Está en la página 1de 8

DOCTORADO EN EDUCACIÓN

ASIGNATURA: TEORÍAS DEL APRENDIZAJE

ENSAYO: TEORÍA DE ESPECTRO CONSTRUCTIVISTA

ASESORA: DRA. DANAÉ ZAVALA CARRANZA

DOCTORANDO: LILIAN MARLENE CHÁVEZ CERVANTES

14 DE AGOSTO DE 2021
2

INTRODUCCIÓN

El presente ensayo tiene la finalidad de dar a conocer una reflexión sobre


aspectos relevantes que comprende la Teoría de Espectro Constructivista una vez
investigado y de haber llevado a cabo una revisión y análisis sustantivo de
diversas fuentes bibliográficas, toman en cuenta aspectos psicológicos, filosóficos
y pedagógicos para el diseño de estrategias y prácticas pedagógicas que aún se
llevan en la actualidad.

De acuerdo a los orígenes del constructivismo, estos tienen que ver con los
antecedentes filosóficos que le sirven de origen y con sus expresiones en el orden
antropológico y epistemológico. Se entiende por constructivismo una teoría que
ofrece explicaciones en torno a la formación del conocimiento, como expresión de
la mente humana tiene raíces profundas en la historia de las ideas filosóficas, las
cuales traslucen concepciones del hombre y del conocimiento. Como teoría
referente a la formación del conocimiento, el constructivismo representa la
superación del antagonismo entre posiciones racionalistas y empiristas.

El constructivismo se considera una corriente pedagógica que brinda las


herramientas necesarias al alumno para que sea capaz de construir su propio
conocimiento, dependiendo del resultado de las experiencias obtenidas de
eventos anteriores en el medio que le rodea. Este interpreta la información, las
conductas, las actitudes o las habilidades adquiridas previamente para lograr un
aprendizaje significativo, que surge de su motivación y compromiso por aprender.

Para Reátegui (1996), es un movimiento pedagógico contemporáneo que se


opone a concebir el aprendizaje como receptivo pasivo, “considerándolo, más
como una actividad organizadora compleja del alumno que elabora sus
conocimientos propuestos, a partir de revisiones, selecciones, transformaciones
reestructuraciones".

El propósito del presente ensayo, es proporcionar información sobre esta


corriente pedagógica desde retomar quienes fueron los precursores del
Constructivismo, cual es el rol del estudiante ante esta corriente, el rol del
profesor, sus aplicaciones, limitaciones, hasta cuales son los planteamientos
centrados en los contenidos y en las competencias.

Toda la información plasmada en el presente ensayo, servirá para responder a


la pregunta ¿Cómo es el ejercicio docente en relación a esta teoría?
3

“El objetivo principal de la educación


es crear personas capaces de hacer
cosas nuevas y no simplemente repetir
lo que otras generaciones hicieron”

Jean Piaget
DESARROLLO

El constructivismo de acuerdo a Reátegui (1996), es un movimiento pedagógico


contemporáneo que se opone a concebir el aprendizaje como receptivo pasivo,
“considerándolo, más como una actividad organizadora compleja del alumno que
elabora sus conocimientos propuestos, a partir de revisiones, selecciones,
transformaciones reestructuraciones". Se comprende que el aprendizaje receptivo
pasivo es aquel en el cual el alumno es asimilador de conocimientos, pero sólo se
queda en ello en que recibe toda la información de contenidos que se le den, pero
no los lleva a cabo, no los aplica, no los lleva a la práctica; es por ello que el
constructivismo se opone a este tipo de aprendizaje.

