Está en la página 1de 23

HEINZ KOHUT Y SU TEORÍA

DEL NARCICISMO
LA PSICOLOGÍA DEL SELF
Introducción

• Kohut fue un medico vienés que inicio su practica clínica en el campo de la neurología. Su
interés en el psicoanálisis se cristalizo en 1953 cuando se incorporó al Instituto
Psicoanalítico de Chicago. Al inicio estuvo muy influenciado por la psicología del Yo de
Hartmann y otros, pero poco a poco fue alejándose hasta formalizar na nueva teoría
clínica: La psicología del self.
• Para entonces las principales corrientes analíticas estadounidenses estaban influenciadas
por disciplinas científicas, especialmente la biología y la etología. Kohut se propone a
rescatar lo que considera constituyen instrumentos fundamentales en la practica del
psicoanálisis: La empatía y la introspección.
• Considera que ambos fenómenos delimitan el campo de observación. Lo que no es
susceptible de ser observado a través de la empatía y la introspección no es psicológico y,
en sentido inverso, todo lo que se conoce a través de estos elementos pertenece al mundo
de los fenómenos psíquicos.
• A partir de la observación empática de sus pacientes, Kohut intuyó la existencia de una
perturbación caracterológica hasta entonces no descripta, a la que llamó trastorno
narcisista de la personalidad.
• Consideró que este síndrome es distinguible clínicamente de las neurosis clásicas y que una
de sus características principales es el tipo de transferencia que establecen estos pacientes.
Los analizados tendían a percibir al analista como una parte de su propio cuerpo o como
una imagen especular de si mismos. Parecía que el enfoque clásico basado en la
interpretación del impulso y la defensa resultaba insuficiente para comprender a los
pacientes.
• Kohut sugirió que estos enfermos desarrollan una transferencia narcisista, lo que le hizo
pensar que el narcisismo no constituye sólo una etapa del desarrollo de la libido que es
reemplazada más tarde por el amor objetal, sino que coexiste con éste a lo largo de toda la
vida.
• Pero, ¿como explicar este fenómeno si el narcisismo era considerado básicamente
anobjetal? Kohut supuso que el narcisismo, lejos de ser superado en el curso del
desarrollo, sufre una evolución paralela e independiente de la libido objetal. El
resultado del desarrollo pulsional es la estructura tripartita de la mente y el del
desarrollo del narcisismo es el self.
• Para su maduración, el narcisismo utiliza ciertos objetos del medio ambiente con los
que establece relaciones peculiares. A estos objetos Kohut los llamó objetos del self.
• En su libro Análisis del self (1971) propone para estos pacientes un tratamiento
especial basado precisamente en la interpretación y elaboración de las transferencias
narcisistas. Con ello se busca fortalecer el self de estos enfermos y dar curso a un
desarrollo normal de la libido narcisista.
• En síntesis, hacia el final de su obra Kohut propone que los conflictos pulsionales
considerados por el psicoanálisis clásico surgen sólo cuando el desarrollo de la libido
narcisista no ha resultado suficientemente exitoso.
EL SELF Y SUS PERTURBACIONES.
QUE ES EL SELF EN LA OBRA DE KOHUT

• Al principio Kohut plantea que el self es un contenido del apara to psíquico que forma parte
tanto del yo como del ello y del superyó. Su primera definición del término surge de la obra
de Hartmann (1950b, 1956b), quien distingue la idea de self del concepto de yo Mientras
que el primero es la representación de si mismo, el según do constituye una de las tres
instancias de la estructura tripartita de la mente. Así el self es una parte de cada una de
estas tres.
• Los objetos del self Kohut los define así: “...algunas de las experiencias narcisistas más
intensas se relacionan con objetos; objetos que, o bien están al servicio del self y de la
preservación de su investidura instintiva, o bien son vividos como parte del self. A estos
últimos nos referimos con la expresión objetos del self (son objetos externos, el padre, la
madre…)
• El self se forma a partir de la internalización de los objetos del self arcaicos. Estos objetos
pueden ser de dos tipos: un objeto del self grandioso, que proporciona las ambiciones y
metas, y otro llamado por Kohut la "imago parental idealizada", de cuya internalización
surgen los ideales del self. Esto da por resultado un si mismo con una estructura bipolar.
• Entre ambos polos se establece un arco de tensión que determina ". las actividades básicas
de una persona a las que se ve 'impulsa- da por sus ambiciones y 'guiada' por sus ideales"
(Kohut, 1977, pág 130) A estos dos polos -grandioso e idealizado- se agregó luego un área
intermedia, descripta como el espacio de "las aptitudes y los talentos".
• Propone que el narcisismo sigue una línea de desarrollo independiente de las pulsiones,
con lo cual se aparta de los planteos de Freud. Distingue la libido de objeto de la libido
narcisista. Ambas clases de energía se diferencian por el tipo de objeto en que se deposita
o al que se dirige. La libido objetal catectiza objetos externos mientras que la narcisista se
dirige a los objetos del self.
LOS TRASTORNOS DEL AREA NARCICISTA DE LA
PERSONALIDAD
Algunos síntomas que se presentan con cierta regularidad en los pacientes narcisistas:
1) en la esfera sexual, fantasías perversas, pérdida de interés en el sexo
2) 2) en la esfera social, inhibiciones en el trabajo incapacidad para formar y conservar
relaciones significativas, actividades delictivas
3) en sus rasgos de personalidad manifiesta, pérdida de humor, pérdida de empatía
respecto a las necesidades y sentimientos de los demás, pérdida del sentido de la
proporción, tendencia a los ataques de ira incontrolada, mentira patológica
4) en la esfera psicológica, preocupaciones hipocondríacas sobre la salud física y psíquica,
perturbaciones vegetativas en diversas áreas orgánicas .
• En términos generales, estos pacientes se caracterizan por una vulnerabilidad especifica en
la esfera de su autoestima que los hace extremadamente lábiles ante las desilusiones y las
dificultades. Una queja frecuente es un vago sentimiento de vacío y desinterés y una
incapacidad para disfrutar sus actividades, a pesar de ser personas aparentemente exitosas
• Fiel a su planteo de que las observaciones psicoanaliticas deben surgir del proceso
analítico, enfatiza el hecho de que los trastornos narcisistas se definen por las
transferencias desarrolladas en el curso del tratamiento
Kohut identifica tres tipos de transferencias narcisistas:
1. La especular, que surge de la reactivación del objeto self grandioso
2. la idealizadora, en la que se revive el vínculo con la imago parental idealizada
3. la gemelar, en la que se repiten las vivencias que tuvieron lugar con los objetos del self
alter-ego.
LA PSICOPATOLOGIA DESDE LA OPTICA DE LA PSICOLOGIA
DEL SELF

