Está en la página 1de 2

Preparada para el parto

Una vez que hemos superado la semana 37 de edad gestacional pueden


aparecer una serie de signos y de síntomas de los que es importante que la mujer
embarazada esté informada ya que tendrá que acudir al servicio de urgencias.
Por ejemplo, ante la presencia de un dolor de cabeza muy intenso, y si además
viene acompañado de alteraciones visuales importantes, como por ejemplo, la
visión borrosa o la visión doble, la mujer deberá acudir al servicio de urgencias. Si
además esta situación se acompaña de edemas generalizados, sobre todo en la
cara y en las extremidades superiores e inferiores, con más motivo todavía para
acudir al servicio de urgencias.

Es importante también que la mujer embarazada en el tercer trimestre, alrededor


de la época del parto, controle también la tensión arterial. Deberá acudir al
servicio de urgencias siempre que los valores de tensión arterial sean iguales o
superiores a 140-90 milímetros de mercurio.

Deberá acudir también al servicio de urgencias en el caso de que presente una


temperatura corporal igual o superior a 38 grados.

También en este estado alrededor de la semana 40 de edad gestacional pueden


aparecer una serie de signos y de síntomas que no hace falta acudir a urgencias,
como por ejemplo en la expulsión del tapón mucoso.

¿Cómo va a evidenciar la mujer embarazada que ha perdido el tapón mucoso?


Porque va a ver en sus braguitas un tapón de moco, que por un lado se puede
expulsar rápidamente en un solo día o puede tardarse varios días en expulsarlo.
Normalmente este moco, que es de un color verdoso o un color gris transparente,
viene acompañado de trazas de sangre o de trazas de sangre de un color
marronáceo oscuro.

Siempre que haya un sangrado por vía genital, en cantidad igual o superior a
una regla, la mujer tendrá que acudir al servicio de urgencias y si además este
sangrado se acompaña de dolor, todavía con más motivo para acudir.

En cuanto empieza a tener en su domicilio las primeras contracciones, la mujer


tendrá que acudir al servicio de urgencias cuando estas contracciones empiecen
a coger este carácter más regular. Lo importante es que estas contracciones no
cedan ni con el descanso ni que cedan con el reposo.

www.charlasmatronales.com
Preparada para el parto
Para contabilizarlas puede tener una guía y tiene que tener en cuenta que si una
mujer nunca ha dilatado, antes de acudir al hospital tiene que permanecer en su
domicilio con las tres contracciones cada diez minutos durante tres horas.

Aun así después de este tiempo se invita a la mujer y se le aconseja que se dé una
ducha de agua caliente que dure aproximadamente entre unos quince y treinta
minutos. Si al salir de la ducha la mujer percibe esta sensación de dinámica
uterina, entonces tendrá que acudir al servicio de urgencias. En el caso de que se
interrumpa, podrá quedarse en casa a descansar y además alimentarse sobre
todo con alimentos en este momento que contengan un poco de azúcar, ya que
el útero va a cansarse por este tipo de actividad uterina.

En cuanto a la mujer multípara, que ya ha dado a luz en una o en dos ocasiones,


no va a estar en casa tantas horas durante la actividad contráctil. En este caso,
la secundípara acudirá al hospital cuando presente una contracción cada cinco
minutos durante dos horas. En este caso también invitaremos a la mujer a que
se dé una ducha con el agua caliente, y en el caso de que se salga de la ducha y
sigan las contracciones, acudirán al hospital. En el caso de que las contracciones
se hayan interrumpido se quedará en el domicilio.

Siempre y cuando la mujer tenga una sensación además de malestar general,


que a veces no puede describir bien con palabras y si se acompaña además de
dolores punzantes en la boca del estómago que no tienen nada que ver con los
ardores, también tendrá que acudir al servicio de urgencias.

www.charlasmatronales.com

También podría gustarte