Está en la página 1de 11

AUDIENCIA PROVINCIAL

BARCELONA
SECCIÓN DÉCIMA

Rollo de Apelación nº 498/21


Diligencias Previas nº 314/20
Juzgado de Instrucción nº 28 de Barcelona

AUTO

Ilmas. Srías.:
Dª. Montserrat Comas D´Argemir Cendra
Dª Mónica Aguliar Romo
Dª. Mª Fernanda Tejero Seguí

En la ciudad de Barcelona, a 14 de Septiembre de 2021.

ANTECEDENTES DE HECHOS

PRIMERO.- En la causa anotada al margen, en fecha 3 de Mayo de 2020 se dictó


por el Juzgado de Instrucción nº 28 de los de Barcelona, Auto en méritos del cual
se dispuso la prosecución de la tramitación de las anotadas Diligencias Previas por
el cauce del procedimiento abreviado por presunto delito de prevaricación y
malversación de caudales públicos, siendo investigado, entre otros, JOSEP ALAY
RODRÍGUEZ, defendido y representado por el Letrado Sr. Gonzalo Boye Tuset,
cuya resolución fue dictada conforme a lo dispuesto en el Capítulo IV del Título II,
Libro IV de la LECriminal.

SEGUNDO.-Notificada que fue en debida y legal forma dicha resolución a las


partes personadas, en tiempo y forma, por la representación procesal y dirección
técnica del expresado encausado, se interpuso recurso de reforma, en base a las
alegaciones y consideraciones que estimó conducentes a su derecho, interesando
que, con estimación, del recurso, se revoque el calendado Auto en los términos
que se dejó explicitados.

TERCERO.-Admitido a trámite el recurso, se confirió traslado del mismo al


Ministerio Fiscal y demás partes personadas. El Ministerio Fiscal, mediante escrito
de fecha 10 de Mayo de 2021, impugna el recurso, se opone al mismo y pedimenta
su desestimación con la solicitud de confirmación del supradicho Auto recurrido,
sin perjuicio de la reforma parcial que instó por escrito de fecha 7 de Mayo de
2021. Por Auto de fecha 25 de marzo de 2021 el precitado Juzgado de Instrucción
resolvió desestimar el recurso de reforma y confirmó en parte la meritada

1
resolución por sus propios fundamentos y con los que se adicionan en la misma,
desestimando las alegaciones efectuadas por la representación del Sr. Alay
Rodríguez y estimando el recurso de reforma planteado por el Ministerio Fiscal.
Notificada que fue dicha resolución a las partes, por la representación procesal del
encausado se interpuso, en tiempo y forma, recurso de apelación en base a las
alegaciones y consideraciones que reputó pertinentes, interesando que, con
estimación del recurso, se revoque la resolución apelada en los términos
explicitados.
Admitido a trámite el recurso se confirió traslado del mismo al Ministerio Fiscal y
demás partes personadas, con el resultado que ofrecen las actuaciones, siendo
que el Ministerio Fiscal por escrito de fecha 3 de Junio de 2021, se opuso al
recurso, solicitando su desestimación. Evacuados que fueron los traslados, se
elevaron los testimonios de particulares designados a esta Sección Décima de la
Audiencia Provincial de Barcelona para la siguiente fase de sustanciación y
resolución del recurso.

CUARTO.- Recibidas las actuaciones en esta Audiencia Provincial, le fue atribuido


su conocimiento a esta sección, y, designado Ponente la Magistrada, Dª. Mª
Fernanda Tejero Seguí, quien expresa el parecer unánime de la Sala, previa
deliberación y votación.

