Está en la página 1de 28

Propuestas de la Generalitat de Catalunya en el marco de

elaboración del Libro blanco sobre la reforma tributaria

Índice
1. Análisis global del sistema tributario español .................................................................. 2
2. Propuestas de reforma ................................................................................................... 3
2.1. Imposición medioambiental ......................................................................................... 3
2.1.1. Descripción del contexto actual y la problemática a abordar .................................... 3
2.1.2. Detalle de las propuestas ........................................................................................ 8
2.2. Imposición patrimonial............................................................................................... 10
2.2.1. Descripción del contexto actual y la problemática a abordar .................................. 10
2.2.2. Detalle de las propuestas ...................................................................................... 16
2.2.2.1. Aspectos comunes ............................................................................................. 16
2.2.2.2. Impuesto sobre el Patrimonio ............................................................................. 18
2.2.2.3. Impuesto sobre sucesiones y donaciones .......................................................... 20
3. Conclusiones ................................................................................................................ 21
Referencias bibliográficas .................................................................................................... 23
APÉNDICES ........................................................................................................................ 24

1
1. Análisis global del sistema tributario español

 Capacidad recaudatoria

Tal y como se ha puesto de manifiesto en numerosas ocasiones recientemente, la


presión fiscal de España está lejos de la media de la UE.1 Dadas las nuevas
necesidades de gasto derivadas de la pandemia y la importancia de garantizar la
sostenibilidad de las finanzas públicas, es necesario incrementar la recaudación.

Este incremento recaudatorio debe enfocarse desde distintos ámbitos:

o Revisión y reducción de les beneficios fiscales.


o Lucha contra el fraude fiscal de manera coordinada y colaborativa entre todos
los niveles de la administración, facilitando el acceso a toda la información
disponible.
o Incremento de la tributación de los impuestos con menor presión fiscal:
imposición sobre el capital e imposición medioambiental.
o Gravamen de actividades que actualmente escapan la tributación (economía
digital, economía colaborativa y otras actividades emergentes).

 Capacidad redistributiva

Los estudios que analizan la capacidad redistributiva del sistema fiscal español
concluyen que ésta es muy limitada. De acuerdo con las últimas estimaciones
disponibles, los impuestos reducen la desigualdad de la renta de mercado en un 2%,
procediendo todo el efecto redistributivo de los impuestos directos, pues los impuestos
indirectos tienen un impacto negativo en la redistribución (López Laborda, Marín
González, Onrubia, 2020).

Teniendo en cuenta la acentuación de las desigualdades a raíz de la pandemia del


coronavirus, es preciso aumentar la capacidad redistributiva del sistema fiscal. Esto
necesariamente pasa por incrementar la progresividad de la imposición sobre el
capital, pues está altamente concentrado en manos de la población más rica. En la
sección 2.2 se justifica y se desarrolla con más detalle esta propuesta.

 Eficiencia y gestión

El sistema tributario español se caracteriza por la existencia de numerosos


tratamientos fiscalmente favorables, que tienen asociados importantes costes en
términos de eficiencia y recaudación, así como de equidad. Por consiguiente, la mejora
de la eficiencia del sistema tributario pasa por analizar estos tratamientos fiscales y
determinar si se cumplen los objetivos que motivan su existencia y se justifican los
costes que tienen asociados.

1“Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia” y “Estrategia España 2050” del Gobierno de


España.

2
En el ámbito de la gestión tributaria, se consideran prioritarias las siguientes áreas de
actuación: i) acercar la administración a la ciudadanía, ii) potenciar la seguridad
jurídica y clarificar las normas de interpretación, iii) coordinación, colaboración y
compartición de información entre las distintas administraciones.

 Papel de las Comunidades Autónomas

La baja responsabilidad fiscal de las CCAA es un punto de consenso entre los


expertos.2 Es necesario dotar de más instrumentos a las CCAA para mejorar la
correspondencia entre los niveles de gasto público y los ingresos tributarios,
fomentando así la adopción de políticas más responsables y eficientes.

Estos instrumentos no tienen por qué acarrear una implementación obligatoria, pueden
configurarse como una posibilidad para aquellas CCAA que quieran disponer de mayor
autonomía tributaria e intensificar el grado de corresponsabilidad fiscal.

2. Propuestas de reforma

2.1. Imposición medioambiental

2.1.1. Descripción del contexto actual y la problemática a abordar

 Preservación del medio ambiente: un tema pendiente

La protección del medio ambiente debe ser una prioridad en la agenda política, en línea
con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. En la actualidad España
se encuentra lejos de los objetivos medioambientales fijados por la UE. Entre otros, lejos
de la tasa de reciclaje del 55% de los residuos municipales en 2025 (la tasa española era
del 34,7% en 2019) o lejos de la reducción del 55% de las emisiones de gases de efecto
invernadero de la UE en 20303, en comparación con 1990 (las emisiones de GEI de
España en 2018 eran un 15,5% superiores a las de 1990, según los datos publicados por
el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico).

La imposición sobre actos dañinos para el medioambiente puede ser un buen instrumento
para internalizar los costes ambientales derivados de los mismos y para financiar políticas
de protección y restauración del medio natural. En la actualidad, la presión fiscal en
España de los impuestos ambientales está muy por debajo de la media de la UE-27, 1,77%
vs. 2,37% del PIB4, aunque esta infrarrepresentación puede ser imprecisa. La no
priorización de la imposición medioambiental se refleja también en la falta de datos que
recojan una visión global de situación impositiva en España, considerando la totalidad de
tributos ambientales, incluyendo cánones y tasas, aplicados en los distintos ámbitos
territoriales. Las cuentas medioambientales del INE y Eurostat recogen datos sobre la

2 Jornada sobre la reforma de la financiación territorial Fedea-FIOP, 22/09/2020. Enlace de la


retransmisión.
3El objetivo nacional de España está por ahora fijado en una reducción del 23% de GEI con respecto
el 1990, según el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030.
4 Eurostat, año 2019 (último periodo disponible).

3
recaudación medioambiental, pero no es posible determinar la totalidad de figuras
tributarias consideradas con la documentación publicada.5

La información disponible a nivel subcentral refleja que la voluntad de internalizar los


costes medioambientales no es homogénea en el territorio. El gráfico siguiente muestra el
peso de la recaudación de tributos propios medioambientales de cada CCAA respecto el
total del Territorio Fiscal Común (TFC). Si se compara la participación en la recaudación
con la participación en el PIB de cada CCAA, pueden observarse notables diferencias,
que se explican – parcialmente – por la distinta implicación de cada CA en la política
tributaria medioambiental.

Gráfico 1

Fuente: Elaboración propia a partir del informe del REAF “Panorama de la fiscalidad autonómica y foral 2021”,
datos facilitados por la Agència de Residus de Catalunya relativos a la recaudación líquida de los cánones de
residuos y datos del PIB publicados por el INE.

 Necesidad de garantizar instrumentos tributarios a las CCAA para abordar los


problemas medioambientales con un marcado carácter territorial.

