Está en la página 1de 10

SUMARIO

De Indulgencias y Privilegios
de la Adoración Nocturna Mexicana.

Ad Maiorem Dei Gloriam

1
2
Primera Parte:
INDULGENCIAS
A. HAY CONCEDIDA INDULGENCIA PLENARIA:

a) A los adoradores que, confesados y comulgados, rueguen por


las intenciones del Sumo Pontífice:
1. En un día que ellos elijan, dentro del mes de su agregación.
2. En la fiesta del Corpus Christi o en el día de su octava.
3. En la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús.
4. En el primer Jueves de cada mes.
5. Una vez al mes en el día que elijan.

b) A los adoradores que visiten al Santísimo Sacramento en


cualquier Iglesia , aunque esté reservado en el Sagrario:
1. En las fiestas marianas de la Inmaculada Concepción,
Natividad, Anunciación, Purificación, Asunción e
Inmaculado Corazón de María.
2. En la fiesta de San Juan Bautista.
3. En la fiesta de San José, Esposo de la Beatísima Virgen
María.
4. En la fiesta del patrocinio del mismo Santo Patriarca.
5. En la fiesta de San Pedro y San Pablo, Apóstoles.
6. En la fiesta de San Juan, Apostol y Evangelista.
7. En la fiesta de todos los Santos.
8. En la conmemoración de los fieles difuntos.

c) A los adoradores in articulo mortis que con las disposiciones


arriba dichas, o al menos contritos de sus pecados invocaren
con el corazón, si no pudieren con la boca, el Nombre
Santísimo de Jesús.

d) A los adoradores laicos en dos días del año en que, según su


reglamento, confesaren y comulgaren en sufragio de los

3
hermanos adoradores difuntos (esta indulgencia plenaria es
solamente aplicable a los difuntos).

e) Además de la Indulgencia Plenaria propia de la Adoración


Nocturna, los adoradores pueden ganar la otra Indulgencia
Plenaria común a todos los fieles cuando, confesados y
comulgados visiten al Santísimo Sacramento expuesto en la
Iglesia donde se celebren las Cuarenta Horas, rogando por
la intención del Sumo Pontífice.

B. HAY CONCEDIDA INDULGENCIAS


PARCIALES:

a) Para los adoradores que realicen los siguientes actos de


devoción:
1. Visitar en cualquier Iglesia al Santísimo Sacramento,
aunque este reservado en el Sagrario, en las fiestas de la
Santísima Virgen y de los Santos Apóstoles no
comprendidas en el párrafo A, inciso b).
2. Visitar, en cualquier día del año, al Santísimo Sacramento,
devotamente y con el corazón contrito.
3. Por cualquier obra piadosa hecha devotamente por el
adorador.

b) Además de estas Indulgencias parciales que son propias de la


Adoración Nocturna, el adorador puede lucrar las que son
comunes a todos los fieles, a saber:
1. Siempre que, con propósito de confesarse, visite al
Santísimo Sacramento expuesto en las Cuarenta Horas.
2. Cada vez que a la señal de la campana mayor que se toca
cada hora en la Iglesia donde se encuentra expuesto el
Santísimo Sacramento (por sus Cuarenta Horas o por
cualquier otro motivo), así como al signo de la campana que
indique que se da la bendición con el Santísimo
Sacramento, con el corazón contrito diga devotamente:
“¡Sea alabado y adorado en todo instante y momento, el
Santísimo y Divinísimo sacramento!”
4
C. INDULGENCIAS ESTACIONALES:

El adorador que en el día señalado en el Misal Romano visite al


Santísimo Sacramento, aunque esté reservado en el Sagrario, en
cualquier Iglesia, podrá ganar las mismas indulgencias que
ganaría si visitase las Iglesias de Roma, allí en el Misal indicadas,
estas indulgencias son:

PLENARIAS:
1. El día de la Natividad del Señor.
2. El día de Jueves Santo.
3. El día de Pascua de Resurrección.
4. El día de la Ascensión.

