Está en la página 1de 7

Guía de trabajo

Literatura contemporánea

Bartleby y compañía, de Enrique Vila Matas, y la literatura del no


Profesor Zairo Anillo M.

Nombres:
1. Sandra Pérez
CC: 26.000.530

2. Yairis González
CC: 1.067.917.338

3. Jenifer Mira
CC: 1.038.358.697

Fecha: 06 de junio de 2018

Directrices

• Objetivo

Reflexionar en torno a los conceptos de los referentes ofrecidos por el docente,


con el fin de fundamentar, a través de un taller, la reseña crítica a ser
realizada.

• Referentes

Epístola La carta de Lord Chandos:


http://www.ugr.es/~filosofiayterapia/ACTIVIDADES/Otras/Ateneo/La%20Car
ta%20de%20Lord%20Chandos.pdf

• Cuento Bartleby, el escribiente:


http://www.biblioteca.org.ar/libros/153234.pdf

• Artículo Bartleby y compañía: la literatura de la imposibilidad como extrema


exigencia:
http://studylib.es/doc/8475873/--bartleby-y-compa%C3%B1%C3%ADa---
laliteratura-de-la-imposibilidad...
• Novela Bartleby y compañía: adjunta.
Recomendaciones

1.) Leer atentamente los referentes (el cuento ya debe esta leído desde la
primera clase; la carta y el artículo ya los tenían desde hace más de una
semana y de todas formas tienen tiempo de leerlos en caso de que no lo hayan
hecho; de la novela bastan de momento aproximadamente las primeras 20
páginas).

2.) Sustraer fragmentos específicos de los textos para luego fundamentar la


argumentación tanto en el taller como en la reseña.

3.) En caso de dudas, tratar de concretarlas y enviármelas por alguno de los


medios indicados.

4.) Trabajar de manera grupal, bien sea que se puedan encontrar, trabajar
online, o individual si así lo prefieren.

5.) Enviar el trabajo a tiempo. Hay plazo hasta el miércoles a las 2 p.m. Al
momento de enviarlo hacerlo con el asunto “Trabajo literatura
contemporánea”, e incluir en el trabajo el nombre de los integrantes.

6.) Usar citaciones para evitar el plagio.

Preguntas e indicaciones

1.) ¿Qué relación existe entre los contenidos de la novela, la carta y el cuento?
R/: La relación existente que se evidencia en la novela titulada: Bartleby y compañía de
Enrique Vila - Matas, La Carta de Lord Chandos o sobre la condición inefable de la
realidad de Esteban Ierardo y el cuento: Bartleby, el escribiente de Herman Melville, se da
través de la condición, que se genera por diversos motivos entre los escritores y que
consiste en dejar de lado la facultad de escribir, debido al personaje de que dos de los textos
estudiados lo menciona, “Bartleby”, así es referenciado en la novela:

“Todos conocemos a los bartlebys, son esos seres en los que habita una profunda
negación del mundo. Toman su nombre del escribiente Bartleby, ese oficinista de un
relato de Herman Melville que jamás ha sido visto leyendo, ni siquiera un periódico;
que, durante prolongados lapsos, se queda de pie mirando hacia fuera por la pálida
ventana que hay tras un biombo, en dirección a un muro de ladrillo de Wall Street; que
nunca bebe cerveza, ni té, ni café como los demás; que jamás ha ido a ninguna parte,
pues vive en la oficina, incluso pasa en ella los domingos; que nunca ha dicho quién es,
ni de dónde viene, ni si tiene parientes en este mundo; que, cuando se le pregunta dónde
nació o se le encarga un trabajo o se le pide que cuente algo sobre él, responde siempre
diciendo:
—Preferiría no hacerlo.” (Pág. 3)

Una muestra de lo anterior, se encuentra descrito en el cuento, porque son esas, las palabras
usadas por este amanuense, a las cuales recurría para responderle a su jefe cuando esté le
pide de su colaboración para verificar uno de los escritos del despacho:
“En esta actitud estaba cuando le dije lo que debía hacer, esto es, examinar un breve
escrito conmigo. Imaginen mi sorpresa, mi consternación, cuando sin moverse de su
ángulo, Bartleby, con una voz singularmente suave y firme, replicó:
—Preferiría no hacerlo.” (Pág. 6)

