y
metastatizan a ganglios regionales y a órganos inter-
Linfoma cutáneo nos. La extirpación quirúrgica de lesiones iniciales o
aisladas mejora el pronóstico y se describen distintos
Se considera infrecuente en la espe- protocolos de quimioterapia con eficacia variable6,7.
cie felina y afecta predominantemen-
te animales de edad avanzada. TUMORES DEL DIGITO
Recientemente se ha descrito que (ESPECIES CANINA Y FELINA)
puede existir una relación entre esta
neoplasia y la existencia de infección Entre los tumores primarios del dígito se encuentran el
latente por el FeLV. La presentación clí- carcinoma de células escamosas, los carcinomas de
nica es extremadamente variable e glándulas ecrinas y, menos frecuentemente, el heman-
incluye pápulas, placas, nódulos, giosarcoma, el melanoma y los tumores de células
úlceras, dermatitis exfoliativa, costras, basales. Estos tumores tienden a comportarse de forma
eritema o alopecia. Tiende a apare- más agresiva que sus equivalentes en otras áreas cutá-
cer de forma aislada, aunque tam- neas y pueden metastatizar a ganglios regionales u
bién puede ser multifocal, afectando órganos internos 12.

BIBLIOGRAFIA

1. A FFOLTER, V.: «L'istiocitosi». 14.° 5. D ODDY, F.D. y cols.: «Feline fibrosar- to unlock factors related to feline
Congreso anual de la ESVD, Pisa. comas at vaccination sites and non- injection-site sarcomas». JAVMA,
113-117, 1997. vaccination sites». J. Comp. Path. 202:1551-1554, 1993.
2. BOSTOCK, D.E. y cols.: «The prognosis 114:165-174, 1996. 10. L E NET, J. L. y cols.: «Multiple pig-
following surgical removal of mas- 6. F OX, L.E.: «Feline cutaneous and sub- mented cutaneous papules associa-
tocytomas in the dog». J. Small Anim. cutaneous neoplasms». The Vet. Clin. ted with a novel canine
Pract. 14:27-40, 1973. North Am.- Sm. Anim. Pr. 25:961- Papillomavirus in an immunosupres-
3. BOSTOCK, D.E.: «Neoplasms of the 979, 1995. sed dog». Vet. Pathol. 34:8-14,
skin and subcutaneous tissues in 7. GOLDSCHMIDT, M.H. y SHOFER, F.S.: 1997.
dogs and cats». Br. Vet. J. 142:1-19, «Skin Tumours of the Dog and Cat». 11. MACY, D.W. y HENDRICK, M.J.: «The
1986. Pergamon Press, 1992. potential role of inflammation in the
4. DAY, M.J.: «Immunophenotypic cha- 8. G ROSS, T.L. y cols.: «Veterinar y development of postvaccinal sarco-
racterization of cutaneous lymphoid Dermatopathology». Ed. Mosby Year mas in cats». The Vet. Clin. North
neoplasia in the dog and cat». J. Book, 1992. Am-Sm. Anim. Pr. 26:103-109,
Comp. Path. 112:79-96, 1995. 9. K AHLER, S.: «Collective effort needed 1996.

CAPITULO III REVISION ACTUALIZADA DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO

i
ONCOLOGIA CUTANEA

12. M ARINO, D.J. y cols.: «Evaluation of ges for veterinary medicine». J. Natl. 20. WILLIAMS , M. McC. y MIDDLETON,
dogs with digit masses: 117 cases Cancer Inst. 50:457-466, 1973. D.J.: «Immunohistochemistry of cani-
(1981-1991)». JAVMA. 27:726- 16. RUDMANN, D.G. y cols.: «Pulmonar y ne cutaneous mesenchymal tumours».
728, 1995. and mediastinal metastases of a vac- Proc. del III Congreso Mundial de
13. McC AW, D.L. y cols.: «Response of cination-site sarcoma in a cat». Vet. Dermatología Veterinaria. p.90.
canine mast cell tumors to treatment Path. 33:466-469, 1996. Edinburgo, Escocia, septiembre,
with oral prednisone». J. Vet. Int. 17. S COTT, D.W. y cols.: «Small Animal 1996.
Med. 8:406-408, 1994. Dermatology». 5.a De. W.B. 21. WITHROW , S.J. y M ACE WEN, E.G.:
14. PATNAIK, A.K. y cols.: «Canine cutane- Saunders Company, 1995. «Small Animal Oncology». 2.a De.
ous mast cell tumours: Morfologic gra- 18. WEISS, E. y FRESE, K.: «Tumours of the W.B. Saunders Company, 1996.
dings and survival time in 83 dogs». skin». Bull. Wld. Hlth. Org. 50:79- 22. Y AGER , J.A. y Wi LCOCK, B.P.:
Vet. Pathol. 21:469-474, 1984. 100, 1974. «Color Atlas and Text of Surgical
15. PRIESTER, W.A.: «Skin tumours in 19. WEISS, E.: «Tumours of the soft Pathology of the Dog and Cat». Ed.
domestic animals: Data from 12 (mesenchymal) tissues». Bull. Wld. M o s b y - Year Book Europe Ltd.,
United States and Canadian colle- Hlth. Org. 50:101-110, 1974. 1994.

CAPITULO III REVISION ACTUALIZADA DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO

i
ONCOLOGIA CUTANEA

DRS. MIQUELVILAFRANCA y JAUME ALTIMIRA

Servicio de Diagnóstico Histopatológico Veterinario, Histovet


Montserrat, 9. 08192 Sant Quirze del Vallés (Barcelona)

UANDO nos enfrentamos a un proceso que afecta al tejido cutáneo, éste se suele
plantear como un problema exclusivamente dermatológico. Ahora bien, es posi-
ble que, en contadas ocasiones, algunas dermatopatías se desarrollen de forma
secundaria a procesos neoplásicos que afectan a órganos internos. Reconocer
en estos casos la lesión cutánea como una dermatopatía paraneoplásica no
sólo representa una valiosa herramienta de diagnóstico para detectar el cáncer cuando
todavía se encuentra en una fase incipiente de su desarrollo, sino que evita también plan-
tear un tratamiento para el que no existe solución. En este artículo se revisa el comporta-
miento de la piel como marcador de neoplasias internas, mediante la revisión de los sín-
dromes paraneoplásicos cutáneos y algunas formas peculiares de metástasis cutáneas
(neoplasias cutáneas secundarias).

CAPITULO IV SINDROMES PARANEOPLASICOS CUTANEOS Y NEOPLASIAS CUTANEAS SECUNDARIAS:


MARCADORES DE CANCER
i
ONCOLOGIA CUTANEA

INTRODUCCION nivel del tejido cutáneo en forma de dermatopatías


más o menos específicas. En dermatología humana,
A sintomatología algunas de estas dermatopatías llevan años descritas,
que provoca un y son reconocidas como herramientas de diagnóstico
tumor suele rela- valiosas para detectar procesos malignos (enfermedad
cionarse con la de Cushing -hiperadrenocorticismo pituitario-, síndrome
invasión directa o de Cushing asociado a neoplasia adrenal, síndrome
metastática que adrenocorticotrópico ectópico con adenocarcinoma
produce en los pancreático, hypertrichosis lanuginosa acquisita aso-
tejidos sanos. ciada a adenocarcinoma de colon y erythema gyratum
Ahora bien, los tumores también pue- repens debido a múltiples tipos de adenocarcino-
den provocar alteraciones que no ma).17,18 En medicina veterinaria, y exceptuando
están asociadas directamente con el algún clásico como el hiperadrenocorticismo, justo
crecimiento del tejido neoplásico. ahora empiezan a describirse SPs cutáneos (SPCs).
Toda la sintomatología que producen Además de los SPCs, la piel también se comporta
las neoplasias, aunque no de forma como marcador neoplásico de ciertos tumores que
directa por la invasión física del muestran predilección por generar metástasis, de forma
tumor, se conoce como síndromes más o menos constante, en localizaciones muy concre-
paraneoplásicos (SPs). tas. Aunque en estos casos no se trata de SPs, estas
Si bien el mecanismo por el que se "neoplasias cutáneas secundarias" pueden dar la señal
producen estos síndromes no se cono- de alarma sobre la presencia, e incluso el origen, de
ce exactamente en la mayoría de neoplasias primarias internas todavía subclínicas.
casos, es probable que su incidencia En este artículo se revisan de forma sucinta la mayo-
sea incluso mayor que la presenta- ría de dermatopatías paraneoplásicas descritas hasta
ción del tumor en sí (secreción hor- ahora en el perro y en el gato, así como algunas neo-
monal ectópica, alteraciones neuro- plasias cutáneas secundarias que actúan a modo de
vasculares, disregulaciones del siste- marcador de tumores internos. Salvo alguna excep-
ma inmunológico, etc.). Por este moti- ción, la patogenia de estas dermatopatías todavía es
vo, la singularidad que caracteriza desconocida, y su documentación está basada casi
estos síndromes les confiere un valor siempre en casos esporádicos.
diagnóstico y pronóstico relevantes.
En medicina de pequeños animales, SINDROMES PARANEOPLASICOS
los SPs con caracter sistémico están CUTANEOS EN EL PERRO
ampliamente descritos y reconocidos
(p.e., caquexia, alteraciones hemáti- Dermatofibrosis nodular -
cas y hemostáticas, alteraciones deri- Adenocarcinoma renal
vadas de la producción ectópica de
hormonas, CID, osteopatía hipertrófi- Los perros afectados por la Dermatofibrosis Nodular
ca, nefropatías, fiebre, alteraciones (DN) desarrollan nodulaciones dérmicas múltiples y neo-
neurológicas, etc.) 15. Ahora bien, en plasias renales24. Las nodulaciones aparecen en la
algunos casos, los SPs se manifiestan parte distal de las extremidades, pueden extenderse a
de forma particularmente intensa a la cabeza y el tronco, tienen un diámetro variable (2-5

CAPITULO IV SINDROMES PARANEOPLASICOS CUTANEOS Y NEOPLASIAS CUTANEAS SECUNDARIAS:


MARCADORES DE CANCER
i
ONCOLOGIA CUTANEA

cm), son consistentes y están adheri- deben encaminarse a determinar la presencia de neo-
das al tejido subcutáneo. En ocasio- plasias renales. La evaluación de la funcionalidad
nes, aparecen alopécicas y más rara- renal, los exámenes radiológicos o la ecografía pue-
mente ulceradas. Los animales afecta- den revelar la presencia de estas neoplasias. Sin
dos siempre son Pastores Alemanes o embargo, ante un diagnóstico precoz del síndrome, es
razas relacionadas (p.e., Alsacianos), relativamente frecuente que las neoplasias renales
sin predisposición de sexo. Aunque todavía no se hayan manifestado morfológicamente.
los nódulos pueden llegar a provocar Es por ello que estos animales deben someterse a un
cierto malestar, el estado general del exhaustivo seguimiento. En hembras, además de las
animal es completamente normal. neoplasias renales, también pueden aparecer de
El carácter distintivo del proceso forma adicional leiomiomas uterinos.
frente a otros diagnósticos diferencia- Hasta ahora se han descrito diferentes tipos de lesión
les es el curso progresivo de la lesión. renal asociada a la DN: quistes no neoplásicos, nódu-
Los nódulos se inician como forma- los hiperplásicos y displásicos, adenomas y cistadeno -
ciones solitarias, que progresan hasta carcinomas. Posteriormente se ha demostrado, sin
formar numerosas tumoraciones. embargo, que todo este espectro de lesiones corres-
Los análisis laboratoriales suelen ser ponde en realidad a diferentes estadíos del mismo
completamente normales (en algún tumor: un carcinoma renal cromofílico-eosinofílico, aná-
caso se observa azotemia). La biopsia logo a un oncocitoma25. Esta neoplasia se desarrolla
de estos nódulos revela una prolifera- de forma bilateral y puede metastatizar a vísceras
ción de colágeno maduro, que se dis- abdominales (bazo e intestino) 24.
pone de forma nodular en todo el espe- La etiopatogenia de la DN, y en concreto la interrela-
sor dérmico. No tiene carácter infiltrati- ción entre los nódulos cutáneos y la neoplasia renal, es
vo ni rasgos agresivos (necrosis). desconocida. Se ha conseguido determinar que el sín-
Con todos estos datos, cabe consi- drome tiene carácter hereditario, y se transmite a la des-
derar los siguientes diagnósticos dife- cendencia en un patrón autosómico dominante12. Es pro-
renciales: nevus (hamartoma) colage- bable que la neoplasia renal se desarrolle de forma pri-
noso, fibroma durum, dermatofibro- maria y estimule, a través de algún mecanismo paracri-
ma, displasia adnexal, hipertrofia no, las lesiones cutáneas, ya que la nefrectomía del riñón
cicatricial y dermatofibrosis nodular. más afectado por el tumor produjo en un caso la involu-
El fibroma, el dermatofibroma y la ción temporal de los nódulos cutáneos1. El papel atribui-
hipertrofia cicatricial suelen ser tumo- do en principio a TGF-β, una citoquina producida por
raciones únicas, mientras que el der- neoplasias renales que estimula la proliferación fibroblás-
matofibroma tiene un componente tica e inhibe la expresión de colagenasas, se ha puesto
epidérmico hiperplásico y displásico, en duda por estudios in vitro que demuestran niveles séri-
ausente en este caso. El nevus cola- cos de TGF-β en perros afectados por DN incluso más
genoso y la displasia adnexal pue- bajos que en perros normales26. Probablemente, el desa-
den presentarse de forma múltiple, rrollo de las lesiones cutáneas obedezca bien a otras cito-
pero afectan cualquier raza de perro quinas moduladoras de la matriz extracelular y que tam-
y con una distribución aleatoria. bién son secretadas por algunas neoplasias renales (p.e.,
Una vez obtenido un diagnóstico EGF), o bien a un incremento de los receptores para estas
presuntivo de DN, todos los estudios citoquinas en el tejido dérmico (TGF-β-R, EGF-R)14.

CAPITULO IV SINDROMES PARANEOPLASICOS CUTANEOS Y NEOPLASIAS CUTANEAS SECUNDARIAS:


MARCADORES DE CANCER
i
ONCOLOGIA CUTANEA

Dermatitis necrolítica ticularmente del tercio posterior del tronco. Es caracte-


Superficial-Glucagonoma rístico que algunos de estos animales tengan historias
clínicas previas compatibles con una hepatopatía
La Dermatitis Necrolítica Superficial (PD/PU, ictericia, elevación de valores hepáticos, tras-
(DNS) afecta a animales adultos y se tornos gastroentéricos, anorexia, etc.).
caracteriza por el desarrollo de pla- El análisis laboratorial detecta de forma constante
cas eritematosas, úlceras y costras hiperglicemia y una elevación variable de la fosfatasa
distribuidas principalmente en abdo- alcalina, alanina aminotransferasa y bilirrubina, pero
men ventral y almohadillas, exten- sin acidosis ni cetosis. También puede detectarse hiper-
diéndose en ocasiones a codos, glucagonemia e hipoaminoacidemia. El cuadro de
nariz, escroto, zona perianal, aspec- diabetes puede controlarse con la administración de
to lateral de las extremidades poste- insulina hasta que, transcurridos unos días, la glucosa
riores y lecho ungueal10. En algunos sérica empieza a mostrar valores erráticos que pasan
casos, también se observa un adel- a ser incontrolables. Este incremento drástico de la glu-
gazamiento del espesor cutáneo, par- cosa en sangre se acompaña de un incremento mar-
cado de los valores hepáticos, así como de un dete-
rioro rápido del estado general.
La biopsia cutánea revela un edema laminar con
paraqueratosis e hiperplasia de queratinocitos basales
(fig. 1). Esta lesión histopatológica es patognomónica
de la DNS (sin. Eritema migratorio necrolítico,
Dermatosis Ulcerativa asociada a Diabetes mellitus,
Dermatopatía diabética, Síndrome hepatocutáneo),
una dermatopatía análoga a la descrita en casos de
Diabetes mellitus y tumores pancréaticos endocrinos en
la especie humana.
El examen ecográfico del abdomen puede revelar la
presencia de una masa pancreática, que en la lapa-
rotomía se manifiesta siempre como un tumor afectan-
do de forma focal el lóbulo derecho del páncreas. Se
trata de un carcinoma pancreático endocrino produc-
tor de glucagón (glucagonoma).
La asociación de Diabetes mellitus sin cetoacidosis y
DNS se conoce en el hombre como "Síndrome del
Glucagonoma". En el perro, solamente en un caso de
DNS se han demostrado valores elevados de gluca-
Fig. 1.— Dermatitis necrolítica Superficial-
gón en el suero2. Posiblemente, la DNS se desarrolla-
Glucagonoma. El exceso de glu-
cagón liberado por el tumor pan- ría como consecuencia de una disminución intensa de
creático endocrino trastorna la los niveles de aminoácidos (en especial triptófano) vía
maduración epidérmica, provo- gluconeogénesis, ya que las mismas lesiones se obser-
cando una intensa hiperplasia y van en la especie humana en casos de malabsorción
edema laminar. proteica y dietas deficientes. Por otro lado, es proba-

CAPITULO IV SINDROMES PARANEOPLASICOS CUTANEOS Y NEOPLASIAS CUTANEAS SECUNDARIAS:


MARCADORES DE CANCER
i
ONCOLOGIA CUTANEA

ble que la variabilidad de la gluce- reacciones medicamentosas, el eritema nodosum, el


mia con valores marcadamente erráti- embolismo, la pancreatitis, las tromboflebitis, la periar-
cos sea debida a la presencia de dis- teritis nodosa, las vasculitis leucocitoclásticas, algunos
cretos focos de insulinoma dentro del tumores y determinadas alteraciones nutricionales. El
mismo glucagonoma, ya que los car- hecho de que algunas paniculitis sean debidas a neo-
cinomas pancreáticos endocrinos, en plasias les confiere en este caso carácter de SPC.
general, están compuestos por más En perros, la aparición de paniculitis como resultado
de un tipo celular productor de hor- de neoplasias internas se ha descrito asociada a tumo-
mona. A pesar de ello, resulta curio- res pancreáticos 13. Estos animales desarrollan un cua-
so que la DNS no se haya observado dro de paniculitis diseminada con un carácter necroti-
todavía en casos de insulinoma. zante. Las lesiones se caracterizan por el desarrollo de
Hasta ahora, en todos los casos nodulaciones ulceradas y supurativas. El carácter asép-
descritos de DNS asociada a gluca- tico de la paniculitis y el desarrollo de una sintomato-
gonoma en el per ro, la resección del logía sistémica (gastrointestinal o pancreática) pueden
tumor pancreático no conlleva una hacer sospechar que la paniculitis se ha desarrollado
disminución de la intolerancia a la como lesión secundaria.
glucosa. La degeneración vacuolar Es imperativo en estos casos practicar una analítica
hepática que desarrollan estos ani- completa con especial énfasis en los valores pancreáti-
males secundaria a la neoplasia cos (amilasa y lipasa). La biopsia de las lesiones cutá-
puede que comprometa la capaci- neas suele aportar información valiosa, ya que, de
dad de degradación del hígado. El forma característica, la paniculitis contiene áreas de teji-
pronóstico a largo plazo es desfavo- do graso necrótico y mineralizado, un hallazgo relativa-
rable. Los escasos animales en los mente distintivo frente a otros tipos de inflamación del
que se ha practicado un seguimiento panículo (fig. 2)29.
post-quirúrgico evolucionaron hacia
un cuadro de severa pancreatitis.

Paniculitis necrotizante
diseminada-Adenocarcinoma
pancreático

La inflamación del tejido adiposo


localizado entre la dermis y las fas-
cias de la musculatura subcutánea
(paniculitis) es una lesión relativamen-
te frecuente, aunque con un origen
extremadamente variado. Entre las
causas de paniculitis se encuentran
algunos procesos infecciosos (bacte- Fig. 2.— Paniculitis necrotizante diseminada-Adenocarcinoma
rianas, micóticas, algas), lesiones pancreático. Los enzimas liberados por el tumor pan-
traumáticas, el lupus eritematoso, las creático exocrino necrosan el tejido graso subcutá-
inflamaciones reumatoides, algunas neo, que posteriormente se mineraliza.

CAPITULO IV SINDROMES PARANEOPLASICOS CUTANEOS Y NEOPLASIAS CUTANEAS SECUNDARIAS:


MARCADORES DE CANCER
i
ONCOLOGIA CUTANEA

El pronóstico del cuadro es altamen- a neoplasias, sino que pueden ser debidas a procesos
te desfavorable, ya que estos perros hiperplásicos, degenerativos e incluso y iatrogénicos.
desarrollan carcinomas pancreáticos Todo ello confiere a las dermatopatías endocrinas un
agresivos. El mismo tipo de paniculi- valor escaso como marcadores de cáncer.
tis, sin embargo, también puede Por su extensión e inespecificidad, en este artículo úni-
observarse en casos de pancreatitis. camente se hace referencia de forma sucinta a todos
La relación entre la neoplasia pacre- aquellos tumores que se manifiestan en el tejido cutá-
ática y la paniculitis es desconocida. neo a través de su actividad hormonal, o a través del
Probablemente, la liberación de lipa- efecto que produce su crecimiento en la funcionalidad
sas a partir del tumor de páncreas exo- de órganos endocrinos (para mayor información sobre
crino (o la destrucción de tejido acinar las alteraciones cutáneas y el cuadro clínico, el autor
exocrino en el caso de la pancreatitis) refiere a los lectores a otras excelentes publicaciones
contribuyen a la degeneración del teji- sobre el tema) 7,20.
do graso subcutáneo. De hecho, los Las principales hormonas con capacidad de afectar
perros afectados por el síndrome mues- el tejido cutáneo y que son potencialmente secretadas
tran valores séricos de lipasa y amila- por neoplasias incluyen los glucocorticoides, los estró-
sa muy elevados. Ahora bien, aparen- genos y los andrógenos.
temente deben existir otros factores El Hiperadrenocorticismo (Síndrome de Cushing), pro-
(¿isquemia, trombosis ?) que contribu- vocado por un exceso de glucocorticoides circulantes,
yan también a la necrosis del panícu- induce múltiples alteraciones sistémicas y cutáneas
lo, ya que la paniculitis necrotizante no debido a la capacidad de estos metabolitos en aumen-
se desarrolla en todos los animales tar el catabolismo proteico, así como a sus efectos
que sufren pancreatitis, ni en todos los antienzimáticos y antimitóticos (fig. 3)9. El hipergluco-
casos de tumores pancreáticos.

Dermatopatías paraneoplásicas
de origen endocrino
(Endocrinopatías)

Las alteraciones cutáneas producidas


por neoplasias hormonalmente activas
son los SPCs más frecuentes y fácil-
mente reconocibles. Sin embargo, a
pesar de poder tener su origen en dis-
tintos desequilibrios hormonales, el cua-
dro de alteraciones cutáneas resulta
invariablemente común (alopecia simé-
trica bilateral no pruriginosa, con hiper- Fig. 3.— Hiperadrenocorticismo-Adenoma adrenocortical.
pigmentación y fácil depilación). A ello El exceso de glucocorticoides induce una intensa
hay que añadir además el hecho de telogenización folicular y favorece el depósito de
que las alteraciones cutáneas de origen mineral en el colágeno, acabando por producir
endocrino no siempre están asociadas una dermatitis granulomatosa.

