Está en la página 1de 11

TURISMO

¿Por qué conocer Tudela?

Es una población de origen incierto. Durante mucho tiempo se consideró una


fundación musulmana, ya que su historia documentada conocida arranca en aquella
época. Sin embargo, diversas excavaciones arqueológicas han concluido que el
lugar estuvo habitado desde la Edad de Hierro, iniciándose como población celta o
celtíbera.Se ha rechazado la tesis de que Tudela fuera Tubela, supuesta población
ibérica fundada en el año 142 después del Diluvio Universal (2163 a.C.) por Túbal,
nieto de Noé e hijo de Jafet, desterrando el juego de palabras Túbal, Tubela,
Tudela. Según el canónigo José Conchillos, fue el monje galo Fr. Juan Leyder en
1307 el primero en promulgar la idea, siendo posteriormente transmitida y
propagada por multitud de autores de los siglos XVI y XVII (incluido el archivero
Juan Antonio Fernández). Según esta leyenda, Túbal fundó dos poblaciones en
Navarra, Tubala y Tubela, que con el tiempo se convertirían en Tafalla y Tudela.

Plaza de los Fueros

Es uno de los rincones históricos y más emblemáticos de ​Tudela​. Una plaza llena de
vida a cualquier hora del día, puerta de acceso al casco histórico de la ciudad.
Construida en el siglo XVII, su primer cometido fue acoger las corridas de toros que
se celebraban en la plaza de la catedral. Está presidida por la Casa del Reloj y
cuenta con un quiosco que durante la época estival llena de música y alegría los
atardeceres de la capital ribera.

Fue creada en sus inicios para acoger las corridas de toros que hasta entonces se
habían celebrado en la plaza Vieja, junto a la catedral, y que habían sido prohibidas
por el Cabildo por tratarse de un lugar sagrado. Ha recibido varios nombres: "plaza
de los toros", "plaza Nueva", "plaza Real", "de la Constitución", "de Fernando VII",
pero fue en 1893 cuando adquirió su actual denominación, en honor a los Fueros de
Navarra​. Fue construida en el ​siglo XVII y su ubicación fuera de las murallas supuso
el inicio de la reforma urbanística del municipio. Fue levantada sobre el cauce del río
Queiles por lo que fue necesario cubrir la vaguada con arcadas de piedras y
extender sobre ellas el suelo de la plaza. Como recuerdo de su época taurina, las
fachadas presentan una decoración salpicada de escenas de toros y escudos
heráldicos de las poblaciones que forman la Ribera de Navarra. La uniformidad de
los tejados y fachadas tan sólo se ve alterada por dos edificios: la Casa del Reloj,
que preside la plaza, y el hospital de Gracia, hoy en día residencia de ancianos. En
1921​ se decidió ornamentar el centro de la plaza con un quiosco.
Fiestas y Tradiciones

La Plaza de los Fueros es el escenario de varias fiestas y tradiciones que se siguen


celebrando año tras año en ​Tudela​. En Semana Santa se celebran dos ceremonias
que pertenecen a la cultura tudelana desde el siglo XVI y que han sido declaradas
fiestas de Interés Turístico Nacional: el Volatín y la Bajada del Ángel.

En Julio celebra sus fiestas patronales en honor a Santiago y ​Santa Ana con un
amplio programa de festejos. La Plaza de los Fueros es el escenario donde se lanza
el cohete que da inicio a las fiestas. Cada noche tiene lugar el baile de “La
Revoltosa”, un baile popular que congrega a mucho público. A su vez la plaza acoge
otros actos festivos: bailes regionales, toro de fuego, verbenas, conciertos etc.

