Está en la página 1de 2

1 ACTIVIDADES DE REFUERZO.

COMUNICACIÓN ORAL Y ESCRITA (2)

1. Señala en el siguiente fragmento qué parte se corresponde con el estilo narrativo, el descriptivo y el
dialogado.

A primera hora de la tarde del 4 de junio, el doctor Jacques Jouvet entregaba su tarjeta al
escribiente que atendía a las visitas en el Centro Teosófico.
Nègre y Gabrielle no conocían a Jouvet. Su nombre ni siquiera les sonaba. Decidieron, no
obstante, averiguar quién era.
Lo recibieron en la sala de debates. Cuando Jouvet entró, ellos estaban de pie, a ambos
extremos de la gran mesa rectangular. Lo invitaron a sentarse en una butaca equidistante y
tomaron también asiento.
Edgar Négre aparentaba una edad similar a la de Bernard, unos cincuenta años. Su mirada era
muy incisiva y sus ademanes, un tanto bruscos, pero parecía capaz de controlarse en todo
instante. Por lo demás, su aspecto no revelaba ninguna particularidad llamativa. En contraste
con Gabrielle, resultaba un hombre bastante corriente. Ella, más joven que Négre, sí que
llamaba la atención. Jouvet la juzgó enseguida como una mujer muy singular, aunque no le
habría sido fácil explicar en pocas palabras por qué.
—Formo parte, desde hace unos tres años, de la junta rectora de la Sociedad de Estudios
Metapsíquicos —anunció Jouvet al presentarse, y al momento percibió que la actitud de sus
anfitriones pasaba de la simple amabilidad al evidente interés—. Mi visita responde a una
iniciativa personal un tanto irregular. De hecho, estoy vulnerando los estatutos de nuestra
Sociedad.
—Sin duda, porque tiene usted motivos para ello —dijo Négre.
—Así lo creo, sí —confirmó Jouvet, con cierta timidez.
Joan Manuel GISBERT
La frontera invisible, Oxford

2. Lee el siguiente fragmento:

Iba el jinete colorado, no como un pimiento, sino como una fresa, encendimiento propio de
personas linfáticas. Por ser joven y de miembros delicados, y por no tener pelo de barba,
pareciera un niño, a no desmentir la presunción sus trazas sacerdotales. Aunque cubierto de
amarillo polvo que levantaba el trote del jaco, bien se advertía que el traje del mozo era de
paño negro liso, cortado con la flojedad y poca gracia que distingue a las prendas de ropa de
seglar vestidas por clérigos. Los guantes, despellejados ya por la tosca brida, eran asimismo
negros y nuevecitos, igual que el hongo, que llevaba calado hasta las cejas, por temor a que
los zarandeos de la trotada se lo hiciesen saltar al suelo, que sería el mayor compromiso del
mundo. Bajo el cuello del desairado levitín asomaba un dedo de alzacuello, bordado de
cuentas de abalorio.
Emilia PARDO BAZÁN
Los pazos de Ulloa, Laberinto

a. Justifica si se trata de un texto narrativo o descriptivo.

b. Señala un ejemplo donde se adopte un punto de vista subjetivo y otro objetivo.

c. Fíjate en la adjetivación, ¿es abundante? Indica un ejemplo de adjetivo explicativo y otro de


adjetivo especificativo.

d. Encuentra dos recursos literarios que emplea el narrador para dar más detalles.

MATERIAL FOTOCOPIABLE / © Oxford University Press E


spañ,S. A. Lengua castellana y Literatura 4.º ESO
1 ACTIVIDADES DE REFUERZO. COMUNICACIÓN ORAL Y ESCRITA (2)
3. Lee las siguientes descripciones y contesta a las preguntas.

Texto 1
Dos caras, como algunas personas, tiene la parroquia de San Sebastián... mejor será decir
la iglesia... dos caras que seguramente son más graciosas que bonitas: con la una mira a
los barrios bajos, enfilándolos por la calle de Cañizares; con la otra al señorío mercantil de
la Plaza del Ángel. Habréis notado en ambos rostros una fealdad risueña, del más puro
Madrid, en quien el carácter arquitectónico y el moral se aúnan maravillosamente. En la
cara del Sur campea, sobre una puerta chabacana, la imagen barroca del santo mártir,
retorcida, en actitud más bien danzante que religiosa; en la del Norte, desnuda de ornatos,
pobre y vulgar, se alza la torre, de la cual podría creerse que se pone en jarras, soltándole
cuatro frescas a la Plaza del Ángel. Por una y otra banda, las caras o fachadas tienen
anchuras, quiere decirse, patios cercados de verjas mohosas, y en ellos tiestos con lindos
arbustos, y un mercadillo de flores que recrea la vista. En ninguna parte como aquí
advertiréis el encanto, la simpatía, el ángel, dicho sea en andaluz, que despiden de sí,
como tenue fragancia, las cosas vulgares, o algunas de las infinitas cosas vulgares que hay
en el mundo. Feo y pedestre como un pliego de aleluyas o como los romances de ciego, el
edificio bifronte, con su torre barbiana, el cupulín de la capilla de la Novena, los irregulares
techos y cortados muros, con su afeite barato de ocre, sus patios floridos, sus hierros
mohosos en la calle y en el alto campanario, ofrece un conjunto gracioso, picante, majo, por
decirlo de una vez. Es un rinconcito de Madrid que debemos conservar cariñosamente,
como anticuarios coleccionistas, porque la caricatura monumental también es un arte.
Admiremos en este San Sebastián, heredado de los tiempos viejos, la estampa ridícula y
tosca, y guardémoslo como un lindo mamarracho.
Benito PÉREZ GALDÓS
Misericordia, Alianza Editorial

Texto 2
En cambio Zuloaga ha pintado el enano Gregorio el Botero. Una figura deforme de horrible
faz, ancha, chata y bisoja, calzados los pies de alpargatas y las piernas de calzones que
medio se le derriban, en mangas de camisa, abierta ésta por el pecho, que avanza con
enormes músculos de antropoide. Sobre el suelo se alzan, y apoyados en su hombro se
mantienen en pie, dos henchidos pellejos que conservan las formas orgánicas del animal
que en ellos habitó y afirman un no remoto parentesco con el hombre monstruoso que los
abraza como a dos semejantes. Y este grupo de vida orgánica destaca sobre un paisaje de
tierra desolada, sin árboles, rugosa, dura, frígida. A mano derecha rampan por un collado
los cubos de unas murallas rudísimas de una ciudad apenas sugerida (...) Encima un cielo
que es una guerra rauda entre un ventarrón y unas nubes, las cuales, en sus desgajes y
culebreos, dan cuerpo a las líneas de embestida del viento.
José ORTEGA Y GASSET
España invertebrada y otros ensayos, Alianza Editorial

a. ¿En qué texto encontramos una topografía?

b. ¿Dónde aparece una descripción objetiva?

c. ¿En qué fragmento se utiliza el recurso de la personificación?

MATERIAL FOTOCOPIABLE / © Oxford University Press E


spañ,S. A. Lengua castellana y Literatura 4.º ESO