En el recurso de apelación interpuesto se solicita previo a resolver el mismo,


celebración de vista oral. Sin embargo esta Sala considera que para la resolución
del mismo no se hace necesaria la celebración de la misma, a la vista del extenso
recurso de apelación interpuesto, habiendo dejado perfectamente explicitado las
cuestiones que son objeto de resolución. A ello, debe añadirse que, la celebración
de vista en recursos frente a autos del art. 766.5 LECrim implica que si en el auto
recurrido en apelación se acordare la prisión provisional de alguno de los
investigados o encausados, respecto de dicho pronunciamiento podrá el apelante
solicitar en el escrito de interposición del recurso la celebración de vista, que
acordará la Audiencia respectiva. En este caso es obligatorio celebrar vista si se
pide por el recurrente.
Cuando el auto recurrido contenga otros pronunciamientos sobre medidas
cautelares, la Audiencia podrá acordar la celebración de vista si lo estima
conveniente. El Secretario judicial señalará la vista dentro de los diez siguientes a
la recepción de la causa en dicha Audiencia. En estos casos no es preceptivo, pero
hay que hacer constar que el art. 544 quater lo refiere preceptivo para las medidas
cautelares frente a las personas jurídicas imputadas y el art. 544 quinquies no es
preceptivo cuando se trata de medidas que garanticen la protección del menor. En
el presente caso entendemos que no resulta necesaria la celebración de vista Oral,
ante el prolijo y fundamentado recurso, objeto de resolución.

2
FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- La parte recurrente impugna el Auto judicial, dictado por el Juzgado


de Instrucción “a quo”, en méritos del cual se desestimó el recurso de reforma que
interpuso contra el Auto atinente a la transformación del procedimiento de
Diligencias Previas en procedimiento abreviado contra el susodicho investigado
apelante por su presunta participación en un delito de prevaricación y malversación
de caudales públicos.

SEGUNDO.-En síntesis, la parte recurrente, reproduciendo los alegatos vertidos en


el recurso de reforma que le fueron rechazados, aduce en esta alzada que, a su
entender, el auto que ahora es objeto de recurso parte de planteamientos
absolutamente erróneos, tales como que el investigado tenía asumidas funciones
públicas, entre ellas la de gestionar fondos públicos haciendo uso de la tarjeta
corporativa para realizar un viaje a título personal; así como que la resolución
dictada autorizaba dicho gasto con conocimiento del investigado, tratándose de
una resolución arbitraria e injusta e ilegal y por último el hecho de que se
autorizase dicho viaje no verificándose debidamente la fiscalización de dicho gasto.

Pues bien, el recurrente manifiesta que el auto objeto de recurso asume que el
ahora apelante tenía asumidas funciones públicas, hecho por otro lado no debatido
y que hizo uso de la tarjeta de crédito que tenía asignada para pagar un viaje en
cuestión. Sin embargo la citada tarjeta nunca estuvo a disposición del apelante. La
parte apelante entiende que la gestión y control del presupuesto asignado no
conlleva la toma de decisiones sobre gastos concretos, los cuales han sido
decididos por terceros; si el señor Alay fuese el titular de la capacidad
administrativa no tendría la condición de “extraneus” en el delito de malversación.

Igualmente la resolución objeto de debate parte de que el señor Alay era


conocedor del dictado de una resolución prevaricadora, circunstancia que se
combate en el recurso entendiendo que, no sólo la resolución no era
prevaricadora, sino que, además, si lo fuese, el hecho de conocerla no conllevaría
ningún tipo de relevancia penal como la que se le pretende atribuir.

Aduce el apelante que lo que se pretende con la resolución dictada es someter al


recurrente a la pena de banquillo, originándose un daño innecesario a la reputación
de dicho profesional, el cual asumió la responsabilidad de ser Jefe de la Oficina del
Expresidente, Sr. Puigdemont.

Arguye igualmente que el ahora recurrente no administraba fondos públicos ni los


tenía bajo su custodia ni podía hacer uso de ellos, sino que los mismos estaban
bajo el control de terceros ajenos al presente procedimiento. El señor Alay actuó

3
en función del cargo que ocupaba y de forma leal con aquello que se le había
encomendado, siendo evidente que ni causó perjuicio a las arcas públicas ni actuó
con deslealtad y de forma fraudulenta.

