Está en la página 1de 6

Nombre del estudiante: Karen Fernanda Zemanate Imbachi

Tema
Feminicidio
Nombre del El corto recorrido del feminicidio en Colombia
trabajo

Autor Gabriela Pedraza y Angélica María Rodríguez

UNA Revista de Derecho Vol. 1: 2016


Año y lugar
La Sentencia del 4 de marzo de 2015 de la Corte Suprema de Justicia es una de las más
Objetivo General importantes en el avance de la lucha por el reconocimiento y protección de los derechos de
la mujer en Colombia, La Sentencia es la primera en la historia de Colombia que reconoce
que el homicidio y la violencia contra las mujeres es un problema social importante en el
país.

Tipo de estudio Un homicidio de una mujer por razones de celos que resultan en la objetivización, o
sensación de propiedad del agente sobre la mujer, enmarcado dentro del antes agravante,
ahora tipo, de feminicidio? En la sentencia que se analizará a continuación, la respuesta de
la Corte fue ‘sí’. Pero en otras fue ‘no’. La Corte Suprema de Justicia examina el caso entre
Alexander de Jesus Ortiz y Sandra Patricia Correa, compañeros sentimentales. Ortiz y
Correa
La relación siempre estuvo permeada por la violencia y por los celos de Ortiz, lo cual, con
los años, se hizo evidente para sus amigos y familiares. Un día, Ortiz, por un supuesto
ataque de celos, le propinó nueve puñaladas a Correa, quien fue transportada al hospital
donde sobrevivió tras un intensivo tratamiento médico. Mientras se recuperaba, se esforzó
para sacar a Ortiz de su casa, pero no tuvo éxito. Dejaron de vivir juntos, pero antes de irse
Ortiz le dijo a Correa «que por sobre el cadáver de él ella se conseguía a otra persona».
En uno de los muchos días en los que Ortiz acosó a Correa, esta accedió a verlo en un
motel en Medellín. Donde fue asesinada
Enfoque: la Ley 1761 de 2015 derogó el agravante, dado que definió el feminicidio como un tipo
autónomo y lo redactó en el art. 104A del Código Penal. Esta ley fue la respuesta del
Estado Colombiano ante la brutal violación, y el homicidio de Rosa Elvira Cely a manos de
Javier Velasco. El objeto de la ley es “garantizar la investigación y sanción de las
violencias contra las mujeres por motivos de género y discriminación, así como prevenir y
erradicar dichas violencias y adoptar estrategias de sensibilización de la sociedad
colombiana, en orden a garantizar el acceso de las mujeres a una vida libre de violencias
que favorezca su desarrollo integral y su bienestar, de acuerdo con los principios de
igualdad y no discriminación” (Congreso de la República, 2015).

Técnicas e La Sentencia del 4 de marzo es una puerta que se ha abierto hacia un espacio nuevo que
instrumentos aún no ha sido verdaderamente explorado. Ahora bien, teniendo en cuenta que la sentencia
mencionada es la única en la que se reconoce el feminicidio, a continuación se mostrarán
algunas sentencias previas en las que las conductas sancionadas se enmarcan en el, antes
agravante, ahora tipo, de feminicidio. En estas sentencias se imputa el homicidio simple,
agravado (por ser la víctima la compañera o cónyuge del procesado), e incluso atenuado
(por la causal de ira e intenso dolor generado por los celos del agente).
En cuanto a las sentencias que se refieren a hechos sucedidos previos a la introducción del
agravante, la Corte Suprema de Justicia, mediante sentencia del 7 de julio de 2011, resolvió
un caso similar al de la sentencia del 4 de marzo de 2015. Fidel Napoleón Corredor Riaño
dio muerte con un arma de fuego a su compañera sentimental, Aurora Zamudio Moreno, y
a su hijo menor, Ricardo Corredor Zamudio, quien acudió en defensa de esta última. La
relación de pareja de Zamudio y Corredor también estaba permeada por incesantes
conflictos y acciones violentas de Corredor contra Zamudio, los cuales están acreditados
por ‘las continuas denuncias presentadas por Aurora’. Los ataques de Corredor eran tan
violentos que su hijo, Ricardo, quien también fue una constante víctima, le había
expresado, a sus amigos que temía seriamente por la vida de su madre y por la suya, y que
sería capaz de morir para protegerla a ella de su padre.