Carnavales

Aunque los Carnavales de Tudela volvieron a celebrarse el año 1983, corría el año
1989, cuando por parte de algunos integrantes de la Coordinadora de Carnavales
se recuperaba la antigua figura carnavalesca del "Zipotero tudelano".
Los historiadores dicen, que eran personas con máscaras blancas, camisa o blusa
azul, pantalón blanco o negro, cabeza cubierta y colgado del hombro un blanco
almohadón anudado en un extremo y lleno de caramelos y peladillas que van
arrojando al aire en el transcurso del pasacalles del viernes, posterior al "Cohete"
anunciador del Carnaval.
La figura del "Zipotero" completa su atuendo en una vara con una botana atada a
una cuerda en su punta y cascabeles, que a su paso van descargando en las
gentes que encuentran en su recorrido.
En la celebración de los Carnavales de Tudela convendría destacar los Desfiles de
Máscaras de Adultos, e Infantil, que tienen lugar en la tarde del sábado y la
mañana del domingo respectivamente.
Los Gaiteros de Tudela presentaron el día 3 de marzo de 2000 la Polka
perteneciente al Carnaval de Tudela del año 1896, recuperada por D. Julián
Romea y con arreglos de D. Antonio Guerrero.
● LA POLKA
En el año 1999 ya se escuchó esta polka por las calles de Tudela debido a
Antonio Guerrero.
El día 3 de Marzo del 2000 se recuperó, a la medianoche, un baile perdido,
y que gracias al esfuerzo y a la alusión de personas como Javier Perez de
Obanos (miembro de los gaiteros de Tudela) o Antonio Guerrero (músico
sangüesino que hizo unos arreglos en dicha polka) con el objetivo de que
los carnavales no fueran un mero hecho de "salir por lo bares" sino de
"recuperar las raíces de esta fiesta" (palabras dichas por Javier Perez de
Obanos en el Diario de Navarra en un reportaje de Carasusán).
Este baile se perdió hace más de un siglo. Se trata de una polka de Julián
Romera, compuesta en 1896, con el título de "Patria". De esta pieza se
sabe que llegó a manos de los Gaiteros de Tudela procedente de sus
compañeros del grupo "Dierri" de Estella.
Para que la noche del 3 de Marzo, noche en la que estrenaba oficialmente
la polka "Patria" interpretada por los gaiteros de Tudela en la carpa que se
instaló en el Queiles, saliera perfecta se organizaron unos cursillos para
enseñar los pasos de baile. Estos cursos fueron ofrecidos en la Ikastola
Argia (en Fontellas) y en el Polideportivo de Tudela. El objetivo era que los
que bailaban al son de los gaiteros fueran aquellos que asistieron a los
cursillos pero la intención era que cada año el número de parejas que
bailaran fuera en incremento, imitando los bailes populares que cada año
los Tudelanos bailan en fiestas de Santa Ana en la plaza de los fueros.
Aun así en el 2000, el 3 de Marzo, contaron entre 20 y 25 parejas ataviadas
con el traje de aquella época quienes animaron a los demás asistentes a
que les acompañaran en sus pasos.
En la actualidad los Carnavales se organizan por parte del M.I.
Ayuntamiento de Tudela, con la colaboración de los Zipoteros/as de Tudela.

Semana Santa en Tudela

Las tradicionales, multiseculares, e inseparables Ceremonias del Angel y del


Volatin, con su origen en la Cofradía del Santísimo Sacramento, pertenecen por
derecho propio a la cultura tudelana desde el siglo XIV, formando parte de su
esencia y han sido declaradas el 19 de febrero de 2002 'Fiesta de Interés Turístico
Nacional'.
Estas ceremonias no siempre se han celebrado como hoy ni en los mismos lugares,
pero en todo momento se ha mantenido y se mantiene íntegramente su ingenuidad,
su significado religioso y por tanto su esencia popular.
● EL VOLATÍN

El día de Sábado Santo, y a las 10 de la mañana, un muñeco articulado de


madera, 'El Volatín' vestido ridículamente y con un enorme puro-petardo en la
boca, hace acto de presencia desde 1851, en el balcón de la Casa del Reloj
de la Plaza de los Fueros, y se somete a un inmisericorde y frenético dance.
El estallido del puro en la nariz del Volatín, da paso al incruento e ingenuo
festejo popular. El torno a que esta sujeto el muñeco es movido a derecha e
izquierda, con más y mas vueltas, hasta la pérdida de su vestimenta.
Así ha llegado hasta nosotros esta sencilla ceremonia que pone en escena la
muerte desesperada de Judas Iscariote, por haber traicionado a Cristo.
● LA BAJADA DEL ÁNGEL

Tan antigua como el Volatín es la bajada del Angel, así llamada porque un
niño, vestido de ángel, suspendido en una maroma, es llevado por medio de
un torno, a través de la plaza de los Fueros, hasta llegar a donde, traida en
procesión acompañando al Santísimo Sacramento, tienen en hombros la
imagen de la Virgen, cubierta su cabeza con un velo negro en señal de la
tristeza que le causaba la muerte de su Hijo Jesucristo.
El Angel le quita el velo en señal de alegría por la resurrección de Cristo,
diciéndole 'Alégrate María que tu Hijo ha Resucitado'.
Hasta Abril del año 1851 esta ceremonia se vino celebrando en la Plaza
Vieja, trasladándose a la de los Fueros por acuerdo municipal. Aquí desde
entonces y sin variación, se sigue celebrando a las 9 de la mañana del
Domingo de Pascua de Resurrección.