El total de la recaudación medioambiental de España el año 2019 fue de 22.050


millones de euros, según los datos publicados en Eurostat. Si se añaden los cánones
del agua y saneamiento, de deposición e incineración de residuos y los eólicos,

5El detalle de impuestos recibido por Eurostat de cada país miembro puede consultarse en la sección
“Tax Revenue Statistics” de la página web de este Organismo (enlace). Este documento no permite
conocer la totalidad de impuestos considerados porque algunos de ellos están agrupados. Se ha
solicitado al INE el listado exhaustivo de las figuras tributarias calificadas como medioambientales,
pero no se ha obtenido tal información.

4
excluidos del listado de tributos medioambientales facilitados a este organismo, el
importe asciende a 23.325 millones de euros.6,7 Del conjunto de la imposición
medioambiental, las CCAA solo tienen capacidad normativa en relación con:

o El impuesto especial sobre determinados medios de transporte, que representa


un 3% de la recaudación global de la imposición medioambiental, y solo tienen
potestad para modificar los tipos impositivos en un 15% como máximo.

o Los tributos propios, que representan un 7,4% de la recaudación considerada.

Este panorama refleja la desconexión existente entre las competencias de las CCAA
en relación con la protección del medioambiente y los instrumentos tributarios de los
que disponen para desarrollar su política ambiental.

Las medidas planteadas recientemente no aportan perspectivas de mejora, sino justo


lo contrario, esta divergencia se amplifica con el Proyecto de Ley de residuos y suelos
contaminados.

Si bien tiene sentido que los actos perjudiciales para el medioambiente a nivel global,
como la emisión de gases contaminantes, sean regulados a nivel (supra) estatal,
también es necesario dotar a las administraciones subcentrales de instrumentos
tributarios que permitan internalizar costes ambientales predominantemente locales e
inherentes a las circunstancias territoriales como, por ejemplo, la explotación y el
saneamiento del agua o la gestión de los residuos. Asimismo, estos instrumentos
permiten afectar la recaudación obtenida a las actuaciones de preservación y
restauración que resulten más adecuadas de acuerdo con tales circunstancias
territoriales.

Adicionalmente, la imposición sobre la contaminación y utilización de recursos de un


determinado territorio cumple los requisitos que justifican la descentralización
tributaria:
o Bases imponibles poco móviles.
o Diseño y gestión más eficiente porque puede adaptarse a las particularidades
de cada territorio.
o Limitada sensibilidad al ciclo económico.

Los cánones del agua y de deposición e incineración de residuos son una buena
ejemplificación de figuras cumplidoras de estos requisitos.

6De acuerdo con las indicaciones facilitadas por el INE, la Cuenta de Impuestos Ambientales incluye
únicamente las figuras tributarias que tienen la calificación de impuestos según la metodología de las
cuentas nacionales (SEC), por lo que no se consideran los cánones ambientales de las CCAA.
7 De acuerdo con la ficha de tributos propios autonómicos del 2020 publicada por el Ministerio de
Hacienda, el total recaudado en 2019 por cánones del agua y saneamiento, de deposición e
incineración de residuos y los eólicos asciende a 1.187,6 millones de euros. Si se añade la recaudación
de los cánones de deposición e incineración de residuos del 2019 de Catalunya, no actualizada en la
ficha del Ministerio de Hacienda, el importe total recaudado por cánones ambientales en el Territorio
Fiscal Común asciende a 1.275,4 millones de euros. Enlace a la ficha tributos propios 2020 MH.
5
 La inacción de las CCAA incumplidoras con la normativa europea no puede
sobreponerse al esfuerzo realizado por el resto de Comunidades que cumplen
eficientemente las directrices de la UE.

La estrategia de homogeneización y recentralización de determinadas figuras


tributarias para lidiar con la pasividad de algunas CCAA para afrontar los problemas
medioambientales actúa en detrimento de aquellas que sí han implementado
eficazmente los instrumentos oportunos.

La ejemplificación más clara de esta situación es la que hace referencia al tratamiento


de los residuos municipales. Los datos disponibles reflejan que efectivamente queda
mucho trabajo por hacer, pues el porcentaje de residuos reciclados a nivel estatal
(34,7% en 2019) está muy por debajo del 50% exigido por la UE en 2020, tal y como
muestra el Gráfico 2.

Gráfico 2

Fuente: elaboración propia a partir de datos de Eurostat.

No obstante, el Gráfico 3 pone de manifiesto que la magnitud del problema no es


homogénea en el territorio: la Comunidad Valenciana y Catalunya lideran el ranking de
reciclaje de residuos municipales, superando en 2018 la tasa de reciclaje del 50%
exigida por la UE en 2020. Empezando por la cola, las Comunidades que presentan
una tasa más baja son el Principado de Asturias, Galicia y la Comunidad de Madrid.

La estrategia que adopte el Estado para conseguir los objetivos marcados por la UE
debería reconocer el esfuerzo realizado por las Comunidades cumplidoras y evitar
cualquier medida que implique un retroceso y menoscabo de los logros alcanzados
hasta la fecha.

6
Gráfico 3

Fuente: ENT Medio Ambiente y Gestión, enlace a la noticia.

En el componente 28 del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia se


menciona que “actualmente existe una variedad de impuestos autonómicos sobre
residuos, que no cubren todo el territorio nacional, dando lugar a la ausencia de una
estrategia nacional eficaz sobre la materia y permite el denominado turismo de
residuos.”

La variedad de impuestos autonómicos, recogida en el Cuadro A- 1 del Apéndice, no


tiene por qué ser un problema, siempre que se establezcan los objetivos a alcanzar y
se exija el cumplimiento de los mismos. Más que un problema, la autonomía tributaria
en la imposición ambiental es una oportunidad para innovar y aprender de otras
jurisdicciones, permite adaptar cada figura tributaria a las particularidades territoriales
y fomenta la corresponsabilidad fiscal.

La estrategia nacional para afrontar la problemática del tratamiento de los residuos


puede diseñarse en el marco de un sistema descentralizado, sin eliminar competencias
a aquellas CCAA que tengan la voluntad de regular y gestionar las figuras tributarias
que consideren más idóneas para lograr eficientemente los objetivos marcados,
estableciendo una regulación subsidiaria para aquellas Comunidades que no deseen
ejercer sus capacidades normativas y de gestión, y previendo un régimen sancionador
en caso de incumplimiento. Esta propuesta no es exclusiva para el caso de los
residuos; de igual forma pueden afrontarse otros retos medioambientales que tengan
un fuerte componente territorial.

7
2.1.2. Detalle de las propuestas

 Preservación y potenciación de las competencias de las CCAA para regular y


gestionar los tributos medioambientales que tengan justificación en su territorio.
Ello permite:
o Diseñar y gestionar la intervención de la forma más idónea de acuerdo con las
circunstancias territoriales.
o Destinar los recursos recaudados a fondos específicos para la prevención y
restauración de los actos que motivan la intervención.
o Fomentar la responsabilidad fiscal y la suficiencia financiera.

 Convivencia de tributos autonómicos propios y tributos estatales cedidos


cuando las CCAA opten por no ejercer su capacidad normativa para abordar
problemas medioambientales.