CAPITULO IV SINDROMES PARANEOPLASICOS CUTANEOS Y NEOPLASIAS CUTANEAS SECUNDARIAS:


MARCADORES DE CANCER
i
ONCOLOGIA CUTANEA

corticoidismo asociado a neoplasias de tumores, que no afectan ni a la hipófisis ni al tejido


aparece en la mayoría de perros adrenocortical (linfosarcoma, carcinoma bronquial,
como consecuencia de tumores hipo- carcinoma pancreático, etc.). Recientemente, se ha
fisarios (adenomas y adenocarcino- descrito por primera vez un cuadro de hiperadreno-
mas de pars distalis, y más raramente corticismo asociado a un luteoma ovárico, tumores que
de pars intermedia). En un número suelen asociarse a una producción excesiva de estró-
reducido de casos, el hiperglucocorti- genos, andrógenos o progestágenos30.
coidismo de origen neoplásico viene Los estrógenos ejercen su influencia sobre el tejido
provocado por adenomas o adeno- cutáneo incrementando el grado de proliferación epi-
carcinomas funcionales (cortisol) del dérmica, reduciendo la actividad glandular sebácea y
mismo tejido adrenocortical. En el el crecimiento folicular (no se inicia el anagen), provo-
marco del síndrome Adrenocorticotró- cando trastornos de la pigmentación e incrementando
pico Ectópico, la secreción de hor- la producción de matriz extracelular. Las dermatopatí-
mona adrenocorticotrópica o sustan- as producidas por alteraciones en los niveles de estró-
cias análogas a ésta también puede genos que tienen su origen en un tumor pueden afec-
tener su origen en otros múltiples tipos tar tanto a hembras como a machos (fig. 4). El
Hiperestrogenismo en hembras como SPC viene pro-
vocado por neoplasias ováricas (tumores de células de
la granulosa, luteomas, tecomas, sertolinomas, gona-
doblastomas, etc.)6. La ovariohisterectomía suele resol-
ver el cuadro cutáneo, y tiene un buen pronóstico para
la neoplasia, que sólo se comporta de forma agresiva
entre un 10 y un 20% de los casos. El Hiperestroge-
nismo en machos se asocia a tumores testiculares de
células de Sertoli y en menor medida a seminomas.27
El hiperestrogenismo provocado por estas neoplasias
se caracteriza por una dermatopatía endocrina con
signos de feminización. El pronóstico del seminoma y
del sertolinoma es similar (malignidad 10-20% casos),
aunque los seminomas pueden mostrar una mayor
capacidad metastática. Debido a que existe una rela-
ción muy directa entre el desarrollo de la neoplasia, los
niveles de estrógenos y la aparición de la dermatopa-
tía, la castración ofrece una buena respuesta para la
resolución de todo el cuadro. La recidiva de la der-
matopatía es indicativa de la presencia de metástasis
hormonalmente activas.
Fig. 4.— Hiperestrogenismo-Tumor ová-
rico de la granulosa. El exceso Asociadas igualmente a un hiperestrogenismo como
de estrógenos secretados por el consecuencia de tumores testiculares, se han descrito
tumor ovárico inducen teloge- dos alteraciones cutáneas que, al contrario que otras
nización folicular y queratiniza- dermatopatías endocrinas, sí podrían ser consideradas
ción triquilemal (catagen). estrictamente como SPCs: la Dermatosis Prepucial

CAPITULO IV SINDROMES PARANEOPLASICOS CUTANEOS Y NEOPLASIAS CUTANEAS SECUNDARIAS:


MARCADORES DE CANCER
i
ONCOLOGIA CUTANEA

Lineal (hiperpigmentación prepucial) y


la formación de máculas negras en la
región perineal8. Esta última debe
distinguirse de los lentígenos (nevus).
Los andrógenos ejercen acciones
análogas a los estrógenos por lo que
se refiere a su actividad mitótica sobre
la epidermis y a la síntesis de matriz
extracelular, mientras que en el tejido
sebáceo y en el crecimiento folicular
tienen un efecto opuesto. La hipertes-
tosteronemia en machos se asocia al
desarrollo de neoplasias de células
intersticiales del testículo (células de Fig. 5.— Adenoma de glándulas hepatoides-Tumor testicu-
Leydig). Además de la endocrinopatía lar de Leydig. Los andrógenos liberados por el
cutánea, caracterizada en este caso tumor testicular favorecen hiperplasias y neoplasias
por una intensa seborrea oleosa, los del tejido hepatoide perianal.
andrógenos producidos por el tumor
testicular pueden inducir hiperplasia, "paraneoplásicas": la miastenia gravis, la polimiositis,
adenomas de glándulas perianales y cuadros de miocarditis y lesiones dermatológicas. En
glándula tarsal, así como alteraciones la especia felina, se ha descrito un cuadro de derma-
prostáticas, por lo que todas estas tosis exfoliativa, que se inicia afectando las orejas y la
lesiones se podrían considerar como región cervical, para extenderse posteriormente a
SPs (fig. 5)19. A pesar de que algunos zonas amplias de toda la superficie corporal4.
tumores de células de Leydig pueden En fases iniciales, las lesiones se caracterizan por un
llegar a mostrar una imagen histológi- aspecto eritematoso y liquenificado. Al cronificarse,
ca agresiva, no producen metástasis y desarrollan una intensa seborrea y depilación de la epi-
tras la castración, tanto el pronóstico dermis, la cual acaba por desprenderse muy fácilmente.
del tumor como la evolución de las El examen dermatológico no revela ninguna altera-
diferentes lesiones cutáneas suele ción, y sólo en la analítica sanguínea puede detectar-
resultar favorable. se una moderada linfocitosis. El diagnóstico diferencial
incluye dermatosis autoinmunes (p.e., Lupus), intoxica -
SINDROMES PARENOPLASCOS ciones (p.e., talio), reacciones medicamentosas y tras-
CUTANEOS EN EL GATO tornos linfoproliferativos. La biopsia revela un cuadro
de degeneración hidrópica y apoptosis (con satelitosis)
Dermatosis exfoliativa-Timoma de queratinocitos tanto epidérmicos como a nivel de
vainas foliculares. La reacción inflamatoria es muy
El timoma es un tumor relativamente débil, dérmica y de carácter linfocítico.
infrecuente tanto en el hombre como En los pocos casos descritos ahora, los animales fue-
en los animales domésticos. En ron eutanasiados por razones humanitarias al empeo-
ambos, el timoma se ha asociado al rar de forma progresiva las lesiones cutáneas.
desarrollo de diversas alteraciones En el examen post-mortem se detecta una masa

CAPITULO IV SINDROMES PARANEOPLASICOS CUTANEOS Y NEOPLASIAS CUTANEAS SECUNDARIAS:


MARCADORES DE CANCER
i
ONCOLOGIA CUTANEA

mediastínica compatible histológica-


mente con un timoma. Esta neoplasia
no genera metástasis al tejido linfoide
regional ni a órganos distantes. Las
restantes alteraciones descritas como
asociadas a timomas (polimiositis,
miastenia y miocarditis) no se obser-
van en estos animales.
El vínculo entre el desarrollo del timo-
ma y la presentación del cuadro der-
matológico es desconocido. Las
características histopatológicas de
esta dermatosis guardan analogía con
las lesiones producidas en el marco Fig. 6.— Alopecia-Carcinom colangiocelular. La severa insu-
de una reacción de rechazo ("graft vs ficiencia hepática provocada por el tumor trastor-
host disease"). Algunos autores han na la maduración epidérmica y genera una marca-
da alopecia y eritema.
sugerido algún tipo de reaccion
mediada por células T actuando bien
de forma directa (citotóxicas) o bien con eritema en la región ventral del cuello, tórax ventral,
de forma indirecta a través de la abdomen y cara medial de las extremidades, caracteri-
supresión de los mecanismos de con- zada por una fácil depilación y un exceso de lamido que
trol que deberían evitar tal ataque28. les confiere un aspecto brillante de la piel (fig. 6).
La última explicación parece más plau- Algunos gatos también presentan dolor a nivel de almo-
sible en vista a la desproporción que hadillas plantares y rehúsan caminar.
existe entre la infiltración linfocítica en Los análisis laboratoriales no muestran alteraciones
el tejido dermoepidérmico y la grave- relevantes (anemia, leucocitosis, neutrofilia y eosinofilia
dad de las lesiones degenerativas. muy discretas, y en algun caso hyperglobulinemia) ni
ningún indicio que apoye la sospecha de una neopla-
Alopecia-Adenocarcinoma sia interna. Todos los animales son negativos a FIV y
pancreático; Carcinoma FeLV. El examen histopatológico revela una intensa telo-
colangiocelular genización de folículos y atrofia de anejos glandula-
res, con una dermatitis perivascular leve. En uno de los
Asociada a tumores pancreáticos y casos descritos aparecía paraqueratosis, mientras que
hepáticos, se ha descrito en gatos el en el otro se describía una pérdida del estrato córneo.
desarrollo de una dermatopatía carac- La singularidad del cuadro y los diversos análisis per-
terizada por un cuadro de alopecia miten excluir una larga serie de diagnósticos diferencia-
simétrica y bilateral, acompañada de les de alopecia felina. Estos animales no muestran la sin-
pérdida de peso y aletargamiento, con tomatología sistémica (Diabetes mellitus, PD/PU) ni las
un curso de dos semanas a un mes de lesiones histológicas características de hiperadrenocorti-
duración, y afectando siempre anima- cismo. A diferencia de los gatos afectados por alopecia
les de edad avanzada16. Estos indivi- simétrica felina, los tumores pancreáticos les confiere un
duos desarrollan un pérdida de pelo estado de enfermedad sistémica. Además del carácter

CAPITULO IV SINDROMES PARANEOPLASICOS CUTANEOS Y NEOPLASIAS CUTANEAS SECUNDARIAS:


MARCADORES DE CANCER
i
ONCOLOGIA CUTANEA

pruriginoso, las alopecias psicógenas ductos de degradación del tumor), es probable que el
o secundarias a un proceso de hiper- patomecanismo de este proceso guarde una estrecha
sensibilidad no se caracterizan por relación con la DNS, y vuelva a demostrar una vez
una depilación fácil del pelo, que a su más que el mantenimiento de la homeostasis del tejido
vez aparece fragmentado. El Efluvio cutáneo requiere una correcta funcionalidad hepática
Telogénico secundario a una situación y pancreática.
de estrés no muestra adelgazamiento
del espesor cutáneo, microscópica- MARCADORES CUTANEOS DE NEOPLASIAS
mente se observa una telogenización INTERNAS- TUMORES CUTANEOS
difusa sin reacción inflamatoria y se SECUNDARIOS
resuelve de forma espontánea. Estos
animales tampoco presentan síntomas En algunas ocasiones, determinadas neoplasias inter-
característicos de hipertiroidismo nas suelen metastatizar de forma preferente en locali-
(PD/PU, polifagia), y los niveles basa- zaciones muy concretas del tejido cutáneo, convirtien-
les de tiroxina son normales. El resto do a estas lesiones en "marcadores cutáneos" del tumor
de pruebas laboratoriales (raspados, original, el cual, en la mayoría de casos, todavía se
tricogramas, cultivos, biopsia) permiten mantiene subclínico. Algunas de estas metástasis cutá-
descartar otras causas de alopecia neas no tienen ni tan siquiera aspecto tumoral macros-
simétrica bilateral (Demodicosis, der - cópicamente (úlceras, eritemas, placas, etc.). En estos
matofitosis, alopecia areata). casos, es frecuente que el resultado de la biopsia des-
Tras la eutanasia, a la que se llega criba un tumor anaplásico (indiferenciado). Es impor-
por un deterioro grave y rápido del tante recordar que, por regla general, cuanto más
estado general, se detecta en la agresivo es un tumor, mayor capacidad de metástasis
mayoría de casos un adenocarcino- posee, aunque, al mismo tiempo, menor capacidad
ma (acinar o ductal) pancreático con retiene de poder replicar el aspecto exacto del tejido
metástasis a hígado, pleura y perito- original del cual procede y por lo tanto más indiferen-
neo3,16 y más raramente, un carcino- ciado aparecerá. Así pues, ante un diagnóstico de
ma colangiocelular hepático 16. tumor anaplásico, es aconsejable que el veterinario
El mecanismo de acción a través del considere siempre la posibilidad de que, en lugar de
cual estas neoplasias provocan el tratarse de una neoplasia primaria del tejido cutáneo,
cuadro de alopecia bilateral es des- se trate de una metástasis externa de un tumor interno
conocido. En ninguno de los anima- agresivo. En cualquier caso, el informe del patólogo
les afectados se ha podido demostrar debe alertar sobre esta posibilidad, y recomendar qué
una producción anormal de insulina, órgano(s) en concreto deben ser examinados a fondo.
glucagón, somatostatina o ACTH. Veamos a continuación algunas de estas "neoplasias
Teniendo en cuenta que la capacidad cutáneas secundarias".
degradadora del hígado puede En el gato, se han descrito lesiones nodulares subcu-
haberse visto comprometida no sólo táneas, localizadas y de consistencia elevada, en el
por el desarrollo de los tumores hepá- tejido dérmico de la región cervical21. El seguimiento
ticos, sino también por los mismo del caso demostró que estas lesiones correspondían a
tumores pancreáticos (a través de metástasis de adenocarcinomas mamarios y carcino-
mestástasis o por el exceso de pro- mas gástricos, marcadamente agresivos.

CAPITULO IV SINDROMES PARANEOPLASICOS CUTANEOS Y NEOPLASIAS CUTANEAS SECUNDARIAS:


MARCADORES DE CANCER
i
ONCOLOGIA CUTANEA

También en la región cervical, los veterinario no haya advertido todavía lesiones en las
carcinomas faríngeos en el perro pue- cadenas mamarias, que en estos momentos se encuen-
den provocar lesiones cutáneas tran todavía en forma de microtumoraciones. Las mis-
caracterizadas por pápulas, placas y mas lesiones en la región inguinal también pueden ser
nódulos en la región cervical21. producidas por carcinomas colónicos.
Una de las neoplasias cutáneas En casos de adenocarcinoma pancreático, carcinoma
secundarias más frecuentes tanto en yeyunal y teratoma, se han descrito nódulos cutáneos en
perros como en gatos corresponde a la región umbilical, tanto en perros como en gatos5.
la formación de lesiones ulcerativas o Algunos gatos con carcinomas broncogénicos o car -
nodulares en la región inguinal, con cinomas pulmonares de células escamosas asintomáti-
carácter edematoso, y que se desa- cos desarrollan lesiones ulcerativas y destructivas a
rrollan como consecuencia de metás- nivel digital, en ocasiones de forma múltiple (en varias
tasis de adenocarcinomas mamarios extremidades) (fig. 8) 22.
(pseudocelulitis, “carcinoma inflama- Finalmente, algunas leucemias (LLC) infiltran el tejido
torio”) (fig. 7)23. Es característico en cutáneo en perros (Leucemia cutis), provocando lesio-
estos casos que el animal haya sufri- nes en forma de máculas, pápulas, nódulos y úlceras
do neoplasias mamarias previas que en diversas localizaciones 11.
se creían resueltas, o que incluso el El motivo por el que se producen todas estas metástasis
de forma aparentemente caprichosa, siempre en la
misma localización, es desconocido. Es probable que
todo ello obedezca a una mezcla de factores anatómi-
cos, hemodinámicos e inmunológicos. Por ejemplo, las
metástasis de carcinomas mamarios y faríngeos pueden
tender a afectar la región axilar, inguinal y cervical a par-
tir de la red vascular linfática simplemente por motivos de
proximidad. Por otro lado, la intensa vascularización que
poseen los gatos a nivel digital para regular su tempera-
tura corporal puede representar un microambiente oxige-
nado con tal intensidad que favorezca la supervivencia
de las metástasis de carcinomas pulmonares (cabe recor-
dar que cuanto más agresivo es un tumor, mayor es su
metabolismo y por tanto mayor vascularización requiere
para su desarrollo). Finalmente, quizás el factor más
importante deba atribuirse a los marcadores de superficie
de las células endoteliales, los cuales rigen de forma
selectiva la adhesión de las células neoplásicas durante
la metástasis.

