Está en la página 1de 5

¿Qué son los fletes marítimos y cómo se establecen?

El flete marítimo es el contrato y fórmula más utilizada a la hora de mover mercancías por mar.

Son contratos que concretan el régimen de fletamento marítimo y están sujetos a numerosas
variables, como el tipo de carga, el volumen o la modalidad de carga, que son las que definirán el
precio final que supone cada envío.

El flete marítimo es un impuesto variable en el transporte marítimo internacional que se asocia al


transportar un contenedor de un puerto a otro.

Sin duda, el flete marítimo es el coste más importante relativo al transporte internacional
marítimo. Esta tarificación es un coste que varía en el tiempo y además, en gran medida, por la
oferta y la demanda. Existen otros muchos factores que también pueden condicionar este coste,
como puede el tamaño del contenedor transportado que dependiendo de las dimensiones se
aplicará una tarificación u otra. Además, también hay otros factores como el tipo de mercancía, el
riesgo de la ruta, la rapidez del viaje, el factor de estiba o los gastos portuarios que se originan a lo
largo de todo el servicio. No podemos olvidar que a la cantidad final del flete también se le puede
sumar recargos por combustibles, cambio de monedas, cargos adicionales de distinta naturaleza o
gastos de termina

factores pueden determinar el flete marítimo.

 Costes de manipulación y despacho: Una variable importante del flete marítimo son los
costes asociados a la manipulación y el despacho de la mercancía en los puertos de carga y
descarga. Dependiendo de las necesidades de transporte, algunos gastos pueden
deducirse o no.
Por ejemplo, un transporte de puerto a puerto supondrá una tarifa plana siempre que
hablemos de un contenedor completo. La base de la tarifa sería únicamente el flete
marítimo propiamente dicho.
Sin embargo, un transporte de puerta a puerta incluirá todos los gastos citados y también
las tarifas de transporte terrestre hasta y desde puerto, tanto a la hora de recoger la
mercancía como a la de entregarla
 Modalidad de carga en el contenedor

Una de las mayores diferencias en el flete la va a marcar la forma en que el contenedor sea
cargado, algo que va a depender del volumen de la mercancía a transportar.

Flete marítimo FCL

Las siglas FCL (Full Container Load) aluden al uso de un contenedor en su totalidad para una única
carga. Sus ventajas son varias, principalmente una mayor rentabilidad para mercancías de
volumen igual o superior a 15m3. La naviera cobra una tarifa plana por cada tipo de contenedor, lo
que simplifica mucho el flete.
También aporta seguridad adicional de la carga al ir precintada y ser toda del mismo propietario.
Por último, redunda en mayor premura en la entrega, ya que el contenedor efectuará una ruta
directa desde origen a destino sin recalar en puertos intermedios.

Flete marítimo LCL

La alternativa de flete LCL (Less Container Load) resulta mucho más adecuada y viable para
pequeños volúmenes de carga. Aquí entra en juego el transporte marítimo en la modalidad de
grupaje de carga, que consiste en agrupar mercancías de moderado volumen procedente de varios
cargadores con el fin de llenar un contenedor.

El flete LCL puede resultar una alternativa no tan rápida, pero aún económica al compartir gastos.
El flete en este caso se calcularía por tonelada cargada.

Recargos del flete marítimo


Además del flete marítimo puro, hay que tener en cuenta que puede haber conceptos por recargo
que resultan fundamentales a la hora de obtener un precio final.

BAF (Bunker Adjustment Factor)

Es el recargo aplicado para corregir las fluctuaciones imprevistas del precio del combustible.

CAF (Currency Adjustment Factor)

Se trata de un recargo aplicado para cubrir las posibles variaciones del cambio de divisa. Se aplica
como un porcentaje sobre el flete, siendo un ajuste que se hace generalmente en relación al dólar
americano.

IMO (Mercancías peligrosas)

Es el recargo por el transporte de mercancía peligrosa que habría que añadir al flete básico
calculado en función del número de contenedores o toneladas de la mercancía.

A estos gastos se les pueden añadir otras partidas por conceptos bancarios, administrativos o
aduaneros.

Lo cierto es que existe gran variedad de recargos dependiendo de los pormenores de cada
operación logística. Del mismo modo, hay diferentes modalidades de fletamento marítimo y cada
una implica diferentes condiciones y obligaciones para fletador y fletante. De todo ello, la
importancia de contar con un transitario de confianza que busque el mejor flete para tu
mercancía.

Como lo son:

RECARGOS DE AJUSTE

· BAF: Bunker Adjustment Factor

Es el recargo que se aplica como medida correctora de las fluctuaciones del precio del
combustible. También podrás encontrarlo como Bunker Surcharge.
· EBS: Emergency Bunker Surcharge

Es un recargo similar al BAF al estar relacionado con la variación del precio del combustible y su
posible compensación. A diferencia del anterior, sin embargo, el EBS es un recargo de emergencia
que se aplica a última hora.