La Fiesta de Tudela (Virgen Santa Ana)

Del 24 al 30 de julio, se celebran las Fiestas Patronales de Tudela, en honor a Santa


Ana (26 de julio), declaradas de interés turístico.
El 24 de julio, el cohete tiñe Tudela de color rojo y blanco durante 7 largos días, y
tras las palabras mágicas de '¡Tudelanos! ¡Viva Santa Ana!, ¡Viva Tudela!', la
multitud, que en olor de fiesta revienta la Plaza de los Fueros, comienza a saltar.
Un denso y popular programa festivo permite poner en 'trance' a los ciudadanos y
visitantes llenando la calle de la música de las charangas de las peñas,
protagonistas en gran manera de las fiestas por su presencia y organización de
actos específicos.
La feria Taurina, la Gigantada con la Procesión de Santa Ana y la Revoltosa marcan
hitos en el transcurrir de la fiesta.
● LA REVOLTOSA
La Revoltosa es un baile que tiene su origen en 1928; se baila en torno al
kiosko y sus tres ritmos ponen a prueba el temple y vigor de los participantes
en contraposición con la resistencia de los componentes de la Banda
Municipal, hasta el punto de que la Plaza de los Fueros parece enloquecer.
● LAS PROCESIONES

Tudela celebra tres procesiones durante las fiestas de Santa Ana:


1.- La primera tiene lugar el 25 de julio, en honor al Apóstol Santiago. El
recorrido se realiza por el Casco Antiguo de la ciudad.
Antiguamente se sacaba una imagen que no era la estatua de Santiago, sino
la de San Juan que Juan II, rey de Navarra, regaló a la cofradía de Santiago.
Esta cofradía procede del antiguo hospital medieval de Santiago Apóstol, sito
en el Casco Viejo, en la calle que lleva el nombre del santo, próximo a las
murallas y al Camino Real por el que accedían a Tudela los transeúntes.
En el siglo XVIII se decidió transformar la imagen. Se le colocó un segundo
brazo derecho estirado empuñando una espada, un sombrero de ala y una
túnica de pergamino con conchas.
Uno de los elementos a destacar es el Pendón de Santiago, el cual es muy
alto y a veces también se saca en la procesión de Santa Ana. Otro de los
elementos más destacados es la terna que data del siglo XVII ó XVIII.
Desde comienzos del siglo XX, la procesión partía del Convento de las
Clarisas situado en la actual plaza de Sancho El Fuerte. Cuando trasladaron
el convento a otra zona alejada, la procesión se trasladó a la Catedral.

Desde el año 2002 y hasta que las obras de rehabilitación de la catedral


terminen, la procesión saldrá y finalizará en la Iglesia de San Jorge.

2.- La segunda, el día 26 de julio, se celebra en honor de Santa Ana La Vieja.


La salida se realiza desde la iglesia de la Magdalena y recorre las calles del
Casco Antiguo de la ciudad.
3.- La tercera es la más significativa y se realiza en honor de la Patrona de
Tudela.
Santa Ana fue nombrada Patrona de la ciudad en 1.530. En esa fecha los
pueblos de la merindad eran asolados por la peste. Varias calles fueron
cerradas, fumigaron las casas y las personas acomodadas huyeron de
Tudela. La gente, en desesperado recurso, acudió a Santa Ana. Hicieron una
misa llamada de 'Salud' y posteriormente hicieron voto a la santa de celebrar
perpetuamente su fiesta y llevarla en procesión si libraba a su ciudad del
azote de la enfermedad.
Según carta que el Ayuntamiento dirigió al virrey en 1.531, Santa Ana fue
nombrada patrona de Tudela en sustitución de San Pedro Ad-Vincula, en
agradecimiento por librar a la capital de la Ribera de la peste.

En 1.727 el Ayuntamiento decide que en la procesión no salgan más


imágenes que la de Santa Ana, pero deberá ser la que se venera y pone en
la fiesta principal. Así, se coloca en la peana y es conducida en hombros por
cuatro sacerdotes. Desde 1.817 hasta 1.863 los franciscanos fueron los
porteadores de la imagen, hasta que se acordó que fueran seglares con
túnicas quienes la llevaran. Dicha costumbre sigue vigente en la actualidad.
● EL TORO DE FUEGO
El toro de fuego comenzó a instaurarse en Tudela dentro del programa
festivo desde el año 1.972. Antes de dicha fecha recorría la Plaza Nueva, la
Carrera y el Muro, el último día de las fiestas, pero a partir de entonces sus
salidas se realizan todos los días.
Esta popular costumbre no tiene su origen en Tudela. Se sabe que en
algunas localidades existía el hábito de soltar la última noche de fiestas
patronales un toro vivo por las calles, con una antorcha embreada, sujeta a
cada cuerno. En un momento determinado se prendían las antorchas y el toro
moría al poco tiempo.