CONCLUSION
Fig. 7.— Metástasis de un adenocarcino-
ma mamario al tejido cutáneo A pesar del escaso número de SPCs conocidos en
axilar. animales domésticos, del conjunto de dermatopatías

CAPITULO IV SINDROMES PARANEOPLASICOS CUTANEOS Y NEOPLASIAS CUTANEAS SECUNDARIAS:


MARCADORES DE CANCER
i
ONCOLOGIA CUTANEA

el gato (Alopecia Paraneoplásica Felina). Muy proba-


blemente, existe una estrecha relación entre la necesi-
dad del tejido cutáneo por mantener unos niveles ade-
cuados de aminoácidos para su crecimiento y renova-
ción, y el desarrollo de lesiones tumorales, las cuales
de forma directa (gluconeogénesis en adenocarcino-
mas pancreáticos) o indirecta (hiperglucagonemia en
carcinomas colangiocelulares) alteran estos niveles.
Esta hipótesis viene reforzada por el hecho de que la
Dermatitis Necrolítica Superficial en el perro también
puede desarrollarse en el marco de lesiones pancreá-
ticas (Diabetes) y hepáticas (cirrosis macronodulillar,
degeneración vacuolar hepática) que no tienen carac-
ter neoplásico.
La medicina veterinaria todavía se encuentra muy
lejos del uso que practica de estos síndromes la der-
matología en medicina humana para reconocer pro-
cesos internos. En cualquier caso, los SPCs tanto en
el perro como en el gato demuestran que, también
en los animales domésticos, la piel se comporta
Fig. 8.— Metástasis de un carcinoma
como una ventana a través de la cual pueden vis-
pulmonar broncogénico al teji-
do cutáneo digital. lumbrarse procesos neoplásicos internos todavía sub-
clínicos. Y, a pesar de que estas neoplasias suelen
corresponder a tumores de una marcada agresivi-
descritas en esta revisión llama la dad frente a la cual raramente existe tratamiento
atención el aparente vínculo existente efectivo, el diagnóstico precoz puede ser de gran
entre las neoplasias hepáticas (carci- ayuda no sólo desde el punto de vista de aliviar el
nomas conlangiocelulares) y pancreá- sufrimiento del paciente, sino también evitando
ticas (adenocarcinomas) y el desarro- someter al propietario a pruebas, tratamientos y
llo de lesiones cutáneas tanto en el esperanzas inútiles frente a dermatopatías que no tie-
perro (Dermatitis necrolítica superfi- nen solución a pesar de que aparentemente "sólo" se
cial, Paniculitis necrotizante) como en trate de problemas dermatológicos.

BIBLIOGRAFIA

1. ATLEE , B.A.: Observación no publi- cats". J. Am. Anim. Hosp. Assoc. Am. Anim. Hosp. Assoc. 18:295,
cada. 30:557, 1994. 1982.
2. B OND, R. y cols.: «Metabolic epider- 4. CARPENTER , J.L. y HOLZWORTH, J.: 6. FAYRER-HOSKEN, R.A. y cols.: "Follicular
mal necrosis in two dogs with diffe- "Thymoma in 11 cats". J. Am. Vet. cystic ovaries and cystic endometrail
rent underlying diseases". Vet. Rec. , Med. Assoc. 181:248, 1982. hyperplasia in a bitch". J. Am. Vet.
136:466, 1995. 5. C ROWE, D.T. y TODOROFF , R.J.: Med. Assoc. 201:107, 1992.
3. BROOKS, D.G. y cols.: "Pancreatic "Umbilical masses and dicoulorations 7. F REINKEL, R.K.: «Cutaneous manifesta-
paraneoplastic alopecia in three as signs of intrabdominal disease". J. tions of endocrine disease». En:

CAPITULO IV SINDROMES PARANEOPLASICOS CUTANEOS Y NEOPLASIAS CUTANEAS SECUNDARIAS:


MARCADORES DE CANCER
i
ONCOLOGIA CUTANEA

Dermatology in general medicine. induction in dermatofibroma: a role ma with multiple digital metastases in
Fitzpatrick TB ed, New York, for the epidermal growth factor (EGF) a cat». J. Small. Anim. Pract.
McGraw-Hill Book Co., 1993. receptor». Am. J. Dermatopathol. 30:696, 1989.
8. G RIFFIN, C.: «Linear prepucial erythe- 19:35, 1997. 23. SUSANECK, S.J. y cols.: «Inflammatory
ma». Proceedings of the Annual 15. OLGIVIE , G.K.: «Paraneoplastic syn- mammary carcinoma in the dog» J.
Meeting of the American Academy dromes». En Wi t h ro w, S.J., Am. Anim. Hosp. Assoc. 19: 971,
of Veterinary Dermatology and McEwen, E.G. (eds): Clinical 1983.
American College of Veterinary Veterinary Oncology. Philadelphia, 24. SUTER, M. y cols.: «Generalized nodu-
Dermatology, 61, 1986. J.B. Lippincott, pp. 32-42, 1989. lar dermatofibrosis in six Alsatians».
9. GROSS, T.L. y IHRKE, P.J.: «Canine hype- 16. P ASCAL-TENORIO , A. y cols.: Vet. Pathol. 22:632, 1983.
radrecorticism». En: Veterinary der - «Paraneoplastic alopecia associated 25. V I L A F R A N C A, M. y cols.:
matopathology: a macroscopic and with internal malignancies in the " C h ro m o p h i l i c - e o s i n o p h i l i c
microscopic evaluation of canine cat». Vet. Dermatol. 8:47, 1997. (Oncocyte-like) renal cells carcinoma
and feline skin disease. St. Louis, 17. P OOLE, S. y F ENSKE, N.: «Cutaneous in a dog with nodular dermatofibro-
Mosby-Year Book, p. 275, 1992. markers of internal malignancy. sis". Vet. Pathol. 31:713, 1994.
10. G ROSS, T.L. y cols.: «Glucagon-pro- Malignant involvement of the skin 26. VILAFRANCA, M. Observaciones no
ducing pancreatic endocrine tumors and the genodermatoses». J. Am. publicadas.
in two dogs with superficial necroly- Acad. Dermatol. 28:1, 1993. 27. WEAVER, A.D.: "Survey with follow-
tic dermatitis». J. Am. Vet. Med. 18. P OOLE, S. y FENSKE, N.A.: up of 67 dogs with testicular Sertoli
Assoc. 197:1619, 1990. «Cutaneous markers of internal malig- cell tumors". Vet Rec. 113: 105,
11. L EIFER, C.E. y MATUS, R.E.: «Chronic nancy. II. Parenoplastic dermatoses 1983.
lymphocytic leukemia in the dog: 22 and environmental carcinogens». J . 28. Y AGER, J.A. y WILCOCK , B.P.:
cases (1974-1984)». J. Am. Vet. Am. Acad. Dermatol. 28:147, «Exfoliative dermatosis associated
Med. Assoc. 189:214, 1986. 1993. with feline thymoma». En: Color atlas
12. L IUM, B. y M OE, L.: «Hereditary mul- 19. SCOTT, D.W. y REIMERS, T.J.: «Tail and text of surgical pathology of the
tifocal renal cystadenocarcinomas gland and perianal gland hyperpla- dog and cat. Dermatopathology and
and nodular dermatofibrosis in the sia associated with testicular neopla- skin tumors. London, Mosby-Year
German Shepherd Dog: macrosco- sia and hypertestosteronemia in a Book Europe Ltd, 1994, p. 100.
pic and histopathological changes». dog». Canine Pract. 13:15, 1986. 29. YAGER, J.A. y W ILCOCK, B.P.:
Vet. Pathol. 22:44, 1985. 20. SCOTT, D.W. y cols.: «Endocrine "Panniculitis". En: Color atlas and text
13. MASON, K.V.: «Disseminated necroti- and metabolic diseases». En: Small of surgical pathology of the dog and
zing panniculitis associated with animal dermatology. Philadelphia, cat. Dermatopathology and skin
pancreatic carcinoma in a dog». W.B. Saunders, p.626, 1995. tumors. London, Mosby-Year Book
Proceedings of the Annual Meeting 21. SCOTT, D.W. y cols.: «Secondary Europe Ltd., p. 199, 1994.
of the American Academy of skin neoplasms». En: Small animal 30. Y AMINI, B. y cols.: «Ovarian steroid
Veterinary Dermatology and dermatology. 5ed. Philadelphia, cell tumor resembling luteoma asso-
American College of Veterinary W.B. Saunders, p.1096, 1995. ciated with hyperadrenocorticism
Dermatology. St. Louis: 61, 1989. 22. S COTT-MONCRIEFF, J.C. y cols.: (Cushing's disease) in a dog». Vet.
14. MORGAN, M.B. y cols: «Epithelial «Pulmonary squamous cell carcino- Pathol. 34:57, 1997.