Por último el recurrente aducía vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva y
a un proceso con las garantías debidas, al haber estimado el recurso de reforma
planteado por el Ministerio Fiscal… en el cual se disponía, que debía el auto de
transformación incorporar lo siguiente: “La autorización de desplazamiento y
aprobación del gasto por parte de la Secretaría General del departamento de
presidencia de fecha 9 de noviembre de 2018 fue posterior a la contratación y
abono del viaje por parte de la agencia de viajes por encargo del investigado…”;
Entendiéndose por el órgano instructor al estimar dicho recurso de reforma
planteado por el Ministerio Público introducir lo que venía a denominar una
“aclaración”, que no es sino una adición al auto de transformación en
procedimiento abreviado. Lo aconsejable hubiera sido que lo introducido por el
juzgador a quo en el auto de fecha 3 de mayo de 2021 por vía de aclaración, debía
haberse revocado y haberse dictado uno nuevo, que permitiese a la parte ahora
apelante defenderse de los hechos atribuidos al señor Alay, circunstancia que no
tuvo lugar.

Así las cosas, se está en el caso de desestimar el recurso siguiendo con ello la
estela de lo informado en tal sentido por el Ministerio Fiscal que se opone al
recurso.

TERCERO.-En efecto, como es asaz sabido, conforme a lo dispuesto en el art.


779, en sintonía normativa con el art. 757 de la L.E.Criminal, nos hallamos ante
unos hechos presuntamente delictivos que se encuentran comprendidos en ese
art. 757 de la L.E.Criminal y la resolución que ordena la continuación de las
diligencias penales actuadas para proseguirlas por el trámite del procedimiento
abreviado exige que se considere que se han llevado a cabo en la fase de
instrucción las diligencias pertinentes, por indispensables, que permitan efectuar
un análisis calificatorio penal aproximativo, es decir, que posibiliten la eventual y
provisoria subsunción en algunos de los delitos cobijados en el art. 757 de la
L.E.Criminal, con la expresión de los hechos punibles, es decir, el contenido fáctico
inculpatorio, y la identificación del investigado.

Pues bien, esta Sala no puede compartir los argumentos expuestos por el apelante
a través su recurso de apelación, sino más bien al contrario, haciendo suyos los
alegatos vertidos por el Ministerio Fiscal: El ahora apelante fue nombrado
Responsable de la Unidad Administrativa identificada como “Oficina del
Expresidente Carles Puigdemont”, consistiendo una de sus funciones en gestionar
y controlar el presupuesto asignado a la citada oficina. Si bien es cierto que el
investigado tenía derecho a usar, sin tener la necesidad de tenencia material, un

4
Tarjeta Visa corporativa de la Generalitat de Cataluña, está únicamente debía
servir a los únicos efectos de pagos de los desplazamientos (transporte) a través
de la agencia de viajes homologada por la Generalitat. A la fecha de los hechos, la
autoridad competente para autorizar la comisión de servicios era la Secretaria
General del Departamento de la Presidencia de la Generalitat de Cataluña;
constando acreditado que, en fecha 24 de octubre de 2018 le fue enviado al
investigado un correo electrónico en el que se disponía que se tenía el honor de
invitarlo a participar en la promoción de un proyecto de plena soberanía durante la
semana previa al referéndum…. Pues bien del contenido de ese correo, se
desprende que el viaje realizado y pagado con fondos públicos no obedecía en
modo alguno a las funciones que como responsable de la oficina del expresidente
CarlesPuigdemont, pues la invitación lo era a título personal. Dicho viaje se
gestionó pidiendo presupuesto a la agencia de viajes y haciendo uso de la tarjeta
corporativa de la Generalitat contratando sus servicios de tal modo que el importe
del viaje que lo era por un total de 4.394,79 € se efectuó con cargo a la partida
presupuestaria de la Generalitat. Asimismo, del resultado de la instrucción ha
quedado provisoriamente acreditado que, el investigado en ningún momento indicó
la realidad a la que obedecía el viaje en cuestión, tratándose de una invitación
personal y particular, que no debió ser atendida con los fondos públicos. Es más
consta acreditado que en fecha 9 de noviembre de 2018, la señora Meritxell Massó
i Carbó, Secretaria General del Departamento de la Presidencia autorizó el citado
desplazamiento y aprobó el gasto correspondiente. Resulta igualmente significativo
que en la memoria de actividades a presentar ante el Parlamento de Cataluña, el
ahora apelante omitiera en la descripción de actividades realizadas durante el año
2018 por parte de la oficina del expresidente, la inclusión del viaje realizado a
Nueva caledonia. Se acreditado igualmente que el investigado tenía asumidas
funciones públicas como personal eventual de la administración autonómica
catalana y entre ellas se hallaba la de gestionar y controlar los fondos públicos
asignados; consiguiendo que le fuera autorizada la comisión de servicios y se
ordenará el gasto al que anteriormente hemos hecho referencia, a cargo del
presupuesto que, tenía que gestionar y controlar el mismo. De todo ello se deduce
de la instrucción practicada al efecto que, los fondos utilizados generaban la
obligación de devolver el dinero en cuestión, sino quedaba acreditado debidamente
que los mismos obedecían a un gasto derivado del ejercicio de los derechos y
prerrogativas reconocidos en la Ley 6/2003. Finalmente y sin perjuicio de que la
autora material se hallaría perfectamente identificada, asimismo y esto es lo
esencial, existe una resolución que permitió cubrir con fondos públicos un gasto
personal. De dicha conducta, el investigado puede perfectamente responder como
partícipe como “extraneus” (cooperación necesaria o inductor) sin necesidad de
que el autor tenga responsabilidad penal alguna.