La primera clasificación psicopatológica propuesta por Kohut aparece en su obra La


restauración del si-mismo (1977). Sugiere que todas las enfermedades mentales pueden
agruparse en dos rubros: alteraciones primarias y alteraciones secundarias del self.
1. Las alteraciones primarias: Incluyen aquéllas en las que el self no logró un estado
cohesivo a lo largo del desarrollo. La falta de estabilidad puede deberse a una ausencia
total de un self nuclear o a una falla en la cohesión interna. Dicho de otra forma, aquí
entrarían tanto entidades en que las fallas de los padres obstaculizaron la constitución de
un núcleo del si-mismo, como otras en que las frustraciones condicionaron la debilidad de
uno de los dos polos o la falta de cohesión del self total. Dentro de este grupo se incluyen
las psicosis, los estados fronterizos, las personalidades esquizoides y paranoides y dos
clases de trastornos narcisistas: los de la personalidad y los de la conducta

1. Los trastornos secundarios del self: Incluyen aquellas reacciones agudas o crónicas de un
self previamente establecido. Generalmente son fracturas del si-mismo ante situaciones
de stress: por ejemplo la adolescencia, la madurez o la senectud
Diversidad de patrones de conducta de acuerdo con la estructura del self

En su trabajo de 1978 Kohut y Wolf sugieren la existencia de tres tipos de personalidades:


1. Las personalidades hambrientas de espejo: para estas adquieren gran importancia las
respuestas de admiración y confirmación de quienes los rodean, con esto tratan de
contrarrestar su sensación interna de falta de valía y autoestima.
2. Las personalidades hambrientas de ideal: se caracterizan por una búsqueda constante
de personas a las que pueda admirar por su prestigio, poder, belleza, inteligencia o
virtudes morales. Pueden considerar a sí mismos valiosos solo en tanto se relacionan con
objetos del self a los que pueden admirar.
3. Las personalidades alter-ego: necesitan una relación con un objeto del self que, al
coincidir con el aspecto, las opiniones y los valores del self, confirma la existencia y la
realidad de ese self.
En estos tres tipos de caracteropatías el bienestar que resulta de la relación buscada es
efímero.
4. Un cuarto tipo de caracteropatías es la personalidad hambrienta de fusión que se
caracteriza por la necesidad de controlar sus objetos del self como consecuencia de su
necesidad de estructura.

5. El último grupo lo constituye las personalidades que evitan el contacto, en estas los
individuos terminan por aislarse debido a que su necesidad de los demás es muy intensa y esto
los lleva a tener una mayor sensibilidad frente al rechazo.
La técnica psicoanalítica propuesta por la psicología del self
Kohut menciona 3 planteos teóricos para la cura analítica:
1. El setting analítico promueve la reactivación de las transferencias narcisistas como parte
de una continuación del desarrollo emocional.
2. La actitud empática del analista condiciona la estructuración del marco del análisis.
3. Las herramientas con que cuenta el terapeuta para promover la cura son la empatía y la
interpretación.

Para que este proceso suceda el analizado debe estar en condiciones de establecer vínculos
con el analista en tanto objeto del self. El analista debe proveer una frustración óptima para
conseguir la internalización transmutadora.
Las metas terapéuticas
En la restauración del sí-mismo el objetico del tratamiento es lograr la cohesión del self para
que no se fragmente ante la pérdida de los objetos del self.