· CAF: Currency Adjustment Factor

Se trata de un recargo que aplican las navieras para dar cobertura a posibles variaciones del
cambio de divisa. Es decir, permite corregir la existencia de diferencias entre la divisa local y el tipo
de moneda que se haya establecido en el flete. Va incluido como porcentaje en el importe total
del flete.

RECARGOS RELACIONADOS CON EL PUERTO

· CSF: Carrier Security Fee

Se trata de un recargo de seguridad que se cobra en los puertos y que las navieras incluyen en sus
cotizaciones, cuando corresponde.

· CS: Congestion Surcharge

Este recargo se aplica por el tiempo de espera que provoca la congestión existente en los puertos,
con independencia de que se trate de cargas o descargas de mercancías.

· ISPS: International Ship and Port Facility Security Code Surcharge

Es un tipo de recargo que sirve para mantener la seguridad tanto en las embarcaciones como en
los puertos. También se le conoce como SEC (Security Fee).

RECARGOS RELACIONADOS CON LA MERCANCÍA

La naturaleza de la mercancía, sus dimensiones y características pueden suponer la aplicación de


distintos recargos que se añaden al coste del flete marítimo.

· EWS: Extra Weight Surcharge

Es un coste añadido por el sobrepeso de la mercancía. También lo puedes encontrar referido como
OWS (Overweight Surcharge).

· ELS: Extra Lenght SurchargeEn este caso, este recargo se aplica por un exceso en las dimensiones
de la mercancía que se va a transportar. Está relacionado con el recargo OOG (Out of Gauge) que
se aplica para aquellas cargas que requieren de contenedores de dimensiones diferentes a las
estándar de 20’ o 40’ como Open Top o Flat Rack.

· SEP: Special Equipment Surcharge

Es un recargo enfocado a obtener el flete de equipos especiales (open top o flat rack,
habitualmente).

· CUC: Chasis Usage Charge


Se aplica cuando la mercancía tiene un peso muy elevado y son necesarias medidas de refuerzo de
las plataformas en las que se transporten.

· IMO: International Maritime Organization

Se aplica cuando la mercancía que se transporta tiene la consideración de peligrosa.

· Recargo por conexión de frío

Es un coste que se genera cuando, durante el transporte marítimo de la mercancía, es necesario


mantener controlada la temperatura de la misma para preservar su estado

RECARGOS TEMPORALES DEL TRANSPORTE MARÍTIMO

Hay algunos recargos que se aplican únicamente en determinados momentos del año.

· PSS: Peak Season Surcharge

Este es uno de los más habituales. Se trata de un recargo que se aplica a determinados tráficos en
la temporada alta.

· WS: Winter Surcharge

Está relacionado con el invierno y sufraga los gastos extraordinarios de los puertos para hacer
frente a condiciones meteorológicas adversas.

· Recargos de emergencia

Son aquellos que aplican las navieras para recuperar los niveles de flete. Destacamos GRI (General
Rate Increase); GRR (General Rate Restoration) y ERR (Emergency Rate Restoration).

RECARGOS SEGÚN ORIGEN, DESTINO O RUTA

Hay recargos que están vinculados a la zona desde la que se realiza el transporte o la que se envía
la mercancía.

· Recargo por tránsito en canal

Se incluyen cuando la ruta requiere transitar determinados canales. Fundamentalmente, existen


tres recargos de este tipo: SCTF (Suez Canal Traffic), PCS (Panamá Canal Surcharge) y Adén (Adén
Gulf Surcharge).

· WRS: War Risk Surcharge

Es un recargo que se aplica cuando el buque que transporta la mercancía debe transitar por una
zona inmersa en un conflicto bélico o bien que tiene un alto nivel de riesgo al respecto (se incluye
en este apartado las áreas en las que hay un elevado riesgo de sufrir ataques de piratería).

Sirve para financiar las medidas de seguridad extraordinarias que adoptan o, incluso, para
reconfigurar la ruta a realizar.
· AMS: Automated Manifest System

Es un recargo que únicamente se aplica cuando la mercancía tiene como destino Estados Unidos (o
se realiza un transbordo en dicho país). Es un sistema de control y autorización previa de
mercancías ineludible.

· ICD: Inland Container Depot

Es un recargo que permite el uso de los llamados puertos secos. Son zonas equipadas para la
manipulación y el almacenamiento temporal de las mercancías.

· CCD: Cargo Data Declaration

Esta tasa es obligada para las mercancías que tienen destino en la Unión Europea y está vinculada
a la presentación de declaraciones de los detalles del embarque de la carga.

· LSFS: Low Sulphur Fuel Surcharge

Es un recargo que se imputa por la contaminación de las aguas de la Unión Europea.

También podría gustarte