Se propone un modelo de convivencia de un impuesto estatal cedido con tributos


propios autonómicos que se hayan verificado eficientes. Así, volviendo al caso de los
residuos, en aquellas CCAA que no dispongan de un impuesto sobre los residuos o
disponiendo de uno, se verifique insuficiente, se aplicaría el impuesto estatal (cedido);
y en el resto, se mantendrían los impuestos propios autonómicos, respetando así su
proactividad en la toma de decisiones sobre la política pública de la gestión de
residuos, salvo que voluntariamente quisieran aplicar el impuesto estatal cedido y
eliminar el impuesto propio.

Esta voluntariedad ha sido, por otra parte, reconocida en el Informe Lagares de 2014:

“La Ley debería fijar tipos mínimos, para cada una de las categorías del hecho
imponible, que podrían incrementarse por la Comunidad Autónoma. Además,
convendría impulsar un proceso de negociación política en el seno del Consejo de
Política Fiscal y Financiera, para que las Comunidades Autónomas que ya disponen
de impuestos sobre depósito de residuos los sustituyeran voluntariamente por el nuevo
impuesto cedido.” (Informe de la Comisión de Expertos para la Reforma del Sistema
Tributario Español - Febrero 2014)

Este marco de convivencia impositiva resultaría el mejor escenario porque permitiría


mantener aquellos tributos autonómicos que se han verificado como instrumentos
útiles para las mejores prácticas en materia de gestión de residuos. Nada obsta, por
otra parte, a que convivan en el territorio diferentes velocidades en la aplicación y
desarrollo de las políticas autonómicas tributarias en este ámbito, del mismo modo que
se ha producido en el proceso de descentralización de las competencias de gasto (no
todas las CCAA han asumido las competencias al mismo tiempo ni con la misma
intensidad).

Debe tenerse en cuenta, además, el carácter local de los residuos, por lo que debe
adaptarse su gestión a circunstancias tales como la dispersión o concentración de la
población en el territorio y la tipología de las actividades económicas de cada CA (tipos
de industria y de servicios, así como la intensidad de las actividades agrícolas y
ganaderas, etc.). Por consiguiente, condicionar las decisiones autonómicas a un
impuesto casi "uniforme" tal y como está diseñado en el Anteproyecto de Ley de

8
residuos y suelos contaminados va en detrimento de la aplicación de las mejores
prácticas adecuadas a cada territorio.

Por todo lo expuesto anteriormente, se quiere dejar constancia del rechazo a la


propuesta del impuesto estatal sobre la deposición e incineración de residuos prevista
en el Anteproyecto de Ley, por cuanto tiene un carácter claramente recentralizador; y
la previsión de cesión del impuesto a las CCAA con la delegación de competencias
normativas no reduce ese efecto (de hecho, solo se les permite aumentar los tipos
impositivos, capacidad totalmente insuficiente, sobre todo porque dichos impuestos se
establecen principalmente para incentivar el cambio de comportamientos de los
contribuyentes). Este proceso recentralizador, no solo vulnera el principio de
corresponsabilidad fiscal, sino que reduce la poca autonomía tributaria de la que
disponen las CCAA y va claramente en contra del proceso de descentralización
diseñado por la Constitución Española.

El modelo de convivencia impositiva presentado, que se ha motivado con la imposición


sobre residuos, es extensible al resto de figuras tributarias que gravan actos
perjudiciales para el medio ambiente con un marcado carácter local, como serían,
entre otras, los impuestos sobre el agua o sobre la explotación de otros recursos
naturales. De hecho, este modelo de convivencia se ha contemplado también
recientemente en el Informe sobre la reforma de la fiscalidad del Agua en España
(Jiménez Compaired, 2020).8

 Traslación del régimen sancionador de la UE a las CCAA que no cumplan los


objetivos establecidos.

El Estado, como sujeto de derecho de la UE, tiene que conseguir que las CCAA
adapten las políticas públicas en las que son competentes (de acuerdo con el marco
constitucional y estatutario) a las directrices y recomendaciones de la UE. Pero este
objetivo no tiene que pasar necesariamente por armonizar la fiscalidad. Existen otros
instrumentos como el de establecer objetivos medioambientales por comunidades con
sus respectivas penalizaciones para quien los incumpla. Así, frente una eventual
sanción por parte de la UE, el Estado debería repercutir el importe correspondiente de
la multa a las CCAA que no han adoptado las medidas pertinentes para adecuar sus
actuaciones medioambientales a dichas normas europeas.

8Opción segunda de la sección “5.1 Ordenación y armonización de los actuales tributos


autonómicos”. Informe integrante del Libro Verde de la Gobernanza del Agua, encargado por el
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

9
2.2. Imposición patrimonial

2.2.1. Descripción del contexto actual y la problemática a abordar

 Persistente desigualdad en la renta y la riqueza, acentuada por la crisis de la


Covid-19.

Numerosos estudios9 ponen de manifiesto la elevada concentración de la renta y la riqueza


en manos de la población más rica. Esto limita la igualdad de oportunidades y la cohesión
social y dificulta un crecimiento económico inclusivo y sostenible a largo plazo. La crisis
de la Covid-19 ha acentuado estas desigualdades y es necesario que el estado del
bienestar actúe como amortiguador.

Los gráficos del Apéndice recogen distintos indicadores que permiten observar la
evolución de la desigualdad. El Gráfico A-1 muestra cómo ha incrementado el índice de
Gini respecto febrero 2020, antes del inicio de la pandemia. Justo un año después, el
índice de Gini de las rentas salariales es 4 puntos porcentuales mayor. El impacto es
notablemente menor (1,4 p.p.) cuando se tiene en cuenta el efecto de las transferencias
públicas. El Gráfico A-2 muestra la evolución de la concentración de la renta para los
percentiles más elevados (1, 0,1 y 0,01 % del extremo superior de la distribución) desde
1980 hasta 2018. En todos los casos se produce un cambio de tendencia a partir de 2007,
que pasa a ser creciente, especialmente para las rentas después de impuestos, hecho
que refleja la pérdida de progresividad del sistema tributario para las rentas más elevadas.
Por ejemplo, el 0,1% de la población con mayor renta concentraba el 3,7% de la renta
antes de impuestos en 2005 y el 4,7% en 2018. Estos porcentajes pasan a ser del 1,6 y
del 3,7, respectivamente, si se considera la renta después de impuestos.