Resultados El Tribunal Superior de Medellín, como juez de segunda instancia de este caso, le imputó
el delito de homicidio a Ortiz, excluyó el entonces agravante del numeral 11 del artículo
104 del Código Penal (‘cometer el homicidio contra una mujer por el hecho de ser mujer’)
y fijó la pena en 200 meses de prisión. El Tribunal superior alegó que el homicidio se trató
de un crimen pasional por los celos del agente y que este no le causó la muerte a su pareja
por el hecho de ser mujer. Así, el juez argumentó que El feminicidio, neologismo empleado
para designar el asesinato evitable de mujeres por razones de género (...) es un delito
motivado por la misoginia, que implica el desprecio y odio hacia las mujeres, lo cual
ciertamente no aplica en este caso, donde aquello que originó el actuar del procesado fue la
celotipia de un compañero sentimental De lo anterior se puede ver cómo el juez reconoce
que el feminicidio se da en aquellas situaciones en las que el sujeto activo desprecia a las
mujeres en general y debido a ese desprecio comete el delito de homicidio de alguna de
ellas. Parece que su definición de feminicidio excluye los casos en los que la mujer es
puesta por el agente en una situación de indefensión y de subordinación, en las que es
violentada y maltratada. De nuevo se excusa la acción del agente tras la justificación de los
celos pues, para el Tribunal y para la Fiscalía, un homicidio por celos no puede ser nunca
un homicidio feminicida––son mutuamente excluyentes. Acá encontramos el error en el
que incurrieron las demás instancias de los procesos antes estudiados: los celos y el
homicidio de una mujer por el hecho de ser mujer no son motivos excluyentes, es más,
usualmente van de la mano. Los celos de un agente, frente a una mujer, suficientemente
fuertes para inducir a esa persona a cometer homicidio, usualmente tienen un trasfondo de
violencia de género: es pensar que la mujer ‘es sólo de él y de nadie más’, que no puede
escoger vivir su vida sin él porque le pertenece, que no puede deshonrarlo y humillarlo al
seguir adelante sin él porque ella vive sólo para enaltecerlo, que es su subordinada y, por lo
tanto, tiene que obedecer a sus mandatos.

Datos Pedraza, G., & Rodríguez, A. (2016). El corto recorrido del feminicidio en Colombia. UNA
bibliográficos Revista de Derecho, 1, 01-08.
(APA)
URL o link https://www.academia.edu/download/52717899/PedrazaRodrguez2016-Analisis-
jurisprudencial-UNA-Revista-de-Derecho.pdf
2)

Tema Feminicidio

Nombre del Feminicidio: Un problema social y de salud pública


trabajo
Autor Doris Stella Tejeda Puentes

La manzana de la discordia, 2016 - bibliotecadigital.univalle.edu.co


Año y lugar

Objetivo se reflexiona sobre el feminicidio, enfocando especialmente aspectos


General histórico-socioculturales y políticos, que desde varias teorías feministas han
permitido fundamentar y construir dicho concepto; por lo que también se
referencian algunas deliberaciones teóricas sobre las violencias contra las
mujeres. Igualmente, se presenta una clasificación del feminicidio, las
tipologías que se han manifestado en distintos contextos (principalmente
Latinoamérica), y sus alcances a nivel mundial y nacional.

Tipo de estudio Este artículo es una reflexión crítica, cuyo pro– pósito es exponer la
magnitud del feminicidio a nivel mundial y nacional desde el marco de
teorías feministas. Se realiza una aproximación a las deliberaciones teóricas
sobre las violencias contra las mujeres, contextualizándose el surgimiento del
concepto y se revisan algunos determinantes sociales. Asimismo, se
describen clasificaciones surgidas a partir del análisis de casos presentados
en distintos contextos latinoamericanos. Finalmente, se retoman políticas
nacionales que pueden ser útiles para incidir en la reducción de las cifras del
feminicidio del país, planteados algunos retos para la Salud Pública con
relación a éste problema.
Enfoque A pesar de los avances legales el problema aún no muestra un cambio
positivo en las cifras, pues según la Oficina de Naciones Unidas contra la
Droga y el Delito (UNODC, 2011), el asesinato de mujeres representa un 18%
del total de crímenes en el mundo, el 10% en la región de las Américas, el
19% en África y el 27 % de los asesinatos en Europa. Tal situación amerita
una revisión del feminicidio desde la Salud Pública, más aun teniendo en
cuenta que la violencia fue declarada como un problema de Salud Pública
(Organización Mundial de la Salud, 2003) que se puede prevenir. Para ello se
instó a emprender acciones integrales, entre ellas la caracterización de
diferentes tipos de violencia, definir su magnitud, evaluar las causas y las
repercusiones de en la salud pública.
Técnicas e El feminicidio es la forma más extrema de la violencia que vulnera el
instrumentos derecho a la vida de las mujeres por ser mujeres y les impide el disfrute de
todos los demás derechos. Desde que se acuñó el término feminicidio se ha
abierto un debate que hoy tiene resultados tangibles en la legislación de
algunos países de América Latina, pero que aún no logran una disminución
en los casos, ni un mejoramiento en los niveles de impunidad. El feminicidio
ha sido invisible en los análisis de la mortalidad violenta usados en la gestión
sanitaria, afectando la distribución de recursos para el desarrollo de
programas de prevención de las violencias de género. Aún hoy los informes
de mortalidad resaltan sólo la muerte violenta de hombres especialmente
jóvenes y adultos, dando una importancia casi nula a los eventos de
feminicidio a pesar de que la cifra está incrementando y que pueden ser
tipificados para el hacer seguimiento al impacto de estrategias género-
específicas que se implementen.
Pese a que las investigaciones desarrolladas sobre el feminicidio han
Resultados permitido visibilizar condiciones históricas, prácticas culturales, situaciones
sociales, económicas y políticas que se han construido en el orden patriarcal
y que hoy dejan como resultado miles de mujeres asesinadas por su
condición de género en el mundo y una tasa de feminicidios por cada millón
de mujeres en Colombia, aún se evidencia el alto riesgo de muerte violenta
para las mujeres en el país. Para avanzar en el compromiso de lograr una
vida libre de violencia para las mujeres es necesario incidir en la
transformación de los determinantes , sociales del sistema patriarcal en
intersección con otros determinantes sociales como la globalización y el
conflicto armado. En todo este proceso, la Salud Pública tiene aún mucho
que aportar.

