Está en la página 1de 3

Derecho franco

El derecho franco hace referencia a los ordenamientos jurídicos de las zonas


francas, quiere decir en las zonas neutras donde se hace comercio.
Zona franca
Porción de territorio, más o menos extensa, que puede reducirse a una sola
ciudad portuariaria; puerto franco( en la cual las mercaderías entran y salen
libremente sin formalidades ni pagos de derechos) sustraída, a fin de favorecer
el comercio y la trasformación de los producios extranjeros, a la aplicación de
los impuestos de aduana y a veces a una parte de los impuestos nacionales.
Existe en el extranjero, es un régimen de extraterritorialidad extranjera; se da por
ejemplo en Hamburgo. no funciona en Francia pero una ley del 31 de diciembre
de 1968 prevé la creación en los Departamentos de Ultramar de zonas francas,
en la que las empresas que fabrican bienes destinados a la exportación en las
que no están sometidos a los impuestos de la aduana, al valor agregado, ni a la
tasa profesional.
En Francia se denomina zona franca a los territorios poco extendidos en cuyo
interior circulan, en condiciones fiscales privilegiadas, a productos originados en
un estado limítrofe.
Muchos gobiernos de países establecen zonas francas en regiones apartadas o
extremas, con el fin de atraer allí a mucha población generacional y promover el
desarrollo económico de la región.
En las zonas francas suelen crearse grandes centros de compra, y también se
instalan con frecuencia, industrias maquiladoras, plantas procesadoras o
almacenes especiales para la mercancía en tránsito. A veces esas zonas francas
son llamadas puertos libres, por una analogía con los puertos libres conocidos
desde hace mucho tiempo: los puertos libres de tasas aduaneras o con
regulaciones de tasas favorables; por ejemplo, el puerto libre de Trieste, a
menudo los puertos libres son parte de las zonas económicas.
En el Territorio Aduanero Comunitario, los depósitos francos son locales
mientras que las zonas francas son parte del territorio, que se encuentran en el
TAC, pero separados de él y en los cuales las mercancías no comunitarias, para
la aplicación de los derechos de importación y de las medidas de política
comercial de importación, no se encuentran en territorio aduanero de la
comunidad, siempre que no se despachen a libre práctica, ni se incluyan en otro
régimen aduanero, ni se utilicen o consuman en condiciones distintas de las
establecidas en la normativa aduanera.
Las mercancías comunitarias, para las que se prevea una regulación específica,
se beneficiarán, tras su inclusión en los depósitos francos y en las zonas francas,
de las medidas relacionadas, en principio, con la exportación.
 Derecho de los contratos
El régimen de las cláusulas atributivas de jurisdicción en el ordenamiento
comunitario:
Si una empresa francesa decide concluir un contrato con una empresa española
o con cualquier otra empresa extranjera.
Las cláusulas atributivas de jurisdicción permite la determinación de que las
partes en el contrato determinen los tribunales que conocerán los litigios que
haya entre ellas. Son también consideradas clausulas secundarias pues los que
redactan los contratos no le dan mucha importancia. Pero desde otros puntos de
vista en específico, el de estrategia procesal, pues no se determina la jurisdicción
por el derecho común sino por el acuerdo entre ambas partes.
El derecho francés, prevé que las clausulas solo se pueden acordar entre
comerciantes, pues el reglamento de Bruselas I Bis dice que se pueden incluir
en los contratos clausulas atributivas de jurisdicción. Se trata de los asegurados,
de los consumidores y de los empleados. Para estos últimos, la cláusula
atributiva de competencia no puede ser incluida, a priori, en el contrato.
Solamente será válida si la atribución se estipula posteriormente al comienzo del
conflicto. El objetivo es evitar que a estas partes se les imponga la elección de
una jurisdicción extranjera en el momento de la firma del contrato.
La jurisdicción europea que se encarga de comprobar el equilibrio de las
clausulas ha aceptado:
– que una misma cláusula permita elegir entre varios jueces de un mismo país o
de países diferentes, en función de la naturaleza de los litigios o de otros
parámetros;
– las cláusulas que no atribuyen, a priori, la competencia en el momento de la
conclusión del contrato pero que integran un mecanismo que permite designar
al juez competente cuando surja el conflicto;
– las cláusulas estipuladas a favor de una de las partes con la condición de que
el tribunal designado por dicha cláusula sea el tribunal competente en virtud del
Reglamento Bruselas I Bis.
En un contrato internacional, los firmantes disponen de una gran libertad en la
redacción de la cláusula atributiva de jurisdicción con la condición, no obstante,
de que las reglas que se establezcan tienen que quedar claras desde el
principio.
 Actualidad jurídica
El cuestionamiento del derecho a la indemnización del agente comercial en
derecho francés
El estatuto del agente comercial en derecho francés admite una protección
especial, ya que se supone que le asegura una indemnización en caso de ruptura
del contrato. La ley solo excluye este derecho en caso de falta grave del agente.
Este derecho es importante puesto que los tribunales suelen establecer una
indemnización equivalente a dos años de comisión.
En la práctica, esto conduce a la exclusión del beneficio de la condición de
agente comercial de un gran número de intermediarios. En efecto, es común
imponer al agente comercial el respeto de condiciones definidas por el
mandante, incluyendo el precio. Es precisamente una de las ventajas de recurrir
a los agentes comerciales en lugar de a distribuidores ya que estos últimos tienen
prohibido imponer precios mínimos de reventa.
Esta jurisprudencia es obviamente muy favorable para las empresas que
recurren a los agentes para la distribución de sus productos. No obstante, para
que esto sea válido, es preciso que el contrato de agencia esté redactado con
rigor y que limite claramente el poder de negociación del agente.
Sin embargo, del lado de los agentes, esta jurisprudencia ha sido fuertemente
criticada, ya que cuestiona un derecho adquirido durante muchos años.
Recordemos que en Francia la protección de los agentes comerciales se
remonta al año 1958, mucho antes de que Europa se interesara y decidiera
armonizarla creando un estatuto común para todos los Estados miembros.
Cabe señalar que el hecho de que el agente que no disponga de un poder de
negociación, y por lo tanto no pueda beneficiarse del estatuto de agente
comercial, no le exime de toda protección. “agente de interés común” que igual
que el estatuto de agente comercial, beneficia de un derecho a la indemnización
en caso de ruptura del contrato. Sin embargo, hay una diferencia fundamental
entre la condición de agente comercial y la de agente de interés común: en el
primer caso, el derecho a la indemnización es de orden público por lo que el
contrato no puede derogarlo; en el segundo caso, las partes son libres de incluir
en el contrato una cláusula que excluya cualquier derecho a la indemnización
.Por lo tanto la redacción del contrato y de su contenido son cruciales y
evidentemente los intereses no serán los mismos si se trata del agente o si se
trata del mandante.

También podría gustarte