PARCIALES:
1. En las fiestas de San Esteban, San Juan Evangelista, Santos
Inocentes, Circuncisión y Epifanía; en los tres Domingos
previos a la Cuaresma; el Viernes y Sábado Santos; en toda
la semana de las Octavas de Pascua de Resurrección,
incluyendo el Domingo in Albis; en la fiesta de San Marcos
Evangelista; en los tres días de Rogaciones (Lunes, Martes
y Miércoles previos al Jueves de la Ascensión), en la fiesta
de Pentecostés y su octava.
2. En el Domingo de Ramos.
3. En el Domingo de Adviento, en la Vigilia de la Natividad
del Señor a la primera Misa y a la mañana en la segunda
Misa, en el Miércoles de Ceniza y en el Domingo de
Laetaré (cuarto de cuaresma).
4. En el Primer y Cuarto Domingo de Adviento, en todos los
días de la Cuaresma hasta aquí no mencionados; en la
Vigilia de Pentecostés; en el Miércoles, Viernes y Sábado
de las cuatro Témporas.
*NOTA BENE: Todas las expresadas Indulgencias, tanto Plenarias como
Parciales, son también aplicables a las ánimas del Purgatorio, excepto la
concedida in artículo mortis.
5
Segunda Parte:
PRIVILEGIOS

1. El adorador Activo que por causa de ausencia, edad avanzada


o falta de salud no pueda concurrir a la vigilia, y el honorario
que no pueda pagar la limosna ofrecida, pueden ganar las
indulgencias interin subsistan las causas que le escusas de
cumplir aquellas obligaciones siempre que ejecuten las obras
requeridas para lucrar dichas indulgencias.
2. El adorador que por falta de salud no pueda visitar la Iglesia
de las Cuarenta Horas, podrá ganar las indulgencias
concedidas a los fieles que visiten al Santísimo sacramento
solemnemente expuesto, visitando en cualquier Iglesia al
Santísimo, aunque esté reservado en el Sagrario.
3. El religioso que esté inscrito o se inscriba como adorador
activo aunque no pueda tomar parte en otras Vigilias que las
que se celebran en la Iglesia de su propia Orden, Congregación
o Instituto, podrá ganar las Indulgencias y disfrutar de los
privilegios consignados en el presente sumario con tal de que
ejecute las obras prescritas.
4. El adorador, aunque sea seglar, puede entrar en el presbiterio
o coro de la Iglesia, a condición de que estén cerradas las
puertas de la misma, y cubrirse la cabeza con birrete en el lugar
y tiempo en que de hacerlo tuviese necesidad.
5. El adorador sacerdote que en la vigilia recite los Matines y
Laudes del Santísimo Sacramento, satisface la obligación de
rezar los Matines y Laudes del día, según el calendario propio.
6. El adorador sacerdote perteneciente al Capítulo Patriarcal o
Colegial de la ciudad de Roma, está exento del servicio coral
en la mañana siguiente a la Vigilia nocturna que haya asistido.
7. El adorador sacerdote goza del indulto de Altar privilegiado
personal, cuatro veces por semana, siempre que no haya
obtenido tal indulto para otro día.
8. El adorador sacerdote que tomó parte en la Vigilia, puede
celebrar la Santa Misa, al principio de la última hora de aquella
6
y en el mismo altar donde está expuesto el Santísimo
Sacramento.
9. Si faltase en una Vigilia, sacerdote inscrito como adorador, o,
concurriendo, no pudiese celebrar Misa y se encontrase en la
Iglesia otro sacerdote no adorador, éste podrá decir la Misa.
10. Todos los fieles que intervengan en la Vigilia o que deban estar
en la Misa o sido admitidos en ella, así como la Comunidad
religiosa en cuya Iglesia se celebre la Vigilia, pueden recibir la
Sagrada Comunión al principio o en medio de la Misa
celebrada en el altar donde esté expuesto el Santísimo
Sacramento y en la Misa que en aquél se celebre.
11. Faltando la Misa, se puede distribuir a los fieles la Sagrada
Comunión al comenzar la última media hora de la Vigilia
dando luego el tiempo conveniente para la acción de gracias.
12. El adorador sacerdote debidamente autorizado para
administrar el sacramento de la Penitencia, puede oír
confesiones de otros adoradores en cualquier Iglesia donde se
celebre la Vigilia aunque sea de regulares y aunque las
licencias no las tuviese concedidas para dicha Iglesia.
13. Todas las Misas que se celebren en sufragio de los adoradores
difuntos, por cualquier sacerdote y en cualquier altar, son
privilegiadas.