El constructivismo contempla tres fuentes las cuales son la filosófica, la


psicológica y la pedagógica. En cuanto a la fuente filosófica, el movimiento se
inicia con Kant en el momento que planteó preguntas clásicas como: ¿qué
conocemos?, ¿por qué conocemos? y ¿a través de qué conocemos?,
considerando que la filosofía parte del concepto de una doctrina que usa un
conjunto de razonamientos lógicos y metódicos sobre conceptos abstractos como
lo es la existencia, la verdad y la ética basados en la ciencia, las características,
las causas y efectos de las cosas naturales como el ser humano y el universo. La
fuente psicológica se inicia con Piaget cuando asume que un conocimiento da
lugar a otro más elaborado y complejo, entendiendo la psicología como la ciencia
que estudia los procesos mentales, las sensaciones, las percepciones y el
comportamiento del ser humano, en relación con el medio ambiente físico y social
que lo rodea. Y por último la fuente pedagógica que inicia con la pedagogía activa
de Montessori, Decroly, Pestalozzi, Freinet y Dewey quienes defienden el papel de
la actividad en el proceso de aprendizaje; partiendo del concepto de pedagogía
que es la ciencia que estudia la educación para poder dirigirla a través de diseños
y estrategias hacia la consecución de ciertas metas (Coloma & Tafur, 1999, p.
220).

De acuerdo al constructivismo social de Vygotsky, este enfatiza el aspecto


cultural y la importancia de la actividad conjunta y cooperativa, no es posible
entender al niño si no se conoce la cultura donde se cría (Meece, J., 2001, p.127).
Vygotsky defiende la postura de que es importante conocer el núcleo formativo del
niño, donde se desenvuelve, para saber cómo piensa, como actúa, como
socializa, como aprende, es decir; como va construyendo sus procesos cognitivos
día con día a través de diversas actividades sociales que el niño va adquiriendo y
4

aprendiendo y que estas a su vez sirven para ir incorporando a su pensamiento


herramientas culturales como lenguaje, sistemas de conteo, la escritura, el arte y
demás invenciones sociales. Vygotsky menciona que el niño conforme se va
desarrollando en su entorno formativo social y culturalmente va fortaleciendo
factores básicos como la herencia, el ambiente sociocultural, las experiencias y el
lenguaje.

En cuanto a las características y rol del estudiante, el constructivismo


pedagógico muestra la guía para un cambio educativo, llevándolo a un proceso
activo donde el alumno elabora y construye sus propios conocimientos a partir de
experiencias previas e interacciones que establece con el maestro y con el
entorno (Alviárez, Guerreiro y Sánchez, 2005, p. 95). El rol del estudiante es
importante porque refleja si este se encuentra construyendo sus propios
conocimientos y a la vez si estos conocimientos lo llevan a la adquisición de
aprendizajes significativos que logren en él un desarrollo integral en los ámbitos
cognitivos, psicológicos y filosóficos.

Para que se produzca aprendizaje significativo en el alumno, este requiere de


una intensa actividad mental que permanentemente se construya al establecer
relaciones entre nuevos contenidos y los elementos de su estructura cognitiva
(Coloma & Tafur, 1999, p. 235). Así mismo, se debe tomar en cuenta el
conocimiento y nivel de aprendizaje de cada alumno para saber la cantidad y
calidad de contenidos significativos que va a ir adquiriendo y que lo harán
competente tomando en cuenta a su vez sus intereses, conocimientos previos,
motivaciones, actitudes y experiencias. Se debe considerar y tomar en cuenta que
el aprendizaje será más significativo para el alumno cuando lo pueda aplicar a
diferentes situaciones de su vida.

El rol del profesor es importante dentro de esta teoría constructivista debido a


que este debe de conocer las características, problemas e intereses del alumno,
así como también, la interacción debe ser de manera afectiva y cognitiva para
generar aprendizajes que sean significativos en el alumno. El profesor debe
reconocer el desarrollo de las capacidades, habilidades y destrezas del estudiante,
así como también que estas estén ligadas con el dominio de contenidos, le da
mayor importancia a los procesos que el alumno adquiere para la adquisición de
aprendizajes más que a los resultados, es facilitador de estrategias, potencia el
aprendizaje por descubrimiento, es mediador, genera conflictos cognitivos para
que los alumnos construyan y desarrollen sus competencias, es flexible en las
tareas, genera autoevaluación del desempeño, ayuda a “aprender a aprender”,
desarrolla la autoestima en el alumno, motiva al alumno para que se sienta capaz
de enfrentar y confrontar el mundo que le rodea.