Esta costumbre evolucionó con los años. Las antorchas fueron sustituidas por
unos fuegos de artificio. Posteriormente, le colocaban una manta de fuegos
atados y lo soltaban hasta que se acababan los cohetes y bombas o el
animal caía retorciéndose por el dolor de las quemaduras.
Esta bárbara costumbre se ha acabado en la actualidad y el toro vivo se ha
sustituido por un armazón metálico con cabeza y cuernos simulados.

● LA GIGANTADA
La 'Gigantada' es otro de los actos más tradicionales de las fiestas patronales
de Santa Ana. Su inicio tuvo lugar en 1.971 y es tanto su éxito que muchas
localidades lo han incorporado a sus respectivas fiestas. Lo organiza la
Orden del Volatín, formada por personas que desean que las tradiciones y la
cultura popular no se pierdan.
La tradición consiste en hacer desfilar ciertas figuras bailando y animando,
los gigantes, o persiguiendo a la gente que acude a la celebración.
Los gigantes son figuras de varios metros de altura portados por una
persona. El portador hace girar y bailar al gigante al son de una banda
popular de música. Generalmente los gigantes desfilan en parejas de gigante
y giganta. Lo más habitual es que las figuras representen arquetipos
populares o figuras históricas de relevancia local.

Las figuras están realizadas en cartón-piedra , poliéster o fibra de vidrio con


un armazón de madera, hierro o aluminio que se cubre con amplios ropajes.
Los "gigantes", llamados también "Els Gegants" o gigantones en parte de
España, tienen una altura desproporcionada, creando un efecto de nobleza,
mientras que en los "cabezudos" (también llamados kilikis), de menor altura,
se destaca la proporción de la cabeza, dando un efecto más cómico.
También existen los "caballitos" (llamados "zaldikos" en Navarra), personajes
mitad caballo (la cabeza, parte del disfraz) mitad humano (resto del cuerpo).

Bailes Típicos de Tudela.

● La Jota

La Jota de Tudela o Jota “Viva la Pepa” es una jota que se baila al finalizar
los bailables de todos los días de las fiestas patronales se celebran en la
Plaza de los Fueros. Al bailarse de manera popular, puede ser ejecutada en
parejas o en grupos. La música puede ser interpretada por Banda de Música
o por gaiteros.

Museos
● Museo de Tudela

Lo forman el edificio del Palacio Decanal (magnífica construcción de ladrillo


de traza irregular, residencia de la principal autoridad religiosa de la ciudad y
Palacio Episcopal de la diócesis de Tudela) y el claustro de la Catedral.

Al interior pueden visitar el claustro románico del S. XII, diversas piezas de


arte sacro y profano expuestas en las salas del museo; óleos sobre lienzo de
Vicente Berdusán y una interesante pintura sobre tabla atribuído a El Bosco
en la primera planta dedicada a sala de pintura; y una colección de restos
arqueológicos en la bodega. En el espacio de las galerías del claustro se
exponen piezas arqueológicas, S. IX, X y XI de la antigua Mezquita Mayor de
la ciudad. En uno de los lados del Claustro se encuentra la sala denominada
Sinagoga Mayor y posteriormente San Pablo, Escuela de Cristo.
● Museo Muñoz Sola

El edificio que lo alberga fue la Casa-Palacio de los Beraiz, familia de la


nobleza Tudelana que desde el Medioevo ocuparon cargos en la Corte
Navarra y en la Merindad de Tudela. Edificio remodelado profundamente
durante el Barroco y reconstruido en su totalidad.
Museo de Arte Moderno, que cuenta en su mayor parte con una colección de
pintura francesa de la segunda mitad del S. XIX que el pintor tudelano, César
Muñoz Sola (1921-2000), fue reuniendo a lo largo de toda su vida, al estar
sus propias inclinaciones estéticas muy vinculadas a ese tipo de pintura
figurativa.
Teatro Gaztambide

La Historia del Teatro Gaztambide se remonta a 1936. Al iniciarse ese año, Tudela
contaba con un solo teatro: el Cervantes. Los otros dos que había en la ciudad a
principios del siglo XX habían desaparecido por distintos motivos: el Novedades fue
devastado por el fuego en 1927, mientras que el Principal fue derribado en 1931.