5
Así las cosas, se concitan suficientes indicios para dictar la resolución apelada. No
se irroga, por lo demás ningún tipo de indefensión a la defensa del encausado que
tiene la posibilidad de plantear cuantas pruebas, si le conviniere a su derecho en el
plenario, y sin retardar ni dilatar la instrucción que tiene como fin primordial la
preparación del plenario.

En un segundo orden de cosas y por lo que respecta a la aludida vulneración del


derecho a la tutela judicial efectiva, al haberse estimado en su momento el recurso
interpuesto por el Ministerio Fiscal en el que se solicitaba la reforma parcial frente a
la auto de fecha 3 de mayo de 2021, más allá de que el auto, ahora objeto de
recurso, introdujo el alegato vertido por el Ministerio Público, en virtud de la
declaración prestada por la señora Meritxell Massó i Carbó, en ningún momento, a
pesar de habérsele dado traslado del recurso de reforma al ahora apelante, este
impugnó el mismo, por lo que obvió la posibilidad de combatir los argumentos
expuestos en su momento por el Ministerio Fiscal. En consecuencia, ninguna
indefensión entiende la Sala se produjo al respecto.

CUARTO.-En efecto, siguiendo la doctrina constitucional que sentó en su día la


STC nº 186/1990 de 15 de noviembre, la resolución que ordena la prosecución de
los autos por el cauce del Procedimiento abreviado viene en descartar
cualesquiera de las demás alternativas que ofrece el art. 779 L.E.Crim, y, en esa
medida, supone una valoración jurídica sobre los hechos y sobre los sujetos, pues
aunque no se exige que haya una concreción positiva de las imputaciones que
subsistan, la orden de continuar el procedimiento implica que no concurren las
causas que impiden su continuación (en palabras de la STS de 24 de octubre de
2000 "impulsar el procedimiento en una de las direcciones fijadas por la Ley
atendiendo a la entidad jurídico penal del hecho objeto de investigación").
El examen o la supervisión de la resolución de instancia radica en la aproximación
indiciaria a una conducta que reviste los caracteres de delito (y, más
específicamente, si satisface tal conjunto indiciario su faceta objetiva), que se
realiza en un momento procesal anterior al cénit del proceso que es el plenario sin
que goce, por tanto, de la congregación de la total fuerza aleccionadora del
conjunto probatorio que el juicio oral posee.
Prima facie, debe significarse que, como señala la STS de 25 de abril de 2018, en
relación al auto de transformación en procedimiento abreviado y a la aducida falta
de concreción de hechos y de calificación jurídica,”. Sin embargo, debemos
recordar que esta Sala (entre otras, sentencia del Tribunal Supremo 156/2007 de
25 Ene. 2007, Rec. 357/2006 ), recuerda que "el auto de transformación a
procedimiento abreviado, es el equivalente procesal del auto de procesamiento en
el sumario ordinario -en tal sentido SS de esta Sala de 21 de mayo de 1993 y
1437/98 de 18 de diciembre -, teniendo la finalidad de fijar la legitimación pasiva
así como el objeto del proceso penal en la medida que, como se indica en la STC
186/1990 de 15 de noviembre : ".... realiza (el instructor) una valoración jurídica