El Gráfico A-3 constata el aumento de la desigualdad en la riqueza durante la anterior


crisis económica: el 1 % más rico concentraba el 13,5 % de la riqueza en 2005 y el 20,2
% en 2014. Si nos fijamos en datos más recientes, el número de millonarios10 de España
pasó de 979 a 1.147 miles de personas de 2019 a 2020, lo que supone un incremento del
17% en solo un año; porcentaje muy superior al incremento del 0,5% del resto de población
adulta española (Global Wealth Databook de Credit Suisse Research Institute, 2019 y
2021). Así, los millonarios representaban el 2,6 % de la población adulta de España en
2019 y pasaron a ser el 3 % en 2020. Por último, conviene también resaltar el siguiente
dato: “De acuerdo con el último ranking de Forbes, el 86 % de los milmillonarios del planeta
son hoy más ricos que hace un año y las 23 principales fortunas de España vieron
aumentar el valor de su riqueza en un 33 %” (Oxfam Intermón, 2021).11

9OCDE (2021), World Inequality Database, Monitor de Desigualdad de CaixaBank Research, Informe
Anual 2020 del Banco de España, Anghel et al. (2018), entre otros.
10 Población adulta con patrimonios superiores a 1 millón de dólares.
11Nota de prensa 13/04/2021: https://www.oxfamintermon.org/es/nota-de-prensa/6-de-10-personas-a-
favor-impuesto-ricos-financiar-recuperacion-covid-19

10
 Recomendación unánime de los organismos internacionales: aumentar la
imposición sobre la riqueza.

Los gobiernos se encuentran en una situación en la que, por un lado, deben hacer frente
a nuevas necesidades de gasto para paliar los efectos de la pandemia y, por el otro, deben
procurar la sostenibilidad de las finanzas públicas. Teniendo en cuenta esta coyuntura, así
como la acentuación de las desigualdades, tanto la OCDE12 como el FMI13 abogan por
incrementar la imposición sobre el capital para los individuos con mayor capacidad
económica. Esta recomendación está respaldada también por distintos grupos de
expertos14. Ello permitiría aumentar la progresividad de los sistemas tributarios a la vez
que incrementar la recaudación.

Teniendo en cuenta la importancia de las herencias y el estatus socioeconómico de las


familias como factores explicativos de la desigualdad15, los impuestos patrimoniales
pueden ser un instrumento potenciador de la igualdad de oportunidades y de la
redistribución de la riqueza.

 Datos sobre España (I): baja tributación efectiva sobre el capital en la actualidad.

Si se considera la imposición sobre el capital en su conjunto (impuesto sobre sociedades,


imposición sobre los rendimientos del capital y ganancias patrimoniales –IRPF–,
impuestos sobre sucesiones y donaciones, impuesto sobre el patrimonio e impuestos
sobre inmuebles), la presión fiscal sobre el capital en España es baja, comparada con
otros países de la OCDE, tal y como recoge el gráfico que se muestra a continuación.

Gráfico 4

Fuente: “Capital taxation: A survey of the evidence”, S. Bastani i D. Waldenström, Artículo VOXEU.

12 OCDE (2021); enlace oecd-forum.


13 Monitor Fiscal del FMI, abril 2021; enlace del informe.
14Grupo de trabajo sobre actuaciones para la reconstrucción del entorno productivo en el contexto del
Next Generation EU Program y del Marco Financiero Plurianual de la UE (enlace al documento de
propuestas); propuesta de los académicos Camille Landais, Emmanuel Saez y Gabriel Zucman de
implementar un impuesto europeo sobre la riqueza para financiar el gasto derivado de la pandemia
(enlace de la propuesta); Thomas Piketty (enlace noticia); Finn Kydland (enlace entrevista).
15 OCDE (2021), Salas-Rojo y Rodríguez (2020).
11
 Datos sobre España (II): Poca progresividad efectiva para las bases más altas.

Si se analiza la carga fiscal efectiva de los tramos más elevados de base imponible en el
IRPF y en el impuesto sobre el patrimonio puede observarse que la progresividad
desaparece. Esta falta de progresividad efectiva para las bases más altas puede explicar,
en parte, el poco poder redistributivo de la imposición directa en España.

El gráfico siguiente muestra la composición de la base imponible y la carga fiscal efectiva


del IRPF por tramos de renta (estadísticas del ejercicio 2018 para el Territorio Fiscal
Común). En el último tramo (rentas superiores a 601.012 euros), la carga fiscal efectiva
es inferior a la del tramo anterior, a pesar de la progresividad de la escala de gravamen
de la base imponible general. Dicha regresividad se explica por el peso de las rentas del
capital (base imponible del ahorro), que están sujetas a unos tipos inferiores y menos
progresivos que los que gravan las rentas integradas en la base general. En conclusión,
la baja fiscalidad asociada a los rendimientos del capital financiero (y ganancias
patrimoniales) beneficia principalmente a los contribuyentes con mayor renta.

Por otro lado, el Gráfico 6 muestra como la carga fiscal efectiva del Impuesto sobre el
Patrimonio deja de ser progresiva para los tramos más altos de base imponible (datos de
declarantes del ejercicio 2016 residentes en Cataluña). Esta linealidad de la carga
impositiva efectiva se explica por el efecto del límite conjunto del IRPF-IP que se aplica
sobre la cuota íntegra del IP. Así, la escala de gravamen progresiva pierde su efectividad
en los tramos más altos de base imponible debido a la aplicación de dicho límite, siendo
inoperantes los incrementos en los tipos impositivos para mejorar la progresividad del
impuesto.

Gráfico 5

Notas: Datos correspondientes al total del Territorio Fiscal Común. La carga fiscal efectiva se ha calculado,
para cada tramo de renta, como el cociente entre la “Cuota resultante de la autoliquidación – deducciones de
la cuota diferencial por circunstancias familiares” y la base imponible total (base imponible general + ahorro).
Fuente: elaboración propia a partir de la Estadística de los declarantes de IRPF del 2018 publicada por la
AEAT.
12
Gráfico 6
Carga impositiva por tramos de Base Imponible del Impuesto sobre el Patrimonio

Fuente: Elaboración propia a partir de las declaraciones del Impuesto sobre el Patrimonio 2016 de
contribuyentes residentes en Catalunya.

 Datos sobre España (III): Problemas de equidad vertical y horizontal en los


impuestos patrimoniales actuales.

Numerosos expertos han manifestado en múltiples ocasiones las deficiencias del


impuesto sobre el patrimonio (IP) y sobre sucesiones y donaciones (ISD).16 Por un lado,
la exención (reducción en ISD) de participaciones en entidades ha abandonado su objetivo
inicial de no perjudicar la viabilidad económica de las pequeñas y medianas empresas,
siendo en la actualidad un beneficio fiscal que favorece principalmente a los grandes
patrimonios.

En el gráfico siguiente puede observarse que el peso de la exención aumenta


notablemente con la riqueza de los contribuyentes, llegando a ser el 60% para el 1% de
contribuyentes más ricos. Este hecho distorsiona de manera significativa la equidad
horizontal y vertical del impuesto. Además, la evidencia empírica existente refleja que tal
tratamiento fiscal se utiliza como fuente de elusión/evasión (Durán-Cabré, Esteller-Moré,
Mas-Montserrat, 2019).

16Enciso (2006); Fernández de Beaumont y Martín (2010); Durán-Cabré y Esteller-Moré (2007,


2014); Carbajo (2015); Mas-Montserrat (2017); Durán-Cabré, Esteller-Moré, Mas-Montserrat (2019),
entre otros.

13
Aparte de ser un beneficio fiscal utilizado principalmente por las grandes fortunas,
conviene señalar que el porcentaje de participación mínimo exigido para aplicar este
tratamiento (del 5% a nivel individual) es mucho más laxo que el exigido en otros países
de la UE y la OCDE17: 10% en Finlandia, 25% en Irlanda, Alemania (y Francia y Suecia
cuando su IP estaba en vigor18), 51% en Suiza, 80% en Corea del Sud.