Según relata Jesús Romé en el libro “El Teatro en Tudela hasta el año 2000”,
premio Biblioteca de temas locales “Manuel Castel-Ruiz”, “en 1936, tres promotores:
Hermógenes Herrero, de Zaragoza, Antonio Muro, de Alfaro, y Aurelio Izquierdo, de
Tudela, se asociaron para llevar a cabo un proyecto, considerado excepcional para
la época, por la altura del edificio y la calidad y capacidad de la nueva sala, a la que
decidieron dar el nombre de Gaztambide”. La cada mayor atracción del público por
el cine y el gran número de compañías de teatro itinerantes les llevaron a considerar
el proyecto de un nuevo teatro como una oportunidad de negocio.

Las obras comenzaron en mayo de 1936, bajo la dirección del arquitecto Mariano
Barroso, sobre los terrenos de la antigua fábrica de aceites de los señores Cistué.
Pero el inicio de la guerra civil afectó de modo importante a su desarrollo no sólo por
las circunstancias de la propia contienda sino también por la escasez de materiales
que produjo. A pesar de las dificultades, los promotores pensaron que el teatro
podría estar terminado y listo para inaugurarse en las fiestas de Santa Ana de 1939,
pero no fue posible hasta 1943.

Ya un año antes, el cronista de Tudela de “Diario de Navarra” aseguraba que el


teatro Gaztambide “grandioso y elegante, va a ser inaugurado por la gran compañía
de Celia Gámez”. Pero la realidad fue otra. La inauguración tuvo lugar los días 22,
23 y 24 de junio de 1943 con una serie de comedias musicales y operetas de la
Compañía Aliaga-Gómez, que llevaban por título: “Tabú”, “Una rubia peligrosa” y “El
baile del Savoy”. La crónica sobre el estreno que publicó el 30 de junio el rotativo
navarro reflejó el “aspecto magnífico del teatro, los adelantos modernos y la
capacidad para albergar a un buen número de espectadores con que contaba”.

Seis años más tarde, los promotores del teatro presentaron ante el Ayuntamiento de
Tudela un proyecto para crear 5 plantas de viviendas sobre el teatro, lo que dio al
Gaztambide su aspecto actual.

El teatro pasó después a los empresarios Hermanos Burgos de Cascante, que


realizaron en 1976 obras de mejora: Redecoraron el interior, lo dotaron de
calefacción y construyeron nuevos aseos en aras de un mayor confort.

En sus manos permaneció la gestión del teatro hasta enero de 1995, fecha en que
fue adquirido por el Ayuntamiento. El Gaztambide fue utilizado hasta el comienzo de
las obras para eventos y actividades culturales, destacando los Festivales de
Navarra.
Torre Monrreal

La torre Monreal es un edificio defensivo erigido en el siglo XIII sobre una atalaya al
suroeste de ​Tudela con el fin de vigilar el territorio, aunque su aspecto actual
responde a posteriores reconstrucciones.

Se trata de un edificio hexagonal de ladrillo en el que se integra la única evidencia


de la época medieval, el aljibe, un depósito subterráneo destinado a guardar agua
potable procedente de la lluvia.

La última reforma acometida lo ha convertido en la primera cámara oscura de


Navarra y en un centro de interpretación con paneles explicativos sobre las culturas
que han convivido en la capital ribera: la judía, la musulmana y la cristiana.

La primera cámara de la historia fue concebida por Aristóteles quien para definirla
apuntó: «Se hace pasar la luz a través de un pequeño agujero hecho en un cuarto
cerrado por todos sus lados. En la pared opuesta al agujero, se formará la imagen
de lo que se encuentre enfrente».

Así, un dispositivo que gira 360 grados capta la imagen de la zona que rodea a la
Torre Monreal en tiempo real y ésta es proyectada en el interior de la cámara
oscura. Además, en cada sesión, que dura veinte minutos aproximadamente, se
revelan secretos sobre la historia, evolución y curiosidades de la ciudad. Una idea
original que permitirá al visitante descubrir Tudela de una manera diferente.

COMERCIO

Tudela es una ciudad comercial donde se puede conseguir todo tipo de productos y
servicios, como por ejemplo: ​tiendas de ropa, tiendas de zapatos, tiendas de
productos para el hogar, librerías, barberías, peluquerías, cafeterías,
panaderías, locutorios, supermercados, fruterías, pescaderías, pizzería,
comida rápida, cine, hoteles, gimnasios, farmacias, ​paqueterías, envíos de
dinero a cualquier parte del mundo, bares y restaurantes.

También podría gustarte