6
tanto de los hechos como sobre la imputación objetiva de los mismos ...".En
definitiva, al igual que en el auto de procesamiento, se está en presencia de un
acto de imputación formal efectuado por el Juez Instructor exteriorizador de un
juicio de probabilidad de naturaleza incriminatoria y delimitador del ámbito objetivo
y subjetivo del proceso. Se trata, en definitiva, de un filtro procesal que evita
acusaciones sorpresivas o infundadas en la medida que sólo contra quienes
aparezcan previamente imputados por los hechos recogidos en dicho auto se
podrán dirigir la acusación, limitando de esta manera los efectos perniciosos que
tiene la "pena de banquillo" que conlleva, por sí sola, la apertura de juicio oral
contra toda persona.

QUINTO.-Por lo que se refiere al Procedimiento Abreviado, resulta patente esta


doble finalidad, delimitándose del objeto del proceso y los sujetos del mismo que
tiene el auto de transformación. El (entonces vigente) art. 790.2º prevé la
posibilidad de diligencias complementarias a solicitud del Ministerio Fiscal cuando
resulten indispensables para formular acusación, lo que incluye el supuesto de que
se estime la imputación a otras personas no designadas en el auto de
transformación, o la inclusión de otros hechos de los allí contenidos. Lo mismo se
prevé para las otras acusaciones, si bien la petición del Ministerio Fiscal es
vinculante para el Instructor, no así la de las otras acusaciones, trato diferente que
no conculcaría el principio de igualdad de armas porque encontraría su justificación
en los principios de igualdad e imparcialidad del Ministerio Fiscal y en la
prevención de evitar dilaciones indebidas por peticiones abusivas de las partes
privadas. Es evidente, por ello, que el contenido delimitador que tiene el auto de
transformación para las acusaciones, se circunscribe a los hechos allí reflejados y
a las personas imputadas, no a la calificación jurídica que haya efectuado el
Instructor, a la que no queda vinculada la acusación sin merma de los derechos de
los acusados, porque como recuerda la STC 134/1986 "no hay indefensión si el
condenado tuvo ocasión de defenderse de todos y cada uno de los elementos de
hecho que componen el tipo de delito señalado en la sentencia" .Con la única
limitación de mantener la identidad de hechos y de inculpados, la acusación, tanto
la pública como las particulares, son libres de efectuar la traducción jurídico-penal
que estiman más adecuada». Véanse las sentencias de esta Sala de 20.3.2000,
23.10.2000, 26.6.2002 y 21.1.2003. En esta última podemos leer: «en modo
alguno prevé la Ley que el instructor califique los hechos, es decir, subsuma los
mismos bajo un precepto penal y dicha calificación sea vinculante para las propias
acusaciones. Sólo la declaración de sobreseimiento, total o parcial, una vez
alcance firmeza, vinculará a aquéllas para el juicio oral». De modo que constituye
doctrina consolidada de esta Sala Segunda (STS 26-7-88 y STC 16/1987 de 12-
2), que solo puede producirse una delimitación negativa cuando el Instructor, en el
auto de apertura del juicio oral, excluya expresamente un determinado hecho o un
determinado delito (STS 1553/1999, de 22- 2). Se apoya, pues, el motivo que
estudiamos, entre otras, en la doctrina resultante de la STC 186/90 de 15 de