Gráfico 7
Composición del patrimonio declarado - exento y no exento - por distintos
niveles de riqueza

Fuente: Mas-Montserrat, M. (2017): “Impuesto sobre el patrimonio: particularidades y deficiencias del caso
español”, IEB Report 4/2017, pp. 20-23.

Por otro lado, la valoración de los bienes inmuebles también genera una inequidad
horizontal en comparación con la tenencia de otros bienes y derechos que son valorados
a precio de mercado. Esta problemática puede atenuarse con la aplicación del valor de
referencia (previsto en el Proyecto de Ley de Medidas de Prevención y Lucha contra el
Fraude Fiscal), siempre que éste se aproxime al valor de mercado y esté disponible para
la mayoría de inmuebles. No obstante, conviene clarificar sus normas de aplicación y
revisión.

17 Tabla 3.7. del informe OCDE (2021).


18 OCDE (2018).

14
 Datos sobre España (IV): una encuesta representativa de la población española
indica que el 62% estaría a favor de un impuesto sobre las grandes fortunas para
sufragar la recuperación de la pandemia y ayudar a las personas necesitadas.

Millionaires for Humanity19 impulsó una encuesta a diez países (entre otros, Alemania,
Bélgica, España, Francia, Países Bajos y Suecia) para conocer el grado de aceptación de
la introducción de un impuesto sobre las grandes fortunas (i.e. gravamen adicional del 1%
sobre patrimonios superiores a los 8 millones de euros) para financiar la recuperación post
pandemia de COVID-19 y ayudar a las personas necesitadas. En el caso de España, solo
el 10% de las personas encuestadas se opusieron a la propuesta.20

 Competencia fiscal agresiva entre CCAA.

En los últimos años se ha producido un proceso de competencia fiscal a la baja entre


CCAA con respecto a los impuestos patrimoniales, competencia que puede incluso hacer
desparecer dichos impuestos. Este es un fenómeno que se ha puesto de manifiesto de
manera reiterada por todos los expertos.

Este proceso de competencia fiscal a la baja genera graves problemas tanto hacia el resto
de comunidades autónomas que ven mermada su capacidad impositiva en relación a
estos tributos, dadas las deslocalizaciones de las personas con mayores niveles
patrimoniales, como sobre el conjunto del estado al reducir la capacidad redistributiva del
sistema fiscal español y su recaudación potencial.

Según los datos publicados en las Estadísticas del IP de la AEAT del año 2011, cuando
se reintrodujo el impuesto, un 49% de los 352 declarantes con base imponible superior a
los 30 millones de euros tenía una cuota a ingresar positiva; el 51% restante sin cuota a
ingresar se beneficiaba de la bonificación de la cuota. Fijándonos en las Estadísticas del
año 2018, solo un 33% de los 608 declarantes con base imponible superior a 30M€ tenía
una cuota a ingresar positiva. Es decir, según los datos disponibles más recientes, solo un
tercio de los grandes patrimonios tributan por el IP.21

De hecho, evidencia empírica reciente muestra que la nula tributación por el IP en la


Comunidad de Madrid motiva cambios de residencia de los declarantes hacia esta
comunidad (Agrawal, Foremny, Martínez-Toledano, 2020). Los autores calculan que el
número de potenciales contribuyentes del IP residentes en Madrid en 2015 aumentó en
6.000 personas (alrededor de un 10%) respecto el 2010, año en que el impuesto no estaba
en vigor. En cambio, el resto de CCAA perdieron de media 375 contribuyentes durante

19 Millionaires for Humanity es un grupo de multimillonarios de todo el mundo que abogan por un
impuesto sobre el patrimonio para personas como ellos para financiar la recuperación de la crisis de
la Covid-19, combatir la pobreza y el cambio climático y alcanzar los Objetivos de Desarrollo
Sostenible de las Naciones Unidas. Enlace de la iniciativa.
20 Enlace a los resultados de la encuesta.
21 Grandes patrimonios definidos según su base imponible. Las cifras cambiarían si se consideraran
los grandes patrimonios según su patrimonio total (incluyendo las participaciones en entidades y los
bienes empresariales exentos y la exención de la vivienda habitual), pero no se dispone de tal
información.
15
este periodo. Estas deslocalizaciones suponen una pérdida de recaudación del 5% del
importe global recaudado por el IP en el Territorio Fiscal Común.

Aparte de reducir la capacidad redistributiva del sistema fiscal, la competencia fiscal a la


baja también tiene implicaciones sobre otros impuestos como el IRPF, puesto que en
aquellas comunidades donde el impuesto sobre el patrimonio está bonificado al 100% y el
ISD es prácticamente inexistente, existirá un incentivo a sobrevalorar los activos para que
cuando éstos se enajenen, se minimice la plusvalía y se minimice así la carga fiscal en
IRPF.

 Normativa obsoleta; esquemas de liquidación muy complejos que dificultan la


comprensión por parte de la ciudadanía.

La regulación del ISD y el IP es compleja y arcaica (Leyes del 1987 y 1991,


respectivamente), hecho que dificulta la comprensión y la aceptación de la población,
convirtiéndolas en figuras tributarias desconocidas e impopulares. Esto a su vez facilita la
aparición de noticias falsas y argumentos populistas, que actúan en detrimento de la
reputación del impuesto.

En general, se lleva a cabo poca pedagogía tributaria y carecen las políticas de


acercamiento de los tributos a la ciudadanía y de generación de conciencia tributaria.

2.2.2. Detalle de las propuestas

Siguiendo las recomendaciones de los organismos internacionales y los grupos de


expertos, y teniendo en cuenta las deficiencias de los impuestos patrimoniales existentes
en el sistema fiscal español, se considera necesario reformar el IP y el ISD.

2.2.2.1. Aspectos comunes

 Garantizar un nivel de tributación mínimo de los grandes patrimonios en todas


las CCAA.

Tal y como se detalla en los objetivos del Componente 28 del Plan de Recuperación,
Transformación y Resiliencia: “Los objetivos que se persiguen con la reforma del sistema
tributario español son hacerlo más equitativo, progresivo y justo”. Esto no será posible si
no se garantiza que los grandes patrimonios tributen acorde con su capacidad económica
independientemente de su localización. En el siguiente apartado se detalla la propuesta
de un IP dual que permite garantizar tal tributación sin invadir las competencias de las
CCAA. Este funcionamiento dual podría extenderse también al ISD.

 Simplificar el esquema de liquidación y potenciar la pedagogía tributaria.

Es necesario reducir la complejidad actual en el diseño de los impuestos y hacerlos más


comprensibles para la ciudadanía. Más adelante se proponen medidas concretas para
cada uno de los impuestos para conseguir tal objetivo.