Bartleby entonces se entiende ya no como un nombre que le corresponde a un sujeto, sino


más bien como un término que designa una enfermedad, trastorno o síndrome de aquellos
que se imposibilitan a sí mismos para dejar de escribir, Vila Matas lo explica en la novela,
de la siguiente manera:
“Hace tiempo ya que rastreo el amplio espectro del síndrome de Bartleby en la literatura,
hace tiempo que estudio la enfermedad, el mal endémico de las letras contemporáneas,
la pulsión negativa o la atracción por la nada que hace que ciertos creadores, aun
teniendo una conciencia literaria muy exigente (o quizás precisamente por eso), no
lleguen a escribir nunca; o bien escriban uno o dos libros y luego renuncien a la
escritura; o bien, tras poner en marcha sin problemas una obra en progreso, queden, un
día, literalmente paralizados para siempre”. (Pág. 3)

Se les conoce así entonces a los escritores que dejan no por una eventualidad o un momento
determinado de la vida, sino al contrario, se alejan de las letras para siempre, aun teniendo
capacidades y posibilidades escriturales, que por decisión propia y con justificaciones que
se escudan en aspectos exteriores y muchas veces interiores, al decir que no encuentran
palabras para expresar lo que piensan y sienten, como es el caso de Hugo von
Hofmannsthal, el cual se cuenta en La carta de Lord Chandos, así:

“Al principio se me iba haciendo imposible comentar un tema profundo o general y


emplear sin vacilar esas palabras de las que suelen servirse habitualmente todas las
personas. Sentía un incomprensible malestar a la hora de pronunciar siquiera las palabras
"espíritu", "alma", o "cuerpo". En mi fuero interno me resultaba imposible emitir un
juicio sobre los asuntos de la corte, los acontecimientos del parlamento o lo que usted
quiera. Y no por escrúpulos de ningún género, pues usted conoce mi franqueza rayana en
la imprudencia, sino más bien porque las palabras abstractas, de las que conforme a la
naturaleza, se tiene que servir la lengua para manifestar cualquier opinión, se me
desintegraban en la boca como saetas mohosas. Me ocurrió que por una mentira infantil,
de la que se había hecho culpable mi hija de cuatro años Katharina Pompilia, quise
reprenderla y guiarla hacia la necesidad de siempre sincera y, al hacerlo, los conceptos
que afluyeron a mis labios adquirieron de pronto un color tan cambiante y se
confundieron de tal modo que, balbuciendo, terminé la frase lo mejor que pude como si
me sintiese indispuesto y, de hecho, con la cara pálida y una violenta presión en la
frente, dejé sola a la niña, cerré de golpe la puerta detrás de mí y no me repuse
suficientemente hasta que di a caballo una buena galopada por el prado solitario”.
(Pág. 6)

De igual forma Hofmannsthal, encuentra como relato ficcional la identidad del poeta Lord
Chando para así contar lo que le ha sucedido, pues este joven poeta de Inglaterra se alejó de
las letras y la producción al irse al campo, pero durante este tiempo lo que envió a su
público fue “Silencio y ausencia”, eso mismo quiso hacer el poeta austriaco en cuestión,
pues se deja ver en las palabras que expresa en la carta mencionada arriba, que le fue escrita
a Fracis Bacon para explicarle el motivo de su ausencia:

“Fue usted muy benévolo al manifestar su descontento por el hecho de que ya no llegue
a usted ningún libro escrito por mí "que le resarza de verse privado de mi trato". Yo sentí
en ese momento, con una certeza que no estaba del todo exenta de un sentimiento
doloroso, que tampoco el año que viene, ni el otro, ni en todos los años de mi vida
escribiré un libro en inglés ni en latín; y eso por un solo motivo cuya rareza, para mí
embarazosa, dejo a la discreción de su infinita superioridad mental el ordenarla, con
mirada no cegada, en el reino de los fenómenos espirituales y corpóreos extendido
armónicamente ante usted: es decir, porque la lengua, en que tal vez me estaría dado no
sólo escribir sino también pensar, no es ni el latín, ni el inglés, ni el italiano, ni el
español, sino una lengua de cuyas palabras no conozco ni un sola, una lengua en la que
me hablan las cosas mudas y en la que quizá un día, en la tumba, rendiré cuentas ante un
juez desconocido”. (Pág. 9-10).