Otro de los puntos a mencionar dentro de esta teoría constructivista son los
procedimientos, esto refiere a que toda función opera en un contexto social en el
5

que la mediación, el lenguaje y las funciones como la memoria, el pensamiento y


la atención son importantes. En esta teoría se toma en cuenta la Zona de
Desarrollo Próximo de Vygotsky puesto que los aprendizajes previos que tienen
los estudiantes son el punto de partida para desarrollar sus áreas de oportunidad
debido a que se parte de lo que sabe el individuo (experiencias, vivencias,
aprendizajes) y lo que no sabe (habilidades, capacidades y destrezas a desarrollar
y aprender), las acciones que pueda desarrollar en relación con otras personas le
servirán para posteriormente realizarlas de manera autónoma.

En cuanto a las aplicaciones de esta teoría nos encontramos dos corrientes


importantes que son la psicológica y neuropsicología, y la educación. En cuanto a
la psicología y neurología busca promover niveles de autorregulación mediante
actividades de colaboración partiendo de la dimensión sociohistórico cultural.
Sobre la aplicación en la educación, la escuela debe dar contenidos
contextualizados y centrados en lo que el alumno aun no domina, su finalidad es
que el alumno logre esa capacidad de ser social, activo, propositivo, protagonista,
etc., para ello; el docente debe ser el encargado de diseñar las estrategias
necesarias que contengan una intención pedagógica interactiva, desafiante y
retadora tomando en cuenta el nivel de conocimiento del estudiante.

Dentro de sus limitaciones se encuentra que existe carencia de estudios


críticos sobre la teoría, el constructivismo; más que un modelo pedagógico, tiende
a considerarse una corriente pedagógica puesto que no permite agrupar el
conjunto de propuestas que intentan derivar implicaciones educativas de los
planteamientos psicológicos y epistemológicos de Piaget y Toulmin.

En cuanto al punto que trata sobre los constructivismos y la didáctica de las


ciencias, se encuentra que, frente al aprendizaje por descubrimiento, centrado en
la enseñanza de procedimientos para descubrir y en las reglas simplificadas del
método científico (observación, construcción de hipótesis, experimentación
comprobatoria, etc.), el constructivismo aporta una visión más compleja, en la que
el aprendizaje memorístico se contrapone al aprendizaje significativo, rescatando
el valor de los contenidos científicos y no sólo de los procedimientos, estrategias o
métodos para descubrirlos. Para el constructivismo de Ausubel, no hay una
relación única ni constante entre el aprendizaje memorístico y la enseñanza
receptiva, como tampoco la hay entre el aprendizaje significativo y la enseñanza
basada en el descubrimiento. Esto lleva a que no se puede aplicar ciencia con
procedimientos metodológicos tan marcados como lo implica el método científico
en un tipo de aprendizaje que es por descubrimiento partiendo de experiencias
previas que tenga el individuo puesto que este tipo de aprendizaje se va
reforzando y madurando en base a las experiencias, vivencias, estrategias que va
adquiriendo el alumno y que estas las va fortaleciendo en un proceso de
asimilación y acomodación constante y el aprendizaje memorístico es
automatizado.
6

De acuerdo al constructivismo radical y la enseñanza, este se distingue de


cualquier tipo de constructivismo puesto que no tiene como fin descubrir la
realidad ontológica sobre la realidad que se manifiesta, sostiene que el
conocimiento se construye para dar sentido a las experiencias conseguidas, para
organizar las experiencias personales obtenidas desde un aspecto biológico y
social en el que se encuentra el individuo en un momento determinado. En cuanto
a su postura educativa, sostiene la importancia de dar oportunidad a que los
alumnos tengan experiencias personales y directas con los contenidos curriculares
y posteriormente se reflexionen.

Tratando el punto sobre los planteamientos centrados en los contenidos, el


principal problema es que este enfoque se ha entendido como dejar en libertad a
los estudiantes para que aprendan a su propio ritmo, pero esta es una concepción
errónea del constructivismo puesto que este enfoque, lo que plantea en realidad
es que existe una interacción entre el docente y los estudiantes, el enfoque
principal es el aprendizaje. El aprendizaje implica la totalidad de habilidades y
destrezas de un ser humano, en todos los ámbitos que lo caracterizan. Además,
también se puede entender, el aprendizaje como “Proceso mediante el cual una
persona adquiere destrezas o habilidades prácticas (motoras e intelectuales),
incorpora contenidos formativos o adopta nuevas estrategias de conocimiento y/o
acción” (Pulgar, 2005, p. 19).