La evidencia empírica muestra que aumenta la aceptación de los impuestos sobre la


riqueza cuando se informa a la población sobre su justificación, su funcionamiento, su
tributación efectiva y sobre quienes recae principalmente el gravamen (OCDE, 2021). Por
este motivo, es necesario acercar estos tributos a la ciudadanía y fomentar la pedagogía
tributaria.
16
 Recuperación del espíritu original del beneficio fiscal relativo a las
participaciones en entidades: favorecer la inversión empresarial en pequeñas y
medianas empresas.22

Para ello se propone:

1. Incrementar el porcentaje de participación necesario para aplicar el beneficio fiscal:


15% a nivel individual y 40% a nivel familiar.

El legislador, a partir de 1993, creó determinados beneficios fiscales en los impuestos


patrimoniales (IP y ISD) para facilitar la preservación del patrimonio empresarial, así
como su transmisión entre los miembros del grupo familiar y evitar que la fiscalidad
resultase un obstáculo al traspaso intergeneracional de la empresa (supervivencia del
tejido empresarial del país). En este sentido, la Recomendación 94/1069/CE establecía
la conveniencia de garantizar la supervivencia de la empresa mediante un tratamiento
fiscal adecuado de la sucesión / donación. Con este fin, se recomendaba a los Estados
la reducción de la carga fiscal siempre que se mantenga la actividad de la empresa
durante un periodo mínimo.

En un momento mucho más reciente, la Resolución del Parlamento Europeo, de 8 de


septiembre de 2015, sobre las empresas familiares en Europa, insiste en su
importancia para la economía y, cuando enumera los desafíos, dice:

“17. Observa que el 87% de los empresarios familiares están convencidos de que mantener el
control de su empresa es uno de los factores clave del éxito(1); toma nota de que, según el Plan
de Acción sobre Emprendimiento 2020 de la Comisión(2), el traspaso de la propiedad y la
gestión de un negocio de una generación a la siguiente constituye el mayor desafío al que
puede enfrentarse una empresa familiar.”

No hay un concepto legal que defina la “empresa familiar” y es en el ámbito de la


aplicación de beneficios fiscales que se ha establecido una definición. En cualquier
caso, sí que hay acuerdo en que es empresa familiar aquella:

- En la que una parte esencial de su propiedad está en manos de uno o más


miembros de un grupo familiar que intervienen de forma decisiva en la
administración y dirección del negocio;
- Hay una relación estrecha entre la propiedad y la gestión, y existe una vocación
de continuidad.

22 Exposición de motivos del Real Decreto 2481/1994, de 23 de diciembre, por el que se determinan
los requisitos y condiciones de las actividades empresariales y participaciones en entidades para la
aplicación de la exención en el Impuesto sobre el Patrimonio: “El objetivo de esas exenciones es, al
igual que la mayoría de las medidas tributarias contenidas en la Ley 22/1993 citada, favorecer la
inversión empresarial, especialmente en el área de las pequeñas y medianas empresas (PYMES). Es
en este sentido, por lo que sólo los empresarios individuales y las participaciones en PYMES resultan
beneficiadas por la medida, pues en otras circunstancias se incurriría en un grave daño a la equidad
tributaria.”

17
Pues bien, una de las formas de mantener el control y facilitar la toma de decisiones
en la empresa pasa por que el titular del capital tenga un porcentaje de participaciones
que se lo permita. Por ello, se propone incrementar los porcentajes mínimos requeridos
para la aplicación del beneficio fiscal, tanto a nivel individual (del 5 al 15%) como
conjunto con el grupo de parentesco (del 20 al 40%), aproximándolos así a los niveles
exigidos en países del entorno europeo y de la OCDE.

2. Limitar el beneficio fiscal a participaciones en pequeñas y medianas empresas.

Siguiendo las recomendaciones de la OCDE23, conviene limitar la aplicabilidad de los


beneficios fiscales sobre bienes y participaciones empresariales, puesto que son
especialmente regresivos y benefician sobre todo a las grandes fortunas, generan una
fuente de elusión y evasión fiscal, y la evidencia empírica no es concluyente en relación
con los beneficios macroeconómicos de este trato fiscalmente favorable (por un lado,
los problemas de liquidez suelen afectar a un grupo muy reducido de negocios y, por
el otro, los estudios existentes muestran que los herederos suelen tener un peor
desempeño en la administración y dirección del negocio que sus predecesores).

Así, se propone limitar la aplicación del beneficio fiscal a las participaciones en


pequeñas y medianas empresas definidas según los criterios establecidos por la UE,
considerando el tamaño del grupo cuando la entidad pertenezca a un grupo de
sociedades.

2.2.2.2. Impuesto sobre el Patrimonio

 Establecimiento de un impuesto dual

Se plantea una modificación del impuesto sobre el patrimonio inspirada en un modelo


de compartición de espacios fiscales entre el Estado y las comunidades autónomas de
régimen común, de manera que, tanto las comunidades como el Estado puedan
ejercer competencias normativas respecto a todos los elementos del impuesto
(exenciones, base imponible, mínimo exento, tarifa, deducciones y bonificaciones). El
elemento innovador reside en que una vez calculada la cuota líquida estatal, se permite
deducir la cuota a ingresar autonómica, sin que la primera resulte negativa.

De este modo, se da plena capacidad normativa a las CCAA, potenciando la


corresponsabilidad fiscal; se intensifica la capacidad redistributiva del sistema fiscal
español ya que se consigue reducir la elusión fiscal que existe en este impuesto,
gravando los grandes patrimonios independientemente de dónde se localicen,
generándose así una mayor justicia tributaria; y se incrementa la recaudación (en,
como mínimo, 1.000 millones de euros24).

Mientras se superan las dificultades que puedan derivarse de la implementación de


este modelo de liquidación, se propone como solución provisional, y de aplicación
inmediata, un sistema de compartición de bases imponibles similar al existente en el
IRPF actual. A modo ilustrativo, se presenta en el apéndice cómo funcionaría este
esquema de liquidación dual con el diseño actual del IP. Partiendo de una única base

23 OCDE (2021), págs. 96-97.


24 Estadística de los declarantes del Impuesto sobre Patrimonio de la AEAT.

18
imponible, se desdobla el impuesto en parte estatal y autonómica, aplicándose en cada
una el mínimo exento, tarifa, límite conjunto, deducciones y bonificaciones, según la
regulación que corresponda. La diferencia con la liquidación del IRPF es que en este
caso se permite deducir de la cuota líquida estatal la cuota a ingresar autonómica.

La propuesta de reforma que se plantea se inspira en el funcionamiento del impuesto


sobre las herencias de Estados Unidos donde durante unos ochenta años se permitió
una deducción en el impuesto federal correspondiente al impuesto pagado en el estado
de residencia.25

La implementación del impuesto dual se considera preferible al establecimiento de un


tipo mínimo en el impuesto sobre el patrimonio actual por los siguientes motivos: i)
potencia la autonomía tributaria de las CCAA, en lugar de reducirla, otorgándoles
capacidad para definir elementos esenciales del impuesto, como es la base imponible,
y adecuar el gravamen a la distribución de la riqueza del territorio y a las preferencias
de la ciudadanía; ii) permite lidiar mejor con un proceso de competencia fiscal a la baja,
pues garantiza la aplicación de una tarifa progresiva y que la carga fiscal no se reduzca
por otras vías como deducciones o bonificaciones concretas; iii) se involucra la
actividad de gestión e inspección del Estado, que puede tener un papel relevante ante
la actitud pasiva de alguna Comunidad y puede suponer una oportunidad para
fortalecer la colaboración entre administraciones.