Datos Puentes, D. S. T. (2016). Feminicidio: Un problema social y de salud


bibliográficos pública. La manzana de la discordia, 9(2), 31-42.
(APA)
URL o link
Feminicidio: Un problema social y de salud pública
3.

Tema Feminicidio
Nombre del El contexto sociocultural del patriarcado, la violencia de
trabajo género y el feminicidio

Autor María Zobeida Zúñiga Marín.1


repository.usta.edu.co (2017)
Año y lugar

Objetivo  Analizar como la evolución del patriarcado se ha convertido en el fenómeno


General socio cultural de violencia de género.

Tipo de perspectiva sociocultural de patriarcado y violencia de género tomando como


estudio referencia dos casos paradigmáticos de feminicidio en Latinoamérica. De un
lado, la situación de terror que vivió Rosa Elvira Cely, siendo sometida a violencia
sexual, torturas, empalamientos y feminicidio en pleno corazón de la capital de
Colombia, esto hacía mediados del año 2012. De otro, el evento acontecido a
principios de la década de los 80 en Brasil, cuando el ex esposo de María Da
Penha, bióloga farmacéutica, intento asesinarla, disparándole en una primera
ocasión, y electrocutándola en otra.
Enfoque De acuerdo a las voces académicas de grandes autores feministas y no
feministas hombres y mujeres- la raíz de la violencia contra la mujer por el hecho
de ser mujer, se remonta a los albores de la civilización, exactamente en el
momento histórico del surgimiento del patriarcado como estructura organizativa
de la sociedad. Desde allí, las mujeres fueron sometidas a abusos, cosificación,
relaciones de poder, discriminación, instrumentalización, opresión,
desconocimiento de sus derechos y libertades etc. Ahora bien, la causalidad de
ese escenario sociocultural de violencia de género debe rastrearse en los
caracteres y lógicas de dominación mantenidos, difundidos y perpetuados por la
sociedad.
Técnicas e El concepto de feminicidio surge como la tipificación penal del asesinato de una
instrumentos mujer por el hecho de ser mujer. Detrás de este tipo de violencia extrema, se
secundan una serie de antivalores o predisposiciones culturales negativas, como
el sexismo, el machismo, la misoginia, la cosificación de la mujer, la
instrumentalización sexual y cultural de su cuerpo, el sometimiento a una moral
tradicional etc. Pese a que, en un sentido genérico, el feminicidio puede aludir
exclusivamente a la situación donde una mujer es asesinada por el hecho de ser
mujer, conviene estudiar las múltiples facetas de este crimen, tal cuestión
cuidándose de enmarcar las violencias de género en una serie de esferas o
ámbitos socioculturales: la intimidad de pareja, la familia, la calle, el trabajo, la
política, el conflicto armado, entre otros.
.
Resultados Sin lugar a dudas, la violencia contra la mujer suele estar asociada a las
disfunciones de un tipo de organización sociocultural denominado patriarcado.
El patriarcado observa a la mujer a través de un sistema de valores, costumbres
y modos de relacionamiento basados en el sometimiento, menosprecio,
dependencia y opresión por razones de género. Ahora bien, según Engels, la
génesis de esa situación de desventaja de la mujer se remonta al origen histórico
de la propiedad privada y la división del trabajo, cuestión que hace indispensable
el rol reproductivo de la madre y sus actividades de crianza, cuidado y
mantenimiento de la prole. Esas situaciones materiales, terminan por naturalizar
una concepción particular de mujer, esto es, una construcción mental y
valorativa que pone a las hembras en condiciones especiales de desigualdad
frente a los machos. En consecuencia, las relaciones económicas se mantienen a
base de la consolidación de discursos religiosos, científicos, jurídicos o
imaginarios colectivos que caracterizan a la mujer como un ser débil, servil,
inferior y dominado

Datos Zúñiga Marín, M. Z. El contexto sociocultural del patriarcado, la violencia de


género y el feminicidio.
bibliográfico
s (APA)
URL o link
https://www.jstor.org/stable/42955961?seq=1