Criterios de cura propuestos por Kohut:


1. Cuando, luego de la penetración analítica a través de las estructuras defensivas, la
deficiencia primaria en el sí-mismo se ha puesto de manifiesto y mediante la elaboración
y la internalización transmutadora se ha compensado en grado suficiente como para que
la estructura previamente deficiente del sí mismo se haya vuelto confiable desde el punto
de vista funcional
2. Cuando, una vez que el paciente ha alcanzado el dominio cognitivo y afectivo con respecto
a las defensas que rodean a la deficiencia primaria en el sí mismo, en cuanto a las estructuras
compensatorias y a la relación entre ellas, las estructuras compensatorias se han vuelto
confiable entonces desde el punto de vista funcional, cualquiera sea el campo en que esto se
haya logrado.

Una vez lograda lo cohesión del self, el individuo podrá recuperar su capacidad creativa y
productiva, establecer relaciones empáticas con los objetos del self, incrementar su
autoestima y la sensación de continuidad del sí-mismo en el tiempo y el espacio.
El desarrollo del proceso analítico
Consiste en explorar y resolver durante la terapia una sucesión de transferencias narcisistas. El
orden de aparición de las transferencias depende de las fallas del área narcisista del analizado.
• Habitualmente el comienzo del análisis se acompaña de un periodo de idealización del
terapeuta.
• Más tarde aparece la transferencia característica del tipo de conflicto narcisista que
padece.
• El analista debe cuidarse de no interrumpir la idealización o las transferencias narcisistas
con llamados a la realidad.
Vicisitudes que se pueden presentar en el curso de la elaboración de las transferencias:
1. La reactivación del self grandioso

a) Transferencia especular primaria: surge espontáneamente por la movilización del self


grandioso.
b) Transferencia especular reactiva: movilización del self grandioso ante frustraciones en el
curso de la transferencia.
c) Transferencia especular secundaria: movilización del self grandioso precedida
temporalmente por una idealización del objeto.
El primer objetivo es lograr la movilización del self grandioso, después el paciente expresa su
necesidad de que el terapeuta lo admire o elogie. El miedo a expresar estas fantasías se debe
probablemente a la respuesta traumática que pudieron haber dado los padres durante la
infancia. Las interpretaciones del analista deben tener la finalidad de liberar las fantasías del
elemento que las mantiene reprimidas, después de que estas se expresen y se vivencien
podrán ser elaboradas y canalizadas de manera saludable.
2. La reactivación terapéutica del objeto idealizado
• Resulta de revivir el vínculo infantil que se tuvo con la imago parental idealizada. Producida
la regresión y una vez lograda la fusión con el objeto del self idealizado (analista) existe un
estado de equilibrio narcisista que permite el avance del paciente.
• El primer paso consiste en una sensación de equilibrio del self. El siguiente paso es iniciar la
elaboración de la transferencia idealizadora, este proceso es provocado por cualquier
circunstancia que interrumpa el equilibrio que se ha establecido.
• En este momento es de crucial importancia la interpretación, gracias a esta será posible
recuperar el origen genético de la perturbación.
3. La transferencia alter-ego o gemelar
• Es aquella en que el área intermedia entre los polos grandioso e idealizado, es decir el área
de talentos y habilidades, busca un objeto del self que le permita vivir la experiencia
fortalecedora de ser como él mismo.
• Esta transferencia actualiza en la terapia una necesidad, de sentirse un ser humano junto a
otros seres humanos, requiere de la interpretación de esta necesidad emocional, la que
repetida una y otra vez, permite la internalización transmutadora y la integración de este
nuevo polo al self inicialmente fragmentado.
¿Cómo cura el análisis?
• Lo que cura no es el conocimiento de los conflictos sino las vivencias que se adquieren con
un objeto del self empático. Esta experiencia soluciona las heridas que dejaron abiertas los
objetos de la infancia.
• El proceso analítico es una nueva oportunidad de desarrollo.
La teoría de las pulsiones y el complejo de Edipo vistos desde la psicología del self

• Al comienzo, Kohut mantuvo la distinción entre conflictos pulsionales y perturbaciones


narcisistas, pues pensaba que seguían caminos independientes, esta posición cambio
posteriormente, las pulsiones sexuales pasaron a ser consideradas como síntomas de un
self poco cohesivo.
• En 1984 Kohut acentúa más aun su idea de que los conflictos edípica dependen para su
resolución de cómo se estructuraron primitivamente los objetos del self, es decir, que la
relación con los objetos del self relativamente sanos y capaces de responder
empáticamente al desarrollo del niño, permiten atravesar la etapa edípica con poco o nula
ansiedad de castración.
• Kohut reemplaza con su modelo las categorías más clásicas del psicoanálisis. Expone un
sistema en el cual el vínculo empático con los padres, como también el que tienen paciente
y analista, es a la vez, el origen y la solución de los conflictos.

También podría gustarte