Hablando de los contenidos, se denomina así a los temas y subtemas que se


van a abordar durante el proceso de formación; constituyen todos los datos y
hechos conocidos en un área específica hasta el momento actual y que son
motivo de estudio. Su conocimiento, inicialmente, está a cargo de los docentes,
quienes los revisan junto a los estudiantes, constituyen el “qué” de la formación
profesional y están vinculados al proceso y las actividades que el docente lleva a
cabo para revisarlos, están determinados por los objetivos planteados; la persona
encargada de formularlos debe definir su cantidad, su secuencia y el tiempo que
se requiere para alcanzarlos.

De acuerdo a los planteamientos centrados en las competencias, el modelo


constructivista define competencias a partir del análisis y proceso de resolución de
problemas y disfunciones que se presentan en la organización, a pesar de que no
es un modelo de competencias en sí mismo, sino la aplicación del paradigma
constructivista al desarrollo de competencias este ha resultado útil y eficaz para
llevar un cambio mental, es decir asume que es posible modificar el propio
comportamiento a partir de “cambiar la mente” construyendo representaciones
mentales que luego se verán reflejadas en el comportamiento de las personas
(Coloma M., 1999, p. 234-235).

CONCLUSIONES
7

Se tienen muchas teorías pedagógicas que sin duda alguna tienen el propósito de
impactar los sistemas educativos, sin en cambio; a través de los años se ha
demostrado que no todas estas teorías han provocado una mejora en la calidad
educativa de los estudiantes, así como también; la adquisición de aprendizajes
significativos que lleven al estudiante a desarrollar competencias, habilidades y
destrezas cognitivas, psicológicas y filosóficas en él.

La Teoría Constructivista tiene como objetivo principal que el estudiante vaya


construyendo sus aprendizajes de acuerdo a lo que vaya descubriendo,
experimentando y vivenciando, tomando en cuenta que todo ello empieza a
fortalecerse desde el núcleo formativo en el que se encuentre. Es importante que
el estudiante construya su propio conocimiento, que descubra por qué y para qué
de las cosas, pero también es importante que este conocimiento vaya guiado,
fundamentado y fortalecido por la función que el docente ejerce en este proceso
de construcción y adquisición de contenidos y competencias pedagógicas.

Puesto que se ha comprobado que para el fortalecimiento de aprendizajes


significativos que debe adquirir el alumno, es necesario contar con una planeación
bien fundamentada que tenga una intención pedagógica que vaya encausada a la
adquisición de aprendizajes que fortalezcan los saberes del estudiante, a través
de contenidos bien fundamentados de acuerdo a su contexto y a sus
características cognitivas, psicológicas y filosóficas.

El constructivismo no es un modelo de competencias como tal, pero el hecho


de que el estudiante sea capaz de modificar el propio comportamiento a partir de
“cambiar la mente”; tiene mucho que ver con el logro de competencias internas en
él, que se verán reflejadas al momento de aplicarlas con las demás personas
debido a que no se ha puesto límites o barreras que puedan llegar a hacerlo
temeroso o inseguro.

BIBLIOGRAFÍA

Coloma M, C. R. y Tafur P, R. M. (1999). El constructivismo y sus implicancias en


educación. pp. 234-235. Vol. VIII. No 16. Pontificia Universidad Católica del Perú.
Departamento de Educación. Perú, Lima.
Meece, J. (2001).Desarrollo del niño y del adolescente, compendio para
educadores. (p. 127). México
Ortiz , D. (2015). El constructivismo como teoría y método de enseñanza. Sophia:
Colección de Filosofía de la Educación, núm. 19(2), pp. 93-110. Universidad
Politécnica Salesiana, Cuenca, Ecuador
8

Saracho José María (2005). Un modelo general de gestión por competencias.


Modelos y Metodologías para la Identificación y Construcción de Competencias.
Pp. 30-32. RIL editores, Santiago de Chile.