Es por lo mencionado arriba que estos tres textos se relacionan entre sí, pues mientras uno
cuenta la historia de un personaje llamado Bartleby y la manera en la se comporta, la carta
muestra en “carne propia” lo que vive un escritor que ha padecido de ese “mal” y
finalmente la novela conceptualiza el término y se atreve a llamarlo como Síndrome.
Además, recopila a todos aquellos escritores reconocidos que sufrieron ese mal y así abre la
posibilidad de tocar el tema, con lo que actualmente se conoce como la literatura del No,
mencionada ahí mismo.

2.) Sustraer tres citas del artículo y explicar de qué tratan y cómo servirían al
momento de realizar la reseña.
“Sí, siempre y cuando se intente ir más allá de los lugares comunes visitados ya por
tantos. Sí, siempre y cuando el escritor no camine por sendas mil veces transitadas sin
apenas conciencia de estar repitiendo fórmulas y argumentos.” (Hernández, p.8)

¿Por qué escribir sobre lo que ya está escrito? Nuestro lenguaje a veces es tan limitado, que
no tenemos la capacidad de hacer algo propio, de escribir algo que sea completamente
nuestro, sino que, al contrario de ello, simplemente nos limitamos a escribir sobre algo que
ya está escrito.

Este fragmento de “Bartleby y compañía”, nos muestra de que es tan sencillo seguir
simplemente la idea de otras personas, sin importar que nuestro talento, nuestra iniciativa se
vea comprimida por el miedo de arriesgar un poco, por temor a ser criticados y que lo que
hacemos no sea tan aceptado. Nos da miedo sacar a flote lo que “sabemos” ya que
consideramos la innovación como una burda mentira, una falacia la cual no estamos
dispuestos a cambiar y sencillamente seguimos en la rutina haciendo lo mismo.
Al momento de hacer la reseña, esto nos dará pie para arriesgar un poco, y no limitarnos a
textos o a citas que nos brinden información del tema que estemos trabajando, sino que sea
un contrapié para avanzar, para no quedarnos sumergido en ese mundo de imitación, sino
que exploremos nuestras ideas y argumentos, y lograr así, una escritura que sea innata,
propia, nuestra.

“La pérdida de confianza en el lenguaje como instrumento de expresión de la


conciencia (indisolublemente ligada a la caída misma de la noción de conciencia, de
Razón, (…)nos alejan de una vida que no puede ser comprendida ni representada
(siempre nos faltarán las palabras para designarla con exactitud)”
(Hernández Pág. 14)

Como se puede ver en este artículo, se habla mucho de lo que es la negación del lenguaje
para muchos escritores. Esto fue lo que sucedió en algunos momentos en la vida de muchos
autores (Juan Rulfo, Stendhal, Hasta el mismo Bartleby) que simplemente decidieron decir
“no” a este ejercicio o simplemente: “prefiero no hacerlo”, pero ¿por qué suceden estas
cosas en personas que quizás están muy bien capacitadas para ese tipo de ejercicios?
Podemos decir que ya la palabra tomó un momento de desvalorización en el lenguaje de
estas personas. Para ellos ya las palabras no son suficientes para expresar el significante de
aquel significado, y como bien lo dice este fragmento, que por más que uno quiera expresar
un sentimiento, siempre van a faltar los enunciados. Marcelo lo dijo: las palabras van más
allá de los sentimientos, de la música. Para él es como si eso hiciera parte de otra
dimensión. también lo plantea, citando un poco a Wittgenstein, que por más que uno se
esfuerce, nunca va a poder expresar todo aquello que hace parte de nosotros, de la vida,
porque siempre nos quedamos cortos al momento de querer decir lo que sentimos.
¿En que nos servirá esto en la realización de nuestra reseña?, pues consideramos que esto es
muy importante tenerlo en cuenta, puesto que muchas veces no encontramos las palabras
necesarias para expresar lo que está en nuestra mente y nos quedamos cortos a la hora de
hacer nuestros escritos, y es ahí cuando llega la frustración, la rabia y la desesperación,
como aquella que sintió Lord Chandos en su momento al no poder decir nada de lo que
quería.
Todas estas situaciones pasaran en nuestros momentos como escritores, siempre va a llegar
en que nuestras palabras no fluyan y nos sintamos en ese entonces un Lord Chandos, un
Juan Rulfo o un Bartleby, más.