7
noviembre, según la cual es necesario que antes de la apertura del juicio oral se
haya informado al posible imputado de la existencia de un procedimiento penal que
puede dirigirse contra él y de los hechos y delitos por los que puede ser acusado,
necesidad que deviene del principio de igualdad y contradicción de las partes y que
se ha de plasmar en el auto de incoación del procedimiento abreviado que se
notifica al imputado, el cual puede proponer las diligencias de prueba que
considere convenientes. En suma, como ha declarado el Tribunal Constitucional,
los Autos de apertura del juicio oral, «por su doble carácter de actos que concluyen
las diligencias preparatorias y que adoptan una serie de medidas cautelares, tienen
como base una imputación penal, que les hace partícipes de la naturaleza de las
llamadas "Sentencias instructoras de reenvío", en las que se determina la
imputación ... y en este sentido es patente que no se trata de actos de mera
ordenación formal del proceso, sino que por el contrario contienen una calificación
o juicio anticipado y provisional sobre los hechos que posteriormente el Juez está
llamado a sentenciar» (SSTC 170 y 320/1993 o 310/2000 ).La calificación o
juicio anticipado es esencialmente provisional y no supone vinculación alguna
respecto de los hechos que van a constituir el objeto del juicio ulterior, y ello es así
por cuanto los casos de denegación de dicha apertura se relacionan directamente
con el artículo 637.2 LECrim (cuando el hecho no sea constitutivo de delito) o
cuando no existan indicios de criminalidad contra el acusado (debiendo acordarse
el sobreseimiento que corresponda «ex» artículos 637 y 641, ambos LECrim), en
cuyo caso la resolución es susceptible de recurso de apelación ante la Audiencia
Provincial por las acusaciones, la que fijará su posición al respecto. Pero en modo
alguno prevé la Ley que el Instructor califique los hechos, es decir, subsuma los
mismos bajo un precepto penal y dicha calificación sea vinculante para las propias
acusaciones. Sólo la declaración de sobreseimiento, total o parcial, una vez que
alcance firmeza, vinculará a aquéllas para el juicio oral. En definitiva, lo que vincula
posteriormente en el juicio oral, son los hechos por los que se ordena continuar el
procedimiento, y que pueden ser asumidos como tales por las acusaciones, y la
persona del imputado. Las calificaciones jurídicas, sin embargo, no vinculan al
órgano sentenciador, que no parte de tal resolución judicial, sino de los escritos de
acusación y defensa, en donde se delimita el objeto del proceso penal. Ni siquiera
tiene que existir un ajuste exacto entre aquellos hechos y los hechos sometidos a
consideración del Tribunal por las acusaciones, pero lo que no puede suceder,
como aquí ocurre, es que los hechos por los que se acusan sean, no solamente
totalmente distintos, sino que hayan sido expresamente excluidos en resolución
judicial precedente, por parte del Tribunal de instancia, incurriendo en manifiesta
contradicción.
También hemos precisado en la sentencia de esta Sala 594/2013 de 4 Jul. 2013,
Rec. 242/2013 que "como bien se sabe, a partir de la sentencia del Tribunal
Constitucional nº 186/1990, de 3 de diciembre, ese derecho fundamental del
imputado está integrado por el conocimiento suficiente de la imputación y de las
actuaciones a que la misma hubiera dado lugar, practicadas con su presencia y

8
estando técnicamente asistido. [...] A esto hay que añadir que según resulta, entre
tantas, de la sentencia del propio Tribunal Constitucional 347/2006, de 11 de
diciembre, si es cierto que "nadie puede ser condenado por cosa distinta de la que
se le ha acusado y de la que, en consecuencia, no ha podido defenderse de modo
contradictorio", también lo es que "a estos efectos la pretensión acusatoria se fija
en el acto del juicio oral, cuando la acusación o acusaciones establecen sus
conclusiones definitivas". Criterio reiterado también en múltiples sentencias de
esta Sala (por todas la nº 480/2011, de 13 de mayo), que abundan en el sentido de
que el juzgador debe moverse en el marco-límite de las pretensiones acusatorias,
en las que se fijan los términos del debate, esto es, el objeto del enjuiciamiento.
Por eso, según se lee en STS 1532/2000, de 9 de octubre, la falta de inclusión
expresa de un delito en el auto de transformación no impide que pueda ser objeto
de acusación, siempre que el hecho correspondiente hubiera formado parte de la
imputación formulada en su momento, de modo que el afectado por ella hubiese
podido alegar al respecto y solicitar la práctica de las diligencias que pudieran
interesarle.