CAPITULO IV SINDROMES PARANEOPLASICOS CUTANEOS Y NEOPLASIAS CUTANEAS SECUNDARIAS:


MARCADORES DE CANCER
i
ONCOLOGIA CUTANEA

DRS. JAUME ALTIMIRA y MIQUEL VILAFRANCA

Servicio de Diagnóstico Histopatológico Veterinario, Histovet


Montserrat, 9. 08192 Sant Quirze del Vallès (Barcelona)

A incidencia de tumores cutáneos (neoformaciones neoplásicas y no-neoplásicas)


en el perro y el gato ha sido estudiada por distintos autores, representando áreas
geográficas concretas en cada caso. Es muy probable sin embargo que existan
notables diferencias en la incidencia y prevalencia de las distintas formas neoplá-
sicas entre países y regiones, tanto por la influencia de la climatología y otros fac-
tores ambientales, como por las oscilaciones que se producen en las prevalencias de las dis-
tintas razas en el tiempo y según los países.
En este artículo presentamos un estudio que recoge un total de 494 biopsias de perros y 59
de gatos, llegadas a nuestro laboratorio durante un período de 10 meses y procedentes de
Clínicas y Hospitales Veterinarios privados del Estado español, por lo que creemos constituye
un buen reflejo de la incidencia de los tumores cutáneos en estas especies. Los datos presen-
tados se comparan con trabajos previos realizados por distintos autores en otros países, y se
analizan algunas de las diferencias detectadas.

CAPITULO V ESTUDIO RETROSPECTIVO DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO (1997)

i
ONCOLOGIA CUTANEA

INCIDENCIA DE TUMORES que ello supone en cuanto a la naturaleza de los casos


CUTANEOS SOBRE EL TOTAL tratados y a la mayor facilidad técnica e instrumental
DE PROCESOS NEOPLASICOS de que disponen estos centros para abordar órganos
internos.
Trabajos realizados en EE. UU. indican que en el
N la especie
perro la piel es el tejido más frecuentemente afectado
canina, distintos
por procesos neoplásicos. En nuestro laboratorio son
estudios indican
que las neopla- también las neoplasias cutáneas las más frecuentes en
sias cutáneas y el perro, aunque en un porcentaje muy similar al de las
subcutáneas de origen mamario. En la especie felina, y según aque-
representan entre llos estudios, las neoplasias cutáneas son segundas en
el 30 y el 45% frecuencia después de los procesos hematopoyéticos.
del total de procesos neoplásicos En nuestro país, las neoplasias mamarias son las más
diagnosticados rutinariamente y frecuentes en el gato, seguidas por las que afectan los
constituyen de esta forma las neo- tejidos cutáneos. Estas diferencias pueden justificarse,
plasias más frecuentes en esta espe- en parte, por ser costumbre generalizada en ambas
cie2,5. La incidencia de procesos especies en Norteamérica la castración de las hem-
neoplásicos cutáneos en el perro se bras a edades tempranas, con la disminución que ello
estima en aproximadamente 450 supone en la incidencia de neoplasias mamarias. Por
casos por cada 100.000 animales. otro lado, y en referencia específica a la especie feli-
En el gato, estos estudios sugieren na, cabe mencionar que las neoplasias de los órganos
que las neoplasias cutáneas son linfoides suponen en nuestro caso un porcentaje inferior
segundas en frecuencia, después de al 5%, muy probablemente debido a que la prevalen-
los procesos linfoides, y suponen cia de la infección por el Virus de la Leucemia Felina
aproximadamente una cuarta parte es mucho menor en nuestro país.
del total de neoplasias. La inciden-
cia de tumores cutáneos en la espe- BENIGNIDAD/MALIGNIDAD
cie felina se estima en unos 120
casos por una población de Un estudio especialmente extenso y detallado es el
100.000 animales1,3. realizado por Goldschmidt y Shofer en Estados Unidos
En nuestro estudio observamos que entre 1985 y 1990, y que incluye un total de 29.150
los tumores cutáneos suponen aproxi- casos de tumores cutáneos del perro y 3.260 del
madamente un 40% del total de neo- gato2. Este estudio refleja que aproximadamente el
formaciones diagnosticadas en la 72% de las neoformaciones cutáneas en el perro son
especie canina y un 35% de la felina. de carácter benigno, mientras que en la especie felina
Estos elevados porcentajes pueden éstas suponen tan sólo un 45% (tablas I y II). En nues-
ser debidos en parte a la proceden- tro estudio, las proporciones entre los diferentes grupos
cia de las muestras analizadas. En de neoplasia y el porcentaje de tumores benignos en
algunos de los estudios mencionados la especie canina es similar (77%), pero este último es
el material incluido procedía en un significativamente inferior en la especie felina (25%).
porcentaje elevado de centros docen- Esta diferencia puede ser multifactorial. Por un lado,
tes de referencia, con la desviación influye en este dato el mayor porcentaje en nuestro

CAPITULO V ESTUDIO RETROSPECTIVO DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO (1997)

i
ONCOLOGIA CUTANEA

TABLA I Porcentajes de tumores benignos y malignos en la especie canina


(entre paréntesis los datos obtenidos por Goldschmidt2)

% total %Benignos %Malignos

Epiteliales 34 (35) 84(85) 16(15)


Melanocíticos 4(4) 71(81) 29(19)
Mesenquimatosos 50(50) 66(57) 34(43)
Otros 11(11)

% total 77(72) 33(28)

estudio del carcinoma de células los que se citan porcentajes entre el 16 y el 26%1,2,5.
escamosas en el total de neoplasias Es muy probable que esta diferencia sea debida al
de origen epitelial, que puede deber- incremento en sarcomas asociados a vacunas ocurrido
se a una mayor exposición solar en en los ultimos años (los datos estadísticos de otros auto-
nuestro país. También es de destacar res que figuran en la tabla IV son anteriores a 1991).
que los procesos sarcomatosos (fibro -
sarcoma, schwannoma, histiocitoma TIPOS TUMORALES
fibroso maligno, hemangiosarcoma)
en nuestro estudio suponen aproxima- Aunque el bajo número de casos incluidos en nuestro
damente un 55% del total de tumores trabajo (especialmente de la especie felina) aconseja
cutáneos en el gato, muy por encima interpretar nuestros resultados con precaución, resulta
del reflejado en trabajos previos en interesante comparar estos datos con los obtenidos por