7
* * *

Certifico yo el infrascrito, Presidente de la Venerable Archicofradía de la


Adoración Nocturna, que todas las Indulgencias y Privilegios que en este
Sumario se contienen son auténticos.
In fiden Sac.
JACOBUS SINIBALDI,
Praeses.
Roma, día 20 de Diciembre de 1907.
(Hay un sello que dice «Ven Archicofret, per l´Adorazione Notturna del SSmo Sac. »)

* * *

La Secretaría de Breves, y a petición del Emmo. Cardenal Merri de Val,


Presidente de la Archicofradía de la Adoración Nocturna del Santísimo
Sacramento, expidió un Breve por el que Su Santidad Pío X, se dignó
confirmar para siempre todos y cada uno de los Privilegios e Indulgencias
concedidas por sus predecesores a dicha Archicofradía y además:

1. Que los sacerdotes que presidan las Vigilias nocturnas puedan celebrar el
Santo Sacrificio de la Misa desde la media noche en que velen.
2. Que estas Misas, servatis servandis, puedan ser celebradas en el mismo
altar en que está expuesto el Augusto Sacramento.
3. Que todos los fieles que asistan a la Vigilia, y en los que deben estar en la
Iglesia o sean admitidos en ella , así como las comunidades religiosas en
cuya iglesia se hace la exposición, puedan comulgar el cualesquiera de las
referidas Misas, aunque se celebre en altar de la exposición.
4. Que los religiosos agregados a dicha Archicofradía como socios Activos,
aunque no puedan asistir más que a las Vigilias que se hacen en la Iglesia
de su propio Instituto, puedan participar de todos y cada uno de los
Privilegios e Indulgencias de que gozan los demás socios adscritos.

Dado en Roma, sub anulo Piscatoris, a 14 de Septiembre de 1903.

* * *

8
INDICACIONES DE INDOLE GENERAL
SOBRE LAS INDULGENCIAS1

1. El «Código de derecho canónico» (c. 992) y el «Catecismo de


la Iglesia católica» (n. 1471), definen así la indulgencia:

«La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal


por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un
fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones
consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como
administradora de la redención, distribuye y aplica con
autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los
santos».

2. En general, para lucrar las indulgencias hace falta cumplir


determinadas condiciones (las enumeramos en los números 3
y 4) y realizar determinadas obras (las indicadas en el
Sumario).

3. Para lucrar las indulgencias, tanto plenarias como parciales, es


preciso que, al menos antes de cumplir las últimas exigencias
de la obra indulgenciada, el fiel se halle en estado de gracia.

4. La indulgencia plenaria sólo se puede obtener una vez al


día. Pero, para conseguirla, además del estado de gracia, es
necesario que el fiel:

- tenga la disposición interior de un desapego total del


pecado, incluso venial;
- se confiese sacramentalmente de sus pecados;
- reciba la sagrada Eucaristía (ciertamente, es mejor recibirla
participando en la Santa Misa, pero para la indulgencia
sólo es necesaria la sagrada Comunión);
- ore según las intenciones del Romano Pontífice.

5. Es conveniente, pero no necesario, que la confesión


sacramental, y especialmente la sagrada Comunión y la
9
oración por las intenciones del Papa, se hagan el mismo día en
que se realiza la obra indulgenciada; pero es suficiente que
estos sagrados ritos y oraciones se realicen dentro de algunos
días (unos veinte) antes o después del acto indulgenciado. La
oración según la mente del Papa queda a elección de los fieles,
pero se sugiere un «Padrenuestro» y un «Avemaría». Para
varias indulgencias plenarias basta una confesión sacramental,
pero para cada indulgencia plenaria se requiere una distinta
sagrada Comunión y una distinta oración según la mente del
Santo Padre.

6. Los confesores pueden conmutar, en favor de los que estén


legítimamente impedidos, tanto la obra prescrita como las
condiciones requeridas (obviamente, excepto el desapego del
pecado, incluso venial).

7. Las indulgencias siempre son aplicables o a sí mismos o a las


almas de los difuntos, pero no son aplicables a otras personas
vivas en la tierra.

“ADOREMUS IN AETERNUM SANCTISSIMUM


SACRAMENTUM”

______________
1 Penitenciaría Apostólica, El Don de la Indulgencia (29 de Enero de 2000), 1-7.

10