SEXTO.-Así las cosas, la resolución judicial atinente a la transformación a


procedimiento abreviado del art. 779 LECrim, constituye el alter ego del auto de
procesamiento en el sumario ordinario; su finalidad es definida por la jurisprudencia
( SS.TS. 30-5-2003 , 1-7-2008 , 22-5-2014 y 18-3-2015 ) y consiste en fijar la
legitimación pasiva y el objeto del proceso penal (que no responde a una imagen
estática). Si adopta esta resolución, el Instructor está descartando implícitamente
las opciones que tiene para decretar el sobreseimiento de los arts. 637 y 641: da
credibilidad a la comisión de un determinado hecho por un determinado sujeto. Al
expresar una valoración jurídica sobre los hechos y la atribución subjetiva de los
mismos, la decisión cumple un importante papel de filtro procesal que impide
acusaciones sorpresivas e infundadas, lesivas al derecho de defensa (STS 21- 12-
2012); a la vez que opera como acto de imputación formal que exterioriza un juicio
de simple probabilidad de naturaleza incriminatoria, es la manifestación
jurisdiccional del control acerca del alcance (objetivo y subjetivo) que puede tener
la acusación. Desde luego, es conceptualmente imposible que su existencia
vulnere la presunción de inocencia: esta permanece intacta hasta el dictado de
sentencia condenatoria (vid. STC 71/1994, y AA. TC 289/1984 y 1119/1987). Si
la finalidad era doble, también lo es el contenido: identificación de la persona o
personas investigadas, y especificación de los hechos punibles (art. 779.1.4ª ).
Con todo, la función delimitadora se circunscribe al relato fáctico que el auto
refleja, pues, como es sabido, la calificación del Instructor no vincula a la
acusación.
Por ello, el Auto previsto en el art. 779.1.4º de la LECrim, cumple una triple
función:

a) da por finalizada las diligencias previas;

9
b) efectúa una valoración del resultado de la instrucción apreciando la
existencia de indicios bastantes de la existencia de un delito de los previstos en el
art. 757 de la misma Ley, por lo que ordena la acomodación de los trámites a los
propios del procedimiento abreviado, y

c) acuerda dar traslado a las partes acusadoras para que opten entre
alguna de las posibilidades previstas en el art. 780.1, es decir, solicitar el
sobreseimiento, la apertura del juicio oral (formulando simultáneamente en ese
caso escrito de acusación) o la práctica de diligencias complementarias.
No se exige en puridad que en el auto de transformación se realice una detallada
relación de hechos, sino que debe incluir los elementos fácticos que integran el tipo
delictivo objeto de imputación, pero no requiere que sea exhaustivo.

Consecuentemente, procede desestimar el recurso de apelación.

SEPTIMO.-Se declaran de oficio las costas procesales devengadas en esta


alzada.

Vistos los anteriores preceptos y demás de general y pertinente aplicación,

PARTE DISPOSITIVA

DESESTIMAR EL RECURSO DE APELACIÓN interpuesto por la representación y


defensa letrada del investigado, JOSEP L. ALAY RODRÍGUEZ contra el Auto de
fecha 3 de mayo de 2021, dictado por el Juzgado de Instrucción nº 28 de los de
Barcelona, en las anotadas diligencias que confirmó el Auto de fecha 25 de Mayo
de 2020, dictado por el propio Juzgado, resolución aquélla por la que desestima el
recurso de reforma contra la resolución que dispone continuar la tramitación de las
diligencias previas por los trámites del procedimiento abreviado, y,
consecuentemente, CONFIRMAMOS ÍNTEGRAMENTE DICHAS
RESOLUCIONES y declaramos de oficio el pago de las costas procesales
causadas en esta alzada.

Notifíquese la presente resolución en legal forma a las partes personadas.

Por este, nuestro Auto lo acordamos y firmamos.

10
DILIGENCIA.- Seguidamente se cumple lo acordado.

11

También podría gustarte