“Lord Chandos siente que el yo, inmerso en ese magma informe y cambiante que es la
vida, en esa realidad atomizada y fragmentada, no puede proclamarse ya Sujeto
de una pieza, pequeño dios dotado del poder de reunificar a través del verbo el
mundo, unidad que sirve de medida de todas las cosas” (Hernández p.17)

Para Lord Chandos ya no era ningún secreto, que la palabra ya estaba fragmentada, que ya
no cumplía la misma función que solía hacer antes, que esta no podía cumplir el deber de
unir el yo con el mundo exterior, puesto que esta había perdido versatilidad y valor en lo
que correspondía a un significado. esta ya era limitada.
Esto nos confronta con nuestra anterior cita, puesto que, si nos preocupamos por no poder
expresar todo aquello que sentimos, debemos tener en cuenta de que eso hace parte un poco
de la modernidad (en el sentido que lo plantea Marcelo) puesto que ya la palabra por más
que lo intentemos no nos va a dar el resultado esperado, no queriendo decir con esto, que
no seamos capaz de intentarlo, pero podríamos decir que es un fenómeno que se ha venido
involucrando en la literatura contemporánea.

3.) ¿Por qué Bartleby y compañía puede ser considerada literatura contemporánea
más allá de su fecha de publicación?
R/: Para ello es importante tener en cuenta que la literatura contemporánea goza de dos
órdenes, los cuales consisten en el aspecto cronológico y el ideológico; siendo el primero
una posibilidad de coexistencia, “al pie de”, es decir, que está en conformidad con el
tiempo, lo que no nos interesa tanto en este momento, porque aunque fue publicada en el
siglo XXI, tiene relevancia e importancia por su contenido, que en este caso es ideológico,
porque relaciona el modo de entender el mundo y la manera en la que se está habitando en
él.
Es por ello que la temática tratada se genera alrededor de lo que se conoce con los
Bartlebys o el síndrome de Bartleby y todo gira alrededor de los escritores reconocidos que
sufrieron ese mal y los motivos que estos argumentan en torno al silencio definitivo en sus
carreras, porque no hay nada más importante y vital para un escritor que escribir.
4.) Analice en tan solo quince renglones el contenido de la novela de acuerdo con sus
conocimientos literarios.
R/: Esta novela de Vila Matas rastrea a lo largo de la historia el síndrome de Bartleby y la
literatura del No, en esta obra se puede apreciar un recorrido histórico literario por parte del
autor, pues este persigue a grandes escritores que han sufrido de este mal incluyéndose a el
mismo “hace veinticinco años, experimenté personalmente la sensación de saber qué es
ser un copista. Y lo pasé muy mal.”
Según Barthes, tras la muerte del autor, se puede hacer un análisis de la obra sin limitarse a
quien la escrito, a la corriente a la que puede pertenecer y más aún a su estilo y forma de
llevar a cabo una idea. Todo ello se encierra en la posibilidad de plantear una tesis o punto
de vista frente a algo que se haya escogido con antelación y der desarrollado durante la
novela. Es por esta razón que la obra en cuestión lleve consigo la mención de un sinnúmero
de escritores que han influenciado grandemente en la literatura universal pero que han
dejado de escribir por razones que no son muy entendibles o valoradas por los lectores y
críticos de la literatura, más conocido como los Bartlebys.
La temática tratada en la novela le da entonces un contenido contemporáneo, porque es un
tema vigente y de gran importancia y que ha tocado a muchos de los escritores existentes en
todo el mundo.
Es pues, una obra literaria que en sí misma hace un recorrido por los artistas que habitaron
la humanidad, mostrando la forma en la que decidieron abandonar su más preciado
ejercicio dentro del trabajo que realizaban, que es el de escribir.

También podría gustarte