 Otros elementos del impuesto a considerar:

o Mínimo exento

Siendo el objetivo del impuesto gravar la capacidad económica derivada de la


tenencia de grandes patrimonios, debería ajustarse al alza el mínimo exento
teniendo en cuenta el potencial incremento que pueden experimentar las bases
imponibles si los bienes inmuebles pasan a valorarse según su valor de referencia
y si se restringe la aplicación de la exención de participaciones en entidades y
bienes empresariales.

El objetivo del impuesto estatal debería ser el de gravar a los grandes patrimonios,
que son las que pueden tener incentivos a cambiar de residencia para evitar el
pago del impuesto, por lo que el mínimo exento debería fijarse acorde con este
objetivo. Las CCAA, a su vez, tendrán la capacidad de establecer el mínimo exento
según consideren.

o Tarifa y límite conjunto IP-IRPF:

Como se ha expuesto en el apartado 2.2.1, la progresividad de la escala de


gravamen se ve limitada por la aplicación del límite conjunto IP-IRPF. Por ello, es
necesario evaluar conjuntamente ambos elementos del impuesto. Por un lado, no
tiene sentido implementar una tarifa muy progresiva que tiene poco impacto
efectivo. Por otro lado, la evidencia empírica existente26 muestra que el límite
conjunto es una importante fuente de elusión del impuesto, puesto que los

25 Revenue Act of 1924, SEC. 301 (b) y Revenue Act of 1926, SEC. 301 (b).
26 Durán-Cabré, Esteller-Moré, Mas-Montserrat (2019).
19
contribuyentes más ricos reducen la realización de rendimientos que quedan
afectados al cálculo, consiguiendo así una mayor reducción de la cuota íntegra del
IP, y potencian la obtención de rentas mediante las ganancias patrimoniales con
periodo de generación superior al año, que quedan excluidas del cómputo del límite
por disposición legal. En este contexto, se hace necesario valorar la existencia de
tal límite y repensar su configuración.

El establecimiento de una escala de gravamen con tipos más reducidos, próxima


a los tipos efectivos actuales -con mayor grado de progresividad para las bases
más elevadas-, podría justificar la eliminación del límite conjunto. De este modo,
se simplificaría el funcionamiento del impuesto y se garantizaría su progresividad
efectiva.

2.2.2.3. Impuesto sobre sucesiones y donaciones

Siguiendo las recientes recomendaciones de la OCDE en materia de la imposición sobre


sucesiones y donaciones (OCDE, 2021), se proponen las medidas enumeradas a
continuación. Además, teniendo en cuenta las particularidades del impuesto español, se
propone eliminar el ajuar doméstico, pues es un elemento generador de grandes
controversias con una configuración obsoleta.

 Equiparar sucesiones y donaciones.

El establecimiento de un impuesto sobre donaciones más favorable al de sucesiones


puede suponer una fuente de planificación y elusión fiscal. Por este motivo, la OCDE
recomienda la convergencia de ambos impuestos.

 Eliminar/reducir la discriminación entre grupos de parentesco.

Los grupos de parentesco existentes no reflejan la diversidad familiar y otros vínculos


afectivos presentes en la sociedad. Alejándose de la situación actual, en la que los
grupos de parentesco tienen un papel principal en la definición de la carga fiscal, ésta
debería definirse sobre todo en base al principio de capacidad económica.

Además, la existencia de tratamientos fiscales tan diferenciados entre descendientes


y el resto de parientes o herederos incentiva la concentración de las herencias en
manos de los familiares directos, mejor tratados fiscalmente. En cambio, un trato fiscal
más equiparable entre potenciales beneficiarios, independientemente del grado de
parentesco, podría propiciar una mayor segmentación de las grandes herencias,
disminuyendo así la concentración de la riqueza (OCDE, 2021). Por otro lado, la OCDE
también señala los problemas de liquidez asociados a la elevada tributación de los
herederos con menor relación de parentesco.

 Simplificar la tarifa impositiva y el funcionamiento del impuesto.

Tal y como se ha mencionado anteriormente, la evidencia empírica existente refleja


que la población muestra más aceptación a los impuestos que gravan las herencias
cuando es conocedora de las desigualdades existentes y del papel que éstos pueden
tener como instrumentos redistributivos y potenciadores de la igualdad de
oportunidades. Por este motivo, la OCDE recomienda hacer pedagogía sobre estos
tributos para que la población conozca su finalidad y los niveles de gravamen
existentes, pues se tiende a sobreestimarlos.

20
El diseño actual del impuesto español, con la coexistencia de la tarifa impositiva, los
coeficientes multiplicadores en función del grupo de parentesco y del patrimonio pre-
existente y las deducciones y bonificaciones, dificulta enormemente la comprensión
por parte de la ciudadanía y, en consecuencia, distorsiona la percepción de la
tributación efectiva y obstaculiza su aceptación.

Por ello se propone un esquema de liquidación simple, con una escala de gravamen
que refleje directamente la carga fiscal efectiva, eliminando así los coeficientes
multiplicadores por grupo de parentesco y las bonificaciones de la cuota
generalizadas. También deberían reconsiderarse las múltiples reducciones de la base
imponible que recaen sobre bienes concretos, analizar su impacto en la tributación
efectiva y la progresividad del impuesto, y mantener solo aquellas que estén
debidamente justificadas.

Por último, reiterar que para evitar la competencia fiscal a la baja se propone el mismo
mecanismo dual que en el impuesto sobre el patrimonio.

3. Conclusiones

La situación actual requiere la implicación firme y decidida de las administraciones públicas,


para actuar como amortiguador de las desigualdades acentuadas con la pandemia y potenciar
una recuperación económica sostenible e inclusiva.

Esta implicación requiere, a la vez, la disposición de recursos que permitan garantizar la


sostenibilidad y viabilidad de las finanzas públicas. Es por ello que se considera necesaria la
revisión y reducción de los beneficios fiscales del sistema fiscal español, la intensificación de
la lucha contra el fraude fiscal de manera colaborativa entre todos los niveles de la
administración, la sujeción a gravamen de las actividades que actualmente escapan la
tributación (economía digital, economía colaborativa, etc.) y el incremento de la tributación de
los impuestos con menor presión fiscal, esto es, la imposición medioambiental y la imposición
sobre el capital para los agentes con mayor capacidad económica, garantizando su tributación
independientemente de la CA de residencia.

En defensa del estado descentralizado que pretende ser el Estado Español, la implicación
pública que se demanda no puede ir ligada a una estrategia de recentralización y unificación;
esta implicación debe potenciarse en todos los niveles de la administración. Para ello es
necesario dotarles de instrumentos que garanticen la capacidad de decisión e intervención,
potenciando la corresponsabilidad fiscal y la autonomía tributaria; peticiones extensamente
reclamadas por los expertos. En esta línea, las propuestas defendidas en este informe
permiten avanzar hacia este objetivo, otorgando capacidades normativas y de gestión a
aquellas CCAA que deseen ejercerlas.