TABLA II Porcentajes de tumores benignos y malignos en la especie felina


(entre paréntesis los datos obtenidos por Goldschmidt2)

% total Benignos Malignos

Epiteliales 29(43) 40(60) 60(40)


Melanocíticos –(1) –(58) –(42)
Mesenquimatosos 71(47) 19(20) 81(80)
Otros 3(9)

% total 25(45) 75(55)

CAPITULO V ESTUDIO RETROSPECTIVO DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO (1997)

i
ONCOLOGIA CUTANEA

TABLA III Prevalencia de tumores cutáneos en el perro. a: incluye displasia


focal de anejos; b: incluye tumor de células reticulares; c: no
especifican localización anatómica

HISTOVET % %Goldsmidt2 %Wilcok5 %Bostock1


(n=494) HISTOVET (n=29.150) (n=4.800) (n=2,616)

Histiocitoma 66 13,4 12 14,3 6,0


Mastocitoma 52 10,5 8,5 10,5 19,2
Adenoma hepatoides 35 7,1 9,3 8 9,8
Schwannoma/ 33 6,7 7,1 7,6 4,2
Hemangiopericitoma 4,2
Lipoma 33 6,7 7,6 6,8 8,5
Quistes no- neoplásicos 28 5,7 4,5 5,8 -
Queratoacantoma/ 23 4,6 1,8 3,6 -
Epitelioma
Adenoma seb. 22 4,4 4 8,3 8,2
Melanoma 21 4,2 3,8 5,4 6,3
(benigno y maligno)
Tumores foliculares 21 4,2 1,4 1,4 <1
Papiloma 20 4 <1 - -
Basalioma 19 3,8 3,7 6,1 4,1
Hemangioma 17 3,4 4,5 4,7 2,4
Fibrosarc./ Mixosarcoma 14 2,8 2,2 1,6 7,4
Nevos 14 2,8 3,7a 3,9a -
Carcinoma 11 2,2 2 2,4 5,4
Céulas escamosas
Displasia focal 10 2 - - -
de anejos
Hemangiosarcoma 9 1,8 1 1,3 1,3
Adenocarcinoma Gl. 9 1,8 <1 - -
Hepatoides
Fibroma 8 1,6 2,1 1,2 2,3
Plasmacitoma 7 1,4 1,5 2,2 -
Linfoma 6 1,2 <1 1,3 3,6b
Adenocarcinoma 3 <1 <1 - -
Apocrinas Perianales
Histiocitoma 2 <1 <1 - -
Fibroso maligno
Carcinoma 2 <1 <1 - -
Células basales
Adenoma Gl. Apocrinas 2 <1 2,1 2,3 <1
Adenocarcinoma 1 <1 <1 1,2c 1,2c
Gl. Apocrinas
Adenoma 1 <1 <1 - -
Gl. Ceruminosas
Adenocarcinoma 1 <1 <1 - -
Gl. Sebáceas
Liposarcoma 1 <1 <1 - -

CAPITULO V ESTUDIO RETROSPECTIVO DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO (1997)

i
ONCOLOGIA CUTANEA

otros autores (tablas III y IV). Puede estudio en la Gran Bretaña actúa como centro de refe-
observarse que los porcentajes de los rencia no sólo para el diagnóstico sino también para
distintos tipos tumorales en el perro el tratamiento de procesos oncológicos. Este hecho jus-
son en esta especie muy similares a tificaría también el mayor porcentaje en sarcomas, lin-
los de estudios previos (tabla III). En fomas y mastocitomas respecto a otros grupos de tra-
prácticamente todos los estudios se bajo que realizan tan sólo análisis histológicos.
menciona el histiocitoma como la En la especie felina existen notables diferencias
neoplasia cutánea más frecuente, entre nuestros resultados y los obtenidos en estudios
exceptuando las cifras obtenidas por anteriores, respecto a las proporciones entre los dife-
Bostock en el Reino Unido. Esta dife- rentes grupos de tumores (tabla II) así como en las
rencia se debe muy probablemente a prevalencias de tumores concretos (tabla IV). Se ha
que el Instituto donde se realizó el mencionado y discutido ya en el apartado anterior el

TABLA IV Prevalencia de tumores cutáneos en el gato

HISTOVET % %Goldschmidt2 %Wilcock5 %Bostock1


(n=59) HISTOVET (n-3.260) (n=487) (n=288)

Fibrosarcoma 24 40,7 16,5 11,3 25,4


Carcinoma 6 10,2 9,6 14,8 17,4
Células Escamosas
Histiocitoma 6 10,2 1,1 1 -
Fibroso Maligno
Basalioma 5 8,5 14,3 22,4 14,7
Mastocitoma 5 8,5 12,3 10,3 7,7
Lipoma 3 5,1 5,5 5,7 2,3
Schwannoma 2 3,4 1,8 - -
Quistes 2 3,4 7 - -
no-neoplásicos
Carcinoma in situ 1 1,7 - - -
Adenocarcinoma 1 1,7 2,4 2,7 -
Gl. Apocrinas
Adenocarcinoma 1 1,7 2,4 - -
Gl. Ceruminosas
Adenoma 1 1,7 1,6 2,3 -
Gl. Sebáceas
Hemangiosarcoma 1 1,7 2,9 3,5 1
Linfoma 1 1,7 2,7 - -

CAPITULO V ESTUDIO RETROSPECTIVO DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO (1997)

i
ONCOLOGIA CUTANEA

mayor número relativo en esta espe- obtenidos por otros autores en el continente americano
cie de sarcomas y carcinomas de y Gran Bretaña, se han detectado en la especie felina
células escamosas obtenido en nues- notables diferencias entre nuestros datos y los obteni-
tro estudio respecto a trabajos pre- dos en aquellos estudios. El incremento en la inciden-
vios. Los porcentajes en otros tipos cia de sarcomas felinos asociados a la administración
tumorales como el basalioma o el de vacunas subcutáneas justifica en gran parte estas
mastocitoma obtenidos en nuestro diferencias, puesto que los estudios mencionados
estudio son inferiores a los de otros recogen datos anteriores a la aparición de este fenó-
centros muy probablemente como meno. También la elevada insolación en nuestro ámbi-
consecuencia de la distorsión que to geográfico puede influir notablemente en la preva-
produce el elevado número de pro- lencia de ciertos tipos tumorales (p.ej., Carcinoma de
cesos sarcomatosos. células escamosas).
Aunque el número de casos incluidos en nuestro estu-
CONCLUSION dio es limitado, los datos obtenidos son de gran inte-
rés epidemiológico para conocer la influencia de posi-
Mientras que las prevalencias de los bles factores ambientales y poder estudiar, mediante la
distintos tipos tumorales en la especie realización de estudios periódicos, los posibles cam-
canina en España son similares a los bios en la prevalencia de los distintos tipos tumorales.

BIBLIOGRAFIA

1. BOSTOCK, D.E.: «Neoplasms of the skin 3. P RIESTER, W.A.: «Skin tumours in «Small Animal Oncology». 2.a De.
and subcutaneous tissues in dogs and domestic animals: Data from 12 W.B. Saunders Company, 1996.
cats». Br. Vet. J. 142:1-19, 1986. United Stated and Canadian colle- 5. YAGER , J.A. y WILCOCK, B.P.: «Color
2. GOLDSCHMIDT, M.H. y SHOFER, F.S.: ges for veterinary medicine». J. Natl. Atlas and Text of Surgical Pathology
«Skin Tumours of the Dog and Cat». Cancer Inst. 50:457-466, 1973. of the Dog and Cat». Ed. Mosby-
Pergamon Press, 1992. 4. WITHROW, S.J. y MACEWEN, E.G.: Year Book Europe Ltd., 1994.

CAPITULO V ESTUDIO RETROSPECTIVO DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO (1997)