Por un lado, se propone un modelo de convivencia de tributos propios autonómicos y tributos


estatales cedidos en la imposición medioambiental que grave actos perjudiciales para el
medioambiente con un marcado carácter local (entre otros, gravámenes sobre la deposición
e incineración de residuos, sobre el uso y contaminación del agua, sobre la explotación de
recursos naturales). De esta manera, se preservan las competencias de aquellas CCAA que
tienen la voluntad de regular y gestionar las figuras tributarias que consideren más idóneas
para lograr eficientemente los objetivos marcados, permitiendo adaptar el diseño y
funcionamiento del gravamen a las circunstancias del territorio y afectar los recursos
obtenidos a la preservación y restauración del medio natural y, al mismo tiempo, se establece
21
una regulación subsidiaria para aquellas Comunidades que no deseen ejercer sus
capacidades normativas y de gestión, o bien apliquen medidas que se verifiquen insuficientes.
Para garantizar el éxito de este modelo de convivencia es necesario trasladar objetivos
medioambientales concretos a las CCAA y aplicar sanciones en caso de incumplimiento. El
caso que requiere atención de forma inmediata es el de la imposición sobre residuos, pues la
estrategia recentralizadora del Estado supone un retroceso y menoscabo de los logros
alcanzados por las CCAA cumplidoras con la normativa europea.

Por otro lado, se propone un modelo de liquidación dual en la imposición sobre la riqueza, en
el que el Estado y las CCAA compartan espacios fiscales, teniendo cada una de las partes
capacidad normativa para definir la base imponible, el mínimo exento, las tarifas, deducciones
y bonificaciones. El elemento innovador reside en que la cuota autonómica pueda deducirse
de la cuota estatal. De este modo, se da plena capacidad normativa a las CCAA, potenciando
la corresponsabilidad fiscal, y se garantiza la tributación de los grandes patrimonios
independientemente de la Comunidad de residencia, intensificándose así la capacidad
redistributiva del sistema fiscal español y la justicia tributaria. Para que la propuesta pueda
implementarse de manera inmediata, este sistema puede iniciarse transitoriamente como un
modelo de compartición de bases imponibles (de manera similar al IRPF).

Las otras propuestas de reforma en el ámbito de la imposición sobre la riqueza se basan en


la modernización y simplificación del IP y el ISD actuales. Se considera necesario recuperar
el espíritu inicial del trato fiscalmente favorable de las participaciones en entidades y los bienes
empresariales, limitando su aplicación a las PYMES y endureciendo los requisitos exigidos,
repensar el límite conjunto y la tarifa del IP, y reformular el ISD en su totalidad, priorizando el
principio de capacidad económica y la simplicidad del esquema de liquidación. De manera
paralela, debe potenciarse la pedagogía tributaria y acercar tanto las administraciones
tributarias como las figuras impositivas a la ciudadanía.

22
Referencias bibliográficas

Agrawal, D.R., D. Foremny, C. Martínez-Toledano (2020): Paraísos Fiscales, Wealth


Taxation, and Mobility, IEB Working Paper 2020/15.

Anghel, B., H. Basso, O. Bover, J. M. Casado, L. Hospido, M. Izquierdo, I. A. Kataryniuk, A.


Lacuesta, J. M. Montero i E. Vozmediano (2018): “La desigualdad de la renta, el consumo y
la riqueza en España”, Documentos Ocasionales del Banco de España, nº 1806.

Carbajo, D. (2015): “Oportunidad y necesidad de la imposición patrimonial.” Instituto de


Estudios Fiscales, Crónica Tributaria: Boletín de Actualidad 1:2–7.

Durán-Cabré, J.M., A. Esteller-Moré y M. Mas-Montserrat (2019), “Behavioural responses to


the (re)introduction of wealth taxes. Evidence from Spain”, Working Papers 2019, No. 04,
Institut d’Economia de Barcelona (IEB).

Durán-Cabré, J.M., A. Esteller-Moré (2007): “La Imposición sobre la Riqueza en España”,


Papeles de Economía Española 139:70–85.

Durán-Cabré, J.M., A. Esteller-Moré (2007): “An Empirical Analysis of Capital Taxation:


Equity vs. Tax Compliance”, Papeles de trabajo del Instituto de Estudios Fiscales 4/07.

Enciso, V. (2006): “El comportamiento paradójico de la recaudación en el impuesto sobre el


patrimonio (o los perversos efectos de los criterios de valoración que aplica el tributo).”
Instituto de Estudios Fiscales, Crónica Tributaria 120:33–56.

Fernández de Beaumont, I. y J. Martín (2010): “El impuesto sobre el patrimonio neto vs.
l’impôt de solidarité sur la fortune: reflexión y análisis comparativo.” Instituto de Estudios
Fiscales, Crónica Tributaria: Boletín de Actualidad 8:11–20.

Jiménez Compaired, I. (2020): Informe sobre la reforma de la fiscalidad del agua en España,
Libro Verde de la Gobernanza del Agua.

López Laborda, J., Marín González, C., Onrubia, J. (2020): Quinto informe – Sanidad y
educación, 2013 – 2017, del Observatorio sobre el reparto de los impuestos y las
prestaciones entre los hogares españoles, documentos de FEDEA.

Mas-Montserrat, M. (2017): “Impuesto sobre el patrimonio: particularidades y deficiencias del


caso español”, IEB Report 4/2017, pp. 20-23.

OCDE (2021): Inheritance Taxation in OECD Countries, OECD Tax Policy Studies, No. 28,
OECD Publishing, Paris, https://doi.org/10.1787/e2879a7d-en.

OCDE (2018): The Role and Design of Net Wealth Taxes in the OECD, OECD Tax Policy
Studies, No. 26, OECD Publishing, Paris, https://doi.org/10.1787/9789264290303-en.

Salas-Rojo, P., Rodríguez, J. G. (2020): Inheritances and Wealth Inequality: a Machine


Learning Approach, LWS working papers series - No. 32

23
APÉNDICES

Cuadro A- 1

Notas: RM: residuos municipales, RI: residuos industriales, RCD: residuos de construcción y demolición. Los tipos
impositivos de residuos de la construcción de Madrid y la Comunitat Valenciana se expresan en €/m3.
Fuente: Observatorio de la fiscalidad de los residuos.

24
Esquema de liquidación dual del Impuesto sobre el Patrimonio*

*Este mismo esquema podría implementarse en el ISD.

25
Gráfico A-1

Fuente: Monitor de desigualdad, Caixabank research.

26
Gráfico A-2

Concentración de la renda nacional a España

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos publicados en el World Inequality Database.
27
Gráfico A-3

Fuente: Anghel, B., H. Basso, O. Bover, J. M. Casado, L. Hospido, M. Izquierdo, I. A. Kataryniuk, A. Lacuesta,
J. M. Montero i E. Vozmediano (2018): “La desigualdad de la renta, el consumo y la riqueza en España”,
Documentos Ocasionales del Banco de España, nº 1806.

28